Pío Moa

« Un misterio envuelto en un enigma | Principal | Por la libertad de expresión »

Lo que Inglaterra y Usa deben a Franco

5 de Noviembre de 2007 - 08:48:52 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

Comentaré brevemente en el blog, con frecuencia, aspectos poco conocidos o confusos de los años 40.

LO QUE INGLATERRA Y USA DEBEN A FRANCO

En Años de hierro se me planteó la cuestión de la trascendencia internacional de la neutralidad española. Churchill reconoció en varias ocasiones el gran valor que había tenido para su país la permanencia de España al margen del conflicto mundial, tema tratado a menudo por los historiadores, aunque rara vez a fondo. Pero hay otro aspecto clave nunca mencionado, que yo sepa: la ventaja de la estabilidad española, al terminar el conflicto europeo, para  el plan anglosajón de asentar democracias en la Europa occidental.

Suelen olvidarse, en efecto, las arduas condiciones de aquel proyecto: multitudes hambrientas, estancamiento económico, extraordinario prestigio popular de la Unión Soviética y de Stalin, milicias comunistas armadas… En Italia y en Francia la guerra mundial se había desdoblado en sendas guerras civiles, cuyas brasas podían dar lugar a nuevas llamaradas, como ocurría ya en Grecia, donde recomenzaba una guerra intestina larga y costosa. Allí tuvo que intervenir Inglaterra, y poco después Usa, ante el agotramiento económico inglés.

Una situación pareja a la griega en España habría echado por tierra la estabilización democrática de Europa occidental.  De Gaulle lo vio con claridad: “Una guerra civil en España es la guerra civil en Francia”. Por entonces no existían en nuestro país fuerzas democráticas, ni en el franquismo ni en la oposición, y la estabilidad interna de la nación, y con ella de Francia e Italia, solo podía ser garantizada por el franquismo, como efectivamente ocurrió. Pese a lo cual tanto el gobierno useño como el inglés se dedicaron durante años a hostigar a dicho régimen y a promover aventuras que habrían terminado desastrosamente para ambos.  

---------

El síndrome de Besteiro 

Desde finales de 1933, Besteiro denunció lúcidamente el “envenenamiento de las conciencias” y las maniobras que llevaban al PSOE y a toda España a la catástrofe. Fue marginado y reducido a la impotencia, y sin embargo aceptó la disciplina de partido (que los otros vulneraban cuando les convenía), permaneciendo al lado de los Largo Caballero y Prieto, y compartiendo por ello, algunas de sus responsabilidades. Hoy, Rosa Díez ha tenido el valor de romper con un PSOE anticonstitucional y aliado de separatismos y terrorismos, separándose de los Zapo, Vicevogue o Bono y abriendo así una posibilidad de regeneración de la izquierda. No obstante son muchos los socialistas descontentos que permanecen en ese degradado partido por un supuesto “realismo” que les envilece día a día.

De modo similar, no comprendo bien qué pintan Mayor Oreja, Vidal Quadras o María San Gil al lado de los Gallardón, Arenas, Sorayas, Camps, Costa o el mismo Rajoy. Tal como ha evolucionado el PP, solo les espera dentro de ese partido la marginación en que ya se hallan.

¿Es eso realismo? Los males han llegado muy lejos. ¿Dependerá el futuro de España de que Rajoy gane las elecciones? No solo puede perderlas, sino que aun ganándolas está bien claro que su política es la de Zapo algo suavizada. ¿No ocurre con ello que, como lleva muchos años pasando en Cataluña, una gran masa de la población carece de representación política, por manipulación de unos e inhibición de otros?

El PP ya traicionó en gran medida el programa de regeneración democrática con que se supuso había alcanzado el poder en 1996, aunque con el tiempo corrigiera parcialmente. Hoy no se aprecia siquiera la menor intención al respecto, y ningún partido combina la defensa de España y la democracia.

-------

Iniciativas

España sigue siendo el país de la retórica. ¡Cuántas críticas al dicho de Unamuno “inventen ellos”, y ni un solo invento se debe a esos críticos! O los denuestos contra la Inquisición como causante de la decadencia intelectual y científica de España: quien esperase que a tan indignadas denuncias siguiera cierta creatividad cultural, se equivocaría por completo... y hasta podría notar en los indignados un paradójico tufillo inquisitorial.

El espíritu científico requiere una larga práctica. Quien al terminar sus estudios medios ha escrito cientos de redacciones sabrá expresarse al menos con orden y corrección, y quien solo ha aprendido las normas de la buena redacción, no sabrá. Quien ha participado en numerosos debates y asistido a otros, sabrá discutir, poner en cuestión las ideas y plantear problemas. Quien ha realizado numerosos ejercicios como los indicados en este blog hace unos días (“Una derivación de la gimnasia española”) adquirirá una disciplina intelectual y probablemente cierto espíritu científico.

-------

Los trabajadores del CAISS (Centros de Atención e Información de la Seguridad Social, llevan más de diez días en huelga para reivindicar el aumento de plantilla y una mejora en las condiciones laborales.

Están desbordados por la tramitación de altas en la SS de inmigrantes (ya sea venidos en pateras, buses o aviones), reagrupaciones familiares, matrimonios de conveniencia para la obtención de nacionalidad, adopciones de progenitores A y B, asistencia sanitaria para cambios de sexo, pensiones de viudedad a parejas de homosexuales, pensiones vitalicias para los ex-ministros, bajas por depresión de la gente de bien, cheques-bebé y otras zarandajas de Zapatero y su cuadrilla de ministros socialistas:
 
 
-------

Observen hasta qué punto llega la inconsciencia cultural: muchos furiosos patriotas antiseparatistas usan en internet alias en inglés, emplean innecesariamente expresiones en ese idioma, etc. Con eso lo dicen todo.

Comentarios (168)

« 1 2 3 4 »

1 lluisv, día 5 de Noviembre de 2007 a las 09:41
Si alguien tiene acceso directo a él, que le recomiende que deje las drogas o, en su imposibilidad, que cambie de camello.

Ahora resultará que la neutralidad de España en la II Guerra Mundial tuvo gran importancia.

De hecho, cuando las cosas iban bien Franco apoyó tanto como pudo a las fuerzas del Eje. El envío de la División Azul no es precisamente una demostración de neutralidad, y si España no entró en guerra fue por las condiciones exhorbitantes que pedía Franco; Hitler, a la hora de la verdad, valoraba en más la complacencia del régimen de Vichy que la entrada de guerra de las maltrechas tropas franquistas.

El "reconocimiento" de las democracias lo tuvimos durante los años de aislamiento. Mientras se reconstruía Europa y llegaban los fondos del Plan Marshall, España seguía pasando hambre y frío en invierno. Alemania, postrada en 1945, a los 10 años atraía emigrantes españoles que huían de la "estabilidad" de la España franquista. Eso, sin contar con los miles de elementos útiles que tuvieron que poner tierra de por medio para no acabar en la cárcel o en el patíbulo; muchos de los cuales no eran criminales, por lo menos desde el punto de vista de un sistema de libertades como el actual.

En fin, señor macabeo, le he visto defensas del franquismo bastante menos lamentables que ésta. Dentro de poco, igual nos sorprende diciéndonos que el Caudillo en realidad medía metro noventa, sólo que por modestia posaba agachado en las fotos.
2 vstavai, día 5 de Noviembre de 2007 a las 09:58
Excelente exposición de su propia ignorancia por este lluisv, realmente qué brutos son estos progres.
3 TheFlash, día 5 de Noviembre de 2007 a las 10:04

Bueno, en mi caso el seudónimo hace referencia a la lámpara de la cámara fotográfica.
El ‘The’ viene impuesto por todas las variables que di de alta y que después bloqueaba al equivocarme con la clave de acceso. 1-Flash,2- el flash,3-un flash y finalmente cuando entendí el mecanismo, pues 4- The Flash. Los otros seudónimos me los había autobloqueado conspirando contra mi mismo.

Por puntualizar.

4 lluisv, día 5 de Noviembre de 2007 a las 10:19
Para excelencia, la intervención del tal vstavai.

Ni siquiera es capaz de dar un argumento. Lo lamento, pero no te he puesto nada que no sea básicamente cierto. Es más, si el macabeo pone que hoy hará sol, no salgas de casa sin el paraguas.
5 taraza, día 5 de Noviembre de 2007 a las 10:33
Por lo que se refiere a la neutralidad de Franco, de acuerdo, Moa.
Efectivamente, parece que Churchill dijo en repetidas ocasiones que la neutralidad de España fué muy útil para los aliados.
No hace falta ser un lince para darse cuenta de cuánto se les complicaría la cuestión a los aliados si Franco se hubiese unido a Hitler.
EE.UU., al firmar los tratados a principios de los 50, reconoció la importancia de contar con España entonces. Por su posición estratégica.
Que era la misma que tenía en 1939.
Franco, como buen militar, tenía como guía el bien de la Nación. Con aciertos y errores, ¿quién está libre de ellos?, pero el bien de la Nación.
Y cuanta más perspectiva tenemos, más destaca su actitud.
6 vstavai, día 5 de Noviembre de 2007 a las 10:41
Si el brutillo de Lluisv hubiera leído "La quiebra de la ideología progresista" no diría tantas bobadas.
7 vstavai, día 5 de Noviembre de 2007 a las 10:42
HITLER ANTE FRANCO.
Pio Moa
Hace años un conocido mío me enseñó un artículo escrito por él, rebosante de indignación por los tratos secretos de Franco con Hitler y Mussolini, que a su juicio habían ligado a España a la suerte del Eje.
--Claro -- le repliqué --, y por eso España entró en la guerra mundial, fue arrasada por los bombardeos de los alemanes y los Aliados, y finalmente el régimen de Franco sucumbió junto con los de Hitler y Mussolini. Todo el mundo lo sabe.
-- ¡Pero hombre! ¡Si hoy está clarísimo que si Franco no entró en guerra no fue porque él no quisiese, sino porque no le convino a Hitler…!
El articulista tenía ideas muy claras. Había leído a Preston y a Antonio Marquina, y despreciaba sin ambages a Ricardo de la Cierva, cuya lectura le parecía innecesaria. Y como Reig da la vara con el tema, lo trataré con alguna amplitud.
Sin duda alguna, mantener a España fuera de la guerra fue un mérito histórico trascendental, un inmenso beneficio para España y aun mayor, probablemente, para las potencias anglosajonas. Ahorró a nuestro país torrentes de sangre, lágrimas y devastación, ante lo cual el hambre de aquellos años, sobre todo la del invierno del 40-41, resulta un coste menor; y libró a los Aliados de un desastre que podría haberles llevado a la derrota. Obviamente, el máximo responsable de la política española en aquellos años lo es también de tales hechos, tanto más valorables por cuanto la izquierda perseguía el objetivo opuesto: meter a España en la contienda mundial, después de haber intentado prolongar la civil con el mismo fin, sin reparar en las destrucciones y nuevos cientos de miles de muertos que habría acarreado.
Pero el odio lisenkiano a Franco es tal que prefiere conceder el crédito de tal ventura al mismísimo Hitler, una monstruosidad muy en línea con su imagen de un Frente Popular democrático. Con Franco se rompe una norma elemental: la responsabilidad mayor de una victoria o de una derrota, de un éxito o de un fracaso, recae en quien ostenta la dirección, aun si es un subordinado el ejecutor más inspirado o el autor del plan, o si intervienen sucesos imprevistos. Franco venció, hasta su muerte, a sus muchos y peligrosos enemigos militares y políticos, y no obstante miles de intelectuales, a izquierda y derecha, lo pintan como un sujeto mediocre, gris e inepto ¡Sus éxitos se deberían, siempre, a cualquier persona o circunstancia menos a él…!
La interminable polémica en torno a la política de Franco hacia Hitler viene distorsionada de raíz por dos enfoques falsos: el de los lisenkos y asimilados, y el de algunos franquistas empeñados en presentar al dictador español desafiando y burlando al nazi. Como nos ilustra Marquina, la idea de que Franco resistió a Hitler y los alemanes fueron engañados por los gobernantes españoles es ridícula. Desde luego. Pero mucho más ridícula la tesis de que fue Hitler y no Franco el “culpable” de la paz de España. Según ella, Hitler habría tenido un interés muy relativo, o ninguno, por la beligerancia española, y era Franco quien insistía en ella. En algún momento, Hitler la habría aceptado, pero el precio exigido por el Caudillo le había parecido excesivo, por lo que lo habría rechazado sin problemas, máxime cuando su atención se dirigió pronto a la invasión de Rusia. De este modo, involuntario pero efectivo, habría salvado a nuestro país de las ansias belicistas de Franco y de la correspondiente masacre.
A mi juicio ningún documento clarifica mejor el conjunto de las relaciones y actitudes hispano-germanas que la larga misiva escrita por Hitler a Franco el 6 de febrero de 1941. El documento merece la máxima atención analítica de cualquier historiador serio. Hitler exponía la enorme trascendencia de la conquista de Gibraltar, bastante bien comprendida por él, al contrario que por muchos comentaristas: “Habría dado un vuelco inmediato a la situación en el Mediterráneo”; “Habría ayudado a definir la historia del mundo”. Y no exageraba mucho. La toma de Gibraltar habría inutilizado prácticamente la base británica de Malta, impedido la entrada o salida de barcos ingleses en el Mediterráneo occidental y respaldado con la máxima eficacia la prevista ofensiva de Rommel en Libia. Y tenía una dimensión global mucho mayor, pues abría paso a la ocupación de la costa occidental norteafricana, impidiendo un posible desembarco inglés o anglouseño (que ocurriría). Además, en la concepción del almirante Raeder, habría permitido al ejército alemán conquistar el norte de África hasta el petróleo de Oriente Medio, creando una tenaza desde el sur sobre la Unión Soviética, cuya invasión estaba prevista para unos meses después. Esta tarea se hallaba muy al alcance del ejército alemán, incluso de una fracción de él, pues, como pronto se demostraría, el ejército inglés no era todavía enemigo para la Wehrmacht.
La importancia otorgada por el Führer a Gibraltar explica su frustración y amargura ante las dilaciones de Madrid: “Si el 10 de enero hubiésemos podido cruzar la frontera española, hoy estaría Gibraltar en nuestras manos”; “Se han perdido dos meses, y en la guerra, el tiempo es uno de los más importantes factores. ¡Meses desaprovechados muy a menudo no se pueden recuperar!”; “¡Lamento profundamente, Caudillo, su parecer y actitud!”. Realmente Franco estaba causando a Hitler unos daños estratégicos de la máxima trascendencia, como percibía con nitidez el interesado, que también reprochaba al español, razonablemente, sus excesivas ambiciones en África: “Me permito indicar que la mayor parte del inmenso coste en sangre en esta lucha lo soporta hasta ahora Alemania en primer lugar, y luego Italia, y ambos, a pesar de ello, solamente han presentado modestas reivindicaciones”.
Sospechando que Franco se estaba “vendiendo” por los alimentos británicos, Hitler le prevenía de que Inglaterra no tenía intención de ayudarle sino solo de “retrasar la entrada de España en guerra, de paralizarla y con ello incrementar sus dificultades permanentemente y así poder finalmente derrocar al actual régimen español”; aparte de que aun si Inglaterra, “en un arrebato sentimental nunca visto hasta ahora en su historia, quisiera pensar de otro modo, no le sería posible ayudar realmente a España (…) en una época en que ella misma está obligada a rigurosas reducciones en su nivel de vida”, las cuales irían en aumento. En fin, insistía Hitler, “Estamos comprometidos en una lucha a vida o muerte”, y “En esta histórica confrontación debemos atender a la suprema lección de que en tiempos tan difíciles más puede salvar a los pueblos un corazón valeroso que una al parecer inteligente precaución”.
Es difícil expresarse con mayor claridad y deshacer con mayor contundencia la impresión creada por Preston, Marquina y tantos otros. Pero a nuestros tuñonianos y asimilados les da igual. Ellos saben mejor que Hitler lo que Hitler pensaba y quería, como les ocurre con Azaña, con Largo Caballero o con cualquiera.
No menor interés tiene el tono general del documento, persuasivo y casi implorante tras haber fracasado, diez días antes, una conminación de Ribbentrop con carácter casi de ultimátum; un tono que asombra aún más cuando Franco le respondiera con otra carta casi insolente. Ante los graves perjuicios que España estaba causando a sus planes, Hitler tenía poder muy sobrado para imponer sus intereses por la fuerza, y sin embargo no lo hizo. No invadió la península, aunque estuvo tentado de hacerlo. Sabemos aproximadamente por qué: la invasión le hubiera sido fácil, pero temía verse enfangado en una reedición del laberinto napoleónico a sus espaldas, mientras preparaba el ataque a Rusia desde Europa. Por lo tanto creyó que solo le convenía atacar Gibraltar con el permiso de Franco, y sus esfuerzos se dirigieron a ello, alternando la conminación y la persuasión. Probablemente cometió un error, comparable, por sus efectos, a su vacilante planeamiento de la batalla de Inglaterra.
La carta del Führer demuele también, como veremos, las argucias, más bien que argumentos, con que el Caudillo justificaba sus demoras, lo cual obliga a replantearse la verdadera actitud de éste, así como su evolución.

b29
8 vstavai, día 5 de Noviembre de 2007 a las 10:43
Naturalmente, lluisv no ha leído "Los años de Hierro", si dejara de leer las patochadas habituales le vendría muy bien
9 taraza, día 5 de Noviembre de 2007 a las 10:43
Por eso repito muchas veces que no sólo es Zapatero, sino el PSOE. Más exactamente, los Diputados del PSOE. Bastarían 50 - o menos - disconformes, para acabar con Zapatero y sus "bromas".
No lo hacen, luego todos apoyan a los nacionalistas.+
Los nacionalistas catalanes, vascos y, sobre todo, gallegos serían nada, o casi nada, sin el apoyo del PSOE.
Pérez Touriño, ese señor que parece tan serio y es tan mezquino, prefirió pactar con el BNG - una desgracia - antes que darle el Gobierno al PP, al que sólo faltaba un diputado para tener mayoría absoluta. ¡Un diputado!. Bastaba con que el PSOE se abstuviese en la votación o votase a su candidato.
Pero no: apoyó al BNG que le exigió una Vicepresidencia ejecutiva, que trae a mal traer a Pérez Touriño. Y no digamos a Galicia.
Quede yo sin un ojo si mi enemigo se queda ciego.
Pero, además, señor Pérez Touriño, el PP no es su enemigo. Usted sí es enemigo del PP, y usted no sabe por qué.
10 sinrocom, día 5 de Noviembre de 2007 a las 10:45
Este es el agradecimiento que siente este mentecato de lluisv por Franco, que no solo salvo a Catalunya, de una ecatombe, sino que durante los años de su gobierno, puso especial interes en Catalunya, por lo que hoy es una de las regiones mas desarroyadas de España; amen por supuesto de lo que terminara siendo si no quitan a la incompetente sinistra de fomento, con la que hasta la Sagrada Famila peligra.
11 lluisv, día 5 de Noviembre de 2007 a las 10:47
Lo de que Franco era un buen militar lo dicen únicamente sus panegiristas. Los "profesionales" alemanes lo tenían por un chapucero.

Tenía las agallas suficientes para lanzarse a la cabeza de su batallón al asalto de posiciones defendidas por bereberes con armamento de la época de las guerras carlistas.
La victoria en la Guerra Civil se debió a lo chapucero de sus enemigos y a la superioridad material. Cuando se tuvo que enfrentar a un enemigo bien atrincherado y pertechado (léase la batalla de Madrid) perdió. Su estrategia era defectuosa, perdió un tiempo en Toledo que le hubiese permitido tomar Madrid y acabar la guerra en 1936 o principios del 37.

En la II Guerra Mundial, el ejército español hubiese hecho muy poco al lado del alemán. A fin de cuentas, los ingleses se cepillaron bastante bien al italiano, que contaba con armamento superior al que tenía por aquella época el español. Bien fortificada, Gibraltar hubiese podido resistir, y la flota española no hubiese podido impedir que la aliada desembarcase tropas o suministros donde quisiese y cuando quisiese. Encima, habrían contado con el apoyo de los demócratas del interior, que estaban vencidos pero no muertos.

Para conseguir algo, Alemania hubiese tenido que enviar tropas a España, tal como tuvieron que hacer con Italia.

La visión estratégica de Churchill tampoco era perfecta. Sólo hay que recordar como dirigió a sus fuerzae en Singapur o Grecia; por no hablar de sus "errores de juventud", la planificación de la operación de los Dardanelos durante la I Guerra Mundial.
12 lluisv, día 5 de Noviembre de 2007 a las 10:50
A Sinrocom:

En 1936 (y antes) Catalunya y Euskadi ya eran las regiones más avanzadas de España, no hacía falta para nada el Caudillo. Lo que hizo fue bombardear Barcelona, represaliar (cárcel o pelotón) a miles de ciudadanos y provocar que muchos miles más saliesen por piernas.

Antes del 18 de julio la situación, sin ser idílica, estaba bastante controlada. Los anarquistas no tomaron la calle hasta después. Y el 2restablecimiento del orden" no fue precisamente algo mejor que la revolución anarcosindicalista.
13 lluisv, día 5 de Noviembre de 2007 a las 10:53
A vstavai:

He leído bastante, en el tema de la guerra civil y la posguerra españolas es recomendable leer a autores extranjeros, bastante más ecuánimes. Encima, su trabajo es de superior categoría a las panfletos revisionistas del macabeo.

Pertenece a la clase de historiadores que niegan las atrocidades de sus amiguetes. Los hay que niegan el Holocausto, éste, como tiene menos talla, de momento niega la matanza de Badajoz y otras atrocidades que cometieron sus amiguetes.

Que lo sepas, Franco también fusiló sacerdotes católicos.
14 vstavai, día 5 de Noviembre de 2007 a las 10:55
FRANCO ANTE HITLER
Pio Moa

La carta de Hitler destruye además la retorcida pretensión de que en la conferencia de Hendaya, dos meses y medio antes, Hitler no había mostrado interés ni presionado a Franco para que entrase en la guerra. El propio Führer lo aclara sin lugar a dudas: “Cuando nos reunimos, mi prioridad era convencerle a Vd., Caudillo, de la necesidad de una acción conjunta de aquellos Estados cuyos intereses, al fin y al cabo, están indisolublemente asociados”. Una prioridad.
Pero Franco pensaba de otro modo. Hizo llegar a Berlín un memorando con desorbitadas peticiones de material de guerra, cereales y vehículos, y sólo contestó a Hitler veinte días más tarde, aplazando todavía otros diez días la entrega de la carta. La cual, con extraña insolencia ante quien tanto le había insistido en la importancia del factor tiempo, empezaba así: “Su carta del 6 de febrero me induce a contestarle de inmediato”. El resto, pese a las protestas de lealtad y fe en la victoria germana, no podía causar mayor decepción a Hitler.
El dictador alemán se había molestado en demoler la argumentación dilatoria de Franco: “Alemania ya se declaró dispuesta a suministrar también alimentos –cereales—en las máximas cantidades posibles tan pronto España se comprometiera a entrar en la guerra (…) Porque, Caudillo, sobre una cosa debe haber absoluta claridad: estamos comprometidos en una lucha a vida o muerte y en estos momentos no podemos hacer regalos ¡Por ello sería una falsedad afirmar que España no pudo entrar en la guerra porque no recibió prestaciones anticipadas!” [subrayado en el original]. Ofrecía de inmediato cien mil toneladas de cereales y señalaba la poca solidez de las excusas de Franco. Éste había insistido en la necesidad de alimentos, pero, recuerda Hitler, “Cuando yo volví a hacer constar que Alemania estaba presta a comenzar el envío de cereales, el almirante Canaris recibió la respuesta definitiva de que tal suministro no era lo decisivo, pues no podía alcanzar un efecto práctico su transporte por ferrocarril. Luego, tras haber dispuesto nosotros baterías y aviones de bombardeo en picado para las islas Canarias, se nos dijo que tampoco esto era decisivo, ya que las islas no podrían sostenerse más de seis meses, por la escasez de provisiones”.Con lógica y cierta exasperación, Hitler había concluido: “Que no se trata de asuntos económicos sino de otros intereses queda patente en la última declaración, pretendiendo que también por causas meteorológicas no podría realizarse un despliegue [en España] en esta época del año (…) No puedo entender cómo sería imposible por razones meteorológicas lo que antes se quiso considerar imposible por razones económicas (…) No creo que el ejército alemán se vea dificultado en un despliegue de enero por el clima, que para nosotros no tiene nada de extraño”.
La argumentación hitleriana era bien clara, pero Franco, en su respuesta, la pasaba por alto, reiterando que la economía “es la única responsable de que hasta la fecha no se haya podido fijar el momento de la intervención de España”. E interpretaba de forma casi ofensiva las frases de Hitler sobre la pérdida de tiempo y de ocasiones estratégicas: “El tiempo transcurrido hasta ahora no es tiempo totalmente perdido. Desde luego que no hemos recibido tanta cantidad de cereales como la que Vd. nos ofrece (…) pero sí una parte de las necesidades diarias del pueblo para el pan cotidiano”. Exponía el deseo de que “las negociaciones se aceleren todo lo posible. Para este fin le he enviado hace unos días algunos datos sobre nuestras necesidades” (las exageradas peticiones recientes), y añadía, para mayor injuria: “Estos datos se pueden revisar de nuevo, ordenar, justificar y volver a tratar sobre ellos”, con el fin de “llegar a una decisión rápida” (¡!). Con auténtico descaro explicaba su observación sobre la meteorología como “solamente una respuesta a su indicación, pero en ningún caso un pretexto para aplazar indefinidamente lo que en el momento adecuado será nuestro deber”. Mostraba su acuerdo con el cierre de Gibraltar, pero exigía el simultáneo de Suez. Negaba que sus reivindicaciones coloniales fueran abusivas, “mucho menos cuando se tienen en cuenta los enormes sacrificios del pueblo español en una guerra que fue precursora de la guerra actual”. En fin, “El acta de Hendaya, permítame que se lo diga (…) debe considerarse hoy como obsoleta”. El acta especificaba el compromiso español de entrar en guerra, aunque sin fecha definida.
Según la peculiar interpretación de Preston, la carta de Franco “revela entusiasmo por la causa del Eje”. Hitler, desde luego, la entendió de otro modo, y no es de extrañar. Aun más curiosa esta consideración del historiador inglés: “El 26 de febrero Franco respondió por fin a la carta de Hitler de hacía tres semanas. Con la caída de Yugoslavia y Grecia ante el general Rundstedt y con Rommel reforzando las fuerzas del Eje en el norte de África, Franco estaba de humor para volver a la subasta, pero su precio se había elevado”. La situación era la contraria. Las campañas de Kleist (no Rundstedt) y Rommel no comenzarían hasta casi un mes y medio más tarde, y en aquel momento el Eje se hallaba ante el fracaso de la batalla de Inglaterra y las tremendas derrotas italianas en África. Precisamente estos hechos impulsaban en mayor medida a Hitler a buscar la intervención de España.
La carta de Franco obliga a replantearse sus verdaderas motivaciones. Tenía, por fuerza que estar de acuerdo con Hitler en que sus intereses caían del lado del Eje, en que las democracias “nunca le perdonarían su victoria” en la guerra civil, y en que la derrota alemana significaría el fin del franquismo. Sabía que Alemania solo podía abastecerle parcialmente, pero también que una Inglaterra acosada estaba en la misma situación, y además interesada en reducir a España a la penuria, como realmente hacía.
Y no solo contaban los intereses generales, sino también la máxima probabilidad, por entonces, de la victoria germana. Hitler había fracasado, al menos de momento, en la invasión de Inglaterra, pero Churchill no podía pensar siquiera en invadir el continente. Solo podía tratar de ganar tiempo hasta que interviniera Usa, y antes de que ello ocurriera podía haber recibido tales golpes que se viera obligado a pedir la paz. Sin duda la contienda traería a España hambre masiva, la probable pérdida de las Canarias y otros daños, pero, en la perspectiva de una victoria final del Eje, serían pasajeros y no podían preocupar a un dictador sediento de sangre e insensible a los sufrimientos de las masas, según suele presentársele (contra muchas evidencias). Por otra parte, la promesa churchilliana de sangre, sudor, esfuerzo y lágrimas, valía también para España en una situación extrema. Por tanto, entrar en guerra permitiría a Franco participar en el Nuevo Orden europeo, mientras que abstenerse le llevaría a chocar con un Führer defraudado y hostil, que lo derrocaría.
Parece poco creíble, pues, la imagen de un Caudillo empeñado en preservar la no beligerancia, como le han presentado algunos franquistas. Todas las razones militaban para él, en principio, a favor de la guerra. Y seguramente era sincero cuando la prometía al Führer. Entonces, ¿por qué no cumplía? Probablemente era menos sincero cuando afirmaba que no pensaba dejar que alemanes e italianos corrieran con la sangre y los sacrificios para sacar tajada en el último momento. En realidad era eso, justamente, lo que quería, como él había indicado a Serrano Súñer: guerra corta, sí, sin vacilar; guerra larga, solo cuando estuviera prácticamente resuelta. Y como la guerra se prolongaba, había que esperar el momento oportuno. De una guerra larga España podría salir vencedora al lado de Alemania, pero exhausta y destrozada, y supeditada por completo al auténtico vencedor. Franco conocía las ambiciones nazis de satelizar España, y nunca las aceptó, aunque se viera obligado a hacer concesiones ocasionales. Él quería llegar al Nuevo Orden con la mayor fortaleza posible, y sus exigencias coloniales formaban parte de ese designio.
Por supuesto, Franco no podía ignorar los muy graves contratiempos que causaba a sus amigos, y no cabe pensar que deseara sabotearlos. Pero confiaba en no causarles perjuicios irreversibles. Y le interesaba la victoria hitleriana… pero no tan apabullante que redujera al resto del continente a la impotencia. Pese a desear varias colonias francesas, le convenía una Francia potente, contrapeso a la hegemonía alemana. Y una Italia fuerte, a pesar de que sus planes sobre el Magreb chocasen con los españoles. Algo parejo con Inglaterra, con la cual procuraba mantener relaciones aceptables. De ahí que su política se nos presente con apariencia contradictoria. Hacía promesas a Berlín, y al mismo tiempo buscaba créditos en Londres y Washington; proclamaba su amistad con Mussolini, pero tomaba medidas en Marruecos contra los intereses italianos; exigía parte del imperio francés, pero procuraba mantener buenas relaciones con la Francia de Vichy; afirmaba que su acercamiento a Portugal perseguía alejar a éste de la órbita inglesa, cuando cualquiera podía entender lo contrario…
En realidad, la situación no podía ser más compleja, y creo que solo teniendo en cuenta los embrollados y contradictorios intereses en juego se pueden entender las aparentes contradicciones de la política franquista. El eje de ella consistía en entrar en la guerra solo en el momento oportuno y con los menores sacrificios para España; mientras tanto, procuraba ganar tiempo y no perder bazas, lo cual implicaba asumir serios riesgos, como el de una invasión de la Wehrmacht o un asfixiante bloqueo británico. Al final, el momento oportuno nunca llegaría, y este cálculo oportunista demostró ser, finalmente, el más prudente y beneficioso para todos. Menos, paradójicamente, para sus amigos del Eje.
15 vstavai, día 5 de Noviembre de 2007 a las 10:57
Ese es el problema de los progres, que están anclados en sus viejas chorradas y no leen. ¡Cuántos dicen que no leerán jamás a Moa, lo juran y perjuran, pero, como todos los fanáticos, no paran de opinar sobre sus libros! Burros voluntarios es lo que son
16 vstavai, día 5 de Noviembre de 2007 a las 10:59
LOS CURAS DEL PNV
Pio Moa

En su día el PNV y el Frente Popular montaron un enorme revuelo internacional en torno a los 16 curas fusilados por los nacionales en Guipúzcoa, un suceso que fue parado en seco cuando llegó a conocimiento de Franco. Y hoy, aprovechando la ley contra la memoria histórica, los nacionalistas vuelven a la carga para denunciar, con ayuda de la prensa antirreligiosa, la reciente beatificación en Roma. Por supuesto, el PNV jamás se preocupó de los 7.000 clérigos asesinados por sus aliados en toda España, incluyendo cientos de vascos no nacionalistas. Muy al contrario, contribuyó eficazmente, como he demostrado, a encubrir los hechos y ayudar a la propaganda de las izquierdas. Tampoco se preocupó del medio centenar de sacerdotes sacrificados en Vizcaya bajo la autoridad del PNV (a Vizcaya, única provincia donde gobernaron los separatistas, la llamaban Euzkadi).
Esta actitud, increíble en un partido que se declaraba católico, solo se entiende porque en él prevalecía el intenso racismo que le insufló desde el principio su fundador Sabino Arana: los curas “maketos” y “maketófilos” no merecían mayor atención. Un racismo que persiste con plena fuerza, disimulado bajo la exaltación del vascuence contra la lengua materna de la mayoría de los vascos.
Como señaló en su día Madariaga, hay una diferencia entre los curas asesinados por los nacionales y los asesinados por el Frente Popular. Los primeros lo fueron por sus actividades separatistas, no por ser curas ni por ser vascos. Los segundos, por el mero hecho de ser sacerdotes (o monjas). Los curas próximos al PNV no son, por lo tanto mártires de la fe cristiana sino, en todo caso, de la fe racista sabiniana. Antecesores del clero que hoy apoya a los pistoleros etarras y, con la conciencia aparentemente tranquila, obligan al silencio o a emigrar de Vascongadas al cura de Maruri y a otros de espíritu más cristiano.
17 lluisv, día 5 de Noviembre de 2007 a las 11:05
Bueno, sólo hay que oir las intervenciones en los medios del macabeo y algunos de sus escritos para saber de qué pie cojea.

Sorprende por lo demás su capacidad para escribir. Es sabido que una buena obra requiere mucho trabajo de documentación, preparación y sítesis. Eso, además del tiempo requerido por las editoriales desde que les llega la obra hasta que la ponen en las librerías.

Un buen ensayista, contanto con un grupo de buenos colaboradores, saca una buena obra al lustro. Éste (y otros, como el ínclito César Vidad) las saca como churros, no se sabe que disponga de una legión de colaboradores y no tiene problemas para compaginarlo con su presencia en los medios y todas las manifas antisociatas que se convoquen, y supongo que también le llamarán para dar conferencias. Incluso un figura como él debe comer, dormir y hacer algo de vida social. Y el día sólo tiene 24 horas.

Deberían proponerle para una medalla al mérito en el trabajo. O eso, o que alguien le explique que aplicar los métodos del periodismo sensacionalista a la investigación histórica es muy poco serio. Como su obra.
18 Soren73, día 5 de Noviembre de 2007 a las 11:06
"muchos furiosos patriotas antiseparatistas usan en internet alias en inglés, emplean innecesariamente expresiones en ese idioma, etc. Con eso lo dicen todo."

Je, le recuerdo sr. Moa que el término "useño" no existe. Y no sólo eso sino que sería más lógico emplear el propio, "estadounidense". Tenga en cuenta que useño deriva de USA que es el nombre que se han dado ellos mismos y que nosotros utilizamos el de Estados Unidos. y eso de que ya ha explicado ya pr qué utiliza ese otro, es un poco explicación torticera de una cierta vaguería y deseo de notarse.
19 sinrocom, día 5 de Noviembre de 2007 a las 11:12
desarrolladas... no desarroyadas.
20 sinrocom, día 5 de Noviembre de 2007 a las 11:17
O sea, que segun este lluisv, fue Franco el causante de la trifulca que armaron los anarquistas, y segun este individuo, Catalunya, nunca estuvo en peligro de haber sido una region satelite de la URS.

Cooño, cuanto sabe este hombre.
21 00001, día 5 de Noviembre de 2007 a las 11:37
San Zacarías.Cinco de noviembre de 2007.Lunes.

Estimados cofrades:
***¿Por qué un odiador profesional que llama macabeo al tutor de este blog,se masoquiza permaneciendo en él e ignorando que el dilecto ilustrado Sr.Pepín Blanco tutoriza uno?
***Moa:
***Aunque de Franco haya que hablar con tiento,

22 00001, día 5 de Noviembre de 2007 a las 11:44
No sé si por "talante" o por talento.
**Mejor es que se sepa
que hubo un buen vivir
y no te miento.
¡No me vengáis,estúpidos,con cuentos!

Dios os bendiga.

LEÓN NOEL

L.N.
23 lluisv, día 5 de Noviembre de 2007 a las 11:47
00001, te cuento:

Lo que pasa es que los fanáticos de la ultraderecha son más divertidos que Pepín Blanco. Por lo demás, ingnoraba que éste tuviese un blog.

Es realmente hilarante ver lo que cuentan personajes como el macabeo, los aplausos que levantan entre sus escasos cobistas y que, encima, se lo creen. Yo, en su lugar, probaría a dar conferencias cobrando entrada, más de cuatro de los graciosillos que pululan hoy día por la escena cómico-circense nacional debería aprender.

Lo que no entiendo es como los de El Jueves aguantan aún a Martínez el Facha, ese parece un socialdemócrata al lado de algunos.
24 lluisv, día 5 de Noviembre de 2007 a las 11:54
A Sinrocom:

El 10 de julio del 36 en Barcelona no existían la checas y, si llamaban a las 5 de la madrugada a tu casa, había bastantes probabilidades que fuese el lechero.

La violencia (atizada por anarquistas, socialistas, falangistas, monárquicos,...) estaba más o menos controlada. No era más peligroso salir a la calle de lo que puede serlo salir hoy por ciertos suburbios a ciertas horas, aún cuando la motivación de los delincuentes fuese distinta.

El PCE sacó unos pocos miles de votos en febrero del 36. Difícilmente podía pensarse que fuese nadie a convertirse en un satélite de la URSS.

El golpe de estado de Mola y compañía (que parece que hay un interés en darle a Franco un protagonismo que no tuvo) simplemente hizo saltar por los aires la estructura estatal de la República. Con partes del ejército y de las fuerzas de seguridad más que sospechosas de apoyar a los golpistas, las milicias populares tomaron las calles, con todo lo que se dio a continuacíón.
Y por lo demás, allá donde triunfó el golpe, los "paseos" también existieron. Bastaba que el cura o el terrateniente del pueblo señalasen a los izquierdosos más significados para que acabasen en el paredón.
25 sinrocom, día 5 de Noviembre de 2007 a las 11:57
Ese armario, estaria bien cerrado y con llave, si ese genio maligno, no hubiera orquestrado tal masacre. Individuos como lluisv, estarian en su estanteria, gritando al vacio.... caquenme de aqui, saquenme de aqui.. sere bueno, sere bueno.
26 sinrocom, día 5 de Noviembre de 2007 a las 12:10
Lo que veo en estos progres, resentidos, es ese deseo de alterar el orden historico. Parece ser que lluisv, ignora voluntariamente, que las corrientes que alli se daban, iban a ser disuadidas sin el levantamiento; que los anarquistas nunca hubieran hecho de las suyas, y que las ocho mil personas que fueron masacradas de la forma mas cruenta en Catalunya en el plazo de un año por los republicanos, hubieran salvado su vida si Franco no se hubiera levantado...
Ademas de que la guerra mundial segun estos progres, nunca hubiera hecho su presencia en España, con Franco o sin Franco.. ni hubiera debastado las grandes ciudades hasta sus cimientos.
Que facil es moldear el pasado a la necesidad sectaria de cada uno, y cambiar los hechos confortablemente para justificar lo absurdo de un sector, que opera totalmente al margen de la legalidad constitucional.

Como dice el refran.. De ilusion tambien se vive.
27 lluisv, día 5 de Noviembre de 2007 a las 12:13
A Sinrocom:

Vaya, te noto algo moderado. ¿O acaso perteneces al grupo de los que sus sentimientos cristianos les impiden fusilara todos sus enemigos?

Por cierto, los que ahora mismo estais a punto de ser arrinconados sois los de la extrema derecha.

El macabeo, en este mismo panfleto, ya está advirtiendo contra Gallardón, Rajoy, Arenas, Camps,..., se ve que algunos están aterrorizados ante la perspectiva que abran las ventanas del PP y entre algo de aire fresco en su interior, imprescindible si se quiere tener alguna aspiración a volver a gobernar.

Da gracias si acabais en un armario en lugar de en en un vertedero de resíduos tóxicos. Espero, por lo demás, que no seas alérgico a la naftalina.
28 sinrocom, día 5 de Noviembre de 2007 a las 12:14
Parece ser que lluisv, ignora voluntariamente

Quise decir... asume voluntariamente, no ignora voluntariamente.
29 lluisv, día 5 de Noviembre de 2007 a las 12:15
Dudo yo que, en caso de no haberse producido el golpe, hubiésemos tenido que lamentar tantos cientos de miles de muertos. Eso, sin contar con los heridos, los encarcelados y los exiliados. Y todo lo que vino después.

No nos hacían falta alguna esos "libertadores".
30 opq5, día 5 de Noviembre de 2007 a las 12:27
lluisv

Tu propia exageración y tu aparente sectarismo, anula de raiz todos tus argumentos, pues no son argumentos propiamente dichos, sino demonizaciones y descalificaciones, es decir pura propaganda goebbelsiana.

Yo perdí a un familiar en los bombardeos italianos de Barcelona y perdí a otro tiroteado por sus propios camaradas por la espalda, cuando en la batalla de Ebro decidió pasarse a las tropas nacionales, al ver el desastre y la perfidia que imperaba en la zona roja.

O sea que dígamos que estoy empatado, pero aún así estoy en contra de toda la Memoria Histórica, cuyo solo objetivo parece que sea que otra vez se vuelva a las viejas querellas y a los rencores atávicos.

Este mero hecho en mi opinión, descalifica toda una labor de gobierno y es un error tan grave, que dudo que sea perdonado jamás.
31 opq5, día 5 de Noviembre de 2007 a las 12:32
Y yo dudo de que de no haberse producido los "golpes de Estado" en el 1934 en Asturias y en Cataluña, con la proclamación de república catalana por el pobre hombre que fué Companys, fácilmente influible por su entorno pretoriano, estoy seguro que no se habría producido la guerra civil.
32 sinrocom, día 5 de Noviembre de 2007 a las 12:33
A lluisv.

Aqui en este pais, no existe aun la extrema derecha, (gracias a Dios), solo existe la extrema izquierda, y sobre todo en lugares separatistas, como el lugar de donde tu procedes. Al igual de una serie masiva de borregos extendidos por toda España, que facilmente son arrollados por las ruedas de molino.
Existe tambien otra clase de gente, a la que yo llamo.. los listillos, que van por el mundo predicando sandeces y retorciendo hechos, para justificar a la desafortunada viuda, dichose en sentido figurado.. la mama de estos. Por eso ahora se vengan, porque no tuvieron bastante con lo del 36, ahora que soplan otros vientos; vuelan trenes, queman retratos del monarca, terrorizan a la poblacion civil, imponen sistemas totalitarios en sus regiones, abusan de los impuestos de los españoles, de los medios de difusion, etc, y cuando hay que dar la cara, se esconden en la madriguera, como alimaña perseguida por el zorro.

!QUE TROPA!
33 Contable, día 5 de Noviembre de 2007 a las 12:35

A petición de Luisillo, del nro. 1, le recomiendo a Luisillo que abandone las Drogas.

Si le es imposible, que cambie de camello.

Y si sigue siendo imposible, que vuelva a beber.

34 Contable, día 5 de Noviembre de 2007 a las 12:36

Luisillo:

Las Drogas perjudican gravemente a la Salud.

35 Contable, día 5 de Noviembre de 2007 a las 12:37

Buen artículo el de Pío Moa de hoy.

36 Contable, día 5 de Noviembre de 2007 a las 12:41

Franco mandó una División de Voluntarios a luchar contra el Socialismo Ruso. Era la División 250 de la Wermacht. La división solo combatió en el Frente del Este. Contra los Socialistas. Nunca combatió contra los Occidentales.

Había muchos soldados en Alemania, que también tenían reparos en luchar contra americanos, ingleses y franceses. Y pedían luchar solamente en el Este. Se les concedía. p. e. Erich Hartmann o Hans Ulrich Rudel, exponentes del piloto de caza más exitoso, y del cazatanques más resultón.

37 Soren73, día 5 de Noviembre de 2007 a las 12:53
Efectivamente Contable; es un artículo buenísimo. El conseguir concretar en un artículod e 3 párrafos y 5 líneas por párrafos un tema que podría dar para un doctorado me ha dejado literalmente sin palabras.
38 AxLaVerd, día 5 de Noviembre de 2007 a las 12:54
Sr. Pio Moa

También le deben el haber ganado la guerra, y evitado que España, si el Frente Popular hubiera estado gobernando, haber convertido esto en una dictadura comunista. Hubieran hecho pinza en Europa entre la URSS y nosotros, y seguramente habrían llevado al continente a caer todo en manos del comunismo.

AxLaVerdad
39 Contable, día 5 de Noviembre de 2007 a las 12:54

¡Vaya!

Por una vez, sorEn está de acuerdo. Gran virtud de Pío Moa haber logrado esto.

40 Contable, día 5 de Noviembre de 2007 a las 12:58

Churchill no cayó del guindo sobre lo que significaban los socialistas rusos hasta 1946. Cohn ocdasión de su famoso discurso, se le vio el plumero.

Franco se opuso al socialismo ruso cuando Hitler hacía lo mismo.

Acdabado Hitler, Franco continuó oponiéndose al socialismo ruso. Los americanos e ingleses se pasaron a la línea de Franco, y se convirtieron de aliados de los rusos, en opositores.

Los americanos y los rusos vieron que Franco tenía razón, y se pasaron al bando de Franco.

Debía ser listo ese Franco.

41 Soren73, día 5 de Noviembre de 2007 a las 12:59
¿"sorEn"? No creo haberme definido nunca como una monja. Pero bueno, se lo concederé como un error ortográfico debido a la emoción de responderme al post, sin más consecuencias.
42 Contable, día 5 de Noviembre de 2007 a las 13:06

"EL ALEMAN SE ENCUENTRA SIN CARGO EN FERRARI

McLaren podría fichar a Schumacher para acompañar a Hamilton durante un año"

--- ---

Esta noticia, de hoy, me suena a bulo, o a ilusión. ¿Va a tragar Schumacheren ser el nuevo sparring de Hamilton, visto lo visto esta temporada?

Mal comportamiento han tenido con el español los ingleses.

¿quien será el próximo mártir?

Bueno,l a fin de cuentas más connadas da el hambre.

---

Y nuestras Autoridades del Deporte, ¿qué han hecho para apoyara Alonso?

¿nada?

¿ni un comentario? ¿ni un dedo?

Solo van a recibir los flases de las cámaras cuando es aritméticamente Campeón nuestro paisano?

43 Sherme, día 5 de Noviembre de 2007 a las 13:20
¡¡Hombre, por fin comienza a abrirse la niebla en el PP!!, a despejarse angunas mentes y a desperezarse el personal (Vidal Cuadras, Mayor Oreja...)

INSISTE EN UNA IDEA QUE SE ABRE PASO EN EL PP
Mayor Oreja: "Sí, hace falta una reforma constitucional y que no sea de cara a la galería"
44 lluisv, día 5 de Noviembre de 2007 a las 13:51
A Contable:

La División Azul fue enviada con todo el soporte del régimen. Militares de carrera española iban en ella. Un país teóricamente neutral puede permitir que voluntarios se encuadren individualmente en unidades de los ejércitos beligerantes, pero no mandar una unidad ya formada. Por lo demás, cuando las cosas empezaron a ir mal para el Eje, la retiraron.

A Sinrocom: entiendo tu postura, desde la óptica del ultraderechista cazurro, él es el moderado y todos los demás son extrema izquierda. Eso no significa, sin embargo, que la extrema derecha no exista, y que esté encuadrada en un sector del PP; el propio Aznar lo reconoció en su dia. Le preguntaron quién estaba a la derecha del PP y respondió que "nadie".

A opq5: lo que le pasó al desertor de tu familiar pasa en todos los ejércitos. Los que hemos hecho la mili (se nota que a los patriotas eso de servir a vuestra patria no os va) sabemos que, ante el enemigo, las deserciones o insubordinaciones en primera línea se castigan con la muerte, y se está autorizado a pegar el tiro por la espalda en el acto. Eso, en todos los ejércitos del mundo.

Sobre golpes de estado, el del 34 fue reprimido y sus culpables castigados; en el caso asturiano, de la forma que se haría famosa posteriormente (juicios sumarísimos, tiros a la barriga,...). Fueron precisamente los represores del 34 los que no aceptaron la derrota electoral en el 36 y prepararon su golpe.

Y ya puestos a hablar de los antecedentes de lo del 36, encuentro a faltar que el macabeo y su corte ignoren sistemáticamente la sanjurdada. Lo digo porque el protagonista de ésta hubiese sido caudillo en lugar del caudillo de no haber mediado un avión. Y ya que hablamos de aviones, cuando los conspiranoicos agoteis el filón del 11-M podeis empezar a pensar en el "accidente" de aviación que le costó la vida a Mola.

Y como dicen, la memoria histórica simplemente reconoce derechos a los que hasta ahora no habían tenido. Tranquilos, que de momento el juez Garzón está empapelando golpistas y genocidas de otros países, con los de aquí todavía no ha empezado.

Y a los amantes de Churchill: sabed que éste también se oponía a Hitler, protector de Franco.
45 riesgo, día 5 de Noviembre de 2007 a las 14:20
Lluis me parece que la visión que trasmites no se corresponde con la realidad de los hechos
Si hay algo que hizo perder la guerra a Hitler es el no control del mediterraneo ante los aliados, o no?
No fué la primera derrota alemana en Africa?
Y a qué se debió?
A no controlar el estrecho
Y digo yo, si Franco hubiera sido un protegido de Hitler no hubiera dejado a este invadir el Peñon de Gibraltar

Pues parece que no lo hizo, y ahí empezaron a perder la guerra los alemanes, o no?
46 sinrocom, día 5 de Noviembre de 2007 a las 14:20
Pues lluisv, el juez Garzon deberia de empezar por Carrillo, seguido por Castro, si quiere ser tan justiciero, y perseguir a los genocidas.

Alomejor algun dia, sera el el que se siente en el banquillo por prevaricador.
El juez mediatico... lo nunca visto.
47 riesgo, día 5 de Noviembre de 2007 a las 14:21
" Fueron precisamente los represores del 34 los que no aceptaron la derrota electoral en el 36 y prepararon su golpe"

Lluis mas bien los que dieron el golpe en el 34, al llegar al poder, con elecciones amañadas, nunc se publicaron los resultados, continuaron con el golpe que empezaron en el 34?
Es más que evidente, no?
48 riesgo, día 5 de Noviembre de 2007 a las 14:23
El caso de Carrillo es sangrante desde que conocemos los archivos soviéticos, resulta que fue el que ideo las sacas de Madrid, recien recibido el carnet comunista y como responsable de seguridad en el Madrid del no pasarán
Hoy está demostrado que fué un genocida, y ahí lo tienes dando lecciones de democratas a los que se dejan, por supuesto
49 riesgo, día 5 de Noviembre de 2007 a las 14:35
La carga de la prueba es decisiav, y hay hechos que no pueden ser pasados por algo
Hubo un golpe de estado en el 34?
Comenzó en mi pueblo, Mieres, y fué u golpe de la izquierda totalitaria y separatista,o no?

Y esos pretendes que lograron el poder democráticamente en el 36?

Pues va a ser que de democratas, siendo golpistas, tenian tanto como Franco, o menos
50 lluisv, día 5 de Noviembre de 2007 a las 14:37
Las elecciones del 36 fueron, dentro de lo que cabe, legítimas, según el sistema electoral vigente. Se ocuparon los escaños y se constituyó el Parlamento sin demasiadas incidencias.

Lo curioso es que, hasta ese momento, el principal partido de la derecha (la CEDA) no había declarado su lealtad a la República. De ahí que el presidente de la República fuese tan reticente a Gil Robles. Al caer Lerroux, y ante la imposibilidad moral de pedir a Gil Robles que formase gobierno, el presidente de la República optó por ejercer la opción de disolver las cortes.

Y por lo que veo, seguimos en las mismas. La derecha carpetovetónica (la civilizada también existe, pero los ultras la tienen secuestrada) se niega a aceptar los resultados de las elecciones cuando las pierde. Afortunadamente, hoy los militares están bastante más comprometidos con el sistema democrático y los domingos los patriotas prefieren ir al cine o a la playa antes que encasquetarse una ridícula boina roja y salir de prácticas de tiro al monte.

« 1 2 3 4 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899