Pío Moa

« De normalidades, desgracias, cojos y homosexuales | Principal | El caso Turing »

¿Equivalencia entre homosexualidad y heterosexualidad?

19 de Julio de 2010 - 08:42:37 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

La palabra "normal" puede considerarse en varios sentidos, bien como lo más habitual socialmente o como lo que corresponde a una determinada función o actividad. Una conducta puede ser normal en el sentido de muy extendida o bien en el sentido de corresponder racionalmente a un fin determinado. Así, en el segundo sentido, nos parece anormal arar con un turismo o comer sopa con tenedor.

La heterosexualidad es la forma de sexualidad más normal en el sentido de la más extendida. Ello, en principio, no tiene connotación normativa: puede haber, a menudo hay, conductas minoritarias preferibles en muchos sentidos a las medias o más habituales. Consideremos ahora la tesis de que la homosexualidades perfectamente equiparable a la sexualidad que solemos considerar normal (algo muy distinto de decir que los homosexuales tienen derechos como ciudadanos). Se trataría, así,de una mera preferencia personal sin mayor efecto, como la de quienes en fútbol prefieren al Real Madrid o al Barça: todas las formas sexuales serían equivalentes, y a cada cual sus gustos. Antes no era así. Se consideraba una forma de sexualidad como correcta en principio, y las demás como desviaciones. Hoy, en cambio, se afirma que todas las formas, en particular la homosexual, deben considerarse de igual valor. No solo se afirma, es decir, lo afirman muchos, sino que se ejerce una presión tremenda desde los medios y el poder para imponer ese punto de vista.

Ahora bien, ¿son realmente equivalentes? Aquí no se trata, como en el fútbol, de que la única diferencia resida en que unos lo jueguen mejor y otros peor. La heterosexualidad se da entre individuos de distinto sexo –¡la naturaleza, llamémosla así, ha creado hombres y mujeres, no sabemos por qué, y hasta las relaciones homosexuales suelen reproducir, en parodia, los papeles masculino y femenino! La sexualidad sigue siendo un gran misterio–. Y no se limita al placer del acto, pues tiende a formar la base no solo de la reproducción humana, sino también de la familia, con sus connotaciones de fidelidad, afectividad más o menos profunda y larga duración en principio, incluso duración por vida, si las cosas marchan bien. Teniendo esto en cuenta, la heterosexualidad es la sexualidad normal, no solo en el sentido de que sea la más corriente, sino la más adecuada a la división en dos sexos y a la reproducción.

Si descartamos los datos de división en sexos, familia y reproducción como elementos constitutivos de la sexualidad, y reducimos esta al placer, parece posible una igualación valorativa entre hetero y homosexualidad, pero tampoco ocurre así. La separación radical entre la sexualidad y la familia es una característica esencial y distintiva de la forma homosexual, no de la otra, y al hacer de ella el criterio valorativo, la sexualidad que tendemos a considerar normal se convertiría, precisamente, en anormal y poco adecuada; la sexualidad quedaría reducida a una diversión placentera, sin más alcance ni proyección, con lo que la reproducción y la familia serían simples consecuencias ocasionales e irrelevantes, incluso indeseables, como cargas que limitan o eliminan la libertad del individuo. En dos palabras, si la relación intersexual, la reproducción y la familia entran como componentes fundamentales de la sexualidad, entonces la normal es la heterosexual. Si se descartan tales componentes, entonces la homosexualidad se convierte en lo normal, no en el sentido de más extendida, sino de más adecuada.

Y tal es, precisamente, la idea que intenta imponerse hoy. Cualquier forma individual de "desahogarse" (la prostitución, la pederastia, el bestialismo, el sadismo, el masoquismo, el autoerotismo, etc.) sería tan buena –en realidad mejor– como la que venía considerándose normal. Serían todas "opciones libres" (menos libre la heterosexual, por su "carga" familiar), sobre cuyo valor solo podría decidir el individuo en función de la satisfacción que encontrase en ellas o simplemente "porque sí" o porque "le sale de los genes".

Esto parece el colmo de la libertad personal y, por supuesto, no puede negarse a nadie su derecho a ejercer la forma de sexualidad que mejor le plazca, siempre que no perjudique a otros; aparte de que ninguna represión ha podido nunca acabar con la homosexualidad, la prostitución, etc. Pero la libertad deja de serlo si no se acompaña de la responsabilidad personal, y en la sexualidad –exceptuando la masturbación, que diría algún pastor de Porriño–, la posibilidad de dañar a otros es muy grande. Incluso en uniones muy pasajeras existe casi siempre un componente afectivo que suele causar problemas emocionales cuando uno de los implicados piensa exclusivamente en su satisfacción individual o cambia de pareja. Existen parejas homosexuales que se parecen a las normales (cuando estas funcionan bien) en cuanto a afecto, fidelidad y entrega mutua. Pero no solo son poco frecuentes, sino que, en definitiva, son así a pesar, más bien que a causa, de la homosexualidad. Entre otras cosas, el grupo homosexual, por su propio carácter y tendencias, tiende mucho más que la mayoría hetero a la promiscuidad, con las enfermedades e inestabilidad emocional derivadas de ella. También se da en esa minoría una mayor proporción de pederastas y, según he oído, aunque no tengo constancia de ello, de suicidas. De ahí que muchos homosexuales intenten cambiar, con o sin éxito.

Juzgar los casos individuales es imposible, porque hay tantos como personas pero, como "ningún hombre es una isla", los actos individuales tienen una repercusión social más o menos amplia. Si pasamos del caso individual al social, una consecuencia inevitable de esa ideología, inculcada hoy a presión, es la devaluación de la familia, el aumento de la promiscuidad también heterosexual, de una concepción puramente egoísta del sexo, con sus efectos sobre la reproducción, aumento del aborto, la droga, juventud "botellonera", etc. Que forman, ya lo he dicho otras veces, fenómenos concomitantes relacionados con las ideologías progres hoy en ascenso: ecologismo (no se olvide su concepción del ser humano como destructor del planeta y de la necesidad de reducir drásticamente la población), feminismo (ideología homosexualista), homosexualismo propiamente dicho, socialismo y otras.

Teniendo esto en cuenta, si bien es imposible analizar la cuestión a partir de casos individuales, podemos en cambio observar con bastante claridad la repercusión social de una ideología. Ocurre como con la violencia doméstica: no podemos calcular su grado de "normalidad" en el sentido de habitualidad, porque no sabemos qué ocurre en la privacidad de las familias, pero a través de sus manifestaciones más extremas e indisimulables, como muertes y lesiones que llevan al hospital, nos hacemos una idea de su amplitud y tendencia. El homosexualismo va mucho más allá del respeto a las personas, homosexuales o no, y está cargado de odio, aunque cree que su odio está justificado y el de los demás debe castigarse. Y tiene consecuencias sociales fácilmente observables. Muy negativas, en mi opinión.

––––––––––––––––––––––

****Un artículo muy interesante de mi amigo Pepín Calaza: http://www.farodevigo.es/opinion/2010/07/18/polanski-mitterrand-turing-iglesia-catolica-medidas/456908.html.

****La Guardia Civil, forzada a dejar de patrullar en aguas españolas en GibraltarLa esencia de este gobierno es la traición a España. Algo mucho más grave que la oleada de corrupción del felipismo. Algún día esa gente deberá ser juzgada por sus delitos, como lo fueron algunos responsables del felipismo, pero mucho más estrechamente. A no ser que entre tanto hayan conseguido descomponer por completo la democracia española.

****Blog: "Lamento este encontronazo entre dos de los intelectuales más potentes que escriben en LD., y, además, que lo sea por una materia en la que los dos estáis en la misma trinchera defendiendo similares o idénticos postulados. Me deja un sabor amargo, ciertamente". Pues no tiene por qué. Seguimos en la misma trinchera, no considero enemigos a ningunos de mis contradictores, sino lo contrario, y debatir no hace daño más que cuando toma un tinte personalista o se intenta imponer por la mera fuerza un punto de vista, como hacen en general los "historiadores" progres. El debate es signo de vida, y una de las manifestaciones de la atonía intelectual de España es que, habiendo tantos asuntos a debatir, se debata tan poco.

Comentarios (164)

« 1 2 3 4 »

1 Hegemon1, día 19 de Julio de 2010 a las 09:08
No olvidemos que Zapo dijo que seguiría en el poder "Cueste lo que cueste". Nos está costando mucho y la factura a lo mejor no la podremos pagar jamás. Y sigue subiendo. Así que nos costará nuestra soberania no sólo en Gibraltar sino en Ceuta y Melilla y quién sabe si en Canarias, amén de Cataluña y lo que por nación sea cuestionable después de 2000 años de historia. Esa es la herencia de Zapo. Herencia a pesar de seguir vivito y coleando el difunto.

Como para este tipejo todo es cuestionable, todo lo que a él le parezca menos aquello que forma parte de su mente iluminada y su sectarismo esquizofrénico y ocurrente.

Pero entra en escena otra visión de este loco. El separarse radicalmente hacer lo contrario a aquella política que Aznar hizo. Evitar un Pertejil, en su día tan cuestionado y burlado. Alejarse lo más posible de aquella política que hizo Franco de firmeza ante los británicos con Gibraltar. Esa es la cuestión. Zapo es un innovador cobarde. Firmeza, dignidad y honor es la única política y postura práctica que los ingleses entienden. Los ingleses explotan muy bien la debilidad. Se lo ponemos en bandeja.
2 LeonAnto, día 19 de Julio de 2010 a las 09:46
D. Pío, parafraseando a Pemán, su opinión de hoy, respecto al homosexualismo, es un vaso de agua clara.
3 Son, día 19 de Julio de 2010 a las 09:55
Otro vaso de agua clara, efectivamente.

El homosexualismo pretende IMPONER su visión de la sexualidad, predicando que tener sarna y rascarse es mejor que no tener sarna.

4 coitadin, día 19 de Julio de 2010 a las 10:09
Desde mi total consideración y afecto a mis amigos homosexuales, estoy mucho más de acuerdo con usted que con don Federico. Creo que no nos damos cuenta de hasta qué punto lo políticamente "corregido" influye en nuestra manera de pensar.

Polémicas como esta nos ayudan a muchos a pensar. Una polémica entre personas honradas siempre será bien recibida
5 Profeseu, día 19 de Julio de 2010 a las 10:18
¿Quién podía imaginar hace bien poco que un escritor como Pío Moa iba a hacer como siempre hace: defender la razón y la verdad más accesible a todos, más natural y básica, frente a un batallón de relativistas morales y hedonistas teóricos del 'staff' de... "Libertad Digital"????
6 Apolinar, día 19 de Julio de 2010 a las 10:46
Una vez más, don Pío, le felicito por su artículo. El de hoy es magnífico, hace mucho que no leía uno tan bueno.
Cuídese.
7 Hegemon1, día 19 de Julio de 2010 a las 10:46
Moa ha dado en el clavo al hablar de la familia y la sexualidad. El homosexualismo ha dado muestras suficientes de despreciar el concepto de familia tradicional porque precisamente sus orientaciones sexuales no son las adecuadas para crear una familia. En eso tiene toda la razón Moa. Los "heterófobos" buscan una nueva concepción de la familia a su medida, en la puedan entrar incluso con calzador. En muchos casos la pretenden imponer. Es una idea que necesita mucho estudio porque el impacto puede ser muy grave, gravedad que ellos minimizan y desprecian, postura que agrava mucho más el problema.

El problema del homsexualismo lo ha dicho Moa, la promiscuidad y otras cosas que menciona en este artículo, muy acertado. Pero lo políticamente correcto es no mencionarlo, omitirlo, como si no existiera. Se permite todo. Ese es el verdadero problema de la mafia gay.

Por otra parte si que es cierto, por imposición natural, que la familia o la formación de la familia está estrechamente vinculada con la sexualidad y la procreación. Así es. La procreación es uno de los puntos más importantes de la sexualidad y una de sus razones de ser, pero no el único. No sólo somos conejos y como animales racionales hemos explorado otras formas de hacer sexo dentro de una moral, una virtud, un decoro y una medida que nos hace libres y disfrute del cuerpo y alma. No sólo nos alimentamos, sabemos que alimentarse, como procrear es algo natural y necesario, pero por eso no despreciamos y hemos sido capaces de descubrir nuevas formas de preparar los alimentos, de cocinarlos, de explotar sus gustos, de acompañarlos con bebidas como el vino que potencian su disfrute y por ello no nos hemos degenerado. Lo mismo con el sexo. Pero en una cosa le doy totalmente la razón y se encuantra toda la esencia:

"Pero la libertad deja de serlo si no se acompaña de la responsabilidad personal, y en la sexualidad --exceptuando la masturbación, que diría algún pastor de Porriño--, la posibilidad de dañar a otros es muy grande. "
8 CarlosM, día 19 de Julio de 2010 a las 11:28
Afirma usted: "la naturaleza, llamémosla así, ha creado hombres y mujeres, no sabemos por qué".

No es así. Sabemos perfectamente bien por qué y por eso, porque lo sabemos perfectamente bien, podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que hay una orientación conforme a la naturaleza del ser humano, la heterosexual, y otras, muchas de las demás, que serán todo lo respetables y placenteras que se quiera, pero que son contrarias a la naturaleza del ser humano.

http://carlosmc10.spaces.live.com/blog/cns!2C5E6A6...

http://carlosmc10.spaces.live.com/blog/cns!2C5E6A6...

9 Hegemon1, día 19 de Julio de 2010 a las 11:36
8#

La naturaleza también ha creado hermafroditas. ¿Se ha equivocado?

Dice bien Moa en decir no saber muy bien por qué. El caso es que la naturaleza podía haber creado hombres con poder de gestación y reproducción y sólo crear seres humanos masculinos. ¿No le parece?
10 Hegemon1, día 19 de Julio de 2010 a las 11:38
También es contrario a la naturaleza del ser humano el volar y sin embargo volamos. ¿Estamos degenerando?

Se que estoy comparando cosas diferentes pero también se que decir algo por decir y por que sí no es debate.
11 Hegemon1, día 19 de Julio de 2010 a las 11:40
¿Y como sabemos que la naturaleza no se ha equivocado con aquellos hombres que se sienten más mujeres que hombres o aquellas mujeres que se sienten más hombres que mujeres?

¿Les aplicamos las práticas nazis?
12 egarense, día 19 de Julio de 2010 a las 11:45
#9 Hegemon1

La naturaleza también ha creado hermafroditas. Incluso según la Teosofía, el principio de la tercera raza dio seres hermafroditas, la división en sexos, sobrevino a la mitad de dicha raza...

Pero lógicamente cuando hay separación de sexos, es porque la experiencia que ello supone es necesaria para la humanidad. Primero porque hombres y mujeres tienen que encontrarse para procrear, y segundo porque es necesaria la experiencia de lo que es ser un hombre y una mujer para el alma. Luego la homosexualidad, cuando es innata, responde a una alteración físico/emocional (cuerpo físico y cuerpo astral, incluso cuerpo mental).

Otra cosa es "como decía Katakrok" es que las prácticas homosexuales sean normales entre hombres/hombres, mujeres/mujeres, sobre todo en la pubertad, al despertar la sexualidad. Pero que uno se acueste con un hombre, no tiene porque significar que no le gusten las mujeres, que en mi opinión es lo que marca la diferencia...
13 alterego, día 19 de Julio de 2010 a las 11:49
Excelente artículo.

Comprenda nuestra preocupación D. Pío, ya hemos visto algunos cismas en este grupo (German Yankee, J.C. Girauta) por motivos menores, y nos preocupa que pueda producirse.

Por supuesto que debe haber debate en el grupo, pero a veces vemos fantasmas donde no los hay.
14 egarense, día 19 de Julio de 2010 a las 11:50
#11

No, simplemente se les deja en paz. Es que la discusión no era esa. La discusión es pretender que la homosexualidad es la norma. O sea, comulgar con ruedas de molino. Y eso ni usted estaría dispuesto a hacerlo (digo lo de comulgar con ruedas de molino).
15 rawolf, día 19 de Julio de 2010 a las 12:01
Después de tanta polémica, creo que ha llegado la hora de coger el toro por los cuernos, dejarnos de normalidades o anormalidades, y plantear el asunto con toda su crudeza. La homosexualidad,

- ¿es buena o mala?,
- ¿en relación a qué es buena o mala?,
- si fuera mala, ¿es un comportamiento tolerable?.

Lo primero es lo primero, ¿qué es la homosexualidad?. Según la RAE, es la inclinación hacia la relación erótica con individuos del mismo sexo; para centrar el debate, entre adultos y de forma voluntaria, añado.

La bondad o maldad de un comportamiento sólo puede ser analizada en el ámbito individual o en el ámbito social. Es decir, la homosexualidad, ¿es buena o mala para el individuo que la practica?, ¿es buena o mala para el progreso de la sociedad?.

Desde el punto de vista individual, todos tenemos una tendencia innata a buscar estados más placenteros y a actuar para lograrlos. La valoración de dichos estados es subjetiva, es decir personal e intransferible, por tanto, que el estado resultante de practicar la homosexualidad sea mejor que sus alternativas es algo que sólo puede enjuiciar el individuo que decide actuar de esa manera.

Desde el punto de vista del progreso social, entendiendo éste como una situación dinámica en la que cada vez más seres humanos pueden buscar libremente su felicidad, ¿es buena o mala la homosexualidad?.

Que cada vez un mayor número de seres humanos puedan buscar la felicidad, depende, en gran medida, de que cada vez un número mayor se vean libres (hasta cierto punto) de preocuparse por el alimento, el cobijo, la seguridad y la enfermedad. Esto exige un progreso continúo del conocimiento y como nuestra mente es limitada, un mayor número de mentes que lo sustenten. Para aclarar la idea, tomemos como ejemplo la película MADMAX donde subsisten ciertos artefactos creados en un estado de civilización superior, pero, debido al escaso número de seres humanos que puedan sostener el esfuerzo civilizador y la continuidad del progreso del conocimiento, se cae en la barbarie. Podemos elegir entre ser pocos y pobres o muchos y ricos. Los planteamientos que abogan por una reducción de la población para que los queden vivan mejor parten de la falacia de que los recursos son limitados cuando, gracias a la capacidad creadora humana, NO EXISTE LIMITACION DE RECURSOS. Un artefacto que reduzca a la mitad el consumo de combustible (creatividad humana) equivale a duplicar las reservas de petróleo conocidas. El enfoque malthusiano coloca al hombre en la categoría de las ratas o las bacterias.

Una conducta cuya generalización implique la limitación o desaparición del impulso demográfico es perniciosa para el desarrollo de la civilización. En este sentido la homosexualidad es mala.

Pero es que, además, la sociedad es un entramado de conductas pautadas desarrolladas por mucha gente durante mucho tiempo. Aquellos esquemas sociales que mejor han permitido el libre ejercicio de capacidad creadora innata del hombre son los que han alcanzado un mayor grado de civilización. Creo que nadie pondrá en duda que la familia ha sido uno de los pilares fundamentales de la sociedad. La homosexualidad, al impedir o limitar el desarrollo de ese entorno favorable para el necesario impulso demográfico, va en contra de una institución que ha costado mucho esfuerzo y tiempo crear y que se ha demostrado como generadora de progreso. En este sentido también es mala.

¿Hay que perseguir y castigar por ello la homosexualidad?

No, porque si lo hiciéramos estaríamos atacando la columna fundamental del orden social liberal: la capacidad de actuar libremente en la medida en que mi comportamiento no afecte de manera explícita y directa a la vida y propiedad ajenas o impida el cumplimiento de acuerdos legítimos libremente contraídos entre las partes.
El remedio de perseguir la homosexualidad por contraria al progreso de la civilización sería peor que la enfermedad, destruiría, más rápidamente, las bases del orden social liberal.
Otra cosa es comulgar con ruedas de molino, renunciando a conocer las consecuencias de determinados comportamientos y propagándolos como inocuos, especialmente a niños y jóvenes en proceso de formación.
16 Hegemon1, día 19 de Julio de 2010 a las 12:03
14#

Si me ha leido bien sabrá que no digo que la homosexualidad es la norma. Es más, he dicho que es lo poco habitual, lo anormal, aunque esta última palabra no gusta mucho, ni siquiera a Federico cuando es perfectamente utilizable según la definición del RAE:

anormal.

(De a-2 y normal).


1. adj. Que accidentalmente se halla fuera de su natural estado o de las condiciones que le son inherentes.

2. adj. infrecuente.

3. com. Persona cuyo desarrollo físico o intelectual es inferior al que corresponde a su edad.

La tercera no es más que un significado medico que nada tiene que ver con la sexualidad. Que nadie se escandalice entonces por decir que la homosexulaidad es una anormalidad del ser humano. Otra cosa es que sea llevadera, totalmente lícita, perfectamente practicable dentro de los decoros, virtudes y responsabilidades que ya hemos mencionado.
17 sinrocom, día 19 de Julio de 2010 a las 12:11
11
Tambien la naturaleza ha dotado al hombre con el instinto criminal. El asesinato es algo que cualquier hombre puede cometer. No por eso los hombres tenemos que estar matandonos los unos a los otros.

Vivimos en tiempos masoquistas (socialmente hablando). Todas las cosas que estan sucediendo no suceden por ser beneficiosas para el desarrollo y equilibrio de nuestra sociedad. Somos victimas del trazado sociopolitico de un sector minoritario que con este nuevo condicionamiento ha conseguido sujetar las riendas y mantener sus objetivos de poder.
La propagacion de la homosexualidad es totalmente contraproducente para el desarrollo de la sociedad, como la expansion islamica en nuestro suelo, como la descuartizacion autonomica y nacionalista de nuestro pais, como el aborto, como la falta de disciplina en el sistema educativo, la falta de patriotismo en los espanholes, como el buenismo imbecilizado inculcado en un buen sector de nuestros conciudadanos, como la falta de justicia y proteccion estatal al ciudadano, como casi dos millones de inmigrantes cobrando el paro y otro tanto (ilegales), capaz de trabajar por la mitad que lo que trabajaria un espanhol, (en negro, claro).
Al final todo son taras, y al final todos somos las victimas.



18 egarense, día 19 de Julio de 2010 a las 12:11
Otra cosa es comulgar con ruedas de molino, renunciando a conocer las consecuencias de determinados comportamientos y propagándolos como inocuos, especialmente a niños y jóvenes en proceso de formación.

Me parece importarte darle atención a esta parte de su mensaje, pero no sin antes decir que incidir en la normalidad y la supuesta desgracia que pueda suponer ser homosexual era el caballo de batalla de la discusión Moa/Losantos...

Por supuesto se puede abundar en el tema. Vuelvo a insistir sobre el tema de la pubertad. Personalmente en esta etapa tuve alguna experiencia con otros niños, lo cual considero normal, porque uno está descubriendo su cuerpo, y es más fácil, al menos en mi época, hacerlo con compañeros que con compañeras. Luego esto se olvida, y uno sigue sus inclinaciones naturales. Lo malo es cuando a los niños les llega un mensaje confuso, ambiguo, más en una época en que no existen unos normas ético-morales claras en la sociedad. Donde desde el Estado hasta en la escuela se fomentan determinadas pautas destructivas en mi opinión.

Yo creo que deberiamos volver atrás en este tema. Hacerle ver a nuestros adolescentes que la homosexualidad no es una elección como el que elige que deporte me gusta, si soy del Barçá o del Madrid, o si soy pijo o heavy...
19 kabardin, día 19 de Julio de 2010 a las 12:11
En mi opinión la más completa aproximación a la controversia nos la ofrece tantoda7 en el comentario nº10 del hilo anterior.

"Si la normalidad resulta de la aplicación de la norma, lo que hay que valorar es la norma. En el caso que nos ocupa, la cuestión sería si la norma concreta es una regla impuesta por instancias ajenas al hombre -ideologías, creencias...- o si es algo inherente al ser humano.
En este último caso, por mucho que se quiera, la norma seguirá siéndolo pese a quien pese, y el abandono de la norma no comportará, a largo plazo beneficios ni al individuo ni a la sociedad que prescinde de la norma.
El análisis sin prejuicios de los efectos a largo plazo del abandono de la norma debería permitir saber si la norma es impuesta o no por la naturaleza."
20 egarense, día 19 de Julio de 2010 a las 12:17
Yo creo que deberiamos volver atrás en este tema. Hacerle ver a nuestros adolescentes que la homosexualidad no es una elección como el que elige que deporte me gusta, si soy del Barçá o del Madrid, o si soy pijo o heavy...

Efectivamente. Homosexual se es o no se es, en función de una inclinación natural en cada uno, aunque la inclinación homosexual a mí no me parece natural. Pero todos sabemos que hay quien nace, como aquel que dice, siendo homosexual. Esto no tiene porque ser un drama para quien se encuentra en esta situación. Y eso es trabajo de todos en la sociedad. Hay que comprenderlos, aceptarlos e integrarlos y respetarlos. Pero en ningún en caso es para un adolescente una elección.

O sea, como a muchos les oyes dice. Yo he elegido ser esto o lo otro. Esto es el fruto de una mala educacion, por ser generoso, y siendo realista de una perversa educación, perfectemante diseñada, para socavar los pilares de la sociedad tradicional. La homosexualidad real (no acostarse puntualmente, o menos puntualmente con seres del mismo sexo), no es una elección...
21 Eczeo, día 19 de Julio de 2010 a las 12:20
Mi agradecimiento, Pio Moa, por poner por escrito lo que pensamos muchos, muchísimos, y no puede decirse hoy en día. Por lo visto, tampoco puede decirse en LD. ¡Quién lo iba a pensar! Federico ya ha puesto una línea roja para que el debate no vaya más allá. Es una pena comprobar cómo el pensamiento políticamente correcto afecta a mentes tan preclaras como la de FJL, quien aún no se ha enterado de qué va la discusión.

Suerte y gracias de nuevo, Sr. Moa, por su valentía.
22 Hegemon1, día 19 de Julio de 2010 a las 12:50
20#

Efectivamente no es una elección. Has dado en el clavo. Como dicen más arriba, se intenta cambiar la norma, lo normal, haciendo de lo anormal, la norma. Es lo que a mi juicio pretenden los lobby gay, cambiar la norma y hacer de tus gustos sexuales una elección y no algo natural. Como ellos saben que lo natural es ser hetero, lo más usual y la tendencia mayoritaria, se revelan e intentan imponer una forma de pensar en la que lo anormal no es tal y lo convierten en simple elección, en simple voluntad. De ahí que las nuevas tácticas pornográficas camufladas de "educación sexual" en las escuelas vayan encaminadas a señalar al joven, al niño, a la persona en formación que no se tiene que ser heterosexual porque si, o porque sea lo más normal o lo habitual o porque sea tu propia elección o voluntad ya que así te lo pide el cuerpo sino que tienes muchas más formas de sexualidad y como esta sociedad es tan cerrada y con unos cánones e iconos establecidos a lo mejor te está confundiendo y te hace creer que eres hetero y no lo eres. De ahí que también ciertos "pederastas encubiertos" y disfrazados de progres sobrepasen los limites de proponer que los jovenes sean iniciados en el sexo por los mayores, más experimentados, como ya hemos dicho aquí. De ahí los panfletos de "como masturbarse y de cómo descubrir placeres dejándote "tocar" por tus amigas o amigos" como indicaban los panfletos de la Comunidad de Castilla la Mancha, Extremadura o Cataluña. De ahí los talleres "pornográficos" de la Junta de Extremadura. Se intenta dirigir la sexualidad de la persona en vez de dejarla surgir de forma natural y por libre elección. Se intenta confundir y forzar la voluntad del individuo sexualmente. Eso es lo verdaderamente peligroso y eso es lo que ha pasado el limite de lo tolerable. Esa es la degración y la desviación que hay que denunciar y eliminar.

Esa es también una causa denunciable desde el liberalismo. Existe una homosexualidad "natural" que no tiene porque ser una desgracia, otra que si lo puede ser pero existe también aquella que intenta imponer su orientación como la normal y a la que hay que dirigir a todo el mundo. Eso es también, desde el punto de vista liberal, mucho más criticable, de obligada discusión y por supuesto oposición.
23 CarlosM, día 19 de Julio de 2010 a las 13:16
#9,#10...

Haqemon1:

ni te enteras, ni te quieres enterar.

No voy a perder más tiempo contigo que el mínimamente preciso para decirte que sí, que la naturaleza ha creado algunas especies hermafroditas pero que no es este el caso de la especie humana. Entiende que no estamos hablando de eso ni de volar en avión. Entiendo que te cueste comprenderlo, pero no es ese el fundamento del discurso.

#sinrocom:

no confundas los instintos tróficos (supervivencia, perpetuación de la especie) con el que llamas "instinto criminal". Parece que has oído campanas y no sabes muy bien donde. El que alguien haya denominado "instinto criminal" a la apetencia de algunos casos raros por la criminalidad, no quiere decir que este "instinto" tenga nada que ver con los fisiológicos y naturales.

24 Munzenbe, día 19 de Julio de 2010 a las 13:16
Fantástico artículo.

Hay una serie de datos sobre la homosexualidad que son sistemáticamente censurados por la cultura dominante. Muchos los conocen, pero evitan mencionarlos por temor a parecer homófobos, o por delicadeza, por no ofender a los homosexuales. Por ejemplo, la esperanza media de vida es notablemente más baja entre los homosexuales. El consumo de alcohol y estupefacientes, más alto. La promiscuidad, mucho más alta que entre los hetero. La estabilidad de las parejas, muy infrecuente (aunque no imposible).

"Homosexualizar" la sociedad no significa buscar que todo el mundo se vuelva homosexual, sino más bien extender a la mayoría heterosexual el patrón de conducta amorosa (promiscuo, desligado del compromiso y los sentimientos, incapaz de servir de fundamento a una familia) típico del mundo homosexual. En ello estamos. Y se está consiguiendo: la nupcialidad desciende, la cohabitación cobra carta de naturaleza como modelo normal de relación (eso sí, las parejas de hecho duran mucho menos que los matrimonios: está estudiado), la natalidad está por los suelos, el porcentaje de nacimientos fuera del matrimonio crece constantemente ...

Enhorabuena a los "homosexualistas". Van ganando.
25 Hegemon1, día 19 de Julio de 2010 a las 13:19
23@

Será, será eso. Que no me entero oq ue tú no sabes lo que dices o no lo sabes expresar bien. Por eso te doy la razón. Es perder el tiempo.
26 bacon, día 19 de Julio de 2010 a las 13:27
CarlosM 23
"El que alguien haya denominado "instinto criminal" a la apetencia de algunos casos raros por la criminalidad, no quiere decir que este "instinto" tenga nada que ver con los fisiológicos y naturales"

Como sabes, hay seres humanos a los que se denomina psicópatas que no tienen empatía por sus semejantes y no sienten ninguna culpabilidad si matan o violan. Por lo que dicen quienes saben del asunto, no tienen ni cura ni remedio.
Creo que puede entenderse la mención a instinto criminal como referida a algo como lo que sufren esas personas.
27 Katakrok, día 19 de Julio de 2010 a las 13:28
Pedromar ayer a mí: "Son los homosexuales unos desgraciados y unos tarados ¿sí o no?
Si lo son di por qué, y si no lo son sé coherente y cállate de una vez, porque eso es lo que se debate y no otra cosa."
Es que no sólo se debate eso, se debate también si la homosexualidad es o no anormal. Yo he dicho que sí lo es y por qué, y Pedromar sigue sin constestarme.
28 catlo, día 19 de Julio de 2010 a las 13:29
Desde luego, no se sabe por qué la naturaleza es así o asá. Las ciencias duras hace tiempo que abandonaron el determinismo y el principio de causalidad, pero las ciencias humanas siguen aferradas a un preocupante determinismo que en manos del poder político causa estragos. Está pasando con la meteorología que debiera ser una ciencia dura y está contaminada de ideología ecologista.
Nada en la naturaleza tiene sentido, pero la condición humana nace precisamente buscando sentido a la experiencia del sexo y de la muerte. Así nacen los sistemas simbólicos y las civilizaciones. Nada garantiza que nuestra civilización vaya a subsistir mucho tiempo, una vez que ha renunciado a las estructuras simbólicas que han permitido su construcción. El nihilismo generalizado es una de las banderas del homosexualismo.
29 bacon, día 19 de Julio de 2010 a las 13:37
Alguien, puede que pedromar, escribió a propósito de esta polémica que había que dejarse de si era normal o no, y que lo importante era ponerse de acuerdo en si determinada forma de sexualidad es buena o mala, si es que tales categorías se pueden aplicar, que es justamente lo que se discute.

Rawolf (15) dice "Una conducta cuya generalización implique la limitación o desaparición del impulso demográfico es perniciosa para el desarrollo de la civilización. En este sentido la homosexualidad es mala"

Podríamos pensar que, sin embargo, es una elección individual y que, aunque sea mala para la sociedad como conjunto, no cabe considerar mala la homosexualidad, como tampoco cabe considerar mala la opción del celibato.

Sin embargo, suele tenderse a olvidar lo que escribe Munzenbe en 24:

"Hay una serie de datos sobre la homosexualidad que son sistemáticamente censurados por la cultura dominante. Muchos los conocen, pero evitan mencionarlos por temor a parecer homófobos, o por delicadeza, por no ofender a los homosexuales. Por ejemplo, la esperanza media de vida es notablemente más baja entre los homosexuales. El consumo de alcohol y estupefacientes, más alto. La promiscuidad, mucho más alta que entre los hetero. La estabilidad de las parejas, muy infrecuente (aunque no imposible)"

Eso es lo grave.
Si esos datos existen y son así, pero no se quere hablar de ellos por corrección política, eso ¿lo aplaudirían también quienes en esta polémica están a favor de Fedrico y contra Moa?.

Esos "defensores de la libertad" ¿aplauden también que las presiones violentas de los homosexualistas hayan forzado a la asociación estadounidense de psiquiatría a retirar la homosexualidad de su catálogo de enfermedades mentales? ¿Consideran tales presiones violentas un ejercicio de libertad?
30 sinrocom, día 19 de Julio de 2010 a las 13:39
23
CarlosM.
La homosexualidad es algo que se puede propagar, si existe una predisposicion social y una promocion dentro del sistema educativo y los medios de difusion, al igual que el instinto asesino en las personas, similar al que en tiempos de la republica el gobierno republicano inculco a sus votantes.
31 kufisto, día 19 de Julio de 2010 a las 13:42
Madre de Dios, desde el primer piso del infierno:

ho-mo-se-suaaaaaal. Corta el rollo ya, Pío. No seas cabezón, ya has demostrao que los tienes bien puestos.

¿Dónde dices que guardan la bomba atómica?
Échame una porque yo ya no pueo má.
32 Contable, día 19 de Julio de 2010 a las 13:46

La mariconería es como hurgarse las narices, o escupir en la calle: Vicios. Y vicios que dan asco.

Aquí ya están tan desmadrados que montan un espectáculo con lo del orgullo guehi.

Y llevan años intentando montar el día del orgullo pederasta.

Degenerados.

33 Contable, día 19 de Julio de 2010 a las 13:49
No digo que a los sarasas, faldillas, bestialistas, y asimilados haya que ejecutarles, como propugna y hace la Alianza de Civilizaciones (con Irán al frente).

Pero los maricas, me dan asco.

Y sobre gustos, no hay disputas. nadie me puede hacer comulgar con rueda de molino, y aguantar a un marica al lado.

Y me da igual que sea del género "victimista" que del musculitos que va al gimnasio. No trago.

Igual me pasa con los ladrones, drogadictos, sirleros, violadore, y demás gentes de lo marginal...

No los trago.
34 kufisto, día 19 de Julio de 2010 a las 13:50
José (Pepito) Bono (Malus) y Anal Rodrígues se separan. De mutuo acuerdo y manera amistosa.

Noticia de portada en LD.

Estoy tan cansado y tan harto...(mutuo acuerdo y manera amistosa).

Mutuo acuerdo y manera amistosa,

a un perro no se le deja tan tirao como me dejó a mí. Ni a una rata. Maldita cerda!. Así te pudras en donde andes (en los Andes). Maldita. Maldita.

Ójala no te hubiera conocido.
35 Contable, día 19 de Julio de 2010 a las 13:51
Me preguntan más arriba que qué tal mi vida sexual.

Podría responder que qué le importa. Pero voy a ir un paso más allá: tranquila, ordenada, y sin sobresaltos.

No voy por las calles mirando por encima del hombro a ver si me sigue algún agente de la ley, y por las noches duermo bien.
36 jav1356, día 19 de Julio de 2010 a las 13:52
En el Blog de Federico me han censurado un comentario de solidaridad con Moa, en el que me quejaba de la intolerancia y falta de matices analíticos con que Marco y Federico han tratado las opiniones de Moa. Liberalismo no es indiferencia moral ante las costumbres, sino respeto a las opiniones ajenas. Espero mejor trato esta vez.
37 Contable, día 19 de Julio de 2010 a las 13:54
Y así, más o menos, en todos los órdenes de la vida. No me bebo lo que me sienta mal. No me como lo que me sienta mal (por calidad o cantidad). No me salto los semáforos en rojo, no voy detrás de las mujeres de otros (por no hablar de las furcias),... Lo típico para llevar una vida ordenada y regular.

Me acuesto temprano y me levanto más temprano aún.

Lo que se dice una vida tranquilita y sin sobresaltos.
38 Contable, día 19 de Julio de 2010 a las 13:57
¿Las diferencias con los zeroliodeos?

TODAS

Como debe ser. Empezando por que yo no tengo los horarios cambiados.

---

Cada vez que veo a un zeroloideo, pienso a qué grupo pertenecera

- A los de la Órden de los Caballeros del VIH.

- A los que esperan turno para entrar en la Órden.

---

Ya sabemos, los que iniciaron, fomentaron, acrecentaron, y ahora mantienen la pandemia.
39 Contable, día 19 de Julio de 2010 a las 14:00
Diferencias:

¿Qué probabilidad hay de qua alguien como yo contraiga el VIH?

¿Y de que la transmita?

---

A la primera cuestión, por vía gimnasia reproductiva = Nula; por vía parenteral por drogas = Nula; por vía transferencia de sangre infectada = Remota, y cada vez más.

40 kufisto, día 19 de Julio de 2010 a las 14:02
Voy a hacer 37 el 22. Creí que moriría con 36. Desde hace años. He andado cerca, pero parece ser que lo voy a superar.

Me da igual. Así me fulminara un rayo ahora mismo.

Al menos hubiera tenido razón.
41 Contable, día 19 de Julio de 2010 a las 14:04
Me viene a la mente un millonario mariquita de los USA. Él decía ser "bisex", es decir, le debían gustar los hombres y los niños.

Estes señor contrajo el VIH, y cuando estuvo seguro de tenerlo, se dedicó lo que le quedaba de vida a corromper a niños y niñas sanos que tuviesen cierto ansia de dinero. Y se dedicó a extender la enfermedad.

Cuando murió de VIH (SIDA por medio), había contagiado la emnfermedad a más de 2.800 críos y crías que no sólo estaban sanos, sino que habían sido iniciados en esa especial forma de prostitución por él.

Y alardeaba de que gracias a tener tantísimo dinero, no se había ido sólo. Se iba a llevar a casi 3.000 personas de forma directa por delante. Y añadía que ellos y ellas eran muy viciosillos.

Y así, son la mayoría.

42 kufisto, día 19 de Julio de 2010 a las 14:11
Pues igual que un hetero que pilla un fusil y se carga a 16 antes de pegarse un tiro en la boca.

¿Qué pasa? ¿Envidia?

A nadie le gusta morir en soledad.

No tengas miedo, que decía el papa botijo. A más, a más...ya no son tus horas, a momí.
43 Hegemon1, día 19 de Julio de 2010 a las 14:17
42#

Efectivamente Kufisto. Es que todos lo que no tenemos una vida ordenada y modélica damos asco.
44 Hegemon1, día 19 de Julio de 2010 a las 14:20
A saber lo que será eso de vida sexual ordenada, tranquila y sin sobresaltos. Miedo me da.

A mi no me importa nada como tampoco te debe importar a tí lo que hagan los demás así te evitarías malos tragos y ascos que dices tener.
45 kufisto, día 19 de Julio de 2010 a las 14:23
Hola Hegemon,

será eso, será eso...a mí ya me da igual (y hoy ni te cuento), pero si alguien viniera a por mí... me lo comería a bocaos.

De pie. Hasta el final.
46 Katakrok, día 19 de Julio de 2010 a las 14:25
Levanta ese ánimo, Kufisto, que no te veo muy bien que digamos.
Oye: ¿qué te censuraron aquí ayer de madrugada?
47 punt, día 19 de Julio de 2010 a las 14:36
Aprovechando que D. Pío ha introducido la comparación entre ser o no homosexual y ser hincha de un equipo de fútbol u otro, creo que la compración puede ir más allá de lo comentado en el artículo (que la diferencia entre equipos se limita a quién juega mejor).

Me parece que la diferencia entre quienes juegan mejor o peor sólo se correspondería con la diferencia entre quienes dominen mejor o peor las artes amatorias, pero sin cambios cualitativos en su tendencia sexual. Por el contrario, el equivalente futbolístico de la homosexualidad sería, más bien, el ser hincha de un equipo que juegue a meter los goles en propia meta.

Lo natural en el futbol (tanto por lo frecuente como por lo razonable) es intentar meter los goles en la portería contraria, no en la propia. ¿A dónde podría conducir, pues, un juego que se base en meter los goles en la propia portería en lugar de en la contraria?

Imagino que de esta breve reflexión, entre seria y jocosa, no se podrá deducir apenas nada mínimamente relevante, pero no puedo evitar tener la sensación de que algo hay de todo ello en esta polémica.

Un saludo.
48 CarlosM, día 19 de Julio de 2010 a las 14:37
#26

Bacon

Lo malo de tener una cultura exclusivamente cinematográfica es, por ejemplo, leer la palabra "instinto" y creer que es lo mismo "instinto criminal" o "instinto básico" que los instintos a los que me refiero (de supervivencia, maternal, de conservación de la especie), innatos en el ser humano y que están impresos en él para la salvaguarda ya sea del individuo, ya de la especie.

Creeme, aunque al criminal también se le llame "instinto" son dos cosas diferentres.

49 bacon, día 19 de Julio de 2010 a las 14:44
CarlosM (48)
Estoy de acuerdo contigo y te creo, como me pides.
Lo que quería decir es que tu crítica a Sinrocom cuando él decía "Tambien la naturaleza ha dotado al hombre con el instinto criminal. El asesinato es algo que cualquier hombre puede cometer. No por eso los hombres tenemos que estar matandonos los unos a los otros" no tiene fundamento, puesto que él podría reformular su afirmación así:

"Algunas personas son psicópatas y como resultado cometen crimenes. No por el hecho de que esa tendencia sea algo natural y que no eligen vamos a decir que no sea mala o que no deba ser evitada por todos los medios".

¿qué opinas?
50 elgreco, día 19 de Julio de 2010 a las 14:45
Estoy más de acuerdo con el razonamiento de PIO
MOA,sobre la sexualidad, que el que ha hecho Federico, en su blog.

Comparto la idea de que es un misterio-cientifico
que aún no se ha dado explicación.

Podriamos decir que es una anormalidad, en cuanto
que lo general es la atracción sexual hacia la mujer y no sobre el hombre.

El fin de esa atracción, casi irresisble, es la
preservación de la especie, aunque lleve unido
el mayor placer que existe en el ser humano.

Esto no quiere decir que los homosexuales, sean
descriminados y privados de sus derechos como cualquier ciudadano.

« 1 2 3 4 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899