Los enigmas del 11-M

Octubre 2009


Abandonar el terreno a los terroristas

23 de Octubre de 2009 - 12:16:12 - Regina Otaola - 1 comentario

La situación actual del ayuntamiento guipuzcoano de Zaldibia refleja como ninguna otra la omnipresencia de ETA en la realidad institucional vasca. El alcalde de la localidad, Patxi Aierbe, de Aralar, dimitió en junio porque a su juicio el municipio era ingobernable, aunque ello encubre los voluntariosos esfuerzos de Aralar para que los representantes de la ilegalizada lista de ANV se incorporaran a tareas de gobierno municipal desde el mismo día de las elecciones municipales. Así, el Pleno de constitución del Ayuntamiento hubo de ser suspendido por los disturbios protagonizados por los simpatizantes de ETA, y al alcalde electo no se le ocurrió otra cosa que proponer un referéndum local para dirimir quién gobernaría el pueblo, si los suyos o los batasunos, que rechazaron incluso esta graciosa concesión presuntamente democrática.

Ahora, la Diputación de Guipúzcoa, siguiendo la legalidad, va a realizar una “convocatoria pública” a los vecinos del pueblo para constituir la gestora que gobernará el municipio hasta las próximas elecciones. Pero habiendo renunciado la Corporación elegida democráticamente por presiones del entorno terrorista, ¿acaso esperan muchas solicitudes ciudadanas para hacerse cargo del Ayuntamiento una vez que ETA ha impuesto con éxito su estrategia? Ahora, la nueva gestora lo pasará peor incluso que la de Ondarroa, otro de los municipios en que más patente resulta el fracaso político de la estrategia del PNV de no hacer frente a los violentos con la Ley en la mano sino todo lo contrario, al respaldarlos en sus reivindicaciones “políticas” cuando se topan con el Estado de Derecho.

Aunque lo más seguro es que los vecinos que se presenten en Zaldibia sean afines o simpatizantes de ANV, y pienso que la Diputación es consciente de ello; por eso la pregunta pertinente es ¿cómo va a elegir a la futura Comisión Gestora? No podemos pasar por alto que en las elecciones municipales del 2007 es resultado fue: Aralar: 435 votos (9 escaños); PSE: 13 votos (0 escaños); PP: 8 votos (0 escaños); además de 24 votos en blanco y 280 abstenciones. Hubo 442 votos nulos que eran papeletas de ANV, o se los atribuyeron; pero tampoco representan la mayoría electoral absoluta. Aun así, con estos datos y conociendo las actuaciones de los nacionalistas en este terreno, mucho nos tememos que la Gestora acabará siendo un nuevo Caballo de Troya de ANV.

En este contexto, mientras se busca desde el Gobierno Vasco la deslegitimación social y política del terrorismo etarra, el PNV secunda las manifestaciones batasunas y Aralar y EA se prestan incluso a “polos soberanistas” y a ceder sus siglas, como también algunos cargos y ayuntamientos como el de Zaldibia, a los que pretenden la dominación de todo el panorama político vasco y especialmente de los ayuntamientos a través del Terror. En consecuencia con esta estrategia, el presidente del PNV Iñigo Urkullu insiste en deslegitimar el Estatuto de Guernica, dando un paso más en su alineamiento con las tesis subversivas que comparten con ETA tanto como Aralar, EA, EB y sus partidos escindidos. Y por si fuera poco, todos son objeciones nacionalistas a los más cabales planes para la deslegitimación del terrorismo.

Todo esto, sin olvidar que los socialistas siguen sin instar a la disolución de los ayuntamientos gobernados por ANV, responde a una ceguera aparente del mundo nacionalista frente a las intenciones reales de ETA tanto como a una mentalidad obsesionada por la identidad que les mueve antes a solidarizarse con los batasunos que con el resto de la sociedad vasca no nacionalista y sus instituciones democráticas. Con ello deja a ciudadanos como los vecinos de Zaldibia indefensos frente a la presión del terrorismo. ¿Así pretende el PNV liderar Euskadi?

El Frente de Estella se echa a la calle

17 de Octubre de 2009 - 13:22:55 - Regina Otaola - 2 comentarios

Es indicativo del susto que se han llevado los partidos nacionalistas ante la operación policial contra Batasuna el hecho de que tuviera que ser Joseba Eguíbar el primer dirigente nacionalista de relevancia en salir a la palestra con una de sus habituales paradojas envenenadas: “Los que han hecho esto no quieren que ETA desaparezca”.

Porque entre la resaca de la votación del Concierto –con la que el Gobierno ha comprado los votos del PNV a unos Presupuestos criticados por propios y ajenos- y la imputación de Otegui, Etxebarria y, por primera vez, Rafa Díez Usabiaga, los partidos nacionalistas no han sabido cómo reaccionar de manera autónoma y sólo la convocatoria del propio sindicato LAB –uno de los principales “agentes” en el Pacto de Estella del que nació su estrecha alianza con ELA- ha logrado aglutinar a los nacionalistas tras la pancarta “Todos los derechos para todas las personas “.

Evidentemente, se refieren a esos derechos políticos presuntamente suprimidos por la acción de la Justicia, pero tratándose de bien conocidos miembros del entorno de ETA, ¿qué pretende demostrar el PNV con su participación en la manifestación? ¿Que no renuncian a liderar “el descontento de la sociedad vasca” ante “la represión del Estado español”? Ese descontento que jalea el PNV pero que en la mayoría de los vascos se traduce en indiferencia, se prepara concienzudamente de antemano, como bien saben los batasunos ya sean de LAB o de Haika o de alguna otra organización sin nombre actual utilizada también para lo mismo: calentar el ambiente, por ejemplo quemando autobuses y contenedores en las calles. Y el PNV, ¿va a condenar los actos de terrorismo callejero de ayer para reunirse hoy con aquellos que los justifican?

En el día en que se va a escuchar en Madrid un fuerte clamor en favor de la vida y de una política más sensata y menos lesiva para los derechos de las familias, de los jóvenes y de las madres, resulta que partidos como el PNV buscan movilizar a sus simpatizantes para apoyar una marcha proetarra en defensa de unos personajes imputados por sus servicios políticos a una organización terrorista. Es lo que va del Partido que se decía católico al actual del ibarretxismo como movimiento o Frente. “Un país en marcha”, del que se enorgullecía el ex lehendakari… como el que se verá esta tarde por las calles de San Sebastián.

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899