Pío Moa

« Como decían Marañón y Besteiro... | Principal | Aguirre se resigna. ¿La hora de Vidal Quadras? »

¿Quién debería irse?

20 de Abril de 2008 - 10:32:16 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti
 
¿No está bastante claro?
 
DISCURSO DE RAJOY CON MENCIONES A AGUIRRE Y EL LIBERALISMO
 
"Me presento porque me lo han pedido mis compañeros, no ningún periódico ni radio".
Es decir, Rajoy representa a la burocracia del PP, o parte de ella, con ella se identifica y no con la opinión pública ni con las bases del partido. Nada de debate de ideas, sustituido por una retórica vacía, al estilo ZP (algo ha aprendido de él): un partido “moderado, abierto, integrador…”, los demás, lógicamente, no lo son, solo son "doctrinarios". "Si alguien quiere presentarse que lo haga pero sí quiero decir una cosa, yo voy a ser leal a mi partido". ¿Y los que se presenten contra él serán desleales? Ha decidido que el PP sea un partido sin raíces, futurista, economicista, con los principios de la nena angloparlante. Y quienes no estén de acuerdo, “que se vayan”. Poco moderado se le ve, poco dialogante, poco pluralista y poco integrador. Ha perdido las elecciones y está dividiendo al partido: alto perfil contra los disidentes, bajo perfil hacia el gobierno desmembrador de España y de la democracia. Por ahí marcha resueltamente, y ahí yace su famosa honradez. Encontrará la comprensión y el aliento de PRISA y de los aledaños del PSOE. ¿No debería irse él? Mucho depende de eso.
 
----------- 
 
ANTE LA PROPUESTA DE HACERLE HIJO PREDILECTO DE SEVILLA
 
Monseñor Amigo cree que González tiene "sobrados méritos para cualquier reconocimiento"
 
El cardenal arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, aseguró este viernes que el ex presidente del Gobierno Felipe González tiene "sobrados méritos para cualquier reconocimiento que se le haga", en relación a la propuesta del Grupo municipal socialista de nombrarle Hijo Predilecto del ciudad, que no cuenta con el beneplácito del PP.
 
Cierto, el hombre de Rumasa, de Filesa, del entierro de Montesquieu, de los Cien años de honradez, del GAL… tiene sobrados méritos, y  Monseñor Amigo sin duda los conoce bien, gran servicio a la Iglesia. Es como el nombramiento de “padre de la patria” para el pobre cretino Blas Infante… La España Chikilicuatre.

-----------

Querido amigo/a:

Muchas gracias por firmar por la defensa de nuestros compatriotas de Ceuta y Melilla. Si reenvías este mensaje a amigos y familiares, multiplicarás el efecto de esta iniciativa.

Muchas gracias.

El Equipo de HazteOír.org

***

Si quieres apoyar ahora la defensa de Ceuta y Melilla, visita:

http://www.hazteoir.org/node/11663/ 

Yo ya he firmado. Sólo te costará un minuto.

-------------

UNA MANIPULACIÓN DE TUSELL
 
Por Pío Moa

La exposición "Arte protegido", del Museo del Prado, sobre el salvamento de obras de arte durante la guerra no es, desde luego, una patraña sistemática, como la montada por los chicos de Alfonso Guerra en torno al exilio, pero dista de informar con claridad al público sobre los avatares del patrimonio artístico español durante la guerra civil. Quizá sea inevitable, dada la situación actual, aunque no deja de ser un avance. De todos modos, el visitante no se hará una idea muy clara del asunto, a excepción del aspecto meramente técnico del salvamento.

Pero es Javier Tusell –el historiador profesional y "científico", amigo de la censura y de una concepción adoctrinante (es decir, totalitaria) de la historiografía–, quien, en el prólogo al catálogo, da la nota política de la exposición. Que es lo fundamental, pues el salvamento de las obras de arte no fue ante todo una operación técnica, llevada bastante bien por la Junta del Tesoro Artístico "republicana", sino política.

Tusell, después de libros como el mío sobre los mitos de la guerra, no puede hablar con la desenvoltura de antaño sobre las maravillas del espíritu republicano, pero no obstante se las arregla para colar trolas del tamaño del propio museo del Prado. Intenta transmitir la tesis de que "fue el espíritu regeneracionista de la República el que salvó el patrimonio", mientras, por el contrario, "a los sublevados" les interesó, ante todo, ganar la guerra, y por tanto la protección del patrimonio tuvo para ellos importancia muy reducida. Naturalmente, ganar la guerra les interesó tanto a los sublevados como a las izquierdas, pero el lector desprevenido es inducido a creer que fueron los franquistas los principales destructores del patrimonio, por acción (bombardeos) o por omisión (desidia).

La verdad es totalmente opuesta, y puede resumirse así:

a) Durante la guerra fue incendiada o destruida por otros medios una cantidad ingente de obras de arte, bibliotecas antiguas y valiosísimas, acumuladas durante siglos, edificios de gran valor artístico, archivos, etc. Otros bienes artísticos e históricos fueron saqueados, en especial los que, por su contenido en metales o piedras preciosas, podían ser fácilmente vendidos.

b) La práctica totalidad de esas destrucciones y expolios se dio bajo el Frente Popular, y fue espoleada por la propaganda no sólo de anarquistas (como indica Tusell), sino de comunistas, socialistas y azañistas. Por ejemplo, el periódico de Azaña, Política, alentaba al vandalismo y bendecía a sus autores, como expongo en Los mitos de la guerra civil. Pueden citarse las incitaciones en verso hechas por Alberti, que suele aparecer en libros de historia como uno de los salvadores del patrimonio artístico. Etc.

c) Los bombardeos nacionales sólo causaron pérdidas insignificantes, y aun ellas de modo involuntario, por fallos de puntería normales en tales casos. Y de ninguna manera el traslado de las obras se hizo para librarlas de ataques aéreos, pues empezó antes de que los mismos empezasen. Además, el museo del Prado se convirtió en almacén de tránsito, durante el resto de la guerra, de innumerables obras traídas de otros lugares, prueba del poco temor de las autoridades izquierdistas a los bombardeos. La alusión a éstos fue sólo un pretexto para despistar a la opinión internacional y, de paso, culpar a los franquistas.

d) Hubo un peligro real de bombardeos, pero se debió precisamente a los traslados, sobre todo cuando, como lamenta Azaña, los depósitos fueron colocados al lado de polvorines o parques de artillería, como ocurrió en Figueras y Peralada. Si se salvaron entonces fue simplemente porque el servicio de inteligencia franquista sabía que allí estaban.

e) Siendo así las cosas, como indudablemente así fueron, por mucho que intente ocultarlo Tusell, es lógico que el bando nacional se interesase poco por la destrucción del patrimonio, pues en la zona dominada por él esas destrucciones no existieron, o cesaron tan pronto dejaron de estar bajo el poder de las izquierdas.

El salvamento, por tanto, se hizo contra las depredaciones y destrucciones realizadas por las mismas izquierdas. De una manera turbia y desvirtuada, como siempre, Tusell lo admite, al tiempo que le traiciona el subconsciente: "Tan rápida y devastadora como fue la destrucción lo fue la reacción", es decir, la reacción "salvadora" de los regeneracionistas republicanos. Pues en efecto, la reacción fue igual de devastadora. La exposición atiende solamente a los tesoros devueltos a España, que lo fueron ante todo porque el modo desastroso como terminó la guerra en Cataluña hizo imposible ocultarlos. Otras muchas colecciones de monedas de oro del museo de Arqueología, documentos antiguos, alhajas de familias humildes depositadas en los montes de piedad, pinturas, esculturas, objetos artísticos religiosos, libros antiguos de gran valor, etc., pasaron bajo control de dirigentes izquierdistas una vez perdida la guerra, para perderse en ventas fraudulentas en el extranjero. El ilustrativo episodio del yate Vita, por cuyos cuantiosos bienes pelearon Negrín y Prieto en Méjico, es conocido, pero otros tesoros desaparecieron para siempre sin posibilidad de recuperación.

Con toda razón escribió Madariaga: "el tan cacareado salvamento de los cuadros del Prado, lejos de ser tal salvamento, fue uno de los mayores crímenes que contra la cultura española se hayan cometido jamás". Las personas que se ocuparon de salvar los cuadros eran un grupo profesional poco o nada politizado, desinteresado y ansioso de evitar la ruina del patrimonio español, cosa que hizo en lo que pudo. Eso debe ser destacado. Pero, repito, toda la historia se queda en muy poco sin explicar cómo esas personas, aunque de buena fe, fueron utilizadas en una política que, de acuerdo con Madariaga, sólo cabe calificar de criminal. 

-----------

Cuatro blogs de interés:

http://vinamarina.blogspot.com        

http://sebastianurbina.blogspot.com
 
http://www.heterodoxias.net/
 
http://averiguelovargas.blogspot.com 
Comentarios (101)

« 1 2 3 »

101 Vendeano, día 22 de Abril de 2008 a las 14:44
El PP VERÁ LO QUE HACE, pero si 1) no renueva a su lider con unas elecciones internas LIBRES, 2) no expresa ese lider una posición ideológica FUERTE, antiestatista y liberal-conservadora, 3) no se hace un trabajo duro de OPOSICIÓN frente al nazional-socialismo, dando un MENSAJE CLARO de defensa de unidad nacional y defensa de derechos y libertades. YO NO REGALO MI VOTO a roncadores de poltrona, claque servil y discurso correcto; prefiero dárselo a voces que, aunque solitarias, se oyen bien alto por no ser acomplejadas: ROSA DÍEZ.

« 1 2 3 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899