Pío Moa

« “Con tu ayuda, otro Paracuellos es posible" / Marxismo, VIII, ¿Tautología? | Principal | "Nueva historia de España" y el caso de Valencia / Marxismo (X) Más observaciones »

Marxismo (IX) Aproximaciones críticas a la Ley / La patria de Colón

25 de Junio de 2010 - 07:54:45 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

 Unas aproximaciones críticas

 

1.- El aumento del capital constante no tiene por qué provocar un aumento de la composición orgánica

   Marx considera que el aumento de la productividad permite abaratar las mercancías: cada  obrero, gracias al aumento de capital constante (maquinaria, etc.), produce más mercancías en el mismo tiempo. Y el incentivo para introducir C es precisamente el aumento de la productividad, inducido por la competencia.  Ahora bien, tanto V como C constituyen, en definitiva, un conjunto de mercancías, y no tiene sentido postular un aumento de productividad en las mercancías V, con el consiguiente abaratamiento, y no en las mercancías C. Estas, al aumentar su productividad como norma, se abaratarán siempre y no solo en casos aislados, contra lo que señalaba Marx o según una “impresión”, como en Sweezy. Ese abaratamiento puede aumentar, disminuir o dejar igual la composición orgánica, según sea el abaratamiento correspondiente de V : ninguna opción es forzosa. Lo normal será que una u otra posibilidad predomine en diversos períodos, con una tendencia general al equilibrio.

  
Así, el aumento de la productividad ligado al aumento de C no tiene por qué repercutir en un alza de la composición orgánica, aunque a veces lo haga.

 

2.- Aun si aumentase la composición orgánica, ello no tiene por qué repercutir en una baja de la tasa de ganancia.

   Una mayor productividad determina que las mercancías V (las de consumo correspondientes a los salarios) se abaraten. El patrón marxiano comunicará al obrero: “El año pasado podías vivir con 1.000 pesetas al día, equivalentes a cuatro horas de tu jornada de ocho, y yo me apropiaba el valor de las cuatro restantes. Pero hoy, debido al aumento de la productividad, las mercancías que consumes para vivir, y que antes valían cuatro horas o 1.000 pesetas, vienen a valer tres horas o 750 pesetas. Yo te seguiré pagando el valor de tu capacidad de trabajo, que ahora es de 750 pesetas diarias. Pero como la jornada de ocho horas permanece, yo me quedaré con cinco horas de tu trabajo en concepto de plusvalía. Mi tasa de plusvalía, por tanto, ha crecido sin que tú pierdas nada. Es la ley del capital”.

  
Ahora bien, las mercancías tipo C (maquinaria, etc.) deben haberse abaratado igualmente, cosa que olvida Colletti cuando observa: “Para aumentar el plusvalor, el capital debe acrecentar la productividad  del trabajo: en efecto, esta última (…) también determina la disminución del tiempo de trabajo necesario para producir los medios de sustento del obrero, es decir, reduce la parte de la jornada de trabajo en que la capacidad de trabajo se reproduce a sí misma”, aumentando así la composición orgánica. Pero en realidad el capitalista aumenta su tasa de beneficio, tanto por el abaratamiento de V como por el de C.


 
Puede ocurrir, aunque de ningún modo es forzoso, que C se abarate menos que V. En ese caso aumentaría la composición orgánica del capital, pero ello no disminuiría en absoluto la tasa de ganancia, porque el menor abaratamiento de C quedaría compensado por el mayor de V. La crítica parcial a Marx en el sentido de que “Composición orgánica y

Tasa de ganancia son dos fuerzas contrarias, aunque no haya razón para suponer que una de ellas se imponga forzosamente”,  cae por su base. No hay tal oposición, mientras se mantenga la lógica abaratadota de la productividad. Pero esa lógica resulta mucho más demoledora para la Ley que la crítica ilusoria expuesta por diversos marxianos.

 

3. Una composición orgánica que disminuyera la tasa de ganancia sería inviable

   La única posibilidad de que un alza en la Composición orgánica (C /V) disminuyera la tasa de ganancia sería aquella en que C no solo no se abaratase, sino que se encareciese lo bastante para superar el abaratamiento de V. Una situación semejante resulta extremadamente improbable, porque iría contra los presupuestos de la tesis, al romper la tendencia al aumento de la productividad tanto en mercancías C como en mercancías V. De darse tal cosa improbabilísima, los empresarios reequilibrarían la composición orgánica  disminuyendo la inversión en C, que no les reportaría el menor beneficio. De otro modo buscarían deliberadamente la ruina, y ya observó Pannekoek que los capitalistas no tienen ningún deber de condenarse a sí mismos más de lo que pueden.

 

4. El aumento de C tiende a repercutir en el aumento de V

   Al llegar aquí, ya nos damos cuenta de que existe alguna incoherencia fundamental en la Let. Examinemos ahora el problema desde otro ángulo.


  
C es el conjunto de mercancías no destinadas al consumo humano directo, sino al “consumo productivo”, a la producción de más mercancías.  Como hemos recogido de Marx, consiste en máquinas y herramientas, materias primas e instalaciones. En términos generales, la producción de C compone un sector económico básico, que Marx llama “Sector I”.

 
V,a su vez es la masa salarial cuyo valor viene constituido por el conjunto de mercancías necesarias para la vida y reproducción de la capacidad de trabajo. Representa, por tanto, la producción de artículos de consumo de uso popular. Si le añadimos el consumo y el lujo de las capas burguesas (podríamos llamarlo “rama L”), tenemos el segundo sector básico de la producción, el Sector II.

  
Globalmente, el aumento de la composición orgánica se presenta como el aumento del Sector I sobre el Sector II. Marx expone cómo  la acumulación de C – el sector I y la acumulación propiamente hablando—redunda en una contracción creciente de V o sector II.

 
 
Este predominio del Sector I no significa necesariamente que se produzcan muchos más tornos y carbón que panecillos y camisas, sino que tiende a destinarse al Sector I una capacidad de trabajo mucho mayor que al Sector II, pues en ello consiste su mayor o menor valor. Así aumenta la composición orgánica global.

  
La subida de la cantidad de trabajo en el  Sector I puede realizarse por dos vías: contratando más obreros, o prolongando la jornada de los ya contratados. Ahora bien, en ambos casos ello repercutirá a su vez en un aumento de V, sea porque se pague mayor número de jornales, sea porque los jornales suban, a fin de afrontar el mayor desgaste del obrero causado por la prolongación de la jornada. En ambos casos el aumento del sector I (producción de C) repercutirá en un aumento proporcional del Sector II (producción de V), el cual deberá también producir más valor para dar abasto a la demanda acrecentada. Lo normal será siempre una tendencia al equilibrio entre ambos.

(Sigue)

 

 -------------------------------------------------

 

****Blog, Isidro40:  

”Me acaba de llegar un correo en el que se intenta demostrar que un tal Jordi Balbeny con datos más que suficientes (que al parecer pueden comprobarse en la página
www.histocat.com)asegura que Colón era catalá,, que las naves partieron de Pals(provincia de Gerona) y no de Palos, que todos los marineros de la expedición iban tocados con las barretinas catalanas y que Castilla, "robó" el descubrimiento atribuyéndose todo el éxito, expoliando a Aragón(Cataluña) de su éxito y falsificando desde entonces todo lo referente a la historia del "Descubrimiento" , con su punto álgido en tiempos de Felipe II. El tema es interesante porque el correo está siendo muy divulgado en Cataluña y me gustaría dedicara uno de sus artículos a este tema para poder defender mi tesis "oficialista" ante tanto separatista. Gracias por su atención.
 

   Pues tuvo que ser así forzosamente, porque ya se sabe que los catalanes son, según los catalufos, una raza muy superior a los castellanos, que solo saben robar las glorias de la raza superior. En fin…

“Son de sobra conocidos los problemas de Colón en el gobierno de las nuevas tierras, e ignorado el origen del descubridor.  Dado que él y los reyes no pusieron empeño en aclararlo, más bien al contrario,  se le han atribuido, de modo puramente especulativo,  las patrias más diversas, desde  Grecia a Noruega, o la condición de judío, siendo la versión más corriente la de su nacimiento genovés. Sin embargo esta atribución resulta tan difícil como las otras. Con motivo del IV Centenario del Descubrimiento, Italia ofreció una Raccolta  de unos 200 papeles sobre una familia Colombo de Génova, parte de ellos referidos a  un Cristoforo. Pero las fechas concuerdan mal, la propia abundancia de documentos despierta dudas y,  en fin, solo informan de que Cristóforo era, al menos hasta 1473, un pequeño comerciante lanero con deudas y amenazas de prisión por impago. Que estén tan documentados en Génova  estos pequeños sucesos y no haya, en cambio, referencias a la impresionante gesta posterior del supuesto Colombo, ya es bastante sospechoso; y tampoco la ciudad italiana pensó reivindicar la gloria de su ilustre y presunto hijo. Un reciente ensayo de María V. Martínez  Costa de Abaria, Cristóbal Colón y España, incide en las dificultades de la atribución genovesa.

Solo tres años después del último documento genovés, Colón aparece en Portugal como experto navegante, diestro en cosmografía y cartas náuticas, culto y erudito en algunos terrenos, conocedor del latín y aún más del castellano, de modales distinguidos,  codeándose con la nobleza y con el mismo rey, y casándose con una aristócrata local, algo muy poco imaginable para un plebeyo. Suena en extremo inverosímil que el humilde lanero genovés lograse de pronto tal transformación, por lo que difícilmente  puede tratarse de la misma persona. La inverosimilitud crece ante la ausencia de cualquier prueba de que la familia genovesa, que vivía con estrechez, le pidiera ayuda en los días de poder y riqueza del almirante; ni Colón se acordó de ellos cuando hizo testamento. Nunca utilizó el apellido Colombo, siempre empleó, o se le conoció por  Colom, Colón o Coloma. No escribió en italiano, salvo escasas palabras reveladoras de un mal conocimiento del idioma; ni hay indicio de que hablase en él con sus hermanos también supuestos genoveses. Sus cartas a Génova las redactó en castellano, y cuando menciona al patrón de la ciudad lo escribe mal. No puso a las tierras descubiertas nombres italianos en homenaje a su atribuida patria, sino españoles, algunos relacionables con Baleares, Levante o Cataluña. Los Reyes Católicos nunca  aluden a su origen genovés, ni le dieron carta de naturalización como hicieron con Américo Vespucio, sino que le trataron como “súbdito y natural”, y ampliaron su escudo de armas, señal de que ya tenía uno, cosa poco creíble en una familia de modestos tratantes en lana, en queso, taberneros… Estos datos desfondan la tesis genovesa, que se apoya, como todas las demás, en la incertidumbre  sobre su origen real.

Debemos atenernos, por consiguiente, a los hechos constatables. Ante todo, habló y escribió casi siempre en castellano, algo en latín. Menéndez Pidal creyó encontrar en sus escritos defectos propios de quien no tiene ese idioma por lengua materna, pero sus deficiencias no eran italianismos, sino lusismos, explicados por sus nueve años de estancia en Portugal. En Portugal no existía el apellido Colón, y aun allí escribió en castellano, ya lingua franca peninsular. También se han detectado en sus escritos giros catalanes. Su patriotismo hispano resalta  aquí y allá. Sobre la cristianización de los pueblos descubiertos habla de “España, a quien todo debe estar sujeto”, y anima a los reyes a no consentir “que aquí (las nuevas tierras) faga pie ningun extranjero”, idea rara en un genovés. La mayor isla que descubrió en el primer viaje la llamó La Española, y supone reservada a España la recuperación de Jerusalén, ligada para él a sus viajes. Su amigo el cosmógrafo catalán Jaime Ferrer de Blanes, que le aconsejó  sobre el tercer viaje a América y fue requerido para delimitar los derechos de descubrimiento entre Castilla y Portugal, le escribió, como cosa natural,  de “esta nuestra España”…
 
 
 Dentro de la incertidumbre, parece más probable su cuna española, acaso catalana o, más probablemente, balear, según algunos indicios. De ser así, queda por explicar  el motivo de la oscuridad, de aspecto deliberado, sobre su patria, como si ocultara algún secreto político o similar. La autora citada cree que  pudiera tratarse de un hijo ilegítimo de Carlos de Viana, el preterido hijo de Juan II de Aragón. Esto, y acaso el presunto origen genovés, quizá fuera posible comprobarlo hoy mediante pruebas de ADN, como las que han certificado la autenticidad de los  restos del almirante guardados en Sevilla."
 
(En  Nueva historia de España)     



 

 

Comentarios (42)
1 kufisto, día 25 de Junio de 2010 a las 08:48
2 Sherme, día 25 de Junio de 2010 a las 09:40
Gran artículo de Rafael L. Bardají sobre el libro de MARCELLO PERA: POR QUÉ DEBEMOS CONSIDERARNOS CRISTIANOS. UN ALEGATO LIBERAL.

http://libros.libertaddigital.com/una-europa-desal...

Lástima que algunos ("ultraortodoxos" o simplemente "ultras") vean "enemigos" en quienes NO lo somos...
3 alterego, día 25 de Junio de 2010 a las 10:18
El mito del Cristobal Colón catalán es un tema recurrente de los nacionalistas, siempre tan previsibles, potenciado por el dinero de las subvenciones.

Pero esta vez nos amenazan con nuevos descubrimientos entre los que se intuyen la catalinidad de Cervantes, Velazquez, Magallanes y, quizás, el infante D. Juan de Austria.

En el fondo es una muestra más del racismo del nazismo ario-ibérico que, como bien indica Pío Moa, no pueden admitir que un castellano (miembro de una raza inferior) pueda realizar gestas históricas, descubrimientos o crear obras de arte.
4 Sherme, día 25 de Junio de 2010 a las 10:33
¡¡los de la ZEJA al ataquerlll !! (con MI dinero y el TUYO):


"La vida empieza hoy", sexo en la tercera edad

Pilar Bardem, Rosa María Sardá y Mariana Cordero protagonizan "La vida empieza hoy", una comedia coral española dirigida por Laura Mañá en la que un grupo de hombres y mujeres deciden asistir a clases de sexo para seguir disfrutando de una vida sexual activa.

Disfunciones eréctiles, viudas que rehacen su vida, deseos y preocupaciones se entrecruzan en una historia que analiza el paso del tiempo y mezcla humor y emotividad.

-(Hasta aquí la reseña de LD)----

¡No puedorl, no puedorl !... ¡sexo con la Bardem o la Sardá! ... solo de pensarlo... NO puedorl, no puedorl... me voy a gomitarrr ... aaaggg...
5 alterego, día 25 de Junio de 2010 a las 10:44
Muy interesante el análisis del marxismo, me recuerda al libro de texto de Historia que utilizábamos en 1 BUP a mediados de los ochenta, en lo más duro de la dictadura felipista, auténtico manual de historia del marxismo que consideraba estos principios como verdades incuestionables.

En 2 BUP el libro de texto no era tan radical pero el profesor que tenía lo suplía eficazmente, la asignatura era fácil de aprobar bastaba con pensar como un marxista (que era el objetivo de la asignatura).

Se me olvidaba añadir que esos libros me hicieron antisocialista.
6 manuelp, día 25 de Junio de 2010 a las 11:17
# 25 lead (del hilo anterior)

El coste de producción (eso que parece que al final de su vida entendió Marx) es la suma de la contribución de los diferentes factores (salarios, amortización contable del capital fijo, energía, materias, etc.).

Con ese coste de producción se va al mercado, pidiendo un precio de venta (en inglés asked price o offer price); si finalmente se cierra la venta se obtiene un precio resultante (en inglés transaction price o traded price).


Bien, pero desde el punto de vista de como funciona la economia real, el enunciado induce a confusión.
Parece que el productor sumase los costes y DESPUES pusiese el precio, cuando en realidad lo que hace es calcular los costes ANTES de fabricar en funcion del precio esperado.
En la primera novela de Solshenitsyn "Un dia de la vida de Iván Denísovich", el protagonista, internado en un campo del Gulag, recibe una carta de su mujer en la que le cuenta que se han puesto de moda unos tapices pintados y que los que los venden hacen buenos negocios y piensa en lo que le costaría a él fabricarlos y la ganancia en base a los precios a los que se venden.

Mi opinión, general, es mirar con beneplácito las ideas austriacas —se basan y parten de la noción de un ser humano libre que puede actuar: usando una lógica deductiva llegan a consecuencias que no necesitan complicados modelos matemáticos y son capaces de explicar realidades económicas y sus causas. Sus enemigos principales son los miembros de los círculos académicos y de la intelligentsia y los han tratado de eliminar, con cierto éxito, de la presencia pública.

No existe un cuerpo analítico mejor en economía para demostrar las bondades de un mercado libre sin intervención estatal que el desarrollado por esta escuela —quien sea que trate de ser un defensor efectivo de la libertad debe conocer las principales ideas de estos pensadores.


http://contrapeso.info/articulo-5-3928.html

De ahí, de la libertad humana, nace la efectividad del mercado y la famosa "mano invisible" que lo hace funcionar, bien podría ser "la mano de Dios", como dijo Mises.

La lección aprendida al fin, aunque sin duda resultará deprimente para quienes quieren controlar la vida de otros, es que es mejor no interferir con el funcionamiento de la economía de mercado. Simplemente deberíamos permitir a otros perseguir sus propios fines mediante relaciones contractuales voluntarias. Como advertía Mises en La acción humana, “Observen el funcionamiento del sistema de mercado (…) y descubrirán en él (…) la mano de Dios”.

http://mises.org/Community/blogs/euribe/archive/20...

Por cierto, una canción sobre "la mano de Dios", en su día me produjo un gran impacto.

http://www.youtube.com/watch?v=M7zLzKnaoas
7 HGE, día 25 de Junio de 2010 a las 11:28
...lo que es impepinable es que fue Castilla la que se enseñoreó de las tierras descubiertas en América, porque tuvo que ser el rey Fernando el Católico, a la muerte de Isabel, el que permitió a los aragoneses (catalanes incluidos, por tanto) paso franco en los nuevos territorios, lo cual no estaba al alcance de otros de sus súbditos no castellanos/españoles (caso de flamencos, algunos dominios italianos, algunos alemanes...) que no podían llevar mercaderías a las Indias para comerciar, ni instalarse allí en factorías y similares.

Pero los aragoneses sí, porque Fernando los trató ya como castellanos: trató a todos como españoles. "Tanto monta..."
8 1132CPCF, día 25 de Junio de 2010 a las 12:45
MILES DE VIZCAINOS EN DEFENSA DE ICETA
Guerra abierta en Bilbao: los fieles al Vaticano responden a la rebelión nacionalista

La polémica sigue instalada en la Iglesia vasca. Mientras el sector más nacionalista desafía al Vaticano y prepara ya una rebelión ante la llegada de Iceta a Bilbao, Libertad Digital ha podido saber que miles de personas se han movilizado contra esta campaña y a favor del futuro obispo y del Nuncio.

http://www.libertaddigital.com/sociedad/guerra-abi...
9 egarense, día 25 de Junio de 2010 a las 12:51
8.
El Santo Padre debería excomulgarlos a todos de una vez, y sin contemplaciones. No entiendo porque no lo hizo ya. Comunidades como la vasca solo desprestigian a la Iglesia...
10 lead, día 25 de Junio de 2010 a las 13:02
[Ganar dinero sirviendo a los consumidores]

manuelp en #6:

Parece que el productor sumase los costes y DESPUES pusiese el precio, cuando en realidad lo que hace es calcular los costes ANTES de fabricar en funcion del precio esperado.

Correcto: el precio esperado en el mercado es el comienzo del proceso para ajustar la fabricación; pero para la descripción del proceso de fabricación y del cálculo contable del coste de producción con sus diferentes factores, en el contexto del asunto este del marxismo con lo de valor vs. precio, lo que escribí me pareció suficientemente elocuente.

El texto de von Mises que incluyes en el post está, lógicamente, en línea con lo que al efecto escribió Adam Smith (y Bernard Mandeville con eso de "vicios privados, virtudes públicas", o algo así): si cada uno persigue sus propios fines (respetando las leyes y la ética del mercado, claro) se consigue la riqueza general. Una manera de verlo es con el PIB, uno de los medidores de la riqueza de un país: el PIB es la suma de los Valores Añadidos Brutos -VAB de todas las actividades; es decir, si una actividad económica (producir un bien o un servicio) se plantea, como es el caso, sobre sus propios méritos y fines (producir algo que se considera útil para los consumidores y ganar dinero con ello), se produce riqueza.

Así que no hay contradicción, como plantean los marxistas, con eso de "frente a producción para el beneficio, producción para el consumo": la producción para el consumo produce beneficio para todos, para el que produce y vende, y para el que consume, que obtiene lo que quiere. Todos ganan; no hay suma cero.
11 gorgias_, día 25 de Junio de 2010 a las 13:23


Don Pio, no sé si está al tanto de una nueva tesis muy en boga ultimamente sobre el origen de Colón. Es de una catedratica de historia española cuyo nombre ahora mismo no recuerdo. En suma su teoria se puede resumir en lo siguiente:

1ro El nombre autentico del descubridor era Cristoforo PicCOLOMini, hijo de familia noble y almirantes genoveses, parientes de los papas Piccolomini de la primera mitad del siglo XV, y "amigos" de Toscanelli.

2do Natural de Cerdeña. Es decir sardo de ancestros genoveses pero SUBDITO ARAGONES desde el siglo XIV cuando la corona española amplió sus posesiones a lo largo de todo el Tirreno. Por tanto era a la vez "genoves/aragones" lo que explica que el se declarase genoves pero a la vez subdito natural de los Reyes españoles (aragoneses más concretamente).

3ro Su lengua materna era el sardo/catalan/castellano. Nunca el italiano o genoves, el primero idioma relativamente moderno, el segundo en franco desuso por entonces en la isla, donde ya se hablaba algo así como una mezcla del dialecto propio con el catalan y sobre todo CASTELLANO, algo que ya por entonces era muy frecuente en la corona aragonesa "MANQUE" les pese a los catalufos.

4to De familia noble y venida a menos, acusada de alta traición por sublevarse contra el rey aragones (no recuerdo cual) por tanto caida en desgracia e INCAPACITADA para ejercer cualquier cargo importante dentro de la corona. De ahí que insistiese tanto en nuevos titulos bajo soberania siempre castellana donde no había sentencia alguna que lo impidiese.

5to La toponimia que usa de forma tan habitual, y casi siempre coincidente con la del mediterraneo occidental no es más que la de su juventud y patria natural como era la Corona de Aragon. Y sus "mallorquinismos" no son más que "aragonesismos" de amplio uso en todas las tierras bajo el yugo de esa corona.

No recuerdo por ahora otros datos, pero en general siempre apuntan en el mismo sentido, intentar hacer plausibles todos los hechos que usted menciona en su conjunto y por supuesto descartar por completo su supuesto origen plebeyo y genoves, en tanto que natural de esa ciudad.

Yo ni me creo esta versión del todo, ni me la dejo de creer, pero desde luego parece bastante más elaborada que otras muchas. Usted dirá...

Saludos.
12 lead, día 25 de Junio de 2010 a las 13:25
[Reparto del Valor Añadido en una empresa]

Más allá de consideraciones esencialistas o místicas sobre a quién pertenece el valor de lo producido en una empresa, en el mundo real, el reparto del Valor Añadido Neto (descontando las amortizaciones contables, que es un coste, no un gasto, sin salida de caja) es el debate permanente, incruento pero real, entre los diferentes agentes de la empresa (trabajadores, ejecutivos y propietarios), cada uno reclamando sus méritos sobre su contribución al producto final, pero sin poder apelar nadie a un parámetro absoluto (como pretendía Marx con su definición de "valor"):

http://html.rincondelvago.com/valor-anadido-bruto....

13 egarense, día 25 de Junio de 2010 a las 13:33
Interesante trabajo sobre Colón...
http://www.youtube.com/watch?v=29AJkfJ70ZI
...y siguientes.
14 lead, día 25 de Junio de 2010 a las 13:41
[El inventor/innovador. La importancia de la innovación en una economía sólida]

Mi post #12

Para que no parezca que me olvido del agente que creo esencial en la producción de bienes y servicios, el inventor/innovador, en la definición anterior que enlazo éste o [1] está incluído entre los propietarios (como socio industrial con parte de la propiedad o con un acuerdo específico sobre los beneficios de la empresa) o [2] es un agente externo al que se le ha adquirido el derecho a fabricar su producto contra el pago de los correspondientes royalties, que es un coste de producción.

Como se lee por todos los sitios, la innovación (nuevos productos y/o procesos, o mejora de otros existentes) es la base de una economía asentada sobre sólidos principios. Una economía sin innovación, es decir, sin tecnología propia --como en gran mediad es la española actual-- es una economía débil y dependiente peligrosamente de las demás economías.

¿Qué es, por ejemplo, lo primero que hizo Corea del Sur, el espejo en que nos deberíamos mirar?: desarrollar tecnología propia (comenzando con la copia e lo que hacía los demás y con acuerdos de transferencia de tecnología). Hoy día, Corea de Sur, que arrancó de 0 en 1953, tras la guerra contra el agresor del Norte, es una gran potencia tecnológica.
15 lead, día 25 de Junio de 2010 a las 13:47
[Corea del Sur]

Sobre Corea del Sur:

http://es.wikipedia.org/wiki/Corea_del_Sur#Industr...

Interesante la lectura de los apartados 9. Economía (que incluye Industrias de alta tecnología, y Transporte y Energía), 10. Educación y 11. Ciencia y tecnología.
16 ongietor, día 25 de Junio de 2010 a las 14:02
Lo de los orígenes, discutible, pero que salió de Pals, y no de Palos!! es 'lunático' (de que no se pisó la luna; se supone que es chiste)
Más fácil es que fuera gallego, como la estirpe de Camoens, que de otros sitios.
17 pedromar, día 25 de Junio de 2010 a las 14:23

Da la impresión de que Marx introdujo el concepto de plusvalía ad hoc, para así descalificar al patrón acusándolo de ladrón. Es como si la mercancía tuviese un valor determinado, tal y como lo tiene una moneda de oro de un peso concreto, y lo que hiciera el patrón fuera limar esa moneda y apropiarse de parte del valor que tiene.

Fijaos que no acusa al empresario de vender por encima del coste, sino de apropiarse de lo que no le pertenece, de apropiarse de la plusvalía que aporta el trabajador. Por tanto la manufactura debería venderse al precio del coste acumulado más el de la capacidad de trabajo aportada por el obrero. ¿Y qué hacer entonces con la plusvalía? Sencillamente no existiría, porque cada obrero trabajaría (en realidad 'tendría que estar obligado a trabajar') para producir un valor equivalente al que necesita para mantenerse.

Como dice Manuelp, antes de empezar la producción el empresario calcula el precio que la manufactura tendrá en el mercado. Parece como si Marx partiera de ese precio y luego hace que el patrón le entregue al obrero menos de lo que le corresponde por su labor.

¿Por qué Marx no acepta que el obrero se apropie de la ganancia que el patrón suma a los costes? Sencillamente porque convertiría al obrero en un tendero, así que mejor colocar al patrón en la situación de estafador -aunque le llame explotador- que en la del tendero o tabernero que venden por encima del precio de compra. Es decir: todo el mundo entendería que el tabernero o el tendero vendieran por encima del precio del que compran, pero en ningún caso nadie aceptaría que el tendero trucara la balanza y que un kilo no pesara un kilo, aunque el precio al que vendiese la mercancía fuera más bajo. O lo que es lo mismo: el tendero se apropia de parte del peso de un kilo de la misma manera que un capitalista se apropia del valor aportado por el obrero.

Para destruir el sistema Marx necesita acusar a los capitalistas de estafadores, y una vez que los ha acusado, de ninguna manera puede aceptar que los obreros se conviertan en tenderos, por ejemplo mediante una cooperativa, donde los obreros, como si fueran accionistas, cobrasen en relación al beneficio obtenido.

Marx creyó descubrir el mecanismo interno que mueve los procesos económicos, el capitalista y los anteriores, y como el mundo distaba mucho de ser perfecto se dispuso a liberar a la mayoría de los hombres de las cadenas que otros hombres les imponían mediante un sistema de producción basado en la apropiación del trabajo que esos pocos hombres hacían con el trabajo de la mayoría. No los acusó de encarecer los productos, sino de apropiarse de un bien que no les pertenece
18 lead, día 25 de Junio de 2010 a las 15:16
[Los agentes activos básicos en una Economía: innovadores y empresarios]

pedromar en #17:

Da la impresión de que Marx introdujo el concepto de plusvalía ad hoc, para así descalificar al patrón acusándolo de ladrón.

Estoy de acuerdo. Claro que Marx partió del axioma de Adam Smith de "sólo el trabajo humano produce valor en la transformación de los recursos naturales"; a continuación, Marx identificó ese "trabajo" con sólo el de los obreros: ese es el craso error, ignorar los otros elementos necesarios para fabricar un producto, empezando por el diseño original del mismo. Parece que Marx sólo pensó en textiles sencillos y en zapatos vulgares, o en cosas así, en que se pasaba de hacer a mano confecciones vulgares a hacerlas con las nuevas máquinas (como la Spinning Jenny) movidas con máquinas de vapor:

http://es.wikipedia.org/wiki/Spinning_Jenny

(máquinas inventadas por dos señores concretos, no el resultado de un "trabajo social"):

http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_la_tecnol...

Marx murió en 1883; para entonces ya estaban en funcionamiento un montón de innovaciones técnicas, incluídas las eléctricas, pues la electricidad se estaba expandiendo entonces de forma acelerada, gracias a esas innovaciones (como la bombilla de Edison).

Sencillamente dicho, Marx no entendía el proceso de creación y producción de un bien económico, con la intervención necesaria de agentes diversos, no sólo de los "proletarios". Hablaba de las máquinas (cuyo desarrollo alabó, como parte del Capitalismo) como si estuvieran ahí, por ensalmo, como el resultado de un proceso de evolución de la sociedad, sin padre ni madre, no como el producto de las ideas de unos pocos creadores. Y de la función empresarial, nada de nada: puñeteros capitalistas depredadores; claro que, en el mundo de la ciencia económica, hubo que esperar a Schumpeter para que hiciera manifiesto el decisivo papel de la EMPRESARIALIDAD en una Economía de Mercado, es decir, en una Economía:

...su 'Theory of Economic Development' ('Teoría del crecimiento económico') mientras daba clases en Czernowitz (actual Chernivtsi, en Ucrania). En ella recoge su teoría del “espíritu emprendedor” (entrepreneurship), derivada de los empresarios, que crean innovaciones técnicas y financieras en un medio competitivo en el que deben asumir continuos riesgos y beneficios que no siempre se mantienen.

http://es.wikipedia.org/wiki/Joseph_Alois_Schumpet...
19 lead, día 25 de Junio de 2010 a las 16:12
[Innovación]

La Innovación, junto con la Empresarialidad, son la base del desarrollo de una Economía:

La innovación, según el diccionario de la Real Academia Española, es la creación o modificación de un producto, y su introducción en un mercado. Un aspecto esencial de la innovación es su aplicación exitosa de forma comercial. No sólo hay que inventar algo, sino, por ejemplo, introducirlo (Difusión (negocios)) en el mercado para que la gente pueda disfrutar de ello. En las palabra de Eudald Domènech: “La innovación por la innovación no sirve para nada. Innovar es crear productos que hagan la vida más fácil.”

http://es.wikipedia.org/wiki/Innovaci%C3%B3n

Atención a los dos tipos de Innovación: de producto y de proceso (tal como se describen en el enlace).
20 LeonAnto, día 25 de Junio de 2010 a las 17:12
#11 Gorgias: Escrito por mí, en este blog, a propósito de un "Colón genovés, Colón español", el 26 de abril de 2009:

Sugestiva hipótesis sobre el origen de Colón, hasta que no se conozcan los resultados de análisis de ADN de la Universidad de Granada u otros más perfeccionados:

Según investigación de la escritora aragonesa Marisa Azuara, en su ensayo histórico “Christoval Colón. Más grande que la leyenda”, establece las siguientes conclusiones

Origen aragonés. Marisa Azuara defiende el origen aragonés de Cristóbal Colón por parte de su madre, que era miembro de las Casas aragonesas de Sástago y Luna. Considera, asimismo, que en el descubrimiento de América tiene un papel fundamental la Corona de Aragón. De hecho, las conclusiones de este trabajo se basan en que la mayoría de las investigaciones no han tenido en cuenta que en el siglo XV la Corona de Aragón era un estado soberano que se extendía por el Principado de Cataluña y los Reinos de Aragón, Mallorca, Valencia, Sicilia, Córcega, Cerdeña y Nápoles.

Según Marisa Azuara, el nombre primigenio de Cristóbal Colón es Christoval Picolomini de Sena. Nació en 1436 en Cerdeña. Su padre era Salvador Picolomini de Sena y su madre Isabella Alagón d’Arborea. Por la rama paterna procedía de los Picolomini, los Colombini y los Sarrazini de Siena, mientras que por la materna lo hacía de las Casas aragonesas de Sástago y Luna y de las ginovesas Doria Cappai y D’Arborea.

Entre las fuentes sobre las que ha trabajado destaca el Archivo Histórico de Cagliari, el Archivo de la Corona de Aragón, el Archivo Simón Guillot de Alguer, el Archivo Histórico de Oristán, el Archivio Storico Siciliano, la base documental de la Asociación Heráldica y Genealógica de Cerdeña y el Archivo Histórico de Turín.

El origen de esta investigación parte de un trabajo que una rama de la familia De Ena, originaria de Sicilia y posteriormente asentada en Cerdeña y en Aragón, encargó a Marisa Azuara sobre su linaje. Analizando los documentos que para este fin le proporcionaron, se percató de dos cuestiones que más tarde le ayudarían en su investigación sobre Colón:

1. En el siglo XV los documentos oficiales en Cerdeña se escribían en castellano antiguo.

2. En aquella época, en Cerdeña, a ciertos sardos se les denominaba ginoveses, si su linaje procedía del Ginovesado (territorio que incluía el Ducado de Ginebra, Piamonte y República de Génova así como los feudos de Quio, Córcega, Cerdeña, Sicilia y Nápoles), mientras que a otros se les catalogaba como catalanes, si procedían de la Corona de Aragón.

Lo que en principio parecía una simple “anécdota” o “casualidad”, fue el hilo del que tiró Marisa Azuara para ir desentrañando una de las incógnitas más estudiadas de la historia: el origen de Cristóbal Colón.

Indicios

1.- Hasta el S. XIX todos los textos que hablan sobre Cristóbal Colón, incluidos los que escribieron él mismo y su hijo Hernando, coinciden en señalarlo como “genovés” o “ginovés”. Según Azuara, durante el S. XV se denominaban genoveses o ginoveses tanto a los habitantes del Ginovesado (Ducado de Ginebra, Piamonte y República de Génova) como a los de los feudos que había conquistado y que seguían siéndole leales (Quio, Córcega, Cerdeña, Sicilia y Nápoles), a pesar de que su titularidad correspondiera a otro estado. Así ocurría con gran parte de la isla de Cerdeña que, aunque el Papa Bonifacio VIII se la había otorgado a Jaime II de Aragón, no había podido ser anexionada en su totalidad (este hecho no se produciría legalmente hasta 1478).

2.- “Vir ligur”. Otra de las denominaciones que sus contemporáneos daban a Cristóbal Colón era la de “Vir ligur”, o varón de la Liguria. La Liguria era un territorio que se extendía entre el Ródano y el Arno, que incluía el Ginovesado y el Milanesado. Por lo tanto, llamar a Colón “Vir ligur” vendría a ser lo mismo que denominarlo ginovés y seguiría refiriéndose al Ginovesado y a los territorios conquistados por los Genoveses.

3.- “Mis señores naturales” Los Reyes Católicos, en los documentos que le extendieron, designaban a Cristóbal Colón súbdito suyo. Del mismo modo, el descubridor se reconocía vasallo de Don Fernando y Doña Isabel cuando los llamaba “mis señores naturales”, expresión que implica que había nacido en un territorio regido por la Corona de Aragón o por la de Castilla.

Dado que en los documentos castellanos se denomina a Colón “extranjero”, se deduce que en la Corona de Castilla no se le consideraba natural de este territorio. Por lo tanto, Colón tiene que considerarse vasallo de la Corona de Aragón.

Si a esto añadimos que Colón solamente hablaba castellano mezclado con palabras catalanas y latín, las posibilidades quedan reducidas al reino de Aragón (la actual Comunidad Autónoma de Aragón) y Cerdeña ya que sólo en estos territorios de la Corona de Aragón se aplicó la ley impuesta por Fernando I de Antequera que obligaba a utilizar el castellano como lengua oficial.

Si, además, consideramos que en el reino aragonés no había ginoveses, la única opción posible es la isla de Cerdeña.

4.- El escudo de armas. Los Reyes Católicos concedieron a Colón un escudo de armas dividido en cuatro cuarteles: un castillo por el reino de Castilla, un león por el reino de León, las islas que conquistara y “las armas que tú traías”. Éstas últimas ocupaban el cuarto cuartel. El navegante colocó en dicho lugar cinco áncoras, es decir, las Armas de un Almirantazgo. Este hecho, junto a la frase que le escribió a la aya del príncipe Don Juan, Juana de Torres: “Yo no soy el primer Almirante de mi familia”, sitúa al descubridor en el entorno de un Almirantazgo.

Pero, en el escudo de Colón las áncoras se encuentran colocadas cabeza abajo; un detalle que posteriormente sus sucesores se esforzaron en rectificar.

En heráldica, a esta colocación se la denomina “escusón de infamia” e implica que dichas armas estaban degradadas por crimen de felonía y lesa majestad.

En aquellos años sólo había un Almirantazgo que se encontrase en tal situación, el del Grande Almirante de Cerdeña Juan Picolomini de Sena, apresado en el castillo de Játiva por apoyar la rebelión de su suegro el Giudice D’Arbore, Leonardo Alagón. Por tanto, Cristóbal Colón tenía que pertenecer forzosamente a la familia Picolomini de Cerdeña.

Según la Jurisdicción que se aplicaba en la época, esta sentencia por traición afectaba a todos los miembros de la familia y comportaba graves consecuencias jurídicas. La más importante: imposibilitaba a cualquier Picolomini de Sena para tener propiedades, cargos y títulos en los estados de la Corona de Aragón o en cualquier empresa en que participara su rey.

Éste puede ser entonces un motivo más que suficiente para que Colón exigiera que el viaje a América se hiciera en nombre de Castilla. No existe otra explicación para que la Corona de Aragón no pudiese participar en el proyecto, a pesar de que fuera un “aragonés” quien financiara el primer viaje (Luis de Santángel); o fuesen “aragoneses” sus promotores (Rodrigo Borja o Borgia, Cristóbal Colón y Fernando el Católico); y sus fiadores (Juan Cabrero, Gabriel Sanxis y Diego de Deza, Confesor de Fernando II de Aragón).

21 LeonAnto, día 25 de Junio de 2010 a las 17:14
Sigo:

5.- El tratamiento de Don. Dicho tratamiento durante la Edad Media y el Renacimiento estaba reservado a los reyes y a sus familiares cercanos. Nadie más podía ostentarlo. Sin embargo, los Reyes Católicos otorgaron a Cristóbal Colón el tratamiento de Don en los Privilegios de Granada. No obstante, lo más curioso no es esto sino que, automáticamente, pasaron a usarlo también sus hermanos y sus hijos sin que mediara concesión alguna para ello.

El privilegio de Don en la mayoría de los estados era privativo, del mismo modo que lo sigue siendo en la actualidad en España; es decir, que sólo podía ostentarlo la persona a la que se le había concedido, no así su familia. Sin embargo, sí lo utilizaron los familiares de Colón. Esto sólo puede explicarse por el privilegio de la “Generositá” sarda. Este privilegio les fue otorgado a los sardos por Alfonso V y se diferenciaba del que regía en el resto de los estados en que era un reconocimiento a la nobleza de la sangre, por lo que automáticamente se extendía a todos los parientes del privilegiado, como se produjo en el caso de Colón.

La “Generositá” le había sido concedida con anterioridad al Almirante Antonio Picolomini, abuelo de Colón, pero fue perdida para su linaje por la sentencia de felonía que recayó en el Almirante Juan Picolomini de Sena, por lo que resulta razonable que Don Cristóbal exigiese su rehabilitación en las Capitulaciones de Santa Fe.

6.- Los nombres propios no se traducen. Teniendo en cuenta esta premisa, y debido a que el nombre del navegante y sus hermanos aparecen escritos en castellano antiguo (Christoval, Bartolomé y Diego) en todos los documentos probadamente referidos al navegante, tanto en Portugal como en Castilla su nombre de pila tenía que ser éste. Tal nombre sólo era posible encontrarlo en los reinos de Castilla, Aragón y Cerdeña. Descartados Aragón y Castilla por los motivos que se han aducido, de nuevo es Cerdeña la única opción posible.

7.- Limó su apellido. La sentencia de felonía y lesa majestad que recayó sobre su familia fue la causa de que Colón se viese obligado a alterar su nombre y a solicitar un Mayorazgo que diese origen a un nuevo linaje diferente del que provenía. Según Hernando Colón en La Historia del Almirante Don Christoval Colón, el navegante no cambió su apellido sino que lo limó. Esta afirmación, siguiendo la línea argumental de Marisa Azuara, permite deducir que Colón recortó el apellido por delante y por detrás para dejarlo en Colom. [Pi-colom-ini]

8.- La cosmografía de Ptolomeo. Ser un Picolomini de Sena emparentaba al descubridor con los Papas Pío II y Pío III. Ello explicaría que la obra de cabecera de Colón fuese la Historia Rerum Ubique del Papa Picolomini, donde el navegante realizó más de ochocientas anotaciones. Este hecho explicaría también que Don Christoval realizase diversas anotaciones y estampara su firma en el ejemplar de la Cosmographia de Ptolomeo que se imprimió en Roma en 1478 para Pío III. Este ejemplar se encuentra en la actualidad en la Real Academia de la Historia de Madrid y se documenta su trayectoria desde que fue encontrado en la Biblioteca de los sucesores del Almirante Don Álvaro de Bazán.

Teniendo en cuenta que todas las posesiones de los Alagón de Cerdeña terminaron en manos de Doña Enmanuela Alagón Bazán, sobrina de la madre de Don Christoval, tal posesión no tiene nada de extraña.

9.- Descendiente de la casa de Sástago. Isabella Alagón d’Arbórea, según la genealogía que custodia la Sociedad Heráldica y Genealógica de Cerdeña, era hija del 9º Señor de Sástago y Pina, Don Artal de Alagón, esposa del segundo hijo del Grande Almirante de Cerdeña, Salvador Picolomini de Sena, y madre de Christoval. Pero también era hermanastra del 10º Señor de Sástago Alonso Alagón.

Como certifica Miguel Ángel Motis Dolader, profesor de Historia de la Universidad San Jorge de Zaragoza, en su obra El Linaje de los Santángel, Don Alonso Alagón, Señor de Sástago y Pina, fue encausado por la Inquisición de Zaragoza, en el proceso que se siguió tras el asesinato del inquisidor San Pedro de Arbués, junto a los familiares de Luis de Santángel, de Gabriel Sanxis y de Juan Cabrero. En este juicio se encuentran las claves para entender por qué las primeras cartas que Colón escribió a su regreso del primer viaje al Nuevo Mundo las enviase a Luis de Santángel y a Gabriel Sanxis. También que fuese Santángel, un converso aragonés, funcionario de la Corona de Aragón, quien le proporcionase a la reina de Castilla el dinero para llevar adelante el proyecto en los mismos días que la soberana firmaba el Decreto de Expulsión de los judíos.

10.- Coincidencia entre los nombres de los descendientes de Colón y los ascendientes de Salvador Picolomini de Sena e Isabella Alagón. Uno de los detalles que llama muchísimo la atención es que todos los nombres de los nietos de Colón se corresponden con los de los antecesores inmediatos de las familias Picolomini de Sena y Alagón de Arbórea. Marisa Azuara, después de repasar cientos de genealogías italianas y españolas, no ha encontrado un caso similar a éste.
22 Sorel, día 25 de Junio de 2010 a las 17:16
Buenas tardes.

Lúcido análisis de Pío Moa.

EUROPA
¿Qué le debe España a la UE?

[...] Y nuestra entrada en la CEE-UE no ha impedido en absoluto los fenómenos de involución y ahora descomposición política que ahora padecemos.

Nunca he conseguido entender de dónde sale ese servilismo absolutamente necio, cuando hemos logrado tantas cosas de las que podemos sentirnos contentos. Pero salga de donde salga, tiene unos efectos fácilmente constatables en la degradación de las instituciones, en la pérdida de soberanía y en la repugnante chabacanización del ambiente social.


http://www.libertaddigital.com/opinion/pio-moa/que...

----

En relación con lo expuesto:

LA REFORMA LABORAL EN ESPAÑA
Manuel Peón y Jesús

En los años 80 el socialismo gobernante convenientemente guiado por los poderes fácticos internacionales inició el desguace industrial de España, llamado eufemísticamente “Reconversión Industrial”, allí se liquidó nuestra industria pesada y parte de la de componentes, a cambio se recibieron ingentes subvenciones de la UE para acallar las posibles protestas.

En una segunda fase, los franceses se encargaron de liquidar nuestro sector agroalimentario para que jamás levantara cabeza.

España con su potente agricultura y pesca estaba en óptimas condiciones para crear una industria alimentaria capaz de hacer sombra a la italiana y a la francesa, dejando la distribución en manos francesas estos nos inundaron con sus productos haciendo que el sector agroalimentario se quedara estancado.

Luego ha venido el sector pesquero que han obligado a desguazar mientras la flota francesa aumentaba.

Se nos dirá que era el precio por entrar en “Uropa” y ser europeos al fin. Bueno desde la llegada de los celtas España es Europa o si no antes como lo demuestra el origen antiquísimo del pueblo íbero y de su extensión por la cuenca mediterránea, sur de Francia y Cáucaso. Lo cierto es que es una de las pocas ocasiones de la historia donde se negocia un acuerdo más perjudicial que el anterior. El anterior data de la época franquista y era un acuerdo de comercio preferencial, que nos daba mejores condiciones que las que luego obtuvimos con nuestro ingreso.

http://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticu...


23 Momia, día 25 de Junio de 2010 a las 17:26
Buenas tardes.

La importancia del trabajo como causa eficiente del valor y del progreso económico ha sido patente a lo largo de la historia del pensamiento económico. De ahí la importancia que siempre han te­nido las teorías del valor trabajo.

El objetivo del pleno empleo fue expresado en los albores del mercantilismo por John Hales, quien escribió que el Estado debería adoptar medidas tendentes a asegurar "una gran abundancia" de bienes, y que esto exigía el empleo en el campo y las ciudades de todo aquel que estuviera capacitado para trabajar.

La importancia del empleo fue expresada por William Petty (1662) en su conocida proposición de que a medida que aumenta la población de la nación aumenta su riqueza en mayor proporción.

Otras importantes figuras del Mercantilismo como William Tem­ple (1671), Nicholas Barbon (1690), Josiah Child (1690), Sir Dudley North (1691), Charles Davenant (1695), John Law (1720), John Cary (1745), Josiah Tucker (1750), el Obispo Berkeley (1751) o Malachy Posttlethwayt (1759), destacaron con rotundas afirmaciones de que el trabajo humano es causa prioritaria de la riqueza de un país; que la mejora en el empleo y en la laboriosidad del trabajador favorece el crecimiento económico, que el incremento de la oferta monetaria tiene como efecto importante aumentar el empleo y por tanto la riqueza, que el tamaño de la población es factor decisivo en la capa­cidad económica de un país, que la mayor parte de las medidas de política económica se explican dando por supuesto que el pleno em­pleo es el objetivo fundamental para alcanzar un mayor poderío económico.

Posteriormente, y a partir de Adam Smith, Ricardo y Marx, las teorías del valor trabajo comenzaron a dar importancia exclusiva en la creación del valor y dominaron durante un siglo el pensamiento económico.

24 rafavega, día 25 de Junio de 2010 a las 17:37
Hola amigos. Quería haceros una pregunta a ver si alguien puede contestarme. Como sabréis hace relativamente poco, en el 2007, creo, un tal Miquel Mir, funcionario del Museo de Historia y del Archivo de la ciudad de Gerona y colaborador de Avui sacó un libro sobre el diario encontrado de un miembro de la FAI, en que se daban datos sobre la actuación de Tarradellas como intermediario en el pago de 200.000 francos por parte de los maristas para el rescate de unos religiosos secuestrados. Bien, el caso es que he encontrado bastantes páginas en internet poniendo de falsa las informaciones que aparecen en dicho libro. Normalmente no suelo dar credibilidad a lo que veo en internet pero esta en concreto me ha llamado la atención, la firma un tal Agustín Guillamón:

http://www.red-libertaria.net/noticias/modules.php...

(sigue en otro mensaje)


25 rafavega, día 25 de Junio de 2010 a las 17:40
Opinión: Conversación telefónica con Miquel Mir (22 abril 2010)

chbalance escribió "Esta mañana me ha llamado Miquel Mir, gritando airado que yo odiaba sus libros y el trabajo que había realizado. Al intentar responderle que yo me limitaba únicamente a denunciar su fraude, porque... no me dejó hablar, gritándome repetidamente que le escuchara, a lo que repliqué que escuchara él, y como elevó aún más la voz histéricamente para repetir una y otra que le escuchara, le colgué el teléfono.



Algunos minutos después volvió a sonar el teléfono. Era de nuevo Miquel Mir preguntándome más calmado, voz amable, y algo incrédulo, si le había colgado el teléfono, a lo que le respondí que si quería mantener una conversación telefónica debía dejarme hablar, no elevar el tono de voz y mantener la buena educación, y que si no se atenía a esas normas volvería a colgar.

De forma tensa, pero dentro de los márgenes indicados, prosiguió la conversación de la que resultó lo siguiente:

1.- A mi insistencia de que el nombre de Josep Serra no figura en las nóminas de las Patrullas de Control, argumentó inicialmente que estaba en la patrulla del Servicio de Investigación de la CNT-FAI. Cuando le dije que en la lista de las nóminas de ese Servicio, en la que figuraba Manuel Escorza cobrando 84 pesetas, tampoco contaba el nombre de Josep Serra, se vio obligado a darme otra versión, confirmándome que Josep Serra no existe. Según Mir, ese nombre corresponde a los papeles de otra persona, con los cuales el auténtico patrullero, de nombre desconocido, pudo vivir clandestinamente, e incluso es el nombre que pusieron en su tumba. Manifestó que no podía decirme el nombre real de ese patrullero, que vivió en el exilio bajo el falso nombre de Josep Serra, por el compromiso adquirido con la familia. Le respondí que eso era muy novelesco y conveniente, porque de este modo nadie podía comprobar la existencia real de ese patrullero y de su diario. Pero que ése no era un método histórico, y que en todo caso debería haber sido explicado desde el principio. Le insistí en que confundía novela e historia y en su falta de metodología científica. “Miquel no saps quan escrius una novela de misteri o un llibre d´història”. En todo caso acababa de confirmar mi denuncia de que JOSEP SERRA NO EXISTE.

2.- Le insistí una y otra vez que había manipulado y modificado las memorias de Asens, y que había cambiado las fechas del viaje de Asens a Francia y Suiza, ya que Asens escribe “febrero de 1937” y él, en la página 229 de su libro, había cambiado las fechas poniendo “octubre de 1936”, porque esto documentaba su tesis sobre el cobro por Tarradellas del dinero pagado por los maristas. Y eso era inadmisible, era un fraude cometido conscientemente para difamar a Tarradellas. Ante mi sorpresa, me respondió que “les memóries del Asens estan equivocades”, a lo que lógicamente le respondí que una memorias, sean de quien sean, no están nunca equivocadas, y en todo caso se argumenta el error, pero que cambiar lo que dicen unas memorias, porque eso hace cuadrar las tesis del historiador que las manipula, tiene un nombre muy feo, porque eso es un fraude. Me cansé de repetirle una y otra vez, por activa y por pasiva que había cometido un fraude, una falsificación, un engaño, sin obtener ningún desmentido por su parte.

3.- Le dije además que un libro de historia sin notas a pie de página era una novela, y que se decidiera de una vez a poner en la portada de sus libros que se trata de novelas y no de libros de historia. Se excusó en que los editores le habían quitado las notas para hacerlo más legible. Le respondí que estaba insultando a sus lectores, tratándoles de idiotas, y que en todo caso, difamaciones tan graves como las que hacía contra militantes anarquistas, o contra Tarradellas, exigían estar bien documentados y explicados con notas. Ahora se excusó diciendo que se trataba de una edición muy limitada y que no lo encontraría en librerías, ni en la “diada de Sant Jordi”, que prácticamente se trataba de un encargo para los maristas, que querían ver aquello por escrito, pero no para el público en general. Le comenté que existían numerosos diarios que estaban haciéndose eco de la campaña de difamación contra los anarquistas y contra Tarradellas, basada en el fraude que él había cometido. Cargó ahora contra el editor, ya que él podía enseñarme el libro con ciento y pico notas. Que si quería verlo podíamos quedar y me lo enseñaba. Le respondí que el libro real era el que tenía entre mis manos, que apestaba y no había por dónde cogerlo. Le contra-argumenté que, como autor, era el único responsable de permitir la edición del libro, sin notas y manipulado. Y que siempre existía la opción de no editar en aquellas condiciones. Le dije demás que carecía de credibilidad alguna como historiador, y que su audiencia se limitaba a sectores fascistas, de extrema derecha y/o anti-tarradellistas.

4.- Me acusó en diversas ocasiones de defender a todo trance “al Marqués de Tarradellas”, a lo que le repliqué que aparte de no considerarlo como una acusación, yo no defendía a ningún Marqués, ni a nadie, sino que denunciaba sus infamias a diferentes militantes anarquistas, y a Tarradellas en particular, porque estaban fundamentadas en la manipulación de las memorias de Asens. Que nada habría dicho si la documentación aportada hubiera sido veraz, pero que no podía aceptar su fraude, que consideraba que además era punible en los tribunales, porque incurría en delito de difamación. Y entonces me salió con los billetes numerados del rescate de los maristas.

5.- Le pregunté qué nueva novela me estaba contando. Me explicó no sé que historia de dos hermanos, abogados de los maristas, que habían seguido la pista de esos billetes numerados hasta llegar a Tarradellas, con quien hablaron en el exilio francés en varias ocasiones, acusándole del cobro del rescate de los maristas. Le respondí que desconocía el tema, pero que si tenía documentación debía aportarla. Me dijo que lo haría en su próximo libro, al que añadiría las órdenes de detención de Escorza y las declaraciones de las familias de los maristas asesinados. Le respondí que no tenía credibilidad alguna y que presentara lo que quisiera. Entonces me habló de enseñarme otras memorias de otro militante anarquista, y unas cartas de éste. No podía hacerme fotocopias, que nos encontráramos, que las leyera y se las devolviera, con el compromiso posterior de ayudarle a enfocar su presentación en otro de sus libros. ¡Después de acusarle de fraude y difamación me estaba ofreciendo que le ayudara a redactar su próximo libelo!

6.- Buscando romper la ya penosa conversación telefónica le pregunté irónicamente si conocía los trileros de las Ramblas, porque él hacía lo mismo, ahora te dejo ver unas fotocopias, ahora no, tres cartas sobre el suelo, carta por aquí carta por allá, ¿dónde está el as? Me respondió, muy recatado, que nunca iba por Las Ramblas, a lo que le dije irónicamente que era conveniente hacerlo, de vez en cuando, para ver gente extravagante o normal, chicas guapas, pasear y airearse las ideas, y despejar la cabeza; a lo que me repitió, algo asustado, como si le hubiera invitado a ir de putas, que no, que nunca iba por Las Ramblas. Insistí en que no sabía lo que se perdía, y que era interesante ver la actuación colectiva de los trileros, uno mueve las cartas, el otro apuesta para incitar a apostar, carta por aquí, carta por allá, y uno sale perdiendo siempre, sobre todo si gana, porque entonces alguien le dará un palo y le quitará las ganancias. Que no, que no le gustaban Las Ramblas.

7.- Al final de la conversación cambió de táctica. Tras el palo y la zanahoria, optó ahora por el divide y vencerás. Me dijo que su empeño no se dirigía contra la FAI, contra la que no tenía nada, porque ellos sólo querían hacer su revolución. Pero que había un Companys y un Tarradellas que habían colaborado con los revolucionarios, habían firmado decretos, cobrado dinero, y que habían traicionado a ERC. Y había que pedirles cuentas. Insistió en ofrecerme, de nuevo, que colaborase con él, que me enseñaría las memorias de Bundó y que, en compensación, yo le ayudase a cómo interpretar aquello, se entiende que en contra de Companys y Tarradellas, pero no de la FAI. Le insistí en que me enviara esas memorias, que una vez leídas podría valorarlas y dar mi opinión, pero que no había colaboración posible con alguien que desconocía la metodología histórica y era capaz de manipular la documentación. Le recomendé un manual de metodología histórica, para que aprendiera los rudimentos científicos del trabajo histórico. No sé si comprendió el insulto. Insistió en vernos para hacerme un par de confidencias terribles sobre no se quién. Y que me dejaría leer, visto y no visto, las memorias de Bundó. Le repetí que me hiciera fotocopias para poder leerlas con calma, contrastándolas con la bibliografía, y poder valorarlas. Volvió a insistir en que no podía hacer fotocopias y en que nos viéramos. Parece ser que me enviará veinte fotocopias de esas memorias y que dentro de quince días me volverá a llamar. Pero igual no.

8.- En resumen: Mir ha reconocido que Josep Serra no existe y ha reconocido que ha manipulado las memorias de Asens, “porque Asens se había equivocado”. Es decir, ha confirmado las dos denuncias que le hacía en el artículo “El caso Mir…”.

(sigue en otro mensaje)

26 manuelp, día 25 de Junio de 2010 a las 17:41
# 19 lead

La gran revolución en Economía de la Escuela Austriaca fue introducir el tiempo como factor económico.

La producción de bienes para el consumo requiere la utilización de bienes de capital que, a su vez, han sido producidos por otros bienes de capital. Hay bienes de capital que están muy próximos al consumo final, es decir, que el plazo de tiempo que requiere producir con ellos un resultado consumible es muy breve. Hay otros bienes de capital, en cambio, que están muy alejados del consumo. Solo sirven para producir otros bienes de capital o productos intermedios, que producirán o serán transformados en otros y así sucesivamente.

http://www.eumed.net/cursecon/economistas/escuelas...

Análogamente a como la Relatividad estableció que el tiempo transcurre de diferente manera para dos observadores que se muevan el uno respecto del otro y por ello se trata de una cuarta dimensión a añadir a las tres conocidas hasta entonces, la Escuela Austriaca añade a los tres factores de producción conocidos hasta entonces, tierra, trabajo y capital, el cuarto factor del tiempo, que es lo que echa abajo la teoría de la explotación marxista y demuestra que el trabajador, en una economia de mercado, puede recibir integro el producto de su trabajo (puede no significa que lo reciba siempre) sin que la estructura productiva se venga abajo.

Para quien este interesado, aqui un curso gratis por internet de introducción a la Escuela Austriaca de Economia.

http://www.eumed.net/cursecon/economistas/escuelas...

27 rafavega, día 25 de Junio de 2010 a las 17:43
9.- Obsesión: Tiene pendiente no sé qué cuentas con Companys y Tarradellas. Supongo que Mir no acepta que Company y Tarradellas colaborasen con los anarquistas y la CNT. No comprende que la relación de fuerzas existentes no les dejaba otra opción. Continuará su labor de difamación contra los libertarios y contra Companys-Tarradellas, especialmente contra Tarradellas, porque se trata de una obsesión irracional. Sólo le detendría un proceso por difamación. Sería interesante una denuncia de varios historiadores, que “asustara” a las editoriales afines a Mir.

10. Conclusiones: Pese a la nulidad de Mir como historiador, que desconoce prácticamente toda la bibliografía existente sobre la Guerra civil y que carece de una comprensión global de la misma, nos encontramos ante una persona que posee cierta documentación, imposible de saber a priori si auténtica, o no, que ha demostrado que no dudaría en manipularla a su conveniencia. Se encuentra arropado por determinadas editoriales y prensa afín, ya sea por desconocimiento, por morbo, por inconfensables presiones políticas, por razones comerciales, por odio clerical y de clase, o por ideología. Mir es muy capaz de abrir un mercado de historia-basura anti-libertaria y anti-tarradellista, inmune al menor rigor histórico. En un tema tan delicado como el de la violencia política durante la Guerra civil, Mir puede jugar un papel nefasto, que impida el menor avance en esa temática.

Agustín Guillamón




Y bien ¿Qué pensáis? ¿Os parece fiable el libro de Mir?
28 manuelp, día 25 de Junio de 2010 a las 17:44
Muy interesantes, y parece que sólidas, las aportaciones de gorgias y LeonAnto sobre Cristobal Colon.
29 Momia, día 25 de Junio de 2010 a las 17:51
LA ECONOMÍA EN EL SIGLO XX..

Las ideas son en último término y en principio las que hacen fracasar o triunfar la economía. Son las concepciones del mundo, de la persona y de la sociedad las que nos mueven a la actuación práctica en una u otra dirección condicionando los resultados económicos. Las ideas orientan la conducta humana y ésta se materializa en la economía. Son las ideas las que acaban transformando las realidades materiales e históricas, y no al revés. Son las ideas las que cambian la economía y no la economía a las ideas, no nos engañemos.

En el siglo XX se han producido cambios inmensos. En los años sesenta por ejemplo, además del marxismo todavía estaban vigentes los ecos del neohistoricismo alemán, del nacionalismo económico, del institucionalismo norteamericano o las ideas de los socialistas utópicos, el fascismo, el nacional socialismo y las influencias krausistas. Estaba boyante entonces el comunismo pilotado por el experimento soviético de economía planificada de dirección central así como las actitudes corporativistas y el afán del Estado del Bienestar.

Pero, sobre todo en Occidente, ante el temor político y social resultante de la Gran Depresión con sus consecuencias, se idolatró el keynesianismo en las políticas económicas. Se popularizó y convirtió en "ortodoxia" para los políticos de todas las tendencias tras la segunda guerra mundial. Lo que trajo consigo al intervencionismo público, la planificación, el corporativismo y el protagonismo estatal frente a la sociedad abierta, dinámica. Estas tendencias del mundo de las ideas socialistas nos han conducido a situaciones de inflación con desempleo masivo y a incrementos muy peligrosos de la Deuda Pública en la mayoría de los países, incluso los mal llamados capitalistas.

30 pedromar, día 25 de Junio de 2010 a las 18:07

Sobre Colón:

En esto solo puedo guiarme siguiendo criterios de autoridad, y no me parece que J.J. Benítez sea autoridad en ninguna materia, como no sea en ufología. Por tanto el señor Benítez tiene la autoridad que le confiere el ser un embajador de la credulidad. En lugar de que las cadenas de televisión dedicaran el dinero a este hombre, bien podían hacer un programa sugestivo sin faltar al rigor. Y es que he dejado de ver este documental del señor Benítez en el momento en el que empieza a hablar de los mandingas como descubridores de América. País. Desprecian la propia historia y son capaces de creerse la versión que les da un sujeto capaz de 'descubrir' mensajes extrarrestres hasta en los grafitis urbanos.

En cuanto a que era de Cerdeña, hace falta comprobar la documentación en la que dice ampararse quien defiende esa tesis. No soy quién para decir si esa tesis es correcta o no, pero conviene no dar crédito a lo primero que se lee por ahí.
31 Momia, día 25 de Junio de 2010 a las 18:10
EL REDUCCIONISMO MARXISTA DEL VALOR DEL TRABAJO AL PROLETARIADO.

Para los marxistas el trabajo es el único origen de todo valor. Admitido ese postulado reduccionista marxista, el corolario de la plus­valía injusta es inevitable.

El poseedor del dinero compra fuerza del trabajo y materias primas a cambio de una cantidad de dinero. Lo comprado, transformado y convertido en una mercancía que se lleva al mercado, se vende y se recibe a cambio de una cantidad de dinero, superior a la anterior. Si sólo el trabajo incorporado a la mercancía crea valor, la ganancia del capitalista, para los marxistas, es injusta, el trabajador es explotado por el capitalista.

En el razonamiento marxista, además de reducir el principio de todo valor al trabajo del proletariado, la valoración del trabajo se adscribe exclusivamente a la consideración de fuerza. No se considera trabajo la labor de complementar los factores en orden al cliente final del capitalista o del empresario. Se da por supuesto que el empresario no trabaja. No se advierte que la tarea de organizar la producción de una determina­da forma, según un modelo determinado, es trabajo del empresario.

El propietario del capital, por su derecho de libre disposición de sus bienes, proyecta libre y responsablemente el modelo a producir. Esa tarea de proyección, invención y complementación de los factores en orden al servicio del usuario final es olvidada por Marx al reducir el trabajo a la categoría de trabajo-fuerza. Si se reconoce la labor del empresario como trabajo, desaparece la distinción entre clase capita­lista y clase trabajadora. Ambos serían trabajadores con funciones distintas que intercambiarían sus servicios en orden a la consecución de un mejor producto final.

32 LeonAnto, día 25 de Junio de 2010 a las 18:35
#27 rafavega: El tal Guillamón es uno que si pudiera nos aplicaría a todos los de este blog, lo que le hicieron los "buenos" libertarios a decenas de miles de españoles: asesinar, torturar, violar, robar, etc. Mir tiene la documentación que prueba todo lo que dice en sus libros.
33 Momia, día 25 de Junio de 2010 a las 18:42
HIPÓTESIS SOBRE EL ORIGEN DE CRISTÓBAL COLÓN.

http://www.yoescribo.com/publica/especiales/buscav...
34 LeonAnto, día 25 de Junio de 2010 a las 18:44
#27 rafavega: Dicho por mí, en este blog, el pasado 17 de junio:

"En el hilo anterior, decía Moa: 'Durante la guerra, Tarradellas había obrado con cierto energumenismo", y, no sólo eso, pues fue cómplice del asesinato y practicante del latrocinio, según acredita el historiador Miquel Mir, en su libro en catalán "El Preu de la traïció" (El precio de la traición), donde narra como Tarradellas se quedó con 200.000 francos franceses, que provenían del pago hecho por la Orden de los Maristas, para que unos 200 de ellos no fueran asesinados en Barcelona, y, que no pudieron evitar, quedándose sin hermanos y sin dinero. El citado historiador pretende editar esa obra en castellano, ampliándola con informaciones sobre Paracuellos y Camuñas, pero de momento nadie se lo quiere publicar, incluso editoriales muy 'pías'" (cuando dije pías, no me refería a Moa, sino a un grupo de comunicación cercano al catolicismo profesional).
35 pedromar, día 25 de Junio de 2010 a las 19:22

Estoy de acuerdo con Moa en la denuncia que hace del papanatismo de los españoles. Tenemos una tendencia, por desgracia ya histórica, a atribuirles a otros nuestros logros y a culparnos de los males, incluso de aquellos que jamás cometimos.

La reconversión industrial había que hacerla, puesto que nuestra industria se había quedado muy atrás a finales de los setenta, ya que en los inicios de la Transición, por razones políticas, no se pudo acometer el cambio que se necesitaba, fundamentalmente por culpa de la izquierda, de los sindicatos. Pudo hacerse, pero había que despedir a miles de obreros, así que se les prejubiló con ayuda económica exterior y las empresas se cerraron o se vendieron a precios de saldo. Incluso se pagó para que se hicieran cargo de ellas, tal y como ocurrió con la SEAT, que hubo que pagar a Volkswagen 300 mil millones de pesetas de los años ochenta para mantener la fábrica en Cataluña, y aun hoy la Generalidad y el Estado la siguen subvencionando para que no se vaya a producir al Este.¡Y QUÉ ME DECÍS DE LA ENTREGA al Estado italiano de una empresa privada tan solvente como la multinacional Endesa! Eso todavía lo hizo Zapatero. Y todo porque se la quiso entregar a La Caixa y Pizarro se plantó. ¡Y nadie se movilizó!

Como necesitábamos ampliar mercados, los franceses, sobre todo los franceses, nos impusieron unas condiciones leoninas para entrar en la CEE, aparte de que nos vieron el plumero del papanatismo, de la obsesión por ser 'uropeos'. Además los otros países nos obligaron a entrar en la OTAN, y así estamos como estamos, yendo del ronzal a votar cuando esos países, junto con los miserables que tenemos dentro, deciden mediante una masacre quién tiene que gobernar en España y qué es lo que tiene que hacer.

Como los británicos, soy partidario de una unión económica y de un organismo que garantice la libertad de circulación de capitales y mercancías y armonice las legislaciones fiscales de cada país. Y a partir de ahí, como dicen los menorquines, "prou": se acabó, no más, hasta ahí llegamos.

La unión política en la que estamos y que se continuará ampliando (es decir: que continuaremos perdiendo soberanía), significa el sometimiento a los grandes, que bien se encargarán ellos de mantenernos en la precariedad y de que no les hagamos competencia.

A esas carencias nuestras y a esas imposiciones extranjeras (más culpa nuestra que de nadie) se debe el que tengamos una tasa de paro estructural tan alta, que en su día no provocó estallidos sociales porque entonces el colchón familiar hacía de soporte (en los ochenta y noventa España llegó a soportar una tasa de paro superior al 23 %, mayor que la actual); hoy, sin embargo, ese tejido social está en crisis, y además Zapatero renunció a cambio de nada a los fondos de cohesión que hasta entonces recibíamos.

A pesar de la deuda acumulada, continuamos endeudándonos. Una deuda que nos someterá aun más a Francia y a Alemania, y así será durante décadas; y eso si todo va bien, de acuerdo a los plazos; no hablemos ya de las crisis de producción o de cualquier otro tipo que nos puedan caer encima, y no está de más recordar que en los tres últimos años España ha perdido más del 20% de producción.

36 pedromar, día 25 de Junio de 2010 a las 19:38

Se me olvidaba:

No hay de qué preocuparse, sobre todo en Madrid, porque seremos bilingües. A partir de ese momento la gente podrá "buscarse la vida" mucho más fácilmente, por ejemplo yendo a trabajar de taxista a Inglaterra, o a trabajar a Australia. Y no solo les serviremos cerveza sino que además hablaremos de tú a tú con ellos. El inglés abre todas la puertas, tío.
37 gorgias_, día 25 de Junio de 2010 a las 21:53


Gracias, pero para merito el de LeonAnto. Mi aportación es ridicula comparada con la suya. Escribía de memoria y muchos detalles no los recordaba. Por tanto es su aportación la que ha puesto las cosas en su sitio.

Desde luego la tesis de Marisa Azuara parece sostenerse. Al menos más que el 90% de las que se hacen habitualmente. Igual algunos pequeños detalles parecen forzados, pero hay coincidencias de peso. Y esas desde luego convencen.

Saludos.
38 menorqui, día 25 de Junio de 2010 a las 22:56
No veo grietas en la exposición de la doctora Azuara. Maravillosa investigación que deja en ridícula la pseudociencia nazionanista noresteña de la que se hablaba.
Después la busco o busco el libro porque sería precioso leerlo entero.
39 menorqui, día 26 de Junio de 2010 a las 00:39
Por desgracia, leyendo un poco lo que dice la autora, el asunto hiede a nacionalismo aragonés, o provincianismo regionalista paletería zaragozana. No sé, seguramente alguno de ustedes sabe más de este tema.
40 menorqui, día 26 de Junio de 2010 a las 02:19
Al menos, ese libro merece leerse.
Que tengan un buen Shabbat.
41 kufisto, día 26 de Junio de 2010 a las 03:02
since

i been lovin you
42 Arsbin, día 26 de Junio de 2010 a las 03:38
AA. Sr. D. Pío Moa:

El otro día en el programa de Luis del Pino le oí decir que actualmente en las universidades de España está prohibido mentar la palabra reconquista bajo pena de suspenso y puso como ejemplo lo que le ocurrió a un alumno de la U. de Salamanca.

Estoy terminando de leer un libro de Roger Collins sobre la Historia de los Visigodos y dicho autor se queja de que en España no se invierten fondos para divulgar los que se ha conseguido mediante diversos trabajos arqueológicos relativos a aquella época. Al parecer a los gobiernos autonómicos les gusta más destinar fondos a la historia de la formación de los reinos penínsulares. Esto me huele a un clara intención de silenciar de que España ya existía como tal antes de la reconquista, perdón, no he dicho nada, por favor no me suspendan antes de haberme matriculado: he dicho reconquista instintivamente. Disculpen también que haya mentado el nombre de España, en lugar de decir "Reino de Tolosa" o "Reino de Toledo": ironía on.

Soy un licenciado en Derecho que si no fuera por aquello de la carrera útil, hubiera estudiado Geografía e Historia. Cuando las circunstancias de la vida me lo permitan tengo intención de estudiar la carrera de Historia o doctorarme en Historia del Derecho ESPAÑOL.

¿Dónde ir? ¿Tendré que emigrar a Hispanoamérica? ¿Chile quizá? ¿Perú? ¿México?
En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899