Los enigmas del 11-M

Abril 2011


Una noticia con trampa

28 de Abril de 2011 - 20:17:13 - Regina Otaola - 3 comentarios

Hoy nos hemos enterado de que ETA ha enviado una carta a la patronal vasca y otra a la navarra dándoles la buena nueva de que suspende la extorsión. En sí, la noticia es estupenda para los empresarios.

Cuando he leído la noticia también me he preguntado cómo es que después de unos cuantos meses desde que la banda nos dijo que nos perdonaba la vida por un ratito es precisamente ahora cuando envía esta nueva misiva. Precisamente cuando el Gobierno ha decidido impugnar todas las listas de Bildu y otras candidaturas de independientes. Esta coincidencia resulta un tanto significativa y es una muestra para mí diáfana de lo que se va hablando en la sombra y no se acaba de cumplir hasta que el otro se pone farruco. Es el tira y afloja entre el Gobierno y los terroristas.

Parece ahora como si este Gobierno les hubiera pedido un nuevo gesto, algo que no hubieran hecho en "treguas" anteriores, para demostrar al resto de los mortales la buena voluntad de los terroristas. Un nuevo gesto para conseguir que el Tribunal Supremo no impugne todas las listas amañadas por ellos bien a través de Bildu, bien a través de otras plataformas de independientes. Si me quedaba alguna duda sobre la participación de los etarras en las elecciones, ahora ya no tengo ninguna. Estarán, por supuesto que estarán.

A ETA le importan un bledo los empresarios. Los ha extorsionado durante décadas y a algunos incluso los ha asesinado por no querer someterse a la extorsión. El envío de la carta no responde a su buen corazón, que no lo tienen, sino que es una acción interesada. ETA no hace algo por nada, sino algo por mucho más. Y mucho más es volver a tener el control en numerosos ayuntamientos vascos y navarros.

Me alegro por los empresarios que han sufrido y padecido el terror. Me alegro infinito porque podrán trabajar un poco más tranquilos. Lo que deberían haber hecho durante todos estos años si los nacionalistas de pro no hubieran decidido dedicarse a comer silenciosamente las nueces del árbol de la muerte. Las nueces malditas que tanto han aprovechado a algunos.

¡Pistoleros a la calle!

15 de Abril de 2011 - 19:36:56 - Regina Otaola - 4 comentarios

A la velocidad a que discurren los vergonzosos acontecimientos relacionados con los terroristas, dentro de poco va a ser más seguro para muchos optar como Otegui por estar a cubierto, es decir en la cárcel. Las calles, gracias a la doctrina del llamado Tribunal Constitucional, se van a llenar de pistoleros etarras. Pistoleros que no han manifestado ni arrepentimiento ni repudio de la organización criminal. Solamente han cumplido unos años de prisión –en el caso de Troitiño, un año y un mes, más o menos, por asesinato-. No ha habido sin embargo más redención que la de las penas. Es realmente nauseabundo. Cualquier ladronzuelo de poca monta pasará más tiempo en prisión que un asesino de 24 personas.

Claro que esto no es normal, aunque nos lo vendan como tal. Esto no sucede en ningún país que se precie de demócrata porque supone reírse a la cara de las víctimas en particular y de los ciudadanos en general. Las víctimas están enfadadas, desengañadas y hartas, muy hartas de una política que tiene de todo menos de antiterrorista.

Lo dije y lo vuelvo a repetir: el Pacto antiterrorista se ha convertido en una pantalla detrás de la cual se acuerda y se cede lo que sea necesario con tal de que ETA acepte dejar las armas. En principio a Sortu se le ha cerrado el paso, pero por otro lado la Audiencia suelta a los asesinos más sanguinarios. Una de cal y otra de arena. Y así va todo esto.

No sé cómo todavía hay quien se fía de este gobierno que no ha hecho más que mentir incluso antes de acceder al Poder. Me pasa lo mismo que con Batasuna-Sortu-ETA: no les puedo creer.

Vayamos también el 9 a las 5

7 de Abril de 2011 - 13:44:32 - Regina Otaola - 4 comentarios

 

El día 9 a las 5 de la tarde volveremos muchos, muchísimos a manifestarnos al igual que lo hicimos el 5 a las 5. Ya sé que en aquella ocasión hubo "faltas" o escaqueos sin justificación clara, por lo menos para mí. Allá ellos con su conciencia porque yo tengo claro que es la mía la que me indica qué hacer o no hacer. Tengo claro que debo estar en esa manifestación también, abstracción hecha de tiquis-miquis y temas de mayor o menor protagonismo.

Tengo claro que voy a ir porque me mueve un solo objetivo que es la derrota de ETA por los medios legales siempre, sin duda alguna. El acudir no significa que apoye a tal o cual partido o que dé carta de naturaleza a no se quién; no, ni mucho menos. Acudo porque quiero protestar como ciudadana española por lo que está sucediendo que es la negociación y por lo que va a suceder sin lugar a dudas, la presencia de ETA-Batasuna en los ayuntamientos y Juntas Generales porque una cosa lleva a la otra. Acudo porque quiero decir alto y claro que no vamos a callarnos mientras siguen excarcelando a etarras, siguen acercándolos a las cárceles del País Vasco, siguen sin echar mano por ejemplo a De Juana Chaos o a Josu Ternera con la excusa de que desconocen su paradero.

Acudo porque si al final se cumplen nuestras peores pesadillas, por lo menos me quedaré con la conciencia tranquila de haber estado siempre que me ha sido posible en una manifestación que reivindica no solo la memoria, sino la dignidad y la justicia de las víctimas del terrorismo. Acudo por ellas, por todas las víctimas y acudo por coherencia personal. Estaré junto a José Alcaraz con Voces Contra el Terrorismo uniendo mi voz a la suya para reivindicar que la mentira, la degradación y el abuso de este Ejecutivo sean sustituidas por la verdad y la justicia para las víctimas. Y para dejar claro que España es de todos y que ni Rubalcaba ni Zapatero ni ningún otro personaje semejante puede arrogarse, bajo ningún concepto, el trocear nuestra Nación según el capricho de los terroristas.

Por todo ello y por más, siempre hay más, considero que debemos acudir el día 9. Lo importante es lo importante.

El peaje moral de “la Paz”

2 de Abril de 2011 - 12:12:16 - Regina Otaola - 1 comentario

La aprobación en el Parlamento vasco de la proposición no de ley relativa al reconocimiento de las "víctimas de motivación política" vuelve a poner de manifiesto la legitimidad política, en igualdad de condiciones con los demócratas, que todo el arco parlamentario nacionalista más el PSE quiere conferir a ETA-Batasuna a fin de que su regreso a las instituciones democráticas se haga digerible.

De ahí que se feliciten de haber conseguido la práctica unanimidad de la cámara vasca: han logrado un paso importante hacia lo que ellos llaman "normalización", que no es más que extender la amnesia sobre los crímenes de ETA entre la sociedad vasca con el manido recurso a "la existencia de un conflicto político".

Ahora se trata de contentar a los batasunos más recalcitrantes, haciéndoles ver "lo que se ha conseguido en el Parlamento", y hasta queda abierta la posibilidad de crear una asociación de víctimas policiales. Por eso Aralar habla de "día histórico" y dice que "hay que reconocer todos los sufrimientos" y añade que la aprobación de esta proposición amplía el foco sobre el colectivo de víctimas, que hasta ahora se había centrado sólo "en una parte".

Según afirman sus defensores, este reconocimiento servirá para la reconciliación en nuestra tierra. Y poco a poco se buscará imponer de nuevo la idea de que aquí ha habido una guerra civil en las últimas décadas. "Estábamos en guerra, vosotros matabais y nosotros deteníamos" o asesinábamos, podría haber llegado a sentenciar el Gobierno socialista de seguir desarrollando esta tesis del "contencioso vasco", tan querida por los etarras y los que asumen sus tesis.

Pero no ha sido así, ni mucho menos: al terrorismo de ETA se le ha opuesto el Estado de Derecho, y cuando algún Gobierno ha querido buscar atajos criminales contra los etarras ha encontrado la firme denuncia de los demócratas porque son los primeros que han entendido que el terrorismo de Estado debilitaba la causa de la democracia y las víctimas del terrorismo.

Lo que ha ocurrido esta semana en el Parlamento vasco, con el apoyo del PP, nos vuelve a poner frente a la realidad de una estrategia desnortada que sigue el único criterio de "no quedarse fuera de la foto" porque "es mejor formar parte de la solución que del problema". Frases vacuas, sin fibra moral, que sólo pueden ser entendidas en el pequeño círculo de la política parlamentaria vasca pero que, desde luego, los ciudadanos no pueden ni quieren asumir, porque apuntan a la deserción política más que al triunfo del consenso.

Por su parte, el Ejecutivo de Patxi López, capaz de hacer todavía muchas "cosas que nos helarán la sangre", elaboró el trabajo presentado en el Parlamento bajo el epígrafe "informe sobre víctimas de vulneraciones de derechos humanos y otros sufrimientos injustos producidas en un contexto de violencia de motivación política" cuyos autores han sido "agentes del Estado que han actuado con evidente abuso de poder..."

Leyendo este contenido del trabajo de marras, me pregunto si también entraremos en ese epígrafe de víctimas de motivación política todos los españoles que hemos visto cómo nuestros derechos han sido vulnerados por la negociación con ETA y el subsiguiente chivatazo a la banda terrorista, es decir el "caso Faisán", donde "presuntamente" fueron agentes del Estado los que actuaron vulnerando los derechos de todos los demócratas.

De hecho, a mí me parecería muy bien que el Partido Socialista apechara con sus responsabilidades políticas y penales en lo que atañe a la "guerra sucia" contra ETA, pero desde luego no en nombre de la sociedad vasca ni en el de las víctimas del terrorismo. No somos nosotros los que debemos pagar las deudas morales contraídas por los socialistas, ni el escandaloso peaje moral de la claudicación por mor de "la Paz" de Zapatero.

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899