Pío Moa

« Procesos de guerra civil | Principal | El modelo anglosajón »

Un referéndum ilegal para un estatuto inconstitucional

17 de Junio de 2006 - 09:01:00 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

Un grupo de parlamentarios corruptos, alegando que “representa” al 90% del electorado catalán, y con la cobertura explícita del rojo Zapo, elaboró un estatuto dirigido contra la línea de flotación de la Constitución. Su concepto de la democracia es el de Hitler o el Frente Popular: “con los votos en la mano puedo echar abajo la ley democrática”. En realidad sólo se colocan fuera de la ley. Ellos y su estatuto.

Esta vulneración sustancial tenía que ser seguida por otra de forma: el referéndum consiguiente vulnera las normas legales, como ha expuesto el catedrático de derecho constitucional Carlos Ruiz Miguel, en un texto cuyo título he tomado prestado.

Si un golpe de estado consiste en la asunción, por algún órgano del mismo, de facultades que no le corresponden, y su imposición al conjunto de la nación, entonces estamos ante un golpe de estado en toda regla. Si tales cosas se aceptan, queda abierto el campo a la arbitrariedad del poder, al despotismo. Hay sociedades que lo han aceptado. La nuestra no debe hacerlo, si desea realmente la paz y la libertad.

Por desgracia, los partidos opuestos han caído en la trampa: piden el NO, y con ello entran en el juego. Tendrían que haber pedido la abstención, y lanzar una magna campaña explicativa, dentro y fuera de Cataluña, de las razones que vuelven el estatuto ilegal, golpista y antidemocrático. Han perdido, ¡otra vez!, una gran ocasión de parar el golpe y de hacer, al mismo tiempo, pedagogía democrática, cada día más necesaria ante la perversión de los conceptos hoy en boga.

Dos observaciones más: el estatuto anticatalán, por antiespañol, ha servido, además, de prenda y garantía ante la ETA. Era el plan alternativo al de Ibarreche-Ternera. Apenas aprobado por un parlamento envilecido, los asesinos se dignaron declarar una “tregua”, y sus colaboradores de la Moncloa lanzaron al vuelo todas sus campanas mediáticas para aturdir al pueblo español e impedirle percibir la evidencia. Nos traen la paz de los corruptos y los asesinos, la destrucción de la ley por la alianza entre ellos.

Y de nada valdrá recurrir a un Tribunal Constitucional presidido por una señora que comparte las tesis del PNV, un partido que nunca aceptó la Constitución. A ese extremo de degradación hemos llegado.

No lo aceptamos de ningún modo. La ciudadanía tiene que rechazar la gigantesca estafa. La Infame Alianza parece muy fuerte y se jacta triunfalmente del éxito de sus maniobras ante una oposición de guardería infantil, minada además por sus agentes. Pero es un gigante con pies de barro. La historia lo ha demostrado ya muchas veces.

Comentarios (331)

« 1 2 3 4 5 6 7 »

1 felipe, día 17 de Junio de 2006 a las 09:05
Un referéndum ilegal para un estatuto inconstitucional
Por Carlos Ruiz Miguel
¿Es constitucional el referéndum sobre el estatuto catalán? Si la consulta no estuviera de acuerdo con la ley y la Constitución, el Tribunal Supremo podría anularla.









En este trabajo pretendo argumentar que el decreto de la Generalidad 170/2006, de 18 de mayo, por el que se somete a referéndum el proyecto de reforma del Estatuto de Autonomía de Cataluña (publicado en el Diario Oficial de la Generalidad y en el BOE de 19 de mayo), es ilegal porque vulnera lo previsto en la Ley Orgánica 2/1980, reguladora de las distintas modalidades de referéndum, y en la Ley Orgánica 4/1979, de Estatuto de Autonomía de Cataluña.

El proceso estatutario iniciado es una cadena de inconstitucionalidades. Formalmente, ha sido inconstitucional elaborar un nuevo estatuto de autonomía de Cataluña, que deroga el de 1979, ya que la Constitución (art. 155.2.2) sólo permite modificar el estatuto existente. Materialmente, las incompatibilidades del nuevo texto con la Carta Magna son numerosísimas. El Defensor del Pueblo, el PP y quizá alguna comunidad autónoma van a presentar recursos de inconstitucionalidad. El nuevo estatuto no sólo altera el sistema de competencias de la Constitucion, además, y esto es más importante, reconoce a Cataluña como una nación con soberanía.

Por si todo esto era poco, la convocatoria del referéndum ha añadido a las inconstitucionalidades las ilegalidades. En efecto, la consulta ha sido convocada ilegalmente, por dos razones: primero, porque vulnera la ley orgánica que regula las distintas modalidades de referéndum y, segundo, porque no se ha respetado lo previsto en el propio estatuto de autonomía vigente.

1. Una convocatoria que vulnera la Ley Orgánica 2/1980

– Después de aprobadas las leyes orgánicas 3 y 4 de 1979, que aprueban los estatutos del País Vasco y Cataluña, y antes de que se aprobaran las leyes orgánicas 1 y 6 de 1981, que aprueban los de Galicia y Andalucía, se dictó la Ley Orgánica 2/1980, reguladora de las distintas modalidades de referéndum. Esta ley, elaborada al amparo de la competencia exclusiva del Estado para convocar referendos (art. 149.1.32 de la Constitución), regula las diversas consultas previstas en nuestro ordenamiento, incluidas las relacionadas con reformas estatutaria. En su artículo 1 dice: "El referéndum, en sus distintas modalidades, se celebrará de acuerdo con las condiciones y procedimientos regulados en la presente Ley Orgánica".

– Dado que esta ley orgánica establece condiciones y procedimientos diferentes de los previstos en los estatutos de autonomía, nos encontramos con un problema previo. Ante la divergencia entre un estatuto y la Ley Orgánica de Referéndum, ¿qué debe aplicarse?

A favor de la aplicación de lo dispuesto en el estatuto se puede alegar el artículo 147.3 de la Constitución, que dice: "La reforma de los Estatutos se ajustará al procedimiento establecido en los mismos y requerirá, en todo caso, la aprobación por las Cortes Generales mediante ley orgánica". A favor de la aplicación de la LO 2/1980 se podría aducir el artículo 149.1.32, que establece la competencia exclusiva del Estado sobre la "autorización para la convocatoria de consultas populares por vía de referéndum", y el 92.3, que dice, claramente, que "una ley orgánica regulará las condiciones y ejercicio de las distintas modalidades de referéndum previstas en esta Constitución".

De ello se desprende que los estatutos pueden regular todos los trámites de la reforma, excepto lo relativo a las condiciones y el ejercicio del referéndum, que es algo expresamente reservado a una ley orgánica especial del Estado.

– La LO 2/1980 establece dos condiciones para el referéndum. En primer lugar, determina el órgano competente para convocarlo y, en segundo lugar, el supuesto de hecho habilitante de la convocatoria.

Según el artículo 1.3 de esta ley, "corresponde al Rey convocar a referéndum, mediante Real Decreto acordado en Consejo de Ministros y refrendado por su Presidente". Por otro lado, y de acuerdo con el artículo 10 de la misma, nos hallamos ante un "referéndum para la modificación de Estatutos de Autonomía previsto en el artículo 152.2, de la Constitución", lo que "requerirá previamente el cumplimiento de los trámites de reforma establecidos en ellos o, en su defecto, los que fueran precisos para su aprobación" [las cursivas son mías].

– Ambos requisitos, legalmente establecidos, han sido incumplidos. En primer lugar, el referéndum lo ha convocado el presidente de la Generalidad, y no el rey con el refrendo del presidente del Gobierno, con lo que se ha incumplido lo establecido en el artículo 1.3 de la LO 2/1980. En segundo lugar, se ha convocado para aprobar un nuevo estatuto, no para aprobar la reforma del vigente, con lo que se ha vulnerado lo dispuesto en el artículo 10 de la misma ley.

En efecto, aunque el título del decreto de convocatoria diga que se somete a referéndum el "proyecto de reforma del Estatuto", el anexo del propio decreto reproduce íntegramente el texto del estatuto. Inequívocamente, no es una reforma; no en vano contiene una disposición derogatoria que dice, textualmente: "Queda derogada la Ley Orgánica 4/1979, de 18 de diciembre, de Estatuto de Autonomía de Cataluña".

(Sigue)
2 felipe, día 17 de Junio de 2006 a las 09:07
(sigue)

2. Una convocatoria que vulnera la Ley Orgánica que aprueba el estatuto de 1979

– La Constitución establece, en su artículo 149.1.32, que el Estado tiene competencia exclusiva para dar la "autorización para la convocatoria de consultas populares por vía de referéndum". Alguien podría argumentar que, a pesar del clarísimo contenido del artículo 92 de la Carta Magna, un referéndum de reforma de estatutos podría estar regulado en otra ley distinta, la del preceptivo Estatuto de Autonomía. Según esta opinión, para cumplir lo prevenido en la Constitución, el artículo 56.1 de la vigente Ley Orgánica 4/1979, que aprueba el Estatuto de Autonomía de Cataluña, indica que "la aprobación de la reforma [del estatuto ] por las Cortes Generales mediante Ley Orgánica incluirá la autorización del Estado para que la Generalidad convoque el referéndum" [la cursiva es mía].

A nuestro juicio, este precepto es inconstitucional. El estatuto de autonomía es una ley orgánica especial que, dadas las dificultades de su aprobación, reforma y derogación, no puede incluir otros contenidos distintos de los expresamente previstos en la Constitución.

El artículo 92 de la Carta Magna establece claramente que la regulación de todos los referenda tiene que hacerse por una ley orgánica del Estado "normal". Sólo podría darse una interpretación conforme a la Constitución de aquel precepto si se estima que en aquella fecha aún no se había dictado la ley orgánica reguladora de las distintas modalidades de referéndum y que, por ello, pretendía cubrir una laguna jurídica. Sin embargo, desde que se dictó la LO 2/1980, la regulación sobre el referéndum sobre el estatuto catalán ha devenido inaplicable.

En consecuencia, dada la existencia de dos leyes orgánicas divergentes, debe aplicarse la LO 2/1980, por ser ésta la plenamente conforme con la Constitución.

– Ahora bien, en el supuesto de que se considerara que lo aplicable es el Estatuto de Autonomía de Cataluña, aquí se argumenta que el referéndum convocado mediante el Decreto de la Generalidad 170/2006 incurre en una doble ilegalidad.

En primer lugar, el referéndum es ilegal porque no se da el primer supuesto de hecho habilitante para la convocatoria, que exige que lo aprobado sea una reforma. Sin embargo, aunque el título del decreto diga que se somete a referéndum el "proyecto de reforma del Estatuto", el anexo reproduce íntegramente el texto de un nuevo estatuto, no del vigente. Que el nuevo texto no es una reforma se desprende, inequívocamente, del hecho de que contiene una disposición derogatoria del vigente.

En segundo lugar, el referéndum es ilegal porque no se da el segundo supuesto de hecho habilitante para la convocatoria: que se haya aprobado una reforma mediante "ley orgánica". Para que exista una ley, sea ordinaria u orgánica, se exige, de acuerdo con el artículo 91 de la Constitución, que el texto aprobado por las Cortes Generales sea sancionado y promulgado por el rey "en el plazo de quince días". Mientras un texto no contenga la oportuna sanción y promulgación puede ser denominado de cualquier manera, pero no como "ley".

En efecto, sólo la ley sancionada y promulgada pertenece al ordenamiento jurídico, y por tanto confiere facultades, otorga derechos e impone obligaciones. Es evidente que el nuevo estatuto de autonomía de Cataluña no ha sido ni sancionado ni promulgado. Por tanto, sólo es una proposición legislativa, pero nunca una ley. Si el nuevo estatuto no es aún una ley orgánica, el referéndum no podría convocarse, si nos atenemos a la literalidad del artículo 56.3 del estatuto vigente.

3. Conclusión

La relevancia de estas violaciones jurídicas es inmensa. No estamos ante un simple problema teórico o técnico. La relevancia de las formas en un Estado de Derecho es inconmensurable. El respeto a las formas es lo que diferencia un Estado de Derecho de una dictadura. Sólo si existe respeto a las formas pueden garantizarse los derechos de los ciudadanos y las minorías.

Estamos ante un problema de gran trascendencia política. Se recordará que una de las reivindicaciones inconstitucionales del llamado "Plan Ibarreche" era el asumir la competencia para convocar referendos. Se dijo entonces, con razón, que esa competencia es exclusiva del Estado, y que no se puede dejar en manos de un Gobierno nacionalista que eventualmente lo utilice para convocar un referéndum de autodeterminación. Todo eso era cierto entonces. Lo sigue siendo ahora.

Reconocer tácitamente a la Generalidad de Cataluña la competencia de convocar un referéndum no sólo es una violación de la Constitución, es dejar la puerta abierta a un futuro referéndum de secesión. España se juega su futuro.


Carlos Ruiz Miguel, catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad de Santiago de Compostela.
__._,_.___

Para enviar mensajes a esta lista de correo la dirección es
tolerancia@yahoogroups.com
3 galaico, día 17 de Junio de 2006 a las 09:09
Cuando se ataca la ley desde el poder, el derecho y el deber más elemental de los ciudadanos es la desobediencia civil. Eso es lo que hay que articular.
4 Hilketa, día 17 de Junio de 2006 a las 09:10
Por suerte, no puedes borrarme físicamente, como saben hacer tan bien mis amigos de la ETA.
5 darío, día 17 de Junio de 2006 a las 09:11
De acuerdo. Obviamente un gobierno anticonstitucional es un gobierno ilegítimo. Y sería una vergüenza obedecer a un gobierno ilegítimo, aliado con los separatistas y los asesinos.
6 felipe, día 17 de Junio de 2006 a las 09:14
El problema es que hay mucha indignación, pero el PP no tiene en absoluto un liderazgo. No sabe explicar las cosas, tiene "arranques" impulsivos, pero sin consecuencias... Y generalmente entra en el juego.
No se ve un Besteiro en el PSOE, ni un Churchill en el PP. Son todo figurines de cartón piedra.
7 darío, día 17 de Junio de 2006 a las 09:17
Cierto, Galaico. Siempre estos procesos destructivos de la legalidad democrática han terminado muy mal para quienes los emprenden. Eso está muy bien, lo malo es que, si los ciudadanos no responden a tiempo, terminan muy mal también para todos.
8 gabriel, día 17 de Junio de 2006 a las 09:20
Bien, estamos de acuerdo en que existe una indignación creciente, pero ¿cómo articularla si el PP, de hecho, la asfixia en lugar de conducirla por vías democráticas? Ahí está la cuestión. Porque yo no me creo que esas alternativas que salen por ahí puedan hacer mucho. Ni siquiera me creo que Ciutadans por Cataluña lleguen lejos, porque es un partido de intelectuales, y eso nunca ha funcionado. Tampoco la AES (¡un partido católico! ¿No serán católicos quienes no le voten?)
9 darío, día 17 de Junio de 2006 a las 09:25
Venga, venga, Gabriel, siempre estamos confundiendo dos cosas: el derecho, las cuestiones de principio, y la forma de poner en práctica ese derecho.
Sí, el PP se porta muy mal. Por eso están surgiendo por todas partes asociaciones y grupos diversos, un poco como surgieron las guerrillas cuando la invasión napoleónica. Eso es lo que tiene que ir tomando forma rápidamente, y yo creo que así será.
10 fastidiado, día 17 de Junio de 2006 a las 09:30
Se nota también una considerable desorientación en muchos de esos grupos. Inconscientemente toman el pervertido lenguaje de los liberticidas, y eso es muy grave, porque revela falta de iniciativa y de independencia ideológica. Ahí tienes incluso a Mayor Oreja hablando de "autodeterminación" en lugar de "secesión", o a Alcaraz hablando del "proceso de paz", al cual se opone, y habría que preguntarle por qué se opone a la paz, si eso busca el proceso? Recordad a Aznar con lo del MLNV. Eso de llamar a los asesinos "ETA", sin el artículo, en plan reverencial como cuando se decía "fueron a Palacio", etc. etc.
11 galaico, día 17 de Junio de 2006 a las 09:32
En el número 4 se advierte fácilmente una manipulación. El tipejo ese nunca diría "de la ETA", sino "de ETA". Pero queda perfectamente, le obliga a decir la verdad, y echa por tierra su victimismo. Ellos son los que asesinan y los que quieren imponernos su "paz" con la amenaza de que si no, seguirán asesinando...
12 guillermo, día 17 de Junio de 2006 a las 09:36
Bueno, camaradas, en mi última intervención prometí dedicar mis talentos a examinar la cancioncilla Imagine de aquel locuelo de John Lennon, pero ahora no tengo muchas ganas, así que resumiré aquí unas pocas tesis fundamentales.
a) Discrepo de Paul Diel en cuanto al supuesto de que el origen del sentimiento religioso está en el miedo, como generalmente se considera. Esa es una tesis muy de tipo materialista: la ignorancia sobre la naturaleza provoca miedo, y ese miedo produce las seudoexplicaciones religiosas. Por lo tanto, conforme avance la ciencia irá desvaneciéndose la religión. Por supuesto, hay un miedo subyacente en la vida, aunque no sea más que por la conciencia de la muerte, pero no entiendo bien por qué ese miedo haya de crear un sentimiento religioso.
b) Por el contrario, creo que la religión procede más bien de una intuición doble: la de que la vida ha de tener un sentido, y la de que lo existente, la naturaleza, no se justifica por sí misma: tiene un “creador”.
c) Por consiguiente, la religión no es una construcción derivada de hechos “materiales” como pudieran ser el estómago (la economía) o el sexo. Aquí coincido con Diel en que no sólo el sentimiento religioso es independiente de esas supuestas “materias”, sino que además es el verdadero origen o la fuente de la cultura propiamente humana. Es ese sentimiento el que orienta y organiza de algún modo los aspectos “materiales” de la vida humana, y no al revés.
El último aserto contiene en sí mismo una verdadera revolución respecto de los enfoques y explicaciones comunes en los últimos doscientos años. Supone un enfoque totalmente diferente del “materialista” que hoy vemos en la mayoría de los libros de historia y ciencias humanas, desde los textos escolares, incluso los editados por órdenes religiosas.
A lo largo de estos siglos, los ideólogos han desarrollado a fondo esos enfoques que llaman materialistas, y el resultado es trivial y lamentable. Pero se siguen manteniendo por inercia, porque no se ha desarrollado un enfoque nuevo. Ha habido críticas a los sistemas (enfoques, mejor), materialistas desde un punto de vista espiritualista, pero no un desarrollo de estos puntos de vista, no ha habido un examen de las consecuencias del enfoque que llamaré espiritualista, a falta de mejor palabra, y su aplicación al entendimiento de la cultura, de lo que caracteriza al ser humano.
Me gustaría que pensarais lo que esto entraña. Sería la salida a la crisis actual de la cultura… en el supuesto de que el enfoque sea correcto, como espero.

13 galaico, día 17 de Junio de 2006 a las 09:40
Me parece que viene bastante a cuento del tema de hoy. Es un texto de Tocqueville:

“Nunca he admirado tanto el buen sentido y la inteligencia práctica de los useños como en la manera que tienen de escapar a las numerosas dificultades que origina su constitución federal. Rara vez he encontrado hombre alguno que no fuera capaz de discernir con sorprendente facilidad las obligaciones que nacen de las leyes del Congreso y aquellas originadas en las leyes de su Estado, y que tras distinguir los asuntos pertenecientes a las atribuciones generales de la Unión de los correspondientes a la legislatura local, no pudiera indicar el punto donde empieza la competencia de los tribunales federales y el límite donde acaba la de los tribunales del Estado.
La Constitución de Usa se parece a esas bellas creaciones de la industria humana que colman de gloria y de bienes a quienes las inventan, pero que son estériles en otras manos.
Esto es lo que Méjico ha demostrado en nuestros días.
Los habitantes de Méjico, queriendo establecer el sistema federativo, tomaron por modelo y copiaron casi enteramente la constitución federal de los angloamericanos, sus vecinos. Pero al trasladar a su patria la letra de la ley, no pudieron transportar al mismo tempo el espíritu que la vivifica. Se ha visto, pues, cómo incesantemente se atascaban en los engranajes de su doble gobierno. Tanto la soberanía de los Estados como la de la Unión, rebasando el círculo trazado por la Constitución, invadían a diario la esfera ajena. Aún ahora, Méjico se ve constantemente arrastrado de la anarquía al despotismo militar, y del despotismo militar a la anarquía.
14 lector, día 17 de Junio de 2006 a las 09:46
Un texto interesante:

"Los revolucionarios aspiraban a derrocar no sólo la democracia liberal, sino también la religión, aspecto crucial porque el cristianismo ha sido la base cultural de occidente, y probablemente sigue siéndolo a pesar de la fuerte erosión sufrida desde el siglo XVIII. Por ello es preciso insistir algo en este conflicto, que en España había de cobrar tintes trágicos, dándole un matiz peculiar entre los conflictos mundiales de la época.
La base de la religión, la fe, se tornaría innecesaria ante el avance de la razón y de la ciencia. Más aún, razón y ciencia demostrarían no ya lo inútil, sino lo nocivo de la fe, expresión del oscurantismo, la explotación y la ignominiosa impotencia del ser humano. En su interpretación del Génesis, Nietzsche expresó una convicción común a los revolucionarios: “Dios se había creado un rival, la ciencia hace “iguales a Dios --¡se han terminado los sacerdotes y los dioses si el hombre se vuelve científico--. Moraleja: la ciencia es lo prohibido en sí –ella es lo único prohibido--. La ciencia es el primer pecado, el germen de todo pecado, el pecado original. La moral no es más que esto: “No conocerás”. El resto se sigue de ahí”
En un completo vuelco, los valores religiosos corrompían o asfixiaban la vida. Dios sería el mal y el diablo el bien, el amigo que muestra al hombre la vía para ser “como dioses”: desobedecer, retar a la divinidad. Marx tenía a Prometeo –cuyo mito recuerda tanto al relato de Adán y Eva—por el único “santo” de la filosofía, y aludía a su tarea como un asalto a los cielos, una nueva lucha entre los titanes o los gigantes y los dioses. El mundo debía ser refundado contra la tradición cristiana y, en general, religiosa”
No extrañará que algunos hayan encontrado en el ateísmo la raíz de las ideas totalitarias. El prodigioso impulso científico y técnico de los últimos tres siglos ha proporcionado asidero a muchos para negar la divinidad, para “retarla” por así decir. Y asombra que el espíritu religioso, ya en sus orígenes, haya percibido tal desafío como la “tentación” fundamental de la condición humana, como el “pecado original” (El derrumbe… 144-5)

15 lector, día 17 de Junio de 2006 a las 09:48
Perdón. El texto es de "El derrumbe de la República y la guerra", de Moa)
16 maximus, día 17 de Junio de 2006 a las 09:49
¿La Infame Alianza? Lo siento, no tengo miedo.
17 activista, día 17 de Junio de 2006 a las 09:50
Me gustaría insistir en el Manifiesto: ¿Lo habéis enviado ya a todas vuestras amistades y conocidos? ¿Lo habéis hecho llegar a periodistas o a otras personas de influencia? Pues eso hay que hacerlo de nuevo. Cada mes volved a enviarlo, porque estas cosas se pierden en el follón de la información que recibimos diariamente.
18 avanti, día 17 de Junio de 2006 a las 09:53
El comentario de Moa hoy habría que difundirlo masivamente. Bien claro es.
19 verbatim, día 17 de Junio de 2006 a las 09:58
Estoy leyendo "El simbolismo en la mitología griega", de Paul Diel. Ahí os van unos trocillos, que tienen que ver con lo de Guillermo:

La trivialidad convencional
“La forma más común de trivialidad es la falta de toda elevación, la caída permanente y, en consecuencia, la bajeza. Contrariamente a la sobreexcitación neurótica, se trata de un estado de baja tensión psíquica.
El rasgo en común de la trivialidad con la nerviosidad (un estado atenuado de neurosis, bastante más común que la neurosis) es la exaltación imaginativa de los deseos, causa de toda deformidad psíquica. Tal exaltación ya no es una insuficiencia caprichosa, una perversión reducida a puro juego imaginativo: la trivialidad es la explosión activa de la imaginación exaltada, es la perversidad en sus formas sexuales o sociales. Conviene distinguir la trivialidad de la trivialización. Cierta trivialidad no es un estado patológico, pues nace solo de una debilidad natural de la tensión psíquica. El hombre trivial puede, en la medida de sus escasas fuerzas, lograr una especie de armonía de los deseos, que supone un modo menor de elevación. El trivialismo o trivialización, por el contrario, es el descenso del nivel individual, el abandono del esfuerzo hacia el espíritu.
Hay varias formas de trivialización, la convencional, la dionisíaca y la titánica.
Reducido a sus medios, el intelecto, capaz de formar proyectos utilitarios, se revela inepto para disciplinar el hormigueo de los deseos imaginativamente exaltados. La presión de los deseos desborda todo freno sensato , de modo que la exaltación imaginativa se transforma en agitación volcada a la descarga inmediata. …
La forma convencional de la trivialización es el peligro –tan grande como secreto—que mina las bases culturales y sociales de la vida humana. El intelecto que pierde su lucidez es sólo un pensamiento repleto de afectividad primitiva, ofuscada y permeable a todos los errores corrientes, lo cual no impide que el trivializado deje de mostrarse astuto e intrigante en la persecución de sus fines individuales, a menudo turbios.
El hombre alcanzado por esa trivialización roma pierde gradualmente su personalidad. Su vida, falta de dirección interior, se ajusta a las convenciones sociales, a la opinión pública, a los prejuicios de la época. Se encuentra dominado por el medio. Ya no lo anima otra cosa que una culpabilidad convencional: el miedo al escándalo, la angustia frente a la opinión ajena. La convención es la medida común y uniforme del trivializado, que viene a ser una forma de sumisión perversa, la caricatura de la adhesión libre a la ley ineluctable del espíritu


20 verbatim, día 17 de Junio de 2006 a las 10:00
Sigo con lo de Diel:

"Veamos cómo el mito simboliza esta deformación (la trivialización), al confrontarla con su opuesto, la nerviosidad (neurosis).
En el bosque oscuro, símbolo del subconsciente, vive un bandido, Sinis, que asalta a los viajeros perdidos y los ata entre dos abetos flexibles y fuertes. Los árboles (símbolo de las fuerzas vitales), una vez sueltos, desgarran a los hombres en dos al recuperar su posición normal. Desgarramiento es un símbolo claro de nerviosidad.
Pero en ese bosque simbólico existe otro monstruo gigante, Procrusto. Que captura a los hombres extraviados y los extiende sobre una cama, reduciéndolos a todos a una talla uniforme. Corta las piernas de quienes son demasiado altos, y extiende, descoyuntándolas, las de quienes no lo son. Siendo los pies, las piernas, un símbolo del alma, el trabajo de Procrusto simboliza claramente la trivialización, la reducción del alma a una medida convencional. La justa medida del ideal griego implica un equilibrio entre las fuerzas impulsivas y las espirituales. Considerando que esas fuerzas tienen distinta dimensión en distintos individuos, el ideal griego es una medida que establece una distinción ideal entre los hombres. La medida común de Procrusto es así la inversión trivial del ideal.
La mitología griega conoce una representación más ajustada de estas dos formas opuestas de enfermedad psíquica: Escila y Caribdis…
21 felipe, día 17 de Junio de 2006 a las 10:02
Ya estamos de nuevo con la "canallería y la estupidez" de progres y republicanos, llenando esto de porquería. Moderador, dales caña
22 galaico, día 17 de Junio de 2006 a las 10:22
Cuando el poder infringe gravemente la ley, con votos o sin votos, se vuelve despótico y, por lo tanto, ilegítimo. Los ciudadanos libres no tenemos obligación de obedecerle.
23 galaico, día 17 de Junio de 2006 a las 10:25
"Han perdido, ¡otra vez!, una gran ocasión de parar el golpe y de hacer, al mismo tiempo, pedagogía democrática, cada día más necesaria ante la perversión de los conceptos hoy en boga."

Me parece esencial, una pedagogía de la democracia, porque la gente tiene aquí la idea de la democracia "a la latinoamericana": Si ganas las elecciones, tienes derecho a robar y a pisotear la ley como te dé la gana.
Es ese el concepto que hace que tanta gente siga votando a los sociatas. Muchos de ellos se dicen: "hacen bien, hay que ser listo, si yo estuviera en su lugar haría lo mismo"
24 caius, día 17 de Junio de 2006 a las 10:40
Galaico: o esa idea de que todas las ideas son respetables en democracia, o que lo único que les hace perder la respetabilidad es la violencia. Todos los regímenes se apoyan en la violencia, y si la ley no se hiciera cumplir por la policía, y en último extremo por el ejército, "la estupidez y la canallería" se harían las amas del cotarro.
25 galaico, día 17 de Junio de 2006 a las 10:42
(1) El Tribunal Constitucional no podría anular nada, porque está en manos de los anticonstitucionales. ¡Qué paradoja!
26 RAJ, día 17 de Junio de 2006 a las 10:45
Ante las continuas e hirientes provocaciones de las izquierdas, previamente radicalizadas, el mayor peligro que gravita sobre las derechas, es precisamente, ese movimiento de compensación, es decir su radicalización. Como consecuencia de la Transición y las intencionadas definiciones desde la izquierda, la derecha española se encontraba mas centrada que nunca, permitiendo, al PP, que se mantuviera unido, como partido. El surgir, de repente, un PSOE radicalizado, instalado ya en la extrema izquierda, provocando y acusando a su vez, de extrema, a la derecha, con la evidente intención de ir radicalizando a esta, y poner en peligro la unidad del PP, por tener que conjugar y mantener dos discursos, uno moderado y otro mas duro. El fin que persigue la izquierda, es sencillamente, que se cree un partido de extrema derecha, rompiendo la unidad del PP. Recordemos, que esta estrategia, se ha empleado, ya, en Europa, en Austria e incluso en Francia, pasándose de frenada (muy posiblemente, al no tener en cuenta, o no controlar, el concepto de inercia social) en ambos casos, incluso, en el austriaco, ganando las elecciones y metiendo, a toda Europa, en un autentico brete.
El PP con Rajoy, las ha visto venir, e intenta, y hasta hoy, y a duras penas, va consiguiendo, mantener la unidad de su partido, pero las provocaciones son tan fuertes que la derecha española ha aumentado ya su espectro, apareciendo multitud de grupos que si bien aún distan de la extrema derecha, van ya descaradamente en esa dirección. Lógicamente, en esta situación, el PP, se ha visto obligado a mantener, como principal, un discurso de carácter moderado, con destellos, puntuales, de discursos mas duros, con el fin de no perder los votos del centro (votos útiles), ya que estos irían a parar, a una supuesta izquierda moderada, que aún no existe, pero que sin duda aparecerá. Esos grupos, de tendencia a la extrema derecha, que van apareciendo, aún, no constituyen un autentico problema, y además, aún alcanzado su punto final, su única opción, sería unirse al partido mayoritario, que incluyera, algo, de su ideario (voto prisionero). En esta, autentica batalla estratégica, en la que la derecha, parte con la desventaja de los medios, es en la que nos encontramos ahora. Pero el PSOE, ha cometido gravísimos errores, de los que destaca, por su importancia, el ataque perpetrado a la Unidad de España, ofreciendo un objetivo prioritario a la derecha, en torno al cual, se aglutinará toda ella.
27 El Critico, día 17 de Junio de 2006 a las 10:55
Está claro que este estatuto es inconstitucional. nación sólo hay una según la constitución y es la Española.

Las relaciones cataluña - España son bilaterales, cuando constitucionalmente las relaciones de las comunidades con el estado son de superioridad del estado, de supremacia estatal.

Es por tanto inconstitucional.

Está claro que para este proceso de demolición de la nación tienen y están quebrando el estado de derecho.

Porque el estado de derecho y la constitución al fin y al cabo son lo mismo: la voluntad de los españoles recogida en la ley.

Como el PSOE no cuenta con esa voluntad de los Españoles para cambiar la ley, obviamente sólo les queda pisotearla e incumplirla.

Eso es lo que están haciendo con el estatuto catalán y las negociaciones con ETA. Pisotear el estado de derecho y por lo tanto reducir nuestra democracia a república bananera Chavista.
28 Delfos , día 17 de Junio de 2006 a las 10:56
(14) La interpretación de Nietzsche sobre el pecado original es muy interesante. En realidad es el alfa y el omega del pensamiento progre y anticristiano: la religión es la ignorancia, una ignorancia deliberada, y la ciencia la destruirá.
Pero, aparte de la experiencia que hemos tenido en el siglo XX con las ideologías ateas, el mito del Génesis no habla del árbol de la ciencia sin más, sino de "la ciencia del bien y del mal". La ciencia, tal como la concebimos hoy, no tiene nada que ver con el bien y el mal. Prescinde de esas nociones. ¡eh voilà! Lo que Nietzasche o los revolucionarios nunca han entendido. Por eso decía Bakunin que el mal consiste en la ignorancia. ¡Él, un terrible ignorante!
29 Monastiraki, día 17 de Junio de 2006 a las 11:01
(30) Además, ¿Por qué la religión iba a querer mantener la ignorancia? Por poner un ejemplo, si después de la invasión de los bárbaros se salvó algo de la cultura clásica fue gracias a la Iglesia, y en los monasterios se mantuvo una actividad intelectual de primer orden, las universidades tienen su origen en iniciativas eclesiásticas, el mecenazgo del clero fue fundamental en el desarrollo del Renacimiento, muchos hallazgos fundamentales de la ciencia se deben a eclesiásticos (Mendel, por ejemplo) o a personas muy religiosas (Newton...) Etc. etc.
30 bres, día 17 de Junio de 2006 a las 11:04
Estos nuevos frikis digitales:quiénes son?
No trabajan, es obvio, se pasan todo el día en el chat.
Quién los mantiene.Algunos son talluditos.Sus padres de más de 75, el Estado??.Son rentistas.
Tendrán hijos, vaya ejemplo.
Por lo mismo no tendrán amigos.
Están enfermos, son adictos.
Es el nuevo lumpen de nuestro siglo???
31 nafpactos, día 17 de Junio de 2006 a las 11:06
Desde luego, Monastiraki, lo que dices es verdad, pero no cambia el meollo de la cuestión. Aunque, por unas razones u otras, la Iglesia haya contribuido a hacer avanzar la ciencia, y los monasterios medievales no solo se dedicaron a conservar y copiar manuscritos, porque también difundieron muchas innovaciones técnicas en los regadíos, formas de cultivos, y todo eso, qué c.oño, tanto el whisky como el coñac son inventos eclesiásticos... Pero bueno, la cuestión se plantea en otro nivel, y ahí están los casos de Galileo y algunos otros. Se plantea en el nivel de las concepciones generales. Haya hecho la Iglesia o no haya hecho contribuciones a la ciencia, o haya amparado o no haya amparado la ciencia, su concepción básica, general, sería contraria al ideal científico. Así se plantea la cuestión. Que es una cuestión: ¿es o no es contrario?
32 NG, día 17 de Junio de 2006 a las 11:08
Lo más terrible del estatuto catalán es:

No es un estatuto para Cataluña,
sino un estatuto para ETA.

Los catalanes no votaran por y para Cataluña,
sino por y para ETA.

Y esto el catalán de a pie no lo sabe.
Es como el timo del tocomocho.

Que Dios los coja confesaos
Y a nosotros tambien
33 galaico, día 17 de Junio de 2006 a las 11:08
Bres y compañía, claro que tenéis derecho a la libre expresión. Pero en vuestro lugar: "El País", la SER o pocilgas semejantes. No hace falta que vengáis a enguarrar esto
34 galaico, día 17 de Junio de 2006 a las 11:10
(31) Nafpactos. Sí, siempre se recuerda lo de Galileo como símbolo de la oposición de la Iglesia a la ciencia. Es como si recordásemos el caso de Laplace, que fue mucho más graves, como demostración de la oposición del progresismo revolucionario a la ciencia.
Aquí en un orden de cosas parecido siempre nos están dando la vara con García Lorca. Maeztu y otros muchos intelectuales asesinados por las izquierdas, no cuentan.
35 RAJ, día 17 de Junio de 2006 a las 11:17
#24# caius.- Permítame discrepar. Hemos reconocido, todos, implícitamente, la imperfección de la democracia, por lo tanto no debemos esperar que emanen de ella “frutos”, perfectos, la democracia debe defenderse. Podría plantearse, la respetabilidad de todas las ideas, en una democracia perfecta, y esta, es consecuencia de la perfección de sus integrantes, pero ocurre, que hoy por hoy, estos no lo son, por lo tanto la democracia, tampoco lo puede ser, esto nos lleva, a tener que rechazar, en la democracia, ideas incendiarias en contra de ella misma.
36 galaico, día 17 de Junio de 2006 a las 11:38
En ninguna democracia "perefecta" serían respetables todas las ideas. Pues faltaría más.
37 RAJ, día 17 de Junio de 2006 a las 11:39
#31# nafpactos.- También discrepo en eso, con perdón. Las ideas y la sociedad misma, deben, y lo hacen, avanzar juntas; si miramos, no se inventó la bombilla hasta que no se hubo descubierto la electricidad, después, el calor, que esta producía y por consiguiente la incandescencia, etc.. De acuerdo, que en el caso de Galileo, fue la Iglesia, como representante mayoritaria de la sociedad, la que frenó a la ciencia, pero en otros casos, ha sido la ciencia la que ha frenado a la sociedad. Considero un hecho que la evolución de la ciencia, es producto de la evolución de la sociedad, y esta, y mal que nos pese, se produce a mayor velocidad, en los periodos de conflicto armado. También creo, que es, precisamente, esa aceleración social, la que lleva al conflicto armado.
38 valenciano, día 17 de Junio de 2006 a las 11:43
Peces Barba llamaba a la desobediencia civil por una auténtica fruslería. Ahora que están hundiendo la Constitución las cosas deben ir por ese camino:

El imperio de los sinsentidos
Un líder desorbitado
Pío Moa

Un líder característico del movimiento anti LOU, Peces-Barba, expuso hace unas semanas su postura en la tercera de ABC, recibiendo menos atención de la debida.

El artículo, con mala retórica, empieza por acusar de desorbitada —no lo fue en absoluto— la reacción de la ministra de Educación ante la amenaza de desobedecer la ley —esto sí que es desorbitado— por parte del ilustre rector. El cual, tras descalificar la LOU, asegura que "convertirá en un caos la universidad". Tiene derecho a decirlo, y hasta quizás acierte en su profecía, aunque eso lo decidirá el tiempo. Pero uno esperaría de un rector una crítica más ponderada, y la comprensión de que el caos lo introducirán de inmediato él y los suyos con su actitud de sabotaje a la ley.

Aunque Peces-Barba defiende la democracia, dice él, no tiene una palabra de crítica a la endogamia y los clanes impuestos en la universidad por sus correligionarios socialistas. Ni recuerda el método, casi con nocturnidad y alevosía, con que fue impuesta la ley hoy vigente. Como la LOU aspira —y no precisamente con audacia— a afrontar esos males, él la tacha de estar concebida "desde la desconfianza y desde la falta de respeto a nuestra institución", palabrería fácilmente retornable, pues su artículo no contiene una sola alusión a las conocidas deficiencias de la universidad, que él, bien instalado en su cumbre, parece incapaz de percibir. ¿Hay ahí respeto a la institución, u otra cosa?

Lo que preocupa a Peces-Barba es la elección de los rectores, y en especial los estatutos. La LOU prevé que éstos sean redactados o adaptados a la nueva ley por nuevos claustros, elegidos de acuerdo con ella, pero el líder de la desobediencia opina que deben hacerlo los claustros actuales. Además, él rechaza la disolución de los claustros mientras permanecen los rectores y juntas de gobierno salidos de aquellos. Estas medidas tienen toda la traza de responder a cuestiones de procedimiento, pues no resulta lógico dejar los estatutos a unos claustros elegidos según la vieja ley y a menudo opuestos a la nueva, y, por otra parte, las universidades deben funcionar con sus órganos de gobierno mientras se produce el tránsito de una ley a otra, tal como la disolución de un parlamento no provoca la ausencia de poder hasta la elección del siguiente. Pero, según Peces-Barba, van más allá de medidas formales, pues afectarían a las raíces de la democracia, contrariándolas, y de ahí la conveniencia y justicia de la desobediencia. Esto suena, nuevamente, un tanto desorbitado, y cabe sospechar bajo tan altas proclamas la picaresca política de la vieja receta atribuida a Romanones: "hagan otros las leyes, y déjenme a mí los reglamentos".

Como indiqué en el artículo anterior, a Peces-Barba no le estorban, nunca le han estorbado, las banderas del estalinismo y del terrorismo, y recientemente ha prologado un libro de historia (pretendidamente) sobre el Tribunal de Orden Público, del que hablaré, y donde vuelve a demostrar esa —llamémosle— manga ancha en estas cuestiones. Es una razón más para desconfiar de sus apelaciones a la democracia.

39 loureiro, día 17 de Junio de 2006 a las 11:49
COMUNICADO DE PRENSA DEL FORO ERMUA

EL FORO ERMUA APOYA AL PODER JUDICIAL FRENTE AL ACOSO DEL GOBIERNO NACIONALISTA VASCO

Bilbao. 14 de junio de 2006

Ante las gravísimas descalificaciones vertidas por el Gobierno vasco y los partidos que lo secundan contra el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco a raíz de la admisión a trámite de la querella contra Ibarretxe, el FORO ERMUA manifiesta que:

1º.- Los dirigentes nacionalistas vascos, empezando por Josu Jon Imaz y terminando por el Gobierno vasco en su conjunto, han demostrado su talante radicalmente antidemocrático al pretender situarse por encima de la Ley y orquestar una campaña de insultos, descalificaciones y acoso al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco por haber dictado una resolución que no se ajusta a sus intereses.

2º.- Pedir la comparecencia ante el Parlamento del Presidente del Tribunal para dar cuenta de un asunto que se encuentra en sede judicial, como ha hecho el Gobierno vasco, es un disparate que califica a quien lo propone y demuestra que los dirigentes nacionalistas quieren un poder judicial controlado políticamente.

3º.- La autoinculpación decidida ayer por el Gobierno vasco en pleno en el proceso judicial que se sigue contra Ibarretxe, al menos aparentemente tiene un carácter ficticio, ya que sólo expresan una solidaridad general, pero no reconocen haber realizado ellos mismos los actos constitutivos del presunto delito. Esto demuestra el sentido instrumental de la autoinculpación, la conciencia que tienen del carácter realmente delictivo de los hechos imputados y la cobardía del Gobierno nacionalista vasco.

4º.- La resolución del Tribunal Superior de Justicia por la que se admite a trámite la querella interpuesta por el Foro Ermua contra Ibarretxe, Otegi, Barrena y Petrikorena por sendos delitos de desobediencia y quiebra de medida cautelar, es de una corrección jurídica incuestionable: BATASUNA es una asociación terrorista, ilegalizada por el Tribunal Supremo y suspendida por la Audiencia Nacional, que tiene prohibida cualquier tipo de actividad. El Lehendakari, al llamar a BATASUNA a la ronda de reuniones mantenidas con diferentes fuerzas políticas, incumplió de manera flagrante las resoluciones judiciales, a pesar de haber sido advertido por el Foro Ermua previamente a su reunión con Otegi. ¿Pretende acaso el nacionalismo que puede situarse por encima de la Ley?, ¿pretende tener el privilegio de incumplir impunemente las resoluciones judiciales?, ¿qué clase de idea tiene de lo que es el Estado de Derecho?

5º.- Los dirigentes nacionalistas nunca han buscado la independencia del poder judicial, sino todo lo contrario. La campaña orquestada en esta ocasión tiene nuevamente como objeto coaccionar e intimidar al poder judicial para influir en sus resoluciones.

6º.- El Presidente Rodríguez Zapatero, su Gobierno y su partido apenas se han pronunciado en contra del presente ataque del nacionalismo vasco a la independencia del poder judicial. Semejante inhibición da a entender que la deslegitimación del poder judicial favorece actualmente las intenciones políticas de Rodríguez Zapatero, lo que resulta escandaloso.

Por todo esto, el FORO ERMUA expresa su respeto al poder judicial y espera que resista las presiones de las que está siendo objeto y llama al movimiento cívico, a las fuerzas democráticas y a la sociedad en general a que salgan en defensa del Estado de Derecho, de la independencia de la Justicia y, en definitiva, de la democracia.
40 RAJ, día 17 de Junio de 2006 a las 11:49
#36# galaico.- Debemos “dibujar” primero, el concepto de democracia perfecta, por que puede razonarse de distinta forma según hayamos configurado la democracia. Así, y partiendo de dar por cierto que la perfección del ciudadano, acarrea la perfección, de la sociedad que lo alberga, puede entonces, pensarse que la idea incendiaria no se producirá jamás, y en otro caso, de produciese, esta no ocasionaría ninguna acción destructiva, contra la democracia.
41 chato, día 17 de Junio de 2006 a las 11:50
No se si ha llegado ya o no, el momento del Ejercito, eso dependerá de cuando ellos interpreten que se esta poniendo en juego, la integridad y la Independencia de España, pero lo que esta claro ante este clima prebelico, al que nos esta conduciendo la sin razón del iluminado del Talante, requiere ya la Intervención urgente de la Monarquia, (O se mojan de forma inmediata, o que vayan preparando el apartamento de Estoril).
42 luis, día 17 de Junio de 2006 a las 11:53
por tercera vez pongo si el estatuto catalan es el de eta veremos cuanto apoyo tiene. Tendrá bastante, porque los mampos de ETA dominamos los medios
43 lector, día 17 de Junio de 2006 a las 11:55
Rajoy lloriquea como mujer lo que no sabe defender como hombre. Se lo dice una mujer, como a Boabdil:

El PP y el síndrome de la mujer maltratada
Cristina Losada

La pasividad y la evasión conducen al peor de los destinos. Nada excita más el sadismo de quienes disfrutan acosando y pegando al indefenso que éste se esconda para ver si no le pillan
Dar consejos es fácil y con frecuencia inútil, pero el caso es que si yo fuera el PP tendría muy claro cómo responder a la campaña de agresiones que sufre en Cataluña. Tal vez porque la crianza en la izquierda le enseña a uno a no permitir que el adversario, y éste es enemigo declarado, le robe un palmo de terreno, y mucho menos que le expulse del espacio público. Así que por cada boicot, por cada ladrido y cada dentellada que lanzan esos perritos azuzados por sus amos, convocaría actos de repulsa y en defensa de la libertad. Delante de todas sus sedes, con sus militantes, sin más complicaciones. No ya en Cataluña. En toda España. Por cada desmán del grupo salvaje, cientos de demostraciones civilizadas. Si no quieren caldo, dos tazas. Si te pretenden callar, doble ración de hacerte oír. Veríamos entonces a quién le salía más cara esta cacería del no nacionalista. Pues la jauría de matones de paja la han soltado los señoritos que cabalgan en la distancia mullida de las moquetas del poder. Lo han hecho con sus incitaciones, sus justificaciones de la violencia, su silencio cómplice. Se trata de una elemental y clásica división del trabajo.

Yo haría eso. Lo mismo que hicieron los Ciudadanos de Cataluña en Gerona, pero multiplicado por mil. Que tomen ejemplo de ellos, porque hasta ahora el PP se ha comportado como si viviera bajo el síndrome de la mujer maltratada. Como si sufriera ese proceso patológico de adaptación a las agresiones, por el cual la mujer soporta la violencia de su pareja con la esperanza de librarse de males mayores. Y no es así, sino todo lo contrario. Ni en la violencia contra las mujeres, ni en la política. La pasividad y la evasión conducen al peor de los destinos. Nada excita más el sadismo de quienes disfrutan acosando y pegando al indefenso que éste se esconda para ver si no le pillan. Nada les pone más que sentir que la víctima se rebaja. Y en esta historia, no está en peligro la vida, pero sí la libertad. La de todos. Bien vale la causa que le manchen a uno el traje. A fin de cuentas, estos embriones de Sturmabteilungen son, de momento, caniches de papel que prueban su escaso valor asustando a los ancianos.

El problema del PP es que esto no acaba de empezar. Y que, cuando empezó, no hizo nada. Mejor dicho, lo hizo todo mal. La escalada de agresiones verbales debía de haberles puesto sobre aviso, pues tras el trueno viene siempre la descarga, o sea, la paliza. Pero si les quemaban, pintaban o apedreaban las sedes cuando lo del Prestige y lo de Irak, quitaban el rótulo y pasaban a una especie de clandestinidad. La noche del 13-M, cuando vieron rodeadas cientos de sus sedes, algunos, en el interior, se echaron a llorar. Ya era tarde. Los que afrontaron conatos de agresión no recibieron el respaldo activo de su partido. Si hubo denuncias, nunca más se supo de ellas. En suma, el PP ha dado la impresión de ir plegando velas ante las intimidaciones, de aceptarlas como una cruz que le ha tocado llevar. No, mejor no enrarecer más el ambiente. No, mejor no enfadarlos más. No, mejor pasar desapercibidos. Entonces, aún podía justificarse la actitud. Estaban en el gobierno. Pero ya no hay escapatoria que valga. Es que van a por ti. Y a por más.

Hasta ahora, era la divinidad de los nacionalistas, ese becerro que no es de oro, pero los hace de oro a ellos, la que precisaba de enemigos y exigía sacrificios, parte sangrienta de la que venía encargándose la ETA. Con ella en repliegue táctico, otro tipo de bandas han asumido el negociado de la coacción. Hay que pararles los pies, no sólo por higiene democrática. Es que son los peones de brega del régimen en ciernes. Que es uno que también se construye sobre la creación del enemigo y el sacrificio del disidente. Lo dice el mutismo que sobre estos hechos mantiene ZP.
44 Zapaterovéte, día 17 de Junio de 2006 a las 12:00
Toda la situación actual deriva del 11-M, el verdadero golpe de Estado de nuestra democracia. Precisamente lo que Prisa, Vocento y el PSOE de Zapatero no quieren que los demás investiguemos. La misma dinámica que se implantó entre el 11-M y el 14-M es la que está aconteciendo en la Legislatura actual: ataques y desprecio a las víctimas del terrorismo y al PP, comprensión y colaboración con ETA, intoxicación y desinformación organizada de ciertos grupos mediáticos y la quiebra de la legalidad y de los valores democráticos. Los demócratas no podemos aceptar la legitimación de este falso Gobierno y menos aún la ilegalidad de sus actos.
45 RAJ, día 17 de Junio de 2006 a las 12:01
Nafpactos.- En mi #37#, esta idea “...pero en otros casos, ha sido la ciencia la que ha frenado a la sociedad. ...”, no termina de concretar la idea y nos podría llevar a una cuestión insustancial. Así que, con su permiso, la cambiaré, para que no desvié la línea de pensamiento: “ ...pero en otros casos, ha sido la ciencia la que ha conseguido implicar a la sociedad en su aceleración, debemos aquí, no perder de vista el concepto de inercia social ...”
46 verbatim, día 17 de Junio de 2006 a las 12:10
Perdonad: creo que para entender bien el texto de Diel hay que señalar lo que él entiende por intelecto: la facultad de razonar de forma utilitaria y hacer proyectos para obtener cosas.
El intelecto puede ponerse al servicio excusivamente de los deseos "materiales" y con ello oponerse al "espíritu". Los titanes simbolizan ese intelecto "trivializado", los cícloes, significarían el intelecto al servicio del espíritu.
Quizá así se entienda mejor.
47 galaico, día 17 de Junio de 2006 a las 12:12
Yo diría, Verbatim, que la política actual, empezando por la educativa, es una política trivializante o bestializante, ¿no?
48 sisebuto, día 17 de Junio de 2006 a las 12:13
La idea parece muy buena, verbatim, pero ¿qué es el espíritu? ¿con qué se come eso?
49 verbatim, día 17 de Junio de 2006 a las 12:15
Sisebuto (48) Guillermo ha hablado un poco de ello, creo. Era un comentario sobre si en el principio fue el verbo o en el principio fue la acción. Habrá sido hace un mes o así.
50 luis, día 17 de Junio de 2006 a las 12:18
leer rapido el mensaje que lo cortan: si el estatuto catalan es el de eta veremos cuanto apoyo tiene quinta vez que lo escribo

« 1 2 3 4 5 6 7 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899