Pío Moa

« Sobre el feminismo (I) / La concordia morisca. | Principal | Sobre el feminismo (III). La propaganda feminista »

Sobre el feminismo (II): Fuerza de las ideologías

4 de Junio de 2010 - 08:51:48 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

 

  Muchas razones explican el ímpetu ideológico del siglo XX. Está el deseo humano de explicación del mundo y de la vida, deseo tan intenso que incluso una racionalización gratuita parece mejor que la impresión sencilla de lo obvio. Decir que andamos erguidos por imposición cultural pasaría por una explicación clara de un fenómeno de otro modo difícil de comprender, quizá nunca comprensible del todo. Y nos deja creer en la posibilidad de cambiar, si quisiéramos, una realidad que de otra forma se nos impone.

  
Un ejemplo menos caricaturesco es, por lo que hace al tema del ensayo, el del matriarcado. No existen indicios reales de que tal institución se haya dado jamás. Pero la racionalización del matriarcado proporcionaba una supuesta solución a numerosos problemas históricos, aun cuando muchos vinieran creados, en círculo, por la misma solución. De hecho, no se puede concebir el patriarcado, objeto de las iras feministas,  más que por oposición al matriarcado, aunque este no haya existido nunca, de modo similar a como el socialismo se concibe por oposición a un “capitalismo” que, tal como lo describe Marx (sistema basado en el valor trabajo, la plusvalía y la tendencia al descenso de la tasa de ganancia) tampoco ha existido más que en las lucubraciones teóricas.  Y aun cuando se partía de la falacia de que el patriarcado tenía que manifestarse de modo absoluto, sin restricciones, con lo que los hechos que lo relativizaban se tomaban por pruebas de una situación matriarcal previa. La interpretación de la historia por esa vía era simple, casi perfecta, y proporcionaba a los feministas  un apoyo histórico-social satisfactorio. La religión, pongamos por caso (y cuanto ella condensa como sensación del misterio), quedaba erradicada, era solo un reflejo de la dominación del hombre sobre la mujer.

  
Con todo, una vía de desarrollo cultural es la profundización en lo obvio, el descubrimiento de problemas en lo que parecía “natural”.  En ese sentido las ideologías han desempeñado ocasionalmente un papel de incitadoras  a la reflexión. Desempeñado, sin embargo, muy a su pesar, pues la ideología se propone asfixiar a toda costa a la “reacción”. Reacción, por supuesto legítima, contra la ideología, pero que en el vocabulario ideológico cobra un tinte  abrumador, metafísico: nada peor que pasar por “reaccionario”.

   
También se cimenta el éxito ideológico en la idea de una cura radical de la angustia, incertidumbre y dolor humanos. Ninguna ideología olvida prometer notables prodigios al respecto; y no debiera serles difícil cumplir su promesa porque el cuadro pintado por ellas de la realidad  actual e histórica  resulta tan lúgubre que cualquier cambio debería traer un alivio. No obstante, los frutos prácticos de las ideologías distan de aligerar el ánimo.

  
A las ideologías las empuja asimismo una propaganda martilleante en torno a conceptos de buen sonido como “emancipación”, “paz”, “libertad”, “igualdad”, etc.   Los ideólogos se apropian buenamente de tales conceptos, convirtiendo así a cualquier  discrepante de sus recetas en enemigo, no de estas, sino de la “paz”, el “progreso” y demás.  Este método, igual que la metafísica de la “reacción”, introduce un pesado elemento coactivo, que muy a menudo quiebra o apabulla la respuesta en términos racionales.

  
No pesa menos la pretensión ideológica de arrogarse la representación de los intereses “auténticos” o “históricos” de sectores sociales como “la clase obrera”, 2la juventud”, “el pueblo”, “la mujer”, “la raza”, etc., sin que lo gratuito de esta autoasignación disminuya, a menudo, su efecto práctico.

  
La ideología seguramente más lograda y elaborada es el marxismo. Este,  aunque como cuerpo de doctrina se halle hoy en declive, ha dado sustancia y fecundado a casi todas las restantes ideologías, entre ellas la que vamos a tratar, el feminismo, para estudiar la cual nos centraremos en el tercer Informa Hite, titulado nada menos que Las mujeres y el amor (o “Mujeres y amor”, en la mala traducción). Por esa razón se harán también en este estudio paralelismos entre los dos movimientos.    

 

 ---------------------------------------------

 

****El libro Nueva historia de España va por la tercera edición en dos meses. A ver si, por una vez, da lugar a un debate racional, pues en él he expuesto bastantes interpretaciones nuevas o relativamente nuevas de diversas cuestiones históricas. Espero que ayude también a cambiar algunas mentalidades como las que vienen dando lugar a las nefastas políticas actuales.

 

**Una crítica de David Gress:
 "Muchas gracias por tu excelente libro que estoy leyendo pero despacio para alargar el placer.  Me gusta todo: el estilo, viril y sencillo a la vez, las fórmulas (la secuencia de edades, planteamiento muy superior al convencional y que espero sea adoptado por otros), la información detallada. 

Permite que un ex filólogo señale tres errores ínfimos en los capítulos primeros sobre la Edad de Formación:

  En la p. 61 escribes que Julio César redujo el Senado a asamblea consultiva.  El Senado nunca era otro que asamblea consultativa.  Leyes (leges) solo podían votarse por una asamblea de ciudadanos.  El poder del Senado bajo la República se apoyaba en su auctoritas, poder no definido en ningún texto pero muy real.  El Senado interpretaba las leyes y dirigía a los magistrados elegidos (cónsules, pretores) mediante declaraciones más o menos formales.  La más formal era el senatus consultum, determinando cómo se debía aplicar la ley.

 Lo que hicieron César y Augusto era  reducir aquel poder tradicional casi a nada.  Los emperadores no aceptaban consulta y no reconocían poder asesor alguno.

 En la misma p. 61 escribes que Octavio venció a Antonio en 30 a.C.  Era en 31 a.C.

 En la p. 91 hablas de una dinastia Antonina que empezó en 96 con Nerva.  Lo que no es estrictamente preciso.  Los emperadores Nerva, los españoles Trajano y Hadriano, Antonino Pío y Marco Aurelio suelen llamarse los emperadores adoptivos, porque se sucedían no por ascendencia familiar sino por adopción.  Las experiencias de Nerón y Domiciano habían convencido a los romanos de no permitir dinastías en el cargo supremo del imperio.  Marco Aurelio demostró lo acertado de este juicio cuando permitió que su hijo Cómodo le sucedió a él.

 Dinastía Antonina o Antoniniana puede llamarse la secuencia de emperadores desde Antonino, quien adoptó a Marco Aurelio, haciéndolo un Antonino de apellido, hasta Cómodo quien murió asesinado el 31 de diciembre de 192 por mano de una esclava cristiana según la tradición.

 Pues bien, tal era el prestigio de los Antoninos que los emperadores siguientes también tomaban este apellido.  Por eso, el decreto imperial haciendo ciudadanos a todos los habitantes libres del imperio en 212, promulgado por el emperador Caracalla, hijo de Lucio Septimio Severo, se llamaba oficialmente Constitutio Antoniana.

 ****El rasgo principal de las grandes predicciones económicas y políticas es que fallan casi siempre, y si aciertan resulta muy difícil decidir por qué han resultado correctas.

 

Comentarios (97)

« 1 2 »

1 baragesi, día 4 de Junio de 2010 a las 09:20
Pole?
Y un texto muy bueno, en la linea del Sr Moa.
2 manuelp, día 4 de Junio de 2010 a las 10:15
Dice David Grees:

El Senado nunca era otro que asamblea consultativa. Leyes (leges) solo podían votarse por una asamblea de ciudadanos.

No estoy muy de acuerdo. Si bien desde el punto de vista de hoy, el Senado Romano de la época republicana puede ser considerado una especie de poder judicial, sus atribuciones reales sobrepasaban con mucho a las de un poder judicial de un estado moderno.

Para empezar, sin la ratificación del Senado no eran válidas las decisiones de las asambleas de ciudadanos.
Un Senatus Consultum podía no ser vinculante, pero en la práctica, era re
3 manuelp, día 4 de Junio de 2010 a las 10:18
se me fue


...quisito imprescindible para que cualquier ley fuese aplicada.
Y el Senatus Consultum Ultimun era una ley de declaración del estado de excepción de todas todas.

http://es.wikipedia.org/wiki/Senatus_consultum_ult...

4 manuelp, día 4 de Junio de 2010 a las 10:25
Además, en la época inmediatamente anterior a César.

Lucio Cornelio Sila, como dictador, recortó severamente los poderes de los Tribunos de la Plebe, eliminando su poder de veto y su capacidad de proponer leyes a la Asamblea sin el consentimiento del Senado.

http://es.wikipedia.org/wiki/Tribuno_de_la_plebe#F...

Luego se ve que el Senado republicano era bastante más que una asamblea consultiva.
5 HGE, día 4 de Junio de 2010 a las 12:13
...y de hecho el Senado era la institución por antonomasia de un régimen que procuró un Gobierno mixto de Monarquía (con dos cónsules y no uno, para dividir el Poder), Aristocracia (el Senado) y Pueblo (representado por los tribunos de la plebe inicialmente y luego por otros magistrados que no siempre eran patricios).

Lo que hizo Julio César, siguiendo a Mario, fue sustituir el Gobierno mixto de la República por la Monarquía (o tiranía) de los emperadores alzados al Poder por los militares, aunque tanto Mario como César lo hiciesen "en nombre del Pueblo" -casi parece que hubiesen leído a Platón cuando hablaba de que la Democracia, al degenerarse, incurría en anarquía antes de dejar expedito el camino a la tiranía; algo que los romanos antiguos habían precisamente tratado de impedir con la configuración mixta del Gobierno: cónsules (y otros magistrados) y "Senatus Populusque..."
6 AntiMarx, día 4 de Junio de 2010 a las 13:20
Sr. Moa, dice Vd hoy:'La ideología seguramente más lograda y elaborada es el marxismo. Este, aunque como cuerpo de doctrina se halle hoy en declive, ha dado sustancia y fecundado a casi todas las restantes ideologías, entre ellas la que vamos a tratar, el feminismo, para estudiar la cual nos centraremos en el tercer Informa Hite, titulado nada menos que Las mujeres y el amor (o “Mujeres y amor”, en la mala traducción). Por esa razón se harán también en este estudio paralelismos entre los dos movimientos.'

Estoy de acuerdo.

Se podría añadir otro ejemplo actual y especialmente peligroso de 'ideología fecundada por el marxismo': el ecologismo.

Volviendo al feminismo, y más en relación con algo que dijo en su anterior hilo, es especialmente interesante la obra "Las mujeres que no amaban a los hombres" de Diego de los Santos.

http://libros.libertaddigital.com/totalitarismo-fe...

Entiendo que, en el fondo, el autor coincide con Vd. en cuanto a la inspiración marxista del feminismo (al menos del actual y aunque no lo exprese formalmente así). Dice de los Santos que el feminismo actual es una especie de 'neomachismo' en el que se trata de sustituir al macho individuo por el 'papá Estado' como sujeto a parasitar (en realidad, el macho individuo sigue siendo parasitado, pero ahora de manera coactiva, con la graciosa intervención del Estado socialista de cualquier color y sus nada independientes súper-poderes).

Se pueden poner pegas a otras conclusiones del autor, incluso a su enorme vinculación (fundador) al Partido Andalucista (al cual aborrezco) pero, tanto en la idea antes mencionada, como en la argumentación jurídica contra la Ley de Venganza de Género, el libro me parece brillante y lo recomiendo.
----------------

Muchas gracias al Sr. Gress por su crítica constructiva. Tomo nota (a lápiz) en mi ejemplar de 'Nueva Historia ...'

La falta de debate sobre su propuesta de nueva secuencia de edades y otras me temo que se debe a aquello de que no hay mayor desprecio que no dar aprecio. Cuando sus enemigos le intentan despreciar de otras maneras, suelen salir muy mal parados.

Así que no se extrañe tanto, Sr. Moa.

Un saludo
7 Sorel, día 4 de Junio de 2010 a las 15:02
Buenas tardes.

Las imágenes a las cual me refería ayer en las que aparecía un prototerrorista islámico en el recibimiento de los "paficistas" de la famosa "flotilla":

http://www.rtve.es/mediateca/videos/20100603/teled...

Del 07:25 al 07:27

¿Un futuro mártir de la secta de los hijos de Mahoma? Me parece que sí.
8 Vendeano, día 4 de Junio de 2010 a las 15:22
Muy bueno el texto de don Pío sobre los moriscos y la amenaza turca, ayer. Es muy facil juzgar duramente la expulsión, pero en el siglo XVI todo fué cuestión de vida o muerte, de ellos o nosotros, máquina y dinámica infernal en la que a veces se ven los pueblos.

Otra ocasión similar fué la Guerra Civil, cuando se estuvo sembrando el odio y la amenaza a muerte creible a clases sociales enteras. Cuando esas clases despertaron del sueño de concordia, reaccionaron a tiempo y, luchando por su vida, ganaron la guerra, ¿cómo podemos ahora reprochárselo? ¿deberían haberse dejado exterminar?

Las generaciones actuales pueden permitirse el lujo de juzgar duramente a sus padres porque viven en libertad gracias a ellos, pero puede llegar el dia en que nuestros hijos y nietos, en las tiranías que vienen, no puedan ya juzgar nada.

===
La diferencia entre ideología y ciencia es la que expuso Popper: la ciencia ha de ser falsable, es decir, una teoría que se repute de científica ha de declarar qué hechos, de producirse, pueden echarla abajo. Es el juego limpio de la ciencia, el terreno donde teorías rivales pueden enfrentarse públicamente. La pseudociencia, la ideología, son sistemas cerrados y completos, imposibles de atacar pues sus presupuestos se apoyan unos a otros sin resquicio para la crítica. No hay razones para aceptarlas, ni para rechazarlas, pues son inmunes a los hechos y sólo pueden tomarse o dejarse por entero, y no por razones sino por sentimientos.

Ideología y religión se distinguen en que la religión mantiene una zona de misterio que renuncia a explicar pero que, vitalmente, asume. La ideología, en cambio, no puede permitir que ninguna zona de la realidad quede fuera, todos los hechos deben encajar en el sistema si no quiere que todo estalle. Paralizada por ese miedo, mata como mata el miedo.

Ciencia y religión son dos sistemas evolutivos de manejar la realidad. La religión permite afrontar el sinsentido, pues está abierta al misterio y lo integra como horizonte; la ciencia permite manejar lo conocido, aquello que empieza a distinguirse como hecho separado y distinto, y por lo tanto racionalizable (la religión se enfrenta a lo difuso de la experiencia, a la nube de la circunstancia). Ambas son abiertas, una permite la entrada de nuevos "hechos", la otra la asunción de nuevas condiciones de la existencia humana.

Frente a ellas, las ideologías son vias muertas, caminos sin salida que surgen cuando se intenta racionalizar a toda costa. Razón desbocada, fé desencaminada. Son abcesos, secreciones de nácar que se cierran en torno de hechos incómodos difíciles de explicar, redondas e inatacables, crecen en las conchas cerradas de las sociedades sin suficiente ventilación, y pueden llegar a ahogarlas.
9 campanet, día 4 de Junio de 2010 a las 15:43
PRADA Y EL LIBERALISMO.

Dice J.M. de Prada que "El liberalismo, en fin, es el caldo de cultivo
que la derecha aliña, creando las condiciones sociales, económicas y
morales óptimas para el triunfo de la izquierda, que es la que mejor
ha sabido vender las falsificaciones de la libertad inventadas por el
liberalismo".

Leo, habitualmente, los artículos de Prada en ABC. Suelo escuchar un
programa ‘El gato agua’, a pesar de que se convierte, a veces, en un
gallinero en el que todos se interrumpen. Cuando está Prada, destaca por su claridad y profundidad. No se queda en las ramas sino que va al fondo, a la raíz del problema. Sus críticas al ‘Matrix progre’ merecen ser escuchadas. Y, además, no tiene complejos a la hora de decir lo que piensa. Quiero
decir, con estos prolegómenos, que tengo simpatía por el personaje.

Sin embargo, sus críticas al liberalismo me parecen desacertadas. La
cita inicial es una muestra de lo que digo. La primera pregunta sería
¿por qué el liberalismo es el caldo de cultivo para el triunfo de la
izquierda?

Veamos el caldo de cultivo del liberalismo y preguntémonos si facilita
el triunfo de la izquierda. Sin ánimo de ser exhaustivo, algunos de
los rasgos del liberalismo serían éstos:

Democracia representativa y defensa de los derechos inalienables de la
persona; libertad y responsabilidad individual; economía de mercado;
respeto por la propiedad privada; igualdad entendida como igualdad
ante la ley, no como igualdad de resultados. ¿Por qué estos, y otros, rasgos del liberalismo facilitarían el triunfo de la izquierda?

Se me ocurre una explicación. Que el liberalismo no transmite una
‘moral calida’ (basada en el amor y la generosidad) sino una ‘moral
tibia’, vinculada al respeto mutuo y a los derechos y obligaciones establecidos por el ordenamiento jurídico. Supuestamente, de tal carencia emocional se aprovecharía la izquierda. Ella lanzaría a los cuatro vientos su mensaje de solidaridad y emancipación. Por supuesto, falso como un duro sevillano, pero sus mentiras y el aparato de propaganda (el agitprop) harían el resto.

Mejor dicho, con la inestimable colaboración de una ciudadanía (parte
de ella) que está anestesiada por el ‘Matrix progre’ y quiere ser
‘políticamente correcta’.

Si esta es la explicación, es errónea. Y esto es así porque una
sociedad basada en el amor y la generosidad, no es alcanzable en las
sociedades extensas actuales como la nuestra. Los fuertes vínculos de amor, amistad y solidaridad (la ‘moral cálida’), propios de las comunidades
primigenias no son transportables a nuestras sociedades actuales,
excepto en las familias bien avenidas y la amistad íntima.
Lo han intentado los colectivistas, imponiendo desde el Partido o el
Estado, o ambos, el amor y la solidaridad revolucionarias. Ha terminado en tragedia.

El amor y la generosidad no se imponen. Tales experimentos han dejado como herencia, la coacción, el sufrimiento y el fracaso. Han tratado de imponer una ‘moral cálida’ a través de los comisarios políticos, la propaganda y la represión policial.

La naturaleza humana no es moldeable como si fuera un chicle. Somos capaces de no ser egoístas racionales con unas pocas personas, con un reducido grupo de íntimos, familiares o no. Pero no podemos extender este amor, esta generosidad, a todo el mundo. De ahí que una gran
conquista de las sociedades extensas, democráticas y liberales, sea el
respeto y el cumplimiento de nuestras obligaciones jurídicas, como
miembros de una sociedad civilizada. Este sería el mínimo exigible.

¿Qué puede ofrecer la izquierda? Utopía. Pero incluso un somero repaso
a la Historia, nos muestra que se trata de utopías ensangrentadas. Da
igual, pueden decir los críticos. No se puede vivir sin utopía.
Pues habrá que aprender. Las utopías ‘fuertes’, las que,
presuntamente, quieren cambiarnos radicalmente y construir el ‘hombre
nuevo’, son utopías totalitarias. Habrá que aprenderlo, o estaremos
condenados a repetir sus fracasos, miserias y sufrimientos.

En cambio, las utopías ‘débiles’, las que se esfuerzan por mejorar
nuestro entorno, natural y social, y a nosotros mismos, son utopías
factibles y enriquecedoras, aunque exijan determinación y esfuerzo. Y estas utopías liberales son compatibles con las creencias trascendentales, aunque no las exijan. Además, el egoísta racional sabe que es, también, un ser social. Aunque no sea tan generoso como Teresa de Calcuta, lo que no es exigible a nadie. Afortunadamente.

Y, ya por último, ¿cuáles son ‘las falsificaciones de la libertad
inventadas por el liberalismo’? Parece que, según Prada, son las
libertades que enfatizan el egoísmo individual, las que cultivan mi
‘yo’, en vez de servir al ‘bien común’. No tengo duda de que el bien
común es un aspecto clave de toda sociedad que pretenda ser justa.
Pero si la exacerbación egoísta de los derechos individuales puede
fomentar la atomización e insolidaridad social, la sacralización del
bien común puede facilitar la conversión de los seres humanos
individuales en simples partes de un todo, ovejas de un rebaño, en el que se difumina (o se persigue) la individualidad y la autonomía.

La naturaleza humana, según David Hume (1711-1776), no habría cambiado, sustancialmente, desde Roma hasta la Escocia de su tiempo. En este sentido, la naturaleza humana busca el propio interés, el propio beneficio, con las excepciones mencionadas. Y este egoísmo racional, en línea con Adam Smith, repercute positivamente en beneficio de la sociedad. En este sentido, los impuestos, por ejemplo, serían una forma civilizada de atender el bien común.

No se conocen, hasta hoy, sociedades mejores, política y
económicamente, que las liberales. No hay sociedades que hayan superado el egoísmo en aras del bien común. Lo que no significa que el debilitamiento de ciertos valores, como la simpatía altruista, el esfuerzo, el mérito, o el sentido de la responsabilidad, no vaya minando la fortaleza moral de nuestras sociedades. Pero esto no muestra ninguna falsificación de la libertad. Muestra, en todo caso, que la naturaleza humana es débil y tiende al egoísmo, salvo excepciones.

Y también nos permite ver que la izquierda, a través de la mayoría de los medios de comunicación, la LOGSE, Educación para la Ciudadanía, y lo que haga falta, va debilitando los valores que constituyen la base de la
cultura occidental, de la que formamos parte.










Aunque no esté bien representada ni por Robinson Crusoe, ni por un monje de clausura.

Sebastián Urbina.

10 Sorel, día 4 de Junio de 2010 a las 16:11
9#campanet

¡Grande Juan Manuel de Prada! Siempre que sale su nombre en el blog digo lo mismo. Uno de los mejores novelistas en lengua castellana existentes a día de hoy, y uno de los mejores artículistas españoles.

#campanet
#lead
#manuelp

Ya que ustedes parecen compartir las mismas ideas liberales, buceando en la web en la búsqueda de argumentos contra tal doctrina, encontré el siguiente documento en relación a Hayek y el controvertido concepto de la Justicia Social.

Hayek y la Justicia Social — Una Aproximación Crítica

http://fce.ufm.edu/publicaciones/laissezfaire/16/L...

----

Esperaba un ataque frontal a las tesis de Hayek, sin embargo se exponen argumentos de un gran sentido común.
11 kufisto, día 4 de Junio de 2010 a las 16:18
BB

Es tan increíble que sólo puede ser verdad.

Publicado en el Blog del Vikingo Macabro.

http://dadsvedania.blogspot.com/



viernes 4 de junio de 2010
La historia de "el chino"
Hoy quisiera contaros a todos la historia de "el chino". Aunque no le conocí en el comedor social, bien pudiera haber sido un miembro de aquellas maravillosas mesas de defenestrados por el actual régimen dictatorial nazisociata. Por cierto, ¿qué habrá sido del ruso, de Tomás, de Borrás y de todos aquellos viejos amigos? Seguramente estarán muertos, el mismo destino que me espera a mí y a todos los que nos hemos puesto contra este régimen del absurdo y la locura que ha acabado por destrozar nuestras vidas y existencias, literalmente.



Pero vamos a lo que iba, "el chino" es estadounidense de nacimiento, de padre chino y madre española. También posee la nacionalidad británica tras residir muchos años en el Reino Unido, toda una mezcolanza, vamos. Nuestro amigo siempre ha sido un tío de clase media alta, dominando un buen puñado de idiomas a la perfección y adorado por todas las empresas en las que ha trabajado por su eficacia y versatilidad. Entre sus hobbies más destacados la música, ocupando sus ratos libres como guitarrista (de mucha calidad) en orquestas y formaciones musicales varias.


En el año 2000 el chino se trasladaba a vivir a Hong Kong por motivos profesionales, sueldo astronómico y vida tranquila, volviendo por primera vez en su vida a sus orígenes paternos, ya que jamás había residido en el gigante asiático. Allí conoció a una mujer de cuyo nombre no nos vamos a acordar, española de nacimiento y que rápidamente congenió con el chino, que siempre había sentido gran amor por la tierra de su madre. Matrimonio en marcha, hijos y pimpampum, todo muy normal y bonito hasta que en 2005 la pájara en cuestión comenzó a taladrar al chino con la posibilidad de ir a vivir a España. Se vivía muy bien, era un país que estaba de moda, volverían a sus orígenes, todo muy moderno, muy "progre", uy, mal rollo. A estas alturas la madre del chino, ya viuda, vivía en España, así que al hombre no le pareció mala idea del todo agradar a su esposa y de paso poder pasar tiempo con alguien de su familia, dado que sus hermanos residían todos en el Reino Unido y tampoco los veía hacía bastante tiempo. De todas formas, tener que dejar su fantástica vida laboral en una compañía que lo trataba a cuerpo de rey tampoco le hacía mucha gracia, pero el chino era un tío preparado y en cualquier parte del mundo un currículum profesional como el suyo sería digno de ser rifado entre las empresas más altas y solventes.


Y así fue como en 2006 el chino, su mujer y sus ya dos retoños aterrizaron en la España del bastard0 ZP. El trabajo no acababa de llegar, pero con los ahorros que había en la cuenta familiar tampoco era mucho problema, así que el chino aprovechó para profundizar aún más en su afición musical. Hasta que un día la señora de la casa desapareció, y en su lugar, al abrirse la puerta, apareció la policía llevándose al chino al calabozo acusado de malos tratos. Falsa denuncia, sí, pero comenzaba una demanda de divorcio que la señora llevaba tramando hacía muchos años con el único objetivo de arrebatarle al chino todo cuanto tenía. Desde luego idi0ta la tía no era, sabía cuál era el único país donde podría conseguir sus objetivos a base de contar mentiras por las que luego no le pedirían cuentas. Sabía cuál era el único desgobierno anormal que trataba a los hombres como mierdax por el único y simple hecho de ser de sexo masculino. Sabía que iba a hacerse absolutamente con todas las propiedades del chino y nadie le iba a pedir explicaciones por nada.


El chino quedó en la ruina, perdió casa, coche, hijos, cuenta bancaria y hasta sus doce guitarras. Todo lo que había cosechado a lo largo de su vida con su brillante mente y su gran esfuerzo había volado de un plumazo, su z0rra mujer y un desgobierno de lunáticos feminazis le habían destrozado la vida sin comerlo ni beberlo. Pero era hombre y estaba en España, suficiente pecado. Ahora entendía el chino la insistencia de su esposa en venir a este lugar, ahora comprendía el largo tiempo que ella venía tramando toda esta barbarie inhumana. Ahora el chino se daba cuenta de qué tipo de bastardos hijos de pvta eran los desgobernantes nazisociatas que anidaban en la poltrona española.


Conocí al chino hace apenas unas semanas. Supongo que le alivió saber la cantidad de gente que hemos pasado por su misma situación. A pesar de sentirse español como el que más (habla también nuestro idioma a la perfección), sigue sin comprender cómo hemos permitido que un desgobierno con semejante perturbación mental haya conseguido llegar hasta el poder. Yo tampoco lo entiendo, ciertamente. Actualmente el chino vive en casa de su anciana madre, no le queda otra, lo ha perdido todo. De vez en cuando, las pocas veces que una crisis zetaparil como la actual se lo permite, trabaja dando clases particulares de idiomas. Apenas si puede subsistir. Mientras tanto su ex-señora z0rra vive a cuerpo de rey en otra ciudad, en la lujosa vivienda y con los ahorros que robó literalmente a su ex-marido. Suponemos que en las próximas elecciones votará al PSOE, es lo que tiene ser tan hija de puta.
Publicado por Thorshavn
cf5

cf5

cf5

cf5

cf5
12 manuelp, día 4 de Junio de 2010 a las 16:30
# 10 sorel

Por justicia "laboral", si quiere entablar algún debate, exponga su comentario lo más concreto posible, pero no me endiñe un enlace a un tocho de veintidos paginas a doble columna.
13 alwarez, día 4 de Junio de 2010 a las 16:36
Sobre los orígenes de la ideología feminista, véase "La invención del monoscopio": "De cómo el feminismo fue, en su origen, simple efecto colateral de una teoría política; de cómo la formulación inicial del feminismo como lucha de clases no se hizo en respuesta a intereses o derechos de las mujeres, sino a la necesidad política de deslegitimar y suprimir la institución denominada familia; y de cómo esa formulación se basó en omisiones, distorsiones e interpretaciones erróneas de la prehistoria y la historia de la humanidad"
http://www.absurdistan.eu/monoscopio.htm
14 alterego, día 4 de Junio de 2010 a las 16:40
Una vez más De Prada erra el tiro.

Está claro que liberales y conservadores no somos lo mismo, pero es obvio que la alianza entre conservadores y liberales es la alianza natural. Desde luego mucho más que la de socialistas y conservadores (que a veces se da) o la antinatural entre socialistas y liberales.

15 alterego, día 4 de Junio de 2010 a las 16:45
El feminismos, como el ecologismo, es una ideología "de conveniencia" de los socialistas, la utilizan como bandera. No hay paises más machistas que los comunistas y socialistas (ni más anti-ecologistas).
16 Sorel, día 4 de Junio de 2010 a las 16:45
12#manuelp

Si yo ya me lo he leído. Lo he señalado aquí por si quieren hacer ustedes lo mismo cuando tengan tiempo. Sólo pensaba que a ustedes les resultaría interesante. No pretendo iniciar ningún debate.
17 manuelp, día 4 de Junio de 2010 a las 16:50
# 16 sorel

Pues gracias, pero es que no me apetece estar todo el dia tragándome tocho tras tocho, se me saturan las neuronas. Además lo poco que he ojeado me parece que está escrito en un lenguaje un tanto académico "plasta". Pero si lo quiere usted resumir en unos pocos párrafos se lo agradeceré y le daré mi opinión.
18 acedece, día 4 de Junio de 2010 a las 17:40
juer, ayer se reunio zp con los del bieldeberg y la bolsa ya ha bajado 4 puntos.

Supongo que zp les sirvio vino picado o algo, sino no me lo explico.




saludos
19 Sorel, día 4 de Junio de 2010 a las 17:51
17#manuelp

Lo que quiero decir es que el texto me ha sorprendido gratamente ya que yo iba pertrechado con mis prejuicios antiliberales y lo que Hayek afirma en sus obras citadas me parece de un notable sentido común.

He extraído las siguientes ideas:

En el segundo tomo de Derecho, Legislación y Libertad, Hayek escribe: “No existe razón alguna para que, en una sociedad libre, el gobierno deje de asegurar a todos la oportuna protección contra la miseria garantizándoles un mínimo de ingresos; o para que deje de fijar un nivel de ingresos por debajo del cual nadie debería caer”.42
Esto podría justificarse pragmáticamente como una especie de seguro mutuo: “Establecer esta seguridad contra el extremo infortunio no puede menos de redundar en beneficio de todos,”luego añade, “puede considerarse, en otras palabras, evidente deber moral [de todos] prestar asistencia, en una sociedad organizada, a quienes no son capaces de velar por sí mismos. Ahora bien, garantizar unos ingresos mínimos y uniformes al margen del mercado en beneficio de todos aquellos que, por la razón que fuere, sean incapaces de obtener, a través del mercado, un adecuado sustento no conduce a una restricción de la libertad ni es incompatible con el imperio de la ley”.43 Resulta evidente, sin embargo, que Hayek está admitiendo que las personas sí tienen la obligación de ayudarse mutuamente aún cuando las personas obligadas a ayudar no fueron los causantes de la situación que contribuyen a aliviar.

Hayek tampoco se opone al financiamiento público de la educación,45 e incluso admite que algunos aspectos del “estado benefactor” (welfare state) “hacen más atractiva la sociedad libre”.46

Hayek mismo reconoce la existencia de una “obligación” por parte de la comunidad de contribuir a aliviar por lo menos algunas situaciones de necesidad extrema. “Existen necesidades comunes que sólo pueden satisfacerse mediante la acción colectiva y que, por lo tanto, han de ser atendidas en dicha forma, sin que ello implique restringir la libertad individual”.47

----

Lo dicho, estoy completamente de acuerdo con lo expuesto por Hayek. Tenía la idea de que éste era un ejemplo paradigmático del ultraliberalismo individualista y nada preocupado por el bien común.

20 Sorel, día 4 de Junio de 2010 a las 17:54
Fuentes:

[42] El Espejismo de la Justicia Social, p. 152.
[43] El Espejismo de la Justicia Social
[45] Fundamentos, pp. 306, 484-99, y Derecho, Legislación y Libertad: vol. 3, El Orden Político de una Sociedad Libre (Madrid: Unión Editorial, 1982), pp. 114-15.
[46] Fundamentos, p. 348.
[47] Fundamentos, p. 347.
21 manuelp, día 4 de Junio de 2010 a las 18:13
# 19 sorel

Pues eso es así y si no hiciera usted caso de delirantes teorías de teóricos alucinados vería que en el liberalismo lo que impera es el sentido común. Particularmente creo que lo esencial en una visión liberal no es la parte económica, sino la moral y, como consecuencia, la primacía del Derecho ó Justicia.

Una de las reglas que Hayek menciona con más denuedo a lo largo del libro, es la aplicación de reglas aplicables a todos por igual. Una vez más se refiere al RechStaat o Estado de derecho.

http://www.liberalismo.org/articulo/142/19/hayek/l...

22 manuelp, día 4 de Junio de 2010 a las 18:18
Sorel

Pero, permítame una pequeña maldad, supongo que es que hoy se ha levantado con el pie liberal y mañana volverá a cantarnos las excelencias de las privaciones y padecimientos de la Edad Media (lo siento, pero me cuesta mucho cambiar a esas edades de supervivencia, expansión, etc).
23 pedromar, día 4 de Junio de 2010 a las 18:26

El cretinismo liberal

Prada, literariamente, es un muermo. Sus columnas son previsibles, sin chispa de gracia y sin estilo.

Acerca de lo que se ha publicado sobre Hayek sí he leído, pero veo que es siempre lo mismo.

Sobre la pesada demagogia liberal y sobre esa retórica de tanto liberal sobrevenido en estas páginas sí que me gustaría hablar.

Dice Campanet, y tantos como él:

Sin ánimo de ser exhaustivo, algunos de
los rasgos del liberalismo serían éstos:

Democracia representativa y defensa de los derechos inalienables de la
persona; libertad y responsabilidad individual; economía de mercado;
respeto por la propiedad privada; igualdad entendida como igualdad
ante la ley, no como igualdad de resultados.


¿Y para defender eso por fuerza hay que ser liberal? Pues entonces es liberal todo el mundo, porque todos estarán de acuerdo en la bondad de esos principios.

Hayek, como los marxistas, cree que la economía lo es todo, pero lo terrible de asunto es que se permite decir que el mercado no entiende de justicia, y que por tanto está fuera de lugar el que una parte de la sociedad reclama mayores atenciones de las que recibe (al margen de que sean o no justas), como si las personas que dan vida a esa nación o sociedad pudieran ser considerados no más que piezas de una mecánica llamada mercado. Es el cretinismo liberaloide.

Además, desde una perspectiva puramente economicista, ¿cómo es eso de que la política económica de un gobierno no ha de intervenir en el proceso productivo? Difícilmente los lugareños de un lugar de la costa les saldía del alma (Benidorm, por ejemplo), o de su voluntad, el dedicarse al turismo si previamente las administraciones estatales no hubiesen llevado hasta allí turistas, mediante la construcción de carreteras, vías férreas, aeropuertos. Efectivamente puede haber algún pionero, caso en la Costa del Sol de Hohenlohe, pero luego es el Estado quien dirige allí las inversiones en detrimento de otro lugar, y que solamente los recursos del Estado pueden acometer esas inversiones. Algún cretinoide creerá que la iniciativa privada las hubiese construido si no se hubiese adelantado el Estado. ¿Sí? ¿De verdad? ¿Todos los países gozan de gentes tan emprendedoras? ¿Ustedes creen que si el estado franquista no hubiese construido la gran industria siderúrgica la habrían construido los ingeniosos individuos llamados por el mercado y el negocio? ¿Y la SEAT? ¿Y la aeronáutica? ¿Lo hicieron así los alemanes? ¿Los franceses quizá? ¿Los japoneses? ¿Cuánta industria puntera de los Estados Unidos no está ligada a las investigaciones financiadas con dinero público o a satisfacer las necesidades del ejército americano?

El liberalismo es pura demagogia. Uno es reducir el papel del Estado en la economía cuando esa economía necesita impulso privado y otro es que el Estado no sea más que ley, ejército y policía. ¿Y si ese país no dispone de gente como Amancio Ortega o Ruiz Mateos, y solo pesebreros que viven al amparo de las obras públicas? Y los servicios por fuerza deficitarios, como ferrocarriles o servicios de transporte marítimo ¿tendrían que ser privados y así asfixiar económicamente a los más aislados? Y la construcción de carreteras ¿tendrían que ser todas de peaje y que de esa manera los que vivieran en zonas con una orografía abrupta no pudieran desarrollarse precisamente porque nadie construiría carreteras tan caras en lugares tan poco productivos?

El liberalismo es demagogia y cretinismo en estado puro. Son excelentes en el diagnóstico de los problemas económicos; ahora bien, en cuanto a las soluciones que plantean viven en un mundo imposible, donde presuponen que los sectores económicos que debieran intervenir se regulan entre sí por arte de birlibirloque y sin ayuda de nadie, y de esa manera abastecen a los individuos de todo, gracias a una suerte de 'egoísmo mutuamente asegurado'.

¿Sois bobos o qué? ¿Vosotros os creéis que todo funciona como si yo que planto patatas decidiera plantar berzas porque eso es lo que demanda la gente, y que por tanto todo funciona así? ¿Y quién invierte en generación o distribución eléctrica, por ejemplo, si antes no obtiene la intervención del estado expropiando bienes en nombre del bien público? ¿Y cómo el Estado no va a intervenir los precios y hacer que el coste de la energía sea igual en todo el territorio nacional precisamente en nombre de la igualdad y de la justicia social? O intervenirlos cuando los empresarios de las eléctricas en nombre de su propio beneficio deciden subir los precios apelando a la misma libertad que tiene el tendero para subir los productos de sus tienda cuando le da la gana.

Los vuestro sí que es ilusionismo, caramba. Coincido en que una economía intervenida puede acabar asfixiada, pero lo contrario --la limitación del Estado a cuestiones de orden público y poco más-- es que no existe. Y como no existe, estáis como los proletarios cuando les venían con la milonga de que el origen de sus males estaba en la propiedad privada, solo que lo vuestro es al revés.

Naturalmente como la base de producción sigue siendo privada, los economistas liberales tienen una plantilla casi exacta para indicar dónde está el fallo. Ahora bien, líbrenos el destino de caer en manos de semejantes energúmenos, donde la vida vive al dictado del 'egoísmo solidario', donde yo cambio contigo los cromos y todos tan felices. El problema viene cuando no hay ni cromos y sin embargo hay que construir empresas o vías de comunicación. O mantenerlas.
24 Sorel, día 4 de Junio de 2010 a las 18:31
Maldad recibida.

De todas formas reconozco que la lectura, por ejemplo, de La religión y el origen de la cultura occidental de Dawson me impresionó notablemente. Son obras que excitan al espíritu. Otro ejemplo, Las Cruzadas de Belloc. Como que a uno le dan ganas de recuperar Tierra Santa de nuevo. Supongo que no es malo dejarse llevar, de vez en cuando, por cierto grado de exhaltación espiritual.
25 manuelp, día 4 de Junio de 2010 a las 18:39
Pues anda que si por no caer en manos de "semejantes energúmenos" tenemos que caer en manos de los otros "energúmenos" que limitan sus "razones" a insultar a trote y moche con aires matonescos, apañados vamos
26 pedromar, día 4 de Junio de 2010 a las 18:48

Perdón por el tono, pero es que me molesta la demagogia aunque sea involuntaria. No existe el liberalismo en una sociedad avanzada que requiere de fondos públicos para mantener ejércitos, administración, educación, sanidad, infraestructuras, las cuales se comen inevitablemente cuantiosísimos recursos. ¿Alguien se cree que empresarios privados estarían construyendo el AVE? Y digo el AVE como digo el último portaaviones o el Airbus.

Es que es un error partir de la base de que la gente es inteligentísima e inmediatamente sabe dónde puede sacar un duro, y que ese egoísmo multiplicando por el egoísmo de todos trae la mejora de la sociedad. Venga ya, hombre. Hace falta echarle utopía encima para creerse semejante cosa.
27 menorqui, día 4 de Junio de 2010 a las 18:57
26
"¿Estarían empresarios privados construyendo el AVE?"
Si sale a cuenta, sí, claro, ¿por qué no iban a hacerlo? si no sale a cuenta, sería absurdo, ¿quién va a cargar con las perdidas?

Usted dice que los economistas liberales explican mejor que nadie la economía. Es natural, pues parten de la realidad de lo económico, no de una teoría moral ni nada parecido. En esa realidad de lo económico y de la sociedad, y no en la demagogia, deberían pensar los hombres cuando ceden absolutamente todos sus derechos a cambio de la provisión de un supuesto "bien común", un bien común que el liberalismo dice: el único bien común políticamente posible es la libertad individual.
El liberalismo es el sistema de convivencia que tienen en mente los amantes de la vida.
28 manuelp, día 4 de Junio de 2010 a las 18:58
No es ninguna demagogia. Efectivamente el liberalismo no existe, pero tampoco existe el cristianismo despues de dos mil años, ni sabemos como está constituida la materia en su última realidad, pero no por eso vamos a dejar de andar en un sentido determinado.
Sería un alucinado el político que creyese posible implantar de un día para otro un estado liberal perfecto, pero sería un poltrón el político que renunciase a cambiar el estado de cosas actual, y ese cambio por pequeño que sea debe darse obligatoriamente en un sentido determinado. Por ejemplo, se sigue avanzando en el control del poder judicial por los partidos políticos ó se trata de ir anulando ese control y así en todo.
29 pedromar, día 4 de Junio de 2010 a las 19:01

¿Cabe mejor descripción de una utopía?:

No es ninguna demagogia. Efectivamente el liberalismo no existe, pero tampoco existe el cristianismo despues de dos mil años, ni sabemos como está constituida la materia en su última realidad, pero no por eso vamos a dejar de andar en un sentido determinado.
Sería un alucinado el político que creyese posible implantar de un día para otro un estado liberal perfecto, pero sería un poltrón el político que renunciase a cambiar el estado de cosas actual, y ese cambio por pequeño que sea debe darse obligatoriamente en un sentido determinado. Por ejemplo, se sigue avanzando en el control del poder judicial por los partidos políticos ó se trata de ir anulando ese control y así en todo.
30 manuelp, día 4 de Junio de 2010 a las 19:03
Pues nada, a rascarse la barriga para no caer en "utopías".
31 menorqui, día 4 de Junio de 2010 a las 19:06
A mí, por cierto, los impuestos, ya que leo que están hablando bien de los impuestos, me parece que la misma palabra lo dice, pero más claramente, los impuestos han sido, son y serán una expropiación más o menos no consentida y más o menos ceptada como parte del destino. Su esencia es el robo, los impuestos son simplemente un robo. Se aceptan los impuestos y se acepta al mismo tiempo el progresismo, pues se acepta que hay buenos motivos para vulnerar el derecho natural individual a no ser sustraído el dinero y los bienes de uno. Se acepta que tiene que haber impuestos para esto y para lo otro y se acepta ya que la mayoría o el pode rpúblico o como se quiera llamar tiene derechos sobre l libertad individual. Los impuestos son la clave de la MAFIA que es el Estado, son las tasas de la protección obligada en que nos tienen. Todo impuesto es por tanto revolucionario, porque el Estado de bienestar, como cualquier Estado despótico, es una organización mafiosa dedicada a entorpecer los hechos hermosos de la libertad, y a hacer de esa manera la vida de los hombres en la tierra más amarga, y a hacernos desde luego más débiles, más cobardes. Impuestos=Robo.
32 pedromar, día 4 de Junio de 2010 a las 19:06

"¿Estarían empresarios privados construyendo el AVE?"
Si sale a cuenta, sí, claro, ¿por qué no iban a hacerlo? si no sale a cuenta, sería absurdo, ¿quién va a cargar con las perdidas?

Los mismos que cargamos con las pérdidas de construcción de carreteras, que son a fondo perdido. Y los hospitales y las escuelas. ¿O es que todo el mundo se puede pagar colegios privados?

Usted dice que los economistas liberales explican mejor que nadie la economía. Es natural, pues parten de la realidad de lo económico, no de una teoría moral ni nada parecido. En esa realidad de lo económico y de la sociedad, y no en la demagogia, deberían pensar los hombres cuando ceden absolutamente todos sus derechos a cambio de la provisión de un supuesto "bien común", un bien común que el liberalismo dice: el único bien común políticamente posible es la libertad individual.

Estudia el párrafo, anda. Hay una contradicción entre lo dicho al inicio y al final

El liberalismo es el sistema de convivencia que tienen en mente los amantes de la vida.

Ponle música de José Luis Perales, anda. O de José Luis Rodríguez Zapatero: "Mi patria es la libertad"
33 bacon, día 4 de Junio de 2010 a las 19:06
menorqui
los más "liberales", de entre los puntos que enumera pedromar, decís que incluso educación y sanidad deberían ser exclusivamente privadas.

¿Qué derechos cedemos a cambio de que exista sanidad y educación pública?. No cedemos ningún derecho, ya que seguimos teniendo derecho a ir al médico que queramos o a estudiar donde queramos, con tal de que lo paguemos, si elegimos la opción de la sanidad o educación privada.

Lo que cedemos no es ningún derecho, sino una parte de nuestro dinero. A eso se le puede llamr impuesto pero no es lo que a uno le viene a la cabeza cuando oye cesión de derechos.

Escribes ""¿Estarían empresarios privados construyendo el AVE?"
Si sale a cuenta, sí, claro"

¿Estarían empresarios privados financiando investigación básica?
Ten en cuenta que NO sale a cuenta a corto plazo.
Y que a largo plazo sin ella se va a ser un país de segunda toda la vida.
34 manuelp, día 4 de Junio de 2010 a las 19:14
# 33 bacon

En la Educación está clarísima la opción a implantar- el cheque escolar- y en cuanto a la Sanidad no está tan clara la alternativa, pero está claro que el sistema actual no funciona.

Y lo que doce de la financiación de la investigación básica, le recuerdo que los mayores contribuyentes voluntarios a las más prestigiosas universidades americanas son personas privadas, que desgravan de sus impuestos esas contribuciones, ó sea que existen fórmulas viables de financiación privada de esa investigación básica.
35 menorqui, día 4 de Junio de 2010 a las 19:20
33
Bacon
Prácticamente toda la investigación básica relevante en el mundo desde sus comienzos tiene lugar en instituciones privadas y a cargo por supuesto de individuos haciendo buena su libertad de pensamiento. Pienes en las universidades y hospitales de Estados Unidos, por ejemplo. El Estado proteccionista siempre ha sido una tapadera de cualquier cosa buena que haya sucedido en el mundo.
En cuanto a la sanidad pública y a la educación pública y a los gastos de desempleo, si no existieran, más de la mitad del presupuesto de cualquier nación moderna sería innecesario, por tanto innecesarias la mitad de su deuda, de sus impuestos y de sus problemas. Planes privados de pensiones: cien veces mejores. Medicina privada: Cien veces mejor. Educación privada y no ordenada ni planificada por "la mayoría": mil veces mejor y mil veces más conveniente. La reducción del poder del Estado y de sus impuestos a la mitad supondría el doble de facilidad para vivir para los súbditos. Entonces tendrían el doble de capacidad de ser generosos, mediante actos voluntarios, respecto a la necesidad y precariedad, necesidad y precariedad que caerían drásticamente, al haber más posibilidades, más espacio, y al no poder chupar nadie del bote del robo del Estado. En este sentido, Japón es un buen ejemplo de economía poderosa sin prestaciones sociales y sin apenas necesitados de ella.
36 OJ, día 4 de Junio de 2010 a las 19:34
El hilo de comentarios en torno a la entrada de Urbina debería hacerse en el blog de Urbina, no aquí. Pero, claro, supongo que con una moderación tan activa de los comentarios en un blog tan pequeño, es imposible formar un hilo de comentarios.

Precisamente en su blog he dejado el siguiente comentario:

****

Buen análisis, don Sebastián, de las palabras de J.M. de Prada. No obstante creo que, en torno a este tema, el señor de Prada ha dicho cosas más "agresivas". Observe por ejemplo estas (medio) intervenciones en el Gato:

Juan Manuel de Prada: Yo no comparto ningún valor con el liberalismo. Yo soy antileral, ¿eh? He de decirlo. Y considero que el capitalismo... [le interrumpen]

JMdP: Bueno, yo creo que el liberalismo es un orden político injusto del que nace un orden económico injusto, el capitalismo y que generó una especia de herejía (o aberración) que fue el comunismo que no hubiese nacido....[le interrumpen]

JMdP: El comunismo nació como reacción frente al liberalismo.

Carlos Dávila: Sí, ¡entonces el creer en Dios genera ateos!

JMdP: No... yo creo que el liberalismo genera esclavitud y es una doctrina política y económica de....[le interrumpen]


Extraídas del vídeo (4:28) colgado en la entrada:
http://www.intereconomia.com/programa/gato-al-agua...
37 manuelp, día 4 de Junio de 2010 a las 19:39
menorqui

Le veo una tendencia muy fuerte a atribuir ala Estado el origen de todos los males, análogamente a como los socialistas atribuyen a la propiedad privada la causa de todas las desgracias.
Sin entrar en juicios de valor lo que si puede usted tener por seguro es que el Estado, sea bueno y necesario ó no, no va a desaparecer en mucho más tiempo del que disponemos para verlo. Así que hágase a la idea de que va a tener que convivir con él el resto de su vida.
Pero sería un error mantener la creencia de que Estado no hay más que uno, pues entre Estados y Estados hay tantas diferencias como entre la noche y el día.
Recuerde que el mejor sistema para no conseguir cambiar nada es luchar sólo por lo mejor.
38 menorqui, día 4 de Junio de 2010 a las 19:49
37
Efectivamente, me refiero especilmente al Estado del Bienestar, al Estado que debe proveer de lo que le sustrae a unos "ricos" que en realidad son casi todo el que hace algo. Pero hay también unas cuestiones de principio que son fundamentales, radicales, si quiere, pero que como no existen en absoluto en el debate público en España, pues alguien las tendrá que decir. Si "la propiedad es un robo", ¿entonces cómo llamaríamos a la expropiación? Debe de ser muy discutible el asunto sobre si debe de haber impuestos o no, pero estos siempre han exisitido y nunca ha dejado de haberlos, una tradición de unos pocos poderosos ejercida sobre un montón de débiles. Algo impropio de la tradición más hermosa de Occidente, yalgo, repito que, discutible o no,siempre ha existido. "No sé si las leyes son justas o injustas, pero los muros de esta prisión parece que llegan al cielo", dice Wilde desde su presidio.
39 manuelp, día 4 de Junio de 2010 a las 19:57
# 38

Los impuestos los paga todo el mundo en la medida que tiene algo y son la única manera de costear los gastos del Estado. El énfasis hay que ponerlo en como se controla la cantidad de impuestos y su gestión.
40 menorqui, día 4 de Junio de 2010 a las 20:14
No. Si ya sé que la conveniencia, la costumbre y el "sentido común" son mucho más poderosas que cualquier principio o que la libertad individual o que el derecho natural, pero yo como occidental me quedo con los segundos para organizar mi sociedad. Además, vienen mucho mejor para todo. Yo veo que tenemos dos opciones: totalitarismo paternalista o liberalismo. Las medias tintas tienden a ser repasadas con tinta más negra.
41 manuelp, día 4 de Junio de 2010 a las 20:20
Por ese camino no creo que se pueda "organizar" a ninguna sociedad, a lo sumo una breve temporada de anarquía y buen rollo hasta que se acaben las existencias.
42 Sorel, día 4 de Junio de 2010 a las 20:25
¿Y cómo llamar a esto?

INCUMPLE SUS PROMESAS
El PP volverá a impedir el curso que viene la libertad lingüística en Valencia
No sólo en Galicia el PP hace exactamente lo contrario de lo que dice e incumple sus promesas, en Valencia ocurre lo mismo. La Fundación Unidad + Diversidad ha denunciado que los populares han faltado a la promesa que les realizaron y, por tanto, un año más, la libertad lingüística estará vetada.

http://www.libertaddigital.com/sociedad/el-pp-impe...

----

La reciente encuesta publicada por entregas por El Mundo afirmaba que el PP obtendría, de nuevo, mayoría absoluta en Valencia. ¿Quiere esto decir que los valencianos están de acuerdo con la política lingüística del PP?

Yo es que no entiendo nada. Leo esta noticia y me indigno, pero los valencianos qué demonios dicen al respecto. Si confian en el PP a la hora de votar es que secundan tal política. ¿O es que la desconocen o les da igual o qué sé yo?
43 menorqui, día 4 de Junio de 2010 a las 20:26
En cuanto a la espiritualidad, el altruismo, todas esas cosas, el sistema liberal es el más altruista que quepa imaginar, porque tiene en cuenta la capacidad de los demás para llevar a cabo las cosas, y en un estado puramente liberal, la clave es precisamente la confianza mutua. La comunidad espiritual o religiosa pueden o no coincidir con el Estado. Cuando los que comparten el mismo secreto acerca de lo sagrado son algo parecido a los miembros de una comunidad política, es evidente que esa comunidad política será más fuerte. Pero también pueden verse enriquecidos con otras comprensiones del "Ser". Sin embargo aquí está la clave de la formación de la comuidad, en la que su sistema político ocupa el segundo lugar. Pero sin libertad de interpretación del mundo, difícilmente se llegará a nada grande en cuanto a esto. De modo que no sé.
44 Sorel, día 4 de Junio de 2010 a las 20:30
Y lo mismo sucede en Galicia pese a la oposición de ciertas organizaciones que, para mayor escarnio, son menospreciadas por el PP y atacadas por los nacionalistas.

¿Se debe interpretar que la mayoría de los gallegos secundan la política lingüística de Feijoo?
45 menorqui, día 4 de Junio de 2010 a las 20:30
41
Es el camino de los que se dan la ley a sí mismos o están perdidos.
46 manuelp, día 4 de Junio de 2010 a las 20:37
# 45

Están "perdidísimos".
47 kufisto, día 4 de Junio de 2010 a las 20:45
BB

Sorel

Lo que el personal quiere es la nevera llena (aunque vaya rotulada en ruso), conexión a internete y whole lotta love. Es lo que hay. Los tiempos d los héroes quedaron atrás; es muuu cansaaaao.

Los nenes a aprender inglés, que es la lengua del Imperio (o chino); el spanglish only for pandilleros.

That´s the future.
48 bacon, día 4 de Junio de 2010 a las 20:49
manuelp 34

"Y lo que dice de la financiación de la investigación básica, le recuerdo que los mayores contribuyentes voluntarios a las más prestigiosas universidades americanas son personas privadas"
--------------------
menorqui 35

"Prácticamente toda la investigación básica relevante en el mundo desde sus comienzos tiene lugar en instituciones privadas y a cargo por supuesto de individuos haciendo buena su libertad de pensamiento. Pienes en las universidades y hospitales de Estados Unidos, por ejemplo."
------------------
Eso que dicen es lo que suele creerse.

Algunas de las mejores universidades de EEUU son privadas: Harvard, Yale, Stanford, Princeton, Columbia, etc.

Pero otras son universidades públicas: U. de California-Berkeley, U. de Michigan (Ann Arbor), Ohio State University (Columbus), etc.

Respecto de la financiación que recibe la investigación básica en EEUU, efectivamente hay contribuciones de particulares y de empresas, pero la mayor parte está financiada por agencias estatales, tales como la National Science Foundation, el National Institute of Health, el Department of Energy, etc.
49 manuelp, día 4 de Junio de 2010 a las 21:05
# 48 bacon

¿Le importaría decirme lo que estamos discutiendo?. Por que me da la impresión de que es un diálogo para besugos.
50 bacon, día 4 de Junio de 2010 a las 21:07
manuelp 49

les decía que la mayor parte de la investigación básica en EEUU está financiada por organismos estatales

« 1 2 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899