Pío Moa

« El fulano y la democracia | Principal | Rushdie plantea un problema »

Libertad de expresión

8 de Septiembre de 2006 - 11:10:01 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

La democracia garantiza al fulano, y a tantos otros fulanos, la libertad de expresar lo que llevan dentro. La basura que llevan dentro, en estos casos. La democracia, que nada les debe –muy al contrario–, se lo permite.

Pero ellos, que no cesan de expresarse abusivamente en todos los medios y tratan de silenciar las voces críticas, en especial a la COPE, creen que, además del derecho a hablar, tienen un derecho especial sobre el dinero público, el dinero de todos los ciudadanos. Confunden, o quieren hacernos confundir, la libertad de expresión con la libertad para robarnos a todos. Su especialidad, por otra parte.

-------------

"Muchas gracias por su apoyo a la misión en el Líbano, señor Rajoy, y métase sus discursitos por donde le quepan", ha venido a contestar Zapo al líder de la oposición. El cual ha repetido la faena de la Constitución europea: una crítica severa al gobierno... para seguirle como un corderito acto seguido. O la de la estrepitosa ruptura de relaciones con Zapo... para rogarle enseguida, humildemente, un poquito de atención. Es la táctica de Rajoy, a quien Zapo tiene bien calado y domado.

A Rajoy no le faltan cualidades de buen político para una situación normal y con un gobierno mínimamente decente. Lástima que esas condiciones no se den.

----------------------

El problema del Líbano, a la vez simple y complejo: ¿van nuestras tropas a garantizar la paz o a garantizar la continuación de la guerra? En otras palabras, ¿van a desarmar a Hisbalá, o van a impedir su desarme? Zapo las envía para lo segundo, claramente, como envía a González a Irán, a asegurar el apoyo del gobierno español a los planes de los fundamentalistas.

En principio, si la franja sur del Líbano terminara ocupada por el ejército libanés, desplazando a los terroristas de Hisbalá, el problema se solucionaría. Pero Hisbalá condiciona decisivamente la política de Beirut, y su gente domina buena parte del ejército libanés. Ello, sin contar la influencia de Siria y de Irán. Un problema sin solución.

Comentarios (521)

« 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 »

251 Zamarro, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:38
En España no hay gobierno, estamos dominados por la masonería, en connivencia con los Turrones El Lobo y el Athletic de Bilbao.
252 La Momia, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:39
Evidentemente el 246 no soy yo , es el retrasado mental de Bres.
253 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:40
¿Qué es el Liberalismo? En el orden de las ideas es un conjunto de ideas falsas; en el orden de los hechos es un conjunto de hechos criminales, consecuencia práctica de aquellas ideas.

En el orden de las ideas el Liberalismo es el conjunto de lo que se llaman principios liberales, con las consecuencias lógicas que de ellos se derivan. Principios liberales son: la absoluta soberanía del individuo con entera independencia de Dios y de su autoridad; soberanía de la sociedad con absoluta independencia de lo que no nazca de ella misma; soberanía nacional, es decir, el derecho del pueblo para legislar y gobernar con absoluta independencia de todo criterio que no sea el de su propia voluntad, expresada por el sufragio primero y por la mayoría parlamentaria después; libertad de pensamiento sin limitación alguna en política, en moral o en Religión; libertad de imprenta, asimismo absoluta o insuficientemente limitada; libertad de asociación con iguales anchuras. Estos son los llamados principios liberales en su más crudo radicalismo.

El fondo común de ellos es el racionalismo individual, el racionalismo político y el racionalismo social. Derívanse de ellos la libertad de cultos más o menos restringida; la supremacía del Estado en sus relaciones con la Iglesia; la enseñanza laica o independiente sin ningún lazo con la Religión; el matrimonio legalizado y sancionado por la intervención única del Estado: su última palabra, la que todo lo abarca y sintetiza, es la palabra secularización, es decir, la no intervención de la Religión en acto alguno de la vida pública, verdadero ateísmo social, que es la última consecuencia del Liberalismo.

En el orden de los hechos el Liberalismo es un conjunto de obras inspiradas por aquellos principios y reguladas por ellos. Como, por ejemplo, las leyes de desamortización; la expulsión de las ordenes religiosas; los atentados de todo género, oficiales y extraoficiales, contra la libertad de la Iglesia; la corrupción y el error públicamente autorizado en la tribuna, en la prensa, en las diversiones, en las costumbres; la guerra sistemática al Catolicismo, al que se apoda con los nombres de clericalismo, teocracia, ultramontanismo, etc., etc.

Es imposible enumerar y clasificar los hechos que constituyen el procedimiento práctico liberal, pues comprenden desde el ministro y el diplomático que legislan o intrigan, hasta el demagogo que perora en el club o asesina en la calle; desde el tratado internacional o la guerra inicua que usurpa al Papa su temporal principado, hasta la mano codiciosa que roba la dote de la monja o se incauta de la lámpara del altar desde el libro profundo y sabihondo que se da de texto en la universidad o instituto, hasta la vil caricatura que regocija a los pilletes en la taberna. El Liberalismo práctico es un mundo completo de máximas, modas, artes, literatura, diplomacia, leyes, maquinaciones y atropellos enteramente suyos. Es el mundo de Luzbel, disfrazado hoy día con aquel nombre, y en radical oposición y lucha con la sociedad de los hijos de Dios, que es la Iglesia de Jesucristo.

254 Flash, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:42
Olga

Yo diría que el liberalismo y la dictadura del pensamiento único son abiertamente antagonistas.
El 245 no es mio.

255 otro diablillo, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:42
el 253 parece que lo ha escrito moa, que pasote
256 La Momia, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:42
Evidentemente el 237 tampoco soy yo, sigue siendo el retrasado mental de Bres.
257 Bres, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:42
Primero hay que lograr qeu gane el PP por mayoría absoluta. Luego, cuando el fantasma de la izquierda haya sido erradicado por todos los trapos sucios que se vayan sacando sobre el 11 M y demás, se comenzará a apretar las clavijas al PP para un giro hacia la sensatez. REformas de toda tipo para regenerar la democracia y los poderes públicos y por supuesto, los valores que han caracterizado a nuestra patria.
Luego , las siguientes elecciones, se presentarán distintas opciones politicas con una democracia regenerada que no permita que la gentuza se coma un rosco en la política.
Por último, mandar a la familia parásita , (realmente parásita), al paro. España habrá decidido unánimemente que permitir que una panda de parásitos viva a cuerpo de rey a su costa, forma parte de una mentalidad "vasalla" y estúpida insostenible en nuestros días. Por supuesto, se le requisarán todas las propiedades expoliadas a la Patria y al reyezuelo se le procesará por alta traición.

258 acracia ya, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:43
Si tu lo dices, será verdad, pero me temo que no es cierto, Zamarro?, pero si lees bien no hé criticado a los sulpantadores sin más, puesto que ya los tenemos por todos los lados, y las ideas no se pueden suplantar, sí que se pueden liar un rato, pero suplantar las ideas no se puede.
De hecho lo que se hace es intentar retratar lo que serían "las ideas de fondo" que los suplantados tienen
Aunque también se intenta descalificar a alguien suplantandole, poniendo en su boca algo que nunca diría y ni siquiera pensaría.
De todas formas si eres habitual del blog raro es que te confundas al leer un suplantador, pues suelen ser totalmente contrarios a lo que el suplantado suele expresar

Tácticas guerrileras que me parece que muchos han adoptado

Pero las razones de fondo siguen siendo las mismas en cada "bando"

Por ejemplo y para insistir:¿ qué argumentos se pueden esgrimir en favor de la labor de gobierno de Zp?
Por mucho que te suplanten o suplantes los argumentos serán siempre, si existen, claros, o no?

259 La Momia, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:44
Bres, hueles a cerdo de la pocilga de Polanco.
260 La Momia, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:44
Por supuesto el 256 no es mío, lo ha escrito elgilipollas de bres
261 Bres, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:45
obviamente el 257 soy yo.
262 Ernesto Guevara de la Serna, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:45
Acracia dijo:

Por ejemplo y para insistir:¿ qué argumentos se pueden esgrimir en favor de la labor de gobierno de Zp?

____________________________________________

Gobierno ¿qué Gobierno? ah, el Bobierno.


263 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:45
El Liberalismo es pecado, ya se le considere en el orden de las doctrinas, ya en el orden de los hechos.

En el orden de las doctrinas es pecado grave contra la fe, porque el conjunto de las doctrinas suyas es herejía, aunque no lo sea tal vez en alguna que otra de sus afirmaciones o negaciones aisladas. En el orden de los hechos es pecado contra los diversos Mandamientos de la ley de Dios y de su Iglesia, porque de todos es infracción. Más claro. En el orden de las doctrinas el Liberalismo es la herejía universal y radical, porque las comprende todas: en el orden de los hechos es la infracción radical y universal, porque todas las autoriza y sanciona.

Procedamos por parte en la demostración.

En el orden de las doctrinas el liberalismo es herejía. Herejía es toda doctrina que niega con negación formal y pertinaz un dogma de la fe cristiana. El liberalismo doctrina los niega primero todos en general y después cada uno en particular. Los niega todos en general, cuando afirma o supone la independencia absoluta de la razón individual en el individuo, y de la razón social, o criterio público, en la sociedad. Decimos afirma o supone, porque a veces en las consecuencias secundarias no se afirma el principio liberal, pero se le da por supuesto y admitido. Niega la jurisdicción absoluta de Cristo Dios sobre los individuos y las sociedades, y en consecuencia la jurisdicción delegada que sobre todos y cada uno de los fieles, de cualquier condición y dignidad que sea, recibió de Dios la Cabeza visible de la Iglesia. Niega la necesidad de la divina revelación, y la obligación que tiene el hombre de admitirla, si quiere alcanzar su último fin. Niega el motivo formal de la fe, esto es, la autoridad de Dios que revela, admitiendo de la doctrina revelada sólo aquellas verdades que alcanza su corto entendimiento. Niega el magisterio infalible de la Iglesia y del Papa, y en consecuencia todas las doctrinas por ellos definidas y enseñadas. Y después de esta negación general y en global, niega cada uno de los dogmas, parcialmente o en concreto, a medida que, según las circunstancias, los encuentra opuestos a su criterio racionalista. Así niega la fe del Bautismo cuando admite o supone la igualdad de todos los cultos; niega la santidad del matrimonio cuando sienta la doctrina del llamado matrimonio civil; niega la infalibilidad del Pontífice Romano cuando rehúsa admitir como ley sus oficiales mandatos y enseñanzas, sujetándolos a su pase o exequatur, no como en su principio para asegurarse de la autenticidad, sino para juzgar del contenido.

En el orden de los hechos es radical inmoralidad. Lo es porque destruye el principio o regla eterna de Dios imponiéndose a la humana; canoniza el absurdo principio de la moral independiente, que es en el fondo la moral sin ley, o lo que es lo mismo, la moral libre, o sea una moral que no es moral, pues la idea de moral además de su condición directiva, encierra esencialmente la idea de enfrentamiento o limitación Además, el Liberalismo es toda inmoralidad, porque en su proceso histórico ha cometido y sancionado como lícita la infracción de todos los mandamientos, desde el que manda el culto de un solo Dios, que es el primero del Decálogo, hasta el que prescribe el pago de los derechos temporales a la Iglesia, que es el último de los cinco de ella.

Por donde cabe decir que el Liberalismo, en el orden de las ideas, es el error absoluto, y en el orden de los hechos, es el absoluto desorden. Y por ambos conceptos es pecado, ex genere suo, gravísimo; es pecado mortal.

264 Bres, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:46
Evidentemetne, el 261 no soy yo. Yo soy el 257.
265 La Momia, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:46
Bres, tienes el culo como un tomate de lo que te dan los de PRISA, por lo menos te pagarán bien, asqueroso.
266 Graenero, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:46
Hasta la ¡Guardia Civil! es objetivo a desaparecer para Zp.
Le estorba la Iglesia que es una de las que más ayudan a los inmigrantes. Le estorban los padres católicos que son mayoría. Le estorban los jueces no sumisos, Le estorba el Ministerio del Ejercito y para ello ZP tendrá sus propios soldados. Le estorban las víctimas. Le estorba toda oposición pues quiere partido y mando único. Le estorba todo el que se sienta español con su cultura y cuerpo docente no claudicante. Le estorba la libertad de prensa y quiere cerrar la no sumisa. Le estorba Europa y esta le dice que arregle él el desaguisado de los inmigrantes y que acepte las normas europeas para cualquier Opa. Le estorba el mundo libre y las democracias y manda soldados para proteger a terroristas.
Es el mesias de las dictaduras anunciadas por el comunismo y el dominio hitleriano. La nueva alianza.
Pero cuenta con no pocos que sufrirán en ellos y en sus hijos los efectos de la destrucción de España y de toda dignidad, pues serán solo siervos útiles de sus locuras.
Ya no es problema de ideologías, oficialmente las arrasará todas.
¿Si pierde será juzgado por alta traición?... Destruirá a España antes.

267 La Momia, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:47
Me está empezando a gustar eso de comer mierda. Y estoy de suerte, con esta derecha me va tocar comerla mucho tiempo. MMMmmmmmmmmmmmm!
268 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:47
DE LA ESPECIAL GRAVEDAD DEL PECADO DEL LIBERALISMO.

Enseña la teología católica que no todos los pecados graves son igualmente graves, aun dentro de su esencial condición que los distingue de los pecados veniales. Hay grados en el pecado, aun dentro de la categoría de pecado mortal, como hay grados en la obra buena dentro de la categoría de obra buena y ajustada a la ley de Dios. Así el pecado directo contra Dios, como la blasfemia, es pecado mortal más grave de sí que el pecado directo contra el hombre, como es el robo. Ahora bien, a excepción del odio formal contra Dios y de la desesperación absoluta, que rarísimas veces se cometen por la criatura, como no sea en el infierno, los pecados más graves de todos son los pecados contra la fe. La razón es evidente. La fe es el fundamento de todo orden sobrenatural; el pecado es pecado en cuanto ataca cualquiera de los puntos de este orden sobrenatural; es, pues, pecado máximo el que ataca el fundamento máximo de dicho orden.

Un ejemplo lo aclarará. Se ocasiona una herida al árbol cortándole cualquiera de sus ramas; se le ocasiona herida mayor cuando es más importante la rama que se le destruye; se le ocasiona herida máxima o radical si se le corta por su tronco o raíz. San Agustín, citado por Santo Tomás, hablando del pecado contra la fe, dice con fórmula incontestable: Hoc est peccatum quo tenentur cuncta peccata: "Pecado es éste en que se contienen todos los pecados". Y el mismo Ángel de las Escuelas discurre sobre este punto, como siempre, con su acostumbrada claridad. "Tanto, dice, es más grave un pecado, cuanto por él se separa más el hombre de Dios. Por el pecado contra la fe se separa lo más que puede de El, pues se priva de su verdadero conocimiento; por donde, concluye el santo Doctor, el pecado contra la fe es el mayor que se conoce"

Pero es mayor todavía cuando el pecado contra la fe no es simplemente carencia culpable de esta virtud y conocimiento, sino que es negación y combate formal contra dogmas expresamente definidos por la revelación divina. Entonces el pecado contra la fe, de suyo gravísimo, adquiere una gravedad mayor, que constituye lo que se llama herejía. Incluye toda la malicia de la infidelidad, más la protesta expresa contra una enseñanza de la fe, o la protesta expresa a una enseñanza que por falsa y errónea es condenada por la misma fe.

Añade al pecado gravísimo contra le fe la terquedad y contumacia en él, y una cierta orgullosa preferencia: la da razón propia sobre la razón de Dios.

De consiguiente, las doctrinas heréticas y las obras hereticales constituyen el pecado mayor de todos, a excepción de los arriba dichos, de los que, como ya dijimos, sólo son capaces por lo común el demonio y los condenados.

De consiguiente, el Liberalismo, que es herejía, y las otras liberales, que son obras hereticales, son el pecado máximo que se conoce en el código de la ley cristiana.

De consiguiente (salvo los casos de buena fe, de ignorancia y de indeliberación), ser liberal es más pecado que ser blasfemo, ladrón, adúltero u homicida, o cualquier otra cosa de las que prohíbe la ley de Dios y castiga su justicia infinita.

No lo comprende así el moderno Naturalismo; pero siempre lo creyeron así las leyes de los Estados cristianos hasta el advenimiento de la presente era liberal, y sigue enseñándolo así la ley de la Iglesia, y sigue juzgando y condenando así al tribunal de Dios. Sí, la herejía y las obras hereticales son los peores pecados de todos, y por tanto el Liberalismo y los actos liberales son ex genere sue, el mal sobre todo mal.

269 La Momia, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:49
Bres eres tan cornúpeta como tu padre, tu madre ejercía en la Ballesta se la tiraba los camioneros. Tú eres hijo de un camionero.
270 La Momia, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:49
Somos los habitantes de las cloacas, la vergüenza de España en el extranjero, ¡los fachas! Estamos en nuestro sitio gracias a Don José Luis Rodríguez Zapatero.
271 acracia ya, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:50
Se nota opr ejemplo que el Bres que aparece nunca será el bres que se declara bolchevique y racista sin pudor
Nunca bres estará por que el PP alcance la mayoría, al menos no el bres retador y cobardica que conocemos en el blog.

Lio hay bastante, pero a pesar del lio, el mal gobierno de Zp sigue siendo mal gobierno
Y las mentiras que nos han contado del 11M siguen siendo mentira

Me temo que en los próximos tiempos seguiran los suplantadores por ambos bandos

PERO LAS IDEAS NO SE PUEDEN SUPLANTAR

y por ejemplo comparto con este Bres que hay que lograr que gane el PP, y no comparto que haya que quitar a la corona la jefatura del estado

ESTE GOBIERNO MIENTE
272 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:51
DE LOS DIFERENTES GRADOS QUE PUEDE HABER Y HAY DENTRO DE LA UNIDAD ESPECÍFICA DEL LIBERALISMO .

El Liberalismo como sistema de doctrina puede apellidarse escuela; como organización de adeptos para difundirlas y propagarlas, secta; como agrupación de hombres dedicados a hacerlas prevalecer en la esfera del derecho público, partido. Pero, ya se considere al Liberalismo como escuela, como secta, ya como partido, ofrece dentro de su unidad lógica y específica varios grados o matices que con viene al teólogo cristiano estudiar y exponer.

Ante todo conviene hacer notar que el Liberalismo es uno, es decir, constituye un organismo de errores perfecta y lógicamente encadenados, motivo por el cual se le llama sistema. En efecto, partiendo en él del principio fundamental de que el hombre y la sociedad son perfectamente autónomos o libres con absoluta independencia de todo otro criterio natural o sobrenatural que no sea el suyo propio, síguese por una perfecta ilación de consecuencias todo lo que en nombre de él proclama la demagogia más avanzada.

La Revolución no tiene de grande sino su inflexible lógica Hasta los actos más despóticos, que ejecuta en nombre de la libertad, y que a primera vista tachamos todos de monstruosas inconsecuencias, obedecen a una lógica altísima y superior. Porque reconociendo la sociedad por única ley social el criterio de los más, sin otra norma o regulador, ¿cómo puede negarse perfecto derecho al Estado para cometer cualquier atropello contra la Iglesia siempre y cuando, según aquel su único criterio social, sea conveniente cometerlo? Admitido que los más son los que tienen siempre razón, queda admitida por ende como única ley la del más fuerte, y por tanto muy lógicamente se puede llegar hasta la última brutalidad.

Mas a pesar de esta unidad lógica del sistema, los hombres no son lógicos siempre, y esto produce dentro de aquella unidad la más asombrosa variedad o gradación de tintas. Las doctrinas se derivan necesariamente y por su propia virtud unas de otras; pero los hombres al aplicarlas son por lo común ilógicos e inconsecuentes.

Los hombres, llevando hasta sus últimas consecuencias sus principios, serían todos santos cuando sus principios fuesen buenos, y serían todos demonios del infierno cuando sus principios fuesen malos. La inconsecuencia es la que hace, de los hombres buenos y de los malos, buenos a medias y malos no rematados.

Aplicando estas observaciones al asunto presente del Liberalismo diremos: que liberales completos se encuentran relativamente pocos gracias a Dios; lo cual no obsta para que los más, aún sin haber llegado al último límite de depravación liberal, sean verdaderos liberales, es decir, verdaderos discípulos o partidarios o sectarios del Liberalismo, según que el Liberalismo se considere como escuela, secta o partido.

Examinemos estas variedades de la familia liberal.

Hay liberales que aceptan los principios, pero rehuyen las consecuencias, a lo menos las más crudas y extremadas. otros aceptan alguna que otra consecuencia o aplicación que les halaga, pero haciéndose los escrupulosos en aceptar radicalmente los principios. Quisieran unos el Liberalismo aplicado tan sólo a la enseñanza; otros a la economía civil; otros tan sólo a las formas políticas. Sólo los más avanzados predican su natural aplicación a todo y para todo. Las atenuaciones y mutilaciones del credo liberal son tantas cuantos son los interesados por su aplicación perjudicados o favorecidos; pues generalmente existe el error de creer que el hombre piensa con la inteligencia, cuando lo usual es que piense con el corazón, y aun muchas veces con el estómago.

De aquí los diferentes partidos liberales que pregonan Liberalismo de tantos o cuantos grados, como expende el tabernero el aguardiente de tantos o cuantos grados, a gusto del consumidor. De aquí que no haya liberal para quien su vecino más avanzado no sea un brutal demagogo, o su vecino menos avanzado un furibundo reaccionario. Es asunto de escala alcohólica y nada más. Pero así los que mojigatamente bautizaron en Cádiz su Liberalismo con la invocación de la Santísima Trinidad, como los que en estos últimos tiempos le han puesto por emblema ¡Guerra a Zapatero! están dentro de tal escala liberal, y la prueba es que todos aceptan, y en caso apurado invocan, este común denominador. El criterio liberal o independiente es uno en ellos, aunque sean en cada cual más o menos acentuadas las aplicaciones. ¿De qué depende esta mayor o menor acentuación? De los intereses muchas veces; del temperamento no pocas; de ciertos lastres de educación que impiden a unos tomar el paso precipitado que toman otros; de respetos humanos tal vez o de consideraciones de familia; de relaciones y amistades contraídas, etc., etc.

Sin contar la táctica satánica que a veces aconseja al hombre no extremar una idea para no alarmar, y para lograr hacerla más viable y pasadera; lo cual, sin juicio temerario, se puede afirmar de ciertos liberales conservadores, en los cuales el conservador no suele ser más que la máscara o envoltura del franco demagogo. Mas en la generalidad de los liberales a medias, la caridad puede suponer cierta dosis de candor y de natural bonhomia o boteria, que si no los hace del todo irresponsables, como diremos después, obliga no obstante a que se les tenga alguna compasión.

Quedamos, pues, curioso lector, en que el Liberalismo es uno solo; pero liberales los hay, como sucede con el mal vino, de diferente color y saber: pensemos en Federico Jiménez Losantos (feroz ateo a pesar de su piadoso apellido), Pío Moa (otro ateo pese a su nombre), César Vidal y otros individuos indeseables.
273 La Momia, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:51
Me cago en Franco. ¿Por qué nos ha abandonado?
274 zufs, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:51
acracia, no te calientes con zamarro. no merece la pena.

no es más que un hombre tosco, lerdo, rústico y pesado que se cree un hombre astuto y pillo con piel de cordero o al revés.

de vez en cuando, alguna ideilla. las más de las veces, palmadita en la espalda a algunos con los que presuntamente comulga y collejita a otros que dice que no tienen argumentos. él, pocos también.

no te preocupes. aquí no se soluciona el mundo. se intercambian un par de ideas de vez en cuando y se echan unas risas, también de vez en cuando.

para cosas serias.... aquí, desde luego no.
275 Ernesto Guevara de la Serna, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:52


(BRES dijo)

____________________________________________

#76 .- BRES dijo el día 7 de Septiembre de 2006 a las 15:26:

Todos a la mierda!

Blog desactivado. El que avisa no es traidor. El que venga por Asturias acabará con la cabeza y un par de costillas rotas!

Queremos saber donde están los huesos de nuestras cabras.. digo, de nuestros muertos!!!

_____________________________________________

REPLICA
=======

Guaje:

No voy a ir por Asturies, ya estoy por acó. Soy más asturiano qu´el Osu y les Chobus.

Hoy, viernes, a las 14horas y 20 minutos, tengo mesa en Casa Laureano, en Coruño-Llanera. De 1º voy a tomar "patates rellenes" que allí las hacen muy bien, de 2º no lo he decidido aún. El vino creo será Albariño para los entrantes, un Extrísimo Bach para les patates, y un Ribera de Duero para los 2º. Cómo sobrará mucho vino, pásate por allí, y te tomas algo con nosotros, y de paso nos reimos un rato.

Por la tarde, avanzada ésta, voy a l´Entregu, a Casa Miguela, al lado de la estación de la línea a Gijón. Voy a tomar unas sardinicas a la plancha, que allí son especiales. Solo eso. Acompañado eso sí, por alguna botellica de sidrina, y el canto de los mineros. Después, algún chupito de hierbas, con un surtido de postres de antología, como solo se hacen allí. Voy a dormir en ese mismo lugar, en el 1º piso, pasillo derecho, fin del pasillo, puerta derecha, aunque no te interesará lo uqe voy a hacer allí: lo típico, algo de gimnasia y luego a dormir.

Mañana me voy a desplazar a Tineo, tengo una guadaña que "cabruñar", y tras quitar algo del "barru" de la entrada a mifinca "El Cascarín", pasearé a mi caballo y a su mulilla. Para comer, despanzurraré unas andaricas.

El domingo no tengo pensado que voy a hacer, aún.

Un inSaludo.


___________________________________________

Ya estoy con la digestión bien avanzada, NO te he visto por Casa Laureano a cumplir tus amenazas, ¡BOCAZAS!. Tampoco has ido a beber vino.

Dentro de un rato, en el Entrgo, a ver si te animas, BRES.

un inSaludo.

276 La Momia, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:52
Bres, atu madre le llamaban la de "pares y nones", porque le daban por delante y por detrás.
277 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:53
DEL LLAMADO LIBERALISMO CATÓLICO O CATOLICISMO LIBERAL.

De todas las inconsecuencias y antinomias que se encuentran en las gradaciones medias del Liberalismo, la más repugnante de todas y la más odiosa es la que pretende nada menos que la unión del Liberalismo con el Catolicismo, para formar lo que se conoce en la historia de los modernos desvaríos con el nombre de Liberalismo católico o Catolicismo liberal. Y no obstante han pagado tributo a este absurdo preclaras inteligencias y honradísimos corazones, que no podemos menos de creer bien intencionados. Ha tenido su época de moda y prestigio, que, gracias al cielo, va pasando o ha pasado ya.

Nació este funesto error de un deseo exagerado de poner conciliación y paz entre doctrinas que forzosamente y por su propia esencia son inconciliables enemigas. El Liberalismo es el dogma de la independencia absoluta de la razón individual y social; el Catolicismo es el dogma de la sujeción absoluta de la razón individual y social a la ley de Dios. ¿Cómo conciliar el sí y el no de tan opuestas doctrinas? A los fundadores del Liberalismo católico pareció cosa fácil. Discurrieron una razón individual ligada a la ley del Evangelio, pero coexistiendo con ella una razón pública o social libre de toda traba en este particular. Dijeron: "EI Estado como tal Estado no debe tener Religión, o debe tenerla solamente hasta cierto punto que no moleste a los demás que no quieran tenerla. Así, pues, el ciudadano particular debe sujetarse a la revelación de Jesucristo; pero el hombre público puede portarse como tal, de la misma manera que si para él no existiese dicha revelación. De esta suerte compaginaron la fórmula célebre de: La Iglesia libre en el Estado libre, fórmula para cuya propagación y defensa se juramentaron en Francia varios católicos insignes, y entre ellos un ilustre Prelado; fórmula que debía ser sospechosa desde que la tomó Cavour para hacerla bandera de la revolución italiana contra el poder temporal de la Santa Sede; fórmula de la cual, a pesar de su evidente fracaso, no nos consta que ninguno de sus autores se haya retractado aún.

No echaron de ver estos esclarecidos sofistas, que si la razón individual venía obligada a someterse a la ley de Dios, no podía declararse exenta de ella la razón pública o social sin caer en un dualismo extravagante, que somete al hombre a la ley de dos criterios opuestos y de dos opuestas conciencias. Así que la distinción del hombre en particular y en ciudadano, obligándole a ser cristiano en el primer concepto, y permitiéndole ser ateo en el segundo, cayó inmediatamente por el suelo bajo la contundente maza de la lógica íntegramente católica. El Syllabus, del cual hablaremos luego, acabó de hundirla sin remisión. Queda todavía de esta brillante pero funestísima escuela, alguno que otro discípulo rezagado, que ya no se atreve a sustentar paladinamente la teoría católico-liberal, de la que fue en otros tiempos fervoroso panegirista, pero a la que sigue obedeciendo aún en la práctica; tal vez sin darse cuenta a sí propio de que se propone pescar con redes que, por viejas y conocidas, el diablo ha mandado ya recoger.

278 Flash, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:53
268 y anteriores

Interesante exposición con la que no estoy de acuerdo.
Intentare responderte, pero no te mereces que lo haga sobre la marcha.
Dame un par de dias.
279 La Momia, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:55
Abajo la inteligencia! Viva la muerte!
280 La Momia, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:56
Bres, desde que andas con el travesti de la Vicebollo, se te ha atrofiado el poco cerebro que tienes.
281 Zamarro, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:56
Acracia, me gustaría que me aclararas si ZP sigue teniendo el bul "como un bebedero de patos" (sic), ya que ésta ha sido una de tus aportaciones de más "calado" en este blog.
282 Ernesto Guevara de la Serna, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:57

#76 .- BRES dijo el día 7 de Septiembre de 2006 a las 15:26:

Todos a la mierda!

Blog desactivado. El que avisa no es traidor. El que venga por Asturias acabará con la cabeza y un par de costillas rotas!

Queremos saber donde están los huesos de nuestras cabras.. digo, de nuestros muertos!!!

___________________________________________

Ergo, tu Madre era una Cabra. Eso ya lo tengo claro.

Y tu Padre, ¿un Cab-rón? Ah, sí clñaro, dijiste Cabras, en plural. Pregunta respondida.

283 La Momia, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:57
Bres, ¿qué día se la chupas a Zapetro?, ¿el mismo día que a Polanco?
284 JBR, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:58

"Libertad de expresión"

Los que estudian el tema, dividen la guerra en dos categorías: física=destrucción material del contrario y psicológica=destrucción mental.
La televisión, la radio, los blogs, los diarios, los carteles y otras yerbas son armas en esa guerra.
Lo lógico es que gane el que tenga más y mejores armas, gente es lo que sobra, hay siempre en abundancia para el que tiene dinero y compra.
Las palabras crean un mundo de ensueño para escapar a lo dura que se presenta realidad. Para algunos es insuficiente, necesitan la droga.
Donde está la trampa "libertad de expresión". Ya es confusa la palabra "libertad" agrega más confusión "expresión". Pero no importa para el objetivo de crear esperanza e ilusión.
Hoy sale una noticia en un diario: una mujer se creyó lo de la libertad, tiene seis hijos de una o varias parejas y en la actualidad está sin ninguna;la pareja la dejó (supongo que por feminismo), no los puede mantener, vive en una chabola llena de pulgas, pasa frío y hambre, los pequeños tosiendo, quiere vender el hígado o un riñón (para impresionar, llamar la atención de alguien, no se lo creo), etc. Cómo la engañaron a esta mujer haciéndole confiar en la magia de la "libertad". Los que no se casaron calculando los costos del matrimonio, o tuvieron un solo hijo, la mirarán y para sus adentros pensarán "nada puedo hacer", apenas me puedo mantener yo.


Mire, doña Soledad,
póngase un poco a pensar,
doña Soledad,
qué es lo que quieren decir
con eso de la libertad.
Usted se puede morir
-eso es cuestión de salud-
pero no quiera saber
lo que cuesta un ataúd.
285 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:58
EN QUÉ CONSISTE PROBABLEMENTE LA ESENCIA O INTRÍNSECA RAZÓN DEL LLAMADO CATOLICISMO LIBERAL.

Si bien se considera, la íntima esencia del Liberalismo llamado católico, por otro nombre llamado comúnmente Catolicismo liberal consiste probablemente, tan sólo en un falso concepto del acto de fe. Parece, según dan razón de la suya los católico liberales, que hacen estribar todo el motivo de su fe, no en la autoridad de Dios infinitamente veraz e infalible, que se ha dignado revelarnos el camino único que nos ha de conducir a la bienaventuranza sobrenatural sino en la libre apreciación de su juicio individual que le dicta al hombre ser mejor esta creencia que otra cualquiera. No quieren reconocer el magisterio de la Iglesia, como único autorizado por Dios para proponer a los fieles la doctrina revelada y determinar su sentido genuino sino que, haciéndose ellos jueces de la doctrina, admiten de ella lo que bien les parece, reservándose el derecho de creer la contraria, siempre que aparentes razones parezcan probables ser hay falsa lo que ayer creyeron como verdadero.

Para refutación de lo cual baste conocer la doctrina fundamental De Fide, expuesta sobre esta materia por el santo Concilio Vaticano.

Por lo demás se llaman católicos, porque creen firmemente que el Catolicismo es la única verdadera revelación del Hijo de Dios; pero se llaman católicos liberales o católicos libres, porque juzgan que esta creencia suya no les debe ser impuesta a ellos ni a nadie por otro motivo superior que el de su libre apreciación. De suerte que, sin sentirlo ellos mismos, encuéntranse los tales con que el diablo les ha sustituido arteramente el principio sobrenatural de la fe por el principio naturalista del libre examen. Con lo cual, aunque juzgan tener fe de las verdades cristianas, no tiene tal fe de ellas, sino simple humana convicción, lo cual es esencialmente distinto.

Síguese de ahí que juzgan su inteligencia libre de creer o de no creer, y juzgan asimismo libre la de todos los demás. En la incredulidad, pues, no ven un vicio, o enfermedad, o ceguera voluntaria del entendimiento, y más aún del corazón, sino un acto lícito de la jurisdicción interna de cada uno, tan dueño en eso de creer, como en lo de no admitir creencia alguna. Por lo cual es muy ajustado a este principio el horror a toda presión moral o física que venga por fuera a castigar o prevenir la herejía, y de ahí su horror a las legislaciones civiles francamente católicas. De ahí el respeto sumo con que entienden deben ser tratadas siempre las convicciones ajenas, aun las más opuestas a la verdad revelada; pues para ellos son tan sagradas cuando son erróneas como cuando son verdaderas, ya que todas nacen de un mismo sagrado principio de libertad intelectual. Con lo cual se erige en dogma lo que se llama tolerancia, y se dicta para la polémica católica contra los herejes un nuevo código de leyes, que nunca conocieron en la antigüedad los grandes polemistas del Catolicismo.

Siendo esencialmente naturalista el concepto primario de la fe, síguese de eso que ha de ser naturalista todo el desarrollo de ella en el individuo y en la sociedad. De ahí el apreciar primaria, y a veces casi exclusivamente, a la Iglesia por las ventajas de cultura y de civilización que proporciona a los pueblos; olvidando y casi nunca citando para nada su fin primario sobrenatural, que es la glorificación de Dios y salvación de las almas. Del cual falsa concepto aparecen enfermas varias de las apologías católicas que se escriben en la época presente. De suerte que, para los tales, si el Catolicismo por desdicha hubiese sido causa en algún punto de retraso material para los pueblos, ya no sería verdadera ni laudable en buena lógica tal Religión. Y cuenta que así podría ser, como indudablemente para algunos individuos y familias ha sido ocasión de verdadera material ruina el ser fieles a su Religión, sin que por eso dejase de ser ella cosa muy excelente y divina.

Este criterio es el que dirige la pluma de la mayor parte de los periódicos liberales, que si lamentan la demolición de un templo, sólo saben hacer notar en eso la profanación del arte, si abogan por las ordenes religiosas, no hacen más que ponderar los beneficios que prestaron a las letras; si ensalzan a la Hermana de la Caridad, no es sino en consideración a los humanitarios servicios con que suaviza los horrores de la guerra; si admiran el culto, no es sino en atención a su brillo exterior y poesía; si en la literatura católica respetan las Sagradas Escrituras, es fijándose tan sólo en su majestuosa sublimidad. De este modo de encarecer las cosas católicas únicamente por su grandeza, belleza, utilidad o material excelencia, síguese en recta lógica que merece iguales encarecimientos el error cuando tales condiciones reuniere, como sin duda las reúne aparentemente en más de una ocasión alguno de los falsos cultos.

Hasta a la piedad llega la maléfica acción de este principio naturalista, y la convierte en verdadero pietismo, es decir, en falsificación de la piedad verdadera. Así lo vemos en tantas personas que no buscan en las prácticas devotas más que la emoción, lo cual es puro sensualismo del alma y nada más. Así aparece hoy día en muchas almas enteramente desvirtuado el ascetismo cristiano, que es la purificación del corazón por medio del enfrentamiento de los apetitos. y desconocido el misticismo cristiano, que no es la emoción, ni el interior consuelo, ni otra alguna de esas humanas golosinas, sino la unión con Dios por medio de la sujeción a su voluntad santísima Y por medio del amor sobrenatural.

Por eso es Catolicismo liberal, o mejor, Catolicismo falso, gran parte del Catolicismo que se usa hoy entre ciertas personas. No es Catolicismo, es mero Naturalismo, es Racionalismo puro, es Paganismo con lenguaje y formas católicas, si se nos permite la expresión .

286 La Momia, día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:59
Bres, eres el hijo putativo de Chapote, que se la hincaba a tu madre.
287 Ernesto Guevara de la Serna, día 8 de Septiembre de 2006 a las 19:00
BRES es un jiñaho.

No tiene valor a cumplir sus amenazas, ni a ir a tomar unas sidrinas a l´Entregu. Casa Miguela. Asturies.

____________________________________________

#76 .- BRES dijo el día 7 de Septiembre de 2006 a las 15:26:

Todos a la mierda!

Blog desactivado. El que avisa no es traidor. El que venga por Asturias acabará con la cabeza y un par de costillas rotas!

Queremos saber donde están los huesos de nuestras cabras.. digo, de nuestros muertos!!!

288 Flash, día 8 de Septiembre de 2006 a las 19:01
"si se nos permite la expresión"

¿Hablas en plural mayestático?
289 La Momia, día 8 de Septiembre de 2006 a las 19:02
Bres, a tu padre le metía Polanco un palo por el culo hasta el cerebro, poe eso ha tenido un hijo como tú.
290 Ernesto Guevara de la Serna, día 8 de Septiembre de 2006 a las 19:03
y el míster Hantonio.

¿jugando a ser BRES?

¿Te gustaron las cancioncitas de Erich Hartmann?

291 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 19:05
SOMBRA Y PENUMBRA, O RAZÓN EXTRÍNSECA DE ESTA MISMA SECTA CATÓLICO-LIBERAL

Vista en el anterior capítulo la razón intrínseca, o llámase formal, del Liberalismo católico, pasemos en el presente a examinar lo que podríamos llamar su razón extrínseca o histórica, o material, si les place más a nuestros lectores esta última calificación escolástica.

Las herejías que estudiamos hoy, en el dilatado curso de los siglos que median entre la venida de Jesucristo y los tiempos en que vivimos, se nos presentan a primera vista como puntos clara y definitivamente circunscritos, en su respectivo periodo histórico, pudiéndose al parecer señalar, como con un compás, dónde empiezan y dónde acaba, o sea la línea geométrica que separa estos puntos negros de lo restante del campo iluminado en que se extienden. Mas esta apreciación, si bien se considera, no es más que ilusión de la distancia. Un más detenido estudio, que nos acerque con el catalejo de una buena crítica a aquellas épocas, y nos ponga en verdadero contacto intelectual con ellas, nos permite observar que nunca, en ninguno de esos periodos históricos, aparecen tan geométricamente definidos los límites que separan al error de la verdad, no en la realidad de ella, que ésta muy claramente formulada la de la definición de la Iglesia, sino en su aprehensión y profesión externa, o sea en el modo que ha tenido de negarla o profesarla con más o menos franqueza la respectiva generación. El error en la sociedad es como una fea mancha en una tela de primoroso tejido. Se le ve claramente, pero cuesta precisar sus límites; son vagas sus fronteras como los crepúsculos que separan el día que muere de la noche que se avecina, y a su vez la noche que se va del renaciente día. Preceden al error, que es negra sombra, y le siguen y le rodean unas como vagas penumbras, que pueden tomarse a veces por la misma sombra, iluminada todavía por alguno que otro reflejo de moribunda luz, o como la misma luz a la que empañan y oscurecen ya las primeras sombras.

Así todo error claramente formulado en la sociedad cristiana tuvo en torno de sí otra como atmósfera del mismo error, pero menos densa y más tenue y mitigada. El Arrianismo tuvo su Semi-arrianismo; el Pelagianismo su Semi-pelagianismo; el Luteranismo feroz su Jansenismo, que no fue más que un Luteranismo moderado. Así, en la época presente el Liberalismo radical tiene en torno de si su correspondiente Semi-liberalismo, que otra cosa no es la secta católico-liberal que estamos aquí examinando. Es lo que llamó el Syllabus un racionalismo moderado; es el Liberalismo sin la franca crudeza de sus principios al descubierto, y sin el horror de sus últimas consecuencias, el Liberalismo para el uso de los que no consienten todavía en dejar de parecer o creerse católicos. Es el Liberalismo el crepúsculo de la verdad que empieza a obscurecerse en el entendimiento, o de la herejía que no ha llegado aún a tomar completa posesión de el. observamos, en efecto, que suelen ser católicos liberales los católicos que van dejando de ser firmes católicos, y los liberales crudos que, desengañados en parte de su error, no han acabado en dar todavía de lleno en los dominios de la íntegra verdad. Es el medio sutil e ingeniosísimo que encontró siempre el diablo para retener por suyos a muchos que de otra manera hubieran aborrecido de veras, a haberla bien conocido, su maquinación infernal. Este medio satánico es permitir que los tales tengan todavía un pie en terreno de la verdad, a condición de que el otro pie lo tenga ya completamente en el campo opuesto. Así evitan el saludable error del remordimiento los todavía no encallecidos de conciencia.

Así además se libran de los compromisos que trae siempre toda revisión decisiva los espíritus apocados y vacilantes, que son los más; así logran los aprovechados figurar, según les conviene, un rato en cada campo, haciendo por aparecer en ambos como amigos y afiliados; así puede, finalmente, el hombre dar como un paliativo oficial y conocido a la mayor parte de sus miserias, debilidades e inconsecuencias.

Tal vez no ha sido aún debidamente estudiada por este lado la presente cuestión en la historia antigua y contemporánea; lado que es el menos noble, es por lo mismo el más práctico, ya que por hay, en lo menos noble y levantado hay que buscar por lo común el secreto resorte de la mayor parte de los fenómenos humanos. A nosotros nos ha parecido bien hacer aquí esta indicación, dejando a mas expertas y sutiles inteligencias el cuidado de ampliarla y de desenvolverla por completo.

292 Ernesto Guevara de la Serna, día 8 de Septiembre de 2006 a las 19:06
Hantonio, heres un primhor;
te repito la 1ª estrofa,
a ti y atus amigos nazis les encantará:

Siehst du im Osten das Morgenrot?
Ein Zeichen zur Freiheit, zur Sonne!
Wir halten zusammen, auf Leben und Tod,
Lass' kommen, was immer da wolle!
Warum jetzt noch zweifeln,
Hört auf mit dem Hadern,
Denn noch fließt uns deutsches
Blut in den Adern.
|: Volk ans Gewehr! :|
293 Ernesto Guevara de la Serna, día 8 de Septiembre de 2006 a las 19:11
Hantonio:

¿y el estribillo? ¿qué me dices del estribillo? Genial.


|: Volk ans Gewehr! :|

294 Ernesto Guevara de la Serna, día 8 de Septiembre de 2006 a las 19:15
Hantonio:

¿Hantonio? ¿estás ahí? ¿te ha dado un yuyu? ¿quizás el DdB?

¿hola? ----- ¿hola?

295 sinrodeos, día 8 de Septiembre de 2006 a las 19:16
Este blog ultimamente se esta deteriorando. Se nota la influencia de una mano negra.
Yo no llego a comprender exactamente que es lo que proboca la presencia continua de estos progres antiesmanioles, parece que no se cansan y la verdad es que su lavor en cierto modo esta dando resultado. Nos hacen perder el tiempo en disputas ridiculas, ensucian la semantica del blog con ideas oscenas y posts ofensivos y osoletos.
La verdad es que se ve bien claro que su mision aqui es romper el orden y cualquier iniciativa que en este blog se pueda tomar.
Solucion? .... interesaria que alguien sugeriera algo para buscar una solucion a la incomodidad que esta gente crea.
Si revisamos la mayoria de sus comentarios, se ve claramente, que no vienen aqui con la idea de dialogar, de tener un debate, sino de utilizar cualquier medio,( el que sea y como sea) para fastidiar el Blog.
A veces dan ganas de vomitar tras leer sus comentarios, pues ese nombre de canallas se lo han ganado a pulso.

Saludos.
296 acracia ya, día 8 de Septiembre de 2006 a las 19:17
Zamarro dijo el día 8 de Septiembre de 2006 a las 18:56:
Acracia, me gustaría que me aclararas si ZP sigue teniendo el bul "como un bebedero de patos" (sic), ya que ésta ha sido una de tus aportaciones de más "calado" en este blog.


La metáfora consecuendia directa de la frase de Maragall, sobre que nos metería el estatuto a los españoles con vaselina, pues creo que estaba bien traida entonces
Ahora pienso igual, Zp tiene un bul que le cabe todo, y hasta sin vaselina, porque le gustan tanto las tonterias que dice, que pienso que se le abre sin necesidad de ayudas
Pero me temo que me confundí con el diagnostico sobre que Sonsoles no le dejaba salir de noche no fuera que le gustaba
Ahora pienso que el que no quiere dejar sola a Sonsoles es él, pues dicen que ella es ligera o más bien algo libertaria en el tema del sexo, y siendo el tan rojo, me imagino que nopudiendo negarle a ella practicar ibremente el amor, le gustará controlar como lo hace y con quien
Pero estas suposiciones son solo suposiciones sin fundamento, y pueden parecer con mala intención, pero es lo que pienso, sin poder decir que es cierto, tan solo se basan en la imagen que me dán cuando los veo juntitos a los dos
Puedo estar totalmente equivocado, o quizá no lo esté tanto
De todas formas sus gustos particulares son solo suyos, y no me importan, me importa más que Zp gobierne mal para todos los ciudadanos españoles

Un saludo Zamarro? o pitonisa Olga, o quien quiera que seas, pero seguro que no eres quien dices.
297 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 19:18
DE OTRA DISTINCIÓN IMPORTANTE, O SEA DEL LIBERALISMO PRÁCTICO Y DEL LIBERALISMO ESPECULATIVO O DOCTRINAL

Enséñase en filosofía y en teología, que hay dos clases de ateísmo: uno doctrinal y especulativo, y otro práctico. Consiste el primero en negar franca y redondamente la existencia de Dios, pretendiendo anular o desconocer las pruebas irrefutables en que se funda. Consiste el segundo en vivir y obrar sin negar la existencia de Dios, pero como si Dios realmente no existiese. los primeros se llaman ateos teóricos o doctrinales; los segundos, ateos prácticos, y son los que abundan más.

Lo propio acontece con el Liberalismo y con los liberales. Hay liberales teóricos y liberales prácticos. los primeros son los dogmatizadores de la secta: filósofos, catedráticos, diputados o periodistas, que enseñan en sus libros, discursos o artículos el Liberalismo; que defienden tal doctrina con argumentos y autoridades y con arreglo a un criterio racionalista, en oposición embozada o manifiesta con el criterio de la divina y sobrenatural revelación de Jesucristo.

Los liberales prácticos son la mayoría del grupo, los borregos de él, que creen a pie juntillas lo que les dicen sus maestros, o que sin creerlo siguen dóciles a quien los lleva, y siempre ajustados a su compás. Nada saben de principios ni de sistemas, y hasta quizá los detestarían si conocieran toda su deformidad; sin embargo, son las manos que obran, así como los teóricos son las cabezas que dirigen. Sin ellos no saldría el Liberalismo del recinto de las academias; ellos son los que le dan vida y movimiento exterior. Pagan el periódico liberal; votan el candidato liberal; apoyan las situaciones liberales, y vitorean a sus personajes y celebran sus fechas y aniversarios. Son la materia prima del Liberalismo, dispuesta a recibir cualquier forma y a servir siempre para cualquier barbaridad. Muchos de ellos iban a Misa y mataron a los frailes; más tarde asistían a novenas y daban carrera eclesiástica a sus hijos, y compraban fincas de la desamortización; hoy día rezan tal vez el Rosario y votan al diputado librecultista. Hanse formado una como cierta ley de vivir con el siglo, y creen (o quieren creer) que se va bien así. ¿Les exime esto de responsabilidad o culpa delante de Dios? No, por cierto, como veremos después.

Liberales prácticos son también los que rehuyendo explanar la teoría liberal, que saben está ya desacreditada para ciertos entendimientos, procuran, no obstante, sostenerla en el procedimiento práctico de todos los días, escribiendo y perorando a lo liberal. Proponiendo y eligiendo candidatos liberales; elogiando y recomendando sus libros y personas; juzgando siempre de los sucesos con el criterio liberal; manifestando siempre odio tenaz a todo lo que tienda a desacreditar o menospreciar su querido Liberalismo. Tal es la conducta de muchos periodistas prudentes, a quienes difícilmente se encontrará en delito de formular proposiciones concretamente liberales, pero que, sin embargo, en todo lo que dicen y en todo lo que callan no dejan de hacer la maldita propaganda sectaria. Es éste de todos los reptiles liberales el más venenoso.
298 clarito, día 8 de Septiembre de 2006 a las 19:19

Pio Moa sin vaselina

La paranoia es un elemento diario en las tertulias de las ondas católicas, el odio cotidiano rezuma en cualquier franja horaria y, buscando la palmadita del Mesías de la mañana, por las bocas de algunos de sus colaboradores se derrama una mala baba infecta.
Hay uno de ellos que me angustia especialmente: el inquietante Pío Moa. Un (ex)terrorista que pretende hacernos creer que su visión de la historia de España es producto de un análisis objetivo, lejos de la anécdota y del estudio interesado. Y no es cierto. Como parte fundamental de un frente político-mediático encabezado por la Faes de Aznar, conformado por los sectores más conservadores del Pp y secundado por la prensa atascada en el 11-M, hiere sin piedad al propio sistema que tanto dice defender. Donde caiga la flecha carece de importancia, lo esencial es que la sagita vaya lejos y que anime a los miembros del lado oscuro mientras vuela.

En una de sus últimas y apocalípticas columnas pregunta si ha llegado el momento de recurrir a la violencia que tan bien conoce. Considera que el gobierno ha roto las reglas del juego, que ha legalizado el asesinato político y que ha premiado a los terroristas con la liquidación del estado de derecho. Con esta nadería propia de quien quiere entorpecer peligrosamente el proceso en el que otros fracasaron, nos aporta una novedosa y siniestra posibilidad: que la violencia que pudiera ser aplicada al gobierno no sería injustificada, de hecho estima que el ejecutivo no tendría autoridad moral para condenarla.

Tantos años nutriéndose de la agresión y la crueldad, del ensañamiento contra las personas y de haberse tomado la justicia por su cuenta, debe ser nocivo. Es imposible, a menos que seas un sociopata, que la culpa por todo el dolor repartido en sus tiempos como miembro del GRAPO haya quedado sepultado en lo más profundo de la memoria. Debe ser eso. Pero no es ninguna sorpresa. Este tipo es el mismo que dijo que los homosexuales no asumen su tara y por ello pretenden extenderla, que quien defiende los derechos por la igualdad de la mujer destruye el concepto de familia y, en un ataque de vesania catalogó de próspero y moderno el país que Franco nos dejo como legado. Pura halitosis mental y mala fe.

Yo leo su blog. A veces lo hago a pelo y sin vaselina. Cuando leo a este hombre pienso que no todos los que acuden a un psiquiatra están como cencerros ni son homicidas en potencia. Sin embargo, muchos de los que no acuden a estos profesionales están como truenos y son psicópatas exconvictos.

299 El moderador, día 8 de Septiembre de 2006 a las 19:19
Sinrodeos, tiene usted toda la razón, ya me gustaría a mí borrar toda la basura que escribe la canalla progre, pero se me acabó la beca y creo que no van a contratar a nadie.
300 El liberalismo es pecado, día 8 de Septiembre de 2006 a las 19:22
EL LIBERALISMO DE TODO MATIZ Y CARÁCTER,

¿HA SIDO FORMALMENTE CONDENADO POR LA IGLESIA Y POR LA COPE?

Sí; el Liberalismo en todos sus grados y aspectos ha sido formalmente condenado. Así que, además de las razones de malicia intrínseca que le hacen malo y criminal, tiene para todo fiel católico la suprema y definitiva declaración de la Iglesia, que como a tal le ha juzgado y anatematizado. No podía permitirse que error de tal trascendencia dejase de ser incluido en el catálogo de los oficialmente te reprobados, y lo ha sido en distintas ocasiones.

Ya al aparecer en Francia, en su primera Revolución, la famosa Declaración de los derechos del hombre, en que estaban contenidos en germen todos los desatinos del moderno liberalismo fue condenada esta Declaración por Pío VI.

Más tarde, ampliada esta doctrina funesta, y aceptada por casi todos los Gobiernos de Europa, aun por los propios soberanos, que es una de las más horribles ceguedades que ofrece la historia de las monarquías, tomó en España el nombre con que en todas partes se le conoce hoy de Liberalismo.

Diéronsele las terribles contiendas entre realistas y constitucionales, que mutuamente se designaron desde luego con los apodos de serviles y liberales. De España se extendió a toda Europa esta denominación. Pues bien; en lo más recio de la lucha con ocasión de los primeros errores de Lamennais, publicó Gregorio XVI su Encíclica Mirari vos, condenación explícita del Liberalismo, cual en aquella ocasión se entendía y predicaba y practicaba por los Gobiernos constitucionales.

Mas, avanzando los tiempos y creciendo con ellos la avasalladora corriente de estas ideas funestas, y hasta tomando bajo el influjo de extraviados talentos la máscara de Catolicismo. Deparó Dios a su Iglesia el Pontífice Pío IX, el cual con toda razón pasará a la historia con el dictado de azote del Liberalismo. El error Liberal en todas sus fases y matices ha sido desenmascarado por este Papa. Para que más autoridad tuviesen sus palabras en este asunto, dispuso la Providencia que saliese la repetida condenación del Liberalismo de labios de un Pontífice, al cual desde el principio se empeñaron en presentar como suyo los liberales. Después de él no le queda ya a este error subterfugio alguno a que acogerse. Los repetidos Breves y Alocuciones de Pío IX le han mostrado al pueblo cristiano tal cual es, y el Syllabus acabó de poner a su condenación el último sello. Veamos el contenido principal de algunos de estos documentos pontificios. Sólo unos pocos citaremos entre muchísimos que se podrían citar.

En 18 de Junio de 1871 al contestar Pío IX a una Comisión de católicos franceses, les habló así: el ateísmo en las leyes, la indiferencia en materia de Religión y esas máximas perniciosas llamadas católico-liberales, éstas, sí, éstas son verdaderamente la causa de la ruina de los Estados, éstas lo han sido de la perdición de la Francia. Creedme el daño que os anuncio es más terrible que la Revolución, y más aún que la Commune. Siempre he condenado el Liberalismo católico, y volveré cuarenta veces a condenarlo, si es menester".

En el Breve de 6 de Marzo de 1873 al Presidente y socios del Circulo de San Ambrosio de Milán, se expresa de esta suerte: "No faltan algunos que intentan poner alianza entre la luz y las tinieblas, y mancomunidad entre la justicia y la iniquidad a favor de las doctrinas llamadas católico-liberales, que basadas en perniciosísimos principios, muéstranse halagüeñas para con las invasiones de la potestad secular en los negocios espirituales, e inclinan los mismos a estimar, o tolerar al menos, leyes inicuas, como si no estuviese escrito que nadie puede servir a dos señores. Los que tal hacen, de todo punto son más peligrosos y funestos que los enemigos declarados, no sólo en razón a que, sin que se les note y quizá también sin advertirlo ellos mismos, secundan las tentativas de los malos, sino también porque, encerrándose dentro de ciertos limites, se muestran con apariencias de probidad y sana doctrina para alucinar a los imprudentes amadores de conciliación, y seducir a las gentes honradas que habrían combatido el error manifiesto".

En el Breve de 8 de Mayo de igual año a la Confederación de los Círculos católicos de Bélgica, dice: "Lo que sobre todo alabamos en esa vuestra religiosísima empresa, es la absoluta aversión que, según noticias, profesáis a los principios católico-liberales y vuestro denodado intento de desarraigarlos de los mismos. Verdaderamente, al emplearos en combatir ese insidioso error, tanto más peligroso que una enemistad declarada, cuanto más se encubre bajo el especioso velo del celo y caridad, y en procurar con ahínco apartar de él a las gentes sencillas extirparéis una funesta raíz de discordias, y contribuiréis eficazmente a unir y fortalecer los ánimos. Seguramente vosotros, que con tan plena sumisión acatáis todos los documentos de esta Sede Apostólica, cuyas reiteradas reprobaciones de los principios liberales os son conocidas, no habéis menester estas advertencias " .

En el Breve a La Croix, periódico de Bruselas, en 21 de Mayo de 1874, dice lo siguiente: "No podemos menos de elogiar el intento expresado en vuestra carta, y la cual hemos sabido que satisface plenamente vuestro periódico, de publicar, divulgar, comentar e inculcar en los ánimos todo cuanto esta Santa Sede tiene enseñado contra las perversas o cuando menos falsas doctrinas profesadas en tantas partes, y señaladamente contra el Liberalismo católico, empeñado en conciliar la luz con las tinieblas y la verdad con el error.

En 9 de Junio de 1873 escribía al Presidente y Consejo de la Asociación Católica de Orleáns, y sin nombrarlo retrataba el Liberalismo pietista y moderado en los siguientes términos: "Aunque vuestra lucha haya de trabarse en rigor contra la impiedad, quizá por este lado no nos amenaza riesgo tan grande como por el de ese grupo de amigos imbuidos en aquella doctrina ambigua, que mientras rehuye las ultimas consecuencias de los errores, retiene obstinadamente sus gérmenes, y no queriendo ni abrazarse con la verdad íntegra, ni atreviéndose a desecharla por entero, afánase en interpretar las tradiciones y doctrinas de la Iglesia, ajustándolas al molde de sus privadas opiniones"

Mas para no hacernos interminables y cansados nos contentaremos en aducir las frases de otro Breve, el más expresivo de todos, y que por tal no lo podemos en conciencia omitir Es el dirigido al obispo de Quimper, en 28 de Julio de 1873. En él se dice lo siguiente, refiriéndose el Papa a la Asamblea general de las Asociaciones católicas, que se acababa de celebrar en aquella diócesis: "Seguramente no se apartarán tales Asociaciones de la obediencia debida a la Iglesia ni por los esortos ni por los actos de los que con injurias e invectivas la persiguen; pero pudieran ponerla en la resbaladiza senda del error esas opiniones llamadas liberales, acepta a muchos católicos, por otra parte hombres de bien y piadosos, los cuales por la influencia misma que les da su religión y piedad, pueden muy fácilmente captarse los ánimos e inducirlos a profesar máximas muy perniciosas. Inculcad, por lo tanto, venerable Hermano, a los miembros de esa católica Asamblea, que Nos al increpar tantas veces, como lo hemos hecho, a los secuaces de esas opiniones liberales, no nos hemos referido a los declarados enemigos de la Iglesia, pues a éstos habría sido ocioso denunciarlos, sino a esos otros antes aludidos, que reteniendo el virus oculto de los principios liberales que han mamado con la leche, cual si no estuviese impregnado de palpable malignidad, y fuese tan inofensivo como ellos piensan para la Religión, lo inoculan iFácilmente en los ánimos, propaganda así la semilla de esas turbulencias que tanto tiempo ha traen revuelto al mundo. Procuren, pues, evitar estas emboscadas, y esfuércense en asestar sus tiros contra este insidioso enemigo, y ciertamente merecerán bien de la Religión y de la patria".

Ya lo ven nuestros amigos y también nuestros adversarios: todo lo dice el Papa en esos Breves, particularmente en el último, que de un modo especial deben desmenuzar y estudiar..

« 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899