En ocasiones, encontrar la fama con un papel que te viene como anillo al dedo puede convertirse en una maldición para un actor, marcando el resto de una carrera. Y si lo tienes que repetir cada semana, peor todavía. Esta es una lista abierta de los actores más encasillados de la historia de la televisión extranjera y patria. Algunos consiguieron superarlo a base de trabajo y esfuerzo, otros están en ello…. otros no. No están todos los que son, ni son todos los que están, pero aquí tenemos una muestra.

Peter Falk. El papel del sólo aparentemente despistado detective Colombo marcó de por vida a un intérprete que, de todas formas, fue nominado dos veces al Oscar en su trayectoria cinematográfica, trabajando para directores como Cassavettes, Wenders, Capra, Pollack… La serie de telefilmes del legendario detective se prolongó en el tiempo mucho más de lo que inicialmente tenía previsto su cadena. Falk murió en 2011 y en sus últimos años tuvo que afrontar una dura batalla contra el Alzheimer. Detrás suyo deja una extensa carrera en papeles tanto de protagonista como de secundario.

Michael Landon. Tres series de televisión marcaron la vida y la carrera de Michael Landon. La primera fue Bonanza (1959-1973), e inmediatamente después llegaron La Casa de la Pradera (1973-1983) y Autopista hacia el cielo (1984-1989), en las que también ejerció de productor, guionista y director junto al coprotagonista Victor French. Con ellas, Landon se convirtió en un icono del entretenimiento sentimental y bienintencionado. El actor murió de un cáncer de páncreas en 1991.

David Caruso ha desarrollado su carrera tanto en el cine como en la televisión, pero siempre interpretando a duros policías absorbidos por su trabajo y en el límite de la ley. Lo hizo en Policías de Nueva York, que abandonó demasiado pronto para dedicarse al cine. No tuvo éxito en la empresa, pero en el año 2002 encontraría su nuevo amuleto de la suerte encarnando al icónico y estoico Horatio Caine en CSI: Miami, uno de los spin-off más exitosos de la historia de la televisión. Sus ‘one-liners’ o frases sentenciosas mirando al infinito, antes de los títulos de crédito, han hecho historia.

Sarah Jessica Parker. Tras una carrera extensa como secundaria en el cine desde los años ochenta, la actriz-casada con el actor Matthew Broderick- se topó de bruces con el personaje de Carrie Bradshaw de Sexo en Nueva York. La serie, ideada a partir del libro de Candace Bushell, fue adaptada al cine en dos ocasiones y le reportó nada menos que cuatro Globos de Oro, convirtiéndola en icono de la moda.  La carrera de Parker tomó con el papel su definitivo impulso, pero a partir de ahí será muy dificil separarla del papel de mujer acomodada y urbanita, imagen que  de todas formas ella misma ha cultivado en sus siguientes interpretaciones.

Chuck Norris. Cuando Google no encuentra algo, le pide ayuda a Chuck Norris. Con esto concluimos que Chuck Norris no está encasillado, sino que en todo caso el desencasillamiento rodea a Chuck. Su salto a la televisión con Walker: Texas Ranger, una vez agotada su trayectoria cinematográfica en los ochenta, contribuyó a convertir a Norris en un hito de la acción en su vertiente más sudorosa, violenta y, ahora, anacrónica y catódica. Por eso mismo su legión de fans, lejos de disminuir, se mantuvo o incluso ascendió en los alrededores de los polígonos industriales. Atención a su regreso a las grandes producciones con un pequeño papel en Los Mercenarios 2, que se estrena este verano.

Sancho Gracia. No se sabe qué fue antes, si Sancho Gracia o Curro Jiménez. El bandolero andaluz inspirado en el barquero de Cantillana estuvo en el aire en TVE desde 1976 al 79. Su lucha contra los franceses en la Serranía de Ronda se convirtió en un icono de la televisión de la época, y diríase de la española. Gracia ha desarrollado una larga carrera en cine, teatro, televisión… pero el recuerdo de Curro Jiménez nunca se ha desvanecido del subconsciente colectivo de pata negra.

Kelsey Grammer. Pese a que el público mayoritario le asocia a Frasier Crane, su intérprete Kelsey Grammer es un brillante actor que ha logrado cambiar radicalmente de tono en repetidas ocasiones. La última de ellas ha sido con Boss, una de las series con mejor crítica del momento, en la que se narran los tejemanejes de la política de Chicago desde una perspectiva bien distinta a las alegrías que nos deparaba su personaje de aquella sitcom. En lo referente a él, todos lo sabemos: comenzó en Cheers (1982-1993) y de la barra del bar saltó a su apartamento en su exitoso spin-off Frasier, que se mantuvo en antena once años, entre 1993 y 2004.

Jason Priestley. El personaje de Brandon Walsh en 90210: Sensación de Vivir aupó a Priestley como uno los sex-symbol más recurrentes en las carpetas de las quinceañeras de los años noventa. El acartonado actor canadiense, pese a sus reiterados intentos, jamás logró despegar en el cine ni tampoco en otras series televisivas. Ahora mismo, eso sí, protagoniza la telecomedia Call me Fitz, que va por su segunda temporada.

Larry Hagman. El actor fue el intérprete de uno de los villanos más icónicos de la televisión, J.R. Ewing, de Dallas. La prueba es que la inminente actualización de Warner Channel, que en España emitirá TNT, aún le tiene entre sus protagonistas. La rivalidad entre J.R. y Bobby Ewing continúa. Hagman ha tenido que hacer frente a múltiples problemas de salud, y pese a sus apariciones en Nip Tuck e incluso su experiencia en alguna serie española, siempre será conocido por su paradigmático villano en el culebrón de lujo Dallas.

Tim Allen. Pese a que aquí pasó sin pena ni gloria, la serie Un chapuzas en casa (1991-1999) fue una de las sensaciones de la televisión norteamericana mientras estuvo en antena. Allen saltó al cine familiar con ¡Vaya Santa Claus! en 1994, y el filme resultó tan taquillero que lleva ya dos secuelas. Su trabajo se extiende al doblaje en versión original de la saga Toy Story de Disney/Pixar, donde interpreta al famoso Buzz Lightyear.

Jesús Bonilla. A raíz de sus intervenciones televisivas en Pepa y Pepe, Periodistas o Los Serrano, el actor toledano ha especializado en papeles de cascarrabias perpetuamente enfadado. Antes de eso, Bonilla colaboró con directores como Berlanga, Fernando Trueba, y en éxitos de taquilla como Makinavaja. También debutó en la dirección cinematográfica con la exitosa El oro de Moscú, que también protagonizó, y su secuela reciente La daga de Rasputín.

Mario Casas. Ahora mismo cosecha un nuevo éxito cinematográfico con Tengo ganas de ti, un romance juvenil que continúa la historia de Tres metros sobre el cielo. En el cine también ha protagonizado Grupo 7 y Carne de Neón, realizadas tras su salto a la fama en la serie de Antena 3 Los hombres de Paco. El actor gallego, de 24 años, es considerado ahora mismo el talismán en taquilla del cine español, y se ha especializado en papeles de chulo intenso y atormentado capaz de seducir a cualquier chica que se le cruza por delante. Suele interpretar sin camiseta.

Leonard Nimoy. Nacido en 1931, Nimoy es un icono vivo de la ciencia ficción y la cultura popular gracias a su papel de Spock en Star Trek, tanto la serie como en los largometrajes (recientemente retomó el papel como versión anciana de Zachary Quinto en la película de J.J. Abrams, quien también contó con él para su serie Fringe). Nimoy es también fotógrafo, poeta productor y director. Suyas son Star Trek III  y IV, Tres hombres y un bebé e incluso un videoclip de Bruno Mars. Su autobiografía se tituló I’m not Spock. Encasillado o no, Nimoy, de 82 años, es un verdadero mito viviente pop.

Jordi Rebellón. El actor barcelonés se ha hecho famoso a raíz de su interpretación del incombustible doctor Vilches en Hospital Central. Vilches, perdón, Rebellón, se marchó de la serie en 2007 para volver menos de dos años después. La serie continúa indestructible.  Respecto a Hospital Central, ostenta el récord de ser la serie semanal más longeva de la historia de la televisión española. Comenzó en el año 2000 y, tras una veintena de temporadas, aún sigue en antena.

David Hasselhoff. Está tan encasillado como Mitch Buchanan en Los Vigilantes de la Playa, que en su reciente papel en la secuela de Piraña 3D se intepreta a sí mismo… obligado a hacer el papel de guardacostas. Pero mucho antes, Hasselhoff conoció el éxito en su faceta de cantante (sus vídeos en Youtube no tienen precio) y por su papel de Michael Knight en otro icono de los noventa, El coche fantástico (1982-1986). Quien no se sienta atraído por su irresistible introducción (“una trepidante aventura de un hombre que no existe en un mundo lleno de peligros”) simplemente no tiene sangre en las venas.

Jennifer Aniston. La encantadora Rachel Greene de Friends (1994-2004), aparte de una de las protagonistas de la serie, también era el permanente objeto de deseo romántico de Ross (David Schwimmer). Sus tiras y aflojas mantuvieron la tensión durante bastantes temporadas y se convirtieron en el recurso principal de los guionistas para enganchar al personal. Aniston ha sido la única de todos los miembros del reparto que ha conseguido desarrollar una carrera en el cine, por mucho que ésta se haya producido casi exclusivamente en la comedia romántica, en roles muy similares al que le dio a conocer: el de chica amable, siempre preocupada y voluntariosa, pero un tanto superficial.

Jaleel White. No quiero aguarles el día, pero ¿quién no se acuerda del célebre Steve Urkel?. Al fin y al cabo, y pese a quien pese, es uno de los ejemplos perfectos de personaje robaplanos. White comenzó como secundario en Cosas de Casa (1989-1998) y fue aumentando su presencia en la serie hasta acabar casi protagonizándola. Después, la nada. O no: ha sido la voz del erizo Sonic de Sega en diversos productos de la franquicia de videojuegos, y recientemente protagonizó Megashark vs. Crocosaurius, cuyo argumento es perfectamente deducible.

Rowan Atkinson. Encasillado en el papel de  Mr. Bean, el actor británico estudió en la universidad de Oxford, donde divertía a sus amigos poniendo caras extrañas. Su asociación con el guionista Richard Curtis comenzó con la serie La víbora negra, uno de los hitos de la comedia británica. Curtis, por su parte, le recompensaría con pequeños papeles de Love Actually y Cuatro bodas y un funeral. No obstante, la campanada de Atkinson fue el personaje del inadaptado y mezquino Mr. Bean, que saltó a la gran pantalla en dos películas y también tuvo una serie de animación, y que desarrolló a lo largo de 14 capítulos emitidos en mil y una ocasiones. Su personaje en la gran pantalla Johnny English, con el que parodia el mito británico de James Bond interpretando a un espía patoso, no le ha ayudado a separarse de él.

Javier Cámara. Aunque el riojano ha conseguido desempeñar todo tipo de papeles, dramáticos y cómicos (incluyendo varias colaboraciones con Almodóvar), el público siempre conservará en su memoria su rol de Paco Jimeno en la serie de Telecinco Siete Vidas.  La serie estuvo en antena desde 1999 hasta 2006, pero tras la marcha de Cámara nada fue lo mismo. No obstante  y dejando de lado su actividad en la serie de Globomedia, el actor ha sido nominado en cinco ocasiones al Goya.


17 Comments

  1. José Luis Cortijo Martín's Gravatar José Luis Cortijo Martín
    24 junio, 2012 at 14:29 | Permalink

    No podemos olvidarnos de otro gran encasillado: Christopher Reeve no consiguió salir de debajo de la capa de Superman hasta que tuvo el accidente que le dejó tetrapléjico, pues aunque fue un excelente actor, su intervención en la tetralogía del Kryptoniano eclipsaron sus otros trabajos.

    • Javier's Gravatar Javier
      25 junio, 2012 at 10:37 | Permalink

      Totalmente de acuerdo, y a diferencia de otros personajes encasillados, Reeve tenía talento artístico a expuertas, pero cuando le veía, incluso ya postrado en su silla de ruedas, no podía sino pensar en Superman. Quizás porque nadie como él, ni siquiera en los comics, ha interpretado de forma tan magistral la dualidad Clark kent / Superman. Hay una escena memorable en Superman II en la que está a punto de revelarle su identidad a Lois Lane, en la que se quita y se pone las gafas, y el cambio de lenguaje corporal entre Superman y Clark es para mí uno de los grandes momentos de la historia del Cine.

  2. eye's Gravatar eye
    24 junio, 2012 at 14:54 | Permalink

    Cuando un trabajo tiene un gran éxito y es muy recordado se tiende a hablar de encasillamiento, pero lo cierto es que la mayoría de los que trabajan en la profesión es lo que desean, tener un personaje que se convierta en mítico, porque además siguen trabajando en otros proyectos.

  3. 24 junio, 2012 at 15:07 | Permalink
  4. León Aldecoa's Gravatar León Aldecoa
    24 junio, 2012 at 16:04 | Permalink

    Me parece increíble que no esté en la lista el gran Hugh Grant. Medio actor y putero entero, todos sus papeles son el mismo; el eterno romántico despistado de ojos caídos que enamora a las mujeres a pesar de los obstáculos y malentendidos que surgen a su alrededor.

    Un 10 para la carrera de este british. Un 10 por ‘actor’, un 10 por saberse mediocre y reírse de ello, un 10 por sus ojos caídos y despiste romántico y un 10 porque 10 dólares es lo que le costó un rato de sexo oral con la señorita Divine Brown.

  5. Pepe Trola's Gravatar Pepe Trola
    25 junio, 2012 at 6:35 | Permalink

    ¿Y cómo han podido olvidarse de Antonio Resines y Pepón Nieto? ¡Si llevan toda su vida interpretándose a sí mismos! Incluso cuando (se supone que) no están actuando parecen sus propios imitadores.

    • Lorena's Gravatar Lorena
      7 julio, 2012 at 0:44 | Permalink

      Resines no es que esté encasillado, lo que ocurre es que no importa cual sea el papel que le dén (asesino, héroe, malvado, bonachón…) el hace siempre lo mismo, va a una película a hacer de Resines.

      Eso no es estar encasillado, es no saber interpretar.

      Los actores “encasillados” son los que se han hecho muy famosos por un papel o una película y luego han caído en el olvido durante el resto de su carrera (Christopher Reeve, Michael Landon, Mark Linn-Baker, Bronson Pinchot, etc …)

      Presuntos actores como Resines han hecho y siguen haciendo montones de películas y series, todas mediocres, como quien hace churros y no destacan por nada.

      Saludos…

  6. nbg's Gravatar nbg
    25 junio, 2012 at 7:39 | Permalink

    Se olvidan de otro gran encasillado: Luke Skywalker… digo, Mark Hammill, protagonista de Star Wars

  7. flipper's Gravatar flipper
    25 junio, 2012 at 7:53 | Permalink

    Me falta Daniel Radcliffe en la lista.

    Sé que es muy joven y que aún puede demostrar (o al menos intentarlo) que sabe hacer otras cosas que agitar una varita o volar en escoba. Pero, sinceramente, dudo que se quite la etiqueta de Harry Potter después de ocho pelis.

  8. Javier's Gravatar Javier
    25 junio, 2012 at 10:39 | Permalink

    Otros grandes encasillados, a excepción del gran Harrison Ford, son los protagonistas de la trilogía original de La Guerra de las Galaxias. Ni Mark Hamill (Lucke Skywalker) ni Carrie Fisher (Princesa Leia) fueron capaces de repetir éxito fuera de la saga galáctica.

  9. resinero's Gravatar resinero
    25 junio, 2012 at 11:53 | Permalink

    Pepe Trola…. ¿Antonio Resines?. Amigo mio, antonio resines de lo mejrocito que hay, los papeles dramaticos los borda (caja 500 no se que, la estrella noseque, no me acuerdo de los nombres) creo que en el caso de Antonio resines se debe mas al espectador que al actor

  10. Alberto's Gravatar Alberto
    25 junio, 2012 at 20:20 | Permalink

    El mayor encasillamiewnto esta en Hugh Laurie como Dr House. Menos mal que ahora lo dejó para dedicarse a hacer una gira mundial con su grupo musical. El canta, toca el piano y la guitarra y además escrive novelas

  11. Alberto's Gravatar Alberto
    25 junio, 2012 at 20:22 | Permalink

    Un gran encasillado es Hugh Laurie como el famoso y discolo Dr. House.
    Menos mal que ahora lo dejó porque va a hacer una gira mundial con su banda, pues es gran cantante, pianista y guitarrista

  12. aramones's Gravatar aramones
    26 junio, 2012 at 8:50 | Permalink

    os olvidáis de Fernando Tejero,gran actor que siempre hace el papel de Fernando Tejero,Santi Millán,gran actor que siempre hace el papel de Santi Millán,Willy Toledo,perfecto merluzo contento de ser un bobo interpretándose a sí mismo…Si comparamos a Chuck Norris con estos fantásticos ¿actores?creeremos estar delante del mismísimo Charles Laughton
    saludos

    • Lorena's Gravatar Lorena
      7 julio, 2012 at 0:48 | Permalink

      Fernando Tejero, aun tiene por delante mucho años de carrera, me parece muy pronto para decir que está “encasillado”. Si dentro de 20 años no ha hecho ningún papel que lo devuelva a la fama, entonces podremos decirlo, mientras tanto démosle un voto de confianza…

      Un saludo..

  13. Bubu's Gravatar Bubu
    26 junio, 2012 at 9:22 | Permalink

    Encasillado Yogui.

  14. 7 julio, 2012 at 17:42 | Permalink

    Magnífico post.se podria hacer oto con directores encasillados del tipo J.J.Abhrams (con el misterio cada vez menos efectista), Wes Craven (con sus alas a lo mismo que su caida), los hermanos Scott (rozando pero nunca consiguiendo la esencia de sus comienzos) y un largo etc que daria para mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

OTRAS ENTRADAS

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899