Pío Moa

« La "Invencible" y la contraarmada inglesa | Principal | Tres frentes al final del siglo XVI »

"París bien vale una misa"

16 de Julio de 2009 - 08:32:51 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti


    
 La situación francesa todavía empeoró para España. Comenzada en 1585 la “guerra de los tres Enriques”, el Enrique rey, presionado por Enrique de Guisa, revocó la designación de Enrique de Borbón como heredero. Oficialmente, el rey estaba con el bando católico, pero procuraba sabotearlo. El desastre de la Gran Armada en 1588 le animó a ajustar cuentas: ese 23 de diciembre atrajo a Guisa a una reunión y lo hizo asesinar, encarceló a su familia y a los portavoces de los Estados Generales, mató también al cardenal Luis de Guisa y se alió con el Borbón calvinista. El pueblo se indignó y  la Sorbona desligó a los franceses de la fidelidad al rey, a quien los Estados Generales quisieron procesar por crímenes. Aún así, el golpe satisfizo al monarca, pues dejaba a la Liga sin cabeza, y con esta seguridad  marchó con un ejército de políticos y hugonotes al asalto de París, hacia la cual sentía un feroz  resentimiento: “París, cabeza del reino (…) necesitas una sangría para curarte, tú y toda Francia (…) Dentro de unos días ya no se verán  tus casas ni tus murallas, sino tan solo el lugar donde has estado”. Pero el 1 de agosto el fraile dominico Jacques Clément  le acuchilló y mató.


   
Este rey,  fanáticamente antiespañol, había combatido a los hugonotes, incluso en la Noche de San Bartolomé, para simpatizar luego con ellos como católico político. Antes de reinar se había prometido con Isabel I, asunto que falló porque Enrique, probable homosexual, hablaba de ella sin recato como “la puta pública”, o “la vieja criatura con una pierna hinchada”. No obstante, la común aversión a España le había acercado políticamente más a la reina inglesa. También ostentó brevemente la corona de Polonia.

  
Muerto Enrique III, último de los Valois, comenzó la dinastía de Borbón, con Enrique IV como soberano apoyado por protestantes y políticos. No le respaldaba la mayoría del pueblo pero la desaparición de Guisa, un caudillo excepcional, le daba esperanzas de triunfar. Reunió un ejército de 26.000 alemanes, 12.000 franceses, 4.000 ingleses y 3.000 holandeses, y sitió París. El asedio, resistido heroicamente, provocó la muerte de hasta 60.000 parisinos  por hambre, enfermedad y heridas.

  
Felipe II juzgó el peligro muy superior al de Flandes. Su intervención en Francia había sido muy inferior a la de los países protestantes, pero en 1590 ordenó a Farnesio socorrer a París. Farnesio debió abandonar una campaña muy prometedora en Holanda, lo que permitió a los rebeldes, liderados por Mauricio de Nassau --que perfeccionó notablemente el ejército holandés--, recuperar Breda y otras plazas. Pero Farnesio liberó de sus asaltantes a la capital francesa, dejando en ella una guarnición española. Más tarde liberó Rouen. Los tercios volvieron a demostrar su valía en maniobras magistrales contra las fuerzas materialmente superiores de Enrique IV, saliendo de encerronas casi desesperadas. En 1592 la excepcional carrera militar de Farnesio tocó a su fin: herido de mosquete, fallecería en diciembre.

   
  Por fin Enrique, viendo que nunca sería monarca sin la aquiescencia de París, dio en julio del año siguiente un giro espectacular  abjurando del calvinismo en la iglesia de Saint Dénis (se le atribuye la frase cínica París bien vale una misa). Los católicos, agradecidos por el fin de las agotadoras guerras civiles, le aceptaron y, en virtud de la ley sálica que prohibía reinar a mujeres, descartaron la propuesta de Felipe II de nombrar reina a Isabel Clara Eugenia, su dilecta hija, francesa por parte de madre. Tras resistencias menores y una pequeña intervención española en Provenza, el trono  de Enrique IV quedó afianzado. A la guarnición española (con flamencos e italianos) de París, todavía peligrosa, se le permitió retirarse con honor, desfilando por la ciudad. Para Felipe II,  el desenlace tuvo algo de victoria y de derrota. Francia permanecía católica, después de todo, pero no por ello más amistosa hacia España.

  
 
Cinco años después, por el Edicto de Nantes, el catolicismo quedó como religión del estado. Los hugonotes  no consiguieron su principal objetivo, pero los artículos secretos del edicto los mantuvieron como un estado dentro del estado, con 51 plazas fuertes pagadas por el estado, es decir, por los católicos, que serían indemnizados por los destrozos sufridos a través de impuestos…que nuevamente pagarían ellos mismos. Los hugonotes habían luchado como en país extranjero, practicando matanzas, saqueos y destrucción de libros, edificios, pinturas y esculturas, un invalorable patrimonio cultural. Se autorizaba el culto protestante, además, claro está, del católico, en Francia, pero en Béarn-Navarra, prácticamente independiente,  no se aplicaba el edicto y solo se permitía el calvinista (estos consideraban “un dogma diabólico” la tolerancia a los católicos).

   
 Posteriormente se ha presentado el edicto como  un modelo de “modernidad”, que reconocía la pluralidad religiosa y la condición meramente política de los súbditos. Es una interpretación bastante forzada. Parece más realista considerarlo la expresión del agotamiento del país y el oportunismo de Enrique IV. El edicto no podía garantizar una situación estable, sobre todo por admitir un doble estado de hecho, y en el siglo siguiente sería revocado, con nuevas guerras.

   

 ---------------------------------------------------

 

 

****En algún sitio del Viaje por la Vía de la Plata, no recuerdo ahora dónde, menciono la canción “Jrómata ke arómata”, que había oído de Biki Moskoliu. No la he encontrado en youtube, pero sí estas otras dos versiones, algo peores:

---http://www.youtube.com/watch?v=IpA8L0ACttU&feature=PlayList&p=6427CD619CAF9CA7&playnext=1&playnext_from=PL&index=41

 

---http://www.youtube.com/watch?v=HmnddZ-LJbo

 

 

****“Esa gentuza. Paso a menudo por la carrera de San Jerónimo…” Pérez Reverte, sobre los diputados. Esas pandillas de  corrompidos e irresponsables politicastros,  tiorrillos y cotorras que están echando a perder el país y la libertad. ¿Cómo pueden estar allí sin un abucheo permanente? Seguramente hay algunos mejores, pero no acaban de demostrarlo:

http://209.85.229.132/search?q=cache:OLrxx_shDC0J:xlsemanal.finanzas.com/web/firma.php%3Fid_firma%3D9091%26id_edicion%3D4307+Buscar+%22P%C3%A9rez+Reverte%22+Gentuza&cd=2&hl=es&ct=clnk&gl=es



****
Rajoy, sobre Bárcenas: "Si algo he demostrado es que no acepto el chantaje". Cierto, a él lo de los estatutos anticonstitucionales y antiespañoles le parecen muy bien, no ha tenido que aceptar ningún chantaje. Los “orgullos gays”, las bodas homosexuales o el aborto, lo mismo: él es moderno y está perfectamente de acuerdo, fingiendo solo una ligera oposición para embaucar a una parte de sus votantes y hacerles creer que tiene en mente otra cosa que las poltronas. Tampoco le ha chantajeado nadie en relación con el olvido del 11-m: no desea otra cosa que echar tierra al asunto. Ni con la muerte de Montesquieu: siempre moderno,  sabe que eso de la separación de poderes es una antigualla… Y así sucesivamente. Lo que resiste bien es lo de Bárcenas. ¿Por qué será? ¿Quién le chantajea?

 



****Otro dato de Viñas, en relación con el artículo publicado ayer en Ideas, de LD.  “Aun en el supuesto de que la KGB se hubiera cargado a Robles –dice-- ¿y qué? En la guerra muere gente”.  Claro que en la guerra muere gente, y también en la paz, todos terminaremos muriendo. Ahí Viñas comete un error, pues entonces no existía  la KGB;  pero se trata de un simple lapsus,  comprensible en una improvisada entrevista. Lo que ya suena peor es que  a él le dé igual que el servicio secreto staliniano obrase con semejante independencia del gobierno “republicano” y  se “cargase” gente en España con tal impunidad, un hecho que revela perfectamente la realidad de aquella "república democrática". Todo eso le parece muy correcto al no menos demócrata  Ángel Viñas, nostálgico de aquella forma de defender la libertad 

 

 

Comentarios (70)

« 1 2 »

51 jjvr, día 16 de Julio de 2009 a las 20:48
# 50 Sorel

En #55 de ayer, me hacía eco de esta noticia,

http://www.latribuna.hn/web2.0/?p=18965#respond

que hablaba de la prisa de Chavez para que los americanos dejaran la base que tienen en Honduras (Palmerola). Uno de los comentarios de la noticia, "adivinaba" que lo que el hombre quería era que le dejaran "pista para aterrizar".

Supongo que ésto no se le escapará a la administración americana, y no creo que dejen que Honduras caiga en la órbita de "NarcoCaribe".

Eso espero al menos.

Un saludo

52 jjvr, día 16 de Julio de 2009 a las 20:57
¡¡Que Dios se apiade de nosotros !!, si ésto se prevé en Gran Bretaña:

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/07/16/internaci...


Reino Unido prevé 63.000 muertes por gripe A, 10 veces más que la común


¿Que nos espera aquí con la eficacia de Zapatero?

Un saludo
53 egarense, día 16 de Julio de 2009 a las 21:01
#52 jjvr...
Pues sobre el tema de la gripe, os recomiendo que veáis este documental de Alex Jones, y que cada uno saque sus propias conclusiones. Yo solo doy elementos, mejores o peores, para darle contenido al debate...

http://www.youtube.com/watch?v=sQ1iLWrj5Uk
54 silmo, día 16 de Julio de 2009 a las 21:14

Corrección al comentario #56 del hilo anterior:

Por precipitación e inatención, introduje erróneamente en el último momento antes de darle al clic, dos palabras que contradicen el sentido de la totalidad del texto: gayfobia y gayfilia.

Son equivalentes a sodomofobia o sodomofilia, pero prefiero retirarlas porque me parecen palabros tramposos.


55 silmo, día 16 de Julio de 2009 a las 21:15

La palabra gay, (alegre, jovial, festivo), es la base sobre la que se montó la exitosa campaña de lavado de imagen de la sodomía y el lesbianismo en gran parte del mundo occidental. Ciertamente, hicieron bien en luchar por sus derechos constitucionales y contra el maltrato legal y social que sufrían. Pero, posteriormente, politizándose y cobijándose bajo el paraguas del movimiento feminista y las organizaciones progresistas, empezaron a cultivar estrategias de poder que culminaron en abusos como el refrendado por ley en España sobre el matrimonio homosexual. Los primeros éxitos de los años setenta reforzaron su autoestima y su voluntad provocadora y parece que ya no saben moderarse.

La palabra gay, -evanescente monosílabo evocador de un estado de ánimo positivo, con breve y escurridiza musicalidad que no deja huella en el oído, suave como un forro de peluche, ligera como una mariposa, leve como un copo de nieve, risueña como una flor, sin pasado referencial, sin mácula-, fue la llave publicitaria que les permitió presentarse renovados en sociedad. Es más fácil sentirse orgullosos de sí mismos nombrándose gays que sodomitas, maricones, tortilleras, lesbianas, etc., como se les llamaba. Si además, el movimiento se aglutina alrededor de una multicolor y glamorosa bandera como la del arco iris, miel sobre ojuelos. Ciertamente, consiguieron hacer una brillante campaña de marketing, de seducción mediática, aprovecharon bien la conmoción social provocada por el sida y lograron camuflar el trasfondo moral subyacente y la posterior deriva autoritaria de los activistas del lobby gay.

Resulta curioso ver como ahora los del lobby y sus compañeros de viaje progresistas se parapetan tras la dulzura sonora de la palabra gay, al mismo tiempo que lanzan sobre los adversarios fuertes bocinazos acusándolos de homófobos. Si antes la sodomía y el lesbianismo eran "taras" que, según algunos, requerían tratamiento psiquiátrico, ahora son los adversarios del lobby los que lo necesitan para curarse de una fobia retrógada e irracional. Resulta muy difícil poner límite a los viejos resentimientos humanos cuando afloran impetuosamente.


P.D.: Sonidos homófonos son los que suenan de la misma manera, igual. Homónimo- Aplícase a las personas o cosas con el mismo nombre. Homófobo- el que tiene aversión obsesiva por las personas homosexuales. ¿De dónde se deduce tal significado siendo una palabra completamente impersonal y asexuada? Es más probable que se trate de sodomofobia o lesbofobia, de rechazo de una parte importante de la sociedad a ciertas prácticas sexuales y formas de convivencia, más que de aversión a las personas como tales.
En realidad, se trata de una palabra-insulto inventada al margen de toda norma léxica y que está siendo utilizada sistemáticamente con fines intimidatorios.
56 jjvr, día 16 de Julio de 2009 a las 22:22
# 53 egarense

No se, pero este hombre parece un poco exagerado. Si que estoy de acuerdo en que a veces a la gente se le toma el pelo, como en el caso del famoso efecto 2000 por ejemplo, ¡¡aquello fue grandioso!!, pero en este caso no lo tengo tan claro.

Un saludo
57 egarense, día 16 de Julio de 2009 a las 22:29
#56 jjvr...
Bueno, pero por si acaso, manténlo en tu atmósfera mental. O en tu memoria si prefieres esta forma de decirlo. Quiero decir, sin asimilarlo ni darlo por cierto, pero sin olvidarlo y darlo por mentira...
58 jjvr, día 16 de Julio de 2009 a las 22:35
Ok
59 palanca, día 16 de Julio de 2009 a las 22:51
A propósito de misas… No sé si oyeron la noticia sobre los cócteles molotov en una iglesia de Mahadaonda.
¿Saben por qué motivo ha tenido tan poca trascendencia? Además de lo que eso significa para este país, cualquier atentado frustrado tiene mayor divulgación, creo yo.
60 jjvr, día 16 de Julio de 2009 a las 23:01
# 59 palanca

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/07/14/madrid/12...

Un saludo y buenas noches
61 palanca, día 16 de Julio de 2009 a las 23:09
Sí algún medio, como el Mundo lo daba pero insisto me pareció que apenas se daba eco a la noticia. Por la tele, se dijo en Antena3 entre noticia y noticia intrascendente y en CNN+. Y hoy, ya nada.

Buenas noches, para usted y para aquellos a los que la calor les permita dormir.
62 palanca, día 16 de Julio de 2009 a las 23:13
Acabo ya con la insistencia sobre el asunto.

¡No me dirán que ni siquiera se mencione en la COPE no es un poco curioso!
63 lead, día 17 de Julio de 2009 a las 00:01
[Quema de conventos: esto le "pone" a la izquierda]

palanca #59

jjvr #60

Ya lo comenté anoche: desde la Revolución Francesa, a la "izquierda" jacobina (más adelante, también la marxista; y hoy, simplemente la giliizquierda gilipollas) le pone quemar y destruir, especialmente los conventos e iglesis católicas (ya lo dijo Azaña: "mi programa político es una vastta empresa de destrucciones"). Así lo vio Josep Plá hace 78 años (Ortega y Gasset le echó la culpa, por provocadores, a los curas):

QUEMA DE CONVENTOS

La inauguración, en la calle de Alcalá, de un Círculo Monárquico el 10 de mayo de 1931 fue considerada por algunos republicanos como una provocación; su respuesta fue el intento de incendiar los locales del diario monárquico ABC de Madrid. Al día siguiente, grupos incontrolados quemarán 11 edificios. Entre ellos, la iglesia y residencia de los jesuitas de la calle Flor, el convento de monjas bernardas contiguo y la iglesia y convento de las Carmelitas de la Plaza de España.

El escritor Josep Pla relata cómo se produjeron los incendios:

Domingo 10 de mayo. Apertura de la válvula (...). De madrugada ya clareaba y la gente tiene una blancura fosfórica en la cara, sin saber muy bien de dónde viene, surge una palabra que cubre rapidísimamente la Puerta del Sol. «¡Los conventos! ¡Los conventos!» se oye decir. Son las tres y media. En un primer momento los grupos no saben qué hacer. Por dónde hay que empezar. Los grupos enfilan lentamente por las calles adyacentes. La gente que queda parece muy cansada. Pasadas las cuatro, en la plaza queda poca gente. Los timbres del Ministerio -en el silencio relativo, que aumenta- se oyen desde la calle. Después oiría decir que fue en ese momento cuando se les comunicó a algunas órdenes religiosas que el Gobierno no podía darles seguridades. ¿Es cierta la información? ¿Es interesada? No lo sé. Los jesuitas tienen un convento, que llaman de la Flor, en el tercer tramo de la Gran Vía. Me aseguran que los jesuitas del convento de la Flor dicen la última misa a las ocho de la mañana. A las nueve, el edificio quedó, en gran parte, abandonado.

Lunes 11. La quema de los conventos. Sale la primera bocanada de humo por el rosetón de la iglesia del convento de los jesuitas de la Flor. Ese establecimiento no está muy lejos de la pensión en la que vivo. La señora de la casa me grita descompuesta y alterada y me invita a subir a ver el fuego desde la azotea. Arriba en la azotea hay bastante gente. Un orador trata de informar a los que nos encontramos en el lugar. Debe ser -sospecho- un inquilino de la casa. Según ese ciudadano, una docena de críos, tres o cuatro descamisados, dos o tres furias, lo han hecho todo. Con unos tablones que había en la Gran Vía han derribado una ventana baja. Ya dentro de la iglesia, han hecho un montón con sillas y bancos, que han rociado de petróleo, y todo ha prendido como la paja. Detrás del rosetón de la iglesia se ve una larga llama, altísima, que se estremece y llega hasta el techo. Afuera, en la Gran Vía, la guardia civil a caballo, mano sobre mano, pasa el rato fumando cigarros a escondidas. Ante el incendio, la reacción de la gente es realmente curiosa.

Poco después de haberse iniciado el fuego, se acerca por ambos tramos de la Gran Vía una riada de gente que viene sin duda a contemplarlo. Las azoteas cercanas están llenas de gente. En la nuestra, la gente comenta el hecho como si tal cosa. Una nube de vendedores ambulantes se ha colocado muy cerca de la acera del convento previendo que una gran muchedumbre desfilaría ante la popularísima iglesia mientras se quema. De esta manera, una parte de los madrileños ha podido contemplar el espectáculo comiendo churros, buñuelos y esos helados que aquí se llaman polos. También se ofrecen cordones de zapatos, tres corbatas por una peseta, gomas para llevar bien sujeto el varillaje de los paraguas, matasuegras, romances de cordel, retratos de Galán y García Hernández y no sé cuántas cosas más.

Es curioso realmente ver al pueblo de Madrid con un churro en la boca, los ojos llenos de curiosidad, una sonrisa de fiesta en la cara, mirando cómo sale la humareda del convento. De vez en cuando, se oye el estrépito de un techo que se hunde, con gran estruendo, levantando una nube de polvo y de humo. La gente se mira entonces con una especia de sombra de terror extraño. La gente se quita de encima como puede el remordimiento por la quema. A veces parece que la gente se olvida observando que el día es espléndido, que no se mueve ni una brizna de viento. A veces, en Castilla, se dan días así: estáticos, encantados, inmóviles. Realmente, el día es ideal para quemar conventos sin drama, viendo cómo las columnas de humo siguen una admirable verticalidad, que parece a propósito. Pensando en los estragos que habría podido producir de haber hecho viento, la calma de aire parece una concesión humanitaria -casi diría providencial- para estos incendios. Una gran parte de la población de Madrid desfila mientras tanto por la Gran Vía. Los vendedores hacen su agosto. Una fila de ciudadanos, apoyados en la pared, aprovechan el tiempo y se hacen limpiar los zapatos. Durante muchas horas, no ha habido en Madrid mejor distracción que la quema de los conventos. Sería un error, sin embargo, creer que todo el mundo la ha visto igualmente. Muchos ciudadanos la han contemplado con caras largas y tristes. No sé si resignados. Casi me atrevería a decir que el terrible desatino ha agradado muy poco en Madrid, por no decir ni pizca -quiero decir entre las personas conscientes- (...).

Viernes 15. En la semana de la quema de conventos ha habido en Madrid cuatro corridas de toros en la plaza grande y una o dos corridas de novillos en la plaza de Tetuán. Todo ha ido admirablemente. Mucha gente. En este país se puede producir cualquier cosa, incluso muy grave, el acontecimiento más sensacional, uno de esos acontecimientos que en otro país preocupan durante mucho tiempo, y, al poco de haberse producido, una buena parte de la gente adopta un aire, primero de suficiencia, después de indiferencia real o fingida, finalmente se acaba comentando el último chiste con más éxito en el momento.

No creo que exista en el mundo imaginación suficiente para describir las dimensiones que tendría que tener una desgracia o simplemente un hecho para llegarnos a interesar seriamente unos minutos seguidos. Lo único que nos interesa realmente es la sensación momentánea, el instante instantáneo e inmediato. Contemplaríamos, probablemente, un hundimiento de gran volumen con una impavidez majadera, si encontrábamos que el espectáculo era suficientemente cómodo y divertido.

(...) A medida que han ido pasando las horas después de la quema, Madrid, quiero decir el centro de la ciudad, parece haberse entristecido un poco. He oído decir a mucha gente que se había acabado la luna de miel de la República. Esa historia de los conventos ha hecho reflexionar a mucha gente. «¿Dónde va la República?», se pregunta. Reflexionar sobre una cosa tan complicada como es la política siempre resulta embarazoso. Sea como fuere, la primavera de Madrid es magnífica (...) La quema de los conventos ha sido un espectáculo que no se ve todos los días, y este pueblo paladea las novedades. Por si la variedad no fuera muy fuerte, acaban de suspender las garantías constitucionales. «¡No busquemos tres pies al gato!», dice la gente. «Mañana será otro día y lo que fuere sonará».



64 lead, día 17 de Julio de 2009 a las 00:10
[Ortega y Gasset y la quema de conventos en toda España: "los culpables son ellos, por provocadores"]

Los de la Agrupación de la República (Ortega, Marañón y Pérez de Ayala) condenan el evento...pero no queda claro a quién culpan (ver el confuso tercer párrafo sobre la "provocación" de los monárquicos):

http://memoriahistorica.rebeliondigital.es/1930-19...

Juan Carlos Girauta, en su La República de Azaña, pág. 51, cita el discurso de Ortega y Gasset en Toledo, una semana después de los incendios (recogido por La Tierra, 19 Mayo 1931); dice Ortega:

"En el resultado de su insensata provocación del pasado domingo[*] pueden ver claramente la lección. Y cómo estas palabras no son vanas amenazas, ya que pueden comprobar cómo las consecuencias de sus provocaciones han sido las de infundir máxima autoridad y energía al gobierno para dictar disposiciones avanzadas y hacer más inmediatas y firmes sus justas resoluciones. Los verdaderos responsables de los incendios de los conventos han sido ellos, y sólo ellos, que han desatado la revuelta y han encendido la ira popular".

Añade Girauta: "El filósofo adelantaba así el que se convertiría en argumento comodín de la izquierda ante la violencia anticatólica y revolucionaria: la "provocación" de las víctimas".

[*] Se refiere a los monárquicos que intentaban celebrar la inauguración de El Círculo Monárquico, en Madrid.

Menos mal que después vino el "No es esto, no es esto" y "la Rectificación de la República"...pero ya era tarde; Ortega había ayudado decisivamente a abrir la caja de Pandora. Otro aprendiz de brujo, como Azaña.

65 lead, día 17 de Julio de 2009 a las 00:45
[Quema de conventos en Madrid, y otros sitios de Esapaña. El Gobierno, "ungido con la voluntad de la nación", no hace nada.]

Por cierto, el 4º párrafo del escrito de Ortega, Marañón y Pérez de Ayala mpieza así:

Lo que es preciso evitar de la manera más absoluta es que falte al Gobierno, ni durante una fracción de segundo, la confianza en sí mismo y en la plenitud de su representación. Este Gobierno, si alguno en el mundo, ha sido ungido por la más clara e indiscutible voluntad de la nación.

¡Hala!, nada menos que "ungido por la más clara e indiscutible voluntad de la nación" como nadie "en el mundo". Eso dicho un mes después de haber perdido abrumadoramente unas elecciones (aunque los vencedore, los monárquicos les "regalasen" el poder, cosa que no podían hacer, pues el poder es de los ciudadanos, del pueblo, no de los elegido, que sólo lo ejercen en su nombre) ¿Qué habrían dicho estos preclaros intelectuales de haber ganado los republicanos en buena liza? Por lo menos se podían haber esperado un mes más, hasta después de las elecciones a Cortes Constituyentes, para hacer esta hiperbólica afirmación.

¡Cuánta literatura hacía esta gente con la política! ¡Qué mentirosos!
66 Hegemon1, día 17 de Julio de 2009 a las 08:33
Argumentos progres:

"Me encantan los vascos y los catalanes

¿Por qué?

porque no puedo ver a Esperanza Aguirre"

sin más.....sindicalista de CCOO en Madrid...no hay más argumentos que añadir.
67 Hegemon1, día 17 de Julio de 2009 a las 08:40
¿Catalanofobia y andalucifobia?.....diga usted mejor españolafobia o aguirrefobia. No creera usted Chaves que encima de puta, poner la cama y nos callamos la boca.

Los verdugos pasando a víctimas.

¿Cuándo nos independizamos de Cataluña?
68 jjvr, día 17 de Julio de 2009 a las 09:09
#63 lead

Maravilloso retrato de la inconsciencia y cobardía de las "masas" republicanas.

Un saludo
69 jjvr, día 17 de Julio de 2009 a las 09:40

« 1 2 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899