Pío Moa

« El caso Regina Otaola / Protagonistas de la transición (I) los franquistas | Principal | Unos apuntes sobre marxismo (I): su actualidad »

Protagonistas de la transición (y II) Los opositores

16 de Junio de 2010 - 08:26:30 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti


****
El Congreso da carpetazo a la investigación de Bono. Normal. Es que Bonos hay muchos, sin duda, dentro del Congreso. Y la solidaridad, como la llaman, es un valor máximo para esa gente. Esa gentuza. La gentuza que, entre tantas otras fechorías, mantiene abierta la autorización para que el gobierno siga colaborando con la ETA.

**** El PP deja tirada a Alzola en el juicio por su agresión. Los señoritos mangantes del PP. La alternativa.

****El Gobierno, en defensa del dictador Obiang frente a la UE y las ONG. Como en el caso de la ETA o de Castro: las afinidades electivas.

 --------------------------------------------

   El personaje más destacado de la oposición era, con mucho, Santiago Carrillo, jefe  del único partido de izquierda con organización nacional e influencia mayor o menor en variados ámbitos sociales, y organizador hasta poco antes de gran parte del resto de la oposición en torno a sus iniciativas. Casualmente, Carrillo coincidía con Torcuato en edad y ciudad de nacimiento, Gijón, aunque no podían diferir más en personalidad e historial. Hijo de Wenceslao Carrillo,  un destacado dirigente del PSOE,  en 1934, con solo 19 años, lideraba las Juventudes Socialistas, y por tanto el terrorismo contra la CEDA y la Falange, terrorismo al que la segunda terminaría replicando con parecida violencia, al verse desamparada por el gobierno (Aunque muchos historiadores oscurecen el dato, o lo presentan al revés). Admirador del stalinismo, estuvo entre los jefes de la insurrección de octubre de 1934, que pretendía destruir la república burguesa e imponer la dictadura de su partido. Detenido, fue liberado  al triunfar el Frente Popular en febrero del 36. “Bolchevizador” del partido, seguidor de Largo Caballero, el Lenin español, y más partidario de Stalin, entregó las Juventudes Socialistas  al PCE con el nombre de Juventudes Socialistas Unificadas (JSU).

  
Reiniciada la guerra civil en julio de 1936, Carrillo pasó a organizar el terror de retaguardia contra las derechas, también contra izquierdistas incómodos, a la sombra de la Comintern y el NKVD soviético. Hay muy pocas dudas sobre su responsabilidad, entre otras cosas, en la más brutal y masiva matanza de prisioneros de la guerra, la de Paracuellos. Perdida la guerra, se exilió, fue escalando puestos en el aparato exterior comunista y dirigió desde Francia el maquis, intento fallido de volver a la guerra civil. En la tradición stalinista, hizo liquidar a bastantes comunistas que juzgó desafectos.

   
El fracaso del maquis no determinó el de Carrillo, que continuó ascendiendo, si bien con tropiezos, en la dirección del PCE hasta el más alto cargo, secretario general,  en 1960, quedando La Pasionaria con el título más bien honorífico de presidente. El desastre del maquis  obligó a cambiar la orientación en sentido similar al de los frentes populares impuestos por Stalin en 1935: infiltración en los sindicatos franquistas, en los medios universitarios e intelectuales y búsqueda de acuerdos con opositores al régimen; al efecto alzó la bandera de “reconciliación nacional”: “reconciliación” contra los vencedores de la guerra civil, imaginados como ínfima minoría detestada por “el pueblo”. De ahí saldrían tácticas como el Pacto para  la Libertad, la Asamblea de Cataluña o la Junta Democrática. Año tras año contó con derrocar a Franco, en balde,  mediante una Huelga Nacional Pacífica. En cambio superó peligrosas tensiones internas del PCE,  incluso alguna maniobra del Kremlin, ocasionalmente disgustado.

  
Cuando la postura oficial de Moscú cambió, ya muerto Stalin, Carrillo también cambió disciplinadamente. Pero la escuela (el marxismo-leninismo) y talante stalinistas siguieron vivos en él. Al comenzar los crímenes de la ETA, Carrillo los calificó de acciones justas “que ningún antifranquista puede condenar”: apoyaba a cualquier fuerza contraria al franquismo, desde los terroristas a Areilza, pasando por los democristianos, etc., con vistas a implantar,  finalmente, un “socialismo real”. Coincidía con el sector progresista de la Iglesia, que también respaldaba a todo tipo de enemigos del régimen –y de la misma España--. Esta afinidad haría pensar a Carrillo que el socialismo iba a  llegar España con la cruz en una mano y la hoz y el martillo en la otra. 


  
 Ya en 1972  hacía estos análisis: “Juan Carlos (…) ha jurado (…) los principios fascistas. Sin duda ha prometido a unos y a otros  que cuando reine hará de su capa un sayo y olvidará su origen y sus juramentos (…) Pero la oposición no puede dejarse trastear (…)  ¿Qué realismo es ese que se imagina el paso de una dictadura fascista a una democracia sin que  medie una verdadera revolución política? (…) Y esto no es posible sin una mediación de coerción y de fuerza (…) El PCE estima que la concepción de la dictadura del proletariado como período de transición del capitalismo al socialismo no ha sido superada (…) No renunciamos a la violencia revolucionaria”. 

    
En el libro-entrevista Démain l´Espagne,  (Mañana España), con los intelectuales franceses Régis Débray y Max Gallo, exponía: “La URSS y los demás países socialistas están en condiciones de hacer frente al mundo imperialista”;  “La única teoría que conserva su actualidad es el marxismo. Porque el  marxismo es tan científico…”; “Para que la paz sea real e irreversible, el socialismo ha de triunfar en los países capitalistas”; “Hoy es posible que tengamos la Iglesia más evolucionada de Europa desde el punto de vista político y social”;  “Juan Carlos (…) vendió a su padre por una corona y eso no se lo perdonan ni los monárquicos”; “La democracia formal será sobrepasada por la necesidad de profundizar la democracia en el sentido del socialismo”. Menos reconciliador aún, decía: “Estoy entre los que piensan que ver morir a Franco en su lecho sería una injusticia histórica. Pocos pueblos  en Europa han luchado tanto por la libertad como nosotros y no nos merecemos verle morir con la ilusión de que su tiranía sea indestructible. No debe tener esa satisfacción. Debe ver con los ojos abiertos el fin de su tiranía (…) La condena a muerte de Franco, la firmaría”. Tenía sus motivos para odiar al Caudillo que había derrotado una y otra vez todo lo que Carrillo representaba, y frustrado sus sueños hasta el final, pues moriría en la cama y no ante el paredón.

  
Un mes antes del óbito de Franco, el jefe comunista hablaba así a la célebre periodista Oriana Fallaci: “Si la revolución va a tener necesidad de la violencia en España, como la ha tenido en otros países, estaré pronto para ejercitarla”; “Juan Carlos es una marioneta que Franco manipula como quiere, un pobre hombre incapaz  de toda dignidad y sentido político ¿Qué posibilidad tiene Juan Carlos? Todo lo más ser rey por algunos meses”

  
Carrillo debió de confiar en una rápida descomposición del franquismo tras  la muerte de Franco: hacia febrero de 1976 entró clandestinamente en España mientras la oposición empujaba cuanto podía hacia la ruptura. Nuevamente en vano. La realidad alejaba sus esperanzas. Su largo historial de reveses, el declive revolucionario portugués y la promoción del PSOE le hicieron ver definitivamente que solo si hacía creíble su moderación y cierto distanciamiento de la URSS podría contar con cierto protagonismo. Contra ello pesaban su vinculación inocultable con los países comunistas y el recuerdo aún vivo del historial del PCE y de él mismo, la desconfianza por sus  tradicionales cambios de táctica. Por otra parte, el PCE era más fuerte que todo el resto de la oposición junta, y con notable capacidad de movilización, huelgas y manifestaciones. Por eso, la actitud franquista oscilaba entre rechazarlo como el enemigo implacable de siempre o reconocerlo con vistas a domeñarlo –ya Juan Carlos había dado pasos en tal sentido--. En estos dilemas tendría que desenvolverse Carrillo. Hombre por lo demás vanidoso, como indican sus memorias, en las que se recrea en citar a  los personajes importantes que ha conocido.

     
                                                       ***

    Felipe González tuvo un papel muy escaso en la reforma y solo tomó vuelo durante la segunda etapa de la transición, ya en 1977, por lo que antes nadie podía suponer el extraordinario papel que había de desempeñar en la política española; ni había seguridad de que,  aun con todas las ayudas y ventajas que recibía, lograse desplazar al PCE como fuerza clave de la izquierda.  De familia sevillana económicamente desahogada, González  tenía 35 años y pertenecía, por tanto, a la generación del rey. Su vida anterior, un tanto anodina y previsible,  había sido la de un estudiante mediano, que había hecho la milicia universitaria, suspendido unas oposiciones a letrado del sindicato oficial, y finalmente se había colocado como abogado laboralista. Al terminar los estudios de Derecho, en 1965, pasó una temporada en la universidad católica de Lovaina, con una beca del episcopado alemán que le consiguió un conocido de la Juventud Obrera Católica. Durante ese tiempo estuvo próximo a organizaciones religiosas en vías de radicalización, y contactó con algunos socialistas,  por cuya organización y doctrina optó. La elección no dejaba de ser coherente con su  trayectoria anterior, pues aquellos socialistas componían poco más que una  tertulia de amigos, sin mayor peligro o compromiso político. Aunque después se le fabricó una biografía universitaria  más animada y antifranquista, la verdad es que casi nadie le recordaba en tal faceta.

    
 
Hacia 1976, González hablaba con más extremismo que Carrillo, pero tenía, por carácter, poco en común con él. Su personalidad tenía sorprendentes semejanzas con la de Suárez y el rey. Como estos, tenía más de listo que de inteligente, era simpático y de buen trato, hábil en la maniobra, ambicioso, de convicciones harto flexibles, pragmático a un nivel no muy elevado, de fondo intelectual limitado y maleable, y no parecía albergar dudas íntimas sobre su capacidad para escalar los puestos más altos. De hecho, sabría aprovechar sin miramientos, partiendo literalmente de la nada, la magnífica ocasión que le brindaba el destino y el cúmulo de ayudas que le llovían de todas direcciones: atención privilegiada de los medios, donativos y dádivas de variado origen, una policía comprensiva  con su partido (e infiltrada en él), etc. (Un ejemplo de esa infiltración a alto nivel, referido a Asturias, en J. R. Gómez Fouz, Clandestinos, Oviedo, 1999. Entre otros, uno de los máximos dirigentes de la UGT, llamado durante años, ya en la democracia “el amo de Asturias”,  habría sido confidente de la policía franquista). Ayudas a pesar de sus radicalismos potencialmente peligrosos, pero que nadie parecía querer tomar en serio. Tampoco interesaba a nadie recordar el historial de su partido, lo que aumentaba su margen de maniobra y le permitiría presentarse como dechado de demócratas.

   
Desde sus años de socialismo sevillano conocía a Alfonso Guerra,  con quien iba a formar un tándem político inseparable durante muchos años. Guerra venía a ser la mano derecha, casi el alter ego de González. Mucho menos simpático, a menudo arisco y provocador, entronca más bien con la figura tradicional del pícaro semiculto e insolente, cultivador de una moralina simple, diestro en el embuste, la artimaña y la apariencia. La lista de sus “faenas”, a veces cómicas, es larga y muchas de ellas han salido en la prensa: cortar el micrófono o dejar encerrado en el ascensor  a uno u otro opositores dentro del partido, hacer circular rumores y acusaciones falsas o injuriosas: en Suresnes tildaba a Pablo Castellano de “judío y sionista”, y de “socialdemócrata vendido a los alemanes”, lo que no impedía a Guerra y González recibir cuantiosos fondos de origen germano. Probablemente fue él también quien ideó tretas como el empleo de los fondos recibidos de la CIOSL para simular cuotas de afiliados inexistentes, o las fotografías de “pintadas” en un garaje para impresionar a los suministradores de ayuda exterior.

 
 
Durante aquel año 1976, González vacilaba entre exigir la legalización de todos los partidos, es decir, también del PCE, o aprovechar la oportunidad que se le ofrecía de ganar un tiempo precioso aceptando su legalización antes que la de aquel.

  
                                                         ***

    De los líderes nacionalistas, el más relevante era el catalán Jordi Pujol. Después  de la guerra civil, cuando la Esquerra, en alianza conflictiva con el anarquismo y el comunismo, bajo la presidencia de Lluis Companys, habían impuesto un  régimen  en extremo sanguinario y expoliador en Cataluña, el nacionalismo había perdido casi todo su influjo popular.  Pujol, de joven, se sintió llamado a cambiar aquella situación y a resucitar el que llamaba “sentimiento magnánimo”, esto es, nacionalista. En 1960, él y algunos más aprovecharon la perspectiva de una visita de Franco a Barcelona para organizar un escándalo en el Palau de la Música Catalana, donde se celebraba un homenaje al poeta Joan Maragall con motivo de su centenario. Hubo gritos y reparto de un panfleto escrito por Pujol afirmando que “la falta de libertad es absoluta” y que Franco, “además de opresor es corruptor”, achacando el escaso sentimiento nacionalista de los catalanes a la supuesta corrupción extendida por el régimen sobre todo el pueblo. Pujol, principal organizador de la protesta, no asistió al Palau, pero fue delatado y arrestado. Según su informe, fue seriamente torturado hasta confesar la existencia de un cómplice, y recibió siete años de condena tras recitar en el juicio una proclama nacionalista. Liberado a los dos años, fue uno de los contados catalanistas encarcelados después de la guerra.

  
 
En 1976, Pujol tenía 46 años. Se había formado hasta los quince en el Colegio Alemán –nazi por entonces--, lo que considera “un acierto para mi formación”, por su excelente pedagogía y, afirma, falta de adoctrinamiento político. Fue buen estudiante, religioso y de familia acomodada. Pronto enfocó su catalanismo por la vía financiera, como principal impulsor de Banca Catalana, sobre la que pesarían cargos de corrupción. Curiosamente, en sus memorias no menciona a Andreu Abelló, pese a haber tenido este un notable papel en el nacionalismo y en el propio banco de Pujol. Abelló, huido a Méjico después de la guerra, compartió con Indalecio Prieto el tesoro del yate Vita, llevado allí por órdenes de Negrín y compuesto de una inmensa suma de bienes privados y públicos, artísticos, etc., expoliados por el Frente Popular. Prieto, de acuerdo con el corrupto presidente mejicano Cárdenas, se lo apropió robándoselo a su vez a Negrín, lo que originó una reveladora correspondencia entre ambos jefes socialistas. (Sobre este definitorio  y no muy conocido asunto, existe cierta bibliografía entre ella informaciones del socialista Amaro del Rosal. Lo he tratado en Los mitos de la guerra civil, Madrid,  cap. 27). En 1949,  Abelló pasó a Tánger con fondos bastantes para fundar un banco, y en 1964, vuelto a España  sin problemas, apareció como consejero de Banca Catalana. Hacia el final del franquismo entró en la Asamblea de Cataluña, impulsada por los comunistas, y derivó hacia el socialismo, probablemente con la idea de darle un sesgo nacionalista. A su vez, Pujol  fundó en 1974  el partido Convergencia Democrática de Catalunya.

   
Pujol estaba en contacto con Josep Tarradellas, jefe de una fantasmal Generalitat en el exilio. Durante la guerra, Tarradellas había obrado con cierto energumenismo, pero la experiencia del exilio le había hecho reflexionar,  había declarado su intención de respetar lo que Franco hubiera hecho de bueno por Cataluña, que ciertamente no era poco, y  había adoptado una actitud muy moderada, lo que le había de llevar a desacuerdos de fondo con un Pujol más extremista.

  
El nacionalismo vasco no terrorista aparecía como alternativa civilizada a la ETA, y también  dispuso de ventajas sustanciales. La clave del nacionalismo vasco, más aun que del catalán, era un racismo extremado, si bien tras la II Guerra Mundial ese rasgo quedó en sordina, vista la derrota del nacionalsocialismo alemán. Considerándose cristiano,  el PNV  se había aliado al Frente Popular, cooperando con él en disimular la feroz persecución religiosa.  Traicionó esa alianza cuando vio que los nacionales iban ganando la guerra y, sobre todo después del bombardeo de Guernica, estrechó lazos con los fascistas italianos con vistas a una rendición por separado, al paso que entregó intacta a Franco la industria pesada bilbaína. Poco perseguido por el franquismo, en el exilio había espiado a sus ex aliados izquierdistas por cuenta y sueldo del FBI. En 1976 gozaba todavía de escaso apoyo popular, pero, como pasaría con  el PSOE y Convergencia, lo ampliaría rápidamente a favor de los cambios políticos. De sus líderes, quien cobraría mayor protagonismo iba a ser Xavier Arzallus,  ex jesuita y de familia carlista,  muy poco conocido entonces. Más lo era un dirigente vuelto del exilio, Juan de Ajuriaguerra que, como Tarradellas, se había moderado y rechazaba connivencias con la ETA, aunque, como en el caso catalán, perdería influencia a favor de los más radicales Arzallus y Carlos Garaicoechea.

  
Si bien el nacionalismo vasco y el catalán diferían, algo  más separatista y racista el primero, partían ambos de un principio que tendía a anular la soberanía española, al concebir como naciones a las dos regiones.

 

Comentarios (34)
1 manuelp, día 16 de Junio de 2010 a las 09:01
El paso de Carrillo, y muchos más, del PSOE al PCE en la guerra de 1936 constituye un fenómeno curioso. Manuel Tagüeña en sus memorias dice que él se pasó al PCE sin tener en cuenta ni el cálculo ni la conveniencia, sino sólo por el convencimiento de que los comunistas eran los únicos capaces de hacer efectiva la resistencia a los sublevados.
Se contradice sin darse cuenta, pues eso que expone es un mero cálculo y además lo hizo en noviembre de 1936, después de ver como las armas soviéticas y las brigadas internacionales habían llegado a España.
Cálculo que, por lo demás, a él, como a tantos les salió bien, pues fue la única manera de que con 24 años llegara a mandar un cuerpo de ejército.
En suma, en la España del frente popular de 1936-1939, el pertenecer al partido comunista era un buen negocio y el único, dentro del campo frentepopulista, con perspectivas de progreso futuro.
Análogamente, en la España de la transición, el pertenecer al partido socialista, era un buen trampolín para el porvenir.
2 Sherme, día 16 de Junio de 2010 a las 09:14
"Esta afinidad haría pensar a Carrillo que el socialismo iba a llegar España con la cruz en una mano y la hoz y el martillo en la otra". Efectivamente, esa creo que era la consigna o lo que, no solo Carrillo, nos hizo creer. Quizás porque el mismo Régimen "cargó las tintas" en lo "malo y criminal" del comunismo, que había "engañado" a los socialistas y "eran ellos" los que habían llevado a la (buena) República y a los (buenos) republicanos hacia el Moscú totalitario. Recuerdo una discusión con un compañero de curso (supongo que sería cuando hacía 6º de Bachiller Superior. A eso de los 15-16 añitos) diciendo yo que el socialismo era lo mejor porque "respetaba a la Iglesia y alos católicos" y el comunismo no... ahí oí por 1ª vez (supongo que el compañero era "más comprometido" - con el PCE-, como se decía entonces) lo de "España, mañana, será republicana y luego comunista" (cosa a la que yo replicaba: "y luego socialista") ¡bendita juventud y bendita IGNORANCIA! creo que ese era el clima que hizo que "el lobo" (sociata) entrara en el gallinero. También recuerdo que lo de volver a la República era (quizás por la fuerza) era algo casi que asumido "por inevitable" ya que Juan Carlos se pensaba que sería "el Breve" y se TEMÍA "un baño de sangre" (viniera de donde viniera)... la Transición se hizo, creo que ya desde los 60s, para evitar ese temido final a la muerte de Franco. La "elección" de Felipe Glez (por el SECED para CRER el neo-PSOE o PSOE(r), como realmente se llamó) y su PROTECCIÓN por la policía supongo que era precisamente por eso...
3 Sherme, día 16 de Junio de 2010 a las 09:29
2# errata: (por el SECED para CREAR el neo-PSOE o PSOE(r), como realmente se llamó)
4 pintano, día 16 de Junio de 2010 a las 10:46
Sr. Moa,
me parece que ha sido usted demasiado benévolo con los personajes de la Transición. Pienso que, como tantas veces en la Historia de la Humanidad, la política nos presenta unos personajes llenos de ambición, hipocresía y falta total de principios. Estoy convencido de que muchos fueron demócratas porque había que desempañar ese papel en ese momento, pero que de la misma forma hubieran sido fidelísimos defensores del Movimiento si las circunstancias lo hubieran demandado. No tengo que hacer un esfuerzo de imaginación para ver a Suárez de ministro de Gobernación con Carrero vivo. Jurar ante los evangelios para posteriormente hacer lo contrario... Y estoy convencido de que el franquismo debía acabarse con Franco, pero esa colección de personajes será juzgada en el futuro de una forma más inmisericorde, especialmente cuando el resultado de la política que ellos iniciaron se vez finalmente que aboca a la acatastrófe. Hay que recordar aquel aquelarre en el que Carrillo venía de Rumanía en un coche del dictador Ceausescu para hablarnos de democracia y Marcelino Camacho veraneaba en el Este y explicaba la maravilla social de aquel paraíso. Todo era una gigantesca falsificación, una colosal mentira...
5 Hegemon1, día 16 de Junio de 2010 a las 11:31
Acabo de empezar a leer "El Libro Negro de Carrillo" así que no puedo aún opinar sobre él salvo lo que ya todos sabemos. Tagüeña y otros ya dejan entrever cómo era este personaje y la valoración que desde un sector del PCE le tenían.

Tagüeña que cuando se unificaron las juventudes socialistas y las comunistas quiso, antes de la guerra, afiliarse al PCE no pudo o lo desestimó porque le pararon los pies. Cuando estalló la guerra, por su formación académica brillante pero sobretodo por su formación militar, hecha por milicias durante 6 meses con las mejores calificaciones, era natural que tuviera un cargo millitar gracias a los comunistas, a la guerra o al Frente Popular o incluso a su trayectoria política. También otros, como Lister, tenían formación y eran lideres comunistas y al igual que Tagüeña, estaban muy comprometidos. Según parece Tagüeña tenía mejor parecer dentro de los asesores soviéticos que Castro o Lister, pero eso lo decía él mismo. Habrá que contrastarlo más.

Les guste o no, o tuvieran la idea que tuvieran los franquistas de la democracia, estos fueron los que la trajeron y la "oposición" se tuvo que rendir a las pautas marcadas por estos. ¿Que estaban esperando mejores tiempos, una sociedad más manejable e instruida en la izquierda?...seguro, ya la han conseguido más o menos. Pero fueron sectores del franquismo los que mejor sabían lo que España necesitaba después de Franco y tenían una mejor idea de lo que debía ser una democracia que la izquierda, precisamente la que no apeaba de la boca la palabra "democracia" a pesar de que nunca ejercieron de demócrtas ni sepan, aún hoy, qué es.
6 manuelp, día 16 de Junio de 2010 a las 11:50
# 2 sherme

El teniente coronel San Martín dejó la jefatura del SECED a primeros de enero de 1974, pero en su libro "Servicio Especial" no menciona para nada que el SECED creara el nuevo PSOE de Gonzalez-Guerra, por tanto tuvo que ser posterior ese operativo, ¿tiene referencias documentales de ello, que se puedan ver?.
7 kufisto, día 16 de Junio de 2010 a las 12:32
BB

Apasionante el debate de hoy.

Tito Shermito: explícanos el rollo de las tenidas mandilonas...
8 manuelp, día 16 de Junio de 2010 a las 12:35
# 2

Bueno, el 21 de enero de 2010 ya tocó ese tema, como se puede ver en el comentario # 28 y siguientes, con base en el libro de Alfredo Grimaldos.

http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado...

Aqui una pagina con datos interesantes sobre los origenes de la transicion, en su aspecto politico-militar.

http://www.resdal.org/Archivo/bar-cap4-2.htm

De todas formas, no veo pruebas sólidas de que el PSOE renovado fuese "creado" por los servicios secretos, aún si lo favorecieron frente a el PCE.
9 menorqui, día 16 de Junio de 2010 a las 13:14
No me extrañaría que fuesen más bien los del PSOE los que crearon a los servicios de inteligencia.
10 kufisto, día 16 de Junio de 2010 a las 13:22
BB

El regreso de la máquina masónica.
11 Sherme, día 16 de Junio de 2010 a las 13:41
6-8# Me pones en un aprieto porque lo escribí "de memoria". No recuerdo el nombre del agente del CESED (creo que así se llamaba el "servicio" por aquella época) que "contactó" con Felipe y dio el "visto bueno". A partir de entonces "se montó" la p$o€(r) para contraponerla al PCE (la "bestia negra" del Régimen, como ya digo y no el PSOE(h)).
12 jflp, día 16 de Junio de 2010 a las 18:09
Citas el caso de Nerea Alzola.

Es un caso, uno más que demuestra la incompetencia del PP y como no aprenden, pero ni a tortas, de sus enemigos.

Cuando el PNV jugó a presentar una cara amable y no agresiva con Ardanza, no por ello dejó en la cuneta tirados a sus líderes menos amables y más ultras. Simplemente los pasó a un segundo plano, los cuidó y los mimó para que estuvieran tranquilos y esperaran su momento.

Lo mismo hizo Convergencia cuando promocionaba a Miquel Roca, el activo abogado que años después gestionaría algunas de las iniciativas para las selecciones autonómicas. Es gracioso ver como este tipo un 16 de diciembre de 1989,después que su partido había votado una moción a favor de la autodeterminación, proclamaba todo enfático que no querían la secesión. Ja, ja, ja.

Durante aquellos años, Felip Puig, líder del sector más ultra nazionalista, fue cuidado, fue promocionando en la sombra, sin muchas alharacas fue promocionando sus mensajes ultras.

Esa es la diferencia. En vez de mimar a las Nerea Alzola o a San Gil, o a Regina Otaola... a patadas.

No aprenden, ni aprenderán.

Delenda es España.
13 egarense, día 16 de Junio de 2010 a las 18:15
12.
No se les mete a ustedes en la cabeza que el PP ha cambiado, ya no es el PP de las Otaolas y demás. El demérito está en Otaola por no haberse ido ella. Ha demostrado no tener principios por no irse, igual que todos los demás que están ahí, pese a no pertenecer al nuevo partido, al nuevo PP que tenemos hoy en día. La gente no le da importancia a aquella invitación a salir del partido a conservadores y liberales, y cristianos diría yo.
¿Cuánto tiempo necesitan ustedes para darse cuenta? Es indigno seguir en el PP o apoyarle, como es indigno apoyar este sistema votando...
14 manuelp, día 16 de Junio de 2010 a las 18:30
# 12

Delenda es España.

Pues entonces debe estar usted contentísimo, porque es lo que está pasando.

Carthago delenda est (Cartago debe ser destruida)

http://es.wikipedia.org/wiki/Carthago_delenda_est

15 campanet, día 16 de Junio de 2010 a las 19:41
IDIOTAS OCCIDENTALES.


En estos días del inestable Junio de 2010, ya a punto de recuperarnos de la crisis económica, según la docta opinión de nuestro visionario Presidente Zapatero, leo unas declaraciones del Premio Príncipe de Asturias, el escritor Amin Maalouf:

‘El problema es que Occidente ha convertido la conciencia moral en instrumento de dominación’.

Nada nuevo en este calvario interminable en el que uno debe, mientras se arrodilla, rasgarse las vestiduras y darse golpes de pecho. Imagino que los miembros del Jurado del Príncipe de Asturias habrán pedido perdón al galardonado por ser blancos occidentales. ¡Es lo menos!

En todo caso, para que vean que hay peores declaraciones que las de Amin, recordemos estas palabras del conocido Jean Baudrillard:

‘Cuando la situación está monopolizada de tal modo por la potencia mundial, cuando hay que hacer frente a esta formidable concentración de todas las funciones por parte de la maquinaria tecnocrática y del pensamiento único ¿qué otra vía queda que un cambio terrorista de la situación?’.

Este filósofo y sociólogo malnacido (fallecido en 2007) está justificando y animando a los terroristas a que nos maten. Así de claro. Descanse en paz.

Aunque no tan famosa como Baudrillard, la diputada comunista Angeles Maestro, cuando observaba por televisión el ataque terrorista a las Torres Gemelas, el 11 de Septiembre de 2001, dijo: ‘Se lo habían buscado’.

En el libro, El nuevo orden mundial. La conquista interminable, de doce autores, destaco los más conocidos, al menos para mí: Noam Chomsky, Rafael Sánchez Ferlosio, Adolfo Pérez Esquivel. En la introducción, de Heinz Dieterich, se dice:

‘El proyecto del Nuevo Orden Mundial se integra como un eslabón más en la larga cadena de demiurgos de imperios que resolvieron gobernar el mundo por la violencia... como la pax romana, la civilización occidental y cristiana implementada en el ‘Nuevo Mundo’, el Ordine Nuevo de Mussolini, die Neue Ordnung de Adolf Hitler y ahora, la New World Order del actual Führer del Primer Mundo, George Bush’.

En el libro ‘Educación para la Ciudadanía’, editorial Akal, de C. Fernández, P. Fernández y L. Alegre, se dice:

El capitalismo es como un tren que se acelera cada vez más. Camina, sin duda, hacia el abismo... y el socialismo no es otra cosa que el freno de emergencia. Es la única esperanza que le queda a la humanidad para pararle los pies al capitalismo’.

Termino (aunque el rosario de peligrosas idioteces es interminable) con una cita de Pascal Bruckner: ‘Los troskistas, los altermundistas y los tercermundistas utilizan a los islamistas como arietes contra el capitalismo liberal. El odio al mercado bien vale algunas concesiones a los derechos fundamentales...’

Este conjunto de comentarios vomitivos nos ponen aún más en riesgo, aún más a los pies de los caballos. Riesgo de que Occidente no pueda seguir viviendo con sus tradiciones y sus valores. O subsistiendo con la cabeza gacha y pidiendo perdón. O peor, desapareciendo, física o espiritualmente, o ambas cosas. En resumen, esta cuadrilla de impresentables antisistema, y simpatizantes de diverso pelaje, son enemigos nuestros. No son nuestros adversarios políticos. Un adversario político es un defensor de la democracia que no comparte la misma tendencia política, pero que acepta y respeta la Constitución democrática. Que respeta el Estado de Derecho y nuestra forma de vida.

Pero un imbécil antisistema que quiere destruir Occidente, facilitando incluso la labor a los terroristas, es un auténtico peligro para nosotros. Recordemos la historia del ‘caballo de Troya’. Cuando la guerra de Troya llevaba más de diez años, Aquiles, el de los ‘pies ligeros’ y héroe de la guerra, cae mortalmente herido. El desaliento y la desmoralización de los griegos son intensos.

Pero antes de volver a su hogar deciden construir un gran caballo de madera, dedicado a la diosa Atenea, para que les guiara en el retorno a casa. Y lo regalaron a los troyanos, que lo aceptaron y lo ofrendaron a sus propios dioses. Pero dentro del gran caballo se escondía un escogido grupo de soldados griegos. Una vez introducido el caballo en Troya, durante la noche, los soldados escondidos en las tripas del caballo de madera, abrieron las puertas de la ciudad para que entraran los suyos. Fue la derrota de los troyanos.

Pues bien, esta cuadrilla de progres antisistema representa una forma moderna de caballo de Troya. Facilitan que nuestros enemigos se instalen en nuestra casa. Les ayudan y les justifican. En algunos casos, les animan a matarnos. Tal es su odio a Occidente. Tal es su odio a las bases en las que se asienta Occidente. El cristianismo, la economía de mercado, la propiedad privada, la libertad....

Nuestros enemigos, externos e internos, hablan de la violencia de Occidente. Por supuesto. La historia de la humanidad está llena de miserias y grandezas. Nadie está a salvo de ellas. Nadie puede lanzar la primera piedra. Pero Occidente, además de miserias y violencias sin cuento, ha aportado muchas cosas al mundo. No solamente grandes músicos, literatos, pintores, pensadores y artistas de todo género, sino muchos de los avances científico-técnicos que han permitido el avance y el bienestar de millones de personas en todo el mundo.

Dado que no es posible convencer ni a los fanáticos de fuera, ni a los de dentro, me dirijo a los que no están contaminados por el enfermizo fanatismo antioccidental. Los más grandes avances económicos, en toda la historia de la humanidad, se deben a la adopción de reformas liberales en el sistema de mercado. El único que, hoy por hoy, funciona. Los ejemplos de China y la India, aunque no los únicos, muestran lo que digo. ¿Qué oponen nuestros enemigos? Utopías ensangrentadas y fracasadas.

Como escribí en otra ocasión: No hay sitio, en el hogar de los humanos, para este mundo ilusoriamente perfecto y simple, por no hablar de su ensangrentada aplicación. Vivimos en un mundo imperfecto, lleno de incertidumbres, complejo, dinámico y globalizado. El que no se adapte hará crecer, en su alma, el rencor como respuesta. O el odio. Y quedará encerrado en su mundo fantástico, cuya peligrosidad aumentará a medida que se aleje de la tierra y vague por los espacios en los que todo capricho es factible y todo sueño realizable.

Usted elige.

Sebastián Urbina.


16 acedece, día 16 de Junio de 2010 a las 22:21
Hola don Pio, me acabo de comprar su ultimo libro. ¡Ya va por la tercera edicion!

Me gustaria hacerle una pregunta: ¿cual era la tirada de las dos primeras ediciones?


Tambien me compre el libro de la matanza de Badajoz, con la portada granate, cuando me lo acabe empezare con el suyo (de momento me he leido algunas paginas sueltas, al azar).



saludos
17 menorqui, día 16 de Junio de 2010 a las 22:44
15
Todos deprimidillos con la derrota humillante de "la roja", eh, ánimo, ánimo, que en el próximo mundial ganamos seguro.
Yo quería decir que estoy en desacuerdo con el 15, los ataques, exteriores o interiores, cumplen la función de fortalecernos. Si Occidente puede tragar con tanta porquería como se le tira encima es porque de hecho es la cultura mundial misma. El punto fuerte estuvo en aceptar a todos tal y como fueran, eso humilló para siempre a los posibles enemigos. Quizás ese sea el legado bueno del catolicismo. La única lucha real en el mundo de hoy está entre el estatalismo y la responsabilidad propia.
18 menorqui, día 16 de Junio de 2010 a las 22:46
17
Algo que a gente como bodrillard le trae al fresco, porque el estatalismo se camufla de manera que no se le vea.
19 lead, día 16 de Junio de 2010 a las 23:14
[Nazismo y Comunismo: Antiliberalismo, Anticapitalismo y Antiamericanismo. Doce idiotas publican un libro]

Mis post #'s 41, 42, 43, 44 y 47 de ayer, con textos de Alain Besançon extraídos de este artículo suyo:

http://www.sigloxxi.org/fisura-ii/f2-003.htm

campanet #15 con el artículo de Santiago Urbina.

Desde una óptica liberal, tanto política (Democracia con Estado de Derecho) como económica (Economía de Mercado, o "Capitalismo", para entendernos), el peligro para una sociedad libre provenía del totalitarismo socialista, tanto en su variante Nazi como en su variante Comunista. Nazismo y Comunismo compartían muchas cosas, entre ellas un común odio al liberalismo. Dice Hayek en su libro de 1944 "Camino de servidumbre" (pág. 59, Alianza Editorial, 2007):

Para ambos [nazis y comunistas], el enemigo real, el hombre con quien nada tenían en común...era el liberal del viejo tipo. Mientras que para el nazi el comunista, y para el comunista el nazi, y para ambos el socialista, eran reclutas en potencia, hechos de la buena madera...ambos sabían que no cabría compromiso entre ellos y quienes realmente creen en la libertad individual.

Derrotado el Nazismo en 1945, para mantener una sociedad libre permanecía la amenaza --corregida y aumentada por el desenlace de la II Guerra Mundial-- del intento hegemónico del otro totalitarismo socialista: el Comunismo. Hasta su caída en 1989, el Comunismo intentó, por todos los medios, establecer un "Nuevo Orden Mundial", contando con la valiosa colaboración de la quintacolumna de los "idiotas/tontos útiles" occidentales, gentes como los doce autores del libro "El Nuevo Orden Mundial", es decir, Noam Chomsky, Rafael Sánchez Ferlosio, Adolfo Pérez Esquivel, Heinz Dieterich, etc.

Sin embargo, estos idiotas siguen fieles al guión de la "Vulgata soviética" que comentaba Alain Besançon: el Mal de mundo procede del Nazismo, y la esperanza, del Comunismo.
Y si el Nazismo de Hitler fue derrotado, hay que encontrar un nuevo Nazismo...y lo han encontrado en el Capitalismo liberal y globalizador americano, bajo el nuevo Führer George Bush (cuando se escribió el libro; ahora, ¿quién es el Führer?). Dice Santiago Urbina:

En el libro 'El nuevo orden mundial. La conquista interminable', de doce autores, destaco los más conocidos, al menos para mí: Noam Chomsky, Rafael Sánchez Ferlosio, Adolfo Pérez Esquivel. En la introducción, de Heinz Dieterich, se dice:

‘El proyecto del Nuevo Orden Mundial se integra como un eslabón más en la larga cadena de demiurgos de imperios que resolvieron gobernar el mundo por la violencia... como la pax romana, la civilización occidental y cristiana implementada en el ‘Nuevo Mundo’, el Ordine Nuevo de Mussolini, die Neue Ordnung de Adolf Hitler y ahora, la New World Order del actual Führer del Primer Mundo, George Bush’.


Es decir, estos doce autores, verdaderos idiotas (y "tontos útiles" de alguien) se "olvidan" de mencionar el intento de hegemonía mundial del Comunismo y siguen con la matraca del Nazismo y el Fascismo, siguiendo el guión de esa "Vulgata soviética" de que habla Alain Besançon:

...el fascismo. Agrupadas junto bajo esta última categoría estaban el nazismo, el fascismo tipo Mussolini, los regímenes autoritarios de España, Portugal, Austria, Hungría, Polonia, etcétera, y las facciones de extrema derecha en las sociedades liberales.

Cualquier que fuera la tipología específica, en estos esquemas el nazismo fue borrado como una categoría en si misma, y se vinculó definitivamente o al capitalismo o al fascismo. Llegó a ser la encarnación absoluta de la Derecha, mientras que el socialismo soviético representaba la encarnación absoluta de la Izquierda. De esta forma, nazismo y comunismo tomaron sus respectivos lugares en el gran campo magnético de la política del siglo XX
:

http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado...

Como dice Alain Besançon al final de su artículo:

http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado...

Para estos servidores del totalitarismo socialista, en cualquier forma que éste se reencarne (ecologismo primitivista, islamofascismo, Estado dominante y dominado por élites corruptas, o una mezcla de todos ellos), el enemigo a batir sigue siendo la sociedad libre pues es una sociedad extensa y abstracta que ellos no pueden abarcar y controlar para la realización de sus utopías criminales (como son todas las utopías; como decía aquel viejo y desengañado revolucionario: "La Utopía es la antesala del crimen")
20 Askari, día 16 de Junio de 2010 a las 23:57
Don Pio

Comenta el trato que le da el "PP" a Nerea Alzola.

Tengo el grandisimo honor de conocerla personalmente , colaborando con ella como apoderado en las mesas de colegio en aquellas elecciones del 2007.

Cuando me llamó para pedirme ayuda en esa labor no lo dudé ni un segundo en responder a su peticion.

Conociendo el rumbo que ha tomado el nuevo PP , donde a los personajes aerodinamicos y sin cantos en el perfil se les promueve y donde a las personas con alma , corazón, principios y cojones (ovarios) se les combate internamente hasta la muerte politica , lo que vemos es solo una consecuencia logica.

Nerea ha decidido no aceptar el cambalache juridico de diculpas con los energumenos que la partieron la cara y por eso , falta de afinidad al cambalache inmoral , la dan la patada en el culo.

Un fuerte abrazo Nerea

Lupa

21 lead, día 17 de Junio de 2010 a las 00:59
[Razonabilidad, por 3 X]

Esta noche, en la tertulia de César Vidal, al final, cuando comentan las portadas y los editoriales de los periódicos, se han referido, entre otras y otros, al editorial creo que de El Mundo; éste acusa al Gobierno de cierta improvisación en la redacción del borrador del Decreto de Reforma Laboral citando, como detalle, la utilización de la palabra "razonabilidad" que, según el citado editorial, no está en el Diccionario.

Pues si esa palabra no está debería estar, por mera coherencia con otros casos; así, si a "impresionable" corresponde "impresionabilidad [*]= Calidad de impresionable", a "razonable" debería corresponder "razonabilidad= Calidad de razonable".

Es idéntica regla de tres o de proporcionalidad a la que en, en los años 40, en pleno franquismo, se expuso contundentemente en el semanario satírico La Codorniz:

"Botín es a Botón, como Cojín es a X...y nos importa 3 X que nos cierren la edición"

[*] Mi Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, edición de 1970, recoge esta palabra.
22 lead, día 17 de Junio de 2010 a las 01:57
[Responsabilidad]

Mi post #21

Me olvidé del ejemplo más obvio de lógica "3 X": "responsable" y "responsabilidad".

Así que, nuevamente con este ejemplo, si "razonabilidad" no existe en el Diccionario actual, no sé a qué está esperando la Real Academia de la Lengua para introducirla en la lengua "oficial". La "razonabilidad" de esta pretensión se justifica por la "responsabilidad" que debe presidir las actuaciones de tan digna institución.
23 lead, día 17 de Junio de 2010 a las 02:47
[La identificación de antifranquismo y democracia]

Moa habla de este asunto en un artículo, hoy, en Libertad Digital:

http://historia.libertaddigital.com/antifranquismo...

artículo que comienza así:

Desde la transición, uno de los supuestos políticos más comunes, nunca explicado a fondo, es la identificación de antifranquismo y democracia

Creo que el artículo de Alain Besançon que extracté ayer en el blog (posts #41 a #47) incide en una cuestión similar a ésta, al hablar de la "Vulgata soviética":

La experiencia de la II Guerra Mundial, cuando se produjo una alianza militar entre las democracias y la Unión Soviética, debilitó la sensibilidad occidental al Comunismo, tanto como idea y como realidad, produciendo una especie de quebrantamiento del sistema inmunológico intelectual.
(...)

En los años 30 surgió otro esquema para acomodar la nueva política soviética de “frentes populares.” Ahora el espectro iba desde el socialismo –es decir, las Unión Soviética– hasta las democracias burguesas (liberales y/o socialdemócratas) y, finalmente, el fascismo. Agrupadas junto bajo esta última categoría estaban el nazismo, el fascismo tipo Mussolini, los regímenes autoritarios de España, Portugal, Austria, Hungría, Polonia, etcétera, y las facciones de extrema derecha en las sociedades liberales.
(...)
...el triunfo de la definición comunista de la realidad fue tan grande, que aún hoy permanece profundamente empotrado en la consciencia histórica. Los libros de texto franceses de secundaria y universitarios, por ejemplo, todavía “leen” el espectro político de Izquierda a Derecha, yendo de la Unión Soviética en la Izquierda, hasta las democracias liberales (con sus propias Izquierdas y Derechas), a los diversos fascismo (alemán, italiano, español, etcétera). Esto no es sino una versión atenuada de lo que pudiera llamarse la Vulgata soviética.
(...)
Según ésta, la virtud política era inherente a la Izquierda (bajo el “socialismo”), y la presunción del pecado político inherente a la Derecha (bajo el “capitalismo”)
.


http://www.sigloxxi.org/fisura-ii/f2-003.htm

Así que, en aplicación de la "Vulgata soviética", el "antifranquismo" reunía a las fuerzas "virtuosas" --comunistas, socialistas, "burgueses", etc. y todos luchadores por igual por "la libertad y la democracia", es decir, una reedición, 40 años después, de aquel Frente Popular "democrático"--; enfrente estaban los "franquistas", es decir, los "fascistas y los capitalistas", es decir, la "derecha fascista antidemocrática".

Como señala Moa, este esquema --lo vemos cada día--sigue funcionando. Ni Leguina, en su incipiente evolución, ha conseguido escapar al mismo. Sería muy duro para los "antifranquistas" reconocer que su fundamento doctrinal y real, teoría y práctica, respectivamente, es el más duro, brutal y violento de los totalitarismos que el mundo ha conocido: el totalitarismo socialista soviético al que el PCE debía obedecer y que el PSOE de Largo Caballero intentaba emular.



24 menorqui, día 17 de Junio de 2010 a las 03:01
El socialismo es un nazismo que se mantiene porque no ha sido derrotado, y sigue teniendo capacidad de asustar, de controlar, de comprar, de fascinar, de morder, aunque no sea lo que fue.
25 lead, día 17 de Junio de 2010 a las 03:05
[Comunismo y "tontos útiles"]

Buen artículo, también, de Jorge Vilches hoy el Libertad Digital:

http://historia.libertaddigital.com/h-g-wells-entr...

H.G. Wells sacó de sus casillas a Stalin y éste no convenció a Wells en la entrevista entre ambos en Julio de 1934; pero, sin embargo, como buen "tonto útil"

Wells, como otros intelectuales occidentales, no quiso profundizar más y prefirió mantener el engaño, la farsa y la manipulación, ocultar los crímenes del mundo perfecto, en la creencia de que las equivocaciones de Stalin eran errores achacables a la situación rusa y, por tanto, justificables y no exportables. No fue así; la "mentira heroica", como la llamó Paul Johnson, se extendió por todo el mundo; hoy las han adoptado otros visionarios.

El artículo de Alain Besançon mantiene su plena vigencia; Pedro Almodóvar, Javier Bardem, Maribel Verdú, etc. son magníficos ejemplos de "idiotas/tontos útiles", como acabamos de ver, una vez más (útiles a ellos mismos, entre otros, pues eso les permite seguir saqueando al Estado, es decir, saquear nuestro dinero):

http://libertaddigital.com/sociedad/intereconomia-...

http://www.libertaddigital.tv/ldtv.php/beta/videop...

26 Sherme, día 17 de Junio de 2010 a las 07:28
Desde luego el texto de D. Pío en este "hilo" de hoy es todo un Tratado en extracto de la oposición a Franco y de la "pre-Transición".

Comenté antes de haber leído todo el texto, que corrobora en parte mi comentario sobre Felipe Glez. y la protección que le Régimen le hizo para llevarlo como "candidato" hasta Suresnes y como "lo más radical" a la izquierda (pero totalmente inofensivo, o así lo creían) para suplantar al propio (y temido) PCE.
27 Askari, día 17 de Junio de 2010 a las 08:18
Sherme #26

Intentalo ver bajo el punto de vista historico del comunismo.

En la entrevista del articulo que enlaza lead , HG.Wells -Stalin , el entrevistador demuestra ser un perfecto socialista fabiano , osea trotzkista. Trotzki era la bestia negra para Stalin , y sus seguidores ocupaban el primer lugar en el escalafon de sus enemigos.

Ese punto de vista era compartido por los Trotzkistas , solo en orden inverso.

Volviendo al ejemplo de Felipe , el es el representante trotzkista en el juego mientras el PCE era el representante stalinista.

Los partidos socialdemocratas europeos eran igualmente seguidores de Fabian y Trotzki.

La imposicion de Felipe en Suresnes y el exito del PSOE estaba diseñado para eliminar el PCE del panorama politico español.

Una victoria de Trotzkistas versus Stalinistas , ni mas ni menos.
28 manuelp, día 17 de Junio de 2010 a las 08:37
# 27 askari

¿Cuales son, según usted, las características del troskismo versus satlinismo?.
¿Sabe usted lo que dice cuando equipara el socialismo fabiano con el troskismo?.
29 Sherme, día 17 de Junio de 2010 a las 09:13
27-28 Me da que no, que no lo sabe. Hace la contraposición "Trotskismo versus Stalinismo" como al antítesis entre dos comunismos. Pero no era más allá que la animadversión criminal de Stalin con sus posibles oponentes. Stalin no permitía que se le hiciera sombra. Los eliminaba sin más. "Purga" lo llamaban... como si fuera una "medicina"... que manda webs.

Hay muchos dictadorzuelos que hicieron lo mismo. Desde Castro a Mao, de Stalin al IDIOTA de Zapo (evidentemente más "light", son otros tiempos. Quizás, por la inquina con que ha apartado y hundido a algunos, de estar en aquella época, donde la vida humana valía tan poco... imaginen lo que un tipo como nuestro "gran timonel" hubiera hecho... como lo que tiene es "una gran intuición", como dice su servil palmera Salgado... miedo da el de los ojos vidriosos... y para nuestra desgracia este tipejo "morirá matando"... vamos, que nos hunde sin remisión.
30 manuelp, día 17 de Junio de 2010 a las 09:18
# 29

Las teorias troskistas, tenían algún fundamento teórico de discrepancia con las teorías sostenidas por Stalin, aún si lo principal era la lucha por el poder.
Pero lo que es un auténtico dislate es decir que el socialismo fabiano, reformista a más no poder, es lo mismo que el troskismo, cuyo rasgo más característico es la "revolución permanente".
31 Sherme, día 17 de Junio de 2010 a las 09:47
30# Cierto. Es un dislate, pero no creo que Askari entrara en eso más que por contraste o contraposición: Si el PCE era "el stalinismo", el PSOE(r) sería "el trotskismo" o el "fabianismo" (opuestos al otro).
32 Askari, día 17 de Junio de 2010 a las 10:10
Todos los movimientos comunistas y socialistas , desde el principio que pongo en la publicacion de "El Capital" , hasta entrados el siglo XX , coincidiendo con la toma del poder de Josif Vissarionovich , tenian el mismo mecenas y tutor.

El primero fue Lionel de Rothschild , patrocinando a Carlos Marx.

Stalin a su manera usurpó en la URSS el poder , al margen de los designos de los mecenas del movimiento, que querian colocar a Trotzki como sucesor de Lenin.

No es un problema de ideologias y matices teoricos entre autores diferentes del mismo movimiento.

El comunismo es un arma para la toma del poder mundial , y asi fue concebido por sus mecenas y tutores.

Stalin no estaba en el guión.

Algunos partidos comunistas occidentales , la mayoria para ser exactos , se alineaban con Stalin , porque desconocian a los verdaderos autores del juego.

Sabian que en el centro Rockefeller hay un mural inmenso de Diego Rivera?

En que casa murió Trotzki con un piolet en la crisma , obra de un agente de Stalin?

33 egarense, día 17 de Junio de 2010 a las 10:17
32.
¿De donde sacas la información sobre Rothchild, patrocinando a Carlos Marx? ¿O cual es la fuente?
34 acedece, día 17 de Junio de 2010 a las 12:02
Buenas a todos, me parece que han habidopocos comentarios sobre un enlace que colgo momia.

Os lo vuelvo a poner.

http://www.youtube.com/watch?v=_6MHZhh2hE8&fea...

la gran traicion del rey y el gobierno español al sahara





saludos
En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899