Pío Moa

« Unos apuntes sobre marxismo (I): su actualidad | Principal | Marxismo (III) La cuestión del derrumbe »

Sobre el marxismo (II) La piedra angular de la teoría

18 de Junio de 2010 - 08:52:30 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti


****
Leire, "¿qué te parece esta oposición sometida al ansia viva del poder por el poder?" Pues, aparte de la forma idiota de expresarlo, la pregunta va directamente al blanco. El PSOE quiere el poder para lo que lo quiere: corroer la democracia y la unidad de España, justificar el asesinato como forma de hacer política, promover el aborto y  socavar la familia… El PP hace en la práctica casi lo mismo que el PSOE, aunque sin iniciativa propia. El PP rajoyano quiere el poder porque le gusta estar en él, simplemente. Por aquello de la economía y el inglés, cabe suponer.

 


****El juez Serrano se entera por la prensa del expediente abierto contra él por el CGPJ. Ya ven un CGPJ tan extremadamente considerado en los trámites con el ultraprevaricador Garzón… Muchos jueces humildes ante el de arriba, duros con el de abajo.

 



****
El TSJM admite un recurso contra Patrimonio Nacional por cerrar el Valle de los Caídos Hay que acosar a los delincuentes. No todos los jueces son corruptos o genuflexos ante el poder.

 



****
La hija de Cebrián sigue ascendiendo en TVE. Sigue el carrerón de su padre en la prensa del Movimiento. Siempre con el Movimiento.



 

****Denuncian el descarado nepotismo socialista en el pueblo natal de Zarrías. ¿Solo allí?

 

 

****Blog: No es Trier, sino Tréveris. No es Sudáfrica o Sudamérica, sino Suráfrica o Suramérica. No es N. S. E. W, como vemos por ahí en tantos sitios, sino N. S. E. O. (Norte, Sur, Este, Oeste). Es Trotski, no Trotsky.

 **Ciertamente Trotski no era mejor que Stalin, solo tuvo peor suerte, entre otras cosas porque subestimó a su antagonista, que intelectualmente también distaba mucho de ser un don nadie.

**Cuando entiendes cómo funciona el dinero no entiendes lo demás. Solo entiendes cómo funciona el dinero y algunas cosas derivadas. Suponiendo, además, que alguien entienda a fondo cómo funciona el dinero

 

------------------------------------------------

La piedra angular del marxismo

 

El marxismo explica la historia por la lucha de clases y la economía, que en realidad vienen a ser lo mismo. Las clases sociales, divididas básicamente en explotadoras y explotadas, se definen por su posición en el proceso económico.  La insuficiente capacidad productiva del hombre  a lo largo de la historia  imponía la explotación  de los muchos por los pocos.  Este punto clave, la explotación,  explicaría el resto de la actividad social: el derecho, la religión, el arte o la política , a ciertos niveles la misma ciencia... solo expresarían los intereses de las minorías explotadoras.  Pese a que la ideología de los explotadores impregnaba también a los explotados, la lucha por la vida se manifestaría  en una espontánea lucha entre las clases, y en una rebeldía natural de los explotados que obligaba a los explotadores a desarrollar un aparato de opresión, el estado,  para mantener sometidos a aquellos.  El impulso productivo, aunque muy lentamente, socavaba las constricciones ideológicas hasta quebrar revolucionariamente la vieja sociedad, permitiendo el paso a otra superior, basada en un nuevo tipo de explotación (la sociedad esclavista, por ejemplo, daba paso a la feudal). Este proceso habría culminado en la sociedad capitalista o burguesa, la cual desarrolla la producción en un grado tal que hace posible la sociedad de la abundancia, en la que, por primera vez en la historia, la explotación del hombre por el hombre se vuelve superflua.

  
Pero el capitalismo, al mismo tiempo que coloca a la humanidad en el umbral de la abundancia y la igualdad, le impide traspasarlo, pues su sistema se basa en la apropiación privada de los medios de producción y del fruto del trabajo colectivo. Los beneficios de una producción altamente socializada recaen sobre una ínfima minoría de explotadores burgueses. Afortunadamente, el sistema produce también sus propios enterradores, las masas de trabajadores asalariados, es decir, la clase obrera o, más ampliamente, el proletariado, condenado a una vida cada vez más miserable y forzado por ello a rebelarse. El capitalismo es así el último régimen de explotación del hombre por el hombre. Los revolucionarios conscientes, conocedores de la dinámica histórica, deben encauzar la enorme fuerza de la rebeldía espontánea o latente de las masas para destruir el aparato de dominación (el estado) de la burguesía, abolir la “esclavitud asalariada” y “expropiar a los expropiadores”. Tarea, como se ve, noble y magnífica como no cabe concebir otra, alumbradora del horizonte más espléndido jamás soñado por la humanidad, justificadora de cualquier esfuerzo y sacrificio, propio o ajeno.

  
Todo lo anterior no pasaría de palabrería más o menos inspirada si no fuera porque Marx, con espíritu más científico que el de muchos de sus seguidores, trató de probar sus tesis  mediante el estudio de la sociedad llamada burguesa, que tenía a mano sin necesidad de especulaciones sobre el pasado, aplicando una serie de razonamientos ingeniosos. El capitalismo es un modo de producción de mercancías, esto es, de bienes destinados al cambio antes que al consumo útil. Bienes como peines, casas y periódicos, por ejemplo, pueden cambiarse en determinadas proporciones, a pesar de su utilidad tan diversa. ¿Qué tienen en común, para poder cambiarse?  Según Marx, el trabajo humano que cuesta producirlos. Luego la cantidad de trabajo humano contenida en ellos y medida en horas de labor, es la base del cambio, la sustancia del “valor de cambio” o valor propiamente dicho, a distinguir del valor de uso o utilidad. El tiempo de trabajo humano necesario para fabricar las mercancías es lo que permite cambiarlas entre sí, por muy diferentes que sean en aspecto y utilidad.


  
Esta concepción del valor fue empleada marginalmente por Adam Smith y desarrollada por Ricardo, pero Marx le dio una derivación original al aplicarla a un tipo de mercancía particular: la “fuerza de trabajo humana”. La fuerza de trabajo se convierte en mercancía cuando es objeto de compraventa, y eso ocurre cuando una multitud de personas carecen de otra propiedad significativa que esa fuerza, su capacidad para trabajar, por lo cual deben venderla, para subsistir, a los propietarios de los medios de producción, a los capitalistas. La venta se hace, como con cualquier otra mercancía, por su valor. ¿Y cuál es el valor de la fuerza de trabajo? El representado por el conjunto de bienes (alimentos, vestido, alojamiento, etc.)  precisos al obrero para vivir, y que le paga el capitalista en forma de salario.

  
Aquí surge un problema: si las mercancías se cambian a su valor, ¿qué beneficio extrae de ello el capitalista? Evidentemente, ninguno: los elementos comprados para elaborar la mercancía  y el precio de venta de esta serían equivalentes, y así el cambio sistemático propio del régimen burgués sería un ejercicio absurdo, sin pérdidas pero también sin ganancias. Marx encuentra la clave de la ganancia en esa mercancía particular, la fuerza de trabajo, la cual crea  el valor de las demás mercancías, y puede ser empleada durante más tiempo que el equivalente al salario pagado por ella. Si el obrero trabajase solo las horas equivalentes a su salario, su empleador no ganaría nada. Si este gana algo es porque el obrero sigue trabajando, produciendo nuevo valor durante varias horas más. Ese valor extra o plusvalía, del que su productor es despojado por el empresario, constituye el índice de la explotación del obrero, la sustancia del beneficio y el motor del sistema.  El capitalismo puede definirse entonces como el régimen de extracción sistemática de plusvalía. De ahí derivan  fenómenos expuestos en  El Capital, como la formación de un “ejército industrial de reserva” de desempleados, que permite aumentar la explotación, la tendencia a la concentración de capital y la consiguiente ruina y proletarización de los pequeños propietarios, etc. , ideas conocidas y que aquí no trataré.

 
 
Además de motor del capitalismo, la plusvalía también mueve la lucha de clases en esta época histórica: el propietario busca aumentar su ganancia al máximo reduciendo el salario y/o  aumentando la duración de la jornada, y ello obliga al obrero a oponerle una tenaz resistencia natural, la cual se convertirá en rebelión liberadora una vez penetran en él las ideas revolucionarias y la conciencia de su posición y misión histórica.

  
El concepto de plusvalía es ciertamente, como explicaba Lenin, la piedra angular de la construcción teórica marxista. Con ella queda demostrada brillantemente, en principio, la realidad de la explotación, que pasa de ser un hecho posible pero ocasional, o una impresión subjetiva, quizá caprichosa o resentida, como podía pensarse de los utopismos anteriores, a convertirse en un concepto científico, mensurable, esencial y definidor de una realidad histórica: la explotación del hombre por el hombre, propia de todas las sociedades de clases, se realiza de manera particular y discernible bajo el poder burgués. El concepto de plusvalía permite pasar “de la utopía a la ciencia”. Nunca antes había logrado el pensamiento revolucionario dotarse de una herramienta de interpretación histórica y económica tan consistente y demoledora frente a las resistencias de la sociedad tradicional, frente a sus teorías  y explicaciones del mundo o de la sociedad, descartadas definitivamente como encubrimiento de la explotación, como ideologías al servicio de la clase dominante.

 

 

Comentarios (98)

« 1 2 »

1 egarense, día 18 de Junio de 2010 a las 09:47
Se trata de un tema desgarrador. Una de las canciones más famosas de Visotsky. Viene subtitulado el vídeo, y que cada uno saque sus propias conclusiones...

Lanzó un grito que dice: ¡Libertad! Liberémonos de las cadenas que nos aprisionan. De nuestra propia mente. Dejémos de ser una manada que necesita de pastores. No hagamos caso nunca más de políticos de uno u otro signo, de cazadores que esperan sus presas: nosotros... No más gobienos corruptos, no más guerras, no más atropellos...

http://www.youtube.com/watch?v=2KvzWpuPGWg
2 Hegemon1, día 18 de Junio de 2010 a las 10:14
La teoría marxista está muy bien. Sujestiva como dije ayer pero la práctica es demoledora en su contra. El marxismo ha supuesto aumento de la explotación de los trabajadores. En la URSS era normal trabajar 14 horas 7 días a la semana y los derechos de los trabajadores brillaban por su ausencia mientras que en el mundo capitalista aumentaban. La distribución de la riqueza no se producía porque el marxismo no genera riqueza por lo tanto es absurdo hablar de plusvalías si no se generan los salarios mínimos del tiempo de trabajo de un obrero. El tema de la opresión, ¿qué me va a decir a mi un marxista sobre la opresión de una clase privilegiada sobre otra?. En el marxismo se trata de una casta privilegiada de partido contra el resto de la población sumida, sometida a la clase social más baja. Eso si, todos iguales pero pobres. Así no hay problemas. La falta de libertad y la persecución de algo que se repite en el mensaje marxista que es la búsqueda de la felicidad, es otra de las cosas que es absurdo discutir. No se ha producido ni la felicidad ni mucho menos la libertad del individuo elemento clave para conseguir lo primero.

Lo único que estoy dispuesto a admitir y con matices es que en el mundo marxista o comunista el hombre se acostumbra a vivir con lo esencial a apreciar el valor de las cosas y la sociedad no es de consumo. Pero esto se produce por una necesidad impuesta y no por una concienca colectiva gracias a la idelogía.
3 vuelvoAl, día 18 de Junio de 2010 a las 10:22
Excelente la explicación de la plusvalía por Don Pio, sin embargo no entiendo como ha podido tener tanta repercusión una idea tan descabellada. El valor de un producto no es la mano de obra empleada en ella (en muchos ni siquiera es la parte mas importante) sino también esta por supuesto el capital necesario y las materias primas y/o productos semiterminados, la distribución el marketing y finalmente aun todo eso tiene menos efecto en el precio final que lo que los clientes estén dispuestos a pagar por ello, es decir el precio que fije el mercado, a lo que hay que añadir intervenciones gubernamentales en cuanto a impuestos, aranceles y si tenemos la mala suerte de vivir en un país aun mas socialista de lo normal hoy en dia, los precios máximos fijados por el gobierno.

En mi opinión nadie que entienda unos pocos conceptos básicos puede defender una teoría tan absurda pero la fuerza esta, yo creo, en que permitía a la gente que no entendía ni de historia ni de economía, tener una explicación sencilla (con las mamandurrias marxistas) que le permitían explicarlo todo y que además coincidía con sus propios prejuicios. El efecto de toda propaganda se ve siempre magnificado si se hacen coincidir con los prejuicios de aquellos a los que va esta dirigida.

De todas formas cabe señalar que ya antes de marx las teorías socialistas habían sido desacreditadas por numerosos economistas hasta el punto de que se les conocía como “los socialistas utópicos”, no en el sentido de que los poderes facticos nunca dejarían que se probara un sistema asi, sino en el sentido de que era totalmente irreal pensar que algo así podía funcionar pues la teoría había sido desacreditada y la practica en esas condiciones solo puede ser nefasta (por ejemplo, se sabia que la figura del planificador gubernamental que fijara precios, y cantidades de producción llevaría al desabastecimiento y al desastre...como en efecto se ha visto una y otra vez en cualquier sitio en el que se ha intentado).

La fuerza y la aportación clave de marx que les saco de la burla y que hizo incluso que muchos liberales se convirtieran y abrazaran cada vez mas las mamarrachos teorías socialistas(no el socialismo real pero si muchas de sus bases como que el gobierno sabia mejor que los ciudadanos lo que era bueno para ellos etc..) fue el convertirlas en una nueva fe, al plantear que el mero hecho de plantearse si aquello era cierto o no denotaba que uno era precisamente el enemigo. Vamos que incurrías en pecado mortal si te planteabas argumentos racionales acerca de la veracidad o no de las diversas teorías iluminadas. Cogieron lo peor de cómo ellos imaginaban que era la religión, el forzar a la gente a tener a fe. Y tuvieron muchísimo éxito, prueba de ello es todo el siglo XX, de siempre creciente poder publico en todos los países y consecuentemente de guerras y robos infraccionarios de la riqueza de los particulares que fueron expoliados una y otra vez, y que aun hoy nos vuelven a expoliar.

A ver cuanto tarda en desatarse una hiperinflación como consecuencia de las locuras socialistas de todos los países.
4 egarense, día 18 de Junio de 2010 a las 10:24
Mientras necesitemos políticos, viviremos siendo esclavos. No importa que tengamos lujos, posesiones, o cierta libertad; pero esclavos...
5 manuelp, día 18 de Junio de 2010 a las 10:51
Ciertamente Trotski no era mejor que Stalin, solo tuvo peor suerte, entre otras cosas porque subestimó a su antagonista, que intelectualmente también distaba mucho de ser un don nadie.

Intelectualmente, Stalin, era francamente mediocre tirando a malo. Si pudo derrotar a Trotski es por la misma razón por la que Lenin derrotó a Jorge Pléjanov (el padre del marxismo en Rusia), tal como la expuso una revolucionaria (creo que Vera Zàsulich).

Jorge es como un lebrel, muerde pero suelta su presa, mientras que Lenin es como un dogo, una vez que ha hecho presa ya no la suelta.

Es decir, la implacabilidad en la lucha. No en vano, Stalin era caucasiano, una región en la que las ofensas no se perdonan jamás, lo que hacía- como explica Solshenitsyn en "Archipielago Gulag"- que a los presos chechenos y de las demas etnias caucasicas se les temiese y respetase, porque ante una agresión nunca descansaban hasta vengarse.

Eso, unido a que la mentalidad de Stalin cuadraba más que la de Trotski con la forma de ser rusa y que Stalin supo rodearse de una cuadrilla de compinches adictos desde que fue hecho jefe de la Inspeccion Obrera y Campesina, para los que lo más importante era la lealtad mutua y no la competencia ó la brillantez intelectual, es lo que hizo que acabasen como acabaron.

El que quiera juzgar las dotes intelectuales de Stalin puede leer sus obras y comprobar el estilo plúmbeo y soporífero de ellas.

http://marxists.org/espanol/stalin/index.htm
6 manuelp, día 18 de Junio de 2010 a las 11:13
El concepto de plusvalía es ciertamente, como explicaba Lenin, la piedra angular de la construcción teórica marxista. Con ella queda demostrada brillantemente, en principio, la realidad de la explotación, que pasa de ser un hecho posible pero ocasional, o una impresión subjetiva, quizá caprichosa o resentida, como podía pensarse de los utopismos anteriores, a convertirse en un concepto científico, mensurable, esencial y definidor de una realidad histórica: la explotación del hombre por el hombre, propia de todas las sociedades de clases, se realiza de manera particular y discernible bajo el poder burgués. El concepto de plusvalía permite pasar “de la utopía a la ciencia”. Nunca antes había logrado el pensamiento revolucionario dotarse de una herramienta de interpretación histórica y económica tan consistente y demoledora frente a las resistencias de la sociedad tradicional, frente a sus teorías y explicaciones del mundo o de la sociedad, descartadas definitivamente como encubrimiento de la explotación, como ideologías al servicio de la clase dominante.

Esta teoría tiene enormes y múltiples deficiencias.
.................................................
no son los costes los determinantes de los precios, sino a la inversa. Es la valoración de los bienes de orden inferior, de su escasez y apetencias relativas, lo que determina el valor de los bienes de orden superior.
...............................................
La teoría salarial de Marx también es harto incorrecta. Primero porque es incapaz de distinguir salario, beneficio e interés, como la más vanguardista doctrina austriaca ya ha hecho. Es incorrecto pensar que esa supuesta plusvalía equivale al beneficio del capitalista, praxeológicamente es un error. El interés es la diferencia existente entre fines y medios (el bien de consumo final no será igualmente valorado a todos los bienes superiores necesarios para su obtención, su valor estára esparcido y, por tanto, será descontado), mientras que el beneficio procede, única y exclusivamente, de corregir los errores previos de la acción humana, de corregir las discrepancias entre los precios del bien de consumo final y el de sus factores productivos.
..............................................
Tampoco fue capaz de describir Marx cuáles eran los medios necesarios para la subsistencia del proletario, que dependían, en todo caso, de las circunstancias históricas.
................................................
es cada individuo quien define cuáles cree que son los medios necesarios para su "subsistencia" física y psíquica.


http://www.liberalismo.org/bitacoras/1/1303/marx/p...

Según la teoría marxista de la plusvalía, cuando en una empresa capitalista, en lugar de beneficios el capitalista tuviese pérdidas, los trabajadores deberían de pagarle a él, pues significaría que los obreros en vez de entregar "plustrabajo" por su salario, habrían entregado "infratrabajo".
7 manuelp, día 18 de Junio de 2010 a las 11:39
La teoría de la plusvalia, refutada por Böhm-Bawerk -uno de los fundadores de la escuela austriaca-.

http://es.wikipedia.org/wiki/Eugen_von_B%C3%B6hm-B...

Por ese mismo procedimiento podría comprobarse cualquier "ley", por absurda que fuera, por ejemplo, la "ley" de que los bienes se cambian de acuerdo a su peso específico. Pues aunque en realidad una libra de oro, como "mercancía suelta", no se cambia precisamente por una libra, sino por 40.000 libras de hierro, no cabe duda de que la suma de los precios que se pagan por una libra de oro y 40.000 libras de hierro tomadas en su conjunto, corresponden exactamente a 40.000 libras de hierro más una libra de oro. La suma de los precios de las 40.001 libras corresponderá pues, exactamente al peso total de 40.001 libras materializado en la suma de valor, por donde, según aquel razonamiento tautológico, podremos llegar a la conclusión de que el peso es la verdadera pauta con arreglo a la cual se regula la relación de cambio de los bienes.
.................................................
La refutación de Böhm-Bawerk a la teoría de la explotación constituye, como decía Rothbard, la vacuna que, por excelencia, inmuniza contra el marxismo. Sobre ella lanzaron los marxistas, primero sus más furibundos ataques, -en realidad contra su "lógica burguesa" ya que los argumentos son incontrovertibles -ahí están, expuestos a la vergüenza pública, los trabajos de Hilferding, Bujarin o Sweezy para quien quiera reír, por no llorar. Más adelante, simplemente la silenciaron.


http://www.liberalismo.org/articulo/5/58/bohmbawer...
8 lead, día 18 de Junio de 2010 a las 12:34
[Trotsky o Trotski, dependerá del convenio de traducción]

En la Wikipedia en español lo pone terminado en "y". A la derecha de la página, bajo "Datos personales", pone su firma en caracteres latinos como "L. Trotsky", con la forma de la "y" muy clara, tal como yo la veo:

http://es.wikipedia.org/wiki/Le%C3%B3n_Trotsky

La terminación en "i" puede deberse al convenio elegido para pasar de los caracteres cirílicos a los latinos; así, en la misma página de la Wiki sobre Trotsky, aparece el nombre del que fue el Presidente del Gobierno provisional revolucionario, tras la revolución de Febrero del 1917, Kérenski, con esa terminación en i latina:

Trotsky apoyará totalmente la postura de Lenin en cuanto a la necesidad de derrocar al gobierno provisional surgido de la revolución de febrero y encabezado por el socialista moderado Aleksandr Kérenski.

Si embargo, en la Wiki en inglés lo ponen como "Kerensky":

http://en.wikipedia.org/wiki/Alexander_Kerensky

Yo conozco personalmente a un par de Sergeis rusos; en unos casos ponen "Sergei" y en otros "Sergey". Un ruso, moscovita, muy conocido es el co-creador de Google, Sergey Brin, traducido con "y":

http://es.wikipedia.org/wiki/Sergey_Brin


9 kufisto, día 18 de Junio de 2010 a las 12:39
BB

Como Spassky o Spasski
Dostoyevsky o Dostoievski
Alekhine o Aliojin
y así haa el fin del mundo

Bizantinas discusiones

(Por cierto, a Fischer lo van a exhumar para ver si es el papá de una filipina de 9 años. Ni muerto lo van a dejar tranquilo. Y es que quien reniega de su condición de judío lo lleva claro, en la vida y en la muerte.)
10 lead, día 18 de Junio de 2010 a las 13:07
[Falsedad del concepto de "Plusvalía"]

Se die en el texto de Moa:

Según Marx, el trabajo humano que cuesta producirlos. Luego la cantidad de trabajo humano contenida en ellos y medida en horas de labor, es la base del cambio, la sustancia del “valor de cambio” o valor propiamente dicho, a distinguir del valor de uso o utilidad. El tiempo de trabajo humano necesario para fabricar las mercancías es lo que permite cambiarlas entre sí, por muy diferentes que sean en aspecto y utilidad.


Esta concepción del valor fue empleada marginalmente por Adam Smith y desarrollada por Ricardo, pero Marx le dio una derivación original al aplicarla a un tipo de mercancía particular: la “fuerza de trabajo humana”. La fuerza de trabajo se convierte en mercancía cuando es objeto de compraventa,


Las frases que subrayo son una expresión de la "Teoría del Valor Trabajo", inicialmente formulada por Adam Smith y, posteriormente por David Ricardo. Esa Teoríoa es falsa

= (1º) porque no existe tal valor intrínseco igual al trabajo empleado (un cuadro genial hecho en una pocas horas puede alcanzar un valor astronómico en el mercado según la demanda para el mismo asociada a la utilidad estética que le asignan los demandantes), y

= (2º) porque para producir cualquier cosa, ese cuadro, un automóvil, un ordenador, un reloj, una joya, una casa, un libro de Historia, etc. hace falta tecnología o diseño, resultado de la inventiva y creatividad humanas, es decir, producto de las ideas del hombre, que no se puede medir ni pagar en "horas-hombre".

El trabajo que se contrata en el mercado, ese que a Marx le parecía la esencia de la creacióndel valor, es mero trabajo reproductivo o replicativo, siguiendo las especificaciones del inventor o creador del producto. Sin esas especificaciones, o planos o instrucciones, el trabajo humano no sirve para nada pues nada puede producir.


http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado...

El empresario compra en el mercado lo que necesita para hacer el producto que o él mismo ha creado, o ha adquirido el derecho a producirlo (pagando los royalties al credor/inventor) o es el socio capitalista del creador del producto: compra máquinas, materias primas, compra crédito --si necesita financiación--...y compra trabajo, tanto reproductivo o replicativo de los obreros como más creativo de los técnicos o ingenieros para convertir el invnto o diseño en especificaciones de fabricacióndel producto (hacer que sea fabricable con el mínimo coste).

El obrero que hace trabajo replicativo y el ingeniero de fabricación recibirán rentas ciertas por sus trabajo: sus salarios.

El empresario tiene ante sí una renta incierta: el beneficio empresarial (ingresos menos gastos, es decir, la correcta plusvalía); si el producto se vende en le mercado a precio superior a sus coste el bnefecio es positivo (es el "salario" del empresario por su trabajo arriesgado); si no, pierde, y tiene que modificar la producción para ajustar los costes a la baja. Si no lo consigue, interrumpe la producción y cierra la fábrica. Así de sencillo...y arriesgado. Ni "Plusvalía" robada la trabajador ni mandangas: economíade mercado basada en laexpectativa del beneficio y en la incertidumbre y el riesgo.

Marx no lo entendió hace 150 años...y millones de "izquierdistas" siguen hoy sin querer entenderlo (por las rentas y beneficio que pueden sacarle a no entenderlo).
11 pedromar, día 18 de Junio de 2010 a las 13:12

Me alegro de leer esto, a ver si así la gente del casino empieza a razonar la economía y la política sin atenerse solo a la teoría del dinero de la escuela austríaca.

"Cuando entiendes cómo funciona el dinero no entiendes lo demás. Solo entiendes cómo funciona el dinero y algunas cosas derivadas. Suponiendo, además, que alguien entienda a fondo cómo funciona el dinero"

12 pedromar, día 18 de Junio de 2010 a las 13:53

Hablando del casino, se me quedó uno fuera, posiblemente el más tonto, el que contempla las partidas sin jugar nunca, porque es tan cebollino que no sabe ni contar los tantos.

Acostumbra a dar su opinión en comentarios personales. Así, ayer, a última hora, charlé con menorqui de unos asuntos personales. El cebollino sentenció (de mi tierra tenías que ser, babayu).

"Pedromar y el subjetivismo...luego habal de los demás. No me parece mal como ya he comentado.

Asturias mi patria querida, tan dependiente. Todo nos iría mejor si no fueramos una Comunidad Autónoma. Y no sólo a Asturias. En fín, que la cosa no está tan mal hombre. Con Franco se vivía mejor pero no como en otras partes de España.

13 Timoteo, día 18 de Junio de 2010 a las 17:07

A lead

De los dos últimos apartados de tu post 45 de ayer, entresaco de lo que dices:

“Una sociedad que practica la Economía de Mercado es una sociedad caracterizada por millones de decisiones voluntarias todos los días, según el interés propio de cada uno de los millones de individuos que interactúan en el Mercado, individuos que ni se conocen en la mayoría de los casos o que están a enormes distancias unos de otros: sus relaciones no son personales, sino abstractas.

Esa sociedad, donde impera un orden espontáneo, inabarcable e incontrolable, para ese intelectual es caótica: él ha creado "racionalmente" una organización social perfecta, de hombres todos iguales, a los que se organiza, DESDE LA CÚPULA DEL PODER POLÍTICO, como un Regimiento militar, como una tribu, como una colmena, de forma que todos los indiferenciados individuos sean felices.”

Tengo la impresión al leer tus opiniones políticas y en concreto estas que entrecomillo, que presentas la “sociedad que practica la Economía de Mercado” como si fuese una sociedad exenta de controles , de reglas, como algo fuera de la realidad del ser racional, fuera de la naturaleza y dependencia social del ser humano, ajena a la naturaleza social del individuo inteligente. Pues la contrapones comparativamente al grupo social organizado, como si este fuese de categoría inferior, al asemejar un Regimiento militar y una tribu con una colmen. Asemejas así la naturaleza racional de una organización social para la finalidad militar y la de una organización tribal para la convivencia cívica, a la naturaleza instintiva de la organización de una colmena (de una agrupación social de abejas, de individuos animados irracionales).
Parece que no tienes en cuenta, cuando tratas sobre liberalismo y economía de mercado, que los usos y costumbres y las normas, reglas o leyes sociales o positivas (en las civilizaciones avanzadas) son controles que actúan sobre los modos de obrar del grupo, que actúan como fuerzas de presión que limitan y condicionan las libertades individuales y que forman parte de la naturaleza de todo grupo social humano, por primitiva que sea su civilización. Pues lo social y lo individual son “dimensiones” inseparablemente relacionadas en la persona.

Me parece que tu entusiasta y apasionada defensa a ultranza de un liberalismo ideal te empuja a representarte y presentarnos, en tus opiniones y con la mejor intención ilustrativa, a la sociedad que practica la Economía de Mercado como algo real que no lo es, que en la realidad en la que vivimos es algo ficticio, inexistente, imaginario. Y te induce a considerar y presentar el liberalismo como una organización política ideal, de valor absoluto y no como lo que es realmente, uno de los modos y formas prácticas de organización y jerarquización política de la sociedad, que tiene MUCHOS Y MUY GRAVES y DAÑOSOS DEFECTOS, susceptibles de ser corregidos y que debemos tratar de corregir.

En una central nuclear, vista como uno de los muchos elementos que forman parte de una sociedad que practique la Economía de Mercado (pongo por ejemplo, como cuestión en la que por tu profesión conoces bien y en la que por esto posees autoridad para opinar con conocimiento de causa sobre ella). ¿En el equipo o grupo social que la controla impera un orden espontáneo, inabarcable e incontrolable? ¿funciona el equipo humano impulsado por la libre decisión según el interés propio de cada uno de los individuos que lo componen o actúa cada individuo en el equipo guiándose por reglas y órdenes jerarquizadas? ¿puede un grupo social funcionar sin reglas?
¿Puede una nación funcionar sin estado que la regule?

Que conste que no me considero antiliberal y que considero el liberalismo como un camino político a mejorar, que debemos mejorar y que me parece más fácil de mejorar que el camino político de los marxismos y demás gansterismos políticos.

Y que es precisamente porque considero así el liberalismo por lo que me permito exponerte este mi parecer sobre esas tus opiniones.


14 lead, día 18 de Junio de 2010 a las 17:16
[Mentalidad de cabo]

Dice Moa sobre el CGPJ:

Muchos jueces humildes ante el de arriba, duros con el de abajo.

Es lo que Erich Fromm, en "Miedo a la libertad" (o quizá sea Wilhelm Reich en "La psicología de masas del fascismo") llama "la mentalidad del cabo": servil ante el teniente o el capitán, y duro y despótico con el soldado raso.

En los trabajos, sea en una oficina, en una fábrica o en el tajo de una obra, se ve ese comportamiento todos los días en bastante gente: a uno de esos, el de arriba lo califica de "pelota"; el de abajo, de "hijo p...". Hay mucho cabo suelto por el mundo.
15 lead, día 18 de Junio de 2010 a las 17:52
[Mercado con seguridad jurídica en un Estado de Derecho]

Timoteo en #13:

Parece que no tienes en cuenta, cuando tratas sobre liberalismo y economía de mercado, que los usos y costumbres y las normas, reglas o leyes sociales o positivas (en las civilizaciones avanzadas) son controles que actúan sobre los modos de obrar del grupo, que actúan como fuerzas de presión que limitan y condicionan las libertades individuales y que forman parte de la naturaleza de todo grupo social humano, por primitiva que sea su civilización.

Sin duda, lo que dices es correcto y he escrito mucho en el blog sobre ello: es decir, la descripción que hago de la Economía de Mercado (millones de transacciones voluntarias todos los días en el mundo) no es un desideratum o un proyecto: es un hecho, una realidad. Como es una realidad que la mayor parte de esas transacciones se hacen en un marco nacional, de un Estado-nación concreto, con sus leyes positivas (más los usos y costumbres o common law en los países anglosajones).

Es más, como se señala sistemáticamente en círculos liberales (y yo también lo he hecho), un Estado de Derecho, con un Justicia administrada por jueces independientes, es una condición básica para el buen funcionamiento del Mercado: la seguridad jurídica es fundamental, es decir, el respeto al pacto por las partes y la posibilidfad de obtener un amparo jurídico efectivo en caso contrario; y que las inversiones hechas en un país extranjero no sean atacadas, nacionalizadas o saquedas por autoridades políticas caprichosas o despóticas(como está ocurriendo en algunos países hispano-americanos):

http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado...

http://exteriores.libertaddigital.com/la-izquierda...

...tener gobiernos no corruptos, tener sistemas institucionales que ofrezcan seguridad jurídica a los inversores extranjeros (poder repatriar los beneficios y respetar las patentes), disponer de una fuerza laboral bien entrenada, etc. Así y sólo así esos países se irán incorporando al mercado global, ofreciendo sus "ventajas competitivas" (como señaló David Ricardo) para que empresas extranjeras, dotadas de capital y tecnología, inviertan en ellos.

http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado...

16 lead, día 18 de Junio de 2010 a las 18:14
[Las Empresas, actores en el Mercado para producir lo que se venderá]

Timoteo #13

Una central nuclear (que produce kilo.Watios.hora), una fábrica de juguetes, un despacho de abogados, una Agencia de viajes o cualquier empresa no es el marco ni para la Democracia política ni para la Economía de Mercado porque no son ni instituciones políticas ni Mercado; las empresas, que se gestionan jerárquicamente por sus dueños o los gestores representantes de los mismos, son un elemento del Mercado.

Las empresas, pequeñas de unos pocos empleados (menos de 10) o grandes (de 10.000 para arriba) --o de tamaño intermedio-- son las que producen los bienes y servicios que, después, bien directamente o a través de intermediarios (como El Corte Inglés o Carrefour o el mercadillo de los martes en Carrascalejo del Medio), se ofrecen en el mercado a los consumidores. El pacto fundamental del mercado o transacción libre es la compra-venta; es ahí donde cada actor defiende su propio interés en la búsqueda de pacto mutuamente satisfactorio.

Al final, si hay pacto (y contra lo que Marx exponía y los progres siguen repitiendo de que si uno gana el otro pierde en un ejercicio de "suma cero") los dos gana, cada uno cediendo lo que menos valora en esa transacción: el que vende, el producto (pues deshaciéndose de él consigue lo que más valora en ese momento: el dinero que le permita satisfacer los costes de producción y obtener un beneficio); y el que compra, el dinero (pues en ese momento valora más el producto que requiere para satisfacer una necesidad).

Esto no es teoría: ocurre todos los días, a todas horas en (casi) todos los lugares del mundo...desde hace unos 7.000 años (cuando con la invención de la Agricultura en el Neolítico aparece el excedente que se puede intercambiar por otros productos: es la división del trabajo, base del Mercado).

Todo esto es, ciertamente, muy obvio...pero conviene, creo, repetirlo.
17 kufisto, día 18 de Junio de 2010 a las 18:42
BB

egarense se "quedó" en Woodstock, 1969.

¿Soy el único que no se cree la existencia de "Elena"?
18 kufisto, día 18 de Junio de 2010 a las 18:48
BB

"Elena" me recuerda a "Ligeia" o "Berenice".

Una cosa es que tuvieras (o creyeras que tenías)
y otra es tener.
Una cosa es creer que has amado,
y otra recordar que te han amado.
Una cosa es creer que una mujer es tuya,
y otra no saber que eres su casero...

"El amor es un perro del infierno" (Hank)
19 lead, día 18 de Junio de 2010 a las 18:50
[Orden espontáneo: el Mercado...y el lenguaje]

Timoteo #13

Releyendo tu post creo que hay un concepto que induce a equívocos: orden espontáneo.

A un dirigente colectivista que aspira a organizar y controlar a un colectivo según las fórmulas que él (y su pequeño grupo) imponga, tal "orden espontáneo" le parecerá un caos inaceptable (sobre todo porque le impide ejercer su --innecesaria--labor de organización y control).

"Orden espontáneo" en Economía no significa otra cosa que en cuanto aparece una necesidad, surge rápidamente, sin que nadie lo planifique ni lo imponga, quien ofrece el producto o servicio que la satisfaga, obteniendo un beneficio por su actividad. Y, poco después, puede aparecer otro que es capaz de ofrecer un mejor y/o más barato producto o servicio para esa necesidad: es el componente de competencia y competitividad en el Mercado.

El empresario --fundamento del Capitalismo, como señala Schumpeter, y no el propietario de la empresa o dueño del "capital", como creía Marx-- es aquel que rápidamente detecta una necesidad no satisfecha o una posiblidad de hacer más eficientemente que los demás el producto que la satisface (detectar ineficiencias); actuando así, el empresario, que da un servicio a los consumidores, obtiene un "salario" por ello llamado beneficio (diferencia entre ingresos por venta del producto y gastos/costes necesarios para producirlo). Quien no produce ni productos ni servicios ni, por tanto, ayuda en absoluto a satisfacer las necesidades de los consumidores ("el pueblo", en su jerga), es el burócrata colectivista (socialista, fascista, etc.), situado en el aparato de un sistema de Planificación centralizada de un Estado totalitario (o en los Sindicatos de una economía que aspira a ser de Mercado, como la española).

El ejemplo más citado de "orden espontáneo" es el lenguaje: los hombres, desde el origen de su tiempo en el mundo, han necesitado denominar de un modo concreto a las cosas, sin tener que esperar a que una autoridad superior lo definiera. Por eso, cada grupo humano que se desarrolló separado de los otros grupos, inventó su lenguaje.

Una Academia de la Lengua, para los países que las tengan (no existen entre los anglosajones), es para hacer una labor de "limpia, brilla y da esplendor" -como reza el lema de la Academia española--, es decir, para pulir defectos o dar criterio gramatical pero no para inventar una lengua. Para inventarla, la gente se sirve y se vale por ella misma, sin imposiciones de esclarecidos dirigentes (que tratarían de vivir de ello).
20 egarense, día 18 de Junio de 2010 a las 18:58
18.
Le aseguro que Elena existe. De hecho en el blog, hay quien la conoce, sino personalmente, lo suficiente como para certificarlo. El que yo sea normalmente respetuoso, y que haya gente que suele mear fuera del tiesto, no quiere decir que sea idio-ta, y tal vez si quiere decir que hay quien suele pajearse mentalmente a base de bien...
21 lead, día 18 de Junio de 2010 a las 19:02
[No hacen falta pastores]

Timoteo #13

egarense #1

El mensaje del Visotsky ese en el enlace de egarense en #1 viene a decir, con más dramatismo (casi mordiendo), eso sí, lo mismo que digo en mis posts #16 y #19:

Dejemos de ser una manada que necesita de pastores

Es decir, para comerciar (comprar y vender), como para hablar, no hacen falta "pastores". (sí unos vigilantes, llámense policías y jueces, en el caso del Mercado --como con el Tráfico--, o Academias --aunque no necesariamente--en el caso del lenguaje).
22 lead, día 18 de Junio de 2010 a las 19:08
Kufisto #17

Esto no es Woodstock 1969 sino Newport 1964 (creo):

http://www.youtube.com/watch?v=uaEhKHWYCKs
23 Sherme, día 18 de Junio de 2010 a las 19:15
3# Muy bien explicado, vuelvoAl. Ciertamente las teorías marxistas no son más que mamarrachadas de un absoluto desconocedor de lo que es y de cómo funciona la economía real. Una sarta de sandeces y de locuras que solo tuvieron éxito al ser transformadas en FE. En el nuevo dios-Estado con su sarta de nuevos "clérigos-burócratas", y la enorme VIOLENCIA con que intentaban conseguir el Poder (y mantenerlo) y en el hábil uso de la PROPAGANDA y la MENTIRA.

Una auténtica LOCURA que todavía sigue teniendo adeptos a pesar de las evidencias palmarias de su total fracaso.
24 lead, día 18 de Junio de 2010 a las 19:18
Kufisto #17

Aquí, sin las buenas gentes de los "hare krisna" de San Francisco por medio:

http://www.youtube.com/watch?v=S1TKUk9nXjk&fea...

(el video original de "Mr. Tambourine man" lo han quitado de YouTube porque infringe no sé que licencia; debe ser algo sí como nuestra SGAE).
25 manuelp, día 18 de Junio de 2010 a las 19:20
# 20 egarense

Yo que usted aplicaba el dicho: "Todo el mundo merece una mirada, pero no todo el mundo merece una respuesta".
26 kufisto, día 18 de Junio de 2010 a las 19:28
BB

Retomando la lucha:

http://elblogdekufisto.blogspot.com/2010/06/la-ult...

He abierto la sección de comentarios para que opinéis lo que os parezca.
27 kufisto, día 18 de Junio de 2010 a las 19:30
BB

20

Quien da explicaciones, no lo dudes, miente.
29 kufisto, día 18 de Junio de 2010 a las 19:32
BB

lead

Hay que ver lo que se hizo entonces y los "personajos" que pululularon por éste valle de lágrimas.
Esa época no hubiera sido posible sin las drogas.
30 lead, día 18 de Junio de 2010 a las 19:34
[Ni el trabajo ni la "necesidad histórica": Son las ideas]

vuelvoAl #3

Sherme #23

Mi post #10

Lo que dice vuelvoAl es correcto pero le falta un elemento que es, desde mi puinto de vista, el fundamental: la idea del inventor o creador del producto, lo que llamamos "Tecnología" (o, en el caso de un cuadro de pintura o de un libro de Historia o de un libro de poemas o de una novela, la creación original del autor de los mismos).

Toda la Economía, desde el Neolítoco, pivota sobre la creatividad de unos pocos, que inventan cosas útiles para satisfacer necesidades materiales, crean arte o belleza para satisfacer necesidades intelectuales, crean instituciones (como el propio Mercado o el Estado) para hacer posible la cooperación social y la conviviencia, crean, en pocas palabras, lo que no existe pero que el hombre necesita para vivir.

Es, al final, el producto de las ideas (de unos pocos pero en un medio social que va evolucionando, poco a poco o a grandes saltos, según de revolucionarias que sean esas ideas). El trabajo sirve para convertir esas ideas en productos, servicios e instituciones; y ¿la "necesidad histórica"? ¿qué c.ñ. es eso?
31 egarense, día 18 de Junio de 2010 a las 19:34
27.
Siendo así, dejémoslo ahí. Pero recordaré lo que ha manifestado hoy. "El hombre es dueño de su silencio y esclavo de sus palabras"...
32 ilcorsar, día 18 de Junio de 2010 a las 19:42
Aparte de mandar un saludo a egarense y a Elena (que no hace mucho estuvieron en mi casa),quería hacer mi pequeña aportación al tema del marxismo. Este es un texto que resume de forma sencilla, sin necesidad de acudir a la teoría económica, por qué el Socialismo es un fracaso seguro:

En una conocida y reconocida universidad latinoamericana se suscitó una discusión entre el maestro de Economía y sus alumnos. Los alumnos insistían en que el Socialismo era bueno, que sí funcionaba bien y que era la mejor forma de gobierno, pues en él no existían las clases sociales, ni pobres ni ricos, ya que todos eran iguales.

“La producción y la riqueza deben ser repartidos equitativamente entre todos para el beneficio común” decían. El maestro, que escuchaba con atención, propuso entonces hacer un experimento con todos los alumnos y propuso este plan:
-Muy bien- señaló. -De aquí en adelante las calificaciones que obtenga cada quien en sus exámenes serán promediadas entre todos los alumnos. Así todos obtendrán ese “beneficio del estudio y del esfuerzo común.” Aunque no todos los estudiantes entendieron muy bien el nuevo plan, aquellos que iban más atrasados en sus estudios, que eran los más numerosos, aceptaron de inmediato logrando fácilmente la mayoría de los votos.

Al llevarse a cabo el siguiente examen, se vio que las calificaciones promediaban un 7.8 para todos.
Como es natural, los estudiantes que se habían preparado bien no estaban conformes, en tanto que los que NO habían estudiado se encontraban satisfechos y felices. ¿Obtener más sin mayor esfuerzo? ¡Excelente idea! Al perderse el entusiasmo y el afán de superación el ánimo decayó. Nadie quiso ya estudiar, hacer tareas ni dedicarle más tiempo a la materia. La motivación se desplomó. ¡Era de esperarse!

Pero cuando presentaron el segundo examen, los estudiantes que estudiaron poco estudiaron menos aun; y los que habían estudiado mucho decidieron no empeñarse tanto, ya que de todos modos no iban a lograr obtener un diez... y también estudiaron menos. ¿Por qué iban a matarse estudiando si de todos modos no tomarían en cuenta su esfuerzo? ¡El promedio del segundo examen fue de 6.5! Nadie estuvo conforme. Los buenos estudiantes se quejaron de que no tomaban en cuenta su dedicación, pero los flojos dijeron que sí era justo obtener mejores notas a través del esfuerzo de los demás, pues las calificaciones tenían que obtenerse y “repartirse equitativamente entre todos...”
¡y aun exigían más! Sin darse cuenta estaban estableciendo los principios básicos del Comunismo.

Pero cuando se llevó a cabo el tercer examen fue el acabóse: el promedio fue de 4 (cuatro) ¡Todos quedaron suspendidos! ¡O sea, que iniciaron una pequeña revolución! Los estudiantes empezaron a pelear entre sí culpándose unos a otros por los fracasos obtenidos, hasta llegar a los resentimientos y los insultos, e inclusive a los golpes, ya que ninguno estaba dispuesto a estudiar para que se beneficiaran los otros que no lo hacían.

Y sucedió lo que ya se esperaba. Las notas nunca mejoraron y obviamente, para asombro general, todos perdieron el año escolar en la clase de Economía. Ya para entonces el experimento estaba latente y bajo la lupa de toda la escuela, y pronto también de toda la comunidad. ¡Todos estaban pendientes del resultado! El maestro preguntó entonces si comprendían ahora el significado del Socialismo, en el cual todo es de todos, y a la vez de nadie en particular. Así es. Las calificaciones que habían obtenido pertenecían a toda la clase y no a cada alumno.

La lección en el aula ha terminado. Ahora corresponde a los lectores meditar sobre este hecho. Hay que observar y evaluar los resultados que se han obtenido --o mejor dicho, que NO se han obtenido-- en Cuba, Venezuela, Bolivia y la misma Unión Soviética y otros países, como Corea del Norte.

La explicación es sencilla. Simplemente se debe a que el ser humano está dispuesto a sacrificarse trabajando muy duro cuando la recompensa es atractiva y justifica el esfuerzo propio; pero cuando el gobierno suprime ese incentivo y le quita al ciudadano productivo para darle al ciudadano pasivo, nadie va a hacer ya el sacrificio necesario para lograr la excelencia. Por supuesto que no. ¿Para qué?

Al final el fracaso será general.


33 kufisto, día 18 de Junio de 2010 a las 19:45
BB

31

Dejémoslo. Cada uno sabe lo que tiene.
34 egarense, día 18 de Junio de 2010 a las 19:47
32.
Co-ño A. no me acordaba de tí. Antes dije que podrían certificar algunos la existencia de Elena, pero naturalmente tu la conoces. ¡Quillo! Escribe más, que lo haces de fábula...
35 kufisto, día 18 de Junio de 2010 a las 19:50
BB

Esta súbita aparición huele, como se dice en mi tierra, a "cuerno quemao". Sin segundas.
36 Sherme, día 18 de Junio de 2010 a las 19:53
30# Se cuenta la anécdota de que en la 2ª Repíblica en el Madrid asediado (o en algún otro sitio, pudiera ser con los anarquistas) que se "incautaron" o "expropiaron" un teatro y quisieron obligar a todo el personal a cobrar lo mismo. Y dijo el primer actor que sí, que estaban de acuerdo. Y que él trabajaría, a igual salario igual trabajo. Y que él limpiaría los servicios una semana al mes y que esa semana la limpidora se vistiera de primer actor e interpretara la obra... y así los demás, una semana de taquillero, de acomodador, de vendedora de tabaco, limpiabotas etc. ...

La LOCURA marxista (o marxistoide) solo puede REDUCIRSE al ABSURDO. Es FALSA de raiz. Y enormemente peligrosa porque exalta y glorifica la necedad azuzándola con la envidia y/o la necesidad. El "summun" es cuando apela a los "desheredados", los "parias" (tomado de las "Clases" en la India y generalizado al occidente) y los "proletarios" en vez de a los "OBREROS". O cunado pretende DESTRUIR para "crear" o EXTERMINAR para "igualar" (menos a los miembros de "EL PARTIDO", claro).
37 Sherme, día 18 de Junio de 2010 a las 20:12
36# Evidentemente.. error dactilográfico: "República" que no "Repíblica"
38 pedromar, día 18 de Junio de 2010 a las 20:36

Timoteo:

Excelente comentario, y también el de Lead, aunque no responde del todo a las preguntas de Timoteo. (Por cierto, Lead, no sabía que eras técnico o científico, pero se te nota en el método y en el orden que empleas. Las humanidades, al menos en España, ya no son más que una acampada de ideólogos cretinos).

Creo que las preguntas de Timoteo son muy acertadas puesto que no se circunscriben a una discusión economicista. No es que esos debates estén de más, puesto que la economía es una ciencia y tiene su propio campo de acción, el problema es cuando se trata de explicar la realidad política -también la histórica- ciñéndose al patrón económico. Es lógico que sea así, ya que la realidad económica está siempre presente a lo largo de la historia, incluso antes de la historia, puesto que las tribus prehistóricas también tenían una presión económica con respecto del medio y con respecto al intercambio con otras tribus.

Ahora bien, si hay algo que me empalaga de los liberales es cuando se presentan a sí mismos como paladines de la libertad: "Yo soy liberal porque amo la libertad", dicen ellos. Los de la zeja podrían decir exactamente lo mismo. Lead comete el error de circunscribir la libertad a la libertad de mercado: "El pacto fundamental del mercado o transacción libre es la compra-venta; es ahí donde cada actor defiende su propio interés en la búsqueda de pacto mutuamente satisfactorio." Eso es un puro reduccionismo, porque Timoteo no te hablaba de la compra-venta sino de un proceso económico mucho más amplio, y sobre todo político.

Estoy de acuerdo en que la libertad de mercado hace que los individuos tengan mayor libertad, pero a la hora de comprar y vender; fuera de esa actividad la vida y la sociedad se rige por otros patrones que son determinantes en esa sociedad y que por tanto no solo no dependen de la actividad económica sino que en muchos casos incluso la determinan.

Si defendemos a Ceuta y Melilla no es por cuestión de mercado, sino por otras razones, aunque también sean económicas pero imposibles de cuantificar, por ejemplo el crédito de una nación y la seguridad que ofrece a sus ciudadanos y a quienes deseen invertir en ella (si Mohamed VI se lleva Ceuta y Melilla ¿qué seguridad hay de que mañana no lo haga con Canarias? Quizá entonces fuera más seguro invertir en Marruecos y no en España).

El problema de la escuela austriaca es que solo se ocupa del valor del dinero, por eso es una excelente plantilla para analizar los problemas monetarios, la expansión del crédito que hemos padecido, la manipulación a la que los gobernantes someten esa valoración. Pero nada más. Por eso no sirve como remedio a los males económicos. Por ejemplo: tenemos un momento favorable a la expansión económica debido a la caída de precio de las materias primas y de la energía; millones de personas desean comprar o abrir negocios; pues bien, siguiendo ese patrón no podría hacerse, puesto que el negocio de los bancos consiste ante todo en garantizar los depósitos, por tanto no puede prestar diez veces o veinte veces lo que tiene depositado, con lo cual la demanda de créditos sufrirá la carencia de la oferta, lo que a su vez provocará que obtener un crédito sea algo semejante a una tarea imposible, salvo para aquellos que ya tienen mucho dinero y puedan pagar unos intereses brutales.

Asunto diferente es el extremo al que hemos llegado, donde la oferta de créditos fue una auténtica locura. Naturalmente de haber seguido el patrón oro eso nunca se habría producido, pero tampoco habríamos gozado de las expansiones económicas que hemos tenido desde los años cincuenta, ni como empresarios, asalariados ni consumidores. Por tanto la culpa no es del modelo fiduciario sino de la irresponsabilidad de los políticos, que son quienes en última instancia manejan los bancos centrales.

En cuanto a la seguridad jurídica no hay nadie que no pueda estar de acuerdo con ella, pero Lead la vincula a la economía liberal, cuando no tiene nada que ver. La socialdemocracia también puede tener jueces independientes, incluso las dictaduras, puesto que las leyes y reglamentos los dicta el poder político y los jueces pueden tener una sólida formación en derecho, y no como ahora ocurre con las mariteres y demás pendejos que visten toga.

El poder comprar y vender libremente se ha podido hacer hasta hoy, sin embargo lo que define al liberal es su oposición al Estado como controlador y como recaudador de impuestos. Un liberal quiere un Estado circunscrito exclusivamente a un aparato represivo (leyes, jueces y policías) que proteja sus negocios; el resto, según el liberal, es asunto que no compete al Estado. Pero este es un autoengaño total y absoluto, porque el Estado tiene comprometidos unos gastos que requieren una financiación. Todos queremos que los chicos estudien en colegios (asunto diferente es la mi.erda de educación que hoy se les da, y más cara que nunca) y una atención sanitaria digna, y seguros de accidente y de invalidez, que en una sociedad liberal no siempre se pueden garantizar, salvo que esa sociedad, o nación, sea enormemente productiva y dinámica en relación a otras naciones, con lo cual habrá otras naciones cuyos habitantes no puedan acceder a esas posibilidades, y de esa manera reproducimos en escala internacional los desajustes que se producen en una nación que no es competitiva ni altamente productiva. De ser así, España nunca habría tenido Seguridad Social, pues nunca tuvo la productividad de los grandes, nunca. Ni tampoco tendría infraestructuras, ni educación gratuita y de calidad, como tuvo cuando era más pobre y no tiene ahora que es rica (rica hasta ayer; hoy ya no).

Los liberales, lo mismo que los marxistas, tenéis el vicio de analizar la realidad política, económica y social, partiendo de la plantilla ideológica; no os detenéis en entender el conflicto en el que se desarrollan las sociedades. Una guerra requiere de financiación si se quiere ganarla, y para ello habrá que primar esos intereses militares (que son políticos y directa o indirectamente económicos) por encima de los intereses de los ahorristas. Y lo mismo vale para el mantenimiento de todas la redes de comunicación, y de gran parte de la investigación científica. Y de la enseñanza y del conocimiento. Y de la sanidad. Y así hasta llegar a unos porcentajes sobre el PIB que hacen imposible el que los ciudadanos puedan vivir en esa nación ideal de seguridad jurídica y de consumidores satisfechos si no se les obliga mediante impuestos a mantener esos gastos. Asunto diferente es si la situación a la que hemos llegado, donde el Estado es más que posible que se haya convertido en el gran proveedor de felicidady en el gran devorador de recursos.

Como siempre ocurre con las ideologías, y como por otra parte con cualquier sistema de pensamiento, yo tomo lo que de verdad hay en ellas, pero en ningún caso eso me llevará a reducir un proceso tan complejo, tan complicado de entender como es la mera existencia de una sociedad y de una nación, a un método analítico tan simple, donde algunos quedan felicísimos de haberse conocido tras recitar todos los días eso de "menos Estado y más mercado". A alguno de esos que tan estupendo se pone aquí, habría que aplicarle la ley y decirle "muy bien, no pagarás más impuestos, pero a partir de ahora, en cuanto salgas de casa y pises la acera, por cada paso que das tiras cinco céntimos a mitad de la calle. Y cuando el alumbrado público esté encendido tú caminas con los ojos cerrados, y cuando Mohamed VI nos invada a ti te agarramos por una oreja y te ponemos en el frente de batalla, no sin antes pagar el fusil y la munición, y cuando un analfabeto al que nunca le enseñaron a leer te atraque en mitad de la calle, pagas a otro para que te defienda".

Y es que estas plantillas de los economistas son útiles para entender ciertos campos de la economía, no todos. Y aunque pretendiese llegar al extremo de explicar toda la actividad económica, queda por explicar luego la actividad política y social, que también forman parte del proceso económico, y no solo pasivamente sino activamente, y que por tanto tejen el sistema productivo con tanta densidad, o más, que las finanzas o la simple compra-venta.

En resumen: La actividad económica no se reduce al proceso monetario; y la realidad política y social no se resuelve en la actividad económica. La realidad política que no es económica, no queda para satisfacer el capricho (libertad) del individuo que hace un momento acaba de comprar lo que le da la gana, uno porque la compra-venta que acaba de hacer no explica la ignorancia de la gente que se tropieza por la calle, empezando por los jóvenes, ni es algo que se circunscriba a lo íntimo, tal y como algunos pretenden con la religión, tal que la vida se resolviera en negocios y en ir a misa.

No se puede decir que en la realidad social y política que nos envuelve todo esté relacionado con todo, ni que haya un hilo conductor que suelde todo (la unidad en el ser de la que habla Silmomurti), ni que todos los problemas se expliquen por la egolatría (Egarense) o por la salud mental (el innombrable psíquico), ni que el libre mercado por sí mismo explique por qué en España se producen millones de coches sin que ninguna empresa sea española (y no siempre fue así).

Tengo la impresión, Lead, de que muchos habéis dado con la ideología reconfortadora tal y como otros caímos en los setenta en la superstición marxista.
39 LeonAnto, día 18 de Junio de 2010 a las 20:39
#36 Sherme: La anécdota se atribuye a Hipólito Lázaro, cuando, a comienzos de la Guerra Civil, un acomodador del Liceo de la Barcelona roja, le comentó que el Comité de la CNT, que incautó el Teatro, había decidido que todos cobrarían igual, a lo que Lázaro le contestó: Muy bien a partir de hoy Vd. subirá a cantar al escenario y yo haré de acomodador.
40 lead, día 18 de Junio de 2010 a las 20:39
[La Rebelión de Atlas]

ilcorsar #32

Sherme #36

La historia que cuenta ilcorsar en #32 es, básicamente, el argumento de la larga novela de Ayn Rand "La Rebelión de Atlas", que he comentado últimamente en el blog:


"Pero eso no fue todo. En la misma reunión se descubrió otra cosa. La producción de la fábrica había disminuido en 40 por ciento en el primer semestre, y se llegó a la conclusión que alguien no había trabajado ‘de acuerdo con su destreza o capacidad’. ¿Quién era? ¿Cómo averiguarlo? La ‘familia’ votó también sobre eso. Así se determinó quiénes eran los más capacitados, y a éstos se los sentenció a trabajar horas extra cada noche durante los siguientes seis meses. Horas extras sin paga, porque no se pagaba por el tiempo trabajado, ni por la tarea realizada, sino tan sólo según las necesidades.

"¿Quiere que le cuente lo que sucedió después? ¿Y en qué clase de seres nos fuimos convirtiendo, los que alguna vez habíamos sido seres humanos? Empezamos a ocultar nuestras capacidades y conocimientos, a trabajar con lentitud y a procurar no hacer las cosas con más rapidez o mejor que un compañero. ¿Cómo actuar de otro modo, cuando sabíamos que rendir al máximo para ‘la familia’ no significaba que fueran a darnos las gracias ni a recompensarnos, sino que nos castigarían? Sabíamos que si un sinvergüenza arruinaba un grupo de motores, originando gastos a la compañía, ya fuese por descuido o por incompetencia, seríamos nosotros los que pagaríamos esos gastos con horas extra y trabajando hasta los domingos. Por eso, nos esforzamos en no sobresalir en ningún aspecto


http://www.liberalismo.org/articulo/115/62/capacid...

41 pedromar, día 18 de Junio de 2010 a las 20:43

QUE NO, HOMBRE, QUE NO

Que creáis un fantasma a medida, que pensáis que lo que no es liberal es marxista. Hoy no hay marxismo, hay progresismo. Otra cosa es que el progresismo utilice del marxismo la vocación totalitaria. También los revolucionarios franceses eran totalitarios y no eran marxistas. Y Platón era totalitario.

Nadie, absolutamente nadie, predica hoy la vuelta al marxismo. Ni Putin, que fue coronel de la KGB. Es un espantajo que utilizáis para así vender la burra liberal. Sois como los progres pero puestos del revés.
42 kabardin, día 18 de Junio de 2010 a las 20:47
A propósito del funcionamiento del dinero.
http://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticu...
43 egarense, día 18 de Junio de 2010 a las 20:52
42.
Buen artículo...
44 kabardin, día 18 de Junio de 2010 a las 20:55
Es el mismo dinero el que fabrica los virus y las vacunas,el que contamina y el que limpia lo contaminado,el que vende el alcohol y el que vende hígados de contrabando,y así hasta la nausea.
45 egarense, día 18 de Junio de 2010 a las 21:00
De "The Money Masters", expongo la cuarta parte en relación a la intervención de "Kabardin" del capítulo 22: FED ACT OF 1913


IV

Pero los Cambistas no estaban de humor para debatir los detalles. en Octubre de 1913, el senador Aldrich había impulsado la ley de impuestos al ingreso en el Congreso. Sin el poder del impuesto directo sobre el pueblo, eludiendo a los estados, la ley de Reserva Federal sería muy poco útil para aquellos que querían conducir a USA a una deuda profunda. Un año después de la aprobación de la ley de Reserva Federal, el congresista Lindbergh explicó como la FED creó lo que se denomina “Ciclo Económico” y cómo lo usan para su beneficio: “Para provocar precios altos, todo lo que la FED hará es bajar la tasa de redescuento, produciendo una expansión del crédito y un “boom” en la bolsa; luego cuando los deudores se hayan acomodado a esas condiciones puede detener arbitrariamente la prosperidad a mitad de camino elevando la tasa de redescuento. Esto puede causar que las subidas y bajadas pendulares del mercado oscilen suavemente mediante leves cambios de la tasa de redescuento, o causar violentas fluctuaciones por una variación brusca de las tasas, en cualquier caso poseerán información interna de las condiciones financieras venideras, tanto si van a subir o si irán a la baja. Esta es la más extraña y peligrosa ventaja que se haya puesto en manos de una clase privilegiada por parte de algún gobierno. El sistema es privado, dirigido con el único fin de obtener las máximas ganancias posibles al usufructuar el dinero ajeno. Ellos saben de antemano cuando crear pánicos para su provecho. También cuando pararlo. Inflación y deflación funcionan igualmente bien para ellos cuando controlan las finanzas.” (Ch. Lindbergh, senior).
46 manuelp, día 18 de Junio de 2010 a las 21:03
# 40 lead

El escenario de "La rebelión de Atlas" no se ha dado en la realidad nunca en el mundo. Aún en los momentos más duros del sistema soviético, a los "especialistas" necesarios para que el sistema productivo funcionase se les recompensaba con privilegios superiores a la media de los ciudadanos normales. Privilegios que podían ser tan triviales como un bono para abastecerse de comida básica en un almacén, pero cuando la gente moría literalmente de hambre, esto no dejaba de ser un privilegio.
El conseguir que todo el mundo trabaje para satisfacer las necesidades de los demás con prioridad sobre las propias, es algo que ni el cristianismo ha conseguido en dos mil años ni el comunismo ha conseguido un solo día de su existencia.
El que quiera obtener este resultado haría bien en dedicarse a la investigación en biología ó neurología para cambiar la naturaleza humana antes que a emborronar páginas con exhortaciones religiosas ó morales.
47 Katakrok, día 18 de Junio de 2010 a las 21:04
Pedromar,la crítica al simplista utopismo liberal la he hecho yo (aunque con menos acierto que tú) en este blog mil veces. Desengáñate, es inútil: les entra por un oído y les sale por el otro. Y es que es lo que dices y yo les he dicho muchas veces: son como los progres pero al revés.
48 lead, día 18 de Junio de 2010 a las 21:12
[La libertad es indivisible]

pedromar me dice en #38:

Lead comete el error de circunscribir la libertad a la libertad de mercado

No creo que haya tal error sino que Timoteo, en su post #13, al comentar mi post #45 de ayer, en el que yo hablaba de "Organización y Control", como las funciones típicas que quiere ejercer cualquier colectivismo, se centra en el aspecto de la Economía de Mercado.

De la libertad, en general, he escrito bastante en el blog en estos 4 años, siguiendo, debo decirlo, a autores como Hayek, von Mises y Popper, entre otros (en especial, mencionaré obras como "Los fundamentos de la libertad" y "Camino de servidumbre", del primero, "La Acción Humana" y "Teoría e Historia", del segundo, y "La sociedad abierta y sus enemigos", del tercero). La libertad del hombre es indivisible: no puede durar por mucho tiempo una situación de apararente libertad política o cultural y no tener libertad de actuación económica, o viceversa (como ocurría en gran medida en la España de Franco y aparentemente ocurre en la actual China). Tarde o temprano, el hombre reclama toda la libertad. Supongo que estaremos de acuerdo.

En términos generales, el concepto liberal de Economía deriva del derecho individual a la propiedad privada y éste del derecho humano a la vida (aunque Murray Rothbard le da la vuelta y centra todo en el derecho de propiedad, enfoque con el que discrepo). Si yo tengo un derecho a la vida --que es anterior al Estado, puro artificio inventado por la conveniencia de protegernos mutuamente y, primariamente, a los derechos de cada uno-- tengo que poder disponer de los medios materiales para satisfacer mis necesidades y las de los que de mí dependen, sin tener que confiar o esperar de la benevolencia graciosa y discrecional de los demás o del colectivo: será con mi trabajo, en un esquema de cooperación social eficiente como es el Mercado, como yo adquiera la renta y el patrimonio que yo necesite para realizar mis proyectos en la vida.

Entiendo que esto es algo que, así dicho, se entiende fácilmente; ¿quiénes no lo entienden o no lo quieren entender?: los estudiante vagos del ejemplo de ilcorsar en #32 o los obreros que todo lo confían al esfuerzo de los demás de "La Rebelión de Atlas" (mi post #40).
49 egarense, día 18 de Junio de 2010 a las 21:18
Les recomiendo el trailer del vídeo: "The Secret of Oz". Está en inglés, pero se puede buscar la forma de ponerle subtítulos en español, con la pestaña configuración...
http://www.youtube.com/watch?v=6cq9yEVcGIU
50 lead, día 18 de Junio de 2010 a las 21:19
[Liberalismo (libertad individual) vs. Colectivismo (el colectivo por encima del individuo)]

pedromar en #41:

pensáis que lo que no es liberal es marxista

La siguiente dicotomía es más clásica (y yo estoy de acuerdo):

Por un lado, una sociedad basada en la libertad (política, en una Democracia con Estado de Derecho, y económica, en una Economía de Mercado); por otro, una sociedad basada en la preminencia del colectivo sobre el individuo (comunismo, nazismo, fascismo, socialdemocracia, nacionalismo, islamismo, etc). En medio, todo tipo de soluciones mixtas (que es lo que se suele dar). Pero los términos de ambos tipos de sociedades deben estar claros si queremos saber de lo que hablamos.

« 1 2 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899