Pío Moa

« Exaltación del deseo terrenal / ¿Son democráticas las elecciones? / Félix Morales | Principal | La paz y la victoria / "Contubernio" de Munich / Ofensiva anglómana »

Sindicato del crimen / Gibraltar no es problema menor / Lucro y lujuria

31 de Marzo de 2011 - 09:08:32 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

Si estás de acuerdo con los contenidos del blog, no seas pasivo: dales difusión en tu medio

**Este domimgo, a las 9,30, intervendré en el programa de televisión "Alguien tenía que decirlo", de Ramón Pi, en Intereconomía                                                          

                                                       ***

Sindicato del crimen

Hace años algunos periodistas salvaron la democracia, impidiendo la institucionalización de la corrupción al estilo del PRI mejicano como más o menos pretendía Felipe González y su gente, y facilitando la alternancia. Entonces el grupo PRISA, con Cebrián a la cabeza, se lanzó como un perro de presa en defensa de los corruptos, motejando de “sindicato del crimen” a los periodistas demócratas.

   Ahora vemos de nuevo a la pandilla de El País (¿cómo hablar con respeto de gente así? Perderíamos el respeto a lo poco que sigue siendo decente en el ambiente político-mediático) unida como una pìña con los delincuentes del gobierno en relación con el caso Faisán. Las mafias defienden sus intereses.

   El caso Faisán es solo un dato preciso y concreto de una maniobra de mucho mayor alcance, cuya clave principal reside en el socavamiento de la Constitución vía hechos consumados. Y el socavamiento de la legitimidad de la Transición mediante, entre otros desmanes, la totalitaria Ley de Falsificación Histórica  y los “estatutos de segunda generación”,  modelizados en el de Cataluña, con nuevas “naciones” y “realidades nacionales”, que liquidan el mismo concepto de soberanía española.

   Y dentro de todo ello, la conversión –con apoyo de Rajoy— del Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo en Pacto con los Terroristas y contra las Libertades. Todo esto  estaba tan enormemente claro desde el principio, que dice mucho de la agudeza del análisis político en España el hecho de que casi nadie llamara al “proceso de paz” por su verdadero nombre: colaboración con banda armada y ataque a la Constitución. Ha sido necesaria la anécdota, pues no deja de serlo en el proceso, del Faisán  para que algunos abran los ojos al dato de que tenemos unos políticos delincuentes. Un verdadero sindicato del crimen, formado por el gobierno, PRISA y la ETA, basado en una ideología común: son todos socialistas, antifranquistas fanáticos y despreciadores o abiertos enemigos de España. Estos rasgos y algunos otros les unen. 

 ------------------------------------------------- 

Gibraltar

El príncipe Felipe ha instado a Carlos de Inglaterra a realizar avances en relación con Gibraltar. Acierta del todo al señalar que se trata de un problema bilateral entre quienes han robado y colonizado tierra española, y el país víctima del expolio. Es decir que los “llanitos”, interesados al máximo en permanecer como colonizadores subalternos, no pinchan ni cortan en el asunto, y son simplemente utilizados como pretexto por Londres.

    Sin embargo se equivoca el príncipe al dirigirse a los ingleses. Estos no tienen la más mínima razón para dar ningún paso ante un país como España, envilecido al extremo por una casta política indecente. Al contrario, solo tienen motivos para seguir vulnerando cada día, como lo hacen, la soberanía española, con renovado ánimo colonialista. Un gobierno tan abyecto y mafioso como el de Zapo invita a tales cosas. Así como Zapo ha invertido el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, así Felipe González, entre sus muchas miserias, invirtió la política de Franco en Gibraltar, que estaba ocasionando graves problemas a la permanencia de Inglaterra en el Peñón, (que no en “la Roca”, como dicen los cretinos anglómanos. Parece que España entera se esté gibraltarizando). Política que el infame Zapo ha incrementado. El propio Aznar cayó en trampas diversas, en “soberanías compartidas” y tonterías semejantes.

    No es, pues, a los ingleses a quienes debiera dirigirse el príncipe, sino a los políticos españoles. Nos hemos acostumbrado al sueño de la abyección, y ya va siendo hora de que vayamos despertando. Gibraltar no es un problema menor: afecta profundamente a la dignidad, la soberanía y los intereses económicos y estratégicos españoles. Debiera hacerse comprender a Londres que, mientras siga colonizando tierra española, la amistad y la alianza entre ambas partes serán muy difíciles, y que ello repercutirá también en sus intereses concretos.

 --------------------------------------------------

      Trivialismo convencional

Al trivialismo convencional lo distinguiría el apego romo al lucro y la lujuria y, de acuerdo con Diel, podríamos verlo plasmado en la política de Rajoy, hombre de muy bajo perfil (“la economía lo es todo”, “la nena angloparlante”, etc.). No tanto, aunque también,  en la orientación de Zapo, ya que el trivialismo de este tiene algún toque titánico, como corresponde a un personaje perturbado e iluminado.  

    Más aún, podríamos describir la decadencia de España desde el primer tercio del siglo XVII como efecto de una progresiva trivialización de la sociedad, es decir, de baja tensión espiritual, en contraste con un siglo XVI de tan extraordinario impulso hacia el espíritu en todos los órdenes. Una manifestación típica en el arte podría ser la literatura picaresca, que toma cuerpo realmente solo a finales de ese siglo. La Iglesia, la política, la enseñanza, la milicia, el pensamiento, la literatura y el arte decaen, faltas de aquella tensión, se acartonan, se corrompen en gran medida, buscan la rutina y la medianía, desconfían de de todo lo nuevo y  todo lo sobresaliente. Hubo un pequeño repunte en el siglo de la Ilustración para decaer de nuevo profundamente en el XIX; cierta recuperación desde el final de ese siglo (Edad de Plata), se fue al abismo con la II República;  otra recuperación considerable en el franquismo ha desembocado en la España actual de la telebasura y otras basuras, de la juventud botellonera, etc., caracterizada, hasta extremos nunca vistos, por un hedonismo ramplón (lucro y lujuria como orientación básica de la vida). Dice Diel que el trivialismo convencional mina las bases culturales de la vida. Creo que podemos apreciarlo en todo.

----------------------------------------

**** http://elblogdejesuslainz.blogspot.com/2011/03/la-raza-catalana-de-francisco-caja.html

 

****Más de 4.500 profesores de Galicia se niegan a dar clase en español. Una herencia más de Fraga. La única solución para estas cosas es triple: aplicación de la ley, explicación y defensa pública del español común frente a las agresiones que sufre, y mayor democracia: que lo público deje de estar secuestrado por grupitos o grupazos políticos.

 

****El gran éxito de la Transición consistió en la victoria sobre el rupturismo. Una victoria que Suárez inutilizó pronto.

 

****El nacionalismo inglés subalterno de nuestros anglómanos.

 

****Dice Ángeles Pedraza, de la AVT, que Rubalcaba debía dimitir por el caso Faisán. Cómo, dimitir. Debería ir a la cárcel, con todo el gobierno. Esto es mucho más grave que todo lo que hizo míster X.

Comentarios (55)

« 1 2 »

51 manuelp, día 1 de Abril de 2011 a las 12:05
gaditano

Usted como buen "humanista internacionalista" se siente ciudadano del mundo, un mundo que suele ser un lugar peligroso en el que, a poco que te descuides, te pueden partir la cara, el corazón o ambas cosas, pero usted - quizá por algún trauma infantil de los que tanto habla- tiene una especie de complejo que le impide tomar partido por su nación, sin darse cuenta de que, por equivocado que se esté el adversario, en este caso Inglaterra, no lo está menos.
¿No cita usted mismo la clausula del tratado de Utrech que excluye a moros y judios del Peñon?, entonces como el mismo Shakespeare dijo en "el mercader de Venecia" el incumplimiento de la literalidad del tratado, invalida este.
De todas formas, como dijo un coronel de boinas verdes americano, en última instancia es nuestra voluntad la que nos salva de las situaciones complicadas. Como yo no soy español por accidente ni por elección, sino porque una larga seris de antepasados mios vivieron y murieron en España, defenderé la integridad de mi patria por encima de sofismas de pacotilla como los suyos y de delirios "ciudadanosmundistas" que sólo son una pantalla de antipatriotismo.
52 Hegemon1, día 1 de Abril de 2011 a las 12:34
Seguro que tiene alguna denominación a lo que le ocurre a Gaditano. ¿Cómo calificar la actitud de reprochar a los españoles lo que es característico y ejemplo en sus amados ingleses?
53 egarense, día 1 de Abril de 2011 a las 14:44
La expresión "soy ciudadano del mundo" es un latiguillo empleado por muchas personas para señalar que anteponen su condición de persona a la de una determinada nacionalidad.

Pero ser "ciudadano del mundo" no responde a una realidad político-social, dado que hay muchas partes del mundo donde la condición natural de cada uno supone un "estigma" determinado.

No obstante tiene un trasfondo, sino realista, al menos positivo. Otra cosa es que se puede ser persona y ciudadano de una nación determinada. Como bien dice Manuel, uno no nace en un sitio determinado por casualidad, ni es una elección. Entraríamos en temas metáfisicos que no vienen al caso.

Yo me siento español y no por ello me considero superior a nadie por tal condición. Tampoco inferior. Y estoy dispuesto a considerarme hermano de otras naciones, especialmente de lo que es la Cristiandad, PERO NO PRIMO. Y eso es precisamente lo que piensan de nosotros los británicos en cuanto a Gibraltar, que somos primos. Ya y en otras latitudes, parece que Kissinger dijo aquello de que éramos un país de camareros. Desde luego lo que no hemos sido nunca es tan imperialistas, piratas y ladrones como, tanto el Imperio Británico, como el Estadounidense...

Aún así a mí también me gusta sentirme ciudadano del mundo, PERO PRIMERO ESPAÑOL...
54 egarense, día 1 de Abril de 2011 a las 14:50
De hecho, si tuviera las oportunidades necesarias, sería un ciudadano del mundo, que lleva a tal, la españolidad. Es curioso como, incluso deportistas catalanes que salen "al mundo" y triunfan se vuelven "españoles" de golpe. Muchos más de los que los separatistas quisieran. Porque además en la mayoría de los casos lo hacen, muy sinceramente. Tenemos el caso más "glorioso" en Pau Gasol. Y muchos otros.

Ellos llevan la españolidad a todas partes. Son ciudadanos del mundo, porque su actividades les abre las puertas de todas las civilizaciones y de muchos países. Y aunque la mayoría no son nacionalistas, realmente enarbolan una sola bandera que es rojigualda como todos sabemos, y amamos. Confirmando el hecho de que se puede ser un ciudadano perfectamente equilibrado, ser de alguna manera ciudadano del mundo, y al mismo tiempo sentirse español como una identidad personal, íntima e irrenunciable...
55 falx, día 2 de Abril de 2011 a las 00:49

Interesante enfoque el de la decadencia.

Aunque sigo pensando que se confunde los resultados de la misma con su origen.

A cominzos del XVII España no comenzó la decadencia por bajeza espiritual y mentalidad ramplona. Sino que se llegó a estas (que se sumaron al problema)como resultado de un agotamiento, material y moral, de un extenuante siglo de guerras, deudas, bancarrotas subidas y más guerras.

En cualquier caso, la decadencia comenzó por algo tan sencillo como que España, perdió la iniciativa y no supo seguir apostando por los sectores adecuados; sin esto, su menor población y riqueza frente a sus muchos enemigos, terminó con ella, aunque resulta sorprendente lo que todavía fue capaz de soportar en el XVII hasta esto.

« 1 2 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899