Los enigmas del 11-M

Diciembre 2008


Esperanza y Libertad para 2009

23 de Diciembre de 2008 - 13:19:54 - Regina Otaola - 7 comentarios

Llega a su fin 2008, año que comenzó para muchos con un signo de esperanza en la regeneración democrática de la Nación Española y que termina por el contrario dejándonos la sensación de un tiempo oscuro, marcado por la incertidumbre de lo que deparará 2009 sobre todo para las economías y los hogares de millones de españoles.

La amenaza sistemática a las libertades públicas más elementales, la lamentable sensación de unas instituciones subordinadas a los intereses y caprichos de un presidente del Gobierno cegado por el éxito de sus trampas semánticas y sus engaños reiterados, la pérdida de la dignidad democrática por parte de muchos de los que en su día contribuyeron a asentar la Constitución en España… todo es motivo para el desánimo y alienta la renuncia, el sálvese quien pueda y las peores conductas. Lo que en rigor responde al proyecto último de Rodríguez Zapatero: el desistimiento de los demócratas.

Por eso precisamente en este tiempo de Navidad hay que afirmarnos en la esperanza, en una esperanza que no es la simple espera pasiva del náufrago en su isla desierta, sino la de toda una Nación de ciudadanos libres e iguales que esperan su momento para participar, hacerse escuchar y desarrollar sus proyectos en libertad. Porque en cada Navidad persiste la promesa de un tiempo nuevo, casi con tozudez, y forma parte de la tradición secular de los españoles vivir estas fechas en la plenitud de esa esperanza en lo porvenir.

Por eso mismo, porque no podemos renunciar a nuestra libertad ni a nuestros proyectos, quiero transmitir desde aquí mis mejores deseos a todos los que hacen Libertad Digital y a todos sus lectores, así como espero para vosotros que 2009 consolide vuestras expectativas y os apuntale en las ideas y convicciones que con tanto arrojo defendéis, porque son la mejor garantía para el cambio necesario y los mejores argumentos para mantener la esperanza despierta y la dignidad al frente.

Feliz Navidad y buena entrada en el Año Nuevo.

Ayuntamientos al servicio de ETA

18 de Diciembre de 2008 - 14:15:17 - Regina Otaola - 1 comentario

De cualquier ayuntamiento controlado por ANV se puede decir que está al servicio de ETA, pero el caso de Legorreta (Guipúzcoa) basta por sí sólo para ilustrar hasta qué punto es absoluto el poder de los proetarras en decenas de municipios vascos y navarros, situación que el Gobierno socialista no parece dispuesto a cambiar. Siendo esta una población de unos 1.500 habitantes, ANV goza de mayoría absoluta con cinco concejales, frente a los 4 del PNV, lo que le ha permitido, entre otras cosas, multiplicar por quince los gastos de Alcaldía.

Una información que demuestra cómo, cuando el PNV quiere, los nacionalistas saben denunciar los "excesos" de los proetarras, aun quedándose sólo en el hecho material del despilfarro sin entrar a qué fin obedece semejante apaño: mantener a otros dos agentes políticos de la organización terrorista en nómina a cuenta de todos los contribuyentes.

Pero es que además Legorreta ha sido, junto a Mondragón o Itsasondo (ambos gobernados por ANV) punta de lanza contra el trazado y el proyecto mismo del AVE, y resulta más que sencillo constatar que las algaradas y los sabotajes se multiplican precisamente en aquellos municipios gobernados por los proetarras; allí donde toda impunidad de los violentos es patente ante la inacción de los responsables políticos del Gobierno Vasco, encargado del tramo guipuzcoano de la "Y" vasca, y del propio Gobierno de España, cuyos representantes cedieron a su vez ante la presión terrorista.

Que ETA haya culminado con el crimen de Azpeitia su campaña de oposición al AVE, sistemática y global (incluye manifestaciones, amenazas, sabotajes y asesinatos), no sorprende después de los hechos a nadie, pese a que el Gobierno Vasco por boca de su portavoz Miren Azkarate negara en reiteradas ocasiones que el AVE fuera objetivo de los terroristas. Tampoco debiera sorprender entonces que, para combatir los fines de los terroristas, el PP siga reclamando actuar contra todos aquellos que los justifican y ponen los ayuntamientos que controlan a su servicio.  

Como guinda, las generosas ayudas a municipios del Gobierno socialista puede que no sirvan, es lo más probable, para generar empleo y reactivar la actividad económica vía inversiones, pero eso poco puede importar a ANV-ETA cuando su modelo de referencia es la Cuba de Fidel Castro. En cualquier caso, el alcalde de Legorreta debe de estar muy satisfecho, porque qué duda cabe que estas ayudas suponen un balón de oxígeno para las maltrechas arcas del municipio y además le dejarán las manos libres para liberar a unos cuantos "asesores" más, suponemos que para tareas de "información" y propaganda, pero esto que lo verifique Rubalcaba. A fin de cuentas, ¿quién dijo miedo?

Querer o no querer la derrota de ETA

12 de Diciembre de 2008 - 13:32:23 - Regina Otaola - 6 comentarios

Una semana después del asesinato de Ignacio Uría a manos de los criminales de ETA, PNV y EA han logrado ponerse de acuerdo para arrebatarle el gobierno municipal de Azpeitia a ANV, básicamente porque a ambas formaciones les parece lógico y democrático que gobierne el municipio la lista más votada.

Ahora bien, si la nueva doctrina del PNV para la "deslegitimación social" de ETA pasa por asumir las recientes palabras de su presidente Iñigo Urkullu –"a los ciudadanos hay que ofrecerles un municipio gobernado en base a unos principios claros, por encima del ejercicio de la política, con todos y cada uno de los derechos humanos"- no se comprende por qué los proetarras continúan gobernando multitud de ayuntamientos donde sólo haría falta la misma suma de votos PNV-EA, o la de estos junto a los de PP y PSE, para echarlos del poder. ¿Es que hay que esperar a que se cometa un asesinato en Legazpia o Soraluze para que los nacionalistas sean consecuentes y procedan del mismo modo?

Similar o peor actitud demuestra el Gobierno socialista, que sólo se plantea medidas contra ANV cuando las televisiones y las portadas de los diarios ofrecen la imagen de un cadáver tapado con una manta, y sólo durante el tiempo que transcurre hasta que la actualidad vuelve a tapar el crimen bajo un manto de indiferencia y declaraciones interesadas. Porque el Gobierno no sólo no considera urgente expulsar a los proetarras de los gobiernos municipales con la Ley en la mano, sino que ni siquiera se molesta en excluir a dichos ayuntamientos del fondo para municipios de 8.000 millones de euros.

En este punto hay que dejar claro que las ayudas del fondo van destinadas a proyectos de obras concretas que deben ser aprobados por el propio Gobierno para su financiación, lo que aparentemente permite confiar en un control escrupuloso de la inversión. Ahora bien, todo ese dinero que el Gobierno le permita ahorrarse a ANV, estos lo destinarán a incrementar las partidas habituales en ayuntamientos proetarras: subvenciones a asociaciones afines y a familiares de terroristas encarcelados, para la construcción de monolitos y actos de homenaje a los criminales, etc.

Definitivamente, el crimen de Azpeitia ha vuelto a desatar las contradicciones del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en la lucha contra el terrorismo, mostrando de manera descarnada la falta de voluntad política o el desmesurado tacticismo e instrumentalización electoralista de esta cuestión que caracteriza al presidente desde el 11 de marzo de 2004. Por eso tampoco debiera escandalizarnos, aunque nos repugne, que Rodríguez Zapatero sugiera ahora que aplicar la Ley para disolver los ayuntamientos controlados por ANV es amenazar el pluralismo político.

La desaparición de ETA se logrará únicamente proscribiendo ANV-Batasuna y todas las demás franquicias políticas y socioculturales del entorno proetarra. Para ello nació el Pacto Antiterrorista y la Ley de Partidos, que eran y siguen siendo los instrumentos más eficaces para acabar con ETA, pero sólo en las manos de quienes están dispuestos a derrotar a los terroristas. Desgraciadamente, es el propio Gobierno el que no parece estar por la labor.

El crimen de Azpeitia

3 de Diciembre de 2008 - 19:27:05 - Regina Otaola - 20 comentarios

Dos terroristas de ETA han asesinado al empresario Ignacio Uría en Azpeitia, al que previamente habían intentado amedrentar con amenazas explícitas, por ser el dueño de una de las empresas concesionarias en la construcción de la "Y" vasca.

Quiero en primer lugar transmitir mi cariño y solidaridad a la familia Uría, porque son ellos las víctimas de este atentado de ETA aunque los terroristas pretenderán estigmatizar la figura del gran empresario con su habitual jerga izquierdista, para tratar de justificar a posteriori lo injustificable. Creo que también es necesario mostrar todo el apoyo de las instituciones a las empresas que trabajan en el desarrollo de una infraestructura vital para el progreso de nuestra sociedad, un tren de alta velocidad que nos une con el resto de España y con el corazón de Europa, y que la gran mayoría de los vascos respalda con ilusión. Debemos sostener este esfuerzo, y defender a nuestros empresarios, porque son ellos los que generan riqueza y empleo y constituyen el auténtico motor de prosperidad para la sociedad vasca.

También quiero expresar que, al margen de la postura etarra contraria al AVE, que como cualquier otra reivindicación de los terroristas sólo debe merecernos indiferencia, lo que a mí me suscita este último crimen es una profunda tristeza y una enorme indignación, de nuevo, ante la conducta de muchos de los responsables políticos que podrían y deberían poner todo de su parte contra ETA-Batasuna, en vez de bailarles el agua y mostrarse tan comprensivos, en el fondo, con las reivindicaciones de eso que les gusta denominar "izquierda abertzale".

Este crimen presenta además un paralelismo indudable con el de Isaías Carrasco, en cuanto que dos pistoleros han actuado sobre el terreno controlado por ANV para matar a bocajarro a una persona indefensa. Porque tanto en Mondragón como en Azpeitia, los compañeros batasunos de los asesinos etarras se han hecho con el control de la vida política y social gracias a que el Gobierno socialista les permitió concurrir a las elecciones municipales para no "criminalizarlos". Y desde esos ayuntamientos se sigue fomentando a día de hoy una oposición radical al AVE que incluye algaradas callejeras, pancartas amenazantes y crímenes como los citados.

Yo, desde luego, sí que pienso que hay que criminalizar al entorno de ETA, porque son los representantes políticos de los terroristas la vanguardia etarra en cada pueblo, y lleva siendo igual desde hace décadas hasta que la Ley de Partidos puso punto y final a esa impunidad desquiciante. Los batasunos recogen datos para los etarras, informan a los asesinos sobre los movimientos de los posibles "objetivos" y crean el caldo de cultivo necesario para sus atentados, para que los atentados terroristas queden justificados a los ojos de los suyos, para que todos tengan una explicación racional sobre los motivos de la banda. Y es precisamente en esta labor de proselitismo y difusión de los planteamientos de ETA en la que los terroristas tienen como compañeros de viaje a PNV, EA, EB, Aralar y, fuera del País Vasco, a ERC o BNG.

Para todos estos partidos, la Ley de Partidos "criminaliza ideas", cuando en realidad proscribe el acceso a las instituciones democráticas de los que soportan, jalean y encubren a los terroristas. "No todo el nacionalismo es ETA", proclaman mientras rasgan sus vestiduras, pero lo cierto es que todo el nacionalismo institucional rechaza marginar social y políticamente a los que sí son abiertamente proetarras, y se limita a condenar los crímenes pero siempre queriendo deslindar a los que señalan de los que disparan, cuando eso es incompatible.

ETA-Batasuna es la misma mafia, ETA diseña las listas de ANV, como antes las de HB, porque precisamente ETA se vale de su brazo político para librar en las instituciones democráticas la batalla de la legitimidad de la violencia terrorista, para defender los objetivos de la banda y para marcar, acosar y expulsar a los disidentes de su dictadura del terror.

Y esto se podía haber evitado de aplicar en su día la Ley de Partidos, a lo que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero renunció a sabiendas de lo que hacía.

Y esto se podía haber acabado después del asesinato de Isaías Carrasco en Mondragón, si el Gobierno hubiera aplicado la Ley para disolver los ayuntamientos, o si al menos el Partido Socialista hubiera insistido lo bastante para hacer prosperar mociones de censura en todos aquellos municipios donde ANV carece de mayoría absoluta por sí sola.

Y esto debería cambiar de una vez, si PNV y PSE, EA y EB, se dejaran de cuentos y artimañanas para blanquear a los colaboradores necesarios de ETA en municipios como Azpeitia y otros. Porque los números cantan: de los 17 concejales de la Corporación azpeitiarra, 8 son del PNV, 6 de ANV, 2 de EA y 1 de EB-Zutik, ¿cómo es que gobierna ANV? Pues debido al cambio de cromos de ANV con EA, que sumó sus votos a los de EB para arrebatar Azpeitia y Zumaia al PNV. Así, ANV gobierna y dispone en Azpeitia, mientras EA hace lo propio, con menos votos que ANV, en la alcaldía de Zumaia. Mondragón, Hernani, Pasajes, Soraluze, Legazpia... son otros de los ayuntamientos donde las mociones de censura podrían haber acabado con el régimen proterrorista de ANV. Las mociones de censura, no las mociones estéticas de PNV y PSE.

En vez de eso, este lunes todos los grupos junteros del Parlamento foral de Guipúzcoa, menos el PP, acudieron a rendir pleitesía al alcalde batasuno de Legazpia, legitimando políticamente a los que legitiman de continuo las amenazas, el chantaje, los bombazos... la represión terrorista de ETA, en definitiva.

Así es muy difícil trasladar a la sociedad la sinceridad de un rechazo al terrorismo que, por estos pagos, queda en agua de borrajas cada vez que los nacionalistas aluden al "conflicto político vasco" para tratar de amortiguar los crímenes, o cada vez que los socialistas vascos hablan de dialogar con los terroristas "si se dieran las condiciones".

Lo único que ETA busca es que el Gobierno y los partidos políticos se sienten a negociar incondicionalmente sobre sus objetivos políticos, por lo que las únicas condiciones factibles para el diálogo son aquellas en las que los terroristas se den irremisiblemente por vencidos y procedan a entregar las armas. Y entonces, es evidente, poco habrá que negociar con ellos salvo los colores de los barrotes y las dimensiones de sus celdas. Puede que a los biempensantes de PSE y PNV esto les parezca demasiado crudo, pero entonces es que no acaban de entender en qué consisten las reglas de juego más elementales de la democracia. Y seguirán incurriendo en los mismos errores, o trampas, por su incapacidad para mirar de frente y sin miedo a los criminales.

Sin embargo, no podemos permitirnos desesperar, debemos perseverar hasta conseguir que se haga Justicia y se aplique con todo rigor el Estado de Derecho a los criminales etarras. Se lo debemos a Ignacio, a su familia, a todos los vascos de bien y a todas las víctimas de ETA.

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899