Menú

La luz de Ferrari se llama Leclerc

Dice Sebastian Vettel que se queda en Ferrari, pero me parece que esa decisión ya no depende de él. Tras su nuevo error en Monza, fruto de su carácter arrogante, su falta de tino desde hace ya unos meses y la victoria sin paliativos de su compañero de equipo Charles Leclerc, en Maranello ya no es un secreto el que estén buscando un repuesto al piloto alemán. Pero la verdadera razón para prescindir del tetracampeón no es ninguna de las mencionadas anteriormente; la verdadera razón es que ya no le corren los coches, ha perdido el olfato para hacer de su bólido el más rápido y la regularidad que le ha dado tanta gloria se ha convertido en la peor losa para el alemán.

Pero no nos centremos en lo negativo de Ferrari porque ha nacido una estrella, un piloto capaz de llevar al coche rojo a lo más alto sin que le tiemble el pulso. No es la primera vez que Leclerc nos deleita con un auténtico recital de pilotaje defensivo. Ya en Austria y en Inglaterra demostró ser un duro rival, un auténtico muro de hierro capaz de parar a las más poderosas jóvenes promesas, Max Verstappen y a las estrellas consolidadas, a todo un pentacampeón, Lewis Hamilton con su poderoso Mercedes. Mira que el inglés lo intentó, incluso le escuchamos desesperado hablar con su equipo por la radio pero esta vez la magia que le sigue no fue suficiente y quedó tan exhausto que perdió la posición a favor de su compañero de equipo Valtteri Bottas.

Leer más...

Vettel ya tiene puesto, segundón de Ferrari

Hubo un tiempo en que Sebastian Vettel se servía de sus compañeros de equipo para poder alzarse con el triunfo, para poder ganar carreras, lo que provocó el abandono de algunos de sus compañeros de escudería como el australiano Marc Webber en Red Bull. Nadie le tosía, él llevaba el dorsal de número uno tanto dentro del garaje como fuera del mismo, de cara a la prensa y la opinión pública, pero también en privado. Un liderato que se desvanece por las dudas que el propio piloto ha sembrado en Ferrari. Desde hace un año Vettel brilla poco y no sólo eso, ha dejado de generar confianza en su equipo. No se adapta al coche, parece triste y taciturno y se ve incapaz de sobreponerse a una situación que para él es inédita e incomprensible. Vettel ha dejado de ser el líder para convertirse en un gregario, en el mochilero, como ustedes prefieran, de Charles Leclerc que se ha ganado a pulso el respeto y su posición de líder dentro del garaje del cavallino rampante. El piloto monegasco comenzó la temporada con muchas expectativas pero con la sombra de Vettel dejándole en un segundo plano, tanto que el equipo en ocasiones se olvidó de su nueva promesa. Pero Leclerc no se rindió y demostró con pilotaje y mucho carácter que él era la opción más segura, el futuro de Ferrari, de hecho, de momento es el único que hace correr el Ferrari.

Una historia de liderazgo que ha tenido su recompensa para Leclerc en Spa y ha permitido repartir los nuevos papeles entre los pilotos del equipo italiano. EL nuevo protagonista de la película es sin duda el monegasco, mientras que el secundario, el que siempre se sacrifica o muere para que el héroe termine con éxito la misión, ahora, es Sebastian Vettel. EL piloto alemán es todavía joven pero envejece rápido cuando pilotos como Leclerc o Verstappen pisan el acelerador con éxito y una crisis como la que está padeciendo Sebastian puede terminar con las aspiraciones del alemán en la Fórmula1, un deporte extremadamente exigente. Sin duda, el triunfo de Charles Leclerc en Bélgica será el primero de muchos de un futuro que se escribirá con letras de oro junto a otros como el propio piloto holandés, quien sabe si también Carlos Sainz y otros jóvenes que han venido para quedarse y que quieren revolucionar la F1 con descaro y sin miedo a romper las jerarquías establecidas por los veteranos del deporte de la máxima velocidad.

Leer más...

Márquez, el intratable

La superioridad de Marc Márquez no se basa en un poco de talento y mucha moto, no. La superioridad del piloto español se debe a mucho talento y una gran moto hecha a imagen y semejanza de Márquez. Lo hemos dicho en alguna otra ocasión, la Honda funciona con Marc Márquez y se presenta como una pesadilla para los otros pilotos que llevan un ala dorada, qué se lo digan a Lorenzo que no levanta cabeza. Pero si bien es cierto que nadie discute la superioridad del ilerdense sus máximos competidores se lo están poniendo algo más sencillo de lo que se esperaba.

Las caídas antes del verano de Rins y la de Dovizioso en Silverstone han dejado a Márquez demasiada ventaja y el final de la temporada está cerca. Rebasado el ecuador del campeonato el piloto de Honda tiene más de tres carreras de ventaja respecto a Dovizioso, que pese a la caída en Inglaterra sigue ocupando la segunda posición en la clasificación general de pilotos.

Leer más...

El sueño de ver a Coma y Alonso juntos en el Dakar

En el motor, como en la vida, es importante elegir bien a tus compañeros de viaje y, si yo tuviera que elegir con quién correr el rally más duro del mundo, lo tendría claro: esa persona sería Marc Coma. El cinco veces campeón del Dakar en motos podría hacer historia y permitirle a otro genio del motor escribir la suya propia en una modalidad que, de momento, le es ajena. Una historia deseada por muchos y que sobre el papel parece perfecta. Que el Dakar pueda contar en su próxima edición con Fernando Alonso ya es un reclamo en sí mismo, pero que además lo haga con Marc Coma cantándole las curva y leyendo el roadbook ya es un sueño.

Si alguien dudaba de que tanto talento no cabría en un coche, se equivocaba, entra perfectamente en un Toyota. Pero para que Alonso comparta coche con Coma, uno de los hombres que mejor conoce esta prueba —no sólo la ha ganado cinco veces, sino que además ha sido jefe de la misma y diseñador del trazado en alguna otra ocasión—, el bicampeón del mundo tiene que confirmar que estará en Arabia Saudí el próximo mes de enero.

Leer más...

El milagro de Hockenheim, la Fórmula 1 soñada

Alemania ha dado la razón al expresidente de la Fórmula 1 Bernie Ecclestone, quien propuso en su día regar de agua los circuitos para mejorar el espectáculo. Su idea era una locura porque lo próximo sería que los pilotos pasaran por aros de fuego. Sin embargo, estaba en lo cierto cuando aseguraba que con el agua las carreras serían otra cosa. ¡Y vaya si lo han sido! Mercedes en la cola, Honda ganando —y ya van dos—, Vettel remontando desde la última posición y Carlos Sainz acariciando el podio.

El Gran Premio de Alemania nos ha dejado ver la Fórmula 1 que todos queremos, sin pronóstico evidente, con el podio abierto y con la emoción de que en cada vuelta las cosas pueden cambiar. La lluvia intermitente obligó a los equipos a afinar la maquinaria y a ser más decisivos que en otras carreras. La precisión en la orden de entrada en boxes, la acertada elección de neumáticos... todo ayer debía estar engranado como un reloj suizo para sortear el capricho del cielo germano que negó a Mercedes su enésima victoria, el día de su 125 aniversario en el mundo de las carreras.

Leer más...

Honda sí que funciona con Red Bull

Después de años de críticas, de fracasos, de divorcios, dudas y encontronazos, Red Bull ha conseguido devolver la dignidad a Honda, y además en su primer año de noviazgo. No es menor que la escudería austriaca se ha beneficiado de lo aprendido después de cada fallo y error que el fabricante japonés padeció con McLaren. Pero la fórmula ganadora compuesta por Red Bull y Honda no sería posible sin Max Verstappen. Así lo atesora el hecho de que el holandés estuviera a punto de doblar a su compañero de equipo, Pierre Gasly.

Fue sin duda una prueba histórica para la marca del ala dorada y para Verstappen, que tuvo que remontar después de una nefasta salida que le hundió hasta la séptima posición. La estrategia acompañó al piloto holandés, que condujo como nunca adelantando a los Ferrari y los Mercedes, no dando nada por perdido. Espectacular, incluso su agresividad con Leclerc; son luchas que se agradecen en los tiempos que corren. Honda ha encontrado en el Toro la horma de su zapato y esto no quiere decir que a partir de ahora estén siempre ahí arriba, ni mucho menos, pero ya han roto el techo de cristal que supone conseguir la primera victoria y con el aliciente de que la han conseguido con todos los favoritos en pista y sin que el safety car o las condiciones meteorológicas intervinieran.

Leer más...

Motor se escribe con M de mujer

Y podríamos decir con V de valientes y con P de pioneras. Marta García, única representante española de las Women Series y una de las pilotos más importantes del karting europeo y español; Ana Carrasco, primera mujer campeona del Mundo en una categoría de la FIM, Supersport 300; Sara García, primera mujer en correr en moto un Dakar sin asistencia y campeona del Mundo de Bajas; y Tatiana Calderón, única mujer en la Fórmula 2, antesala de la F1. Cuatro pilotos que han llegado a lo más alto del mundo del motor luchando codo con codo con hombres, sin diferencias en el trato, al menos positivas, y con muchos techos de cristal rotos por el camino y otros tantos por romper en el futuro.

Con todas ellas pudimos hablar gracias a un desayuno organizado por Europa Press y el Consejo Superior de Deportes (CSD). Durante su charla ninguna de ellas pidió una discriminación positiva, sólo tener las mismas oportunidades. Y tener las mismas oportunidades significa entender y respetar, como explicaba la colombiana Tatiana Calderón, que las mujeres, como en muchos otros aspectos de la vida tienen otra forma de entender una trazada, un circuito o una puesta a punto y que debe ser acogida desde dentro de los equipos con la normalidad con que una escudería piensa en su piloto para crear un chasis, o personaliza una moto a imagen y semejanza de su piloto ganador. "Es convertir en normal algo que hoy en día se ve como extraño o poco habitual", como decía Ana Carrasco quien prefiere hablar de pilotos, de velocidad, de motociclismo en estado puro en lugar de anclarse en debates de género, de cuotas o de discriminación positiva. La campeona del Mundo de Supersport 300 está convencida de que la clave es "animar a otras niñas a que elijan este deporte", permitiendo mantener el legado que ellas han conseguido en los últimos años, creando escuela.

Leer más...

Alonso conquista el Mundial de Resistencia; ahora, a por el Dakar

Les valía con ser séptimos en las 24 Horas de Le Mans, un posición sencilla para un coche, el Toyota número 7 que se ha estado repartiendo con su gemelo número 8 las victorias durante todo el Mundial de Resistencia. Más que ser séptimos, y teniendo en cuenta el potencial del coche, lo que había que hacer es no fallar, terminar la carrera, terminar la competición y punto. Pero Fernando Alonso, Kazuki Nakajima y Sebastien Buemi han hecho algo más, ganar ganando. Rodaron segundos prácticamente toda la carrera acechando a sus compañeros de boxes, pero como bien dice el refranero popular, quien la sigue la consigue. No había que correr riesgos, sólo estar ahí esperando, presionando al adversario y surtió efecto. Un pinchazo del número 8 puso al equipo de Fernando en la mejor posición posible, la primera.

El final de la historia no podía ser mejor, dos veces campeones de Le Mans y campeones del mundo de Resistencia. Objetivo cumplido, etapa cerrada. Toyota no ha fallado y para Alonso, teniendo en cuenta lo visto y vivido con McLaren, es un valor al alza por eso no de extrañar que el asturiano siga confiando en la marca japonesa para emprender su siguiente reto, el Dakar. Que la que se supone es la prueba más dura del mundo de motor se celebre el próximo año en Arabia Saudí es un aliciente para que Alonso participe. Su amistad con los jeques y el dinero que le supondrá a Fernando Alonso simplemente tomar la salida es demasiado jugoso para el asturiano como para desdeñar una oportunidad así. En cualquier caso no creo que Alonso esté a estas alturas esperando una buena oferta económica para resolver su futuro, es una cuestión de impulsos y está claro que las pruebas que realizó en el desierto hace unos meses con el Toyota le picaron la curiosidad y las ganas de enfrentarse a una prueba de valientes, dicen algunos, de inconscientes dicen otros tantos.

Leer más...

Ni la FIA quiere que gane Ferrari

Al menos eso han demostrado los comisarios en Canadá tras sancionar a Vettel privándole de la primera victoria de la temporada. Ha sido la escena del gran premio, una salida de pista de Vettel con Hamilton al rebufo y una incorporación que, con el manual en la mano, sí, es sancionable, pero mata las ganas de ver espectáculo y, en definitiva, carreras de verdad.

Puede ser que independientemente de la sanción, Hamilton consiguiera adelantar a Sebastian Vettel en carrera, pero la sanción, excesivamente escrupulosa, de los comisarios adulteró en gran medida el resultado. Parecía que Canadá iba a ser el respiro que necesitaban tanto el piloto alemán como el equipo italiano, pero el peso de la ley ha caído como una losa sobre las aspiraciones de Ferrari. Fueron los favoritos desde el arranque del Mundial, incluso cuando no ganaban, en las primeras carreras, se les seguía mirando como el coche a batir. Pero los números son tozudos, siete carreras, siete victorias de Mercedes y cinco dobletes. Es apabullante la superioridad de las flechas plateadas y la incapacidad de Ferrari para superar sus propios problemas. Porque hay que ser sinceros: la sanción es la consecuencia de un error de Vettel, que se pasa de frenada y le obliga a salirse por la hierba. El alemán está notando la presión y los fallos lo demuestran; su rendimiento ha sido irregular y hasta ha tenido que responder preguntas sobre su posible y pronta retirada. Está claro que el piloto alemán no está pasando por sus mejores momentos. Lejos quedan ya los cuidados y mimos que recibía de los comisarios, la suerte en las salidas de pista o el favor de la prensa, sobre todo la italiana.

Leer más...

Mayoría absoluta de Mercedes

Pese a que a Mercedes se le resistió en Mónaco su sexto doblete, de seis carreras disputadas, la escudería de las flechas plateadas gobierna el Campeonato de la F1 con mayoría absoluta y con la oposición sin demasiados argumentos, más que el oportunismo, para inquietarles demasiado. Si Bottas no hubiera pinchado tras su choque con Verstappen en el pit, lo que le obligó hacer una parada extra en boxes, el piloto finlandés hubiera cruzado la bandera a cuadros, al menos, en segunda posición. Es verdad que en Mónaco no se han notado tanto las diferencias como en otros trazados más rápidos, pero en clasificación fueron imbatibles y ni Red Bull, pero sobre todo, Ferrari están en disposición de arrebatarle el poder a Mercedes.

Lo de Ferrari tiene un capítulo aparte. Independientemente de la segunda posición de Sebastian Vettel, lo cierto es que este gran premio ha sido para olvidar. La imagen que ofreció la escudería italiana durante la clasificación del sábado olvidándose de uno de sus pilotos, Leclerc, para intentar evitar la eliminación de Vettel en la Q1. Ferrari intentó evitar la que habría sido una más que bochornosa eliminación del piloto alemán y, como fruto de su imperdonable desorganización, olvidó a su otro piloto tras el pesaje. Bochornoso en cualquier caso. Eso sin hablar del mediocre rendimiento de Ferrari por las calles de Montecarlo demostrado en libres y clasificación. Y pese a todo, la suerte sigue sonriendo a Vettel, que con el pinchazo de Bottas y la sanción de Verstappen, consiguió una segunda posición con sabor a victoria y que da algo de aliento al Cavallino Rampante.

Leer más...

Herramientas