Pío Moa

« El odio a Franco | Principal | La unión de Aragón y Castilla »

Las 36 preguntas

30 de Marzo de 2009 - 08:54:49 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

I parte: FRANCO, LA DEMOCRACIA Y LA REPÚBLICA

  1. ¿Conspiró Franco contra la democracia?
  2. ¿Qué actitud tomó Franco ante la reforma militar de Azaña?
  3. La hostilidad de Franco a la masonería, ¿se debió a haber sido rechazada su petición de ingreso en ella?
  4. ¿Fue la república un régimen democrático?
  5. ¿Qué actitud tomó Franco ante la rebelión de Sanjurjo?
  6. ¿Cómo se produjo la caída de Azaña y la radicalización del PSOE?
  7. ¿Cómo prepararon las izquierdas la revolución de octubre de 1934?
  8. ¿Cómo actuó Franco ante la insurrección izquierdista?
  9. ¿Fue la insurrección de octubre del 34 el comienzo de la guerra civil?
  10. ¿Cómo reaccionó Franco ante la llegada del Frente Popular?
  11. ¿Crearon un proceso revolucionario las elecciones de febrero de 1936, o contra qué se rebeló Franco?

 II parte: GUERRA CIVIL Y TRANSFORMACIÓN POLÍTICA

  1. ¿En qué condiciones se reanudó la Guerra Civil?
  2. ¿Cómo accedió Franco a la jefatura del estado?
  3. ¿Pudo terminar la guerra en cinco meses?
  4. ¿Cuáles fueron las fases de la guerra?
  5. ¿En qué difieren las intervenciones germano-italiana y soviética?
  6. ¿Qué juicio cabe formar de la capacidad militar de Franco?
  7. ¿Qué bando llevó a cabo una represión más intensa?

III parte: ¿AÑOR PERDIDOS? GUERRA MUNDIAL, MAQUIS, AISLAMIENTO

  1. ¿Qué rasgos tuvo la represión de postguerra?
  2. ¿Hubo reconciliación después de la guerra?
  3. ¿Quién impidió la entrada de España en la II Guerra Mundial?
  4. ¿Qué consecuencias habría tenido la entrada de España en la Guerra Mundial?
  5. ¿Solo hambre y penurias en los años 40?
  6. ¿Por qué no derrocaron a Franco los vencedores de Hitler?
  7. ¿Fue posible la democracia después de la Guerra Mundial?
  8. ¿Cuándo superó España el aislamiento internacional?
  9. ¿Fueron los años 40 y 50 un "páramo cultural"?
  10.  ¿Fueron "años perdidos" los 40 y los 50?

IV parte: DESARROLLO Y ÚLTIMO PERÍODO FRANQUISTA

  1. ¿Qué fue el desarrollismo?
  2. ¿Hubo una corrupción excepcional en el franquismo?
  3. ¿Oprimió el franquismo de modo especial a la mujer?
  4. ¿Reprimió Franco con especial dureza el catalán, el vascuence y el gallego?
  5. ¿Dictadura totalitaria o dictadura autoritaria?
  6. ¿Fue democrática la oposición antifranquista?
  7. ¿De dónde viene la democracia actual?
  8. ¿A qué se debe la animadversión hoy tan extendida a Franco y su régimen?

Anexos:

1. Carta de Franco a su hermano (1930)
2. Informe del capitán de fragata Carrero Blanco al ministro de Marina y al Generalísimo
3. Franco y los judíos
4. Testamento de Franco
5. Discurso de Juan Carlos I después de ser proclamado rey de España
6. El entierro de Franco en el Valle de los Caídos, decisión personal del rey Juan Carlos
7 Las listas de la memoria histórica en Extremadura: ¿fraude o incompetencia?
8. La gran fosa de Órgiva, Granada
9. El poder de la mentira
10. ¿Condena usted el franquismo?
10. Víctor Manuel canta a Franco
11. Algunas tesis sobre la España contemporánea
12. Opiniones pro y contra Franco

-------------------------------

**** La promoción del aborto condensa toda la ideología feminista y su rebeldía: ¿cómo es que paren las mujeres y no los hombres? ¿No es esto una desigualdad y por tanto una injusticia absoluta? Pero ya que no se puede evitar, se puede ejercer una pequeña venganza: el padre no tiene nada que ver con el caso, "nosotras parimos, nosotras decidimos". Que sigue con esta otra: "la mujer es dueña de su cuerpo"; y otra más: el feto no es más que una especie de tumor en el cuerpo femenino, del que la madre puede deshacerse si le parece bien, faltaría más. A los feministas les parece muy bien el aborto y muy mal los hijos, porque subrayan esa intolerable desigualdad, y sus efectos desigualadores no se limitan al parto. Vean ustedes la evolución práctica de la canallería feminista y sus argumentaciones,  entre siniestras y pueriles. ¿Que hay feministas contrarios al aborto? Como había comunistas partidarios de la libertad, la cuadratura del círculo.

-----------------------

Diálogos pastoriles

MAURICIO. ¡Salicio, deja de tocar la zambomba, cretino! ¿No ves que por oírte el rebaño se olvida de pacer y las ovejas se están quedando en los huesos?

SALICIO. ¡Qué palabras se te escaparon del cerco de los dientes, Mauricio! ¿Ignoras, acaso, que Eros ha clavado en mi corazón un fatal dardo?

FELICIO. ¿Y quién es la afortunada...O, por mejor decir, la que te hace afortunado, excelente Salicio?

SALICIO: ¿Afortunado? ¡Es Amartilis! Ella ha robado mi corazón, y se muestra tan variable, ora esquiva, ora deleitable y complaciente,  que me está volviendo loco. Si no fuera por la zambomba, tiempo ha que al manicomio habrían ido a dar mis huesos.

MAURICIO. ¡Por vida de...! ¡Amartilis! Jamás había visto marimacho tal. A menudo he sospechado que la tal Amartilis es en realidad el leñador Burricio, el de la Esquerra, que se maquilla y se disfraza de pastora al atardecer, cuando termina su faena.

SALICIO. ¡Brutal Mauricio! ¡No toleraré que hables así de mi Amartilis! Y en cuanto a las ovejas, ellas son muy libres de pacer o de escuchar los dulces sones de mi zambomba. Si optan por lo último será porque les gusta y les conviene, y tú no tienes por qué interferir en sus decisiones. ¿Acaso las fuerzo yo a escuchar mis melodías, aun sabiendo que, por efecto de mi desesperación, ellas me salen melancólicas?

FELICIO. Injusto eres, Mauricio, ¿qué entenderás tú del amor, si has confesado que solo una vez en tu vida lo hiciste, y  te avergüenza el haberlo hecho? Recuerda las sabias palabras de nuestro Arcipreste: el amor ennoblece a los amantes. Por feos, deformes, tontos y  de baja cuna que sean, ellos se verán siempre, uno al otro, como dioses.

MAURICIO. A lo primero ya te contesté hace días, atontado Felicio: me precio de animal racional, distinto de vosotros, más bien animales bestiajos, que os dejáis llevar por vuestros instintos sin haceros siquiera la elemental pregunta de a qué obedecen, cuál es la razón de vuestros irracionales y sucios anhelos. En cuanto a lo segundo, nuestro Arcipreste también aclaró algo que deliberadamente olvidas: siempre el amor fabla mintroso.

FELICIO. ¡Ah, Mauricio, Mauricio! Ahí falló nuestro Arcipreste. ¿Dónde hay más verdad y sublimidad que en el amor? Y la buena música, prosaico y feroz Mauricio, también alimenta. Habrás de reconocer que Salicio domina el arte zambómbico como ningún otro zagal en leguas a la redonda. ¡Son tan tristes sus notas que me hacen llorar!... ¡Y bellas, sin embargo! ¿A quién extrañará que el rebaño se olvide de pacer?

(Filiberto)

Comentarios (288)

« 1 2 3 4 5 6 »

101 Oswald, día 30 de Marzo de 2009 a las 13:44
En el siglo XIX los Estados tuvieron que intervenir, y mucho, para imponer el "laissez faire".

Lean a Karl Polanyi.
102 manuelp, día 30 de Marzo de 2009 a las 13:45
# 96 Oswald

Bueno, ya empezamos a irnos por los cerros de Ubeda, espero que al menos le haya quedado claro que el dinero no es ninguna deuda, sino un medio de pago aceptado, de grado ó por fuerza.
103 Oswald, día 30 de Marzo de 2009 a las 13:47
Es cierto, ArrowEco: bancos y compañías aéreas son las dos únicas excepciones.
Si vas al cine o a un hotel y la butaca o la habitación que has reservado están ocupadas, montas el pollo. Pero el banco puede contraer con nostros más obligaciones de las que puede cumplir y no decimos nada.
104 ArrowEco, día 30 de Marzo de 2009 a las 13:47
VV

Ya estamos tergiversando lo que unos escribe. A ver, cate, ¿dónde he escrito yo que apoye el intervencionismo económico? Solo he dicho que me indique dónde he escrito algo contrario a ese intervencionismo, porque no recuerdo que me haya pronunciado en ese sentido.

De otra parte, por esa regla de tres que usted hace los sucesivos gobiernos de los EUA fueron socialistas.
105 Oswald, día 30 de Marzo de 2009 a las 13:48
Que no, manuelp, que el dinero se genera como deuda con interés.
106 manuelp, día 30 de Marzo de 2009 a las 13:53
No apoya al intervencionismo económico y no escribe contra ese intervencionismo. ¡¡Plash!!, fusible fundido. ¿Que tipo de economía, que todavia nadie ha descrito, apoya usted?.

El grado de intervencionismo de los gobiernos USA ha sido bastante grande, y eso que son los más respetuosos con la iniciativa privada. Y en algunos caso, como Roosevelt en el pasado y Obama en el presente, está muy cerca del socialismo (aunque sin los componentes políticos).
107 ArrowEco, día 30 de Marzo de 2009 a las 13:54
VV

EEUU ha blindado su mercado interno durante décadas. ¿Dónde está el liberalismo?
108 manuelp, día 30 de Marzo de 2009 a las 13:55
# 105 Oswald

Bueno, cuando sea usted de explicar con argumentos inteligibles esa afirmación, ya seguiremos.
109 denebola, día 30 de Marzo de 2009 a las 13:56

Buenas tardes:

Recomiendo la lectura de "Origen, naturaleza, leyes y mutaciones del dinero", de Nicolás de Oresme. Principios del siglo XIV. Es el primer tratado de economía del dinero (aunque cita a autores anteriores que sin embargo no hicieron un tratamiento sistemático).

Lo primero que me ha llamado la atención es cómo en asuntos de dinero el hombre medieval no separaba los razonamientos contables de los razonamientos morales. Lo segundo, el arraigo del sentido de la libertad individual en el hombre medieval. A años luz de lo que tenemos ahora (esto sorprenderá a algunos).

El dinero nace como un medio conveniente por el que los particulares intercambian bienes reales, como corderos, calabazas y azadones. Siendo un medio conveniente, rápidamente se hace incómodo, pues es difícil para los particulares comprobar el peso y la ley de los trocitos de metal usados. Por eso aparecen medios en origen privados para certificar el peso y pureza de las piezas. Ya en la antigüedad los príncipes y reyes usurparon para sí la potestad certificadora, abriéndose las puertas para todo tipo de envilecimientos de la moneda. Estos procedimientos están descritos en el texto de Nicolás de Oresme y permiten al príncipe convertirse en tirano haciéndose con una riqueza que no es suya. Por ejemplo, el tirano puede retirar cierta cantidad de metal de cada moneda y refundirlo para fabricar nuevas monedas. En el caso extremo, el tirano retira el 100% del metal y sustituye las monedas por papelitos sin valor. Eso es lo que tenemos ahora.

Mediante este procedimiento, el tirano se consitituye en intermediario con derecho de pernada sobre TODAS las transacciones de bienes que se produzcan en el reino. Intermediario ilegítimo e injusto. No sólo eso, sino que puede, fabricando papelitos sin valor que por ley han de ser aceptados, usar el poder de lo que ahora se llama dinero para incrementar el poder político.

Que el control del príncipe (Estado) sobre el dinero pueda emplearse en bien de la comunidad, es una falacia que Nicolás rebate en dos o tres líneas. Es evidente que si el estado me arrebata mi capa, no podrá distribuir, de la mía, dos. Como mucho, podrá entregarla a otro, cometiendo un robo:

"...y si se dijese, como suelen mentir los tiranos, que tal lucro se puede convertir en un bien para la comunidad, ha de ser rechazado tal argumento pues, por el mismo, podría arrebatarme mi túnica con el argumento de que tal expolio conviene a la comunidad...

En fin, una lectura muy recomendable porque devuelve el discurso a unos términos de sentido común muy saludables.
110 manuelp, día 30 de Marzo de 2009 a las 13:56
# 108

Queria decir "cuando sea usted capaz de explicar...."
111 ArrowEco, día 30 de Marzo de 2009 a las 13:59
VV

El "liberalismo", ese invento masón para esclavizarnos, ha muerto. Seamos capaces a sobreponernos sin caer en errores del pasado. Pero antes, limpiemos el trigo de la paja. Hay que desalojar a esos gandules de la cúspide de la pirámide. ¿Quién nos va a ayudar en esta ardua tarea? No creo que sea muy difícil obtener una respuesta a esa pregunta.

112 manuelp, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:01
Nada tienen en común los "razonamientos" contables, con los "razonamientos" morales. La cantabilidad analítica por partida doble tiene una finalidad de indole absolutamente ajena a la moralidad.

http://es.wikipedia.org/wiki/Contabilidad
113 manuelp, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:05
#112

contabilidad
114 denebola, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:06
#112,manuelp

Los ladrones pueden "razonar contablemente" y no por ello dejan de ser ladrones y merecer un calificativo moral. Aquí no se trata de la corrección legal o formal de los procedimientos contables, sino de su calificación moral. Un robo según la ley sigue siendo un robo. Un envilecimiento de la moneda, por ejemplo mediante inflación, es un robo peor que la usura, por mucho que contablemente sea impoluto.

Lo que he querido decir, es que en la época en que Oresme escribía, no valían positivismos legales: si una acción sobre la moneda era un robo, lo era con independencia de que el tirano elevase ese robo a categoría de ley, como dice Oresme, con deshonor para él, sus herederos y perjuicio para el reino en su conjunto.
115 Oswald, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:09
Manuelp: ¿no ha oído hablar del tipo de tipo de interés oficial del dinero?
116 Perieimi, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:12
EL PECADO DE MAURICIO. SOCIOGRAFÍA PAGANA DEL PU_TERO ESPAÑOL.

Hombres de 18 a 49 años que han tenido alguna vez en la vida por grupo de edad y uso de prostitución alguna vez en la vida (los datos de menos de 45.000 no se han de considerar por errores de muestra). Fuente: Ine, para 2003.

a) 18 a 29 años: sí, 798.000. No, 2.694.000. No consta, 24.300
b) 30 a 39 años: sí, 941.800. No, 2.513.900. No consta, 37.300
c) 40 a 49 años: sí, 947.000. No, 1.967.300. No consta, 43.200

Y, el último año:

a) sí, 227.300. No, 2.927.700. No consta, 9.300
b) sí, 241.100. No, 3.001.600. No consta, 20.800
c) sí, 138.200. No, 2.500.400. No consta. 59.000

Por nivel de estudios y edad:

a) Inferior y secundaria: 24,6%
Secundaria: 19,13%
Universitarios: 13,78%
b) Inferior y secundaria: 27,91%
Secundaria: 27,64%
Universitarios: 21,76%
c) Inferior y secundaria: 34,92%
Secundaria: 31,40%
Universitarios: 25,51%

Se pusieron condón:

a) Sí, 772.300. No, 17.900. No recuerda, 8.000.
b) Sí, 839.300. No. 92.500. No recuerda, 10.100.
c) Sí, 683.000. No. 214.300. No recuerda, 50.500.

Y, ¿dónde están, de todas las edades?:

1. Cataluña: 97.800
2. Andalucía: 95.700
3. C.Valenciana: 77.800
4. C.Madrid: 56.300
5. Castilla-La Mancha: 38.200
6. País Vasco: 38.100
7. Castilla-León: 37.300
8. Galicia: 31.400
9. Aragón: 26.600
10. Asturias: 22.600
11. Baleares: 17.600
12. Canarias: 14.500
13. Extremadura: 10.300
14. Navarra: 11.100
15. Cantabria: 5.000
16. La Rioja: 3.900
17. Ceuta y Melilla: 1.400

117 manuelp, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:12
# 114 denebola

Pero es que lo que subyace en su comentario, es una confusión muy común, que consiste en mezclar la esfera económica con la moral. Mucho antes que en la época de Oresme, los emperadores romanos, y antes otros soberanos, recurrían a la rebaja de la ley de las monedas, como medio de solventar los déficits de tesorería, y hoy en día se sigue haciendo, son las "devaluaciones". El dinero, como medio de intercambio que es, no puede tener un valor absoluto y todos los intentos que se han hecho a lo largo de la historia para dárselo, tanto desde el plano moral, como desde el plano económico, han fracasado siempre.
118 manuelp, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:15
# 115 Oswald

¿Y?
119 denebola, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:15
#117,manuelp

Al contrario: el error consiste en creer que ciertas formas sofisticadas de robo, por ser sofisticadas, no son robo. No, yo no estoy confundido.
120 Oswald, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:15
Denebola: ¿el dinero tiene valor en sí mismo o sólo en tanto que instrumento de compra de cosas valiosas?
121 denebola, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:16

Y por cierto, nadie ha dicho que el dinero haya de tener un valor absoluto. En el tratado de Oresme se afirma precisamente lo contrario.
122 manuelp, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:20
# 119 denebola

¿Que es robo?, supongo que estará de acuerdo en que es apropiarse de algo que no es nuestro. Cuando un "emisor" (rey ó estado) de dinero aplica una devaluación, está quitando valor de cambio tanto a lo que da al público (moneda ó billetes), como a lo que recibe del público (via impuestos), y por eso todas las devaluaciones acaban fracasando como medio para enderezar la economía.
123 bacon, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:21
Si Paul Preston escribiese una biografía de Napoleón, no se le ocurriría subtitularla El Gran Manipulador. Pero Napoleón lo fue. Llegó al poder aprovechando la revolución francesa, para hacerse coronar emperador. Fue el demagogo perfecto: un militar que, usando de la fuerza del ejército, alcanza el poder absoluto y lo ejerce con mano de hierro, pero que, sin embargo, consigue el aprecio de sus oficiales y soldados. Sigue usando cuando le conviene la falacia de que defiende las ideas de libeertad y progreso de la revolución, lo cuál le viene muy bien, porque sus enemigos son monarquías que rechazan y temen aquellas: Inglaterra, Austria y Rusia. Curiosamente, en España Napoleón es rechazado por el pueblo, alentado por la iglesia.
Yendo a lo militar, la victoria de Austerlitz, quizá la más importante de su carrera, la consigue Napoleón en parte gracias a su genio y a su previo estudio cuidadoso del terreno, al sacrificio de que fue capaz su ejército, pero también a la manipulación, al engaño: Napoleón hizo creer al enemigo que se retiraba de la meseta que ocupaba, con lo que le atacaron, creyéndole en inferioridad de condiciones antes de esperar la llegada de refuerzos. Llegó a entrevistarse con el enviado del zar, para con una propuesta de paz hacerle creer que su situación era débil. La increiblemente rápida llegada de tropas desde el sur hizo que sus enemigos subestimasen el número de soldados de que disponía.
Napoleón usó largamente todo tipo de informadores y policía política para acabar con quienes se atreevían a oponerse a él, lo que queda ilustrado perfectamente cuando ordena raptar y asesinar al Duque de Enghien, lo que desvela a algunos la verdadera naturaleza del tirano. Cuando se le critica, Napoleón responde que «la sangría forma parte de las combinaciones de la medicina política».

Naturalmente, si Preston escribiese un libro sobre Napoleón tan sectario y con una perspectiva tan estrecha como el que escribió sobre Franco, sería el hazmerreir de los historiadores. ¿Por qué no sucede eso?. En realidad, tal libro debe de haberle hecho perder todo su prestigio entre sus colegas, pero no va a decirse abiertamente, ya se sabe el temor que todo el mundo tiene a que le llamen facha, o a que le acusen de nostálgico del franquismo, que es lo que ocurre cuando uno no se limita a tragar todo lo que de Franco dijeron sus enemigos.
124 denebola, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:22
#120,Oswald

El dinero no tiene valor en sí mismo. Un trocito de oro no tiene valor en sí mismo y un billete de 20 euros tampoco. Pero de ahí no se deduce que puedan usarse equivalentemente el uno y el otro. El oro tiene unas propiedades que el papel no tiene: no puede fabricarse a discrección del tirano. Un sistema monetario basado en el oro es por tanto una garantía contra el poder del tirano. Otra cosa distinta es la conveniencia de que el príncipe o el Estado sean quienes certifiquen la ley de la moneda, pero eso no puede darle ni al Estado ni al príncipe derechos sobre la moneda.

Ya Aristóteles advirtió la diferencia entre el oro y el papel o la moneda envilecida. Una vaca puede parir un ternero y eso es natural. Que una moneda engendre otra es antinatural, y por tanto, si escarbamos, lo que encontraremos será un acto humano contra el orden natural, es decir, un pecado. De ahí la condena de la usura, por ejemplo.



125 alruga, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:24
Las pruebas silenciosas


Iñaki Egaña
Izaronews




Vivimos en un mundo irreal, lleno de falacias, mentiras y, como diría un cineasta, cintas de video. El matemático libanés Nassim Taleb, nos recordaba una historia que contaba hace más de dos mil años el romano Cicerón. A un tal Diágoras, que no creía en los dioses, le presentaron unas tablillas de unos fieles que sobrevivieron a un naufragio de la manera más sencilla: rezando.

De la representación se deducía que la oración y la fe le protegen a uno de morir ahogado. Acto seguido Diágoras preguntó: “¿Dónde están las tablillas de quienes oraron y luego se ahogaron?”. Evidentemente los muertos no hablan, no existen milagros para ellos.

A esta demostración se le denomina el problema de las pruebas silenciosas. No voy a inventar su significado, sino simplemente traer sus interpretaciones, que se utilizan, sobre todo, en economía y en historia. Éstas no tiene demasiada reserva tras la fábula de Cicerón: hacemos historia, del pasado y del presente, con dos o tres datos que generalizamos, a veces de manera inconsciente y, con motivación política, de manera consciente. Es más lo que desconocemos que lo que sabemos.

Las llamadas pruebas silenciosas pondrían patas arriba muchas de las creencias de nuestros días. A la actualidad me remito para que el pasado nos resulte comprensible. Se han celebrado elecciones a diputados para el Parlamento de la Comunidad Autónoma Vasca. Los llamados a las urnas eran un total de 1.732.340 mayores de 18 años. Una cifra respetable. El partido llamado a liderar el cambio ha obtenido 315.893 votos, otra cifra importante. El conservador que ha anunciado su apoyo, ha logrado 144.944. Entre ambos, los dos grandes contendientes en la gestión del Gobierno del Reino de España, habrían obtenido 460.837, 22.002 más si a esas formaciones se les sumaría las del proyecto neofalangista de UPD. Entre las tres formaciones, un 27,8% de los llamados a votar. Una cifra importante, nuevamente, que, sin embargo, llama al escepticismo en la interpretación política. Si nos atuviéramos a los comentarios que escuchamos y oímos en algunos medios, se ha producido una revolución electoral y democrática, que nos acerca a un nuevo horizonte.

Las que serán en unos años pruebas silenciosas, en cambio, nos transmiten un escenario alejado del real. Dos formaciones políticas vieron prohibida su participación en la pugna electoral. Dirigentes de otras tantas fueron encarcelados previamente, en ocasiones para evitar su regeneración. Algunos, sin pudor, fueron excarcelados tras conocerse los resultados. La abstención fue notoria, asimismo: 634.833 votantes no quisieron serlo. No votaron. Si a estas alturas se oculta lo evidente, ¿qué sucederá dentro de dos décadas cuando algún historiador interprete el inicio de la legislatura? El presente está sesgado y, el pasado, también. Pocos pero poderosos intereses, en general económicos y en particular, de hegemonía, participan en el mantenimiento del estatus. Las pruebas silenciosas, ahí están. Las conocemos de sobra, nos las dicta la lógica y, gracias a la estadística, sabemos que marcan el devenir diario y el colectivo como los agujeros negros: no se ven pero se sienten. Si el presente se convierte en pasado, desaparecen.

Cuando sucedieron en Madrid los atentados del 11M, el partido entonces en el Gobierno intentó silenciar la evidencia, convirtiéndose en el paradigma de que el sesgo en la información puede trocarse en una función diabólica. Todavía resuenan las mentiras del “historiador” Jaime I. del Burgo, avalando las tesis de sus compañeros liderados por el “estadista” J. M. Aznar. Hasta el Consejo de Naciones Unidas mantuvo una tesis equivocada. Las pruebas de hecho fueron convertidas en silenciosas y éstas en evidencias. El mundo al revés.

Con el 11S en EEUU sucedió otra paradoja. Los accidentes automovilísticos crecieron de una manera astronómica. Muchísima gente se contagió del pánico a volar, lo que provocó que una muchedumbre no habitual se echara a la carretera, en viajes habitualmente largos. Los accidentes se multiplicaron, sobre todo en EEUU, resultando que las victimas indirectas de los atentados de aquel 11S fueron más numerosas que las directas. ¿Alguien achacó a las compañías automovilísticas las muertes? ¿Felicitaron las petroleras a Ben Laden? ¿Se ciscaron en los jihadistas los cobradores de autopistas? No he oído nada sobre ese tema. Si entráramos en las guerras abiertas por Washington a partir de aquel día, las victimas se multiplicarían geométricamente. Con las victimas existe, asimismo, un trabajado silencio. Las llamadas del terrorismo han completado el ciclo al que las organizaciones de derechos humanos una vez definieron como imprescindible para cerrar la herida: verdad, justicia y reparación. Se conoce, más o menos, la verdad de lo sucedido, a través de toneladas de papel de investigación policial y judicial. Miles de ciudadanos han sido encarcelados, algunos incluso muertos, por ello. Se les aplicó la ley y el código penal. Y finalmente, la reparación llegó de la mano de indemnizaciones económicas y el reconocimiento institucional. No es su caso, en consecuencia, el del silencio.

A partir de ahí, el resto de víctimas no existen. Las del Estado jamás han sido reconocidas. En su época más reciente, cuando la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Vasco presentó un informe (junio, 2008) en el que aparecían 108 muertos y 538 heridos causados por fuerzas policiales, militares o paramilitares, en los últimos 30 años, la reacción de los dos grupos que se han relevado en el Gobierno central fue visceral. Llama la atención la virulencia con la que fue tratado el director de dicha comisión. Las hemerotecas son testigos.

Con relación al franquismo, la reacción de quienes gestionan precisamente el Estado ha sido similar. Olvido, es decir silencio. Cuando no hay pruebas, cuando algo queda sin justificación, finalmente se dice que no ha existido. Es de lógica. Yo mismo lo firmo. ¿Cómo puedo creer o interpretar algo de lo que no hay constancia? Como si se tratase de Objetos Voladores No Identificados, ¿quién puede hablarnos de las decenas de miles de victimas de esa época si el Estado, el que ejerció de victimario, jamás las ha reconocido como tales? Las pruebas silenciosas se esfuman cada día que pasa, desaparecen engullidas por el más voraz de los exterminadores: el tiempo. Y aquellas victimas lo serán para siempre, con el agravante que nadie, jamás, les reconoció su condición. Nunca habrán acreditado la verdad, jamás se hizo justicia con ellos y, menos aún, nadie reparó aquella villanía.

La indignidad sube de tono cuando hijos y nietos de esa época son responsables del ocultamiento de hoy. Los unos por omisión y los otros por alusión. Como en el cuadro de Goya cuando Saturno devoraba a uno de sus hijos, los de la omisión olvidan qué sucedió cuando fueron condenados al exilio, a la muerte azul que diría Fermín Valencia, o a las mazmorras inmundas. Uno de los hijos es, precisamente, quien se ha levantado contra su padre Saturno y lo devora para poder jugar en el tablero del intercambio político. ¡Qué vergüenza!

Los de la alusión, por otra parte, siguen con su lógica. Desde tiempos inmemoriales renegaron de todo. Silenciaron cuando había que hacerlo y si el guión coyuntural lo exigía, lo hicieron a punta de pistola. A veces tengo la impresión de que somos unos privilegiados. Y lo digo con mucha precaución porque habrá más de uno y más de mil que se enojen con esta impresión. Con razón. Digo que somos unos privilegiados porque de nacer en otros tiempos ideas como las que defendemos hubieran supuesto la muerte, la cárcel o el exilio. Para la mayoría.

Hace unos días me topé con el expediente que le abrió un “juez” militar a Bienvenida Aguirrezabala. Su lectura me animó a escribir este artículo sobre las pruebas silenciosas. Bienvenida fue detenida en Tolosa. Le cortaron el pelo al cero como represalia a su antipatía a Franco. Según la sentencia, “marchó de dicha villa a Bilbao y se exhibió en un teatro haciendo valer el corte de pelo para contribuir a la campaña difamatoria contra la España Nacional”. La vecina de Tolosa fue condenada a prisión, por “adhesión a la rebelión”. Como resulta obvio, lo trascendental no era la represión, sino que se supiera de ella. ¡Qué poco hemos avanzado!
126 denebola, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:25
#122,manuelp

Que el Estado, o el tirano, me robe lo que es mío, no queda disculpado por el hecho de que el Estado o el tirano sean torpes y no vean las consecuencias de lo que están haciendo, o lo vean y prefieran obtener un beneficio inmediato. Además, en una economía sana, el peso del Estado es muy pequeño: lo que recibe el Estado de la comunidad es mucho menos de lo que intercambia la comunidad entre sí. Hay por tanto un perjuicio neto sobre la comunidad.

127 denebola, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:26
Me voy a comer. Hasta luego.
128 manuelp, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:29
# 126 denebola

En los intercambios entre particulares, la moneda devaluada ajusta automaticamente su valor, via subida de precios, al reconocersele menos valor de cambio a esa moneda, la gente la intercambia por menor cantidad de bienes.
129 denebola, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:46
#128,manuelp

Pero las obligaciones (p. ej. contratos) vigentes en el momento de la devaluación no se ajustan automáticamente. Ni la deuda del Estado se reajusta automáticamente. El Estado ha vendido deuda en moneda fuerte y pretende pagarla en moneda devaluada. Cuando eso sucede ¿qué otra cosa es sino un robo?
130 denebola, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:50
#128,manuelp

Más: dice Oresme que no hay ninguna razón legítima para devaluar una moneda, con la salvedad de unos muy pocos, y muy raros casos concretos. Así que cuando una moneda se envilece, lo que hay detrás es un propósito tan poco honorable como el de engañar a aquel con quien se ha contraído una deuda.

131 mescaler, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:51
la propriété, c'est le vol!
132 manuelp, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:53
# 123 bacon

La manipulación y el engaño forman parte principal de la guerra y de la vida. Según Von Clausewitz, la sorpresa, era uno de los tres principios de la victoria.
En Austerlitz, Buxhoewden, que mandaba el ala izquierda rusa, ordenó a sus tropas descender de las alturas de Pratzen, para aniquilar a los franceses y Napoleón, viendo desguarnecida la colina, mandó a Soult que la ocupara y resistiera el contraataque de la guardia imperial rusa a la que Kutusov habia ordenado recuperar Pratzen, pues veia acertadamente que era la posicion clave.
133 ArrowEco, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:55
VV

dene

Y la gracia que le hará a un trabajador cobrar su salario en una moneda de reciente devaluación...el mismo trabajo pagado con la mitad de dinero.
134 denebola, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:55

Extraordinario economista Proudhon, ¿verdad mescalero?
135 manuelp, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:58
# 129,# 130 denebola

Es un tema enormemente complejo, que llevan debatiendo los catedráticos (de verdad, no yo, señor vicario) de economia, mucho tiempo, el de las devaluaciones monetarias. Pero yo sólo quiero ceñirme a que el punto de vista del tal Oresme conduce precisamente a lo que el inclito dice en # 131 (bueno, no él, lo dijo Proudhom). No se puede tratar al dinero, que es un medio de intercambio, con una categoría de valor absoluto.
136 mescaler, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:59
#134 Tan bueno como un tal J. Cristo, ése que hablaba de los lirios y de que los ricos no iban a entrar en su reino...
137 ArrowEco, día 30 de Marzo de 2009 a las 14:59
VV

Eso sin contar con que la balaza comercial desfavorable se incrementaría notablemente.
138 manuelp, día 30 de Marzo de 2009 a las 15:00
Pero, en teoria podrá comprar la misma cantidad de bienes, pues estas valdrán también la mitad.
139 manuelp, día 30 de Marzo de 2009 a las 15:03
Muy al contrario, la balanza comercial es la más beneficiada por las devaluaciones, al poder comprar las monedas extranjeras más bienes de la nación que devalua por el mismo precio.
140 denebola, día 30 de Marzo de 2009 a las 15:03
#135,manuelp

En efecto: el dinero no es un bien real, sino un medio de intercambio. Como construcción artificial de la comunidad para sus intercambios: ¿qúe interés puede tener el Estado en hacerse con su control, convirtiéndolo en un absoluto? Ningún interés honorable, desde luego.

E insisto: una cosa es la facultad certificadora del Estado sobre el dinero; otra muy distinta la potestad del Estado para manipularlo. ¡Precisamente, la facultad certificadora se concede como garantía contra las manipulaciones!


141 josecho6, día 30 de Marzo de 2009 a las 15:04
Cuando Newton (Sir Isaac) fue jefe de la casa de la moneda, en la Torre de Londres, respondía con su vida de la moneda que acuñaba. A su vez era policía y mandaba arrestar a los falsificadores de moneda. La pena para estos era la siguiente: se les colgaba pero sin llegar a matarlos, posteriormente el verdugo, vivo aun el reo, los destripaba y finalmente cuatro caballos los descuatizaban. Inglaterra se tomó muy en serio el tema de la moneda, de forma que gran parter del oro del mundo acababa en Londres para acuñar moneda. El comercio terminó por pertenecerles casi totalmente. España no llevó una política similar con su plata de las indias. Solo nos queda aquello de llamar "plata", "argent", al dinero.
142 ArrowEco, día 30 de Marzo de 2009 a las 15:05
VV

No, por culpa de la balanza comercial. España importa muchísimo más que importa. ¿Se imagina comprando en los mercados exteriores petróleo, gas o cualquier otro bien de primera necesidad con moneda devaluada?

Porfa, no diga chorradas.
143 manuelp, día 30 de Marzo de 2009 a las 15:05
# 140 denebola

Yo soy partidario de Mises, que abogaba por la abolición del monopolio de emisión de la moneda, por los bancos centrales.
144 manuelp, día 30 de Marzo de 2009 a las 15:08
Oiga, señor vicario, la balanza comercial está constituida por lo que se compra y por lo que se vende.

La balanza comercial es la diferencia entre exportaciones e importaciones en otras palabras, el registro de las importaciones y exportaciones de un país durante un período de tiempo.

http://es.wikipedia.org/wiki/Balanza_comercial

145 mescaler, día 30 de Marzo de 2009 a las 15:08
#136 ¡Ah, y también decía que había que darle dinero al tirano! Por lo visto, para él no era un robo.
146 manuelp, día 30 de Marzo de 2009 a las 15:10
Así que además de taoísta, también anarquista.
147 denebola, día 30 de Marzo de 2009 a las 15:11

Otro fragmento:

La comunidad o reino cuyos príncipes respecto a sus súbditos, en cuanto a riquezas, potencia y estatuto han crecido enormemente, se convierten en monstruos, como el hombre cuya cabeza es de tal tamaño que el débil cuerpo no puede sostenerla. Y de la misma forma que tal hombre no puede ayudarse a sí mismo, ni vivir durante mucho tiempo, tampoco puede durar el reino en que el príncipe ha atraído a sí un exceso de riqueza mediante alteraciones en el dinero..."
148 manuelp, día 30 de Marzo de 2009 a las 15:12
Y además, señor vicario, los catedráticos de verdad, están hartos de decir que España necesitaría una devaluación, precisamente para equilibrar el déficit de la balanza comercial, pero como está dentro del euro, es imposible, por eso sólo queda la via de la deflación de precios y salarios.
149 manuelp, día 30 de Marzo de 2009 a las 15:16
# 147

Con ese lenguaje medieval no se puede explicar la economia del siglo XXI. Hoy no son los principes los que manejan la economia. Sino los masones liberales, que diria el vicario, (es una pequeña broma).
150 mescaler, día 30 de Marzo de 2009 a las 15:20
#146 Ninguna de las dos cosas. No soy anarquista, porque nunca he tenido ocasión de ver una sociedad anarquista en funcionamiento. Y yo soy de los que creen en lo que ven.
El taoísmo y el budismo me parecen las "religiones" menos infumables, nada más...

« 1 2 3 4 5 6 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899