Pío Moa

« Vidal Quadras, líder de mantequilla | Principal | Ironías de la historia »

La razón también produce monstruos

17 de Julio de 2008 - 21:26:46 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

El memorial del Holocausto en Berlín ofrece una amplia información sobre la persecución nazi contra los judíos, bajo la razonable advertencia de Primo Levi: "Ocurrió una vez, puede ocurrir de nuevo". Sin embargo, algo nos deja insatisfechos: se nos muestra el cómo, pero no el porqué. Insistir incansablemente en el cómo a modo de vacuna contra una repetición del crimen, podría tener efectos finalmente contrarios. En definitiva da la impresión de que los nacional socialistas se volvieron, por así decir, locos de maldad, y decidieron realizar un acto que parece a casi todo el mundo un crimen terrible, probablemente porque la mayoría, creyentes y no creyentes, estamos impregnados de moral religiosa. Y además de terrible, sin sentido alguno.

¿Por qué, en definitiva, decidieron los hitlerianos exterminar a los judíos? Eso no suele quedar claro, a menudo se alude a su irracionalismo, pero eso no pasa de ser una seudoexplicación. El ser humano vive, le guste o no en el reino de la razón, e incluso las tendencias llamadas irracionalistas necesitan justificarse mediante razones, para no quedar en simples disparates. Los nazis, por supuesto, tenían sus razones. Dos de ellas, al menos, eran inmediatas: a) en la historia ha habido muchos genocidios, y pronto quedan en el olvido, o en todo caso no tienen vuelta atrás. Hitler mencionó alguna vez el de los indios de Norteamérica y el más reciente de los armenios. Por lo tanto, ninguna convención moral debía oponerse a razones de conveniencia histórica más profundas; b) aunque la posibilidad de un exterminio de los judíos estuvo siempre presente en la doctrina nazi, durante años el régimen pensó más bien en forzarlos a emigrar, o hubo planes para deportarlos a Madagascar, ya comenzada la guerra. La "solución final" surge ya avanzada la guerra, y posiblemente como represalia por la persistencia de Inglaterra en mantener la lucha. Para los nazis, los culpables de la continuación de la guerra eran la plutocracia judaica en particular y el pueblo hebreo en general (no solo ellos hacían esta acusación). Por consiguiente, los judíos debían pagar su culpa, y ganara quien ganase, resultar los grandes perdedores. La guerra misma ofrecía la mejor posibilidad de llevar a cabo tal programa. Si Alemania vencía, los hechos quedarían justificados u olvidados; y si perdía, el enemigo judío no iba a poder alegrarse, de todas formas.

Esta es una razón de tipo paranoico, parecida a la de quienes ven a la masonería, o a la CIA o a cualquier particular mano negra detrás de todos los males que afligen al hombre; pero, desde luego, no es pura irracionalidad.

A mi juicio subyace en el Holocausto otra razón más profunda: la concepción científica de que el hombre es, en definitiva, un animal, con ciertos rasgos especiales pero ninguna relación con lo que suele llamarse divinidad. No se trata solo de la lucha por la vida o la selección natural: el hombre, según su interés, impone a los animales procesos artificiales de selección, y a tal fin elimina sin escrúpulos morales a los animales considerados perjudiciales o inferiores. La idea, experimentada desde tiempo inmemorial, puede –debe, según esa concepción– aplicarse al propio ser humano: las razas e individuos humanos considerados inferiores pueden ser eliminados, si ello conviene por una u otra razón (un destino parecido reservaban a los polacos y rusos). ¿Qué podría oponerse a ello? ¿La justicia divina? ¿El castigo en el otro mundo? Los nazis, al menos los más consecuentes, sabían que tales cosas no existen, y que, por tanto, el exterminio solo debe considerarse un crimen si perjudica a las razas superiores; un criterio por cierto más real, más racional y más científico que las paparruchas de los curas.

El núcleo de esta concepción resurge hoy con fuerza, pero sus sostenedores afirman no pensar en tales formas de selección, sino que desean el amor, la tolerancia, la solidaridad y la amistad entre todos los humanos. Estos mensajes, sin embargo, introducen de contrabando conceptos más o menos religiosos, nada científicos, por una parte, y ajenos a la idea de libertad por otra; y de una gratuidad ridícula.

No digo que todo esto justifique o demuestre la creencia religiosa, pero como mínimo nos obliga a tratar estas cuestiones con precaución y a no frivolizar sobre ellas.

------------

Leo en ABC un comentario de Tulio Demicheli sobre Negrín, para el que me pidió mi opinión. La cita es correcta, pero empieza el hombre: 

"Al polemista y gran divulgador histórico Pío Moa no le extraña que a Negrín...". ¿Divulgador? ¿Qué es lo que divulgo? Hay algo más lamentable que la desvergüenza de nuestros lisenkos, y es la miseria intelectual y la cobardía moral de nuestra derecha. 

Y contrapone: "Más moderadas resultan las valoraciones de los historiadores universitarios. Así, para el norteamericano Stanley G. Payne...". En historia no se trata de "moderación", sino de veracidad y documentación, y el señor Demicheli debería saber que hay cientos de historiadores "universitarios" con opiniones totalmente opuestas a las de Payne o las mías, básicamente iguales. Y que la mayoría de esos historiadores "universitarios" simplemente desacreditan la universidad, una vergüenza de nuestro tiempo. 

-------------

La semana pasada, en Época

LA HISTORIA Y SUS INTÉRPRETES

En su célebre conversación aludida la semana pasada, observa Cebrián a González: "Ya decía Ortega que los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla". La frase pertenece a Santayana, creo, pero da igual aquí. Lo grave es que quienes pretenden ilustrar a los españoles sobre su historia demuestren tener tan poca idea de ella. Ya comenté aquella majadería de la guerra de ricos y pobres: cualquier persona con algo de criterio sabe que no es lo mismo hacer demagogia con los problemas de la gente que darles una solución razonable: el Frente Popular supuso mucha más miseria y tiranía para los "pobres", a quienes decía representar.

Sigue Cebrián interpretando: "Es mejor referirse a un golpe de Estado que a una guerra civil, aunque había mucha gente que quería la guerra, por horrible que parezca". Y aclara González: "Empezando por Franco y muchos de sus acólitos". ¿Pueden ignorar a día de hoy quiénes, realmente, querían la guerra civil "por horrible que parezca"? Los demás lo sabemos porque está documentado con abundancia: en primer lugar, el PSOE. Basten estos botones de muestra de la propaganda socialista, en 1934: "¡¡Estamos en pie de guerra!! ¡Por la insurrección armada! ¡Todo el poder a los socialistas!"; "La guerra civil está ya a punto de estallar sin que nada pueda ya detenerla!; "Uniformados, alineados en firma formación militar, en alto los puños, impacientes por apretar el fusil. Un poso de odio imposible de borrar sin una violencia ejemplar y decidida, sin una operación quirúrgica"; "El proletariado marcha a la guerra civil con ánimo firme"... Y tantos más. Las instrucciones secretas para la insurrección lo explicaban: se trataba de una guerra civil. Solo Besteiro se opuso, en vano, a aquel "envenenamiento de las mentes de los obreros" y al "baño de sangre" en preparación.

La Esquerra de Companys, compañera de insurrección del PSOE en octubre del 34 también se había proclamado "en pie de guerra" tan pronto la derecha ganó las elecciones de noviembre de 1933. Los comunistas, asimismo, deseaban abiertamente la guerra, y la CNT organizaba constantes insurrecciones. Pero hay una diferencia: el PCE y la Esquerra carecían de fuerza, y los anarquistas de disciplina, para organizar a fondo la contienda. El PSOE, en cambio era el partido mayor, más organizado y disciplinado. Su decisión marcaba el destino de la república, y su decisión fue la guerra. Fracasada su intentona del 34 (con 1.400 muertos), acabó de destrozar la legalidad republicana entre febrero y julio de 1936, provocando el levantamiento de quienes no estaban dispuestos a sufrir una revolución izquierdista.

¿Qué decir de Franco? Tres cosas: defendió la república en 1934, fue el último en sublevarse, después de haberlo hecho anarquistas, Sanjurjo, socialistas, nacionalistas catalanes, comunistas y republicanos; y lo hizo cuando las izquierdas habían arruinado la legalidad y tenían en marcha un proceso revolucionario.

Estos datos, insisto, no han sido refutados y me parecen irrebatibles ante la abrumadora documentación existente y puesta a la luz por mis estudios, entre otros. La pregunta es: ¿conocen los hechos González y Cebrián? Si los ignoran, ¿qué historia van a enseñar? A primera vista no entra en la cabeza tal exhibición de ignorancia por parte de ¡un ex presidente del gobierno y un académico de la lengua y ex director de El País! No mejoran, en verdad, una conversación de taberna, y ese es su nivel.

Pero en realidad los dos conocen los hechos y, al revés que la mayoría, no se identifican con el Frente Popular por ignorancia, sino a sabiendas. ¿Cómo explicar, si no, su activo esfuerzo por ocultar los datos y eludir el debate, recurriendo a censura y presiones inquisitoriales? No siguen, ciertamente, a Besteiro, que con tanta lucidez señaló la falsedad propagandística y previó el baño de sangre resultante.

----------

http://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=2505

Comentarios (123)

« 1 2 3 »

1 manuelp, día 17 de Julio de 2008 a las 21:47
Pues yo si creo que alguna o incluso bastante influencia tuvo la locura en la politica nazi del holocausto. La conferencia de Wannsee, donde se decidio la "solucion final", se celebró en enero de 1942, en pleno triunfo arrollador de los ejercitos alemanes. Este ambiente de victoria total actuando sobre una sociedad des-moralizada (es decir que había renunciado a la moral tradicional ancestral) produjo los "monstruos de la razón" hitlerianos. Es de hacer notar que la voz cantante la llevó Reynhard Heidrich, quizá el ejemplo más acabado de ejemplar nacionalsocialista.
2 Arturito, día 17 de Julio de 2008 a las 21:51
Respecto de España, toda euforia, cualquier estado de dicha no es sino lo que dijera Scheler: un estado de frivolidad metafísica, una provisional evasión. Admitir la derrota previamente es entonces la condición de posibilidad de superarla.

¿Tendremos que considerar con Prus, respecto de nuestro país, totalmente perdidos los años felices, los años de buena salud? ¿Habremos de decir con Picasso que si no fuéramos desgraciados no haríamos monigotes y que pintamos porque no somos felices? No pintamos mucho, de todas maneras, y al parecer habremos de sufrir más: lean “El retorno de los césares” de Jose Manuel Otero Novas.

¿O son sinonímicos el estar satisfecho y el estar harto? Tres cosas hacen falta para ser feliz: ser imbécil, ser egoísta y gozar de buena salud. Podemos decir sin paradoja que el fundamento de nuestra seguridad no es tanto el conocimiento como la ignorancia. Cualquier exceso de consciencia es más peligroso que un exceso de presión arterial...

http://www.lafraseprogre.com/2007/07/de-la-mano-de...

3 Contable, día 17 de Julio de 2008 a las 21:53

Muy logrado, Moa, muy logrado.

Un aplauso muy fuerte a la parte en que trata del "divulgador" Pío Moa. Porque Pío Moa divulga ...

...Historia.
4 Arturito, día 17 de Julio de 2008 a las 21:55

Y respecto a la razón, yo es que me descojono. Ahora resulta que los que quemaban niños y profanaban sus cadáveres lo hacín en nombre de la "evidencia intersubjetiva"...

http://www.desdeelexilio.com/2007/03/19/quien-este...

El pasado no ha muerto. Ni siquiera es pasado. Los años 30 pueden ser mañana. Un proverbio judio dice que no se debe juzgar a los demás hasta verse en parecidas circunstancias.

5 Arturito, día 17 de Julio de 2008 a las 22:05
Dice un opinador de este foro visceralmente antirrelgioso:

http://www.revolucionnaturalista.com/2008/07/el-na...

Si quitamos a Dios y pretendemos una moral "natural" y "evolucionista" yo lo tengo claro: exterminar a los competidores, ampliar el "espacio vital" de nuestro grupo. Es lo que hacen los animales a los que queremos dar derechos humanos.

La deriva del "naturalismo" hacia un "moralismo" es lo más tonto que se puede pensar.

En nombre del naturalismo podemos concluir que un niño no es persona. Tampoco un subnormal, ni un hombre con alzheimer. Y puestos, los miembros de tribus en estado mental primitivo. Y ya que estamos, los que no comulguen con mis ideas. Es el problema de abrir puertas, que entra el diablo.

Quizá toda convicción sea libre, tambien las del ateo, y por eso no todos los ateos lo tengan tan claro como él, pero por lo mismo, no pueden los ateos calificar de irracionales a los creyentes simpelmente porque rechazan sus axiomas ateos.

6 manuelp, día 17 de Julio de 2008 a las 22:35
Lo que diga el Sr. González es muy previsible. Todos lo que vivimos los últimos años del franquismo, sabíamos que la presencia política del PSOE en España era mínima, lo que muchos no nos podíamos imaginar, era que en junio de 1977, ese PSOE evanescente sacase la cantidad de votos que sacó. Alguna enseñanza habrá que sacar de los treinta años de triunfo electoral, prácticamente continuo, que lleva dicho partido. ¿No tendrá alguna responsabilidad el pueblo español?.
7 sinrocom, día 17 de Julio de 2008 a las 22:53
Esto parece interesante.

La definición de judío para el nazismo [editar]El Partido Nazi, que tomó el poder en Alemania en 1933, tenía entre sus bases ideológicas la del antisemitismo, profesado por una parte del movimiento nacionalista alemán desde mediados del siglo XIX. El antisemitismo moderno se diferenciaba del odio clásico hacia los judíos en que no tenía una base religiosa, sino presuntamente racial. Los nacionalistas alemanes, a pesar de que recuperaron bastantes aspectos del discurso judeófobo tradicional, particularmente del de Lutero, consideraban que ser judío era una condición innata, racial, que no desaparecía por mucho que uno intentara asimilarse en la sociedad cristiana. En palabras de Hannah Arendt, se cambió el concepto de judaísmo por el de judeidad. Por otro lado, el nacionalismo suponía el Estado nación, es decir, la homogeneidad cultural y lingüística de su población. Los judíos, considerados como personas pertenecientes a otra raza, inferior por lo demás, y por tanto inasimilables a la cultura nacional, sólo podían ser separados del cuerpo social. Frente a la raza judía, extraña a la nación, colocaban los nazis a la raza aria, que era la que constituía la nación alemana y estaba llamada a dominar Europa.


Estrella de David con la que se discriminaba a los judíos en la Alemania nazi.La primera cuestión era determinar quién era judío. Los nacionalistas alemanes no habían logrado establecer una línea divisoria clara entre judíos y no judíos; había en Alemania numerosas personas descendientes de judíos conversos que no tenían ya ninguna relación con la cultura judía, así como numerosas familias mixtas y sus descendientes. En este sentido, la primera preocupación de los nazis fue crear un criterio para basar la posterior segregación.

Las primeras leyes dirigidas contra los judíos no incorporaban todavía una definición del ser judío y se hablaba en general de "no arios". La definición finalmente adoptada fue la siguiente: judío era quien tuviera al menos tres abuelos judíos, fuera cual fuera la religión de la persona interesada. Quienes tuvieran dos o un sólo abuelo judío eran Mischlinge, es decir, medio judíos. Los primeros, con dos abuelos judíos, eran "Mischlinge de segundo grado" y podían ser reclasificados como judíos en función de complejas consideraciones (su religión o la de su cónyuge, por ejemplo). Podían también ser "liberados" de su condición y convertirse en arios en pago a los servicios prestados al régimen, o podían seguir siendo Mischlinge, con lo que estaban sometidos a ciertas restricciones en tanto que "no arios", pero no a las persecuciones dirigidas contra los judíos. Los Mischlinge de primer grado eran los que tenían un único abuelo judío y en general eran tratados como arios plenos. Los Michlinge de uno u otro grado abundaban en Alemania y a menudo lograban ocultar su condición. El dirigente de las SS Reinhard Heydrich, El Carnicero de Praga, era Mischlinge de segundo grado, dato que fue ocultado celosamente por sus superiores nazis.


8 sinrocom, día 17 de Julio de 2008 a las 22:58
Dos elementos distinguen al Holocausto de otros casos de genocidio o asesinatos masivos.

El primer elemento es la ideología nazi, la cual es fervientemente nacionalista, aunque de corte político centralizado con un componente mítico añadido, que divide al mundo en cuatro categorías:

la raza aria, superior al resto de las razas y destinada a dominar el mundo (y los arios que no estuvieran de acuerdo deberían ser eliminados);
el resto de las razas, consideradas inferiores y destinadas a ser dominadas (y aquellos de esas razas que se resistieran deberían ser eliminados);
los «impuros» (gitanos, homosexuales, enfermos, discapacitados, dementes, etc.), que estaban destinados a ser exterminados;
los judíos, considerados la antítesis de la raza aria y encarnación del mal, destinados a la exterminación masiva y sistemática.
El discurso y la estructura ideológica nazi están cargados de significación religiosa y mitológica.

El segundo elemento es la sistematización de los procesos de asesinatos masivos, los cuales comenzaron con la concentración de la población judía en guetos y posteriormente en campos de concentración y culminó con la implantación de la llamada «solución final al problema judío», que consistió en el asesinato masivo y sistemático de la población judía.

El principal elemento de dicha «solución» fueron los campos de exterminio, los cuales funcionaban como auténticas fábricas de muerte, cuya materia prima era la población a ser exterminada.

Durante el Holocausto, unos seis millones de judíos (alrededor de un tercio de la población judía mundial de la época) fueron exterminados. En algunos casos desaparecieron comunidades enteras, entre ellas la floreciente comunidad judía de Polonia (de más de tres millones de miembros) y la comunidad sefardí de Salónica (en Grecia).

El número exacto de personas asesinadas durante el régimen nazi no se ha podido determinar, aunque se consideran fiables los siguientes números:

5.600.000 a 6.100.000 de judíos, de los que entre el 49 y el 63 % eran polacos,
3.500.000 a 6.000.000 de civiles eslavos,
2.500.000 a 4.000.000 de prisioneros de guerra soviéticos,
2.500.000 a 3.500.000 de polacos no judíos,
1.000.000 a 1.500.000 de disidentes políticos,
200.000 a 800.000 gitanos,
200.000 a 300.000 discapacitados,
10.000 a 250.000 homosexuales,
En total las víctimas suman una cifra de entre 15.000.000 y 20.000.000 (quince a veinte millones de personas, aproximadamente).


9 malpharu, día 17 de Julio de 2008 a las 23:09
Tengo que reconocer que no he acabado de entender el artículo de Pío. En todo caso me ha quedado una sensación de desazón, también de decepción, una vez leído.
Más claro me parece el artículo de Época, quizás porque estoy de acuerdo con lo escrito. Y es cierto bajo mi punto de vista que las visiones de Stanley G. Payne y Pío son muy similares sobre el tema.
Niega en "La razón también produce monstruos" la irracionalidad del los alemanes, solo porque encuentra una explicación -por otro lado cierta- de las motivaciones de estos (los alemanes), pero... ¿Eso lo convierte en racional? Bajo mi punto de vista, no. Lo que menos he entendido es que tienen que ver los curas con todo esto. No sé. Lo leo una y otra vez y no acabo de verlo claro.
No estoy de acuerdo que algo por ser más religioso sea menos científico. Quizás tenemos un concepto distinto sobre religión.
En resumen me ha parecido un artículo del gusto de "gaditano" con todo el cariño. Me da la impresión que a él le tiene que haber gustado. Ya nos dirá.
10 gaditano, día 17 de Julio de 2008 a las 23:20
malpharu: Pues no me gusta mucho. Me parece confuso y bastante trivial.
Echo de menos la menor noción de psicohistoria, de tratar de arrojar luz sobre las circunstancias biográficas que expliquen el por qué de la necesidad de odiar. Desde mi punto de vista las ideologías políticas o religiosas sólo canalizan el odio, o como mucho lo refuerzan, no lo fabrican.
¿Por qué Hitler necesitaba una ideología que le permitiese odiar tanto, o Stalin? Por motivos biográficos.Incluyendo en la biografía la primera infancia.
Aparte de esto no se entiende por qué los juicios de valor y los valores tienen que ser religiosos. Ni menos por qué la amistad, el amor y la solidaridad son incompatibles con la libertad.
Supongo que son frases escritas apresuradamente y que por su brevedad se prestan a malentendidos, pero a mí Don Pío como filósofo de la historia me parece simplote.

11 malpharu, día 17 de Julio de 2008 a las 23:26
A gaditano...
Pues le debo una disculpa y comparto básicamente su criterio. La razón produce monstruos. Habría que saber que entiende Pío por razón, si se refiere al intelecto o al ego, tal vez. Pero para mí la razón descansa en la conciencia. El intelecto es capaz de sostener cualquier cosa, la conciencia no. Otra cosa es que no se tenga, o sea muy débil lo cual lo justifica todo...
12 gaditano, día 17 de Julio de 2008 a las 23:27
De la fabricación de la necesidad de odiar y su posterior racionalización con teorías raciales-nazismo- o socioeconómicas-marxismo- Moa, como la mayoría de historiadores sabe poco o nada.

"Por tu propio bien (1980) [editar]Miller presenta aquí la tesis de cómo los traumatogénicos métodos alemanes de crianza produjeron a un Hitler y a un asesino en serie de niños alemán llamado Jürgen Bartsch. En esta obra Miller introduce el término "pedagogía negra". Los niños aprenden a tomar partido, "por su propio bien", por el punto de vista de sus padres en contra de ellos mismos. Para Miller, el proceso pedagógico tradicional es manipulación, y resulta en que el adulto ya crecido acata las autoridades, incluso si son líderes tiránicos o dictadores como Hitler. Miller incluso arguye que abandonemos el término "pedagogía" en favor de la palabra "apoyo": algo similar a lo que los psicohistoriadores llaman la forma de apoyo en puericultura.[9]"

13 empeñizo, día 17 de Julio de 2008 a las 23:28
Ante todo quisiera dar las gracias a don Pio Moa ,por defender con sus libros y su valentia , la libertad y el estado de derecho.

Permitame don Pio que me dirija a usted a traves de su blog, por que no se como hacerle llegar una carta.

Soy un Español honrado de un pueblo de la provincia de Malaga, desde hace 4 años sufro una persecucion por parte de algunas personas del partido socialista.
He intentado buscar ayuda en el partido popular de Malaga y organizaciones afines a la defensa de España sin conseguir que me den cita si quiera.

Como usted bien sabe los regimenes comunistas no se conforman con destruir fisicamente a una persona , tambien destruyen su reputacion.

Han intentado acabar con mi vida mediante un accidente de trabajo.Me fui de la construccion por esta persecucion,tube que oir de mis compañeros de trabajo, que lo unico malo de que yo tubiera un accidente mortal, era que despues tenian que limpiar la sangre de un facha.

Ahora mismo llevo meses sin trabajar por esta persecucion y sin apenas salir de casa,cuando comenzo todo esto, comenzaron a llamarme al movil al fijo de casa , sin dejar mensajes, al movil cada vez que yo llamaba a mi familia, seguido me llamaban, creo que esto es imposible que sea casuadlidad.
Aqui tanto el pp, como todo el pueblo saben lo que me han hecho y solo recibo desprecio.

¿Como se destruye a una persona? Durante 20 años los que yo creia que eran mis amigos (todos de las juventudes socialistas menos yo)han ido destruyendo mi reputacion y dejandome aislado. Creo que en alguna acampada me dieron sonniferos, me hicieron cosas las grabaron en video o fotografias, porque hasta los crios de mi pueblo se pasan algo con los moviles cuando yo paso y mas de una vez se rien de mi diciendo que soy yo, refiriendose entre ellos al movil.
No puedo macharme al extranjero, porque no puedo dejar a los inocentes de mis hermanos solos, pero tampoco puedo vivir aqui.

En mayo desesperado me desplace a Madrid para dejar en la cede de la cadena cope una carta resumida de mi cituacion.Se la entregue a una colaboradora de don Federico Jimenez Losantos,no he recibido ninguna llamada de ellos.

Le ruego me perdone por utilizar este medio publico para dirigirme a usted,exponiendo mi cituacion.
Me dirijo a usted porque es de las pocas personas en este pais que no tiene miedo a defender la libertad ante esta sociedad nacionalsocialista.

Perdone por las fatas de ortografia
14 gaditano, día 17 de Julio de 2008 a las 23:33
En mi opinión el mundo está lleno de hitleres y Stalins potenciales que no llegan a serlo porque los azares de la macrohistoria no se lo permiten. pero son gente llena de odio y no menos inteligente que ellos.
Lo único que hace falta es que otro tipo de factores: económicos, políticos,religiosos, biográficos se junten para propulsar a estos seres humanos dañados en amos con poder. Cuanto más poder tengan más daño harán.
pero no hay nada especial ni en Hitler ni en Stalin, ni en sus seguidores más feroces. Echemos una mirada a nuestro alrededor y encontraremos una docena de personas que, si se viesen catapultadas a un poder semejante, repetirían las atrocidades de estos dictadores.
15 malpharu, día 17 de Julio de 2008 a las 23:37
A gaditano...
No cuestiono sus teoría porque estoy seguro que sobre el ego sabe usted mucho más que yo. Pero esa impresión me da a mí, como historiador me parece: mágnifico, honesto, valiente...
Pero quizás tenga razón sobre los historiadores, y sepan tan poco como yo de la necesidad de odiar, y otras muchas cosas que tienen que ver con las teorías sobre el ego, que repito lo desconozco casi todo...
16 malpharu, día 17 de Julio de 2008 a las 23:39
A gaditano...
Estoy de acuerdo, es un poco como aquello de que la ocasión hace al ladrón...
17 gaditano, día 17 de Julio de 2008 a las 23:39
¿Alguien ha visto esta película? Parece interesante.

ENTREVISTA: DANI LEVY Director de cine judío
"Mi película sobre Hitler es un acto de venganza"
JACINTO ANTÓN - Barcelona - 08/06/2008


Vota Resultado 1 votos
Está a punto de empezar 1945 y Hitler se encuentra en baja forma. Goebbels quiere organizar y filmar una parada como las de antes y hace traer del campo de Sachsenhausen a un actor y profesor de teatro judío para que devuelva al líder nazi su talento dramático. Meter a un judío en la Cancillería del Reich y darle poder sobre Hitler traerá las lógicas complicaciones. Más aún porque el Führer entrará en una regresión y desvelará sus traumas infantiles (incontinencia nocturna incluida). Con este argumento y con el enorme Ulrich Muhe (el protagonista de La vida de los otros, en su último papel) como el judío y el célebre cómico alemán Helge Schneider encarnando a Hitler, el cineasta Dani Levy, judío suizo, ha creado la desternillante a ratos, escalofriante otros, Mein Führer, la verdadera verdad de Adolf Hitler.

La noticia en otros webs
webs en español
en otros idiomas
La comedia 'Mein Führer' "es una contrapelícula de 'El hundimiento"

Hitler tiene un 'gatillazo' con Eva Braun y sufre incontinencia
Es una película que ha causado polémica, con ecos de Lubitsch, Chaplin, Woody Allen y Monty Python, en la que se alternan escenas que van de la comicidad blanca -las repeticiones de ¡Heil Hitler!, Himmler con el brazo en cabestrillo en permanente saludo, los líos con los cargos de las SS- al humor negro -el judío al que le sale realmente agua por la ducha-, pasando por la sal gruesa -Hitler a cuatro patas montado por Blondie, su pastor alemán, el gatillazo con Eva Braun o el rijoso Goebbels sacándose un pelo púbico de su secretaria de la boca.

Levy (Basilea, 1957) ha estado en Barcelona con motivo del pase de su filme en el Festival de Cine Judío. Un filme en el que la sonrisa a menudo se te congela en la cara. "La risa es subversiva, y también una terapia", explica el director. "Pero si hubiera hecho sólo una película de risa habría sido la película equivocada. El tema es tan terrible que no sería posible hacer sólo una película de entretemiento. Cuando empecé sabía que no se trataría ni de una comedia pura ni de una tragedia pura. Y, como judío, sabía que tendría un componente de venganza, que sería un acto de venganza". De las escenas más fuertes, dice: "Fue como si el diablo me cabalgara, estaba lleno de odio, aunque eso me lanzó en ocasiones a una comicidad subversiva".

Levy -cuya madre era de Berlín (escapó a Suiza en 1939)- dice que cada vez le molesta más la relación de Alemania con el nacionalsocialismo y con Hitler, "marcada por una imagen negativa pero también glorificadora". Hitler, señala, "es para los alemanes una figura diabólica, sí, pero a la vez alguien glorioso". A propósito menciona el filme El hundimiento, del que el suyo es una contrapelícula. "Me exasperó la pretensión de realismo, el ridículo esfuerzo de autenticidad, como si se pudiera tocar el tema de una manera neutra. Por eso me pareció importante hacer un filme al revés, una película bastarda entre comedia y tragedia, psicoterapéutica, subversiva. Creo que como comedia mi película hace plantearse unas preguntas que una película mimética como El hundimiento no podía". Su Hitler, el cómico y "dadaísta" Schneider, "es una buena réplica a Bruno Ganz". A Muhe -que murió al poco del rodaje- no lo seleccionó al principio, pero él no se enfadó. "No era nada vanidoso, era un gran trabajador en equipo, de una enorme inteligencia".

Pese al aparente trazo grueso (Hitler jugando con una maqueta del acorazado Bismarck en la bañera, o en chándal) hay detalles en Mein Führer dirigidos a un público buen conocedor del tema: como cuando Hitler aparece consultando los planos de Auschwitz o Speer llora celoso por la intimidad del Führer con el judío Grünbaum. "Hay muchos guiños en la película, aunque las críticas intelectuales negativas nos han hecho perder en buena medida a ese espectador adulto".

La tesis en Mein Führer, que Levy ha tomado de la psicóloga Alice Miller, es que el odio de Hitler tenía su raíz en los malos tratos de su padre, el brutal Alois Hitler. "Ese tema de la película se ha debatido poco en Alemania y es frustrante. No es la única causa del comportamiento criminal de Hitler, por supuesto, pero es una perspectiva sobre la que es interesante reflexionar". ¿Eso no lleva a sentir cierta peligrosa lástima por Hitler? "No tengo ninguna compasión por Hitler. Y la gente que va al cine sabe que mató a seis millones de judíos. Pero no debemos dejar de intentar entender".

Mein Führer parece homenajear a To be or not to be. Todo eso del "¡Heil yo!"... "Sí, hay citas, muchas inconscientes. Esa película me gusta mucho. Se ha dicho que Lubitsch, como Chaplin, no habría hecho su filme tan cómicosde conocer el Holocausto, pero yo creo que lo percibían inconscientemente".

18 sinrocom, día 17 de Julio de 2008 a las 23:41
19 gaditano, día 17 de Julio de 2008 a las 23:47
malpharu: pues si quiere leer a una psicoterapeuta que escribe con una claridad y contundencia nada "académicas", lea a Alice Miller.
Como he observado que usted parece estar algo deprimido, hasta puede que su lectura le sirva de terapia. No sería el primero al que le sucede,aunque a otros les espantan y repugnan sus ideas.
20 malpharu, día 17 de Julio de 2008 a las 23:47
gaditano #17
No la he visto, si he visto el hundimiento, me pareció una película interesante. En todo caso es un poco cansino y recurrente el tema del nazismo en el cine.
Y sospecho que algo hay de eso que dice, que los alemanes ven a Hitler al mismo tiempo, con rechazo y con orgullo. Es un poco eso que le disgusta tanto de la postura de ver a España, siempre sin mancha...
21 gaditano, día 17 de Julio de 2008 a las 23:49
sinrocom: No metas esa bazofia. Deja que lo haga Lupa.
Es como decir que las checas las planificó la Iglesia Española.
Venga, hombre, venga, seamos serios.
22 malpharu, día 17 de Julio de 2008 a las 23:51
gaditano #19
Recojo su recomendación y trataré de echarle un vistazo: Alice Miller...
No estoy deprimido, puede ser que tenga momentos de tristeza, o que emocionalmente a pesar de considerarme equilibrado tenga algún bajón, pero deprimido no.
Como soy creyente, la falta de alegría lo considero falta de fe, se que este tipo de argumentos no los contempla, pero yo si...
23 malpharu, día 17 de Julio de 2008 a las 23:53
A gaditano...
Alice Miller (nacida en 1923) es una psicóloga conocida por su trabajo en maltrato infantil y sus efectos en la sociedad así como en la vida de los individuos. Nació en Polonia, pero creció y estudió en Suiza. Obtuvo su doctorado en filosofía, psicología y sociología en 1953 en Basilea. En 1986 Miller fue galardonada con el premio Janusz Korczak por la Liga Antidifamación. Tiene dos hijos adultos.
Empiezo a recoger información sobre ella. Como sabe trabajo de noche, así que tengo tiempo...
24 malpharu, día 17 de Julio de 2008 a las 23:55
A gaditano...
"Culpabilizando" a los padres [editar]La introducción a su primer libro, El drama del niño dotado publicado en 1979, contiene un famoso párrafo que resume la perspectiva de Miller: "La experiencia nos enseña que, en la lucha contra las enfermedades psíquicas, únicamente disponemos, a la larga, de una sola arma: encontrar emocionalmente la verdad de la historia única y singular de nuestra infancia".[1]

Miller se desencantó de su propia profesión, el psicoanálisis, después de muchos años de practicarlo. Sus primeros tres libros fueron resultado de una investigación sobre lo que sentía eran importantes puntos ciegos en dicho campo. No obstante, cuando publicó su cuarto libro Miller ya no creía que el psicoanálisis era viable de forma alguna.[2]

Basándose en la psicohistoria, Miller ha analizado a Virginia Woolf, Kafka y otros: vidas en que ha encontrado relaciones entre los traumas de su niñez y el devenir de sus vidas.[3] Miller cree que todos los casos de enfermedad mental, crimen y caer en sectas son ocasionados por traumas infantiles y un dolor interno no procesado con la ayuda de algún alma solidaria que ella llama "testigo iniciado". En su cosmovisión este modelo abarca todas las formas de abuso infantil, incluyendo aquellas comúnmente aceptadas como cachetes o nalgadas a los hijos, que ella llama pedagogía negra (schwarze Pädagogik).[4]

Miller culpa a los padres de las neurosis y psicosis de la humanidad. En nuestra cultura "No toques a los padres es la ley suprema", escribió Miller. Incluso los psiquiatras, psicoanalistas y psicólogos clínicos tienen un miedo inconsciente de culpar a los padres de los trastornos mentales de sus clientes. Según Miller, los profesionales de salud mental también son criaturas de la pedagogía negra internalizada en sus propias infancias. Esto explica por qué el mandamiento "Honrarás a tus padres" ha sido uno de los blancos principales en la escuela de psicología de Miller.[5]

Miller llama al electroshock para tratar a la depresión "una campaña en contra de los recuerdos". También critica el consejo de los psicoterapeutas a sus clientes de perdonar a sus padres abusivos. Para Miller eso sólo impide el camino a la recuperación: recordar y sentir el dolor de nuestra niñez. "La mayoría de los terapeutas temen esta verdad. Trabajan bajo la influencia de interpretaciones destructivas sacadas tanto de religiones occidentales como orientales, que predican perdón al otrora maltratado niño". El perdón no resuelve el odio sino que lo encubre de manera muy peligrosa en el adulto ya crecido: produciendo el desplazamiento hacia chivos expiatorios, tal como Miller arguye en sus psicobiografías de Hitler y Bartsch, ambos víctimas de un horrendo vapuleo parental.[6] [7]

El común denominador en los escritos de Miller consiste en explicar por qué los seres humanos prefieren no conocer su propia victimización en la niñez. El mandato inconsciente del individuo, el no ser consciente de cómo fue tratado en la infancia, conduce al desplazamiento: el irresistible impulso de repetir formas traumatogénicas de parentela en la siguiente generación de hijos.[8]


Resumen de sus libros [editar]El siguiente es un breve resumen de los libros de Alice Miller.


Por tu propio bien (1980) [editar]Miller presenta aquí la tesis de cómo los traumatogénicos métodos alemanes de crianza produjeron a un Hitler y a un asesino en serie de niños alemán llamado Jürgen Bartsch. En esta obra Miller introduce el término "pedagogía negra". Los niños aprenden a tomar partido, "por su propio bien", por el punto de vista de sus padres en contra de ellos mismos. Para Miller, el proceso pedagógico tradicional es manipulación, y resulta en que el adulto ya crecido acata las autoridades, incluso si son líderes tiránicos o dictadores como Hitler. Miller incluso arguye que abandonemos el término "pedagogía" en favor de la palabra "apoyo": algo similar a lo que los psicohistoriadores llaman la forma de apoyo en puericultura.[9]


Du sollst nicht merken (1981) [editar]A diferencia de los posteriores libros de Miller, este está escrito en un estilo académico. Es la primer crítica de Miller al psicoanálisis, al que acusa de parecerse a las pedagogías negras que describió en Por tu propio bien. Miller es crítica tanto de Freud como de Jung. Hace un examen exhaustivo de la teoría freudiana de la libido edípica: un artilugio que convenientemente culpa al niño del abuso sexual de los adultos. Miller también critica a Kafka, quien fue maltratado de niño por su padre pero que cumple la función políticamente correcta de reflejar el maltrato en novelas metafóricas en lugar de denunciarlo.[10]


La llave perdida (1988) [editar]Este libro es básicamente una psicobiografía de Nietzsche, Picasso, Käthe Kollwitz y Buster Keaton. (En el ultimo libro de Miller, El cuerpo nunca miente publicado en 2005, la autora incluye análisis similares de Dostoievski, Chéjov, Schiller, Rimbaud, Mishima, Proust y James Joyce.)

Según Miller, Nietzsche no vivió en una familia amorosa y su legado filosófico es una metáfora de un impulso inconsciente de rebelión en contra de la opresiva tradición teológica de su familia. Su sistema filosófico está errado porque Nietzsche fue incapaz de hacer contacto emocional con el niño maltratado que llevaba dentro. Aunque Nietzsche fue castigado severamente por un padre que enloqueció cuando aquél era un niño pequeño, Miller no acepta la teoría genética de la locura. Más bien, interpreta el quebranto psicótico de Nietzsche como resultado de una tradición familiar de puericultura prusiana.[11]


El saber proscrito (1988) [editar]En este libro más personal, Miller confiesa que ella misma fue maltratada en su infancia. También introduce el fundamental concepto milleriano de "testigo iniciado": una persona que está dispuesta a apoyar a otra persona dañada, empatizar con ella y ayudarle a obtener un entendimiento de su pasado biográfico.

El saber proscrito también es autobiográfico en otro sentido. Marca la apostasía total y definitiva de Miller de su propia profesión, el psicoanálisis. La sociedad colude con las teorías de Freud a fin de cegarse ante la verdad de la propia infancia, una verdad que las culturas humanas han "proscrito". Irónicamente, los sentimientos de culpa inculcados en nuestras mentes desde nuestros más tiernos años refuerzan nuestra represión incluso en la profesión psicoanalítica.[12]


Abbruch der Schweigemauer (1990) [editar]Escrito en las postrimerías de la caída del Muro de Berlín, Miller censura la cultura humana entera. El "muro del silencio" (Schweigemauer) es el muro detrás del que la sociedad —la academia, los psiquiatras, el clero, los políticos y los medios de comunicación— han buscado protegerse: negando los efectos destructivos del maltrato infantil para la mente. Miller continúa la confesión autobiográfica iniciada en El saber proscrito sobre su abusiva madre. En su libro Pictures of a Childhood: Sixty-six Watercolors and an Essay, Miller dice que la pintura le ayudó a ponderar hondo en sus memorias. En algunas de sus pinturas Miller muestra a la bebé Alice empañada, algunas veces por una madre maligna.[13]

Traicioné a esa pequeña niña [...]. Sólo en años recientes, con la ayuda de la terapia que me capacitó poco a poco a levantar el velo de la represión, pude permitirme experimentar el dolor y la desesperación, el estado de indefensión y la justificada furia de esa niña maltratada. Sólo entonces la dimensión del crimen en contra de la niña que otrora fui se hizo clara y transparente.[14]
La fuente es Wikipedia si algo que deba corregir, hagaló...
25 sinrocom, día 17 de Julio de 2008 a las 23:56
26 malpharu, día 18 de Julio de 2008 a las 00:00
#25 sinrocom...
No entiendo Inglés lo suficiente...
27 malpharu, día 18 de Julio de 2008 a las 00:03
Debo de reflexionar y profundizar sobre el tema, pero está claro que los padres, en general los mayores, son culpables, a veces de forma insconciente, de las neurosis y psicosis de los niños...
28 malpharu, día 18 de Julio de 2008 a las 00:05
Emociones como la culpabilidad, la necesidad de gustar a los demás, el chantaje emocional, son fomentados por la sociedad desde el hogar hasta las escuelas y en general en todas partes...
29 sinrocom, día 18 de Julio de 2008 a las 00:06
malpharu
La tercera linea esta en español.
30 sinrocom, día 18 de Julio de 2008 a las 00:11
malpharu
En la columna de la derecha lo tienes en varios idiomas. Pica en español, es interesante.
31 Otero, día 18 de Julio de 2008 a las 00:13
Perdone Moa por utilizar el espacio hoy para divulgar mí inquietud, la rabia y la impotencia por seguir sin saber quién asesino a 200 personas, dejó tantos heridos y consiguió esto que nos está pasando.

Maldigo a los que pergeñaron el atentado; a los autores; a los que mintieron y fueron premiados y
, maldigo sobre todo a los cobardes que se callan, que aceptan el cambio de régimen y tratan de diluirse en el paisaje. ¡Todos ellos malditos!

¿QUIÉN HA SIDO1. Necesitamos saber la verdad, no podemos pasar a la historia como un pueblo cobarde y acomodado. Nos faltaría el honor.

Saludos
32 malpharu, día 18 de Julio de 2008 a las 00:13
#29 sinrocom...
O.K. ¿Qué puedo decir? No conozco el tema lo suficiente. Lo que sí me choca es eso de que el judaismo rechaze el nacionalismo. Lo que yo tengo entendido es muy diferente, precisamente en tiempos de Jesus, estaban en contra de la dominación romana, de hecho nunca la aceptaron. Y el mesías que esperan, es el mesías libertador. En cuanto a la legitimidad de ocupar el territorio que ocupan, poco puedo decir. Yo personalmente simpatizo con Israel, pero es una pura cuestíón de afinidad, o simpatía, desconozco insisto el tema...
33 malpharu, día 18 de Julio de 2008 a las 00:18
#13 empeñizo...
Con las lógicas reservas del que no tiene constancia de lo usted expresa, reciba mi más cordial solidaridad. Y lamento que tenga usted que padecer tamaña persecución, que está claro que ya no se circunscribe a regiones que todos sabemos, cataluña y vascongadas. Lo triste es que no me sorprende y ojalá pudiera darle alguna solución, espero que Pío tenga a bien, escucharle, y que deje usted de padecer lo antes posible...
34 sinrocom, día 18 de Julio de 2008 a las 00:23
La culpa del sufrimiento de los niños, la tienen los sistemas. Los gobiernos estan osesionados con meter la pezulla en el seno de la familia, y para eso hacen que el niño sea influenciado por elementos externos, para desconectarlo de la familia. La television, las modas, la educacion para la ciudadania. Etc. Yo he visto muy pocos niños judios con trauma. Los padres saben como educarlos dentro de su religion, y como preservarlos de la influencia del sistema. Tambien lo he visto casos de polacos inmigrantes. Aqui en inglaterra, estan llenando las iglesias catolicas y a sus hijos no les dejan ver la television. Los niños se desarrollan al margen de las malas influencias externas.
Tambien el sistema tiene la culpa, por la presion en la que viven los padres, por la inculcacion tan tremenda del feminismo, y la humillacion que sufren los padres de familia en estos tiempos en España.
35 malpharu, día 18 de Julio de 2008 a las 00:26
#34 sinrocom...
Lo que usted dice es cierto, pero estabamos hablando, al menos yo, desde el punto de vista psicológico, de las neurosis que se adquieren en la infancia. Son dos temas diferentes...
36 sinrocom, día 18 de Julio de 2008 a las 00:34
malpharu
Una de las ventajas de la religion catolica, es que desde pequeño, te enseñan a limpiarte, a traves de la confesion y de la comunion, esto ayuda a mantener el equilibrio del niño. Aunque en la familia, se pueden crear malos habitos de tratamiendo, y los padres o los mayores, sin pensarlo pueden estar haciendole daño a los pequeños. Es digno de admirar, como los gitanos tratan a sus menores, el autoestima y la personalidad que les dan desde pequeños, por ejemplo.
37 DeElea, día 18 de Julio de 2008 a las 00:37
Pues a mi me parece bastante claro el asunto, lo que pretende decir Pío Moa. En definitiva, en mi humilde opinión. Se trata de las consecuencias de sustraer los valores y las virtudes espirituales y cambiarlas por el práctico y frío racionalismo. Por eso siempre pregunto a Vani el fundamento moral de su Antiabortismo, de su Providismo y de todos los ismos con los que Vani como un General ruso con su pecho alicatado de medallas se presenta a sí mismo en sociedad. En fin, cuál es el fundamento de su buenismo.

El materialismo, el cientificismo es practico, puro practicismo. Y como se preguntaba Nietzsche, no recuerdo textualmente pero venia a resumirse en qué si acaso no es ético que un cuerpo sano se ampute las partes cangrenadas. Y así ¿no seria ético que una sociedad sana desde un punto de vista materialista y racionalista, extirpe del cuerpo sano las partes cangrenadas y o dañinas para el conjunto? La manera de mejorar un “sistema” es eliminando las causas que lo perjudican... la moral, la ética se someten a lo practico, una moral de lo practico. Porque eliminado el espiritualismo ¿de donde sacar motivo para las virtudes que son contra natura? Motivo para no eliminar al cuerpo enfermo, al individuo defil y defectuoso, al individuo que la naturaleza selecciona según sus propias leyes naturales a la muerte y destrucción en beneficio de la evolución de los especimenes sanos y mejores, si la naturaleza y la lógica desechan los especimenes o unidades defectuosas que necesidad existe de alabar y santificar el sacrificio de mantener la vida por encima de la lógica y el practicismo. ¿Del propio practicismo? El cristianismo es para el racionalismo una enfermedad espiritual, que glorifica a “los débiles” los defectuosos, por encima incluso del sentido común del racionalismo. En resumen actúa contra natura.

El materialismo de ser cierto y de tener “razón” y Razón (no tiene ni una ni la otra si elimina de sus variantes el espiritualismo y si no lo elimina, entonces no es materialismo) seria desastrosa tanto de ser cierta como de no serlo. (Que no lo es, si se mira racionalmente)
38 gaditano, día 18 de Julio de 2008 a las 00:41
Me retiro, malpharu.
Sinrocom es un buen ejemplo de la necesidad de buscar chivos expiatorios en lugar de criticar a los propios padres y a los adultos en general con sus pedagogías negras.
Lo que él receta son métodos aún más autoritarios y traumatizantes para los niños.
Como teienes muchos ratos libres te recomiendo que leas alguno de esos libros en lugar de estar tanto en el blog.No hagas como yo últimamente, que hay dias libres que no soy capaz de dejar la polémica...
Boas noites desde Galicia.
39 malpharu, día 18 de Julio de 2008 a las 00:46
#37 DeElea...
He tenido que leerlo varias veces, pero he entendido lo que quieres decir. Te he entendido aunque me ha costado, pero a Pío no.
Si es así, claro que la razón resulta monstruosa. Eso es materialismo puro. Un sin sentido.
Pero eso no se podrá sostener nunca, las fuerzas espirituales, cortarán por lo sano, no se de que manera; pero no nos gustará, de eso estoy seguro...
Eliminar los débiles, defectuosos, etc., sería tanto como detener la evolución, ponerle puertas al mar, no se, una barbaridad...
40 DeElea, día 18 de Julio de 2008 a las 00:48
Malparhu:

“Es un poco eso que le disgusta tanto de la postura de ver a España, siempre sin mancha...”

Me intriga esa cuestión ¿quienes son esos que ven la historia de España sin mancha? ¿Conoce alguno personalmente? ¿son esos a los que llaman fachas e incluso nazis?
41 gaditano, día 18 de Julio de 2008 a las 00:50
De Elea: las virtudes y valores espirituales, si lo son verdaderamente, lo son para todos, creyentes en esto o en lo otro, y si no lo son, y yo creo que una parte de lo que los curas de diversas religiones han predicado o impuesto no lo son, son dañinas, son falsas virtudes ty falsos valores,entonces son rechazables. Si son rechazables por ser antivirtudes y antivalores, como la obediencia, la sumisión, el miedo al castigo eterno como fuente de moralidad, la noción de opecado original etc...entonces lo deseable es librarnos de ellas.
Naturalmente que, con otro nombre más científico, esas falsas virtudes las predican también los materialismos o paganismos varios.
Relea lo que ha colgado malpharu sobre Alice Miller de la wiki. Da una idea bastante clara.
Buenas Noches.
42 DeElea, día 18 de Julio de 2008 a las 00:58
Lo cierto es, que racionalmente, eliminar a los débiles es lo que la naturaleza hace. Así que en realidad seria darle alas a la naturaleza y a la evolución. O al menos dejar que sigua su propia naturaleza.
43 malpharu, día 18 de Julio de 2008 a las 00:58
#40 DeElea...
Lo de la España sin mancha era solo un ejemplo que venía al caso de lo que hablabamos sobre Hitler y Alemania, como a él le da mucho coraje aquellos que solo ven virtudes en la historia de España...
Yo no se quién ve a España sin mancha. Yo no. Pero eso no disminuye un ápice mi amor a la patria...
44 malpharu, día 18 de Julio de 2008 a las 01:01
#41 gaditano...
Estoy de acuerdo con usted...
45 DeElea, día 18 de Julio de 2008 a las 01:05
¿O sino por qué creen ustedes que Nietzsche dijo que el cristianismo era una religión de esclavos? La religión de los débiles, la de los defectuosos…..contraria a la naturaleza y a la razón, al menos a la razón que prescinde del espiritualismo. Eso es puro racionalismo consecuente con los postulados y dogmas aceptados.

Llevado al extremo de sus postulados. La razón matará a cien para salvar diez mil, con el cristianismo es más probable que mueran cien mil por no eliminar uno. Es así, son sus consecuencias.
46 sinrocom, día 18 de Julio de 2008 a las 01:06
gaditano
Eres el tipico ejemplo de critica automatica, sin necesidad de leer lo que se escribe.
Yo no busco chibos espiatorios, yo no quito la culpa a los padres ni a los hermanos mayores, lo he expresado bien. Pero el culpable mayor es el sistema, porque esta claro que en estos tiempos que corren, los humanos no somos tratados como tales, sino como clientes, o sujetos a seducir para votar a un partido determinado. Yo insisto en que el niño donde tiene que adquirir la estabilidad de su vida futura es en la familia, y si la familia no goza de armonia, es seguro que tendra malas repercusiones en las criaturas.
Actualemente los niños adoptan una forma de ser robotica, enfocada en como ser el centro de atencion, victimas de la convivencia artificial en la que se vive hoy en España.
Siento no haber leido tantos libros como tu ni haber hecho una carrera de psicologo etc, pero con la mia del London College of Music, me basta, y con los palos que he recibido en este pais Hijo de la Gran Bretaña, ahi he hecho todos los doctorados habidos y por haber.
47 malpharu, día 18 de Julio de 2008 a las 01:07
#42 DeElea...
Decir que la Naturaleza elimina a los débiles es una blasfemia. Y en todo caso ¿Qué o Quién es la Naturaleza? Para mí la vida de los seres está en manos de Dios. Y a Dios lo que le preocupa son las almas, no los cuerpos. Aquello que dice "a mi imagen y semejanza", se refiere al espíritu, bajo mi punto de vista.
Y cuando hablaba de evolución, no lo hacía de evolución física, sino espiritual. Y el sufrimiento, la debilidad, la deficiencia, purifica el alma. Por eso, sin estas herramientas no puede existir evolución espiritual...
48 malpharu, día 18 de Julio de 2008 a las 01:08
#46 sinrocom...
No te sulfures, el problema es que no lo entiendes ni el te entiende a tí. Estamos hablando de cosas distintas. No es que no sea válido lo que tu expresas...
49 DeElea, día 18 de Julio de 2008 a las 01:18
La naturaleza, según se desprende en cierta manera de esos textos herméticos que usted hace poco mencionaba Malparhu, es el vestido del alma. La naturaleza pone leyes a la materia, en definitiva, no al espíritu que se escapa de su influencia.
50 malpharu, día 18 de Julio de 2008 a las 01:28
#49 DeElea...
La Naturaleza en su conjunto, desde el Macro al Microcosmo, es manifestación divina. Tanto es así que tiene leyes inmutables, efectivamente. Leyes que nosotros vamos conociendo conforme avanza la ciencia o el conocimiento.
Y efectivamente el espíritu escapa a su influencia, pero no a la influencia divina. Y por ello, también está sujeto a leyes, como las de evolución.
Pero esa es mi opinión, no tiene más valor que el hecho de que las expongo con toda honestidad, no con un fín determinado. Lo cual no significa que sean verdad. Es lo que yo creo, nada más...
Puede llamarme Miguel, no hace falta que utilice el nick...

« 1 2 3 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899