Pío Moa

« Perspectivas | Principal | El mito de Guernica se resiste a morir »

Un error de apreciación

5 de Julio de 2007 - 11:27:59 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

He creído que Rajoy había cometido un serio error en las pasadas elecciones generales al no aceptar un debate con Zapo, que habría evitado dos terceras partes del gasto electoral. El error era mío. Yo tenía la impresión de que Rajoy simplemente se merendaría al “rojo” heredero del Frente Popular y a su demagogia contradictoria y ultrabarata, pero estaba equivocado. Rajoy obró muy razonablemente al negarse al debate entonces. Porque, desde luego, lo habría perdido y, con toda probabilidad, también habría perdido las elecciones sin necesidad del atentado del 11-M.

Es así, lo hemos visto en los debates que no ha tenido más remedio que entablar como jefe de la oposición, y lo acabamos de ver ahora. Este político, cuando habló de algún “bobo solemne” se estaba definiendo perfectamente a sí mismo: es solemne en su bobería, siempre a rastras de la iniciativa contraria, incapaz de rebatir las más ultrajantes mentiras y desvirtuaciones de su oponente, y capaz, en cambio, de ofrecerse a él para “ayudarle” cuando los demás “le dejen solo”. Capaz de decirle que lamenta ser tan “duro” con él… Rajoy quiere conquistar la simpatía del público dando imagen de honrado y sincero, y parece que lo consigue, aunque solo con sus incondicionales. Inepto, sí, pero “sincero”, eso lo aprecian mucho algunas personas.

Sin embargo solo son trucos. Ni es honrado ni es sincero. Ya en aquellas elecciones se afanaba en obtener las rentas de la gestión de Aznar sin citar los logros de este, dando a entender que él significaba una política nueva, la cual tampoco explicitaba.  Y el colmo de la deshonestidad es fingir atacar una política para cooperar en la práctica con ella. A Zapo le basta preguntarle por el estatuto catalán para dejar al descubierto toda su marrullería, la boba marrullería de Rajoy.

Comentarios (204)

« 1 2 3 4 5 »

51 Sherme, día 5 de Julio de 2007 a las 22:09
Bueno ... pues nada ... parece que hoy toca...vale, más o menos como siempre... no hay manera ¿no os basta con que sean DE IZQUIERDAS? Sociatas, comunistoides, progretas, mangantes, mentirosos, iletrados, siempre buscando la ventaja, cobardes hasta la nausea... ¡No! .... tiene que ser la Masonería y los masones... con un par...Pues nada... seguiré "predicando en el desierto" a ver si poneis el ojo donde quereis poner "la bala"... Del mismo libro de antes "La Masonería al descubierto de Pepe Rodríguez:

(...)
En todo caso, los republicanos catalanes, al llegar al poder con el tripartito, impusieron en el departamento de Caterina Mieras a dos notables masones, a la ya citada Ángeles Prats y a Ferran Bello —miembro de la logia política Europa n.o 42 de la GLE—, que en el Ayuntamiento de Badalona se había enfrentado duramente al sector socialista de Caterina Mieras, una posición política que, curiosamente, no le libra de ser despreciado, bajo los epítetos de «españolista» y «prosocialista», por el sector republicano más dogmático.
Como telón de fondo de esta forzada e inoportuna salida del armario estaba la aceptación del Estatut de Cataluña reformado en el Congreso, que había generado fuertes tensiones y presiones públicas y privadas entre los que entonces eran los dos principales socios de gobierno, divididos por el sí del PSC frente al no de ERC.
Ante la acusación de ser masona, la consejera Mieras guardó silencio —una actitud que notables masones han tildado de errónea— y prefirió dejar pasar la tormenta evitando mojarse más de lo que ya estaba. Tal prudencia quizá tuviese que ver con el hecho de que Caterina Mieras no gozaba de una posición política fuerte,22 pero también con la realidad de que al presidente Maragall le salen sarpullidos cuando alguien o algo de su entorno denota de forma pública su relación con la masonería. No hay que olvidar que Maragall procede de un sector de la poderosa burguesía catalana que se conoce como de las «tres c», por ser catalanistas, católicos y comunistas, y, por tanto, bebió en fuentes doctrinales dogmáticas nada amigas del antidogmatismo masónico. Una anécdota será muy ilustradora:
Pasqual Maragall, que en la inauguración de una exposición, en la barcelonesa Casa de L´Ardiaca, sobre la vida de su abuelo Joan Maragall, se sobresaltó hasta la taquicardia cuando avistó un mandil (de 1892) entre los objetos expuestos —«¿Qué hace esto aquí?», le espetó, disgustado, a la comisaria del evento—, tuvo otra sorpresa similar, cinco años después, a finales de 2005, durante las obras realizadas en la que fue casa de su abuelo, convertida en Fundación Joan Maragall y remodelada para, entre otras funciones públicas, poder albergar también la vivienda del President Maragall.
Debido a la calificación del edificio, las obras de remodelación fueron controladas y financiadas por la Consellería de Cultura y todo iba bien hasta que, durante las Navidades de 2005, al tirar un falso tabique, apareció detrás un muro decorado con los símbolos masónicos propios de un templo. El director de obras llamó a la consejera Mieras, que, tras ver las pinturas, habló con Maragall, que se la llevó a tomar un café, en plenas Navidades, y le pidió que tapiara de nuevo aquel hallazgo tan incómodo. Nada de masonería. Oficialmente ese episodio jamás existió, lo hallado tras el falso tabique fueron «unos grabados sin ningún valor artístico».
22.- Caterina Mieras, según se dice, llegó a su cargo casi de casualidad; cuando se estaba ultimando la composición del Gobierno tripartito de Maragall, uno de los pactos dejó al futuro Ejecutivo con una mujer de menos, por lo que tuvo que sacrificarse a un varón, en este caso a Josep M.a Carbonell—artífice de la política cultural del PSC— para cubrir su lugar con la cuota femenina que aportaba Mieras. Ya como Consellera, Mieras encabezaba la lista de víctimas políticas que quería cobrarse Maragall cuando, en octubre de 2005, hizo público su personal y fantasmagórico aviso de remodelación del Gobierno.

El miedo de Maragall a ser relacionado con la masonería —a pesar de la conocida militancia de su abuelo y de que sabía de la afiliación masónica de Mieras, así como de la de otros políticos socialistas—23 no estribaba en lo que es o pudiera ser esta institución, cuya inocuidad conoce muy bien, sino en las acusaciones absurdas o enfermizas que, desde sectores de la izquierda más dogmática y del PP más conservador y católico, podrían corroer su ya delicada imagen política pública.
23.- Maragall, en la remodelación de su Gobierno hecha en mayo de 2006, en la que cesó a Caterina Mieras, repetirá con otro consejero masón al nombrar para la cartera de Agricultura, Ganadería y Pesca a Jordi William Carnes. Mieras está afiliada a la masonería adogmática y liberal de la GLSE, Carnes lo está a la masonería dogmática y conservadora de la GLE, ambos son miembros del mismo partido socialista, el PSC, aunque no lo parezca.

Apenas una semana después de lo publicado en e-noticies, un artículo de Joan de Sagarra, en el influyente diario barcelonés La Vanguardia, criticaba duramente a la Consellera Mieras y a Pasqual Maragall —por su presunta mala gestión del Institut Ramon Llull— y dejaba caer como quien no quiere la cosa:
«Corren diversas versiones sobre esa elección [la de Caterina Mieras]. Una de ellas me llega del Ateneu del señor Bohigas (y mío), en gran medida controlado por las huestes de Esquerra. Según esa versión, la señora Mieras debería su cargo a su presunta condición de miembro de la masonería, lo que llevaría a preguntarse si el presidente de la Generalitat no será a su vez masón. Sea o no sea masona la señora Mieras, esa versión me parece un tanto disparatada. Personalmente, prefiero la que en repetidas ocasiones ha dado el señor Bru de Sala en estas páginas. Según el ilustre canónigo (...) para cumplir la cuota del veinticinco por ciento (...) salió nombrada la dermatóloga Caterina Mieras, concejal de Cultura de Badalona».24
24,. Cfr. De Sagarra, J. (2006, 26 de febrero). «Crónica de una Maragallada.»

Aunque la reconoce disparatada, Joan de Sagarra dejó sobre la mesa el silogismo absurdo que Maragall más temía; veamos: Pasqual Maragall nombra a Mieras sin méritos suficientes y no la cesa aunque lo desea; Mieras es masona, luego Maragall también es masón. Desde esos días de febrero, a raíz de los contactos realizados para escribir este libro, le he escuchado articular esa barbaridad a varios políticos de la izquierda y de la derecha catalanas que normalmente son sensatos.
Hoy, para los políticos españoles, la afiliación masónica es antes un riesgo que una ventaja.
52 riesgo, día 5 de Julio de 2007 a las 22:35
de otro lado:



AHORA QUE ESPAÑA LO NECISITA: ADELANTE PP, RAJOY ESTAMOS CONTIGO.


El rojerio esta bravo, pero esto es porque no se les presenta cara, si nos ponemos de frente, los que defendemos España frente a los que quieren destruirla, SALEN CORRIENDO COMO YA HICIERAN EN EL 36!

Quereis memoria historica, pues acordaos, perdistes por traidores, os apuñalabais en la espalda entre vosotros: comunistas, cotra socialistas, socialistas contra anarquistas, anarquistas contra republicanos y asi os fue.

Se cantaba entonces una cancion refiriendose al prsidente: "Negrin, Negrin, Negrin que as hecho, te va a matar tu misma ametralladora" (cancion de guerra civil)

ESTAD PREPARADOS PARA LO QUE SEA, LOS ROJOS QUIEREN QUITAR DE ENMEDIO A 10 MILLONES DE ESPAÑOLES; LO VAIS A PERMITIR?

53 Sherme, día 5 de Julio de 2007 a las 22:40
Estais "rancietes" ya, compañeros blogueros de la "Liga Antimasónica rediviva"... vuestras "condenas" prejuzgadas datan del siglo de catapún...:

(...)

«Tiene por objeto [la logia] el ejercicio y la práctica de la Masonería tal y como se define en las bases de la Constitución [de Anderson] y en las liturgias de los tres primeros grados del “Rito Escocés Antiguo y Aceptado”, hacer la propaganda de los principios de la Orden de Caballeros francmasones en el mundo profano atrayendo a ella a todos los hombres honrados y de buena voluntad amantes de la civilización y del progreso humano; difundir el amor al estudio de las ciencias y de las artes y de todo cuanto contribuya a la ilustración y perfección del hombre; acostumbrar por medio del ejemplo a todos los obr.: [obreros, esto es, masones] a ser tolerantes con los demás hombres, sean cualesquiera sus opiniones y creencias así en el orden filosófico, como en el político y en el religioso; amparar, estimular y proteger toda la idea y todo el invento que se consideren útiles a la familia, a la patria, o a la humanidad, en el sentido progresivo».9
9. Cfr. Archivo Histórico Nacional de Salamanca, legajo 549-A.

Leyendo esa declaración de intenciones, en una España caciquil, que el poder conservador procuraba mantener lo más analfabeta posible, y sometida al poder y mentalidad medieval y totalitaria de la Iglesia católica, se comprende que la masonería no agradase nada a quienes pastoreaban y esquilaban a los españoles en beneficio propio y perjuicio ajeno. Así, Martínez Vigil, obispo de Oviedo, en 1887 imponía consignas antimasónicas como la de «no dar su voto en las diversas elecciones que pudieran ofrecerse durante la vida a ninguno que se sepa estar afiliado a la francmasonería y resuelto a favorecer los proyectos antisociales y antirreligiosos de la Secta». Ese prelado, como todos los de su especie, entendía que era antisocial procurar la educación, madurez y desarrollo de todos los ciudadanos, y tachaba de antirreligiosos a quienes abrían todos sus trabajos masónicos a la mayor gloria de Dios y postulaban la tolerancia y la fraternidad sin límites y sin importar qué creía o no cada cual.
Frente a la madurez e independencia personal postulada por los masones, el bando católico, enemigo feroz de la masonería y padre, entre otros grupos militantes, de la Liga Antimasónica, retrataba a su personal haciéndole firmar, para ingresar en dicha Liga, la patente o cédula siguiente:
«Yo [nombre] católico, apostólico y romano, detesto, abomino y condeno lo que detesta, abomina y condena mi Santa Madre Iglesia, columna y firmamento de la verdad, fuera de la cual no hay salvación. Y como la Iglesia condena, abomina y detesta a la francmasonería, libre y espontáneamente me comprometo, delante de Dios y bajo mi palabra de católico, a no afiliarme jamás a la francmasonería, ni a ninguna otra sociedad parecida, condenada una y muchas veces por la Santa Iglesia Católica.
»Firmo esta cédula después de haber recibido a Jesús Sacramentado».
10 Ante tamaña manifestación del pensamiento católico libre —sí, la cursiva va en pensamiento, no en libre—, no debe extrañar que esos santos caballeros del sepulcro blanqueado se uniesen, en santísima cruzada militarizada, para combatir a sangre y fuego la llegada a España de conceptos tan terribles como el «librepensamiento» o el «libre examen», procedentes de la pecadora Francia —tal como ya se dijo—, en tiempos en los que el progreso científico favorecerá el materialismo y el positivismo, en detrimento —aparentemente escaso, a juzgar por el mundo actual— de la credulidad.
10. Documento de 1891 reproducido por el jesuita Ferrer Benimeli en su libro La masonería española, p. 138.
54 Quixote, día 5 de Julio de 2007 a las 22:45
Ricardo de la Cierva acaba de presentar su último libro: "ZP: tres años de gobierno masónico".

Y deja claro que el laicismo agresivo que se está propugnando desde el gobierno socialista, recuerda el laicismo agresivo que la Iglesia Católica denunció en 1931; un laicismo agresivo que se traducía en la imposición violenta a todo el pueblo español, que en su inmensa mayoría es católico, de rasgos como el de la "educación para la ciudadanía", que no es más que una asignatura laicista beligerante, "obligatoria", de textos en los que s incluye la doctrina masónica.

La esencia histórica de la masonería es arrancar de la conciencia de todo el pueblo cristiano la idea de la Iglesia católica, de hecho existe un porcentaje importante de satanismo y luciferismo en la Masonería -se puede estar dentro y no practicar el satanismo, pero cuando se profundiza en la llamada "masonería invisible" se encuentra satanismo por todas partes.

La asociación CIVES es una asociación masónica que ha formado los primeros 600 profesores para la "educación de la ciudadanía" que ya están preparados para irrumpir en las aulas de los colegios; no se trata de una iniciativa particular de la masonería española, es un objetivo de la Masonería para toda Europa, como lo recordaba el masón grado 33 y gran maestre del Gran Oriente de Francia, Jacques Miterrand, y secretario del partido socialista francés: "hay que llevar el ideal masónico hasta las últimas consecuencias a la sociedad francesa, a la española, y después a la europea en general".
55 Quixote, día 5 de Julio de 2007 a las 22:54
La Masonería tiene una larga tradición de satanismo, racismo, fascismo y nazismo. La Masonería es directamente responsable por el surgimiento del satanismo, el neopaganismo y la brujería moderna, así como por la creación de organizaciones violentas y de extrema derecha, terroristas y racistas como el Partido Nazi y el Ku Klux Klan.
56 Sherme, día 5 de Julio de 2007 a las 23:02
55# jajajaja ... Quixote .. me has roto... muchacho... descoyuntao.. el Partido nazi .. jopé, con un par ¿no era el comunista? ... ¿y de matar a Manolete que me dices?

(...)
La masonería como tal no tiene capacidad formal ni estructural para poder conspirar, ya que quienes actúan son masones, no la Orden. A más abundamiento, las directrices sociopolíticas que pudiese llegar a dar un Gran Maestro no son dogma de fe ni obligan a nada ni a nadie, ya que no pueden imponerse a las logias de su obediencia ni, menos todavía, a sus miembros. Las logias son siempre libres e independientes; están situadas administrativamente bajo dependencia de una determinada obediencia, pero cuando entran en desacuerdo importante con ella, devuelven la carta patente y se adscriben rápidamente a otra obediencia diferente; y lo mismo reza para los masones, que pueden cambiarse entre logias y obediencias sin que nadie se lo pueda impedir.
Esta base fundamental de absoluta libertad de criterio y movimiento, tanto de las logias como de los masones, dentro de las obediencias, es la que ha permitido que, bajo motivaciones muy diversas, la Orden se haya dividido en un sinnúmero de obediencias que, compartiendo buena parte de lo esencial del hecho de ser masón, han acabado configurando muchas masonerías diferentes. No existe «una» o «la» masonería, por mucho que se empeñen amigos y enemigos, lo que sí hay son muchas masonerías que mantienen intereses, métodos y aspiraciones similares en unos aspectos pero divergentes en otros.



Y me voy a tomar unas cervecitas con unos amigos... dormid tranquilos .. que esta noche no os muerdo...
57 Quixote, día 5 de Julio de 2007 a las 23:14
En sus años de Viena, Adolf Hitler, el futuro dictador alemán era un asiduo lector de la revista «Ostara». La publicación, que toma su nombre de una antigua diosa germánica anterior a la difusión del cristianismo en Alemania, fue fundada en 1905 por un ex fraile, Jörg Lanz von Liebenfels. Éste creó también una organización basada en la teoría de la superioridad de la raza aria. No fue el único «maestro» esotérico del futuro Führer.

Rudolf von Sebottendorff, estudioso de la Cábala, de la alquimia, de la logia masónica de los rosacruces y un asiduo de prácticas ocultistas, promovió en 1918, en Munich, la «Thule Gesellschaft», una sociedad secreta fuertemente caracterizada por su antisemitismo y por el racismo. En torno a ella gravitaron Hitler, Rudolf Hess, Karl Haushofer y Hans Franck, el futuro gobernador general de Polonia. La «Thule» se refería a la civilización de la Atlántida, la célebre y enigmática patria de los hiperbóreos, y sobre este mito, el Führer sustentó su acción política. «Alrededor de la “Thule” hay una sabiduría mágica que el dirigente nazi considera que hay que recuperar y en la que reside el instrumento para forjar el luminoso futuro», señala el historiador italiano.

Esta sociedad secreta masónica fue la auténtica cuna del nazismo. «El grupo de intelectuales de la “Thule” que en los años veinte decide transformar la secta ocultista en un partido político cree profundamente en estas cosas», subraya Galli. «Tanto Hitler como Himmler, Hess, Rosenberg y Frank se consideran herederos de una antigua sabiduría que les permite convertirse en los constructores de una nueva civilización».
58 Quixote, día 5 de Julio de 2007 a las 23:21
La primacía de Hitler en el partido nazi, y antes en la logia masónica de los «Thule», se debe, según el historiador Galli a dos elementos: «Se trataba de un orador muy eficaz y de un hábil organizador». «Quizás aprendió del mago masón Hanussen la primera característica, esa forma casi hipnótica de comunicar», apunta Galli. «Sabemos con seguridad que Hitler tomó clases de dicción con Hanussen», prosigue.

Una «liturgia masónica». Con estos ingredientes, el dirigente nazi puso en funcionamiento una de las maquinarias de aniquilación más devastadoras de la historia. Para reconstruir la civilización aria era necesario conquistar todo el terreno de Europa occidental hasta los Urales. Se trataba del «Lebensraum». Alemania se erigía como fundamento de esa nueva civilización y de un nuevo tipo de hombre que recuperaría las antiguas virtudes perdidas.

«Los judíos, que poseen un sueño de hegemonía mundial de signo contrapuesto, debían de ser primero marginados y luego eliminados», afirma Galli. Para potenciar la ideología nazi, era necesario crear toda una suerte de ritos masónicos. «Por eso, todas las ceremonias nacionalsocialistas calcan un modelo masónico: las luces, el Führer apareciendo como una mágica agnición. Todo tenía un carácter de liturgia masónica», explica el historiador italiano.



+++



Basta con que se tenga en cuenta la capacidad del hombre para hacer el mal cuando persigue el bien, y cuando persigue el mal presentándolo por bien.-
59 El_Criti, día 5 de Julio de 2007 a las 23:28
No me fio ni me sirven ni Rajoy, ni Zapo, ni Aznar, ni Bono...

El único político ( bien es cierto que más que político es historiador y que no puede considerarse político profesional, pero si político en el sentido de sus comentarios políticos ) del que me fio es Pío Moa, ni el PP, ni el PSOE ni gaitas, aquí la única persona que habla claro en este simulacro de democracia en España es Pío Moa, por lo tanto es la única personalidad política de la que me fio y me tomo medianamente en serio.
60 Quixote, día 5 de Julio de 2007 a las 23:30
«Hitler estaba convencido de que Inglaterra no iba a entrar en la guerra por los vínculos que existían entre las sociedades esotéricas alemanas y británicas», asegura Galli. Según el historiador, existían «puentes» entre las culturas esotéricas, las órdenes herméticas, las logias masónicas y los servicios secretos ingleses y alemanes en los siglos XIX y XX.

«Una vez instaurado el Tercer Reich, estos grupos siguieron discutiendo sobre cómo reconquistar la “sabiduría aria”». Había mucho en común entre ellos: «Ante todo, una concepción según la cual la historia que conocemos es sólo una parte de la historia de la humanidad. Sólo unas élites de altos grados masónicos conocen “toda” la historia».

El interés de Hitler y los dirigentes nazis por alcanzar esta «sabiduría» estribaba en que con este saber «adquirirían un poder especial a los iniciados, que han de desarrollar un papel político para administrar el futuro de una humanidad caída a la que hay que devolver los dones y características que ha ido perdiendo con el tiempo y regresar así a una civilización pura e incorrupta».

«Los miembros de estas logias masónicas se consideraban depositarios de una antigua sabiduría primordial que se manifestaba en unos ritos masónicos especiales». Este «puente esotérico» entre las logias masónicas de ambos países se remonta al siglo XVIII, con las logias de los Rosacruces y la Hermetic Order of the Golden Dawn, una de las más influyentes en Gran Bretaña.
61 Papulus, día 5 de Julio de 2007 a las 23:34
COMUNICADO URGENTE DE LA OMS

Se han descubierto en España una serie de virus PELIGROSISIMOS.
Zopenquin: Los síntomas son: Cejas en ala delta con pico hacia arriba. Sonrisa tonta. Cara de bobo. Ataca el cerebro, dejando tontas las neuronas. No distingue la realidad y produce endiosamiento. TRATAMIENTO: Ninguno. Aislamiento total y trepanación. Se le puede sacar partido como doble de Mr. Bean, pero ojo, atado y con bozal.
Pepiñarro: Sintomas: El paciente parece ido. Tiende a mala pronunciación. Dice lo contrario de lo que piensa. TRATAMIENTO: A arar con los burros al campo. No es la cura, pero se le saca partido.
Voguesqui: También se le conoce como aborto fallido. Sintomas: Fealdad sin límities. En las que parecen mujeres tiende al lesbianismo. Incapacidad total de decir la verdad. TRATAMIENTO: No tiene cura, pero como espantapájaros no tiene precio.
Zerostico: Sintomas : Inclinación patológica a imitar al del 118888. Dilatación con peligro de explosión del ano. Homosexualismo patológico y enfermizo. Confusión mental profunda. TRATAMIENTO: Unas vacaciones prolongadas en un país islámico extremista. O puesto en una esquina se le saca provecho. Tampoco tiene cura.
Rucabriña: Síntomas: Hace lo uno y lo contrario. Mala leche permanente. Cara de cabroncete permanente. Mentiroso compulsivo. Manipulador de 11-m’s. A veces lengua viperina. TRATAMIENTO: El único tratamiento posible es introducción en celda de aislamiento con cuatro etarras hasta el exterminio total de la plaga.


62 Quixote, día 5 de Julio de 2007 a las 23:40
En una conferencia pronunciada en 1992 en Bratislava por el entonces cardenal Joseph Ratzinger, y publicada en español en el libro “Verdad, valores y poder”, nos recordaba que la tarea del Estado es “mantener la convivencia humana en orden”, es decir, garantizar el derecho como condición de libertad y el bienestar general.

“Corresponde al Estado, ante todo, gobernar, pero, en segundo lugar, es también función suya hacer que el gobierno no sea simplemente un ejercicio de poder, sino protección del derecho que asiste al individuo y garantía del bienestar de todos”. No es competencia del Estado crear nuevos hombres, nuevas formas de relación, o convertir el mundo en un "paraíso masónico".

No hay nada más nihilista que la voluntad de una minoría que acaba imponiendo a la sociedad unas leyes que atentan contra el orden, la racionalidad, contra la naturaleza, y contra la realidad en sus distintas vertientes.
63 asturovi, día 6 de Julio de 2007 a las 00:23
Riesgo, te veo un poco exagerado. Porque supongo que con quitar de en medio, estás queriendo decir asesinar, aniquiliar, liquidar, matar, no?
En el 36 salieron corriendo, pero debieron ser un poco lentos, no, porque estar corriendo hasta el 39 es mucho correr, a lo mejor se perdieron por el camino.
Para que no desprecies tanto al ejército republicano, te contaré una pequeña anécdota (probablemente falsa, o apócrifa por lo menos, pero, si non e vero, e bien trovato), atribuida no recuerdo si a Yague o a Varela:
Están inspeccionando las tropas rebeldes oficiales alemanes e italianos, y sale el tema de cual es la mejor infantería del mundo. Cada uno de los oficiales defiende la de su país (lógicamente). Entonces, para salir del impasse, se pregunta cual es la segunda mejor infantería del mundo. Alemanes e italianos, aliados, se conceden ese honor mutuamente. Pero Yague (o Varela), les contesta, airado: Los otros, los rojos, que también son españoles.
64 asturovi, día 6 de Julio de 2007 a las 00:46
¡Qué obsesión tan ridícula con la masonería! Es tan monótona que llega a ser aburrida. Conspiranoides, echadle un poco más de fantasía que hay muchos más enemigos imaginarios de los que poder echar mano para dar un poco de variedad al tema. Podéis recurrir también a Illuminati, Rosacruces, Templarios, cátaros, el Priorato de Sión, los Protocolos de los Sabios de Sión, la Trilateral, el Club de Bilderberg, el Opus, los jesuitas... Incluso con un poco más de inventiva, ¡Imaginad todas las combinaciones de estos elementos tomados de 2 en 2 o de tres en tres! ¡Cuantas bonitas conspiraciones nuevas e imaginativas se podrían inventar! Animo, que al que lo consiga podría montar su propio blog, escribir algún libro y forrarse.
65 asturovi, día 6 de Julio de 2007 a las 00:53
Lo único bueno de esta obsesión masónica es que Sherme (mis condolencias por tan repetidos e injustos ataques), se ve obligado para contestar a poner de vez en cuando algunos textos serios e interesantes, altamente ilustrativos, aunque sea para contestar a fantasías delirantes de otros autores. Confieso que nunca me interesó demasiado el tema de la Historia de la masonería, por demasiado trillado, por demasiado conspiranoico. Siempre creí que se había supervalorado, incluso por los que no creían en su poder omnímodo, la influencia y el poder masónico, y además, sabiendo que el señor Booz se consideraba un gran experto en el tema, a mí me repelía todavía más profundamente. Por eso tengo que agradecerle a Sherme, algunas cosas que estoy aprendiendo sobre el tema, y deplorar el espacio que desperdician otras fantasías trasnochadas y delirantes sobre el tema.
66 Momia, día 6 de Julio de 2007 a las 01:55
Estar tan vinculado a la tierra como a las verdades eternas es la característica de lo que, desde tiempos inmemoriales, se ha llamado sabiduría. El sabio no separa la tierra del cielo. La sapientia consiste en saborear, degustar el sabor de las cosas, y el oficio del sabio es el de meditar acerca del misterio de su propia presencia. Se diferencia totalmente de la inteligencia sistemática, amurallada por el formalismo, encerrada en sí misma, separada de lo real y, en consecuencia, incapaz de comunicar algo, ya que la nada no se comunica.
67 Momia, día 6 de Julio de 2007 a las 02:03
¿Cuál es la desgracia del Ser? No poder ser. Es la contradicción absoluta de un Ser que no es. En palabras de Simone Weil, es la experiencia de un amor imposible, asturovi.
68 Momia, día 6 de Julio de 2007 a las 02:19
EL NAZISMO.

Todo Comenzó con la THULE GESELLSCHAFT, una logia masónica antisemita, fundada por un FRANCMASÓN orientalista llamado Barón Rudolph von Sebottendorff. Se reunía todos los sábados en el Hotel Las Cuatro Estaciones, de Munich, para discutir temas como las Runas, la evolución racial, la Mitología Nórdica y el Nacionalismo Alemán.

La Thule estaba registrada como una sociedad literaria y cultural para despistar al Comunista Ejército Rojo que por entonces controlaba la ciudad, aunque el grupo fue conocido antes como la Germanenorde, o la Orden Germana del Santo Grial.

Según Levenda, la Germanenorden practicaba una impresionante serie de rituales masónicos iniciáticos , en los que aparecían caballeros de brillantes armaduras, sabios reyes, poetas místicos y ninfas de los bosques, y que incluían un programa al estilo masónico de secreto, iniciación y mutua cooperación, pero no copiaban los aspectos ideológicos de la Francmasonería.

Como escribe Levenda en lo que la Germanenorden se convirtió fue en una sociedad esencialmente masónica, que utilizando el estilo masónico se dedicó a la erradicación de la Francmasonería misma. Su emblema era una larga daga sobre una svástica y sus creencias estaban en gran medida influenciadas por los escritos de Guido von List y Lanz von Liebenfels.

Liebenfels había fundado la neopagana Orden de los Neo Templarios, que usaba la svástica como distintivo, el día de Navidad de 1907, siguiendo directrices ideológicas similares. En ese mismo año, el ocultista Guido von List fundó la Sociedad List integrante del entonces naciente movimiento völkish que exaltaba las virtudes de la herencia nórdica, herencia que podía ser rastreada leyendo los Eddas, una compilación de leyendas Islándicas en las que más tarde Hitler tomaría gran interés. El movimiento völkish estaba basado en gran medida en las ideas de Madame Helena Blavatsky -la reina del satanismo-, fundadora de la Sociedad Teosófica famosa por sus libros Isis Unveiled -Isis Desvelada- y The Secret Doctrine -La Doctrina Secreta-.
69 Momia, día 6 de Julio de 2007 a las 02:48
EL NAZISMO.

Este grupo llegaría a ser, años más tarde, el Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes -el Partido Nazi-, y en Noviembre de 1923 realizarían su primer intento de toma del poder a nivel nacional, el fallido golpe de la Cervecería, liderado por un hombre que había sido enviado por el Ejército Alemán para espiarlos, Adolph Hitler.

Todos sabemos lo que el Partido Socialista Nazi llegó a ser y lo que hizo; lo que la mayoría de la gente no sabe es el grado hasta el cual aquellas acciones estuvieron inspiradas por las creencias ocultas y masónicas de sus fundadores. Como escribe Levenda, las intencionalidades más secretas de la Sociedad Thule se convertirían todas en política oficial del Tercer Reich, mientras que sus características puramente secretas y masónicas fueron adoptadas íntegramente por las SS.

Hitler mismo estaba fascinado por lo oculto, por el secreto masónico; desde que era estudiante de colegio leía la revista de Liebenfel, Ostara; después, en 1909, cuando vivía en medio de la pobreza en un dormitorio para hombres y trataba de vender sus pinturas en las calles, Hitler se presentó personalmente a la oficina de Liebenfels, y parecía tan desamparado y pobre que el neo templario le regaló el pasaje para regreso en autobús a su pensión.

Josef Greiner, amigo de Hitler, recuerda en sus memorias cuán obsesionado estaba el joven Adolph con la Astrología, la Masonería, el Ocultismo y la Magia; Hitler amaba a Wagner, especialmente el Ciclo del Anillo, Parsifal, Lehengrin y Rienzi; fue de Wagner que Hitler adquirió su pasión por la Caballería, la Edad Media, y la Búsqueda del santo Grial, un Grial Pagano, Teutónico; en 1915, hallándose en las trincheras en la guerra, Hitler escribió un poema que canta las alabanzas de Wotan, el Teutónico Dios Padre, y de las letras rúnicas, las escrituras mágicas y las fórmulas mágicas; no hay ninguna duda que Hitler vivió profundamente en el paganismo, el ocultismo y los rituales masónicos.
70 Sherme, día 6 de Julio de 2007 a las 07:46
Jörg Lanz von Liebenfels y la biblia nazi: “Ostara”

Los escritos del enigmático, Guido von List, —a quien nos referiremos con profundidad más adelante— fueron leídos por el hijo de un ferroviario que se había convencido a sí mismo que descendía de la aristocracia alemana medieval, y que los asumiría íntegramente, yendo todavía más lejos en la formulación de la gnosis racista-teosófica. Se trataba de Jörg Lanz von Liebenfels, había nacido el 1 de mayo de 1872 y conoció las teorías teosóficas poco después de publicarse. A los diecinueve años tomó el hábito cisterciense, de ahí que en sus escritos demostrase un conocimiento profundo de la Biblia y los Evangelios y estuviera familiarizado con los movimientos sectarios del cristianismo (gnósticos, dualistas, templarios, rosacrucianos, etc.). Lanz introduciría, con posterioridad a su abandono del Cister, un elemento nuevo en la gnosis racista: la veta cristiana, según la cual Cristo era un iniciado ario que se opuso a las fuerzas oscuras representadas por la sinagoga. Para Lanz, mientras los arios eran los descendientes de los dioses, los pueblos “inferiores” eran los descendientes de los monos; con esa pirueta Lanz incorporaba de un solo golpe la temática evolucionista a sus delirios místico-teosóficos, de un lado, y de otro introducía la antropología y la zoología como ciencias de apoyo. El producto de todo esto sería la “teozoología” y su biblia un libro de titulo ampuloso y enigmático: “La teozoología o los Simios de Sodoma y el Electrón de los Dioses”, nombre que ya de por sí constituye todo un delirio.
El 27 de abril de 1899 abandona el monasterio de Heiligenkreuz, apenas ha resistido tres años la austeridad del monacato y el dogma católico, años que ha aprovechado para algo más que para piadosas plegarias: ha formado sus opiniones doctrinarias —al menos en lo esencial— en la biblioteca del monasterio. No queda claro en qué momento se ha hecho racista, pero lo cierto es que proclama que el Císter ha traicionado su doctrina originaria: una doctrina en la que Lanz advierte elementos simbólicos que encubren una componente racista. Para el prior del monasterio el motivo del abandono es sensiblemente diferente: Lanz no ha soportado el voto de castidad. Y efectivamente, las teorías de Lanz evidencian la existencia de una obsesión enfermiza por la sexualidad.
En torno a 1903 empieza a escribir en publicaciones völkisch (nacionalistas) y darwinistas. Parece que hacia 1905 ya había completado lo esencial de su formación intelectual. Publica un artículo en uno de estos boletines völkisch titulado “Antropozoon bíblico” en el que defiende como tesis central la existencia de prácticas esotéricas relacionadas con el sexo que se encuentran presentes en los pueblos de origen ario (serán las orgías en Grecia y Roma, los misterios sexuales del tantrismo y la presencia de esculturas y relieves de inspiración sexual en las antiguas culturas indo-arias del medio oriente, lo que le dará la pista de tales ritos). Pero, al mismo tiempo, el hecho de que en algunas representaciones iconográficas se incluyan figuras animales le confirmará en una intuición: la “caída” del estado edénico primordial se habrá producido porque los “hijos de los dioses” se unirán con las “hijas de los hombres”. ¿De qué hombres puede tratarse? De especies animalescas, responde, poco evolucionadas. Estos “hijos de los dioses” serán los arios, y a esta raza la llamará Teozoa. Del producto de este mestizaje nacerán cultos satánicos y demoníacos, especies inferiores en estatura —como los pigmeos— y en capacidades éticas y morales. Se tratará de una especie con características animales y, sólo accesoriamente, humanas: los Antropozoa; una especie biológicamente condicionada hacia la práctica desenfrenada de la sexualidad, en la medida en que a través de la misma se podía corromper a los “hijos de los Dioses”. El Antiguo Testamento es una guía para el pueblo ario —no, como se suponía hasta entonces, para el pueblo elegido hebreo— sobre cómo evitar la tentación de los animalescos seres inferiores.
Lanz evidencia dos carencias: una de carácter psicológico, probablemente fruto de sus años conventuales, referente a una sexualidad mal asumida o asumida junto a un complejo de culpabilidad que la hace nociva. Producto de dicho complejo de culpabilidad es la fijación de Lanz contra aquellos que han cometido el mayor pecado, un pecado mucho más grave que sus deseos sexuales execrados por la Iglesia, un pecado, en definitiva, contra la raza; se trata de las razas inferiores, animalescas, de entre las que los judíos destacan fundamentalmente.
La otra carencia es doctrinal: en los escritos teosofistas de la época la sexualidad ocupa un lugar secundario. Parece como si madam Blavatsky, fundadora de esa nueva corriente espiritualista, apenas concediera mucho interés a aquello que otros han calificado como la “fuerza más grande de la naturaleza”. Así pues para la Blavatsky —y por extensión los teosofistas— en cuya concepción del mundo había mucho de moralismo victoriano, la sexualidad era algo que, en principio podía desviar de la verdadera espiritualidad. No es raro que Lanz ignorara todo lo relativo a una “metafísica del sexo” y a la posibilidad de una práctica espiritual centrada en el dominio, control y reorientación de la energía sexual.
Tal metafísica tiene su plasmación no solo en el tantrismo (yoga sexual), sino, en toda la tradición alquímica y rosacruz que frecuentemente utiliza el símbolo sexual para indicar la unión entre un principio masculino, activo e ígneo y un principio femenino, pasivo y acuoso: se trata de la imagen de la “cópula regia”. Y si hemos de remontarnos a la antigüedad, la orgía misma y las bacanales eran cultos telúricos y dionisiacos propios de los pueblos mediterráneos y asiático-mediterráneos. Lanz, por el contrario, no elude la problemática sexual, ni tampoco la coloca en segundo plano de su sistema: por el contrario, le da una máxima trascendencia y la sitúa como infraestructura de la lucha racial: Teozoa contra Antropozoa, hijos de los hombres (seres animalescos degenerados, razas inferiores) contra hijos de los dioses (arios).
Lanz escribe sus libros en momentos en los que la ciencia vive plena efervescencia: la física nuclear está en sus primeros balbuceos y la radiactividad ha sido perfectamente establecida y medida; el envío de ondas, la codificación y decodificación de las señales hertzianas hace posible el envío de la palabra y de la imagen. Y todo esto le parece a Lanz —precursor en esto de cierta tendencia actual de la física nuclear y cantase a converger con la metafísica— que da la razón a las tesis teosóficas que consideran la sustancia divina como una forma de “energía” o un estado de “vibración de la materia”. Cuando los “seres superiores” (los “superiores desconocidos” del ocultismo inglés de fines del XIX, los “mahatmas” del teosofismo) transmitían a los elegidos ese particular estado de vibración de la materia, transmitían con él facultades parapsíquicas: clarividencia, telepatía, etc. A esto Lanz le llamaba “electrón de los dioses”.


71 Sherme, día 6 de Julio de 2007 a las 08:27
En 1907 Jöris Lanz von Liebensfeld establece que los “caballeros del Grial” mencionados por Wolfram, los “templeissen”, no eran otros que los miembros de la Orden del Temple, los históricos templarios. A partir de aquí Lanz concibe la reconstrucción de la orden en tanto que custodio del Grial. Pero la concepción que Lanz se hacía sobre la misión de los templarios, la naturaleza del Grial y el papel de la orden reconstruida, diferían sensiblemente de la creencia general sostenida por la tradición. En el número 69 de la revista Ostara Lanz escribe un ensayo sobre el Grial: presenta la copa sagrada como una especie de “acumulador de energía” de la que la raza aria extrae sus poderes y su legitimidad superior. En tanto que “hijos de los dioses”, los arios han recibido el Grial para mantener sus facultades superiores (intuición, clarividencia, poder dominar las energías y fuerzas de la naturaleza, etc.).
En 1907 la Orden del Nuevo Temple (ONT) es constituida como continuadora y heredera de la gloriosa hermandad de monjes-guerreros. En las navidades de ese año inaugurarán la “comandería” templaria de Werfenstein en donde establecerán el centro de la orden. De lo más alto de su torreón central ondeará el estandarte de la orden: una svástica roja sobre campo de oro con cuatro flores de lis en los ángulos.
Nada hay en la orden que parezca demasiado secreto, ni excesivamente inquietante, tampoco sus documentos internos ofrecen algo que no haya dicho ya la revista Ostara. Es más, la espectacularidad y arcaísmo de los rituales de la orden, fotografiados hasta la saciedad por la prensa, contribuyeron a ampliar el número de suscriptores y la influencia de Ostara, que probablemente tiraba en esa época en torno a los 100.000 ejemplares.
Hasta su disolución por las autoridades nazis en el año 1942 la ONT logró extender sus “comanderías” por Europa central, estabilizó sus núcleos en Hungría, Austria, Alemania y Suiza. Sus miembros activos jamás excedieron los 500 y algunos autores opinan que como máximo fueron 300 en su momento de máximo apogeo (1925). Sin embargo es evidente que las actividades y la historia de la ONT entroncan con el nacional-socialismo.
La orden estaba regida por un documento elaborado por el propio Lanz titulado “Regularium Fratum Ordinis Novi Templi”, compuesto por los siguientes artículos:
— Exposición de los motivos que llevaron a la reconstrucción de la orden neo-templaria.
— Condiciones y aptitudes raciales de los aspirantes.
— Deberes y derechos de los miembros.
— Ritos y ceremoniales de la orden.
— Procedimiento de admisión de nuevos miembros.
— Órganos de dirección y encuadramiento de la Orden.
— Administración y titularidad de los bienes de la orden.
Era condición sine qua non para ser admitido en la orden, un aspecto físico nórdico ario. Sus actividades eran oficialmente culturales y religiosas, pero nada hay en ella que nos impida el que la califiquemos de “secta racista”. Esta constante en los antecedentes o precursores del nazismo es realmente curiosa cuando la comparamos con el aspecto de sus futuros dirigentes, la mayor parte de los jerarcas nazis son bajos y morenos, algunos incluso de tez oscura y delgados. ¿Es debido a ello la posterior animadversión de Hitler a sus precursores y que más tarde veremos?
Las prácticas esotéricas de la orden son descritas en los números de Ostara y en el Regularium de la orden. Sus rituales eran un híbrido de elementos imaginados por el propio Lanz, a los que había añadido ritos tradicionales de la iglesia católica así como hallazgos ofrecidos por la arqueología relativos a la antigüedad nórdica.
Será precisamente entre 1919 y 1923 cuando Lanz redacte los rituales de la orden y componga gruesos volúmenes en los que ofrece los textos de reflexión y meditación, los contenidos de los cánticos y los significados esotéricos y ocultistas que creía ver en cualquier parte de la naturaleza. Los libros ideados por Lanz para su utilización en la orden eran: Cantuarium (libro de salmos y cánticos); Imaginarium Novi Templi (libro de imágenes sacras que respondiendo a determinadas proporciones geométricas debía ser utilizado en sesiones de meditación y visualización); Evangelarium (textos de lectura y rituales para los oficios de medio día); Visionarium (textos de lectura y rituales para los oficios nocturnos); Festivarium Novi Templi (textos de lectura para oficios en días festivos); Hebdomadarium (textos de los rituales diarios de la orden, divididos en tres sesiones diarias a leer durante la salida del sol, cuando éste ocupa el cenit y al ponerse); y Legendarium (libro en el que Lanz resumía las viejas leyendas del mundo nórdico-ario impregnándolas de su peculiar gnosis racista).
Todos estos textos parecen incluso tener una inspiración católica de la que no era ajena el pasado cisterciense de Lanz que había modelado su orden y las jerarquías de la misma al modo de la orden de San Bernardo. Por supuesto había introducido en la gradación jerárquica el factor racial, en función de esto, pero también —aunque de forma secundaria— de su tiempo de permanencia en la Orden y de su dedicación y actitudes. El neotemplario era encuadrado en siete grados divididos en dos órdenes:
Ordenes inferiores:
Acólitos: pureza racial estimada en menos del 50% y personas menores de 24 años. Hábito blanco.
Familiares: miembros honorarios de la orden, colaboradores ocasionales que no deseaban ingresar como miembros de pleno derecho. Hábito blanco.
Novicios: miembros que esperaban a ser iniciadas en los grados superiores y que cumplían los requisitos raciales y de edad para ello. Hábito blanco.
Ordenes superiores:
Maestres: 50-75% de pureza racial. Se les conocía por el anagrama MONT. Hábito blanco. Titulo de honorable.
Canónigos: 75-100% de pureza racial. Anagrama CONT. Hábito blanco. Titulo de “honorable”.
Sacerdotes: canónigos que han logrado constituir una “casa de la orden”. Anagrama “PONT”. Hábito blanco, birrete rojo y estola. Título de reverendo”.
Priores: sacerdotes en cuya “casa de la orden” se cuentan más de cinco maestres o canónigos. Anagrama “PONT”. Hábito blanco, birrete rojo, estola y bastón de mando dorado. Titulo de “reverendo”.
A pesar de la puerilidad y de lo adulterado de los textos base de la ONT, la organización de Lanz respondía cada vez más a las necesidades de su tiempo. Primero la guerra mundial, luego la derrota del 18, finalmente los episodios insurreccionales de la izquierda comunista, la crisis económica, las condiciones humillantes de Versalles, el ambiente de corrupción de la república de Weimar; en esos momentos, cuando todo era caos y desolación, Lanz llamaba a iniciar una nueva cruzada, contra el bolchevismo, contra la república infectada por judíos y masones, contra la decadencia y la debilidad, en nombre de una concepción nórdico-aria del mundo que hundía sus raíces en el pasado germánico. No es de extrañar que un puñado de idealistas y desesperados, hombres que no comprendían lo que estaba pasando a su alrededor se prestaran a vestir la túnica blanca de la ONT.
Lanz, que tuvo parte de responsabilidad en la formación de las primeras opiniones racistas de Adolf Hitler, vio con buenos ojos el ascenso del movimiento nacional-socialista en cuyo emblema se reconocía; pero pronto pudo advertir que Hitler estaba muy alejado ya de sus orígenes y en 1933, cuando las llamas cubrían las cúpulas del Reichstag, Lanz se desplazó a Hungría y posteriormente se pondría a salvo en Suiza. Allí escribió sus últimas páginas que serían publicadas en 1945.
72 Sherme, día 6 de Julio de 2007 a las 08:30
(3)
Las secciones húngara y austriaca de la ONT serían disueltas a principios de los años cuarenta. La sección austriaca, que más aún que la Alemana, había estado íntimamente conectada al movimiento nacional-socialista que hizo prácticamente ingobernable el país durante el período autoritario del Canciller Dolfuss. Los neotemplarios austriacos dirigidos por Johann Walthari Wölff fundaron en 1932 el Lumenclub a modo de correa de transmisión de la orden; en su manifiesto fundacional mostraban una innegable veta teosófica, pero también una voluntad de extender en Austria las revoluciones fascista y nacional-socialista. Los contactos de Wölff llegaban incluso a Francia, en donde estaba en contacto con las “ligas fascistas” de Valois, Doriot, etc., y a los países anglo-sajones. El Lumenclub era como un refugio y vivero para el Partido Nazi, ilegal en Austria, en los años que precedieron a la caída de la República.
Con todo la ONT evitó actuar en política, sus actividades fueron ocultistas y culturales. Dada su estética y doctrina no podía sino ser extremadamente minoritaria, aun a pesar de que sus publicaciones llegaron a tener una gran difusión.
En cuanto a Ostara parece que contribuyó, si bien es cierto que en una medida no establecida, a la formación de los criterios racistas de Adolf Hitler. En un libro publicado en Alemania en 1958, Wilfried Daim (“Der Mann, der Hitler die Ideen gab”) estudioso de los movimientos sectarios alemanes y sus relaciones con los partidos políticos durante el periodo de las entreguerras, da cuenta de una entrevista con Lanz en 1951, anciano de más de setenta años. Lanz, a sabiendas de que este testimonio sólo le podía causar perjuicios, le refirió que en el curso de 1909 recibió la visita de un joven que dijo llamarse Adolf Hitler interesado por comprar los números atrasados de la revista Ostara. Lanz se los regaló al percibir el estado de miseria del joven. Pues bien, el domicilio que Hitler dejó a Lanz, fue cotejado por Daim coincidiendo con la sórdida pensión en la que el futuro Führer residió en ese año en Viena. Un compañero de la misma pensión refirió, igualmente, en un artículo posterior, que Hitler guardaba en su miserable cuartucho un montón de revistas Ostara.
El vínculo entre Hitler-Lanz parece, con todo muy débil, pero hay que tener presente que una vez convertido en canciller del Reich y el NSDAP en partido único, existió una deliberada y sistemática campaña de destrucción de pistas. En el fondo, las iniciativas llevadas por Lanz von Libenfels se habían concretado en movimientos y publicaciones en buena medida mediocres; es evidente que se intentó borrar pistas de las relaciones del Führer con estos movimientos. Los mismos textos de von Sebotendorf fueron prohibidos literalmente en la Alemania nacionalsocialista y el resto de teóricos de esta primera hora, lejos de lograr un impulso a sus ideas con la subida del nuevo régimen, o siquiera un mínimo reconocimiento oficial a titulo de ‘‘precursores” se vieron frecuentemente obstaculizados, reducidos al silencio ellos y disueltas sus organizaciones. Capitulo aparte es el hecho de que algunas de sus tesis y varios de sus colaboradores fueron integrados en una institución ciertamente diferenciada del conjunto del régimen: las SS.
Otra organización de similares características llegaría a disponer de una implantación superior y contribuiría directamente a la fundación del NSDAP. De la misma forma que en la ONT-Ostara se encuentran algunos de los elementos y obsesiones que se repetirán en Hitler (la pretensión de explicar la historia mediante la lucha de razas, la necesidad de los procedimientos eugenésicos y la importancia de la pureza racial) en la Germanenorden y en su extensión bávara —la Logia Thule— encontraremos el embrión orgánico del NSDAP.

73 Sherme, día 6 de Julio de 2007 a las 08:32
(4)
Von Sebotendorf y la Logia Thule, ancestros del NSDAP

Se ha establecido demasiado a la ligera que la “Logia Thule” era la “rama bávara de la orden de los germanos”. Esto es solo cierto a medias y el matiz no deja de tener interés. Al comenzar la primera guerra mundial la Orden de los Germanos contaba con unos pocos cientos de afiliados, muchos de los cuales partieron para el frente y murieron combatiendo. A la pérdida física de miembros se unió el cese radical de ingresos en las arcas de la Orden y el cuestionamiento de sus dirigentes; por una y otra parte los grupos locales se independizaron y eligieron nuevos maestres.
En 1916 la escisión más importante, dirigida por Hermann Phol cristalizaría en la fundación de la “Germanenorden Walvater del Santo Grial”. Es este sector escisionista quien protagonizaría distintos atentados en la postguerra contra destacados exponentes de la República de Weimar y participando en distintas actividades clandestinas contrarias a la república. A partir de 1916 un oscuro aventurero que empezaba a gozar de cierta fama en medios ocultistas alemanes entrará en contacto con este sector de la Orden de los Germanos y organizará la orden en Baviera. Se llamaba Adam Alfred Rudolf Glauer, pero como tantos otros ariosofistas y pangermanistas místicos, tenía una irreprimible tendencia a adoptar títulos de nobleza, “Von Sebotendorf’ en este caso.
Pocos años antes de la primera guerra mundial, los núcleos völkisch empiezan a ser frecuentados por antiguos francmasones, entre ellos Johannes Hering, muniqués y adscrito a una logia regular desde finales del siglo XIX. Entre él y el periodista Philip Stauff, empiezan a contemplar la posibilidad de estructurar logias antisemitas a imagen de la orden de los Iluminados de Baviera, cuyo antisemitismo no se les había escapado. Hermann Phol se unió a su proyecto enviando circulares a los viejos conocidos antisemitas.
El proyecto era simple: crear una francmasonería “alemana”, liberada del dominio judío que ellos creían ver en las obediencias regulares y que, al ser secreta, evitara las posibilidades de penetración de los espías hebreos. Debería tratarse de una logia secreta, que actuara directamente y con criterios propios en la acción política. No querían limitarse como la Orden del Nuevo Temple a ser una institución místico-cultural, más o menos arcaica y exótica, tenían vocación de élite y querían reunir en sus filas a lo “mejor’ del Reich. No pretendieron formar un partido político, sino condicionar y controlar a los distintos grupos “völkisch”, estructurar correas de transmisión cada vez más eficaces y lograr que su corriente ideológica alcanzase un peso especifico en la política alemana.
El núcleo fundacional lo constituyeron los llamados “Grupos Hammer”, asociaciones culturales patrióticas y antisemitas. Así el 5 de abril de 1911 tuvo lugar en Magdeburg la constitución de la “Logia Wotan” y Hermann Phol elevado a la categoría de maestre, los documentos doctrinarios y rituales de la futura orden serán encargados a este primer grupo. Diez días más tarde los distintos Grupos Hammer que aceptan el programa antisemita de Phol, Hering, Stauff y Theodor Fritsch, notorio antisemita, se federan y constituyen una Gran Logia con este último como maestre. No será sino hasta 1912 cuando esta Gran Logia adoptará el nombre de Orden de los Germanos.

Von Sebotendorf, artífice de la rama bávara de la orden y, conexión entre esta y el nazismo explica la filiación “ideal” de la orden: «La antigua masonería había sido, en el pasado, custodio de una doctrina secreta, trasmitida a los miembros de aquellas hermandades de constructores medievales que erigieron las Catedrales góticas. Reencontramos en la doctrina profesada por los alquimistas y los rosacruces, que se habían afiliado a las corporaciones, una masa imponente de enseñanza sapienciales arias. Con el declinar del arte gótico entraron en crisis también las hermandades artesanales relacionadas con él; la sabiduría secreta aria permaneció confiada a la custodia de unos pocos depositarios. El fin de la guerra de los treinta años y de los choques entre protestantes y católicos, motivados por la convicción común a unos y a otros, de detentar la verdadera fe, ofreció a Judá la ocasión de reconstruir la masonería sobre nuevas bases. Hacia fines del siglo XVII fueron fundadas las primeras logias, unificadas luego en York en una Gran Logia. El secreto de la antigua Hermandad de Moradores era contenido en la doctrina que exhortaba al individuo a trabajar en busca del propio perfeccionamiento interior, para luego irradiar, como un sol, el Bien en torno suyo. Cada individuo era llevado a operar para traer el completo desarrollo a la propia y latente naturaleza solar. Para un individuo, completada su realización interior sobre la base de enseñanzas transmitidas por la primordial sabiduría aria, habrá alcanzado un nivel psíquico suficiente para hacer de él un Compañero, luego como Maestro alcanzará una irradiación espiritual capaz de tender hacia el perfeccionamiento también de las circunstancias exteriores. La reconstruida masonería invirtió los términos de la cuestión acordando prioridad a la mejora de las condiciones materiales, de las que, según sostenía, debía derivarse el perfeccionamiento humano. Correspondientemente a los tres grados de Aprendiz, Compañero y Maestro, presentes en la Masonería Operativa, la masonería moderna instituyó tres grados simbólicos con el mismo nombre; su ritual simbólico fue extraído del Antiguo Testamento. En las Logias se trabajaba simbólicamente en la construcción del Templo de Sión. De la articulación en tres grados jerárquicos se pasó gradualmente, partiendo del tercer grado, a otros más elevados, hasta construir en 1780, el Sistema de los Altos Grados Masónicos. Inspiradores y coordinadores, en el interior de las Logias, eran siempre los judíos. Los obtusos alemanes se dejaron embaucar con sus ideas de fraternidad universal, igualdad y libertad. “Nathan el Sabio”, compuesta por Lessing, es una obra inspirada en las tesis masónicas. Federico el Grande, que había sido iniciado en una logia de Brunswick, una vez entronizado fundó en Prusia la Gran Logia Real de York. Doctrina, propaganda y acción revolucionaria, fueron elaboradas y programadas en Francia en el interior de las Logias Masónicas. Al finalizar la Guerra de la Independencia, la masonería se había implantado en todo el mundo (...) La antítesis de fondo que separa a las Logias Germánicas, de la Masonería, está expresada por la concepción de la vida que profesamos. Nosotros consideramos el mundo, este mundo exterior, como resultado de la acción ejercitada por el hombre. Los masones, por el contrario, sostienen que el hombre es un producto de las circunstancias.
Nosotros no reconocemos ninguna fraternidad internacional, sino solamente intereses nacionales, no reconocemos la fraternidad abstracta y genérica de todos los hombres, sino solamente la real y concreta que deriva de la comunidad de la sangre. Nosotros aspiramos a la libertad, pero no aquella del hombre del rebaño, sino a la libertad del ámbito del Deber. Nosotros detestamos el slogan igualitario. La lucha es matriz de todo, la igualdad es muerte. Nosotros cultivamos el propósito de vivir, largo tiempo y felizmente. Consideramos válida solamente la igualdad frente al Deber. Solo así estaremos en grado de sostener la próxima e inevitable lucha entre Arios y Hebreos (...)
Toda concepción materialista conduce a la decadencia. En lo que se refiere al ritual no tenemos nada que ver con los masones. (...) Frente a construcción del Templo de Sión empuñamos la espada de hierro y el martillo de hierro y dedicamos nuestro empeño a la edificación del Halgadom germánico».
Como podemos comprobar, Sebotendorf no solo se identifica con las logias “germanas”, sino también por las similitudes entre esta descripción y las concepciones desarrolladas por Hitler en “Mein Kampf’.
El desarrollo de la Germanenorden fue rápido y espectacular, especialmente en el norte y este del Reich. En los primeros manifiestos y circulares de la orden se percibe claramente su intento de remontar su filiación a la Orden de los Iluminados de Baviera y con las antiguas logias prusianas. En 1912 los miembros de la docena de logias eran poco más de trescientos, pero se doblarían antes de que estallase la guerra mundial y, con todo, el relativamente bajo número no debe engañarnos ya que se trataba de gentes influyentes en los medios “völkisch”, bien relacionados y con amplia experiencia de agitación. En 1916 en el encabezamiento de las publicaciones de la orden empezaría a aparecer la esvástica.
La ceremonia y el ritual de la Germanenorden evidenciaban el extraño sistema que la inspiraba, uniendo racismo, masonería y wagnerianismo. Una convocatoria de la provincia de Berlín a una ceremonia de iniciación, el 11 de enero de 1912, informaba a los hermanos de que se trataba de una reunión “de etiqueta” y que los nuevos candidatos deberían someterse a exámenes raciales efectuados por el frenologista berlinés Robert Berger-Villingen, que había inventado el “plastómero”, un instrumento que servía para determinar el grado de pureza racial del sujeto por medio de las medidas craneales.
74 Sherme, día 6 de Julio de 2007 a las 08:35
85)
Un documento ritual de 1912, que nos ha quedado, describe la iniciación de los novicios en el grado más bajo de la Orden. Mientras que los novicios esperaban en una estancia vecina, los hermanos se reunían en la sala de ceremonias de la logia. El Maestre se colocaba frente a la sala, bajo el baldaquino, flanqueado por dos caballeros vestidos con ropas blancas y cascos ornados con cuernos y apoyándose sobre sus espadas. Frente a ellos se sentaban el tesorero y el secretario, llevando cordones masónicos blancos, mientras que el heraldo se situaba en el centro de la sala. La ceremonia empezaba con una dulce música de armonium, mientras que los hermanos entonaban el coro de los peregrinos de Tannhäuser. El ritual se iniciaba a la luz de las velas, los hermanos hacían el signo de la svástica y el maestre respondía con el mismo gesto. Entonces los novicios con los ojos vendados, revestidos con la ropa del peregrino, eran introducidos por el maestro de ceremonias en la sala. Allí, el maestre les hablaba de la weltanschaung ario-germánica y aristocrática de la orden, antes de que el bardo alumbrara la llama sagrada en el “bosque” y que los novicios fueran despojados de su manto y de su banda. En este momento, el Maestre tomaba la lanza de Wotan y la mantenía ante él, mientras que dos caballeros cruzaban sus espadas delante de éste. Una serie de preguntas y respuestas, acompañadas por la música de Lohengrin, precedía al juramento de los novicios. Siguiendo su consagración, con los clamores de los “elfos del bosque” cuando los nuevos hermanos eran conducidos en el “bosque del Grial” en torno a la llama sagrada del Bardo. Con el ritual que hacían los miembros de la logia, figuras arquetípicas de la mitología germánica, este ceremonial debía producir una impresión profunda en los candidatos.
En mayo de 1914 la orden celebra su primer congreso en Thale. Sebotendorf no se había adherido todavía a la orden sin embargo, en su libro sobre la logia Thule resume las conclusiones de la asamblea celebrada el domingo de Pentecostés: «La Orden de los Germanos autorizaba a acoger entre sus miembros exclusivamente a Alemanes en condiciones de demostrar la propia integridad hasta la tercera generación. (...) estaba prevista la admisión de mujeres en el Grado de Amistad de la Orden. Se insistía en la difusión de conocimientos antropológicos, aplicando a los seres humanos los resultados de las experiencias realizadas en el reino animal y vegetal y demostrando como la mezcla racial es el origen de toda tara y miseria.
La Orden de los Germanos se proponía extender a toda la raza alemana los principios informativos del pangermanismo, realizando la unificación de todas las estirpes de sangre germánica.
Una lucha a ultranza debía ser conducida contra todo lo que no es germánico, empeñando todas las energías disponibles para contrastar el internacionalismo y combatir las tendencias judaizantes presentes en el ánimo alemán».
Pero las conclusiones más importantes no se plasmaron en letra impresa. Es más, la reunión de Thale fue una asamblea bastante confusa en la que se fraguó la futura escisión de la orden. En efecto, allí los congresistas más serios comprendieron pronto la necesidad de un aparato clandestino para organizar y controlar lo que aparecía, por esencia, como una manifestación colectiva de individualismo. Hermann Phol era un verdadero maníaco del secreto, su prudencia llegaba en ocasiones hasta la pusilanimidad, mientras que Fritsch era un camorrista. Así va a nacer, en el seno mismo de la Germanenorden, el Geheimbund, una asociación clandestina, cuyo fin será reencontrar la verdadera tradición nórdica e imponer un fin común a todos estos grupúsculos que se desgarraban.
La ruptura no tardó en producirse: el 8 de octubre de 1916 se constituye la Germanenorden Walvater del Santo Grial, dirigida por Hermann Phol. Es a este núcleo al que se adherirá Rudolf von Sebotendorf y cuya rama bávara dirigirá durante tres años: la Logia Thule. De la Logia Thule nacerá el Partido Nacional Socialista Obrero Alemán (NSDAP) y de su seno emergerá la figura de Adolf Hitler.
La fundación del nazismo: Del Partido de los Trabajadores (DPA) al Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes (NSDAP)— Hitler se hace con el control del mismo.
El movimiento nazi hemos visto que hunde sus raíces en creencias ocultistas que pretendían remontarse a tiempos paganos precristianos, pero del que también formaron parte, como hemos visto, personajes pertenecientes a respetables órdenes religiosas, grupos masones, etc.
Posteriormente viene ya la historia fundacional del nazismo, inicialmente un partido. Pero antes hemos de hacer un recorrido por esa parte ideológica esotérica y exotérica, tan poco conocida, pero que tanto influyó en la creación del mismo.
Sin embargo había un sector cuya cabeza más visible era Rudolf Hess que creía firmemente en ellos y en la “solidaridad” entre los que compartían tales creencias. Como veremos en un libro posterior de próxima publicación Hitler traicionó dichos principios.
Como hemos visto, antes de la primera guerra mundial la Orden de los Germanos contaba con unos pocos cientos de afiliados, muchos de los cuales partieron para el frente y murieron combatiendo. A la merma física de miembros se unió el cese radical de ingresos en las arcas de la Orden y el cuestionamiento de sus dirigentes; por una y otra parte los grupos locales se independizaron a eligieron nuevos maestres. En 1916 la escisión más importante, dirigida por Hermann Phol cristalizaría en la fundación de la “Germanenorden Walvater del Santo Grial”. En 1916 un hombre que empezaba a gozar de cierta fama en medios ocultistas alemanes entrará en contacto con este sector de la Orden de los Germanos y organizará la nueva orden en Baviera. Se llamaba Adam Alfred Rudolf Glauer, pero como tantos otros ariosofistas y pangermanistas místicos, tenía una irreprimible tendencia a adoptar títulos de nobleza, se hace llamar “Von Sebotendorf”. En realidad más que un ansia de grandeza personal, esta tendencia entronca con la ideología ya puramente nazi de que TODOS los alemanes son un pueblo de “señores”. Un pueblo destinado a gobernar su “espacio vital” con las otras razas “inferiores” como siervos. El “Von” que es un prefijo o pronombre de nobleza (equivale al español “de” que ostentan los títulos nobiliarios) correspondería según eso a todo alemán.
Glauer, autoennoblecido Von Sebotendorf, cuenta su vida en la novela “El talismán de los rosacruces”, pieza que intenta emular la tradición de los rosacruces alemanes del siglo XVII, uniendo datos interpretables solo en clave mística, con elementos biográficos posiblemente verdaderos. En ese libro, hoy una verdadera rareza de bibliófilo, existen elementos que recuerdan muchos rasgos de la personalidad de Hitler, incluso es posible que el futuro Führer y el resto de redactores de Mein Kampf (que aunque atribuida a Hitler es una obra coral) lo tuvieran presente a la hora de escribir la que sería algo así como la biblia oficial del nazismo. Y es que Von Sebotendorf había nacido en el seno de una familia humilde originaria de Prusia, el 9 de noviembre de 1875, cerca de Dresde. En “El talismán de los rosacruces” comenta que sus antepasados por parte paterna fueron franceses. Glauer-Sebotendorf era, como Hitler, un desarraigado, alguien sin patria clara, sin oficio, ni beneficio. A los veintitrés años, tras haber finalizado sus estudios técnicos se embarca visitando diversos países y entrando en contacto con distintas tradiciones y escuelas iniciáticas. Visitará Egipto en el verano de 1900, donde entrará a trabajar para un tal Abbas Hilmi durante tres años, pero buena parte de ese tiempo lo pasa en Constantinopla, por eso a lo largo de sus obras teóricas demuestra un conocimiento verdadero de las culturas egipcia y turca. Turquía por aquellas fechas disponía de una fuerte tradición esotérica y ocultista y que, por tradición, era un camino hacia oriente, se decía que Nicolás Flamel había sido visto por última vez en Turquía camino de Oriente.
75 Sherme, día 6 de Julio de 2007 a las 08:39
(6)
En esta Turquía de principios de siglo es en donde Sebotendorf se inicia en el estudio del ocultismo y de las religiones tradicionales. Entra en contacto con los derviches danzantes de Mevlevi, pero sus contactos no se limitarán al islam. Buscará la relación con cabalistas hebreos tras haber entrado en contacto con la familia Termudi de origen judío y con ellos visitará las pirámides de Egipto estudiando sobre el terreno el esoterismo faraónico. Los Termudi eran también francmasones afiliados al Rito de Menfis, llamado también rito Oriental, fundado en 1839 al que curiosamente estaban indirectamente enlazados la estirpe familiar de los earls o lores de Carnarvon (entre los que estaba por esas fechas el descubridor o mejor mecenas del descubrimiento de la tumba de Tutankamon (ver el libro publicado por esta misma editorial: “Masones, ocultistas y egiptólogos”). Pues bien, Sebotendorf es iniciado por uno de los Termudi en este rito y con posterioridad heredará la copiosa biblioteca ocultista de esta familia. Será en el interior de uno de estos libros en donde Sebotendorf encontrará unos apuntes —al parecer de Hussein Pacha— en los que se describen series de ejercicios especiales de meditación tal como los practicaba la secta derviche de los Bakhtáshi. Tales apuntes son el material de base que utilizará Sebotendorf para componer su libro sobre “Las prácticas operativas de la francmasonería turca”. Entre 1908 y 1910 Von Sebotendorf regresa de Turquía, tras un periodo de estancia en Alemania, con la convicción de que el esoterismo islámico y el germánico tienen un solo y mismo origen. Turquía vive un periodo de agitación política en la que la logia a la que pertenece Sebotendorf juega una cierta influencia. En efecto, dicha logia tiene contactos con la Sociedad de Unión y Progreso, base de la posterior regeneración política turca, el movimiento de los “jóvenes turcos” de Mustafá Kemal, el considerado creador de la moderna y prooccidental Turquía. Una vez más la masonería actuó impulsando las revoluciones liberales contra las monarquías absolutas, ya que el proceso finalmente terminó con el derrocamiento del sultanato y la fundación de una república laica totalmente aconfesional.
En octubre de 1912 se enrola en el ejército turco y combate en sus filas heroicamente en la guerra balcánica, pero cuando estalla la guerra mundial se encuentra nuevamente en Alemania. Para entonces ya ha forjado unas ideas místico-políticas relativamente bien definidas:. De Turquía ha traído la componente mística (antimaterialismo, doctrinas pan-otomanas que luego traducirá en su versión germánica, doctrinas rosacrucianas, etc.), y en el curso de la guerra, contemplando la revolución bolchevique y el ascenso de los movimientos radicales de izquierda, asumirá un anticomunismo radical.
En septiembre de 1916 leerá uno de los múltiples anuncios por palabras con los que la Orden de los Germanos buscaba nuevas adhesiones. Será así como contactará en Berlín con Hermann Phol el cual lo introducirá en su rama cismática que justo en esos momentos se está gestando.
Von Sebotendorf establecerá su residencia en Baviera y emprenderá los trabajos para reconstruir la orden en esa región, para ello recibirá de Phol una lista de interesados en el proyecto y de antiguos miembros de ligas ariosóficas y ocultistas. A lo largo de 1917 el papel de Sebotendorf en la Orden de los Germanos crece progresivamente llamando poderosamente la atención sus propuestas de crear órganos de difusión de las ideas de la Orden. Así nacerá a principios de 1918 la revista “Runas”. A partir de ese momento las ideas ariosóficas y ocultistas se extienden con rapidez inusitada en Baviera. A principios de 1918 había logrado reunir ya a 200 adheridos y que seis meses después ya se habrán multiplicado hasta llegar a 1.500 entre afiliados y simpatizantes. Entre ellos se encontrarán los hermanos Walterspiel, propietarios del Hotel de las “Cuatro Estaciones” que será utilizado, no solo como sede de la logia Thule, sino también como cuartel general de Hitler en cada uno de sus desplazamientos a Munich. Esa rama bávara de la Orden de los Germanos pasará a estar organizada como logia y adoptará el nombre de Thule. ¿Por qué otra vez Thule? Este nombre estaba siempre presente en las doctrinas ariosóficas. Inicialmente la orden será dirigida por un grupo de burgueses: Georg Gambatz, Johannes Heining y Alfred Rohmeder. El grupo empezó a desarrollar actividad pública en el Hotel de las “Cuatro Estaciones” y no parecía haber en ella nada secreto. No se exige a los nuevos socios ninguna preparación especial; el sistema de admisión, calcado del teosofismo, presuponía que el recién llegado debía pasar por el estadio de “probacionismo”, que en Thule se llamará “grado de amistad” y colocará al neófito en el atrio del templo de la sociedad. Inicialmente no se les pide otra cosa que ser fieles a la tradición germánica. Deberán facilitar una fotografía que Sebotendorf examinará para descubrir en los rasgos antropométricos huellas de sangre extranjera. Así mismo, deberán jurar la pureza de su sangre hasta la tercera generación. Un largo cuestionario completará los trámites de afiliación. El emblema de la orden que recibirá cuando el barón dé el visto bueno al nuevo adherido, consiste en una espada antepuesta a la rueda solar y entre ambas, a su vez, dos hojas de roble, las hojas de roble estarán después también onnipresentes en las armas blancas ceremoniales nazis, tanto de las SA, como de las SS e incluso en las dagas y espadas de los uniformes de paseo de todas las fuerzas armadas del Reich. El postulante jurará fidelidad a la logia y a sus principios en una ceremonia de admisión presidida por el barón, que pronunciará las palabras rituales: “- Así como volvéis a estar entre nosotros, lo que estáis haciendo es regresar a vuestra comunidad. Reencontráis Thule. Con nosotros alcanzáis el imperio invisible y eterno de nuestros antepasados del Norte”.
Pero todo esto quedaba radicado en el terreno del exoterismo y, es cierto, que en Thule existía un “circulo interior” compuesto por los iniciados de mayor grado. El neófito siguiendo unos cursos de capacitación y recibiendo las enseñanzas adecuadas alcanzará los grados de “Huésped” y “Hermano”. Los “Hermanos” formarán un “colegio esotérico de la orden”. Hess, Rosemberg y Frank, entre otras altas jerarquías nazis, pertenecieron a este circulo.
Pero los tiempos son turbulentos Alemania ha pedido el alto el fuego la primera guerra mundial ha terminado. La izquierda alemana, estimulada por el ejemplo de la Unión Soviética, prepara la insurrección armada y multiplica las agitaciones. El 7 de noviembre de 1918 se precipitan los acontecimientos y Kurt Eisner toma el poder en Baviera. En los días siguientes conseguirá consolidarse si bien de forma precaria. El 9 de noviembre los hombres de Thule se reúnen y movilizan y al día siguiente deciden la constitución de un “Kampfbund” (grupo de combate).
El período Thule / Kampfbund es turbulento. La asociación debe defenderse y contraatacar. Sebotendorf organiza equipos entre sus partidarios, que se infiltrarán en las organizaciones de izquierda y en el aparato de seguridad del Estado. Se da la circunstancia de que en varias ocasiones los locales de la sociedad son registrados precisamente por policías miembros de la misma sociedad. Sebotendorf se ha preocupado también de infiltrar a los guardias rojos y crear un gabinete de falsificación de documentos. Rudolf Hess, el futuro lugarteniente de Hitler, tiene una actividad destacada. Son momentos de conjuraciones e intrigas. El apoyo de los sectores más conservadores y prácticamente toda la burguesía es total a quién se presente como defensor del orden ante la revolución comunista en marcha. Será en pocos años la clave del éxito del nazismo.
76 Sherme, día 6 de Julio de 2007 a las 08:42
(7)
Un comando del Kampfbund de Thule intenta secuestrar a Kurt Eisner en persona el 4 de diciembre de 1918. El fracaso de la operación y la detención de algunos conspiradores hacen que la oficina de la policía política logre descubrir un depósito de armas y registra el Hotel de las “Cuatro Estaciones”, sede de la orden.
El 22 de diciembre Sebotendorf marchará a Berlín para asistir a las celebraciones del solsticio de invierno programadas por la Orden de los Germanos. Lleva, no solo los buenos oficios de la logia bávara, sino también un manifiesto al pueblo alemán. Allí le sorprende la revuelta spartakista solventada en una semana gracias a la intervención de los cuerpos francos o milicias nacionalistas apoyando al ejercito. Von Sebotendorf presenciará sobre el terreno y en primer línea el papel y el éxito de los “freikorps” y, cuando regrese a Berlín habrá diseñado una organización de este tipo destinada a restablecer el orden en Baviera.
El kampfbund de Thule es reconvertido en “Freikorps Oberland” justo en el momento en que los judíos Axelrod, Levien y Levine proclaman en Baviera la República de los Consejos Obreros: aterrorizado, el gobierno socialdemócrata huye a Bamberg donde se establece. Von Sebotendorf no quiere ser sólo el dirigente de una secta, sino que su mente, políticamente muy hábil, se mueve en función de posibilidades más realistas. Esto es algo más que mero pragmatismo, es la lucidez de alguien que —como el mismo Hitler— tiene madera de gran conductor político.
De ahí que ante la nueva situación creada en Baviera el 7 de abril de 1919, Von Sebotendorf y los suyos, que han despreciado siempre al partido socialdemócrata, vean en el gobierno Hoffman, exilado en Bamberg, a un eventual aliado circunstancial. Después de indecibles peripecias Sebotendorf logra salir de Munich arriesgando su vida. Se planta en Bamberg y allí negocia una cooperación con el SPD y el gobierno bávaro en el exilio. Thule organizará una fuerza de choque destinada a liberar Baviera. Con esta iniciativa el peso político de los pocos cientos de hombres de la Logia Thule crecerá de manera inesperada. Von Sebotendorf encarga al capitán Römmer la formación del Primer Batallón del nuevo cuerpo franco, que fracasa en su intento de conseguir el control, todavía no están preparados, ni su número es suficiente.
El 16 de abril a la vista del cariz de los acontecimientos, Sebotendorf ordena a sus fieles la dispersión y el paso a la clandestinidad. Mientras, él y algunos oficiales de la Thule constituirán el Freikorps en su forma definitiva. El hombre de la operación es el teniente Kurtz, junto con Von Sebotendorf, ambos proyectarán una ‘”marcha sobre Munich”. De Bamberg marchará a Nüremberg abriendo oficinas de reclutamiento y dando mítines para reforzarlo. Por fin, el Domingo de Ramos de 1919 el “cuerpo franco” Oberland es constituido.
Oberland es una creación exclusiva de la Sociedad Thule; dirigido por un Estado Mayor de oficiales miembros de la Logia, con von Beck al frente, los tenientes Kurtz y Hess, la oficialidad y la tropa reconocen sus ambiciones en una sola consigna: “¡A Munich!”. El ambiente de aquellos días es de exaltación, cerveza y tensión ideal. Un ambiente de Lansquenetes o el propio de cualquier cuerpo de élite. La Segunda Compañía se pondrá en marcha el 26 de abril y el 29, los 350 voluntarios del Oberland parten hacia Munich “la roja”.
El 2 de mayo, encontrándose en los arrabales de la capital bávara se producen violentos combates con los guardias rojos que costarán la vida a varios voluntarios de Thule. En la noche del 2 al 3 de mayo, los miembros del Oberland, implacables en su avanzar, penetrarán en el centro de la capital y, como para demostrar su vinculación a la Logia Thule, establecerán la sede de su cuartel general en el Hotel de las “Cuatro Estaciones”.
La represión es dura. Solo cuando liberan la capital bávara, los hombres del Oberland advierten que en la noche del 26 al 27 de abril los guardias rojos han logrado detener a siete miembros de la Thule, entre ellos al príncipe Gustav Turn und Taxis, la baronesa Hella von Westrup y Walter Nauhaus, secretaria de Thule la primera y antiguo combatiente del frente occidental durante la guerra, herido en varias ocasiones y “Guardián de las Genealogías” en la Orden de los Germanos, el segundo. Los siete rehenes serán fusilados cuando los miembros del Oberland estaban llevando la sangre y el fuego por los arrabales de Munich.
El fusilamiento de los rehenes de la logia Thule y el cuerpo franco Oberland, contribuyeron a que la rama bávara de la Orden de los Germanos tuviera una influencia superior al resto de las logias regionales de la orden. La República de los Consejos Obreros y las luchas civiles que siguieron crearon un clima de venganza y rencores que, como bien subraya Goodrick-Clarke “permitió prosperar a los movimientos extremistas como el nacional-socialismo”.
Los combates durarán todavía una semana. En ellos Ritter von Epp y el capitán Rohem, de entonces 32 años, destacarán entre todos. Von Epp tendrá un importante papel en todas las conspiraciones que se sucedan bajo la República de Weimar, protagonizadas por los “freikorps”. En cuanto a Rohem, de esa época data su compromiso político, más tarde mandará las SA nazis. A partir de esa fecha empieza a considerarse “soldado político”. Otro destacado protagonista de aquellas jornadas es, ya lo hemos dicho, Rudolf Hess, el alemán de Alejandría, aficionado a las ciencias ocultas desde muy joven, de heroico comportamiento en la infantería de choque germana y luego voluntario de los primeros escuadrones de la Luftwaffe, se alistará en Regensburg en el Oberland; en sus filas resultará herido en una pierna y, al igual que Rohem, dará que hablar en el futuro.
Arreglada la situación en Baviera, el Oberland se convierte en una unidad llamada Primer Batallón de Tiradores Bávaros y como tal participa en los combates de Alta Silesia. Pero ya son otros momentos: el equipo que dio vida inicialmente al Oberland se ha dispersado y el espíritu de Thule se ha reducido casi hasta desaparecer. A partir de ahí el papel de la Logia Thule pasa a ser político y su papel irá en disminución a medida que aumente el peso del NSDAP: aquella mengua para que éste crezca. Es preciso examinar y valorar en su justa medida el papel de la Logia Thule en el nacimiento y desarrollo del NSDAP.
En la introducción de su libro “Antes de que Hitler viniera”, Von Sebotendorf explica textualmente que Hitler en sus primeros meses de actividad pública se apoyó en tres fuerzas políticamente organizadas y dependientes de la Logia Thule: el Partido Alemán de los Trabajadores, fundado por el “hermano” Karl Harrer en Munich y el Partido Socialista Alemán de Hans Georg Grassinger, y, por supuesto, en la misma Logia Thule. Sebotendorf concluye: “De estos tres grupos, Hitler hizo el Partido Nacional Socialista Obrero Alemán”. Pero los tentáculos de la Logia Thule llegaban todavía más lejos. Es curioso contemplar que en el Hotel de las Cuatro Estaciones, sede de la Thule y propiedad de dos de sus miembros, tenían igualmente sede otros movimientos, más o menos, correas de transmisión de la orden: el Partido Nacional Liberal de Hans Dhan, al Deutsche Schulverein de Wilhem Rohmeder.
77 Sherme, día 6 de Julio de 2007 a las 08:47
(8)
De entre todas estas correas, una tendrá particular éxito y hay que remontarse a octubre de 1918 para contemplar su origen. Por esas fechas, Sebotendorf estaba persuadido que las clases obreras solamente podían ser desvinculadas del marxismo si se oponía a éste una ideología de sentido contrario. Sebotendorf creía que esta ideología podría sería la ariosofía (ocultismo teosófico pangermanista). Para extender la ariosofía constituyó, por medio de Karl Harrer, el Politischer Arbeiter-Zirkei, entre cuyos miembros se encontraba Anton Drexler y cuyo secretario era Michel Lotter. Este pequeño grupo duró de octubre de 1918 a enero de 1919; el día 5 de ese mes Drexler propondría la transformación en partido, el Partido Alemán de los Trabajadores. Como no podía ser de otra manera para un partido que pretendía hundir sus raíces en la tradición obrera alemana, la fundación tuvo lugar en una cervecería. El nuevo partido apenas tenía 24 miembros, la mayoría de ellos ferroviarios.
Regularmente el DPA organizaba reuniones públicas y debates. El 12 de septiembre de 1919, un hombre oscuro, enviado por la inteligencia militar, asistirá en calidad de espía a un acto público celebrado por la naciente organización. Se llamaba Adolf Hitler. El 20 de febrero de 1920, Hitler ocupa ya la dirección del partido y lo transforma en NSDAP.
No todos los miembros de la Logia Thule ingresan en esta formación. Los motivos son dos: en primer lugar, no todos estaban interesados en la actividad política, a pesar del período de politización de la sociedad alemana de la época, buena parte de los efectivos de Thule son hombres y mujeres interesados única y exclusivamente en el ocultismo. En segundo lugar, el mismo nombre que Hitler da a “su partido” indica cuales son las áreas preferenciales de reclutamiento “partido obrero alemán nacional socialista”, se busca, efectivamente, reclutar “trabajadores alemanes” a fin de realizar un “socialismo en la nación alemana”, un “verdadero socialismo”; a tales objetivos no podían comprometerse —al menos en esos momentos iniciales del nazismo—buena parte de los miembros de la Thule: en la lista de afiliados se encuentran tres componentes fundamentales y una línea de tendencia, en primer lugar los hombres y mujeres de Thule son —por este orden— profesionales liberales (frecuentemente juristas), nobles aristócratas y militares; la tendencia general dominante es burguesía media-alta. Siempre se ha creído que es ese sector el que llevó a Hitler al poder, y en alguna medida parcialmente así fue. Sin embargo, como veremos por la Historia, Hitler siempre despreció a estos grupos sociales y los mismos, si le apoyaron, fue en general con reticencia. La financiación les vino por el gran capital, los grandes magnates industriales y el apoyo fue el pueblo “trabajador”. El nazismo fue un movimiento de masas.
Contrariamente a lo que se ha dicho, Hitler jamás conoció a Von Sebotendorf. Sin embargo, es cierto que su mentor político-ideológico en aquella época fue Dietrich Eckart y que ambos eran “Hermanos Visitantes” de la Logia Thule. Cuando Hitler ingresa en el circulo de Thule, Sebotendorf ya ha abandonado Munich (lo hará exactamente el 26 de junio de 1919, siendo cuestionado por parte de la asociación y acusado de haberse comportado con excesiva ligereza en la custodia del archivo de miembros de la logia que, al caer en manos de los bolcheviques, ocasionará la detención y el fusilamiento de los rehenes durante las jornadas insurreccionales de abril del 19. La última presencia de Von Sebotendorf en una reunión de la Logia Thule data del 22 de junio de 1919.
Hitler sentía verdadera aversión por todo lo que se refería a sectas y al espíritu sectario. Su vocación era la de presidir un gigantesco movimiento nacional abierto a amplias masas populares; atacaba con frecuencia la mentalidad conspirativa de los grupos völkisch y no se recata en “Mein Kampf’ de dirigir acusaciones contra esta forma de hacer política-ficción.
Poco a poco, Hitler va eliminando los rastros del espíritu de Thule en el NSDAP y la mayoría de los siete miembros del antiguo DAP son excluidos de la dirección o remitidos a puestos puramente protocolarios. Es cierto que Hans Frank, Rosemberg y Hess, “hermanos” de Thule, ocuparon posteriormente cargos de máxima responsabilidad en el Tercer Reich. La partida de Sebotendorf y la ruptura de Hitler con Thule entrañaron la crisis de la logia que se iría desdibujando progresivamente y desaparecería en el curso de los años veinte.
Sebotendorf-Glauer asumió en 1920 la dirección de la prestigiosa revista de astrología alemana “Astrologische Rundschau”. En 1923 se trasladará a Suiza —de donde es su segunda mujer— y vivirá allí hasta 1924. De 1926 a 1928 —imposible obtener datos de como lo consigue— es nombrado cónsul honorario de Méjico en Estambul. Mas tarde —también es imposible establecer los motivos y los fines— se desplaza a Estados Unidos y América Central. En 1933 regresa a Munich—Hitler ya ha alcanzado el poder— con el titulo de Caballero de la Orden Imperial de Constantino, sociedad patriótica y con aspiraciones iniciáticas turca.
Pero su nueva estancia en Alemania se prolonga poco. Intenta aprovechar la presencia de destacados hermanos de la Logia Thule en el nuevo régimen para relanzar las actividades de la orden y escribe diversos artículos y un libro — “Antes de que Hitler viniera” — en el que se autoconsidera como el precursor del nazismo. No es que sea falso: es que el nuevo régimen no le interesa sacar a la luz pública estos aspectos ocultos de su prehistoria.
Existen dos fichas de las SA sobre Sebotendorf una da cuenta de su encarcelamiento el 29 de enero de 1934 y otra del 2 de marzo del mismo año, fecha en que es liberado. De las dos ediciones de su libro sobre Hitler y la Logia Thule, la primera edición se agotará a los pocos días y la segunda será retirada por la administración. Sebotendorf tenía ya sesenta años y había perdido ese atractivo de madura estampa noble y germánica. Se había separado de su mujer en 1928 y empezaba a tener dificultades económicas.
Sobre el final de la Sociedad Thule, Sebotendorf es muy explicito en el capítulo XIV explica que el 9 de noviembre de 1923 se produce el fracaso del golpe de Munich, el golpe de la cervecería: “El funesto acontecimiento había inducido a los miembros del partido, guiados por el actual primer alcance de Munich, Fiedhler, a afiliarse, en su mayoría, a la Logia Thule, para tener alguna forma de proseguir, gracias a tal actitud, la acción propagandística emprendida, haciendo que Adolf Hitler, de regreso a la cárcel de Landsberg, pudiera nuevamente reunirlos en torno suyo”.
No se entiende bien este fragmento, sobre todo cuando Sebotendorf después de hablar de “afiliarse mayoritariamente”, un párrafo después confiesa que en 1925 la Logia Thule tenía apenas 25 afiliados. En 1926, siempre según sus cifras, se habían reducido a 5 y en junio de 1930, terminó disolviéndose.
Regresó como pudo a Estambul y durante la guerra colaboró con la inteligencia alemana lo que le permitió sobrevivir aun a pesar de que su superior consideraba sus informes como de dudosa utilidad. En septiembre de 1944 se rompen las relaciones entre Alemania y Turquía. Sebotendorf recibe una pequeña paga para mantenerse durante un tiempo. Cuando el dinero se agota Glauer-Sebotendorf se siente sin fuerzas, quizás se considera un fracasado, quizás ya no cree más en sus capacidades de astrólogo y vidente o quizás sienta que ha perdido ese magnetismo que le permitió edificar en pocos meses una poderosa logia, un cuerpo franco y protagonizar la reacción anticomunista en Baviera o atraer a primeras figuras del futuro Reich.
78 Sherme, día 6 de Julio de 2007 a las 08:49
(9)
El 9 de mayo de 1945, no solamente el Gran almirante Doenitz firmaba la capitulación, sino que lejos del Berlín destruido, en los acantilados del Bósforo, Sebotendorf se suicidaba. La fuente originaria de este dato procede de Herbert Rettinger, su superior jerárquico en la inteligencia alemana en Estambul, el cual lo recibió de otro de sus antiguos colaboradores en Turquía. Incluso en el acto final del suicidio la vida de Hitler y la de Sebotendorf son paralelas.
Un miembro de la Orden de los Germanos desde 1913 y luego de la Thule, Friedrich Krhon, en 1919, presentó al DAP una memoria sobre la svástica, proponiendo como distintivo partidario este símbolo sobre un disco blanco en el centro de una bandera roja. Hitler aceptó la idea y el 20 de mayo de 1920 se utilizó en público por primera vez. Se trataba de una svástica dextrógira, similar a la utilizada por los teosofistas e idéntica a la diseñada (o copiada de alguna parte) por Blavatsky. Así pues, a un tiempo, la Thule proporcionó el símbolo del nazismo, el futuro órgano de expresión del NSDAP y los núcleos organizados política que aprovecharía Hitler en sus inicios.
Pero ¿en qué consistía la doctrina de Thule? No existen documentos para que podamos reconstruir la totalidad de su doctrina. Solamente se la puede inferir a partir de tres documentos fundamentales: 1) los escritos ideológicos del propio Sebotendorf, 2) los escritos ariosóficos de List y 3) parte de la obra de Alfred Rosemberg “El mito del siglo XX”. Las dos últimas han sido ya mencionadas en otros capítulos, respecto a la primera vale la pena realizar unas acotaciones.
La obra de Sebotendorf entra de lleno —como hemos dicho al principio— en la tradición neo-rosacruciana, una tradición mística e interiorizada cuyo objetivo final era “la construcción del Halgadom”, equivalente en la doctrina Rosa+Cruz a la “edificación de las columnas del Templo Interior”, con la variante de que Sebotendorf otorga al concepto una vigencia a la vez trascendente y contingente. Escribe en “Antes de que Hitler viniera”:
“El alemán no ve nunca el fin. No ve más que el camino. La Germanenorden y, sobre todo, el Geheimbund deben definir este fin. Este será la construcción del Halgadom”.
Jean Mabire, comentando este concepto, apunta:
“Este templo del Halgadom es, a la vez, espiritual y material. Pertenece a la tierra y al cielo, al pasado y al porvenir. Es el equivalente del Arca de la Alianza del pueblo israelita. Es el reino terrestre donde va a renacer el espíritu de Thule. Es el imperio de todos los germanos”.
Esta concepción del Halgadom se encuentra igualmente presente en Rosemberg y en su “Mito del Siglo XX’, e igualmente reaparece en toda su integridad en los mitos que animaron a las SS en la última fase de la guerra.

==================

Conectar todo eso con la masonería, salvo lo tangencial de algún iniciado masón (y racista) y el hecho de llamarles logias.... hombreeee....
79 Sherme, día 6 de Julio de 2007 a las 08:57
porque....:

(...)
En 1938 el conocido esoterista italiano, discípulo de Guenon, Julius Evola, escribía en “La vida Italiana”: «Las SS son doscientos mil hombres unidos por el inquebrantable juramento de honor y fidelidad, organizados, según las palabras de su mismo jefe, Reichführer Himmler, como “una orden guerrera nacional-socialista”. Sus aspiraciones se remontan a los orígenes: quieren ser una comunidad en la cual se recupera el contacto con las fuerzas originarias de la estirpe y con los mitos de la gran civilización nórdico primordial, que se traducen en forma de una nueva, indomable vida; y en la cual el nuevo sentido de la sangre debe establecer misteriosos contactos con los antepasados y con los muertos y hacer superar al sujeto su aislamiento individualista, para integrarlo en la continuidad de una corriente de vida que abra nuevas vías hacia el futuro”.
Todo esto recuerda a List. Y sigue Evola en el mismo artículo: «La idea-base es la creación de una nueva élite, de una nueva nobleza. Preguntándose quien, en los antiguos Estados, estaba dispuesto a darlo todo por su príncipe para defenderlo, sostenerlo y protegerlo, Himmler termina reconociendo fácilmente que tal función fue siempre propia de la nobleza, de una élite».
Efectivamente, de eso se trataba para Himmler, de constituir una orden. El mismo Himmler en 1934 convocó una conferencia en Munich que muy poco o nada tenía que ver con otros actos similares protagonizados por los jerarcas nazis. Sin embargo Himmler sorprendió a su auditorio lanzando un llamamiento para ‘‘posibilitar la fusión de las diversas corrientes tradicionales con las SS”. Los asistentes —gentes bien relacionadas e influyentes en la sociedad muniquesa— se afiliaron en masa a las SS. Himmler les había motivado con estas palabras: «Todo Estado necesita una élite. En la Alemania nacionalsocialista, esa élite está representada por los Escalones de Protección, pero éstos solo podrán desempeñar su función cuando las tradiciones auténticamente castrenses, los nobles sentimientos, actitudes y distinción de la aristocracia alemana, así como la fuerza creadora de los industriales, se conjuguen en el plano de la selectividad racial con las exigencias de nuestro tiempo».
Himmler logró su propósito: las SS fueron la élite indiscutible del régimen nacionalsocialista y esto era unánimemente admitido en la sociedad alemana. El jefe del SD, Walter Schellenberg, afirmaba sin exagerar que “las gentes que solemos llamar “distinguidas” prefirieron las SS a cualquier otra organización”. Y el arzobispo católico de Friburgo le dio la razón: “Entre nosotros la organización SS pasa por ser la más decente del partido”.
No es raro que un jerarca católico viera en las SS una organización decente”. En el folleto titulado “Cincuenta preguntas y respuestas para el hombre de las SS”, la cuestión que se plantea tras el juramento de lealtad y servicio es “¿Crees en un Dios? Sí, creo en un Dios soberano y considero que quien no cree, siendo un presuntuoso y estúpido no está adaptado para formar en nuestras filas”. Sólo que no se explicaba de qué dios se estaba hablando. Pero no había ninguna duda de que en su forma y en su fondo las SS representaban la “alternativa pagana” del nacionalsocialismo.
En el mismo cuaderno, la pregunta siguiente era “¿Por qué creemos en Alemania y en el Führer? Porque creemos en un Dios Todopoderoso que ha creado Alemania en su mundo y nos ha enviado al caudillo Adolf Hitler”. Esto equivalía a considerar al Führer como un enviado de Dios, rodearlo de una aureola mística casi equivalente a un mediador entre el Cielo y la Tierra.
A pesar de la presencia de profesionales de diversos ramos, y de un contingente notable de campesinos, las SS fueron, ante todo, una orden guerrera. No es por casualidad que Himmler se sintiera atraído por los jesuitas y que calcara en parte algunos métodos de esta orden en la que el contenido militar no estaba muy lejos del religioso. Los modelos históricos para quienes diseñaron el “cuerpo negro” fueron las grandes órdenes guerreras de la Edad Media: la Orden de los Caballeros Teutónicos, defensores de las marcas del Este y conquistadores de Prusia y del Báltico, pero sobre todo la Orden de los Caballeros Templarios.
80 Bufabrag, día 6 de Julio de 2007 a las 08:58
Yo sólo tengo la esperanza de que, cuando llegue el momento de la verdad, en un cara a cara televisado con ZP, Rajoy saque raza y responda a las banderillas de la mendacidad zapateril atacando con bravura y sin miedo al castigo. Si no lo hace así, supongo que de todas formas no tendré más remedio que darle mi voto, por que lo que hay en frente es la indecencia política que nos lleva al abismo patrio; pero piense Rajoy que muchos otros posiblemente no le votarán y se quedarán con la coplilla de la paz perpétua, el buenismo y el falso optimismo juvenil de ZP. Cuidado, porque las nuevas generaciones (muchos de los menores de 40 años) han sido educados en los falsos valores del 68 y, cuando ZP se llena la boca de esas bobadas falaces, a muchos les parece que filosofa mejor que Platón, pues su indigencia intelectual y déficit de lecturas coincide plenamente con los suyos, de manera que el fulano tiene, con tal público, más peligro que un Victorino, y a estos sólo se les domina en la brega esforzada y efectiva, mientras que con adornos y poses de salón se suele acabar en la enfermería.
81 Sherme, día 6 de Julio de 2007 a las 09:09
Sin embargo....:

Epílogo:

Relacionar a nazis con templarios parece discordante, directamente sin duda lo es, pero no en referencia a los que siglos más tarde de la desaparición oficial de la Orden se consideraron sus sucesores. Al menos históricamente los templarios sí fueron, aunque involuntariamente y post mortem, los instigadores, mejor diríamos inspiradores, de grupos y sectas masónicas, ocultistas, etc. Que creían o al menos decían seguir sus doctrinas, las reales o las supuestas ocultas. Estos son hechos reales, no juzgamos la improbabilidad de que dichos grupos no tuvieran razón para asegurarlo, pero sí existieron, y se difundieron por Europa y América con momentos de máximo esplendor en los siglos XIX y XX. Sus teorías oscilaban entre lo delirante y el simple idealismo de un ideal religioso y caballeresco. Su influencia sobre la creación del nazismo es innegable, es más, el nazismo surgió directamente de ellos. Sin embargo se trataba de un nazismo en buena parte alejado de los principios que lo habían inspirado y creado.
Aunque matizado por la fuerte autocrítica y espíritu real de libertad de su sociedad, los Estados Unidos han sido sometidos (y continúan estándolo) a un proceso análogo al de la Alemania nazi. La proliferación de sectas masónicas y de iluminados varios en ese país ha influido en muchos de sus políticos y dirigentes. Es raro el caso del jerarca norteamericano, tanto político como de la industria o la banca, que no haya pasado por la universidad y allí, por simple tradición familiar, no haya estado afiliado a una de las centenares de logias que existen. Algunas se denominan templarias y sus rituales son a veces tan delirantes que parecería cosa de películas de Hollywood. Muchas son simples entretenimientos universitarios, pero otras siguen uniendo a sus miembros por toda la vida. Según se dice, y por ejemplo, el actual presidente George Bush pertenece a la denominada: “De la calavera y los huesos”. Nombre que en el ocultismo tiene un claro significado de poder y dominio despiadado (así se denominaba literalmente la famosa división SS Totemkopf). Y es que las ideas que todavía en pleno siglo XXI se propagan a través de tales asociaciones son tales que, de haber la situación social adecuada, alguna forma de nazismo se hubiera adueñado de la que es hoy la primera potencia mundial. No lo ha hecho en esa forma, pero en parte sí en el espíritu.

==============

Es decir que tal como Bush es para unos un masón recalcitrante de la Skull and Bones y para otros un religioso convencido que ha hecho renacer la o la Iglesias ... como Blair, que para unos es un conspìcuo masón (ver en Google las miles de referencias) y para otros ahora se va a convertir al catolicismo...

Es decir, la masonería sirve igula para un roto que para un descosido ... lo importante es "ver más allá" y seguir con las "conspiraciones" judeo-masónico-comunistas, o judeo-masónico-nazistas ... o lo que sea ... los malos siempre masones y judios .. si ya lo escribieron los Protocolos de los Sabios de Sión...
82 Oswald, día 6 de Julio de 2007 a las 09:14
Tiene usted más razón que un santo, sherme: ¡qué co.ñazo con la masonería!...ahora resulta ¡¡¡que Hitler también era masón!!!
En España sigue habiendo cierta derecha católica, afortuanadamente minoritaria (y cada vez más), que puede llegar a ser casi tan imbécil como la izquierda.
83 riesgo, día 6 de Julio de 2007 a las 09:20
Riesgo, te veo un poco exagerado

"Porque supongo que con quitar de en medio, estás queriendo decir asesinar, aniquiliar, liquidar, matar, no?"

ASTUROVI
El comentario era de otro lado, no era mio, pero lo que pretendia era poner sobre la mesa que ahora que el PP parece tiene la posibilidad de ganar al Psoe y a sus aliados radicales, algunos desde la derecha están por boicotear al PP opr blando

Claro que es exagerado pensar que se va a eliminar a los votantes del PP hasta la disolución del mismo, PERO ES LO QUE PRETENDEN ALGUNOS RADICALES, el gobierno en cabeza de tales elementos

No era mia la exposición, pero me hizo gracia la manera de hacerla

Un saludo Asturovi.
84 Sherme, día 6 de Julio de 2007 a las 09:21
82# Si es que beben de "fuentes" de agua estancada hace ya más de un siglo... que la historia está ya muy trillada ... pero o lo hacen por molestar(me) o de verdad están dementes. Lo suyo es obsesivo, como lo fue para Franco o lo es para D. Ricardo de la Cierva ... no les basta "el progreseo" y las mentiras de la "neo-Komintern"... NO ... tienen que autoafirmarse en "su fe", es decir ... o los masones o los judíos tienen algo que ver ... fijo, fijo... si lo dijeron los Papas... que como todo el mundo sabe, son INFALIBLES... ¿no?
85 sinrocom, día 6 de Julio de 2007 a las 09:23
Again,again.

O sea que toda autoridad y personalidad politica que pertenece a la masoneria, empezando por el Zapo, pasando por los jueces y terminando por el posible policia encubridor del 11.M. forma parte de una infraestructura, que defiende antetodo, los intereses de la masoneria, anteponiendolos a los de la nacion española, la patria, el gobierno, y el conjunto de la ciudadania española.
Very nice...
Momia... asi no hay jefe de ninguna oposicion capaz de confrontar tal envilecida fuerza, asi sea superman...
Los unicos que podemos parar tal ecatombe historica y social en España, somos nosotros, los ciudadanos, a los que nos esta sobornando y engañando, este gobierno golpista, que rompe todas las normas democraticas, y todas las leyes constitucionales.
86 Sherme, día 6 de Julio de 2007 a las 09:28
85# Sinro... hijo... eres como el ajo...

Una pregunta... ¿estás contra ZAPO porque (según ustedes) es masón o porque es un imbécil que nos lleva por donde nos lleva...?
87 sinrocom, día 6 de Julio de 2007 a las 09:33
Las dos cosas padre...
La masoneria en España, tiene una labor totalmente antidemocratica.
88 Sherme, día 6 de Julio de 2007 a las 09:34
86# de 85#- En masonería entra mucho imbécil, por supuesto también, pero NI ESTÁN TODOS LOS QUE LO SON, NI LO SON TODOS LOS QUE ESTÁN... Tú mismo, sinro, a tu bola, compañero...

Una alegria os voy a dar... me piro a la playa y "sus dejaré" con las conspiranoias tranquilos todo el "finde"... ale, a convencer adeptos a "la causa" (Kampf... Mein Kampf)
89 Sherme, día 6 de Julio de 2007 a las 09:38
87# jejeje, por eso en nuestras logias hacemos elecciones CADA AÑO... por eso... si es que va a ser eso .. que estamos en vez de por la libertad y la democracia... ¿por qué, sinro? ¿por el gobierno mundial judío? Pues anda que no llevamos "ganao" ná en estos años .. coñe, desde la UCD... que también se dijo por "algunos sectores" que teníamos metido VARIOS ministros masones... va a ser eso .. que "semos antidemocráticos" ...
90 Papulus, día 6 de Julio de 2007 a las 09:53
Para los que se quieran enterar:

"Sospecho que lo que sigue servirá de poco, toda vez que esa media España que conforma la no-izquierda se muestra incomprensiblemente dispuesta a tragarse relatos ajenos y a modificar sus percepciones con figuraciones de sus declarados enemigos, pero ahí va:

Rajoy demostró ser el último gran parlamentario de la historia de España. Lo que denunció es exactamente lo que debía denunciar, y lo hizo administrando el tiempo con eficacia. Las principales amenazas reales a la democracia y a la Nación son la negociación con ETA y la imposición de una cierta memoria histórica. Y esas fueron justamente sus prioridades."

http://www.libertaddigital.es/opiniones/opinion_38...

Cuanta razón tiene. Hasta los de derechas utilizando los razonamientos mentirosos de la izquierda.

VERGÜENZA DE PAIS
91 taraza, día 6 de Julio de 2007 a las 10:06
¡¡Sherme!! ¡¡¡Sherme!!!

92 Sherme, día 6 de Julio de 2007 a las 10:06
CRISIS DE GOBIERNO:
Zapatero podría cambiar a tres ministros

Coñe... podría "mover el banquillo" y en lo que le queda nombrar cienes de ministros... todos cobrando ... así podrá darles el gusto a los "amiguetes" antes de irse... voy a llamarle a ver si me cae algo por masón ... su móvil es 555.666.777 ... jorl ... ahora que hay hueco ... podría estirarse el tío... Uhmmm... mejor no ... antes pobre que aguantar un rato a la vicevoga y las perogrulladas del fulano... o tal ves sí... después del susto de ver a la vice-mona... unas risas...
93 Sherme, día 6 de Julio de 2007 a las 10:11
coñe... no son tres .. CUATRO ... como Polankone... jejejeje... la Karma Xtakón .. un crítico literario ... ¡a los más, a lo más ¡¡¡YA NOS QUEDAN OCHO meses ... ¡¡si no hay mal que cien años dure!!
94 tigrita, día 6 de Julio de 2007 a las 10:23
Como hoy la cosa va de masones y Sherme es un experto en el tema, tigrita para no ser menos entra en la discusión y expone sus puntos de vista.
No importa pertenecer a ninguna logia para ser masón, basta comulgar con el ideario masónico, con sus valores, y sus ratios de influencia, para contaminar los ambientes propicios a la perversión, sean estos profesionales, universitarios, lúdicos, morales o religiosos. No olvidemos que hasta al mismo Franco la masonería eclesiástica lo quería excomulgar. Tiene bemoles la cosa.
Cada masón es autónomo en sus perversiones, no hay reglas, todas son válidas en sus fines: Corromper a la sociedad, destruir sus valores pervertir a la juventud y contaminar a la familia. AliBaba, educación para la ciudadanía, el laicismo, el aborto el cristianismo, la Iglesia esto son sus objetivos. Y haría bien la sociedad en tomarse en serio estas cosas para prevenir males mayores.
95 taraza, día 6 de Julio de 2007 a las 10:23
También digo que si la Generalidad de Cataluña decretase hoy mismo la independencia, el Gobierno de España no se opondría.
Y lo mismo pasaría con vascos y gallegos. Aunque el País Vasco independiente, no sería viable; por eso necesitan Navarra.
Galicia indepediente, sí sería viable: emigrarían a Madrid, Canarias o donde fuese, todos aquellos que significasen algo. Quedarían los conformistas y los inútiles. Viable.
Es una buena oportunidad para los independentistas catalanes.
Quizá no sea tan buena después de las elecciones generales.
96 Sherme, día 6 de Julio de 2007 a las 10:28
Creo que ha metido a uno que se dedicaba a lo de la investigación de "células madre" con embriones... mientras esté de "menistro"... buf...lo malo es que seguro que va "a impulsar" esa vía, fijo. Además de tirar el dinero... nuevas historias con la moral y el ataque a la Iglesia ... serán jodíos ... (no lo digo en coña) .. es que además esa vía es una pérdida de tiempo... hay que investigar con las células madre PROPIAS... su obtención, cualidades y procedimientos terapéuticos. Crear embriones para investigar es (a parte de lo inmoral) una vía muerta... sería como un transplante de tejidos extraños... hasta ahora esa vía no ha producido nada, al contrario de la otra ... claro que eso no tiene nada que ver con "la política" de estos capullos...
97 Sherme, día 6 de Julio de 2007 a las 10:39
94# "No importa pertenecer a ninguna logia para ser masón, basta comulgar con el ideario masónico..""al mismo Franco la masonería eclesiástica lo quería excomulgar"..."Cada masón es autónomo en sus perversiones, no hay reglas"... vaya, vaya, Tigrita ... ¡¡y además son LIBERALES!!

En fin, no hace falta ser CATÓLICO/A para tener OBSESIONES PROPIAS... basta con hacer un esfuerzo ... lo importante es NO PENSAR, NO INFORMARSE, NO LEER... "la Verdad" nos llegará por insuflación... ¿no Tigrita? Jorl .. es que hay masones que no saben ni que lo son ... ahí está la masonería ..qué Poder ... qué poderío ... si es que son demoníacos ... y tu "Dios", como Rajoy,... mirando al tendido... ¡así va España y el mundo mundial!

No puedo, no puedo... cómo necesito esa playa...
98 El_Criti, día 6 de Julio de 2007 a las 11:11
nose porque tanto bombo al cambio de ministros, el gobierno es el mismo. lo que importa a la sociedad es el proceso de conchabeo entre gobierno y eta y lo que realmente quieren saber los españoles es o bien la fecha de las elecciones o las actas de la negociación con eta, la entrada y salida de estos ministrillos es para desviar la atención y para simular que se gobierna.
99 tigrita, día 6 de Julio de 2007 a las 11:11
Y es más Sherme: Cualquier individuo que se declare liberal y ateo, tiene un 80% de posibilidades de comulgar con el ideario masónico. Sí no falla
100 Sherme, día 6 de Julio de 2007 a las 11:12
Uhmm. parece que no me había equivocado .. Bernard(o) Soria, es ese de las células madre embrionarias. Pero, parece ser que ahora está más calmado con ese tema y va más por lo del las células madre adultas. ¡Uf!
Tal vez solo sea "para darse imagen" de cara a las proximísimas elecciones... "vender la burra" ... que ya no le queda nada que vender... y la Carmen Chacón (jode el castellano ¿eh, Karma?) por lo de las paridas... ¡qué poeta perdemos con la Calvo! .. esa fraila ...

« 1 2 3 4 5 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899