Pío Moa

« Observaciones a Pinker (I) | Principal | Insignificancias significativas »

Verdad histórica y política actual

18 de Octubre de 2007 - 08:29:37 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti
 
Como he expuesto en “La quiebra de la historia progresista”, casi toda la historiografía sobre el siglo XX de España desde los años 30, se construye sobre una falsedad clamorosa a poco que se repare en ella: la de que un bando de la república y la guerra, compuesto de marxistas radicales, anarquistas, stalinistas, racistas y golpistas, representaban a la república, a la que en realidad destruyeron, y a la democracia y las libertades, cuyos máximos enemigos fueron desde principios del siglo.
 
La osadía y tosquedad de la falsificación, y su éxito a lo largo de tantos años, nos plantea algunos problemas con respecto a la política y la cultura en general. ¿Qué puede esperarse de una sociedad en la que predomina el embuste sobre su pasado? O, previamente, ¿tiene la verdad histórica efectos prácticos actuales?
 
Me gustaría exponer sus efectos tanto en el terreno político como en el cultural. A resultas de esa falsificación, muchos partidos y personajes simpatizan con el Frente Popular e incluso se declaran herederos de él. ¿Se trata de demócratas despistados que, por una información o reflexión deficientes, se identifican con los enemigos de las libertades? En algunos casos ocurre así, pero no en la mayoría. De otro modo aceptarían la evidencia o, al menos, el debate, pero basta ver su oposición, realmente fanática, a aclarar la cuestión, sus llamamientos a la censura y su aplicación de la misma allí donde pueden, sus amenazas y ataques personales a quienes estamos documentando la realidad histórica, para comprender que no se trata de un error, sino de una identificación a conciencia y sabiendo, en el fondo, de qué se trata. Y aquí tiene importancia menor el hecho de que tantos de ellos procedan, directamente o por familia, de la dictadura de Franco.
 
Una consecuencia actual de esa falsedad es que permite a esos partidos extraer de ella una renta moral y política en el presente, colocándose por encima de quienes defienden el franquismo como origen de la actual democracia o rehúsan en cualquier caso reconocer como demócratas a los viejos separatistas e izquierdas republicanas (antirrepublicanas, en rigor). Y, debido a su incapacidad o desinterés por aclarar la verdad histórica, sus adversarios, en particular el PP, se ven constreñidos a una posición defensiva y vergonzante. Con lo que toda la política actual sufre por esa deformación del pasado. Pero hay otras consecuencias, que conviene examinar.
 
-------
 
Andrés Buenafuente ha pedido “una derecha tolerante y constructiva”, con más “moderación”, para poder alcanzar una nueva “versión” de España en la que “se respeten las identidades y no se culpabilice a nadie”.
 
Este Buenafuente es sin duda un chistoso. La banda de Zapo no cesa en sus chanchullos con terroristas y separatistas, ataca, junto con ellos, la identidad real de la nación y de sus regiones, pisotea la justicia, se alía con las dictaduras del Tercer Mundo... y goza de una oposición increíblemente floja y sin iniciativa. Pero no le basta, Zapo exige más y más de la oposición, la sumisión completa. Le pasa como con la ETA, que no se conforma con demoler la Constitución y liquidar la unidad nacional dejando un tenue barniz. Quiere la separación completa, y eso estropea el pastel. Son insaciables.
 
------

El PP insiste en que hay que votarle en todo caso, porque un segundo mandato de Zapo sería catastrófico. Si realmente lo piensan, ¿cómo hacen una oposición tan sin nervio y sin espinazo? Me comentaba un amigo: "El problema es que si gana el PP, todos los demás se unirán contra él, y la situación puede empeorar mucho, dada la falta de energía de ese partido futurista. Y si gana el PSOE es muy probable que entre él y sus socios se peleen y arruinen mutuamente. No sabe uno a qué carta quedarse".

-------

Hoy,  en "El economista":

EL HOLOCAUSTO ESPAÑOL

Pio Moa

Lo que caracterizó el Holocausto fue el exterminio de millones de personas no porque hubiesen declarado la guerra a Alemania o pudiera acusárseles de algún delito, sino meramente por pertenecer a una población declarada en bloque enemiga mortal por la paranoia nazi.

En los últimos años, los profesionales del envenenamiento de las conciencias, que diría Besteiro, vienen empeñándose en hablar de un “holocausto español” y de un “genocidio” para definir la represión franquista de posguerra. Por fortuna, los estudios van poniendo bien de relieve que no hubo ni remotamente tal cosa: se trató de una represión dura en extremo, desde luego, pero organizada casi siempre por vías judiciales, es decir, mediando acusaciones concretas y nunca contra una población o colectivo por el mero hecho de existir y ser declarado enemigo unilateralmente. Sin duda cayeron entonces muchos inocentes, pero también muchos culpables de crímenes espeluznantes, que habían sido abandonados a su suerte por sus jefes del Frente Popular. Pues bien, los subvencionados falsificadores de la historia pretenden hacer pasar a todos por igual como “víctimas del franquismo”. Con ello se retratan.

Hubo, con todo,  algo muy semejante al Holocausto: la persecución religiosa. No en cantidad, pues no había tantos clérigos en España  como judíos en Europa, pero sí cualitativamente: las víctimas no lo fueron por haber cometido algún delito o por haber declarado la guerra al Frente Popular, sino por el simple hecho de ser sacerdotes o monjas. La guerra la habían declarado las izquierdas a la Iglesia desde el principio de la república, y desde mucho antes difundían una propaganda anticristiana que estremece por su tosquedad y violencia, cargada de calumnias y de un odio elemental, que también recuerda el estilo de la propaganda antisemita. Anuncio, para quien quisiera verlo, de lo que había de ocurrir.

Comentarios (216)

« 1 2 3 4 5 »

1 Contable, día 18 de Octubre de 2007 a las 08:54

Pues eso.
2 TheFlash, día 18 de Octubre de 2007 a las 09:10

Yo me quedo con la carta del PP.
La ruina por refriegas entre ZAPO y sus socios sería sonada y afectaría a toda la Nación, ahorrémonos ese vía crucis.
Con enderezar este desastre, ya tenemos curro. Y hacerlo con el PP ya exige suficiente paciencia y migrañas.
¿Más Rodríguez?
No gracias.
3 Contable, día 18 de Octubre de 2007 a las 09:19

El día 12 de octubre, fue la Fiesta Grande de España.

Hasta ahí, todos de acuerdo.

Con ese motivo, se programaron unos actos oficiales, y como centro, un Desfile Militar de soldados españoles, con su equipo, material y animales.

Hasta ahí, también todos de acuerdo.

En medio del acto, personas relevantes del Gobierno y de la Administración de Justicia, la Vicepresidenta y la Presidenta del Tribunal Constitucional, creo, se enzarzaron en una pelotera. Esta pelotera fue grabada, y algunos han conseguido poner el texto escrito en Internet.

--- ---

Me pongo a ver las escenas del famoso vídeo. Y de otros vídeos del desfile.

Y veo que mientras el Rey y la Familia Real, están en posición de firmes al paso de los soldados, y saludando a las Banderas cuando pasan, ¿qué hacen no solo de la Vega y Casas, sino otros miembros destacados del Gobierno y la Administración?

De la Vega y Casas, cotorreando. Sí, cotorreando. Y con una descomunal falta de respeto al Acto. Se deben considerar recién bajadas del Monte Olimpo.

Y Moratinos, poseído del baile de san Vito. Sin poderse estar quieto. Y venga a moverse. Y a rascarse con una mano el dorso de la otra. Y luego a la viceversa. Y luego a intentar meterse las manos a los bolsillos. Alguien debiera coserle los bolsillos, para que en los actos no meta las patas.

Y ese otro que no sé quien es, pero que debe ser alguien gordo, sino no estaría allí donde está. ¿qué hace? El dedo hacia las narices. ¿será alguien de la minería?

--- ---

Cielos, solo les ha faltado masturbarse mientras pasaba la mascota de la Legión.

Todo se andará. Para algo ha de servir la Educación para la Ciudadanía.

Y luego, estas gentes soeces, groseras, maleducadas y burdas, no paran de hablar mal de otros. Otros que lo hacían mejor que ellos.

4 taraza, día 18 de Octubre de 2007 a las 10:11
También lo había pensando: votar masivamente PSOE, a ver si el grano revienta de una vez.
Zapatero, y sus ayudantes, con 250 diputados serían incapaces de no cometer dos grandes burradas cada día. Explotarían por delirios de estupidez.
El PP... es un manso, ¡manso!. No cambiará antes de las elecciones. Hay lo que hay.
A veces sucede que las pastillas que curarían la enfermedad con mala traza, destrozan el estómago o el hígado.
Con lo cual el enfermo está "cazado": Mal por aquí, peor por allí.
Así es el momento político.
5 sinrocom, día 18 de Octubre de 2007 a las 10:44
España esta pidiendo a gritos un gobierno de derechas. Al igual que el gobierno golpista del Zapo, cada vez se acerca mas a la extrema izquierda, el PP, cuando sea elegido lo hara hacia la derecha. El PP, cuenta con un conjunto de politicos con la capacidad suficiente como para resolver el problema y poner a España en la misma via que estaba antes del golpe de estado. Aunque ahora se encuentra con un monton de platos rotos, y una gran cantidad de desperfectos democraticos, los cuales el PP,tiene la obligacion de reparar. Se encontrara tambien, durante su mandato, con el peor momento economico en lo que va de democracia, y con el peor desorden social, provocado por los nacinalistas y el exceso de inmigracion, que gracias al incompetente y malebolo Zapatero, se nos esta instalando por la cara en nuestra nacion, asi como con la esquizofrenica social, provocada por las leyes libertinas que los golpistas nos han colgado de la noche a la mañana.

La idea de que el Zapo sea reelegido, es ir preparandose para un gran desorden social, cuya consecuencia, seria un enfrentamiento inevitable entre españoles.
6 bremon, día 18 de Octubre de 2007 a las 11:30
ZP responde a Rajoy que la bandera y la Constitución son la base común que nos une a todos.
Por eso él despreció la bandera americana insultando a todo un pueblo amigo.
Por eso a él le irrita que el Pp saque la bandera española que él ha como ocultado en sus años de gobierno y que muchos de sus alcaldes, hoy, se resisten a ponerla en los ayuntamientos.
Por eso le pone nervioso que Ataola se juegue la vida por izar la bandera en su ayuntamiento,
Y de la Constitución… la torpedea desde Cataluña, País Vasco, Baleares y Galicia.
Y es sabido que prescinde de ella y de las leyes según le conviene el momento político.
ZP es la antiespaña y el anti símbolos, provocando toda la división y odio de la preguerra.
ZP odia la paz de su pueblo, es antidemócrata, apátrida y belicista, cercando a las dos Españas como en un corral de leyes para presenciar gustoso la lucha entre los gallos.
Saborea o la esclavitud o los enfrentamientos peligrosos.
Presidente de un pueblo que le abuchea y del otro pueblo que le aplaude. El Frente Popular de nuevo en escena.
Su lema es rendir España a los insaciables terroristas que nunca, ni a él, ni al Rey, ni a lo español, le dejarán en paz.
Es el proceso no de Paz, sino de guerra de las izquierdas.
¿Y el pueblo adora su destrucción?
Claro que muchos lo confunden más, no ayudando, sino desprestigiando a la oposición.
7 bremon, día 18 de Octubre de 2007 a las 11:39
Todos, absolutamente todos, las dos Españas, después lloraremos como plañideras, lo que no supimos defender como hombres. Porque serán los etarras los que impogan, como vendecores de España, las normas aseguir.
Y todo ya está pactado, queda el segundo tiempo y los árbitros serán... pues ellos.
8 bremon, día 18 de Octubre de 2007 a las 11:43
7
bremon dijo el día 18 de Octubre de 2007 a las 11:39:
Todos, absolutamente todos, las dos Españas, después lloraremos como plañideras, lo que no supimos defender como hombres. Porque serán los etarras los que impongan, como vencedores de España, las normas a seguir.
Y todo ya está pactado, queda el segundo tiempo y los árbitros serán... pues ellos.
9 sinrocom, día 18 de Octubre de 2007 a las 11:44
Nunca se habia visto en la historia de las democracias, un gobierno que ejerza sus poderes de gobierno, y a la vez de "oposicion".... de oposicion a la oposicion.
10 sinrocom, día 18 de Octubre de 2007 a las 11:52
Se queden paraliticos esos periodistas, que usan su pluma para enaltecer a este gobierno golpista. Se queden mudos esos locutores que a traves de sus microfonos envian mensajes hipnotizantes a una poblacion confundida por la grandeza difusiva.
Se pudran en el infierno esos politicos que para defender su poltrona, ponen en peligro la estabilidad social de 42 millones de habitantes.
11 denebola, día 18 de Octubre de 2007 a las 12:02
#6, bremon

de acuerdo en todo, menos en la última frase. La oposición debería ayudarse en primer lugar ella misma. ¿Se ayuda a sí mismo el PP? ¿Jugando a la defensiva, de forma vergonzante, sin nervio, sin garra, sin convicción, dando un paso adelante y dos atrás? Si el PP mostrase convicción, yo y otros como yo estaríamos con él, pero ¿por qué ha de importarme a mí el futuro del PP más que al PP mismo? Se dirá que es la única garantía que le queda a España, y que debería importarnos más España que conceder el voto a un partido que no nos convence. ¿De verdad? Que denuncien todas las reformas de Estatutos. Que obliguen a izar la bandera a sus alcaldes. Que se deshagan de políticos que están por la disgregación de España, como Arenas. Que demuestren que están con España (como partido, no hablo de actitudes individuales heroicas) y entonces yo y otros como yo, aún cuando no nos guste, votaremos al PP por el bien de España.

Esto por supuesto sin perder de vista que el PP no es culpable del odio profundo que el socialismo tiene y ha tenido siempre por España y sus símbolos. Y lo que es más grave, por la LEY, con mayúsculas.
12 sinrocom, día 18 de Octubre de 2007 a las 12:16
Esta demostrado que Zapo esta maniatado. Los terroristas hacen y deshacen, para mostrarle que estan ahi. Ibarreche arremete en publico con su plan, porque sabe que el Zapo le tiene que seguir el rollo, por muy defensor de la Constitucion que se muestre. Porque en el fondo tanto el PNV, como la ETA, lo tienen bien agarrado por los testiculos. Si no coopera, todo se va a saber, pudriendose el Zapo en la carcel en tal caso; y si continua traicionando a España y a los españoles, cabe la posibilidad, que su tirania, lo lleve algun dia su poltrona bananera.

Alguien preguntara... ¿Y los recientes arrestos?...NO PROBLEMO.... Indulto al canto cuando llegue su momento.

13 Gorucho, día 18 de Octubre de 2007 a las 16:31
Todo se puede decir con una sonrisa

Te voy seguir enganñandoZ

Eres un idiotaZ y si me votas me daraZ la raZón.



14 Gorucho, día 18 de Octubre de 2007 a las 16:43
Me gustaría exponer sus efectos tanto en el terreno político como en el cultural. A resultas de esa falsificación, muchos partidos y personajes simpatizan con el Frente Popular e incluso se declaran herederos de él.

Pero hombre, si hasta Pol Pot es "santo" según el pensamiento de algunos estúpidos que han tenido la suerte de no estar bajo su tiranía. ¿Cómo nos vamos a extrañar de que haya gente que haya idealizado a la segunda república?

Si pensamos un poco en ello, ¿no será el miedo a que, según los que otorgan credenciales de democracia, lo llamen carca lo que puede llevar a muchos a seguir ese camino de alabar la república?
¿Puede ser, también, pereza intelectual?

¿Cuándo nos daremos cuenta que sin tener una postura crítica, entendiendo por crítica el no aceptar las cosas así como así, sino verificar su veracidad, no es posible la democracia?

Saludos.

15 00001, día 18 de Octubre de 2007 a las 18:52
!8 de octubre de 2007.San Lucas Evangelista.Jueves.
Sr. Dn.
Pío Moa

De mi mayor consideración:
***No digo yo que el ninguneo al Sr. Rajoy se malicioso,pero sí digo que es pernicioso y la causa de muchas deserciones de este blog,a veces muy instructivo y enriquecedor puesto que si fuese sólo distraido estaría concebido para flacos de ganas de trabajar en sus respectivas tareas diarias.
Dios le guarde.
LEÓN NOEL
16 El_Criti, día 18 de Octubre de 2007 a las 19:04
Don Pío, es muy importante analizar en profundidad ya no la falsificación de la historia y la "legalización" de esa falsificación de nuestro pasado por parte de las izquierdas en la ley de la memoria histórica.

Sería difícil alegar que en la sociedad hay un "trauma" por dicha guerra civil, ya que el transición del 78 se cerraron las heridas a pesar de que Zapo "el rojo" las pretenda reabrir con intereses políticos. Fue la propia derecha quién fue modificando el régimen y adaptándolo a la democracia.

Esa falsificación del pasado y más tras 30 años de la muerte de Franco y de la instauración de la democracia como una forma a la desesperada del gobierno de dotarse legitmidad.

Este gobierno sufre un déficit de legitimidad a pesar de haber sido el partido más votado, ya que en primer lugar alteró la ley electoral con las revueltas del dia anterior a las elecciones y utilizó los atentados del 11-M como arma arrojadiza y artilugio que provocaba el vuelco electoral.

Por tanto, lo que hace Zapo no es justicia "esta está reservada para los jueces e instituciones del estado", lo que hace Zapo es intentar dotarse de legitimidad, legitimidad aún así viciada, ya que la legitimidad del frente popular no era democrática, sino plagada de escándalos, revueltas, asesinatos , revolución ,etc,etc.

Estamos en un cambio de régimen y la derecha no lo ha entendido, cree que moderando su mensaje tendrán más opciones de ganar las elecciones, más bien, moderando su lenguaje están favoreciendo el cambio de régimen.

Se trata, de que gane el PP, por supuesto, pero para ello no se puede llevar a cabo un perfil bajo, cuanto mayor sea la oposición al gobierno, más limitados serán los desmanes del gobierno, arrojándolo a una crisis interna entre sus socios y ellos mismos, el PP no puede hacer dejación de funciones y con naturaleza y sin nerviosismo debe de denunciar lo que está sucediendo en España, porque a Zapo el Rojo le debe de hacer mucha gracia su España serena, donde en el Guggenheim se expone el cráneo de una víctima de ETA o donde en Cataluañ se queman símbolos del estado con cierta impunidad.

Parece que la AVT ha convocado una nueva mani, ya era hora!!!
17 El_Criti, día 18 de Octubre de 2007 a las 19:11
2 anotaciones:

1- EL gobierno ya ha anunciado de que volverá a negociar con ETA, lo ha hecho el ministro de Justicia, que nadie luego se heche las manos a la cabeza, lo están dejando claro.

2- La nueva campaña de Zapo el "rojo" , está basada en una serie de palabras terminadas en "aZ", otro mensaje subliminal de su fallido proceso de "paz" con los terroristas.

3- Es urgente que el PP empaquete a los Sorayos, Gallardones y demás centristas y retome la línea de Aznar ( sólo apto para políticos valientes y con convicciones ), las consecuencias de esa política de seguir girando al centro son las de confundir y marear aún más a los Españoles.
18 El_Criti, día 18 de Octubre de 2007 a las 19:16
Si dentro de la izquierda queda gente discrepante de la línea política de Zapo el rojo, lo que debe de hacer es o abandonar el partido o sumarse a UPD, de lo contrario José Bono, Ibarra, Cháves y otros patriotas de cartón del PSOE serán simples cómplices del proceso balcanizador de Zapo. Que nadie nuevamente se engañe con los patriotas de Zapo "el Rojo".

Ahora más que nunca urge la vuelta de Aznar a la política con todas sus consecuencias, es urgente que la derecha Española reune a todas las grandes cabezas de esta gran nación: Aznar, Rato, Manuel Pizarro, Periodistas de derechas y demás agentes sociales y tomen la iniciativa y lideren esta gran nación llamada España.

Un humilde Español desde aquí se lo reclama, ellos si pueden enderezar la situación nacional, el resto de Españoles poco podemos hacer.
19 sinrocom, día 18 de Octubre de 2007 a las 19:19
Don Mariano. No se olvide en su discurso, si se toca el tema de la Memoria Historica, de hacer un buen relato de las atrocidades que cometieron los rojos al comenzar la guerra, con personas civiles, que no tenian nada que ver con el conflicto, solo por ser creyentes, por tener sus propias ideas politicas y a veces por no tener callos en las manos. Recuerde Sr, Rajoy que fueron miles las vidas que segaron esos asesinos republicanos, vidas de personas inocentes,que no eran enemigos de nadie.
Recuerdesles a esos insensatos que hoy nos desgobiernan, que si hay que compensar, por el daño que se ocasiono el bando republicano, las arcas nacinales, sufriran un gran descenso.
20 sinrocom, día 18 de Octubre de 2007 a las 19:21
Quise decir...
Por el daño que causo el bando republicano.
21 sinrocom, día 18 de Octubre de 2007 a las 19:32
Es mas Sr. Rajoy...
Le doy permiso a que lea publicamente mi post del 11 de octubre. Y a ser posible, en la Camara de Diputados.
----------------------------


sinrocom dijo el día 11 de Octubre de 2007 a las 15:55:
Ley de Merdoria Histerica.

Yo le exijo a Zapatero que me de inmediatamente, los huesos de los rojos asesinos que torturaron a mi tio antes de darle la muerte mas horrenda que un ser humano pueda recibir. Tras incinerarlos, le voy a tirar las cenizas a la cara, para que se entere ese aprendiz de Stalin, lo que es la Memoria Historica.
22 El_Criti, día 18 de Octubre de 2007 a las 19:39
Exacto sinrocom, lo vergonzoso de esta ley de memoria histórica ( una ley que obliga a entender la historia de una forma determinada es totalitaria ) es que recoge sólo las atrocidades de uno de los dos bandos y presenta como democrátas a muchos que cometieron muchos crímenes contra los supuestos malos.

Me da verguenza que el Parlamento de mi nación legisle a favor del enfrentamiento, a favor de la división y de la mentira histórica.
23 sinrocom, día 18 de Octubre de 2007 a las 19:42
Pero si quieren division.. Criti.. hay que darles division. No hay que dejarse atropellar.
24 El_Criti, día 18 de Octubre de 2007 a las 19:43
Ah y si el PP se niega a hacerse cargo de esta nación, que lo avisen con tiempo, que otros estoy seguro que tomarán la iniciativa y así millones de españoles ya no se sentirán defraudados.

Si el PP sigue girando al centro, lo único que nos queda es instar a que intelectuales de derechas como Pío Moa, César Vidal y otros creen un partido alternativo a los centristas Sorayos del PP.
25 tigrita, día 18 de Octubre de 2007 a las 20:01
Tigrita cree que en este país, la derecha no sólo no conecta con los ciudadanos, sino que no sabe como hacerlo. Creen erroneamente los del centro-derecha, que con mandar un sobre con una lista de nombres que nadie conoce cada vez que hay una convocatoria electoral, es suficiente, y van errados, porque el pueblo, los ciudadanos, de cada día están más espabilados, estamos en el siglo XXI y quien más quien menos tiene sus lecturas, su internet, sus filias, sus fobias y sus urgencias, y es a partir de estas premisas que se tiene que elaborar la estrategia, una estrategia que convenza y por supuesto que sea factible.
Se dice que la derecha no tiene medios que le sean favorables y esto es falso, tiene medios suficientes y argumentos si quiere, para plantar batalla en cualquier frente, pero para eso hay que estar dispuestos, como hace Chavez en aló presidente: Hablar al pueblo, ganarse en definitiva a la gente, y sobre todo no tener miedo.
Cada comunidad autónoma tiene su televisión, concertad un espacio con alguna de ellas que sea afín, y a trabajar gandules, que el pan se gana en el tajo, no leyendo un folio semanal en el Congreso.
26 alonso_4, día 18 de Octubre de 2007 a las 20:09
El PP insiste en que hay que votarle en todo caso ..

Nos dicen que es bueno y que van a ganar ..

Yo voy a poner un ejemplo. Los ejecutivos de una empresa que conozco tienen un problema en América, cogen el primer avion, tienen la reunión en el mismo aeropuerto y se vuelven a continuación, sin pararse a comer ni a dormir. Arrollando a propios y extraños.

Tienen prisa, ponen los medios y se les nota de lejos. Transmiten alegría y moral de victoria. No les importa lo que hagan o digan los demás. Desde luego, a fin de año les evaluarán y según resultados, tendrán o no premio.

Pero si van de mala gana, atienden a bobadas, clientes y colaboradores los ven flojuchos, etc, no llegan a fin de año. La empresa no va a permitirse un batacazo por culpa de nadie. Pasan a la reserva de inmediato.

Si el PP fuera una empresa, los jefes no llegaban a comerse el turrón, tal es la flojera, el permanente giro al centro, o como dice Pio Moa, la moral de gallina que tienen y transmiten, y que en este blog capta casi todo el mundo. De los muchos simpatizantes del PP que conozco, ni uno solo está entusiasmado.

Y que no nos vengan contando que lo harán muy bien si ganan. El examen, a ciertos niveles, hay que pasarlo todos los días.
27 mescaler, día 18 de Octubre de 2007 a las 20:19
Reproduzco una carta enviada al diario El País:

En aquel verano de 1936, Jeroni Alomar, Poquet, era sacerdote en Llubí, un pueblo del centro de Mallorca.

Hay que recordar que el "alzamiento" triunfó en Mallorca sin lucha, y que antes del mismo tampoco se había ejercido violencia alguna contra las gentes de derechas o la Iglesia, lo que no impidió la sangrienta represión, los centenares de asesinados en las cunetas de las carreteras por haber figurado en listas electorales del Frente Popular, por estar afiliado a un sindicato o pertenecer a un partido de izquierda o incluso de centro.

En aquel clima, Jeroni Alomar contribuyó decisivamente a salvar la vida de algunas personas -alcaldes o concejales de algún pueblo vecino al suyo-, facilitándoles la huida en barca a Argelia.

Detenido y juzgado en uno de aquellos vergonzosos consejos de guerra por "auxilio a la rebelión", fue fusilado en junio de 1937.

Sin duda, Jeroni Alomar era "culpable" de su "delito". Este delito, en términos laicos, no era otro que sentido de justicia, solidaridad con las víctimas y profunda humanidad. Pero, además, y si no me equivoco, tales sentimientos y comportamiento se ajustan a lo que, según dicen, debe entenderse por "caridad cristiana"; dicho en otras palabras, desde el punto de vista católico este sacerdote fue fusilado precisamente por cumplir con su obligación de buen cristiano y de sacerdote (por cierto que el obispo -Miralles-, incondicional de los sublevados, consintió el crimen sin mayores protestas).

Si la Iglesia fuera otra cosa que una monumental, monstruosa, estructura de hipocresía, ¿no es evidente que debería exponer para admiración e imitación el ejemplo de ese sacerdote? ¿Por qué no lo hace? ¿Por qué será que no me sorprende en absoluto que la jerarquía católica ni siquiera mencione este caso, sino que trate de cubrir de olvido al pobre Jeroni Alomar, culpable de haberse creído lo de la caridad cristiana.

28 El_Criti, día 18 de Octubre de 2007 a las 20:23
Los graves sucesos que ocurrieron en la guerra civil en España con excesos de ambos bandos ( en toda guerra ambas partes cometen atrocidades ) traen muchas historias como las que cuenta mescaler.

Podría poner ejemplos y ejemplos de curas quemados vivos y asesinados, por el mero hecho de serlos, pero me parece estúpido hablar de una guerra que ya terminó y en la que ambos bandos cometieron atrocidades, si a la izquierda le apetece inventarse una falsa historia para dotarse de una legitimidad que ya perdió con la ingente corrupción del PSOE en los años que ha gobernado en España adelante, pero que no engañen a los Españoles.
29 El_Criti, día 18 de Octubre de 2007 a las 20:25
En estos momentos de división y crisis entre Españoles provocada por el PSOE siempre salen oportunistas y mediocres varios a ver si se ganan un plato de lentejas.

Ya empezó Rubianes y ahora un tal Joel Joan haciendo el mico....

Pero lo grave no son las manifestaciones de estos mediocres, sino el silencio de quienes deberían de hablar claro y defender la democracia y la unidad de España.
30 totemkof, día 18 de Octubre de 2007 a las 20:37
Que gracioso el Buenafuente este. ¿que será para él una derecha moderada?. Como no quiera que el PP solicite su anexión por el PSOE.
31 sinrocom, día 18 de Octubre de 2007 a las 20:41
Represión en el bando republicano

El colapso del sistema legal republicano y de poder estatal en los días siguientes a la sublevación militar del 18 de julio de 1936, junto a la decisión tomada de facilitar armamento a los civiles, facilitaron el estallido de la revolución popular durante la cual milicias y tribunales revolucionarios se hicieron rápidamente con el control de las ciudades, pueblos y aldeas de la zona republicana en sustitución del Gobierno, que no pudo reaccionar y recuperar la autoridad hasta varios meses más tarde.

La Revolución fue acompañada en los primeros meses por una escalada de terror anticlerical que sólo entre el 18 y el 31 de julio, causó la muerte a 839 religiosos, prosiguiendo durante el mes de agosto con otras 2.055 víctimas, incluyendo a 10 de los 13 obispos asesinados en el total de la guerra, es decir, un 42% del total de víctimas registradas[20] . Los efectos de esta violencia, dirigida no solo contra la Iglesia, sino contra todos aquellos que se consideraban identificados con la sublevación o, simplemente, enemigos de clase, corrieron en paralelo con la que se ejerció en el mismo periodo de tiempo en la zona de control de los sublevados, con casi el 80% de los 7.000 civiles asesinados en Zaragoza y el 70% de los 3.000 de Navarra en toda la contienda, víctimas durante el año 1936[21] .

Los asesinatos de religiosos y la destrucción de edificios de culto sucedieron inmediatamente a las noticias de la insurrección sin que en ocasiones quedara claro que bando se haría con el control definitivo de la localidad. Así, el 20 de julio murieron frailes carmelitas en Barcelona, en medio del enfrentamiento entre un regimiento del Ejercito, que se hallaba atrincherado en el convento, con la milicias revolucionarias y las fuerzas de orden público leales a la República [22] , mientras que en Sevilla las iglesias ardían la misma tarde del 18 de julio resultando muertos el párroco de la barriada obrera de San Jerónimo y un salesiano vestido de civil, cuyo cadáver fue arrojado a la iglesia en llamas de San Marcos[23] .

La mayoría de las víctimas asesinadas fueron parte del clero masculino y por fusilamiento en los llamados paseos, nombre eufemístico con el que se conoció al procedimiento y aplicación arbitraria del asesinato político, sin ningún tipo de juicio o tribunal previo. A imagen de otros numerosos episodios de brutalidad en ambos bandos, hubo casos en que las víctimas sufrieron torturas y otros abusos antes de morir, como los casos de Carmen García Moyón, muerta tras ser quemada viva en Torrente el 30 de enero de 1937, Plácido García Gilabert, muerto tras sufrir mutilaciones el 16 de agosto de 1936 o Carlos Díaz, enterrado aún con vida en el cementerio de Agullent, siendo poco más tarde fusilado. [24]

Uno de los ejemplos más destacados entre los casos de la brutalidad revolucionaria durante el verano de 1936 aconteció en la diócesis de Barbastro, la de mayor mortandad del país entre sus miembros incardinados pues se causó la muerte a 123 de los 140 sacerdotes, es decir, el 88% de sus miembros [25] [26] , incluyendo a su obispo, además de 51 frailes claretianos, 18 benedictinos y 9 escolapios, pero en la que no sufrió la misma suerte ninguna de las religiosas [27] . En otras diócesis la proporción de religiosos asesinados alcanzó cifras considerables, como la de Lérida con el 66% de miembros ejecutados, Tortosa el 62%, Málaga al 48%, Menorca el 49%, Segorbe el 55% o la de Toledo, que perdió al 48% de los religiosos. En las grandes ciudades, los porcentajes relativos son inferiores, pero superan a muchas otras en términos absolutos: Madrid, con 334 sacerdotes fusilados, perdió al 30% de su comunidad religiosa, Barcelona al 22% con 279 muertos y Valencia al 27%, con 327 víctimas [28] .

Tras el sangriento mes de agosto del 1936, diversos dirigentes del bando republicano realizaron declaraciones justificando la violencia anticlerical desde la perspectiva política, considerando que la Iglesia se había posicionado ella misma, por su apoyo al bando sublevado, como parte beligerante de la contienda y por lo tanto, enemigo de la República[29] . Aunque visibles desde los primeros días de la guerra en algunas unidades de combate como las de Navarra, donde muchos religiosos se habían integrado en las unidades de requetés para acompañar a los combatientes, como recuerda un testigo[30] , los casos en la que los religiosos empuñaron armas fueron escasos y en circunstancias poco claras, como recuerda el hispanista Ranzato, pues según él, solo se ha podido confirmar un único episodio en los una iglesia participó en los combates armados, el caso de las Carmelitas de la Diagonal de Barcelona[31] .

La violencia en contra de la Iglesia Católica era asumida por los líderes obreros. Así, el líder del POUM, Andrés Nin, en un mitin llevado a cabo el 1 de agosto de 1936[32] proclamó que la "cuestión religiosa", a diferencia de la ineficaz legislación republicana "burguesa", había sido "resuelta" gracias a la acción revolucionaria de la clase obrera:

La clase obrera ha resuelto el problema de la Iglesia, sencillamente no ha dejado en pie ni una siquiera [iglesias] (...) hemos suprimido sus sacerdotes, las iglesias y el culto.


Andrés Nin, La Vanguardia, 2/08/36. Biblioteca de La Vanguardia
Por su parte, en un artículo de opinión en Solidaridad Obrera, el órgano de expresión de la CNT, del 15 de agosto de 1936, se comentaba los planes por moderar la revolución en algunos aspectos a excepción del conflicto con la Iglesia, ilustrando la intransigencia anticlerical de parte del movimiento revolucionario[33] :

Los templos no servirán más para favorecer alcahueterías inmundas. Las antorchas del pueblo las han pulverizado (...) Las órdenes religiosas han de ser disueltas. Los obispos y cardenales han de ser fusilados. Y los bienes eclesiásticos han de ser expropiados.

Continuara.

32 riesgo, día 18 de Octubre de 2007 a las 20:45
Pues sí, eso de pedir una derecha más moderada, teniendo al PP como modelo de moderación extrema por más que los acusen de extrema derecha, es para nota el morro de algunos, pero eso ya lo sabíamos, claro que siempre sorprende máxime en dias como hoy en el que Rajoy pregona, o eso parece, que ni sabe, ni quiere saber, mas que lo que le cuenten, en el caso 11m
Es para desesperarse, pero es lo que hay, no és por el PP sino por la ciudadanía español, luego veremos si acertamos o no, con otro voto seguro nos equivocamos
33 sinrocom, día 18 de Octubre de 2007 a las 20:51
Solidaridad Obrera, 15/08/36 [34]
A partir de 1937, con la llegada a la presidencia del Consejo de Ministros de Largo Caballero y la formación de un Gobierno de unidad (el denominado Gobierno de la Victoria) que incorporó a un católico, representante del Partido Nacionalista Vasco, Manuel de Irujo, y ante la presión de la opinión pública internacional, se impuso paulatinamente el control gubernamental y los episodios de represión, de todo tipo, se hicieron más esporádicos y localizados, si bien asesinatos de sacerdotes, religiosos y laicos católicos continuaron teniendo lugar hasta el final de la guerra, con un brever repunte de violencia simultáneo a la retirada del Ejército Popular del frente de Cataluña hacia la frontera hispanofrancesa en el que resultaron muertos, entre otros elementos relevantes identificados con el bando franquista, el obispo de Teruel, Anselmo Polanco y Felipe Ripoll, vicario general de la misma diócesis, que fueron ejecutados el 7 de febrero de 1939 en Pont de Molins.

Irujo, que fue ministro sin cartera de septiembre de 1936 a mayo de 1937 en los dos Gobiernos de Largo Caballero, y ministro de Justicia en de Negrín el 18 de mayo de 1937, fue el encargado del memorándum sobre la persecución religiosa presentado al Consejo de Ministros[cita requerida] en el que se daba cuenta de la magnitud de lo acontecido:

La situación de hecho de la Iglesia, a partir de julio pasado, en todo el territorio leal, excepto el vasco, es la siguiente: a) Todos los altares, imágenes y objetos de culto, salvo muy contadas excepciones, han sido destruidos, los más con vilipendio. b) Todas las iglesias se han cerrado al culto, el cual ha quedado total y absolutamente suspendido. c) Una gran parte de los templos, en Cataluña con carácter de normalidad, se incendiaron. d) Los parques y organismos oficiales recibieron campanas, cálices, custodias, candelabros y otros objetos de culto, los han fundido y aun han aprovechado para la guerra o para fines industriales sus materiales. e) En las iglesias han sido instalados depósitos de todas clases, mercados, garajes, cuadras, cuarteles, refugios y otros modos de ocupación diversos, llevando a cabo -los organismos oficiales los han ocupado en su edificación obras de carácter permanente. f) Todos los conventos han sido desalojados y suspendida la vida religiosa en los mismos. Sus edificios, objetos de culto y bienes de todas clases fueron incendiados, saqueados, ocupados y derruidos. g) Sacerdotes y religiosos han sido detenidos, sometidos a prisión y fusilados sin formación de causa por miles, hechos que, si bien amenguados, continúan aún, no tan sólo en la población rural, donde se les ha dado caza y muerte de modo salvaje, sino en las poblaciones. Madrid y Barcelona y las restantes grandes ciudades suman por cientos los presos en sus cárceles sin otra causa conocida que su carácter de sacerdote o religioso. h) Se ha llegado a la prohibición absoluta de retención privada de imágenes y objetos de culto. La policía que practica registros domiciliarios, buceando en el interior de las habitaciones, de vida íntima personal o familiar, destruye con escarnio y violencia imágenes, estampas, libros religiosos y cuanto con el culto se relaciona o lo recuerda.

Los planteamientos de Irujo comenzaron a dar sus frutos tímidamente cuando entró como titular de Justicia en el Gobierno de Negrín, al proponer el restablecimiento, aunque de manera restringida, del culto católico y el retorno de los obispos catalanes. Pero las medidas llegaron demasiado tarde y así, el mismo vicario de Barcelona se negó a exponer el culto público, como tampoco aceptó el retorno del arzobispo de Tarragona Francisco Vidal y Barraquer, quien había sido salvado por la Generalidad de las milicias anarquistas y se había negado a firmar la Carta colectiva del Episcopado Español, ni el Vaticano el envío de un legado a la Cataluña republicana.

La presión de la opinión pública internacional, en cuya concienciación tuvo influencia dicha Carta, redactada por Gomá en febrero de 1937, se manifestó por las protestas de organizaciones y de representantes diplomáticos. Destacó la actuación del embajador de Francia, Erik Labonne, protestante practicante y favorable a la causa republicana, quien el 16 de febrero de 1938 envió un extenso informe a su ministro de Asuntos Exteriores donde se atestigua el descrédito sufrido por el bando republicano como resultado de la violencia religiosa:

¡Qué espectáculo!... desde hace cerca de dos años y después de afrentosas masacres en masa de miembros del clero, las iglesias siguen devastadas, vacías, abiertas a todos los vientos. Ningún cuidado, ningún culto. Nadie se atreve a aproximarse a ellas. En medio de calles bulliciosas o de parajes desiertos, los edificios religiosos parecen lugares pestíferos. Temor, desprecio o indiferencia, las miradas se desvían. Las casas de Cristo y sus heridas permanecen como símbolos permanentes de la venganza y del odio. En las calles, ningún hábito religioso, ningún servidor de la Iglesia, ni secular ni regular. Todos los conventos han sufrido la misma suerte. Monjes, hermanas, frailes, todos han desaparecido. Muchos murieron de muerte violenta. Muchos pudieron pasar a Francia gracias a los meritorios esfuerzos de nuestros cónsules, puerto de gracia y aspiración de refugio para tantos españoles desde los primeros días de la tormenta. Por decreto de los hombres, la religión ha dejado de existir. Toda vida religiosa se ha extinguido bajo la capa de la opresión del silencio. A todo lo largo de las declaraciones gubernamentales, ni una palabra; en la prensa, ni una línea. Sin embargo, la España republicana se dice democrática. Sus aspiraciones, sus preocupaciones políticas esenciales, la empujan hacia las naciones democráticas de Occidente. Su Gobierno desea sinceramente, así lo proclama, ganar la audiencia del mundo, hacer evolucionar a España según sus principios y siguiendo sus vías. Como ellas, se declara partidario de la libertad de pensamiento, de la libertad de conciencia, de la libertad de expresión. Hace mucho tiempo ha aceptado el ejercicio del culto protestante y del culto israelita. Pero permanece mudo hacia el catolicismo y no lo tolera en absoluto. Para él el catolicismo no merece ni la libre conciencia, ni el libre ejercicio del culto. El contraste es tan flagrante que despierta dudas sobre su sinceridad, que arrastra el descrédito sobre todas sus restantes declaraciones y hasta sobre sus verdaderos sentimientos. Sus enemigos parecen tener derecho a acusarle de duplicidad o de impotencia. Como su interés, como infinitas ventajas le llevarían con toda evidencia a volverse hacia la Iglesia, se le acusa sobre todo de impotencia. A pesar de sus denegaciones, a pesar de todas las pruebas aducidas de su independencia y de su autonomía, se le cree ligado a las fuerzas extremistas, a los ateísmos militantes, a las ideologías extranjeras. Si fuera verdaderamente libre, se dice, si su inspiración e influencias procedieran efectivamente de Inglaterra o de Francia, ¿cómo ese Gobierno no ha atemperado el rigor de sus exclusivismos, olvidando su venganza, y reniega de su ideología?

34 sinrocom, día 18 de Octubre de 2007 a las 20:55
Jeroni Alomar Fue sentenciado por un tribunal.. (aunque yo considero su muerte injusta).
Muchos miles de martires como mi tio, no tuvieron nisiquiera esa suerte. Mescaler.
35 sinrocom, día 18 de Octubre de 2007 a las 21:22
En Mallorca fue ejecutado el 7 de junio de 1937, tras consejo de guerra, Jeroni Alomar Poquet, sacerdote acusado por los franquistas de utilizar un radiotransmisor para comunicarse con sus enemigos y abandonado por la jerarquía eclesiástica de la isla, que justificó su asesinato al consideralo "díscolo" e "izquierdista".
36 vstavai, día 18 de Octubre de 2007 a las 21:40
Con ese cura pasa como con casi todos los datos que ofrecen los mescas: que son una falsificación, normalmente. Para ellos mentir es como respirar.
37 mescaler, día 18 de Octubre de 2007 a las 21:55
Otra "invención":

Objetor hasta la muerte

Un joven testigo de Jehová fue fusilado hace 69 años en Jaca por negarse a empuñar las armas en plena Guerra Civil.

Jaca, una ciudad especialmente marcada por la Guerra Civil, fue escenario, hace ahora 69 años, del fusilamiento de un testigo de Jehová que se negó a incorporarse a filas en el bando nacional alegando motivos religiosos. Para sus correligionarios, Antonio Gargallo Mejía, apenas un muchacho cuando fue pasado por las armas, es "un mártir y un modelo de conducta para quienes obran guiados por sus creencias más íntimas".

Pero no solo eso. Gargallo es también "el primer testigo de Jehová fusilado por objeción de conciencia", según Aníbal Matos, director apoderado para España del Círculo Europeo de Antiguos Deportados e Internados Testigos de Jehová, una entidad empeñada en recuperar la memoria de la persecución sufrida por su confesión entre 1933 y 1945.

Al margen de su trascendencia ideológica, "el caso de Gargallo es conmovedor", explica Matos, que reside en Madrid pero tiene raíces turolenses. El padre del joven testigo de Jehová era funcionario de prisiones y, en los años previos a la Guerra Civil, fue destinado a Zaragoza y a Jaca, donde un Antonio todavía adolescente se convirtió a una fe que entonces solo contaba con un centenar de practicantes en toda España.

Aunque había empezado a estudiar para delineante, Antonio trabajaba como panadero y tenía 19 años cuando fue llamado a filas en agosto de 1937. "Estaba entonces en Jaca y su primer destino había de ser el Regimiento Aragón número 17", indica Matos.

Sin embargo, a los pocos días de entrar en el cuartel, al llegar el momento de la jura de bandera, el nuevo recluta hizo saber a sus superiores que su credo religioso le prohibía empuñar las armas. "Me amenazaron y entonces deserté", escribe el propio Antonio en una sobrecogedora carta redactada en el calabozo, fechada el 18 de agosto y dirigida a su madre y a su hermana, que eran católicas y no le entendían.

La fuga de Antonio Gargallo duró poco. Trató de ganar la frontera francesa por el puerto de Somport, pero fue detenido por las fuerzas nacionales en Canfranc. Trasladado a Jaca, compareció ante un consejo de guerra que, según relata Matos, "le dio a elegir entre ir al frente o morir fusilado".

"Cuando se colocó ante el pelotón de fusilamiento, Antonio iba entonando cánticos de alabanza a Dios", precisa el responsable español del Círculo Europeo de Testigos de Jehová, que ha reconstruido la vida de Antonio Gargallo hablando con compañeros y familiares del fallecido e investigando en los archivos militares.

38 mescaler, día 18 de Octubre de 2007 a las 22:00
Más "fantasías":

Madrugada del 5 de agosto de 1939. Una descarga atronadora retumba en el silencio del día que comienza a despuntar. Después, con una cadencia monótona, suenan los disparos secos del jefe del pelotón de fusilamiento que remata a las víctimas, una a una, con el tiro de gracia. Las presas de la prisión de Ventas, que desde hace horas esperan ese fatídico momento, cuentan en voz baja: «uno, dos, tres trece».


El viento denso y pegajoso del verano hace perfectamente audible aquellos terribles sonidos en el centro penitenciario, distante apenas 500 metros en línea recta del cementerio del Este. Saben así que sus compañeras, que a partir de ese momento pasaran a formar parte de la memoria colectiva de la lucha contra el franquismo como Las Trece Rosas, han sido fusiladas. Su delito: ser rojas.

Momentos antes, y contra el mismo paredón del camposanto madrileño, habían sido ajusticiados 43 compañeros de la Juventud Socialista Unificada (JSU). En total, 56 fusilados en una de tantas sacas con las que el nuevo régimen castigó durante años a los vencidos.Un castigo ejemplar, un acto de venganza, con el que el régimen se saltó incluso sus propias normas formales, que establecían que las penas de muerte quedaban en suspenso hasta que se recibiera el enterado del Caudillo. Un formalismo que el Cuartel General del Generalísimo no cumplimentó hasta el 13 de agosto, cuando habían transcurrido ya ocho días desde que les dieron tierra.

El periodista Carlos Fonseca recupera en un libro trepidante titulado, Trece Rosas Rojas (Temas de Hoy), uno de los episodios más trágicos y desconocidos de la posguerra española. Un capítulo olvidado de los textos de Historia, con mayúscula, pero que permanecía fijado a fuego en la memoria de quienes sobrevivieron a aquel suceso. Con cartas de las protagonistas desde prisión, el testimonio de mujeres que vivieron los hechos y que compartieron amistad y cárcel con ellas, los recuerdos de sus familiares y la investigación en archivos militares y penitenciarios, el autor recupera la memoria histórica de un puñado de jóvenes idealistas que lucharon por la República, y recrea el ambiente opresivo del Madrid de la inmediata posguerra.


LAS HEROINAS


Carmen Barrero Aguado, Martina Barroso García, Blanca Brissac Vázquez, Pilar Bueno Ibáñez, Julia Conesa Conesa, Adelina García Casillas, Elena Gil Olaya, Virtudes González García, Ana López Gallego, Joaquina López Laffite, Dionisia Manzanero Salas, Victoria Muñoz García y Luisa Rodríguez de la Fuente, que así se llamaban Las Trece Rosas, no habían cometido más delito que defender la legalidad republicana contra el alzamiento militar del 36 y todas, salvo Blanca, la mayor de ellas con 29 años y la única casada y con un hijo de 11, militaban en la JSU, en el PCE, o en ambas organizaciones a la vez. Ni eran protagonistas ni lo pretendían, aunque los acontecimientos les reservase ese papel.

Todo comenzó a finales de febrero de 1939, cuando el Buró Político, máximo órgano de dirección del PCE, se reunió por última vez en Madrid para decidir qué hacer en caso de que la capital cayera en manos de las tropas franquistas, algo que parecía cada día más próximo. La decisión fue preparar la evacuación del mayor número posible de dirigentes y dejar la organización en manos de militantes de segundo nivel con la intención de que la mantuvieran con vida. Su tarea sería ayudar a los compañeros que quedaran en el interior, mientras desde el exilio se esperaban acontecimientos y se decidía qué hacer.

Cuando el 28 de marzo las tropas nacionales entraron en la capital, la práctica totalidad de dirigentes comunistas se encontraban ya fuera del país y un grupo de muchachos, que se habían batido contra el enemigo en los frentes de Brunete y Guadalajara, se hizo cargo del partido y de la JSU. Ayudar a los camaradas presos y a sus familias, esconder a los perseguidos e intentar recomponer los restos de la derrota era su único objetivo.

Como relata Nieves Torres, una de las protagonistas, «lo principal en aquellos momentos era esconderse, y después ver si la gente a la que conocías y lograbas localizar estaba dispuesta a seguir en la lucha. Yo me coloqué a servir en casa de unos señores de Cuenca que vivían en la calle Goya. Eran franquistas y yo me decía ¡bendita sea dónde te has metido!, pero estaba contenta porque tenía un sitio fijo para comer y dormir, y de vez en cuando paseaba por la calle por ver si me encontraba con alguien. Se trataba de ir captando a jóvenes y de reorganizar la JSU, ni más ni menos».

Madrid era una ciudad inhóspita y peligrosa para los enemigos del régimen, en la que las delaciones estaban a la orden del día. Denunciar era una obligación patriótica, una forma de extirpar el cáncer del comunismo y, sobre todo, la manera más clara y directa de demostrar la adhesión al nuevo Estado. La capital era barrida calle por calle en busca de enemigos de la patria con un odio sin precedentes.


TORTURADOS


Y así fue como la Policía franquista llegó hasta José Pena Brea, un muchacho de 21 años que había asumido la secretaría general de la JSU por decisión de sus compañeros. Fue conducido a la comisaría del Puente de Vallecas, y allí torturado durante días hasta que contó todo lo que sabía para acortar su sufrimiento a un precio enorme. En días sucesivos fueron cayendo todos sus compañeros que fueron, a su vez, fuente de nuevas revelaciones.Las Trece Rosas estaban entre los numerosos detenidos.

«Yo tenía 15 años cuando me detuvieron -cuenta María del Carmen Cuesta, hoy octogenaria- pero era valiente. Me llevaron junto a otras compañeras, entre las que estaba Virtudes, a la comisaría de Jorge Juan, donde estuvimos 10 ó 15 días. Nos interrogaban de madrugada para que no pudiésemos conciliar el sueño, y a los tres o cuatro días de estar allí empezamos a oír gritos estremecedores, espantosos, de compañeras que pasaban por los baños de agua fría, por las anillas eléctricas ».

Las corrientes eléctricas en pechos, muñecas y en los dedos de los pies y manos fue una práctica normal con los detenidos políticos, copiada de los miembros de la Gestapo alemana que se desplazaron a España. Torturas físicas que en el caso de las mujeres se complementaban con vejaciones que buscaban su derrumbe psicológico. Muchas de ellas fueron peladas al cero, e incluso les raparon las cejas para desposeerlas de su feminidad.

Su destino final fue la prisión de Ventas, la moderna prisión de ladrillos rojos y paredes encaladas inaugurada en 1933 como un centro pionero para la reinserción de reclusas, que los vencedores transformaron en un enorme almacén humano en el que se hacinaban 4.000 mujeres cuando su capacidad máxima era de 450.

Los talleres, los pasillos y hasta los váteres hacían las veces de dormitorios para una multitud en la que convivían madres con hijos, ancianas y muchachas casi niñas. Se comía sólo una vez al día y cuando te tocaba, que podía ser por la mañana o de madrugada, un caldo negro que se obtenía de cocer vainas de habas. Hacinadas y con el hambre como compañera, la sarna y los parásitos se comían a las internas, y la avitaminosis les provocaba enormes llagas en la piel. Dolencias agravadas por la ausencia de unas mínimas condiciones de higiene.

Así vivieron Las Trece Rosas hasta que la madrugada del 5 de agosto el runruneo de un camión viejo y destartalado les anunció que venían a por ellas. Dos días antes fueron condenadas a muerte por un Consejo de Guerra acusadas de un delito de «adhesión a la rebelión», y había llegado el momento de ejecutar la sentencia.

Julia Conesa Conesa, de 19 años, tuvo tiempo de escribir una última carta a su familia que decía así: «Madre, hermanos, con todo el cariño y entusiasmo os pido que no me lloréis nadie.Salgo sin llorar. Me matan inocente, pero muero como debe morir una inocente. Madre, madrecita, me voy a reunir con mi hermana y papá al otro mundo, pero ten presente que muero por persona honrada. Adiós, madre querida, adiós para siempre. Tu hija, que ya jamás te podrá besar ni abrazar».

La misiva concluía con un ruego: «Que mi nombre no se borre en la historia». Este libro es, sin ninguna duda, la mejor forma de evitar el olvido.
39 sinrocom, día 18 de Octubre de 2007 a las 22:05
mescaler.
Un verdadero testigo de Gehoba, no deserta ante ninguna situacion. Si no fue capaz de soportar la presion a la que dijo ser sometido, eso demostro que no era un autentico testigo.
Actualmente, aun existe la pena de muerte por desercion en muchos ejercitos.
40 Ronin, día 18 de Octubre de 2007 a las 22:10
mesca, chúpate esto nene:

http://www.youtube.com/watch?v=0p4tNit_NUA&mod...

y si te pica te rascas.
41 sinrocom, día 18 de Octubre de 2007 a las 22:13
Ademas mescaler. Ya me estas cansando. Tu no eres mas que un cuentista, que satisface su insaciable ego dogmatico, con el daño ajeno, ya sea de un bando o de otro. Mejor vete a fumar un porro, porque si quieres muertos y si quieres torturas, yo te puedo enterrar a ti y a todos los mescaleres con la cantidad interminable de victimas inocentes que sufrieron de manos de los asesinos republicanos.
42 riesgo, día 18 de Octubre de 2007 a las 22:14
Mescalero trata de demostrar la bondaz de una ley trayendo trazos de relatos de vidas que considera ciertas y que han sido, al parecer olvidados hasta que esta ley o Mescaler nos lo recuerda
Es que estaban olvidados esta gente que Mescalero nos recuerda?
Es que se les negaba algo que hoy se les dá gracias a esta ley?
No será más que la misma cantinela de siempre de venir a contar cortinas de humo, como si tuvieramos que tragar que antes que ahora no se ha honrado a los combatientes republicanos, otra cosa es que se les quiera ahora hacer mártires a ellos haciendo verdugos a los de siempre, es decir la España de derechas, que al parecer reprimieron a conciencia teniendo el poder, o no padecieron historias de eliminación masiva por ser lo que eran, gente de derechas en la España revolucionaria
Pero donde se llevan el nobel por la manipulación continua es al achacar a Franco todas las victimas republicanas, cuando la realidad nos dice que entre ellos se mataron bastante hubo guerras dentro de la guerra y eran bastante contundentes con los remedios, como exige la lucha por tu vida y a cuerpo
Las historias de Mescalero están caducas, ya los que tuvimos familia republicana superamos esos traumas, ahora solo les queda a los que se pasaron cuarenta años besando el culo a Franco y han dejado traumatizados a hijos y nietos, aquí lo vemos en varios, o eso me parece a mí
43 denebola, día 18 de Octubre de 2007 a las 22:15

Ruego que no se dé cancha ninguna al cínico mescalero, para quien los cien millones de muertos del socialismo, con todos sus sufrimientos y todas las minucias de las torturas y sufrimientos que padecieron, no significan nada.

Ruego no se responda más al hipócrita que jamás tendrá ni media palabra para las madres del gulag arrancadas de sus casas ni para los niños del gulag muertos de hambre lejos de sus madres, ni para los niños camboyanos muertos a patadas, ni para los millones de ucranianos consumidos por el hambre.

Ruego a las personas decentes que hay por aquí que nunca vuelvan a intercambiar nada con ese monstruo enfermo que se atrave a manchar el lenguaje, que se atreve a escribir "madre querida", que se rasga las vestiduras porque la tortura le parece una aberración moral, a él, que ni un sólo segundo deja de revolcarse en la mas abyecta inmoralidad, como perro bien adiestrado de la izquierda.

Ruego decencia. Ruego se dé la espalda al indecente que se atreve a acercar la linterna a las llagas y al sufrimiento y finge dolor y repulsa. Él, sicario de torturadores. Él, amigo de bárbaros. Él, que con toda seguridad desconoce lo que es el dolor y se atreve aún así a escupir sobre una montaña de sufrimiento como nunca ha conocido la Historia.

Ya puse punto por punto las claves de su enfermedad, el origen de su insania. Ruego sensatez a todos.
44 mescaler, día 18 de Octubre de 2007 a las 22:20
Os escuece, ¿verdad? No pasa nada, son "fantasías":

Fue uno de los episodios más crueles de la represión franquista. El 5 de agosto de 1939, trece mujeres, la mitad menores, fueron ejecutadas ante las tapias del cementerio del Este. Su historia sigue viva hoy en forma de libros, teatro, documentales y cine.


-

La noticia en otros webs
webs en español
en otros idiomas
“Madre, madrecita, me voy a reunir con mi hermana y papá al otro mundo, pero ten presente que muero por persona honrada. Adiós, madre querida, adiós para siempre. Tu hija que ya jamás te podrá besar ni abrazar… Que no me lloréis. Que mi nombre no se borre de la historia”. Fueron éstas las últimas palabras que dirigiría a su familia una muchacha de 19 años llamada Julia Conesa. Corría la noche del 4 de agosto de 1939. Hacía cuatro meses que había terminado la Guerra Civil. Madrid, destruida y vencida tras tres años de acoso, de bombardeos y resistencia ante el ejército sublevado, intentaba adaptarse al nuevo orden impuesto por el general Franco, un régimen que iba a durar cuatro décadas.

En el ambiente de ese verano de posguerra –tristísimo para unos y glorioso para otros–, se mezclaban las ruinas de los edificios y la pobreza de sus pobladores con las dolorosas secuelas físicas y psicológicas de la contienda. Y, sobre todo, abundaban ya la propaganda y la represión. El día a día de la capital estaba marcado por las denuncias constantes de vecinos, amigos y familiares; por la delación, los procesos de depuración en la Administración, en la Universidad y en las empresas; por las redadas, los espías infiltrados en todas partes, las detenciones y las ejecuciones sumarias. En junio habían comenzado, incluso, los fusilamientos de mujeres. “Españoles, alerta. España sigue en pie de guerra contra todo enemigo del interior o del exterior, perpetuamente fiel a sus caídos. España, con el favor de Dios, sigue en marcha, una, grande, libre, hacia su irrenunciable destino…”, voceaban las radios de Madrid. “Juro aplastar y hundir al que se interponga en nuestro camino”, advertía Franco en sus discursos.

Sería aquélla la última carta de Julia Conesa. Y ella lo sabía. Porque, junto a otras catorce presas de la madrileña cárcel de Ventas, había sido juzgada el día anterior en el tribunal de las Salesas. “Reunido el Consejo de Guerra Permanente número 9 para ver y fallar la causa número 30.426 que por el procedimiento sumarísimo de urgencia se ha seguido contra los procesados (…) responsables de un delito de adhesión a la rebelión (…) Fallamos que debemos condenar y condenamos a cada uno de los acusados (…) a la pena de muerte”, dice la sentencia. A Julia la acusaban hasta de haber sido “cobradora de tranvías durante la dominación marxista”.

Y apenas 24 horas más tarde, 13 de aquellas mujeres y 43 hombres fueron ejecutados ante las tapias del cementerio del Este. El momento lo recuerdan así algunas compañeras de presidio: “Yo estaba asomada a la ventana de la celda y las vi salir. Pasaban repartidores de leche con sus carros y la Guardía Civil los apartaba. Las presas iban de dos en dos y tres guardias escoltaban a cada pareja, parecían tranquilas” (María del Pilar Parra). “Algunas permanecimos arrodilladas desde que se las llevaron, durante un tiempo que me parecieron horas, sin que nadie dijera nada. Hasta que María Teresa Igual, la funcionaria que las acompañó, se presentó para decirnos que habían muerto muy serenas y que una de ellas, Anita, no había fallecido con la primera descarga y gritó a sus verdugos: ‘¿es que a mí no me matan?” (Mari Carmen Cuesta). “Si fue terrible perderlas, verlas salir, tener que soportarlo con aquella impotencia, más lo fue ver la sangre fría de Teresa Igual relatando cómo habían caído. Entre las cosas que nos dijo, fue que las chicas iban muy ilusionadas porque pensaban que iban a verse con los hombres [con sus novios y maridos, también condenados] antes de ser ejecutadas, pero se encontraron que ya habían sido fusilados” (Carmen Machado).

Quince de los ajusticiados ese 5 de agosto de 1939 eran menores de edad, entonces establecida en los 21 años. Por su juventud, a estas mujeres se las comenzó a llamar “las trece rosas”, y su historia se convirtió pronto en una de las más conmovedoras de aquel tiempo de odio fratricida y fascismo. Un episodio sobre el que nunca se habrá escrito mucho. Lo investigó el periodista Jacobo García, ya en 1985. Lo noveló el escritor Jesús Ferrero en su libro Las trece rosas (Siruela, 2003), en el que dedica un capítulo a cada una de las muchachas y con su literatura las dota de vida y palabra, de sentimiento y dolor; le pone cara a sus verdugos… Lo documentó durante dos años, sin ficciones, y por eso aún con mayor crudeza el periodista Carlos Fonseca en Trece rosas rojas (Temas de Hoy, 2004): “No conocía la historia, no la busqué; ésta me buscó a mí a través de unos documentos que guardaba un tío de mi padre que pasó 20 años en la cárcel. Localicé el sumario, investigué; los familiares pusieron el material que tenían a mi disposición”. En su libro duelen los testimonios de las familias, el momento de la condena, la partida hacia la muerte, la locura posterior de las madres de las fusiladas ante su pérdida, la indiferencia del régimen.

Retoma la historia de las trece rosas ahora la productora Delta Films en un largometraje documental títulado Que mi nombre no se borre de la historia, tal como pidió Julia en los últimos minutos de su vida. En la película se muestra el drama personal y el contexto social, político (su militancia en las Juventudes Socialistas Unificadas, JSU) y bélico en el que se mueven las protagonistas. “Es el primer documental sobre el suceso y entendimos que era urgente hacerlo porque son pocos los testigos vivos. Si no se recogen ahora sus voces, permanecerán para siempre en el olvido”, dicen los directores, Verónica Vigil y José María Almela.

El destino triste de estas mujeres que no pudieron envejecer ha sido citado también en libros de Dulce Chacón o Jorge Semprún, y este mismo otoño lo acaba de llevar a escena la compañía de danza y teatro Arrieritos. Además ha sido inspiración para una organización socialista recién creada, Fundación Trece Rosas, “orientada a proyectos e iniciativas en las que se profundice en la igualdad y la justicia social”. Y aún más: su vida y muerte es el argumento del próximo filme de Emilio Martínez Lázaro, con guión de Ignacio Martínez de Pisón y asesoría de Fonseca.

“Tras entrevistar a sus compañeros de organización, a sus familiares, concluimos que las trece rosas eran mujeres que sabían bien lo que hacían, y que con gran valentía y clarividencia lucharon contra el régimen antidemocrático que se avecinaba”, comentan Vigil y Almela. “Se afiliaron a la JSU de forma consciente; pudiendo quedarse en casa, salieron a la calle y optaron por luchar y defender la II República española, desempeñando diversas labores durante la defensa de Madrid y poniendo en riesgo sus propias vidas”. Según Fonseca, el régimen franquista “adoptaba un tono paternalista con las mujeres en sus mensajes, pero trató con igual inquina a hombres y a mujeres. La miliciana era para los vencedores la antítesis de la mujer, cuya misión en la vida era ser madre y reposo del guerrero”. Para Santiago Carrillo, que fue primer secretario general de la JSU, “en las guerras, son ellas siempre las que más sufren… Y el régimen de Franco hizo todo lo posible por destruir el espíritu de libertad de las mujeres que se había creado con la República”.

Ellas se llamaban Ana López Gallego, Victoria Muñoz García, Martina Barroso García, Virtudes González García, Luisa Rodríguez de la Fuente, Elena Gil Olaya, Dionisia Manzanero Sala, Joaquina López Laffite, Carmen Barrero Aguado, Pilar Bueno Ibáñez, Blanca Brisac Vázquez, Adelina García Casillas y Julia Conesa Conesa. Eran modistas, pianistas, sastras, amas de casa, militantes todas, menos Brisac, de la JSU. El suyo se considera uno de los castigos más duros a los vencidos de la posguerra. Una respuesta, dicen, al asesinato del comandante de la Guardia Civil, Isaac Gabaldón, a su hija y su chófer el 27 de julio anterior.

“El número de detenciones diarias en la capital era muy variable en 1939, aunque muchos días la información titulada ‘Detención de autores de asesinato’ estaba formada por más de cien nombres…”, escribe Pedro Montoliú en su reciente e interesante libro Madrid en la posguerra, 1939-1946. Los años de la represión (editorial Sílex) que le ha supuesto cuatro años de investigación y en el que describe el ambiente de aquel tiempo: “Los peores meses fueron junio, con 227 fusilados; julio, con 193; septiembre, con 106; octubre, con 123, y noviembre, con 201. Por días, los más sangrientos fueron el 14 de junio: 80 fusilados; 24 de junio, 102; 24 de julio, 48; el 5 de agosto, 56. (…) Ese día, y 48 horas después de dictar sentencia, fueron fusiladas las ‘trece rosas’, de entre 18 y 23 años, que habían intentado reconstruir la JSU en la clandestinidad”.

45 mescaler, día 18 de Octubre de 2007 a las 22:21
Vigil y Almela enfocan su película preguntándose cómo se podía llegar a ejecutar una sentencia tan infame. “¿Qué había pasado en España? ¿Qué acontecimientos habían azotado el panorama político y social de aquel entonces?”. Miraron entonces hacía la organización política juvenil de la que las trece rosas eran miembros, la JSU, y a su papel en el transcurso de la guerra.

“Franco se proponía destruir hasta la simiente de los rojos en este país… y al decir rojos, estoy diciendo los simples demócratas, los liberales, cualquier recuerdo de los tiempos en que España había sido libre”, declara Carrillo en el filme. La organización nació en marzo de 1936 de la fusión entre la Unión de Juventudes Comunistas y la Federación de Juventudes Socialistas. “Luchábamos por un ideal”, dice una de sus miembros. Otra: “Nos afanábamos por la libertad, por un mundo mejor, porque el trabajador pudiera vivir en condiciones”. Una tercera: “Defendíamos la República que había sido elegida en 1931, mejorándola”. Y cuarta: “Mi conciencia política surgió tan pronto empezó la guerra. Tenía 15 años y debía pelear, no había más remedio”. En 1939, la JSU se encontraba deshecha, sus líderes encarcelados… Sólo se contaba con el coraje de sus miembros para reorganizarse.

“Crear una estructura clandestina es siempre algo muy difícil. Hay que concentrar los esfuerzos. Y en ese periodo los concentramos en la creación, sobre todo, de un partido comunista clandestino”, afirma Carrillo. Para el régimen, según el periodista Jacobo García, la JSU representaba un gran peligro: “Dada la juventud de sus militantes, estaba destinada a sobrevivir durante muchos años y a plantear problemas al régimen franquista durante muchos años, a corto, medio y largo plazo”. Debía desaparecer.

Así, estando todos los hombres en prisión o en el exilio, de la reorganización se encargaron las mujeres o los jóvenes. “Queríamos seguir luchando, recuperar dinero para ayudar a los presos, para sacarlos, para sacar a mi hermano; queríamos, pero no lo conseguimos…”, apunta Concha Carretero. “Te cogían enseguida”, rememora Nieves Torres. “Era un Madrid triste, reservado, la gente no se atrevía a mirar a nadie; si ibas en el metro, todo el mundo iba con la cabeza baja”, dice Mari Carmen Cuesta. Se tira de los detenidos, se utiliza la tortura para conseguir delaciones, y así, poco a poco, va cayendo la organización. “A los presos los sacaban a la calle y los usaban como gancho, detrás iban dos policías. Así me detuvieron a mí”, sigue Torres.

Las trece rosas fueron elegidas para morir entre las 4.000 reclusas hacinadas en Ventas en un espacio pensado para 400 (más de 280.000 presos políticos se contaban en 1939 en España). ¿Por qué ellas y no otras? El escritor Jesús Ferrero imagina una posibilidad literaria y azarosa en su libro: “Roux, Cardinal y el Pálido habían comido opíparamente en el Ritz y se sentían alegres (…). Una hora antes les había llegado la orden de elegir a quince mujeres, preferentemente menores de edad, para conducirlas a juicio. Ya en comisaría, una señora, que se sentía agradecida porque habían liberado a su hija, le regaló al Pálido un ramo de rosas. Eran quince… El Pálido lo cogió y, mirando a Cardinal y a Roux, dijo: ‘Señores, ha llegado el momento de decidir quiénes van a ser las quince de la mala hora. Bastará con ponerle un nombre a cada una de las rosas… Empezaré yo’, dijo tomando una flor. ‘Y bien, esta rosa de pasión se va a llamar Luisa. No conseguí que esa bastarda pronunciara una sola palabra en los interrogatorios. Por poco me vuelve loco’. ‘Y ésta, Pilar’, dijo Cardinal. ‘Y ésta se va a llamar Virtudes’, susurró el Pálido con precipitación. ‘Y ésta, Carmen’, dijo Cardinal. ‘Lo merece más que nadie. Nunca me miró bien esa condenada’. ‘Y ésta, Martina’, anunció Roux. ‘Está siempre ausente. Seguro que ni siquiera se va a dar cuenta de que ha muerto”.

Ficciones aparte, ellas sí se daban cuenta. De sus condiciones (“La posguerra fue peor que la guerra”), de las humillaciones (“Se ve que les gustó mi pelo y me dejaron pelona, pelona; me lo cortaban y me lo enseñaban, ‘¿no te da pena este ricito?”), de lo que les esperaba (“No bastaba con estar tú en la cárcel, todo tu entorno tenía que expiar por tu pecado”), de lo que significaba pertenecer a los derrotados (“Nos trataban de lo peor, muchas palizas, muchas vejaciones”), de lo que perdían (“Estuve 16 años en prisión, se me fue lo mejor de mi juventud…”).

Así lo cuentan en la película Maruja Borrell, Nuria Torres, Mari Carmen Cuesta, Concha Carretero, Ángeles García-Madrid, entre otras muchas, de las que fueron amigas, conocieron y/o compartieron celda con las trece rosas en aquellos días. Hablan de las penurias, de la vida cotidiana en una prisión en la que sólo se comían “lentejas de Negrín”, de los petates en el suelo, de la desconfianza (“No te fiabas de nadie porque se decía que los franquistas habían metido chivatas dentro”), y hasta de su capacidad para sobrevivir, intimar, quererse y reírse de sí y de su situación. Hablan de las terribles noches de saca, de cómo todas salían temerosas a la galería para ver quiénes eran las elegidas para morir, de cómo sucedió todo en aquella noche terrible de agosto. “Para mí es un recuerdo muy amargo, muy amargo”, llora aún hoy desconsolada Mari Carmen Cuesta, entonces de 16 años.

En la película de Delta Films y en el libro de Fonseca se recogen testimonios de parientes: las sobrinas de Julia, de Dionisia, de Martina… Y del hijo de Blanca Brisac y Enrique García, quizá la más triste de todas las historias: “Mi padre pertenecía a la UGT, pero mi madre… dijeron que era de la JSU, y yo sé que no militaba. Lo puedo jurar”, dice. A ambos los ejecutaron ese 5 de agosto de 1939, cuando él tenía 11 años. “Determinadas corrientes revisionistas pretenden hoy cambiar la realidad de los hechos y esto sí que es muy peligroso. No se trata de generar sentimientos revanchistas. En ninguna de las entrevistas que hicimos percibimos rencor. Al contrario, fue toda una lección de humanidad. Nuestro documental trata de concederles el minuto de duelo que en su día se les negó”, cuentan Vigil y Almela.

Fue Blanca Brisac, sin embargo, quien mejor lo expresó, mientras escribía a su hijo esa noche, ya en capilla: “Voy a morir con la cabeza alta… Sólo te pido… que quieras a todos y que no guardes nunca rencor a los que dieron muerte a tus padres, eso nunca. Las personas buenas no guardan rencor… Enrique, que te hagan hacer la comunión, pero bien preparado, tan bien cimentada la religión como me la cimentaron a mí… Hijo, hijo, hasta la eternidad…”.


b29

b29
46 riesgo, día 18 de Octubre de 2007 a las 22:24
"Os escuece, ¿verdad? No pasa nada, son "fantasías":"
Y?
Al unico que escuecen estas historias és a tí y ni eso, más cuento que otra cosa
Tiene razón denebola, pero es lo que quiere Mescalero, ser marginado, ser maltratado, ser amenazado, cabrear a la gente, o ese creo cree sacar en claro en el blog

Mesca cuanto tiempo pasaron tu ancestros besandole el culo a Franco para tenerte a tí tan traumatizado por sus actos que tu pena sea colgar estos recuerdos a ver si redimes tu pena?

Lo sabremos por los textos que cuelgues, pero a esta hora debió de ser desde el mismo 18 de julio, o quizá fue de antes ya
47 sinrocom, día 18 de Octubre de 2007 a las 22:27
Pobrecito mescaler...
Pobre victima, perseguida por el franquismo...
Pobre martir mescaler...cuanto dolor.
48 denebola, día 18 de Octubre de 2007 a las 22:42
riesgo, una persona decente no tiene inconveniente en sentirse herido por la descripción de un horror. Es, podría, decirse, la prueba de que tiene algo dentro.

La diferencia entre las personas decentes y las que no lo son es que las primeras no le deben nada al franquismo, ni tienen necesidad de justificarlo, ni han sacado ni sacan nada de él, ni son desde luego sus herederos, más allá de la medida en que todos somos herederos de la Historia.

Las indecentes por contra deben su discurso al franquismo, son herederos de él, si bien a modo de negativo grotesco, obtienen de él beneficios económicos varios, y sobre todo se declaran herederos del siniestro frente popular. De ahí que puedan revolcarse en el dolor. Insensibles y brutos igual les da revolver los huesos de los unos que de los otros, siempre que de entre el fango puedan llevarse algo a la boca.

Por eso riesgo, nada que ocultar si nos estremecen los relatos del cínico, pero cuidado no vaya eso a hacernos olvidar cual es su calaña y por qué está aquí.

Saludos.
49 sinrocom, día 18 de Octubre de 2007 a las 22:43
Onda cero... Un tal Antonio (locutor), esta defendiendo la memoria historica, diciendo que los asesinatos que cometieron los republicanos fueron justificables porque la republica era un regimen legal.. en cambio, los fusilamientos del franquismo no fueron legales, porque fueron realizados por un gobierno ilegal que fue el franquismo...

Aqui esta el problema. ?Cuantos enfermos como este tal Antonio, polulan por nuestra geografia y contaminan el hambiente con su sindrome izquierdista? ?Sera que este energumeno, esta haciendo meritos para que le aumenten el sueldo?

Dios mio, cuando saldremos de esta pesadilla?.
50 riesgo, día 18 de Octubre de 2007 a las 22:58
Denébola es que creo que a Mescalero le duelen o escandalizan esas muertes cero ZpaterroZZZZZZZZZZZZZZZZ
Y si el que viene a recriminar algo no solo considera que está bien hecho, por que igual hizo cuando pudo, sino que además es un cuentista viejo aquí, lo que cuenta le duele lo dicho
Si puede ser verdad que otros los sienten, pero si eso és así solo ellos lo saben y no creo sean hoy marginados por nadie en la sociedad española
Asi que cuentos pasados, poco dolidos, y que espera escuzcan a alguien más que dolerle a él le duelan
En fín más de lo mismo otra de gambas, pero estas están bastante rancias, o más bien apestan

O eso me parece a mí

Pero parece ser que está inoculado en la sociedad por ese ente que tu no tienes en casa, la realidad televisiva que encuentra normal comparar a Hitler con Franco, como bien dijo Llamazares
Y así estamos jugando como siempre con el dolor ajeno que sale gratis, y teniendo cuidado en no salir nosostros fastidiados, es propio de estos tiempos y hay que tenerlo en cuenta al responder a quien busca lo que busca, lo dicho, ir de victima siendo él el verdugo, no hay juego mejor para los indios mescaleros

« 1 2 3 4 5 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899