Pío Moa

« El fulano y la democracia | Principal | Rushdie plantea un problema »

Libertad de expresión

8 de Septiembre de 2006 - 11:10:01 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

La democracia garantiza al fulano, y a tantos otros fulanos, la libertad de expresar lo que llevan dentro. La basura que llevan dentro, en estos casos. La democracia, que nada les debe –muy al contrario–, se lo permite.

Pero ellos, que no cesan de expresarse abusivamente en todos los medios y tratan de silenciar las voces críticas, en especial a la COPE, creen que, además del derecho a hablar, tienen un derecho especial sobre el dinero público, el dinero de todos los ciudadanos. Confunden, o quieren hacernos confundir, la libertad de expresión con la libertad para robarnos a todos. Su especialidad, por otra parte.

-------------

"Muchas gracias por su apoyo a la misión en el Líbano, señor Rajoy, y métase sus discursitos por donde le quepan", ha venido a contestar Zapo al líder de la oposición. El cual ha repetido la faena de la Constitución europea: una crítica severa al gobierno... para seguirle como un corderito acto seguido. O la de la estrepitosa ruptura de relaciones con Zapo... para rogarle enseguida, humildemente, un poquito de atención. Es la táctica de Rajoy, a quien Zapo tiene bien calado y domado.

A Rajoy no le faltan cualidades de buen político para una situación normal y con un gobierno mínimamente decente. Lástima que esas condiciones no se den.

----------------------

El problema del Líbano, a la vez simple y complejo: ¿van nuestras tropas a garantizar la paz o a garantizar la continuación de la guerra? En otras palabras, ¿van a desarmar a Hisbalá, o van a impedir su desarme? Zapo las envía para lo segundo, claramente, como envía a González a Irán, a asegurar el apoyo del gobierno español a los planes de los fundamentalistas.

En principio, si la franja sur del Líbano terminara ocupada por el ejército libanés, desplazando a los terroristas de Hisbalá, el problema se solucionaría. Pero Hisbalá condiciona decisivamente la política de Beirut, y su gente domina buena parte del ejército libanés. Ello, sin contar la influencia de Siria y de Irán. Un problema sin solución.

Comentarios (521)

« 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 »

351 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 20:56
CONTINÚA LA HERMOSA Y CONTUNDENTE CITA DE "LA CIVILTÁ CATTOLICA".

Prosigue así el famoso artículo de La Civiltá Cattolica, y proseguimos nosotros la oportunísima cita de él.

"Si nos piden (dice) los liberales la verdadera caridad, única que les conviene y única que nosotros como redactores de La Civiltá Catolica les podemos y debemos dar, tan lejos andamos de querer negársela, que, al revés, creemos habérsela prodigado muy mucho hasta ahora, si no según todas sus necesidades, al menos según nuestra posibilidad. Es intolerable abuso de palabras el que cometen por ahí los liberales, diciendo que no usamos con ellos de caridad. La caridad, una en su principio, es varia y multiforme en sus obras. Tanto usa muchas veces de la caridad el padre que reciamente pega a su hijo, como el que le cubre de besos. Y muy fácil es que sea muy a menudo manar para con su hijo la caridad del padre que le besa que la del que le sacude.

Nosotros pegamos a los liberales, no puede negarse, y les pegamos muy a menudo; con meras palabras, por supuesto. Pero ¿se podrá decir por esto que no les amamos?, ¿que no tenemos para con ellos caridad? Esto podráse decir más bien de lo que contra las prescripciones de la caridad interpretan mal las intenciones del prójimo En cuanto a nosotros, lo más que podrán decir los liberales es que la caridad con que les tratamos no es la que ellos desean. Mas no por eso deja de ser caridad, sí, señor, y es mucha caridad, y pues sor ellos quienes piden caridad y nosotros quienes se la regalamos de balde, bien podrían recordar aquí aquel viejo refrán que dice: "A caballo regalado no le mires el pelo".

"Quisieran ellos la caridad de que les alabásemos, admirásemos, apoyásemos, o de que por le. menos les dejásemos obrar, a sus anchas. Nosotros, al revés, no queremos hacerles sino la caridad de gritarles, reprenderles, excitarles por mil modos a salir de su mal camino. Cuando sueltan una mentira, o plantan una calumnia, o pillan los bienes ajenos, quisieran esos liberales que nosotros les cubriésemos esos y otros pecadillos veniales con el manto de la caridad. Nosotros, al contrario, les apostrofamos de ladrones, embusteros y calumniadores, ejerciendo con ellos la caridad más exquisita de todas, la de no adular ni engañar a aquellos a quienes queramos bien. Cuando se les escape algún disparate gramatical, de ortografía, de lenguaje, o simplemente de lógica, quisieran ellos que hiciésemos sobre eso la vista gorda, y lloran y gimotean cuando de eso les advertimos en público, quejándose de que faltamos a la caridad. Nosotros, al revés, hacemos con ellos la buena obra de obligarles como a palpar con sus propias manos una cosa que deben saber, y es que no son tan grandes maestros como se les figura, que no llegan más que a medianejos estudiantes; y así procuramos en lo que podemos, promover en Italia el cultivo de las bellas artes, y en el corazón de esos liberales el ejercicio de la humildad cristiana, de la cual se sabe tienen harta necesidad.

"Quisieran sobre todo esos señores liberales que se les tomase siempre muy en serio, que se les estimase, reverenciase, y obsequiase y tratase como personajes de importancia; resignaríanse a que se les refutase, sí, pero sombrero en mano, inclinando el cuerpo y baja la cabeza en reverente y humildosa actitud. De donde vienen sus quejas cuando alguna vez se les pone en solfa, como se suele decir, esto es, en caricatura, a ellos, los padres de la patria, los héroes del siglo, los italianos de verdad, la "propia Italia, Como suelen decir de sí mismos en más compendiosa expresión.. ¿Quién tiene, empero, la culpa, si es tan ridícula esa pretensión que al mismo Eleráclito le hiciera soltar la carcajada?

"¡Pues qué! ¿Hemos de estar siempre ahogando todo movimiento natural de risa?

"Dejarnos reír cuando ciertamente no se puede pasar por menos, es también obra de misericordia, que los liberales podrían otorgarnos con toda voluntad, ya que por su parte nada les cuesta. Cualquiera comprenderá muy bien que así como hacer reír honestamente a costa del vicio y de los viciosos es de suyo cosa muy buena, según aquello de castigat ridendo mores, y aquello otro de ridendo dicere vetum, quid vetat? así hacer reír alguna que otra vez a nuestros lectores a costa de los liberales, es verdadera obra de misericordia y caridad, para los mismos lectores, que ciertamente, no han de estar siempre serios y con la cuerda tirante mientras leen el periódico. Y al fin y al cabo los mismos liberales, si bien lo consideran, ganan mucho en que se rían los otros a costa de ellos, por cuanto de esta suerte viene a conocer todo el mundo, que no son a voces todos sus hechos tan horribles y espantables como pudiera parecer, ya que la risa no suelen provocarla de ordinario más que las deformidades inofensivas.

"¿No nos agradecerán alguna vez el carácter de inocentonas con que procuramos presentar algunas de sus picardías? Y ¿cómo no advierten que no hay medio más eficaz para lograr se corrijan de ellas, que esta chacota y risa con que se mueve a sabiendas todo aquel que las ve por nosotros puestas en su debida luz? Y ¿cómo no ven que no tienen derecho alguno para acusarnos, cuando así lo hacemos, de no obrar con ellos como manda la caridad?

"Si hubiesen leído la vida de su gran Victor Alfieri, escrita por él mismo, sabrían que, cuando chicuelo, su madre, que lo quería muy bien educado, solía, cuando le atrapaba en alguna travesura, mandarle ir a Misa con la gorra de dormir. Y cuenta Alfieri que este castigo, que no hacía sino ponerle algo en ridículo, de tal suerte se afligió una vez, que por más de tres meses se portó del modo más intachable. "Después de lo cual (dice él), al primer amago de rareza o travesura, amenazábanme con la aborrecida gorra de dormir, y al punto entraba yo temblando en la línea de mis deberes. Después, habiendo caído un día en cierta faltilla, para excusar la cual le dije a mi señora madre una solemne mentira, fui de nuevo sentenciado a llevar en público la gorra de dormir. Llegó la hora; puesta la tal gorra en la cabeza, llorando yo y aullando, me tomó de la mano el ayo para salir y me empujaba por detrás el criado". Pero por más que llorase y aullase y pidiese inexorable; y ¿cuál fue el resultado? "Fue, continúa Alfieri, que por me atreví a soltar ninguna otra mentira: y ¡quién bendita gorra de dormir debo yo el haber salido más enemigos de aquella!" En cuya última frase el fariseo que siempre suele tenerse por mejor.

"No insistan, pues, los liberales en quejársenos de que no les tratamos con caridad. Digan más bien si quieren que la caridad que nosotros les damos, esa no la reciben de buena gana. Lo sabíamos ya. Mas eso no prueba sino que por su estragado gusto necesitan ser tratados con la sable caridad que gastan los cirujanos con sus enfermos, o los médicos del manicomio con sus locos, o las buenas madres con sus hijos embusteros.

"Mas aunque fuese verdad que no tratamos con caridad a los liberales, y que los tales nada de eso han de agradecernos, no por eso tendrían ellos derecho alguno a quejarse de nosotros. Sabido es que no a todo el mundo se puede hacer caridad. Nuestras facultades son muy escasas: hacemos la caridad según la medida de ellas, prefiriendo, como es nuestro deber, a aquellos que nos manda preferir la misma ley de la caridad bien ordenada.

"Decimos nosotros (entiéndase bien) que hacemos a los liberales toda la caridad que podemos, y creemos haberlo demostrado. Mas en la suposición de que no la hagamos, insistimos aún en que no por eso han de abrumarnos a quejas los liberales. He aquí un símil que hace muy a nuestro caso. Está un asesino con su puñal agarrado a un pobre inocente para clavárselo al garguero. Acierta a pasar de pronto un quídam que lleva en la mano un buen garrote, y le arrima al asesino un firme garrotazo a la cabeza, lo aturde, lo ata, lo entrega a la justicia, y Libra así, por su buena estrella, de la muerte a un inocente, y de un malvado a la sociedad.

"Este tercero ¿ha faltado en nada a la caridad? Si hemos de escuchar al asesino, a quien es regular le duela el porrazo, claro que sí. Dirá tal vez, que contra lo que se llama norma incuipatae tutelae, el golpe fue asaz recio, y que con serlo menos podía bastar. Pero, a excepción del asesino, alabarán todos al pasajero, y dirán que verificó un acto, no sólo de valor, sí que de caridad, no en favor del asesino, ciertamente, sino en favor de su víctima. Y que si por salvar a éste abrió los cascos a aquel, sin tener tiempo de medir muy escrupulosamente la fuerza del golpe, no fue ciertamente por falta de caridad, sino porque la urgencia del lance era tal, que no se podía usar de caridad para con el uno sin sacudirle lindamente al otro, y eso sin pararse en sutilezas sobre el más o el menos de la: inculpata tutela.

"Apliquemos la parábola. Se da a luz por ejemplo, un folleto maldiciente, calumnioso y escandaloso contra la Iglesia, contra el Papa, contra el clero, contra cualquier cosa buena. Creen muchos que todo lo de aquel folleto es pura verdad, supuesto que es su autor un célebre, distinguido honrado escritor, cualquiera que sea. Si alguien para defender a los calumniados y para librar del error a los lectores, le arrima unas cuantos varapalos al desvergonzado autor, ¿habrá aquél faltado a la caridad?

"No podrán ahora negar los liberales que se encuentran ellos más a menudo en el caso de salteadores que en el de víctimas. ¿Qué maravilla será, de consiguiente, que lleven por ello algún trancazo? ¿Qué tendrá de extraño se quejen de que no se les trate con caridad?

352 colacho, día 8 de Septiembre de 2006 a las 20:57
Barcelones y quien es Marc Vidal?
353 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 20:58
Ensayen empero no ser ellos tan bravucones y buscarruidos; acostúmbrense a respetar los bienes y la honra de los demás; no suelten tanta mentira; no derramen tanta calumnia; piénsenlo un poco antes de dar su fallo sobre cualquier cosa; tengan en más las leyes de la lógica y de la gramática; sean sobre todo honrados. como poco ha se lo aconsejó el barón de Ricasoli, con poca esperanza de buen éxito, a pesar de la autoridad y ejemplos de tal consejero, y podrán entonces querellarse con razón si no se les trata, como de la libertad, pretenden ser absolutos monopolizadores.

"Mas ya que obran tan mal como escriben; ya que andan siempre con el partial a la garganta de la verdad y de la inocencia. asesinos de una y de otra con sus hechos y con sus libros, lleven en paciencia si no podemos en nuestros periódicos prodigarles otra caridad que aquella algo dura que creemos, aun contra su parecer, es la más provechosa, así a ellos como a la causa de los hombres de bien".



5fc
354 pianisto, día 8 de Septiembre de 2006 a las 20:58
Colacho...pues claro que se preocupan de eso también. Yo sólo quiero conocer la postura oficial de la Iglesia. Me parece que estos textos son muy autorizados, eso es todo.
Creo además que efectivamente, los católicos debemos luchar por nuestras ideas e impulsarlas por medios legítimos y acatar todo aquello que la Iglesia considere conveniente sin complejos. Es importante también que el católico se forme e informe, porque se puede estar en un error, a pesar de obrar de buena fe. Como se deduce de estos artículos, el libre albedrío no es compatible con la fe católica. No existe un catolicismo a la carta , sino que cuando uno decide serlo, asume una serie de compromisos entre los que está la obediencia a la Iglesia hasta sus últimas consecuencias.
355 liborio, día 8 de Septiembre de 2006 a las 20:59
"Apliquemos la parábola. Se da a luz por ejemplo, un folleto maldiciente, calumnioso y escandaloso contra la Iglesia, contra el Papa, contra el clero, contra cualquier cosa buena. Creen muchos que todo lo de aquel folleto es pura verdad, supuesto que es su autor un célebre, distinguido honrado escritor, cualquiera que sea. Si alguien para defender a los calumniados y para librar del error a los lectores, le arrima unas cuantos varapalos al desvergonzado autor, ¿habrá aquél faltado a la caridad?

"No podrán ahora negar los progres que se encuentran ellos más a menudo en el caso de salteadores que en el de víctimas. ¿Qué maravilla será, de consiguiente, que lleven por ello algún trancazo? ¿Qué tendrá de extraño se quejen de que no se les trate con caridad?


¡Si tiene más razón que un santo!
356 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:00
EN QUE SE DA FIN A LA TAN OPORTUNA COMO DECISIVA CITA DE "LA CIVILTÁ CATTOLICA".

"Hemos defendido (prosigue) contra los liberales nuestra manera especial de escribir, demostrando que no puede estar más conforme a aquella caridad que tan de continuo nos están encomendando. Y porque hablábamos hasta aquí con liberales, a nadie habrá causado maravilla el tono irónico que hemos venido empleando con ellos, no pareciéndonos, por cierto, exceso de crueldad oponer a los dichos Y hechos del Liberalismo ese poquitillo de figuras retóricas. Mas ya que tocamos hoy este asunto, no será quizá ocioso que, cambiando por supuesto de estilo, y repitiendo ahora lo que ya en otra ocasión hemos escrito a igual propósito, demos fin a este artículo con algunas palabras dirigidas en serio y con todo respeto, a los que no siendo en modo alguno liberales, antes siendo firmes adversarios de tal doctrina, puedan no obstante creer que jamás es licito, escríbase contra quien se quiera, salirse de ciertas formas de respeto y caridad, a que tal vez han .juzgado no se conformaban bastante nuestros escritos".

"A cual censure queriendo contestar nosotros, ya por el respeto que a esos tales debemos, ya por el interés que tenemos en nuestra propia defensa, no creemos poder hacerlo más cumplidamente que resumiendo aquí, con brevedad, la apología que de sí mismo hace muy extensamente el P. Mamachi, de la S. O. de Predicadores, en la Introducción al libro III de su doctísima obra: Del libre derecho de la iglesia de adquirir y poseer bienes temporales. "Algunos, dice, si bien confiesan quedar convencidos de nuestras razones, decláramos, sin embargo, amigablemente que hubieran deseado, en las respuestas que damos a nuestros adversarios, mayor moderación. No hemos combatido por nosotros, sino por la causa de Nuestro Señor y de la Iglesia. y por más que se nos haya atacado con manifiestas mentiras y con atroces imposturas, no hemos querido salir jamás en defensa de nuestra persona. Si empleamos, pues, alguna expresión que pueda parecer a alguien áspera o punzante, no se nos hará la injusticia de pensar que provenga eso de mal corazón nuestro o rencor que tengamos contra los escritores que combatimos, supuesto que no hemos recibido de ellos injurias, ni siquiera les tratamos o conocemos. El celo que debemos todos tener por la causa de Dios es quien nos ha puesto en el caso de gritar y de levantar como voz de trompeta nuestra voz.

"-Pero ¿y el decoro del hombre honrado? ¿Y las leyes de la caridad? ¿Y las máximas y ejemplos de los Santos? ¿Y los preceptos de los Apóstoles? ¿Y el espíritu de Jesucristo?

"Poquito a poco, Es verdad que los hombres extraviados y errados han de ser tratados con caridad, mas eso ha de ser cuando hay fundada esperanza de llevarlos con tal procedimiento a la verdad; si no hay tal esperanza, y sobre todo si está probado por la experiencia que callando nosotros y no descubriendo al público el temple y humor del que esparce errores, redunda eso en gravísimo daño de los pueblos, es crueldad no levantar muy libremente el grito contra tal propagandista, y dejar de echarle en rostro las invectivas que tiene muy merecidas.

"De las leyes de la caridad cristiana tenían, a fe, muy claro conocimiento los Santos Padres. Por esto el angélico doctor Santo Tomas de Aquino, al principio de su célebre opúsculo Contra los implanadores de la Religión, presenta a Guillermo y a sus secuaces (que por cierto no estaban aún condenados por la Iglesia) como enemigos de Dios, ministros del diablo, miembros del Anticristo, enemigos de la salud del género humano, difamadores, sembradores de blasfemias, réprobos, perversos, ignorantes, iguales a Faraón, peores que Jovíniano y Vigilancio." ¿Hemos acaso nosotros llegado a tanto?

"Contemporáneo de Santo Tomás fue San Buenaventura, el cual juzga deber increpar con la mayor dureza a Geraldo, llamándole "protervo, calumniador, loco, impío, que añadía necedad a necedad, estafador, envenenador, ignorante, embustero, malvado, insensato, perdido." ¿Alguna vez hemos llamado nosotros así a nuestros adversarios?

"Muy justamente (prosigue el P. Mamachi) es llamado melifluo San Bernardo. No nos detendremos en copiar aquí cuanto escribió durísimamente contra Abelardo. Nos contentaremos con citar lo que escribe contra Arnaldo de Brescia, pues habiendo éste izado bandera contra el clero y habiéndole querido privar de sus bienes fue uno de los precursores de los políticos de nuestros tiempos. Trátale pues, el Santo Doctor de "desordenado, vagabundo, impostor, vaso de ignominia, escorpión vomitado de Brescia, visto con horror en Roma y con abominación en Alemania, desdeñado del Sumo Pontífice, afamado por el diablo, obrador de iniquidad, devorador del pueblo, boca llena de maldición, sembrador de discordias, fabricador de cismas, fiero lobo".

"San Gregorio Magno, reprendiendo a Juan, obispo de Constantinopla, le echa en cara su "profano y nefando orgullo, su soberbia de Lucifer, sus necias palabras, su vanidad, su corto talento, ``No de otro modo hablaron los Santos Fulgencio, Próspero, Jerónimo, Siricio Papa, Juan Crisóstomo, Ambrosio, Gregorio Naciarcen, Basilio, Hilario, Atanasio, Alejandro obispo de Alejandría, los santos mátires Cornelio y Cipriano, Atenágora, Ireneo, Policarpo, Iguacio mártir, Clemente, todos los Padres en fin, que en los mejores tiempos de la Iglesia se distinguieron por su heroica caridad.

"Omitiré describir los cáusticos aplicados por algunos de éstos a los sofistas de su tiempo, aunque menos delirante que los de los nuestros, y agitados de menos ardientes pasiones políticas.

"Citare sólo algunos pasajes de San Agustín, quien observó "que los herejes son tan insolentes como poco sufridos en la reprensión; que muchos, por sufrir la corrección, apostrofan de buscarruidos y de disputadores a aquellos que les reprenden>; añadiendo "que algunos extraviados han de ser tratados con cierta caritativa aspereza, Veamos ahora cómo seguía él estos sus propios documentos. A varios llama "seductores, malvados, ciegos, tontos, hinchados de soberbia, calumniadores"; a otros, "embusteros de cuyas bocas no salen más que monstruosas mentiras, perversos, maldicientes, delirantes"; a otros, "neciamente locuaces, furiosos, frenéticos, entendimientos de tinieblas, rostros desvengonzados, lenguas procaces, Y a Juliano le decía: "O a sabiendas calumnias, fingiendo tales cosas, o no sabes lo que dices, por creer a embusteros"; y en otro lugar le llama "tramposo, mentiroso, de no sano juicio, calumniador, necio.".

"Digan ahora nuestros acusadores, ¿hemos dicho nosotros algo de eso, o siquiera mucho menos?"

"Mas basta ya de ese extracto, en el cual no hemos puesto palabra nuestra, aunque algunas hemos omitido de dicho P. Mamachi, entre otras las citas de los lugares de los Santos Padres, por deseo de abreviar. Por igual razón no hemos extractado la parte de la defensa, en que dicho Padre saca del Evangelio iguales ejemplos de caritativa aspereza.

"De tales ejemplos, pues, bien pueden deducir nuestros amables censuras, que en cualquier motivo en que afiancen su crítica, sea en un principio moral, sea en reglas de conveniencia social y literaria, si no queremos decir que su opinión resulta plenamente refutada por el ejemplo de tantos Santos, que fueron a la vez excelentes literatos, queda por lo menos muy desautorizada y muy de incierto valor.

"Y si a la autoridad de los ejemplos quiere verse reunida la de las razones, muy breve y claramente las expuso el cardenal Pallavicini, en el capítulo II del libro de su Historia del Concilio de Trento. En la cual dicho autor, antes de empezar a probar como fue Sarpi Malvado, de maldad notoria, falsificador, reo de enormes felonías, despreciador de toda religión, impío y apóstata", dice entre otras cosas, que "así como es caridad no perdonar la vida a un malhechor, para salvar a muchos inocentes, así es caridad no perdonar la fama de un impío, para salvar la honra de muchos buenos." Permite toda ley que, para defender a un cliente de un falso testigo, se aduzca en juicio y se pruebe lo que a éste puede infamarle, y que en otra ocasión el decirlo seria castigado con gravísima pena. Por esto yo, defendiendo en este tribunal del mundo, no a un particular cliente, sino a toda la Iglesia católica, seria vil prevaricador si no opusiese al testigo falso aquellas notes y tachas que desvirtúan y anulan su testimonio.

"Si, pues, todos creerían prevaricador al abogado que, pudiendo demostrar que su acusador es un calumniador, no lo hiciese por razones de caridad, ¿por qué no se ha de comprender de igual manera que, por lo menos, no puede acusarse de haber violado la caridad al que hace lo mismo con los perseguidores de toda clase de inocencia? Sería esto desconocer la instrucción que da San Francisco de Sales en su Filotea al final del capítulo XX de la parte II. "De eso, dice, exceptuad a los enemigos declarados de Dios y de su Iglesia, los cuales deben ser difamados tanto como se pueda (por supuesto, sin faltar a la verdad), siendo gran obra de caridad gritar: "¡Al lobo!" cuando está entre el rebaño o en cualquier lugar en que se le divise."

Hasta aquí La Civilta Cattolica (vol. I ser. V, página 27), cuyo artículo tiene la fuerza de su elevado y respetabilísimo origen, la fuerza de las razones incontrovertibles que aduce; la fuerza, por fin, de los gloriosos testimonios que emplaza. Nos parece que con mucho menos baste para convencer a quien no sea liberal o miserablemente resabiado de Liberalismo.

357 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:03
SI HAY O PUEDE HABER EN LA IGLESIA MINISTROS DE DIOS ATACADOS DEL HORRIBLE CONTAGIO DEL LIBERALISMO.

En gran manera favorece al Liberalismo el hecho, por desgracia harto común y frecuente, de que se encuentren algunos eclesiásticos contagiados de este error. En estos casos la singular teología de ciertas gentes convierte desde luego en argumento de gran peso la opinión o los actos de tal o cual persona eclesiástica. y de eso hemos tenido deplorabilísimas experiencias en todos tiempos los católicos españoles. Conviene, pues, salvando todos los respetos, tocar ahora este punto y preguntar con sinceridad y buena fe: ¿Puede haber también ministros de la Iglesia maleados del Liberalismo?

Sí amigo lector, si puede haber también por desdicha ministros de la Iglesia liberales, y los hay de esta secta fieros, y los hay mansos, y los hay únicamente resabiados. Exactamente como sucede entre los seglares.

No está exento el ministro de Dios de pagar miserable tributo a las humanas flaquezas, y de consiguiente lo ha pagado también repetidas veces el error contra la fe.

¿Y qué tiene esto de particular, cuando no ha habido apenas herejía alguna en la Iglesia de Dios que no haya sido elevada o propagada por algún clérigo? Más aún: es históricamente cierto, que no han dado qué hacer ni han medrado en siglo alguno las herejías que no han empezado por tener clérigos a su devoción.

El clérigo apóstata es el primer factor que busca el diablo para esta su obra de rebelión. Necesita presentarla en algún modo autorizada a los ojos de los incautos, y para eso nada le sirve tanto como el refrendo de algún ministro de la Iglesia. Y como, por desgracia, nunca faltan en ella clérigos corrompidos en sus costumbres, camino el más común de la herejía; o ciegos de soberbia, causa también muy usual de todo error; de ahí que nunca le han faltado a éste apóstoles y fautores eclesiásticos, cualquiera que haya sido la forma con que se ha presentado en la sociedad cristiana.

Judas, que empezó en el propio apostolado a murmurar y a sembrar recelos contra el Salvador, y acabó por venderle a sus enemigos, es el primer tipo del sacerdote apóstata y sembrador de cizaña entre sus hermanos; y Judas, adviértase, fue uno de los doce primeros sacerdotes ordenados por el mismo Redentor.

La secta de los Nicolaítas tomó origen del diácono Nicolás, uno de los siete primeros diáconos ordenados por los Apóstoles para el servicio de la Iglesia, y compañero de San Esteban, protomártir.

Paulo de Samosata, gran heresiarca del siglo III, era obispo de Antioquía.

De los Novacianos, que tanto perturbaron con su cisma a la Iglesia universal, fue padre y autor el presbítero de Roma, Novaciano.

Melecio, obispo de la Tebaida, fue autor y jefe del misma de los Melecianos.

Tertuliano, asimismo sacerdote y elocuente apologista, cae y muere en la herejía de los Montanistas.

Entre los Priscilianistas españoles, que tanto escándalo causaron en nuestra patria en el siglo IV, figuran los nombres de Instancio y Salviano, dos obispos, a quienes desenmascaró y combatió Higinio; fueron condenados en un concilio reunido en Zaragoza.

El principal heresiarca que ha tenido tal vez la Iglesia fue Arrio, autor del Arrianismo, que llegó a arrastrar en pos de sí tantos reinos como el Luteranismo de hoy. Arrio fue un sacerdote de Alejandría, despechado por no haber alcanzado la dignidad episcopal. Y clero arriano lo hubo en esta secta, hasta el punto de que gran parte del mundo no tuvo otros obispos ni sacerdotes durante mucho tiempo.

Nestorio, otro de los famosísimos herejes de los primeros siglos, fue monje, sacerdote, obispo de Constantinopla y gran predicador. De él procedió el Nestorianismo.

Eutiques, autor del Eutiquismo, era presbítero y abad de un monasterio de Constantinopla.

Vigilancio, el hereje tabernero tan donosamente satirizado por San Jerónimo, había sido ordenado sacerdote en Barcelona.

Pelagio, autor del Pelagianismo, que fue objeto de casi todas las polémicas de San Agustín, era monje, adoctrinado en sus errores sobre la gracia por Teodoro, obispo de Mopsuesta.

El gran cisma de los Donatistas llegó a contar gran número de clérigos y obispos.

De éstos dice un moderno historiador (Amat, Hist. de la Iglesia de J. C.): "Todos imitaron luego la altivez de su jefe Donato, y poseídos de una especie de fanatismo de amor propio, no hubo evidencia, ni obsequio, ni amenaza que pudiese apartarlos de su dictamen. Los obispos se creían infalibles e impecables; los particulares en estas ideas se imaginaban seguros siguiendo a sus obispos, aun contra la evidencia".

De los herejes Monotelistas fue padre y doctor Sergio, patriarca de Costantinopla.

De los herejes Adopcianos, Felix, obispo de Urgel.

En la secta Iconoclasta cayeron Constantino, obispo de Natolia; Tomás, obispo de Claudiópolis, y otros Prelados, a los cuales combatió Sari (lerman, patriarca de Constantinopla.

Del gran cisma de Oriente no hay que decir quiénes fueron los autores, pues sabido es lo fueron Focio, patriarca de Constantinopla, y sus obispos sufragáneos.

Berengario, el perverso impugnador de la Sagrada Eucaristía, fue arcediano de la catedral de Angers.

Vicleff, uno de los precursores de Lutero, era párroco de Inglaterra; Juan Huss, su compañero de herejía, era también párroco de Bohemia. Fueron ambos ajusticiados como jefes de los Viclefitas y Husitas.

De Lutero sólo necesitamos recordar que fue monje agustino de Witemberg.

Zuinglio era párroco de Zurich.

De Jansenio, autor del maldito Jansenismo, ¿quién no sabe que era obispo de Iprés?

El cisma anglicano, promovido por la lujuria de Enrique VIII, fue principalmente apoyado por su favorito el arzobispo Crammer.

En la revolución francesa, los más graves escándalos en la iglesia de Dios los dieron los curas y obispos revolucionarios. Horror y espanto causan las apóstasías que afligieron a los buenos en aquellos tristísimos tiempos. La Asamblea francesa presenció con este motivo escenas que puede leer el curioso en Henrion o en cualquier otro historiador .

Lo mismo sucedió después en Italia. Conocidas son las apostasías públicas de Gioberti y fray Pantaleone, de Passaglia, del cardenal Andrea.

En España hubo clérigos en los clubs de la primera época constitucional, clérigos en los incendios de los conventos, clérigos impíos en las Cortes, clérigos en las barricadas, clérigos en los primeros introductores del Protestantismo después de 1869. Obispos jansenistas los hubo en abundancia en el reinado de Carlos III. (Véase sobre esto el tomo III de los Heterodoxos, por Menéndez Pelayo.)

Varios de éstos pidieron, y muchos aplaudieron en sendas pastorales, la inicua expulsión de la Compañía de Jesús. Hoy mismo en varias diócesis españolas son conocidos públicamente algunos clérigos apostatas, y casados inmediatamente, como es lógico y natural.

Conste, pues, que desde Judas hasta el ex-Padre Jacinto la raza de los ministros de la Iglesia traidores a su Jefe y vendidos a la herejía, se sucede sin interrupción. Que al lado y enfrente de la tradición de la verdad, hay también en la sociedad cristiana la tradición del error; en contraste con la sucesión apostólica de los ministros buenos, tiene el infierno la sucesión diabólica de los ministros pervertidos. Lo cual no debe escandalizar a nadie. Recuérdese a propósito de esto la sentencia del Apóstol, que no se olvidó de prevenirnos: Es preciso que haya herejías, para que se manifieste quiénes son entre vosotros los verdaderamente probados.

358 felipe, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:05
El problema del liberalismo en Europa, y concretamente en España, es que recogió a menudo la tradición genocida y asesina de la Revolución Franciesa. El liberalismo useño fue otra cosa, respetuoso con la religión, y allí nunca hubo problemas. Pero en Europa, y concretamente en España, lo primero que hacían era organizar la persecución de la Iglesia y empezar la consiguiente tanda de asesinatos.
En España fue donde peor ocurrió, ya saben. Pero el actual liberalismo español no tiene nada que ver con la revolución francesa. Sí mucho con la revolución useña. Y con la tradición de la Escuela de Salamanca de los siglos XVI-XVII, tanto en economía como en ideario.
359 colacho, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:05
Pero pianisto ...el libre albedrio si estas formado en la iglesia claro que no es admitido....pero ni en la Iglesia ni en ningún sitio decente ..el libre albadrio tiene un hijo absurdo he indecente que es el relativismo....pero eso no quiere decir que la iglesia no defianda la libertad del hombre ¡¡¡claro que la defiende!!!!! y sabes porqué porque hace al propio hombre responsable de sus actos...mira me importa un carajo lo del libre albadrio...y no se si a la Iglesia hay que cogerla a la carta o no pero cuando La Iglesia habla de libertad y responsabilidad me interesa muchisimo....
360 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:06
¿QUÉ CONDUCTA DEBE OBSERVAR EL BUEN CATÓLICO CON TALES MINISTROS DE DIOS CONTAGIADOS DE LIBERALISMO?

Está bien, dirá alguno al llegar aquí. Todo esto es facilísimo de comprender, y basta haber medianamente hojeado la historia para tenerlo por averiguado. Mas lo delicado y espinoso es exponer cuál debe ser la conducta que con tales ministros de la Iglesia extraviados debe observar el fiel seglar, santamente celoso de la pureza de su fe así como de los legítimos fueros de la autoridad.

Es indispensable establecer aquí varias distinciones y clasificaciones, y responder diferentemente a cada una de ellas.

1.º Puede darse el caso de un ministro de la Iglesia públicamente condenado como liberal por ella. En este caso bastará recordar que deja de ser católico (en cuanto a merecer la consideración de tal) todo fiel, eclesiástico o seglar, a quien la Iglesia separa de su seno, mientras por una verdadera retractación y formal arrepentimiento no sea otra vez admitido a la comunión de los fieles. Cuando así suceda con un ministro de la Iglesia, es lobo el tal; no es pastor, ni siquiera oveja. Evitarle conviene, y sobre todo rogar por el.

2.º Puede darse el caso de un ministro de la Iglesia caído en la herejía, pero sin haber sido aún oficialmente declarado culpable por la referida Iglesia. En este caso es preciso obrar con mayor circunspección. Un ministro de la Iglesia caído en error contra la fe, no puede ser oficialmente desautorizado más que por quien tenga sobre el Jerárquica jurisdicción. Puede, sin embargo, en el terreno de la polémica meramente científica, ser combatido por sus errores y convicto de ellos, dejando siempre la última palabra, o sea el fallo de la polémica, a la autoridad, única infalible, del Maestro universal. Gran regla, estamos por decir única regla en todo, es la práctica constante de la Iglesia de Dios, según aquello de un Santo Padre Quod semper quad ubique, quad ad omnibus. Pues bien. Así se ha procedido siempre en la Iglesia de Dios. Los particulares han visto en un eclesiástico doctrinas opuestas a las que se han enseñado comúnmente únicas sanas. Han dado el grito sobre ellas, se han lanzado a combatirlas en el libro, en el folleto, de viva voz, y han pedido de esta suerte al magisterio infalible de Roma el fallo decisivo. Son los ladridos del perro que advierten al pastor. Apenas hubo herejía alguna en el Catolicismo que no se empezase a confundir y desenmascarar de esta manera.

3.º Puede darse el caso de que el infeliz extraviado sea un ministro de la Iglesia, al cual debamos estar particularmente subordinados. Es preciso entonces proceder todavía con más mesura y mayor discreción. Hay que respetar siempre en él la autoridad de Dios, hasta que la Iglesia lo declare desposeído de allá, Si el error es dudoso, hay que llamar sobre él la atención de sus superiores inmediatos para que le pidan sobre ello clara explicación. Si el error es evidente, no por esto es lícito constituirse en inmediata rebeldía, sino que es preciso contentarse con la resistencia pasiva a aquella autoridad, en lo que aparezca evidentemente en contradicción con las doctrinas reconocidas por sanas en la Iglesia. Guardarle se debe empero todo respeto exterior, obedecerle en lo que no aparezca dañada ni dañosa su enseñanza, resistirle pacífica y respetuosamente en lo que se aparte de la común sentencia católica.

4.º Puede darse el caso (y es el más general) de que el extravío de un ministro de la Iglesia no verse sobre puntos concretos de doctrina católica, sino sobre ciertas apreciaciones de hechos o personas, ligadas más o menos con ella. En este caso aconseja la prudencia cristiana mirar con prevención al tal sacerdote resabiado, preferir a los suyos los consejos de quien no tenga tales resabios recordar a propósito de esto la máxima del Salvador: Un poco de levadura hace fermentar toda la masa." De consiguiente, una prudente desconfianza es aquí la regla de mayor seguridad. Y en esto, como en todo, pedir luz a Dios, consejo a personas dignas e íntegras, procediendo siempre con gran recelo tocante a quien no juegue muy limpio o no hable muy claro sobre los errores de actualidad.

Y he aquí lo único que podemos decir sobre este punto, erizado de infinitas dificultades, y que es imposible resolver en tesis general. No olvidemos una observación que arroja torrentes de luz. Más se conoce al hombre por sus aficiones personales que por sus palabras y por sus libros. Sacerdotes amigo de liberales, mendigo de sus favores y alabanzas, y ordinariamente favorecido con ellas, trae consigo, por lo regular, muy sospechosa recomendación de ortodoxia doctrinal.

Párense nuestros amigos en este fenómeno, y verán cuan segura norma y cuán atinado criterio les da.
361 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:08
QUÉ DEBE PENSARSE DE LAS RELACIONES QUE MANTIENE EL PAPA CON LOS GOBIERNOS Y PERSONAJES LIBERALES.

Pues entonces (salta uno), ¿qué concepto hemos de formar de las relaciones y amistades que trae la Iglesia con Gobiernos y personas liberales, que es lo mismo que decir con el Liberalismo?

Respuesta al canto.

Hemos de juzgar que son relaciones y amistades oficiales y nada más. No supone afecto alguno especial a las personas con quienes se tienen, y mucho menos aprobación de sus actos, y muchísimo me nos adhesión o sanción a sus doctrinas. Punto es este que conviene explanar algún tanto, ya que sobre él arman gran aparato de teología liberal los sectarios del Liberalismo para combatir la sana intransigencia católica.

Conviene ante todo observar que hay en la Iglesia de Dios dos ministerios: uno que llamaremos apostólico, relativo a la propagación de la fe y a la salvación de las almas; y otro que podríamos muy bien llamar diplomático, relativo a sus relaciones humanas con los poderes de la tierra.

El primero es el más noble; es, por decirlo así, el primario y esencial. El segundo es inferior y subordinado al primero, a cuyo auxilio únicamente se endereza. En el primero es intransigente e intolerante la Iglesia; va recta a su fin, y prefiere romperse antes que doblegarse: Frangi, non flecti. Véase sino la historia de sus persecuciones. Tratase de derechos divinos y de deberes divinos, y por tanto en ellos no cabe atenuación ni transacción. En el segundo es condescendiente y benévola y sufrida. Trata, gestiona, negocia, halaga para ablandar; calla tal vez para mejor conseguir; se retira quizá para mejor avanzar y para sacar luego mejor partido. Su divisa podría ser en este orden de relaciones: Flecti, non frangi. Trátase de relaciones humanas, y éstas admiten cierta flexibilidad y uso de especiales resortes.

En este terreno es lícito y santo todo lo que no declara malo y prohibido la ley común en las relaciones ordinarias entre los hombres. Más claro: la Iglesia cree en esta esfera poder valerse y se vale de todos los recursos que puede utilizar una diplomacia honrada.

¿Quién se atreverá a echárselo en rostro? Así que envía embajadas y las recibe aun de Gobiernos malos, aun de príncipes infieles da a los mismos y de los mismos recibe presentes y obsequios y honores diplomáticos; ofrece distinciones, títulos y condecoraciones a sus personajes; honra con frases de cortesanía y galantería a sus familias; concurre a sus fiestas por medio de sus representantes.

Pero salen luego el tonto o el liberal y dicen como quien habla sentencias: " Pues ¿por qué hemos de aborrecer al Liberalismo y combatir a los Gobiernos liberales, cuando trata con ellos el Papa, y los reconoce y colma de distinciones?" ¡Malvado o majadero! que una de estas cosas o todas juntas puedes muy bien ser. Escucha una comparación y falla luego.

Eres padre de familia y tienes cuatro o seis hijas, a quienes educas con todo el rigorismo de la honestidad, y viven frente o pared en medio de tu casa unas vecinas infames, y tú estás diciendo continuamente a tus hijas que aquellas mujeres no las han de tratar ni siquiera saludar, ni aun mirar; que las han de considerar como malas y perversas; que han de aborrecer su conducta e ideas; que han de procurar distinguirse de ellas y en nada asemejarse a ellas, ni en sus dichos, ni en sus obras, ni en sus trajes. Y tus hijas, dóciles y buenas, es claro que han de observar tu ley y atenerse a tus mandatos, que no son sino de prudente y de muy avisado padre de familias. Mas he aquí que en una ocasión se suscitan cuestiones en la vecindad sobre puntos comunes a ella, sobre confrontación de límites o paso de aguas, por ejemplo; y se hace preciso que tú, honrado padre, sin dejar de ser tal, trates en junta con una de aquellas infames mujeres, sin dejar de ser infames, o por lo menos con quien las represente. Y tenéis para eso vuestros tratos y cabildeos, y os habláis y os dais los cumplidos y fórmulas de cortesía usuales en sociedad, y procuráis de todos modos entenderos y llegar a un acuerdo y avenencia sobre el objeto en que habéis de convenir.

¿Hablarán bien tus hijas si dicen luego: "Pues que nuestro padre trata con esas malas vecinas, no deben ser tan malas como dice él; podemos tratar con ellas también nosotros; buenas hemos de reputar sus costumbres; modestos sus trajes, loable y honrado su modo de vivir? Dime, ¿no hablarían como necias tus hijas si hablasen así? Pues apliquemos ahora la parábola o comparación.

La Iglesia es la familia de los buenos (o que deben serlo y que desea ella lo sean). Pero vive rodeada de Gobiernos del todo perversos o más o menos pervertidos. Y dice a sus hijos: "Aborreced las máximas de esos Gobiernos; combatidlos; su doctrina es error, sus leyes iniquidad." Pero al mismo tiempo, por cuestiones de interés propio o de ambos a la vez, se ve ella en el caso de tratar con los jefes o representantes de tales Gobiernos malos, y efectivamente trata con ellos, recibe sus cumplidos y usa con ellos de las fórmulas de urbanidad diplomática usuales en todos los países; pacta con ellos sobre asuntos de interés común, procurando sacar el mejor partido posible de su situación entre tales vecinos. ¿Es malo esto? Sin duda que no. Pero ¿no es ridículo que salga luego un católico y lo tome por sanción de doctrinas que la Iglesia no cesa de condenar, y por aprobación de actos que la Iglesia no cesa de combatir?

¡Pues qué! ¿Sanciona la Iglesia el Corán tratando de potencia a potencia con los sectarios del Corán? ¿Aprueba la poligamia, recibiendo regalos y embajadas del gran Turco? Pues del mismo modo no aprueba el Liberalismo cuando condecora a sus reyes o ministros, cuando les envía sus bendiciones, que son simples fórmulas de cortesía cristiana que el Papa otorga hasta a los protestantes. Es sofístico pretender que la Iglesia autorice con tales actos lo que por otros actos no deja de condenar. Su ministerio diplomático no anula su ministerio apostólico; en su ministerio apostólico debe, sí, buscarse la explicación de las aparentes contradicciones de su ministerio diplomático.

Y así obra el Papa con los jefes de naciones, así el Obispo con los de provincias, así el párroco con los de localidad. Y Se sabe el alcance y significación que tienen estas relaciones oficiales y diplomáticas. Sólo lo ignoran (o fingen ignorarlo) los malaventurados sectarios o resabiados del error liberal.

362 sinrodeos, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:08
Que alguien intente practicar la religion catolica en un pais musulman, a ver cuales serian los resultados...
Los musulmanes practican sus religiones libremente, de una manera imbasora, gracias a que el liberalismo ha traicionado a nuestras religiones cristrianas, en pos de intereses politicos y capitalistas. Un dia los mandatos de esta religion imbasora seran no solo de prohibir nuestra religion, sino tambien de exterminarnos en nuestra propia tierra.
363 colacho, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:09
Felipe toda la razón ....pero eso no quiere decir que eso sea liberalismo....eso era lo que tu dices ...y por supuesto lo mas alejado del liberalismo
364 gabriel, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:10
(358) Tengo idea de que había un ensayo o un artículo de Moa sobre ese tema. Un trabajo que dejaba las cosas bastante claras. Desgraciadamente el liberalismo en España vino asociado a la invasión napoleónica y a la revolución francesa. Una parte de él, el liberalismo moderado, enseguida buscó un camino de aproximación a la Iglesia, mientras que el liberalismo exaltado se dedicó desde el primer momento a asesinar curas, quemar iglesias, difundir bulos de que los frailes envenenaban las fuentes para empujar al hampa y a la gente más incluta a matarlos, etc.
De ahí las malas relaciones entre unos y otros.
Pero el liberalismo actual es algo muy diferente.
365 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:10
DE LAS PENDIENTES POR LAS QUE CON MÁS FRECUENCIA VIENE A CAER UN CATÓLICO EN EL LIBERALISMO .

Son varias las pendientes por las que cae frecuentemente el fiel cristiano en el error del Liberalismo, e importa sobremanera señalarlas aquí, así para comprender, en vista de ellas, la razón de la universalidad que ha alcanzado esta secta, como para provenir contra sus lazos y emboscadas a los incautos.

Muy frecuentemente se cae en la corrupción del corazón por extravío de la inteligencia, empero más frecuente es todavía caer en el error de la inteligencia por corrupción del corazón Esto muestra claro la historia de todas las herejías. En el principio de todas ellas se encuentra casi siempre lo mismo: o un pique de amor propio, o un agravio que se quiere vengar, o una mujer tras la cual pierde el heresiarca los sesos y el alma, o un bolsón de dinero por el que vende la conciencia Casi siempre dimana el error, no de profundos y trabajosos estudios, sino de aquellas tres cabezas de hidra que apunta San Juan y que llama: Concupiscentia carnis, concupiscentia oculorum, superbia vitae. Por ahí se va a todos los errores, por ahí se va al Liberalismo. Veamos esas pendientes en sus formas más usuales:

1º Se hace el hombre liberal por deseo natural de independencia y ancha vida.

El Liberalismo ha de ser por necesidad simpático a la naturaleza depravada del hombre, tanto como el catolicismo ha de serlo por su propia esencia repulsiva. El Liberalismo es emancipación; el Catolicismo es enfrentamiento. El hombre caído ama, pues, por cierta muy natural tendencia suya, un sistema que legitima y canonice el orgullo de su razón, y el desenfreno de sus apetitos. De donde, así como se ha dicho por Tertuliano que el alma en sus nobles aspiraciones es naturalmente cristiana, puede igualmente decirse que el hombre, por vicio de su origen, nace naturalmente liberal. Es, pues, lógico que se declare tal en toda forma, así que empiece a comprender que por ahí le salen garantidos todos sus antojos y desenfrenos.

2.ª Por el anhelo de medrar. El Liberalismo es hoy día la idea dominante. Reina en todas partes y singularmente en la esfera oficial. Es, pues, segura recomendación para hacer carrera. Sale el joven de su doméstico hogar, y al dar una ojeada a las distintas sendas por donde se va a la fortuna, al renombre o a la gloria, ve que en todas es condición precisa ser de su siglo, ser liberal. No serlo es crearse a sí propio la mayor de todas las dificultades. Heroísmo pues, se necesita para resistir al tentador, que, como Cristo en el desierto, le dice mostrándole halagüeño porvenir: Haec omnia tibi dabo si cadens adoraveris me: "Todo te lo daré si me prestas adoración" Y los héroes son pocos. Es, pues, natural que la mayor parte de la juventud empiece su carrera afiliándose al Liberalismo. Eso proporciona bombo en los periódicos, eso recomendación de poderosos patronos, eso fama de ilustrado y omnisciente. El pobre ultramontano necesita mérito cien veces mayor para darse a conocer y crearse un nombre. Y en la juventud se es poco escrupuloso por lo regular. Además, el Liberalismo es esencialmente favorable a la vida pública que tanto anhela la juventud. Tiene en perspectiva, diputaciones, comisiones, redacciones, etc., que constituyen el organismo de su máquina oficial. Es, pues, maravilla de Dios y de su gracia el que se encuentre un joven que deteste a tan insidioso corruptor.

3.º Por la codicia. La desamortización ha sido y sigue siendo la fuente principal de prosélitos para el Liberalismo. Se decretó este inicuo despojo tanto para privar a la Iglesia de estos recursos de humana influencia, cuanto para adquirir con ellos adeptos fervorosos a la causa liberal Así lo han confesado sus mismos corifeos cuando se les ha acusado de haber dado casi de balde a los amigos las pingües posesiones de la Iglesia. Y ¡ay del que una vez comió de esta fruta del cercado ajeno! Un campo, una heredad, unas cosas que fueran del convento o de la parroquia y están hay en poder de la familia tal o cual, encadenan para siempre esta familia al carro del Liberalismo. En la mayor parte de los casos no hay probable esperanza de que dejen de ser liberales ni aun los descendientes de ella. El demonio revolucionario ha sabido poner entre ellos y la verdad esa infranqueable barrera. Hemos visto poderosos casos de labradores de la montaña, católicos puros y fervorosos hasta el 35, desde entonces acá liberales decididos y contumaces. ¿Queréis saber la explicación? Ved aquellos regadíos o tierras de pan llevar o bosques que fueron del monasterio. Con ellos aquel Labrador ha redondeado sus fincas, con ellos ha vendido su alma y familia a la Revolución. Es moralmente imposible la conversión de tales injustos poseedores. En la dureza de su alma, parapetada tras de sus adquisiciones sacrílegas, se estrellan todos los argumentos de los amigos, todas las invectivas de los misioneros, todos los remordimientos de la conciencia. La desamortización ha hecho y está hacienda el liberalismo. Esta es la verdad.

Tales son las causas ordinarias de perversión liberal, y a ellas pueden reducirse todas las demás. Quien tenga mediana experiencia del mundo, y del corazón humano, apenas podrá señalar otras.

366 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:12
CAUSAS PERMANENTES DEL LIBERALISMO EN LA SOCIEDAD ACTUAL.

Hay, además de esas pendientes por donde se va al Liberalismo, lo que podríamos llamar causas permanentes de él en la actual sociedad; y en éstas hemos de buscar los motivos por qué se hace tan difícil su extirpación.

Son en primer lugar causas permanentes del Liberalismo las mismas que hemos antes señalado como pendientes y resbaladeros que llevan a él. Dice la filosofía: Per quoe res gignitur, per eadem et servatur et angetur: "las cosas comúnmente se conservan y aumentan por las mismas causas por las que nacieron. Pero además de ellas podemos aquí todavía señalar alguna que ofrece carácter especial.

1. La corrupción de costumbres. La Masonería lo ha decretado, y a la letra se cumple su programa infernal. Espectáculos, libros, cuadros, costumbres públicas y privadas, todo se procura saturar de obscenidad y lascivia; el resultado es infalible: de una generación inmunda, por necesidad saldrá una generación revolucionaria. Así se nota el empeño que tiene el Liberalismo en dar rienda suelta a todo exceso de inmoralidad Sabe bien lo que éste le sirve. Es su natural apóstol y propagandista.

2º El periodismo. Es incalculable la influencia que ejercen sin cesar tantas publicaciones periódicas como esparce cada día el Liberalismo por todas partes. Ellas hacen, ¡mentira parece!, que (quiera o no) haya de vivir el ciudadano de hoy dentro de una atmósfera liberal. El comercio, las artes, la literatura, la ciencia, la política, las noticias nacionales y extranjeras, todo se da casi por conductos liberales, todo de consiguiente toma, por necesidad, color o resabio liberal. Y se encuentra uno, sin advertirlo, pensando y hablando y obrando a lo liberal; tal es la maléfica influencia de este envenenado ambiente que se respira. El pobre pueblo lo traga con más facilidad que nadie, por su natural buena fe. Lo traga en verso, en prosa, en grabado, en serio, en broma, en la plaza, en el taller, en el campo, en todas partes. Este magisterio liberal se ha apoderado de él y no le deja ni un instante. Y se hace más funesta su acción por la especial condición del discípulo, como diremos ahora.

3.ª La ignorancia casi general en materias de Religión. El Liberalismo, al rodear por todas partes al pueblo de embusteros maestros, ha cuidado muy bien de incomunicarle con el único que le podía hacer notar el embuste. Este es la Iglesia. Todo el empeño del Liberalismo cien años ha es paralizar a la Iglesia, que enmudezca, que no tenga a lo más sino carácter oficial, que no logre contacto con el pueblo. A eso obedeció (confesado por los liberales) la destrucción de los conventos y monasterios; a eso las trabas puestas a la enseñanza católica; a eso el tenaz empeño en desprestigiar y ridiculizar al clero. La Iglesia se ve rodeada de lazos artificiosamente discurridos para que en nada moleste la marcha avasalladora del Liberalismo. Los Concordatos, tal como se cumplen hay día en casi todas las naciones, son como otras tantas argollas para apretar su garganta y entorpecer sus movimientos. Entre el clero y el pueblo se ha puesto y se procura poner más y más cada día un abismo de adiós, preocupaciones y calumnias. Así que una parte de nuestro pueblo, cristiano por el bautismo, sabe tan poco de su religión como de la de Mahoma o de Confucio. Se procura además evitarla todo roce necesario con la parroquia, dándole registro civil, matrimonio civil, sepultura civil, etc., a fin de que acabe de romper todo lazo con la Iglesia. Es un programa separatista completo, en cuya unidad de principios, medios y fines se ve bien clara la mano de Satanás.

Cabe aún apuntar otras causas, pero ni la extensión de este trabajo lo permite, ni todas se podrían decir aquí.

367 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:13
CUÁLES SON LOS MEDIOS MÁS EFICACES Y OPORTUNOS QUE CABE APLICAR A PUEBLOS SEÑOREADOS POR EL LIBERALISMO.

Indicaremos algunos.

1.° La organización de todos los buenos católicos. Sean pocos, sean muchos los católicos en una localidad conózcanse, trátense, júntese. Hoy no debe haber ciudad o villa católica sin su núcleo de gente de acción. Esto atrae a los indecisos, da valor a los vacilantes, contrapesa la influencia del qué dirán, hace a cada uno fuerte con la fuerza de todos. Aunque no seáis más que una docena de corazones firmes, fundad una Academia de Juventud católica, una Conferencia, siquiera una Cofradía. Poneos luego en contacto con la Sociedad análoga del pueblo vecino o de la capital; apoyaos de esta suerte en toda la comarca, Asociaciones con Asociaciones, formando como la famosa testuda que formaban los legionarios romanos juntando sus escudos, y esto os hará invencibles. Así unidos, por pocos que seáis, levantad en alto la bandera de una doctrina sana, pura, intransigente, sin embozos ni alteración, sin pacto ni avenencia alguna con los enemigos. Tiene la firma intransigencia su aspecto noble, simpático y caballeresco. Es grato ver a un hombre azotado como un peñasco por todas las alas y todos los vientos, y que se está fijo, inmoble, sin retroceder. Buen ejemplo sobre todo; ésta constante. Predicad con toda vuestra conducta, y predicad en todas partes con allá. Ya veréis cómo os será fácil, primero imponer respeto, luego admiración, después simpatía. No os faltarán prosélitos. ¡Oh, si comprendiesen todos los católicos sanos el brillante apostolado seglar que de esta manera pueden ejercer en sus respectivas poblaciones! Asidos al párroco, adheridos como la hiedra al muro parroquial, firmes como su viejo campanario. pueden desafiar toda tempestad y hacer rostro a toda borrasca.

2.º Los periódicos buenos. Escoged entre los periódicos buenos el mejor y que mas se adapte a las necesidades e inteligencia de los que os rodean. Leedlo, pero no os contentéis con eso, dadlo a leer, explicadlo y contadlo, haced de él vuestra base de operaciones. Haceos corresponsal de su Administración, cuidad de hacer las suscripciones y pedidos, facilitadles a los pobres menestrales y labriegos esta operación, la más enojosa de todas. Dadlo a los jóvenes que empiezan sus carreras, proponédselo por lo bello de sus formas literarias, por su académico estilo, por su gracejo y donaire. Empezarán por gustar de la salsa, y acabarán por comer lo que con ella viene guisado. Así obra la impiedad, y así hemos de obrar nosotros. Un periódico sano es de necesidad en el presente siglo. Dígase lo que se quiera de sus defectos, nunca igualarán éstos a sus ventajas y beneficios. Conviene, además, favorecer la circulación de todo otro impreso de análogo carácter, el folleto de circunstancias, el discurso notable, la enérgica Pastoral, etc.

3.º La escuela católica. Donde el maestro oficial sea buen católico y de confianza, apóyesele con todas las fuerzas; donde no, procúrese hablar claro para desautorizarle. Es en este caso la peor plaga de la localidad. Conviene que conozca todo el mundo por diablo al que es diablo, a fin de que no se le entregue incautamente lo principal, que es la educación. Cuando así sea, búsquese modo de plantear escuela contra escuela, bandera contra bandera; si hay medio, búsquese de Religiosos; si no le hay, póngase a esta buena obra cualquier integro seglar. Dese gratuita la escuela y a horas convenientes para todos; de mañana, de tarde, de noche; los días festivos atráigase a los niños regalándolos y acariciándolos. Y dígaseles francamente que la otra escuela del maestro malo es la escuela de Satanás. Un revolucionario célebre, Danton, gritaba sin cesar: "¡Audacia! ¡Audacia!" Nuestro grito de siempre ha de ser: ¡Franqueza! ¡Franqueza! ¡Luz! ¡Luz! Nada como esto para ahuyentar a los avechuchos del infierno, que sólo pueden seducir a favor de la obscuridad.
368 colacho, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:13
Sinrodeoas toda la razón, pero mira tu por donde ahí si que la Iglesia debería ser mas beligerante, en esto la Iglesia si que me parece un maricomplejines como la derecha ....
369 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:16
DE UNA SEÑAL CLARÍSIMA POR LA QUE SE CONOCERÁ FÁCILMENTE CUÁLES COSAS PROCEDEN DE ESPÍRITU SANAMENTE CATÓLICO Y CUÁLES DE ESPÍRITU RESABIADO O RADICALMENTE LIBERAL.

Vamos a otra cosa, a propósito de la última palabra que acabamos de escribir. La obscuridad es el gran auxiliar de la maldad. Qui malo agit edit lucem, ha dicho el Señor. De ahí el empeño constante de la herejía en envolverse entre nebulosidades. No hay gran dificultad en descubrir al enemigo que se presenta con la visera levantada, ni la hay en reconocer por liberales a los que empiezan de buenas a primeras a declarar que lo son. Mas esta franqueza no conviene ordinariamente a la secta. Así, pues, hay que adivinar al enemigo tras el disfraz, y éste es muchas veces hábil y cauteloso en gran manera. Añádase, además. que muy a menudo no es lince el ojo que lo ha de reconocer; se hace preciso, pues, un criterio fácil, llano, popular, para distinguir a cada momento lo que es obra católica de lo que es infernal añagaza del Liberalismo.

Sucede frecuentemente que se anuncia un proyecto, se da el grito de una empresa, se funda una institución, y el fiel católico no acierta a distinguir por de pronto a qué tendencia obedece aquel movimiento, y si, de consiguiente, conviene asociarse a él o más bien oponérsele con todas las fuerzas, máxime cuando el infierno harta maña se da en tomar muchas veces alguno o algunos de los colores más atractivos de nuestra bandera, y en emplear hasta, en ocasiones, nuestro usual idioma. En tales casos, ¡cuántos hacen el juego a Satanás, creyendo emplearse buenamente en una obra católica! Pero se dirá "Tiene cada cual la voz de la Iglesia, que le puede dar en esto perfecta seguridad " Está bien. Mas la autoridad de la Iglesia no puede consultarse a cada momento ni para cada caso particular. La Iglesia suele dejar sabiamente establecidos los principios y reglas generales de conducta; la aplicación a los mil y un casos concretos de cada día la deja ella al criterio prudencial de cada fiel. Y los casos de esta naturaleza se presentan cada día, y hay que resolverlos instantáneamente, sobre la marcha. El periódico que sale, la asociación que se establece, la pública fiesta a que se convida, la suscripción para la que se pide, todo esto puede ser de Dios y puede ser del diablo y lo peor es que puede ser del diablo presentándose, como hemos dicho, con toda la mística gravedad y compostura de las cosas de Dios. ¿Cómo guiarse, pues, en tales laberintos?

He aquí un par de reglitas de carácter muy práctico que nos parece pueden servir a todo cristiano para que en tan vidriosa materia ponga bien asentado el pie.

1.° Observar cuidadosamente qué clase de personas promueven el asunto. Es la primera regla de prudencia y de sentido común. Se funda en aquella máxima del Salvador: No puede un mal árbol dar buenos frutos. Es evidente que personas liberales han de dar de sí por lo común escritos, obras, empresas y trabajos liberales o informados de espíritu liberal, o por lo menos lamentablemente resabiados de él

Véase, pues, cuáles son los antecedentes de aquella o aquellas personas que organizan o promueven la obra de que se trata. Si son tales que no os merezcan completa confianza sus doctrinas, mirad con prevención todas sus empresas. No las reprobéis inmediatamente, pues hay un axioma de teología que dice que no todas las obras de los infieles son pecados, y lo mismo puede decirse de las de los liberales. Pero no las deis inmediatamente por buenas. Recelad de ellas, miradlas, miradlas con prevención, sujetadlas a más detenido examen. aguardad sus resultados.

2.º Examinar qué clase de personas lo alaban. Es todavía regla más segura que la anterior. Hay en el mundo actual dos corrientes públicas y perfectamente deslindadas. La corriente católica y la corriente masónica o liberal. La primera la forman, o mejor, la reflejan los periódicos católicos. La segunda la reflejan y materialmente la forman cada día los periódicos revolucionarios. La primera busca su inspiración en Roma. A la segunda la inspira la Masonería. ¿Se anuncia un libro? ¿Se publican las bases de un proyecto? Mirad si lo aprueba y recomienda y toma por su cuenta la corriente liberal. En este caso tal obra o proyecto están juzgados: son cosa suya. Porque es evidente que el Liberalismo, o el diablo que le inspira, reconocen inmediatamente cuál cosa les puede dañar y cuál favorecer, y no han de ser tan necios que ayuden a lo que les es contrario o se opongan a lo que les favorece. Tienen los partidos y sectas un instinto o intuición particular (oliactus mentis, que dijo un filósofo), el cual les revela a priori lo que han de mirar como suyo y lo que como enemigo. Desconfiad, pues, de todo lo que alaban y ponderan los liberales. Es claro que le han visto a la cosa o su origen o sus medios o su fin favorables al Liberalismo. No suele equivocarse en esto el claro instinto de la secta. Más fácil es que se equivoque un periódico católico, alabando y recomendando por buena una cosa que en sí tal vez no lo sea mucho, que no un periódico liberal alabando por suya una obra de las varias sobre que se entable discusión. Más fiamos, a la verdad, del olfato de nuestros enemigos que del de nuestros propios hermanos. Al bueno, ciertos escrúpulos de caridad y de natural costumbre de pensar bien le ciegan a veces hasta el punto de que vea por lo menos sanas intenciones donde, por desgracia, no las hay. No así los malos. Estos disparan desde luego, bala rasa contra lo que no se aviene con su modo de pensar, y tocan incansables el bombo de todos los reclamos en favor de lo que por un lado u otro ayuda a su maléfica propaganda. Desconfiad, pues, de cuanto os alaben por bueno vuestros enemigos.

Hemos recogido de un periódico los siguientes verismos que, si literariamente podrían ser mejores, no pueden ser, en cambio, más verdaderos.

Dicen así, hablando del Liberalismo:

¿Dice que sí? Pues mentira. ¿Dice que no? Pues verdad. Lo que él llama iniquidad, Tú como virtud lo miras: Al que persiga con ira, Tenle tú por hombre honrado; Mas evita con cuidado a cualquiera que el alabe; Si esto haces, cuanto cabe ya le tienes estudiado.

Se nos figura que con estas dos reglas de sentido común que más bien podríamos llamar de buen sentido cristiano, hay bastante, si no para dar fallo decisivo a toda cuestión, al menos para no tropezar fácilmente en las escabrosidades de este tan accidentado terreno en que andamos y luchamos los católicos de hoy. No se le olvide sobre todo al católico de nuestro siglo, que la tierra que pisa está minada por todas partes por las sectas secretas, que son las que dan voz y tono a la polémica anticatólica, y a las que inconscientemente se sirve muchísimas veces aun por los mismos que más detestan su trabajo infernal. La lucha de hoy es principalmente subterránea y contra un enemigo invisible, que rara vez se presenta con su verdadera divisa. Hay, pues, que olerle, más que verle: hay que adivinarlo con el instinto, más que señalarle con el dedo. Buen olfato, pues, y sentido práctico son necesarios más que sutiles cavilaciones y laboriosas teorías. El anteojo que les recomendamos a nuestros amigos no nos ha engañado a nosotros jamás.

370 laboro, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:17
(364) Las malas relaciones entre liberales exaltado y curas, llevaron a formar en la Iglesia un sector absolutamente retrógrado, partidario de impedir cualquier libertad y de tratar a los españoles como borregos, cuanto más incultos, mejor. Las acusaciones que les lanzaban de oscurantistas y enemigos de la libertad eran muy ciertas. Entre los exaltados de un lado y los del otro fastidiaron el siglo XIX español. Luego, en el siglo XX, llegaron los marxistas, los anarquistas y otros, a cada cual más criminal, pues recogían lo peor del liberalismo exaltado y de la revolución francesa, y lo empeoraban todavía.
Por eso en España la tradición pre liberal y pre democrática del siglo XVI no pudo desarrollarse y dar lugar a una evolución razonable, como en los países anglosajones. Una lástima. Yo creo que hoy es cuando empieza a haber un liberalismo serio. Y fijaos que es la COPE, la emisora de los obispos, la que hoy defiende las libertades, y que tiene como máximas estrellas a un agnóstico y a un protestante, pero los dos cultos y razonables.
El sector oscurantista de la Iglesia suele atacar a FJL y a César Vidal. Pero si ese sector llegara a hacerse cargo de la COPE, la hundían en dos meses.
371 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:18
CUÁLES SON LOS PERIÓDICOS BUENOS Y CUÁLES LOS MALOS, Y QUÉ SE HA DE JUZGAR DE LO BUENO QUE TENGA UN PERIÓDICO MALO, Y, AL REVÉS, DE LO MALO EN QUÉ PUEDE INCURRIR UN PERIÓDICO BUENO.

Dado que la corriente, buena o mala, que aplaude o condena una cosa, ha de servirle al católico sencillo de común y familiar criterio de verdad, para vivir al menos receloso y prevenido; y dada que los periódicos suelen ser el medio en que más y mejor se transparenta esta corriente, y a los que, por tanto, hay que acudir en más de una ocasión, puede preguntarse aquí ¿Cuales han de ser para un católico de hoy los periódicos que le inspiren verdadera confianza? O mejor: ¿Cuáles deben inspirarles poquísima, y cuales ninguna?

Primeramente, es claro (per se patet) que ninguna confianza deben inspirarnos tocante a Liberalismo los periódicos que se honran (o se deshonran) con llamarse a sí propios y portarse como liberales. Como hemos de fiarnos de ellos, si son precisamente los enemigos contra quienes hemos a todas horas de prevenirnos, y a quienes hemos de andar constantemente hostilizando! Queda, pues, fuera de toda discusión esta parte de la consulta. Lo que se llama liberal hoy día, ciertamente lo es; y siéndolo, es nuestro formal enemigo y de la Iglesia de Dios. No se tenga en cuenta, pues, su recomendación o aplauso, más que para mirar como sospechoso cuanto en Religión recomienda y aplauda.

Hay una clase, empero, de periódicos no tan descarada y pronunciada, que gusta de vivir en la ambigüedad de indefinidos colores y de indecisas tintas. Que se llama a todas horas católica, y a ratos abomina y detesta el Liberalismo, cuanto a la palabra por lo menos. Es comúnmente conocida por católico-liberal. De esa hay que fiar menos aun, y no dejarse sorprender por sus mojigaterías y pietismos. Es seguro que en todo caso apurado predominará en ella la tendencia liberal sobre la. católica, aunque entre ambas se proponga fraternalmente vivir. Así se ha visto siempre y así debe lógicamente suceder. La corriente liberal es más fácil de seguir, y en prosélitos es más numerosa, y es al amor propio más simpática. La católica es mas áspera en apariencia, tiene menos secuaces y amigos, exige navegar siempre contra el natural corrompido impulso de las ideas y pasiones. En un corazón ambiguo y vacilante, como son los tales, es, pues, regular que ésta sucumba y aquélla prevalezca. No hay que fiar, pues, en casos difíciles de la prensa católico-liberal. Más aún. Tiene el inconveniente de que su fallo no nos sirve tanto como el de la otra para formularnos prueba contradictoria, por la sencilla razón de que este su fallo no es absoluto y radical en nada, y sí por lo regular acomodaticio.

La prensa buena es la prensa íntegramente buena, es decir, la que defiende lo bueno en sus principios buenos y en sus aplicaciones buenas. La más opuesta a lo reconocidamente malo, opposita per diametrum, como dice San Ignacio en el libro de oro de sus Ejercicios. La que está al lado opuesto de las fronteras del error, la que mira siempre frente a frente al enemigo, no la que a ratos vivaquea con él, o no se opone más que a determinadas evoluciones suyas. La que es enemiga de lo malo en todo, ya que lo malo es malo en todo, aun en aquello bueno que por casualidad puede consigo traer alguna vez.

Y vamos a hacer una observación para explicar esta nuestra última frase, que a muchos parecerá atrevida.

Suelen a veces periódicos malos tener algo bueno. ¿Qué ha de pensarse de esto bueno que tienen alguna vez los periódicos malos? Ha de pensarse que no les hace dejar de ser malos, si es mala su intrínseca naturaleza o doctrina. Antes esto bueno puede, y suele ser, añagaza satánica para que se les recomiende, o por lo menos se les disimule, lo malo esencial que traen en sí. No le quitan a un ser malo su natural maldad ciertas cualidades accidentalmente buenas. No son buenos un ladrón o asesino, por más que recen cualquier día un Ave María o le den a un pobre una limosna. Malos son a pesar de estas obras buenas, porque es malo el conjunto esencial de sus actos. Es mala la tendencia ordinaria de ellos. Y si de lo bueno que hacen se sirven para más autorizar su maldad, viene a hacerse malo por su fin, hasta aquello mismo que en sí sería ordinariamente bueno.

Al revés, sucede que periódicos buenos incurren alguna vez en tal o cual error de doctrina, o en algún extravío de pasión, y hacen efectivamente algo que no se les puede aprobar. ¿Han de llamarse por esto malos? ¿Han de reprobarse como tales? No, por análoga, aunque inversa razón. Lo malo en ellos es accidental; lo bueno es lo sustancial y ordinario. Un pecado o algunos no hacen malvado a un hombre, sobre todo si protesta no quererlos, con el arrepentimiento o la enmienda. No es malo más que el que a sabienda y habitualmente lo es, y protesta querer serlo. Angeles no lo son los periodistas católicos, ni mucho menos, sino hombres frágiles y miserables y pecadores. Querer, pues, se les condene por tal o cual error o por tal o cual indiscreción o destemplanza, es tener de lo bueno y de lo virtuoso un concepto farisaico y jansenístico, reñido con todos los principios de sana moral. Si se ha de juzgar de esta suerte, ¿qué institución habría . buena y digna de estima en la Iglesia de Dios?

Resumen: Hay periódicos buenos y hay periódicos malos. Con estos deben sumarse los ambiguos o indefinidos. No le hacen bueno al malo algunas cosas buenas que tenga, ni le hacen malo al bueno algunos defectos y aun pecados en que incurra. Si sobre estos principios juzga y falla lealmente el buen católico, rara vez se equivocará.

372 sinrodeos, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:19
Colacho
No se que motivos tiene la Iglesia para no hacer frente a la amenaza islamica de una forma mas contundente, tal vez el catolicismo ha sufrido golpes muy duros con los escandalos producidos en Norte America recientemente, tal vez la iglesia en Espania quiere dar una imagen democratica, tras la caida del franquismo, pero todos debemos ser conscientes, de que lo del islamismo no va en broma..

Saludos
373 hidalgo, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:19
Yo no sé si este plasta de "el liberalismo es pecado" es un progre que viene con viejas querellas, o un gilipol.las integrista que pretende que todos hemos de pensar como él. En cualquiera de los dos casos, ¡váyase a la m.ierda!
374 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:20
SI ES ALGUNA VEZ RECOMENDABLE LA UNIÓN ENTRE CATÓLICOS Y LIBERALES PARA UN FIN COMÚN, Y CON QUÉ CONDICIONES.

Otra cuestión se ha agitado muchísimo en nuestros días, y es la relativa a la unión entre católicos y liberales menos avanzados, para el fin común de contener a la revolución más radical y desencadenada. Sueño dorado o candorosa ilusión de algunos; de otros, empero, pérfida asechanza con que sólo pretendieron (y han logrado en parte) desunirnos y paralizarnos. ¿Qué hemos de pensar, pues, de tales conatos unionistas los que deseamos, sobre todo otro interés, el de nuestra Santa Religión?

En tesis general hemos de pensar que no son buenas ni recomendables tales uniones. Dedúcese rectamente de los principios hasta aquí sentados. El Liberalismo es en su esencia, por moderado y mojigato que se presente en la forma, oposición directa y radical al Catolicismo. Los liberales son, pues, enemigos natos de los católicos, y sólo en algún concepto accidental pueden tener intereses verdaderamente comunes .

Pueden, sin embargo, darse de estos algunos rarísimos casos. Puede, en efecto, suceder que contra una de las fracciones más avanzadas del Liberalismo sea útil en un caso dado la unión de fuerzas íntegramente católicas con las de otro grupo más moderado del propio campo liberal. Cuando realmente así convenga, deben tenerse en cuenta las siguientes bases para la unión.

1ª No partir del principio de una neutralidad o conciliación entre lo que son principios o intereses esencialmente opuestos, cuales son los católicos y los liberales. Esta neutralidad o conciliación está condenada por el Syllabus, y es de consiguiente base falsa; tal unión es traición, es abandono del campo católico por parte de los encargados de defenderlo. No se diga, pues: "prescindamos de diferencias de doctrina y de apreciación". Nunca se haga esta vil abdicación de principios. Dígase ante todo: "A pesar de la radical y esencial oposición de principios y apreciaciones, etc." Háblese así y óbrese así para evitar confusión de conceptos, escándalo de incautos y alardes del enemigo.

2.ª Mucho menos se concede al grupo liberal la honra de capitanearnos con su bandera. No; conserve cada cual su propia divisa, o véngase por aquellos momentos a la nuestra quien con nosotros quiera luchar contra un común enemigo. Más claro: únanse ellos a nosotros; nunca nosotros a ellos. A ellos, abigarrados siempre en su insignia, no les será tan difícil aceptar nuestro color; a nosotros, que lo queremos todo puro y sin mezcla, ha de sernos más intolerable tal barajamiento de divisas.

3.ª Nunca se crea con esto dejar establecidas bases para una acción constante y normal. No pueden serlo más que para una acción fortuita y pasajera. Una acción constante y normal no puede establecerse más que con elementos homogéneos y que engranen entre sí como ruedas perfectamente combinadas. Para entenderse durante mucho tiempo personas radicalmente opuestas en su convicción, fueran necesarios continuos actos de heroica virtud por parte de todos. Y el heroísmo no es cualidad común ni de todos los días. Es exponer, pues una obra a lamentable fracaso, edificarla sobre base de encontradas opiniones, por más que en algún punto accidental concuerden ellas entre sí. Para un acto transitorio de defensa común o de común arremetida, puede muy bien intentarse esta coalición de fuerzas, y puede ser laudable y de verdaderos resultados, siempre que no se echen en olvido las otras condiciones o reglas que hemos puesto como de imprescindible necesidad.

A no ser con estas condiciones, no sólo no creemos favorable la unión de católicos y liberales para empresa alguna, sino que la estimamos altamente perjudicial. En vez de multiplicar las fuerzas, como sucede cuando la suma es de cantidades homogéneas, paralizará y anulará el vigor de aquellas mismas que aisladas hubieran podido hacer algo en defensa de la verdad. Es cierto que hay un proverbio que dice: "¡Ay del que va solo!" Pero también hay otro enseñado por la experiencia y en nada opuesto a éste, que dice: "Vale más soledad que ruin compañía" Creemos que es Santo Tomás quien dice en no recordamos qué punto: Bona est unio, ser potior est unitas. "Excelente cosa es la unión, pero mejor es la unidad". Si se debe, pues. sacrificar la unidad verdadera en aras de una ficticia y forzada unión, nada se gana en el cambio, antes se pierde muchísimo, a nuestro pobre entender.

Además de estas consideraciones, que podrían creerse meras divagaciones teóricas, la experiencia acreditó ya de sobras lo que sale por lo regular de tales conatos de unión. El resultado suele ser siempre mayor exacerbación de luchas y rencores No hay ejemplo de una coalición de éstas que haya servido para edificar o consolidar.

375 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:21
PROSIGUE LA MISMA MATERIA.

Y, sin embargo, es este, como hemos dicho antes, el sueño dorado, la eterna ilusión de muchos de nuestros hermanos. Creen éstos que lo que le importa principalmente a la verdad es sean muchos sus defensores y amigos. Número paréceles sinónimo de fuerza: para ellos sumar, aunque sean cantidades heterogéneas, es siempre multiplicar la acción, así como restar es siempre disminuirla. Vamos a esclarecer un poco más este punto, y a emitir algunas últimas observaciones sobre esta ya agotada materia.

La verdadera fuerza y poder de todas las cosas, así en lo físico como en lo moral, está más en la intensidad de ellas que en su extensión. Mayor volumen de igual intensa materia es claro que da mayor fuerza; mas no por el aumento de volumen, sino por el aumento o suma mayor de intensidades. Es regla, pues, de buena mecánica procurar aumento en la extensión y número de las fuerzas, mas a condición de que con esto resulten verdaderamente aumentadas las intensidades. Contentarse con el aumento, sin detenerse a examinar el valor de lo aumentado, es no solamente acumular fuerzas ficticias, sí que exponerse, como hemos indicado, a que con ellas salgan paralizadas en su acción hasta las verdaderas, si algunas hubiere.

Es lo que pasa en nuestro caso, y que nos costará poquísimo demostrar.

La verdad tiene una fuerza propia que comunica a sus amigos y defensores. No son éstos los que se la dan a ella; es ella quien a ellos se la presto. Mas a condición de que sea ella realmente la defendida. Donde el defensor, so capa de defender mejor la verdad, empieza por mutilarla y encogerla o atenuarla a su antojo, no es ya tal verdad lo que defiende, sino una invención suya, criatura humana de más o menos buen parecer, pero que nada tiene que ver con aquella otra hija del cielo.

Esto sucede hoy día a muchos hermanos nuestros, víctimas (algunos inconscientes) del maldito resabio liberal. Creen con cierta buena fe defender y propagar el Catolicismo; pero a fuerza de acomodarlo a su estrechez de miras y a su poquedad de ánimo, para hacerlo (dicen) más aceptable al enemigo a quien desean convencer, no reparan que no defienden ya el Catolicismo, sino una cierta cosa particular suya, que ellos llaman buenamente así, como pudieran llamarla con otro nombre. Pobres ilusos que, al empezar el combate, y para mejor ganarse al enemigo, han empezado por mojar la pólvora y por quitarle el filo y la punta a la espada, sin advertir que espada sin punta y sin filo no es espada, sino hierro viejo, y que la pólvora con agua no lanzará el proyectil. Sus periódicos, libros y discursos, barnizados de catolicismo, pero sin el espíritu y vida de él, son en el combate de la propaganda lo que la espada de Bernardo y la carabina de Ambrosio, que tan famosas ha hecho por ahí el modismo popular para representar toda clase de armas que no pinchan ni cortan.

¡Ah! no, no, amigos míos; preferible es a un ejército de esos una solo compañía, un solo pelotón de bien armados soldados que sepan bien lo que defienden y contra quién lo defienden y con qué verdaderas armas lo deben defender. Denos Dios de esos, que son los que han hecho siempre y han de hacer en adelante algo por la gloria de su Nombre, y quédese el diablo con los otros, que como verdadero desecho se los regalamos.

Lo cual sube de punto si se considera que no sólo es inútil para el buen combate cristiano tal haz de falsos auxiliares, sino que es embarazosa y casi siempre favorable al enemigo. Asociación católica que debe andar con esos lastres, lleva en si lo suficiente para que no pueda hacer con libertad movimiento alguno. Ellos matarán a la postre con su inercia toda viril energía; ellos apocarán a los más magnánimos y reblandecerán a los más vigorosos; ellos tendrán en zozobra al corazón fiel, temeroso siempre, y con razón, de tales huéspedes, que son bajo cierto punto de vista amigos de sus enemigos. Y, ¿no será triste que, en vez de tener tal asociación un solo enemigo franco y bien definido a quien combatir, haya de gastar parte de su propio caudal de fuerzas en combatir, o por lo menos en tener a raya, a enemigos intestinos que destrozan o perturban por lo menos su propio seno? Bien lo ha dicho La Civiltá Cattolica en unos famosos artículos.

"Sin esa precaución, dice, correrían peligro ciertísimo no solamente de convertirse tales asociaciones (las católicas) en campo de escandalosas discordias, mas también de degenerar en breve de los sanos principios, con grave ruina propia y gravisimo daño de la Religión."

Por lo cual concluiremos nosotros este capitulo trasladando aquí aquellas otras tan terminantes y decisivas palabras del mismo periódico, que para todo espíritu católico deben ser de grandísima, por no decir de inapelable autoridad. Son las siguientes:

"Con sabio acuerdo las asociaciones católicas de ninguna cosa anduvieron tan solicitas como de excluir de su seno, no sólo a todo aquel que profesase abiertamente las máximas del Liberalismo, si que a aquellos que, forjándose la ilusión de poder conciliar el Liberalismo con el Catolicismo, son conocidos con el nombre de católicos liberales".

376 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:23
SI ES O NO ES INDISPENSABLE ACUDIR CADA VEZ AL FALLO CONCRETO DE LA IGLESIA Y DE SUS PASTORES PARA SABER SI UN ESCRITO O PERSONA DEBEN REPUDIARSE Y COMBATIRSE COMO LIBERALES.

"Todo lo que acabáis de exponer, dirá alguien al llegar aquí, topa, en la práctica, con una dificultad gravísima. Habéis hablado de personas y de escritos liberales, y nos habéis recomendado con gran ahínco huyésemos, como de la paste, de ellos y hasta de su más lejano resabio. ¿Quién, empero, se atreverá, por si solo, a calificar a tal persona o escrito de liberal, no mediando antes fallo decisivo de la Iglesia docente, que así lo declare?"

He aquí un escrúpulo, o mejor, una tontería, que han puesto muy en boga, de algunos años acá, los liberales y los resabiados de Liberalismo. Teoría nueva en la Iglesia de Dios, y que hemos vista con asombro prohijaba por quienes nunca hubiéramos imaginado pudiesen caer en tales aberraciones. Teoría, además, tan cómoda para el diablo y sus secuaces, que en cuanto un buen católico les ataca o desenmascara, al punto se les ve acudir a ella y refugiarse en sus trincheras, preguntando con aires de magistral autoridad: "¿Y quién sois vos para calificarme a mi o a mi periódico de liberales? ¿Quién os ha hecho maestro en Israel para declarar quién es buen católico y quién no? ¿Es a vos a quien se ha de pedir patente de catolicismo?" Esta última frase, sobre todo, ha hecho fortuna, como se dice, y no hay católico resabiado de liberal que no la saque, como último recurso, en los casos graves y apurados. Veamos, pues, qué hay sobre eso y si es sana teología la que exponen los católico-liberales sobre el particular. Planteemos antes limpia y escueta la cuestión. Es la siguiente:

Para calificar a una persona o un escrito de liberales, ¿debe aguardarse siempre el fallo concreto de la Iglesia docente sobre tal persona o escrito?

Respondemos resueltamente que de ninguna manera. De ser cierta esta paradoja liberal, fuera ella indudablemente el medio más eficaz para que en la práctica quedasen sin efecto las condenaciones todas de la Iglesia, en lo referente así a escritos como a personas.

La Iglesia es la única que posee el supremo magisterio doctrinal de derecho y de hecho, juris et facti, siendo su suprema autoridad, personificada en el Papa, la única que definitivamente y sin apelación puede calificar doctrinas en abstracto, y declarar que tales doctrinas las contiene o enseña en concreto el libro de tal o cual persona, Infalibilidad no por ficción legal, como la que se atribuye a todos los tribunales supremos de la tierra, sino real y efectiva, como emanada de la continua asistencia del Espíritu Santo, y garantiza por la promesa solemne del Salvador. Infalibilidad que se ejerce sobre el dogma y sobre el hecho dogmático, y que tiene por tanto toda la extensión necesaria para dejar perfectamente resuelta, en última instancia, cualquier cuestión.

Ahora bien. Esto se refiere al fallo último y decisivo, al fallo solemne y autorizado, al fallo irreformable e inapelable, al fallo que hemos llamado en última instancia. Mas no excluye para luz y guía de los fieles otros fallos menos autorizados, pero sí también muy respetables, que no se pueden despreciar y que pueden hasta obligar en conciencia al fiel cristiano. Son los siguientes, y suplicamos al lector se fije bien en su gradación:

1.° El de los Obispos en sus diócesis. Cada Obispo es juez en su diócesis para el examen de las doctrinas y calificación de ellas, y declaración de cuáles libros las contienen y cuáles no. Su fallo no es infalible, pero es respetabilísimo y obliga en conciencia, cuando no se halla en evidente contradicción con otra doctrina previamente definida, o cuando no le desautoriza otro fallo superior.

2.º El de los Párrocos en sus feligresías. Este magisterio está subordinado al anterior, pero goza en su más reducida esfera de análogas atribuciones. El Párroco es pastor, y puede y debe, en calidad de tal, discernir los pastos saludables de los venenosos. No es infalible su declaración, pero debe tenerse por digna de respeto, según las condiciones dichas en el párrafo anterior.

3.º El de los directores de conciencias. Apoyados en sus luces y conocimientos, pueden y deben los confesores decir a sus dirigidos lo que les parezca, acerca tal doctrina o libro sobre que se les pregunta; apreciar según las reglas de moral y filosofía si la lectura o compañía puede ser peligrosa o nociva para su confesado, y hasta pueden con verdadera autoridad intimarle se aparte de ellas. Tiene, pues, también un cierto fallo sobre doctrinas y personas el confesor.

4.° El de los simples teólogos consultados por el fiel seglar. Peritis in arte credendam, dice la filosofía: "se ha de creer a cada cual en lo que pertenece a su profesión o carrera." No se entiende que goce en ella el tal de verdadera infalibilidad, pero sí que tiene una cierta especial competencia para resolver los asuntos con ellas relacionados Ahora bien. Al teólogo graduado le da la Iglesia un cierto derecho oficial para explicar a los fieles la ciencia sagrada y sus aplicaciones. En uso de este derecho escriben de teología los autores, y califican y fallan según su leal saber y entender. Es, pues, cierto que gozan de una cierta autoridad científica para fallar en asuntos de doctrina, y para declarar qué libros la contienen o qué personas la profesan. Así simples teólogos censuran y califican, por mandato del Prelado, los libros que se dan a la imprenta, y garantizan con su firma su ortodoxia. No son infalibles, pero le sirven al fiel de norma primera en lo casero y usual de cada día, y deben éstos atenerse a su fallo hasta que lo anule otro superior.

5.º El de la simple razón humana debidamente ilustrada. Sí, señor; hasta eso es lugar teológico; como se dice en teología; es decir, hasta eso es criterio científico en materia de religión. La fe domina a la razón; ésta debe estarle en todo subordinada. Pero es falso que la razón nada pueda por sí sola, es falso que la luz inferior encendida por Dios en el entendimiento humano no alumbre nada, aunque no alumbre tanto como la luz superior. Se le permite, pues, y aun se le manda al fiel discurrir sobre lo que cree, y sacar de ello consecuencias, y hacer aplicaciones, y deducir paralelismos y analogía. Así puede el simple fiel desconfiar ya a primera vista de una doctrina nueva que se le presente, según sea mayor o menor el desacuerdo en que la vea con otra definida. Y puede, si este desacuerdo es evidente combatirla como mala, y llamar malo al libro que la sostenga. Lo que no puede es definirla ex cathedra; pero tenerla para sí como perversa, Y como tal señalarla a los otros para su gobierno, y dar la voz de alarma y disparar los primeros tiros, eso puede hacerlo el fiel seglar; eso lo ha hecho siempre y se lo ha aplaudido siempre la iglesia. Lo cual no es hacerse pastor del rebaño, ni siquiera humilde zagal de él: es simplemente servirle de perro para avisar con sus ladridos. Oportet aulatrare canes, recordó a propósito de esto muy oportunamente un gran Obispo español, digno de los mejores siglos de nuestra historia.

¿Por ventura no lo entienden así los más celosos Prelados, cuando, en repetidas ocasiones, exhortan a sus fieles a abstenerse de los malos periódicos o de los malos libros sin indicarles cuáles sean éstos, persuadidos como están de que les bastará su natural criterio ilustrado por la fe para distinguirlos, aplicando las doctrinas ya conocidas sobre la materia? Y el mismo Índice ¿contiene acaso los títulos de todos los libros prohibidos? ¿No figuran al frente de él, con el carácter de Reglas generales del Índice, ciertos principios a los que debe atenerse un buen católico para considerar como malos muchos impresos que el Índice no designa, pero que, sobre las reglas dadas, quiere que juzgue y falle por sí propio cada uno de los lectores?

377 acracia ya, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:23
Imagino que si retendemos que todos pensemos igual, lo que hoy nos trae el liberalismo desde óptica católica tendrá razón.
Pero si admitimos la diversidad no podemos pensar que lo que hoy nos trae liberalismo se pueda aplicar de ninguna manera

Así que esa es la base de la que debemos partir
Si coincidimos en admitir al otro como igual, este liberalismo deja de ser el origen de todo mal y pasa a ser el origen de toda convivencia en igualdad y libertad

Así que todo el desarrollo que realiza está viciado de origen, y no puede ser tomado en cuenta más que para fanáticos que aspiran a desacerse de todo el que no piense como ellos

Detrás de un discurso coherente está la incompresión del mundo real en el que vivimos, y que no puede a nivel de convivencia asentarse en dogma alguno.
Otra cosa será que no se parta de un relativismo, sino de una ÉTICA que permita tener unas referencias absolutas sobre lo que es bueno y malo en sociedad

Un saludo
378 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:25
Pero vengamos a una consideración más general. ¿De qué serviría la regla de fe y costumbres, si a cada caso particular no pudiese hacer inmediata aplicación de ella el simple fiel, sino que debiese andar de continuo consultando al Papa o al Pastor diocesano? Así como la regla general de costumbres es ley, y sin embargo tiene cada uno dentro de sí una conciencia (dictamen practicum) en virtud de la cual hace las aplicaciones concretas de dicha regla general, sin perjuicio de ser corregido, si en eso se extravía; así en la regla general de lo que se ha le creer, que es la autoridad infalible de la Iglesia, consiente ésta, y ha de consentir, que haga cada cual con su particular criterio las aplicaciones concretas, sin perjuicio de corregirle, y obligarle a retractación si en eso yerra. Es frustrar la superior regla de fe, es hacerla absurda e imposible exigir su concreta e inmediata aplicación por la autoridad primera, a cada caso de cada hora y de cada minuto.

Hay aquí un cierto jansenismo feroz y satánico, como el que había en los discípulos del malhadado Obispo de Iprés al exigir para la recepción de los Santos Sacramentos disposiciones tales, que los hacían moralmente imposible para los hombres, a cuyo provecho están destinados. El rigorismo ordenancista que aquí se invoca es tan absurdo como el rigorismo ascético que se predicaba en Port-Royal, y sería aun de peores y más desastrosos resultados. Y si no, obsérvese un fenómeno. Los más rigoristas en eso son los más empedernidos sectarios de la escuela liberal. ¿Cómo se explica esa aparente contradicción? Explícase muy claramente, recordando que nada convendría tanto al Liberalismo, como esa legal mordaza puesta a la boca y a la pluma de sus más resueltos adversarios. Sería a la verdad gran triunfo para él lograr que, so pretexto de que nadie puede hablar con voz autoritativa en la Iglesia, más que el Papa y los Obispos, enmudeciesen de repente los De Maistre, los Valdegamas, los Veuillot, los Villoslada, los Aparisi, los Tejado, los Orti y Lara, los Nocedal, de que siempre, por la divina misericordia, ha habido y habrá gloriosos ejemplares en la sociedad cristiana. Eso quisiera él, y que fuese la Iglesia misma quien le hiciese ese servicio de desarmar a su más ilustres campeones.


5fc
379 catolico, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:26
¡Ojalá hubieran en esta bitácora menos progres y más personas piadosas, como "El liberalismo es pecado", que nos recordaran la doctrina de la Santa Iglesia!
380 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:28
¿Y QUÉ ME DECÍS DE LA HORRIBLE SECTA DEL "LAICISMO", QUE DESDE HACE POCO, AL DECIR DE ALGUNAS GENTES, CAUSA TAN GRAVES ESTRAGOS EN NUESTRO PAÍS?

Esta es la ocasión de hablar del Laicismo de esa espantosa secta, como se la ha llamado, que ha tenido el singular privilegio de excitar la pública atención en estos últimos tiempos, en que apenas ninguna otra cuestión teológica ha merecido este honor. Gran monstruo habrá debido de ser el de que aquí se trata, cuando con tan general rebato se han crecido en el caso de embestir contra el hasta los menos aficionados a polémica religiosa, hasta los menos inclinados a velar por la honra de la Iglesia. El Laicismo ha sido una herejía singular de estos últimos tiempos, que ha tenido contra si la saña de todos los que aborrecen a Jesucristo. ¡Habrá rareza como ésta! En cambio, haberse levantado un hombre, sea seglar, sea eclesiástico, contra el Laicismo, ha sido al punto título de gloria y motivo de ruidoso aplauso y palutoteo en el grupo francmasón. He aquí un hecho que nadie puede desmentir, porque ha pasado a la vista de todos. ¿No podría ser éste un dato suficiente para dejar completamente resuelto desde el primer momento tan pavoroso problema?

Mas qué es el Laicismo? Sus fieros contradictores se han tomado mas bien la pena de anatematizarlo desde sus respectivas cátedras, más o menos autorizadas, que de definirlo. Nosotros, que andamos años ha en tratos públicos y privados con él, ensayaremos sacarlos de este apuro y darles, para que tengan alguna base en sus invectivas, una definición.

De Laicismo se han calificado tres cosas:

1.ª La pretendida exageración de la iniciativa seglar en la edificación de personas y de doctrinas.

2.ª La pretendida exageración de la iniciativa seglar en la dirección y organización de obras católicas.

3ª La pretendida falta de sumisión de ciertos seglares a la autoridad episcopal.

He aquí los tres puntos del enconado proceso que contra los laicistas se ha entablado de dos o tres años acá. Excusado es decir que esos tres puntos que damos aquí claramente deslindados por primera vez, nunca los ha deslindado en sus fogosas peroratas el ampuloso fiscal que ha llevado principalmente la voz contra nosotros. Eso de concretar cargos y precisar conceptos no debe de entrar en las leyes de su polémica, por todo extremo original. Mucho vociferar a grito herido: " ¡Cisma! ¡cisma! ¡secta! ¡secta! ¡ rebeldía! ¡Rebeldía! y, mucho ponderar los fueros y prerrogativas de la autoridad episcopal, mucho probar con autoridades y cánones verdades que nadie niega sobre esta autoridad; pero nada de acercarse (ni de lejos) al verdadero punto del debate; nada de probar gravísimas acusaciones, olvidando que, acusación que no se aprueba, deja de ser acusación y pasa a ser desvergonzada calumnia. ¡Oh, qué lujo de erudición, qué profundidad de teología, qué sutileza de derecho canónico, qué énfasis de retórica escolar se ha malgastado en probar que eran los peores enemigos de la causa católica sus más firmes defensores; que eran los autores y fautores del Laicismo, precisamente los de continuo apostrofados de Clericalismo; que tendían a emanciparse del santo magisterio episcopal los que han sido en todos tiempos los más adictos y dóciles al cayado de sus Pastores, en lo que pertenece a su jurisdicción!

Esta última frase (en lo que pertenece a su jurisdicción) la tiene en lamentable y tal vez calculado olvido los fieros impugnadores del mal llamado Laicismo, y con tanto traer y llevar por arriba y por abajo la Encíclica Cum multa, diríase no han acertado aun a ver en ella ese paréntesis, que da de lo más sustancioso de ella la debida y natural explicación. En efecto; todas las acusaciones de rebeldía dirigidas contra ciertas asociaciones y periódicos, estarían muy en su lugar siempre que se probase (como efectivamente nunca se ha probado ni se probará) que tales asociaciones y periódicos, al resistirse con varonil firmeza a formar parte de la malhadada unión católico-liberal que se les quiso canónicamente imponer resistieron a su natural jefe religioso en algo que era de su jurisdicción. El colosal talento de los descubridores e impugnadores del Laicismo podría bien ocuparse en eso, que seria tarea digna de su laboriosidad, y que por cierto habían de tardar en ver concluida. Mas ¿qué hacer? No les ha dado por ahí a los antilaicistas, ni debe haber para ellos señalado en. su manualito de Lógica aquel vicio llamado mutatio elenchi, que es el que de continuo les hace cantar extra chorum." por no emplear otro modismo, si más gráfico, menos limpio y oloroso, que tiene entre los suyos el enérgico idioma catalán.

Es por de pronto un Laicismo, singular este que en España, y en Cataluña sobre todo anda al frente de todas las obras católicas vulgarmente llamadas ultramontanas; que a la voz del Papa levanta romerías; que para secundar al Papa cubre adhesiones con millares de firmas; que para socorrer al Papa manda de continuo a Roma limosnas y más limosnas; que está siempre al lado de sus Prelados en cuanto éstos ordenen para combatir a la impiedad; que funda y paga y sostiene escuelas católicas contra las llamadas laicas y protestantes; que forma, en una palabra, en la academia, en el templo, en la prensa, el grupo más ardientemente batallador en defensa de los derechos de la fe y de la Santa Sede. Es un Laicismo raro y fenomenal éste del cual son amigos e inspiradores los sacerdotes más ejemplares, y focos las casas religiosas más observantes; que ha recibido en pocos años él solo más bendiciones expresas de Su Santidad que cualquier otro grupo en medio siglo de fecha; que lleva sobre sí el certificado mas auténtico de ser cosa de Cristo en la animadversión y rabia con que le miran y tratan todos los enemigos más declarados del nombre cristiano. ¿No es verdad que es este un Laicismo que en todo se parece al más puro Catolicismo?

Resumen: que no hay tal Laicismo ni cosa que lo parezca. Hay sí, un puñado de católicos seglares que valen por un ejército, y que incomodan de veras a la secta católico-liberal, que tiene por eso muy legítima y justificada razón para odiarlos.

Y hay además:

1.° Que el católico seglar ha podido siempre, y puede y debe con más justo motivo hoy día, dadas las presentes circunstancias, tomar parte muy activa en la controversia religiosa, exponiendo doctrinas, calificando libros y personas, desenmascarando fachas de sospechosa catadura, tirando derecho a los blancos que de antemano le señala la Iglesia Entre los cuales el blanco preferente debe ser en nuestros días el error contemporáneo del Liberalismo, y su hijuela y cómplice y encubridor el catolicismo liberal, contra los cuales cien veces ha dicho el Papa que era muy recomendable guerreasen sin cesar todos los buenos católicos, aun los seglares.

2.º Que el fiel seglar ha podido en todos tiempos, y puede hoy emprender, organizar, dirigir y llevar a cabo toda suerte de obras católicas, con sujeción a los trámites que para eso prescribe el Derecho canónico, y sin otra limitación que la que éste señala. De lo cual nos dan ejemplo grandes Santos que, siendo simples seglares, han creado en la Iglesia de Dios magníficas instituciones de todo género, y hasta verdaderas Ordenes religiosas, como fue San Francisco de Asís, que, ¡pásmense los antilaicistas!, nunca llegó a ser sacerdote' ni era subdiácono, sino un pobre seglar, cuando puso los cimientos de la suya. Con mucha mayor razón se puede, pues, fundar un periódico, una academia, un círculo, o un casino propagandista, sin más que atenerse a las reglas generales que para esto establece, no el criterio de un hombre, sea el que fuere, sino la sabia legislación canónica, de quien son súbditos todos y a quien deben ser todos obedientes, desde el Príncipe más alto de la Iglesia hasta el mas oscuro seglar.

3.º Que tratándose de cuestiones libres no hay rebeldía ni desobediencia en que quiera resolverlas cada periódico o asociación o individuo según su criterio particular. Siendo muy de notar, aunque nada extraño, que en eso tengamos los católicos que dar lecciones a los liberales de cuáles sean los fueros de la verdadera libertad cristiana, y de cuán distinta es la noble sumisión de la fe. del bajo y rastrero servilismo. Las opiniones libres ni el confesor puede imponerlas a su confesado, aunque las crea más provechosas o seguras, ni el Párroco a su feligrés, ni el Prelado a sus diocesanos, y seria muy conveniente que sobre eso diesen nuestros ilustrados contradictores un repaso al Bouix, o por lo menos al F. Larraga. Por lo mismo no hay crimen, ni hay pecado, ni hay siquiera falta venial (y mucho menos herejía, cisma o cualquiera otra majadería) en ciertas resistencias. Son resistencias que la Iglesia autoriza y que por tanto nadie puede condenar. Eso sin prejuzgar si tales resistencias son algunas veces no sólo lícitas, si que recomendables; y no sólo recomendables, si que obligatorias en conciencia. Como seria, si de buena o mala fe, con rectas o no rectas intenciones, se pretendiese llevar a un súbdito a que suscribiese fórmulas o adoptase actitudes, o aceptase connivencias abiertamente favorables al error, y deseadas y urdidas y aplaudidas por los enemigos de Jesucristo. En tal caso el deber del buen católico es la resistencia a todo trance, y antes morir que condescender.
381 acracia ya, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:33
Bueno al menos el que quiera leer tendrá materia, si el tema le gusta, o si quiere leer algo diferente de lo habitual.

Colacho, buenas noches amigo, el Marc este es un colaborador del Plural que publica un artículo sobre Pio y el blog.
Lo puedes encontrar en uno de los primeros post de hoy.

Un saludo

Buenas noches socio
Tremenda desigualdad entre la persimidad aquí del culto musulman, y el del culto católico o cristiano en la mayoría(si no totaildad) de los paises musulmanes.

Un abrazo .
382 Progre, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:38
Lo mejor que podrían hacer los progres es ni siquiera aparecer más por aqui .... dejar a los fachillas que se hagan-la-picha un lio ellos solos. Desprecio total. Que se suplanten entre ellos.
383 coconut, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:41
Os voy a extraer un párrafo que no tiene desperdicio de un libro de Ricardo de la Cierva titulado "La sociedad violada":

"Nada tiene de extraño que Miguel de Unamuno, seducido brevemente por el ideal socialista que pronto abandonó, escribiera poco despues de ingresar en la Agrupación Socialista de Bilbao:
384 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:47
SI ES MÁS CONVENIENTE DEFENDER EN ABSTRACTO LAS DOCTRINAS CATÓLICAS CONTRA EL LIBERALISMO, O DEFENDERLAS POR MEDIO DE UNA AGRUPACIÓN O PARTIDO QUE LAS PERSONIFIQUE.

¿Es más conveniente defender en abstracto las doctrinas católicas contra el Liberalismo, o defenderlas formando un partido que las personifique?

Esta cuestión se ha propuesto mil veces, aunque nunca seguramente con la franqueza con que nos atrevemos nosotros a proponerla aquí. De la confusión de ideas que hay sobre esto, aun entre muchos que son indudablemente verdaderos católicos, han nacido tantas proyectadas y siempre fracasadas fórmulas de Unión fuera o con abstracción de la cuestión política, fórmulas en algunos, sin duda bien intencionadas, aunque en otros hayan sido máscara de astutas y pérfidas maniobras.

Volvernos, pues, a preguntar con toda sinceridad y llaneza: ¿Conviene más defender las ideas antiliberales en abstracto, o defenderlas en concreto, o sea personificadas en un partido franca y resueltamente antiliberal?

Una buena parte de nuestros hermanos, los que pretenden (aunque no lo consiguen) aparecer neutrales en política, dicen que sí conviene. Nosotros sostenemos decididamente que no. Es decir, creemos que es mejor, y que es lo único práctico y viable y eficaz, atacar al Liberalismo y defender y oponerle las ideas antiliberales, no en abstracto, sino en concreto, esto es, no solamente por media de la palabra hablada o escrita, sino por medio de un partido de acción, perfectamente anti-liberal .

Vamos a probarlo.

¿De qué se trata aquí? Trátase de defender ideas prácticas y de práctica aplicación a la vida pública y social, y a las relaciones entre los modernos Estados y la Iglesia de Dios. Ahora bien; tratándose de buscar, ante todo, resultados inmediatamente prácticos, son los más conducentes a este fin los procedimientos mas prácticos. Y lo más práctico aquí es, no la defensa simplemente abstracta y teórica de las doctrinas, sino ayudar y favorecer a los que en el terreno práctico procuran plantearlas, y combatir, desautorizar y aniquilar, si se pudiese, a los que en el mismo terreno práctico se oponen a su realización.

Cansados estamos de idealismos místicos y poéticos, que a nada conducen más que a una vaga admiración de la verdad, si a tanto llegan. A la Iglesia, como a Dios, se la ha de servir spiritu et veritatc, "en espíritu y en verdad"; cogitatione, verbo et opera, "con pensamiento, palabra y obra". El problema actual, en que anda revuelto el mundo, es brutalmente práctico con toda la propiedad del adverbio subrayado. Mas que con razones, pues, se ha de resolver con obras, que obras son amores y no buenas razones, dice el refrán. No es principalmente la cháchara liberal lo que ha trastornado al mundo sino el trabajo eficaz y práctico de los sectarios del Liberalismo. Con la mano más que con la lengua se ha destronado a Dios y al Evangelio de su social soberanía de dieciocho siglos: con la mano más que con la lengua se los ha de volver a colocar en su trono. las ideas, hemos dicho ya más arriba, no se sostienen en el aíre, ni hacen camino por sí solas, ni por sí solas producen en el mundo general conflagración. Son pólvora que no se inflama si no hay quien, aplicando la mecha, la ponga en combustión. Las herejías puramente teóricas y doctrinales han dada poco que hacer a la Iglesia de Dios: más se ha servido al error el brazo que blande la espada que la pluma que escribe falsos silogismos. Nada hubiera sido el Arrianismo sin el apoyo de los emperadores arrianos; nada el Protestantismo sin el favor de los príncipes alemanes deseosos de sacudir el yugo de Carlos V; nada el Anglicanismo sin el de los Lores ingleses cebados por Enrique VIII con los bienes de los Cabildos y monasterios. Urge, pues, oponer a la pluma, la pluma; a la lengua, la lengua; pero principalmente al trabajo el trabajo; a la acción, la acción; al partido, el partido; a la política, la política; a la espada (en ocasiones dadas), la espada.

Así se han hecho siempre las cosas en el mundo, y así se harán. hasta el fin de él. Prodigios no los suele obrar Dios para la defensa de la fe, más que en los principios de ella. Arraigada ésta en un pueblo, quiere que sea defendida humanamente y al modo humano la que en el mundo y al modo humano ha descendido a vivir.

Lo que se llama, pues, un partido católico, sea cualquiera el otro apellido que se le dé, es hay día una necesidad. Tanto significa como haz de fuerzas católicas, núcleo de buenos católicos, unión de trabajos católicos, para obrar en el terreno humano en favor de la Iglesia, allí donde la Iglesia jerárquica no puede muchas veces descender. Que se procure una política católica, una legalidad católica, un Gobierno católico, por medios dignos y católicos, ¿quién lo puede reprobar? ¿No bendijo la Iglesia en la Edad Media la espada de los cruzados, y en la Moderna la bayoneta de los zuavos pontificios? ¿No les dio su pendón? ¿No fue ella la que les prendió al pecho la divisa? Si San Bernardo no se contentó con escribir sobre eso patéticas homilías, sino que recluto soldados y los lanzó a las costas de Palestina, ¿qué inconveniente hay en que un partido católico se lance hay día a la cruzada que permitan las circunstancias, la de los periódicos, la de los círculos, la de los votos, la de la pública manifestación, mientras aguarda la hora histórica en que disponga Dios enviar a favor de su pueblo cautivo la espada de un nuevo Constantino o de un segundo Carlomagno?

Extraño será no le parezcan blasfemias estas verdades a la secta liberal. Pues, por lo mismo, nos han de parecer a nosotros las máximas más sólidas y las más oportunas hoy día.

385 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:49
SI ES EXAGERACIÓN NO RECONOCER COMO PARTIDO PERFECTAMENTE CATÓLICO MÁS QUE A UN PARTIDO QUE SEA RADICALMENTE ANTILIBERAL.

"Nos convence lo que acabáis de decir (exclamará alguno de los nuestros, de los nuestros, sí, pero aprensivo y miedoso en demasía por todo lo que suene a política y a partido); mas ¿cuál ha de ser este partido a que se afilie el buen católico para defender, como decís, concreta y prácticamente su fe contra la opresión del Liberalismo? El espíritu de partido puede aquí alucinaros y hacer que, aun a pesar vuestro, os inflame mas el deseo de favorecer por medio de la Religión una determinada causa política, que no el de favorecer por medio de la política a la Religión".

Parécenos, amigo lector, que estampamos aquí la dificultad en toda su fuerza y tal como se la oye proponer por multitud de personas. Afortunadamente nos costará poquísimo desvanecerla, por más que en ella se encuentren como atascados y atarugados muchos de nuestros hermanos.

Afirmamos, pues, sin temor de que nadie pueda lógicamente contradecirnos, que, para combatir al Liberalismo, lo más procedente y lógico es trabajar en mancomunidad de miras y esfuerzos con el partido más radicalmente antiliberal.
-¡Hombre! ¡Eso es verdad de Pero Grullo!

-Pero es verdad. Y ¿quién tiene la culpa si a ciertas gentes hay que presentarles las más sólidas verdades de la filosofía en forma de vulgares perogrulladas? No, no es espíritu de partido, sino espíritu de verdad, afirmar que no puede eficazmente oponerse al Liberalismo más que un partido verdaderamente católico, y afirmar en seguida que no es partido radicalmente católico más que un partido radicalmente antiliberal.

Esto escuece naturalmente a ciertos paladares estragados por salsas mestizas, pero es incontestable. El Catolicismo y el Liberalismo son sistemas de doctrinas y de procedimientos esencialmente opuestos, como creemos haber demostrado en estos nuestros artículos; forzoso se hace, pues, reconocer, aunque cueste y amargue, que no se es íntegramente católico sino en cuanto se es íntegramente antiliberal. Estas ideas dan una ecuación rigurosamente matemática. los hombres y los partidos (salvo en ellos error de buena fe) en tanto son católicos por sus doctrinas, en cuanto no profesan idea alguna anticatólica, y es clarísimo que profesarán doctrina anticatólica siempre y cuando conscientes profesen en todo o en parte alguna doctrina liberal. Decir, pues: tal partido liberal o tal persona conscientemente liberal no son católicos, es fórmula tan exacta corno decir: tal casa blanca no es negra, o tal otra colorada no es azul. Es simplemente enunciar de un sujeto lo que lógicamente resulta de aplicar el principio de contradicción: Nequit idem simul esse et non esse: "No puede algo ser y juntamente dejar de ser". Venga, pues, acá el más pintado liberal y diganos si hay en el mundo teorema de matemáticas que concluya mejor que éste: No hay más partido perfectamente católico que un partido que sea radicalmente antiliberal.

No es, pues, partido católico, repetimos, ni aceptable en buena tesis para católicos, más que el que profese y sostenga y practique ideas resueltamente antiliberales. Cualquier otro, por respetable que sea, por conservador que se presente, por orden material que proporcione al país, por beneficios y ventajas que accidentalmente ofrezca a la misma Religión, no es partido católico desde el momento en que se presenta basado en principios liberales, u organizado con espíritu liberal, o dirigido a fines liberales. Y decimos así, refiriéndonos a lo que más arriba hemos indicado, esto es, que hay liberales que del Liberalismo aceptan los principios tan sólo, sin querer las aplicaciones; al paso que hay otros que aceptan las aplicaciones sin querer admitir (por lo menos descaradamente) los principios. Repetimos, pues, que un partido liberal no es católico, ya sea liberal en cuanto a sus principios, ya no lo sea en cuanto a sus aplicaciones, como lo blanco no es negro, como lo cuadrado no es circular, como el valle no es montaña, como la obscuridad no es luz.

El periodismo revolucionario, que ha traído al mundo para confusión de él una filosofía y una literatura cuyas especiales, ha inventado también Un modo de discurrir especialmente suyo. Que es, no discurrir como antiguamente se solía, sacando de principios consecuencias, sino discurrir como se usa en las plazuelas y en los corros de comadres, moverse por impresión, vociferar a diestro y a siniestro pomposas palabrotas (sesquipedalia verba), y aturdir y marear al entendimiento propio y al ajeno con desatado turbión de prosa volcánica, en vez de alumbrarle y dirigirle con la clara y serena lumbre de bien seguida argumentación. Es seguro, por lo mismo, que se escandalizará de que neguemos el dictado de católicos a tantos partidos representados en la vida publica por hombres que, vela en mano, concurren a nuestras procesiones; y representados en la prensa por tantos órganos que cantan endechas allá por Semana Santa al Mártir del Gólgota (estilo progresista puro) o villancicos en NocheBuena al Niño de Belén, y que se creen con esto sólo tan representantes de una política católica, como pudieran el gran Cisneros o nuestra ínclita primera Isabel. Y sin embargo... escandalícense o no, les diremos que tan católicos son ellos, como fueron estos luteranos o francmasones. Cada cosa es lo que es, y nada más. Todas las apariencias buenas no harán sea bueno lo que en su esencial naturaleza es malo. Y hable en católico y hágalo todo en apariencia como católico el liberal, liberal será y no católico Todo lo más será liberal vergonzante, que de los católicos anda remedando idioma, traje, forma y buen parecer.


5fc
386 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:50
DASE DE PASO UNA EXPLICACIÓN MUY CLARA Y SENCILLA DE UN LEMA POR MUCHOS MAL COMPRENDIDO, DE LA "REVISTA POPULAR".

¿Cómo dejáis, pues, dirá alguno, tan mal parado el lema para muchos dogmáticos, y que tanto ha resonado por ahí: "Nada, ni un pensamiento, para la política. -Todo, hasta el último aliento, para la Religión".

El tal lema, amigos míos, queda muy en su lugar y caracteriza perfectamente, sin menoscabo de las doctrinas hasta aquí expuestas, a la publicación de Propaganda popular que lo escribe cada semana al frente de sus columnas.

Su explicación es obvia, y nace del mismo carácter de la Propaganda popular, y del sentido meramente popular que en ella tienen determinadas expresiones.

Vamos a verlo rápidamente.

Política y Religión, en su sentido más elevado y metafísico, no son ideas opuestas ni aun separadas; al revés, la primera se contiene en la segunda, como la parte se contiene en el todo, o como la rama se contiene en el árbol, para valernos de más vulgar comparación. La política, o sea el arte de gobernar a los pueblos, no es más, en su parte moral (único de que aquí se trata), que la aplicación de los grandes principios de la Religión al ordenamiento de la sociedad por los debidos medios a su debido fin.

En este concepto es Religión o parte de ella la política, como lo es el arte de regir un monasterio o la ley que preside a la vida conyugal, o el deber mutuo de los padres y de los hijos, y por lo mismo sería absurdo decir: "Nada quiero con la política, porque todo lo quiero para la Religión", ya que precisamente la política es una parte muy importante de la Religión, porque es o debe ser sencillamente una aplicación en grande escala de los principios y de las reglas que dicta para las cosas humanas la Religión, que en su inmensa esfera las abarca todas.

Mas el pueblo no es metafísico; ni en los escritos de Propaganda popular se da a las palabras la acepción rígida que se les da en las escuelas.

Hablando en metafísico, no sería entendido el propagandista en los círculos y corrillos donde busca su público especial. Tiene, pues, necesidad de dar a ciertas palabras el sentido que les da el pueblo llano, con quien se ha de entender.

¿Y qué entiende el pueblo de política? Entiende el pueblo por político el Rey tal o cual o el Presidente de la República, cuyo busto ven en las monedas y ven en el papal sellado; el Ministerio de tal o cual matiz que cayó o que acaba de subir; los diputados que andan a la greña formando la mayoría o la minoría; el gobernador civil y el alcalde que le mangonean el tinglado de las elecciones, Ias contribuciones que la hay que pagar; los soldados y empleados que hay que mantener, etc. Eso para el pueblo es la política, y toda la política, y no hay para él esfera más alto y trascendental.

Decir, pues, al pueblo: "No vamos a hablarte de política", es decirle que por el periódico que se le ofrece no sabrá si hay república o monarquía; si trae el cetro y la corona más o menos democratizados este o aquel príncipe de vulgar estirpe o de dinastía Real; si le manda o le cobra o le paga fulano o zutano en nombre del Ministerio avanzado o del conservador; si le han nombrado a Pérez alcalde en lugar de Fernández o si le han hecho estanquero al vecino de enfrente en vez del de la esquina. Y con esto sabe el pueblo que el tal periódico en la segunda, como la parte se contiene en el todo, o como la rama no le hablara de política (que para el no hay otra que ésta) y sí solamente de religión.

Dijo, pues, bien, y sigue diciendo bien a nuestro humilde juicio, la publicación que estampó por primera vez y sigue estampando como programa suyo aquella divisa Nada, ni un pensamiento' etc. Y lo entendieron así todos los que comprendieron el espíritu de la publicación desde el primer momento; y no necesitamos para entenderlo de argucias y cavilosidades. Y la misma publicación se encargó de declararlo, si mal no recordamos, en su primer artículo, donde después de ratificarse en este lema para exponerlo en igual sentido en que le hemos expuesto hoy, decía: "Nada con las pasajeras divisiones que turban hay a los hijos de nuestra patria. Mande Rey o mande Roque, entronícese, si quiere, la república unitaria o la federal, en lo que no moleste a nuestros derechos católicos o no mortifique nuestras creencias, se lo prometemos a fuer de honrados, no le haremos la oposición. Lo inmutable (nótese bien), lo eterno, lo superior a las miserables intriguillas de partido, eso defendemos y a eso tenemos consagrada toda nuestra existencia." Y luego, para más clarearse y para dejar bien definido hasta para los más tontos el verdadero sentido de su frase nada para la política, continuaba así: "Líbrenos Dios, sin embargo, de intentar la más leve censura contra los periódicos sanos, que defendiendo la misma sagrada causa que nosotros, aspiran a la realización de un ideal político tal vez más favorable a la suerte del atribulado Catolicismo en nuestra patria y en Europa. Sabe Dios cuánto les amamos, y cuánto les admiramos, y cuánto les aplaudimos. Merecen bien de la Religión y de las sanas costumbres; son los maestros de nuestra inexperta juventud; a su sombra benéfica se ha formado una generación católica decidida y brillantemente batalladora, que está compensando nuestras aflicciones con abundantes con suelos . Son nuestros modelos, y aunque de muy lejos, seguiremos su huella y el rastro de luz que van dejando en nuestra historia contemporánea.

Así escribía la Revista Popular en 1.° de enero del año 1871.

Tranquilícense, pues, los escrupulosos. Ni lo nuestro de hay contradice a aquello, ni aquello debe modificarse en modo alguno para ponerse en armonía con esto. Al unísono vibran ambas Propagandas. La que dice allí nada para la política, y la que aconseja aquí la defensa práctica de la Religión contra el Liberalismo en el terreno político y por media de un partido político, no son más que dos voces hermanas; tan hermanas, que podrían llamarse gemelas; tan gemelas, como nacidas de una solo alma y de un solo corazón.

387 coconut, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:51
Os voy a extraer un párrafo que no tiene desperdicio de un libro de Ricardo de la Cierva titulado "La sociedad violada":

"Nada tiene de extraño que Miguel de Unamuno, seducido brevemente por el ideal socialista que pronto abandonó, escribiera poco despues de ingresar en la Agrupación Socialista de Bilbao: "Soy socialista convencido, pero, amigo, los que aquí figuran como tales son intratables; fanáticos necios de Marx, ignorantes, ordenancistas, intolerantes, llenos de prejuicios de origen burgués, ciegos a las virtudes y servicios de la clase media, desconocedores del proceso evolutivo. en fin que todo tiene menos sentido social. A mí empiezan a llamarme místico, idealista y qué se yo cuántas cosas más. Me incomodé cuando les oí la enorme barbaridad de que para ser socialista hay que abrazar el materialismo. Tienen el alma seca, muy seca, es el suyo un socialismo de exclusión, de envidia y de guerra, no de inclusión, de amor y de paz. ¡Pobre ideal!¡En manos de quién anda el partido!"
388 Exitazo, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:52
Por algún motivo,jugosos y ciertos datos sobre la clase sociata gobernante que se filtran por goteo,por ejemplo,se han empeñado en reventar este blog y el becariete prisaico que postea interminables rollos sobre lo pecaminoso del liberalismo,lo ha conseguido.O el señor Moa trae moderador y registro de usuarios o esto se acabó para siempre.
389 desde holanda, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:53
Creo que hidalgo, 373, tiene razon.
Ese liberalismo es pecado yo lo considero un poco pelmazo, es un copiar y pegar sin aportacion personal, y eso me huele a querer boicotear esto con EXCESO DE ARGUMENTOS!!!, la idea es gracoosa y rentable, Acracia se va, yo he pasado por aqui tres o cuatro veces, y me vuelvo a ir. Simplemente no apetece leer cosas tan largas. Por descontado que si alguien se asoma por aqui por primera vez...no vuelve ni aunque le paguen por hacerlo!!, al menos yo no volveria.
Si me equivoco y va de buena fe, que me disculpe.
Creo que me divierto mas con Antonio y con Bres. Puestos a pecar, me quedo con ellos.
390 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:56
UNA OBSERVACIÓN MUY PRÁCTICA Y MUY DIGNA DE TENERSE EN CUENTA SOBRE EL CARÁCTER APARENTEMENTE DISTINTO QUE OFRECE EL LIBERALISMO EN DISTINTOS PAÍSES Y EN DIFERENTES PERIODOS HISTÓRICOS DE UN MISMO PAÍS .

El Liberalismo es, como hemos dicho, herejía práctica tanto como herejía doctrinal, y aquel principal carácter suyo explica muchísimos de los fenómenos que ofrece este maldito error, en su actual desarrollo en la sociedad moderna. De los cuales el primero es la aparente variedad con que se presenta en cada una de las naciones infestadas de él, lo que (a muchos de buena fe y a otros con dañado intento) autoriza al parecer para esparcir la falsa idea de que no hay uno solo, sino muchos Liberalismos. Toma en efecto el Liberalismo, merced a aquel su carácter práctico, una cierta forma distinta en cada región, y con ser uno su concepto intrínseco y esencial (que es la emancipación social de la ley cristiana, o sea el naturalismo político), son variadísimos los aspectos con que se ofrece al estudio del observador. Compréndese la razón de esto perfectamente. Una proposición herética es la misma, y lo mismo suena y lo mismo significa en Madrid que en Londres, en Roma que en París o en San Petersburgo. Mas, una doctrina que más bien ha procurado siempre traducirse en hechos y en instituciones que en tesis francamente formuladas, por fuerza ha de tomar mucho del clima regional, del temperamento fisiológico, de los antecedentes históricos, de los intereses de actualidad, del estado de las ideas y de otras mil concomitancias y circunstancias. Por fuerza ha de tomar, repetimos, de todo eso, distintos visos y exteriores caracteres que le hagan aparecer múltiple, cuando en realidad es una y simplicísima. Así, por ejemplo, a quien no hubiese estudiado más que al Liberalismo francés, petulante, descarado, ebrio de volterianos rencores contra todo lo que de lejos tuviese saber cristiano, había de hacérsele difícil a principios de este siglo comprender al Liberalismo español, mojigato, semimístico, arrullado y casi bautizado en su malhadada cuna de Cádiz con la invocación de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Era muy fácil, pues, al observador superficial ocurrirle al momento la idea de que el Liberalismo manso español nada tenía que ver con el desatentado Y francamente satánico que profesaban por aquella misma época nuestros vecinos. Y sin embargo, ojos perspicaces veían ya entonces lo que ahora ha enseñado hasta a los más topos la experiencia de medio siglo. Que el Liberalismo de cirio en mano y cruz en rostro, el Liberalismo que en la primera época constitucional tuvo por padres y por padrinos a sesudos magistrados, a graves sacerdotes y aun a elevadas dignidades eclesiásticas; el Liberalismo que mandaba leer los artículos de su Constitución en el púlpito de nuestras parroquias Y celebraba con repiques de campanas y solemnes Te Deum las infernales victorias del Masonismo sobre la Fe de la antigua España, era igualmente perverso y satánico, en su concepto esencial, que el que colocaba sobre los altares de París a la diosa Razón, y ordenaba por decreto oficial la abolición del culto católico en toda la Francia. Era sencillamente que el Liberalismo se presentaba en Francia, como descaradamente podía presentarse allí, dado el estado social de la nación francesa; al propio tiempo que se introducía mañosamente y prosperaba en España, como únicamente aquí podía crecer y prosperar, dado nuestro estado social, es decir, disfrazado con máscara de católico, y disculpado, o mejor protegido, y casi traído de la mano y casi autorizado con sello oficial por muchos de los mismos católicos.

Este contraste no puede ya presentarse tan extremado hoy día, tales y tan continuados han sido los desengaños a cuya clarísima luz se ha estudiado la cuestión, y tal es la que principalmente han derramado sobre ella las repetidas declaraciones de la Iglesia; sin embargo, no es raro oír a muchos algo todavía de eso, creyendo o aparentando creer que se puede ser liberal en alguna manera acá, y que no se puede ser liberal, por ejemplo, en Francia o en Italia, donde el problema se presenta planteado en distintos términos Achaque propio de quienes miran más a los accidentes del asunto que a su verdadero fondo sustancial.

Todo esto convenía deslindar, y así hemos procurado hacerlo en estos artículos, porque el diablo se parapeta y abroquela tras esos distingos y confusiones, que es un primor. Esto, además, nos obliga a señalar aquí algunos puntos de vista, desde los cuales se verá muy claro lo que en ocasiones se ofrece muy turbio y dudoso a no pocos sobre el particular.

1.° El Liberalismo es uno, como es una la raza humana: a pesar de lo cual se diversifica en las diferentes naciones y climas, como la raza humana ofrece tipos diversificados en cada región geográfica. Y así como de Adán proceden el negro y el blanco y el amarillo, y de una misma estirpe y raíz son el fogoso francés, y el flemático alemán, y el positivista inglés, y el español y el italiano soñadores e idealistas; así son de un mismo tronco y de igual madera el liberal que en unos puntos ruge y blasfema como un demonio, y el que reza en otros y se golpea el pecho como un anacoreta; el que escribe en El Amigo del Pueblo las diatribas venenosas de Marat, como el que con formas urbanas y de salón seculariza la sociedad, o defiende y abona a sus secularizadores como La Epoca o El Imparcial.

2.º El Liberalismo, además de la forma especial que presenta en cada nación, dada la idiosincrasia (esta palabra vale un Perú) de la misma, presenta formas especiales según su grado mayor o menor de desarrollo en cada país. Es una como tisis maligna que tiene diferentes períodos, que se señala en cada uno de ellos con síntomas propios y especiales. Tal nación, como Francia, se halla en el último grado de estas tisis, roídas ya hasta sus más interiores vísceras por la putrefacción: tal otra, como España, tiene sana aún una buena parte, una grandísima parte de su organismo. Conviene, pues, no juzgar enteramente sano a un individuo sólo porque esté relativamente menos enfermo que su vecino; Ni dejar de llamar peste e infección a lo que realmente lo es, aunque no aparezca todavía con los asquerosos hedores de la descomposición y de la grangrena. Tisis es ésta como aquélla, y gangrena será ésta al fin como aquélla llegó a ser, si no se extirpa con oportunos cauterios. Ni se haga la ilusión el pobre tísico de que está bueno, sólo porque no se anda ya pudriendo en vida como otros más adelantados en su enfermedad, ni crea a falsos doctores que le dicen no es de temer su mal, y que todo son exageraciones y alarmas de pesimistas intransigentes.

391 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:57
3.° Diferente grado de enfermedad exige diferente tratamiento y medicación. Esto es evidente per se, y no necesita nos entretengamos en demostrarlo. Sin embargo, en la Propaganda católica da lugar su olvido a frecuentes tropiezos. Sucede muy a menudo que reglas muy sabias y muy discretas, señaladas por grandes escritores católicos en algún país contra el Liberalismo, se invocan en otro como poderosos argumentos en favor del propio Liberalismo, y contra la conducta que señalan en el último los más autorizados propagandistas y defensores de la buena causa. Hace poco vimos aducida, como condenatoria de la línea de conducta de los más firmes católicos españoles, una cita del famoso cardenal Manning, lustre de la Iglesia católica en Inglaterra, y que en nada sueña menos que en ser liberal o amigo de liberales ingleses o españoles. ¿Qué hay aquí? Hay sencillamente lo que acabamos de señalar. Distingue tempora, dice un apotegma jurídico, et concordabis jura. En vez de esto dígase: Distingue loca, y aplícase al caso. Vamos a un ejemplo: La prescripción facultativa dictada para un enfermo de tisis en tercer grado, perjudicará tal vez si se aplica a un enfermo de tisis en el primero; y la receta ordenada para éste producirá tal vez la muerte instantánea de aquel. Así remedios muy oportunamente prescritos contra el Liberalismo en una nación, serán contraproducentes aplicados al estado de otra. Más claro y sin alegorías: soluciones que en Inglaterra aceptarán y pedirán y bendecirán aquellos católicos como inmensa ventaja, deben ser combatidas a todo trance en España como desastrosa calamidad; convenciones que ha hecho la Sede Apostólica con ciertos Gobiernos. y que han sido para ella verdaderas victorias, pueden ser aquí vergonzosas derrotas para la fe; palabras, de consiguiente, con que en un punto ha combatido muy bien al Liberalismo un gran periodista o un sabio Prelado, pueden ser en otro armas espantosas con que el Liberalismo contrarreste los esfuerzos de los más decididos campeones del Catolicismo. Y ahora nos ocurre una observación, que tenemos todos aquí al ojo. Los más decididos fautores del Catolicismo liberal en nuestra patria, ¿no habéis visto como casi siempre, hasta hace muy poco, han ido recogiendo principalmente sus testimonios Y autoridades de la prensa y del Episcopado belga o francés?

4.º Los antecedentes históricos y el estado social presente de cada nación son los que principalmente deben determinar el carácter de la ,propaganda antiliberal en ella, como determinan en ella el carácter especial del Liberalismo. Así la Propaganda antiliberal en España debe ser ante todo y sobre todo española, no francesa, ni belga, ni alemana, ni italiana, ni inglesa. En nuestras tradiciones propias, en nuestros hábitos propios, en nuestros escritores propios, en nuestro genio nacional propio, ha de buscarse el punto de partida para la restauración propia, y las armas para comprenderla o acelerarla. El buen médico lo primero que procura es poner sus remedios en armonía con el temperamento hereditario de su enfermo. Aquí, belicosos que hemos sido siempre, es muy natural que sea alga belicosa siempre nuestra actitud: aquí, amamantados en los recuerdos de una lucha popular de siete siglos en defensa de la fe, no debe echársele jamás en rostro al pueblo católico el enorme pecado de haberse levantado en armas alguna vez para defender su Religión vilipendiada; aquí en España (país de eterna cruzada, como ha dicho con acierto de noble envidia el ilustre P. Fáber), la espada del que defiende en buena lid a su Dios y la pluma del que la predica con el libro, han sido siempre hermanas, nunca enemigas: aquí, desde San Hermenegildo hasta la guerra de la Independencia y más acá, la defensa armada de la fe católica es un hecho poco menos que canonizado Y lo mismo decimos del estilo algo recio empleado en las polémicas; lo mismo de la poca consideración otorgada al adversario; lo mismo de la santa intransigencia, que no admite del error ni siquiera las afinidades más remotas Al modo español; como nuestros padres y abuelos; como nuestros Santos y Mártires; de esta suerte deseamos siga defendiendo el pueblo la santa Religión, no como tal vez aconseja o exige el estado menos viril de otras nacionalidades.

392 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:58
Y ¿QUÉ HAY SOBRE LA "TESIS" Y SOBRE LA "HIPÓTESIS" EN LA CUESTIÓN DEL LIBERALISMO, DE QUE TANTO SE HA HABLADO TAMBIÉN EN NUESTROS TIEMPOS?

Fuera este el lugar más oportuno para aclarar algo lo de la tesis y de la hipótesis, que tanto ha sonado en estos tiempos, y que es una cierta barbacana o trinchera en que ha querido parapetarse últimamente el moribundo Catolicismo liberal. Más este opúsculo va haciéndose ya largo en demasía, y así nos vemos precisados a decir sobre esto pocos, muy pocos palabras.

¿Qué es la tesis? Es el deber sencillo y absoluto en que está toda sociedad o Estado de vivir conforme a la ley de Dios según la revelación de su Hijo Jesucristo, confiada al ministerio de su Iglesia.

¿Qué es la hipótesis? Es el caso hipotético de una nación o Estado donde, por razones de imposibilidad moral o material, no puede plantearse francamente la tesis o el reinado exclusivo de Dios, siendo preciso que entonces se contenten los católicos con lo que aquella situación hipotética pueda dar de sí; teniéndose por muy dichosos si logran siquiera evitar la persecución material o vivir en igualdad de condiciones con los enemigos de su fe, u obtener sobre ellos la más insignificante suma de privilegios civiles.

La tesis se refiere, pues, al carácter absoluto de la verdad: la hipótesis se refiere a las condiciones más o menos duras a que la verdad ha de sujetarse algunas veces en la práctica, de las condiciones hipotéticas de cada nación.

Nuestra cuestión ahora es la siguiente: ¿Está España en condiciones hipotéticas que hagan aceptables como mal necesario la dura opresión en que vive entre nosotros la verdad católica, y el abominable derecho de ciudadanía que se concede al error? La tantas veces intentada secularización del matrimonio y de los cementerios; la horrible licencia de corrupción y de blasfemia concedida a la prensa; el racionalismo científico impuesto a la juventud por medio de la enseñanza oficial; estas y otras libertades de perdición que constituyen el cuerpo y alma del Liberalismo, ¿vienen de tal modo exigidos por nuestro estado social, que le sea imposible ya de todo punto al gobernante prescindir de ellas? ¿El Liberalismo es aquí un mal menor que tengamos que aguantar los católicos, como remedio para precaver mayores males; o es, al revés, un gravísimo mal que no nos ha librado de ninguno y que amenaza, en cambio, con traernos muy más pavoroso Y desdichadísimo porvenir?

Recórranse una a una todas las reformas (de Religión hablamos) que de sesenta años acá han ido transformando la organización católica de nuestra patria en organización atea; ¿cuál de estas reformas ha sido imperiosamente demandada por una verdadera necesidad social? ¿Cuál de ellas no ha sido introducida violentamente como una cuña en el corazón católico de nuestro pueblo, para que en él fuese penetrando poco a poco, a fuerza de martillar sobre ella con decretos y más decretos la maza feroz del Liberalismo? Creación oficial han sido aquí todas las llamadas exigencias de la época; oficialmente se ha implantado aquí la Revolución; oficialmente y con el presupuesto se la ha mantenido; acampada como un ejército invasor vive sobre nuestro suelo y a costa de él su burocracia, que es la única que explota sus beneficios. Aquí menos que en otra nación alguna ha brotado espontáneamente el árbol revolucionario, aquí menos que en otro pueblo alguno ha logrado siquiera echar raíces. Después de más de medio siglo de imposiciones oficiales, todavía es aquí postizo todo lo liberal; un pronunciamiento lo trajo, otro pronunciamiento lo podría barrer, sin que en nada se alterase el fondo de nuestra nacionalidad.

No hay evolución alguna del Liberalismo que no la haya verificado, más que el pueblo, una insurrección militar; las mismas elecciones que se pregonan como el acto más sagrado e inviolable de los pueblos libres, no es un secreto para nadie que nos las da siempre hechas a su imagen y semejanza el ministro de la Gobernación. ¿Qué más? El mismo criterio liberal por excelencia, el de las mayorías, si lealmente se escuchase su fallo, resolvería la cuestión en favor de la organización católica del país y en contra de su organización liberal o racionalista. En efecto. La última estadística de la población da el siguiente cuadro de las sectas heterodoxas en nuestra patria.

Repárese que los datos no son sospechosos, porque son de origen oficial. Hay en España, según el último censo:

Israelitas 402. Protestantes de varias sectas. 6.654 Librepensadores declarados 452 Indiferentes 358 Espiritistas 258 Racionalistas 236 Deístas 147 Ateos 104 Sectarios de la moral universal 19 de la moral natural 16 de la conciencia 3 . de la especulativa 1. Positivistas 9 Materialistas3 Mahometanos 271 Budistas 208 Paganos (! ) 16 Creyentes de Confucio 4 Sin profesión determinada . 7.982

Dígasenos ahora; para contentar a esos grupos y grupitos de sectarios, a alguno de los cuales costaría gran trabajo definir y precisar el símbolo de su estrafalaria secta, ¿está puesto en razón que se sacrifique el modo de ser religioso y social de dieciocho millones de españoles, que por ser católicos tienen derecho a vivir católicamente y a que católicamente les trate el Estado, al que sirven con su sangre y con su dinero? ¿No hay aquí la más irritante opresión de la mayoría por una minoría audaz y de todo punto indigna de influir tan decisivamente en los destinos de la patria? ¿Qué razones de hipótesis se pueden, pues, invocar aquí para la implantación del Liberalismo, o sea del ateísmo legal en nuestra sociedad?

Resumamos.
La tesis católica es el derecho que tiene Dios y el Evangelio a reinar exclusivamente en la esfera social y el deber que tienen todos los órdenes de la esfera social de estar sujetos a Dios y al Evangelio.

La tesis revolucionaria es el falso derecho que pretende tener la sociedad a vivir por sí solo y sin sujeción alguna a Dios, a su fe, y en completa emancipación de todo poder que no proceda de ella misma.

Y la hipótesis, que entre estas dos tesis nos vienen predicando los católicos-liberales, no es más que una mutilación de aquellos absolutos derechos de Dios en aras de una falsa concordia entre El y su enemigo. Para lo cual ¡repárese cuán artera es la Revolución! se procura de todos modos dar a entender y persuadirse que se halla y a la nación española en condiciones tales, que no le permiten buscar para sus desgarros otro género de remiendo y compostura que esa especie de conciliación o transacción entre los pretendidos derechos del Estado rebelde y los verdaderos derechos de Dios, su único Rey y Señor. Y mientras se predica que España se halla ya en esta desdichada hipótesis, lo cual es falso y no pasa de un mal deseo, lo que se procura por todos medios es que pase esta hipótesis deseada a ser efectiva realidad, y que un día u otro llegue a ser verdaderamente imposible la tesis católica, y llegue a ser inevitable abismo, donde a una naufraguen nuestra nacionalidad y nuestra fe, la tesis francamente revolucionaria. ¡Gran responsabilidad alcanzará ante Dios y ante la patria a los que de palabra o de hecho, por directa comisión o por simple omisión, se hayan hecho cómplices de esta horrible celada, por la cual con falsas excuses del mal menor y de hipotéticas circunstancias, no se logra otra cosa que anular los esfuerzos de los que sostienen ser aún posible para España la íntegra soberanía social de Dios. y ayudar a los que pretenden llegue a ser un día absoluta en ella la soberanía social del demonio!.

393 desde holanda, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:59
Coconut, 387,
Buena aportación. Se vé que ya nació así, ni mejoró ni empeoró, es de nacimiento!!!
Dicho por Unamuno, es casi un axioma.
(Esta última frase se la dedico a RAJ, el sabe porqué, si lo lee)
394 acracia ya, día 8 de Septiembre de 2006 a las 21:59
jaja


Permitanme está tímida sonrisa al ver la consecuencia práctica de esta plática sobre el"liberalismo es pecado"
No voteis los católicos convencidos al PP, si no a un partido antiliberal
Bueno es sostenible por quien es integrista en sus ideas
Pero por mucho que insista, el catolicismo puede ejercerse, y se ejerce de hecho sin ser antiliberal
Estoy por decir que incluso se puede soltar una peryorata tan bién arguementada y tan larga como la que hay nos trae "el pecado de ser liberal".
Por que la fanasia más fantastica puede arguemtarse convenientemente
Luego en la práctica no puede darse y es imposible de ser
No es el caso, el integrismo religioso existe y puede ser
Pero no tiene más razón que el totalitarismo más férreo. Ambos aprisionan la existencia en u campo tanlimitado que eliminan cualquier posibilidad de variabilidad
Y si algo es la vida es la variabilidad

Un saludo

me temo que más mundano es el deseo de menguar el voto que más teme Zp
los diez millones que votaron PP el día del engaño.
395 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 22:00
EPILOGO Y CONCLUSIÓN.

Basta ya. No ha dictado la pasión de partido estas sencillas reflexiones, ni las ha inspirado móvil alguno de humano rencor. Hacemos ante Dios esta protesta, como la haríamos al morir, puestos ya en la antesala de su tremendo tribunal.

Hemos procurado ser más lógicos que elocuentes. Si bien se considera, se verá que hemos sacado nuestras deducciones, aun las más duras, unas de otras, y todas de un sólido principio común, no con la tortuosidad del sofisma, sino con el leal raciocinio en línea recta, que ni a derecha ni a izquierda se tuerce por amor o por temor. Lo que se nos ha enseñado cierto y seguro por la Iglesia en los libros de Teología dogmática y moral, eso hemos sencillamente procurado trasladar a nuestros lectores.

Lanzamos a los cuatro vientos estas humildes hojas; llévelas donde quiera el soplo de Dios. Si algún bien pueden hacer, háganlo por su cuenta, y sírvale eso de descargo de sus muchos pecados al bien intencionado autor.

Una palabra más, y es la última y quizá la más importante. Con argumentos y réplicas se obliga tal vez a enmudecer al adversario, Y no es poco esto en algunas ocasiones. Pero con esto solo no se alcanza muchas veces su conversión. Para esto suelen valer tanto o más las fervorosas oraciones que los más bien hilados raciocinios. Más victorias ha logrado para la Iglesia de Dios el gemido del corazón de sus hijos, que la pluma de sus controversistas y la espada de sus capitanes. Sea. pues, aquélla el arma principal de nuestros combates, sin descuidar las demás. Por el ruego cayeron los muros de Jericó, más que al empuje de guerreras maquinas; ni venciera Josué al feroz Amalech si no estuviera Moisés, alzadas sus manos, en ardiente oración durante la batalla. Oren, pues, todos los buenos, y oren sin descansar. Y sea de consiguiente el verdadero epilogo de estos artículos lo que viene a resumir todo el objeto de ellos. Ecclesiae tuae, quaesumus Domine. preces placatus admitte, ut, destructis adversitatibUs et erroribus uníversis, secura Tibi serviat liberate.

396 Sombra, día 8 de Septiembre de 2006 a las 22:07
La doctrina de la Santa Madre Iglesia, es para pensar y reflexionar con tranquilidad y sosiego, No hacerse un lavado de cerebro con ella. La Iglesia no es una Madrasa señor. Saludos.
397 españolito, día 8 de Septiembre de 2006 a las 22:14
Mi mejores votos Don Pio Moa, gracias por ver la realidad tal como es, y al que no le guste, ya sabemos todos, que se rasquen, es decir, la propia mano es el mejor de los artilugios para realizar tal maniobra. Y eso los comunistas y Socialistas rojos lo saben hacer muy bien.
A la vez me alegro de que el individuo Rubianes no exhiba sus insultos ante los Madrileños, improperios dedicados ante la mejor y la más insultante de las Televisiones tercer mundista TV 3, aunque visto desde el lado pacifico, que le den por allá, donde tanto le gusta a este individuo (se le que hablo….).
Un españolito
398 Sombra, día 8 de Septiembre de 2006 a las 22:15
Con el texto el duende a vuelto hacer de las suyas, lo correcto es: No debe hacerse un lavado de cerebro con ella. Perdón por el lapsus.
399 El Critico, día 8 de Septiembre de 2006 a las 22:16
Una sugerencia al PP
Pío Moa


El gobierno sabe que hundiendo la imagen de Aznar rompe la credibilidad de las propuestas de la oposición. El PP ignora este hecho elemental. En el PP, como en todos los partidos, existen diversas "sensibilidades", por emplear el idioma politiqués. Esa variedad de sensibilidades puede actuar como una suma de fuerzas o como un instrumento de división y parálisis, dependiendo de muchas cosas. Lo indudable es que el PP dista de estar fuerte, a pesar de los desmanes del gobierno. Su oposición al supuesto "bobo solemne" deja una impresión de flojera, incoherencia y desorden cada vez más acentuados; y no solo en las sensibilidades propensas a adaptarse a la situación impuesta por el PSOE, sino en las que aspiran o dicen aspirar a invertirla y volver a la Constitución y la democracia.

Creo que las actuaciones del PP tienen dos defectos básicos, además de su inconsecuencia. Carecen de iniciativa, como los bárbaros que, en palabras de Demóstenes, intentaban boxear llevando sus manos una y otra vez a los lugares donde recibían golpes. El segundo defecto, causa de los demás, es que el PP no ofrece una alternativa positiva que le sirva de plataforma y dé coherencia y sentido a sus críticas al gobierno. Un gobierno, recuérdese, aliado con la ETA y los separatistas, y empeñado en arrasar la convivencia conseguida en la Transición.

¿A qué obedece esta carencia? En mi opinión, a lo que pudiéramos llamar el síndrome de la pitonisa. Rajoy y los suyos andan obsesionados por "mirar al futuro", por "mirar hacia delante", cual nuevos revolucionarios desdeñosos del ayer y dispuestos a crear de la nada. Para ellos, parece ser, el pasado no existe, o no tiene consecuencias. Y no me refiero a la guerra civil o el franquismo, cuyo recuerdo provoca convulsiones nerviosas en este partido de valientes, sino al pasado inmediato, a la etapa de Aznar. Como ustedes recordarán, la campaña electoral de 2004 consistió en una competición de promesas para el futuro, perfectamente gratuitas. Ello se comprende en relación con Zapatero, que debía disimular un vergonzoso, por no decir más, pasado reciente, pero no tenía sentido en Rajoy, beneficiario del enorme capital político acumulado en la gestión de Aznar. Una gestión, aun con sus numerosos errores y omisiones, realmente impresionante por comparación con la del PSOE. Ese capital hacía creíbles las promesas del PP tanto como la gestión socialista privaba de crédito a la demagogia de Zapatero. Sin embargo, Rajoy prescindió de esa crucial ventaja y, para colmo, fue incapaz de recordar a los socialistas sus fechorías, su corrupción y sus y fracasos. Salió a la arena "mirando al futuro", sin pasado, como si hasta entonces hubiera estado en una oposición que más valiera no recordar. Hizo una campaña absolutamente falta de nervio y ambición, y ahí sigue.

Obviamente, el candidato y sus consejeros no pugnaban por ganar nuevos votos y hacer retroceder decisivamente al PSOE, un partido ya entonces muy peligroso para la estabilidad de la democracia y de España, por su extremismo y alianza con los separatistas. Su aspiración se limitaba a explotar los votos de quienes estarían de su parte en cualquier caso, por convicción, inercia o simple aversión al PSOE. Esperaban que, gracias a los logros de Aznar –apenas mencionados–, lograrían una leve mayoría absoluta o al menos la ventaja suficiente para gobernar con la corrompida Coalición Canaria. Y ni aun esto aseguraban las encuestas, por lo demás nunca muy certeras.

En estas llegó la matanza del 11-M y, con ella, el batacazo. A partir de ahí, el PP no ha recompuesto ni una estrategia, ni un lenguaje, ni una imagen positiva. Ha permitido a los socialistas crear una imagen completamente distorsionada del pasado, del PP y especialmente de Aznar, a quien odian, no sin causa. El gobierno sabe que hundiendo la imagen de Aznar rompe la credibilidad de las propuestas de la oposición. El PP ignora este hecho elemental. Para cambiar tal dinámica, bastaría que el PP dijera a los ciudadanos:

Miren ustedes, el PSOE ha elegido aliarse con los partidos más separatistas y abiertamente antiespañoles, está hundiendo la herencia de la Transición, está arrasando la Constitución y apoyando a las dictaduras más dañinas o amenazadoras para España. Con el actual gobierno, los asesinos de la ETA viven un momento de auténtico esplendor, dictando prácticamente la política y el porvenir de España y chantajeándola, cuando hace muy pocos años se encontraban acosados y al borde de la derrota. La ETA, los separatistas y el gobierno están promoviendo estatutos anticonstitucionales, que hacen retroceder la democracia en varias comunidades autónomas, crispan a la opinión pública y procuran la disgregación de España. Están impulsando una inmigración masiva, descontrolada e inasimilable, que inevitablemente creará en el futuro inmediato graves problemas añadidos, y tratan de desmoronar la familia, desde una auténtica deseducación moral en la escuela a los llamados matrimonios homosexuales.

El PP propone, en cambio, continuar y desarrollar la política de nuestra anterior etapa en el gobierno. La política que sacó a España de la crisis económica legada por el PSOE, disminuyó a la mitad el paro, creó varios millones de puestos de trabajo, saneó la Hacienda y limitó drásticamente la inflación; la política que rebajó a niveles tolerables la inmensa corrupción propia del gobierno socialista y que, aplicando la ley y sin terrorismo de estado, acorraló a la ETA reduciendo su capacidad de asesinato a cotas mínimas, que hacían previsible su próxima derrota.

En pocas palabras, el PP propone volver a los valores de la democracia y de la unidad de España, de honradez y respeto a la Constitución y a la ley, garantía de una convivencia en libertad y seguridad, que hoy día se ve peligrosamente amenazada por unos políticos irresponsables. En esta línea van nuestras iniciativas y críticas.


Las palabras pueden cambiar, desde luego, pero básicamente este podría ser el mensaje reiterado sin descanso y de diversas maneras. La plataforma que permitiera a la derecha ganar la iniciativa y recobrar la confianza, cada día más resquebrajada, de sus propios votantes.


--------

Estoy con usted completamente de acuerdo Don Pío. El PP y concretamente Rajoy debe de dejarse de ironías, mensajes largos que no aparecen en televisión, discursos aburridos a pesar de ser brillantes que las televisioens se negarán a emitir,et,etc,etc.


El día que la gente del PP mande al carajo a todos los Arriolas o Elorriagas y fichen a gente como Pío Moa, César Vidal, Federico Jimenez para que hagan la estrategia quizás el PP vuelva a tener una mayoría absoluta como la del 2000. Pero con el actual equipo de marketing y estrategia del PP ( gente que no saben lo que quiere la gente de la calle ) Mariano Rajoy no ganará las elecciones generales.

Don Mariano Rajoy, le pido como votante de su partido que haga una oposición firme, clara, con mensajes definidos y claros, sin acomplejamientos. La estrategia que está utilizando ya fracasó en el 2004 ( si bien es cierto que el 11-M fue determinante ) , señor Rajoy déjese ayudar, señor Rajoy, deje que lo lleven a la Moncloa.

Señor Rajoy la batalla se puede perder o ganar, pero sino se lucha no se puede ganar.
400 acracia ya, día 8 de Septiembre de 2006 a las 22:21
Buenas noches G, amigo y socio, no no me voy, y no me parece mal que laguien cuelgue textos largos, hay que saber discriminar, me parece que además si está bién escrito y con un discurso coherente por que se cuelgue no se pierde nada, no quita para que los demás manden post, si así lo desean, yo lo que pasa es que tengo el ordenador lento, hay por ahí duendes que retrasan la obediencia debida que deberían tener las cleclas, jajajajaja
Si lo de coconut nos indica donde estaban entonces los dirigentes socialistas anclados, en el materialimo marxista, y el la revolución bolchevique
Hoy es distinto y es igual
es mejor y es peor
es distinto porque abrazan un materialismo capitalista sin abrazar el liberalismo como idea superior y capaz de englobar una convivencia en desarrollo y bienestar, con una convivencia en la diferencia.
Pero es igual porque sontotalmente incompetentes en la manera de actuar y pensar.
Es mejor por que no estamos en aquella sociedad y sus fines de liberación mediante la violencia abierta está descartada por los ciudadanos
Y es peor por que engaña, su cara es la de la tolerancia, pero sus hechos son los de la dominación en el mal gobierno y en la intolerancia frente al buén gestor.

Así que hoy es tan peligrosa como entonces

ESTE GOBIERNO MIENTE

« 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899