“Juego de Tronos”, paga tus deudas

Martes 8 de abril de 2014 - Bárbara Ayuso - 8 Comentarios
Compartir:
Menéame Tuenti

Fuego valyrio, dragones, sexo, violencia, sangre, mancos con mano de oro. El menú que nos ha brindado el arranque de la cuarta temporada de Juego de Tronos ha sido un festín de los manjares que esperábamos. La niña mimada de HBO ha regresado como acostumbra, trayéndonos de vuelta esta sensación tan familiar de querer más. El ansia pura, vaya. Porque esto va de siete Reinos y un Trono, pero sobre todo, va de que nos quedemos a medias; satisfechos con la degustación pero aún hambrientos. Así que, vamos haciendo hueco, que llegan los espoilers.

“No solo los Lannister pagan sus deudas”, avisa Oberyn Martell en los primeros minutos. Y eso ya es un grandísimo presagio: esta temporada va a haber grasa. Porque, sin desmerecer una estupenda tercera entrega, sí es cierto que con la excepción de la catártica Boda Roja, las cosas en Poniente avanzaban un poco a trompicones. A la dificultad propia de la serie de manejar un número tan elevado de historias paralelas, se sumó el carácter preparatorio de la temporada precedente, que había de narrar acontecimientos clave -aunque quizás, menos vistosos- pero cuya influencia será capital en el desarrollo de las tramas y sobre todo en el carácter de los personajes. Y ahora, por fin, podemos verlo. Porque todos los protagonistas -con excepción del ensimismamiento de Sansa- han vuelto cambiados, transfigurados por lo ocurrido.

Ahí tenemos al otrora malvado Jamie Lannyster derrochando humanidad a espuertas. El Matarreyes nunca fue tan vil como creímos, tan cruel ni tan calculador. Con lo sucedido en su secuestro nuestro villano se ha quedado desnudo -solo metafóricamente, más quisiéramos- además de manco, protagonizando una evolución que no ha hecho más que empezar. Porque todo lo que era se ha derrumbado, dejándole en carne viva. Jamie es ahora el villano sin vileza, el espadachín sin mano, el enamorado sin amor de vuelta. No podré evitar añorar su maldad ni sus greñas, pero algo me dice que el nuevo y aseado Lannister no va a defraudar.

Lo más odioso de Cersei explota y salpica en el primer capítulo, y eso solo puede ser bueno. Egoísta, herida, desnortada, caprichosa e insoportable hasta el chirrío de dientes. La gélida rubia no nació para soportar adversidades, por eso no hay nada mejor que colocarle los vientos en contra para verla enloquecer. Porque sí, es lo que queremos. Que le vaya mal. Como siempre decimos: poderosa es volcánica, pero destronada y herida aún más. Y aún hay hueco para seguir magullándola. Así que solo queda sentarse a disfrutar con su desesperación.

Y, por fin, por fin, Arya. Qué pocos minutos y cuánto cambio en la pequeña Stark, que también ha emprendido ya un camino sin retorno lejos de la promesa y encajada en la certeza. Tiembla, Tyron, porque quizá no te cruces con la andrógina con espada en Poniente, pero de este lado de la pantalla está ganando enteros para vencerte como personaje favorito. Porque tiene a Perro, además, que compite en molez con tu Valar Dohaeries.

Hay tanto de bueno en este primer capítulo que hasta nos atrevemos a vislumbrar por fin algo de chicha en el cariacontecido Jon Snow. Una vez quitados los remilgos (y las acumulaciones seminales) por los fuegos pelirrojos, parece que el cuervo ha encontrado el arrojo y la testosterona para empezar a dar golpes en la mesa. Que sean muchos y sobre todo, que sean ya. Queremos que pase la etapa de los pucheros y llegue la de la espada y las intrigas, hombre, que eres Jon Snow.

Y aunque mucho cambia, también hay constantes. Como la maravilla que supone ese tándem de perfidia de Olenna Redwyne y Margaery Tyrell. Que intriguen todo y más, porque nunca es suficiente. Que sigan derrochando cinismo la una y ambición la otra, para que veladamente sigan moviendo los hilos, o intentándolo. De alguna manera habrá que contrarrestar la soporífera de presencia de una Sansa que está pidiendo a gritos una dosis de Perro o de Prozac. O de las dos.

Y no, no me lo pienso aguantar. Sigo de Daenerys hasta la coronilla, aunque algo de evolución se aprecia, es de justicia reconocerlo. Si ella no puede domesticar los dragones, a ver si los bichos la terminan de domesticar a ella y arranca de una vez por todas su trama, que me sigue resultando la menos interesante y generando mayor cantidad de abucheos por los resoplidos que se me escapan ante la bellísima oxigenada. Quizás, como Snow, también ande necesitada de un baile para soltarse las trenzas y ponerse a arrasar. Ahora tiene más candidatos que el Pagafantas oficial, así que, a ver si empezamos a entendernos, Mother of Dragons. Que el luto ya ha pasado.

Pero no acabemos así. Qué me dicen de lo nuevo, qué grandes adquisiciones hemos hecho en el primer capítulo. Empezando por el batallón de calvos cavernosos de Los Thenns y acabando por el terriblemente atrayente (y atractivo) Víbora Roja. Vienen curvas, señores. Y encima en lunes, para ansiarnos la semana. “Huele a gato muerto”, que diría Cersei.

PD: No, la autora de este post no se ha leído más que el primer libro de George R. R. Martin. A todos aquellos agraviados que lo hacen notar en los comentarios se les notificará adecuadamente cuando dicha circunstancia cambie. Muchas gracias. 


8 Comments

  1. Teresa's Gravatar Teresa
    8 abril, 2014 at 18:12 | Permalink

    Discrepo algo con lo aquí comentado…..no se puede hablar de Nieve sin haber leído los libros, ya que el personaje aparece bastante desvirtuado en la serie y “remilgado” es un adjetivo totalmente incompatible con Nieve (no tengo la menor idea de la razón por la que Martin ha consentido esto)….con respecto a Sansa hay que tener paciencia, va aprendiendo a base de golpes, pero aprende…y con respecto a Jaime, no hay que olvidar dos hechos importantes: que tiró a un niño por la ventana para matarlo sin el menor reparo o remordimiento y lo más importante: que esto es un juego de tronos y o ganas o mueres, no hay término medio….a los que no se han leído los libros: os quedan infinidad de sorpresas por descubrir, disfrutadlas.

    • Eduardo's Gravatar Eduardo
      9 abril, 2014 at 12:34 | Permalink

      Totalmente de acuerdo… la serie se diluye un poco… es imposible meter en ella lo que sale en los libros, ademas de ser también muy dificil describir los personajes fielmente… debo confesar que me ley cinco libros y acabe hasta el gorro… le da vueltas y mas vueltas, para no llegar a ninguna parte… no se que pasara después de esta temporada, pero a mi los libros a partir del tercero por la mitad me aburrieron cosa mala… tanto que deje de leerlos… ley hasta danza de de dragones… me da pereza seguir leyendo… mucha.

  2. Maria's Gravatar Maria
    9 abril, 2014 at 8:13 | Permalink

    bien dicho Teresa, nada que ver la serie con lo narrado en los libros.

  3. quetepusu's Gravatar quetepusu
    9 abril, 2014 at 8:19 | Permalink

    “Ahora tiene más candidatos que el Pagafantas oficial, así que, a ver si empezamos a entendernos, Mother of Dragons. Que el luto ya ha pasado.”
    No tengas prisa, algun dia,en la tele, veras las tetillas a la actriz…cosa que podrias haber compartido con nosotros en vez de criticar la posiblemente mejor trama de la serie, donde superacion, honor e intriga se hacen uno.

  4. Juez Holden's Gravatar Juez Holden
    9 abril, 2014 at 11:35 | Permalink

    Será interesante esta temporada en relación con lo que suelen abarcar en los libros.Hay tramas mucho mas adelantadas que otras y creo que es un poco a petición de la audiencia.Unas interesan mas que otras y los productores y guionistas lo saben.De momento me intriga saber que harán con “Festín de Cuervos”,libro un poco de transición y menos decisivo a mi entender que los anteriores.
    Eso si,empiezan las apuestas para ver la imagen de que personaje cerrará la temporada.Para mi que la de un bandido.

  5. Aaaa... África's Gravatar Aaaa... África
    9 abril, 2014 at 18:49 | Permalink

    Qué bien leer, en un blog de series, lo que ocurre en la serie sin necesidad de pensar en lo que se cuenta en el libro. Que para eso son dos lenguajes diferentes, aunque una se base en el otro. Y qué bien que la autora nos regale su opinión, que comparto totalmente.

  6. 14 abril, 2014 at 10:53 | Permalink

    Creemos que cada medio de expresión es diferente. Idealizas un personaje en la novela y en el cine es diferente. Dos conceptos diferentes de expresión.
    Saludos

  7. Flames's Gravatar Flames
    26 abril, 2014 at 17:19 | Permalink

    Como se comentaba el otro día en la radio acerca de que R. R. Martin había llegado a modificar tramas a partir de lo visto en la serie y que todavía no estaba cerrada… quería compartir con Bárbara Ayuso esta información por si no la conocía:

    http://www.lne.es/verano/2012/07/25/r-r-martin-corona-terrazas/1275482.html

    R. R. Martin estuvo en Avilés y entre otras cosas para informarse de cómo se prepara cordero a la estaca para incorporarlo a su saga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

OTRAS ENTRADAS

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899