‘New Girl’, comedia sexual de una noche de verano

Martes 16 de octubre de 2012 - Juanma González - 8 Comentarios
Compartir:
Menéame Tuenti

No pretendo convertir una reseña sobre New Girl, uno de los estrenos televisivos más exitosos de la pasada temporada, en un retrato psicosexual de este cronista, pero tampoco pretendemos esta vez hacer una (otra) crítica convencional. Y no es que la serie en sí, una comedia sentimental a mayor gloria de su protagonista y productora, Zooey Deschanel, no trate de esos temas. Los psicosexuales, digo. Precisamente su punto de partida es la llegada de Jess, una treintañera alocada y recién abandonada por su ex, a un piso habitado por tres hombres en perpetuo celo, lo que da pie a todo tipo de enredos sentimentales tratados generalmente de forma naïf y amable.

La New Girl de marras es la actriz, cantante y compositora Zooey Deschanel, otra miembro del clan Deschanel encabezado por la hermana mayor Emily (la famosa Bones televisiva), que se ha convertido ya en musa indie y gafapasta por excelencia del mass-media. Zooey, con su voz monocorde, flequillo recto y gafas de pasta, ha convertido New Girl en el espacio perfecto para lucir su estilo a lo My Fair Lady, un poco vintage, de modales ligeros, calculadamente cándido –condenadamente carnal- así como sus vestidos y sus juguetones ojos de agua, capaces de hacer caer imperios y de derribar murallas, esta vez las existentes entre televisión y cine (protagonizó 500 días juntos), que ahora suponemos digitales en ambos casos.


Pero antes de convertir el blog de series de Libertad Digital en un relamido retrato mío (asquete), y a bajarnos los pantalones ante la musa Deschanel, un manipulador y cantarín cruce de pin-up, she-nerd (alerta: neologismo urbano) y aquella Mary Jane Watson que, allá por 1965, salió de detrás de un florero y le espetaba al pasmado de Peter Parker eso de “Admítelo, Tigre, te acaba de tocar la lotería”, emprendamos el camino de vuelta hacia New Girl, serie de humor blanco y razonablemente fresco emitida en España y EEUU por Fox, y que el año pasado tuvo el honor de ser la primera –creo recordar- en renovar para una segunda temporada, la misma que se estrenó al otro lado del charco hace escasas dos semanas.

Despachemos a la Wikipedia en un párrafo: nominada al Globo de Oro a la mejor serie cómica o musical, a la mejor actriz de comedia (Deschanel), así como a cinco premios Emmy, el de mejor actriz, actor de reparto (Max Greenfeld), y mejor diseño de títulos, entre otros. New Girl es una de las comedias revelación de la temporada pasada y, quizá, una firme candidata a heredar el cetro de Modern Family en las preferencias del público mayoritario una vez crezca su reputación más allá del círculo de devotos de las series. Convenimos en que, pese a su irregularidad –hay capítulos buenos y capítulos horribles de relleno-, a su calculadora mezcla de humor cargante y genital, New Girl tiene algo, una suerte de halo de diversión que no estoy seguro de que sea el de la buena comedia –no tengo ni pajolera idea de lo que significa eso, no me agobien- sino el de, simplemente, ver a gente que se lo pasa bien haciendo tonterías y te lo logra transmitir.

New Girl es una creación de la guionista y dramaturga Elisabeth Meriwether, responsable del libreto de la (merecidamente) olvidada comedia romántica Sin Compromiso, dirigida por Ivan Reitman, y ahora mismo en el disparadero de unos estudios, los de Hollywood, que están exprimiendo su pluma para los guiones de al menos media docena de proyectos. Meriwether, que por cierto parece el vivo reflejo de Deschanel, forma parte del denominado “Fempire”, grupo de plumillas femeninas entradas en la treintena y recién llegadas a los estudios, y cuya líder es -de momento- la ganadora del Oscar Diablo Cody. Cuando Cody se alzó con la estatuilla por su guión para Juno (no se lo llevaría posteriormente por la superior Young Adult, y también es la culpable de aquella cosa titulada Jennifer’s Body), creó involuntariamente la denominación para un grupo de guionistas jóvenes y mujeres que parecen la respuesta perfecta a la moderna comedia gamberra de Judd Apatow, dedicada a retratar las disfuncionalidades del macho urbano y moderno, pero ahora en versión femenina, algo que adquiere inmediatamente un cierto componente reivindicativo.

Todas las series llevan, sin embargo, un aval cinematográfico detrás de las cámaras, y en esta ocasión es el nombre de Jake Kasdan, de quien –sin embargo- les sonará más el apellido.  Jake es hijo de Lawrence Kasdan, realizador de Reencuentro o Fuego en el cuerpo y guionista  de títulos como En busca del Arca Perdida (toma ya), y a diferencia de su padre, parece entregado con fuerza a un único género, el de la comedia gamberra, con bastante convencimiento de causa aunque todavía desiguales resultados. Ambos coinciden, sin embargo, en un similar énfasis (no sé aún si capacidad) en el retrato de personajes falibles y emocionalmente verosímiles.

Lo bueno de New Girl, pese a ello, es que no tiene intención alguna de erigirse en retrato generacional de nada. Se trata de una comedia pretendidamente superficial, alocada y romántica –la sombra de Friends es alargada- dedicada a retratar las rarezas de un puñado de frikis urbanos más o menos encantadores, tremendamente inseguros, y a alargar lo máximo posible la tensión sexual que se adivina en sus primeros episodios entre Jess, la protagonista, y Nick (Jake Johnson). No falta tampoco el secundario que se adueña de la función, Schmidt, un pijo trastornado y mujeriego a medio camino entre los animales de Jersey Shore y el obsesivo-compulsivo Jack Nicholson de Mejor Imposible, ni las dosis adecuadas de nostalgia por la adolescencia ochentera. Tampoco cierto drama a la hora de dar chicha a los protagonistas con, ya saben, el-inevitable-miedo-al-futuro-en-estos-tiempos-tan-dificiles-que-corren.

Meriwether, en definitiva, combina amabilidad y candidez a la hora de retratar a sus personajes, con ironía a la hora de recrearse en los clichés de la comedia romántica y las propias teleseries (ver en el piloto cuando Jess se inventa su propia introducción… que es la que veremos en los títulos de crédito de posteriores capítulos: la chica parece interpretar su vida como en una teleserie…). Y en definitiva, que el resultado no está nada mal: ahora mismo, New Girl me parece más dinámica, ligera y fresca que otras sit-com veteranas como The Big Bang Theory o Cómo conocí a vuestra madre, sus directas competidoras y todavía en la cresta de la ola de la audiencia. Y al final, como ven, me ha salido una crítica convencional, así que me detengo.


8 Comments

  1. cobarde's Gravatar cobarde
    17 octubre, 2012 at 9:12 | Permalink

    Pues a mí me parece una nadería de mucho cuidado, y eso que soy talifan de la Deschanel como cantante (no daré mi lista de 10 Lps favoritos hasta que saque 7 más). Lo que le pasa es banal y vive con tres tíos que son tres armarios gays a punto de estallar, aunque vayan de heteros aspirantes a conquistadores. ¿Mejora a partir del 3er episodio? Ver los dos primeros fue un suplicio.

  2. Hrvln's Gravatar Hrvln
    17 octubre, 2012 at 11:22 | Permalink

    Yo diría que Dios le dio doble ración de simpatía y ninguna de oído, y que la energía que le sobró tras crear el mundo la puso en el imposible azul eléctrico de sus ojos, y que la lideresa del clan es ella y no Bones.

  3. MICCI's Gravatar MICCI
    17 octubre, 2012 at 11:26 | Permalink

    A mi me parece fresca y nueva en sus planteamientos, geniales Winston, Schmidt y Nick, no me identifico con ninguno de ellos ni conozco a nadie como ellos, será por eso? Y pido por favor que se vea en V.O., La voz horrible de Jess es un elemento fantástico para mostrar sus estados de ánimo. Ahora lo de comedia psicosexual, no lo he visto por ningún lado, es más yo diría que es unisex . No huele a sexo, huele a inquietudes humanas y a sensibilidad o lo contrario. He visto la 1ª temporada al completo y me ha creado curiosidad.

  4. sincero's Gravatar sincero
    17 octubre, 2012 at 12:15 | Permalink

    Seamos claros. La Deschanel está para comérsela con cáscara y todo y ahí reside el atractivo de la serie. Tanto ella como su hermana Bones han recibido un regalo de la naturaleza y bien que lo están aprovechando. Las dos son productoras de sus respectivas series.

  5. 17 octubre, 2012 at 12:32 | Permalink

    En realidad la serie no tiene nada, pero caen bien los personajes

  6. 17 octubre, 2012 at 12:46 | Permalink

    A proposito de esto, necesito un consejo: necesito engancharme a alguna nueva comedia, requisitos:
    Que este en su 2da temporada o a lo sumo la 3ra (menos material para ponerse al día) mis opciones son 2 Broke Girls y esta justamente New Girl, ¿opiniones? ¿alguna otra?

    De momento sigo: Mike & Molly y TBBT y me dio pena que cancelaran Are you There Chelsea?

    • Nachop's Gravatar Nachop
      18 octubre, 2012 at 15:05 | Permalink

      Dale una oportunidad a Community a pesar de su pésimo piloto, luego mejora, pero que mucho. Los episodios de la guerra de pinball son gloriosos…

  7. Z's Gravatar Z
    20 octubre, 2012 at 14:56 | Permalink

    Disculpa mi ignorancia sobre tu curriculum, Juan Manolo. Pero suponiendo que, además de escribir en LD, ir al cine tanto como dice tu blog y salir en esRadio, tienes un trabajo normal, me sorprende muchísimo que te quede tiempo como para perderlo con tonterías como New Girl, por mucha Deschanel que salga. Y si encima tienes novi@ ya me parece actividad paranormal directamente. En fin, tú sabrás. O cuéntanos el secreto, porque a mi se me acumulan los discos de películas y series (de verdad, no esto) de una manera tal que me deprime acercarme a la pila a escoger a qué puedo dedicarle un ratillo y ver todo lo que me falta por ver. Y eso que duermo nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

OTRAS ENTRADAS

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899