Los enigmas del 11-M

Abril 2010


Privilegios para los “presos vascos”

27 de Abril de 2010 - 13:40:39 - Regina Otaola - 4 comentarios

Razones humanitarias para excarcelar a un asesino en serie como Iñaki De Juana, redención de penas por títulos universitarios regalados, permiso a una terrorista para someterse a un tratamiento de fecundación, autorización del fiscal general del Estado a ANV para copar decenas de puestos públicos en ayuntamientos y otras instituciones… casi lo habíamos visto todo en la colaboración del Gobierno con ETA “para la Paz” y ahora resulta que la misma Ley de Dependencia va a servir a uno de los más destacados dirigentes de la organización terrorista (ETA-Batasuna, Batasuna-ETA… tanto monta, pese a las mentirosas digresiones sobre su interdependencia) para recobrar la libertad y seguir a lo suyo, que es preparar un nuevo escenario para que los de PNV y PSE y demás vayan a sacarse con proetarras la foto “de la Paz”.

 

Pero no podemos resignarnos a esta sistemática violación de la Ley, máxime cuando uno de sus agentes es el juez Baltasar Garzón, autor en su día de un auto importante que él mismo dejó en suspenso durante la negociación política con terroristas. Ahora, triplemente encausado por prevaricación, resulta sorprendente o para nada sorprendente que decida excarcelar a Rafael Díez, recuerda a otras acciones similares contra y a favor de dirigentes batasunos como la alcaldesa de Mondragón, decisiones arbitrarias que dejan el Estado de Derecho hecho unos zorros porque queda supeditado siempre a la voluntad del “Superjuez”. Un juez que es capaz de ver amanecer en medio de una tormenta porque no permite que la realidad de los hechos ni las mismas pruebas que posee le estropeen un sumario al gusto del Gobierno o de sus propios intereses de carrera.

 

El hecho en esta ocasión es que ni siquiera existe en el ayuntamiento de Lasarte a día de hoy ningún expediente que acredite la dependencia de la madre de Díez Usabiaga, porque no se ha iniciado trámite alguno para ello. Incluso el escrito de la concejala socialista es pura farsa en la que se ha basado Garzón para excarcelar a quien no hace tanto consideraba uno de los puntales de Batasuna para reorganizar la tapadera política de ETA. Veamos: el trámite para solicitar la prestación de cuidados personales se inicia con un escrito del solicitante de ayudas por dependencia o de alguien de su familia, escrito que se presenta en el Ayuntamiento y que debe pasar ineludiblemente por el Registro municipal. Posteriormente, el Ayuntamiento envía esta solicitud a la Diputación Foral, que es la responsable de enviar a un técnico para evaluar el grado de dependencia de la persona en cuestión, en este caso de la madre de Rafael Díez -luego es el órgano de valoración de la Diputación el que emite un dictamen sobre el grado y nivel de dependencia de la persona y a la vez especifica los cuidados que requiere-. Hecho esto, se devuelve el expediente al Ayuntamiento y es éste el que debe evaluar si la persona propuesta por la persona dependiente, una vez acreditada como tal, reúne los requisitos de cuidador. En caso de que fuera familiar, se debe valorar además si vive en la misma casa que la persona dependiente.

 

Pues bien, por lo visto no existe en este caso toda la documentación necesaria, porque aún no se ha comenzado a tramitar. Como decía, se trata de una farsa en la que la concejala del Ayuntamiento será la pagana si es que las autoridades judiciales pertinentes se toman la molestia de verificar la información recibida por Garzón. También parece claro que será el propio alcalde de Lasarte el que tendrá que dar alguna explicación, aunque es seguro que ambos habrán recibido instrucciones precisas “de arriba” porque ya sabemos cómo se las gasta este Gobierno con los asuntos “de la Paz”.

 

De Garzón no se puede esperar nada o se puede esperar cualquier cosa, en cualquier ámbito. Demasiados años haciendo de su voluntad Ley han deteriorado el Estado de Derecho y la Administración de Justicia y la propia lucha antiterrorista hasta tal extremo que cualquiera de sus autos vale ya para una cosa y su contraria, como las declaraciones del presidente del Gobierno en relación con ETA. Ahora toca liberar a Rafael Díez “como sea” y pasado mañana le tocará a Otegui, depende de cómo le vaya a Garzón con sus juicios y con qué pie se despierte el presidente del Gobierno por la mañana. Hace ya mucho tiempo que los socialistas y sus colegas de viaje progresistas se han entregado a esta danza macabra con los terroristas, y para más escarnio lo hacen con la banda sonora de la Guerra Civil. ¿No decían hace apenas tres años que Acción Nacionalista Vasca era una formación nacida en la II República y “resurgida” como por generación espontánea para las elecciones municipales? Funciona también como decir que el PP es “heredero del Franquismo”, y como ahora vemos sólo conlleva pagarle un sueldito público a Díez. Por las mismas, cuando regrese extraditado De Juana lo podría cuidar su novia. Lo pagaremos entre todos y aún habrá quienes lo justifiquen como una pensión de guerra.

Blanqueo de delitos, recompensa de la adicción

23 de Abril de 2010 - 15:10:09 - Regina Otaola - 2 comentarios

En esta España que pierde competitividad a marchas forzadas resulta que el Gobierno sólo es capaz de generar titulares de primera plana con hechos ocurridos hace décadas, esta vez por primar y ensalzar públicamente a quien ayudó a lavar 1.200 millones de pesetas cuya procedencia no era lícita de ninguna de las maneras. Al mismo tiempo, aparenta esforzarse en consensuar un documento sobre Educación con la oposición. ¿Acaso la educación que los niños y jóvenes reciban ha de circunscribirse al Colegio? Ni mucho menos. El ejemplo de los mayores es más importante si cabe que el de los libros de texto, empezando por sus padres y los adultos que los rodean y siguiendo por profesores y en gran medida por los representantes públicos, no sólo políticos, que aparecen de continuo en la televisión y otros medios de comunicación. Y el ejemplo que está dando este Gobierno y de ahí para abajo en las administraciones copadas por los socialistas es el de "blanquea, que algo queda", porque al pasar de los años todo parece quedar olvidado en el país donde los hechos no tienen consecuencias hasta el punto de ser recompensados los delitos por adicción política, ese o este comportamiento indecente pero al servicio del Partido Socialista, "el partido de los Buenos". Por otros motivos, pero no menos graves, ha sido ya recompensado García Hidalgo. ¿Dónde está la ética? ¿Dónde la Política? Y, ¿qué fue de la Administración de Justicia?

La impunidad, más que inmunidad, de toda una serie de representantes políticos que no son tales, porque se pretenden por encima de la Ley, alcanza también sus límites cuando no los rebasa de manera flagrante en Guipúzcoa, con un diputado general, representante del Estado, capaz de declarar que "todos nos debemos implicar para ayudar a la izquierda abertzale", es decir, Batasuna, porque "en este país existe un problema político muy importante que está distorsionado de un modo gravísimo por el fenómeno del terrorismo". Y esto último podría sonar como cierto, pero la conclusión de los nacionalistas al respecto no es acabar con los terroristas y sus colaboradores batasunos como en cualquier sistema democrático, sino en blanquearles como representantes políticos legítimos para poder contar con ellos en la nueva realidad política pero sobre todo jurídica que seguiría a "la Paz".

En cualquier caso, hasta ahora y por muchos movimientos que haya y muchas conversaciones que sí que hay, Batasuna no ha hecho nada ni dicho nada contrario a su trayectoria. Sigue sin condenar el terrorismo de ETA, sigue sin condenar el último asesinato de la banda perpetrado en Francia, sigue siendo parte del entramado etarra. Son el resto de formaciones las que dan mayor o menor pábulo a sus expresiones, junto a la mayoría de los medios de comunicación vascos. Y sin embargo hay un salto a considerar en la implicación del diputado general Markel Olano, porque debiendo representar los intereses de todos los guipuzcoanos sólo considera tales a los nacionalistas, y de ahí que hable de vulneración de derechos por la aplicación de la Ley de Partidos a los batasunos mientras considera a las víctimas del terrorismo como producto del "conflicto político". Lleva tres años abogando por el contacto permanente con una organización considerada como criminal por los mismos tribunales europeos, y no se cansa porque ésa es su única función: poner el discurso, la legalidad y la misma sociedad al servicio del proyecto de Sabino Arana y compañía, caiga quien caiga.

Lo único que puede fastidiar ahora al diputado general es que ya no está su añorado Ibarretxe en Ajuria Enea y puede que hasta se aplique la Ley de Partidos "si lo aconseja la jugada". Cualquier cosa.

Dos no, una sí

15 de Abril de 2010 - 13:27:29 - Regina Otaola - 9 comentarios

Cuanta insensatez y estupidez nos están brindando una serie de personas durante estos últimos días. Actuaciones, que si no fuera porque el Gobierno de ZP les apoya y les saca la cara, podríamos reírnos a mandíbula batiente. 

Sino de qué otra manera podemos reaccionar ante un personaje como Carrillo cuando dice: "Sin darnos cuenta están reapareciendo las dos Españas". ¿ Es que la campaña guerracivilista del gobierno de Zapatero se hace sin darse cuenta? Porque veo en Carrillo a un representante de la peor izquierda de la guerra civil utilizando frases y conceptos que no se ajustan a la realidad de la España actual. Una España autonómica con millones de ciudadanos asentados en el sentido común. Porque somos millones, entérese bien Vd. y "los odiantes" que le acompañan, los que sin vivir la guerra civil, guerra en definitiva entre hermanos, pusimos todo de nuestra parte para que la Transición sirviera como puerto de abrigo para todos y cada uno de los españoles, para que la Democracia, esa que ahora tenemos con mayores o menores defectos, se hiciera realidad.

Desde mi experiencia, la Transición ha sido uno de las etapas más importantes de nuestra Nación. Entre todos fuimos capaces de emprender un nuevo camino sin odios, eso sí con mucha ilusión y con mucha tolerancia. Cada uno supo exigir lo que consideraba irrenunciable pero al mismo tiempo ceder en lo menos importante. Y de esta forma hemos seguido conviviendo y creciendo con gobiernos de derechas o de izquierdas. Lo normal en un Estado Democrático. Lo normal en un Nación europea moderna. Y de esta forma seguimos viviendo y pensando millones de españoles, una abrumadora mayoría. Esto es lo importante y lo que se debe tener en cuenta. No caigamos en la crispación a la que nos quieren llevar esos pocos "seres odiantes".

No hay dos Españas, hay una sola. Eso sí con un gobierno que sigue sin saber cómo van a poder vivir esos 5.000.000 de españoles porque sigue demostrando una total incapacidad para solucionar la crisis económica en la que nos ha malmetido. Un gobierno que cree que sacando a pasear a a los viejos fantasmas los parados van a sufrir menos. Un gobierno tan mezquino que incluso defiende, que en España, hay seres superiores a los que la ley no se les puede aplicar y que hay otros ciudadanos que no tienen derecho a pedir justicia porque según los representantes del Gobierno, Sr Blanco, los primeros son demócratas y los segundos son fascistas. Y es el Gobierno quien otorga ese rango. ¡Muy de la izquierda! Unos cuantos, pocos, que viven de la sopa boba y de forma tan irresponsable que solo vociferan sobre lo que pasó y no sobre lo que está pasando y lo que debemos hacer para que pase lo mejor.

No nos hagamos mala sangre pero tampoco bajemos la guardia. Pensemos que en nuestras manos, en cada uno de nosotros se encuentra la posibilidad de votar, la posibilidad de decirles no a los de la ceja, a los que regalan flores blancas para los batasunos y muestran el desprecio más absoluto a las víctimas del terror. A todos esos que se empecinan en dividirnos incluso desde el poder.

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899