Los enigmas del 11-M

Marzo 2010


¿Acaso debemos fiarnos del Gobierno?

24 de Marzo de 2010 - 18:17:36 - Regina Otaola - 7 comentarios

Es hablar Jaime Mayor Oreja y comienzan a rasgarse las vestiduras los fariseos, los que ahora quieren aparentar respetabilidad en la lucha antiterrorista y pretenden acallar la fundada denuncia de quien fuera el más eficaz ministro del Interior contra ETA.

Es un diagnóstico el de Mayor con el cual muchos estamos de acuerdo, y me refiero al hecho de que el Gobierno de Rodríguez Zapatero no descarte reactivar la negociación con ETA, auténtica sumisión  a los terroristas como se ha visto en el chivatazo policial en el caso Faisán (con García Hidalgo recompensado con un cargo en el Parlamento vasco) o por la misma presencia en los ayuntamientos vascos, a fecha de hoy, de todos esos cargos representantes de una organización vinculada a ETA según el máximo tribunal de Justicia europeo.

Pero por lo visto no son asuntos que exijan una rectificación o asunción de responsabilidades por parte del Gobierno. El problema es Mayor Oreja: el mundo al revés. Porque ahí siguen los batasunos gobernando en decenas de ayuntamientos con la aquiescencia de un Gobierno que no quiere aplicar la Ley para disolverlos como se hizo con la corrupta Corporación de Marbella, y la inhibición de un PSE que se permite rechazar en el Parlamento vasco la mera petición de instar a la Fiscalía a que proceda.

A día de hoy si rige la Ley de Partidos no se puede comprender por qué siguen en sus cargos los que ni condenan ni condenarán los atentados terroristas de la Organización criminal a la que sirven. Además, ¿cómo es posible que el presidente del PSE, Jesús Eguiguren, diga por activa y por pasiva desde hace meses que ETA desaparece en esta legislatura? ¿Qué pruebas o qué indicios aporta quien sí se ha equivocado en reiteradas ocasiones, al contrario que Mayor, en sus componendas "pacifistas" con la ETA? ¿Por qué ese debate sordo en los medios políticos y mediáticos vascos acerca del desmarque de un Otegui que lleva década y media jugando el mismo papel de "Gerry Adams español" o, según Gara a estas alturas, "Nelson Madela vasco"? ¿Por qué tanta faramalla y farsa en torno a la reedición de un "proceso de paz" que sólo ha costado más muertos y la deslegitimación del Estado de Derecho contra ETA?

¿Por qué ayer el mismo portavoz socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, cuando le preguntaron los medios si negaba categóricamente que no había negociaciones o contactos con ETA, no lo negó, sino que decidió salirse por la tangente? ¿Acaso sigue vigente la autorización del Congreso para negociar con terroristas?

Luego resulta que unos "mediadores internacionales" proclamados unilateralmente por el Gobierno de acuerdo con la misma ETA se pasean por España regando de titulares los periódicos con sus buenas intenciones acerca de "la Paz", mientras encontramos a Javier Solana al frente de la Fundación Henry Dunant y cualquiera de esos testimonios es alabado frente a los de las víctimas directas del terrorismo etarra, a las que Rodríguez Zapatero ha decidido acallar como "agente político" o "interlocutor" en la "resolución del conflicto" y sin embargo, resulta que el decir lo que no quiere oír el Gobierno levanta ampollas en la Prensa.

Se mire por donde se mire, Jaime Mayor Oreja es bien conocido por los españoles por su mesura y prudencia, y cuando hace un diagnóstico lo hace de forma meditada, no porque haya tenido una mala noche o porque sea lo primero que se le ha ocurrido durante un viaje en avión. Cuando lo dice es por algo, y no está de más recordar que quien lo dice es el candidato del Partido Popular que ganó las últimas elecciones europeas, las últimas hasta ahora a nivel nacional.

Deberían muchos centrarse más bien en lo que hace y deshace el Gobierno, mostrarse "extremadamente vigilantes" como Antonio Basagoiti pidió a los populares vascos en presencia de Rajoy en San Sebastián para que los socialistas no vuelvan a los cambalaches con ETA ni desde el PSE ni desde el Gobierno de la Nación. Porque hasta ahora, de Rodríguez Zapatero o de Patxi López, de Rodolfo Ares o de Rubalcaba y de muchos otros socialistas sólo hemos podido deducir que su estrategia contra ETA se plasma en el "Nunca más negociaremos con ETA... a no ser que se den las condiciones", frase pronunciada después del atentado en la T-4 de Barajas por muchos socialistas y durante muchos meses después, en Madrid como en el País Vasco, y que les ha servido réditos electorales evidentes pese a que la misma frase dice una cosa y la contraria, y permite una actitud y su contraria frente al terrorismo.

Justo lo que no necesitamos los españoles para liquidar el terrorismo de ETA de una vez por todas, como bien sabe Mayor Oreja y como bien hace en decirlo una vez más. 

De nuevo ETA y las lágrimas de cocodrilo

17 de Marzo de 2010 - 14:31:40 - Regina Otaola - 10 comentarios

ETA ha vuelto a asesinar, en esta ocasión a un gendarme en Francia, un nuevo crimen que no debería sorprender a nadie menos a los habituales fariseos que viven del "conflicto" y que fingen repentina sorpresa cada vez que los terroristas se dedican al terrorismo, que es siempre que pueden y con los batasunos jaleando sus acciones. Las Juntas Generales de Guipúzcoa iban a aprobar esta misma mañana una declaración institucional de condena pero finalmente no ha podido ser porque Alternatiba y Aralar querían sustituir la expresión "nueva acción criminal" por "muerte violenta", que es tanto como referirse al atentado de la T-4 como un "accidente".

Nada nuevo bajo el sol. Más me sorprende la noticia de ayer que anunciaba que a partir de ahora las leyes de la CAV se van a publicar en el BOE, como si algo hubiera cambiado en la fórmula de su promulgación. Los socialistas ocupan el Gobierno vasco pero seguirán sin legislar "en nombre del Rey" como tradicionalmente han hecho los gobiernos del PNV. Debe ser este "vasquismo" de mantel a cuadros el que impulsa la acción política del PSE, como también se aprecia en todos aquellos ayuntamientos en que aún no ondea la bandera española porque a los socialistas, por lo visto, les da vergüenza o les causa problemas con los vecinos.

No es por tanto de extrañar que la semana pasada saliera el portavoz del PSE José Antonio Pastor a recriminarle al parlamentario del PP Carlos Urquijo poco menos que su "uso electoralista" de la Ley de Partidos respecto a la disolución de los ayuntamientos gobernados por ANV. Al PSE se le llena la boca de "deslegitimación de la violencia" pero mantiene en sus cargos a los máximos responsables de la legitimación ideológica del terrorismo en los municipios, pese a las recientes sentencias del Tribunal de Estrasburgo que vinculan a Batasuna con ETA, una vez más.

Con este panorama de reticencias, medias verdades y cantos de sirena al "diálogo" y "la Paz", lo menos contradictorio de la actuación del PSE es que mantenga a Eguiguren como augur de las presuntas (buenas) intenciones de los terroristas. Llevan con el mismo juego toda la vida, y no escarmientan ni siquiera en cabeza propia.

España: quién te ha visto y quién te ve

10 de Marzo de 2010 - 19:33:22 - Regina Otaola - 6 comentarios

Casi a diario aparecen nuevos indicios o incluso pruebas evidentes de la tremenda corrupción del Gobierno, de la peor corrupción de todas en Democracia que es la que atenta contra el Estado de Derecho, contra sus fundamentos básicos recogidos en la Constitución de 1978 y contra los órganos encargados de velar por ellos.

Toda la labor realizada en este sentido por el Gobierno de José María Aznar la ha socavado el presidente Rodríguez Zapatero como si de ello dependiera mantenerse en el Poder para los restos. Todas las instituciones que Aznar pretendió dotar de independencia para velar por la libertad de mercado y para garantizar una información fiable sobre el estado de nuestra Economía, todas son ahora meros apéndices del Gobierno.

Y qué decir de los asuntos exteriores de España: de ser invitados al G-9 de los países más importantes del mundo hemos pasado a pedir por favor que se nos invite a un G-20, porque el presidente Rodríguez Zapatero gobierna con su economía de dos tardes y prefiere ponerse una kufiya a leerse el Financial Times. No es esto, con todo y en plena crisis económica, lo peor de la débil política exterior del Gobierno, porque donde el PP logró situar a España en la alianza con las democracias occidentales, Rodríguez Zapatero nos ha enredado con algunos de los regímenes más criminales del mundo entre Alianza de Civilizaciones y solidaridad chavista.

Tenemos a un presidente del Gobierno que, como ayer mismo, echa en cara a la Oposición que el PP no le apoya en los asuntos más importantes, y lo hace simulando un gran enfado como si estuviera realmente indignado a cuenta de que el PP no le daba la razón en el asunto de Venezuela y los etarras que allí viven a sus anchas. El presidente del gobierno de España quiere el apoyo del PP para menoscabar un poco más la dignidad de nuestra Nación. El presidente del gobierno de España mejor haría con ponerse al lado del PP y apoyarle en aquello que le aconseja que haga y no sólo en materia económica. Mejor nos iría a todos tanto en el exterior como en el interior.

Porque en el interior, resulta que del Pacto Antiterrorista y de la Ley de Partidos hemos pasado a chivatazos policiales y negociaciones a nivel político con ETA, el más evidente extremo de la corrupción que genera el Gobierno de Rodríguez Zapatero en las instituciones que deben servir y proteger a los ciudadanos. En vez de ello, este Gobierno se protege protegiendo a los suyos, se trate de un juez como Garzón o de un policía ahora recompensado con un puesto en la Caja Vital. Qué decir de los favores mediáticos, en subvenciones a empresas e industrias culturales afines, y otros.

Un panorama de corrupción lamentable, pero sobre todo condenable. Este 11 de marzo, fecha terrible para muchos españoles, pasará para el Gobierno como otras cuestiones, con grandes declaraciones pero sin ninguna voluntad de averiguar a ciencia cierta qué pasó el 11-M de 2004 en Madrid, quién fue el artífice verdadero de los atentados, los autores intelectuales y materiales, el arma homicida de la masacre... porque a Rodríguez Zapatero no le interesa sacar del baúl de la indignidad donde han escondido todos los horrores y errores una versión que no sea la oficial de los socialistas hasta la fecha: "El 11-M fue por la guerra de Irak".

Como estos años, yo me uno al NO OLVIDAR LO INOLVIDABLE, y no sólo por guardar respetuosa memoria de las víctimas, sino por "Memoria, Dignidad y Justicia". Dignidad que se les niega al rechazar su petición de reapertura del juicio y Justicia que todavía hay que hacer a las víctimas y a los mismos responsables del 11-M. Rodríguez Zapatero, como su ministro del Interior, el fiscal general y los jueces y policías que colaboraron dando facilidades a ETA y dejando en suspenso el Estado de Derecho durante el pérfidamente llamado "proceso de paz", se encuentran en los antípodas de semejante lema. Al parecer, García Hidalgo no se acuerda ni de su nombre. Tampoco le importa. Éste es el tremendo factor corruptor del Gobierno socialista, y así está el país como está.

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899