Pío Moa

« La reforma de Fraga (y III) / La gran conspiración | Principal | Sobre Marx, Freud y Diel »

La rentabilidad de la demagogia violenta

28 de Mayo de 2010 - 08:02:12 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

 

En Época

 

   Recuerdo una reunión de personas relacionadas con la política, algo antes o después de las elecciones del 11-m (marcadas, quiero decir, por aquella matanza aún no aclarada), en la que Redondo Terreros opinó que la dinámica de manifestaciones violentas y expresiones guerracivilistas emprendida por el PSOE zapateril (los sucesivos “chapapotes”), perjudicaba a su  partido, porque la mayoría de los votantes socialistas era moderada y le disgustaban aquellos excesos. La demagogia socialista reforzó pronto con el “diálogo” con los asesinos etarras,  que resultó en la mayor colaboración que dicha banda armada haya obtenido en toda su historia, con haber disfrutado de unas colaboraciones escandalosas, dentro y fuera de España. Así, un gobierno delincuente confirmaba y premiaba el asesinato como un modo de hacer política, y desmentía el aserto de que los presos etarras no eran políticos: los convertía en políticos y además privilegiados, puesto que negociaba políticamente con ellos asuntos del máximo nivel. Esta actividad delictiva de Rodríguez y su camarilla debiera haberlos desahuciado ante la opinión pública e incluso mandado a la cárcel.


  
Pero la experiencia ha demostrado lo contrario de lo que pensaba Redondo: las fechorías, insolencias y provocaciones del gobierno le han resultado en extremo rentables. Podríamos concluir de ahí que la sociedad española se está radicalizando de nuevo, tras haber salido del franquismo con un espíritu tan moderado y reconciliado, para sorpresa de tantos desinformados. Aquella moderación y olvido muy mayoritario de los viejos rencores que habían arruinado la república, permitió una transición sin muchos traumas, pese a la mediocridad de los políticos y a los golpes del terrorismo. Hoy,  aquel ambiente ha sido sustituido por un antifranquismo de pacotilla, pero no por ello menos amenazante: acabamos de verlo y seguimos viéndolo en la garzonada, por ejemplo. Se dirá que la radicalización solo ocurre entre minorías, pero son siempre minorías las que toman la iniciativa y terminan arrastrando a los demás. Nada más lejos de la realidad que entender hoy a la mayoría de la sociedad española como moderada  políticamente a partir de una información seria: no es lo mismo moderación que aturdimiento, indiferencia o chabacanería. La sociedad está hoy mayoritariamente estragada por una información y argumentarios englobables en el término “basura”. Ha ido acostumbrándose a creer que lo único importante es tener bien lleno el buche y “divertirse” en el espíritu de un hedonismo pedestre; solo que cuando la crisis empieza a fastidiar tanta diversión, la mayoría puede ser arrastrada con más facilidad a radicalismos menos superados de lo esperado, o a una progresiva descomposición política y moral.

 
  
Una razón fundamental de esas tendencias consiste en la destrucción de la historia. La izquierda y los separatismos, que después de Franco  aspiraban a la ruptura, tuvieron que resignarse a una reforma cuyo concepto fundador era la legitimidad del franquismo –de él vino realmente la democracia--, y no la del Frente Popular. Pero a continuación la derecha renunció a sus orígenes y dejó a la izquierda llevar a cabo una labor de zapa contra aquella legitimidad, labor culminada en la Ley  (destructora) de la memoria histórica, que, al falsear el pasado y pretender deslegitimar al franquismo, deslegitima implícitamente la democracia y la monarquía.

  
Manuel Machado escribió durante la guerra civil un soneto advirtiendo contra quienes pretenden anular la historia y crear de pronto un mundo nuevo, como los revolucionarios de entonces. Hoy, curiosamente, es la derecha quien no quiere saber del pasado, mientras la izquierda, más modestamente, se remite a él, falsificándolo. Las dos posturas provocan inestabilidad política, cultural e ideológica. Y hacen rentables las demagogias violentas.   

    

-------------------------------------------------- 

 

****Es obvio que un avión no puede empotrarse  en un edificio “de acero”. Todos hemos visto cómo los aviones lo hacían con las torres gemelas, y decenas de miles o cientos de miles de neoyorkinos lo vieron también en vivo. Pero como sabemos que ello “es imposible”, tiene que haber sido un montaje televisivo,  ilusión óptica o algo así, preparado por Oscuras Fuerzas Políticas con vaya usted a saber qué objetivos (aunque muy presumiblemente estratégicos y petrolíferos y para matar a millones de personas inocentes en Irak y Afganistán --todos sabemos que estas masacres les encantan a las Fuerzas Oscuras) 

 

Es obvio que aun si se diese el milagro increíble de que los aviones se empotrasen en las torres en lugar de estamparse en ellas como el “sentido común” ordena, las  torres no pueden caer como lo hacen, por lo tanto tienen que haber sido destruidas mediante voladuras controladas, presumiblemente por el hermano de Bush. No se notan ruido ni resplandor de explosiones porque se utilizaron explosivos de última generación, silenciosos y antidestellos, inventados ex profeso para este atentado.

 

Es obvio que en el caso del tercer edificio derrumbado los verdaderos autores del atentado se olvidaron (un fallo lo tiene cualquiera) de preparar otro avión, dejando al descubierto todo el pastel.

 

Es obvio que no existen musulmanes capaces de aprender a pilotar aviones lo indispensable para estrellarlos contra un edificio, como también es sabido que los atentados suicidas son una leyenda inventada por la CIA o por los sionistas para justificar sus oscuros designios. Por lo tanto los aviones, en caso de existir y no tratarse de espejismos manipulados,  no pudieron ser pilotados por suicidas islámicos.

 

Es obvio que no existe Al Qaida ni el terrorismo islámico, ni hay la menor amenaza por parte del islam sobre occidente. Por lo tanto los atentados del 11-s no pueden proceder de ellos, sino del gobierno useño y de  las Oscuras Fuerzas que Gobiernan el Mundo y que buscan, entre otras cosas, enfrentarnos con los pacíficos islamistas.

 

Es obvio que, con tales imposibilidades,  simplemente no pueden existir restos de los supuestos aviones, ni puede saberse nada de los supuestos pasajeros, ni pueden quedar restos relevantes en las ruinas de las torres gemelas. Nada, en fin, que demuestre lo que todos hemos creído ver debido a una manipulación óptica inducida por extrañas fuerzas, identificables probablemente con el imperialismo yanki, la masonería o el sionismo, si es que las tres no son una y la misma cosa bajo disfraces diferentes, para despistar. Es obvio también que la prensa, en su mayoría, está implicada en el complot, y por eso no informa a la población de las pruebas del siniestro montaje. ¡Si hasta es posible que el propio derrumbe de las torres sea otro montaje televisivo-periodístico para justificar invasiones, matanzas  y cosas por el estilo! Pueden haber hecho invisibles las torres gemelas y sin embargo seguir ellas ahí. ¡Con la técnica que tiene esa gente, solo los muy ingenuos podrían asombrarse de tal cosa!

  
Con esto se acaba, por mi parte, la discusión del asunto.

 

 

****Otro modelo de conspiranoia: decir que la prensa franquista apoyaba a la ETA es solo una manifestación muy cultivada de majadería. Quienes la apoyaban eran los órganos de prensa antifranquistas, que proliferaron en los últimos años de aquel régimen. Pero sosteniendo lo primero puede darse crédito a la gansada de que la ETA es "en realidad" una creación de los "servicios secretos" o cosa así, y pasar por "enterado" frente a los que solo ven "lo que nos quieren hacer ver". "Enterados" así abundan mucho, y la majadería es mucho más incansable que la maldad.

****http://blogs.periodistadigital.com/bokabulario.php/2010/05/27/cuando-gregorio-maranon-defendio-el-alza

Comentarios (132)

« 1 2 3 »

1 manuelp, día 28 de Mayo de 2010 a las 09:00
La demagogia no violenta (aunque al final coadyuve a situaciones "alteradas") tambien es rentable.

Adolfo Domínguez contrata a sus hijas, sobrina y cuñado mientras pide el despido libre .

http://www.cotizalia.com/en-exclusiva/adolfo-domin...

Por lo visto, un empresario no puede contratar a quien le dé la gana para su empresa en la que se juega su dinero, pero los cargos de la administración si para puestos que no pagan ellos.

Miguel Ángel Fernández Ordóñez y su equipo, que habían mantenido un pulso con las comunidades autónomas para propiciar las fusiones interregionales, han tenido que ceder ante la tozudez de los gobiernos regionales, lo que trae, según las fuentes financieras consultadas por este periódico, una sola ventaja y múltiples inconvenientes.

http://www.eleconomista.es/empresas-finanzas/notic...

Pero la culpa es del "mercado libre", aunque ese mercado esté superintervenido.

La CNMV exige desvelar las ventas a corto en toda la bolsa.

http://www.expansion.com/2010/05/27/inversion/1274...

Lo que hace gracia es que levanten un "coco" tan ridículo, miren si el poseedor de una acción quiere prestarsela a alguien, cobrándole ó sin cobrar, a ustedes ¿que cog.no les importa?.
2 Sherme, día 28 de Mayo de 2010 a las 09:46
La verdad, D. Pío es que son hartibles estos asumadores de 11+11, pero dudo que el asunto "quede zanjado". Al tiempo.
3 olioagua, día 28 de Mayo de 2010 a las 10:38
Los dos modelos de conspiranoia corren hasta parejos, el 11Sdelirante y

la gansada de que la ETA es "en realidad" una creación de los "servicios secretos" o cosa así

pero debe ser como dice "Enterados" así abundan mucho, y la majadería es mucho más incansable que la maldad. Aunque dé la impresión que son varios, suelen ser los mismos que van de flor en flor de manita con sus compinches. Se puede aplicar perfectamente a los dos tipos de conspiranoicos.

Pero tiempo al tiempo, como señala Sherme su necesidad de colocarnos a marcha martillo su averiada visión es imperiosa y son capaces de tragarse cualquier trago con tal de seguir anunciándonos sus buenas nuevas.
4 manuelp, día 28 de Mayo de 2010 a las 11:15
Es obvio que un avión no puede empotrarse en un edificio “de acero”.

Las cubiertas de los portaaviones americanos e ingleses no eran precisamente de papel.

USS Sangamon CVE-26

24 de Mayo de 1945, alcanzado por Kamikaze y su bomba a las 1933. La bomba y parte del fuselaje del avión penetran la cubierta de vuelo y estallan en el interior.

USS Santee CVE-29

25 de Octubre de 1944, un Kamikaze armado con una bomba de 63 kilos se estrella sobre la cubierta de vuelo y penetra hasta el hangar.

2- Un informe de la Flota del Pacífico de los EE.UU. indica que sin cubiertas de vuelo blindadas, la TF 57 compuesta por 4 portaaviones hubiera estado fuera de combate por 2 meses.


http://de1939a1945.bravepages.com/pacifico/014ataq...

Observense los impactos y su deflagración posterior. Un "astuto" contorsionista ayer aducía que los aviones japoneses llevaban bombas y ¿cual es el efecto de la deflagración de miles de litros de queroseno de los tanques de combustible de un avión comercial?.

http://www.youtube.com/watch?v=Eo7CZPEr33I
5 lanceat, día 28 de Mayo de 2010 a las 12:09
El que plantea dudas subre el 11-S puede ser (o no) un conspiranóico.

El plantearse dudas sobre el 11-M es de personas sensatas.
6 Contable, día 28 de Mayo de 2010 a las 12:13

¿Quién dice que un avión no puede empotarse en un "edificio de acero"?

¿Quién sostiene que un rascacielos con la estructura recalentada tras unas pocas horas de incendio no se puede desplomar como se desplomaron en NY?

---

Quien sostenga esas 2 ideas, no entiende nada de Física ni de Técnica.

Por cierto, el rascacielos que sea embestido por un avión a menor altura, deberá caer primero, al tener más masa por encima que haga de martillo.

---

¿Acaso se ha olvidado lo que sucedió en el incendio de Almacenes Arias de Madrid? Pues lo de NY es exactamente lo mismo, pero en mayor escala.
7 gaditano, día 28 de Mayo de 2010 a las 12:23
Veo que el blog, que no he visto durante unos días, vuelve a tener que ocuparse de la majadería absoluta sobre el 11S.
Don Pío, no se canse, porque a esta gente los argumentos y evidencias le entran por un oido y le salen por otro.

Pero me alegra ver que de momento prevalece un mínimo de cordura sobre el tema entre sus seguidores. Algo es algo.
Sí, ya sé que lo del 11M es algo más confuso que lo del 11S.Pero creo que es esencial que se mantenga un mínimo de cordura antes de saltar a conclusiones extremas basándose sólo en lo que hasta ahora sabemos y no sabemos.
Por repetirlo: Dudo mucho de que si se examinase con lupa la evidencia y la actuación policial y judicial sobre cualquier atentado de ETA o incluso crimen no terrorista con el grado de detalle con el que se ha examinado la investigación del 11m no apareciesen en todos ellos algunos "agujeros negros". Pero sería irracional concluir por ello que era válida cualquier suposición sobre su autoría aún más repleta de "agujeros negros y lagunas" que las aceptadas hasta ahora.
Con todos los respetos para El Mundo y Luis del Pino.
Pero me temo que lo del 11S (y el 11M) será como el eterno retorno nietzscheano.
8 Sherme, día 28 de Mayo de 2010 a las 12:25
El enlace que nos pone D. Pío es al blog de Pedro Fernández Barbadillo y éste a un texto de Gregorio Marañón que está en "imagen.pdf", no siendo editable y "reproducible", además tiene un par de páginas repetidas. Lo he editado a texto y procedo a copiároslo "para general conocimiento":


Gregorio Marañón
LIBERALISMO Y COMUNISMO

I

Sucede ahora con la revolución y guerra de España lo mismo que con todos los grandes acontecimientos históricos: mientras se desarrollan y hasta que pasa mucho tiempo después, los juicios sobre ellos se fundan en accidentes cargados de pasión —personal o de partido—; accidentes históricamente secundarios que ocultan, sin embargo, el verdadero sentido de los acontecimientos. Yo no pretendo estar exento de esa pasión, inevitable y en parte ajena a nuestra propia conciencia. Pero mi esfuerzo para hablar del problema en un plano objetivo tiene como garantía el que no he pertenecido nunca a ningún partido político; y a que, en lo personal, mi formación de naturalista me ha acostumbrado a la observación fría de las cosas que suceden; y sobre todo al reconocimiento automático del error. El hombre de formación política considera como una humillación y como un suicidio el proclamar una equivocación. El naturalista, en cambio, sabe que muchas cosas que creyó verdaderas no lo son; y que para seguir buscando la verdad hay que eliminar los errores previos con toda naturalidad y con todo rigor. Esta actitud llega a convertirse en un acto reflejo, que se cumple sin tener en cuenta el que los amigos de antes nos acusen de traición ni el que los enemigos de antes nos acusen de advenedizos. Lenin, que fue el máximo discípulo de Maquiavelo (la psicología de Maquiavelo lejos de ser, como se cree, típicamente latina, tiene mucho de oriental), decía que en política el ser fiel al pasado supone muchas veces ser traidor al porvenir. Ésta, como tantas otras máximas maquiavélicas, es aceptable siempre que se añada algo que no contaba para Maquiavelo ni para sus discípulos, a saber: que el cambio en las ideas se justifique por una continuidad en la conducta. Lo que caracteriza a la política, en su sentido general, que ha sido universal y eternamente más o menos maquiavélica, es que juega y cuenta con las ideas y no con la conducta. Para el naturalista, la conducta lo es todo; y su conducta se estructura en torno del afán de la verdad y del desinterés para todo lo que no sea la verdad. Por eso, al naturalista no le importa lo que llaman los políticos equivocarse cuando esta equivocación se funda en la fidelidad a la conducta.

II

Si preguntamos a cien seres humanos de hoy, españoles o no españoles, los motivos de su actitud, favorable o contraria a uno o a otro de los dos partidos que luchan en España, nos exhibirán, unos su credo democrático; otros, su tradicionalismo; otros, su militarismo o su antimilitarismo; su catolicismo o su irreligiosidad —cuando no un neocatolicismo literario y rojo, especie rarísima de la actual fauna ideológica—; o bien su horror por los fusilamientos o por los bombardeos aéreos; o, finalmente, su simpatía o antipatía personal por los jefes de los bandos respectivos. Muy pocos serán los que funden su posición en la razón auténtica de la lucha, que es únicamente ésta: «defiendo a los rojos porque soy comunista»; o «simpatizo con los nacionalistas porque soy enemigo del comunismo».

Éste es el nudo del problema y en él hay que localizar su visión y la primera parte de su interpretación. Se me podrá negar autoridad política —y yo mismo no me esforzaría en disuadir al que me la negase—; pero no la autoridad de testigo ocular y próximo de los acontecimientos políticos de mi patria en el último cuarto de siglo; ni la que merezco por no haber ocupado jamás ningún cargo público y por no haber conseguido más que desventajas materiales en mi afán de ser siempre fiel a mi conducta, es decir, a mi patria y a mi conciencia. Y porque cree que el deber del intelectual es hablar siempre que se lo pidan. No puede el intelectual, como el acaparador de mercancías, reservar su opinión, calculadamente, para cuando le convenga más lanzarla a la circulación.

III

España, a partir de la Restauración, vivió largos años de paz (las guerras coloniales y la de África no fueron guerras nacionales), y largos años de libertad; una libertad que entonces parecía imperfecta, pero que hoy no disfruta ningún pueblo de la tierra. En esta paz se engendró, como en todas las que ha conocido la historia, la debilidad del poder público; y el espíritu de renovación que caracteriza —y hace gloriosa— a esa etapa de la vida española acabó por torcerse, políticamente, hacia una demagogia, que agravaron los años de súbito e inmerecido bienestar material de la guerra europea y de su posguerra. Acaso sea el pueblo español, eminentemente ascético, el más sensible a la corrupción de la abundancia. Hacia el año 1923, cuando ocurrió el golpe de Estado del general Primo de Rivera, en todas las clases sociales dominaba el difuso sentimiento de que «así no se podía continuar»; y al calor de ese sentimiento ludo realizarse y triunfar la dictadura. Pero entonces no se hablaba aún de comunismo o se hablaba gratuitamente. La agitación que hizo posible la dictadura se debía a una sorda descomposición, genuinamente nacional, que afectaba a toda la sociedad, desde sus cabezas más eminentes hasta los más profundos estratos del pueblo; y que un gran político de entonces, conservador de nombre, pero de espíritu renovador, don Antonio Maura, definió y se esforzó en combatir como «crisis de la ciudadanía». Al calor de esta relajación de los resortes del Estado, crecía la fuerza revolucionaria específicamente española, la anarquista, localizada durante largos años en Cataluña, en donde se había convertido en una endemia tolerada, con victimas numerosas cada año, que se apuntaban en las estadísticas con la misma naturalidad que las de fiebre tifoidea. El año 1919, esta endemia tuvo una explosión, la llamada «semana trágica», con quema de conventos y toda clase de violencias, pero todavía con el estilo revolucionario castizamente español. Hoy, después de tantos horrores, nos parece todo aquello, que tanta pasión suscitó, una broma de colegiales. Su verdadera gravedad estuvo, no en las luchas de la calle, sino en lo que entonces no supimos ver: en que por vez primera el liberal español, ya igual entonces a los liberales europeos, amparó con su liberalismo una causa profundamente antiliberal, y sólo porque estaba teñida de rojo.

El socialismo español no era todavía una fuerza extremista. Lo prueba la docilidad con que unos años después se plegó a la dictadura del general Primo de Rivera, cuyos únicos enemigos fueron fuerzas burguesas; y no sólo las de filiación liberal, sino muchos conservadores de siempre; y hasta una parte del propio ejército, precisamente la de mayor espíritu aristocrático: el cuerpo de artillería. Aun al terminar la dictadura, una parte importante de los jefes socialistas hubieran aceptado —y de ello tengo pruebas irrefutables— la colaboración con una monarquía renovada por una nueva Constitución.

En la misma caída de la Monarquía y advenimiento de la República la influencia visible del comunismo fue muy escasa. Si se repasa la propaganda, muy activa y violenta, que precedió a las elecciones de abril del año 1931 (las que ocasionaron el cambio de régimen), apenas se encontrará en ella rastros de comunismo. Creo que este nombre no se pronunció una sola vez en el mitin de la plaza de toros que precedió en pocos días a la votación de Madrid y que la decidió a favor de las izquierdas. Cuando aquella noche leyó los discursos uno de los ministros del Gobierno monárquico, hizo el comentario de que la mayoría de ellos habían sido más templados que cualquiera de los que se pronunciaron quince años más atrás con ocasión de los sucesos de Barcelona, por los hombres liberales, gubernamentales y monárquicos. Esta misma impresión se recoge de las Memorias del que era entonces director de Seguridad de Madrid, el general Mola, que había de alcanzar, andando los años, tan alta celebridad. Idéntica falta de preocupación directamente comunista se reflejaba, dentro de la conciencia de gravedad de la situación, en las conversaciones de los últimos gobernantes de la monarquía, con varios de los cuales nos unía estrecha amistad personal.
9 Sherme, día 28 de Mayo de 2010 a las 12:33
(sigue 2)

Sin embargo, la campaña de los partidos y de la prensa de la derecha anunciaba una serie de catástrofes si el movimiento republicano triunfaba, a pesar de su carácter pacífico y de que sus principales jefes eran hombres moderados, liberales, muchos, inclusive, sin tradición republicana, entre ellos el propio señor Azaña.

Ahora sería arbitrario discurrir sobre lo que hubiera sucedido de no sobrevenir el advenimiento de la República, suceso que en aquellas circunstancias era, a mi juicio, inevitable; y lo prueba la absoluta naturalidad con que ocurrió. En la historia hay una cosa absolutamente prohibida: el juzgar lo que hubiera sucedido de no haber sucedido lo que sucedió. Mas lo que no admite duda es que las profecías de las derechas extremas o monárquicas que se oponían a la República se realizaron por completo: desorden continuo, huelgas inmotivadas,
quema de conventos, persecución religiosa, exclusión del poder de los liberales que habían patrocinado el movimiento y que no se prestaron a la política de clases; negativa a admitir en la normalidad a las gentes de derecha que de buena fe acataron el régimen, aunque, como es natural, no se sintieran inflamadas de republicanismo extremista. El liberal oyó estas profecías con desprecio suicida. Sería hoy faltar inútilmente a una verdad elemental el ocultarlo. Varios siglos de éxito en la gobernación de los pueblos —algunos aún no extinguidos, como los de las democracias inglesa y norteamericana—, habían dado al liberal una excesiva, a veces petulante, confianza en su superioridad. La casi totalidad de las estatuas que en las calles de Europa y de América enseñan a las gentes el culto de los grandes hombres, tienen escrito en su zócalo el nombre de un liberal. Cualquiera que sea el porvenir político de España, no cabe duda que en esta fase de su historia fue el reaccionario y no el liberal, acostumbrado a vencer, el que acertó.

Pero aun estas previsiones pesimistas se fundaban en la intervención de fuerzas ocultas, como el judaismo y la francmasonería, más que en la acción comunista directa que parecía, hasta a los más suspicaces, teórica; o, por lo menos, muy remota.

IV

La propaganda rusa, cuyo comienzo es difícil precisar, debió intensificarse a poco del cambio de régimen, en cuanto se tuvo allá lejos la sensación de la debilidad de los elementos conservadores del nuevo Estado.

Recuerdo que pocos días antes del incendio de los conventos, en mayo de 1931, iba yo casualmente de noche y a pie detrás de un grupo de tres personas que hablaban libremente y en alta voz de política.

Eran comunistas, y en su tono y en sus esperanzas sobre el triunfo había tal firmeza, que me hubieran impresionado de no tener arraigada la convicción de que el ideario nacional, inclusive el más revolucionario, era refractario a la táctica bolchevique.

El día de los incendios pudimos ver que no era así. La propaganda había sido enorme, aunque subterránea; el número de afiliados conocido, muy pequeño; en las primeras elecciones generales sólo hubo uno o dos diputados comunistas (¡cuántas veces exhibimos este argumento tranquilizador!); pero las trescientas columnas de humo que subieron al cielo desde todas las ciudades de España, el mismo día y casi a la misma hora, en plena paz y sin provocación proporcionada a la bárbara respuesta, y con una técnica destructora admirable y desconocida del pueblo español, demostraron que la organización exótica existía ya y que hacía con ímpetu sus primeros ensayos. No para tomar una actitud retrospectiva frente a aquel suceso, sino porque conviene recordar la verdad, debo hacer constar ahora, que la única protesta que en ese sentido salió del campo republicano fue la que firmé yo con otras dos personas de nombre ilustre y notorio. Sin duda hubo otros grupos y personalidades aisladas que tuvieron nuestra misma actitud. Pero no existió la reacción colectiva, decisiva y enérgica de los liberales españoles frente a lo que ya era realidad incuestionable. Muchos de los españoles de espíritu liberal que habían acordado una confianza condicional a la República, en cuanto régimen nuevo en el que cupiesen con desembarazo reformas de política general y de orden social, que eran tan necesarias e inevitables que subsisten en el mismo programa nacionalista de hoy, pero no como pretexto de un movimiento de clase extremista, destructivo y dictatorial al estilo ruso, se volvieron desde aquel día a su campo; y aquel día, en realidad, empezó la lenta agonía de la recién nacida República. Y, repito, no por lo que sucedió, sino por lo que, debiendo haber sucedido, dejó de suceder.

Sin el apoyo de los «enemigos de buena voluntad» la República no podía vivir. Durante varios años se han burlado los extremistas de lo que propugnábamos, que sólo «ampliando la base de la República» con generosidad se la podía consolidar. Hoy esos mismos extremistas para seguir viviendo tienen que fingir ante el mundo su respeto a todo lo que no respetaron e inclusive el catolicismo.

El liberal español unía al defecto común a todos los liberales del mundo, a saber: una ceguera de colores, que sólo le permitía ver el antiliberalismo negro, pero no el rojo; la vieja tradición anticlerical, que, como tantas veces se ha dicho, era más que un sentimiento un tópico; pero capaz de todas las concesiones y de todas las debilidades. El liberal anticlerical era frecuentemente, en su vida privada, perfectamente ortodoxo. Una vez hice yo una estadística de los hombres que llevaban al cuello medallas religiosas (a favor de la indiscreción que es posible en una consulta médica) y comprobé que los portadores de medallas eran en su mayoría hombres afiliados a los partidos burgueses de la izquierda. Publiqué estos datos en una revista francesa, y creyendo que era una errata, pusieron «derecha» donde debía decir, en efecto, «izquierda». Pero estos mismos izquierdistas de la medalla se hubieran avergonzado de no considerar en público la quema de los conventos como un suceso conveniente a la salud pública. La opinión fue injusta atribuyendo particularmente a algunos hombres la responsabilidad de aquella catástrofe, precursora de tantas otras. La responsabilidad fue del liberal español, que no supo darse cuenta de la gravedad y de la significación radicalmente antiliberal de lo ocurrido, y a la vez que contribuía a su impunidad se desprendía lastimosamente de la autoridad política que le quedaba.

A partir de aquella fecha el tono comunista de la agitación española fue creciendo y desenvolviéndose con arte supremo para no mostrarse demasiado potente y alarmante en las elecciones y en las demás manifestaciones públicas. La apariencia del poder comunista era siempre inferior a su verdadera realidad. Sin embargo, al fin, y con el pretexto del triunfo de las derechas en las elecciones, intentaron un golpe de mano revolucionario y netamente comunista para ocupar el poder en octubre de 1934. Esto no lo recuerdan en el extranjero, donde no tienen por qué saber la historia de España al detalle, aun siendo tan reciente. Pero los españoles, que no lo han podido olvidar, se ríen del súbito puritanismo con que los mismos que entonces hicieron la revolución contra algo tan legal como unas elecciones, se cubren hoy el rostro con la toga porque una parte del pueblo y del ejército se sublevó, a su vez, dos años más tarde, ante las violencias del poder, algunas de la magnitud del asesinato del jefe de la oposición por la propia fuerza pública. Los «gubernamentales» de hoy son los «rebeldes» de 1934. Es, pues, más veraz llamarles comunistas y anticomunistas y dejar de lado lo de «rebeldes», denominación que suscita un grave problema de prioridad.

La sublevación de Asturias en octubre de 1934 fue un intento en regla de ejecución del plan comunista de conquistar a España. Y la elección de España fundábase no sólo en la facilidad específica que creaba en este país, siempre inquieto, un régimen nuevo que había renunciado desde el primer momento a toda autoridad; no sólo apoyándose en el viejo e inexacto tópico de una comunidad de psicología entre el pueblo español y el ruso, sino, además, en que seguramente el triunfo del comunismo en España hubiera supuesto, a muy breve fecha, por razones de geografía y de biología racial, un grave quebranto del fascismo europeo, y, sobre todo, la rápida conversión al comunismo de la mayor parte de la América latina. La fase preparatoria de esta conversión —la captación del liberalismo americano— estaba ya muy adelantada.

El movimiento comunista de Asturias fracasó por puro milagro. Pero dos años después tuvo su segundo y formidable intento. Que la España roja que hoy todavía lucha, es, en su sentido político, total y absolutamente comunista no lo podrá dudar nadie que haya vivido allí sólo unas horas, o que aun estando lejos no contemple el panorama español a través de esos ingenuos, pero eficaces espejismos de la libertad: el bien del pueblo, la democracia o la República constitucional. Los comunistas militantes, ya desenmascarados, claro es que no ocultan su designio. Los no comunistas, uncidos por la fatalidad a la causa roja, hablan todavía de que defienden una República democrática, porque saben que la credulidad humana es infinita. Pero estos mismos, cuando conversan en privado, no ocultan que mantienen su equívoco por miedo, o por una suerte de espejismo ético que les hace anteponer al deber de la conciencia el de la amistad o el de los compromisos de partido, o cuando no la necesidad inaplazable de vivir.
10 Sherme, día 28 de Mayo de 2010 a las 12:42
(sigue 3)

El día en que escribo estas líneas un hombre tan poco sospechoso como mister Edén ha hecho patente ante el mundo el carácter indudablemente moscovita del movimiento rojo español. Nadie, pues, dudará de buena fe sobre los términos en que está planteado el problema. Mi liberalismo recalcitrante no regatea su respeto a los que sinceramente apoyan a este movimiento o simplemente simpatizan con él, precisamente porque creen que la salvación de España y del mundo entero está en el comunismo. Lo que no puede admitirse sin suponer mala fe e insuficiencia mental es que ese apoyo y esa simpatía se funden en el amor a la libertad, en la paz social y universal, en la democracia, en el respeto a las ideas y en todos los demás tópicos nobilísimos que nada tienen que ver con el estado bolchevique.

V

Sin embargo, cuando decíamos, hace todavía poco tiempo, que el número de comunistas era pequeño en España, no nos engañábamos. Eran y siguen siendo una minoría, aun entre los que combaten en las trincheras rojas y entre los que forman su retaguardia. El error nuestro, como el de los demás países de la Europa occidental o de América, está en juzgar la importancia social de una idea —y concretamente de la comunista— por el número de sus afiliados. Si el ser humano fuera capaz de atenerse a la experiencia histórica, le bastaría el recuerdo de que la revolución rusa triunfó por el esfuerzo de un grupo casi insignificante de bolcheviques.

Pero así como la conducta individual se basa en gran parte en la propia experiencia, la experiencia histórica no influye absolutamente para nada, y probablemente no influirá nunca en la conducta de las colectividades. En España ha ocurrido lo mismo que en Rusia. Unos cuantos hombres de acción, representantes de una masa incapaz de elegir más que un número exiguo de diputados, pero bien organizados y decididos a todo, se han impuesto a la mayoría.

El mecanismo de este triunfo es ahora evidente. Descontada la organización y la disciplina, innegables, se basa en la táctica de servirse sin escrúpulos de todas las fuerzas afines, probablemente colaterales, sean las que sean, para desecharlas en cuanto se ha logrado la victoria. Maquiavelismo puro. El comunismo español apenas tenía, ya avanzada la revolución, unas pocas organizaciones, comparadas con las muy numerosas de los socialistas, en sus diversos matices, de los anarquistas y sindicalistas y de los republicanos de izquierda. Sólo dos o tres ministros las representaban en los gobiernos revolucionarios, inclusive en el actual, y el número de sus diputados era, como hemos dicho, y es también exiguo. Sin embargo, el comunismo no sólo ha impuesto su poder en la España roja, sino que ha reducido a la impotencia a los grupos socialistas, algunos tan fuertes al principio del movimiento como el de Largo Caballero, héroe durante muchos meses de la revolución; y, desde luego, a las nutridísimas masas de anarquistas y sindicalistas, dueñas de la calle hasta el pasado mes de abril y proveedoras del contingente más importante de soldados. La acción caótica de estas fuerzas y su tendencia a la palabrería han sido fácilmente dominadas por la severa disciplina comunista. Cuando ha llegado la ocasión, estos «amigos del pueblo» no han tenido el menor reparo en acudir a una represión sin piedad contra anarquistas y sindicalistas, que son, entre paréntesis, dentro de la revolución, la expresión más genuina de la psicología nacional.

Mas no hubieran podido conseguir esta extraordinaria victoria sin otro apoyo que hábilmente habían ganado y explotado con anterioridad: el de la opinión liberal. Así como la conquista de Rusia pudo lograrse por los propios medios obreristas, la de los países occidentales hubiera sido totalmente imposible con una opinión liberal adversa. La opinión liberal ha dado en nuestro mundo su visto bueno a todos los movimientos sociales.

Fue la tirana del pensamiento europeo y americano durante el siglo XIX. Y cuando su estrella empezaba a declinar, cobró nuevo impulso y autoridad con la guerra europea, ganada en nombre de la democracia y con el auge material de los Estados Unidos de América, que sienten el fervor democrático con el ímpetu un tanto petulante de la juventud. Por eso durante los años que han precedido al movimiento actual la propaganda comunista se especializó en la conversión del liberal de todo el mundo hacia la simpatía a su causa.

VI

Aquí está, en efecto, otra clave del problema. Si pudiera teóricamente reducirse a una sola causa el gran trastorno actual de la humanidad, yo no vacilaría en decir que esa causa es el inmenso equívoco de que los liberales del mundo, que originariamente representaron el sentido humanista de la civilización, el más fecundo en eficacias prácticas y espirituales, sean hoy en su mayoría simpatizantes del más antiliberal y antihumanista de cuantos idearios políticos han existido jamás, que es el comunista.

Sería muy largo el meditar sobre los motivos de este equívoco sin igual en la historia. El liberal, en el principio, era el hombre comprensivo, tolerante, propenso a explicar el bien y a disculpar el mal por los imperativos humanos y convencido de que el progreso del mundo no se podia conseguir sin un mínimum de libertad. La era del liberalismo se inaugura, en realidad, con el Renacimiento, en el que el inspirador de casi todos los políticos y de gran parte del ideario de los hombres cultos era Tácito, prototipo del enemigo de los déspotas, y, en verdad, el primer liberal en el sentido moderno. Varios siglos de lucha contra el déspota fijaron en la conciencia del liberal dos errores: que el enemigo de la libertad era siempre el tirano único, el monarca, y que el sentimiento liberal anidaba en el pueblo y se alimentaba en el fuego de la popularidad.

El primer desastre de este equivoco nos lo proporcionó la Revolución francesa, preparada por los liberales contra los déspotas y al calor del pueblo. Inmediatamente surgió el despotismo del tribunal popular o los dictadores nacidos de la masa, desde Robespierre a Napoleón. Y las victimas fueron inevitablemente los liberales verdaderos, los que por ser fieles a su liberalismo se rebelaron contra el despotismo nuevo y fueron guillotinados o se vieron obligados a huir.

Entonces nació también la otra especie de liberal, el espurio, el de la ceguera para los colores, el del daltonismo, el de la incapacidad para ver el despotismo cuando aparece teñido de rojo. Éste fue el que cobijó con su autoridad la crueldad revolucionaria; el que la glorificó y el que ha hecho posibles, en gran parte, todas las revoluciones posteriores, hasta la nuestra.

Lo que caracteriza a este liberal —el falso, pero, con mucho, el más numeroso— es el pánico infinito a no parecer liberal. El mayor número de estos liberales no se preocupa de lo que significa, en su hondo sentido, el seguir una conducta liberal, sino en parecer liberales a los demás. El inmenso prestigio social del liberalismo explica y disculpa esta actitud. El más riguroso reaccionario no puede reprimir una sonrisa de gozo —¡cuántas veces la hemos visto!— cuando se le dice: «Usted, en el fondo, es un liberal.» En cambio, el liberal no puede sufrir sin congoja el que se dude de su liberalismo. No ser liberal supone, en el ideario corriente, estas tres cosas importantes: ser sospechado de poco inteligente, porque en efecto, un gran número de los hombres famosos por su labor creadora han sido liberales o por lo menos han tenido un espíritu teñido de tolerancia liberal. Significa, además, ser «enemigo del pueblo», frase creada por la Revolución francesa y que conserva intacto el fetichismo de su prestigio en muchas mentes. Y, finalmente, significa no ser hombre moderno, porque buen número de las conquistas de la civilización se han hecho bajo el signo de la libertad. En todo esto hay una parte gloriosa de verdad. Pero la libertad no tiene colores prestados y fijos, ni es cuestión de ideas, sino de conducta. El terrible error es, no sólo haberla hecho política, sino política de clase.

El comunista ha explotado con aguda intuición y habilidad estas tres brechas de la vanidad de los liberales y ha aplicado a su motor la energía liberal. Es cierto que la negación de todo liberalismo que supone el régimen comunista, hace a primera vista muy difícil el conciliarlo con el fervor liberal. Pero el comunista, como todos los grandes propagandistas maquiavélicos, no se detiene ante estas contradicciones. Sabe que el coeficiente de la credulidad colectiva es, prácticamente, infinito. Y el liberal posee, además de esta credulidad genérica, un peculiar candor en cuanto le hablan en nombre de sus mitos predilectos. En este sentido, el espectáculo del mundo actual es sorprendente. Los mismos días en que en Rusia son exterminados a docenas los disidentes del rígido credo gubernamental o se hace desaparecer en el extranjero a los jefes de las agrupaciones anticomunistas de un modo escandalosamente misterioso, el liberal sigue creyendo que Rusia es el país del progreso y de la libertad, casi la Meca del liberalismo. El ejemplo de España lleva este equívoco a los limites de lo inconcebible. Hay allí todavía bastantes liberales que declaman, con elocuencia y espíritu muy liberales, contra la dictadura del campo de enfrente; y ellos mismos no solamente no podrían expresar libremente un pensamiento heterodoxo, sino que muchas veces habrán tenido que decir, a la fuerza, lo que les mandan.
11 Sherme, día 28 de Mayo de 2010 a las 12:48
(sigue 4)

En el mes de noviembre último me decía en Madrid un comunista: «Tú, que has sido siempre liberal, estarás con nosotros»; pero en aquel mismo día el Comité de Obreros había prohibido la reedición de uno de mis libros porque en una de sus páginas se leía esto: «Yo, que he sido siempre liberal, gracias a Dios.» Cuando salí de España y dije, sencillamente, que esto no me parecía muy liberal, me declararon «enemigo del pueblo»; y un escritor de un país americano, comunista y católico, me llamó en un artículo «el nuevo Torquemada español».

Desde luego hay muchos liberales, todos los que no padecen la ceguera para el rojo, gran parte de ellos republicanos sinceros, que se han separado de la España comunista precisamente porque es comunista, aparte de los otros motivos circunstanciales que tantas veces se han dicho en artículos, en discursos y en folletos de propaganda. Su actitud se funda, pues, en la fidelidad más estricta a su actitud y a su conducta de siempre; y no es «traición al pueblo», como dicen enfáticamente algunos majaderos. La huida de todos estos liberales de la España roja es, en la psicología occidental, un golpe rudo para el comunismo, difícil de neutralizar con insultos y con contrapropagandas. Por eso han tratado de atraerlos con toda suerte de halagos, pero sin eficacia. Los mismos que fueron a las Cortes de Valencia, tan trabajosamente preparadas, estaban de regreso en Francia cuarenta y ocho horas después. De los juicios que cuentan en privado, es sabido de todos uno que no hay inconveniente en repetir, porque ni puede comprometerlos, ni molestar a los que les hicieron ir allí y les han permitido volver: el régimen de la España roja es absolutamente soviético, y un hombre liberal nada tiene que hacer allí.

VII

Pero la maniobra comunista tenía otro gran peligro en España, que era su internacionalismo, difícil de separar, en la psicología popular, del sentimiento español. El español, aun el de ideas más avanzadas, tiene siempre un lastre de cualidades nacionales probablemente superior al de casi todos los pueblos de Europa. Es España, ciertamente, el país de los regionalismos: muchas veces he dicho que el regionalismo es la manifestación más genuina y viva del alma nacional, y basta para comprobarlo el ver la rigurosa distribución regional que espontáneamente establecen los grandes grupos de españoles emigrados en América. En América, se habla de italianos, de franceses, de alemanes; pero cuando se trata de españoles, se habla de castellanos, andaluces, catalanes, gallegos o asturianos. El atender a las características regionales me ha parecido siempre, en España, no un imperativo político, sino biológico. Ahora bien, el error de muchos ha sido el tratar de infiltrar bajo la noble realidad regional la insinuación separatista. El sentimiento nacional de España está hecho de espíritu regional, prolongación del enorme sentimiento familiar del alma española; pero no sólo no es, por ello, aquél menos fuerte, sino que en ello encuentra su savia y su fortaleza. En cualquier población de América o en cualquier gran capital de la España misma, con Madrid o Barcelona, los españoles se reúnen, en efecto, por provincias en sus centros regionales, como vastas familias que apenas se tratan con la vecindad. Pero ante la nación en peligro, como tal nación, todos se unen, identificados en un solo fervor; y acaso sea el peligro común el único modo eficaz de unirlos políticamente.

Gran parte del entusiasmo de la España nacionalista de hoy está suscitado por la idea de la unidad nacional ante el conato del separatismo vasco (tan mal interpretado en el extranjero), en el que la ambición de un grupo exiguo de vizcaínos ha servido dolorosamente de instrumento al internacionalismo comunista. Cataluña, en cambio, a pesar de estar oficialmente con los rojos, ha tenido la intuición de no prestarse a esa maniobra; y esto tendrá, evidentemente, una gran repercusión en el final de la guerra y en la paz. Recordemos también aquí a Navarra, región vasca y de un hondo regionalismo y que, sin embargo, ha jugado el papel primordial, como región, en el movimiento nacionalista actual. Cuando en la primera república de España hubo también un intento de separatismo en el movimiento que se llamó «cantonal», el hombre que entonces representaba al liberalismo y al republicanismo español, el gran orador Castelar, pronunció un discurso famoso, declarando que ante su sentimiento nacionalista renunciaría al liberalismo, a la democracia y a la República. Hay en España muchos hombres de izquierda que saben de memoria este discurso —harto más bello y más moderno que las proclamas marxistas— y que ahora lo recitan con emoción.

Dos meses antes de ocurrir la revolución española escribía yo, en un articulo que publicaron varios periódicos de Europa y de América, que si el Frente popular español, entonces recién formado, no acertaba a dar a su ideario y a su acción un sentido profundamente nacional, provocaría el levantamiento de España. La profecía no tenía ningún mérito porque en todas partes se recogía la hostilidad de los españoles no marxistas ante la táctica, notoriamente rusa, de aquellas agitaciones prerrevolucionarias, que jamás tuvieron la sanción de los gobiernos. El hecho más significativo, en este sentido, y que nadie ha comentado, es la actitud de la juventud universitaria, que fue la fuerza de choque del movimiento liberal contra la dictadura y el fermento entusiasta de los meses que prepararon el cambio de régimen. Pero a partir del tercer año de la República empezó a cambiar de orientación de un modo tan rápido, que por los días de las elecciones del Frente popular, un profesor socialista, que pocos años antes era el ídolo de los estudiantes, daba ahora sus lecciones —y no siempre podía darlas— entre la hostilidad de su auditorio; y me confesó que el 90 por 100 de sus alumnos era fascista. Cualquiera de los profesores españoles pudimos comprobar este mismo hecho. Hoy, una mayoría de nuestros estudiantes lucha como soldados voluntarios en las filas nacionalistas. Muchos de ellos se habían educado en un ambiente liberal y habían pertenecido, al comenzar sus estudios, a las asociaciones estudiantiles liberales, y aun socialistas o comunistas. Y son varios los jóvenes, entonces casi niños, a quienes conocimos en la cárcel durante la dictadura, y que hoy son héroes, vivos o muertos, de la causa antimarxista. Lo que les ha hecho cambiar es, sin duda alguna, el sentido antiespañol de la propaganda del Frente popular.
De que ésta era la fuerza principal del movimiento del general Franco se dieron pronto cuenta los dirigentes comunistas. Por eso al comienzo de la guerra su propaganda se dirigió, como todos recordarán, a encarecer el ultraje que suponía para España el empleo del ejército marroquí. Pero yo, que estaba entonces en la España roja, pude ver que este argumento, perfectamente extranjero, no hacía la menor impresión en los españoles. La lucha en común de españoles y marroquíes tiene una tradición absolutamente nacional. Sólo los que creen ingenuamente que la historia empieza en ellos y que el pasado no cuenta para nada, ignoran que las hazañas más genuinamente nacionales, como las campañas del Cid Campeador y la conquista de Granada, que puso fin a la Reconquista, se hicieron en parte con soldados africanos. Cada español del lado rojo se sentía étnicamente más próximo a los moros de enfrente que a los rusos semiasiáticos, que ya por entonces inundaban su retaguardia.

El argumento que se ha esgrimido después es el de la invasión por las tropas extranjeras. Convencidos los jefes rojos de la necesidad de inyectar un sentimiento nacional a sus filas, han querido transformar la guerra comunista en una guerra de liberación. El argumento ha tenido mucho más éxito que en España misma en el extranjero, como era de esperar. En España, no: porque los que viven rodeados de rusos, franceses, checos, etc., y saben por propia experiencia lo que vale su ayuda, no pueden juzgar con demasiada indignación el que en el otro lado ayuden otros extranjeros. No hay español que no tenga la conciencia de que la guerra que hace no es una guerra civil, sino una lucha internacional y universal, cuya fase militar se juega en los campos de España. Pero, además, a ningún español, ni rojo ni blanco, le ha pasado un momento por la cabeza el que, una vez terminada la guerra, pueda convertirse esta ayuda en una ocupación territorial.
12 Sherme, día 28 de Mayo de 2010 a las 12:52
(5 y final)

España tiene reciente el recuerdo de que la guerra de la Independencia contra Napoleón, guerra eminentemente popular, cuyo espíritu pretenden resucitar los comunistas, se ganó precisamente con la ayuda de un formidable ejército inglés, mandado por uno de los más grandes generales del siglo. Y cuando Napoleón fue vencido, el ejército amigo y su general se fueron de España sin retener un solo palmo de terreno. Tampoco ignora el español que en la gran guerra europea, departamentos enteros de Francia estaban ocupados por ingleses y norteamericanos, que partieron también una vez logrado el triunfo. A uno y otro lado de las trincheras españolas nadie duda de que tanto los soldados internacionalistas que luchan con los rojos como los italianos y alemanes que forman al lado de los de Franco se proponen cosas muy distintas de la ocupación territorial. Esto, que tanto alarma a los extranjeros, es lo único que no alarma a los españoles. Y puede asegurarse que si alguna de las varias naciones que tienen soldados en España lo intentara, se unirían marxistas y antimarxistas para impedirlo, con el mismo terrible denuedo con que hoy luchan entre sí. Hay un pedazo de roca española que ocupan los ingleses desde un tiempo en que la nacionalidad de nuestra patria había casi desaparecido, y no hay español que todavía no sueñe cada noche con Gibraltar.

Lo importante no es, pues, la momentánea ayuda de hombres y material, asunto que unos políticos
inteligentes pueden arreglar desde afuera en cuanto se pongan de acuerdo. Lo importante es la captación del espíritu. Aunque en el lado rojo no hubiera un solo soldado ni un solo fusil moscovitas, sería igual: la España roja es espiritualmente comunista rusa. En el lado nacional, aunque hubiera millones de italianos y alemanes, el espíritu de la gente es, con sus virtudes y con sus defectos, infinitamente español, más español que nunca. Y es inútil atacar con sofismas esta absoluta y terminante verdad, de la que depende, desde antes del principio de la lucha, la fuerza de uno de los bandos y la debilidad del otro. S. el lema de «Arriba España», que hoy gritan con emoción muchos, muchos que no son ni serán fascistas, lo hubieran adoptado los del bando de enfrente, el tanto por ciento de sus probabilidades de triunfar hubiera sido, por este simple hecho, infinitamente mayor.

VIII

Éstos son los términos exactos del problema. Una lucha entre un régimen antidemocrático, comunista y oriental y otro régimen antidemocrático, anticomunista y europeo, cuya fórmula exacta sólo la realidad española, infinitamente pujante, modelará. Así como Italia o Flandes, en los siglos XV y XVI, fueron teatro de la lucha entre los grandes poderes que iban a plasmar la nueva Europa, hoy las grandes fuerzas del mundo libran en España su batalla. Y España aporta —es su gloriosa tradición— la parte más dura en el esfuerzo por la victoria, que será para todos.

En torno a estos términos es como la mayoría de los españoles han tomado su posición. Y en torno a ellos es como debe tomarlos el espectador extranjero, que quizá sea menos espectador de lo que se figura. O comunista o no comunista: no hay por el momento otra opción. La fórmula comunista es única, y con ella tratan sus adeptos de conquistar el mundo. La fórmula anticomunista no es necesariamente fascista. Anticomunistas son Italia y Alemania y Portugal y el Japón y, explícita o solapadamente, otros muchos estados de Europa y de América. Y cada cual, dentro del mínimum de un esquema común, se gobierna a su modo. Hay, pues, donde escoger.

El problema sería, en suma, clarísimo, a no ser por la intervención perturbadora de las fuerzas liberales, cuyo inmenso prestigio y cuya inmensa torpeza llenan hoy de confusión al panorama político del mundo. La ceguera frente al antiliberalismo rojo ha hecho que el liberal venda su alma al diablo. Pero su castigo será proporcionado a su error: porque el liberalismo, como fuerza política, ha terminado su misión en el horizonte de algunas generaciones. Quedará por ahora sólo como sentimiento de las almas, porque con un nombre o con otro lo que representa en su origen y en su esencia es el motor inmortal del progreso de los hombres. Y, sin duda, brotará un día, cuando sea purificado de las inevitables dictaduras de hoy.

Los liberales españoles saben ya a que atenerse. Los del resto del mundo, todavía no. Yo no escribo para convencerlos. Porque en política el único mecanismo psicológico del cambio es la conversión, nunca el convencimiento. Y debe siempre sospecharse del que cambia, porque dice que se ha convencido.

Los liberales del mundo oirán también un día el trueno y el rayo; caerán de su caballo blanco, y cuando recobren la conciencia habrán aprendido de nuevo el camino de la verdad.



Trabajo publicado en la Revue de París en su número del 15 de diciembre de 1937.
Posteriormente en La Nación, Buenos Aires, 3 de enero de 1938.
También fue editado y distribuido, en forma de separata, en 1938, por la Oficina de Prensa y Propaganda de la Representación del Gobierno Nacional en Buenos Aires (O. P. Y. P. R. E.).
Finalmente fue publicado en la revista Puma Europa, año V, núms. 55-56, Madrid, julio-agosto de 1960.
13 menorqui, día 28 de Mayo de 2010 a las 12:59
Sobre la rotura del acero en el choque de los aviones
http://tti.tamu.edu/publications/researcher/v43n1/...
Aquí tienen una prueba de la supervalla, diseñada para la frontera usa-mexico, se estampa un camión contra ella. Está diseñada para ser prácticamente irrompible, pero es cuestión de la energía cinnética que la afecta.
http://tti.tamu.edu/publications/researcher/newsle...
14 menorqui, día 28 de Mayo de 2010 a las 13:08
Aquí tienen el resultado en una valla de acero de un choque fuerte
http://media.photobucket.com/image/fence%20crash/a...
15 lead, día 28 de Mayo de 2010 a las 13:17
[Liberalismo y Comunismo]

Sherme #8 a #12

Sorel #53 de ayer

Mi post #73 de ayer

El enlace que puso Sorel en #53 también era al documento de Gregorio Marañón en versión PDF, en el periódico digital "El Manifiesto.com"; traté de copiar algunos párrafos para mis comentarios en mi post #76 y, tal como dices, no es reproducibe.
16 lead, día 28 de Mayo de 2010 a las 13:24
Contestación a manuelp #112 de ayer:

[Que gobierne el que gana: elección directa del máximo Ejecutivo unipersonal]

http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado...


17 kl0nete, día 28 de Mayo de 2010 a las 13:37
plas plas plas plas plas
suma y sigue

Es obvio que que el PSOE no podía ganar las elecciones y como eso es un hecho, contactó con los elementos cloacoides de interior para organizar unos atentados, que le dieran la victoria.

Es obvio que los atentados por si mismos no eran suficiente, por lo que tuvieron que sobornar al lider del PP para que cerrara el pico, y entre los liderés de los dos partidos hablaron con su prensa afín para manipular a la opinión pública y que el resultado de las elecciones fuera el deseado, así como el encubrimiento del asesinato.

Es obvio que les quedaba por cerrar los flecos policiales y jucidiales, pero es ahí donde se hace evidente la mano de las fuerzas oscuras medio-sionistas medio-comunistas que terminaron de dar el éxito a los golpistas.

Es obvio que el gobierno democrático de nuestro país se dedica a hacer golpes de estado, incluso matando a 200 españoles, arriesgandose a que les pillen y tener que salir de Espana a ostias, y se las ingenia para los "politicamente perjudicados" lo den por bueno...

Es obvio que al-qaeda no existe. Ya lo dijo D.Pio Moa hablando sobre el 11S.

-----

Estos... conspiranoicos del 11M...
La majadería es mucho mas incansable que la maldad.

------

Y ahora en serio. Pio Moa, menudo papelón está haciendo usted. Y sabe usted que lo hace con intención de echar un cable a Luis del Pino. Tienen ustedes un conflicto ideológico con la verdad. Eso es lo que les ocurre, y las consecuencias para nuestra sociedad de esos comportamientos son terribles.
Yo no les tengo animadversión a ustedes. Solo aspiro a que un grupo de gente honesta de los que tienen algo de audiencia, se den cuenta de lo que está pasando y nuestra nación tenga alguna posibilidad de no irse a tomar por kulo.

Actuan ustedes de la misma forma que un periodista o historiador de izquierdas... que por muy culto, preparado (y hasta honesto diria yo) que sea... nunca podrá admitir que existe la posibilidad de que ZP llegará al poder gracias a la manipulación mediatica de un engaño. No lo puede aceptar siquiera como posibilidad, y en estos casos... LA VERDAD NO IMPORTA.

18 kl0nete, día 28 de Mayo de 2010 a las 14:10
La que lió el puñetero Bin Laden
Senado aprueba 60.000 millones para guerras de Irak y Afganistán
http://www.eleconomista.es/flash/noticias/2182133/...

19 menorqui, día 28 de Mayo de 2010 a las 14:35
Klonete
No le he leído reconocer que su teoría de la conspiración del 11S es una hipótesis falsada. Ahora se queda con lo de Binladen, vamos con ello a ve cuáles son las evidencias o cuáles no lo son, y si es falsable o no su hipótesis del gobierno mundial, (que sería lo más interesante) pero paso a paso. ¿No le parece? Empezamos con lo de ayer del pentágono. Yo vi su vídeo ¿Leyó usted el artículo que le pasé en el que se rebatía punto por punto cada una de las afirmaciones de dicho vídeo? ¿Tiene algo que decir, o pasamos al asunto de los responsables de dichos ataques? (me refiero, lógicamente, a los del 11S, no a los del 7J ni 11M). La gente como usted me ha hecho empollármelo todo y no les voy a dejar ir tan fácilmente, si me permite.
20 kl0nete, día 28 de Mayo de 2010 a las 14:59
jajaja
que diver

menorqui no rebatas mas las conspiranoias del 11S
Yo te digo lo que hay y cada cual que lo mire si quiere y que alcance la conclusión que sea.
Tu has concluido que no es falsa la Versión Oficial del 11S. Pues ya está.
Uno de los dos está en lo cierto y el otro se equivoca.

Porque ninguno de los dos tenemos intención de mentir o manipular ¿Verdad? Yo te garantizo que yo no. Y presupongo que tu tampoco.

------

Es que para mi demostrarte la falsedad del 11S a estas alturas s como demostrarle a otro la falsedad del 11M. Es imposible cuando uno no ya ha decidido lo que quiere creer. Y tu dirás lo mismo de mi. OK, pues dejemoslo así.

La diferencia probablemente es que yo decidí ser honesto con todo lo que no me cuadraba y tuve que aceptar lo que no cuadraba con mi ideología. Siempre he sido MUY DE DERECHAS. Me radicalicé en mi pensamiento de derechas por culpa del 11M. Discutí con muchos en mi vida de política. Y he tenido que bajarme los pantalones en muchas cosas cuado me he dado cuenta de la verdad.

YO NO ESTABA PREDISPUESTO A CUESTIONAR EL 11S
LO QUE LA GENTE HACE ES ACEPTAR CIEGAMENTE LO QUE SU IDEOLOGÍA ACEPTA, Y RECHAZAR CIEGAMENTE LO QUE SU ADOCTRINAMIENTO RECHAZA. ES ASI DE SIMPLE.
21 menorqui, día 28 de Mayo de 2010 a las 15:07
20. Klonete
Si queremos investigar cualquier cosa debe ser en base a la raón. No a la opinión o convicción.
Yo no estoy defendiendo la "versión oficial". No conozco la "versión oficial". Yo conozco la versión observada, y todo lo que he dicho trata de la realidad y de lo plausible. Es de la realidad y de lo plausible de la que debes hablar. Si quieres seguir haciéndolo, adelante. Yo no digo que tengas intención de mentir, pero sí te aseguro que tienes intención de que las cosas sean como quieres, y no como son. Y alguien que argumenta de esa manera no quiero estar leyéndola un mensaje tras otro, porque ya son demasiados. Yo sí he decidido un bando en todo esto, el de la noia frente a la paranoia.
22 Sorel, día 28 de Mayo de 2010 a las 15:12
Buenas tardes.

Frente a los que ven a Zapo como una personificación del MAL o una especie de Mefistófeles marxistoide, interesante reflexión:

ZAPATERO NO ES UN INSENSATO
José Vicente Pascual

RZ no es un insensato sin proyecto de sociedad ni estrategia de futuro. Es un hombre de nuestro tiempo que responde cabalmente a la inquietud espiritual del mismo. Ni siquiera tiene la culpa de que el paisaje sea éste y no otro distinto. Él no pintó el cuadro, se dedica a contemplarlo y recrearse en el arte de la nada.

http://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticu...

----

Zapo es un producto paradigmático de esta época posmoderna gris y ovejuna.

¿Por qué no aparecen personalidades tan carismáticas como José Antonio o el Duce, cada uno proveniente de estratos sociales tan diferentes? Por no hablar del ilustre zamorano Ramiro Ledesma.

De la cultura... mejor ni hablar.
23 menorqui, día 28 de Mayo de 2010 a las 15:13
Has cuestionado el 11S, perfecto. Entonces si te gusta cuesionar, puedes seguir por cuestionar las respuestas a lo cuestionado. Si ves una foto de un agujero y te preguntas cómo puede ser esa la toda consecuencia del impacto de un avión contra una fachada, supongo que te debe alegrar ver que en esa foto, el riego de las mangueras tapa todo el piso bajo, que, como en otras fotos se ve meridianamente, ha sido destrozado como se pretende decir que no lo ha sido.
Si las fotos que muestran el piso bajo te producen una sensación de rechazo tal que te niegas a verlas, entonces es que te has quedado, es que ya te falla el razonamiento, es que te estás obcecando en contra de lo obvio. O ya me dirás.
24 manuelp, día 28 de Mayo de 2010 a las 15:29
# 16 lead

Dice usted; "Nada obliga a que el Presidente del Gobierno salga de la aritmética parlamentaria".

¡Hombre!, querrá decir, después de haber hecho una nueva constitución, porque con la que tenemos ahora, todo el titulo IV (Del Gobierno y de la Administarción) obliga a ello.

Artículo 99.

1. Después de cada renovación del Congreso de los Diputados, y en los demás supuestos constitucionales en que así proceda, el Rey, previa consulta con los representantes designados por los Grupos políticos con representación parlamentaria, y a través del Presidente del Congreso, propondrá un candidato a la Presidencia del Gobierno.

2. El candidato propuesto conforme a lo previsto en el apartado anterior expondrá ante el Congreso de los Diputados el programa político del Gobierno que pretenda formar y solicitará la confianza de la Cámara.

3. Si el Congreso de los Diputados, por el voto de la mayoría absoluta de sus miembros, otorgare su confianza a dicho candidato, el Rey le nombrará Presidente. De no alcanzarse dicha mayoría, se someterá la misma propuesta a nueva votación cuarenta y ocho horas después de la anterior, y la confianza se entenderá otorgada si obtuviese la mayoría simple.

4. Si efectuadas las citadas votaciones no se otorgase la confianza para la investidura, se tramitarán sucesivas propuestas en la forma prevista en los apartados anteriores.

5. Si transcurrido el plazo de dos meses, a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato hubiere obtenido la confianza del Congreso, el Rey disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones con el refrendo del Presidente del Congreso.


http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/con...

25 lead, día 28 de Mayo de 2010 a las 16:04
[Cambiar la Constitución]

manuelp en #24:

querrá decir, después de haber hecho una nueva constitución

Así es y así lo digo en mi post #133 de ayer:

"Se puede cambiar la Constitución --con los mecanismos en ella arbitrados-- permaneciendo la forma de Estado como una Monarquía parlamentaria"
26 kl0nete, día 28 de Mayo de 2010 a las 16:07
Dedicado a todos aquellos que aún no lo ven

Bueno... a todos¡¡¡

JUAN COSTA
La revolución imparable
http://pictures.todocoleccion.net/tc/2010/03/28/18...
27 manuelp, día 28 de Mayo de 2010 a las 16:20
# 25 lead

Si, pero si los partidos politicos no quieren es imposible, estos no van a hacer como las Cortes franquistas que se suicidaron.

Artículo 167.

1. Los proyectos de reforma constitucional deberán ser aprobados por una mayoría de tres quintos de cada una de las Cámaras. Si no hubiera acuerdo entre ambas, se intentará obtenerlo mediante la creación de una Comisión de composición paritaria de Diputados y Senadores, que presentará un texto que será votado por el Congreso y el Senado.

2. De no lograrse la aprobación mediante el procedimiento del apartado anterior, y siempre que el texto hubiere obtenido el voto favorable de la mayoría absoluta del Senado, el Congreso por mayoría de dos tercios podrá aprobar la reforma.

3. Aprobada la reforma por las Cortes Generales, será sometida a referéndum para su ratificación cuando así lo soliciten, dentro de los quince días siguientes a su aprobación, una décima parte de los miembros de cualquiera de las Cámaras.


http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/con...


28 pedromar, día 28 de Mayo de 2010 a las 16:23

Pío Moa estudia el 11-s (I)

Si entendemos por razón la búsqueda del bien y de la verdad nada será más falso que esa creencia que sostiene que el hombre es un animal racional, puesto que la mayoría de los hombres no piensan con ánimo de encontrar la verdad ni el bien, sino en función de lo que les interesa creer. El hombre no es un animal de ideas sino de creencias, de creencias muy elaboradas, por eso al hombre lo distingue el arte y la religión mucho más que el pensamiento filosófico. La ciencia solo es racional mientras se limita al campo en el que opera, fuera de ahí solemos encontrar entre los científicos a los cretinos más peligrosos.

A mí me gustaría saber qué piensa Pío Moa sobre la autoría del 11-m. ¿Quiere Pío Moa que le pase aquí todo lo publicado por la prensa del progretariado peronista sobre los "conspiranoicos y canallas" de Pedro Jota, Jiménez Losantos y Luis del Pino? ¿Por qué se agarra Pío Moa a las tesis más ridículas expuestas en los comenarios de su blog y no a las contradicciones más evidentes sobre la versión oficial del atentado de Nueva de York, del 11-s? Viejos hábitos de un creyente, de un fanático, sin duda, donde la historia e incluso el presente se construían fabricando versiones apropiadas a la causa.

Pío Moa siempre creyó en la autoría islamista del 11-m, y recuerdo un artículo de LdP en el que este contaba el día en que se reunió en una cafetería con Pío Moa poco después de empezar a trabajar para LD. Moa era enormemente escéptico sobre la investigación periodística del 11-m, y sospecho que a causa de la posible conspiranoia a la que podían dar lugar aquellas dudas sobre la versión oficial. Moa ya no se cree la versión oficial del 11-m, sin embargo no presta el más mínimo interés (lo mismo que LdP) a la autoría de la masacre; por eso mismo a Moa no le llama la atención el manto de silencio sobre las hipótesis de la autoría. Y como él a toda la redacción de Libertad Digital al completo, y no digamos al resto de la prensa española, incluida la antiespañola, por supuesto.

A Moa le preocupa muchísimo que no se reconozca que Franco fue el 'verdadero creador de la democracia', porque según él eso desbarata nuestro régimen de libertades, que es heredero del franquismo. Y le preocupa la matanza de Badajoz, la falsa matanza de Badajoz y la manipulación a la que se somete a la opinión pública, pero no le preocupa lo más mínimo que el mayor atentado terrorista de la historia de Europa Occidental (hubo más muertos en el 11-m que en el Dos de Mayo) haya cambiado por completo la trayectoria de España en el plano nacional e internacional, ni que esa masacre se haya llevado a cabo con el aval de las potencias extranjeras, que de esa manera eliminaron a un país competidor que deseaba recuperar un papel autónomo en las relaciones internacionales. Esa decisión de colocar a España en el plano que le interesa a otras naciones rivales ¿se puede llevar a cabo por obra y gracia del islamismo? No, claro que no ¿Del PSOE? ¿Solo del PSOE? No, por supuesto que no ¿De quién entonces? ¿Pero no se da cuenta Moa de que nuestro futuro no se juega en la disputa de la interpretación histórica del franquismo sino en otro plano totalmente diferente? No estoy diciendo que no sea importante el conocimiento de la historia del propio país para entender el presente, no estoy diciendo eso; estoy diciendo que eso no es lo decisivo ni lo más importante ante los acontecimientos que padece España desde el 11 de marzo de 2004.

Confieso que me da vergüenza ajena leer lo que ayer y hoy he leído a Pío Moa. No puedo creerme que alguien como él aborde un problema tan grave como este desde la chocarrería más espantosa, burlándose de las pruebas más evidentes que demuestran la falsedad de la versión oficial del 11-s. Es que no me puedo creer que alguien como él haga una cosa así, alguien que es víctima una y otra vez de esa misma actitud por parte de quienes lo denigran o ridiculizan continuamente, porque utilizan con él exactamente la misma táctica: reducir al ridículo sus tesis sin ni siquiera debatirlas

LdP y Libertad Digital eluden estos asuntos, tanto en lo que se refiere a la autoría del 11-m como a la falsa versión oficial del 11-s, y no por miedo a ser tachados de conspiranoicos, puesto que a esa descalificación están acostumbrados desde hace mucho tiempo, sino por miedo al caos, miedo a la deriva en la que hay que meterse. Ay si el imperio americano junto con el eje franco-alemán estuviese detrás del 11-m, ¿a qué nos agarraríamos entonces? ¿Tendremos que apañarnos nosotros solos frente a Marruecos y frente al caos político y económico en el que estamos? No podemos correr ese riesgo, claro que no; así que lo mejor es guardar silencio sobre el asunto, pasar la mano sobre el hombro de las víctimas para que nuestra conciencia quede tranquila y sobre todo callarnos. Para eso -comunistas fuimos y ya nos conocemos antes de salir de casa- lo mejor es convencerse de que lo inconveniente para la causa no solo hay que ocultarlo sino que además es falso, y es falso porque tiene que ser falso, porque la verdad ya está en nuestra ideología al margen de lo que digan o dejen de decir los hechos.

No me puedo creer que alguien como Pío Moa entre en el campo de lo chocarrero, y por si fuera poco además insista. No me lo puedo creer. Y sin embargo así es.

"Es obvio que un avión no puede empotrarse en un edificio “de acero”. [esa tesis es una de las más ridículas, y precisamente por serlo Moa la escoge para ridiculizarla] Todos hemos visto cómo los aviones lo hacían con las torres gemelas, y decenas de miles o cientos de miles de neoyorkinos lo vieron también en vivo.[Vimos lo que nos mostraron y contaron, pero nunca nos pasaron estos otros vídeos donde se presenta la duda de si eran aviones de pasajeros, aviones de carga no tripulados o incluso misiles. Aunque lo más probable es que Moa hará lo mismo que con en el resto de los demás vídeos: no verlos, despreciarlos ]

http://www.youtube.com/watch?v=wbCcb6NV8Io

Pero como sabemos que ello “es imposible”, tiene que haber sido un montaje televisivo, ilusión óptica o algo así, preparado por Oscuras Fuerzas Políticas con vaya usted a saber qué objetivos (aunque muy presumiblemente estratégicos y petrolíferos y para matar a millones de personas inocentes en Irak y Afganistán --todos sabemos que estas masacres les encantan a las Fuerzas Oscuras) [mezcla arteramente a los conspiranoicos que se han metido a hablar del asunto con los hechos en sí --que son las contradicciones evidentes que cada día que pasa son más conocidas-- y también con aquellos que plantean hipótesis bien argumentadas, aunque efectivamente puedan estar en el error. Así, mezcla a las "Fuerzas Oscuras" con los intereses "estratégicos y petrolíferos", como si Irak y Afganistán hubiesen sido invadidos para luchar contra los talibanes o contra la maldad de Sadam Husein, el cual mientras fue aliado de Occidente frente a Irán era buenísimo, y luego malísimo cuando decidió ir por libre, y aun más malo cuando decidió pactar con Alemania y Francia la venta de petróleo a espaldas de los intereses anglosajones. Puras chorradas de las Fuerzas Oscuras, según Moa]



Es obvio que aun si se diese el milagro increíble de que los aviones se empotrasen en las torres en lugar de estamparse en ellas como el “sentido común” ordena, [se recrea en las tesis absurdas, claro, ¿qué va a hacer para mantener su credo?] las torres no pueden caer como lo hacen, por lo tanto tienen que haber sido destruidas mediante voladuras controladas, presumiblemente por el hermano de Bush. [En el documental "911 Mysteries Full Leng" cuyos autores aparecen en pantalla junto a sus nombres y apellidos, se denuncia ese hecho, el que una empresa de seguridad en la que participaban un hermano y un primo del presidente Bush cableara las Torres poco antes del 11-s, incluso, algo que nunca había ocurrido antes, se cortara la luz durante un fin de semana. ¿Se puede decir algo así, y en Estados Unidos, si fuera falso y sin que nadie fuera demandado por ello? Pero esas preguntas Moa las elude, no convienen, y si no convienen es porque son preguntas propias de conspiranoicos. Moa no ha visto este documental ni ningún otro, o si los ha visto los ve como quien contempla una película de ficción. Este sigue siendo el mejor documental sobre el 11-s. Es el más antiguo pero continúa siendo el mejor.]


http://video.google.es/videoplay?docid=58166102535...


No se notan ruido ni resplandor de explosiones porque se utilizaron explosivos de última generación, silenciosos y antidestellos, inventados ex profeso para este atentado.[Da igual que le demuestres que no es así. Este vídeo se ha colocado numerosas veces en la página del blog, pero a Moa no le interesa, ni este ni ningún otro vídeo. Gracias a eso conserva su mente pura, sin contaminar por la conspiranoia; sin embargo el vídeo ahí sigue:]


http://www.videosurf.com/video/11s-demoliciones-co...



Es obvio que en el caso del tercer edificio derrumbado los verdaderos autores del atentado se olvidaron (un fallo lo tiene cualquiera) de preparar otro avión, dejando al descubierto todo el pastel.[O que hubo un fallo y no se pudo demoler junto a los otros. El caso es que cayó cinco horas después de que los hicieran las Torres y sin que ningún avión se hubiese estrellado contra él, y lo hizo en vertical, simétricamente y a una velocidad cercana a la de caída libre, es decir: tal y como cae cualquier edificio que se colapsa por unos incendios totalmente aislados ¿verdad? O si fue demolido las cargas se colocaron solo en cinco horas, ¿o es que estaban colocadas antes de los impactos de los aviones contra las Torres?]


http://www.youtube.com/watch?v=mTS3cDkmELU&fea...
29 manuelp, día 28 de Mayo de 2010 a las 16:27
Pues yo, en todas esas historias sobre un Nuevo Orden Mundial y los Poderes ocultos, hecho a faltar el que siempre los malos conspiradores son los americanos, ingleses,franceses y alemanes, pero ¿que pasa con los rusos, chinos, hindúes, etc?, ¿es que no son malos tambien y no tienen secretísimas sociedades dominadoras?.
A ver si vamos a tener un disgusto por menospreciarles, de momento Corea del Norte está en un tris de cruzar otra vez el paralelo 38 como en 1950 y tiene bombas atómicas, si ya sin ellas costó un huevo derrotarles, ahora no sé que pasaría. ¿O es que también sería una maniobra de alguno de esos clubs secretos para engañarnos mejor?.
30 pedromar, día 28 de Mayo de 2010 a las 16:28

Pío Moa estudia el 11-s (II)

Es obvio que no existen musulmanes capaces de aprender a pilotar aviones lo indispensable para estrellarlos contra un edificio, [los monitores de la escuela donde fueron a hacer prácticas dicen que ninguno de ellos era capaz de pilotar ni una avioneta; pero Moa está con la matanza de Badajoz y el Valle de los Caídos. ¿Qué le importa a Moa lo que los monitores de la escuela de aviación puedan decir de aquellos extraños alumnos que ni se molestaban en aprender? Ahora bien, el que a Moa no le importe no quiere decir que no pueda continuar con su chocarrería, claro que no] como también es sabido que los atentados suicidas son una leyenda inventada por la CIA o por los sionistas para justificar sus oscuros designios. Por lo tanto los aviones, en caso de existir y no tratarse de espejismos manipulados, no pudieron ser pilotados por suicidas islámicos.



Es obvio que no existe Al Qaida ni el terrorismo islámico, [Cítenos Moa a un solo dirigente de Al Qaeda, o háblenos de sus cuadros políticos o militares, o de algún país que los financie, porque casualmente desde hace sesenta años detrás de toda organización terrorista siempre hay uno o varios estados. ¿Existiría ETA sin el apoyo de Francia? ¿Por qué Israel no padece atentados de Al Qaeda? ¿No será porque Israel no necesita ninguna organización fantasma puesto que ya padece la acción de organizaciones terroristas visibles, existentes, como Hamas o Hezbolá financiadas y entrenadas por Irán y Siria? Islamismo sí que hay, nadie lo niega, ni tampoco que haya organizaciones terroristas musulmanas, pero hablamos de Al Qaeda. Moa quizá haya oído hablar de algunos de sus miembros, por ejemplo Ben Laden. ¿Qué será de Ben Laden, señor Moa? ¿No se invadió Afganistán para dar con él?] ni hay la menor amenaza por parte del islam sobre occidente [Y como es evidente que hay una amenaza del islam sobre Occidente, Al Qaeda existe. Existe porque tiene que existir, eso dice Pío Moa, el mismo que dice que quienes presentan las contradicciones de la versión oficial del 11-s anteponen las conclusiones a los hechos. El mismo. Y es que quienes se inventaron la existencia de Al Qaeda pensaron en la profunda reflexión que los Píos Moas de Occidente harían sobre el asunto, sin duda. Y acertaron] Por lo tanto los atentados del 11-s no pueden proceder de ellos, sino del gobierno useño y de las Oscuras Fuerzas que Gobiernan el Mundo y que buscan, entre otras cosas, enfrentarnos con los pacíficos islamistas.[Ahora los islamistas son pacíficos porque el Buenafuente de Libertad Digital así lo dice. No lo dice nadie más que él, porque nadie ha hablado del islam pacifista salvo Moa, pero al Pío Buenafuente le da igual atribuirle a otros lo que no han dicho o burlarse de quienes presentan seriamente esas contradicciones]



[Naturalmente, viendo la capacidad irónica del señor Moa es obvio que no cederá tan fácilmente ante la seducción de continuar con la milonga. Es obvio. Obviamente]Es obvio que, con tales imposibilidades, simplemente no pueden existir restos de los supuestos aviones, [Que nos muestre Moa los restos del avión del Pentágono, o los del avión de Pensilvania] ni puede saberse nada de los supuestos pasajeros, [Nunca se publicaron la listas de los embarcados en esos vuelos, solo las listas que dio el FBI. Ni tampoco hay imágenes de familiares de las víctimas en los aeropuertos reclamando información sobre sus parientes, caso único en la historia; pero eso no impide que Moa ironice sobre aquellos que señalan esas contradicciones] ni pueden quedar restos relevantes en las ruinas de las torres gemelas. [un cachivache que dicen que era un hidraúlico de uno de los trenes de aterrizaje, y una llanta de no se sabe qué, y, demonios, qué casualidad, el pasaporte de un piloto suicida, además impecable, como recién salido de la impresora. Pero a Moa, tan sutil él con la labor desinformativa desplegada por el periodista agitador Allen en la falsa matanza de Badajoz, esto le importa un pimiento, como no sea para continuar con su frívola guaranga]


Nada, en fin, que demuestre lo que todos hemos creído ver debido a una manipulación óptica inducida por extrañas fuerzas, identificables probablemente con el imperialismo yanki, la masonería o el sionismo,[Mezcla todo, la conspiranoia más ridícula con los trabajos más serios que se han hecho sobre el asunto. Lo mismo que Buenafuente, igualito que él. En estos comentarios tenemos por parte del historiador un despliegue de tremenda ironía contra aquellos que buscan la verdad del 11-s, comparemos ahora con su homólogo, el paladín que busca la verdad del 11-m a través de la ondas de televisión. He aquí al Pío Moa del 11-m]


http://www.youtube.com/watch?v=xVg2-HbTqOs&fea...



si es que las tres no son una y la misma cosa bajo disfraces diferentes, para despistar. Es obvio también que la prensa, en su mayoría, está implicada en el complot, y por eso no informa a la población de las pruebas del siniestro montaje. [no, no está implicada, no hace falta; simplemente guarda silencio o hace el Pío Moa. Miren a los Píos Moas de la Fox ]

http://www.youtube.com/watch?v=xfF9hhrcKcs&eur...



¡Si hasta es posible que el propio derrumbe de las torres sea otro montaje televisivo-periodístico para justificar invasiones, matanzas y cosas por el estilo! Pueden haber hecho invisibles las torres gemelas y sin embargo seguir ellas ahí. ¡Con la técnica que tiene esa gente, solo los muy ingenuos podrían asombrarse de tal cosa!


Con esto se acaba, por mi parte, la discusión del asunto.



Y quien eso escribe se queja continuamente del trato que recibe por parte de los medios de comunicación de izquierdas, donde le ridiculizan y jamás se detienen a discutir sus argumentos. Costumbres de la izquierda actual, y por supuesto de la pretérita, de la cual Moa conserva todos los hábitos.


En fin, he aquí a uno de los que claman a todas horas por la verdad y los que advierten del fin de España como nación; los mismos que no les importa que las potencias extranjeras aplasten la soberanía de España y posiblemente la trituren y se la repartan, tal y como hicieron con Yugoslavia. Viejo sueño de Gran Bretaña y especialmente de Francia. Pero lo importante (que sin duda no es un suceso menor), lo verdaderamente importante, es que ya no podemos ir a misa al Valle de los Caídos, eso es lo verdaderamente terrible para nosotros, y que España sea víctima de "la trola, el choriceo y el puterío", o que a los curas pederastas los hayan sacado a la luz. Eso es lo grave. Y en cuanto al blog, lo importante es que los carcamales sigan discutiendo como en un casino decimonónico si Rojo avanzó en Brunete o si el Campesino se masturbó mientras cruzaba las heladas aguas del Ebro, porque el Campesino era un cafre y pobre España si hubiese caido en sus manos. Menos mal que estamos nosotros aquí para recordarlo con nuestra memoria histórica; porque de no ser por nosotros España ya estaría despedazada, hundida y en manos de la URSS, aunque la URSS ya no exista, pero sí la masonería y el rojerío.


Bien. CONTINÚEN USTEDES CON LA MILONGA Y QUE LES VAYA BIEN. (Quedan en compañía de los conspiranoicos más cretinoides y que han hecho aparición recientemente, que han mamado en los blogs de izquierda sin ser ellos izquierdistas. Y lo han hecho allí porque aquí no se les dio cabida. Ahora os llaman mentirosos y manipuladores, porque dicen que los habéis engañado con lo del 11-s de la misma manera que los han engañado en los medios del progretariado con respecto al 11-m. Tiempo hace que advertí que esto iba a suceder, y que
31 pedromar, día 28 de Mayo de 2010 a las 16:29

Pío Moa estudia el 11-s (y III)

...la izquierda iba a culpar del 11-m a los mismos que hicieron el 11-s, es decir: a Bush y Aznar como agentes del capitalismo y del sionismo que actúan desde el Lado Oscuro de la Fuerza. No será que no avisé, pero como además os seguís negando a abordar el asunto del 11-s pues no vais a tener más remedio que o darles la razón a los conspiranoicos más cretinos o banearlos. Salud don Pío).

Psdt/Años hace que en El País digital están con este asunto del 11-s, y vosotros como si nada ocurriese. Seguid. Acusáis al PP de guardar silencio sobre el 11-m y vosotros hacéis lo mismo sobre las hipótesis de la autoría de ese atentado y sobre la inconsistente versión oficial del 11-s. Como siempre la izquierda gana en audacia. Seguid con la batalla de Brunete y las pajas del Campesino y con la "trola, el choriceo y el puterío" de la España actual. Seguid, que ahí está nuestro futuro inmediato. Y no digáis nada sobre el fin de la era del petróleo a causa del pronto declive de la reservas en los yacimientos (hay quien sostiene que nos ocultan que ese cénit en el volumen máximo de extracción ya ha sido alcanzado, y que la oferta ha dejado de cubrir la demanda y con ello la crisis energética y económica mundial está a caer) y que fue la causa de la invasión de Afganistán y de Irak para controlar los yacimientos del Caspio y del Golfo. Y que de la invasión de Irak y de la tensión habida entre Francia y Alemania con los anglosajones, al ser expulsados los primeros por los segundos y alinearse Aznar con los anglosajones, vino el 11-m, donde se pactó la vuelta de España al redil europeo (francés) a cambio de que Francia entrara en la OTAN después de 46 años de enfrentamiento con ella y 'Uropa' (Francia y Alemania) guardara silencio con lo de Irak, y que precisamente por todo ello hubo que sacar del gobierno a un proanglosajón como Aznar y colocar a un progabacho como Zapatero. Seguid en el casino y calculando si la batalla de Guadalajara la tenían que haber ganado los italianos, o si Líster llegó a general solo por enchufe, porque el hombre era tan burro y tan animal que cuando le enseñaron por primera vez un mortero pensó que era una cerbatana metálica y que había que soplar por un lado para lanzar el pepino. Seguid, que España os necesita. Qué sería de España si los jubilados cibernéticos no estuvieran en el casino ganando guerras.

Lo del 11-s y El País, cosa que no haréis vosotros.


http://lacomunidad.elpais.com/periferia06/2008/4/1...


http://lacomunidad.elpais.com/periferia06/2009/9/1...


http://lacomunidad.elpais.com/no-estamos-locos/200...
32 Askari, día 28 de Mayo de 2010 a las 16:52
pedromar

he copiado tus ultimos posts , por si acaso no sobreviven este dia.

Eres muy bueno poniendole espejos delante a las personas.
33 manuelp, día 28 de Mayo de 2010 a las 17:13
# 32 askari

Quizá sea recordado usted algún dia como el Ibn Muqla del siglo XXI (por ese trabajo de copia).

Calígrafos míticos como Ibn Muqla (ss. IX-X), Ibn al-Bawab (s.XI) y Al-Musta’simi (s.XIII) pasean por las páginas de este libro lleno de precisiones históricas, anécdotas e ilustraciones.

Puerta Vílchez nos habla de los primeros copistas del Corán en tiempos del Profeta, de la historia de las primeras compilaciones, de lo cánones de escritura surgidos en época abasí, y de los tratados históricos de caligrafía.


http://www.funci.org/es/2010/01/22/la-sonrisa-del-...
34 Askari, día 28 de Mayo de 2010 a las 17:20
manuelp #33

gracias , cuando publique mi primer libro de posts memorables del blog de Pio Moa te mando un ejemplar dedicado!
35 manuelp, día 28 de Mayo de 2010 a las 17:23
# 34 askari

Muchas gracias. Será agradecido.
36 menorqui, día 28 de Mayo de 2010 a las 17:25
Todo lo que pones como "pruebas" son falsedades ya rebatidas con evidencias, pedromar, tu versión hace mucho que ha dejado de valer nada. Todo lo que construyes sobre eso tiene el mismo valor, ninguno.
37 Sorel, día 28 de Mayo de 2010 a las 17:31
¡¡Espeluznante!!

Agentes carolingios

Aires de Marca Hispánica: Catalunya deviene la garante del Directorio Europeo en la península | España estuvo a un voto del desastre; la apuesta autárquica del PP daba por segura la abstención de CiU

Los catalanes han vuelto a echar una mano para que España no caiga por el precipicio. No es la primera vez que ocurre. Lo intentó el general Prim a mediados del siglo XIX inventándose una monarquía constitucional, y una noche oscura, antes de que Amadeo de Saboya desembarcase en Cartagena, le pegaron cuatro trabucazos en la calle del Turco. Lo intentó Francesc Cambó y el africanizado régimen alfonsino se le escurrió de las manos. Lo habría intentado el general Domingo Batet Mestres si el 18 de Julio de 1936 hubiese estado al mando de la Capitanía General de Cataluña. Lo intentó Joan Comorera, parando los pies a la FAI mientras el prestigio de la República se desangraba en Europa. Lo intentó el economista Joan Sardà Dexeus, simpatizante de ERC en los años treinta, redactando el Plan de Estabilización de 1959, que salvó a la España de Franco de la bancarrota falangista. Lo intentó Josep Tarradellas, salvando los muebles de Adolfo Suárez entre 1977 y 1980. Lo intentaron Antoni Gutiérrez Díaz y Joan Reventós, evitando que la transición se gestionase con una Catalunya fatalmente escindida en dos comunidades. Lo intentaron Miquel Roca y Jordi Solé Tura, dando flexibilidad a la Constitución de 1978. Lo intentó Jordi Pujol serenando el país el 23 de febrero de 1981 y actuando de eficaz estabilizador en los años noventa. cuando la canción de moda en Madrid era "Pujol, enano, habla en castellano".

Artur Mas y Josep Antoni Duran Lleida y nueve diputados apellidados Macias, Xuclà, Pigem, Campuzano, Riera, Sánchez Llibre, Surroca, Jané y Tarruella se sumaron ayer a la lista. Convergència i Unió evitó ayer un serio accidente español. Una pérdida de credibilidad de dimensiones colosales. No es una exageración. España y Portugal pueden llevarse por delante el euro. La península Ibérica ocupa hoy el centro del mapa mundi desordenado. Por una acumulación de factores, España se ha convertido en el verdadero eslabón débil del sistema Europa, ese formato imperial sin parangón en el mundo, Grecia es el canario en la jaula que avisa del escape tóxico. España es la pieza averiada que puede romper todo el engranaje. España debe 1,6 billones de euros, sumando los créditos, letras y pagarés que han financiado a empresas, familias y administraciones públicas durante los años dorados. Hay montones de deuda española circulando por todo el mundo. Y la fibrilación no está controlada. Hay problemas de financiación que no se divulgan para no avivar el nerviosismo. Las grandes empresas del Ibex 35 están muy preocupadas. Y desde hace dos semanas, España se halla intervenida por el Directorio Europeo (Alemania, Francia, Benelux y norte de Italia). Carolingia ha tomado el mando y ayer estuvo a punto de perderlo, pese a las gestiones efectuadas desde distintos centro de poder –incluida la cancilleria alemana– para garantizar una tranquila aprobación parlamentaria del ajuste impuesto por el Directorio.

La pregunta del día es la siguiente: ¿Por qué el Partido Popular se inclinó finalmente por el voto negativo desafiando su encuadre europeo? La respuesta es relativamente simple: el PP daba por segura la abstención de CiU y PNV. Creyendo garantizada la aprobación del ajuste, el centroderecha español efectuó una apuesta autárquica y racial. Jugó una baza muy española: desconectó de Bruselas para capitalizar de una tacada todo el malestar social acumulado. El PP vive obsesionado por la habilidad con la que el PSOE se ha consagrado como el partido de las pensiones. Y suyas son las siglas más votadas por los funcionarios públicos, sobre todo en la España mesetaria. Funcionarios y clases pasivas son dos sectores sociales decisivos para la configuración de una mayoría política estable en España. Repito: la apuesta autárquica de Mariano Rajoy se basaba en una supuesta garantia de estabilidad. Quien firma estas líneas puede dar fe de algunos mensajes intercambiados ayer por la mañana por diputados populares en el Congreso: "Toquemos madera, que CiU no falle".

Siempre atento al mus, el PNV también decidió jugar fuerte en el último momento. Se sumó a la estrategia autárquica. Ellos son así. José Luis Rodríguez Zapatero, lívido, asustado y desencajado, temía lo peor. El Congreso fue ayer expresión de una España políticamente depauperada. Arrasada, de nuevo, por el furor autodestructivo.

CiU ha atendido muchas llamadas estos últimos días y ha computado también su interés. Y este pasa por evitar que unas elecciones generales anticipadas difuminen la espesa batalla política catalana (a punto de infectarse en Barcelona). Bajo un foco muy potente, Duran pronunció ayer el mejor discurso de su vida y Mas selló la más inteligente de sus apuestas. Los catalanes son hoy los fideicomisos del Directorio Europeo. Garantes del mandato carolingio. Agentes de Berlín y Aquisgrán. Nada nuevo: la Marca Hispánica.

http://www.lavanguardia.es/lv24h/20100528/53935512...




38 pedromar, día 28 de Mayo de 2010 a las 17:42

Askari:

Gracias.
39 Sorel, día 28 de Mayo de 2010 a las 17:47
España protectorado de Cataluña.

Por lo menos estos catalufos tienen un proyecto porque lo que viene a ser los partidos nacionales...

Dentro de poco, todos a aprender catalán. Al tiempo.
40 pedromar, día 28 de Mayo de 2010 a las 17:48

Menorqui, cielo, anoche te dejé un mensaje:

Ay, estoy que me meo de risa, jjajajjaaaaaaaajaaa

menorqui

"La causa del derrumbe es primero la inclinación de los pilares que quedan en una de las esquinas de la torre, donde hay más fuego, que se reblandecen [jaaaajajaaaaaaaajaaja] hasta que la parte de arriba se inclina hacia allí, y comienza la caída, una caída que sólo parcialmente es visible, pues el impacto de un piso sobre otro (los pisos eran básicamente de hormigón), lo llena todo de polvo de hormigón que impide ver la caída completa. Y no sé por qué van a ser 100 segundos. A mí me cuadra que se venga todo abajo rápidamente. [jaaaaaaaaaaaajajajajaja]
¿Quiere que le pase un link al modelo de dicha caída?
[Claro, cómo no] Bueno, lo tiene en la página ya citada, supongo. Buenas noches.

El video del menorqui ajajjjjjaaaaaaaaaaaaaaajaja


http://www.youtube.com/watch?v=NizRszTrPDo&fea...
41 pedromar, día 28 de Mayo de 2010 a las 17:57

Perseverancia menorquina. Cap rut. Cabezota.


144
pedromar dijo el día 28 de Mayo de 2010 a las 00:30:

Menorqui:

Juaaajajajaja Por Dios te lo pido, no fumes más, criatura:

"Con lo cual nos quedarían 2000 millones de julios de fuerza entre 0,25 metros cúbicos, lo que da 8.000 millones de pascales de presión sobre algo que puede resistir 2500 millones de pascales de presión antes de romperse.

jajajaja. Y por si fuera poco, añade:

Es una tentativa. pero el tema debe ir por aquí, digo.

jajajaja. En el fondo tienes gracia. Ya lo creo. jajajaja. No fumes más, hombre. Deja los canutos por hoy. jajajaj.


TAMBIÉN TE DEJÉ ESTE.

169
pedromar dijo el día 28 de Mayo de 2010 a las 02:48:

Menorqui.

No te podría pagar la cena, que si pudiera te invitaba. Así que te regalo la música, seguro que te gusta:

http://www.rootsclub.ps/index.php
42 menorqui, día 28 de Mayo de 2010 a las 17:59
Pedromar
Tanto el supuesto apagón como el cambio del sistema eléctrico aparecen sólo avaladas por un email de un tal scott forbes a una página web
Pero nadie sabe quién es scott forbes y además lo que cuenta no sucedió. Aquí prueba de que no hubo ningún apagón en el periodo descrito por el tal Forbes
http://forums.randi.org/showthread.php?p=3089122

La supuesta compañía de Marvin Bush, Securacom. Propiedad en el 90% del grupo inversor kuwaití KuwAm, gestionaba servicios de seguridad, cámaras de vigilancia, etc. Trabajó en el WTC en la "parte de seguridad electrónica", mientras que otras muchas empresas realizaban otros trabajos de seguridad en el complejo. Dejó de trabajar para el WTC en 1998, "debido a su incapacidad para hacer el trabajo", siendo sustituida en sus encargos por EJ Electric. Bien, Marvin Bush era accionista destacado en la firma Securacom a través de su empresa de inversiones, gracias a eso fue nombrado miembro de la junta directiva de la empresa. Su nombramiento expiró en junio del 2000. Aunque no se sabe con certeza, se calcula que ya entonces había vendido todas sus acciones. Curiosamente Marvin Bush también era accionista de importancia en una de las aseguradoras del WTC, esto sí durante los ataques, las compaías aseguradoras perdieron mucho dinero en los ataques, como es lógico.
Esta información en este artículo:
http://www.washingtonspectator.org/articles/200502...
Y en muchos otros.
43 manuelp, día 28 de Mayo de 2010 a las 18:09
# 37

Lo habría intentado el general Domingo Batet Mestres si el 18 de Julio de 1936 hubiese estado al mando de la Capitanía General de Cataluña.

Sería la IV División orgánica, las Capitanías Generales no existían en julio de 1936. ¿Que habría hecho el general Batet?¿No sublevarse?. Pues eso es lo que hizo precisamente el general al mando de la División, Francisco Llano de la Encomienda.¿Sublevarse?, pues eso es lo que hicieron los regimientos de Barcelona, con el resultado conocido.
Así que el articulista este de "La Vanguardia" ¿que narices quiere decir?.¿De que maravillosa e ignorada forma habria salvado el general Batet a España en julio de 1936?.
44 kl0nete, día 28 de Mayo de 2010 a las 18:11
Pedromar

Pese al final que te has marcado, reconozco que tus comentarios han sido brillantes.

Te felicito. Has dicho mucha verdad.
46 manuelp, día 28 de Mayo de 2010 a las 18:28
# 43

El que si que podría haber salvado a España en Barcelona de una cruenta guerra civil hubiese sido el coronel Antonio Escobar, que el 19 de julio al frente de su 19ª Tercio de la Guardia Civil acabó con la resistencia de las fuerzas del regimiento de caballería de Montesa en la plaza de la Universidad, si se hubiese puesto de parte de los regimientos sublevados en vez de ponerse de parte de la Generalitat separatista.
47 kl0nete, día 28 de Mayo de 2010 a las 18:38
manuelp
#29

Pese a que Pedromar me dedicará un post de varios tomos, te diré lo que vas a ver en un futuro cercano.

1) Conflictos internos generalizados en todas las naciones. Casi una gerra civil entre el gobierno y parte del pueblo dirigido por las uniones laborales (sindicatos).
2) Incremento de catastrofes naturales. climáticas y otras.
3) Crisis pandémicas, sanitarias y alimentarias.
4) Asociación de la crisis económica y otras desgrácias, a la creciente crisis moral que asola el mundo entero. Ecumenismo, unificación de todas las iglesias cristinas en torno al papado romano, y con muy buena relación con el judaismo. Imposición del descanso dominical bajo pena de sanciones muy fuertes si no se cumple. Al principio nos convencerán de que es buena idea para combatir la crisis, el estar con la familia y realizando actividades "espirituales", y despues lo impondrán.
5) Tercera Guerra Mundial. BLOQUES: 1) EEUU y ALIADOS + VATICANO (El Vaticano recibirá un gran poder de EEUU y la UE) ---- 2) MUNDO ISLÁMICO + CHINA + RUSIA
6) Construcción del tercer templo de Jerusalem, en la actual esplanada de las Mezquitas. Traslado el Papado desde el Vaticano a Jerusalem, como sede.
7) Microchip en humanos. Dos tipos de seres humanos. Los chipeados y los no chipeados. Unos serán muy supriores a los otros.
8) Los vencedores traerán el gobierno mundial a los supervivientes y estos estarán muy agradecidos tras un largo tiempo de conflictos. Será un estado 100% orweliano, con un gobierno global socialista/fascista controlando al indivduo a través de la tecnología. Traerá paz y seguridad sacrificando cualquier libertad individual.

Hay mucho mas, pero con esto ya es mas qu de sobra para que se me ignore o se me ponga a parir.
Aún así, recomiendo guardar este comentario por ahí... ya que estas cosas aún hoy no parecen muy probables, y cuando alguien compruebe su progresivo cumplimiento, tal vez tenga una oportunidad de cuestionarse... ¿Que está ocurriendo en el mundo? Puede ser personalmente importante para algunos.

Saludos
48 pedromar, día 28 de Mayo de 2010 a las 18:44

Menorqui:

Ya te avisé ayer de que las fotos que colgabas contradecían lo que decías. Veo que insistes en las contradicciones.

Bien, Marvin Bush era accionista destacado en la firma Securacom a través de su empresa de inversiones, gracias a eso fue nombrado miembro de la junta directiva de la empresa. Su nombramiento expiró en junio del 2000. Aunque no se sabe con certeza, se calcula que ya entonces había vendido todas sus acciones. Curiosamente Marvin Bush también era accionista de importancia en una de las aseguradoras del WTC, esto sí durante los ataques, las compaías aseguradoras perdieron mucho dinero en los ataques, como es lógico.
Esta información en este artículo:


Y al hermano de Bush los sustituyó un primo. Y si todo eso fuera falso a los autores del documental los crujían en los tribunales ¿o no?

No contestarás, para qué. El bobo soy yo contestándote.


49 manuelp, día 28 de Mayo de 2010 a las 18:46
# 47

¡Cog.no!, en el punto 5, supongo que la aportación del Vaticano al bloque suyo en la guerra será algo intelectual, porque con cien soldados armados con alabardas de la Guardia Suiza poco iban a aportar en las batallas con las tropas islamicas+rusas+chinas.

http://es.wikipedia.org/wiki/Guardia_Suiza_Pontifi...

50 pedromar, día 28 de Mayo de 2010 a las 18:48

Klonete

No te tengo por un idiota, ni muchos menos. Al contrario. Me duele que caigas en el conspiracionismo de echarle la culpa al Lado Oscuro de la Fuerza. Eso es algo muy fomentado por los verdaderos autores de la masacre, caso del best seller Daniel Estulin.

Quienes han hecho todo eso los veíamos todos los días en los telediarios. Ahora a quienes les encubren.

« 1 2 3 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899