Menú

Honda sí que funciona con Red Bull

Después de años de críticas, de fracasos, de divorcios, dudas y encontronazos, Red Bull ha conseguido devolver la dignidad a Honda, y además en su primer año de noviazgo. No es menor que la escudería austriaca se ha beneficiado de lo aprendido después de cada fallo y error que el fabricante japonés padeció con McLaren. Pero la fórmula ganadora compuesta por Red Bull y Honda no sería posible sin Max Verstappen. Así lo atesora el hecho de que el holandés estuviera a punto de doblar a su compañero de equipo, Pierre Gasly.

Fue sin duda una prueba histórica para la marca del ala dorada y para Verstappen, que tuvo que remontar después de una nefasta salida que le hundió hasta la séptima posición. La estrategia acompañó al piloto holandés, que condujo como nunca adelantando a los Ferrari y los Mercedes, no dando nada por perdido. Espectacular, incluso su agresividad con Leclerc; son luchas que se agradecen en los tiempos que corren. Honda ha encontrado en el Toro la horma de su zapato y esto no quiere decir que a partir de ahora estén siempre ahí arriba, ni mucho menos, pero ya han roto el techo de cristal que supone conseguir la primera victoria y con el aliciente de que la han conseguido con todos los favoritos en pista y sin que el safety car o las condiciones meteorológicas intervinieran.

Leer más...

Motor se escribe con M de mujer

Y podríamos decir con V de valientes y con P de pioneras. Marta García, única representante española de las Women Series y una de las pilotos más importantes del karting europeo y español; Ana Carrasco, primera mujer campeona del Mundo en una categoría de la FIM, Supersport 300; Sara García, primera mujer en correr en moto un Dakar sin asistencia y campeona del Mundo de Bajas; y Tatiana Calderón, única mujer en la Fórmula 2, antesala de la F1. Cuatro pilotos que han llegado a lo más alto del mundo del motor luchando codo con codo con hombres, sin diferencias en el trato, al menos positivas, y con muchos techos de cristal rotos por el camino y otros tantos por romper en el futuro.

Con todas ellas pudimos hablar gracias a un desayuno organizado por Europa Press y el Consejo Superior de Deportes (CSD). Durante su charla ninguna de ellas pidió una discriminación positiva, sólo tener las mismas oportunidades. Y tener las mismas oportunidades significa entender y respetar, como explicaba la colombiana Tatiana Calderón, que las mujeres, como en muchos otros aspectos de la vida tienen otra forma de entender una trazada, un circuito o una puesta a punto y que debe ser acogida desde dentro de los equipos con la normalidad con que una escudería piensa en su piloto para crear un chasis, o personaliza una moto a imagen y semejanza de su piloto ganador. "Es convertir en normal algo que hoy en día se ve como extraño o poco habitual", como decía Ana Carrasco quien prefiere hablar de pilotos, de velocidad, de motociclismo en estado puro en lugar de anclarse en debates de género, de cuotas o de discriminación positiva. La campeona del Mundo de Supersport 300 está convencida de que la clave es "animar a otras niñas a que elijan este deporte", permitiendo mantener el legado que ellas han conseguido en los últimos años, creando escuela.

Leer más...

Alonso conquista el Mundial de Resistencia; ahora, a por el Dakar

Les valía con ser séptimos en las 24 Horas de Le Mans, un posición sencilla para un coche, el Toyota número 7 que se ha estado repartiendo con su gemelo número 8 las victorias durante todo el Mundial de Resistencia. Más que ser séptimos, y teniendo en cuenta el potencial del coche, lo que había que hacer es no fallar, terminar la carrera, terminar la competición y punto. Pero Fernando Alonso, Kazuki Nakajima y Sebastien Buemi han hecho algo más, ganar ganando. Rodaron segundos prácticamente toda la carrera acechando a sus compañeros de boxes, pero como bien dice el refranero popular, quien la sigue la consigue. No había que correr riesgos, sólo estar ahí esperando, presionando al adversario y surtió efecto. Un pinchazo del número 8 puso al equipo de Fernando en la mejor posición posible, la primera.

El final de la historia no podía ser mejor, dos veces campeones de Le Mans y campeones del mundo de Resistencia. Objetivo cumplido, etapa cerrada. Toyota no ha fallado y para Alonso, teniendo en cuenta lo visto y vivido con McLaren, es un valor al alza por eso no de extrañar que el asturiano siga confiando en la marca japonesa para emprender su siguiente reto, el Dakar. Que la que se supone es la prueba más dura del mundo de motor se celebre el próximo año en Arabia Saudí es un aliciente para que Alonso participe. Su amistad con los jeques y el dinero que le supondrá a Fernando Alonso simplemente tomar la salida es demasiado jugoso para el asturiano como para desdeñar una oportunidad así. En cualquier caso no creo que Alonso esté a estas alturas esperando una buena oferta económica para resolver su futuro, es una cuestión de impulsos y está claro que las pruebas que realizó en el desierto hace unos meses con el Toyota le picaron la curiosidad y las ganas de enfrentarse a una prueba de valientes, dicen algunos, de inconscientes dicen otros tantos.

Leer más...

Ni la FIA quiere que gane Ferrari

Al menos eso han demostrado los comisarios en Canadá tras sancionar a Vettel privándole de la primera victoria de la temporada. Ha sido la escena del gran premio, una salida de pista de Vettel con Hamilton al rebufo y una incorporación que, con el manual en la mano, sí, es sancionable, pero mata las ganas de ver espectáculo y, en definitiva, carreras de verdad.

Puede ser que independientemente de la sanción, Hamilton consiguiera adelantar a Sebastian Vettel en carrera, pero la sanción, excesivamente escrupulosa, de los comisarios adulteró en gran medida el resultado. Parecía que Canadá iba a ser el respiro que necesitaban tanto el piloto alemán como el equipo italiano, pero el peso de la ley ha caído como una losa sobre las aspiraciones de Ferrari. Fueron los favoritos desde el arranque del Mundial, incluso cuando no ganaban, en las primeras carreras, se les seguía mirando como el coche a batir. Pero los números son tozudos, siete carreras, siete victorias de Mercedes y cinco dobletes. Es apabullante la superioridad de las flechas plateadas y la incapacidad de Ferrari para superar sus propios problemas. Porque hay que ser sinceros: la sanción es la consecuencia de un error de Vettel, que se pasa de frenada y le obliga a salirse por la hierba. El alemán está notando la presión y los fallos lo demuestran; su rendimiento ha sido irregular y hasta ha tenido que responder preguntas sobre su posible y pronta retirada. Está claro que el piloto alemán no está pasando por sus mejores momentos. Lejos quedan ya los cuidados y mimos que recibía de los comisarios, la suerte en las salidas de pista o el favor de la prensa, sobre todo la italiana.

Leer más...

Mayoría absoluta de Mercedes

Pese a que a Mercedes se le resistió en Mónaco su sexto doblete, de seis carreras disputadas, la escudería de las flechas plateadas gobierna el Campeonato de la F1 con mayoría absoluta y con la oposición sin demasiados argumentos, más que el oportunismo, para inquietarles demasiado. Si Bottas no hubiera pinchado tras su choque con Verstappen en el pit, lo que le obligó hacer una parada extra en boxes, el piloto finlandés hubiera cruzado la bandera a cuadros, al menos, en segunda posición. Es verdad que en Mónaco no se han notado tanto las diferencias como en otros trazados más rápidos, pero en clasificación fueron imbatibles y ni Red Bull, pero sobre todo, Ferrari están en disposición de arrebatarle el poder a Mercedes.

Lo de Ferrari tiene un capítulo aparte. Independientemente de la segunda posición de Sebastian Vettel, lo cierto es que este gran premio ha sido para olvidar. La imagen que ofreció la escudería italiana durante la clasificación del sábado olvidándose de uno de sus pilotos, Leclerc, para intentar evitar la eliminación de Vettel en la Q1. Ferrari intentó evitar la que habría sido una más que bochornosa eliminación del piloto alemán y, como fruto de su imperdonable desorganización, olvidó a su otro piloto tras el pesaje. Bochornoso en cualquier caso. Eso sin hablar del mediocre rendimiento de Ferrari por las calles de Montecarlo demostrado en libres y clasificación. Y pese a todo, la suerte sigue sonriendo a Vettel, que con el pinchazo de Bottas y la sanción de Verstappen, consiguió una segunda posición con sabor a victoria y que da algo de aliento al Cavallino Rampante.

Leer más...

El trono de hierro tiene nombre, Marc Márquez

Marc Márquez de la casa Honda, el primero de su nombre, Rey de los Siete Reinos, dueño y señor más allá del mar angosto, GP de Argentina, y más allá del hielo del gran Muro en Invernalia, GP de Francia. En estos días en que Juego de Truenos está en casi todas las conversaciones es fácil, como fan declarada, trasladar la épica de la serie a las carreras. Márquez tiene su propio dragón, su moto, a sus propios adversarios, las casas de Yamaha, Suzuki y Ducati, que quieren verle fuera del liderato, del trono. Ambas fábricas no dejan de mejorar sus huestes para una contienda que como en las mejores batallas, las mejores series, se decidirá por detalles. Pero de momento, al menos en el Mundial de MotoGP, el Trono de Hierro tiene nombre, Marc Márquez.

Al margen del símil televisivo, lo cierto es que la victoria del piloto ilerdense tiene valor doble, el triunfo en si sobre el resto de competidores y la gran diferencia respecto al resto de pilotos Honda, incluido Jorge Lorenzo que aunque arrancó mejor que en otras carreras no tardó en caer hasta la undécima posición. La Honda es una moto difícil de domar que parece hecha para el uso y disfrute de Márquez. Sus salvadas, las frenadas, la capacidad que tiene para defender la posición y sacar un poco más e irse, tal y como ha hizo en Jerez y ha vuelto hacer este fin de semana en Le Mans, demuestran lo grande que es Márquez. No se si somos conscientes de la calidad y la genialidad de este chaval que, y lo he dicho en otras ocasiones, tiene en sí mismo a su mayor enemigo. Creo que daría igual la moto que tuviera Márquez, seguro que en cualquier caso estaría arriba compitiendo por las primeras posiciones, ya ha demostrado que está ha llamado a ser uno de los mejores, sino el mejor, de la historia de este deporte.

Leer más...

Márquez ya tiene rival, Álex Rins

Algo está cambiando en MotoGP. Ni Rossi, ni Dovizioso, ni Lorenzo, ni tampoco Viñales, parecen poder parar a un Márquez que tiene en él mismo su mayor adversario. Pero hay un piloto que ha demostrado tener las suficientes ganas, el suficiente hambre de victoria como para inquietar al líder de Honda, y ese piloto es Álex Rins. Llegaba a Jerez como líder de la clasificación de pilotos y gracias a su posición en parrilla hemos podido ver el coraje, la calidad y el estilo de Rins, una mezcla entre la agresividad de Norifumi Ave, y la técnica del mejor Jorge Lorenzo. Y todo, con una Suzuki. El foco está ahora puesto en este joven chaval que ha destacado desde sus primeras carreras en Moto3 donde consiguió coronarse como Campeón. Pero Rins no está sólo, forma parte de una nueva generación que se ha forjado en Moto2, la cilindrada más incómoda y disputada de todas. Morbidelli, Quartararo, Miller e incluso Mir han irrumpido como novatos sobre el papel pero como alumnos aventajados en la pista. El escenario es perfecto para estos jóvenes pilotos teniendo en cuenta las horas bajas que viven Rossi, Lorenzo y en menor medida Dovizioso. Si Márquez no falla y alguien no espabila, este Mundial va a ser un paseo para Honda. ¡Bueno para la Honda del piloto ilerdense! No se cuánto de lesión y cuánto de adaptación a la moto hay en el bajo rendimiento de Jorge Lorenzo que demuestra seguir teniendo muchos problemas para avanzar posiciones en carrera. Él dijo que estaría preparado para Montmeló, esperemos que sea así. Pero no sólo es Lorenzo, la segunda Honda en cruzar la bandera a cuadros en Jerez fue la de Cruchtlow, que fue octavo. Es decir, Honda es Marc Márquez y Marc Márquez es Honda.

Así que con Dovizioso o sin él, y si la Suzuki no defrauda habrá lucha por el Mundial entre dos amigos, dos compañeros de entrenamientos, Marc Márquez y Álex Rins. Una lucha que demuestra la calidad de los pilotos españoles, de la escuela y el buen trabajo que se sigue haciendo en este deporte en las categorías de base.

Leer más...

El español que cumplió el sueño americano, triunfar

… con el permiso y el fallo de Marc Márquez, claro. Alex Rins se ha convertido en el circuito de Austin en el décimo español en ganar una carrera de la categoría reina del Motociclismo. Un hito en su palmarés y en el del motociclismo español que fue posible al fallo, no se si al despiste, de su amigo Marc Márquez. En cualquier caso sería injusto decir que Rins se subió a lo más alto del cajón por el fallo del ilerdense, sobre todo porque para lograr su primera victoria en categoría reina tuvo que vencer en pista a todo un ídolo, su ídolo, Valentino Rossi.

Rins es de esa generación que ha visto convertirse en leyenda a Il Dottore, y el domingo venció a esa leyenda, una leyenda viva y más que viva, que parece ser como un fénix, que renace una y otra vez de sus cenizas. El mejor Valentino de los últimos años, el más competitivo, fruto de su amor por las motos, por la competición, por la victoria, por si mismo, por su honor. Fue sin duda una batalla generacional, el futuro encarnado en Rins y el pasado hecho presente representado en la figura de Valentino. Que Rins haya podido cumplir el sueño de luchar y vencer en un duelo con Rossi es posible, única y exclusivamente, gracias al mérito, a la grandeza del piloto italiano que a sus cuarenta años sigue en lo más alto de la alta competición, haciendo frente a una generación de chavales, casi críos, que no tienen miedo a deslizar con cualquier parte de su cuerpo por el asfalto, que no se achanta ante nada, ni ante nadie.

Leer más...

Los campeones no fallan

Uno por méritos propios y el otro por fallo de su rival. Marc Márquez y Lewis Hamilton se han impuesto en sus respectivas carreras. Pero más allá de lo puramente informativo los hechos nos dicen mucho más. Honda, pero sobre todo Márquez han demostrado que son los rivales a batir y que no van a ceder ni un solo punto, el objetivo es sólo uno, un nuevo Mundial. Sus perseguidores a penas vieron durante la carrera colín del piloto ilerdense que dominó cada una de las vueltas del gran premio de Argentina. Esta vez Márquez no tuvo que pelearse con el pelotón y con la lluvia como el año pasado cuando terminó sancionado y muy cuestionado por un pilotaje que rozó la línea roja. Esta vez, salió, corrió y venció.

Ni las Ducatis, ni las Yamahas pudieron hacer más que pelearse entre ellas para conseguir los dos últimos peldaños del podio. En el caso de las motos no hubo fallo de los adversarios de Marc sino menor potencial; y esta es la principal diferencia entre la victoria de Márquez y la lograda en Barein por Hamilton.

Leer más...

Australia congela el tiempo, Mercedes sigue dominando

Lo único que parece haber cambiado es el nombre del piloto que lidera la clasificación por el Mundial, Valtteri Bottas, pero los Mercedes siguen siendo los mejores en carrera, los Ferrari se han vuelto a desdibujar, pese a sus expectativas tras la pretemporada, Red Bull se mantiene más que al acecho, ¡con Honda! , y McLaren sigue sin convencer.

El rendimiento de los Ferrari nos ha dejado, la verdad, un poco fríos, quizás porque la pretemporada anunciaba cambios. El equipo italiano había dado muestras de haber reducido, durante el invierno, la distancia frente a las flechas plateadas y esperábamos un arranque del Mundial algo más competido. Y no ha sido así ni mucho menos. No ha debido sentar demasiado bien en Maranello ver como Vettel no solo no podía acercarse a los Mercedes sino que ni siquiera pudo contener al Honda de Verstappen. Y pese a que Albert Park es una pista donde adelantar es especialmente complicado el Honda sorprendió a propios y extraños pasando a los italianos y acechando muy seriamente a los Mercedes.

Leer más...

Herramientas