Pío Moa

« Israel | Principal | Por qué interesa Israel »

Los palestinos

31 de Diciembre de 2008 - 09:52:50 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

Hablando en abstracto, ¿tienen los palestinos derecho sobre el territorio en que se asienta Israel? Sin duda. ¿Lo tienen los judíos? Sin duda, también. Nos encontramos con dos valores del mismo nivel enfrentados entre sí, que conducen a la tragedia. En principio serían posibles dos soluciones: una convivencia basada en normas democráticas, o la partición. De hecho, lo primero ocurre en parte, pues viven en Israel gran número de palestinos que, ciertamente, disfrutan de muchos más derechos, libertades y prosperidad que los que viven fuera; pero se trata de una solución parcial y solo válida mientras aquellos palestinos constituyan una minoría y no armada. La pretensión de una vuelta masiva de los que salieron de su tierra en 1948-49, básicamente de sus descendientes, como pretendían Arafat o diversos jerifaltes de la ONU, alteraría todos los equilibrios y destruiría el estado de Israel de un modo similar a como se destruyó el del Líbano. No solo porque esas personas se han educado en el odio y carecen de la menor experiencia democrática o deseo de adquirirla,  sino porque los principios y valores por los que se rigen los islámicos y los israelíes son no solo distintos, sino en muchos aspectos opuestos; y no es casualidad la inexistencia de una sola democracia genuina en el mundo musulmán.

Por lo que respecta a la partición del territorio, con mutuo reconocimiento político, quiso ser la solución adoptada por la ONU en 1948, de la que nació Israel (Palestina nunca había existido como un estado propio, sino como población sometida a diversos imperios). Pero se trataba de una partición inviable, que recordaba el dicho de que un camello es un caballo diseñado por una comisión; y de todas formas se vino abajo porque los países musulmanes vecinos y los propios palestinos, creyendo poder aplastar a Israel fácilmente por las armas, se lanzaron en tromba sobre los judíos para echarlos al mar. Fracasaron y el resultado fue un estado israelí más viable.

Numerosos palestinos salieron del territorio, expulsados por los israelíes en unos casos, y en otros siguiendo los llamamientos de sus líderes, que les animaban a unirse a los ejércitos árabes que, en el exterior, esperaban aniquilar a los judíos. Otros muchos permanecieron en Israel y allí siguen, en número creciente. Los palestinos expatriados pudieron haberse asimilado a los países vecinos, pero en lugar de ello fueron mantenidos por los dirigentes árabes en campos de refugiados, alimentados por el rencor y la esperanza de destruir el estado de Israel.

El resultado fue, por una parte, el terrorismo en sus formas más brutales, y por otra la conversión de los refugiados en una plaga para los países vecinos. En Jordania acabaron por constituir una amenaza muy seria contra el estado hachemita, y Husein los aplastó sangrientamente en septiembre de 1970. Muchos de ellos reforzaron su presencia en el Líbano, un país donde cristianos y musulmanes convivían aceptablemente, con ciertas normas democráticas y una extraordinaria prosperidad (La Suiza del Oriente Próximo). Pero en 1975 estalló la guerra civil que duraría quince años, debida en gran parte a la presencia y actividades de la OLP palestina, que había formado un verdadero estado dentro del estado libanés. Siguió la intervención de Siria y de Israel y la ruina del país.

Con los acuerdos de Oslo pareció llegarse a una fórmula aceptable de división de la antigua Palestina en dos estados, con mutuo reconocimiento. Pero el acuerdo no funcionó. Por una parte la autoridad palestina demostró ser muy corrupta, inepta y despótica, y por otra su aceptación de Israel nunca fue sincera y aprovechó cada ocasión para hostigar a Israel y presentar reivindicaciones inasumibles para la seguridad de los judíos. Ellos consideran que tienen perfecto derecho a atacar a Israel, y que éste no lo tiene a defenderse, postura difundida a su vez por la mayoría de los movimientos izquierdistas y progres internacionales, debido más que nada a su aversión a la democracia (como antaño apoyaban al imperio del GULAG y predicaban la rendición ante él, so capa de "pacifismo")

Los líderes palestinos han mostrado una gran habilidad propagandística para presentarse ante el mundo como víctimas, haciendo olvidar su corrupción, la  explotación y privación de derechos a sus mismos compatriotas, sus atentados extremadamente odiosos, la utilización de su propia población civil como escudos humanos, su contribución a la guerra civil y destrucción del Líbano y, casi, de Jordania, entre otras hazañas definitorias. Solo cuando reconozcan sinceramente al estado de Israel podrá haber paz, pero eso parece imposible, no solo por la actitud de los jefes palestinos, sino por la de las potencias musulmanas del entorno. Mientras tanto, la posición de Israel se parece un poco a la de España en la Edad Media, absorbiendo las energías del islam que de otro modo amenazarían al resto de Europa. Una Europa hoy envilecida y desmoralizada, que ayuda a sus enemigos y no le preocupa segundo holocausto, abiertamente prometido por muchos poderosos del islam.

---------------------------------------

 ****La felicitación de Navidad de las juventudes sociatas de Castilla-León tiene todos los rasgos de la propaganda batasunesca. Y no se extrañará quien conozca el historial de esas juventudes, siempre pro terroristas, y directamente terroristas cuando han tenido ocasión de hacerlo sin correr muchos riesgos. Durante la república, las Juventudes Socialistas se encargaron, "con alegría", de asesinar a derechistas, mientras armaban una tremenda algarabía denunciando a los "fascistas" y acusándolos en las Cortes (hasta que empezaron a recibir de su propia medicina, por parte de la Falange). Luego intervinieron en el terror después de febrero del 36, sabiendo que el gobierno no los perseguiría a ellos, sino a sus víctimas. Y, ya en plena guerra, masacraron a gusto, convencidos de que serían los vencedores y sus crímenes quedarían impunes, es más, como actos gloriosos. Aunque para entonces se habían transformado en las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU), que Carrillo había birlado a su patrón Largo Caballero para ponerlas bajo control comunista (después de todo, unos y otros eran marxistas, comulgaban con la doctrina más totalitaria del siglo XX). Ya ha dicho el rojo Zapo que las ideas y prácticas del PSOE siguen siendo las mismas de siempre. ¿Es que no conoce lo que fue el PSOE en su historia? Lo conoce perfectamente.

***Los golfos de la Xunta de Galicia obligan a la familia Franco a abrir el pazo de Meirás a sus energúmenos. Su antifranquismo solo encubre su antidemocratismo.

---------------------------------------

Ayer en El economista:

EL CASO DEL PP

Muchos cometimos el error de creer que el PP se mantenía a la defensiva o claudicaba constantemente ante la izquierda por complejos políticos. Nunca hubo nada de eso. En realidad el PP es un conglomerado de tendencias muy variopintas, desde los conservadores extremos que sueñan con otro Franco hasta quienes se aproximan tanto a las ideíllas de Rodríguez que de hecho se confunden con ellas, pasando por grupos liberales, democristianos (muy próximos también al PSOE muchos de ellos) monárquicos tradicionales y otros diversos. En definitiva, se trata un partido amorfo, sin definición ideológica precisa más allá de un muy tibio patriotismo y un también muy inseguro democratismo, que se ha mantenido unido ante todo por la esperanza de conseguir puestos de poder.

En tiempos de Aznar parecía ir imponiéndose poco a poco, y con grandes vacilaciones, una tendencia aproximadamente liberal, mientras que en el PP de Rajoy han ganado absolutamente las tendencias más próximas al PSOE. De hecho es muy difícil distinguir a un partido del otro: su diferencia se da mayormente en el terreno de las puras y simples rivalidades por los puestos del poder. Incluso el PP actual está muy satisfecho de que sea el PSOE quien tenga que pechar con la crisis, mientras él conserva grandes zonas de poder regional y municipal que le evitan responsabilidades globales y por ahora contentan a sus políticos. Engañan así a muchos de sus votantes.

En consecuencia, el modelo catalán, que deja sin representación a una gran masa de población, se ha extendido a toda España, con evidente daño para la democracia. Lo cual también da oportunidad a un líder con ideas y temperamento para luchar en el partido o desgajarse de él, como Rosa Díez del PSOE. Pero hoy por hoy no se aprecia en la derecha ningún político con talla suficiente para imitarla. Mientras, la democracia se transforma en una farsa cada vez más repulsiva.

Comentarios (151)

« 1 2 3 4 »

151 lupa, día 1 de Enero de 2009 a las 11:03
Tambien me rifiero a eso cuando digo que Israel defiende a los suyos con todos los medios a su alcance. Esta vez los medios no son ni tanques ni aviones sino un fuerte lobby que toma cartas en el asunto desde dentro del gobierno de la potencia mundial que es EEUU.

« 1 2 3 4 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899