Los enigmas del 11-M

Diciembre 2010


Guardia Civil, duro servicio

31 de Diciembre de 2010 - 15:42:41 - Regina Otaola - 11 comentarios

Tengo en mi escritorio una figura de bronce, un guardia civil con capa y tricornio, con una placa que recoge las palabras que dan título a este artículo: "Guardia Civil, duro servicio". Cada día cuando me siento ante mi escritorio para hacer algo de provecho me encuentro de frente con este guardia civil que simboliza a todo el Cuerpo. Esto es, a miles de personas dedicadas a una vida de sacrificio, trabajo y entrega. Que han sufrido en propia carne la metralla de los asesinos etarras y sin embargo también el desdén e incomprensión de miles de ciudadanos en esta parte de España.

Por toda su trayectoria yo me siento orgullosa de que formen parte de los Cuerpos y Fuerzas de la Seguridad de nuestra Nación. Yo me siento orgullosa de estar bajo su protección porque han demostrado una y mil veces lo profesionales que son. Han salvado miles de vidas de ciudadanos honrados dando las suyas a cambio. Han hecho factible que muchos de nosotros podamos vivir con cierta "normalidad". Muchos siguen vivos gracias a ese duro servicio prestado por la Benemérita.

Por eso hoy, al conocer que la Audiencia Provincial de Guipúzcoa ha condenado a cuatro guardias civiles, según se dice, por torturar a los asesinos del atentado de la T-4, me he sentido triste, realmente triste por ellos, los guardias civiles. Y desde aquí quiero decirles que no me creo esas falacias, que para mí siempre estarán ellos antes que los asesinos cuyas órdenes como sabemos son las de denunciar siempre la existencia de torturas, incluso con autolesiones. No puedo creer que en el 2008 la Guardia Civil torturara a esos dos asesinos. Me quedo con el hecho cierto de que los detuvieron dejando las calles libres de dos indeseables. Una sentencia que merezca la alegría de las bases batasunas no puede por menos que causar mi máximo rechazo.

Como hoy es 31 de diciembre no me puedo despedir sin desearles a todos los lectores de LD un Feliz año 2011 y puedo asegurarles que esta noche brindaré no sólo por España sino también por la Guardia Civil. Desde aquí les animo a todos Vds. a hacer lo mismo, por ese duro servicio que nos seguirán prestando con coraje y lealtad y que hará nuestras vidas más seguras. ¡Viva la Guardia Civil!

  

Feliz Navidad de verdad

24 de Diciembre de 2010 - 15:36:21 - Regina Otaola - 8 comentarios

Hoy, 24 de diciembre del 2010, quiero desear a todos los lectores de este blog y a todos los que hacen posible que Libertad Digital siga en la brecha que pasen unas muy felices Navidades.

Dirán que todos los años es lo mismo, puro formulismo. Pero no. Para mí éste no ha sido un año más sino un año especial porque he vuelto a constatar lo importante que es vivir de forma consciente, es decir, sabiendo a ciencia cierta el porqué hago o digo algo, o el porqué callo cuando lo considero oportuno. Esto es: la importancia de vivir, pensar y actuar con responsabilidad

Así cuando deseo "Felices Navidades" transmito mis deseos de que se vivan de verdad en familia y entre amigos, porque esto es lo más importante que tenemos. Y llamo a salir de nosotros mismos para interesarnos por los demás, por todos y cada uno de nuestros familiares y amigos, y a esforzarnos para todo lo posible para que los demás se sientan queridos. La concordia y la alegría deben reinar estos días entre todos. Seamos de verdad. Vivamos la verdad. Ya sé que las buenas acciones deberían darse a lo largo de los 365 días del año pero, al menos, siguiendo la tradición, espero que estos días sirvan para dar lo mejor que tenemos.

Y 2011... ya se verá. Dicen los entendidos que va a ser peor que 2010 y cuesta trabajo creerlo: ¿peor aún? Podría ser perfectamente porque seguimos gobernados por unos ineptos totales que no saben hacer otra cosa que echar la culpa de todo lo que va mal al PP. No seré yo quien diga que mi partido hace todo bien porque no sería ni sincera ni objetiva. Lo que sí tengo claro es que el responsable del desaguisado en el que nos encontramos es el Gobierno del PSOE y de aquellos que lo han mantenido en el Poder a cambio de vender su alma por un plato de euros, caso de los partidos nacionalistas.

Pero todo esto Vds. ya lo saben. No me voy a repetir. Sólo me permito recomendarles una lectura para estos días: "Libelo contra la secta", de Hermann Tertsch. Van a pasar unos momentos estupendos al poder ver reflejado de forma inteligentísima lo que tantos y tantos españoles pensamos de este Gobierno y de la necesidad de librarnos de él democráticamente lo antes posible. Aunque parece que todavía habrá que esperar, porque por de pronto el estado de alarma ni siquiera contempla la posibilidad de unas elecciones. Los hay que no dan puntada sin hilo.

De momento, a lo dicho: que no nos amarguen estos días tan especiales para reforzar los lazos familiares y gozar de un poco de paz y tranquilidad navideña. Quien más quien menos, después de este 2010 todos nos la merecemos aunque sea un poco. 

Las apariencias

17 de Diciembre de 2010 - 22:00:20 - Regina Otaola - 2 comentarios

Este viernes hemos aprobado en Lizarza el último presupuesto de esta legislatura, el del año 2011. Un presupuesto equilibrado entre ingresos y gastos y por tanto sin florituras, sin partidas para inversión en el 2011, lo que no quiere decir que no podamos llevar a cabo alguna mejora gracias al remanente positivo de tesorería del año anterior. Toca apretarse el cinturón y así lo hemos hecho durante estos 4 años en los cuales hemos realizado pequeñas inversiones con ayuda de otras instituciones a las que estamos agradecidos, siempre y cuando nos abonen los que nos deben hasta el momento. Porque debo señalar que hemos acudido a un crédito puente para no postergar el pago a las empresas que han realizado las obras. En estos momentos, dejar sin abonar por un largo periodo de tiempo las obras ejecutadas puede colocar a las empresas en una situación difícil. Por nosotros, ninguna pequeña empresa pasará apuros por falta de pago de una obra ejecutada en el municipio.

El pleno se desarrolló con total normalidad, lo que también viene siendo habitual. Normalidad aparente, eso sí. Lo que me ha recordado, por celebrarse el jueves el Pleno en el Congreso, a la situación que se vive en España con los controladores. Quien quiera y pueda viajar durante estas navidades podrá hacerlo sin amenazas de huelga de controladores porque, aparentemente, el problema se ha solucionado. Y sin embargo no es así de ninguna de las maneras. La razón: tenemos un Gobierno que se ha ensañado, sí, ensañado con un colectivo hasta decir basta. Un Gobierno que ha demostrado su total y absoluta falta de liderazgo para gestionar un convenio que acabara con varios años de desencuentros. Un Gobierno que al despreciar la palabra dada por los controladores mediante escrito registrado en el Congreso se ha retratado con total nitidez.

¿Cómo va a creer en la palabra dada por alguien, si nos ha mentido por activa y por pasiva? ¿Cómo va a creer en algo que ha demostrado que desprecia total y absolutamente? Ahora dice que la alarma no impide la negociación colectiva cuando hace unos días decía lo contrario. Sin embargo ¿alguien sabe cómo es posible negociar un convenio sin libertad para una de las partes? Es más, ¿alguien me puede decir cómo se puede negociar un convenio bajo un estado de alarma calificado por muchos expertos de inconstitucional? Considero que todo esto que está ocurriendo nos desacredita de forma "alarmante" sobre todo fuera de nuestras fronteras. No hay excusa ninguna para la prórroga. Lo que hay es mucha cara y un ejecutivo que quiere aparentar una fortaleza de la que carece. El hecho de implantar la alarma lo demuestra. No podemos seguirle este juego diabólico ni con la abstención. No podemos permanecer callados como si nada ocurriese.

Otegui a casa por Navidad

10 de Diciembre de 2010 - 13:48:25 - Regina Otaola - 3 comentarios

 

Por mucha Audiencia Nacional que sea y con el debido respeto, debo decir que hay algunas de sus sentencias que crean dudas razonables en algunos ciudadanos y digo "dudas" por utilizar un término que no alarme al Ejecutivo, no vaya a ser que ahora le dé por militarizar a los blogueros. Sobre todo generan dudas cuando en los últimos tiempos hemos visto al estamento judicial, y por supuesto a los fiscales controlados por Conde-Pumpido, postrarse de manera vergonzosa ante los dictados del Gobierno "según lo aconseje la jugada" en relación a tantos y tantos expedientes sobre ETA: caso de ANV, Iniciativa Internacionalista, De Juana Chaos... y ahora Otegui en el mitin de Anoeta.

Decir que no está probado que los responsables del vídeo y demás hechos acaecidos en el velódromo donostiarra fueran Otegui, Permach, etc., es como decir que Zapatero no es responsable del Decretazo militarizante. ¿Hubo testigos en ese Consejo de Ministros? ¿Hubo Prensa? No. Sólo sabemos lo que nos contó Rubalcaba sobre lo que habían aprobado en dicha reunión. Es similar a lo sucedido en Anoeta. Sin la autorización de Otegui, Permach y demás mandamases de ETA-Batasuna, allí no se movía nadie. Además, ¿por qué expulsaron a la Prensa antes del acto?

Esta absolución de los cabecillas etarras a mí también me causa alarma, moral, y más cuando esta decisión, según se afirma, está basada en un informe mal elaborado por la Guardia Civil. Esto ya es el colmo. El Cuerpo que más ha trabajado en contra del Terror y más ha sufrido los atentados terroristas resulta que ahora, cuando lo correcto es buscar "como sea" la solución negociada al terrorismo etarra (¿verdad Zapatero, Rubalcaba, Jáuregui?), no ha hecho bien su trabajo.

Me gustaría pensar que al menos por vergüenza torera, de la que creo que carece por completo, el fiscal general recurrirá la sentencia y, además, reconocerá el buen trabajo profesional realizado por la Guardia Civil. Pero a estas alturas de la película y con las urgencias escénicas de los socialistas no se trataría más que de buenos pensamientos, confianza en una Fiscalía que, como digo, está absolutamente al servicio de los intereses por otra parte cambiantes y contradictorios de este Gobierno catastrófico. Lo lógico, conociendo el percal, es que pongan en libertad a Otegui y demás camaradas proetarras con aguinaldo incluido, que ya que estamos en Navidad... Y así podrá Jesús Eguiguren escribirle un christmas a Josu Ternera felicitándose por sus gestiones en pos de "la Paz".

Tenemos una sentencia más, un paso más encaminado hacia el objetivo de "paz a cambio de votos", un paso más en la dirección contraria a la aplicación del Estado de Derecho y a la protección y reparación de las víctimas del terrorismo. Sus palabras, sus deseos, sus reivindicaciones se las llevará el "espíritu navideño" de un Gobierno apuntalado ya tan sólo por el estado de alarma.

Una nueva vergüenza para todos los españoles, pero un nuevo motivo también para proseguir e intensificar la rebelión cívica. Negociación, en mi nombre, no.

¿Universidad o campo de pruebas para totalitarios?

2 de Diciembre de 2010 - 11:30:43 - Regina Otaola - 8 comentarios

Una vez más la Universidad pública española ofrece un ejemplo de totalitarismo e intolerancia. Podrán decir que no son todos los que estaban ni estaban todos los que son, pero cuando se permite a unos alumnos boicotear una conferencia con amenazas no hay más remedio que denunciarlo una y otra vez, denunciar ante todo la actitud de permisividad hacia los intolerantes para que no se vuelva a repetir.

Porque ayer, la que debería ser a estas horas ex delegada del Gobierno en Madrid, Amparo Valcarce, se permitió recomendar a monseñor Rouco Varela que no diera su charla en la Universidad porque no podría garantizar la seguridad del cardenal ni la de los asistentes. Y se quedó tan ancha, sometiéndose al dictado de unos jóvenes totalitarios enemigos de la libertad. Porque ayer, la delegada del Gobierno en Madrid, Amparo Valcarce, lo que hizo fue impedir, amparándose en una falsedad, que una serie de personas ejercieran un derecho que la Constitución ampara. La excusa para ella y la justificación idónea para que los vándalos se salieran con la suya. Y todavía sigue en su puesto. Alguien que afirma que el Gobierno de España no puede garantizar la seguridad de un conferenciante en un centro universitario de la capital de la Nación. Pues entonces, ¿para qué necesitamos un Gobierno, un Estado, si luego sus delegados y representantes se achantan a las primeras de cambio ante unos mindundis violentos? Es como si el Gobierno reconociera que efectivamente estamos en manos de quien quiera ejercer la violencia para imponernos sus criterios. ¿Dónde queda el Estado de Derecho? ¿Quién nos defiende a los que actuamos conforme a la Ley?

Al consentir la amenaza y ceder al chantaje, la delegada del Gobierno se convierte en responsable del éxito de los intolerantes en vez de erigirse en defensora de los que van a la universidad a hacer uso de su libertad de expresión. Y si los rectores consienten, y vaya que si consienten, son también responsables. Se les debería caer a unos y a otros la cara de vergüenza por lo sucedido y por haber demostrado con hechos, por enésima vez, que son incapaces de educar en el respeto a la dignidad humana, a la libertad de conciencia, de expresión y de reunión. Porque su obligación como rectores es propiciar ese ambiente, por supuesto al margen de la violencia, en que tales derechos pueden ser afirmados y difundidos. Por el contrario, fomentan por omisión la invasión de la esfera pública por los que quieren aniquilar cualquier debate fuera de sus consignas totalitarias, y los ejemplos de ellos comienzan a ser tan abundantes como para marcar esa fatal "normalidad" en la Universidad pública española.

Luego resulta también que unos y otros, tan progres todo ellos, tratan de hacer ver al público que nadie está más concienciado que ellos respecto al hambre o los sin techo, pero no es verdad, les importan más bien poco estos problemas si no es para servir de carnaza a su propaganda estéril. Si no fuera así habrían permitido que el cardenal Rouco expusiera sus argumentos y además le debían quedar agradecidos por ser un representante de la Iglesia Católica, la institución benéfica de largo más importante y útil en todo el mundo por su labor constante para con los que pasan hambre, frío y persecución, a cambio en muchas ocasiones de todo tipo de penalidades e injurias como la que nos ocupa.

Me pregunto, en resumidas cuentas, de qué clase de Democracia estamos hablando cuando desde el propio Ejecutivo se reconoce incapacidad para defender, en el mismo seno de una institución como la Universidad, los derechos de los ciudadanos más respetables frente a los profesionales juveniles del abucheo, el acoso y las palizas.

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899