Los enigmas del 11-M

Septiembre 2007


Los nacionalistas pervierten las instituciones democráticas

27 de Septiembre de 2007 - 09:21:57 - Regina Otaola - 67 comentarios

Antes de nada, quiero agradecer en el nombre de mis compañeros y en el mío propio todas las muestras de apoyo y afecto que estamos recibiendo. Nos ayudan y mucho a seguir trabajando en pos de la libertad y de la igualdad de todos los ciudadanos ante la Ley, aunque ello “amargue” la existencia de algún senador nacionalista que con el sueldo que le pagamos entre todos los españoles se dedica, con total impunidad, a poner de vuelta y media a la Monarquía española en un programa de TV, o a equiparar a los militantes del PP con los de HB, en lugar de hacer un trabajo positivo en el Senado al que él ha decidido pertenecer sin que nadie le haya obligado.
 
Hay un dicho muy español que le va como anillo al dedo a este senador de pelo en calva: “Cree el ladrón que todos son de su condición”. Me gustaría recordar que quien firmó el infamante Pacto de Estella/Lizarra fue el PNV, partido al que pertenece el senador. Un pacto suscrito con ETA y Batasuna, por la independencia y la exclusión de todos los vascos no nacionalistas, especialmente los cargos electos de PP y PSE. Un pacto que evidencia la unión que existe entre ambos respecto a los objetivos y cómo se ayudan los unos a los otros para apartar a los que estorbamos, a los vascos no nacionalistas, a los que nos consideramos vascos y españoles.
 
Dada su trayectoria, es comprensible que el senador de pelo en calva no entienda nuestro trabajo en Lizarza. ¿Cómo va a entender que se trabaje desde el Gobierno municipal por conseguir la libertad e igualdad de todos los vecinos ante la Ley cuando él solo entiende la política de la exclusión del que no piense igual? ¿Cómo va a entender que colocar las banderas constitucionales no significa crispar sino ser un demócrata convencido, cuando él solo coloca la que considera “su” bandera que, le recuerdo, ahora es de la Comunidad Autónoma Vasca y no sólo la del PNV?
 
Hay que dejarle claro a este senador acomplejado que somos millones los españoles que creemos en la España autonómica, los que creemos en un proyecto común que nos hace ser ciudadanos libres y solidarios, precisamente lo que dejaríamos de ser de materializarse el proyecto excluyente y exclusivo de los nacionalistas. España es una de las naciones más antiguas de Europa y los vascos han formado parte de su Historia escribiéndola junto a sus compatriotas del resto de territorios. ¿O es que nos vamos a creer ahora la historia inventada por un melancólico Sabino Arana?
 
Quiero terminar expresando mi afecto y solidaridad al Cuerpo de la Ertzaintza, de nuevo objetivo declarado de los terroristas por su acción profesional y constante en la protección de los ciudadanos vascos. Mientras los políticos nacionalistas buscan dialogar con ETA, son los miembros de la Policía autonómica vasca los que no bajan la guardia y cumplen con su deber. Lo vemos todos los días que acudimos a Lizarza a realizar nuestro trabajo, algo que los proetarras nunca les perdonarán.
 

¿Por qué el Gobierno no quiere hacer cumplir la Ley?

24 de Septiembre de 2007 - 12:35:17 - Regina Otaola - 162 comentarios

Los últimos acontecimientos vividos en Lizarza demuestran que no estamos acostumbrados a ver cómo se cumple la Ley en el País Vasco, y ello por la constante deslegitimación a la que ha sido sometida desde el nacionalismo gobernante. Pero en las circunstancias actuales es el propio Gobierno el que no parece dispuesto a hacerla cumplir, ya sea la Ley de Partidos o la de Banderas, y en esta última materia pese a la reciente sentencia en firme del Tribunal Supremo.

Por una parte, respecto a la izada de la bandera española en el municipio guipuzcoano de Lizarza y sus consecuencias, de nada vale ahora escudarse en lo que ha ocurrido durante décadas, porque si ése es el baremo para acatar y hacer cumplir la Ley, lo más probable es que esta actitud acabe extendiéndose por la sociedad y cada cual haga de su capa un sayo con la excusa de que “hasta ahora nunca nos lo habían impuesto”, trátese de la bandera nacional o de la obligación de abrocharse el cinturón en carretera.

Por otra parte, queda por ver cuándo se va a hacer cumplir la Ley de Partidos, ya que, pese a anunciar medidas en caso de reconocer en ANV a ETA-Batasuna, ni el ministro del Interior ni el de Justicia parecen dispuestos a cumplir su palabra, cuando hay indicios más que de sobra de los vínculos entre una y otra organización, como saben todos los miembros de los partidos políticos vascos, que reconocen abiertamente, de palabra y por escrito, que ANV es Batasuna, luego es ETA, y sirve a sus fines con otros medios, pero dentro de la estrategia compartida de sembrar el terror para hacerse con más y mayores parcelas de poder.

A los nacionalistas, evidentemente, nunca les ha gustado la Ley de Partidos, pero es al Gobierno a quien toca aplicarla, y en esta como en tantas otras cuestiones ha decidido inhibirse hasta que soplen de nuevo vientos favorables para continuar la negociación política con ETA. Por eso no parece dispuesto el Gobierno a investigar quiénes son los responsables de toda una campaña de presión, acoso y derribo a los cargos electos de distintos partidos para que renuncien a los escaños que consideran que son suyos.

Las mismas amenazas de muerte verbales también sirven a esta estrategia de terror, como el terrorismo callejero y las dianas, porque todos estos actos están ordenados y dirigidos por ETA-Batasuna, que ahora en los ayuntamientos vascos con la máscara de ANV se puede servir de los recursos municipales –desde el censo hasta los presupuestos- para coordinarlos mejor, como siempre ha sido desde que ETA creara HB para este mismo fin. En este sentido, si la lista de ANV fue ilegalizada en Lizarza es porque quedaba claro, a ojos del fiscal general del Estado y del Tribunal Supremo, que no era otra cosa que Batasuna, organización terrorista según la propia Unión Europea.

Pese a todo, ni el ministro de Justicia ni el de Interior han sido capaces de encontrar aún suficientes motivos e indicios para ilegalizar a ANV, pero, ¿qué se puede esperar de un partido que pactó con ETA los municipios en los que la nueva marca de Batasuna podía presentar sus candidaturas? Y mientras eso sucede, los cargos electos del PP y del propio Partido Socialista continuamos en una situación de libertad vigilada que no ha cesado en ningún momento del llamado “proceso de paz”, y que ahora incluso empeora con una Batasuna crecida ante la indecisión o la connivencia del Gobierno.

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899