Pío Moa

« A vueltas con la fe y la ciencia | Principal | ¿Independencia? »

UPD o los secesionistas

19 de Enero de 2008 - 09:16:14 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

Una reflexión táctica: creo que si en estos años Rajoy hubiera tomado la iniciativa y puesto a la defensiva al PSOE, para lo cual tenía todas las posibilidades, pero no la voluntad, el PP podría ganar unas elecciones por amplia mayoría y llevar a cabo reformas esenciales. Al limitarse a intentar conservar su electorado, ampliándolo ligeramente por lo que llaman el centro y tratando de no alarmar a la izquierda para evitar la movilización de su voto, lo más probable es que el actual empate técnico entre los dos grandes partidos permanezca hasta las elecciones. Entonces los grupos separatistas podrán decidir el desempate, a un precio demoledor.

Salvo que UPD surja con fuerza suficiente para sustituir a esos grupos: un argumento de peso para plantearse votar al partido de Díez y Buesa, pese a sus notorias deficiencias. Algunos opinan que ello es peligroso, porque este partido arrancará votos al PP. Algunos les arrancará, cierto (aunque también está obligando a Rajoy a definirse un poco más), pero también los arrancará a la izquierda. Pensar lo contrario es mantener la superstición de que todos los votantes de izquierda son antiespañoles como los líderes del PSOE. 

Una clave electoral fácil de entender para todo el mundo: el PSOE liquidó el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, sustituyéndolo por el Pacto con el Terrorismo y el Separatismo contra las Libertades. Se trata de volver a ese pacto, tan temido por los secesionistas. Lo cual solo puede asegurarlo un triunfo relativo de UPD, que arrastraría, con toda probabilidad, la caída de la pandilla de Zapo en el propio PSOE.  

--------

Espléndido artículo de Pablo Molina, hoy, en el suplemento de fin de semana de LD.

--------

El indomable Prol continúa la polémica sobre ciencia y religión en http://radikaleslibres.blogspot.com/2008/01/po-moa-insiste-vueltas-con-el-inefable.html. Cree él que no se puede meter en el mismo saco a Stalin, a Pinker y a Dawkins, y, ciertamente, no se les puede meter en la medida en que Pinker y Dawkins no han cometido los crímenes de Stalin, como los muchos grupillos y personas más o menos neonazis tampoco han cometido los crímenes de la Gestapo; pero no hay inconveniente alguno en señalar que unos y otros coinciden en ciertas concepciones básicas, aunque unos puedan o quieran aplicarlas y otros no. Stalin, Dawkins y Pinker tienen la misma fe ciencista, niegan la existencia de Dios y aspiran a liquidar la creencia religiosa sobre la base de que esta es un absurdo extremadamente perjudicial para la sociedad. Tales concepciones han tenido consecuencias históricamente comprobables y que deben examinarse, por mucho que disguste a algunos, y de las que no cabe escapar con la argucia de que no se es ateo al 100%, como posiblemente lo fuera Stalin, sino sólo al 99%, un refinamiento inane. En cuanto a la explicación de Moshe Lewin sobre el stalinismo, resulta tan evidentemente idiota que ahí volvemos al terreno de la creencia: Prol cree válida esa explicación; pues nada, no hay más que hablar.
 
Se pregunta Prol en qué difiere mi incredulidad de la de Dawkins y Pinker. Pues justamente en esto: en que yo me pregunto sobre todas esas cosas y esos señores parecen haber llegado ya a conclusiones precisas: ellos son bastante más que escépticos hacia la fe religiosa y mucho menos que escépticos hacia la fe ciencista. Y en que parte de mi cuestionamiento se refiere a la experiencia histórica del ateísmo, que esos señores despachan con retórica y demasiada alegría, por decir algo.
 
La fe en la ciencia supone la contradicción de creer que ésta, que excluye de su método la cuestión del sentido, puede dar un sentido al mundo y la vida. Prol cree (es también una creencia) que la ciencia nunca llegará, probablemente, a una explicación completa del mundo, y olvida sacar de ello algunas conclusiones. Entonces se revuelve contra los creyentes con un sofisma: “Lo que es seguro es que abundan las personas en este mundo que pretenden, ya desde hace milenios, tener una respuesta para ese supuesto "sentido" por otras vías y que, según parece, no debería ser sometida a demasiados escrutinios y requerimientos sobre su pretendida validez. Que la respuesta dada por esas personas tenga, ella misma, algún sentido útil más allá de una satisfacción psicológica o anímica es otro cantar. En cualquier caso, puesto que dichas personas, desde supuestos religiosos o trascendentalistas, son las que pretenden tener una respuesta para tan ambiciosa pregunta, de su lado está la carga de la prueba. La cual brilla por su ausencia. Pero claro, ellos no la necesitan. Para eso tienen la fe”.
 
La religión ofrece, en principio, una satisfacción psicológica, un efecto consolador o calmante de la angustia elemental humana sobre el sentido de la existencia. Y ese sentido no se puede buscar por “otras vías”, porque esas otras vías, es decir, la ciencia, excluyen la noción misma de sentido, como debemos insistir. El consuelo religioso no es, claro está, una prueba de su verdad, aunque sí un indicio de que la fe pudiera ir bien encaminada. Por otra parte, la fe ciencista no puede alcanzar ese consuelo: en realidad exacerba la angustia al prescindir del sentido, contra una exigencia básica de nuestra psique; y el totalitarismo está muy ligado, probablemente, a esa angustia mal resuelta. Además, la religión ha creado las culturas, el arte, probablemente la escritura y las primeras observaciones científicas y medicativas, un bagaje enorme, demasiado para poder despacharlo con un bárbaro “todo mentira”, con el que se quemaron tantas bibliotecas, obras de arte, trabajos científicos, y se liquidó a tantas personas en España. La contemplación de la influencia religiosa en todas las facetas de la cultura superior y la popular, y el examen de ciertos resultados del ateísmo, debieran hacernos más cautos en toda esta cuestión.
 
Al llegar aquí, los ciencistas dejan de lado la primera exigencia de la ciencia, que consiste en ocuparse de su objeto tal cual, sin deformarlo con prejuicios. La fe no es lo que dice Prol. El creyente, por lo menos el cristiano, no sustituye la razón o la ciencia por la fe. Considera la fe necesaria porque el mundo y la vida contienen un elemento misterioso e impenetrable para la razón, ya que Dios sería un “factor” superior y externo al mundo; pero puesto que el mundo es una “creación” de ese factor, debe ser asequible de algún modo –aun si insuficiente– a la razón. No debe haber contradicción entre razón y fe, aun si esta última va más allá que la primera. Por mi parte aprecio elementos de conflicto, pero también de acuerdo, entre razón y fe, y no tengo al respecto una idea tan definida como el creyente (en la ciencia) Prol. En definitiva el creyente religioso puede pensar: “puesto que mi fe me produce consuelo y me incita a ser moralmente mejor, debe contener alguna base real, alguna verdad”. Lo que los ciencistas nunca podrán decir es que su fe en la ciencia les produce consuelo y les incita a ser moralmente mejores, sin caer en una contradicción absoluta.
 
Y la cita de Weinberg: "La única forma de proceder en cualquier tipo de ciencia es suponer que no hay intervención divina y ver hasta dónde puede uno llegar con esta hipótesis". Otro aserto para creyentes, como el de Lewin. La ciencia se ha desarrollado a partir de la religión y luego de la filosofía, muchos de sus cultivadores fueron y siguen siendo religiosos, y no supone que no exista intervención divina, simplemente no se la plantea, salvo en segundo término (el conocimiento científico como una manifestación de la “chispa” divina en la mente o el alma humana). Por otra parte Laplace dijo que no precisaba la hipótesis de Dios para explicar el mundo, pero la explicación (determinista) que daba con tanta arrogancia era muchísimo menos satisfactoria de lo que él podía imaginar entonces; y, según Prol, no es probable que la ciencia llegue nunca a una explicación total. Muy bien, pues entonces un poco más de escepticismo, de prudencia, de estudio, de atención a la experiencia histórica; y menos afirmaciones terminantes, sarcasmos vacíos y argumentos de autoridad, que tanto gustan en este país. Y pregúntese quién es, en realidad, el “caballero negro”.
 
Y por ahora dejo el asunto, en espera de mejor ocasión.
Comentarios (290)

« 1 2 3 4 5 6 »

51 riesgo, día 19 de Enero de 2008 a las 20:11
A los partidos hay que votarles, o dejar de hacerlo, por sus hechos de gobierno, si se conocen, y por sus ideas programáticas sino han gobernardo nunca

O como quiera cada cual

el hecho es, a mi entender, que tenemos en España al club de perpiñan, el pacto del tinell, y el cordón sanitario gobernado un pais en el que no creen, y al que niegan incluso derechos básicos, como enseñar en la lengua común
Y este club lo lidera zETA
Por eso Rosa Diez se fué del Psoe, o eso me parece a mí
Por que tiene hoja de ruta pactada para cambiar el marcon constitucional vigente por la puerta de atrás

En eso UPD parece puede ser un aliado del PP, pero no estoy tan seguro, mucho se habla de temas que ganadas las elecciones se olvidan en aras de un confortable sillón


Repito que ojala todos los votantes socialistas españoles votaran UPD, los votantes de derecha liberal no creo que voten a quien está por la socialización del estado, pero me puedo equivocar
52 Momia, día 19 de Enero de 2008 a las 20:12
No comparto la opinión con D. Pío acerca de Rosa Díez -que siempre me ha parecido un auténtico lobo-, del laicista Fernando Savater o del homosexual Álvaro Pombo, me parecen simplemente impresentables -auque nos quieran vender la moto de que son los buenos de la película-; por otro lado, creo que no van a mojar, es decir, que no van a sacar un solo diputado.
53 Pablo1, día 19 de Enero de 2008 a las 20:19
Gaditano:

no sólo eres soberbio, sino que además, efectivamente, no tienes ni pu.ta idea de leer.

Si Dios existe, no puede haber sido creado.

¿Ya?
54 vstavai, día 19 de Enero de 2008 a las 20:25
Oues si UPD no saca un solo diputado, ya sabemos lo que toca.
55 riesgo, día 19 de Enero de 2008 a las 20:29
Como UPD no saque algún diputado a costa del Psoe de zETA sí que sabemos què pue de pasar, por que si los votos de UPD son a costa de los del PP tambien sabemos qué va a pasar, a no ser que tegamos una sorpresa general, que tampoco és descatable
56 Ronin, día 19 de Enero de 2008 a las 20:42
Momia, yo no me alegraría de que UPD no sacara ni un solo diputado.
UPD es un intento de regeneración de la izquierda que falta le hace. Si este intento fracasa entonces tenemos que la izquierda española es incapaz de regenerarse, de mejorar, de evolucionar, lo que resulta preocupante y puede acarrear muchos daños a la democracia española como de hecho zp y su izquierda cavernícola ya los está creando.
Así que cuidado con tus fobias. Si llegamos a la conclusión de que la izquierda es nefasta para España y para la sociedad española (la izquierda de zp lo es desde luego) y además añadimos que es incapaz de regenerarse debemos llegar a la conclusión de que lo mejor es que no gobierne nunca. Solo puede gobernar la derecha (desde luego con la izquierda actual así es), entonces lo mejor es no efectuar elecciones, mandar la democracia a la papelera y crear un sistema en que solo la derecha pudiese gobernar.
¿Es eso lo que te gustaría Momia?.
57 Momia, día 19 de Enero de 2008 a las 21:04
Sin ánimo de entrar en una polémica estéril, Ronin. Acostumbro siempre a decir lo que pienso con la independencia que me caracteriza. También te diré que no sé bien a que te refieres cuando hablas de fobias; podríamos hablar de las fobias anticristianas de los masones golpistas del 11-M, o de las fobias antiespañolas de los nazionalistas, o de las fobias anti Aznar de Gallardón y de los "centristas", o de las fobias contra la vida de los no nacidos de los criminales abortistas, o de las fobias antifamilia de los laicistas como Peces Barba, Zerolo y otros, o de las fobias anti religiosas de los cientificistas, etc., ¿a qué fobia te referías, Ronin?
58 Ronin, día 19 de Enero de 2008 a las 21:12
Me refería a tu fobia con UPD, por supuesto. No explicas por qué estás en contra de este intento de cambio, de regeneración de la izquierda. ¿Prefieres que se mantenga igual con zp?. Creo que todos saldríamos perdiendo Momia.
59 taraza, día 19 de Enero de 2008 a las 21:16
36 alef
(más vale tarde que nunca) Contesto.
Me parece que usted cree que sugiero la posibilidad de que la ciencia pueda llegar a explicar cómo - procediendo el hombre del mono, por ejemplo - pudo salvar el abismo que hay entre la especie humana y cualquier otra especie animal.
No pretendía sugerir nada de eso. Al contrario: afirmo que la ciencia no podrá averiguar cómo se produjo tal salto.
No tengo duda alguna sobre la existencia de Dios. Quién, o cómo, es, ya es harina de otro costal.
¿Qué relación tiene el cristianismo con Dios, aparte de ser una doctrina que lo venera?. Esto no lo tengo todavía maduro, y reconozco que debería tenerlo claro. Pero...

38 gaditano.
¿Psicópata? ¿Qué es eso de psicópata?
No sabemos ni siquiera hasta qué punto nos invade, nos afecta, nos condiciona la idea religiosa.
Verá usted, gaditano: Si por un imposible, ahora mismo desapareciesen de la humanidad las ideas cristianas y sus efectos, ¡¡¡qué mal, pero que mal lo iban a pasar los inválidos, los niños con algún defecto, los ancianos, las mujeres...!!! Mejor dicho, no lo pasarían mal, porque serían eliminados - las mujeres en edad fértil, no, claro - en cuanto estorbasen mínimamente.
El cristianismo lo he teñido todo, todo. Y ya no somos capaces de pensar que pueda ocurrir lo que dije antes. Pero así era, y así sería.
La mente del hombre es una máquina que busca siempre, institivamente, la razón última, la definitiva. Si no la halla, puede suceder, sucede cualquier aberración.
60 Momia, día 19 de Enero de 2008 a las 21:26
No creo tener ninguna fobia hacia UPD, creo he escrito en este foro sólo dos o tres veces sobre éllos, pero no me parece que la regeneración de la izquierda pueda reconducirse a través de Rosa Díez, Fernando Savater o Álvaro Pombo, por ejemplo; por otro lado, no creo que vayan a quitar votos al Partido Popular. Es un Partido que me resulta indiferente, y creo que va a cosechar un fracaso electoral, así lo veo, así lo siento y así lo cuento.

Saludos.



61 Nick2, día 19 de Enero de 2008 a las 21:27
Acaban de poner en el Telediario de TVE un montón de fotografías del etarra que puso la furgoneta bomba en la T4. Todo el recorrido, paso a paso, desde que aparca la furgoneta hasta que sale afuera y coge un taxi. Con una mascarilla, con una muleta, bajando las escaleras, cruzándose con un montón de gente, arrastrando una maleta roja, sale a la calle y se quita la mascarilla antes de coger un taxi, etc.

Además, las imágenes son del día anterior. Han buscado al terrorista entre un montón de horas de grabación y lo han encontrado en la tarde del día anterior, cuando ZP estaba diciendo aquello de "el año que viene estaremos mejor".

¿Por qué no nos muestran NI UNA foto de los terroristas del 11-M? Hay muchas cámaras de seguridad, no sólo en las estaciones sino en establecimientos de las calles adyacentes. 13 terroristas subiendo a trenes, cargados con mochilas y NI UNA FOTO, NI UNA IMAGEN. Además, la búsqueda es más sencilla que en el caso del etarra de la T4. Basta con buscar en las imágenes correspondientes a unos pocos minutos antes del paso de los trenes implicados en cada una de las estaciones.

¿Quién ha sido, ZP? No, no pregunto quién ha sido condenado. Pregunto por los que mataron a 192 personas hace 4 años. ¿Quién ha sido?

¿Alguien cree realmente que, si el Chino o Zougam hubieran sido realmente los autores materiales, no tendríamos hace años algunas imágenes suyas entrando a una de las estaciones del recorrido de los trenes aquella fatídica mañana?

62 riesgo, día 19 de Enero de 2008 a las 21:37
Precisamente lo que yo considero esteril a dia de hoy es entrar en el debate rojos azules, por que está superado por la realidad, por que ya lo teníamos superado , por que el PP lo ha superado, y por que con zETA nos hemos encontrado de bruces otra vez en él

Si no superamos este debate que viene de donde viene, estaresmos anclados en el pasado, como parece ser estamos a dia de hoy


No ha sido el PP el que ha traido a colación la ley de memoria histórica, no ha sido el PP el que se ha declararo rojo sucesor de los republicanos totalitarios

Y si ya tenemos ese debate encima de la mesa hay que argumentarlo a la luz de los hecho que hoy sabemos ciertos, y que no tenían cuando en el tretaiseis se liaron a tiros

De aquella tan legítimo era pensar que se podía llegar a la útopia comunista como en rusia, como pensar que se podía implantar un orden internacional de progreso inspirado en el fascismo gobernante en muchas naciones

Hoy ya tenemos respuesta para aquellas aspiraciones, y los resultados fueron los que fueon y no otros, por más que algunos pretendan ignorarlos, y parezca que cuelen los falsos mitos inventados

Siendo Pio uno de los destructores de los mitos republicanos me extraña que apoye a quien está por mantenerlos, por que me da que para UPD tambien fueron derrotados en el 36 los democratas por los fascistas, o no pensarán eso?
Quizá me equivoco , pero me da que no
63 Momia, día 19 de Enero de 2008 a las 21:38
La regeneración de la izquierda cuando llegue, llegará de la mano de un político de la talla de un Toni Blair, es muy complicado que pueda hacerse desde fuera y enfrentándose al grueso del socialismo. Lo de Rosa Díez lo veo como una ambición política mal digerida, astutamente planteada, y muy mal ejecutada, una anécdota en el panorama político español -ojalá fuera tan simple la regeneración de la izquierda española-.
64 riesgo, día 19 de Enero de 2008 a las 21:42
Ahora que lo pienso puede ser que UPD defienda lo mismo que Pio en esta cuestión, y que reconozca que no hubo alzamiento fascista, sino alzamiento nacional contra la dictadura del proletariado que és lo que los radicales republicanos querian
Quizá nos lo aclare Pio, por que si no no se entiende que apoye políticamente a quien le tiene por mentiroso revisionista
65 Ronin, día 19 de Enero de 2008 a las 21:45
Momia, no creo que UPD le vaya a quitar votos al PP, los votantes de UPD saldrán del centroizquierda, no conozco a ningún votante de derechas que vaya a votar a UPD. Los miedos de algunos sectores del PP por si este partido les quita votos me parecen estúpidos, y si hay algún votante del PP que vote a Rosa Díez es que en realidad ese votante no es de derechas. No se que hacía votando al PP.
Por otra parte, Momia, dices que la regeneración de la izquierda no pasa por UPD, ¿Por quién pasa entonces, podrías darme algunos nombres?
La teoría de que UPD es una trampa maquiavélica para quitarle votos al PP no la comparto en absoluto, y esos miedos a perder algunos votos tampoco. Como ese pánico idiota a que Gallardón se vaya del PP. Me parece absurdo. No lo digo por tí Momia.
66 riesgo, día 19 de Enero de 2008 a las 21:45
Puede un dirigente de la izquierda española admitir que la dictadura franquista fué buena comparada a la dictadura comunista de la URRSS
Sabemos que están más por la labor de igualarla al nazismo, y no creo que UPD piense otra cosa, Pio parece que sí, el PP tambien, pero algún partido de la izquierda española defiende tal cosa?

Que me lo expliquen si pueden, o que me lo explique Pio si le da la gana, por que seguro que me equivoco
67 riesgo, día 19 de Enero de 2008 a las 21:51
Hombre Ronin, sabes que una crisis es una oportunidad, y si tras la creacion del UPD los medios prisoetas trataran de venderlo como un problema para el PP y algunos de estos se lo creyeran, pues puede ser
El hecho cierto es que la escisión es dentro del voto psoe, lo que se trasmite es que alguno del PP no contento con Mariano podrá votarles, y cuela para algunos siendo el mayor de los disparates, o eso me parece a mí
68 gaditano, día 19 de Enero de 2008 a las 21:51
Pablo 1,!qué manía de insultar tiene vuecencia con su legua indecente!
A cualquier niño de cinco años que se empiece a preguntar por el fundamento de todo se le ocurre-de hecho los niños a veces muestran más sentido sobre las verdaderas paradojas filosóficas que los aburridos adultos- que si resulta inexplicable la existencia del mundo porque sí, como algo eterno o que surgió de la nada en el comienzo del tiempo también surge la misma pregunta sobre la aparición del Creador como explicación.Si la Causa Ültima no tiene causa su existencia envuelve una paradoja inexplicable.De manera que siéntese usted, señoría y párese a meditar la pregunta de cualquier niño: "si Dios creó el mundo quién creó a Dios, abuelito?

Taraza: Un psicópata es una persona que carece de los sentimientos morales sobre los sentimientos demás que hacen posible la convivencia. Si usted dice que sin Dios no tendría límites morales de ningún tipo para hacer lo que le apeteciese en cada momento está diciendo que sin Dios usted se comportaría como un psicópata, que podría robar,injuriar,torturar o violar si sintiese el deseo de hacerlo.Yo, en cambio, no.
69 Ronin, día 19 de Enero de 2008 a las 21:52
UPD que yo sepa no se ha pronunciado sobre el tema, riesgo. Ni sobre la ley de desmemoria histórica, será cuestión de preguntarle a Rosa Díez directamente.
70 riesgo, día 19 de Enero de 2008 a las 21:53
psicópata
O una persona incapaz de sentir por los demás, si le duele algo a alguien que supuestamente quiere, a él le deja indiferente, ni que decir tiene de los que no considera querer

71 riesgo, día 19 de Enero de 2008 a las 21:58
Quiero imaginar que en ese tema, la desmemoria histórica UPD pensará, con razón, que está superado por la realidad española a dia de hoy, que ya ha habido suficiente reconciliación nacional, pero que todos sabemos que malo fué franco, dictador fascista y nunca modelo de gobierno para los españoles
Pero és un suponer
72 taraza, día 19 de Enero de 2008 a las 22:03
68 gaditano.
Usted, no. ¿Y por qué no? ¿Por qué no deshacerme de lo que no me interesa y tomar lo que me interesa?
Todo eso que usted menciona haría yo si, tras un cálculo previo esfuerzo - premio, saliese ganado este último.
¿Por qué tendría que limitarme, controlarme?
Absurda me parece la persona que dice no creer en Dios y sigue las pautas de conducta como si creyese. Ciertamente, hay gente pa tó.
73 Ronin, día 19 de Enero de 2008 a las 22:06
Las suposiciones no sirven de nada riesgo. La verdad es que de UPD aquí se sabe poco, en primer lugar porque no somos votantes potenciales de UPD y nos interesamos poco por el tema y en segundo lugar porque el silencio mediático y el ninguneo a UPD son estruendosos. ¿Y quienes manejan la mayoría de los medios de comunicación?, pues los sociatas, y cuando estos no quieren que se sepa que UPD existe es porque saben que pueden quitarle muchos votos, a ellos y no al PP. Si los sociatas supieran que le iban a quitar votos al PP estaría este partido en todos los medios de comunicación a todas horas.
74 taraza, día 19 de Enero de 2008 a las 22:18
Creer en Dios, seguramente es más cuestión de corazón que de cerebro. O no. No sé. Quizá de ambos al 50%.
Miro para mí mismo, y para lo que me rodea, y digo: "Forzoso es que exista un ser que sostenga y coordine todo esto, directa o remotamente".

Me permitiré recordar aquí un cura que estuvo en mi parroquia. No siempre, pero de vez en cuando se despachaba con unos sermones de tipo filosófico religioso, muy profundos, muy bien pensados, pero explicaba con una sencillez y a la vez una tensión que cuando platicaba, no se oía ni una tos, y sí el ruido de una mosca volar. Era extraordinario explicando, mejor dicho, haciendo pensar.
Acabada la misa, y tras una plática de aquellas, una humilde mujer, ya mayor, le dice, con todo el sentimiento: "D. José: ¿usted cree que en el otro mundo me encontraré con mi vaquiña, Loura?". (En Galicia, sí, claro)
El cura se queda mirando, serio, y contesta: "No me atrevería a decirle que no se encontrará con su vaca".
¿Quién sabe?
Por saber, saber, no sabemos ni regular de qué hablamos cuando decimos "Dios".
75 Momia, día 19 de Enero de 2008 a las 22:19
Hablar ahora mismo de la regeneración de la izquierda es como hablar de la conversión del diablo, una utopía, mientras el PRISOE-GAL tenga el poder. Gentuza como Felipe González, Vera, Rugalcaba, López Garrido, Zapatero, etc., deberían estar en la cárcel y están sueltos y controlando el PSOE, pero llegará un día en que las bases se sublevarán, veremos entonces qué sucede.
76 Ronin, día 19 de Enero de 2008 a las 22:27
Precisamente Momia, yo creo que esa sublevación de las bases socialistas pasa por votar a Rosa Díez. Por eso los medios sociatas silencian tanto a UPD. Le tienen miedo.
No esperes nada parecido a la toma de la Bastilla en Ferraz.
Un gran movimiento de votantes socialistas hacia UPD acabaría con la dictadura de la camarilla que lleva manejando los hilos del Psoe desde hace años, los que tu sabes y has puesto en tu comentario.
77 riesgo, día 19 de Enero de 2008 a las 22:32
Tienes razón Ronin, aunque es sabido que por el suponer se llega al saber, de mucho suponer se acaba no sabiendo

Solo me parece chocante que Pio pida el voto para aquellos que se creen los mitos republicanos que el desmonta, pero me puedo equivocar y UPD reconocer que esos mitos son falsos
78 Momia, día 19 de Enero de 2008 a las 22:37
Me gustaría que fuera como dices, Ronin, pero no lo veo. Rosa Díez no me inspira ninguna confianza en ningún sentido.

Saludos.
79 riesgo, día 19 de Enero de 2008 a las 22:39
Por que creo que si todos podemos estar de acuerdo en algo, los que defendemos la falsedad de los mitos republicanos, es que hay que contruir con bases firmes el futuro, no sobre evidentes mentiras que condicionan el presente, no?

Claro que si damos por superado el pasado, y nos dedicamos a crear futuro, yo he oido a Rosa Diez y no me parece mal lo que dice, y sería en principio bueno que el voto de izquierdas tradicional, el de los redondo, los guerra, los bono, los chavez, se fuera a ese partido nuevo socialista que asume la defensa de España como imprecindible como marco común en el que desarrollarnos todos los españoles, parece mentira pero eso és lo que está en juego ahora, y sectores del PP están con estas maniobras, claro que despues de la designación de Pizarro creo disipadas las dudas de las influencias de estos sectores en políticas futuras de pactos, por que espero que Pizarro, al elegir presentarse, habrá contemplado que se debe al partido, como ha dicho, pero por que tiene carta blanca para cumplir los objetivos marcados que empiezan con unos valores básicos que defiende el PP, por más que algunos últimamente lo cuestionaran, empezando por Pio
80 Ronin, día 19 de Enero de 2008 a las 22:48
Ahora me marcho, un saludo a todos.
81 quasimod, día 19 de Enero de 2008 a las 23:28
Veo que siguen enzarzados en la polémica UDP-PP.

Creo que está bien a la vista. Ni Savater, ni Díez, ni Buesa, ni ninguno de los dirigentes tiene la más mínima intención de apoyar al PP; llegado el caso, si sacan representación parlamentaria - amí nunca se me ocurrirá darle mi voto a un "pseudofilósofo" y la autora del ¡ven y cuéntalo! que quiso meter en la cárcel a Mingote por contestarle con el mismo eslogan desde el ABC, pero en ese caso, era el epitafio sobre la tmba de una víctima del terrorismo, que es lo que más saltaba -y salta hoy mismo- a la vista en Vascongadas.

Y el "pseudofilósofo", acudiendo a cenas íntimas con el Zapo y despotricando de las víctimas del terrorismo; y hoy mismo dispuesto a hablar. Seamos serios, si hoy está aparentemente contra Zapoo, lo es porque el MMMBS no le ha dado ninguna canonjía; es lo que le pasó a González con Garzón, en su día.

- ¿Qué, dispuestos a votarles?.

- Pus ¡adelante!. Las quejas, luego, ¡al maestro armero!

Hoy por hoy, en España tan sólo hay un partido político que es realmente nacional, y la única alternativa de gobierno decente para España y para los españoles; lo que tenemos, además de desgobierno, ni es para los españoles, ni dice la verdad. ¿No se dan cuenta de eso?

Creo que la discusión no tiene más recorrido.

Buenas noches, y hasta otra.
82 gaditano, día 19 de Enero de 2008 a las 23:34
taraza. Hay doa cosas que me lo impiden:mi falta de deseos de hacer daño a otros, mis entimientos humanos como miembro de la comunidad de los hombres y en segundo lugar, muy en segundo lugar el miedo al castigo de la Ley, la humana. Con eso me basta y me sobra para disfrutar del placer de vivir moralmente, tarea a veces fácil, a veces difícil, y en algunos casos heroica.
83 DeElea, día 20 de Enero de 2008 a las 01:06
-I-

…/…

“Todo individuo que en un pueblo conspira a romper la unidad y la continuidad espirituales de ese pueblo, tiende a destruirlo y a destruirse como parte de ese pueblo. ¿Que tal otro pueblo es mejor? Perfectamente, aunque no entendamos bien qué es eso de mejor o peor. ¿Que es más rico? Concedido. ¿Que es más culto? Concedido también. ¿Que vive más feliz? Esto ya…; pero, en fin, ¡pase! ¿Que vence, eso que llaman vencer, mientras nosotros somos vencidos? Enhorabuena. Todo esto está bien, pero es otro. Y basta. Porque para mí, el hacerme otro, rompiendo la unidad y la continuidad de mi vida, es dejar de ser el que soy, es decir, es sencillamente dejar de ser. Y esto no: ¡todo antes que esto! ¿Que otro llenaría tan bien o mejor que yo el papel que lleno? ¿Que otro cumpliría mi función social? Sí, pero no yo. "Yo, yo, yo, siempre yo! -dirá algún lector-; ¿y quién eres tú?" Podría aquí contestarle con Obermann, con el enorme hombre Obermann: "Para el Universo, nada; para mí, todo"; pero no, prefiero recordarle una doctrina del hombre Kant, y es la de que debemos considerar a nuestros prójimos, a los demás hombres, no como medios, sino como fines. Pues no se trata de mí tan sólo; se trata de ti, lector, que así refunfuñas; se trata del otro, se trata de todos y de cada uno. Los juicios singulares tienen valor de universales, dicen los lógicos. Lo singular no es particular, es universal. El hombre es un fin, no un medio. La civilización toda se endereza al hombre, a cada hombre, a cada yo. ¿O qué es ese ídolo, llámese Humanidad o como se llamare, a que se han de sacrificar todos y cada uno de los hombres? Porque yo me sacrifico por mis prójimos, por mis compatriotas, por mis hijos, y éstos, a su vez, por los suyos, y los suyos por los de ellos, y así en serie inacabable de generaciones. ¿Y quién recibe el fruto de ese sacrificio? Los mismos que nos hablan de ese sacrificio fantástico, de esa dedicación sin objeto, suelen también hablarnos del derecho a la vida. ¿Y qué es el derecho a la vida? Me dicen que he venido a realizar no sé qué fin social; pero yo siento que yo, lo mismo que cada uno de mis hermanos, he venido a realizarme, a vivir. Sí, sí, lo veo; una enorme actividad social, una poderosa civilización, mucha ciencia, mucho arte, mucha industria, mucha moral, y luego, cuando hayamos llenado el mundo de maravillas industriales, de grandes fábricas, de caminos, de museos, de bibliotecas, caeremos agotados al pie de todo eso, y quedará, ¿para quién? ¿Se hizo el hombre para la ciencia, o se hizo la ciencia para el hombre? "¡Ea!" -exclamará de nuevo el mismo lector-, volvemos a aquello del Catecismo: "Pregunta: ¿Para quién hizo Dios el mundo? Respuesta: Para el hombre". Pues bien, sí, así debe responder el hombre que sea hombre. La hormiga, si se diese cuenta de esto, y fuera persona consciente de sí misma, contestaría que para la hormiga, y contestaría bien. El mundo se hace para la conciencia, para cada conciencia. "Un alma humana vale por todo el universo", ha dicho no sé quién, pero ha dicho egregiamente. Un alma humana, ¿eh? No una vida. La vida ésta no, y sucede que, a medida que se crea menos en el alma, es decir, en su inmortalidad consciente, personal y concreta, se exagerará más el valor de la pobre vida pasajera. De aquí arrancan todas las afeminadas sensiblerías contra la guerra. Sí, uno no debe querer morir, pero de la otra muerte. "El que quiera salvar su vida, la perderá", dice el Evangelio; pero no dice el que quiera salvar su alma, el alma inmortal. O que creemos y queremos que lo sea. Y todos los definidores del objetivismo no se fijan, o, mejor dicho, no quieren fijarse en que al afirmar un hombre su yo, su conciencia personal, afirma al hombre, al hombre concreto y real, afirma el verdadero humanismo -que no es el de las cosas del hombre, sino el del hombre-, y al afirmar al hombre, afirma la conciencia. Porque la única conciencia de que tenemos conciencia es la del hombre. El mundo es para la conciencia. O, mejor dicho, este para, esta noción de finalidad, y mejor que noción sentimiento, este sentimiento teleológico no nace sino donde hay conciencia. Conciencia y finalidad son la misma cosa en el fondo. Si el sol tuviese conciencia, pensaría vivir para alumbrar a los mundos, sin duda; pero pensaría también, y sobre todo, que los mundos existen para que él los alumbre y se goce en alumbrarlos y así viva. Y pensaría bien. Y toda esa trágica batalla del hombre por salvarse, ese inmortal anhelo de inmortalidad que le hizo al hombre Kant dar aquel salto inmortal de que os decía, todo eso no es más que una batalla por la conciencia. Si la conciencia no es, como ha dicho algún pensador inhumano, nada más que un relámpago entre dos eternidades de tinieblas, entonces no hay nada más execrable que la existencia. Alguien podrá ver un fondo de contradicción en cuanto voy diciendo, anhelando unas veces la vida inacabable, y diciendo otras que esta vida no tiene el valor que se le da. ¿Contradicción? ¡Ya lo creo! ¡La de mi corazón, que dice sí, y mi cabeza, que dice no! Contradicción, naturalmente. ¿Quién no recuerda aquellas palabras del Evangelio: "¡Señor, creo; ayuda a mi incredulidad!"? ¡Contradicción!, ¡naturalmente! Como que sólo vivimos de contradicciones, y por ellas; como que la vida es tragedia, y la tragedia es perpetua lucha, sin victoria ni esperanza de ella; es contradicción. Se trata, como veis, de un valor afectivo, contra los valores afectivos no valen razones. Porque las razones no son nada más que razones, es decir, ni siquiera son verdades. Hay definidores de esos pedantes por naturaleza y por gracia, que me hacen el efecto de aquel señor que va a consolar a un padre que acaba de perder un hijo muerto de repente en la flor de sus años, y le dice: "¡Paciencia, amigo, que todos tenemos que morirnos!" ¿Os chocaría que este padre se irritase contra semejante impertinencia? Porque es una impertinencia. Hasta un axioma puede llegar a ser en ciertos casos una impertinencia. Cuántas veces no cabe decir aquello de: Para pensar cual tú, sólo es preciso no tener nada más que inteligencia. Hay personas, en efecto, que parecen no pensar más que con el cerebro, o con cualquier otro órgano que sea el específico para pensar; mientras otros piensan con todo el cuerpo y toda el alma, con la sangre, con el tuétano de los huesos, con el corazón, con los pulmones, con el vientre, con la vida. Y las gentes que no piensan más que con el cerebro, dan en definidores; se hacen profesionales del pensamiento. ¿Y sabéis lo que es profesional? ¿Sabéis lo que es un producto de la diferenciación del trabajo? Aquí tenéis un profesional de boxeo. Ha aprendido a dar puñetazos con tal economía, que reconcentra sus fuerzas en el puñetazo, y apenas pone en juego sino los músculos precisos para obtener el fin inmediato y concretado de su acción: derribar al adversario. Un voleo dado por un no profesional podrá no tener tanta eficacia objetiva inmediata; pero vitaliza mucho más al que lo da, haciéndole poner en juego casi todo su cuerpo. El uno es un puñetazo de boxeador; el otro, de hombre.
84 DeElea, día 20 de Enero de 2008 a las 01:07
-II-

Si un filósofo no es un hombre, es todo menos un filósofo; es, sobre todo, un pedante, es decir, un remedo de hombre. El cultivo de una ciencia cualquiera, de la química, de la física, de la geometría, de la filología, puede ser, y aun esto muy restringidamente y dentro de muy estrechos límites, obra de especialización diferenciada; pero la filosofía, como la poesía, o es obra de integración, de combinación, o no es sino filosofería, erudición seudofilosófica. Todo conocimiento tiene una finalidad. Lo de saber para saber no es, dígase lo que se quiera, sino una tétrica petición de principio. Se aprende algo, o para un fin práctico inmediato, o para completar nuestros demás conocimientos. Hasta la doctrina que nos aparezca más teórica, es decir, de menor aplicación inmediata a las necesidades no intelectuales de la vida, responde a una necesidad -que también lo es- intelectual, a una razón de economía en el pensar, a un principio de unidad y continuidad de la conciencia. Pero así como un conocimiento científico tiene su finalidad en los demás conocimientos, la filosofía que uno haya de abrazar tiene otra finalidad extrínseca, y se refiere a nuestro destino todo, a nuestra actitud frente a la vida y al universo. Y el más trágico problema de la filosofía es el de conciliar las necesidades intelectuales con las necesidades afectivas y con las volitivas. Como que ahí fracasa toda la filosofía que pretende deshacer la eterna y trágica contradicción, base de nuestra existencia. Pero ¿afrontan todos esa contradicción? Poco puede esperarse, verbigracia, de un gobernante que alguna vez, aun cuando sea por modo oscuro, no se ha preocupado del principio primero y del fin último de las cosas todas, y sobre todo de los hombres, de su primer por qué y de su último para qué. Y esta suprema preocupación no puede ser puramente racional, tiene que ser afectiva. No basta pensar, hay que sentir nuestro destino. Y el que, pretendiendo dirigir a sus semejantes, dice y proclama que le tienen sin cuidado las cosas de tejas arriba, no merece dirigirlos. Sin que esto quiera decir, ¡claro está!, que haya de pedírsele solución alguna determinada. ¡Solución! ¿La hay acaso? Por lo que a mí hace, jamás me entregaré de buen grado, y otorgándole mi confianza, a conductor alguno de pueblos que no esté penetrado de que, al conducir un pueblo, conduce hombres, hombres de carne y hueso, hombres que nacen, sufren y, aunque no quieran morir, mueren; hombres que son fines en sí mismos, no sólo medios; que han de ser los que son y no otros; hombres, en fin, que buscan eso que llamamos la felicidad. Es inhumano, por ejemplo, sacrificar una generación de hombres a la generación que la sigue cuando no se tiene sentimiento del destino de los sacrificados. No de su memoria, no de sus nombres, sino de ellos mismos. Todo eso de que uno vive en sus hijos, o en sus obras o en el universo, son vagas elucubraciones con que sólo se satisfacen los que padecen de estupidez afectiva, que pueden ser, por lo demás, personas de una cierta eminencia cerebral. Porque puede uno tener un gran talento, lo que llamamos un gran talento, y ser un estúpido del sentimiento y hasta un imbécil moral. Se han dado casos. Estos estúpidos afectivos con talento suelen decir que no sirve querer zahondar en lo inconocible ni dar coces contra el aguijón. Es como si se le dijera a uno a quien le han tenido que amputar una pierna que de nada le sirve pensar en ello. Y a todos nos falta algo; sólo que unos lo sienten y otros no. O hacen como que no lo sienten, y entonces son unos hipócritas. Un pedante que vio a Solón llorar la muerte de un hijo, le dijo: "¿Para qué lloras así, si eso de nada sirve?" Y el sabio le respondió: "Por eso precisamente, porque no sirve". Claro está que el llorar sirve de algo, aunque no sea más que de desahogo; pero bien se ve el profundo sentido de la respuesta de Solón al impertinente. Y estoy convencido de que resolveríamos muchas cosas si, saliendo todos a la calle, y poniendo a luz nuestras penas, que acaso resultasen una sola pena común, nos pusiéramos en común a llorarlas y a dar gritos al cielo y a llamar a Dios. Aunque no nos oyese, que sí nos oiría. Lo más santo de un templo es que es el lugar a que se va a llorar en común. Un Miserere, cantado en común por una muchedumbre azotada del Destino, vale tanto como una filosofía. No basta curar la peste, hay que saber llorarla. ¡Sí, hay que saber llorar! Y acaso ésta es la sabiduría suprema. ¿Para qué? Preguntádselo a Solón. Hay algo que, a falta de otro nombre, llamaremos el sentimiento trágico de la vida, que lleva tras sí toda una concepción de la vida misma y del universo, toda una filosofía más o menos formulada, más o menos consciente. Y ese sentimiento pueden tenerlo, y lo tienen, no sólo hombres individuales, sino pueblos enteros. Y ese sentimiento, más que brotar de ideas, las determina, aun cuando luego, claro está, estas ideas reaccionen sobre él corroborándolo. Unas veces puede provenir de una enfermedad adventicia, de una dispepsia, verbigracia; pero otras veces es constitucional. Y no sirve hablar, como veremos, de hombres sanos e insanos. Aparte de no haber una noción normativa de la salud, nadie ha probado que el hombre tenga que ser naturalmente alegre. Es más: el hombre, por ser hombre, por tener conciencia, es ya, respecto al burro o a un cangrejo, un animal enfermo. La conciencia es una enfermedad. Ha habido entre los hombres de carne y hueso ejemplares típicos de esos que tienen el sentimiento trágico de la vida. Ahora recuerdo a Marco Aurelio, San Agustín, Pascal, Rousseau, René, Obermann, Thomson, Leopardi, Vigny, Lenau, Kleist, Amiel, Quental, Kierkegaard, hombres cargados de sabiduría más bien que de ciencia. Habrá quien crea que uno cualquiera de estos hombres adoptó su actitud -como si actitudes así cupiese adoptar, como quien adopta una postura-, para llamar la atención o tal vez para congraciarse con los poderosos, con sus jefes acaso, porque no hay nada más menguado que el hombre cuando se pone a suponer intenciones ajenas; pero honni soit qui mal y pense. Y esto por no estampar ahora y aquí otro proverbio, éste español, mucho más enérgico, pero que acaso raye en grosería. Y hay, creo, también pueblos que tienen el sentimiento trágico de la vida. Es lo que hemos de ver ahora, empezando por eso de la salud y la enfermedad.”


D. Miguel de Unamuno.
Del sentimiento trágico de la vida
Capítulo 1
EL HOMBRE DE CARNE Y HUESO

b29

b29

b29
85 DeElea, día 20 de Enero de 2008 a las 02:13
VI
El problema del ateísmo: la soberanía de la vida

Si esto es así, si el hombre está constitutivamente religado, debe preguntarse entonces qué es y cómo es posible el ateísmo.

Conviene dejar consignado, desde luego, que un verdadero ateísmo es cosa por demás difícil y sutil. Lo que suele llamarse ateísmo suele consistir, las más de las veces, en actitudes puramente prácticas, y casi siempre en negaciones de cierta idea de Dios: por ejemplo, la contenida en el credo cristiano. Mas la no creencia en el cristianismo y, en general, la no aceptación de una cierta determinada idea de Dios, no es rigurosamente ateísmo simpliciter.

Lo que hay que aclarar es qué es lo que hace posible un verdadero ateísmo. El ateísmo es así, por lo pronto, problema, y no la situación primaria del hombre. Si el hombre está constitutivamente religado, el problema estará no en descubrir a Dios, sino en la posibilidad de encubrirlo.

Para ello hay que recordar que el hombre es persona, en un sentido tan sólo radical; lo es ya, pero no puede ser sino realizando una personalidad. Esta realización se lleva a cabo viviendo. De ahí que en el ser persona está dada la posibilidad ontológica de "olvidar" la religación y, con ello, de perder aparentemente la fundamentalidad de la existencia. Aparentemente, porque esta pérdida es tan sólo el modo como siente la personalidad aquel que se ha perdido en la complejidad de su vida. La personalidad es, en cuanto tal, la máxima simplicidad, pero una simplicidad que se conquista a través de la complicación de la vida. La tragedia de la personalidad está en que, sin vivir, es imposible ser persona; se es persona en la medida en que se vive. Pero cuanto más se vive es más difícil ser persona. El hombre tiene que oponerse a la complicación de su vida para absorberla enérgicamente en la superior simplicidad de la persona. En la medida en que se es incapaz de realizarlo, se es también incapaz de existir como persona realizada. Y en la medida en que se está disuelto en la complicación de la vida, se está próximo a sentirse desligado y a identificar su ser con su vida. La existencia que se siente desligada es una existencia atea, una existencia que no ha llegado al fondo de sí misma. La posibilidad del ateísmo es la posibilidad de sentirse desligado. Y lo que hace posible sentirse desligado es la "suficiencia" de la persona para hacerse a sí mismo oriunda del éxito de sus fuerzas para vivir. El éxito de la vida es el gran creador del ateísmo. La confianza radical, la entrega a sus propias fuerzas para ser y la desligación de todo, son un mismo fenómeno. Sólo un espíritu superior puede conservarse religado en medio del complicado éxito de sus fuerzas para ser.

Así desligada, la persona se implanta en sí misma en su vida, y la vida adquiere carácter absolutamente absoluto. Es lo que San Juan llamó, en frase espléndida, la soberbia de la vida. Por ella el hombre se fundamenta en sí mismo. La teología cristiana ha visto siempre en la soberbia el pecado capital entre los capitales, y la forma capital de la soberbia es el ateísmo.

La posibilidad más próxima a la persona, en cuanto tal, es la soberbia. En ella el éxito de la vida oculta su propio fundamento, y el hombre se desliga de todo, implantándose en sí mismo. Parodiando a Heráclito, pudiera decirse que Dios gusta esconderse. Y ya la Sagrada Escritura nos recuerda que Dios resiste a los soberbios.

De aquí resulta que la forma fundamental del ateísmo es la rebeldía de la vida. ¿Puede llamarse a esto un verdadero ateísmo? Lo es, en cierto modo, en el sentido que acabo de indicar. Pero, en el fondo, tal vez no lo sea. Es más bien la divinización o el endiosamiento de la vida. En realidad, más que negar a Dios, el soberbio afirma que él es Dios, que se basta totalmente a sí mismo. Pero, entonces, no se trata propiamente de negar a Dios, sino de ponerse de acuerdo sobre quién es el que es Dios. Es posible que se diga que hay quien renuncia de tal modo a Dios, que no admite ni el endiosamiento de la vida. Mas, ¿de dónde recibe su fuerza y su posibilidad esta actitud sino de ese omnímodo poder de negar, tras el cual se oculta la omnipotencia misma del negador y de la negación? Negar, en el ateísmo, el endiosamiento de la vida es expeler la vida fuera de sí mismo y quedarse solo, sin su propia vida. No se ha endiosado la vida, pero sí la persona. El ateo, en una u otra forma, hace de sí un Dios. El ateísmo no es posible sin un Dios. El ateísmo sólo es posible en el ámbito de la deidad abierto por la religación. La persona humana, al implantarse en sí misma, lo hace por la fuerza que tiene, y que ella cree que es su ser; inscribe su ser propio en el área de la deidad; testimonio tanto más elocuente de lo que religadamente le hace ser. En su estar desligado el hombre está posibilitado por Dios, está en Él, bajo esa paradójica forma, que consiste en dejarnos estar sin hacemos cuestión de Él, o, como decimos en español, "estar dejados de la mano de Dios". El hombre no puede sentirse más que religado, o, bien, desligado. Por tanto, el hombre es radicalmente religado. Su sentirse desligado es ya estar religado.

Por esto no hay más modo de caer en la cuenta de la vanidad, o desfundamentación de la soberbia, que el fracaso de una existencia que se reliega a su puro factum. No me refiero a los fracasos que el hombre puede padecer dentro de su vida, sino a aquel fracaso que, aun no conociendo "fracasos", es "fracaso": el fracaso radical de una vida y de una persona que han intentado sustantivarse. En su hora, la vida fundamentada sobre sí misma aparece internamente desfundamentada, y, por tanto, referida a un fundamento de que se ve privada.

No es la angustia cósmica la manera más honda de tropezar con la nada y despertar al ser. Hay otro acontecimiento (llamémoslo así) más radical aún: eso que nos invade cuando, ante la muerte súbita de un ser querido, decimos: "no somos nada". En cambio, sentimos la realidad, el fundamento de la vida, en aquellos casos en que, el que muere, lo hace haciendo suya la muerte misma, aceptándola, como justo coronamiento de su ser, con la fuerza que le viene de aquello a que está religado.

Por esto el ateísmo verdadero sólo puede dejar de serlo dejándole que sea verdadero, pero obligándole a serlo hasta sus últimas consecuencias. Sin más, el ateísmo se descubrirá a sí propio siendo ateo en y con Dios. El fracaso que constitutivamente nos acecha asegura siempre la posibilidad de un redescubrimiento de Dios.

Esta soberbia de la vida ha revestido formas diversas. El hombre posee una vida; y hay en la vida humana, en cuanto tal, la posibilidad de complacerse exhaustivamente en sí misma. En una u otra forma, esto nos conduciría a un ateísmo oriundo de un peccatum originale (11). Pero el hombre, además de tener vida, es persona, y tiene, por ello, la máxima posibilidad de implantarse en sí misma. Esto nos llevaría a un ateísmo personal, a un peccatum personale. Pero el hombre tiene además historia, un espíritu objetivo, como lo llamaba Hegel. Junto al pecado original y al personal habría que introducir temáticamente, en la teología, el pecado de los tiempos, el pecado histórico (12). Es el "poder del pecado", como factor teológico de la historia, y creo esencial sugerir que este poder recibe formas concretas, históricas, según los tiempos. El mundo está, en cada época, dotado de peculiares gracias y pecados. No es forzoso que una persona tenga sobre sí el pecado de los tiempos, ni, si lo tiene, es licito que se le impute, por ello, personalmente. Pues bien: yo creo sinceramente que hay un ateísmo de la historia. El tiempo actual es tiempo de ateísmo, es una época soberbia de su propio éxito. El ateísmo afecta hoy, primo et per se, a nuestro tiempo y a nuestro mundo. Los que no somos ateos, somos lo que somos, a despecho de nuestro tiempo, como los ateos de otras épocas lo fueron a despecho del suyo (13). Nuestra época es rica en ese tipo de vidas, ejemplares por todos conceptos, pero ante las cuales surge siempre un último reparo: "Bueno, ¿y qué?..."; existencias magníficas de espléndida figura, desligadas de todo, errantes y errabundas... Como época, nuestra época es época de desligación y de desfundamentación. Por eso, el problema religioso de hoy no es problema de confesiones, sino el problema religión-irreligión. Y, naturalmente, no podemos olvidar que es también la época de la crisis de la intimidad.

Como ésta no puede ser una posición última, el hombre ha ido echando mano de toda suerte de apoyos. Hoy parécele llegado el turno a la filosofía. Desde hace más de dos siglos la filosofía del ateo se ha convertido en religión de su vida. Y estamos hoy medio convenciéndonos de que la filosofía es esto. No he logrado aún compartir esta opinión. Es posible que el hombre eche mano de la filosofía para poder vivir; es posible que la filosofía sea hasta una héxis de la inteligencia; pero es cosa muy distinta creer que la filosofía consista en ser un modo de vida. En el fondo de gran parte de la filosofía actual yace un subrepticio endiosamiento de la existencia (14).

Probablemente, es necesario apurar aún más la experiencia. Llegará seguramente la hora en que el hombre, en su íntimo y radical fracaso, despierte como de un sueño encontrándose en Dios y cayendo en la cuenta de que en su ateísmo no ha hecho sino estar en Dios. Entonces se encontrará religado a Él, no precisamente para huir del mundo, de los demás y de sí mismo, sino al revés, para poder aguantar y sostenerse en el ser. Dios no se manifiesta primariamente como negación, sino como fundamentación, como lo que hace posible existir. La religación es la posibilitación de la existencia en cuanto tal.
86 DeElea, día 20 de Enero de 2008 a las 02:15
VII
Observación final

Quiero concluir esta breve nota.

En ella no he dado una demostración racional de la existencia de Dios. No he dado ni tan siquiera un concepto de Dios. No he hecho sino tratar de descubrir el punto en que el problema surge y la dimensión en que está ya planteado: la constitutiva y ontológica religación de la existencia. Ahora comenzarían a surgir las cuestiones a raudales. Si fuera así, ello demostraría la utilidad de esta pequeña nota.

¿Es esto un problema para la filosofía? Evidentemente. Mas con esto no queda dicho en qué sentido lo sea, ni que todo lo dicho hasta aquí acerca de Dios pertenezca por igual a la filosofía. El problema de Dios podría, en última instancia, rebasar de la pura filosofía. Esto sólo podría dilucidarse con un concepto adecuado de la filosofía. Mas ésta es tarea mucho más compleja que la que aquí me propuse.


Xavier Zubiri
Madrid, diciembre de 1935, y Roma, marzo de 1936.


[Publicado originalmente en Revista de Occidente 149 (1935) 129-159. Edición digital preparada por la Fundación Xavier Zubiri]
87 lead, día 20 de Enero de 2008 a las 02:59
[Rosa Díez y Gallardón: ¿A quién hace daño cada uno de ellos?]

Ronin dice en #73:

el silencio mediático y el ninguneo a UPD son estruendosos. ¿Y quienes manejan la mayoría de los medios de comunicación?, pues los sociatas, y cuando estos no quieren que se sepa que UPD existe es porque saben que pueden quitarle muchos votos, a ellos y no al PP. Si los sociatas supieran que le iban a quitar votos al PP estaría este partido en todos los medios de comunicación a todas horas.

Excelente percepción. Por ahora, sólo la COPE (Federico Jz Losantos y César Vidal) ofrecen una tribuna a Rosa Díez y su UPD. Lo que intuye Ronin es correcto: Si UPD fuese a robar votos al PP, los medios Prisaicos y progres elevarían el perfil de UPD, la cual estaría todos los días en los medios.
Compárese la posición del PSOE y de los medios progres con Gallardón y con Rosa Díez y entenderemos a quién hace daño cada uno de ellos.

88 mescaler, día 20 de Enero de 2008 a las 11:14
Ronin, lead, os creéis que los progres son tontos. Si El País y la SER hicieran propaganda de UPD, espantarían a los posibles votantes procedentes del PP. ¿O no?

Saludos,
Mescalero
89 taraza, día 20 de Enero de 2008 a las 11:30
Tampoco hace falta estar muy informado, ni ser muy despabilado:
LLegado el caso, que no llegará, si UPD tuviese ocasión de "entregar" el Gobierno al PP o al PSOE, Zapatero seguiría siendo Presidente del Gobierno. Sin ninguna duda.
¿Rosa Díez, Savater y cía. apoyando al PP, en un asunto tan importante? ¡Ni inundados de vino!
90 Janario, día 20 de Enero de 2008 a las 11:31
Estoy seguro de que los lectores de Don Pío todos lo conocen, pero bueno, nunca está de más recordar lo que obligan a aprender a nuestros niños en los colegios de Cataluña:

Els Segadors - Himno oficial de Cataluña traducido (subtitulado) por primera vez en Youtube

Estoy seguro de que los lectores de Don Pío todos lo conocen, pero bueno, nunca está de más recordar lo que obligan a aprender a nuestros niños en los colegios de Cataluña:

Els Segadors - Himno oficial de Cataluña traducido (subtitulado) por primera vez en Youtube
91 Madriles, día 20 de Enero de 2008 a las 13:22
Sir John Eccles, Premio Nobel en Medicina, decía en un libro suyo publicado a mediados de la década de los ochenta, que las grandes corrientes ideológicas materialistas actuales podían resumirse en cinco grupos: a) el cientificismo, b) el relativismo moral, c) el materialismo, d) el evolucionismo reduccionista, y e) el ambientalismo.

La suma de estas cinco clases de ideologías materialistas constituiría lo que Eccles denomina la "filosofía folk", una forma de pensamiento que se caracteriza por ser materialista, divulgativa, y acrítica -como para tontorrones ávidos de historietas innfantiles-

92 Madriles, día 20 de Enero de 2008 a las 13:40
El cientificismo afirma que la ciencia experimental es el único modo de conocimiento objetivo válido, y se postula así mismo como único criterio objetivo para llegar al conocimiento de la verdad. De este modo, sólo podrá ser verdadero aquel conocimiento que se ajuste a los parámetros del conocimiento científico experimental.

Pero al adoptar esta posición, el cientificismo incurre en una abierta contradicción, ya que esta premisa mayor de los cientificistas y las que le siguen a continuación no son la conclusión de ninguna ciencia experimental -no es más que una mera hipótesis filosófica-, y por lo tanto, carecen de validez si se le aplica el criterio de verdad cognoscitiva por él establecido. De este modo, el cientificismo aparece en su verdadera dimensión, como un postulado injustificable, arbitrario y falso,

93 Madriles, día 20 de Enero de 2008 a las 13:51
Jean Chaline, un científico de nuestro tiempo, afirma que en la actualidad, las relaciones entre la filosofía, la religión y la ciencia se han ido aclarando paulatinamente.

Se admite hoy la existencia de dos niveles de conocimiento: el conocimiento del "cómo", que es exclusivo de la ciencia, y el conocimiento del "porqué", que concierne a la filosofía y la religión. Estos ámbitos son tan diferentes en sus objetivos y sus métodos que ambos enfoques son independientes y no deben inmiscuirse uno en el otro en sus respectivos métodos. Enfoques que en realidad son complementarios y deben converger en la búsqueda de la verdad y del conocimento humanos.
94 Madriles, día 20 de Enero de 2008 a las 14:05
Y otro autor contemporáneo, Gerard Radnitzky, ha escrito que el cientificismo es la creencia dogmática de que el modo de conocer llamado ciencia es el único que merece el título de conocimiento, y su forma vulgarizada: la creencia de que la ciencia eventualmente resolverá todos nuestros problemas o, cuando menos, todos nuestros problemas significativos.

Para Radnitzky, esta creencia está basada sobre una imagen falsa de la ciencia, y nos desvela que muchos e importantes filósofos, desde Nietzsche a Husserl, Apel, Gadamer, Habermas, Heelan, Kisiel, Kockelmans y otros, han considerado el ciencismo como la falsa conciencia fundamental de nuestra era.
95 Madriles, día 20 de Enero de 2008 a las 14:26
¿Qué es la verdad? El Oráculo de Delfos ya se lo anunciaba a Sócrates: "Conócete a ti mismo". Pero, ¿cómo se conoce uno a sí mismo? En palabras de Hugues de Saint-Victor: "Conocerse a sí mismo es saber su condición, su orden, lo que debía a lo que está por encima de él, en él y por debajo de él; comprender cuál había sido hecho, cómo debía conducirse, lo que debía hacer o no hacer: en todo eso consistía conocerse" .

En el fondo, cada uno conoce la verdad conociéndose a si mismo. Para tal fin hay muchos métodos, pero unos nunca llegarán a conocerse a sí mismos; otros se conocerán como puedan; otros a base de palos; algunos acabarán conociéndose mediante la introspección y el estudio; otros mediante la oración y la meditación. Pero los que lograrán conocerse bien a sí mismos, serán los que trasciendan el conocimiento de sí mismos hacia Dios: "El conocimiento de Dios sin el de nuestra miseria hace el orgullo; el conocimiento de nuestra miseria sin el de Dios hace la desesperación. El conocimiento de Jesucristo es el medio, porque en él encontramos a Dios y nuestra miseria" -Pascal-.
96 Ronin, día 20 de Enero de 2008 a las 15:07



DELIRIOS DE FRANQUEZA
Luis del Pino

Zapatero dijo que no negociaría con ETA después del atentado de la T4.

En la última entrevista con Pedro J., Zapatero afirma que siguió negociando después del atentado de la T4.

Zapatero reconoce, por tanto, que mintió a los españoles.

De la Vega dice ahora que Zapatero no mintió, porque el Gobierno no siguió negociando después del atentado de la T4.

Pero entonces, Zapatero mentía en la entrevista cuando le aseguraba a Pedro J. que siguió negociando después de aquel atentado.

Es decir, según la propia De la Vega, Zapatero no fue mentiroso antes, sino que lo es ahora.

Por tanto, De la Vega afirma que Zapatero mintió en la entrevista al reconocer que había mentido antes.

¡Vaya lío, oiga!

¿Quién es el que miente?

¿Dice la verdad Zapatero al reconocer que miente?

¿Miente De la Vega cuando desmiente que el Presidente miente?

¿Miente la vicepresidenta al decir que Zapatero miente cuando dice que miente?

¿Mentiría Zapatero si desmintiera el desmentido de De la Vega?

¿Mentía Rubalcaba al decir que "España se merece un Gobierno que no mienta"?

¿Mentiría si dijera que España se merece un Gobierno que diga la verdad cuando reconoce que miente?

¿Y si dijera que los españoles nos merecemos un Gobierno que no se mienta a sí mismo?

¿Nos merecemos, acaso, un Gobierno que no se desmienta?

¿Tiene España entonces un Gobierno que no se lo merece?

¿Pronunció Rubalcaba esa frase realmente?

¿Existe de verdad Rubalcaba?

¿Existe, acaso, España?

¿Estamos seguros los españoles de tener un Gobierno?

¿Sabemos positivamente que nos merecemos algo?

¿Mentimos cuando afirmamos que somos algo más que un producto de la imaginación de Rubalcaba?

------------------------------------------------

Que patada se merecen todos estos farsantes el 9 de Marzo.


97 riesgo, día 20 de Enero de 2008 a las 16:24
Si es que viven en la mentira, y dicen defender algo bueno, cualquiera puede saber que sí hay cisma en el psoe, Rosa Diez de qué partido era?
A quien apoyaba Savater?

Y qué nos cuentan los medios?
Que por que Gallardón no va en las listas al congreso de los diputados por el PP hay un cisma en el PP

Manda huevos, y Mescalero aún sostiene que UPD es un cisma en el PP, que le quitará votos

Se puede ser más manipulador y faltar más a la verdad evidente para todos?
Pues sí, zETA y su banda lo hacen continuamente
98 lead, día 20 de Enero de 2008 a las 17:58
[Cultura, Energía y Tecnología]
Pío Moa introduce en este hilo, de nuevo, el debate sobre Ciencia y Religión. Madriles, a partir del post #91, nos habla de las corrientes ideológicas materialistas.
Esto me anima a situar estos debates en la escala de la evolución cultural humana, desde las perspectivas de la antropología cultural y la social (entendiendo por cultura la definición antropológica de la misma, es decir, la respuesta de un grupo humano al reto por la supervivencia que le plantean las condiciones ambientales que le rodean; respuesta en términos totales que incluyen los conocimientos-en forma de ciencia y tecnología-, la economía, la religión, el arte, el Derecho, las instituciones de organización social, etc).

El antropólogo Leslie White formula la siguiente ley de evolución cultural:
La cultura se desarrolla cuando la cantidad de energía de que dispone el hombre por cabeza y año se acrecienta; o en la medida en que aumenta la eficacia de los medios tecnológicos para aplicar esta energía al trabajo; o al incrementarse ambos factores simultáneamente.

La importancia que asigna White a la disponibilidad de energía y a la tecnología para convertirla en trabajo útil es pues total. Tanto es así que de las tres etapas en que se ha desarrollado el hombre según la clasificación antropológica -salvajismo, barbarie y civilización- White considere que la civilización en sentido estricto comience con la máquina de vapor de Watt (hacia 1750) y la utlización en ella de la combustión del carbón para producir trabajo mecánico, limitado desde el Neolítico a la fuerza humana, con una cierta contribución de los animales domésticos, del viento, el agua y el fuego. Es decir que desde el punto de vista del desarrollo de las fuerzas productivas( por emplear la expresión marxista) la cultura versallesca de la pelucas del siglo XVIII no era esencialmente diferente de la del Neolítico, que ya había inventado la agricultura y aprendido a domesticar a los animales.

Otra conclusión significativa de White es que
Un sistema social puede condicionar de tal manera el funcionamiento de un sistema tecnológico que imponga un límite a la extensión en que tiene posibilidad de expandirse o desarrollarse. Cuando esto ocurre la evolución cultural cesa.

Yo entiendo, siguiendo en esto a Marx, que las ideologías son superestructuras doctrinales, es decir, contrucciones simbólicas (hechas de lenguaje) al servicio de proyectos de toma del poder o consolidación del que se tiene. El marxismo mismo es, por tanto, una ideología al servicio de la toma del poder, en nombre del proletariado, por un élite PERO NO POR EL PROLETARIADO, por las masas.

Las ideología que menciona Madriles en #91 son pues ese tipo de ideologías, pues no hay otras. Y son ideologías al servicio de proyectos colectivistas o comunitaristas cuya finalidad es EL CONTROL SOCIAL en forma de sociedades cerradas. En ese tipo de sociedades es muy limitado el desenvolvimiento de la ciencia y la tecnología, y, por tanto, es muy limitado el desarrollo de las fuerzas productivas y, consecuentemente, el desarrollo humano.

En los 72 años del Imperio soviético no hubo ni un solo desarrollo tecnológico propio que aportar al acervo de la Humanidad (con la excepción del fusil ametrallador Kalashnikov). Todo el avance tecnológico se desarrolló en el Occidente (y Oriente) capitalista de sociedades abiertas, poniendo al servicio de las mismas las tecnologías obtenidas.

El Socialismo (y las ideologías conexas) hay que verlo, pues, como una REACCIÓN a la sociedad abierta liberal-capitalista, la que ha producido y produce el desarrollo de las fuerzas productivas (como reconociera el mismo Marx) que permite el PROGRESO humano.

Socialismo, Ecologismo, Nacionalismo y todos esos comunitarismos que tratan de anular la iniciativa individual y encadenar al individuo al colectivo para así mejor controlarle son, pues, las formas modernas del REACCIONARISMO, por mucho que hablen de progresismo y de cientifismo. Reaccionarismo de un núcleo dirigente que, para su provecho exclusivo, trata de controlar socialmente a las masas.




99 mescaler, día 20 de Enero de 2008 a las 18:15
acracia, yo no he dicho que UPD sea una escisión del PP. Sólo opino que puede recoger unos cuantos votos populares, fundamentalmente los del sector "gallardonista".
100 Ronin, día 20 de Enero de 2008 a las 18:23
Tampoco es bueno sacralizar tanto la tecnología. Puede ayudar hasta cierto punto, pero una tecnología sin sabiduría (sabiduría en el sentido más trascendente de la palabra), puede crear a la larga muchos más problemas que ventajas. Sería como poner en manos de un niño inmaduro un peligroso artefacto.
Tecnología y sabiduría deben ir de la mano y siempre debe primar la segunda sobre la primera.

« 1 2 3 4 5 6 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899