‘Person of Interest’: la sorpresa del año

Viernes 8 de junio de 2012 - Daniel Rodríguez Herrera - 12 Comentarios
Compartir:
Menéame Tuenti

Posiblemente, Person of Interest, o Vigilados, como prefieran, ha sido la serie que más expectativas creó en su estreno y más decepcionó a los adictos. Producida por Abrams, con el Michael Emerson de Perdidos en uno de los papeles principales y Jonathan Nolan como mente creadora, todo apuntaba a que sería una de las mejores novedades de la temporada. Pero cuatro o cinco capítulos después, parecía que aquello se había convertido en una serie policiaca más, con algo de informática para aderezarla y hacerla distinta. Muchos la dejaron entonces. Craso error.

Pero empecemos por donde se debe, el principio. Y es que al comienzo de cada capítulo, Finch, el personaje interpretado por Emerson, resume en qué consiste la trama:

Te están vigilando. El gobierno tiene un sistema secreto, una máquina que te espía todos los días a todas horas. Lo sé por que la cree yo. Diseñé la máquina para detectar actos de terrorismo, pero lo ve todo. Crímenes violentos que implican a gente ordinaria, gente como tú. Crímenes que el gobierno considera irrelevantes. Ellos no iban a actuar por lo que decidí hacerlo yo. Pero necesitaba un socio, alguien capacitado para intervenir. Buscados por las autoridades, trabajamos en secreto. Nunca nos encontrarás, pero víctima o agresor, si tu número aparece, te encontraremos.

Efectivamente, Finch creó el Gran Hermano motivado por los atentados del 11-S y cada poco recibe un número de la seguridad social que corresponde a una persona que de forma inminente va a matar a alguien… o ser asesinado. Es un experto informático de un nivel inimaginable. Del mismo modo, su socio, Reese, interpretado por un inexpresivo Jim Caviezel, más que un militar ex agente de la CIA parece Terminator. Pero bueno, como en tantas otras series y películas, de James Bond a Bourne, es relativamente sencillo suspender la incredulidad, y así nos dispusimos a disfrutar de la serie.

Además de estos dos personajes, teníamos dos policías, Fusco y Carter. El primero, un corrupto al que chantajean para que trabaje para ellos en la sombra. La segunda, una profesional ejemplar empeñada en cazarlos. Dos buenos secundarios que cumplían su papel.

El problema, tras unos cuantos capítulos, es que aquello parecía una serie policíaca más, de las que llaman “procedimentales”, es decir, aquellas cuyos capítulos son autoconclusivos y muy pocas cosas suceden que requieran más de un episodio. Un Equipo A, por entendernos. Series que están muy bien cuando llegas tarde de trabajar y no quieres pensar mucho y te las encuentras en la tele; da lo mismo qué episodio sea o incluso qué temporada que la cosa se puede seguir sin problemas de principio a fin. La única diferencia entre Person of Interest y otras del género es que aquí no estás nunca seguro si la persona a la que quieren proteger es víctima o verdugo. Bueno, y también que la base informática y paranoica de la vigilancia continua da lugar a unos grafismos bien chulos para servir de cortinilla entre escenas. No era mucho.

‘Testigo’: la aparición de Elías y el cambio en la serie

No sé por qué seguí viendo Person of Interest tras los primeros capítulos. Quizá me gustó que, pese a lo exagerado de la efectividad a las teclas de Finch, la serie intentaba ser respetuosa con los informáticos que pudiéramos estar viéndola. Quizá porque me hacía gracia ver al Jesús de La Pasión de Cristo ejerciendo de héroe de acción. En cualquier caso, no es porque presintiera que se fuera a convertir en una gran serie, con “un arco argumental mucho más ambicioso y genuinamente intrigante”. Pero hice bien, porque la recompensa no tardó en llegar.

El capítulo séptimo, Testigo, desveló el primer archienemigo de nuestros protagonistas, Elías, de la mejor manera posible, en uno de los mejores episodios de la temporada y el punto de inflexión en el desarrollo de la serie. A partir de ahí, la serie creció, incluyendo nuevos personajes, varias subtramas y haciendo que los flashback que nos habían ido presentando a los personajes en los primeros capítulos terminaran cobrando sentido e integrándose en los casos de la semana.

Fusco y Carter fueron abandonando los papeles con los que comenzaron y adoptando otros nuevos según fueron pasando los episodios. Algunos de los salvados por Finch y Reese volvieron a aparecer para ayudar, o no, a nuestros héroes. Y el cerco sobre ellos se fue estrechando desde varios frentes. Al fin y al cabo, por muy buenas intenciones que tengas, no parece probable que puedas dedicarte a matar gente semana sí y semana también sin llamar la atención de nadie, ¿verdad?

El crimen organizado, la organización de polis corruptos “HR”, el FBI, la CIA, los otros pocos que saben de la existencia de La Máquina, una hacker misteriosa capaz de derrotar al mismísimo Finch… todo parece ponerse en contra del empeño de nuestros protagonistas en salvar a las personas víctimas de crímenes “irrelevantes” y que en el fondo, como al Gobierno, nos importan un carajo. Como sucediera con, por ejemplo, los casos de House, han pasado de ser el centro de cada episodio a convertirse en el macguffin; interesan, sí, pero lo que nos importa es saber que será de nuestros personajes, si sus esfuerzos los llevarán al desastre o si se salvarán para ver otro día.

Grandes finales

El final de esta primera temporada empieza pronto: a partir del capítulo 19 de un total de 23 veremos cómo se van cerrando, aunque no del todo, muchas de las tramas que nos habían entretenido en los episodios precedentes y cómo se preparan otras nuevas que no cabe duda tendrán su protagonismo la temporada que viene.

En cualquier caso, posiblemente los mejores episodios sean los dos antepenúltimos, en los que se nos dan nuevas piezas de esos puzles que son Finch y Reese, personajes paranoicos a quienes persigue su pasado. En cierto modo, y por seguir el paralelismo con House, son similares al episodio Tres historias de la primera temporada de la ya finalizada serie del médico borde. El episodio final, pese a ser de los mejores del año, deja una última imagen con regusto amargo. Quizá Nolan se haya abramizado demasiado y dejado llevar al camino no ya de lo inverosímil sino de lo completamente imposible. O no. Lo veremos el año que viene.


11 Comments

  1. Uno de dos's Gravatar Uno de dos
    8 junio, 2012 at 16:06 | Permalink

    La única serie con valores dentro de la parrilla de la telebasura alienante¿Física y química?
    Ténicamente no es una maravilla, todo hay que decirlo, pero está bastante bien.

    No es casual que el protagonista sea Caviezel.

  2. Javier's Gravatar Javier
    9 junio, 2012 at 10:18 | Permalink

    Pues yo he disfrutado con la serie. Sí, es una serie policíaca más, y sí, Finch hace auténtica magia (poco creíble) con los ordenadores. Pero, ¿no ocurre lo mismo en CSI? Lo de CSI ya es de tomadura de pelo. Son capaces de obtener una imagen de alta resolución a partir de un puñado de píxeles de una foto borrosa, y todo eso en un par de segundos.
    Person of Interest (me parece una barbaridad llamarle “Vigilados”, esto de las traducciones de los títulos es una barbaridad que sólo hacemos en España) me parece una serie entretenida, ágil, un poco fantasiosa, sí, pero con un punto de partida creíble. ¿De verdad creemos que Internet sólo sirve para buscar vídeos graciosos de perros bailarines o niños prodigio?
    Probablemente haya series mejores, pero PoI entretiene, mantiene pendiente al espectador y los actores son solventes. Los personajes han evolucionado mucho, y probablemente lo hagan más si los dejan sobrevivir, no como otras tantas series que apuntaban buenas maneras y murieron por esa actitud cobardona de las productoras.
    No tengo más que encender la televisión cada día para ver que Person of Interest supera ampliamente el nivel medio de lo que podemos ver cada noche.

  3. 9 junio, 2012 at 11:37 | Permalink

    Muy buena serie; Nolan, Abrams y Caviezel fueron los “reclamos” para que la “probara” y, desde el principio, me gustó. Como muy bien dices, el “salto de calidad” se produjo con la aparición de Elías (un malo “de los de antes”, es decir, fantásticamente malvado) y todos aquellos a los que ha sobornado.
    Si será buena la serie que hasta mi madre y mi hermana, que no ven ninguna, están enganchadas ;)

  4. Juanjo's Gravatar Juanjo
    9 junio, 2012 at 11:40 | Permalink

    Pues muy bien, yo la dejé en el 5 o así, harto de ver que todos los capítulos eran prácticamente el mismo. :(

    Los americanos deberían aprender de los británicos. Ellos con 3 capítulos hacen una temporada de ‘Sherlock’. No necesitan rellenar hasta 22 o 23 a costa de meter ‘basura’.

    • Daniel Rodríguez Herrera's Gravatar Daniel Rodríguez Herrera
      11 junio, 2012 at 18:59 | Permalink

      Pues te has visto los peores (quitando el piloto, claro, que por ser el primero mola). :-)

  5. Alvaro's Gravatar Alvaro
    9 junio, 2012 at 12:21 | Permalink

    Ciertamente, mientras veía la serie, me empezaba a escamar un poco la similitud de todos los casos… cuanto más inocente pareciera el dueño del numero, más probabilidades de que fuera el malo había (y terminó igual, todo sea dicho). Aunque me parece que es un buen guión mal rematado, la verdad es que la trama de fondo me ha enganchado un poco bastante, y espero con ganas la segunda temporada.

  6. Hrvln's Gravatar Hrvln
    10 junio, 2012 at 18:15 | Permalink

    Habiendo leído la opinión de DRH acerca de ‘La Fundación’ era de esperar que la efectividad y cometido de la máquina le resultaran inverosímiles. Más aún el final de la primera temporada.

    En cualquier paso un detalle interesante que creo se ha pasado por alto es la manera gráfica que tiene la máquina de clasificar el alineamiento y riesgo de los que pasan por delante de una cámara. Interesante cómo cataloga a los protagonistas de la serie.

    • Daniel Rodríguez Herrera's Gravatar Daniel Rodríguez Herrera
      11 junio, 2012 at 19:40 | Permalink

      En realidad, aunque sea difícil, no veo teóricamente imposible la Máquina. Otra cosa es que sin haber sido programada para ello muestre una especie de voluntad propia, como aparece en ese final.

      • Cryops's Gravatar Cryops
        18 junio, 2012 at 7:16 | Permalink

        Yo creo que no es la máquina quien da los números por sí misma. Apostaría a que es el amigo de Finch el que está a cargo de la maquina, y que simularon su muerte para evitar que lo matasen.

  7. ana's Gravatar ana
    9 octubre, 2012 at 15:54 | Permalink

    La verdad person of interest es una gran serie, house super aburrido, csi ni hablar, esta serie es entretenida y no se porque la critican, yo espero ansiosa la 2 temporada, la verdad comparandola con las series actuales es muchisimo mejor ;) osea si estan aqui es porque estan conociendo informacion sobre la serie no para criticarla tan mal jajaj

  8. Adriana Loredo Juarez's Gravatar Adriana Loredo Juarez
    9 octubre, 2012 at 15:59 | Permalink

    A mi me encanto la serie,espero ansiosa la 2 temporada, la verdad que mas quieren de la serie, es entretenida, te deja en suspenso, mucho mejor que otras series que actualmente se pasan por tv, en cambio yo de lo unico que me quejo es del nombre pudieron haberle puesto otro mas llamativo, en fin no hay series perfectas pero esta se acerca

  1. VIGILADOS Person of Interest: La sorpresa del año on 9 junio, 2012 at 14:50

Responder a Cryops Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

OTRAS ENTRADAS

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899