A veces, un actor y su personaje acaban siendo un ente indisoluble. Es el caso de Hugh Laurie con House, de Rowan Atkinson con Mr. Bean, de Jennifer Lopez con Jennifer Lopez. Pero en otras, la vida sigue y si su protagonista decide que la pequeña pantalla se le queda pequeña, o se pone pesado con el talón de final de mes, o simplemente prefiere mirar cómo crece el césped en su recién ampliada piscina, pues bye, bye, muy buenas. Esta es una pequeña recopilación de series que tuvieron que seguir al pie del cañón una vez su protagonista principal dijo adiós, que me voy.

George Clooney y Urgencias. Antes que Anatomía de Grey estuvo Urgencias, una de las series más veteranas y longevas de la televisión, y uno de los precedentes de el ansia rota por la pequeña pantalla que vendría después. Uno de sus descubrimientos fue George Clooney, alias doctor Ross, papel que le reportó mil nominaciones al Sindicato de Actores –algunas las ganó- y un Emmy. Clooney, que comenzó su carrera en El retorno de los tomates asesinos, demostró no tener un pelo de tonto. Una vez vio claro que su carrera cinematográfica estaba encarrilada –y vaya si lo estuvo-, y pese a algún regreso esporádico a la serie (aquel sorprendente capítulo de la temporada 15), decidió colgar la bata.

Charlie Sheen y Dos hombres y medio. Aunque aquí en España nos resistimos a conectar con el humor de la sitcom de Chuck Lorre, en Estados Unidos movilizaba a casi 30 millones de personas ante la televisión. En plena cresta de la ola, los enfrentamientos de Lorre con el deslenguado Sheen, de nuevo entregado a sus particulares orgías sexuales con actrices porno, cocaína y alcohol, se hicieron insostenibles. Tras la súbita muerte violenta del personaje, oséase, el despido, Sheen continuó arremetiendo contra todos y entregado a sus particulares orgías sexuales, pero ya sin horario. Ashton Kutcher, otro que no le hace ascos a ninguna mujer, vino para sustituirle. La serie se mantiene pero ha perdido 13 millones de espectadores.

Mandy Patinkin y Mentes Criminales. El actor, al que un servidor siempre recuerda en Alien Nación –me crié en los ochenta y vivo para contarlo- decidió marcharse de este violento remedo de CSI y fue sustituido por el noblote de Joe Mantegna, otro secundario cinematográfico refugiado en la tele. Incómodo con la naturaleza violenta del show, su personaje Gideon Ross fue sustituido por otro coco de la investigación criminal, el agente Rossi interpretado por Mantegna. Patinkin, conocido activista por la causa judía, ha coprotagonizado la primera temporada de Homeland, una de las sensaciones de la pasada temporada televisiva.

Michael J. Fox y Charlie Sheen en Spin City. De una gloria del cine juvenil de los ochenta a otra. De nuevo, dos estrellas cinematográficas (el primero, el entrañable protagonista de la saga Regreso al Futuro, el segundo, visto en Wall Street, Platoon o El Principiante) encontraban su manera de resurgir no en el cine, sino en la televisión. Sheen, tras postularse como un válido actor cómico en Hot Shots 1 y 2, dos cimas del cine de parodias, se presentó voluntariamente como reemplazo de Fox en el año 2000. Fox, mientras tanto, anunció su retirada de la actuación y la serie debido al agravamiento de su Parkinson, aunque posteriormente sería visto en algunos capítulos de Scrubs (también de Bill Lawrence, cocreador de Spin City).

William Petersen y CSI: Las Vegas. Si tratamos su sucedáneo, tenemos que mencionar su fuente. Las Vegas fue la artífice de la revolución del procedimental policiaco, hace ya la friolera de doce años. Producida por el cinematográfico Jerry Bruckheimer (Top Gun, La Roca), la serie creada por Anthony E. Zuikier presentaba el trabajo de investigación de una unidad forense de una forma tan estética y movida que el asunto acabó capturando a la audiencia. Su protagonista, el también cinematográfico William Petersen (Hunter, Vivir y morir en L.A) creó un nuevo modelo de Jessica Fletcher con su Gil Grissom, un entomólogo reservado y algo sordo capaz de regir una unidad de élite a golpe de ceja y frases de una línea. Y lo bien que quedan cuando justo después empieza a sonar Who are you de The Who… El personaje dejó la unidad para casarse con una de sus miembros, Sara Siddle (Jorja Fox) en la novena temporada. El episodio fue seguido por 23 millones de almas sólo en EEUU. Fue sustituido por Laurence Fishburne (temporada 10) y, después de éste, Ted Danson.

Steve Carell en The Office. Carell encarnaba a Michael Scott, el mejor jefe del mundo… en su cabeza, claro. El bueno de Michael era un pobre payaso que soñaba con hacerse cómico, conseguir unos amigos y casarse. En cuanto a dirigir la delegación de una fábrica de papel, Dunder Mifflin, en la pequeña localidad de Scranton era sólo un pasatiempo que ejercía con más pena que gloria… pero muchas risas. Finalmente, Carell, con su carrera en el cine ya encarrilada (Virgen a los 40, Crazy Stupid Love, El reportero) y una faceta dramática a la que está deseando sacar provecho, dejó la serie en su séptimo año, siendo reemplazado temporalmente por Will Ferrell, James Spader y Ed Helms, secundario habitual de la serie desde su tercer año -intepretando a otro pesado de narices- y coprotagonista de la saga Resacón en Las Vegas. La serie, que nació como un reemplazo de mitad de temporada, lleva ya ocho tandas, con una novena en proyecto, y acusando ya una notoria decadencia.

Shannen Doherty en Sensación de vivir. No una sino dos veces se ha largado Brenda Walsh de 90210. Si tal trágica marcha ha ocurrido se debe a que ha habido dos series, una la original (de 1990 a 2000), y otra la nueva versión que se programa desde 2008 y que posee Fox. En este caso, parece que la diva de Embrujadas firmó por apenas cuatro capítulos y tampoco tuvo mayor intención de continuar, aunque al parecer no dejó de poner pegas a los guiones. En el caso de la primera, mucho más sonado, fue al final de su cuarta temporada, cuando la misma Brenda Walsh que hablábamos antes decidió irse a Londres a estudiar arte dramático. La verdadera razón es que nadie aguantaba a Doherty, que fue despedida por mal comportamiento y sustituida por Thiffany Amber-Thiessen, de Salvados por la campana, que (¿ironías del destino?) interpretó a una nueva villana. A Brenda, por cierto, no se la volvió a ver en la serie, así que debió de aprobar todo en Londres. Doherty, por su parte, es toda una experta en grescas. A las tres temporadas de Embrujadas su personaje fue asesinado y ella despedida de la serie… al parecer, por tratar de perjudicar a Milano y ganar protagonismo.

Katherine Heigl y Anatomía de Grey. La rubia actriz, que ganó un Emmy en 2007 gracias a su papel, abandonó la serie por su deseo de dedicar más tiempo al cine, aunque oficialmente constó como motivos familiares. No obstante, sus críticas públicas a los guionistas –por no potenciar su papel en una serie coral- debieron influir bastante. Heigl dijo adiós en su sexta temporada tras el divorcio de su personaje en la ficción. A continuación, Heigl tuvo todo el tiempo del mundo para desarrollarse en el cine, protagonizando una serie de títulos estelares (modo ironía activado) como Noche de fin de año, La cazarrecompensas, La cruda realidad, Killers, 27 vestidos… que no obstante no han debido ir del todo mal en taquilla. Los rumores sobre su vuelta a la serie se suceden y la propia Heigl ha manifestado su interés por regresar, pero su creadora Shonda Rimes, verdadera experta en idear muertes inesperadas y regresos imposibles, no dice ni mú.


9 Comments

  1. John el Rojo's Gravatar John el Rojo
    15 julio, 2012 at 22:57 | Permalink

    No he visto ni una sola de las series que aparecen en este artículo… Quizás saque algo de tiempo para ver Mentes Criminales, es la única que, por su temática, me pueda interesar.
    Un saludo, y ¡a seguir bién!

  2. Winston Smith's Gravatar Winston Smith
    15 julio, 2012 at 23:01 | Permalink

    Pero hombre, ¿cómo es posible que habiéndote criado en los 80 no asocies ipso facto a Mandy Patinkin con el inolvidable “Iñigo Montoya” de la genial “La Princesa Prometida”?

  3. Pedrete's Gravatar Pedrete
    16 julio, 2012 at 8:00 | Permalink

    Sin animo de ser cansino regresamos a la discursion sobre la duracion adecuada de las series. Pero esta vez relacionado con los protagonistas, he de reconocer que a algunas series les viene bien el cambio de protagonista pero a otras les machaca la perdida de sus estrellas, como comentas sobre la para mi insufrible “The office” ya en decadencia despues de nueve temporadas, por poner el ejemplo de CSI, Las Vegas sin grison no es lo mismo, aun que claro, mas le machaca el maltrato de la publicidad le tele-mie… cinco.
    Como siempre solo es una opinion y recordar: todo el mundo tiene una como los cu…

  4. PedroGS's Gravatar PedroGS
    16 julio, 2012 at 8:31 | Permalink

    Yo pediría a Juanma González que se informase un poquito más en el caso de Shannen Doherty. Ser republicano en Hollywood es extremadamente difícil y los dos enfrentamientos que ha tenido Shannen han sido políticos, tanto con Jennie Garth, a la que llegó a pegar un puñetazo después de que ésta le reprochase ser republicana, como con Alyssa Milano, que es una de las figuras públicas de la organización “Vote the Rock”, vinculada con el Partido Demócrata. Al igual que Shannen, muchos otros actores han tenido que largarse de Hollywood, por ser republicanos e incluso por no apoyar explícitamente las políticas del Partido Demócrata.

  5. JASP's Gravatar JASP
    16 julio, 2012 at 9:49 | Permalink

    “Soy Íñigo Montoya. Tú mataste a mi padre. Prepárate a morir”. ;-)

  6. 16 julio, 2012 at 19:00 | Permalink

    Si Two and a Half Man no ha tenido éxito en España, seguramente es por la traducción e Intérpretes. La versión original en Inglés es muy buena al igual que la otra de Chuck Lorre, The Bing Bang Theory, pero esta última traducida al castellano es un completo asco. No soporto cinco minutos viéndola.

  7. ArKaN's Gravatar ArKaN
    16 julio, 2012 at 19:52 | Permalink

    Soy de los que leen este y otros blogs de vez en cuando y aunque hace años participaba activamente en alguno, no suele escribir más que lo imprescindible.

    Desconozco si sabes la historia de la serie de la BBC Doctor Who. En realidad esa es la serie que más ha sobrevido a sus protagonistas. Doctor Who -que en España ha sido una serie desconocida hasta hace poco- lleva a sus espaldas 50 años de historia (que no de emisión ya que hubo algún periodo en que no se emitió como tal serie de TV) y que cada cierto tiempo cambia de actores principales, especialmente El Doctor y sus acompañantes.

    La serie comenzó su emisión 1963. En 1966, William Hartnell que era el actor que interpretó al Primer Doctor, dijo un “ahí os quedais” en parte debido a su enfermedad y en parte a sus malas relaciones con el equipo. Luego aparecería en algunos especiales conocidos como “Los tres Doctores” junto a sus sucesores. Llegados a ese punto los productores se sacaron de la manga un ingenioso sistema para “matar” y “resucitar” a los protegonistas llamado “regeneración”. Evidentemente entonces resultó una solución muy ingeniosa y muy novedosa de sortear esas “desaerciones”, además casaba perfectamente con la filosofía y la historia.

    Después de Hartnell ha habido otros 10 protagonistas oficiales en todos estos años. Algunos de ellos también dijeron “ahí os quedais” y otros simplemente terminaron sus contratos y no los renovaron. Incluso uno -Christofer Ecclestone, el Décimo Doctor (el primero de la serie moderna que se emite en España)- simplemente abandonó la serie cuando creyó que ya lo habia dado todo y que no se ajustaba al perfil del personaje.

    También han existido spin offs y parodias de la serie, la más famosa de todas ellas con Rowan Atkinson interpretando al Doctor en 4 capítulos en plan de cachondeo.

    Saludos,

  8. 16 julio, 2012 at 21:04 | Permalink

    Hecho en falta un comentario sobre Expediente X. Como serie me parece un punto de inflexión en la TV de los 90: el eslabón perdido entre Twin Peaks y CSI.

    Pero lo mejor fue cómo David Duchovny consiguió librarse del “lastre” del agente Mulder para hacer el papel de su vida: el Hank Moody de Californication.

    Expediente X tuvo un par de temporadas aún muy estimables a pesar de la marcha de Duchovny, sin cuyo personaje parecía que no podía haber serie.

    Gillian Anderson se ha volcado en el teatro, con bastante éxito, por cierto (además de algunas películas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

OTRAS ENTRADAS

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899