Pío Moa

« Esfuerzos en vano y esfuerzos ya innecesarios | Principal | Casas Viejas y sus consecuencias »

La traición y la respuesta

24 de Junio de 2008 - 10:20:08 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

El congreso de Valencia puede pasar a la historia por los discursos de Acebes y Aznar, que marcan claramente la traición de Rajoy, aunque no exponen una línea de acción contra ella; o por la imposición definitiva de la línea Zapo-bis. Si aquellos discursos marcan el comienzo de una campaña contra la felonía rajoyana, todo puede corregirse aún. Si marcan solo una protesta testimonial e inane, la situación empeoraría mucho. No es cuestión de que Rajoy tenga o deje de tener suerte en las próximas elecciones. Podría tener suerte perfectamente, al menos la suficiente para mantenerse, sobre todo si no encuentra una oposición firme con un programa claro. Se trata de si la política anticonstitucional y de balcanización de España va a encontrar oposición seria o no.

En cuanto a la traición de Rajoy, dudo que proceda de México. Quien siga su trayectoria puede apreciarla desde su campaña electoral de 2004. Entonces parecía simple torpeza, pero ya nadie puede creerlo así.

---------------

“Señor Moa, en torno al problema de Kuron y el liberalismo que le expuse el otro día: no he encontrado respuestas muy interesantes en su blog. Solo una referida a la propiedad de los datos en manos de Kuron. Si Kuron traficaba con una mercancía que no era suya,  ningún liberalismo autoriza al empleado de una empresa a traficar con los bienes o  los datos de la empresa. ¡Pero el trabajo de los servicios secretos consiste en robarse esos datos! Y otro punto: ¿están los intereses de la empresa por encima de los del individuo que trabaja en ella?

Le saluda

CPB"

---------------  

La pregunta del envidioso, "¿por qué él sí y yo no?", tiene mucha enjundia. No es una pregunta racional ni retórica, sino más bien expresión de despecho desesperado ante la injusticia de la vida. Si la vida es injusta, si el reparto de dones y circunstancias favorables es tan desigual, tengo derecho a ser injusto a mi vez y a tratar de echar por tierra una felicidad, una suerte o un mérito ajenos que humillan los míos. Si estoy destinado a condenarme, porque visiblemente no he recibido la gratuita y arbitraria gracia, no tengo otro camino. Y si no creo en salvaciones ni condenaciones, razón de más. En cualquier caso no cabe dudar de la fuerza del sentimiento de la envidia.

Sin embargo, ¿podría sostenerse la vida sin una ley intrínseca, y sin la justicia correspondiente?

---------------

Hoy, en El Economista:

¿UN PARTIDO PARA EL DESGUACE?

El historial político de España en los últimos cuatro años se resume en la conversión del Pacto por las libertades y contra el terrorismo en su contrario: Pacto con los separatistas y los terroristas contra las libertades; y la involución antidemocrática consiguiente.

Al principio pareció que Rajoy iba a oponerse a esa deriva, pero hoy está ya bien claro que su objetivo es integrarse en ella, precisamente: participar en la carrera por complacer a los secesionistas, e, indirectamente, a los terroristas, de quienes aquellos son los recogenueces. Una carrera por demoler la constitución y con riesgo cierto de balcanizar el país. He aquí la clave de la palabrería rajoyana sobre si "mirar al futuro", hacer un partido "atractivo" (¿para quién?), etc.

Esta política, que ahora sale a plena luz, la ha aplicado Rajoy de modo subrepticio y ambiguo casi desde el principio de su labor de oposición, de seudo oposición, como he expuesto en mi blog de Libertad Digital. Nada más demostrativo que su actitud hacia el estatuto catalán. Este, al reducir a "residual" el Estado de la nación en Cataluña, marcaba el modelo para los negocios con separatistas y terroristas, y de paso premiaba los asesinatos de estos (otra cosa es que la ETA quisiera todavía más). Rajoy, tras una primera resistencia, se sumó al proyecto y entró en la competición por nuevos estatutos que nadie pedía, en Cataluña ni en ninguna otra región, salvo unos cuantos politicastros locales.

Desde entonces el PP rajoyano dejó de ser un partido de oposición para convertirse en partido de colaboración. Colaboración con un cambio de régimen ilegal, golpista desde el poder, el hecho más grave desde la transición, pues arruina la convivencia en libertad construida entonces. Lo ha hecho con la ilusión de que así llegará a gobernar en 2012. Resulta más probable que liquide al partido. Y eso no sería lo peor.

Comentarios (95)

« 1 2 »

51 jlh, día 24 de Junio de 2008 a las 13:07
# 43 gaditano

Buena iniciativa.


Es un buen ejemplo de que 1 gramo de acción vale más que 1.000 kilos de quejas. Si todo el que ha visto que no ondea allí la bandera española hubiese mandado un email protestando, seguro que ya estaría ondeando.
52 Hegemon1, día 24 de Junio de 2008 a las 13:09
Me parece bien lo de gaditano...y más correos debes mandar..hasta aburrir.
53 Hegemon1, día 24 de Junio de 2008 a las 13:11
gaditano (y todos nosotros) estamos en nuestro derecho y así lo debe reivindicar, de ver la bandera de su país ondear con las otras oficiales. Así como la Xunta obliga a pagar multas, impuestos y otras "manutenciones", la bandera que se vea.
54 lupa, día 24 de Junio de 2008 a las 13:14
jlh #32

La técnica del pp es la siguiente: el psoe hace cualquier barbaridad. El pp se calla. La gente de la Cope, LD, AVT y Peones Negros lo denuncia. El pp no les apoya. La gente nos afiliamos al pp creyendo que va a defender las cosas en las que creemos y que han defendido Don Federico, Don Pío, y los demás. El pp recauda.

Este tema merece mucho analisis , amigo.

Estamos , no ante un cambió de regimen, sino ante la conservación mas rancia del regimen que nos vendieron como "Transición" , que no es otra cosa que el regimen anterior cuando Paquito salia al balcón , pero con un barniz y disfraz de cambio.

El PSOE y el PP son ambos jugadores pactados por el ancient regime y nosotros hemos caido en la trampa de creer que hay un regimen nuevo diferente al antiguo.
55 Contable, día 24 de Junio de 2008 a las 13:17

"Día del orgullo Pederasta"

Algún criminal está lanzando esta idea. Y reclamando sus "derechos".

---

¿No la defendíais?

¡Tomad educación para la Ciudadanía!

¡Tomad amantes del mismo sexo!

¡Tomad corrupci`´on de menores en colegio de Móstoles!
56 teperaci, día 24 de Junio de 2008 a las 13:17
¿Porqué nos dejamos engañar por los políticos?

Siempre me hago esta pregunta porque me parece que los políticos, todos, son unas sanguijuelas que nos detraen nuestros recursos y nos tienen entretenidos, mientras ellos se pegan la gran vida.
Y es que creo que todo lo que está pasando en España ya ha cerrado el círculo que se inició con la aprobación de la Constitución y su nefasto capítulo sobre las Autonomías.
Hemos pasado 30 años "agasajando" a nuestros políticos, diciendo lo bueno que era el Estado de las Auronomías y pagando ingentes cantidades de dinero a personajillos que, muchos de ellos, no sabrían ganarse un sueldo en la vida privada, para llegar ahora a la cuadratura del círculo.
Y ésta no es otra que la cláusula Camps. Si los políticos no fuean tan tontos como son, ya se habrían iniciado las reformas de los 16 estatutos restantes pidiendo todos "tener lo mismo que el que más" Que en definitiva es lo que viene a decir la citada fórmula.
Y si todos tienen lo mismo que el que más, todas las autonomías tienen lo mismo, pues para éso está el estado central, que repartirá los recursos como buenamente sea, pero nos ahorrará la millonada de tener un Parlamento, Consejerías y demás para autonomías uniprovinciales, y otra serie de fastos que pagamos religiosamente entre todos.
¡Qué bien viviríamos si todo ese dinero se dedicara a inversiones productivas!
¿Está de acuerdo Sr. Moa?
57 jlh, día 24 de Junio de 2008 a las 13:19
# 24, Oswald

Dices: “Jlh: creo que las manifestaciones tienen mucho más de lamentación que de acción.”

Pues puede ser que así sea. Pero también tiene más de acción que quedarse en casa viendo la tele.

Puede que ir a una manifestación sea solo un gramo de acción, pero es más acción que pasarse todo el día quejándose.
58 gaditano, día 24 de Junio de 2008 a las 13:21
jlh: lo malo es que al parecer ondea, pero como las famosas ropas del emperador, a los ingenuos nos parece invisible.
Hay formas sutiles de cumplir la ley...
Esto me recuerda una historia verídica que he leido en un libro sobre los pubs más antiguos de Irlanda. Hasta no hace mucho había una ley en Irlanda por la que el horario de cierre para servir bebidas alcohólicas se ampliaba para aquellas personas que estaban de viaje y podían demostrar que vivían a una distancia mayor que la mínima que marcaba la ley del pub del que se tratase. Esas personas, creo recordar, tenían derecho a ser servidas fuera de hora. En algún lugar se multó a un hombre por beber fuera de hora a pesar de que su casa estaba dentro de la distancia marcada por la ley y que lo excluía de ese privilegio. El hombre fue a juicio y se midió la distancia que había hasta la puerta de su casa, que estaba un par de metros dentro de la que lo excluía del privilegio. Entonces este testarudo irlandés arguyó que su dormitorio, al que tenía que regresar forzosamente a descansar tras beber en el pub, estaba unos metros más alejado de éste que la puerta y se salía del límite y por lo tanto él tenía que ser legítimamente considerado un viajero y podía beber a deshora. !Ganó el caso!
Algo así hacen estos con la Ley de banderas.
59 Sherme, día 24 de Junio de 2008 a las 13:22
50# Precisamente de ese libro, "La quiebra de la historia progresista":

BREVE HISTORIA DE UN NO DEBATE

Stanley Payne escribió estas sensatas frases (cursivas mías): «El asunto principal aquí no es que Moa sea correcto en todos los temas que aborda. Esto no puede predicarse de ningún historiador y, por lo que a mí respecta, discrepo de varias de sus tesis. Lo fundamental es más bien que su obra es crítica, innovadora e introduce un chorro de aire fresco en una zona vital de la historiografía contemporánea española anquilosada, desde hace mucho tiempo, por angostas monografías formulistas, vetustos estereotipos y una corrección política dominante desde hace mucho tiempo. Quienes discrepen de Moa deben enfrentarse a su obra seriamente y, si discrepan, demostrar su desacuerdo en términos de una investigación histórica y un análisis serio que retome los temas cruciales».

Es lo que podía y debía esperarse en cualquier país con un ambiente intelectual medianamente serio. Cuando publiqué Los orígenes de la guerra civil española daba por hecha una polémica agria, pero atenida a los datos y argumentos. Obviamente, no conocía nuestra universidad ni al gremio de los historiadores-funcionarios progres, con frecuente vocación de comisarios políticos. En el prólogo a El iluminado de la Moncloa, resumía: «El debate no sólo ha sido rechazado, sino sustituido por auténticas andanadas de insultos personales y exigencias de aplicar la censura a mis libros, negándoseme el derecho de réplica en numerosos medios de masas y silenciándose la convocatoria a mis conferencias en lugares como Barcelona». Por no hablar del alud de injurias y amenazas a través de Internet. No sólo en El País y en la SER, se me ha censurado incluso en La Razón, donde dejé de escribir por ello. Me han enviado correos sobre libreros izquierdistas que desaconsejan mis libros a los clientes, y otros que han recibido amenazas por exponer títulos de César Vidal y míos en el escaparate. Diversos profesores han avisado a sus alumnos contra la lectura de mis trabajos, no digamos contra su cita en cualquier examen. El historiador Ferrán Gallego recibió «advertencias» por haber aceptado debatir conmigo en un centro universitario de Barcelona; debate boicoteado por la prensa, que ni lo anunció ni escribió una sola línea al respecto. Recientemente, un ciclo sobre el aniversario del referéndum del estatuto gallego en la república fue boicoteado por diversos profesores de medio pelo por la simple razón de que yo iba a participar....
Y aun podía quedar tranquilo con eso. Pero las autoridades socialistas han llegado a enviar policía a intimidar a los organizadores de alguna de mis conferencias; en la universidad dirigida por Peces-Barba sufrí el intento de agresión de unos energúmenos protegidos de hecho por el rector; El Periódico de Cataluña ha propuesto la cárcel para César Vidal y para mí.

Truhanes como Carrillo o Alfonso Guerra han lanzado provocaciones con todos los rasgos de la incitación al asesinato.

El profesor Payne constataba algunas de esas reacciones, tan lamentablemente significativas: «Lo que plantea inquietantes cuestiones sobre la situación de la actual democracia española son las persistentes exigencias de que Moa sea silenciado o ignorado. Reclamar tal censura demuestra la estrechez mental de los sectores dominantes de la historiografía española, así como que carecen de todo interés por establecer el menor diálogo o debate, cosas que resultan verdaderamente asombrosas al cabo de cerca de treinta años de democracia». Y denunciaba el empeño oficial y extraoficial por «eliminar su obra mediante una suerte de censura de silencio o de diatribas denunciatorias más propias de la Italia fascista o de la Unión Soviética que de la España democrática»; 0 el empleo sistemático de «observaciones ad hominem aparentemente sensacionalistas, aunque completamente irrelevantes, sobre su antigua militancia en una organización revolucionaria marxista-leninista en los años setenta».

Tal furia inquisitorial ha tenido rasgos realmente cómicos, como cuando esos historiadores (más o menos) perdían todo sentido del ridículo y posaban de intelectuales egregios que, claro, no iban a rebajarse a discutir con un advenedizo. Hubo alguna rara excepción, el señor Moradiellos, de la que ya hablaré. A otros muchos he tenido que bajarlos un poco de su pedestal de barro, rebatiendo sus declaraciones o artículos en que, generalmente sin citarme, me descalificaban. Así durante seis años.

En éstas seguíamos cuando, de pronto, sale a la palestra el catedrático Alberto Reig Tapia dedicándome amablemente un libro de 500 páginas, donde me hace compartir la gloria con César Vidal, Jiménez Losantos, Alonso de los Ríos, José María Marco, Aznar y bastantes más. No he contestado a anteriores diatribas del señor Reig, en parte por su emocionalidad algo pueril, en parte porque se ve que el hombre sufre mucho con estas cosas (así empezaba uno de sus interminables artículos: «Qué pesadez. Qué empacho. Abre uno el correo electrónico por las mañanas e, inevitablemente, se encuentra con el célebre corrido: Éstas son... las mañanitas, que cantaba... el rey don Pío... Qué hartazón»); y, sobre todo, porque me fatigaba buscar los argumentos de Reig, perdidos entre la exuberante jungla de su prosa. Él tiene la envidiable facultad de emplear veinte o más páginas, a base de divagaciones, mezcla arbitraria de temas y digresiones gratuitas, para decir lo que otros menos dotados concretaríamos en un par de párrafos.

Y no es que a nuestro buen catedrático le preocupen mucho mis tesis, pues aclara desde el principio que no merecen la pena, aunque no pueda evitar darles vueltas obsesivamente (sin haberlas entendido mucho, me temo, y eso que procuro escribir con sencillez). Su loable propósito consiste más bien en hundirme en la miseria, que diría un castizo. Vamos, que quiere vender libros utilizando mi nombre. Está en su derecho y no me parece mal, conste.

El mencionado señor Moradiellos ya hizo lo mismo, y sólo me molestó que lo hiciera con engaño, pues su libro no trataba lo anunciado en su faja publicitaria. Este pequeño fraude no puede achacarse al amigo Reig, que, como digo, trata abundantemente mis «mentiras»; derrochando farfolla y retorcimiento, eso sí. Por eso me han aconsejado algunos no prestarle atención, pero voy a hacerlo, aunque con mayor brevedad, por tres buenas razones.

En primer lugar sería una grave descortesía pasar en silencio un trabajo tan notable por su extensión, o menospreciar el esfuerzo de su autor. Un esfuerzo que debe haber sido realmente arduo, pues ha precisado la generosa ayuda de una amplia nomenclatura de colegas progres, como hace constar en los agradecimientos: Joan María Thomás «cuyos argumentos para que aceptara escribir este ensayo fueron mucho más convincentes que los míos para rechazarlo», Julio Aróstegui, Paul Aubert, Arcángel Bedinar, Maryse Bertrand de Muñoz, Walter Bernecker, Gabriel Cardona, Jean-Michel Desvois, Antonio Elorza, Francisco Espinosa, (éste, por cierto, un energúmeno stalinista, de los más empeñados en conseguir la prohibición de mis libros), Ian Gibson, José Luis de la Granja, Enrique Guerrero, José Manuel López de Abiada, Ricardo Miralles, Enrique Moradiellos, Francisco Moreno Gómez, Paul Preston (que prologa el libro, para darle más fuste), Julián Santamaría y «last but not least, Ángel Viñas». Mencionados todos ellos en compañía de sus flamantes títulos de catedráticos y profesores en universidades alemanas, francesas, suizas o británicas, además de españolas. Muy carpetovetónico.

Se echan de menos algunas firmas, como Santos Juliá, quizá partidarias de continuar como hasta ahora, para no dar publicidad al hereje. En todo caso la lista permite entender que nuestro buen Reig actúa como punta de lanza del gremio de historiadores progres, segunda buena razón para contestarles.

Pero sobre todo me incita a la réplica la oportunidad de discutir algunas cuestiones importantes sobre la misión de la historiografía y su situación actual, por más que Reig y los suyos las traten con decepcionante tosquedad.

-------------------
En una anterior intervención mía (18#), confundí al Moradiellos con el Reig éste. Vaya...son tan previsibles... y tan gregarios... que los confundo...;-(
60 jlh, día 24 de Junio de 2008 a las 13:24
# 54 lupa

Creo que, efectivamente, el pp y el psoe están de acuerdo en el régimen que quieren imponer. Pero no quieren un régimen como el franquista, que trajo la libertad y la prosperidad a España, y que llevó la riqueza a la mayoría de los españoles, creando una fuerte clase media, sino un régimen socialista como el que querían imponer los frentepopulistas en los años 30.

Me temo que por fin los socialistas van a ganar la guerra civil, como parecen empeñados. Y van a lograr imponer el régimen del que nos salvó Franco.

¡Dios no lo quiera!
61 vstavai, día 24 de Junio de 2008 a las 13:26
¿Que estamos en el mismo régimen que el franquismo? Anda, hombre. En el franquismo no había unas cuantas cosas buenas, como las libertades públicas o las elecciones; ni otras cosas malas como las autonomías separatistas, ni el apoyo a la delincuencia y al terrorismo, o el puterío y la corrupción campantes. ¿Quién es Franco ahora? ¿Quién va a gobernar cuarenta años? Este lupa se sale por los cerros de Úbeda. La democracia viene del franquismo, pero no son lo mismo.
62 jlh, día 24 de Junio de 2008 a las 13:26
# 58, gaditano

Tal vez hayan puesto una bandera del tamaño de un sello, y con eso le sirve para cumplir la ley, jejeje
63 gaditano, día 24 de Junio de 2008 a las 13:35
jlh.Sí.Un sello de los pequeños, porque yo puedo jurar que dí la vuelta al recinto y no ví nada, pero no dudo de que como las meigas,"banderas haberlas haylas".
64 Oswald, día 24 de Junio de 2008 a las 13:37
Jlh: en el pasado se hacían revoluciones. Ahora nos manifestamos, y creemos que estamos haciendo algo.
65 Sherme, día 24 de Junio de 2008 a las 13:42
61# No, no estamos en el franquismo, pero sí estamos con los mismos PANCISTAS del franquismo, sus HIJOS (casi todos estos tienen padres que MEDRARON en el tardofranquismo, cuando no ellos mismos. Cebrián mismo).

Alguno ponía por ahí antes que qué habría sido si TODO EL DINERO QUE NOS CUESTAN estos politicastros y sus clientelas lo hubiéramos gastado en inversiones PRODUCTIVAS... la repera seríamos.

Si es que .... ¡¡¡YA ESTÁ BIEN DE TANTO ROBO!!!
66 lupa, día 24 de Junio de 2008 a las 13:42
Contable #55

"Día del orgullo Pederasta"

Algún criminal está lanzando esta idea. Y reclamando sus "derechos".


A ver, piensa un poco.

El que lanzó este bulo puede ser un criminal , pero no es un pederasta. Mas bien es un experto en desinformación.

O tu montarias un "dia del orgullo gay" en Teheran?
67 ongietor, día 24 de Junio de 2008 a las 13:46
Una consulta para todos. Parece ser que hubo un debate reciente en alguna tele con 'veteranos' de la guerra civil. Alguna vez he visto algunos que parecen de poco más de sesenta años. ¿De dónde salen? ¿Cuántos quedan? Yo toda la gente que conocí ya no vive o es muy mayor (como el mismo Carrillo); en cambio los de la 'memoria' son plantas perennes, por lo visto.
68 Sherme, día 24 de Junio de 2008 a las 13:55
Define bien D. Pío a Reig y al GORDO de Preston (este se metía con Franco por estar "rechoncho", siempre salta un cojo por falyta de muletas...) en el capítulo 2 de su libro "la quiebra de las Historia progresista" (¿Historia?, "historieta", cuentos, fábulas más bien):


EL NEGOCIO DE LA GUERRA CIVIL

Nos asegura nuestro buen ciudadano Reig, en nombre del gremio de los historiadores progres: «Ser leído es un privilegio del que hay que hacerse dignos». Noble frase. A continuación se contradice (las contradicciones no le turban, quizá por aquello del materialismo dialéctico): «Si son pocos o muchos los lectores que por esa vía alcancemos (...) no nos produce la menor inquietud». No osaré yo dudar de las virtudes que han alzado al señor Reig a la cátedra, pero salta a la vista que ni la coherencia ni la sinceridad están entre ellas. Lo comprobaremos a cada paso.

Así, nos informa unas líneas más abajo de que la versión progre de la historia es, simplemente, inatacable, y el revisionismo, por tanto, no tiene ninguna oportunidad frente a ella: «Aún tratará de entablar alguna que otra batallita mediática tan absurda ya como inútil siempre».

Entonces, ¿por qué se molesta él en escribir medio millar de páginas con la ayuda y estímulo de tantos ilustres cátedros y profesionales de la cosa (el librote, confiesa, es «más deudor de muchos colegas y amigos» que de él mismo)? ¿Por hacerse digno del privilegio de ser leído, aunque tampoco sienta la menor inquietud si casi nadie lo lee?

También cabe preguntar: ¿y por qué resulta «inútil y absurdo» el propósito revisionista? Aquí, Reig responde con más sinceridad y menos contradicción. Dicho propósito, nos ilustra, «no tiene nada que hacer ante la Historia». Notificados quedamos. Mas, como buen marxista, Reig precisa algo más tangible, más material, que los algo volátiles juicios de doña Clío. Los revisionistas, añade, tampoco tienen nada que hacer «ante resoluciones políticas como la acordada el 31 de marzo de 2006 por la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa para que el 18 de julio se declare día oficial de condena de la dictadura franquista».

¡Ajá! Cualquier demócrata (pero ¿qué es la democracia formal para un marxista de pro?) sospechará de un Consejo autonombrado «de Europa», que se extralimita en sus funciones y usufructúa, como observó Ortega de otros extralimitados, «una ignorancia radical sobre lo que ha pasado en España ahora, hace siglos y siempre». El mal aconsejado Consejo pontificaba, además, a sugerencia del gobierno de Zapatero el Rojo, resuelto a establecer por ley que los stalinistas, los demás marxistas, los racistas, anarquistas y golpistas republicanos o catalanistas... ¡luchaban por la libertad en los años 30! Nuestro digno catedrático opina, muy a la marxista, que la verdad de la historia debe imponerla el poder político... progre. Para eso está.

Bien cierto es que a Reig, como al gremio en conjunto, nunca le preocupó la veracidad histórica, según revela su forma de «debatir».

Su método consiste en fijar etiquetas denigratorias siguiendo la vieja y a menudo eficaz receta de la Comintern (no perdamos de vista las raíces marxistas —y a menudo el tronco y las ramas— de estos señores. Ya hablaremos de ello): «Cuando los obstruccionistas se vuelvan demasiado irritantes hay que etiquetarlos como fascistas o nazis. Esta asociación de ideas, después de las suficientes repeticiones, acabará siendo una realidad en la conciencia de la gente». Por ello su debate se centra en calificar insistentemente a los críticos de «franquistas» o «neofranquistas» en igualar la revisión de la guerra civil a la negación del Holocausto, y trucos parecidos.

Ya abunda en esa táctica el prólogo de Preston, uno de los más distinguidos falsarios —no es una etiqueta, lo he demostrado amplia y concretamente— de esa historiografía. Tras soltarnos algunas falsedades sobre el «movimiento popular que reclamaba la recuperación de lo que ha venido a llamarse memoria histórica» (ni recuperación de ninguna memoria, sino de las viejas propagandas, ni movimiento popular, sino montaje político bien engrasado con fondos públicos), ataca a Stanley Payne por haber osado apartarse del coro denigratorio y reclamar los fueros de la democracia y el debate intelectual honesto. Nos cuenta Preston con singular caradura: «Nos ha extrañado el hecho de que el profesor Payne diga que el otrora terrorista ha sido víctima de «persistentes exigencias» para que sea «silenciado» o «ignorado», afirmación que difícilmente cuadra con la libertad con que parece que el señor Moa vende cientos de miles de libros o con la frecuencia de sus apariciones en los medios de comunicación». Ciertamente, señor Preston, usted y todo el gremio, y muchos políticos y poderosos medios de comunicación, han dedicado grandes e inquisitoriales esfuerzos a censurarme y silenciarme (lo del «otrora terrorista» sigue esa línea)... y han fracasado.

Pero suena algo fuerte presentar ese fracaso como un mérito de ustedes. Es como quien intenta robarte la cartera y, al no conseguirlo, dice que no debes protestar, porque al fin y al cabo no te la ha quitado.

Redondeando la jugada, termina el progre británico con una insidia típica: «si el profesor Payne se resiste a elogiar a Franco directamente, quizá se está permitiendo hacerlo indirectamente a través de las obras de Pío Moa». De nuevo la táctica intimidatoria, inquisitorial, de la Comintern: nada de discutir si lo que dicen Payne o Moa es cierto, «hay que etiquetarlos como fascistas o nazis».

A continuación dedica otro largo párrafo contra César Vidal, ironizando sobre su abundante producción de libros. Lo que no señala en ningún momento, y es lo que realmente importa, es si las obras de Vidal sobre las brigadas internacionales, las checas, Paracuellos, etc., contienen algún error fundamental. Total para qué, ¿verdad? La cuestión es muy otra.

¿Cuál es la cuestión, para estos caballeros?

Ningún misterio. Se trata de mantener a toda costa una industria, en el doble sentido de la palabra, que les ha dado jugosas ganancias durante cuarenta años; la industria de la guerra civil y la república, montada ya bajo el franquismo: libros, congresos, artículos, reparto de puestos y prebendas, presencia constante en los medios de masas, fama, poder en la enseñanza y fuera de ella, abundante acceso a los fondos públicos... Y «erradicación» de cuantos rechazaran aquellas versiones del pasado que nuestro bravo Reig cree resueltas y santificadas definitivamente por el Consejo de Europa. En fin, un filón inagotable, pues siempre surgía alguna nueva idea, algún aniversario, algún personaje, sobre los que montar grandes campañas mediáticas y subvencionadas: cuando no era Azaña eran las brigadas internacionales, o la represión franquista, o Companys, o los niños de la guerra... Sólo les ha faltado homenajear directamente a las checas.

Y esa caudalosa fuente de dinero, poder, fama y prestigio ¿va a secarse de pronto, por obra de unos cuantos tipos al margen de las estructuras oficiales, que tienen la desvergüenza de no sacar cuartos del erario y vender muchos libros?

Tal posibilidad estremece de indignación a Reig. Y no le falta razón. Si los revisionistas somos veraces, ellos no pueden serlo, y viceversa. Las divergencias de enfoques, métodos y conclusiones son tan de raíz como las que llevaron a la caída del muro de Berlín. El negocio, pues, está en peligro, ya da señales de ruina y, al final, el método de la Comintern termina volviéndose contra quienes lo emplean. En cambio sigue en pie la exigencia de Payne: el debate debe realizarse «en términos de una investigación histórica y un análisis serio que retome los temas cruciales».

La siguiente observación la he hecho otras veces, pero he de reiterarla ante la incesante repetición del ataque: la etiqueta de franquista cuadra mucho más a estos señores que a mí, pues gran parte de ellos hicieron su carrera en el funcionariado franquista y/o desde familias del régimen, mientras yo luchaba contra éste. El mismo profesor Reig, un caso entre tantos, es hijo de quien fuera director del NODO, un aparato de propaganda de la dictadura. Cosas de la vida.
69 Timoteo, día 24 de Junio de 2008 a las 14:10
Sobre la carta de hilo anterior al Sr. Moa de C.P.B. y lo que planteaba.

Pensé que las intervenciones que contestaron a esta cuestión lo dejaban claro.
Pero parece que para C.P.B. no fue así.

Me parece interesante volver sobre ello, porque el planteamiento de C .P.B. en esa carta expone presunciones, cuestiones y conclusiones, en mezcla confusa, que creo refleja la confusión de ideas en la que estamos acostumbrados a dialogar sin posibilidad de entendernos.

Dice C.P.B. en aquella carta:

“ Permítame que plantee a ustedes, los liberales, un pequeño problema extraído de la autobiografía de Markus Wolf, el que fuera jefe del servicio secreto de Alemania oriental. En referencia al espía Kuron, un agente del espionaje occidental que en realidad trabajaba para Wolf, éste escribe lo siguiente: "Cuando llegó a conocerse su caso, después de la unificación alemana, la prensa occidental condenó a Kuron y afirmó que era un espía especialmente cruel y codicioso. Pero yo tengo una opinión diferente acerca de su motivación. Creo que su decisión de trabajar para nosotros fue el acto de un hombre que había internalizado el mensaje esencial de la sociedad capitalista con exclusión de todo el resto, y que lo aplicó sin escrúpulos. Al ver que la gente exitosa y muy apreciada que formaba su entorno había comprado su acceso a la prosperidad y el éxito, vendió sus conocimiento de experto en el único mercado que conocía".

Según oigo y según leo, los liberales consideran el provecho personal como la motivación esencial humana, y consideran asimismo que el interés del individuo está por encima del interés del Estado, y que la sociedad no puede ir contra él. Por lo tanto, entonces, el tal Kuron obró como un perfecto liberal vendiendo su mercancía al mejor postor, ¿no es así?”

1.-El calificativo liberal es de uso muy convencional; y si creo interesante opinar y opino sobre el problema que plantea C.P.B. no es porque me considere liberal o no, pues empiezo por no saber qué entiende C. P.B. por liberal , ni qué relación tenga el término con la opinión de Wolf sobre Kuron, ni con el comportamiento de este en una relación mercantil de prestación de servicios , ni en cuanto al cumplimiento de sus obligaciones legales con el Estado, ni en cuanto a sus deberes morales, en los que se incluyen el de lealtad a si mismo, a su familia, a su nación,…) que son cuestiones distintas que se juntan en el problema que plantea C.P.B.

2.-Si opino es precisamente porque entiendo que el problema más importante es no diferenciar estas cosas y plantearlas revueltas. Y porque creo que este es un problema muy generalizado en los intercambios de opiniones, causante con frecuencia de que el diálogo en vez de conducir a formar criterios comunes motive la irritación mutua y la rivalidad hostil que impide el fortalecimiento de la comunidad y su funcionamiento democrático. Y esto no solo es lo corriente en el comportamiento entre partidos y sus partidarios; es lo que se lleva habitualmente en el cruce de opiniones de una docena de participantes de una bitácora que , pese a estar relacionándose durante meses, no llegan a superar mutuos y estúpidos prejuicios, y a dar un solo paso en la formación de criterios comunes , condición absolutamente necesaria para conformar el poder popular fundamental de una democracia.

3.-De lo que nos refiere C.P.B. de Wolf y de Kuron. Wolf contradice el juicio de la prensa occidental a Kuron, que afirmaba que era un espía especialmente cruel y codicioso. Y a juicio de Wolf sus motivaciones fueron otras y las explica. Y esto es todo en cuanto a la opinión que Wolf manifiesta sobre Kuron , en esos párrafos.

4.-C.P.B., por lo que oye y lee, opina que ” los liberales consideran el provecho personal como la motivación esencial humana, y consideran asimismo que el interés del individuo está por encima del interés del Estado, y que la sociedad no puede ir contra él.”

Lo consideren o no los liberales y los que no son liberales, el hecho biológico es que el provecho personal (material y espiritual) es la motivación esencial humana. No ya la esencial, sino la única.

“ ..y que el interés del individuo está por encima del interés del Estado …”

Contraponer “el interés del Estado” al interés individual, indica un concepto del Estado, de la sociedad y del individuo, que no es conforme con la naturaleza social de la persona. Y esta cuestión conceptual primordial merece tratarse con más detenimiento pues de ella derivan muchas confusiones ideológicas.

“…y que la sociedad no puede ir contra él”

No entiendo a lo que esto se refiere.

5.-“Por lo tanto, entonces, el tal Kuron obró como un perfecto liberal vendiendo su mercancía al mejor postor, ¿no es así?.

¿Pero realizar una transacción mercantil confiere a la persona condición de perfecto liberal? ¿Existe alguien que, según este criterio, no se comporte como un perfecto liberal?

Me parece que está muy claro que el concepto que tiene C.P.B. del Estado y de la sociedad no concuerda con la realidad de estas cosas. Y es muy posible que de ello se derive este juicio tan peregrino sobre el obrar como un perfecto liberal.

Sobre la mercancía que se vendía en este caso. Kurón vendía su prestación personal de servicios a una empresa distinta a la que ya tenía vendida esta mercancía. Que este comportamiento personal de vender algo de lo que no se dispone honestamente, no era lícito, ni legítimo y que podría calificarse de estafa, corrupción , traición,… así es.

¿Pero qué tiene que ver el correcto o incorrecto comportamiento personal en el orden moral o legal, con el juicio de ser un perfecto liberal por el hecho de realizar una transacción mercantil?

Si de lo que trata C.P.B. es de poner en entredicho la licitud moral del libre mercado, plantéelo con claridad. Si no comprende bien la relación que existe entre el individuo y el Estado del que forma parte, que lo diga. Pero que no venga C.P.B. con acertijos simplones que no conducen a nada serio.












70 Hegemon1, día 24 de Junio de 2008 a las 14:29
Sherme 67#....¡¡¡DEMOLEDOR!!!
71 Momia, día 24 de Junio de 2008 a las 14:29
¿Quién marca, establece y guía las reglas del juego de la Transición? ¿Quién programó y quién autorizó -políticamente- el 11.M? ¿Quién ha persuadido a Rajoy para traicionar a la derecha española y unirse a las tesis de los golpistas del 11.M? ¿Quién quiere balcanizar -destruir- España? ¿Quién o quiénes están detrás del LAICISMO y la destrucción de los valores tradicionales?

Echar la culpa de lo que está pasando sólo a Zapo o a Rajoy, a Ibarrtxe o a Carod, a Puyol, o a González, a Arzalluz o a Fraga, o incluso al Borbón -pobrecito-, es a todas luces insuficiente.

La verdad sobre la autoría del 11-M, es la clave para interpretar la Transición y enderezar el rumbo de España, sus libertades y su democracia.
72 splash, día 24 de Junio de 2008 a las 14:29
En cuanto a la traición de Rajoy, dudo que proceda de México
Hay acciones que aceleran los procesos que llevan una determinada tendencia.
73 Hegemon1, día 24 de Junio de 2008 a las 14:42
Puede ser que el resultado de las elecciones sea el pretexto de Rajoy pra dar el paso que estaba queriendo dar dese hace tiempo.
74 Hegemon1, día 24 de Junio de 2008 a las 15:05
Tiene usted que reconocer Sr. Moa que releyendo el post 67# de Sherme, sus libros y algunos artículos y ensayos suyos (mismamente el de Franco y la economía Rara memoria, pardiez) es inevitable no reirse, soltar un pequeño jejejejeje (y no tan pequeños) y de vez en cuando una carcajada sonora.....Claro que yo me río leyendo a Moa de cosas muy distintas por las que se ríen otros....¿se me entiende verdad?
75 Timoteo, día 24 de Junio de 2008 a las 16:13
Continuando y concuyendo con C.P.B.

Hoy pregunta: “¿Están los intereses de la empresa por encima de los del individuo que trabaja en ella?”

Respuesta de contestación obvia.: No, conforme a la moral cristiana.
Si, conforme a otras interpretaciones del orden moral.

En la práctica, y salvo que el individuo que trabaja en la empresa se el propietario o copropietario, a los intereses de uno y otra, la ley vigente los considera distintos y los relaciona entre si mediante el contrato mercantil establecido libremente (es un decir) entre el propietario y el trabajador de la empresa. ¿Le parece a C.P.B. moralmente justo o injusto, en el sentido correcto o incorrecto del interés general (social), este enfoque legal vigente, en el que cada parte mercantilmente contratante tiene que cuidar su propio interés particular por encima del interés de la otra parte?

Y lo que se dice de la empresa en particular se puede decir de la nación, que no deja de ser la empresa general, del conjunto de empresas.

Volvemos a lo de siempre. Ley positiva, ley natural, moral, religión. Tener uno u otro concepto de estas cosas es el resultado de la percepción intelectual que cada uno tengamos del universo en el que vivimos y de la relación de cada uno de nosotros con este universo. La realidad es la misma para todos, pero no todos percibimos la misma realidad. Y este es el problema. ¿Su solución?
76 1132CPCF, día 24 de Junio de 2008 a las 16:22

LD CONTRIBUYE A LA RECOGIDA DE FIRMAS
Jiménez Losantos y César Vidal apoyan el manifiesto en defensa del castellano
La iniciativa hecha pública este lunes en contra de la inmersión lingüística, a favor de una lengua común y en defensa del castellano es respaldada por Libertad Digital. Federico Jiménez Losantos, César Vidal, Pío Moa, José María Marco o Amando de Miguel, entre otros, ya se han sumado. Libertad Digital pone a disposición del lector el manifiesto y un formulario de adhesión. Una vez más vuelve a ser necesario.

FIRME AQUÍ el Manifiesto

http://www.libertaddigital.com/noticias/kw/castell...
77 Criti, día 24 de Junio de 2008 a las 16:23
Veo que Pío Moa se ha sumado a un manifiesto. Si Pío lo apoya, señal de que es por una buena causa. Así que nada, adelante.
78 jlh, día 24 de Junio de 2008 a las 17:43
Propaganda maoísta en “Corría el Año”, de César Vidal

El reportaje de ayer en Corría el Año, sobre Mao, solo puede calificarse de auténtica basura propagandística maoísta. No anoté frases literales, pero el falseamiento de la realidad era evidente, y su adoración a Mao, tan vergonzosa como solo puede llegar a serlo la propaganda roja.

Habría sido inapropiada su emisión incluso si algún partido maoísta hubiera pagado a LDTV para emitirlo, pero es que encima fue LDTV quién pagó por emitir esa propaganda maoísta.

Se podría haber justificado su emisión si Don César hubiese advertido de que era mera propaganda roja, durante el reportaje se hubiesen puesto subtítulos advirtiendo de las mentiras, y al final se hubiese hecho un análisis de las mentiras y el daño que ha causado a la Humanidad esas mentiras. Pero no fue así.

Don César dio paso al reportaje, se emitió, y aquí paz y después gloria. Y mucha gente de lo viese sin conocer demasiado la historia del genocida Mao, al verlo en una televisión seria como LDTV, daría por ciertas todas las mentiras y loas al genocida que allí se contaban.

¿Alguien se imagina que en una televisión roja (es decir, todas menos LDTV) se emitiese un reportaje de loas a George W. Bush diciendo verdades sobre él? No, por supuesto. Sin embargo en la única televisión de derechas se emite un reportaje de loas a Mao, lleno de mentiras para sostener esas loas.

El gran fallo de la derecha (tanto de los partidos como de los medios de comunicación) es su casi total desconocimiento de las técnicas de propaganda. Mientras el socialismo las conoce perfectamente. Y es justo ahí donde más debe mejorar la derecha, estudiando técnicas de propaganda, y las técnicas que utiliza el socialismo, y aplicándolas. Pero no es algo instintivo, como mucha gente cree, es algo que hay que estudiar y trabajar.

Don Federico dijo en la junta de accionistas de LD, tras la emisión de un video promocional de LD que ya tenemos mejor propaganda que el pp, aunque todavía es peor que la del psoe. Me alegró oírlo, porque vi que al menos era consciente del problema.

Pero, sin ser un experto en propaganda, creo que emitir propaganda maoísta en una televisión de derechas (y encima pagando) es un error de bulto, que no debería repetirse.
79 teperaci, día 24 de Junio de 2008 a las 17:50
Continúo desde mi post 56#

Y hoy escucho en un noticiario que los policías nacionales comienzan una huelga de celo para reclamar el mismo sueldo que los policías autonómicos.
Y hace unos meses fueron los funcionarios de justicia y dentro de poco serán el resto de los "colectivos".
Y vuelvo a mi pregunta anterior: si todos queremos tener lo mismo ¿porqué seguimos pagando el estado de las autonomías? O mejor aún ¿porqué seguimos pagando a estos políticos que nos chupan hasta la última gota de nuestros sueldos?

Y hablando del artículo de hoy, del Sr. Moa sobre Franco y su interés por la economía, por traerlo a un tema de actualidad no sé si cuando muchos en España criticaban a "paco pantanos" porque construía pantanos, pues no sé si eso era bueno para la economía del país o la perjudicaba. Tal vez si se hubiera construído alguno más estaríamos ahora mejor.
Pero a lo que iba, el pasado día 21, en la Expo de Zaragoza, hubo un debate, en el congreso de escritores en el que Francisco Taibo hablaba sobre el Che Guevara.
¿Ha aportado más el Che que Franco a las soluciones para este problema?
80 lupa, día 24 de Junio de 2008 a las 17:53
jlh #78

Don César dio paso al reportaje, se emitió, y aquí paz y después gloria. Y mucha gente de lo viese sin conocer demasiado la historia del genocida Mao, al verlo en una televisión seria como LDTV, daría por ciertas todas las mentiras y loas al genocida que allí se contaban.

No me lo puedo creer , no hubo ninguna tertulia posterior donde pusiesen puntos sobre los iies como se merece?

Me has dejado de piedra!


81 Sherme, día 24 de Junio de 2008 a las 19:13
78# Sorprende, sí. Aún no han puesto el programa en la web, estando todavía el del sanguinario TIRANO Mugabe. Del que en el mismo programa se dice lo que se esperaba de él, para desgracia de toda la Humanidad y los zimbabuenses en particular.

La mayoría de documentales, están aún más "dominados" por el "lobby izquierdista" de la historieta que los libros (será por las cadenas que los encargan y los compran, digo yo). Anda que no habría campo ahí para un buen "revisionismo"...
82 gaditano, día 24 de Junio de 2008 a las 19:27
Lupa: !Pues como pusiesen los puntos sobre las íes de los genocidios maoístas como tú los pones sobre los hitlerianos iba a ser peor el remedio que la enfermedad!
83 berdonio, día 24 de Junio de 2008 a las 19:29
Sr. CPB, políticamente hablando, los intereses colectivos - es decir, el bien común- siempre están por encima de los individuales. Esto en modo alguno es un alegato contra el individuo, sino un axioma lógico: el todo es mayor que la parte, el interés de una multiplicidad de individuos es mayor que el de uno solo. Ahora bien, una sociedad no es una realidad emergente con entidad propia (estatalismo), sino un mero agregado de individuos aunados para favorecerse mutuamente (liberalismo).

Una novela es otra cosa que un mero agregado de letras, pero la sociedad, bien entendida, no va más allá de los individuos que la componen (no somos células de un organismo). Esta es la diferencia básica entre fascistoides y liberales: los primeros creen poder interpretar las necesidades de un fantasma que ellos mismos han creado que diluye y anula al individuo, mientras los segundos somos conscientes, al menos intuitivamente, de la espuria dicotomía individuo-sociedad y de que cuando ingresamos en un club o asociación no nos desdibujamos ni convertimos en peones sacrificables al objetivo común más allá de la medida en que lo aceptemos como medio de maximizar nuestras probabilidades de éxito individual.

Una prueba de lo atinado del planteamiento liberal la tenemos en la biología. La unidad de supervivencia evolucionista no es la especie sino el individuo. Si lo más adaptativo, en nuestro nivel y escala de complejidad, fueran las soluciones colectivas, ya habría surgido un fabuloso organismo plurindividual tipo colonia de hormigas, pero no es el caso.

El señor CPB pregunta si están los intereses de la empresa por encima de los del individuo que trabaja en ella. El liberalismo no da una coartada para soslayar la moral, como lo hace el estatalismo que sacrifica los derechos humanos a un hipotético y confuso bien común. La pregunta enmaraña y mezcla el plano ético con el político (una actitud muy totalitaria, por cierto) El liberal deslinda claramente esos dos planos: la política es, digamos, el arte de determinar los intereses públicos; cómo se debe conducir el individuo pertenece al ámbito de las creencias privadas de cada uno. No le pida el señor CPB peras al olmo. Si se plantea traicionar o no a su empresa, que consulte con un director espiritual porque en la política no va a encontrar la respuesta. Me gustaría saber de dónde saca él que el liberalismo propugna la mera satisfacción inmediata y miope de los intereses individuales con independencia de que sean delictivos o no. Sus dilemas morales no se los van a resolver ni un marxista ni un liberal en cuanto tales, porque que es preciso colaborar al bien común es doctrina pacífica, ya convirtamos ese bien en un tótem con vida propia o una simple suma de intereses particulares. Para los inmorales que pretenden hacer trampas ya está la justicia y el derecho.

Me parece que el señor CPB tiene grandes errores de concepto.

En cuanto a lo de la pregunta del envidioso, cualquier organismo debe luchar por prevalecer La envidia es una repugnante deformación morbosa de ese natural y fértil afán de predominio. Ahora bien, las estrategias de predominio tienden a la complejidad y a la cooperación. Ser un malvado es una apuesta muy arriesgada y para la mayoría muy insatisfactoria; eso ya es una ley intrínseca. Otra cuestión es que sea trascendental o inmanente.
84 1132CPCF, día 24 de Junio de 2008 a las 20:29

Nota de prensa: Desconvocatoria concentración

La Plataforma Ciudadana Peones Negros y la Asociación 11-M Verdad y Justicia anuncian que queda desconvocado el acto programado para el próximo sábado 28 de junio en apoyo de la libertad de expresión y por la búsqueda de la verdad de los atentados del 11 de marzo.

Los convocantes quieren agradecer su apoyo a todas organizaciones que se sumaron a la iniciativa y reiteran también su decidida voluntad de defender la libertad de expresión y su respaldo incondicional a D. Federico Jiménez Losantos, quien siempre ha mostrado un permanente respaldo a todos los esfuerzos tendentes a exigir que los poderes públicos aclaren lo sucedido en la masacre de Madrid.

Asimismo, comunicamos que queda también cancelada la recaudación que se había puesto en marcha simultáneamente a la convocatoria del acto. El dinero recaudado hasta la fecha será donado, tal como ya se indicó, a la Asociación de Víctimas del Terrorismo.

La Plataforma Ciudadana Peones Negros reitera también su compromiso con todas las víctimas del terrorismo y su apoyo incondicional a la AVT, a quien seguirá, como ha sucedido hasta ahora, prestando su ayuda cada vez que sea requerida para ello.

Por último, los convocantes manifiestan su convencimiento de que los ciudadanos españoles terminaremos conociendo todos los detalles sobre los atentados del 11-M, por mucho que se intente, desde determinadas instancias, pasar página sobre el mayor ataque terrorista de la historia de Europa. Pase lo que pase, somos muchísimos los españoles que seguimos queriendo saber la verdad.

85 bacon, día 24 de Junio de 2008 a las 21:16
Teperaci,
Lo que aportó el Che fue que asesinó a sangre fría a muchos de los que él consideraba "contrarevolucionarios". Claro, como lo hizo por la causa de la izquierda se le santifica, con el beneplácito de la izquierda supuestamente civilizada, de modo que dentro de la panfilería supuestamente buenista de la actual sociedad española, llevar una camiseta del che o tener su cara en un póster en la habitación de un chaval parece perfecto. Cualquier día empezarán a hacer lo mismo con la cara de Laurenti Beria. Otros grandes asesinos, como nuestro Buenaventura Durruti, han sido presentados como héroes por la causa de la libertad en películas españolas.
86 jlh, día 24 de Junio de 2008 a las 22:03
Aclaración sobre mi post # 78

lupa y Sherme, sí hubo una tertulia posterior, en la que todo que se dijo fue correcto y de mucho nivel, como era de esperar.

Pero en la tertulia no desmintieron las mentiras del documental de forma específica. Ni antes de la tertulia dijeron que el documental era propagandístico, no histórico. Es decir, no dijeron “tal cosa que han dicho en el documental era mentira”.

Y ese fue, para mí, el problema, pues puede haber gente que sólo vea el documental, y se crea que es cierto lo que en él cuentan. Es decir, si ves el documental y luego ves la tertulia, y recuerdas todo y lo relacionas, ves la verdad. Pero es un trabajo demasiado difícil, por decirlo de alguna manera. Lo normal es que alguien vea algo en la tele, y luego lo recuerde, sin más trabajo mental. Y, si alguien ve el documental ese, luego recordará un cúmulo de mentiras y tergiversaciones.
87 Momia, día 24 de Junio de 2008 a las 22:16
Aceptada ya la superioridad del liberalismo frente al socialismo desde el punto de vista de la eficacia económica -cosa que no siempre fue así-, hoy la oposición al liberalismo económico o capitalismo se hace en términos de crítica por sus carencias morales.

El sistema, dicen sus detractores, es eficaz -aunque con grandes carencias- pero a costa de ser inmoral. Los presupuestos, afirman, sobre los que descansa el sistema liberal capitalista y en los que radica su eficiencia son el individualismo egoísta, la competitividad destructiva, y el desinterés por la suerte de los menos favorecidos; todo lo cual redunda en las injustas desigualdades que aquejan a las sociedades en las que, más o menos, impera el liberalismo económico, tanto más injustas cuanto más se impone el capitalismo salvaje al que no hay que confundir con la libertad económica y de mercado, que debería garantizar unas premisas elementales de justicia y solidaridad entre los ciudadanos.

88 Momia, día 24 de Junio de 2008 a las 22:26
Sin embargo, el socialismo, al destruir la libertad bajo promesa de la justicia, la igualdad y el bienestar, también destroza junto con la libertad, la justicia, la prosperidad y la misma igualdad, y no resuelve el problema de la moralidad del sistema, sino todo lo contrario.
El problema del liberalismo es ético, de justificación moral; el del socialismo aún más y encima ineficaz -o más ineficaz que el liberalismo económico-.
89 Momia, día 24 de Junio de 2008 a las 22:42
El sustrato del liberalismo filosófico se halla en la doctrina de Tomás de Aquino. En cuanto a la otras dos vertientes -la política y la económica-, entiendo que el liberalismo político es el que, desde la modernidad, descansa esencialmente en el pensamiento de John Locke, que no en balde, ha sido llamado el padre del liberalismo político; y el liberalismo económico es el que arranca de la obra de Adam Smith, cuyo mérito consiste en haber sentado las bases sistemáticas de la ciencia económica y haber puesto de relieve, en el siglo XVIII, que entre los distintos sistemas de organización económica que ya en su tiempo existían, la economía de mercado es la que más ha hecho por la riqueza de las naciones.
90 Momia, día 24 de Junio de 2008 a las 22:57
Antonio Millán-Puelles el gran filósofo español, señalaba que los moralistas carecen de competencia para la solución de los problemas económicos, aunque por otro lado señalaba que nada que contravenga los preceptos morales debe ser realizado, por muy conveniente que resulte desde el punto de vista de la economía.

La necesaria subordinación del quehacer económico -como de cualquier otra actividad humana- a la ética -continua Millán Puelles- no significa que la economía, como ciencia, tenga que someterse ni a la ética ni a nada extraeconómico, ya que quién realmente se tiene que someter a los valores éticos es el hombre, en tanto que hombre; es decir, los sistemas económicos no serían buenos o malos en sí mismos, lo que dejaría un amplio margen de libertad para la actuación del hombre en su aplicación.
91 jlh, día 24 de Junio de 2008 a las 23:14
Parece que Aguirre está pagando por su traición a Don Federico. Los socialistas saben interpretar la debilidad de sus enemigos, y les atacan cuando les saben débiles o cobardes. Aguirre se mostró débil o cobarde al no decir la verdad en el juicio de Don Federico, y ahora los socialistas cargan contra ella.

Tal vez haya obtenido lo que merece.


http://www.libertaddigital.com/noticias/kw/acoso/E...

EMISIONES CORTADAS POR LA HUELGA
Nuevo capítulo de la ofensiva sindical contra Telemadrid
Por primera vez en los últimos años de la historia de la televisión en España una cadena ha visto hoy cómo su pantalla se quedaba en negro por culpa de una huelga de sus trabajadores, algo que sólo tiene como precedente lo que ocurrió con la huelga general del año 88. Los sindicatos han convocado unas movilizaciones que, según la empresa, hacen pensar en otros intereses más allá de una mera protesta laboral. En la pantalla se puede ver un mensaje que informa de que las emisiones no se reanudarán hasta las 12.00 de mañana miércoles.
92 Peonfer, día 25 de Junio de 2008 a las 00:10
Don Pio Moa cuanta razón tiene con respecto a Rajoy, con la anterior dirección impuesta aun tenia algún miramiento y disimulo ahora actúa descaradamente.
93 Hegemon1, día 25 de Junio de 2008 a las 08:20
Una cosa es emitir reportajes para completar e iniciar una conversación, un debate que decir que eso se emite por propaganda. Un poco de seriedad y tratandose de César Vidal yo me tendría más cuidado.
94 1132CPCF, día 25 de Junio de 2008 a las 12:47
95 1132CPCF, día 25 de Junio de 2008 a las 13:30

APOYO DE LOSANTOS Y CÉSAR VIDAL
Más de 16.000 lectores de Libertad Digital apoyan el manifiesto a favor del castellano

http://www.libertaddigital.com/noticias/kw/apoyo/c...

« 1 2 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899