Pío Moa

« Por Dios y por España. Dos conquistas fracasadas | Principal | El caso de Onda Ocho. Mestizaje y enfermedades »

Los motivos de los conquistadores

10 de Junio de 2009 - 11:25:18 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

(Como ya he dicho, los temas que expongo en el blog no buscan sentar cátedra, sino provocar debate, con aportaciones, críticas, etc.)

El valor y la osadía por sí solos conducen muchas más veces a la catástrofe que al éxito, y nuevamente viene a cuento una cita de Clausewitz: "En la guerra todo parece tan elemental, tan sencillos los conocimientos precisos, tan insignificantes todas las combinaciones, que por comparación el problema más simple de matemáticas superiores nos impresiona por su dignidad científica evidente"; pero se trata de una ilusión: "Quien no tiene conocimiento personal de la guerra no puede concebir dónde residen las dificultades del asunto ni lo que realmente ha de hacer el genio y las extraordinarias cualidades mentales y morales exigidas a un general". O exigidas a los "capitanes de bandoleros" de Gombrich, que empezaban por resolver arduos problemas de financiación, organización, suministro y contacto con bases dejadas cientos de kilómetros atrás, pues el gobierno solo los respaldaba en el plano legal. Debían asegurar la disciplina en condiciones límite y en lugares alejados de donde la ley imperaba. Ya era una ruda experiencia el viaje a América en barcos de menos de cien a trescientas toneladas sin comodidades y con un alto número de naufragios. Y luego las agotadoras marchas sobre distancias enormes por territorios ignorados, a menudo selváticos o pantanosos o de altas montañas, sufriendo climas, enfermedades, fieras y parásitos inhabituales, a menudo, el hambre y la sed. Más los frecuentes combates, expuestos a ser traicionados, o aniquilados a cada paso por tribus hostiles con armas envenenadas, o a servir de banquete a los caníbales como ocurrió tantas veces. Más, dentro de la expedición, las disidencias y choques proclives a derivar en asesinatos, motines y banderías que también ocurrían, si bien no tanto que impidieran el proceso.

Afrontar tales obstáculos exigía un espíritu bastante especial, forjado, cabe suponer, en la reconquista, en la literatura del Cid, de caballerías, en Italia y la lucha contra turcos y protestantes, posiblemente con ecos del ideal de Ramón Llull del caballero y el místico, el guerrero y el misionero. De ahí las "aventuras cada vez más fantásticas".

No parece tan acertado Gombrich cuando llama bandidos a los conquistadores. Al menos debía haber aclarado que se trataba de bandidos no corrientes, pues fundaron decenas de ciudades, mantuvieron o establecieron leyes, llevaron allí ganado y plantas alimenticias antes inexistentes, y a Europa plantas americanas como el tomate, la patata o el maíz, de tanto valor para la dieta europea. Transportaron a América numerosos libros, como ha estudiado el historiador Leonard Irving, y la imprenta, que pronto trabajaba en Méjico y otros lugares; hacia mediados de siglo fundaron las dos primeras universidades de América, la de Méjico y la de Lima... Bandoleros singulares, pues.

Y no solo pensaban en el oro, como demuestra lo anterior. Para cierta mentalidad llamada moderna, que entiende las invocaciones religiosas o idealistas como simples disfraces de objetivos más sólidos o tangibles, el único motivo "real" atendible y comprensible ha de ser el dinero; pero sorprende que quienes así piensan expongan como una tacha, en lugar de ensalzarlo, ese interés exclusivo que creen descubrir en los conquistadores. Codiciaban el oro, por cierto, pero debe admitirse que en ese sentido hicieron mal negocio, pues muchos quedaron por el camino, muertos por las flechas, las lanzas, los garrotes o los dientes de los indios, las fauces de las fieras, las fatigas y enfermedades; y quienes salieron con bien de todo ello tampoco se hicieron ricos en su mayoría. Desde luego, los conquistadores tenían otra opinión sobre el asunto, como escribe Bernal Díaz del Castillo, soldado y magnífico cronista de la conquista de Nueva España (el Imperio mexica y tierras próximas): "Con letras de oro han de estar escritos sus nombres, pues murieron aquella crudelísima muerte por servir a Dios y a Su Majestad, y dar luz a los que estaban en tinieblas, y también por haber riquezas, que todos los hombres comúnmente venimos a buscar". Eran hombres renacentistas, con tanta sed de fama, honra y hazañas como de oro. Y de propagar la religión y servir al rey de España: fueron rarísimos los casos de rebelión, pese a que las circunstancias la favorecían, máxime al tratarse de acciones privadas, no sufragadas ni planeadas por la corona. Siempre iban con ellos clérigos y, sin ser frecuente, tampoco demasiado raro que algunos soldados abandonasen sus bienes para ingresar en alguna orden religiosa.  

Tampoco Gombrich expresa bien la realidad al describir a los indios como "pacíficos y sencillos". Esa impresión tuvieron al principio los descubridores, pero pronto la cambiarían. Los indígenas sostenían entre ellos guerras de crueldad mayor que la de los conquistadores, y estos sufrieron su agresividad, bien comprensible, desde luego, por cuanto defendían lo suyo y su forma de vida, como las tribus ibéricas contra Roma. Pero tenían poco de pacíficos y sencillos.

En cuanto a las atrocidades españolas, reales también, no diferían en calidad de las cometidas en Europa por protestantes, católicos, franceses, españoles, turcos y moros, por no hablar de la masiva quema de brujas o la mucho menos masiva, pero también horrorosa, de herejes (los indios quedaron a salvo de la Inquisición). Y si en calidad no diferían, en cantidad fueron necesariamente mucho menores, pues los conquistadores, siempre en grupos muy pequeños, nunca podrían haber alcanzado las cifras que se les achacan, aunque no hicieran otra cosa que matar indios. Pero tenían muchísimas más ocupaciones que matar indios, y en cuanto una zona quedaba pacificada, les convenía mantenerlos con salud, pues de su trabajo vivían muchos de ellos. El sentido común admite mal que en Cholula fueran muertos 5.000 indígenas, o 7.000 en Cajamarca, o los decenas de miles citados en otras acciones, y que podrían ser diez veces menos.

Acusación relevante en Gombrich, muy repetida, es la de perpetrarse los crímenes invocando hipócritamente el cristianismo. No eran tantos crímenes, pero la sinceridad religiosa no ofrece la menor duda, pues sus frutos saltan a la vista: Hispanoamérica es aún hoy católica, algo imposible sin la colosal energía derrochada en su evangelización. Gombrich se habría percatado de su error con solo fijarse en esta evidencia. Las expediciones de exploración y conquista llevaban frailes, que a veces debían calmar el excesivo celo religioso de la tropa, como ocurrió con Cortés, e incontables misioneros se adentraron por aquellas inmensas tierras, a costa de penalidades y riesgos mortales. Todos los sucesivos imperios europeos procuraron cristianizar a los paganos (y obtener beneficios económicos), pero ninguno con tanto empeño y éxito como el español.

---------------------------------

Cartas

He podido comprobar la razón que tiene usted cuando llama fascistoide a El País. En sus foros he intentado poner algunas cosas de usted o favorables a usted, y han aplicado una férrea censura. Moderar, lo llaman. Siboney

Me escribe una persona de un lugar donde he dado una conferencia hace algún tiempo: "Tu conferencia tuvo luego sus consecuencias, como era de esperar pues la izquierda empitonó a mi jefe porque se dejó colar tu conferencia, y desde entonces mi programación empezó a ser mirada con lupa y censurada en lo que podía molestar a los pesoes y afines, de dentro y de afuera de la casa. Ya sabes en qué condiciones sobreviven al poder taifal algunos cargos en estas entidades. 

-------------------------------------

**** De Grandes dice que "es muy peligroso el compadreo con UPyD"

Por supuesto, el compadreo con un partido bastante democrático como UPyD es peligroso. Con los colaboradores del terrorismo, no.

**** Carod cree que los catalanes están "hasta el moño" de España

El tío es que ni sabe hablar. Quiere decir "hasta el coño", y se refiere a los catalufos, no a los catalanes.

**** Blog: es lástima que del blog hayan desaparecido tantos alias interesantes, últimamente manuelp o gaditano. Quizá se deba al ambiente de insultos que se crea a veces, con participación de todos. No es lo mismo hablar de "chusma política", término descriptivo cuando cada día se explican sus miserias, que llamarlo a alguien sin más ni más. Los insultos están bien si tienen gracia, que es raro porque exige cierto esfuerzo mental, difícil cuando se está improvisando a toda prisa; pero siemre es emplear datos y argumentos bien enhebrados.

Comentarios (107)

« 1 2 3 »

1 denebola, día 10 de Junio de 2009 a las 11:46

Buenos días:

Yo recomiendo "La hora de Dios en el nuevo mundo", de Jean Dumont. Una magnífica vacuna contra las legañas progres.

La gesta de España en el nuevo mundo fue algo tan excepcional que no puede comparársele con nada. Nadie antes había descubierto un mundo nuevo y nadie antes había tratado de evangelizarlo. Se hizo a la primera mucho mejor que todos los que intentaron algo parecido después. Por no extenderme, las leyes laborales para los indios de tiempos de Isabel la Católica no fueron igualadas en Inglaterra hasta mediados del siglo XIX.

Es muy fácil llamar "bandidos" a aquellos hombres. Las palabras es lo que tienen, que cualquiera puede usarlas para lo que le plazca. Lo que ocurre es que la realidad de lo que hicieron esos "bandidos" tiene tintes muchas veces sobre-humanos, y para eso, aparte de "un par" hay que tener virtudes morales bastante sólidas.

Siempre saldrán los mezquinos de siempre señalando el acto vil, la traición o la avaricia. Cometen un doble error:

Primero, porque omiten u olvidan, interesadamente, todo lo demás.

Segundo, porque lo que hizo España fue tan excepcional que no puede compararse con nada. ¿con qué criterio juzgan entonces? ¿con quién comparan? ¿dónde está el patrón en que mirar las reglas de algo que sólo ha sucedido una vez?

2 denebola, día 10 de Junio de 2009 a las 11:57

Y respecto al carácter pacífico de los indios, lo desmiente la larga lista de mártires, franciscanos, dominicos y jerónimos, que desembarcaron en multitud de lugares sin armas y fueron masacrados. Eso sin contar los relatos como el de José de Acosta sobre las bárbaras costumbres de los indios que estaban, antes que nada y sobre todo, sometidos por otros indios.

Hay relatos de indios que acudían en masa a bautizarse, a veces desde cientos de kilómetros a la redonda. La religión verdadera fue para ellos una liberación, tanto en sentido físico como espiritual.

Igual, igualito, que ocurrió en Norteamérica, o en la India, o en los protectorados europeos en África, o en las colonias en Asia o, sin ir más lejos, sólo hay que ver la decadencia de hispanoamérica tras la "libertad", bonita palabra tras la que la masonería atacó a España en sus reinos de ultramar (se pasa por alto que en aquellas guerras de "liberación", guerras civiles, los indios en su mayoría se pusieron de parte de España). Todavía a finales del XVIII Humboldt pasó por allí y constató el superior nivel de vida y urbanismo de hispanoamérica respecto a norteamérica. En fin... véase en qué ha decaído hispanoamérica, y más que va a decaer a medida que se aleje de sus auténticas raíces, que son hispanas y cristianas. No dejan de llamar la atención esos indigenistas hipócritas, crueles y corruptos, de apellidos "Morales" o "Chávez".



3 Contable, día 10 de Junio de 2009 a las 12:06

¿Pacíficos los indios?

No serían los caníbales aztecas.

Ni los caníbales mayas.

Ni los salvajes Incas.

Pero bueno, siempre podríamos consultar con Custer.
4 Contable, día 10 de Junio de 2009 a las 12:08

El insensato y petimetre José Luís Rodríguez Zapatero ha pasado 48 horas en la UVI. En posición fetal y con el pulgar metido en la boca. Tal era su depresión. Tras una cura de eswtimulantes, ayer salió al fin para despotricar contra el PP.

Nada de felicitar al ganador de las Elecciones. Despotricar y enrabietarse.
5 Contable, día 10 de Junio de 2009 a las 12:14

El lunes pasado cayó en mis manos un ejemplar del diario "El Mundo". Trataba ampliamente de las Elecciones Europeas. Me sorprendió ver que un tal Antonio Gala escribía muy alterado y protestando por todo. Me parece que a ese elemento le vendría bien una camisa de fuerza. Y parece que la edad no le deja pensar con claridad. Comentándolo con un conocido me dijo que es que ese señor era sodomita. Entonce terció otro amigo mío y me dijo que más bien era gomorrita. Sodomita o gomorrita, quizás lo que necesita es una buena bombilla de vela, generosamente untada de Vicks Vaporub, para tapar el orificio por el que destila tanta hiel.
6 Contable, día 10 de Junio de 2009 a las 12:17

Siguiendo con ese ejemplar del diario "El Mundo", que pienso conservar para consultas futuras. Trata ampliamente de los resultados en la provincia de Madrid, en España y en Europa.

Muy curioso que la ultraderecha avance exageradamente en Holanda, Hungría, Austria, Finlandia,... Y que surja un notorio antieuropeismo en Reino Unido, Eslovaquia,...

Eso, Eso, es el Efecto Zapatero.
7 denebola, día 10 de Junio de 2009 a las 12:18

Creo que antonio gala es sodomita. Y creo también que era oficial del ejército, de donde fue expulsado por intentar violar a un subordinado. ¿Alguien puede confirmarlo?

En cualquier caso, es un degenerado, y para eso sólo basta una escueta selección de sus textos.
8 Contable, día 10 de Junio de 2009 a las 12:21

Zapo el Petimetre dice que no pasa nada, que en un año habrá recuperado la confianza de los votantes.

¿Por qué un año?

Las Elecciones Europeas serán dentro de CINCO años.

¿Por qué un año?

Las Elecciones Generales, dentro de más de 2 y medio.

¿Por qué un año?

Las Municipales, dentro de más de 1 año y medio.

¿Por qué un año?

Pues porque se le ha calentado la boca. Y estaba pensando en la presidencia de Europa.

---

Pero el resultado de las elecciones no puede estar más claro:

Batacazo del Socialismo en Europa

9 palanca, día 10 de Junio de 2009 a las 12:22
Contable:

Es cierto que Zapatero no parece tener un carácter muy estable, pero yo no creo que no haya aparecido hasta ahora por un estado depresivo.

Zapatero siempre ha tratado que su imagen vaya asociada al éxito. Y ahora, que ya "ha escampao" que ya otros le ofrecido sus caras al fracaso, es cuando sale.
10 Contable, día 10 de Junio de 2009 a las 12:23

Parece que el amigo denebola comparte opinión con el primero de mis amigos. Si bien el término sodomita no aclara si pone el trasero o viceversa. En cualquier caso, mi segundo amigo dice que qué va, qué va, que es gomorrita. Y ahí ya me pierdo.
11 Contable, día 10 de Junio de 2009 a las 12:26

Tengo una foto en que están los importantes del PSOE tras las Elecciones, incluso se ve a Borrell.

Pero no veo a Zapatero Petimetre por ningún lado.

Y nadie en el PSOE ha felicitado al PP por los éxitos logrado no solo en España, sino en toda Europa.

No saben perder.

Se parecen a la merienda de un perro loco.

12 palanca, día 10 de Junio de 2009 a las 12:27
No creo que sirva como argumento para atacar a nadie, si pone el trasero o se lo ponen. Es cosa suya.
Por lo demás, los chismes, chismes son.
13 denebola, día 10 de Junio de 2009 a las 12:27

En cualquier caso, Contable, un personajillo que concita mayor atención de la que merece en cualquier caso. Prefiero dedicar unos párrafos a preguntarme por qué EM mantiene en nómina a un degenerado como gala. EM y su perpetua inclinación puti-progre.
14 denebola, día 10 de Junio de 2009 a las 12:29

mala reiteración del "en cualquier caso", es lo que pasa escribiendo de estas maneras.
15 ArrowEco, día 10 de Junio de 2009 a las 12:35
VV


¡Vamos a hacer la Europa que nosotros queramos, no la que quieran los masones!
16 Contable, día 10 de Junio de 2009 a las 12:39

Pero según la Ley de Mahoma, invocada por palanca, "tan maricó el que da como el que toma".

"Sí, señor Juez, pero por si acaso, ponga que yo era el que daba"

---

En la antigua Roma estaban mal vistos los chaperos. Estaban mal vistos los culeros. Sin embargo, el que daba no tenía mala imagen.

En Grecia parece que sucedía lo mismo.

Y en España, los menores que hacían de culeros en el Arny, han quedado como los malos, mientras que los Titiriteros, han quedado como muy machos, a los que unos niños muy viciosillos ellos, les han querido complicar la vida. ¿Cuánto costó taparles la boca a los menores?

¡Qué difícil es la vida del Titiritero!

17 jjvr, día 10 de Junio de 2009 a las 12:47
Acerca del empleo de insultos, estoy de acuerdo en que es una práctica deplorable. Siempre es posible expresar lo mismo en términos más civilizados, brindando además la oportunidad al insultado de poder dar marcha atrás sin ningún aparente desdoro para sí.

Además, en una biografía que he leído recientemente del hdp de Lenin, el autor hace notar que, la costumbre de insultar sin más objetivo que denigrar y destruir al contrario, era muy "leninista". Nada hay de lo que me quiera alejar con más ganas.

Un saludo
18 Contable, día 10 de Junio de 2009 a las 12:48

Por cierto, en el Arny aparecieron muchos Titiriteros imputados, pero ¿apareció algún religioso?

¡Qué curioso! El otro día estaban las hienas de la Canallería en este Blog dale que te pego con los sacerdotes católicos que abusaban de los niños. Como si fuera práctica general.

¿Cuántos religiosos católicos existen? No lo sé. pero no me extrañaria que fueran de medio a un millón. En un conjunto tan amplio, no es extraño que haya algunos garbanzos negros. Pero en un bote de pintura blanca, en donde existan 100.000 gotas blancas, 15 o veinte gotas de pintura verde no consiguen alterar el color blanco del bote de pintura.

El mismo argumento valdría para los taxistas.

Y el mismo argumento valdría para los guardiaciviles. El caso del yerno de la Jurado, fue un caso aislado. Los casos de guardiaciviles que se enfangan con la droga, son casos aislados. Los casos de guardiaciviles que delinquen, casos que sí existen, no es la norma general. Y es más, creo que la Benemérita les premia con una temporada de turismo penitenciario en Mahón.

---

Pero por aquí la izMierda seguirá erre que erre con el Mito.

Sin embargo, es la propia izMierda la que es sorprendida en casos como el Arny.

Y es la pripia izMierda la que quiere convertir la corrupción de menores en Ley. Y lo llaman Educación lara la "Ciudadanía". Y lo llaman nueva Ley del Aborto.

---

Querrán tener carne fresca.

19 mescaler, día 10 de Junio de 2009 a las 12:50
"Los insultos están bien si el que insulta soy yo, que soy muy listo y tengo mucha gracia" (El Muela)

Que no, hombre, que no, que la gente se va porque esto apesta a sacristía.

Saludos,
Mescalero
20 Contable, día 10 de Junio de 2009 a las 12:52

Habló el curilla fracasado.

21 ArrowEco, día 10 de Junio de 2009 a las 12:58
22 mescaler, día 10 de Junio de 2009 a las 12:58
#20 Nunca sentí la menor vocación religiosa. Pero preferiría ser curilla fracasado antes que terrorista fracasado.

Saludos,
Mescalero
23 Contable, día 10 de Junio de 2009 a las 13:04

Lo que sigue, es una intervención de desde Holanda

Qué os parece ésta carta, para mandarla a los parlamentarios europeos y a algunos periódicos? ( es una manera de abrir otros frentes y publicar algunas evidencias, así como poner a las “madres"y a los politicos frente a otro escenario...)



He leido con alegría la siguiente noticia :

“Una muerte menos dolorosa para los animales
Bruselas propone un reglamento para lograrlo
Bruselas (18/09/08).- La Comisión Europea quiere que los animales de la UE sufran menos al ser sacrificados. Para conseguirlo, ha propuesto hoy un reglamento destinado a simplificar y actualizar la legislación en la materia. Entre otros aspectos, la nueva norma obligará a que los mataderos cuenten con personal formado para asegurar que los animales gocen del mayor bienestar posible en el momento de su muerte. “

Eso me hace tener esperanzas de que se pueda aplicar esa legislación, o norma, a los bebés que son sacrificados dentro de sus madres.

Hoy dia se conocen los sufrimientos que los diversos métodos abortivos producen a sus víctimas, sea cuando son despedazados vivos, cuando son ahogados en soluciones salinas, lo que produce su muerte por quemaduras externas e internas, cuando son aspirados, lo que hace que previamente sean despedazados, o cualquier otro medio de sacrificio que se aplique. Todos ellos son traumáticos y muy dolorosos. Prueba de ello son las grabaciones que se han podido realizar de sus gritos de dolor, de sus expresiones faciales, reflejo del espanto, de sus contracciones musculares, prueba de la existencia de un sistema nervioso sensitivo, en fin, todo lo que hoy dia la ciencia ha podido descubrir sobre lo que ocurre en esa cámara de tortura y muerte que es un claustro meterno cuando la madre usa el llamado derecho de matar a su hijo.

Dado, por tanto, que
Por tanto, solicito que, en bien de nuestra cultura, basada en el humanismo y en el respeto a la vida en todas sus formas y manifestaciones, que se procedan a aplicar por ley todos los métodos conocidos y por conocer en el futuro que eviten ese sufrimiento inaceptable, verdadera degradación de nuestra especie, que debe de ser ejemplo vivo para todas las otras especies conocidas, y garantes de la protección de toda forma de vida en el planeta.

Solicito por ello que se aplique la anestesia en los bebés vivos antes de ser exterminados, y que ésta el sea por medio menos doloroso, aunque ello implique una pequeña intervención quirurgica en la madre. Y que los que sobrevivan al aborto, sean, -puesto que ya han nacido-, curados y tratados como seres humanos vivos necesitados de atención médica . Ese dolor existe y es conocido, aunque ocultado, y éste dolor debe de ser sufrido por la madre antes que por el hijo, cumpliendo con las normas sobre protección de los hijos por parte de sus padres.

También solicito que la normativa que castigue cualquier práctica vulneradora de los derechos de los animales en el momento de su sacrificio sea aplicada también al sacrificio de seres humanos dentro de sus madres.

Addenda:
Declaración Universal de los Derechos Humanos

Artículo 3.
• Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

Artículo 5.
• Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.
Artículo 6.
• Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica.
Artículo 7.
• Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.
(El artículo anterior impide la discriminación por edad.)
Artículo 30.
• Nada en esta Declaración podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al Estado, a un grupo o a una persona, para emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta Declaración.

24 arbil, día 10 de Junio de 2009 a las 13:06
Los motivos según Madariaga, personalizados en Cortés pero extrapolables (1)

Cortes, es uno de aquellos hidalgos de fortuna que se precipitaban en tumultuoso torrente hacia el continente desconocido con sus personas, sus bienes, su vida entera; del mismo linaje histórico que Ojeda y Nicuesa, Pedrarias y Balboa, Pizarro y Solís, u otros tantos conquistadores vigorosos centauros del Descubrimiento-Conquista que galopaban sobre el continente sin dejarse arredrar ni por la flecha indígena, ni por la naturaleza inhóspita y cruel, ni por sus propios rivales, hasta que el indígena, la naturaleza o el rival ponía trágico fin a su vida y aventura. Como ellos, Cortés se lanzaba al Nuevo Mundo movido por una ambición tácita y oculta que la mera existencia de lo ignoto provocaba en su alma, por la tensión entre la vitalidad virgen de su ser y el ámbito sin límites en qué aplicarla, tensión que actuaba en todos ellos, pues estaba en el aire, pero que sólo sentía cada cual según el metal de su ánimo.

Estas tendencias naturales habían ido tomando forma histórica concreta durante los siete siglos de la Reconquista en que España había sido almáciga de guerreros. En aquellos siete siglos (que terminaron cuando Cortés tenía seis años de edad), la única profesión que un español viril creía digna era la lucha contra el infiel. De esta tradición surgen Cortés y todos los conquistadores. Fueron al Nuevo Mundo a «fazer nuevas moradas» y «a ganar el pan» con su lanza y espada, y tan lejos estaban de abrigar la menor duda sobre la ética de su profesión como el accionista de una empresa lo está hoy de abrigar dudas sobre la ética de sus dividendos o el obrero especializado sobre la de sus altos jornales. Era una forma de vida establecida y reconocida tácitamente, una ley no escrita que obligaba al hidalgo o caballero a ganarse la vida, hacerse la fortuna y fundar o mantener su linaje por medio de las armas. El trabajo no tenía nada de deshonroso en sí; al contrario, el buen artífice era objeto de universal estima, quizá mayor que en nuestra era mecanizada. Sólo era vergonzoso el trabajo para el caballero o hidalgo, porque implicaba falta de valor para ganarse la vida y la fortuna por medios más peligrosos. Por tanto, los conquistadores, vástagos de veinte generaciones de vencedores de moros, acudían al Nuevo Mundo imbuidos de la certeza absoluta de estar en su derecho y en su deber como hidalgos al ganar nuevas moradas y abundancia de pan luchando contra aquellos nuevos infieles en tierras ignotas.

Pero además sentían igual derecho e igual deber no sólo como hidalgos sino como soldados de Cristo. Como Cortés solía repetir en cuanto a él concernía, «no tengo otro pensamiento que el de servir a Dios y al Rey». ¿Qué quería decir con servir a Dios? Hombre de su siglo, profundamente empapado en la fe, más todavía, de alma tejida con fibra de la misma fe, para Cortés no eran frase vana estas palabras. ¿Cómo podríamos nosotros, para quienes la fe es una lotería que se gana o se pierde según la suerte de cada alma, comprender aquella edad en que era la fe como el aire y la luz, una de las condiciones mismas de la existencia, el aliento con el que se hablaba, la claridad con que se veía? Cortés respiraba la fe de su tiempo. «Rezaba por las mañanas en unas Horas —dice Bernal Díaz— e oía misa con devoción.» Era una fe sencilla, fundada sobre la roca viva de la unidad y de la verdad. Verdadera porque una; una porque verdadera. Lutero había nacido ya, pero su voz no resonaba todavía —al menos en el Nuevo Mundo—. Todos los hombres, cualquiera que fuese su nación o su color, eran o cristianos o infieles o capaces de que la luz del Evangelio los iluminara e hiciera ingresar en el girón de la cristiandad. Servir a Dios quería decir una u otra de estas dos cosas tan sencillas: traer al rebaño de la Iglesia a los pueblos ignorantes todavía ajenos a la fe, o guerrear contra aquellos infieles que, por negarse a la conversión, se declaraban enemigos de Dios y de su Iglesia. Éste era precisamente el plan de acción de Cortés en aquellas tierras desconocidas que le aguardaban a Occidente: si los «indios» se declaraban dispuestos a escuchar a su fraile, a dejarse bautizar y a aceptar la soberanía del Emperador de la cristiandad, paz; si se oponían, guerra.

Este servicio de Dios era desde luego también servicio del Rey-Emperador. Al fin y al cabo ¿no era el Emperador ministro de Dios en la tierra? Este pensamiento era la base de toda la filosofía política, no sólo española sino europea, y es seguro que Cortés lo oiría definir y comentar más de una vez en las aulas salmantinas: había que obedecer al Rey no como Rey sino como ministro de Dios. Cortés serviría pues al Rey por el mero hecho de que conquistaría para la cristiandad el ánimo y la voluntad de un nuevo Imperio.

Téngase en cuenta que, en aquellos tiempos, Estado y religión, civilización y fe, eran una misma cosa, de modo que el servicio de Dios y el del Rey eran uno y lo mismo en este otro sentido de que la conversión, a ojos de aquel siglo, no era tanto un acto religioso e individual como social y colectivo. Cujus rex eius religio era el principio de aquella edad no sólo entonces, cuando nadie soñaba todavía con la Reforma, sino aún más tarde cuando la Reforma vino a hacer de este principio, tan extraño para la actualidad, factor de tan grave importancia para la historia de la cristiandad. Así se explica que Cortés se embarcase en su aventura con quinientos soldados y sólo un fraile y que tanto él como sus compañeros tuviesen una certeza tan absoluta de la santidad de su causa, pues, una vez establecido su poder sobre la tierra conquistada y «pacificado» el pueblo, la conversión era pan comido. No había en esta actitud ni sombra de tiranía espiritual: La conversión era pan comido puesto que la fe cristiana era la única verdad, y, por lo tanto, los indios, libertados de su paganismo por las armas españolas, no podrían dejar de ver con sus ojos ya libres la luz de aquella única verdad.

No nos extrañe esta actitud: no sonriamos con sonrisa de superioridad, porque los hombres de nuestros días piensan y obran de idéntica manera con respecto a su religión, que llaman Democracia liberal. En ella creen con fe no menos ingenua, teniéndola por la felicidad evidente para todo hombre de buen sentido, y en esta fe cobran fuerzas para imponer el progreso y la libertad a todas aquellas sociedades que no comparten su religión cívica. Ha cambiado la letra pero la música es la misma. Pecaríamos de injustos al ver hipocresía en la actitud de Cortés. Hipócritas y egoístas los hay hoy y los había entonces, pero entonces como ahora, la mayoría de los hombres de acción no veía contradicción o falta de armonía alguna entre sus fines y sus métodos. Cortés era sin duda uno de estos conquistadores sinceros. Cuando hablaba de servir a Dios y al Rey decía lo que sentía, es decir, su fe como agente cristianizador y civilizador de almas paganas y de Estados bárbaros.

A buen seguro que no era cosa fácil encarnar una religión tan absoluta en sus normas. El Capitán, como sus soldados, hallaría a veces la armadura de un soldado de Cristo bien rígida para los movimientos libres que pide la vida de los humildes humanos. En tales momentos, Cortés pecaba; a no ser que hallase en su conciencia una junta elástica entre el ideal absoluto del Evangelio y la práctica relativa de la realidad. Así le veremos aceptar mujeres indias, regalo frecuente de sus amigos indígenas, no sin bautizarlas primero. Pero en cuanto a la conquista en sí, Cortés se nos presenta como un conquistador persuadido de su derecho a dominar a aquellos infieles para hacerlos entrar en el jirón de la Iglesia, pero a la vez consciente de su deber de no recurrir nunca a las armas hasta haber agotado todos los medios pacíficos de hacerse con la voluntad de los indígenas. Esta actitud no era tan sólo mero deseo de economizar sus escasas tropas; era también consecuencia de su opinión teórica basada en su concepción religiosa, como lo prueba su práctica de hacer leer por el escribano público ofertas de paz tres veces repetidas antes de iniciar un ataque.

Esta ceremonia, no era para él mero trámite de leguleyo..
25 topograf, día 10 de Junio de 2009 a las 13:06
Como cristiano me fastidia tocar determinados temas relacionados con mi religión. Pero aún en la seguridad de que seré interpretado más bien que mal por unos, y más mal que bien por otros, creo que no debo guardarme lo que me bulle por el hervidero de mi cocorota.

En estos tiempos que corren, los seminarios andan muy escasos de vocaciones, ni siquiera cuentan con Boca-ciones, pero sin embargo, proliferan cada día más espontáneos defensores de la Santa Madre Iglesia. Y me parece bien. Nunca serán bastantes las voces para defenderla; para salvaguardar sus valores, sus mandamientos, su virtud y sobre todo su Verdad.

Es justa la lucha de los creyentes ante tanta iniquidad, inquina y furibundo ataque al que se le somete. Porque no se trata de posturas ante la fe, ni de actitudes ante los mismos hechos, ni puntos de vistas, ni concepción más o menos razonadas. No. Se trata de sufrir humillación, afrenta, burla, escarnio, y de quedarse a un paso de sufrir persecución, muerte y castigo como ya se ha repetido tantas veces a lo largo de la historia.

Pero, ahora bien prefiero verme en las catacumbas, en el anonimato, en la clandestinidad, antes de que mi religión sirva para ocultar leyes mundanas; mi fe para excusa de mentes pecadoras; o que mi Dios sea utilizado como líder político. Jamás. No existe la Teocracia, si crees que existe, no es más que la usurpación de la Palabra de Dios, a manos de falsos anacoretas que esconden sus miserias y sus lujos, y sus voluptuosidades al ojo de su pueblo, del pueblo.

Distinto es el apostolado, más licito cuanto más respetuoso. Lógico entre creyentes, que se aspire a que al hombre, a su vida y a su ser lo inspire la fe en Dios. Pero no hay hombre en este mundo, con derecho a imponer, al amparo de su nombre la Ley que de Él solo depende. Ni persona, ni grupo capaz de sustituir a Cristo, solo se puede llegar, con mucho esfuerzo a invitar a tú hermano a seguir su mensaje. Eso si, (condición sine qua non) predicando con el ejemplo. Me parece.


Sldos.
26 arbil, día 10 de Junio de 2009 a las 13:07
Los motivos según Madariaga, personalizados en Cortés pero extrapolables (2)
Ejemplos de su actuación, poniendo por encima los intereses espirituales sobre los materiales, aunque los primeros pusieran en peligro los segundos, los tenemos abundantemente. Como cuando los españoles asistíendo a un servicio religioso indigena, escuchando en silencio un sermón de un sacerdote indio, vestido con largas mantas de algodón y que llevaba el cabello, al modo ritual, sin lavar ni peinar desde que había sido ordenado, masa sólida cimentada con la sangre de sus víctimas humanas. Cortés, por media de Melchoi, el intérprete indio, explicó a los indígenas que «si habían de ser nuestros hermanos, que quitasen de aquella casa aquellos sus ídolos que eran muy malos y les hacían error, y que no eran dioses, sino cosas malas, y que les llevarían al infierno sus ánimas v se les dio a entender otras cosas santas y buenas y que pusiesen una imagen de Nuestra Señora que les dio y una cruz y que siempre serían ayudados y tendrían buenas sementeras y se salvarían sus ánimas». Los indios no se atrevían por miedo a sus dioses y desafiaron a los españoles a que se atreviesen ellos, con lo que pronto verían cómo los dioses les harían perderse en el mar. Cortés mandó entonces despedazar a los ídolos y echarlos a rodar gradas abajo; hizo limpiar y purificar el templo, lavar las espesas capas de sangre seca que cubrían los muros y blanquear todo y después hizo edificar un altar sobre el que puso la imagen de la Virgen adornada con ramos y flores: «Y todos los indios estaban mirando con atención».

Esta escena parecerá sin duda de lo más anticientífico a muchos arqueólogos y no faltarán racionalistas escépticos que, blandiendo la Inquisición, declaren la religión de Cortés tan sangrienta como la de los indígenas y, por lo tanto, el cambio de ídolos sin significación alguna para la humanidad. Pero el observador sobriamente imparcial pensará de otro modo. No hay quien lea la página en la que Bernal Díaz refiere este episodio sin sentir la fragancia de la nueva fe y de la nueva leyenda que vienen a llenar el vacío creado por la destrucción de los sangrientos ídolos: La Virgen Madre y el Niño, símbolos de ternura y de debilidad, de promesa y de abnegación, en vez de los sangrientos y espantosos dioses. A1 realizar este acto simbólico, Cortés obedecía sin duda al impulso de una fe ingenua y sencilla -único rasgo ingenuo y sencillo en aquel carácter tan redomado- pero también a un seguro instinto del valor de los actos y de los objetos concretos y tangibles en el gobierno de los pueblos. La destrucción de los ídolos iba a transfigurarse en una de las escenas legendarias de su vida en cuanto sus inauditas hazañas hiciesen de él una figura heróica cubierta de leyendas floridas; porque, en efecto, la leyenda es un acto cuya verdad vive en la esfera de los símbolos y Cortés iba a ejecutar más de una vez este acto tan simbólico y creador, único que podía elevar a los indígenas de Nueva España de sus sórdidos ritos caníbales al nivel elevado del ritual cristiano. Los indígenas estaban por lo visto más dispuestos de lo que hubiera podido creerse para aceptar el cambio, pues cuenta Bernal Díaz que, al volver la armada inesperadamente a causa de una avería en un navío, hallaron «la imagen de Nuestra Señora y la cruz muy limplo y puesto incienso». Y añade: «Dello nos alegramos».

Cortés consideraba gracia de Dios las victorias que había conseguido y se preocupa en su correspondencia de los sacramentos. Leámoslo en Bernal Díaz,: «En las cuales cartas les hizo saber las grandes mercedes que Nuestro Señor Jesucristo nos había hecho en las victorias que hobimos en las batallas y reencuentros desque entramos en la provincia de Taxcala, donde agora han venido de paz, y que todos diesen gracias a Dios por ello, y que mirasen que siempre favoreciese a los pueblos totonaques nuestros amigos y que le enviase luego en posta dos botijas de vino que había dejado soterradas en cierta parte señalada de su aposento...» Caída sensible, se pensará, para un caudillo que así pasa de sus consejos de política en favor de los totonaques y su devoto agradecimiento al Señor a Quien atribuye su gloria y sus victorias, a pedir que le manden dos botijas de vino escondidas en su aposento de Veracruz. Pero, un momento. Sigamos leyendo: «... dos botijas de vino que había dejado soterradas en cierta parte señalada de su aposento y ansí mismo trujesen hostias de las que habíamos traído de la isla de Cuba porque las que trujimos de aquella entrada ya se habían acahado». Aquel vino no era pues para banquetes y no lo había ocultado a sus sedientas tropas para aplacar la sed del General; era para la misa y se había apartado para asegurar la continuidad del sacramento. « En aquellos días —añade Bernal Díaz — en nuestro real pusimos una Cruz muy suntuosa y alta y mandó Cortés a los indios de Çimpançingo y a los de las casas questaban juntos de nuestro real que lo encalasen y estuviese bien aderezado»

Junto con la confianza en sus hombres, fe en la victoria sin la que la victoria es imposible, Cortés sentía la vocación de conquistar vastos territorios y pueblos para el Imperio cristiano cuyo soldado tenía conciencia de ser. Para él, la propagación de la fe y la de las banderas de España eran una misma cosa, y tan evidente que no admitía ni duda ni discusión. Así escribe al Emperador cómo, para animar a sus soldados, les hizo valer que estaban «en disposición de ganar para Vuestra Majestad los mayores reinos y señoríos que había en el mundo. Y que demás de facer lo que a cristianos éramos obligados, en puñar contra los enemigos de nuestra fe, y por ello en el otro mundo ganábamos la gloria, y en éste conseguíamos el mayor prez y honra que hasta nuestros tiempos ninguna generación ganó». Estas palabras de su pluma prueban hasta qué punto eran inseparables en su espíritu los motivos nacionales y los religiosos, lo que no ha de sorprendernos en un hombre de su tiempo, sea cual fuere su nacionalidad, y menos todavía en un español, acostumbrado por una guerra siete veces secular contra el moro invasor a ver en el extranjero al infiel y a identificar la fe con el patriotismo.

Además, al arrostrar tan ingentes peligros, Cortés confiaba de pleno en la ayuda divina. El relato de Bernal Díaz es aquí inestimable, en contraste con el más corto y sobrio del propio Cortés; pues mientras el soldado, a pesar de su tendencia a sacar a luz a los de filas, se ve arrastrado por la belleza misma del valor sereno de su caudillo a ensalzar los méritos de Cortés, de cuya alma inconmovible hace irradiar ante nuestros ojos todo el ánimo que inunda a su ejército, Cortés se limita a apuntar al cielo como la fuente de la fuerza que él comunica a sus hombres en palabras cuya misma sencillez hacen llegar haste nosotros el aroma de su sinceridad: «Y que mirasen que teníamos a Dios de nuestra parte y que a Él ninguna cosa es imposible, y que lo viese por las victorias que habíamos habido, donde tanta gente de los enemigos eran muertos y de los nuestros ningunos» . La constancia y la firmeza de esta seguridad en el apoyo de Dios, que Cortés sentía como una fuerza siempre viva en su alma, resaltan y se confirman en una escena que debemos a Andrés de Tapia. Había procurado Cortés hacerse con toda la información y con todos los consejos posibles por parte de los indígenas en quienes confiaba, y en particular de Teach, el cempoalés, «hombre cuerdo, e según él dicie, criado en las guerras entre ellos. Este indio dijo al marques: "Señor, no te fatigues en pensar pasar adelante de aquí, porque yo siendo mancebo fui a Mexico, y soy experimentado en las guerras, e conozco de vos y de vuestros compañeros que sois hombres e no dioses, e que habéis hambre y sed y os cansáis como hombres; e hágote saber que pasado desta provincia hay tanta gente que pelearán contigo cient mill hombres agora, y muertos o vencidos éstos vendrán luego otros tantos, e así podrán remudarse e morir por mucho tiempo de cient mill en cient mill hombres, e tú e los tuyos, ya que seáis invencibles, moriréis de cansados de pelear, porque como te he dicho, conozco que sois hombres, e yo no tango más que decir de que miréis en esto que he dicho, e si determináredes de morir, yo iré con vos." El marqués se lo agradeció e le dijo que con todo aquello quería pasar delante, porque sabie que Dios que hizo el cielo y la tierra les ayudarie, e que así él lo creyese».

Éstas eran las fuerzas que alimentaban su valor. No eran nuevas en él. Le habían impulsado desde el principio, iluminando sus ambiciones más densas con una luz y elevándolas con un espíritu sin los cuales no hubiera sido capaz de mantener su dominio sobre los soldados y capitanes que impacientes se agitaban en torno suyo como abejas y avispas; pero aunque le animaron desde el principio, no cabe duda de que fueron creciendo en poder e intensidad a medida que iba pasando de prueba a prueba, elevándose de victoria a victoria, entre peligros que hubieran quebrantado el coraje de un hombre sólo impulsado por una vitalidad animal.

Cortés veía en su victorias la mano protectora del Señor cuyos intereses servía devotamente, por pecador que tuviera conciencia de ser. De modo que, sin darse cuenta aún de la índole primordial de su victoria, que los acontecimientos iban a revelarle, y así, demasiado realista para atribuirse todo el mérito del triunfo, le concede sólo ocho líneas de una larga carta al Emperador, explicando la victoria porque «quiso Nuestro Señor en tal manera ayudarnos».

cf5
27 arbil, día 10 de Junio de 2009 a las 13:08
Los motivos según Madariaga, personalizados en Cortés pero extrapolables (3)

Cortés hizo repetidos esfuerzos para convertir a Moteczuma. No es posible que correspondiesen a lo arduo de la tarea. la distancia espiritual que los separaba era demasiado grande, aparte de que le faltaban los elementos mentales y lingüísticos necesarios para construir el puente sobre aquel abismo, acercándose al ser recóndito y remoto del Emperador azteca. Es significativo que, aunque Cortés en persona se daba cuenta de la vanidad de los ídolos mejicanos, sus soldados, sin exceptuar a Bernal Díaz, y no pocas de sus cronistas, entre ellos Torquemada, Cervantes de Salazar y Gómara, creían a pies juntillas en su existencia y en su poder para aconsejar directamente y «hablar» a Moteczuma y a sus sacerdotes, con no menos fe (quizá con más fe) que los mismos mejicanos. Así resulta que la religión, si no de Cortés, al menos de parte de los españoles que en su órbita giran, era tan capaz como la de Moteczuma y los suyos de absorber otros dioses, gracias a la virtud proteica del diablo. Para los cristianos sencillos de aquellos días, para todos los soldados y para gran número de los fralles, aun de los más cultos, era el diablo el que se hacía pasar por Vichilobos, Tetzcatlipoca y demás figuras monstruosas que adoraban los mejicanos; con lo cual aquellos «bultos» cesaban de ser meras figuras de piedra o de simientes amasadas con sangre, meros apoyos materiales de los ensueños vacuos de una estirpe atrasada, para transfigurarse en criaturas vivientes, dotadas de una voluntad y de un lenguaje propios —hecho que hacía de la conversión de los indígenas una especie de conquista espiritual, una cruzada de los soldados de Dios contra el espíritu del Malo.

Puede compararse la actitud mental popular en estas materias con la del propío Cortés cotejando el relato de Cortés sobre su famosa destrucción de los dioses del Gran Teocalli con la página en que Andrés de Tapia refiere la misma escena. Cortés escribe con su concisión usual y con su elegancia positiva y concreta. Al referirse a los dioses indígenas y al Dios universal de los cristianos, habla un lenguaje claro, inteligente, casi pudiera decirse que moderno y racionalista «los bultos y cuerpos de los ídolos en quien estas gentes creen -escribe al Emperador— son de muy mayores estaturas que el cuerpo de un gran hombre. Son hechos de masa de todas las semillas y legumbres que ellos comen, molidas y mezcladas unas con otras, y amásanlas con sangre de corazones de cuerpos humanos, los cuales abren por los pechos, vivos, y les sacan el corazón, y de aquella sangre que sale de él, amasan aquella harina, y así hacen tanta cantidad cuanta basta para facer aquellas estatuas grandes. E también, después de hechas, les ofrescía más corazones, que asimismo les sacrifican, y les untan las caras con la sangre. A cada cosa, tienen su ídolo dedicado, al uso de los gentiles que antiguamente honraban sus dioses, por manera que para pedir favor para la guerra tienen un ídolo, y para sus labranzas otro, y así para cada cosa de las que ellos quie ren o desean que se hagan bien, tienen sus ídolos a quien hon ran y sirven.» Éstos fueron los ídolos, bien claro lo dice y bien claro lo ve, que creyó necesario derrocar: «los más principales de estos ídolos y en quien ellos más fe y creencia tenían, derroqué de sus sillas y los fice echar por las escaleras abajo, e fice limpiar aquellas capillas donde los tenían, porque todas estaban llenas de sangre que sacrifican, y puse en ellas imágenes de Nuestra Señora y de otros santos, que no poco el dicho Mutecçuma y los naturales sintieron; los cuales primero me dijeron que no lo hiciese porque si se sabía por las comunidades, se levantarían contra mí, porque tenían que aquellos ídolos les daban todos los bienes temporales y que, dejándoles maltratar, se enojarían y no les darían nada y les secarían los frutos de la tierra y moriría la. gente de hambre. Yo les hice entender con las lenguas cuan engañados estaban en tener su esperanza en aquellos ídolos que eran hechos por sus manos de cosas no limpias; e que habían de saber que había un solo Dios, universal Señor de todos, el cual había criado el cielo y la tierra y todas las cosas, y hizo a ellos y a nosotros, y que éste era sin principio, y inmortal, y que a Él habian de adorar y creer y no a otra criatura ni cosa alguna».

Lenguaje de hombre inteligente y claro, muy por encima no sólo del de sus soldados, que no habían pasado por Salamanca, sino también del de muchos frailes educados en la Universidad y que, en punto a erudición, sobrepasaban a Cortés. En estas palabras, Cortés mide la religión de los mejicanos como hombre del Siglo, y bien devoto creyente de los dogmas de la Iglesia entonces universal para todos los europeos. Pero, al lado de esta transparencia intelectual, vibraba en él otra calidad que no deja pasar tan fácilmente en sus cartas, fríamente objetiva, al Emperador; bajo su mente clara ardía un corazón religioso que explica su acción violenta contra los dioses indígenas, referida con tanta sencillez en su informe al Emperador. Este Cortés vibrante y trepidante es el que nos transmite Tapia en su relato, si bien algo desfigurado por la visión personal del narrador. Refiere Tapia cómo, cuando Cortés fue a visitar el teocalli, había en MéJico poca gente española por andar casi todos en busca de minerales por las provincias; «e andando por el patio me dijo a mí: "sobid a esa torre e mirad que hay en ella"; e yo sobí [...] e llegué a una manta de muchos dobleces de cáñamo, e por ella había mucho número de cascabeles e campanillas de metal; e quiriendo entrar, hicieron tan gran ruido que me creí que la casa se caía. El marqués subió como por pasatiempo, e ocho o diez españoles con él; e porque con la manta que estaba por antepuerta, la casa estaba escura, con los espadas cuitamos de la manta; e quedó claro. Todas las paredes de la casa por de dentro eran hechas de imaginería de piedra [...] eran de ídolos, e en las bocas déstos e por el cuerpo a partes tenían mucha sangre de gordor de dos e tres dedos; e descubrió los ídolos de pedrería e miró por allí lo que se pudo ver, e sospiró, habiéndose puesto algo triste, e diJo, que todos los oímos: "¡Oh Dios! ¿Por qué consientes que tan grandemente el diablo sea honrado en esta tierra?" E: "Ha, Señor, por bien que en ella te sirvamos".»

Tal fue sin duda el estado de ánimo en que se puso Cortés, mas no su lenguaje, que ya conocemos directamente por sus cartas al Emperador. El soldado cronista empaña con sus propias supersticiones el cristal claro en que Cortés reflejaba la realidad. Al ruido de los cascabeles habían acudido sacerdotes y otros circunstantes. Cortés mandó llamar a los intérpretes y les dijo: «Dios que hizo el cielo y la tierra os hizo a vosotros y a nosotros e a todos, e cría lo con qué nos mantenemos, e si fuéremos buenos nos llevará al cielo, e si no, iremos al infierno, como más largamente os diré cuando más nos entendamos; e yo quiero que aquí donde tenéis estos ídolos esté la imagen de Dios y de Su Madre bendita, e traed agua para lavar estas paredes, e quitaremos de aquí todo esto.» Aquí ya refleja Tapia con alguna mayor fidelidad el estilo de su jefe, y sigue diciendo: «Ellos se reían, como que no fuera posible hacerse, e dijeron: "No solamente esta ciudad, pero toda la tierra junta tienen a éstos por sus dioses, y aquí está esto por Uchilobos, cuyos somos; e toda la gente no tiene en nada a sus padres e madres e hijos, en comparación déste, e determinarán de morir ; e cata que de verte subir aquí se han puesto todos en armas y quieren morir por sus dioses." El marqués dijo a un español que fuese a que tuviesen gran recaudo en la persona de Motecçuma, e envió a que viniesen treinta o cuarenta hombres allí con él, e respondió a aquellos sacerdotes: "Mucho me holgaré yo de pelear por mi Dios contra vuestros dioses, que son nonada"; y antes de que los españoles por quien habia enviado viniesen, enojóse de palabras que oía, e tomó con una barra de hierro que estaba allí, e comenzó a dar en los ídolos de pedrería; e yo prometo mi fe de gentilhombre, e juro por Dios que es verdad que me parece agora que el marqués saltaba sobrenatural, e se abalanzaba tomando la barra por en media a dar en lo más alto de los ojos del ídolo, e así le quitó las máscaras de oro con la barra, diciendo: "A algo nos hemos de poner por Dios"».

Este admirable relato confirma en un todo el carácter de Cortés analizado en nuestras páginas. En aquel momento era el dueño de hecho y sin disputa de un imperio que había conquistado por una obra maestro de previsión, cautela, sagacidad, paciencia y astucia. Y una mañana, «por pasatiempo», va de visitar al Gran Teocalli, ve los ídolos y las trazas repuguantes del cruel culto y sacrificio; se entristece, interroga a Dios, ofrece servirle para libertar aquella tierra y gente de tales abominaciones; predica a los sacerdotes como puede; oye su resolución de morir por sus dioses y cauto como Capitán, adopta rápidamente ciertas precauciones tácticas, pero ¿cambia su estrategia? ¿Da ni un segundo de atención a la idea de que en un instante puede destruir el éxito espléndido de todo un invierno de trabajos, de bravura y de inteligente perseverancia? ¿Recuerda que tiene cantidades ingentes de oro en sus arcas? ¿Piensa en su potencia, ya seguramente establecida? Ni un segundo. Echa mano de una barra de hierro y, sin esperar siquiera a que hayan llegado los treinta o cuarenta españoles que ha mandado llamar, se abalanza sobre los ídolos y los destroza, dándoles primero en lo alto de los ojos en presencia de los sacerdotes espantados.

28 arbil, día 10 de Junio de 2009 a las 13:09
Los motivos según Madariaga, personalizados en Cortés pero extrapolables (4)
Tapia, y sin duda también sus compañeros presentes, le vieron entonces «saltar sobrenatural», elevarse en el espacio tan alto como los ídolos gigantescos que iba a desafiar y a destruir. Era en efecto sobrenatural y se elevaba más alto que sí mismo. «Considerando que Dios está sobre natura» —había escrito poco antes al Emperador—. Así ahora alzado hacia Dios por su fe, se elevaba sobrenatural. La marcha que había comenzado unas semanas antes en las marismas de Veracruz, hacia lo alto, elevándose paso a paso, lucha a lucha, victoria a victoria, por los escalones gigantescos de la cordillera haste la altiplanicie de la capital misteriosa y recóndita, tenía que terminar en la más alto de las ascensiones haste aquella cúspide del Teocalli más empinado donde Cortés dio un golpe de barra histórico entre los ojos del feroz Uitehilipochtli. Aquél fue el momento culminante de la conquista, la hora en que el anhelo del hombre por alcanzar lo más alto triunfa sobre su querencia a contentarse con disfrutar de lo ya conseguido; la hora en que la ambición y el esfuerzo vencen al éxito, en que la fe vence a la razón. Si Cortes hubiera sido un hombre menos razonable, aquel acto hubiera podido descontarse como una temeridad por bajo de las normas que todo hombre debe alcanzar para que se le considere como en plena madurez; pero Cortés encarnaba la razón y la cautela. Su acto no puede pues interpretarse como caída por bajo de la razón, sino al contrario, como subida por encima de la razón. Por eso ha entrado de lleno en la leyenda, como todos los actos en que el hombre se eleva por encima de los hombres.
29 aviPep, día 10 de Junio de 2009 a las 13:09
Tiene razon Don Pio, estan fallando al abandonar el debate, con argumentos y no con insultos, los colegas manuelp y gaditano. Don Pio tiene abierto el blog para todas las opiniones, incluso las contrarias a sus tesis. Por lo tanto los que insultan que no escriban y los insultados, que vuelvan, ya que un debate razonado, siempre es bien venido. Insultones fuera !!! Tertulianos entrad y no abandoneis, cobardes....
30 Contable, día 10 de Junio de 2009 a las 13:11

El pasado domingo, la Alianza de Civilizaciones perdió las Elecciones Europeas. Y Zapo se deprime.

Asimismo, la Alianza de Civilizaciones (Hezbolá), perdió las Elecciones en Líbano. Y Zapo se deprime.

Malos tiempos para Zapo.



31 Contable, día 10 de Junio de 2009 a las 13:19

El PSOE pierde sobre 750.000 votos. El PP gana sobre 200.000.

Eso quiere decir que el PP se aúpa sobre 1.000.000 de votos.

No está mal.

---

Y en Europa: Más de lo mismo.

32 Contable, día 10 de Junio de 2009 a las 13:21

El grupo PRISA no refleja los resultados de UPyD en sus informativos.

33 Vendeano, día 10 de Junio de 2009 a las 13:24
Se puede decir que el Nuevo Mundo fué un mundo nuevo a la medida de su gran mundo. Todo ser vivo fabrica su mundo, algo que es mucho más sutil que la mera adaptación al medio del darwinismo estrecho. Las especies son conjuntos de sujetos que comparten un mismo mundo. El hombre, que con el lenguaje inaugura la dimensión intersubjetiva, no es una única "especie", sino una colección de especies llamadas culturas, que engloban a sujetos con el mismo mundo.

Los "motivos" de los conquistadores, lo que les movía con éxito donde otros habrían fracasado, era un particular y fértil visión de las cosas, herencia grecorromana y judeocristiana. Eran pocos, pero no estaban solos, pues llevaban con ellos inteligencia y voluntad concentrados de una intensa experiencia de siglos.
34 Contable, día 10 de Junio de 2009 a las 13:25

Resultados de las Elecciones Europeas:

NO al Zapo.

No al TOTALITARISMO

35 ArrowEco, día 10 de Junio de 2009 a las 13:32
VV

topograf #25

"Pero, ahora bien prefiero verme en las catacumbas, en el anonimato, en la clandestinidad, antes de que mi religión sirva para ocultar leyes mundanas; mi fe para excusa de mentes pecadoras; o que mi Dios sea utilizado como líder político. Jamás. No existe la Teocracia, si crees que existe, no es más que la usurpación de la Palabra de Dios, a manos de falsos anacoretas que esconden sus miserias y sus lujos, y sus voluptuosidades al ojo de su pueblo, del pueblo."


Jua 18:37

(T. Amat) Le replicó Pilatos: ¿Conque tú eres rey? Respondió Jesús : Así es como dices: yo soy rey. Yo para esto nací, y para esto vine al mundo, para dar testimonio de la verdad; todo aquel que pertenece a la verdad, escucha mi voz.

(BL95) Pilato le preguntó: "Entonces, ¿tú eres rey?" Jesús respondió: "Tú lo has dicho: yo soy Rey. Yo doy testimonio de la verdad, y para esto he nacido y he venido al mundo. Todo el que está del lado de la verdad escucha mi voz.

(Brit Xadasha 1999) Díjole Entonces Pilato: ¿Luego Rey eres tú? Respondió Rabinu Melekh jaMashíax: Tu dices que yo soy Rey: yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar edut a la emet. Todo aquel que es de la parte de la emet, oye mi voz.

(CST-IBS)
¿Luego tú eres rey?
preguntó Pilato.
Tú dices que soy rey
respondió Jesús
. Yo he nacido para eso, y por eso he venido a este mundo, para traerle la verdad. Todos los que aman la verdad, me escuchan.

(DHH) Le preguntó entonces Pilato:
–¿Así que tú eres rey?
Jesús le contestó:
–Tú lo has dicho: soy rey. Yo nací y vine al mundo para decirlo que es la verdad. Y todos los que pertenecen a la verdad, me escuchan.

(EUNSA) Pilato le dijo: -¿O sea, que tú eres Rey? Jesús contestó: -Tú lo dices: yo soy Rey. Para esto he nacido y para esto he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad; todo el que es de la verdad escucha mi voz.

(GNT-V) ειπεν ουν αυτω ο πιλατος ουκουν βασιλευς ει συ απεκριθη Bο TSAο ιησους συ λεγεις οτι βασιλευς ειμι εγω TSBεγω εις τουτο γεγεννημαι και εις τουτο εληλυθα εις τον κοσμον ινα μαρτυρησω τη αληθεια πας ο ων εκ της αληθειας ακουει μου της φωνης

(HNT) ויאמר אליו פילטוס אם־כן אפוא מלך אתה ויען ישוע לאמר אתה אמרת כי־מלך אנכי לזאת נולדתי ולזאת באתי בעולם להעיד לאמת כל־אשר הוא מן־האמת ישמע בקולי׃

(INR) Allora Pilato gli disse: "Ma dunque, sei tu re?" Gesù rispose: "Tu lo dici; sono re; io sono nato per questo, e per questo sono venuto nel mondo: per testimoniare della verità. Chiunque è dalla verità ascolta la mia voce".

(BJ) Entonces Pilato le dijo: «¿Luego tú eres Rey?» Respondió Jesús: «Sí, como dices, soy Rey. Yo para esto he nacido y para est he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz.»

(KJV) Pilate therefore said unto him, Art thou a king then? Jesus answered, Thou sayest that I am a king. To this end was I born, and for this cause came I into the world, that I should bear witness unto the truth. Every one that is of the truth heareth my voice.

(KJV+) PilateG4091 thereforeG3767 saidG2036 unto him,G846 ArtG1488 thouG4771 a kingG935 then?G3766 JesusG2424 answered,G611 ThouG4771 sayestG3004 thatG3754 IG1473 amG1510 a king.G935 ToG1519 this endG5124 was IG1473 born,G1080 andG2532 forG1519 this causeG5124 cameG2064 I intoG1519 theG3588 world,G2889 thatG2443 I should bear witnessG3140 unto theG3588 truth.G225 Every oneG3956 that isG5607 ofG1537 theG3588 truthG225 hearethG191 myG3450 voice.G5456

(N-C) Le dijo entonces Pilato: ¿Luego tú eres rey? Respondió Jesús: Tú dices que soy rey. Yo para esto he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad; todo el que es de la verdad oye mi voz."

(NBLH) "¿Así que Tú eres rey?", Le dijo Pilato. "Tú dices que soy rey," respondió Jesús. "Para esto Yo he nacido y para esto he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha Mi voz."

(NVI) --¡Así que eres rey! --le dijo Pilato. --Eres tú quien dice que soy rey. Yo para esto nací, y para esto vine al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que está de parte de la verdad escucha mi voz.

(PDT) Entonces Pilato le dijo: -¿Así que eres un rey? Jesús respondió: -Tú dices que soy un rey. Nací para serlo y vine al mundo para ser testigo de la verdad. Todo el que sea de la verdad, escucha mi voz.

(SyEspañol) Pilato le dijo: ¿Así que tú eres rey? Jesús le contestó: Tu dijiste que yo soy rey. Para esto nací y para esto vine al mundo, a fin de testificar acerca de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz.

(RV60+) Le G846 RP-DSM dijo G2036 VAAI3S entonces G3767 C Pilato: G3588 G4091 DNSM NNSM ¿Luego, G3766 B eres G1488 VP-I2S tú G4771 RP2NS rey? G935 NNSM Respondió G611 VAMI3S Jesús: G3588 G2424 DNSM NNSM Tú G4771 RP2NS dices G3004 VPAI2S que G3754 C yo soy G1510 VP-I1S • G1473 RP1NS rey. G935 NNSM Yo G1473 RP1NS para G1519 P esto G5124 RD-ASN he nacido, G1080 VRPI1S y G2532 C para G1519 P esto G5124 RD-ASN he venido G2064 VRAI1S al G1519 G3588 P DASM mundo, G2889 NASM para G2443 C dar testimonio G3140 VAAS1S a la G3588 DDSF verdad. G225 NDSF Todo G3956 JNSM aquel G3588 DNSM que es G5607 VP-P-SNM de G1537 P la G3588 DGSF verdad, G225 NGSF oye G191 VPAI3S mi G3450 RP1GS voz. G3588 G5456 DGSF NGSF

(RV60) Le dijo entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz.

(RV95) Le dijo entonces Pilato:
--Luego, ¿eres tú rey?
Respondió Jesús:
--Tú dices que yo soy rey.[20] Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz.[21]

(Septuaginta) Díjole, pues, Pilato: «Luego ¿rey eres tú?» Respondió Jesús: «Tú dices; porque rey soy yo. Para esto he nacido y para esto he venido al mundo: a testificar la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz».

(SM) Le preguntó entonces Pilato: Luego ¿tú eres rey? Contestó Jesús: Tú lo estás diciendo, yo soy rey. Yo para esto he nacido y para esto estoy en el mundo, para dar testimonio en favor de la verdad. Le dice Pilato: ¿Qué es eso de "verdad"?

(SRV) Díjole entonces Pilato: ¿Luego rey eres tu? Respondió Jesús: Tu dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio á la verdad. Todo aquél que es de la verdad, oye mi voz.

(SSE) Le dijo entonces Pilato: ¿Luego Rey eres tú? Respondió Jesús: Tú dices que YO SOY Rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la Verdad. Todo aquel que es de la Verdad, oye mi voz.

(Vulgate) dixit itaque ei Pilatus ergo rex es tu respondit Iesus tu dicis quia rex sum ego ego in hoc natus sum et ad hoc veni in mundum ut testimonium perhibeam veritati omnis qui est ex veritate audit meam vocem

36 ArrowEco, día 10 de Junio de 2009 a las 13:34
VV

¡Viva Cristo Rey!
37 sinrocom, día 10 de Junio de 2009 a las 13:44
Nunca en la historia se habia conocido un energumeno, garrapata, alimaña al frente de una gran nacion como España. Y la culpa en parte la tiene el PP que no es capaz de ponerlo en su sitio, y por esa causa tenemos que sufrir ese sentimiento de asco y repugnancia cada vez que el Zapo abre la boca.

38 bacon, día 10 de Junio de 2009 a las 13:47
"Para cierta mentalidad llamada moderna, que entiende las invocaciones religiosas o idealistas como simples disfraces de objetivos más sólidos o tangibles, el único motivo “real” atendible y comprensible ha de ser el dinero"

Que conseguir dinero sea uno de los principales afanes es algo de toda la vida, y que siempre se ha entendido, y nadie puede dudarlo, la cosa es si hay quien se mueve por, además, otros fines, o, por sobre todo, otros fines.
En el s. XIV decía Juan Ruiz, arcipreste de Hita, que dos cosas mueven al hombre: "haber mantenencia" (ganarse los garbanzos) y "haber ayuntamiento con hembra placentera".
Para escribir eso Juan Ruiz no necesitó leer ni a Marx ni a Freud.
Ahora bien, ¿hay algo más que eso?. La respuesta la dan los misioneros católicos, de los que siempre ha habido y que en la actualidad siguen existiendo en gran número, a pesar de que vivimos en una sociedad que tan poco exalta la renuncia y el sacrificio por los demás.
Respecto a los conquistadores españoles, estoy de acuerdo con Moa. Si hubiesen sido de algún país anglosajón, estaríamos viendo a diario sus gestas en cine y TV. Claro, al cine español no le interesa el asunto lo más mínimo, como tampoco le interesa la reconquista, esa otra vergüenza.
39 ArrowEco, día 10 de Junio de 2009 a las 14:03
VV

bacon #38

Y delante de las picas y arcabuces iban cruces, como en otro tiempo lo hicieron delante de espadas y lanzas, y todo español bien nacido debería sentirse orgulloso de ello.
40 tigrita, día 10 de Junio de 2009 a las 14:05
Siempre es más saludable que el foro huela a sacristía quea logia.
Son las dos Españas de las que habla Machado y no hay más donde escoger.
41 DeElea, día 10 de Junio de 2009 a las 14:18
25#

Topograf.

¿Se refiriere a alguien o a algo en concreto, o le ha dado por ahí, así, sin venir a cuento? ¿Maneja algún argumento o es simplemente un prejuicio tipo progre?
42 palanca, día 10 de Junio de 2009 a las 15:07
Contable 23:

Ya que pregunta por qué nos parece su carta, le diré que a mí me parece muy oportuna. De hecho creo que por ahí es por dónde se debe atacar el problema del aborto.

La humanidad ha estado siempre filosofando sobre el sentido de la vida. Y aún no se ha aclarado. Por eso hay distintas opiniones sobre cuando empieza o sobre cuando merece la pena ser vivida. Hay que huir de la filosofía y apelar al estómago. Que los que estén a favor del aborto, vean la realidad con fotos a ver si no se les revuelve. Hay que apelar no a lo que diga la cabeza, sino a lo que diga el instinto. E igual que a la mayoría de las personas de bien, independientemente de creencias, el cuerpo les dice que no deben clavar un cuchillo en carnes ajenas, también les entraría repulsión en caso del aborto.

43 mescaler, día 10 de Junio de 2009 a las 15:27
No sabemos nosotros por qué hicimos lo que hicimos ayer, y el Muela pretende averiguar los motivos de los conquistadores. Hay que joderse...

Saludos,
Mescalero
44 jflp, día 10 de Junio de 2009 a las 15:38
**** De Grandes dice que "es muy peligroso el compadreo con UPyD"

Por supuesto, el compadreo con un partido bastante democrático como UPyD es peligroso. Con los colaboradores del terrorismo, no.



Pio, podías haber hecho referencia expresa a los insistentes rumores de acercamiento del PP a la Convergencia de Mas y del nene de Pujol (Unio no la cito porque no es más que un holograma). Cuando ya en los mentideros políticos, que sólo dan pávulo a aquellas cosas que expresamente ha autorizado el Conducator de turno, se da por hecho el inicio de relaciones para hacer un cambio de cromos, "tu el Palau yo La Moncloa", con uno de los partidos más rabiosamente secesionistas y enemigos de España, apaga, vamonos y "que les den".
45 Sorel, día 10 de Junio de 2009 a las 15:42
Buenas tardes a los españoles de bien.

Para comprender el porqué de la fenomenal gesta española de conquista y evangelización cargada de sacrifio, amor a la Patria y fe, puede ser útil la comparación con las grandes gestas de nuestra guerra.

Hablo del sitio al Alcázar de Toledo, a la ciudad de Oviedo o al asedio del Santuario de Santa María de la Cabeza.

En ellos se puede observar aquel espíritu hispano de los conquistadores. La tenaz resistencia frente a las adversidades apoyados únicamente en el amor a España y la fe.
46 mescaler, día 10 de Junio de 2009 a las 15:56
Tribunal falla hoy en juicio por pedofilia contra sacerdote argentino

Buenos Aires, 10 jun (EFE).- Un tribunal de Argentina fallará hoy en un juicio oral contra el sacerdote católico Julio César Grassi, acusado por 17 casos de abuso sexual y corrupción de menores.
La sentencia será dictada por el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Morón, situado a las afueras de Buenos Aires, después de nueve meses de audiencias en las que declararon 130 testigos.
La Fiscalía ha pedido 30 años de prisión para Grassi, siete menos que lo solicitado por la acusación particular, mientras que la defensa exige la absolución del religioso al considerar que "no hay pruebas de las acusaciones" en su contra.
Grassi, de 52 años, llegó a gozar de gran popularidad en los años 90, cuando gracias a sus contactos políticos creó la Fundación Felices Los Niños, que logró integrar unos 50 hogares con más de 6.000 jóvenes pobres, y con el correr del tiempo se convirtió en una de las obras benéficas que más dinero manejó en el país.
La causa que le llevó al banquillo de los acusados comenzó en octubre de 2002, cuando un canal de televisión de Buenos Aires emitió una serie de informes en los que tres menores acusaban a quien se hiciera llamar "padre de los que no tienen padre" de haber abusado de ellos.
La policía ha organizado un gran operativo de seguridad en los alrededores de la sede de los tribunales de Morón, donde se espera la presencia del secretario argentino de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde.
También está previsto que asistan a la lectura del veredicto "Gabriel", "Ezequiel" y "Luis", los tres jóvenes que denunciaron al sacerdote salesiano.
47 ArrowEco, día 10 de Junio de 2009 a las 16:15
VV

Indio

Como no estás bien, no te das cuenta de algo sumamente importante:

EL SACERDOCIO NO LLEVA A LA PEDOFILIA NI A LA COMISIÓN DE DELITO, SINO EL ALEJAMIENTO DEL MISMO.

Yo no sé si ese sacerdote en concreto se ha alejado de Dios o no lo ha hecho, lo que sí sé es que, aunque sean tus dedos los que escriben, es otro el que está en posesión de tu psique.
48 mescaler, día 10 de Junio de 2009 a las 16:35
#47 Mi nombre es Legión, porque somos muchos, y ahora estamos escribiendo con los dedos de Mescalero. Por cierto, ArrowEco, el Jefe dice que te falta poco para que te traigan aquí...
49 ArrowEco, día 10 de Junio de 2009 a las 16:54
VV

#48

Sois muchos, pero muy zoquetes. No te lo creas demasiado. El solo te usará y te tirará.
50 kufisto, día 10 de Junio de 2009 a las 16:55
estoy de acuerdo contigo mescalero; esto desprende un tufo a sacristía que echa pa´atras.
soy liberal y de derechas pero viendo a esta cuadrilla de energúmenos que se dicen de derechas me dan ganas de borrarme. si por ellos fuera nos liquidarían a todos en el nombre de su patetico diosecillo. ¡Pa-is!. no vamos a aprender en la vida. y mientras cada vez que habla cañizares sube el pan. agur ben-hur!

« 1 2 3 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899