Pío Moa

« Un gobierno de ladrones | Principal | Protagonistas de la transición (y II) Los opositores »

El caso Regina Otaola / Protagonistas de la transición (I) los franquistas

15 de Junio de 2010 - 08:31:03 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti



****En Los últimos de Filipinas del domingo se trató el caso de Regina Otaola, vergonzosamente abandonada por el PP, al igual que María San Gil, Santiago Abascal y otros. Expuse la opinión de que estas personas valientes y ejemplares en una situación tan siniestra como la  creada en las Vascongadas, tienen poco que hacer en el PP rajoyano. Son señoritos y mindundillos como Basagoiti o el otro que atacaba especialmente a María San Gil, quienes dominan ese partido, y la retirada de la bandera española de su web es muchísimo más que una anécdota. Un partido  caracterizado por la colaboración con el PSOE en el intento de disgregar y hundir a España. He dicho que Rajoy colaboraba con el terrorismo etarra, y lo mantengo: la clave de esa colaboración por parte del gobierno ha sido el estatuto de Cataluña, oferta básica a la ETA. Y Rajoy, después de denunciar ese estatuto, ha pasado a imitarlo en Valencia y otros lugares, ha ayudado a inventar una nueva “realidad nacional” en Andalucía, etc. Mientras esto no se entienda y se considere al actual PP la alternativa, los rajoyes podrán seguir apuñalando por la espalda al país y a la democracia.



****Dice el gran maestre de una rama de la masonería que los masones no son quemaiglesias ni matacuras. Puede ser. Pero siempre han estado muy en las proximidades de la quema de iglesias y de la matanza de curas. Que nunca han denunciado como lo que realmente han sido: destrucción de nuestra herencia cultural y genocidio.

 

-------------------------------------------------------------

 

   La reforma no fue la de Fraga, sino la de Torcuato Fernández Miranda, que la diseñó, de Suárez, que la aplicó y le dio su impronta, y del rey Juan Carlos I, que la auspició desde el poder heredado de Franco. Areilza, cuando creía ser el elegido para dirigir la reforma, definió al rey como “el motor del cambio”, aserto que depende del sentido que se dé al término “motor”. Quizá lo fue más propiamente Torcuato, con Suárez como “motorista” y el rey como empresario. Pero no es cuestión muy relevante. Una breve semblanza de los  principales protagonistas, y también de los opositores, ayudará a entender  parte de las virtudes y defectos de la transición. 


   
 En verano de 1976, Juan Carlos tenía 38 años. Nacido en Roma en plena guerra civil española, era hijo de Don Juan y nieto de Alfonso XIII, el rey que en 1931 había entregado el poder a los republicanos. Teniendo diez años,  Franco convenció a Don Juan de la necesidad de educarlo en España, donde recibió enseñanza superior militar y universitaria, y específica por medio de tutores como Torcuato Fernández Miranda, el general Alfonso Armada y catedráticos distinguidos. No mostró mucha afición al estudio, según Franco, quien, no obstante, le cobró  cariño casi paternal. Informado el Caudillo de su escaso rendimiento en teoría militar, comentó: “un rey no necesita ser un experto en cuestiones bélicas. Le basta saber lo básico, ser hombre de honor y amar a España”. En otra ocasión declaró: “Aunque parece algo sometido a su padre, le considero persona inteligente y de carácter bondadoso. Muchos creen que es un poco infantil, pero esto se le pasará  una vez (…) conozca mejor el mundo y la manera de ser de la gente”; “Discurre muy bien y piensa por cuenta propia  (…) No creo que  en asuntos de política esté entregado a su padre”. Los críticos reprocharán al rey su escasez de lecturas. Le gustaban en cambio deportes como la vela, el esquí o las motos y era también un tanto mujeriego. Su mentor Fernández Miranda le animaba a que, más que leer, aprendiera “escuchando y mirando a su alrededor” y a “no fiarse de las apariencias”. Como fuere, iba a mostrar un agudo instinto político y facilidad de trato con muy variados personajes
.

   
Juan Carlos se casó en 1962, en Atenas, con la princesa Sofía de Grecia,  después de vencer algunos obstáculos derivados de la diferencia de religión (ortodoxa griega la de ella). El acontecimiento, de repercusión europea, dio lugar a roces entre padre e hijo,  pues Don Juan buscaba gestos de distanciamiento entre los recién casados y Franco, que no ocurrieron. Sofía había esperado un Caudillo “duro, seco, antipático”, pero encontró “un hombre sencillo, con ganas de agradar y muy tímido”. También le sorprendió el calor popular con que era acogido en Barcelona y otros lugares, pues le habían hecho creer lo contrario. Franco quedó encantado con la princesa, a quien describió como “muy agradable, inteligente y muy culta”, “sumamente inteligente y simpática”
.  

  
Juan Carlos debió de saber pronto que él, y no su padre, estaba destinado al trono. Quizá ello le causó algún conflicto interno, pero mostró siempre clara voluntad de reinar y supo calmar poco a poco la indignación de Don Juan, arguyendo que la monarquía solo podía volver a partir de la decisión de Franco. Durante la agonía de este, Juan Carlos parece haber pasado noches de insomnio ante una proyectada declaración del Conde de Barcelona,  en las que este se proclamaba heredero de la monarquía, “con deberes irrenunciables”, deslegitimaba al franquismo como “poder personal absoluto” y mencionaba al príncipe solo como “hijo y heredero”, cuestionando su realeza salida implícitamente de aquel “poder absoluto”. Tusell, algo oficiosamente, considera irrelevante la declaración, mientras que para Ansón fue un documento del mayor alcance político. La declaración salió a la luz en París apenas fallecido el Caudillo, pero ante el rápido reconocimiento de Juan Carlos como rey en las Cortes y la ausencia de signos de desplome del franquismo, Don Juan se resignó: el día 28 dio una alegría a su hijo con un mensaje secreto admitiendo el hecho consumado y anunciándole su abdicación para cuando el nuevo monarca creyera oportuno
.

 
  
 Parece que el príncipe correspondió al afecto de Franco. En el entierro se le vio emocionado, y, entrevistado años después por la frívola periodista inglesa Selina Scott, declaró: “No permito que en mi presencia se hable mal de Franco, porque entiendo que él me hizo rey”. No obstante la buena relación personal, en algún período imprecisable el aún príncipe fue cambiando sus ideas hacia un reformismo más o menos amplio. Para cuando Franco entraba en la agonía, pensaba en “organizar la derecha y contar también con la izquierda”; un síntoma  de su orientación fue su rechazo a Silva Muñoz, a pesar de su prestigio, como posible jefe de gobierno, por considerarlo “confesional”; y por la misma razón prescindió de López Rodó, uno de los mayores artífices del desarrollo español y uno de los políticos que más habían trabajado por llevarle al trono.  Pero no es fácil conocer su verdadero pensamiento al ser nombrado sucesor del Caudillo en 1969 y jurar los principios del Movimiento. Posteriormente sugirió haber tenido ya entonces un designio claro, viéndose obligado a la paciencia y el disimulo. Quizá. Desde luego, debía de encontrarse incómodo con los franquistas que sospechaban de él y de los borbones en general. Bastantes años después diría: “”Se necesitaban hombres nuevos, jóvenes (…) Bajo el franquismo, el poder absoluto lo ejercía un anciano. Y yo, recién llegado, era un hombre joven, con una necesidad casi física de rodearme de hombres jóvenes como yo”. La frase indica cierta superficialidad;  no faltaban los jóvenes franquistas poco afectos a él, mientras que  su principal mentor, Torcuato  Fernández Miranda, pertenecía a una generación anterior
.

 
  
Probablemente Juan Carlos, como otros políticos del régimen, veía en la monarquía la clave de todo, por sí misma y como símbolo de la continuidad histórica de España. Y antes o después debió de convencerse de que ese designio chocaba con el mantenimiento del franquismo en la Europa de entonces. El Movimiento solo podía continuar si el rey heredaba literalmente al Caudillo, y las familias del régimen permanecían unidas, cosas ambas en verdad imposibles.

 
                                                                ***

   
 Suárez, el hombre del monarca y de Torcuato, tenía mucho en común con el rey: era simpático, ambicioso,  deportista, extrovertido, con encanto personal y  trato “seductor”; y también a él se le acusaba de cierta frivolidad y pobreza intelectual. Nacido en Ávila y solo cinco años mayor que Juan Carlos, había estudiado Derecho en Salamanca. Hizo su carrera política desde 1958 en el sector más conservador del Movimiento. En 1967 fue procurador en Cortes por Ávila y gobernador civil de Segovia al año siguiente. Entre  1969, año de la sucesión en Juan Carlos, y 1973, dirigió Radio Televisión Española, en cuya utilización adquirió experiencia. Buscó protectores (Carrero, Herrero, Torcuato), hacia quienes se mostraba solícito y “disponible”, en expresión de Torcuato. Los pesos pesados del franquismo le tenían por hombre versátil y utilizable, pero de poca talla política. Torcuato y el rey lo habían introducido en el gabinete de Arias como agente e informador, y, según Fraga, hizo perder al gobierno dos meses con vanas discusiones en la comisión mixta, apoyándose en los sectores continuistas: “Es muy fácil comparar  los gobernadores civiles que  nombra Suárez en esa época con los que nombró después. Suárez jugó a dos cartas y dos momentos, y en ambos, a su promoción personal”
.

  
Pero el rey no lo había tenido en cuenta como posible sucesor de Arias hasta que, hacia febrero, Torcuato le convenció de sus cualidades como hombre de acción, sin muchas ideas o convicciones, pero fiel, dispuesto y hábil en el trato con los demás, dones necesarios para la tarea. Contra Areilza y Fraga pesaban precisamente sus ideas y relevancia política, según Torcuato: “La personalidad de Areilza o la de Fraga darían lugar a un Gobierno Areilza o a un Gobierno Fraga”, mientras que “Suárez garantizaba un Gobierno del Rey”. Y de Torcuato, obviamente
.  

  
Y Suárez aceptó con la mayor naturalidad. Mientras bastantes políticos vacilaban ante las responsabilidades derivadas de encarrilar un cambio inevitablemente complejo y arriesgado,  Suárez no parecía tener ninguna duda o inhibición. Cuando Ortí Bordás, rechazó la oferta de Fernando Herrero Tejedor de presidir la asociación UDPE, primer intento de organizar a un amplio sector del franquismo con vistas a la nueva situación, Suárez se acercó y dijo “con ímpetu” al ofertante: “Fernando, ¡nómbrame a mí!”
.

  
El propio Torcuato, de todas formas, no las tenía todas consigo. En marzo, cenando en casa de Suárez,  le insinuó que él podría sustituir a Arias, y “no dijo, ni por cortesía, “Hombre, no” (…) Me impresionó su mirada  como si en el fondo de ella estallara  el sueño de una ambición (…) Como si el fondo de aquella mirada fuera turbio  y hubiera en ella algo así como una desmesurada codicia de poder. Nada claro, pero sí desazonante”. El 20 de abril volvió a encontrarle “demasiado interesado en la sucesión de Arias. ¿Es que sueña después de aquella cena? (…)  “Hay que obligar al rey”, dijo. Las prisas de Suárez inquietaron a Torcuato, quien se preguntó si ellas “no responden a su propia ambición”; “¿Cuánto había de visión de futuro y de voluntad de servicio y cuánto de levedad de principios y de codicia política?”; “¿Qué primaba, la voluntad de servir o la de mandar?”. “No me gusta la facilidad con que acepta (…) desde la cena en que mis palabras debieron sonarle como las de las brujas de Macbeth”
. Pero siguió con Suárez porque “mi influencia y poder sobre él eran indudables”, “Sobre él ejerzo una gran autoridad y eso puede ser decisivo”. Además, su condición de “hombre del Movimiento” podía servir para contener o engañar a los continuistas.

  
Suárez emprendió su tarea siguiendo el guión de Torcuato, del cual se apartaría  más tarde. Por su parte,  Martín Villa  señala: “Sin desmerecer la autoría de Fernández-Miranda (…)  es también de justicia afirmar que el “papel” de Suárez  nunca estuvo escrito en su integridad, por lo que puede atribuírsele  una parte nada desdeñable, la más importante, de la suma de pequeños y grandes aciertos que  configuran la bondad  y el éxito global del proceso. Suárez tuvo que  aportar sustanciales y notables decisiones y actitudes, sin las cuales el resultado  de la transición no habría sido tan redondo (…) Soy testigo (…) de la forma impecable con la que se enfrentó a la reforma política y a las dificultades de la España de entonces”. El juicio sobre el “papel” de Suárez varía bastante según los autores. Fraga lo encontraría “pésimo”
.

   
Con Suárez fueron perfilándose en el franquismo tres tendencias, una claramente continuista sobre la base del Movimiento, aunque admitiese reformas menores, representada por el líder de Fuerza Nueva Blas Piñar, y dos reformistas, una más despegada del régimen anterior, y otra menos. Contra lo que se creyó al principio, la más despegada sería la capitaneada por Suárez, y la contraria, al menos por un período, la representada por Fraga. La dinámica emprendida por Suárez, bajo el amparo de Juan Carlos, empujaría a más y más concesiones a la oposición, aunque se mantuviesen en la etapa decisiva  dos principios básicos: el franquismo como origen legal y legítimo del cambio,  y la evitación de un derrumbe político como el ocurrido en los años 30-31 con motivo de otra transición.

    
                                                                  ***

   
Muy distinto del rey y de Suárez era el propio Torcuato Fernández Miranda. Nacido en Gijón, de una generación anterior, tenía 21 años en 1936, e hizo la guerra civil como alférez provisional, es decir, oficial voluntario formado en un cursillo rápido, por las necesidades bélicas. Un puesto reputado por su peligrosidad: “alférez provisional, cadáver efectivo”, era uno de los dichos  algo burlescos que circulaban al respecto. Después de la guerra hizo una brillante carrera universitaria como catedrático de Derecho Político en Madrid y rector de la universidad de Oviedo. Procedía de la Falange pero, como Arias, sin identificarse de lleno con ninguna de las familias del franquismo, no obstante lo cual tuvo en él cargos muy relevantes, debido, en parte, a reconocérsele un alto nivel intelectual: fue el educador que  más influyó sobre el príncipe Juan Carlos, y entre 1969 y 1974 se desempeñó como secretario general del Movimiento, cargo que juró con camisa blanca, en lugar de la azul del uniforme.

  
Durante el breve gobierno de Carrero Blanco fue además vicepresidente, en cuya condición mantuvo el orden con eficacia y tranquilidad después del magnicidio. Quedó a continuación políticamente opacado, pero siempre como primer consejero de Juan Carlos y probable primer jefe de gobierno de la monarquía. Sin embargo cedió ese puesto, provisionalmente, a Suárez, dedicándose a presidir las Cortes donde haría el trabajo fundamental de la reforma entre la clase política franquista. Dentro de su firme adhesión al régimen había obrado con liberalidad, por ejemplo al facilitar al socialista Tierno Galván la obtención de una cátedra de Derecho Político (Debe señalarse que las oposiciones solían ser más rigurosas e independientes que las implantadas desde la época socialista, y que en ellas obtuvieron puestos administrativos relevantes  personas ya conocidas como desafectos al régimen, a veces incluso comunistas: así Ramón Tamames, Carlos Castilla del Pino,  Luis Martín Santos,  Ángel Viñas, Carlos Jiménez Villarejo, José Luis Sampedro y tantos más.)

  
No solo la biografía, también la personalidad de Torcuato difería radicalmente de la del rey y Suárez. Era mucho más culto, de visión política más amplia y matizada que ellos, y no tenía fama de simpático o seductor, sino de maquinador seco, inteligente y frío; tampoco mantenía relaciones estrechas con la clase política o la económica, que le respetaban sin amarle.  Ello no lo convierte en poco afecto al régimen, como después se ha pretendido oficiosamente, al igual que de tantos otros, dando alcance exagerado a los naturales roces entre familias y personajes.  

 
 
Si una conclusión de Franco y muchos otros, a la luz de la experiencia histórica española, era que los partidos  resultaban nefastos y destructivos, Torcuato matizaba más: distinguía entre partidos institucionales y revolucionarios. “El primer tipo acepta el sistema (…) mientras el segundo tiene  como primer objetivo el asalto al poder para destruir el sistema”. En España, los partidos revolucionarios habían marcado casi siempre la pauta,  porque incluso muchos institucionales perdían ese carácter cuando eran desplazados del poder
. Pero ¿era el Movimiento el sistema adecuado? Conforme pasaban los años, él y muchos otros constataban que el Movimiento perdía su capacidad de integración y  nacían partidos extramuros de él, revolucionarios en principio, pero cuya debilidad los hacía susceptibles a un compromiso institucional.

   
Ni Suárez ni Juan Carlos, por sus condiciones intelectuales y conocimientos, habrían logrado diseñar una transición lo bastante radical para llegar a una democracia corriente, y lo bastante continuista para apoyarse en la legitimidad del régimen anterior.  Su idea de la reforma, de concepción aparentemente sencilla, podía resultar muy complicada en la práctica. Se trataba de interpretar, incluso manipular, pero reconociéndolos como punto de partida, los principios del Movimiento para que abrieran paso a un régimen de estilo eurooccidental, y de ahí un doble conflicto, que exigía un equilibrio cuidadoso: con la oposición, opuesta a una democracia legitimadora del franquismo, y con gran parte del propio franquismo, convencido de la maldad de tales soluciones, al menos para España, y temeroso de una crisis como la de los años 30. El primer conflicto tenía menor enjundia, pues Fraga había domeñado en lo esencial los ímpetus de la oposición; pero el segundo traía mucha más complicación, porque los continuistas dominaban, o lo parecía, muchas instituciones, entre ellas las fuerzas armadas…si bien se hallaban divididos y no tenían idea clara de cómo afrontar los cambios. Era preciso convencerlos de que no había otra salida que la reforma, y a ello se aprestó Torcuato desde la presidencia de las Cortes. También  urgía acelerar el proceso  antes de que la situación se pudriese y la oposición cobrase fuerza excesiva.

   
La reforma de Torcuato no difería en nada esencial de la de Fraga: la meta común era una democracia liberal sin ruptura o deslegitimación del franquismo ni quiebra del estado; las discrepancias, más de matiz, giraban en torno a la realización por etapas (Fraga) o en un solo acto, el papel del referéndum  previsto que culminase el proceso, y quizá los plazos de legalización del PCE. Había otra diferencia de matiz en la actitud hacia el rey, con quien congeniaba más Torcuato que Fraga. La posible reforma de Areilza se habría acercado más al rupturismo, pero nunca fue detallada ni aplicada. Antes de caer Arias, el PSOE y la mayor parte de la oposición iban aceptando ya la reforma de Fraga. La imposición de la reforma de Torcuato se debió, como quedó indicado, a un problema de personalidades: Fraga estaba siempre en primer plano, mientras que Torcuato aceptaba obrar como eminencia gris durante la primera fase del proceso, aunque esperaba acceder a la jefatura del gobierno una vez Suárez hubiera cumplido su misión. Sus cuidadosos cálculos  iban a fallar en esta segunda fase.

 

Comentarios (84)

« 1 2 »

1 manuelp, día 15 de Junio de 2010 a las 09:07
Debe señalarse que las oposiciones solían ser más rigurosas e independientes que las implantadas desde la época socialista

Pero no sólo las oposiciones para altos puestos (cátedras ó similares), sino para las que nos presentábamos simples mindundis en empresas públicas ó cuasi-públicas. En aquella época (antes de la "toma" del poder por los socialistas en 1982- aunque ya en 1979 habían conseguido abundantes ayuntamientos) era mucho más factible conseguir un puesto simplemente sacando buena nota en la oposición que después, en que los enchufes políticos fueron adquiriendo cada vez más importancia.
2 manuelp, día 15 de Junio de 2010 a las 09:19
A Torcuato Fernández Miranda lo define el difunto coronel José Ignacio San Martín - fundador de SECED a las órdenes de Carrero Blanco- en su libro "Servicio Especial", como:

El más complejo personaje de todos los que me he tropezado en esa época.
Torcuato Fernández Miranda tenía esencialmente, para mí, dos defectos, que influyeron mucho en su final, que, por esplendoroso que pudiera parecer, ha sido triste, pues se vio abandonado de casi todos: su falta de simpatía y su "exceso de vista", que le perdieron.
3 manuelp, día 15 de Junio de 2010 a las 09:25
Respecto a Manuel Fraga decía el mismo coronel.

A Fraga lo veía entonces como el hombre de más futuro. Todo se le ponía, ó parecía ponérsele, a su favor.¡Que pena que le traiciones tantas veces su carácter y otras cosas!.
¿Por qué ha hecho tantas cosas tan absurdas como innecesarias?. No me lo explico, pues, en el fondo de su pensamiento, está con los que están en mi línea. Y respecto a su futuro, yo no lo veo.
(el libro está publicado en 1983).
4 Hegemon1, día 15 de Junio de 2010 a las 09:39
Sinceramente debemos reconocer que Otaola, San Gil y muchos otros, como la propia Aguirre, son elementos incómodos en el Rajoyismo. El PP ha sido un partido más conservador que liberal, auqneu algunos de estos se hayan concentrado a su alrededor. Incluso con Rajoy se puede decir que el PP actual está más cerca de la socialdemocracia que del liberalismo. Como dige el otro día, el liberalismo es dificil encontrarlo en Europa y si existe ha sido en partidos de pequeña y mediana represenatción Incluso el Partido Liberal de Clegg y de la española de Olmedo, me resisto a llamrlo Liberal como lo entendemos procedente de USA o de nuestros propios limites nacionales. En este sentido, para mi, el liberalismo europeo puede estar más representado en Alemania. Esto es lo que hay con el PPOE.

Dicho estio, el poder relega a las ideas y principios y retuerce las trayectorias políticas. Ya lo comenté pero un empresario se hace comunista si con ello le sirve para agrandar su riqueza. Un camisa azul se hace socialista, aunque no es muy difícil, y renegar de su reciente pasado si con ello sacia su ambición o asegura su posición de mamandurria.

Hay un libro por ahí, que DENAES lo aconseja leer, sobre los perderos de la Historia de España. ¿Estará mi paisano Torcuato entre ellos?
5 Hegemon1, día 15 de Junio de 2010 a las 09:41
¡¡Perdón por la falta!!

Es "dije"...no "dige"
6 Hegemon1, día 15 de Junio de 2010 a las 09:56
Según Sabino Fernandez Campos en sus memorias, el plan de Torcuato para la transición era la creación de un sistema en el que se alternaran en el Gobierno de la Nación dos partidos, el socialdemócrata PSOE (h) (PSOE histórico) de Rodolfo Llopis, anticomunista, y un partido de centro-derecha que frene a los ultras. Pero según otras versiones, que tengo leidas, el enfrentameinto entre Torcuato y Suarez fué el tema autonómico, el de las Comunidades Autónomas con el que Torcuato no estaba de acuerdo.
7 Sherme, día 15 de Junio de 2010 a las 10:10
Imagino, D. Pío, que el 2º párrafo no es "obra" suya, sino tomado de alguna intervención (más bien "boutade") en el blog de estos de la "Liga antimasónica". Es más, es llamativo el pequeño tamaño de la letra...

Vamos a ver, a parte de las intervenciones que pueda tener un determinado masón, con cargo o no, en algún medio, siempre a título personal. Para que "una determinada rama" pudiera emitir "un comunicado", éste debería estar "pasado" por una Asamblea. Ningún "dirigente" puede apropiarse la voz de "toda su rama" (mucho menos "de la Masonería" en general) por su propia cuenta. "La Masonería" (o cualquiera de sus "ramas") muy raras veces emite "comunicados" o "posturas" de forma pública y siempre con debate interno y previa votación. ¿No le suena algo raro que siendo la masonería eminentemente "tradicional" y empeñada en mantener las "tradiciones", ¿cómo casa eso con lo de "destruir nuestra herencia cultural"? ¿Y solo la nuestra o es que aquí los masones españoles somos (o "semos") más (o menos) españoles que los demás? ¿Qué deberíamos, por ejemplo, llamar decir "Gran Logia de eXpaña" o "Gran Oriente eXpañol, o Gran Logia expañola? ¿O lo de recalcar nuestra pertenecia a nuestra NACIÓN lo hacemos "para despistar"?

En cuanto a los "genocidios"... ¿podría describir alguno en que "la masonería" hubiera participado o siquiera "aplaudido"?
8 egarense, día 15 de Junio de 2010 a las 10:16
4.
No sé porque reprochan nada a Rajoy. El ya dijo que en el PP sobraban conservadores y liberales, porque él es un político entregado a los plutócratas como ZP. En tal situación no hacen falta ideologías, es la ley de selva mientras se obedece la voz del amo.
Por tanto, ¿qué hacen en el partido las Otaolas, los Abascales y las Aguirres? Con Santiago Abascal he conversado muchas veces a través de Facebook porque éramos y somos amigos, y siempre le decía lo mismo. ¿Santi, qué coño haces en el PP?
Luego la culpa no es de Rajoy, porque se puede aplicar aquella máxima de "quién avisa no es traidor"...
9 egarense, día 15 de Junio de 2010 a las 10:41
Sabemos que las "acciones" de Alberto Ruiz Gallardón en el PP han subido mucho en los últimos tiempos. Sabemos lo que les fascina a los sectarios de, El País, el personaje. Tiene fotos con el líder de la Secta, Juan Luis Cebrían, un Bilderberg de todas las reuniones. De manera que hay que ser ciego para no ver. La política del PP es muy parecida a la del PSOE, yo diría que la misma, hoy en día. Por eso en el PP no caben gentes honradas, ni idealistas. Conservadores, Liberales, Cristianos han se salir del PP, sino seran humillados una y otra vez...
10 egarense, día 15 de Junio de 2010 a las 10:42
Por cierto, para el que interese...
http://www.libertaddigital.com/economia/quien-asis...
11 egarense, día 15 de Junio de 2010 a las 11:01
Para mí, si algo puede llamarse "La Masonería", es esto: http://es.wikipedia.org/wiki/Constituciones_de_And...
Lo demás son Sociedas Secretas o (discretas) pero no Masonería.
Siempre he dicho que es un tema muy delicado, y tan malo es generalizar para la maldad de la Masonería como para el bien, puesto que cada Logia es un mundo. No sé si en el fondo, a pesar de la línea que siga cada logia hay un nexo de unión, o una corporatividad entre masones.
De todas formas y en cualquier caso para mí, no son Masonería esas Sociedades que probablemente tengan mucho o poco poder, y que Kubrick da una pista en su película Eyes Wide Shut, perdón si no lo escribí bien.
Eso es otra cosa...
12 egarense, día 15 de Junio de 2010 a las 11:04
Es más me declaro A FAVOR de esta Masonería, que para mí es la única Masonería. http://es.wikipedia.org/wiki/Constituciones_de_And...
13 elgreco, día 15 de Junio de 2010 a las 11:08
Nuestros partidos politicos están faltod de ideas
y piensan que son relativa. Por eso cambian tan-
to. Lo que hoy es malo, mañana puede ser hasta
bueno. Por ejemplo negociar con ETA ya no es tan
malo. Aunque se les recompensen entrar en las
Instituciones, a cambio de entregar las armas.
La perverción del sistema.Y como consecuencia eliminar a todos los que se opongan a esto y pidan la derrota de ETA.




14 egarense, día 15 de Junio de 2010 a las 11:14
Esto por ejemplo NO es Masonería...
http://es.wikipedia.org/wiki/Illuminati
15 egarense, día 15 de Junio de 2010 a las 11:17
Aquí podrán ver la simbología y la Secta a la que pertenecen la mayoría de Bildebergs (los de verdad), los ritos del bosque de Baviera en California, los Skulls & Bones, y muchos otros que están detrás de la cortina del poder y de muchas otras circunstancias...
http://es.wikipedia.org/wiki/Illuminati
16 sigoempe, día 15 de Junio de 2010 a las 11:29
Egarense.

Yo no se si se llama masoneria, secta .... o lo que sea. Lo que si tengo muy claro es a quien venefician las acciones de los gobiernos socialistas y Pprajoyanos . ¿ O usted se cree que Francia y Alemania sobre todo nos han estado dando miles y miles de millones en subvenciones para nada?. Con las subvenciones han hecho que la agricultura Española dejara de ser competitiva, amen de invadirnos con sus supermercados y con empresas que se han hecho con el mercado intermediario de la agricultura en nuestro pais. Y esto no viene de ahora. Los Italianos y Franceses nos han comprado el aceite a precios bajos , para despues venderlos en el resto del mundo civilizado en las Farmacias , multiplicando el precio 20 o 30 veces el precio que nos han pagado.
17 egarense, día 15 de Junio de 2010 a las 11:31
16.
Esa era mi opinión (la expresada en mis correos anteriores). Y no tiene más valor que ese, el de una opinión. En cuanto a lo que habla, está claro que el "juancarlismo" ha sido, es y será traidor a España, desde el principio hasta el fin...
18 sigoempe, día 15 de Junio de 2010 a las 11:33
Las subvenciones y las politicas socialistas han hecho de España un pais incompetente en cuanto competitividad, que es lo que a nuestras potencias vecinas les interesa. A Francia, Alemania,Inlgaterra etc, les interesa una España con todos los problemas posibles para que no seamos un obstaculo en sus ambiciones Geopoliticas y comerciales. Un pais como el actual endeudado hasta la medula y sin la menor competitividad les veneficia.

Cualquier estudio meramente serio de la historia o de la actualidad de España o de cualquier lugar debe tener muy claros estos principios: preguntarse a quien veneficia lo que ocurre a la corta y a la larga.
19 manuelp, día 15 de Junio de 2010 a las 11:33
# 11 egarense

Kubrick da una pista en su película Eyes Wide Shut

Pues si esa "sociedad" que retrata Kubrick en la pelicula y que lo único que hace es organizar orgías supuestamente "sofisticadas" son las que "dominan" el mundo, me descongojo.
20 jlh, día 15 de Junio de 2010 a las 11:36
ETA no ha logrado echar a Otaola de las Vascongadas. Ha sido Rajoy quien ha logrado echar a Otaola de las Vascongadas.

Rajoy es un líder firme, muy fuerte e implacable con sus enemigos. Y los enemigos de Rajoy son Acebes, Zaplana, Aguirre, San Gil, Pizarro y Otaola. Y de momento Rajoy ha derrotado a todos sus enemigos y les ha logrado echar, excepto a Aguirre. ¿Cómo puede haber ilusos que sigan diciendo que Rajoy es débil?
21 egarense, día 15 de Junio de 2010 a las 11:39
Ese gran sabio desconocido de casi todos, "El Mago de Logrosán". D. Mario Roso de Luna.
http://es.wikipedia.org/wiki/Mario_Roso_de_Luna
Entre otras cosas, masón. Llego a decir a principios del siglo XX, cuando se apartó de la Masonería (?) (no se cual) llegó a decir que: LA MASONERÍA EN ESPAÑA HA MUERTO...
Por respeto a Sherme, yo no digo eso, ni sé si es cierto. Lo que está claro es que hace muchos años de aquello, y puede que tuviera razón, y se ha reformado en parte o en todo, y hoy sea diferente, o no.
Digo esto, porque me da la impresión que la Masonería desde sus principios ha degenerado bastante, y se ha diversificado tanto que algunas en algunas logias ya no se reconoce a si misma. Y por otro lado, y lo que es peor, mucha gente con intenciones contrarias a la bondad de la propia Masonería se han infiltrado en logias desvirtuando el contenido masónico de las mismas, por la propia naturaleza de la misma, que proporciona un lugar propicio para conspiraciones y otras maldades...
22 sigoempe, día 15 de Junio de 2010 a las 11:40
Egarense.

Espero que no se haya enfadado, no le recrimino sus palabras ni a usted ni a nadie , el dialogo es lo que le hace falta a este pais y a este blog. Lo que no necesita este blog son los mescaler , gaditanos etc, diciendo una cosa hoy y mañana la contraria con el único proposito de desvirtuar el blog y cargarselo ( cargarselo es que la gente deje de leerlo ) Lo que hacen los PROFESIONALES DE LA PROPAGANANDA en todos los medios es ocupar posiciones, simplemente eso. Aburrir a Periodistas honrados , historiadores etc como don Pio , en cualquier tertulia y en cualquier foro como es este.

Desde el primer día esa ha sido la linea de propaganda del psoe, acallar cualquier voz que no les interesa simplemente ocupando cualquier posición de divulgación que un Español que no sea progre pueda ocupar.
23 manuelp, día 15 de Junio de 2010 a las 11:42
# 7 sherme

Pues siento decirle, porque usted parece buena gente, que el párrafo de don Pio es muy ajustado a la realidad.
Puede aducirse, quizá, en su defensa (de la Masonería) que sus enemigos empleaban contra ella parecidas armas.

En el caso del Angel Exterminador hablamos de una sociedad secreta supuestamente presidida por un obispo que deseaba la vuelta de la Inquisición y se dedicada a asesinar liberales.

http://www.minutodigital.com/noticias2/3387.htm

Pero, lo que no se puede discutir es que históricamente la masonería ha sido anticlerical siempre y anticatólica muy a menudo.
24 egarense, día 15 de Junio de 2010 a las 11:42
19.
Hay que leer entre líneas hombre. Eso si no era una manera de desinformar a través del cine, que no sería la primera vez. Pero el componente: de PODER, SEXO y DINERO, ELITISMO, son las bases de toda Sociedad Secreta anti-natural, y materialista, ¿o qué?
25 egarense, día 15 de Junio de 2010 a las 11:46
22.
No me enfado, yo vengo aquí a aportar mi granito de arena, con humildad, a aprender más que a enseñar, y en todo caso, si me enfadase, sería enfermedad mía. ¿O piensa usted que hay motivo suficiente para enfadarse simplemente porque otro no este de acuerdo con uno? Eso sería ridículo e indigno de la imagen que presento en este blog.
26 manuelp, día 15 de Junio de 2010 a las 11:48
# 24 egarense

No empezemos con las "lecturas entre líneas" que pueden conducir a dónde se quiera.
Desde que el mundo es mundo la élite, que tiene el poder, tiene el dinero y tiene el sexo en mayor medida que los que no lo somos. Pero eso es una verdad de Perogrullo y na es necesario para llegar a ella ninguna sociedad secreta "antinatural y materialista".
Por cierto, por lo que yo conozco, los poderosos de verdad suelen darle menos importancia a sus dinero y poder que los aprovechadetes que les circundan y parasitan.
27 sigoempe, día 15 de Junio de 2010 a las 11:48
Egarense.

Que don Juan Carlos igual que hijo son traidores a ESpaña creo que está mas claro que el agua. Todos los borbones y estos no iban a ser menos han sido traidores a España y mientras haya un Borbón en Éspaña solo nos espera la ruina.
28 sigoempe, día 15 de Junio de 2010 a las 11:52
Pio MOa

Hay que reconocerle a PIo Moa que desde el primer día denuncio quien era y que estaba haciendo don Mariano Rajoy y este PP traidor a Aznar. Lo malo es que segimos pensando que votarle es el mal menor, cuando es una pieza del mismo engranaje que se esta cargando España , es lo mismo que cuando se le echan todas las culpas de lo que está ocurriendo a ZP , como si esto no fuera lo que ha hecho todo el PSOE desde el primer dia. Cuando ahora sale Felipe Gonzalez como el bueno de la pélicula; cuando dicen por todos los medios que ni en tiempos del Pelipismo es para coger un avion y largarse de España.

EL ÚNICO VOTO DE VALOR AHORA MISMO ES EL VOTO EN BLANCO ( PAPELETA LIMPIA Y VACIA)
29 menorqui, día 15 de Junio de 2010 a las 12:26
28
Para nada, sigoempe, esta gente gobernará con el 80% de participación igual que lo hará con el 15% de participación o con el 85 % de votos en blanco. Simplemente la participación o los votos en blanco serán olvidados. Eso mismo ha sucedido en Argentina en las últimas elecciones o en el caso del referendum del Estatuto Catalán. Cada voto en blanco es un voto perdido.
30 sigoempe, día 15 de Junio de 2010 a las 12:33
Menorquí.

El 60 % de los encuestados donde se da mayoría absoluta al PP no quiere a Mariano RAjoy. Votar al PP en estas circunstancias es votar al PSOE. Yo no pienso votar mas al PPOE. Si se diera un vatacazo en las encuestas al PP de Rajoy, eso sería una puerta abierta para la vuelta de Aznar, Esperanza Aguirre o la fundación del tan anhelado para muchos PARTIDO LIBERAL.

VOTAR A RAJOY ES VOTAR AL PSOE.

VOTO EN BLANCO

VOTO EN BLANCO.
31 bacon, día 15 de Junio de 2010 a las 13:14
El PP trata de hacerse más centrista. Nada nuevo, ya Aznar quería serlo. En ese acercamiento al supuesto centro, molestan unos cuantos. En realidad, cualquiera con principios. Se quieren políticos pragmáticos, que en este contexto y en román paladino quiere decir capaces de decir una cosa y hacer la contraria, y de decir hoy una cosa y mañana otra. Puede que haga bien el pp si se trata de buscar votos, podrían haber aprendido de zapo. ¿Cómo no van a sobrar San Gil, Otaola y compañía?.
Igual que sobran las víctimas. Mucho se ha oído que las víctimas no deben ser quienes hagan la política. Pues claro, deben ser los criminales, eso parece pensar el psoe que busca el entendimiento con los terroristas, y también sus aventajados alumnos en lo del pragmatismo, los del pp.
32 bacon, día 15 de Junio de 2010 a las 13:50
Nuestros valientes patriotas
Aquellos que no abrieron la boca mientras el general aquél estaba vivo, ahora nos salen con su acción antifranquista
HERMANN TERTSCH

ESTÁ claro que nuestro país está lleno de valientes. Resulta que hay gente que, quizás gracias al juez Baltasar Garzón y sus pesquisas y largas indagaciones, ha comprobado que Franco ha muerto. Hace treintaicinco años. Pequeño detalle. Lo que supone una mediana garantía para convertirse ahora en antifranquistas con cierta seguridad. Son nuestros aguerridos antifascistas que viven en su mayor parte del erario público a través del Ministerio de Cultura o de la patente de corso para el abordaje confiscatorio de la Sociedad General de Autosuministradores y Edificadores en el exterior exótico que es la SGAE. Son los antifranquistas del más allá. Esos valientes patriotas que nos amonestan una y otra vez a quienes no les bailamos la pieza que continuamente nos montan y proponen.
Aquellos que no abrieron la boca mientras el general aquél estaba vivo o incluso semivivo. Ahora nos salen con su acción antifranquista estos aguerridos personajes, en un intento de desviar la atención ante el naufragio total de quienes han sido sus pagaderos y ante el peligro de perder su puesto como palanganeros. La verdad es que el coraje de la tropa de la que hablamos es encomiable. ¡Qué arrestos los suyos! ¡Qué valentía demuestran! Pero cabría decir que lo hacen con bastante retraso. Y que han estado muy despistados con otras farándulas casi cuatro décadas.
Porque no vayan a creer que los que ahora creen oportuno lanzar una campaña contra Franco son unos niños ilusionados con algo que llamarían algunos la justicia histórica u otras majaderías propias de estos tiempos de confusión, difusión y ridículo. La mayoría es mayor que yo. Que tengo 52 años y estuve azuzando contra Franco. Pero eso era cuando estaba vivo el general y sus gentes aún tenían muchas cosas que decir y hacer. Éstos no. Entre los antifranquistas actuales hay quienes le cantaron loas. Y se beneficiaron de un régimen que en su última fase era una dictadura más bien bobalicona que nada tenía que ver con los auténticos totalitarismos que vivimos en el este de Europa y nunca han condenado. Ni con la aún existente en Cuba que defienden. Ni con la emergente en Venezuela que tan simpática les parece. Los demás callaron bajo el franquismo con suma prudencia. Pragmatismo lo llaman. Han preferido esperar nada menos que 35 años para comprobar que el general no les haría nada por meterse con él. Y ahora a saco. A la resistencia contra el muerto. Como si se levantaran en armas contra Alejandro Magno.
Porque ya sabrán Ustedes que no tenemos aquí otros problemas. Porque España no tiene mayores cuitas que zanjar cuentas con el dictador muerto hace casi cuatro décadas.

http://www.abc.es/20100615/opinion-columnas/valien...
33 ongietor, día 15 de Junio de 2010 a las 13:58
Se "tiene" "sexo"? Un anglicismo más: la gimnasia sexual de élite (elít) en plan lujoso, o "tener sexo"
34 Sorel, día 15 de Junio de 2010 a las 15:41
por LOS VÍDEOS DE BARDEM Y AMIGOS
Los crímenes del bando republicano que olvidan los artistas de la zeja
Los artistas conocidos como los de la "zeja" han promocionado unos vídeos contando las maldades del bando nacional durante la guerra y para ello se ponen en la piel de algunas víctimas. La Razón les recuerda los casos de crímenes del bando repúblicano que éstos pretenden obviar.

http://www.libertaddigital.com/sociedad/los-crimen...

----

¡De nuevo a la carga la nauseabunda "secta de la zeja"! Dignos representantes de una burguesía reblandecida y fatua que hace una apología sistemática del "buenismo", de lo "progre".

Parásitos inmorales con cargo a presupuestos generales del Estado, esparciendo su bilis desde los medios de masas hegemónicos al servicio de Zapo. Son unos títeres misérrimos que jamás dirigiran sus hipercríticos ladridos contra sus amos socialistas. Todo sea por conservarse al lado del Poder ejerciendo como intelectualoides pesebreros.

¡Canallas!
35 Sorel, día 15 de Junio de 2010 a las 17:15
¡Otro muestra del más asqueroso "agitprop" izmierdista! Ahora en la televisión de Zapo, antigua TVE. Emisión anoche del telefilme Ojo por Ojo a las 22:15 en TVE1.

Pasión y revolución en la Barcelona de 1919

Enric Serra es un joven obrero que trabaja en una fábrica textil. Su hermano lidera una huelga que hará perder mucho dinero a la familia Torrents. A la salida de la fábrica, Enric contempla con impotencia cómo su hermano es asesinado. Sabe que el responsable de la muerte es el Sr. Torrents y decide unirse a un grupo de acción anarquista para vengarse...

http://www.rtve.es/television/ojo-por-ojo/

----

Deleznable y vomitivo "lavado de imagen" al movimiento terrorista anarquista de principios del s.XX.

Ya no se conforman con glorificar la II república, ahora les toca a los pistoleros anarquistas caracterizados como valientes luchadores por la libertad en contraposición con los malvados sindicatos católicos definidos como carlistas.

----

La productora del telefilme:

http://www.rodaryrodar.com/

Ficha técnica:

http://www.rtve.es/television/20100607/ojo-ojo-fic...

Se trata de otro producto típicamente catalufo vendido a la televisión dizque española con la clara intención de manipular la historia.

¡Ya está bien de pagar con mis impustos a estos miserables!



36 lead, día 15 de Junio de 2010 a las 17:26
[Como entré esta madrugada, a las 2 y cuarto, en el hilo anterior para comentar los comentarios, vuelvo a poner mi post #112 por si a alguien, e. g. OJ y manuelp, a los que va dirigido, les puede interesar]

http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado...

37 Sorel, día 15 de Junio de 2010 a las 17:34
No soy nada amigo de conspiraciones y contubernios, pero parece claro que estamos ante un proceso de colonización catalufa cultural y moral.
38 Momia, día 15 de Junio de 2010 a las 18:05
MEMORIAS DE LA TRANSICIÓN.

Tenemos memorias de mandamases de la Transición como Fernando Álvarez de Miranda, Leopoldo Calvo Sotelo, Marcelino Camacho, del genocida de Paracuellos, Rodolfo Martín Villa, Julio Feo, etc.. Aunque en éllas abunda el tono apologético y hagiográfico son fuetes para comprender episodios muy concretos y reconstruir el desarrollo político de las dos primeras décadas de la monarquía. Ricardo de la Cierva también ha trazado un retrato documentadísimo y crítico de Juan de Borbón.
39 lead, día 15 de Junio de 2010 a las 18:12
[Nazismo y Comunismo: enlazar la Guerra Civil con la Guerra Mundial "para salvar la democracia en España"](I)

En el nº 43 de La Ilustración Liberal, en la sección de el "Libro pésimo", Emilio Campmany comenta el libro de reciente publicación "El desplome de la República", de Angel Viñas y Fernando Hernández Sánchez, donde estos autores renuevan el intento de defender al Jefe del Gobierno español, Juan Negrín, y a su colaborador, Julio Álvarez del Vayo, militantes ambos del PSOE pero agentes ambos del comunismo estalinista. Defender, ¿de qué?: de las críticas a la estrategia de ambos, tras la derrota de la Batalla del Ebro --que implicaba la derrota segura de la Segunda (o, más bien, Tercera) República--, de prolongar la guerra como fuera para conectarla con el inminente estallido de la Segunda Guerra Mundial, cuando, supuestamente, en un totum revolutum, la República (estalinista) de Negrín sería salvada por las democracias europeas y por la URSS.

Asunto que ya roza el ridículo, pues la Segunda Guerra Mundial comenzó el 1º de Septiembre de 1939 con la invasión de Polonia por Hitler...tras el Pacto de éste con Stalin, de Agosto del 39, el cual también invadió Polonia, por el Este, unos días después. Es decir, la Guerra Mundial empezó con Hitler y Stalin como aliados. En esas circunstancias no iban franceses e ingleses a acudir al rescate de una República española que, a comienzos del 39, estaba bajo control de los comunistas, por mucho que se empeñase entonces (y ahora) la propaganda en presentar a los comunistas com "luchadores por la libertad y la democracia".

Tras la reunión de Munich, de Septiembre de 1938, Stalin tuvo ya claro que las democracias europeas no se iban a enfrentar con la Alemania nazi, y despedazarse entre ellas; por ello, Stalin cambió de estrategia, buscando el pacto con Hitler. El final de la guerra de España se convertía, pues, en una condición previa para los planes de Hitler y, como consecuencia, de los de Stalin.

Nunca, como entonces, quedó más clara y evidente las similitudes entre estos dos totalitarismos socialistas; Nazismo y Comunismo, ambos alejados por igual de cualquier defensa de "la libertad y la democracia".

Sin embargo, como denuncia, entre otros, Alain Besançon, el Nazismo ha sido demonizado hasta el extremo de representar el Mal en estado puro...mientras que su "gemelo fraternal", el Comunismo, sigue contando con la benevolencia, cuando no la veneración, de intelectuales mil (gentes de la Educación, la Comunicación y la Cultura); cuanto más se empeñan en ello, más contribuyen a convertir en bazofia cualquier causa que éstos apadrinen:

http://www.sigloxxi.org/fisura-ii/f2-003.htm
40 Momia, día 15 de Junio de 2010 a las 18:19
ROSA DÍEZ Y EL GRAN ORIENTE DE FRANCIA.

http://www.tiempodehoy.com/default.asp?idpublicaci..."
41 lead, día 15 de Junio de 2010 a las 18:20
[Nazismo y Comunismo: puntualizaciones por Alain Besançon. Ambos igualmente criminales](II)

(Del texto de ese autor en el enlace al final de #39)

(...)
Al abordar el problema del mal como ellos lo veían, tanto el comunismo como el nazismo derivaron su autoridad de la ciencia. Ambos estaban creando un “hombre nuevo,” y, a este fin, proponían reeducar toda la humanidad. Más aún: cada uno dijo estar movido por impulsos filantrópicos. Era precisamente porque buscaba el bienestar del pueblo alemán, y porque quería servir a la humanidad, que el Nacional Socialismo estaba dispuesto a “cargar” con la tarea de deshacer al mundo de los judíos. El leninismo estaba todavía más desvelado por la humanidad y era, por definición, más universalista en su misión que el nazismo, cuyo programa no era tan fácilmente exportable. Pero ambas doctrinas sostenían elevados ideales, calculados para despertar la entusiasta devoción y la acción heroica en sus seguidores.

Fue, en última instancia, a nombre de esos mismos ideales que nazismo y comunismo se arrogaron el derecho de asesinar a categorías enteras de hombres, que es exactamente lo que procedieron a hacer al asumir el poder, y en una escala previamente desconocida en la historia. Y es por eso qué es correcto juzgarlos como sistemas intrínsecamente criminales. ¿Igualmente criminales? Cualquiera que haya estudiado los expedientes de ambos sistemas homicidas- el nazi, sin paralelo en su ferocidad, y el comunista, sin paralelo en su extensión- o haya reflexionado sobre el destino de los millones y millones de hombres cuyos espíritus fueron aplastaron aunque sus cuerpos hubieran logrado sobrevivir, tiene que responder simple y firmemente que sí, que igualmente criminales.


42 lead, día 15 de Junio de 2010 a las 18:26
[Nazismo y Comunismo: puntualizaciones por Alain Besançon. El Comunismo, amnistíado](II)

(Del texto de ese autor en el enlace al final de #39)

(...)

Tan temprano como 1989, la misma oposición polaca instó que se perdonaran los pecados del pasado régimen comunista. En la mayor parte de los antiguos países satélites de la Europa del este no ha habido ninguna enérgica campaña para castigar al responsable de haber privado a sus conciudadanos de la libertad ni por corromperlos, maltratarlos y asesinarlos durante dos o tres generaciones. Con excepción de Alemania y la República Checa, a los comunistas se les ha permitido permanecer en activo políticamente y, en efecto, han recobrado el poder en varios lugares. En Rusia y otras repúblicas soviéticas anteriores, los funcionarios comunistas han permanecido en sus puestos, incluyendo la policía.

En Occidente, esta amnistía de facto ha contado con una general aprobación - pero también muchos en Occidente tienen su propia historia de acomodamiento con el Comunismo, que no parecen muy ansioso por confrontar.
Para sólo hablar de Francia, el hecho de que el Partido Comunista haya acumulado durante décadas un ignominioso expediente de colaboración con el Kremlin, expediente plenamente expuesto y documentado, de ninguna manera le impide ser aceptado en el núcleo mismo de la política democrática francesa.

Y, sin embargo, el recuerdo maldito del nazismo parece intensificarse todos los días. Una vasta literatura crece todos los años. Los museos, las exhibiciones de la biblioteca, las películas, las novelas, y las memorias se dedican a mantener aquel horror fresco en el recuerdo, y el término mismo de nazi ha llegado a ser una taquigrafía para el más atroz de los oprobios. Ser vinculado con el mismo, por tenuemente que sea, basta para aparejar una vergüenza total sobre cualquier artista o escritor. Sin embargo, en el mismo año en que se descubrió que el escritor francés-rumano M. Cioran había tenido un pasado de preguerra maculado por cierta asociación con los nazis, y ser unánimemente condenado por ello, los trabajos del surrealista Louis Aragon se publicaban en una edición de Pléiade en medio de un elogio no menos unánime; nadie mencionó el historial estalinista de Aragon sino para excusarlo.

43 lead, día 15 de Junio de 2010 a las 18:33
[Nazismo y Comunismo: puntualizaciones por Alain Besançon. El Comunismo, amnistíado](III)

(Del texto de ese autor en el enlace al final de #39)

(...)

Es justo sentirse indignado ante esta disparidad. “Todo lo que pido,” dijo al escritor francés Alfred Grossner en 1989, “es que cuando se evalúen responsabilidades por crímenes pasados, se apliquen los mismos criterios a todos.” Exactamente. Pero no se aplican los mismos criterios y el historiador (a diferencia del moralista político), lo primero que tiene que preguntarse es, ¿por qué? Sin pretender agotar este difícil tema, quiero enumerar algunas posibles razones.

El Nazismo es mejor conocido que el Comunismo. En 1945, las tropas aliadas abrieron su closet desbordado de ropa sucia, y lo peor se supo inmediatamente. Además, varios países de Europa Occidental habían experimentado directamente la ocupación nazi y/o la agresión militar e, incluso hoy, ese recuerdo no ha desaparecido. Por otra parte, los crímenes de los nazis fueron flagrantes y relativamente abiertos, con víctimas y victimarios claros, a diferencia del Comunismo, muchas de cuyas víctimas estaban moralmente comprometidas por su asociación con el partido. Las cámaras de gas, concebidas para exterminar industrialmente a una porción definida de la humanidad, fueron un fenómeno único y, cuando se liberaron los campos, la terrible evidencia humana era patente e innegable. El Gulag y el Laogaï chino, por el contrario, están envueltos en la penumbra, objetos distantes y solo indirectamente conocidos, fundamentalmente a través de la literatura mas bien que por testimonio fotográfico. (En Camboya, las tumbas de masas ahora están abiertas.)

El pueblo judío ha tomado sobre sí mismos el solemne deber de recordar el Holocausto. Para los judíos, esto es una obligación moral y, en realidad, religiosa. La humanidad en su conjunto tiene una deuda con ellos por haber asumido esa responsabilidad con minuciosidad y determinación. Gracias al poder del recuerdo judío, los hechos del Holocausto se han impreso en la consciencia de todos y hace falta una obstinación verdaderamente perversa para olvidarlos o evadirlos. También los representantes del mundo cristiano han hecho un examen colectivo de conciencia y han reconocido, con pena y arrepentimiento, el papel de la Iglesia en la perpetuación del antisemitismo.

La experiencia de la II Guerra Mundial, cuando se produjo una alianza militar entre las democracias y la Unión Soviética, debilitó la sensibilidad occidental al Comunismo, tanto como idea y como realidad, produciendo una especie de quebrantamiento del sistema inmunológico intelectual.

Para poder luchar de todo corazón, una democracia necesita que sus aliados tengan un cierto grado de respetabilidad y, de ser necesario; esa respetabilidad se va a regalar, aunque no se merezca. Stalin alentó este proceso garantizando que la ideología y los lemas comunistas se mantuvieran de reserva, escondidos fuera del escenario, mientras que los esfuerzos del pueblo soviético y de sus heroicos soldados eran colocados al frente y elogiados en términos puramente nacionalistas.



44 lead, día 15 de Junio de 2010 a las 18:45
[Nazismo y Comunismo: puntualizaciones por Alain Besançon. "Izquierda" y "Derecha" según la Vulgata soviética](IV)

(Del texto de ese autor en el enlace al final de #39)

...los soviéticos también estuvieron entre los magistrados del Juicio de Nuremberg (donde trataron de endilgarle a los nazis varios de sus propios crímenes, como la masacre de miles de oficiales de ejército polaco en Katyn, Polonia, en 1940).

Todo este contribuyó a la contradictoria y a veces deslucida respuesta occidental de posguerra a la amenaza comunista. Las democracias habían aceptado grandes sacrificios para derrotar al nazismo. Pero sólo aceptarían sacrificios menores para contener la Unión Soviética y, al final, inclusive la ayudarían a mantenerse en aras de “la estabilidad.” Su actitud no era - no podía ser- la misma que ante el nazismo, ni su juicio equilibrado, ni su memoria imparcial.

Uno de los grandes éxitos del régimen soviético fue promulgar y, eventualmente, imponer al mundo su propia visión ideológica de como debía clasificarse los sistemas políticos. Lenin los redujo esencialmente a dos contrarios polares, el socialismo y el capitalismo, una dicotomía preservada por Stalin hasta los años 30. Según este esquema, el capitalismo, también conocido como imperialismo, incluía en su ámbito los regímenes liberales, social demócratas y fascistas, así como Nacional Socialismo. En los años 30 surgió otro esquema para acomodar la nueva política soviética de “frentes populares.” Ahora el espectro iba desde el socialismo –es decir, las Unión Soviética– hasta las democracias burguesas (liberales y/o socialdemócratas) y, finalmente, el fascismo. Agrupadas junto bajo esta última categoría estaban el nazismo, el fascismo tipo Mussolini, los regímenes autoritarios de España, Portugal, Austria, Hungría, Polonia, etcétera, y las facciones de extrema derecha en las sociedades liberales.

Cualquier que fuera la tipología específica, en estos esquemas el nazismo fue borrado como una categoría en si misma, y se vinculó definitivamente o al capitalismo o al fascismo. Llegó a ser la encarnación absoluta de la Derecha, mientras que el socialismo soviético representaba la encarnación absoluta de la Izquierda. De esta forma, nazismo y comunismo tomaron sus respectivos lugares en el gran campo magnético de la política del siglo XX.

Para apreciar la prestidigitación que esto significó, basta recordar que, para una generación anterior de historiadores, había estado perfectamente claro que tanto el fascismo italiano como el nazismo alemán tenían raíces socialistas. La clásica Historia del Socialismo Europeo de Elie Halévy (1937) dedicaba un capítulo al socialismo de la Italia fascista y al socialismo de la Alemania nazi. (Esta última se había declarado explícitamente anticapitalista.) Y también está el esquema no menos convincente que el propuesto en 1951 por Hannah Arendt, que subrayaba la naturaleza esencialmente consanguínea de nazismo y el comunismo que mencioné al principio, y que separaba tajantemente a estos dos representantes del totalitarismo moderno tanto de los regímenes liberales como de los simplemente autoritarios.

Sin embargo, el triunfo de la definición comunista de la realidad fue tan grande, que aún hoy permanece profundamente empotrado en la consciencia histórica. Los libros de texto franceses de secundaria y universitarios, por ejemplo, todavía “leen” el espectro político de Izquierda a Derecha, yendo de la Unión Soviética en la Izquierda, hasta las democracias liberales (con sus propias Izquierdas y Derechas), a los diversos fascismo (alemán, italiano, español, etcétera). Esto no es sino una versión atenuada de lo que pudiera llamarse la Vulgata soviética.

45 manuelp, día 15 de Junio de 2010 a las 18:58
# 44 y anteriores lead

Las democracias occidentales tienen una gran parte de culpa en el predominio de los totalitarismos del siglo XX.
Si hay una verdad incontrovertible es que, en esta vida, nada se obtiene gratuitamente y,consecuentemente, la democracia no es gratis tampoco.
Cuando Francia, Inglaterra y USA, prefirieron mirar hacia otro lado, antes que asumir los sacrificios que suponían los enfrentamientos con la URSS y Alemania, estaban poniendo los cimientos de los conflictos posteriores.
La ciudadanía de estos países creyó posible eludir el peligro metiendo la cabeza debajo del ala - como pasa hoy también - ó haciendo causa común con los totalitarios y al final lo que consiguió fue que el peligro creciese más y más.
46 manuelp, día 15 de Junio de 2010 a las 19:01
Del enlace de # 40

Díez visita a los masones

Dos horas y media de debate mantuvo la diputada Rosa Díez, portavoz de UPD, con más de medio centenar de masones en la logia W. A. Mozart, del Gran Oriente de Francia en Madrid.

Tiempo 14/05/10
La tenida blanca fue presidida por el jurista y maestro masón Antonio Morgado y se realizó gracias a las gestiones del empresario Galo Carreira. Los temas del debate fueron el laicismo y las libertades públicas.


http://www.tiempodehoy.com/default.asp?idpublicaci...

¿Pues no nos decía sherme que en las logias no se habla de religión ni de política?.
47 lead, día 15 de Junio de 2010 a las 19:07
[Nazismo y Comunismo: puntualizaciones por Alain Besançon. El Comunismo, amnistíado]( y V)

(Del texto de ese autor en el enlace al final de #39)

El Nazismo duró doce años; el Comunismo europeo, dependiendo del país, entre 50 y 70. Esta enorme duración produjo una especie de auto-amnesia en las mismas naciones afectadas por el régimen. Durante este tiempo, la sociedad civil fue aplastada, las elites fueron sucesivamente destruidas, reeducadas y reemplazadas, y casi todo el mundo, de arriba abajo, fue expuesto a los peligros y tentaciones del compromiso y la auto-traición. En cuanto a los pocos individuos capaces de un pensamiento desinteresado, en gran medida fueron desprovistos de un conocimiento adecuado de su historia o de las herramientas apropiadas para una investigación seria.

(...)

... durante 70 largos años, las elites políticas y culturales de Occidente aceptaron tácita o explícitamente lo que he llamado la Vulgata soviética. Según ésta, la virtud política era inherente a la Izquierda (bajo el “socialismo”), y la presunción del pecado político inherente a la Derecha (bajo el “capitalismo”). Entre los académicos occidentales y otros, el leninismo todavía es caracterizado con demasiada frecuencia como una especie de accidente meteorológico, como la infortunada desviación de un proyecto que sigue siendo tan honorable como lo fue siempre.

En realidad, durante siglos, la conciencia occidental ha estado fijada en encontrar la sede del mal absoluto en el corazón mismo de nuestra civilización. En nuestros propio días, esa sede del mal se ha localizado una vez en Africa del Sur durante la era de la segregación racial, otra vez en los Estados Unidos durante la guerra de Vietnam, pero siempre en la Alemania nazi, el punto de referencia a la que todas las demás manifestaciones locales del mal se refieren constantemente. De este ejercicio en radical búsqueda de defectos han estado excluidas la Unión Soviética, Corea del norte, China, Cuba, y otros países comunistas. O quizás uno pudiera decir que la fijación con el nazismo y sus diversos presuntos sucesores ha funcionado como una especie de cobertura que permite pasar por alto los innegables crímenes del Comunismo.

(...)

...Si nuestro siglo ha estado marcado por una inaudita barbarie, no ha estado menos marcado por una desastrosa opacidad de conciencia, y sería una vergüenza que fuéramos a legar al nuevo siglo nuestras falsificadas nociones de la historia.

Pero quizás haya motivo de esperanza.
[*]

[*] ALAIN BESANÇON, el eminente historiador francés, es el autor de "El Síndrome Soviético y Los Orígenes Intelectuales del Leninismo". Su nuevo libro, "Una Historia Intelectual de la Iconoclastia", será publicado el año que viene por la University of Chicago Press. El presente ensayo es una versión, algo revisada, de su conferencia inaugural a la Academia Francesa, en la que ingresó en diciembre de 1996.


48 Momia, día 15 de Junio de 2010 a las 19:15
LUIS DEL PINO: EL 11-M FUE OBRA DE LOS SERVICIOS DE INTELIGENCIA. (Que indudablemente trabajaban a las órdenes de alguien, esto lo digo yo).

http://www.youtube.com/watch?v=OIDXHxcb6-Q&fea...
49 Momia, día 15 de Junio de 2010 a las 19:24
LA TRAICIÓN DEL REY Y LOS GOBERNANTES DE LA TRANSICIÓN AL SAHARA ESPAÑOL: EL GENOCIDIO SAHARAUI.

http://www.youtube.com/watch?v=_6MHZhh2hE8&fea...
50 acedece, día 15 de Junio de 2010 a las 19:26
Comentario eliminado por los moderadores.

« 1 2 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899