Menú

Sobre Santa Teresa

31

A ver qué parece esto a los expertos:

Si Francisco Javier podría personificar el espíritu misionero en la primera mitad del siglo XVI, una de las mejores representantes de la religiosidad interna en España durante la segunda mitad del siglo sería Teresa Sánchez Cepeda, nacida en Ávila en 1515 y llamada más tarde Teresa de Jesús. Aunque se ha insistido, algo ociosamente como en otros casos, en los antecedentes conversos por el lado paterno de su familia, su carácter plenamente cristiano no ofrece duda. Con siete u ocho años, ella y un hermano suyo, influidos por las leyendas cantadas en romances y por el ambiente religioso, se fueron de casa con intención de marchar a "tierra de infieles" y conseguir allí el martirio. Devueltos a casa por un tío suyo, decidieron hacerse ermitaños. A los doce años se aficionó a los libros de caballerías y a sus "vanidades" y finalmente, tras una grave enfermedad, decidió meterse monja. Ante la rotunda oposición de su padre, dejó la casa familiar e ingresó en un convento, con dieciocho años. Su salud empeoró, y aunque su padre la llevó a otra localidad para que se recuperase, llegó a quedar paralítica durante dos años. Según escribiría, en 1542 tuvo una visión de Jesucristo y fue influida por algunos dominicos y jesuitas; a partir de 1558 habría tenido nuevas visiones místicas y contacto con la divinidad. Al mismo tiempo se propuso una reforma rigorista de la orden del Carmen donde había profesado, la cual se había relajado notablemente, a su juicio. Proponía una estricta pobreza, clausura y ejercicios ascéticos para mortificar la carne. Después de diversos obstáculos, fue autorizada a proseguir con su reforma y fundar monasterios. Pese a su mala salud que le ocasionaba fuertes dolores, desde 1562 hasta su muerte veinte años más tarde, recorrería gran parte de España, fundando hasta dieciséis conventos carmelitas, en Ávila, Toledo, Pastrana, Alcalá de Henares, Salamanca, Medina del Campo, Segovia, Sevilla, etc.; que, por lo demás, componían un conjunto de ciudades bastante ricas, objeto de abundante literatura. Promovió una derivación de la orden, los Carmelitas descalzos, que encontraría fuerte oposición entre los calzados, reacios a sus reformas.

Las experiencias místicas y aspiraciones reformistas despertaron los recelos, interesados o no, de muchas personas, y en 1574 y otras ocasiones posteriores Teresa fue denunciada a la Inquisición, por expresiones presuntamente heréticas en sus libros y por la semejanza de sus éxtasis con los alumbrados. Pues desde principios del siglo habían ido formándose en algunas ciudades círculos religiosos llamados alumbrados o iluministas, una derivación extrema de las ideas erasmianas de religiosidad "recogida", oración interior y aprecio no muy alto por el clero. Lo cual llevaba a los alumbrados al "dejamiento" o abandono personal a la gracia divina, que produciría una comunicación directa con Dios mediante éxtasis místicos, dejando de lado los ritos externos, la jerarquía eclesiástica o la idea del infierno. Entre los "dejamientos" y la práctica sexual había más que semejanzas, pues sus penitencias podían consistir en ayuntamientos carnales entre los sacerdotes y sus seguidoras, que por este medio sacarían almas del purgatorio o hasta engendrarían algún mesías. Los alumbrados, y también Teresa, fueron tachados de tener comunicación con el diablo, no con Dios, y fueron castigados con penas menores.

Varias ideas alumbradas recordaban al protestantismo, que a mediados de siglo preocupaba a la Inquisición y a la autoridad política como fuente de posibles desórdenes y guerras civiles al estilo de los del centro de Europa. Máxime cuando las querellas religiosas internas amenazaban ya a Francia y la corona inglesa, asimilada al protestantismo y en colaboración con él, patrocinaba ya como negocio la piratería contra barcos españoles en el Mar del Norte y Canal de la Mancha. En 1558 y 1562 se incoaron procesos contra núcleos protestantes detectados en Valladolid y en Sevilla, los cuales fueron extirpados drásticamente, con ejecución de un centenar de personas. Después, los brotes luteranos serían mucho menores y con escasas ejecuciones. Se dice que Teresa tuvo la visión de la tortura y asesinato del jesuita padre Acevedo y otros treinta y nueve misioneros que iban a Brasil, por el pirata hugonote Jacques Sores, que en 1555 había asaltado y quemado La Habana.

Teresa de Jesús superó, sin embargo, las suspicacias y molestias inquisitoriales. Contó con el apoyo de religiosos que serían canonizados, como el cacereño Pedro de Alcántara o el valenciano Francisco de Borja, tercer director general de los jesuitas, después de Ignacio de Loyola y del padre Laínez. Sus confesores y protectores le incitaron a escribir su autobiografía y sus experiencias, a lo que ella accedió, aun no creyéndose buena literata. Fue muy importante su relación con Juan de Yepes, conocido para la posteridad como San Juan de la Cruz, uno de los mayores poetas españoles y el mayor poeta místico, de gran influencia posterior dentro y fuera de España. Al revés que Teresa, procedía de familia "pobre de solemnidad", de un pueblo de Ávila, y recibió en calidad de tal instrucción sumaria en un colegio religioso, y más tarde enseñanza superior con los jesuitas de Medina del Campo. Adquiriría una cultura humanística y teológica muy elevada. En 1567 conoció a Teresa, que le convenció de unirse a la orden del Carmen reformada, fundó algunos monasterios para varones y ayudó a aquella en sus otras fundaciones. Las trifulcas dentro de la orden carmelita se cebaron especialmente en él, pues en 1577 fue apresado durante nueve meses, en Toledo, por carmelitas "calzados", que lo sometieron a latigazos y humillaciones hasta que consiguió huir. En prisión escribió parte de su Cántico espiritual, inspirado en el Cantar de los cantares bíblico. Sus otras dos obras más conocidas son Noche oscura del alma y cuyo tema es el encuentro del alma con Dios, su separación del cuerpo y los obstáculos mundanos y penalidades a vencer en el proceso. Para explicar su simbolismo escribiría un trabajo en prosa con el mismo título. El tema es esencialmente el mismo en Subida al monte Carmelo o en Llama de amor viva. Los poemas están influidos por la Biblia, en especial el Cantar de los cantares, por Petrarca y, como fue típico en España, donde las formas del Renacimiento no impidieron la continuidad de la poesía popular y su combinación con las primera, por el romancero. Escribió también obras de teología. Lo esencial es el proceso de unión con Dios, que exige el silencio de las potencias del alma, memoria, entendimiento y voluntad, y su transformación completa en las virtudes teologales, esperanza, fe y caridad.

Tienen gran semejanza las poesías y obras místicas de Santa Teresa, que propone en su autobiografía cuatro pasos para la máxima elevación espiritual: la oración mental concentrada en la pasión de Cristo y la penitencia; la disolución de la voluntad personal en la divina; un estado de éxtasis sobrenatural en que la razón, la imaginación y la memoria son absorbidas por el sentimiento de Dios, y por último el rapto completo en que desaparece la consciencia de estar en el cuerpo y todas las facultades humanas se absorben en la divinidad, llegando a una sensación de levitar.

Así como Juan de la Cruz emplea el amor humano como metáfora de la experiencia mística, la descripción de algunas visiones por Teresa sugieren el acto sexual, que ha permitido una fácil explicación freudiana como derivación histérica de la sexualidad. Ello parece más apropiado para el fenómeno de los alumbrados, pero en la vidas de ella nada permite suponer histeria, todo lo contrario, pues siempre parece haber mantenido la serenidad. Su célebre poema Nada te turbe (...) la paciencia todo lo alcanza (...) sólo Dios basta...refleja evidentemente su actitud. Y no hay constancia alguna de una derivación sexual en su mística, más bien al contrario. En algunos poemas y en obras como Camino de perfección  o El castillo interior o Las Moradas se revela como una de las más destacadas escritoras o escritores místicos que haya habido, y su penetración introspectiva le permite explicar con claridad sus experiencias, en un lenguaje sencillo y de notable calidad literaria. Por otra parte, su misticismo no estorbaba un talento organizador y práctico del mayor nivel, expuesto en su obra fundadora y en sus libros de orientaciones para la dirección de los conventos.

--------------------------------

**** Ante el asesinato del policía, Zapatero habla de "firmeza inquebrantable" y Rajoy de "cercanía y colaboración". Firmeza inquebrantable, dice el mayor colaborador que la ETA ha tenido en su historia. Por supuesto, el futurista, al mismo negocio. Sacrificándose y aguantando el "coñazo", hay que suponer. La política, en plena involución antidemocrática, convertida en una farsa sangrienta. Es difícil contener el vómito. Y los simples, a concentrarse "contra la ETA".

**** "Unos 7.000 policías locales de toda España se manifestaron este miércoles en Madrid. La anécdota estuvo en la presencia de dos strippers caracterizados como policías con muy poca ropa. La organización pidió un speaker y por un malentendido se contrató a estos dos bailarines ligeritos de ropa".

Los cretinos jefecillos no pidieron portavoces u oradores, sino "speakers". Saben mucho inglés los bobalicones. ¿A quiénes se lo pedirían? Pero la errata mejoró el original, que decía Campmany. Y les dio una idea: la próxima manifestación, estos polis tan avanzados irán en pelota, como otra "mani" hace unos días. Hay que ponerse a tono con los tiempos zapotescos.

31
comentarios
1 DeElea, día

"Característico de la ola que avanza es que, siendo atea, repudia a la razón humana. Una actitud semejante parecería ser, a su vez, una contradicción en los términos, puesto que si negamos el valor de la razón humana, si afirmamos que no podemos llegar a ninguna verdad mediante la razón, pues entonces ni siquiera esa afirmación puede ser verdadera. Si eso es cierto, nada es verdadero y no hay nada que valga la pena expresar. Pero ese gran Ataque Moderno (que es más que una herejía) es indiferente ante la auto-contradicción. Se limita a afirmar. Avanza como un animal, confiando exclusivamente en la fuerza. Más aún, quizás valga la pena señalar de pasada que esto puede muy bien convertirse en la causa de su derrota final; porque hasta ahora la razón siempre ha vencido a sus opositores y el hombre domina a las bestias en virtud de su razón. De cualquier manera que sea, éste es el caracter principal del Ataque Moderno. Es materialista y ateo; y siendo ateo, necesariamente es indiferente ante la verdad. Porque Dios es Verdad. Pero existe (como descubrieron los más grandes entre los antiguos griegos) cierta indisoluble Trinidad constituida por la Verdad, la Belleza y la Bondad. No se puede negar o atacar a una de ellas sin, simultáneamente, negar o atacar a las otras dos. En consecuencia, con el avance de este nuevo y tremendo enemigo de la Fe y de toda la civilización que la Fe produce, lo que se viene no es tan sólo un desprecio por la belleza sino un odio hacia ella; e inmediatamente después, pisándole los talones, aparece el desprecio y el odio a la virtud. Los tontos menos malos, los menos viciosos conversos que ha hecho el enemigo, hablan vagamente de “reajustes”, de “un nuevo mundo” y de un “nuevo orden”; pero no comienzan diciéndonos – como por razones elementales deberían hacerlo – sobre qué principios habrá de levantarse este nuevo orden. No definen el fin que tienen en vista." Hilaire Belloc

2 DeElea, día

"El Ataque Moderno contra la Iglesia Católica – el más universal de todos los que ha sufrido desde que fuera fundada – ha progresado tanto que ya ha producido consecuencias sociales, intelectuales y morales. Estas consecuencias, combinadas, le dan cierto sabor a religión. Este Ataque Moderno, como ya he señalado, no es una herejía en el antiguo sentido de la palabra; ni una síntesis de herejías que tienen en común el odio a la Fe (como lo fue el movimiento protestante). A pesar de ello, sin embargo, es mucho más profundo y sus consecuencias son mas devastadoras que las anteriores herejías. Es esencialmente ateo, aún cuando su ateísmo no sea abiertamente predicado. Considera al hombre como un ser autosuficiente, a la oración como una autosugestión y – esto es fundamental – a Dios como nada más que un producto de la imaginación; como la propia imagen del ser humano arrojada al universo; como un fantasma y no como una realidad. Entre sus muchas sabias declaraciones, el Papa actual {[*4*]} pronunció una frase cuyo profundo sentido fue por demás notable en su momento y, desde entonces, ha sido poderosamente confirmado por los acontecimientos. Lo que dijo fue que, mientras que en el pasado la negación de Dios había estado confinada a un número comparativamente reducido de intelectuales, esa negación ahora ha ganado a las multitudes y se halla actuando en todas partes como una fuerza social." Hilaire Belloc

3 DeElea, día

"Éste es el enemigo moderno; éste es ese diluvio en progreso; ésta es la mayor lucha, y puede ser la final, entre la Iglesia y el mundo. Debemos juzgar a este enemigo por sus frutos y los mismos, si bien aún no están maduros, ya se han hecho reconocibles. ¿Cuáles son esos frutos? En primer lugar, estamos siendo testigos del renacimiento de la esclavitud; un resultado necesario de la negación del libre albedrío cuando dicha negación avanza un paso más allá de Calvino y niega tanto la responsabilidad ante Dios como la limitación del poder del ser humano. Las dos formas de esclavitud que están apareciendo gradualmente y que, por el efecto del ataque moderno a la Fe, se harán cada vez más maduras a medida en que pase el tiempo, son la esclavitud respecto del Estado y la esclavitud respecto de corporaciones e individuos privados. Los conceptos se emplean con tanta ambigüedad actualmente; existe tal parálisis en el poder de la definición, que casi cualquier frase en la que se emplean giros actuales puede llegar a ser malinterpretada. Si fuésemos a decir “esclavitud bajo el capitalismo”, el término “capitalismo” significará distintas cosas para diferentes personas. Para un grupo de escritores significará (y debo confesar que significa para mí cuando lo empleo) “la explotación de masas de personas aún libres por parte de unos pocos propietarios de los medios de producción, transporte e intercambio.” Cuando la masa de las personas está desposeída – vale decir: cuando no posee nada – los individuos se vuelven completamente dependientes de los propietarios; y cuando esos propietarios están envueltos en una activa competencia para bajar los costos de producción, las masas de personas a las que explotan no sólo carecen del poder de ordenar sus propias vidas sino que, además, sufren carencias e inseguridades. Pero para otra persona el término “capitalismo” podría significar simplemente el derecho a la propiedad privada; para algún otro designará al capitalismo industrial que trabaja con máquinas y que contrasta con la producción agrícola. Lo repito: a fin de que la discusión tenga sentido en absoluto tenemos que tener nuestros términos claramente definidos. Cuando el Papa actual se refirió en su Encíclica a personas reducidas “a una condición no lejana de la esclavitud”, lo que quiso dar a entender es justamente lo que se ha dicho más arriba. Cuando la masa de las familias de un Estado carecen de propiedades, quienes antes eran ciudadanos se convierten en esclavos. Mientras más interviene el Estado para imponer condiciones de seguridad y abastecimiento; mientras más regula los salarios, provee seguros compulsivos, atención médica, educación y, en general, mientras más se hace cargo de las vidas de los asalariados en beneficio de las compañías y las personas que emplean a estos asalariados, tanto más se acentúa esa condición de semi-esclavitud. Si continuara por, digamos, unas tres generaciones, se volverá tan firmemente establecida como hábito social y como esquema mental que ya no habrá escapatoria de ella en aquellos países en dónde un socialismo de Estado de este tipo ha sido forjado e impuesto sobre el organismo político. En Europa, particularmente Inglaterra (pero también muchos otros países en un grado menor) se ha adherido a este sistema. Por debajo de cierto nivel de ingresos, a una persona se le garantiza la mera subsistencia en caso de que se quede sin empleo. El subsidio le es abonado por funcionarios públicos al precio de la pérdida de la dignidad humana. Cada circunstancia de su familia es examinada; está más en las manos de estos funcionarios cuando pierde su empleo que en las manos de su empleador cuando lo tiene. El sistema se encuentra todavía en transición; las personas aún no perciben hacia qué fines conduce la tendencia, pero el desprecio por la dignidad humana, la negación – al menos potencial, cuando no concreta – del la doctrina del libre albedrío han conducido por consecuencia natural a instituciones que ya son semi-serviles. Se volverán completamente serviles a medida en que pase el tiempo. Ahora bien, en contra del mal de la esclavitud asalariada , existe cierto remedio propuesto desde hace largo tiempo y que hoy trabaja duro y se encuentra en funciones. El nombre más breve para el mismo es comunismo: la esclavitud estatal; mucho más avanzada e integral que la primera forma de esclavitud capitalista De la “esclavitud asalariada” sólo podemos hablar en forma de metáfora. La persona que trabaja por un salario no es plenamente libre como lo es una persona poseedora de una propiedad. Tiene que hacer lo que su patrón le ordena y, cuando su condición no es la de una minoría, ni siquiera la de una minoría limitada sino virtualmente la de la totalidad de la población, a excepción de una comparativamente pequeña clase capitalista, la proporción de la libertad real en su vida se reduce por cierto. No obstante, legalmente, sigue estando allí. El empleado todavía no ha caído en la condición de esclavo aún en las comunidades más altamente industrializadas. Su status legal sigue siendo el de un ciudadano. En teoría sigue siendo una persona libre que ha convenido por contrato con otra persona el realizar cierta cantidad de trabajo por una cierta cantidad de salario. La persona que firma contrato y paga puede obtener, como puede no obtener, un beneficio con ello. La persona que firma contrato y trabaja puede recibir en forma de salario un valor equivalente, o un valor no equivalente, al valor del trabajo que realiza. Pero, técnicamente, ambos son libres. Esta primera forma del mal social producida por el espíritu moderno es más bien una tendencia a la esclavitud que la esclavitud misma. Si se quiere, se la puede llamar semi-esclavitud allí en dónde está relacionada con enormes empresas, grandes fábricas, corporaciones monopólicas, etc. Pero sigue no siendo una esclavitud total. Ahora bien, el comunismo es esclavitud total. Es el enemigo moderno trabajando abiertamente, sin disfraz y a alta presión. El comunismo niega a Dios, niega la dignidad y por lo tanto la libertad el alma humana y abiertamente esclaviza a las personas a lo que llama “el Estado” – que en la práctica no es sino un conjunto de funcionarios privilegiados. Bajo un comunismo pleno no habría desempleo, así como no hay desempleo en una prisión. Bajo un comunismo pleno no habría miseria ni pobreza, excepto allí en dónde los amos de la nación eligieran adrede dejar que las personas se mueran de hambre, o darles una vestimenta insuficiente, u oprimirlas de cualquier otra manera. Un comunismo aplicado honestamente por funcionarios carentes de debilidades humanas y comprometidos exclusivamente con el bien de sus esclavos tendría ciertas manifiestas ventajas materiales si se lo compara con el sistema asalariado de proletarios en el cual millones viven al borde de la inanición y muchos millones más en un terror permanente a caer en ella. Pero aún administrado de esta manera el comunismo sólo produciría sus beneficios imponiendo la esclavitud. Estos son los primeros frutos del Ataque Moderno en el aspecto social; los primeros que aparecen en la región de la estructura social. Antes de que se fundara la Iglesia veníamos de un sistema social pagano en el cual la esclavitud estaba por todas partes, en el que toda la estructura de la sociedad descansaba sobre la institución de la esclavitud. Con la pérdida de la Fe estamos volviendo a esa institución de nuevo." Hilaire Belloc

4 DeElea, día

"La última categoría de consecuencias por la que podemos juzgar el carácter del Ataque Moderno está formada por los frutos que produce en el campo de la inteligencia; en lo que le hace a la razón humana. El asalto a la razón comenzó cuando el Ataque Moderno se hallaba en gestación hace algunas generaciones atrás, por los tiempos en que estuvo confinado a un pequeño número de intelectuales. Pareció que iría a progresar poco fuera de un círculo restringido. El hombre común con su sentido común (y ambos constituyen los baluartes de la razón) no se vieron afectados. Hoy lo están. Hoy en día la razón está desacreditada por todas partes. El antiguo proceso de convicción por medio de argumentos y pruebas ha sido reemplazado por la afirmación reiterativa; y casi todos los términos que otrora fueron la gloria de la razón conllevan ahora una atmósfera de desprecio. Véase, por ejemplo, lo que ha sucedido con la palabra “lógica”, con la palabra “controversia”. Nótense frases populares tales como: “Nadie se ha convencido todavía mediante argumentos”; o bien: “Se puede demostrar cualquier cosa”; o bien: “Todo eso podrá estar muy bien según la lógica pero en la práctica es muy diferente”. El idioma corriente de las personas se está saturando con expresiones que en todas partes muestran una connotación de desprecio por la utilización de la inteligencia. Pero la Fe y la utilización de la inteligencia están inextricablemente unidas. La utilización de la razón es una parte principal – o más bien el fundamento – de toda investigación de las cosas más elevadas. La Iglesia proclamó el misterio precisamente porque a la razón se le había dado esta autoridad divina; esto es: la Iglesia admitió que la razón tenía sus límites. Tenía que ser así ya que, de otro modo, los poderes absolutos adjudicados a la razón podrían conducir a la exclusión de verdades que la razón puede aceptar pero no demostrar. La razón fue limitada por el misterio tan sólo para aumentar la soberanía de la razón en su propia esfera. Cuando se destrona a la razón no es sólo la Fe la que también resulta destronada (ambas subversiones van juntas). Cuando ello sucede toda moral y toda actividad legítima del alma humana resultan destronadas al mismo tiempo. No hay más Dios. De modo que las palabras “Dios es Verdad”, que la mente de la Europa Cristiana utilizó como postulado en todo lo que dijo, cesan de tener significado. Nadie puede analizar ya la justa autoridad del gobierno ni ponerle límites. En la ausencia de la razón, la autoridad política que descansa sobre la mera fuerza se convierte en ilimitada. Y la razón se convierte así en víctima porque lo que el Ataque Moderno está destruyendo con su falsa religión de la humanidad es a la humanidad misma. Al ser la razón la corona del ser humano y, al mismo tiempo, su caracter distintivo, los anarquistas marchan contra la razón y ven en ella a su principal enemigo." Hilaire Belloc

5 DeElea, día

"De este modo el Ataque Moderno opera y se desarrolla. ¿Qué es lo que presagia para el futuro? Ésa es la cuestión práctica, inmediata, que todos tenemos que enfrentar. El ataque ya está lo suficientemente desarrollado como para que hagamos algunos cálculos acerca de cual puede ser la siguiente fase. ¿Qué desgracia caerá sobre nosotros? O bien y de nuevo: ¿de qué reacción positiva nos beneficiaremos? Concluiré con estas dudas. El Ataque Moderno está mucho más avanzado de lo que generalmente se aprecia. Siempre es así con los grandes movimientos de la Historia de la humanidad. Es otro caso más de un “desfase temporal”. Un poder que se encuentra en la víspera de la victoria parece estar tan sólo a medio camino de su objetivo – incluso puede parecer que está en condiciones todavía controlables. Un poder en la plena primavera de sus energías iniciales aparece ante sus contemporáneos como un pequeño y precario experimento. El ataque moderno a la Fe (el último y más formidable de todos) ya ha avanzado tanto que podemos afirmar una cosa importantísima con bastante claridad: una de dos cosas tiene que suceder; uno de dos resultados tiene que volverse definitivo a través del mundo moderno. O bien la Iglesia Católica (que se está convirtiendo hoy rápidamente en el único lugar en dónde las tradiciones de la civilización son entendidas y defendidas) quedará reducida por sus enemigos modernos a la impotencia política, a la insignificancia numérica y – en lo que hace a la opinión pública – al silencio; o bien la Iglesia Católica, en este caso al igual que en el pasado, reaccionará contra sus enemigos con más fuerza de la que éstos pudieron emplear contra ella, se recuperará y extenderá su autoridad y surgirá una vez más tomando el liderazgo de la civilización que construyó, para recuperar y restaurar al mundo. En una palabra: o bien nosotros, los de la Fe, nos convertiremos en una pequeña isla, perseguida y desdeñada, en medio de la humanidad; o bien seremos capaces de hacer oír al final de la contienda el antiguo grito de batalla: “¡Christus Imperat!” La conclusión humana normal en semejantes conflictos – la de que uno de los combatientes será aplastado y desaparecerá – no puede ser aceptada. La Iglesia no desaparecerá puesto que no está hecha de materia mortal; es la única institución entre los seres humanos que no está sujeta a la ley universal de la mortalidad. Por consiguiente no podemos decir que la Iglesia puede ser eliminada, pero puede ser reducida a un pequeño grupo casi olvidado entre el enorme número de sus opositores que despreciarán a la institución derrotada. Y la alternativa a la anterior tampoco puede ser aceptada. Porque, aún cuando este gran movimiento moderno (que tan singularmente se parece al avance del Anticristo) pueda ser rechazado y hasta puede perder sus características y morir como lo hizo el protestantismo ante nuestros propios ojos, ello no significará el fin del conflicto. Éste puede ser el conflicto final. También es posible que haya una docena más por venir, o cien más. Pero ataques a la Iglesia Católica siempre habrá y nunca la disputa entre las personas conocerá una unidad completa, ni la paz y la alta nobleza a través de una completa victoria de la Fe. Porque si eso fuese posible, el mundo no sería lo que es y Jesucristo no habría confrontado con el mundo. Pero aún cuando no en forma total, en lo esencial uno de los dos destinos tiene que concretarse: o bien una victoria católica o bien una victoria anti-cristiana. El Ataque Moderno es tan universal y se mueve con tanta rapidez que las personas muy jóvenes de hoy seguramente vivirán para ver algo así como una decisión en esta gran batalla. Algunos de los más agudos observadores de la generación pasada y de la actual han utilizado su inteligencia para tratar de descubrir hacia qué lado se inclinará el destino. Uno de los católicos franceses más inteligentes, un judío converso, ha escrito una obra para sugerir ( o demostrar) que la primera de las dos posibilidades constituirá nuestra suerte. Imagina a la Iglesia en sus últimos años viviendo aparte. Ve a una Iglesia del futuro reducida a muy pocos miembros y dejada de lado por la corriente general del nuevo paganismo. Según su visión, en el interior de la Iglesia del futuro habrá, por cierto, una devoción intensa pero será una devoción practicada por un organismo pequeño, aislado y olvidado en medio de sus semejantes. El fallecido Robert Hugh Benson escribió dos libros, notables cada uno de ellos, y ambos previendo posibilidades opuestas. En el primero de ellos – “El Señor del Mundo” – presenta el cuadro de una Iglesia reducida a una banda trashumante, como regresando a sus orígenes, el Papa a la cabeza de los Doce, y una conclusión al día del Juicio Final. En el segundo libro, avizora la restauración plena del organismo católico, con nuestra civilización restablecida, reforzada, asentada una vez más y revestida de su mentalidad correcta, porque en esa nueva cultura – aún cuando llena de imperfecciones humanas – la Iglesia habrá recuperado su liderazgo entre las personas e ilustrará al espíritu de la sociedad otra vez con equilibrios y con belleza. " Hilaire Belloc

6 DeElea, día

"¿Cuales son los argumentos a esgrimir por cualquiera de las dos partes? ¿Sobre qué bases deberíamos afirmarnos para establecer una tendencia en un sentido o en otro? En cuanto a la primera cuestión (la disminución de la influencia católica, la reducción de nuestro número y de nuestro poder político hasta el borde de la extinción), lo que hay que destacar es la cada vez mayor ignorancia del mundo acerca de nosotros, y eso unido a la pérdida de aquellas facultades mediante las cuales las personas podrían apreciar el significado del catolicismo y favorecer su salvación. El nivel cultural, incluyendo el sentido del pasado, está disminuyendo visiblemente. Con cada década ese nivel es más bajo que en la década pasada. En esa declinación, la tradición se está interrumpiendo y diluyendo como la nieve al final del invierno; grandes fragmentos se caen en distintos momentos para disolverse y desaparecer. En nuestra generación se ha perdido la supremacía de los clásicos. Por todas partes es posible hallar personas en posiciones de poder que han olvidado de dónde venimos; personas para las cuales el griego y el latín – los idiomas fundamentales de nuestra civilización – son incomprensibles; o bien y en el mejor de los casos, meras curiosidades. Los ancianos actualmente vivos pueden recordar vagamente una rebelión contra la tradición; pero los jóvenes, por su parte, sólo perciben cuan poco queda de aquello en contra de lo cual podrían rebelarse y muchos temen que, antes de que estos jóvenes mueran, el cuerpo de la tradición haya desaparecido. Esa clase de fe ha sido, en su mayor parte, desmantelada; al menos para la mayor parte de las personas, como todos admitirán. Tan cierto es esto que ya una mayoría (y yo afirmaría que es una mayoría muy grande) ya ni sabe qué significa la palabra “fe”. Para la mayoría de las personas que la escuchan (en relación con la religión) significa, o bien una aceptación ciega de afirmaciones irracionales y de leyendas que la experiencia común condena, o bien un simple hábito heredado de imágenes mentales que nunca han sido puestas a prueba y que, ante el primer contacto con la realidad, se disuelven como los sueños que son. Para la gran masa de las personas modernas ha cesado de existir todo el extenso cuerpo de la apologética y toda la ciencia teológica (la reina exaltada que se halla por sobre cualquier otra ciencia). Basta con mencionar esas disciplinas para dar una impresión de irrealidad y de insignificancia. Hemos arribado ya a esta extraña situación en la cual, mientras el conjunto católico (que en la práctica ya es una minoría incluso en la civilización blanca) entiende a sus opositores, estos opositores no entienden a la Iglesia Católica. Un historiador podría trazar un paralelo entre el conjunto católico actual y el decreciente conjunto pagano de los Siglos IV y V. Los paganos, especialmente los educados y cultivados cuyo número se reducía cada vez más, conocían muy bien las altas tradiciones a las que adherían, y entendían (aún odiándolo) a ese nuevo fenómeno que era la Iglesia, que había crecido entre ellos y que estaba a punto de desplazarlos. Pero los católicos que suplantarían a los paganos comprendieron cada vez menos al estilo pagano; descuidaron sus obras de arte y tomaron sus dioses por demonios. Así en la actualidad la antigua religión de los paganos es respetada pero ignorada. Aquellas naciones que por tradición son anti-católicas, que otrora fueron protestantes y ahora ya no tienen tradiciones establecidas, han estado en auge por tan largo tiempo que consideran a sus opositores católicos como definitivamente derrotados. Y aquellas naciones que retuvieron la cultura católica se hallan ahora ya en la tercera generación de educación social anti-católica. Sus instituciones podrán tolerar a la Iglesia, pero nunca en una alianza activa con ella y con frecuencia en aguda hostilidad. A juzgar por todos los paralelos de la Historia y por las leyes generales que gobiernan el surgimiento y la caída de los organismos, se podría concluir en que ha terminado el papel activo del catolicismo en los asuntos del mundo; que en el futuro, quizás en un futuro cercano, el catolicismo habrá de perecer. El observador católico negaría la posibilidad de una extinción completa de la Iglesia. Pero también él tiene que seguir los paralelos históricos; también él debe aceptar las leyes generales que gobiernan el crecimiento y la decadencia de los organismos. En vista de todos los cambios que han ocurrido en la mente de las personas, también él deberá tender a sacar la trágica conclusión de que nuestra civilización que ya ha cesado de ser cristiana en gran medida, terminará perdiendo por completo su carácter general cristiano. El futuro a avizorar es un futuro pagano, y un futuro pagano con una nueva y repulsiva forma de paganismo, pero aún así poderosa y omnipresente a pesar de su repugnancia. Ahora bien, por el otro lado, existen consideraciones menos obvias pero que llaman fuertemente la atención de los que piensan y que son versados en las cuestiones del pasado y poseen experiencia en cuestiones relacionadas con la naturaleza humana. En primer lugar está el hecho que, a lo largo de los siglos, la Iglesia ha reaccionado con fuerza impulsando su propia resurrección en los momentos de mayor peligro." Hilaire Belloc

7 DeElea, día

"El conflicto mahometano estuvo muy cerca. Casi nos empantana. Sólo la reacción armada de España, seguida por las Cruzadas, evitó el triunfo completo del Islam. La agresión del bárbaro, la de los piratas del Norte, la de las hordas mongoles, llevaron a la Cristiandad al borde de la destrucción. Y, sin embargo, los piratas del Norte fueron contenidos, derrotados y bautizados a la fuerza. La barbarie de los nómadas del Este fue eventualmente derrotada; en forma muy tardía pero no tan tarde como para que no fuese posible salvar lo que podía ser salvado. El movimiento que se llamó la Contrarreforma enfrentó el avance hasta entonces triunfal de los herejes del Siglo XVI. Incluso el racionalismo del Siglo XVIII fue, en su momento y lugar, controlado y rechazado. Es cierto que engendró algo peor, algo de lo cual ahora padecemos. Pero hubo una reacción contra él y esa reacción bastó para mantener viva a la Iglesia y hasta para que recuperara elementos de poder que se creían perdidos para siempre. Siempre habrá una reacción y, respecto de la reacción católica existe cierta vitalidad, una cierta forma de aparecer con fuerza inesperada a través de nuevos hombres y nuevas organizaciones. La Historia y la ley general del surgimiento y la decadencia, en sus lineamientos principales conducen a la primera conclusión: a un rápido agotamiento del catolicismo en el mundo. Pero la observación, tal como se aplica al caso particular de la Iglesia Católica, no conduce a esa conclusión. La Iglesia parece tener una vida, orgánica e innata, bastante inusual; un modo de ser único y poderes de resurgimiento que le son peculiares. Además, destaquemos este punto por demás interesante: las mentes más vigorosas, más agudas y más sensibles de nuestro tiempo se están inclinando claramente hacia el lado católico. Por su propia naturaleza constituyen, por supuesto, una pequeña minoría; pero son una minoría muy poderosa en materia de asuntos humanos. El futuro no se decide por votación pública; se decide por el desarrollo de ideas. Cuando las personas que mejor piensan, que sienten con mayor intensidad y que dominan las formas de expresión comienzan a mostrar una nueva tendencia hacia algo determinado, ese algo tiene buenas probabilidades de dominar el futuro. No puede haber duda de esta nueva tendencia a simpatizar con el catolicismo – y, en el caso de personalidades fuertes, de aceptar el riesgo, de aceptar la Fe y de proclamarse sus defensores. Incluso en Inglaterra, dónde el sentimiento tradicional contra el catolicismo es tan universal y tan fuerte, y dónde toda la vida de la nación está impregnada de hostilidad hacia la Fe, las conversiones que tanto llaman la atención del público son constantemente conversiones de personas que lideran el pensamiento. Y nótese que por cada uno que abiertamente admite su conversión hay al menos diez que se inclinan hacia el estilo católico, que prefieren la filosofía católica y sus logros, pero que se resisten a aceptar los pesados sacrificios involucrados en una declaración pública. Por último, está la siguiente muy importante y quizás decisiva consideración: a pesar de que el poder social del catolicismo está declinando en el mundo, ciertamente en forma cuantitativa y también en la mayoría de los demás factores, el conflicto entre el catolicismo y el por completo nuevo fenómeno pagano (la destrucción de toda tradición, el rompimiento con nuestra herencia), está ahora claramente marcado. Ya no existe – como existía hasta hace poco – un margen de penumbra confuso y heterogéneo desde el cual se podía hablar confiadamente bajo el ambiguo rótulo de “cristiano” y perorar con aplomo de una religión imaginaria llamada “cristianismo”. No. Hoy ya existen dos bandos bastante diferentes que se disputan el terreno y pronto se contrapondrán tanto como el blanco y el negro: la Iglesia Católica de un lado y los otros opositores de lo que hasta aquí fue nuestra civilización. Las filas están formadas como para una batalla y, si bien la clara división arriba señalada no significa que triunfará uno u otro de los antagonistas, sí significa que, por fin, ha quedado definida una cuestión concreta y en materia de cuestiones concretas tanto una causa buena como una mala tienen mejores probabilidades de triunfar que en una confusión. Aún las personas más desorientadas, o las más ignorantes, cuando hablan de “iglesias” usan hoy un lenguaje que suena a hueco. La última generación podía hablar, al menos en los países protestantes, de “las iglesias”. La generación actual ya no puede. No hay varias iglesias; hay una sola. Es la Iglesia Católica de un lado y su mortal enemigo del otro. Las listas están cerradas. De este modo nos hallamos ante el más tremendo de los interrogantes que hasta ahora se le ha presentado al intelecto humano. Estamos ante una encrucijada de la cual depende todo el futuro de nuestra raza." Hilaire Belloc

8 Sorel, día

Buenos días. EN LIBERTAD VIGILADA Detienen por robo al Rafita, uno de los asesinos de Sandra Palo Hace dos años, el Rafita abandonó el centro de menores donde cumplía condena y pasó a un régimen de libertad vigilada. Años atrás, cuando tenía 14, participó en la violación, atropello y asesinato de Sandra Palo. Ahora tiene 21 y ha sido detenido por robo. http://www.libertaddigital.com/sociedad/detienen-por-robo-al-rafita-uno-de-los-asesinos-de-sandra-palo-1276362749/ Es precisamente ante esta clase de noticias cuando mi "escepticismo" se ve desbordado. Este monstruo miserable no es ningún enfermo como la izmierda quiere hacernos creer. Este tipejo y sus compinches son la prueba más palpable de la existencia del "mal absoluto", de la encarnación del mal en un ser humano. A consecuencia de esto, me es necesario creer en la posibilidad de la existencia de lo opuesto, y, por supuesto, la idea de un Dios justo que castigará a estos monstruos.

9 Perieimi, día

Hasta 7 # Sólo espero que llegues pronto a Álvaro D'Ors. Por el pensamiento patrio, en el día de nuestra lengua.

10 DeElea, día

9# ¿Y qué tiene que ver una cosa con la otra?

11 Perieimi, día

En filosofía política criticó la secularización europeizante, e -influido sobre todo por Carl Schmitt, Michel Villey y Max Weber- denunció la forma política de Estado y el consumismo capitalista, que consideró efectos de la revolución protestante. De estos tres autores, Carl Schmitt ha sido quien más ha contribuido -por contraste- a configurar su pensamiento. En efecto, en tanto Carl Schmitt fundamentó su teoría del nomos en los principios de territorialidad y potestad, d'Ors optó por los principios de personalidad y autoridad. Esta distinción entre autoridad -saber socialmente reconocido- y potestad -poder socialmente reconocido- constituye una de las principales aportaciones de d'Ors a la filosofía social. A su vez, frente al homo homini lupus moderno, propuso d’Ors el homo homini persona, principio que, a mi entender, constituye un firme cimiento del incipiente Derecho global. Frente a la tríada revolucionaria «libertad, igualdad, fraternidad», ofreció d’Ors una antagónica: «responsabilidad, legitimidad, paternidad».

12 Perieimi, día

Acelerar la descomposición de los tiempos que acontecen es cabalgar el tigre para cansarlo cuanto antes y acabar derrotándolo.

13 egarense, día

A jlh... He tenido ocasión de leer su réplica a mi correo de ayer, y tengo que decir que me limité a exponer lo que mi empecinado me envió por correo electrónico. No obstante le agradezco los datos que ha aportado, y él también, me lo acaba de comunicar. Y hemos tomado nota. Yo ya me olía algo así, pero está bien que nos lo haya aclarado, porque no cabe duda de quién es el personaje, si tales individuos están detrás de él...

14 mescaler, día

Curiosa foto: http://chanteiro.blogia.com/upload/20061107202735-franco-hussein.jpg Ahora va a resultar que Franco era progre. Porque se llevaba muy bien con Saddam Hussein. Saludos, Mescalero

15 mescaler, día

Por si no se ve con el enlace anterior: http://www.escolar.net/MT/archives/saddam-1974.jpg

16 Criti, día

Don Pío, espero que ahora Federico y César serán plenamente libres en sus programas de radio y no estarán sujetos a los vetos de los obispos, le inviten a participar en EsRadio, incluso sería bueno que le dedicaran una sección. Ya se que no es cosa de usted, pero bueno, a ver si es posible... Por otra parte lamento que usted antepusiera la libertad de expresión de unos proetarras que intervinen en su blog con comentarios soeces y de mal gusto a la libertad del resto de personas a intervenir en su blog sin tener por que recibir insultos, calumnias, etc. Ud sabrá porqué permite a esa clase de individuos participar aquí, porque además empobrece el nivel del blog. Quizás los sponsors de la web valoran más las intervenciones de los proetarras que quieran o no suman visitas, que la gente que viene a intervenir de una forma ética en su blog. Sobre Zapo, es cierto que ha sido el mayor colaborador de la historia de la banda ETArra y como bien dijo usted Don Pío, el problema es que la ETA quería más y más, a pesar de Zapo estar ofreciéndoles una serie de privilegios en las negociaciones impensables por cualquier persona que crea en la democracia. Al final los chanchullos les han salido mal y seguirán atentando, se ha fortalecido a la banda gracias a Zapo y siguen matando. Los políticos siempre la misma palabrería vacua e inútil: estamos unidos en la lucha contra el terrorismo, no conseguirán doblegarnos, etc,etc. Suena al mismo camelo de siempre... Nadie va a hablar de ilegalizar II, nadie va a hablar de derrotar a ETA, nadie va a hablar de lo que la gente quiere, es más, van a hablar del deseo de conseguir la paz (de volvcer a negociar con ETA) y de seguir camelando a toda una nación.

17 noprisa, día

Otra tontería... http://www.deia.com/fotos/impresa/2007/11/21/politika.jpg http://blogs.lasprovincias.es/blogfiles/el-picama/zapatero_rajoy.jpg http://www.fuenterrebollo.com/1978/fotos/fraga-carrillo.jpg pues eso...

18 noprisa, día

Otra más... http://www.elpais.com/recorte/20081115elpepuint_2/LCO340/Ies/Zapatero_Casa_Blanca.jpg

19 kufisto, día

buenas tardes amigos

20 Perieimi, día

# 14-16:47 # 19-17:24 Media hora para Jano, si mirárais en direcciones opuestas.

21 kufisto, día

# 11 eres un grandioso divulgador del pensamiento-pantuflas

22 mescaler, día

Queremos la verdad Iniciativa popular para aclarar las irregularidades de las elecciones europeas en el Estado español Se han detectado muchas irregularidades en el recuento de las pasadas elecciones europeas. Las irregularidades son de diverso tipo: * Asignación erronea de votos entre candidaturas. Por ejemplo, el caso de Amezketa (Gipuzkoa) donde los votos de II-SP (113) han ido a parar al POSI * Votos nulos que no han sido tales. Por ejemplo en Guadalajara donde hay informaciones que dicen que la mitad de los votos nulos, no lo eran. * Aumento inexplicable de los votos blancos y nulos, a niveles estadísticamente anómalos. 125.000 votos blancos y 50.000 votos nulos más que las pasadas elecciones europeas con casi el mismo porcentaje de participación. Un ejemplo claro es el de Catalunya donde el voto blanco ha aumentado en 534% y el voto nulo 366%. * Además se están dando a conocer trabas para que los ciudadanos y ciudadanas puedan acceder a los datos que deberían de ser de análisis público. Los medios de comunicación del estado con escasas excepciones vienen ocultando sistemáticamente estos hechos a la ciudadanía. Por eso pedimos el apoyo ciudadano para dar a conocer esta situación y pedir que simplemente queremos la verdad. http://www.egianahidugu.org/?hizkuntza=es

23 mescaler, día

Lo llaman democracia... pero no lo es. http://www.youtube.com/watch?v=wDhZ-LLLnOc

24 Sherme, día

22# Llama la atención lo de los votos en blanco y los nulos. Son la manera de protestar ACTIVA. Pero no valen para nada. En mi mesa se produjeron varios. Sumados, no creo que haya habido "cosa rara" alguna, dan una cantidad de casi 400.000 pero NO SIRVEN para nada. Como la abstención de casi el 60%. Todo está para que "oeste" o "esteotro". Por eso lo importante es VOTAR al partido que podrá derrotar a este MEMO, de la forma más CONTUNDENTE posible. Será una desgracia, en estas uropedas, yo voté "testimonial" a Libertas a pesar de estar de apoderado y ser afiliado al PP, para dar "un voto de castigo" al PP rajoyesco. De NADA sirve. En las próximas, no habrá más remedio que votarle. Será como votar con las muñecas ATADAS, pero no veo otra. "Oeste rajoy" o "esteotro Zapo" por 4 años más. Lo peor se da en Sevilla. 300.000 pa la p$o€ contra 200.000 pal Partido P´ayudá... con la que ha caído por aquí (facturas falsas, mangobneo descarado, comisiones en MercaSevilla etc etc)... y Arenas volverá a "cosechar" otra "digna" DERROTA... y hasta la próxima... le ve uno hasta más posibilidades a la Cuba postcastro, que casi seguro que es antes de que el PP gane en la "Andasulía" de mis entretelas... jopérl.

25 Sorel, día

Buenas noches. #24 Sherme Dada su condición de andaluz, ¿podría usted arrojar luz sobre la causa del masivo voto al PSOE en su región? Me parece increible, al igual que en Extremadura, ese "fervor" por el partido de los cien años de latrocinio, corrupción, colabaración con el terrorismo y de la revolución marxista antiespañola. ¿Cuál es el porcentaje de sus paisanos que vive " de la PSOE"? Debe resultar elevadísimo, de lo contrario no me lo explico.

26 bacon, día

Moa, muy interesante el texto sobre Santa Teresa. De su vida y su obra uno puede sacar una conclusión clara: todo eso del papel secundario de la mujer en la España de la época, o en la Iglesia Católica, es un cuento más de los enemigos de la verdad. Al margen, queda también bastante claro que la Iglesia en España en aquella época no tenía nada de monolítica, ni sus asuntos de sencillos o tranquilos. Sabrá Vd. perfectamente que se decía que el Caudillo tenía una reliquia de Santa Teresa. Como no podía ser de otra manera, ya desde el principio de la transición, ello sirvió como motivo de burla por parte de los muy ilustrados antifranquistas, y lo del brazo incorrupto de la santa aparece hasta en letras de Sabina. En cambio, no se han hecho bromas con las manos del Che, que tuvo una vida bastante menos ejemplar que la de Santa Teresa, pero eso es comprensible, ya que habría llevado a vender menos discos. --------------- DeElea, una maravilla los textos de Belloc, aún mejor que Chesterton.

27 gorgias_, día

Lo de Andalucia no es tan dificil de entender como la gente se cree. Ni tan misterioso. Solo daré unos cuantos datos.... En casi todas (por no decir todas) las capitales andaluzas gana el PP desde hace años comodamente. En algunas incluso por paliza. Ciudades que por si solas tienen tantos habitantes como provincias enteras castellanas. Lo mismo ocurre con casi todos los "pueblos grandes" y prosperos. Si aun guardasemos la división territorial de hace dos siglos. Es decir Andalucia por un lado Y el Reino de Granada por otro (que no fué administrativamente parte de Andalucia hasta el 1830 y tantos), en este ultimo ganaria el PP desde hace años muy comodamente. Curiosamente las provincias más deprimidas de España desde hace siglos y ahora de las más prosperas de Andalucia. Hablo de Málaga, Granada y Almeria. De hecho hay quien dice que una forma de desalojar al PSOE del poder sería fomentar una nueva división de la región en Andalucia Occidental y Oriental. En la Oriental ganaría el PP casi con un 100% de seguridad, y considerando que como por ejemplo en Murcia o Valencia eso podría hacer aumentar aún más su prosperidad de manera exponencial podría contagiar tarde o temprano a sus hermanos occidentales. Por último, la gente no sabe que una enorme masa de población a diferencia de otras regiones, se concentra en pequeños pueblos de 2000 a 5000 habitantes, donde nos podemos imaginar quienes son las autenticas "fuerzas vivas". Sumale a eso que muchisima gente aún hoy tiene acceso a las televisiones y radios publicas, Canal Sur y poco más. Por supuesto ni LD, ni intereconomia, ni la COPE en muchos casos. Hay pueblos de 30 y 40 mil habitantes donde para escuchar a FJL hay que sintonizar la cadena en el 999 de AM, y eso con mucha suerte.... ya teneis muchos de los factores de la ecuación, el resto imaginaoslo.

28 egarense, día

#27 gorgias... Muy bien visto. De hecho siendo oriundo de Granada, creo que se puede diferenciar perfectamente el Oriente del Occidente, y que muchas veces tenemos más cosas en común con los propios murcianos que con los sevillanos por poner un ejemplo...

29 jjvr, día

bacon #26 Hombre, más gracioso es el caso de la momia de Lenin, aquí: http://blogs.periodistadigital.com/personalidad.php/2008/07/31/lenin-momia-conservacion-4747 un artículo sobre lo poco de "autentico" que queda del pollo. Muy graciosos los comentarios. Un saludo

30 Perieimi, día

# 23 Como la basura conspiranoide -demasiado extendida ya-, veo que anega de orines, en videos tan execrables por lo menos como quien los realiza, al propio Maquiavelo, mirad a ver si ubicáis estos comentarios, dos o tres párrafos más abajo de la mala traducción que se cita del florentino, en las relaciones del rey Juan Carlos, Franco, el PSOE, el PP, y hasta el mismo Tarradellas (inútil dejar nada en manos de la percepción aguda). De El Príncipe (Cap. XX): ” Sólo diré esto: que los hombres que al principio de un reinado han sido enemigos, si su carácter es tal que para continuar la lucha necesitan apoyo ajeno, el príncipe podrá siempre y muy fácilmente conquistarlos para su causa; y lo servirán con tanta más fidelidad cuanto que saben que les es preciso borrar con buenas obras la mala opinión en que se les tenía; y así el príncipe saca de ellos más provecho que de los que, por serle demasiado fieles, descuidan sus obligaciones. Y puesto que el tema lo exige, no dejaré de recordar al príncipe que adquiera un Estado nuevo mediante la ayuda de los ciudadanos que examine muy bien el motivo que impulsó a éstos a favorecerlo, porque si no se trata de afecto natural, sino de descontento anterior del Estado, difícil y fatigosamente podrá conservar su amistad, pue tampoco él podrá contentarlos. […] es más fácil conquistar la amistad de los enemigos, que lo son porque estaban satisfechos con el gobierno anterior, que la de los que, por estar descontentos se hicieron amigos del nuevo príncipe y le ayudaron a conquistar el Estado.”

31 kufisto, día

he pasado un buen rato leyendo sus cosas de críos. un saludo

Herramientas