‘Orange is the new black’: la corrosiva y azucarada serie del verano

Jueves 22 de agosto de 2013 - Bárbara Ayuso - 4 Comentarios
Compartir:
Menéame Tuenti

Orange is the new black tiene dos de las cosas que más detesto en una serie: una protagonista insoportable y medianas grandes  dosis de azúcar. Pero como me encanta ser bipolar (qué va) y contradecirme cada tres minutos, digo abiertamente que estoy en pleno éxtasis y que ya es mi serie del verano. Un soplo de aire fresco y todo eso.

Para aquellos que habéis oído hablar de Orange como la “versión femenina” de OZ, olvidaos: Esto no es un dramón carcelario como fue esa locura maravillosa y excesiva de HBO. Estamos hablando de una serie-para-el-verano con todas las de la ley. Que bastante asfixia es ya este calor y Walter White. Pasen y lean, es territorio libre de espoilers.

La cosa va de Piper Chapman (Taylor Schilling ), la típica rubita de sonrisita ratonil que podría haber protagonizado cualquier anuncio de Special K. Comida macrobiótica, matrimonio en camino, negocio en ciernes y fascinación por Barney’s. Todo muy pulcro, hasta que le toca entrar en la cárcel. Y es que la dama también tiene a sus espaldas una juventud alocada en la que fue lesbiana y ayudante de narcotraficante, más o menos. Lo típico. Todo habría quedado en una aventurilla que contarle al psicoanalista a los 40, pero la pillan. Y la pillan 10 años después, cuando ya ha vuelto a redil y se ha convertido en la rubita inofensiva que vende jabones perfumados y se va a casar con el periodista/escritor frustrado que florece en las calles de Nueva York. (Ojo, que es  Jason Biggs, de American Pie). Así que le toca decir un “espérame-aquí-cariño” y plantarse en prisión, sin iPhone, Mad Men ni 50 sombras de Grey.

“Esto no es Oz”, le advierten al llegar. Ni la serie, ni el maravilloso mundo donde reina el falso mago. Pipper no llega a un penal oscuro y bárbaro, de marimachos con camisas de cuadros que fuman sin parar y se cosen a navajazos en las duchas. Orange is the new black es el microcosmos cotidiano de un grupo de mujeres a las que acabaron en la cárcel por sus malas decisiones,  y no por la marginalidad, la sociedad, o la familia en la que nacieron. No hay autocomplacencia que valga.

Ellas son lo mejor de la serie y sus historias el auténtico motor. La adaptación de una pija a un universo donde hay que cagar con la puerta abierta y limpiar el suelo con compresas es interesante y cómico, pero lo que engancha es el relato de esos fantásticos personajes, lo que hicieron para llegar hasta allí y cómo sobreviven entre extrañas.

La rusa cocinera (mi preferida), el exbombero transexual o la madre latina con decenas de hijos. Uno no puede dejar de saborear el delirio de sus historias pasadas, sintiendo lo que las ocurre como algo muy real. Porque por locas que nos parezcan sus cuitas, muchas lo son. La serie está basada en la historia de Piper Kerman, que narró en este libro cómo fue pasar 15 meses en la cárcel, sobreviviendo al día a día en un universo que se parece más a los esquemas de un instituto que de una selva. Pero aquí al final del día no puedes volver a casa y encerrarte en tu habitación a llorar; aquí toca compartir catre con una mujer con cáncer, una lesbiana acosadora o una mujer con respiración artificial. Este pequeño mundo está dividido por razas (“no es racista, es racial”,  le dicen), es cruel y las presas montan gallineros histéricos a la mínima de cambio. Lo único imperdonable es la debilidad… o eso parece.

Otra de las grandes virtudes de la serie de  es no tener complejos a la hora de zambullirse en el drama, la comedia, la tragedia y también la cursilada. A ratos culebrón sentimental y a ratos parodia negra de la sociedad, pero siempre sin disculparse y añadiendo los ingredientes con vaso medidor. ¿Queréis adjetivos? Corrosiva, tierna, ñoña, graciosa, tragicómica y dramática. Hay de todo.

Por fin, por fin, por fin, una serie de mujeres interesantes. De buenos personajes. De señoras bidimensionales que protagonizan, que andábamos justos. Para alguien que se queja constantemente de lo poco cautivador que resulta el género en la pequeña pantalla, Orange is the new black es un desquite en toda regla. Sin chorradas de girl power o vocesdeunageneración. Pero ojo, que los personajes masculinos también brillan: especialmente ese “pornstache” tan cumbre (el hijo Sobotka de The Wire), el director condescenciente o el blandito poli que se enamora de una reclusa.

Pero hay algo aún mejor. La serie, creada por Jenji Kohan (Weeds) genera muy buen rollo. Y a veces, eso es lo mejor que se puede decir.


3 Comments

  1. correquetecojo's Gravatar correquetecojo
    22 agosto, 2013 at 15:55 | Permalink

    Esta serie se aleja de los topicazos carcelarios a los que nos han acostumbrado. Un universo obligado en el que todo huele a podrido pero en el que por momentos corre una brisa primaveral.
    Personajes muy bien estructurados; ninguno es bueno pero todos tienen una razón para no serlo.
    Un guión que consigue armonizar mil historias en un todo fluido; diálogos para los que prefieren sulfear por la primera capa y para los culturetas más profundos.
    Sólo un pero, el último capítulo de esta primera entrega es el más flojo.
    Muy recomendable en versión original. Ya están rodando la segunda temporada.

  2. Jose's Gravatar Jose
    22 agosto, 2013 at 17:18 | Permalink

    Es una serie muy entretenida. Se pierde para mi gusto a veces, como empieza comentando Bárbara, en algo de azúcar, pero lo compensa con creces.

    Sin entrar en spoilers, mi personaje favorito es Crazy Eyes, tremendo papelón. Aunque Red es también tremenda, la enviada de Dios también buenísima y Miss Claudette, que te pone a veces al borde de echar el lagrimón.

    Piper … pues bueno, alguien tiene que ser el centro, y quizá es una buena estrategia que sea un personaje no tan rotundo. Eso sí, le falta un hervor.

    La serie enfoca muy bien el tema de decisiones que llevan a consecuencias. O sea, la vida misma.

  3. Maverick's Gravatar Maverick
    22 agosto, 2013 at 21:17 | Permalink

    Esta serie me tiene enganchada. Es divertida, tiene unos diálogos estupendos ( Nicki ) , personajes con carisma. No se que voy a hacer cuando termine los 3 capítulos que me guardo. Qué buenos personajes hacen los guionistas americanos, son tan reales!, por eso son los mejores y sus series las que te atrapan. Mi favorita es Alex , por su puesto , esa voz es la caña ( y esas cejas ) y Alex con Chapman , y Alex hablando con Nicky.

  1. ‘Orange is the new black’: la corrosiva y azucarada serie del verano – Libertad Digital | Lineas902gratis.com on 22 agosto, 2013 at 13:50

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

OTRAS ENTRADAS

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899