Pío Moa

« Dos libros / El espíritu del cambio de siglo XVI-XVII | Principal | La pax hispanica se agrieta »

La política de Felipe III y de Lerma

29 de Julio de 2009 - 07:38:38 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

El fondo último de la desgracia de Osuna deriva de su concepción estratégica opuesta a la de la corte. Osuna daba máximo valor al Mediterráneo y propugnaba una acción ofensiva; Felipe III y su valido el duque de Lerma prestaban más atención a la Europa Central, y buscaban mantener el statu quo mediante paces. Les inclinaban a ello los ahogos financieros y el ambiente cortesano, corrupto y resignado. Osuna creía mayores los perjuicios de una política defensiva o conservadora que los del endeudamiento.

En realidad España y sus enemigos se hallaban al límite de sus fuerzas, y la línea pacificadora daba buenos resultados, asentando en Europa occidental la llamada Pax hispanica. Por la paz de Vervins, España había eludido el avispero francés y seis años más tarde fue otro gran éxito la firma de la paz con Inglaterra, donde Jacobo I había sucedido a Isabel. Con Jacobo, notable intelectual y mecenas, posible homosexual, llegó a su cumbre el esplendor cultural isabelino. Él teorizó sobre una monarquía absoluta de derecho divino, refutada enérgicamente por Francisco de Suárez, de la Escuela de Salamanca, como ya vimos. No obstante, en la práctica mostró moderación. Fue el primer rey de Escocia e Inglaterra, e intentó unificar ambos reinos, pero los odios recíprocos, cimentados en generaciones de guerras, eran demasiado fuertes, y la religión dominante también difería: calvinista en Escocia, anglicana en Inglaterra.

Siendo Jacobo hijo de María Estuardo, los católicos esperaban de él tolerancia, mas al parecer no hubo mucha, y en 1605 el católico Guy Fawkes, antiguo soldado al servicio de España, intentó volar el Parlamento con sus ocupantes. Descubierto, varios conspiradores murieron en la tortura, y los otros sufrieron la pena por traición: eran ahorcados sin dejarles morir, luego les seccionaban los genitales y los desventraban, quemando sus entrañas ante su vista, y a continuación eran decapitados y despedazados. Fawkes, aunque muy débil por la tortura, se libró saltando de la horca y rompiéndose el cuello. Este castigo se aplicó a quienes predicaban el catolicismo, como Thomas Atkinson en 1616, pese a tener ya 70 años. Según versiones no documentadas, el asunto de Fawkes habría sido una provocación del secretario de estado, Robert Cecil, para eliminar de raíz cualquier tolerancia hacia los católicos.

Aun así, la relación Londres-Madrid fue excelente, gracias a la maestría diplomática del conde de Gondomar, el pontevedrés Diego Sarmiento, probablemente el mejor embajador que tenía España (y tenía algunos excelentes). Gondomar había combatido a Drake después de la Gran Armada, y repelido en 1609 un ataque holandés a Galicia. Bajo el lema "aventurar la vida y osar morir", creó en Londres una eficaz red de agentes, pero su mayor baza fue la amistad lograda con Jacobo I, con quien compartía aficiones y dotes intelectuales. Así influyó en la política inglesa, despertando verdadero odio de los puritanos y del partido antiespañol. Un jefe de este partido, Walter Raleigh, antiguo protegido de Isabel, intentó en 1617 romper la paz entre los dos países mediante un ataque por Venezuela, donde esperaba hallar mucho oro, sublevar a los indios contra España y capturar la flota de Indias. Cosechó un completo fracaso, pero Gondomar protestó y Raleigh a su vuelta, fue decapitado en Londres, muriendo con serenidad admirable. Aparte de corsario, Raleigh fue un político y escritor no común. Más tarde, Gondomar logró hacer encarcelar a otro pirata que había intentado repetir la aventura de Raleigh. Mayor trascendencia tuvo su éxito en impedir que Inglaterra ayudase a los protestantes en la Guerra de los Treinta años, para creciente indignación de los ingleses antiespañoles. En 1622, volvió a España.

La política de paz cosechó un tercer éxito –derrota, para Osuna y otros–: la Tregua de los doce años con Holanda, de 1609. Gracias a la marcha de Farnesio a Francia los holandeses se habían rehecho de un acoso extremo, y la guerra se volvió más lenta y onerosa. España tuvo un buen jefe en Ambrosio Spínola, que tomó Ostende y apretó a sus enemigos, pero sin alcanzar una decisión. Por fin ambas partes prefirieron la tregua. Su impulsor holandés fue el líder Oldenbarnevelt, en contra de Mauricio de Nassau y el calvinismo duro. Oldervanbenelt había firmado en 1596 el fracasado plan con Francia e Inglaterra para aplastar el poder hispano, y en 1602 había fundado la Compañía de las Indias Orientales, una base de la prosperidad holandesa, monopolio con poderes para fundar colonias, declarar la guerra y a atacar posesiones lusas. La tregua permitió a Holanda poner en orden su economía, extender sus redes comerciales a mercados antes prohibidos y ser reconocida por otros estados. Pero causó conflictos entre el partido republicano y el monárquico dirigido por Mauricio de Nassau, y discordias entre los calvinistas radicales y los propensos a una mayor tolerancia con los católicos. Al final, Mauricio consiguió que Oldenbarnevelt fuera decapitado, tras un proceso ilegal, en 1619.

Nuevo éxito de la paz fue el asesinato de Enrique IV de Francia en 1610, por François Ravaillac. Este fue ferozmente torturado trece días, quemado con hierros candentes y descuartizado. Algunos achacaron, sin prueba, el crimen a los jesuitas. Aunque en paz con España, Enrique IV estaba a punto de enviar un fuerte ejército a Alemania a favor de los protestantes. A su muerte el poder práctico recayó en su segunda mujer, María de Médicis, por ser aún niño el nuevo rey, Luis XIII. María buscó el acuerdo con Madrid.

Dentro de esta política entró la expulsión de los moriscos, en 1609. Las minorías religiosas en los países europeos había demostrado ser un germen de guerra interna (el África del norte musulmana no tenían ese problema, pues, por unos medios u otros, los cristianos habían prácticamente desaparecido de allí), y los moriscos formaban una minoría sometida pero inasimilada y siempre hostil. Peligrosa no solo porque se concentraba en algunas regiones y crecía a mayor ritmo que los cristianos, y porque constituía una quinta columna de la piratería magrebí, de la nunca ausente amenaza turca y de Francia, siempre presta a alentar su rebeldía. De su peso en Valencia da idea el hecho de que su expulsión dejó semidespobladas algunas zonas. Por todo ello el pueblo en general miró con alivio la medida, pese al daño económico en algunas comarcas; con menos agrado los nobles, porque les privaba de vasallos. Saldrían unos 250.000 moriscos, a veces en condiciones dramáticas, que empeoraron para muchos en el norte de África, donde sus correligionarios a menudo los maltrataron, robaron o esclavizaron.

Contra lo esperado, las paces no aliviaron la economía. La deuda de 80 millones de ducados dejada por Felipe II, ascendía a 120 a la muerte de Felipe III. La causa reside probablemente en que se trataba de paces "tensas", que requerían una costosa alerta. En los últimos años de Felipe III hubo además los gastos de una guerra menor en Italia, y la ayuda al Sacro Imperio por el reavivamiento de los conflictos religiosos (Guerra de los treinta años). Aun así, y pese a algunos retrocesos, la Pax hispanica parecía consolidar la hegemonía española en Europa. Duraría poco, sin embargo.

-------------------------

**** Un coche bomba deja decenas de heridos en Burgos

Pedraz y compañía, homenajeantes de la ETA, tienen que estar contentos.

**** Toñi Santiago: "Hago responsable de mi dolor al juez Pedraz"

Para Pedraz ese dolor solo puede ser una alegría. A él, como a tantos, lo que le va son los homenajes a la ETA. ¿Y a las víctimas? Lo mismo admite también homenajes a las víctimas, como juez "imparcial". Mientras los futuristas o el jefe de la AVT... En un país serio las protestas habrían llegado al cielo. En el país de la telebasura y los votantes boyunos, ya se sabe.

**** Aguirre canta el cumpleaños feliz a Rubalcaba, el portavoz de la corrupción, del GAL y de la colaboración con los asesinos, que el hombre vale para todo. ¡Qué tiernos estos políticos, mientras deshacen el país! Se le olvidó cantárselo en inglés: habría quedado más propio.

**** España pide a la UE que impida la entrada al Gobierno de Micheletti

España no, Zapo y su pandilla de amigos de los terroristas y las dictaduras.

**** Cospedal dice que Rajoy es víctima del "sesgo escandaloso" del CIS 

Esta señora es un chiste ambulante. Peor que la vice.

**** El PP vuelve a pedir que la Vuelta a España pase por el País Vasco

Pedirlo no cuesta nada. ¿Pasaba cuando gobernaba el PP?

**** El PP pide que la Vuelta pase por Barcelona tras conocer que el Tour sí puede hacerlo

Por supuesto, si un país extranjero como Francia puede hacerlo, ¿por qué no va hacerlo otro país extranjero como España? Igualdad de condiciones. Cosas de los señoritos de la Nena Angloparlante.

**** Pamplona investigará si hubo enaltecimiento del terrorismo en los Sanfermines

¿Se puede investigar lo evidente?

--------------------------------

Ayer, en El economista:

EL DÍA DE SANTIAGO

Santiago fue considerado patrón de España desde el siglo VIII. El Camino de Santiago, que nacía en Oviedo, se convirtió en un eje cultural y económico de primer orden, mayor aún con el Camino francés, que se ramificaba desde Polonia, Escandinavia o Italia para confluir en Puente la Reina. El grito "¡Santiago y cierra España!" ("cierra" en el sentido de carga o ataca) o simplemente "¡Santiago!" o "¡España!" marcó las batallas de la Reconquista y luego las libradas por los españoles en América o en Europa. Ningún símbolo ha caracterizado con más fuerza la formación e historia de España.

El Camino de Santiago encerraba el doble significado de una España política y culturalmente opuesta a la creación islámica de Al Ándalus, e integrada culturalmente en Europa, es decir, cristiana, occidental e independiente (enseguida Oviedo y León se distanciaron de las aspiraciones de Carlomagno a un imperio europeo cesaropapista, y el título de "emperador de España", quería decir que no se aceptaba otro poder político superior a él).

Por una de las muchas tonterías de nuestros separatismos, los nacionalistas gallegos han declarado día de "Galiza" (hasta en el nombre tienen mal gusto) el de Santiago: ¡un símbolo que une tan estrechamente a Galicia (como siempre la hemos llamado los gallegos) con el resto de España! 

Y los políticos que padecemos, fieles a su ruindad y atroz incultura, han suprimido este día como fiesta general en el país. Para los separatistas, España no ha existido hasta tiempos recientes, incluso nunca, y los otros quieren darles la razón. Se sienten progresistas por ello. Pero obsérvenlos: son los que convierten las autonomías en palancas para romper el país, los que han convertido el asesinato terrorista en un modo de hacer política, los que atacan al poder judicial. Sin olvidar su repugnante corrupción económica. No les gusta lo que Santiago simboliza. Natural.

Comentarios (71)

« 1 2 »

51 egarense, día 29 de Julio de 2009 a las 14:09
#49 lead...
¿Por qué no prueban el SkyDrive de la suite Windows Live?...
52 bacon, día 29 de Julio de 2009 a las 14:16
49
aparte de que ocupa sitio, el disco duro se puede dañar, en "la red" está más seguro
-----------------------------------
no sabía nada sobre guy fawkes hasta que lo comentasteis hace poco en el blog, llevo un rato buscando en la red y casi todo lo que hay da como cierta la "versión oficial", excepto en enlace que pones en 32 y una nota en el enlace que pone jjvr en 30 (Conflicting historical details confirm one thing - that the official account of this event that persists in our folklore cannot possibly be true).
Leyenda negra "at its best" hoy día.
Seguiré buscando
53 jjvr, día 29 de Julio de 2009 a las 14:18
lead y otros

Lo bueno sería implementar aquí, un sitio o sub-sitio donde se pudieran enviar enlaces interesantes debidamente clasificados. Habría que engatusar a nuestro huesped.

Un saludo y hasta la noche

Un saludo
54 bacon, día 29 de Julio de 2009 a las 14:22
cómo se ve "lo de cataluña" desde fuera:

http://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/europe/e...
55 lead, día 29 de Julio de 2009 a las 15:01
[Base documental: Almacenamiento de documentos en hotmail o gmail]

manuelp #43

Me han aclarado que, en Favoritos, el enlace queda almacenado en la Red. Bien está...pero yo prefiero mi sistema de los auto e-mails a mis cuentas en hotmail o gmail por las siguientes razones:

(1) Porque tengo muchos enlaces lo que, para buscar uno de hace dos años sobre un tema concreto, me tendría que repasar la lista completa de enlaces. Según me dicen, Favoritos es para un relativamente pequeño número de enlaces de frecuente consulta, que no es mi caso.

(2) Yo suelo almacenar textos completos de documentos, a veces con el enlace (si lo tiene) y otras sin él. En Favoritos no se pueden almacenar textos (por ejemplo, escaneados)

(3) Búsqueda sencilla mediante palabras clave (por ejemplo mis propios posts, aunque sean de hace varios años)

Para el problema que exponía en mi #40 (anulación de un enlace a un video en YouTube) lo he resuelto instalando el programa gratuito realplayer; así, cuando quiero almacenar un video de un concierto que quiero conservar en cualquier circunstancia, lo descargo a mi Disco Duro mediante realplayer; de esa forma, lo tengo siempre disponible.

56 lead, día 29 de Julio de 2009 a las 15:02
jjvr #53

Los "peones negros" del blog de al lado tienen ese archivo centralizado.
57 manuelp, día 29 de Julio de 2009 a las 15:52
Lead

Disculpe, es que me habia ido a comer. Lo de favoritos lo puede usted organizar como quiera, por carpetas y subcarpetas, como un archivo de paginas webs, con la opcion de organizar favoritos y da una gran agilidad y rapidez a la hora de buscar información.
Eso si, los documentos que usted escanee no se pueden guardar ahí, salvo que tenga una pagina web propia.
58 Sorel, día 29 de Julio de 2009 a las 16:32
Al hilo de mi post 358 de ayer y en descargo del personaje en cuestión...

Epílogo
[en forma de apólogo moderno, de lengua hitlerovulgar]


En la noche del 3 al 4 de diciembre de 1892, nacía un muchachito en un puerto del noroeste atlántico de España.

Cuarenta y siete años más tarde, a comienzos de la II Guerra Mundial, el Reichsführer S.S. Heinrich Himmler sabía esto, probablemente desde hacia ya varios años: convenía desconfiar del hombre, al parecer muy católico en sentido propio y en sentido figurado, en que se había convertido aquel muchachito.

Los especialistas de los institutos de la S.S. de la Raza, bastante competentes en la materia, habían señalado que se trataba de un judío. Producto del cruce de dos líneas de estos conversos a quienes el Santo Oficio inquisitorial no les había quitado el ojo de encima. Tenía para ello razones beatas y españolas, que no eran la de los nuevos señores de la antigua Germania pagana. Del Santo Oficio desconfiaba también el Reichsführer y los suyos: había, a buen seguro, por debajo una jugarreta típica de los curas. Los institutos de la Raza no ignoraban, en efecto, que estos conversos, presuntamente aniquilados en las piras o rigurosamente reducidos por el ostracismo, según los liberales, habían penetrado ampliamente, por el contrario, en las élites de España. Era una nueva manifestación muy camuflada del “caos de los pueblos” que lleva siempre encima esta Iglesia romana, denunciada valerosamente por ello por Alfred Rosenberg, el inspirador del partido nazi, el N.S.D.A.P., en su libro El Mito del siglo XX.

Pasaron después diez, veinte, treinta años. Los supervivientes de las S.S. al desplegar su diario de postguerra, habían tenido la ocasión de decirse muchas veces, con tristeza, aunque a pesar de todo con satisfacción profesional, que habían acertado. Lo que se puede llamar el “rabinato internacional”, especialmente el americano, publicaba con regularidad extrañas mociones de agradecimiento dirigidas al anciano en que se había convertido aquel muchachito. Ya eran imposibles de contar los testimonios de gratitud, procedentes de las comunidades judías sefardíes (de origen español), dirigidos a éste.

El descendiente de conversos por ambos lados había hecho bien su trabajo. Miles de judíos de la Europa occidental habían sido salvados por él de la “solución final”. Y, sobre todo, era suya una iniciativa “típicamente marrana”, que le había hecho volar por encima de casi 500 años, en ayuda de los judíos expulsados por los RR.CC. Así salvo a decenas de millares de judíos, que siguen hablando aún un dialecto del castellano en su refugio de Salónica. Dándoles de nuevo la nacionalidad que les habían quitado Fernando e Isabel. Una nacionalidad a la vez neutra y, aparentemente, amiga del Reich (nueva jugarreta) por tanto intocable.

Eso en el momento en que los Aliados, especialmente a través de la voz de Anthony Eden en la Cámara de los Comunes, se habían negado a hacerse cargo de los judíos que generosamente el Führer les había ofrecido, en su discurso del Sportpalatz, entregarles en masa. Justo en el momento en que la Suiza de corazón tan liberal hacía retroceder de sus fronteras, sin mostrar debilidad, a los judíos súbditos de Alemania, escapados por un instante de la solución final, que lograban llegar a ella.

En su diario de posguerra encontraban los especialistas de las S.S. otro tema de reflexión. Esta vez de perplejidad. En todo el mundo, o casi, infatigablemente, a excepción de los rabinos y de los sefardíes, los liberales atacaban violentamente al anciano nacido en el noroeste atlántico español. Lo denunciaban como mascarón de proa retrasado de un nacional-catolicismo totalitario, salido de los horribles desposorios de Hitler con la Inquisición de los Reyes Beatos.

Los caballeros huérfanos de Hitler y de Wotan intentaron durante mucho tiempo comprender. Por supuesto, el anciano había cultivado siempre el pecado autoritario, pero de ahí a… Acabaron por concluir que eran los liberales quienes, decididamente, no comprendían gran cosa de España.

Las dos líneas de conversos que habían detectado, treinta o cuarenta años antes, se llamaban Franco y Bahamonde. El apellido paterno y el apellido materno del Caudillo.

Jean Dumont

-------------------------------------------------

Dejo a ustedes enjuiciar la verosimilitud de tal argumentación.

59 Sorel, día 29 de Julio de 2009 a las 16:34
Información firmada, al día siguiente del tercer aniversario de la muerte del Caudillo (21 de noviembre de 1978), por el corresponsal del gran diario madrileño ABC, (página 7 de la edición de Sevilla):

“Ayer se celebró en el templo de la comunidad sefardí de Brooklyn una ceremonia religiosa para rezar por la memoria de Francisco Franco, como testimonio de gratitud por la salvación de 40.000 judíos en tiempos de la II Guerra Mundial”.

60 lead, día 29 de Julio de 2009 a las 19:06
egarense #51. Gracias. Investigaré esto del uso del SkyDrive de Windows Live.

bacon #49: Como he señalado, el único problema que he tenido con la Red es con algún video de YouTube, que al intentar reproducirlo unos meses más tarde, lo habían quitado por infringir no sé qué norma. Por eso, utilizo realplayer para los más preciados, que paso a mi Disco Duro (como, por ejemplo, la película de Leni Riefenstahl, El Triunfo de la Voluntad, una joya que no quiero perder).

Lo de la celebración del Guy Fawkes, que viví directamente hace casi 30 años, fue un shock cultural para mí. Abronqué a mis amigos británicos por esa muestra de barbarie cultural sobre las pobres mentes de los niños, pues la celebración era (y es) utilizada para, supuestamente, aumentar la cohesión patriótica del pueblo británico (exceptúando a sus católicos). Y luego hablan de la leyenda (porque lo es) de Santiago Matamoros en la batalla de Clavijo. Claro que, como dije, lo de Els Segadors (rebañar los cuellos de los castellanos) está en la línea del Guy Fawkes y los supuestamente civilizados (pero muy peseteros) catalanes siguen con la dichosa celebración el 11 de Septiembre del botifler Rafael Casanova y cantando el dichoso himno patriótico.
61 lead, día 29 de Julio de 2009 a las 19:55
[Cataluña, entonces y ahora]

Pereimi

Hace un par de días Perieimi puso un texto, creo que de Dalmacio Negro (que, ahora, no encuentro) con unas reflexiones sobre Cataluña en el contexto de la laxa y poco exigente Monarquía Hispánica de los siglos XVI y XVII y dl actual Estado de las Autonomías, sobre todo con la deriva maximalista que está tomando con Zapatero.

Creo que es una reflexión de gran interés por las enseñanzas históricas correspondientes. Opino que la persistencia de las características laxas de aquella Monarquía, sobre todo al fracasar los intentos modernizadores de Olivares para conseguir un Estado más compacto con que poder agrupar todos sus recursos, precipitó ,
la decadencia española.

Cierto que la política exterior de Felipe IV, es decir, de Olivares, persistía en la defensa de los intereses de la Casa de Austria en el centro de Europa (de nulo interés para la sociedad española), pero haciendo frente al reto de las disputas con Francia con las armas de una Monarquía integrada como un verdadero Estado español, es probable que se hubiera controlado la amenaza del poder francés, así como de Holanda.

Ahora el reto es competir como una sociedad integrada en un Estado fuerte con el resto de Estados de la Unión Europea (que es una Unión de Estados, no de regiones o Q"pueblos", cosa ésta que no significa nada) y competir en el mundo.

Si en 1652, tras la aventura separatista de 1640, Cataluña comprobó que no pinta nada fuera del tronco común hispano (Portugal contaba con un Imperio para sobrevivir separadamente), ahora sería triste que hubiera que repetir la experiencia para comprobar lo mismo. Las fuerzas vivas catalanistas cuentan, en el caso de independizarse, con vivir de gestionar los flujos de inversión extranjera hacia esa Cataluña independiente (ya que Cataluña carece de tecnologías propias relevantes).

Y la charnegada que vota al PSC y a ERC supongo que cree posible (que por ahora lo es) seguir con el modelo de Concierto que les vale a vascos y navarros, es decir, vivir dentro del Estado español a costa de que éste les subvencione ("paz por dinero"). Las necesidades políticas de Zapatero les hace ver que es posible; ¿serán otros políticos diferentes de Zapatero tan concesivos?.
62 bacon, día 29 de Julio de 2009 a las 20:04
completamente fuera de hilo

parece ser que Simon Wiesenthal, el famoso "cazador de nazis" fue un mentiroso.
La fuente no parece muy sospechosa de neo-nazi

http://entertainment.timesonline.co.uk/tol/arts_an...
63 manuelp, día 29 de Julio de 2009 a las 20:10
# 61 lead

Ya ha pasado la hora de cualquier reflexión. La alternativa es clara y única, ó bien se rompe la nación, con las previsibles y catastróficas consecuencias subsiguientes ó bien se reforma la constitución y se aplica una politica de cohesión nacional, por los medios que sean necesarios, que dará origen a posibles conflictos, pero que siempre serán menores que la primera opción.
Ya no es posible ninguna otra solución.
64 bacon, día 29 de Julio de 2009 a las 20:17
lead 61
creo que te refieres al 157 del 27 de Julio de periemi

http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado...
65 bacon, día 29 de Julio de 2009 a las 20:25
manuelp 63
Creo que tiene razón. Y si no se hace nada, ya se ve lo que nos espera: los separatistas seguirán pidiendo y pidiendo...

Hemos pasado de que muchos se tomasen lo de "romper España" como si fuese una burrada de los "fachas" a encontrarnos con que un día uno se da cuenta de que realmente España está ya bastante rota.
Lo peor es para los jóvenes, que hace unas décadas tenían a su disposición España entera cuando se planteaban encontrar trabajo; ahora la cosa es diferente.
Y el ciudadano que ve la política desde lejos (como yo) se da cuenta de que le han engañado: hace años que las vascongadas tienen un nivel de autonomía superior a cualquier otra comunidad autónoma europea, pero resulta que era mentira; nada de eso les bastaba, las ratas de la eta siguen intentando matar todo lo que pueden y sigue habiendo quienes no dejan de hablar de negociar con ellas.
Se decía que los catalanes eran más civilizados, pero ya vemos también hacia donde van.
66 manuelp, día 29 de Julio de 2009 a las 20:38
# 65

Es una falacia que estuvo muy extendida, la de que a cambio de paz era conveniente ceder en cualquier terreno. Ya se ha visto despues de treinta años, que el separatismo necesita alimentar continuamente la hoguera del resentimiento y la reivindicación.

Parafraseando a Churchill respecto al pacto de Munich, se puede decir que si los españoles caemos en el deshonor para evitar el conflicto, primero tendremos el deshonor y despues el conflicto.
67 lead, día 29 de Julio de 2009 a las 20:39
[La Monarquía Hispánica: sistema de gobierno]

A diferencia de la centralización y forma absolutista que se iba imponiendo en Francia, la Monarquía Hispánica de los siglos XVI y XVII, que gobernaba territorios en los cinco continentes, era un sistema complejo de "checks and balances" (controles y equilibrios), que dirían Locke o Montesquieu. Reproduzco del Capítulo 4 "Una aristocracia provincial: la clase dirigente catalana en los siglos XVI y XVII", de "España y su Mundo", de John H. Elliott:

En los diversos territorios de la Corona, el gobierno era ejercido por los virreyes, directamente dependientes de las instrucciones de Madrid, mientras que la admininistración de justicia quedaba encomendada a las Audiencias. Consejos, Virreinatos y Audiencias era, por tanto, instituciones esenciales de un complicado sistema de organización gubernamental cuya médula espinal era Madrid.
(...)


La burocracia no actúaba en el vacío ni su poder era exclusivo e ilimitado. Estudios recientes han ido poniendo en claro que el sistema español de gobierno, tanto en el Viejo Mundo como en el Nuevo, era esencialmente un sistema de contrapesos y controles, y que el gobierno dependía de la interacción de varias intituciones, que constantemente reajustaban sus relaciones para mantener un precario equilibrio;...en particular, en el Nuevo Mundo, el virrey era controlado por la Audiencia, ésta por el virrey, y ambos por el Consejo en Madrid. Pero los controles venían tanto de dentro como de fuera. Los poderes de los funcionarios estaban limitados, en los dominios del Rey de España y en todas partes, por consideraciones de tiempo y espacio, por autonomías y jurisdicciones locales, por privilegios y exenciones y por todo tipo de presiones, legales o encubiertas, que los poderosos intereses locales podían ejercer sobre los agentes de la Corona.
(...)

La unión de las Coronas de Castilla y Aragón como resultado del matrimonio de Fernando e Isabel no alteró formalmente el sistema de gobierno de Cataluña. La naturaleza contractual de la Monarquía en Cataluña fue conservada; el gobierno del Rey actuaba dentro de los límites establecios por las "constituciones" tradicionales; las leyes sólo podían ser promulgadas o modificadas y los impuestos votados en las sesiones de las Corts catalanas, a las que el Rey debía asistir en persona; la justicia continuó siendo administrada por la Audiencia establecida en Barcelona, y el comité permanente de los seis, conocido como la Diputació, continuó vigilando los derechos y libertades del Principado y representando sus intereses en los conflictos con los funcionarios reales. El único cambio efectivo, crucial para el desarrollo futuro de la vida política y social de Cataluña, lo produjo la salida pra siempre del Rey y su Corte del Principado
68 lead, día 29 de Julio de 2009 a las 20:53
[ Vieja Monarquía Hispánica y nuevo Estado de las Autonomías]

bacon #64

Gracias: Sí, ese el texto de Dalmacio Negro, con este párrafo final:

De la guerra civil surgió un nuevo Estado, prácticamente ex novo como Estado Nacional. De él procede el actual Estado de las Autonomías, que habiendo constitucionalizado los problemas regionales heredados de la vieja forma política imperial, singulariza o particulariza nuevamente a España entre las naciones europeas de manera parecida a como la Monarquía de España, una forma política muy peculiar, fue distinta a todas las demás formas políticas europeas durante la época moderna. Con la formación de la Unión Europea, España corre el riesgo de ser vista con recelo, si viese en su peculiar Estado un ejemplo capaz de despertar deseos de imitarlo entre las oligarquías de las numerosas regiones europeas, muchas de las cuales pueden alegar con mucho más fundamento que las españolas una tradición nacional y estatal, aparte de otras diferencias lingüísticas y raciales.

69 jjvr, día 29 de Julio de 2009 a las 20:55
#56 lead

No me refería a eso si no al tipo de temas que se tratan por aquí.
Como dice manuelp en #57, mediante una pagina web, se podría combinar el almacenamiento de enlaces de temas de interés y textos propios. Sería una forma interesante de compartir información.

Claro está que ésto requeriría trabajo, pero no creo que fuera mucho más que el que se pierde componiendo los posts que se envían aquí, con la ventaja de que no habría que andar buceando en todos los anteriores cuando se busca una información concreta.

Pero insisto en que no es más que una idea.

Un saludo

70 Perieimi, día 29 de Julio de 2009 a las 22:13
EL NACIONALISMO EN ESPAÑA, por Dalmacio Negro Pavón, en “La Razón”, 20/01/04.

La debilidad congénita del nacionalismo español constituye la causa principal de que aquí parezcan mucho más fuertes los nacionalismos particularistas, disgregadores, que en otras naciones, -casi todas, Alemania, Francia, lnglaterra...- en las que las características particulares de algunas de sus regiones, provincias, partes o “Estados federados” son mucho más acentuadas que en España. No sólo por las abundantes diferencias lingüísticas, sino por la etnia, la religión, haber tenido regímenes políticos propios -” históricas” hasta hace relativamente poco tiempo en algunos casos-, etcétera. Pero en ninguna de ellas se ha cometido la insensatez -o la demagogia- de considerarlas autonomías cuasi estatales como en España y de consagrar en la Constitución, a su vez sacralizada con fiesta de guardar y todo, el término nacionalidades.

La lógica de la política, hay que repetirlo una y otra vez, es la retórica; por lo que, como “in politicis” no se trata de hacer demostraciones sino de convencer, las palabras tienen también una lógica, y muy poderosa; se podría decir que la política es cosa de palabras; es por lo que degenera muy fácilmente en palabrería. Gorbachov solo quería reorganizar el comunismo para que sobreviviese; pero al introducir en el lenguaje político para conseguir el apoyo de la opinión las palabras “perestroika” (reestructuración) y “glasnost” (transparencia), éstas arrastraron con su lógica al régimen, al llevar la gente lo de la reestructuración y lo de la transparencia lo más lejos posible. Lo mismo ocurre con la constitucionalización de la palabra nacionalidad, pues las palabras significan lo que significan -y ésta ya significa de suyo algo muy preciso- pero además, en política, en cuanto operan como conceptos, siempre están preñadas de historicidad; y, desde 1848 el principio de las nacionalidades justifica o sirve de pretexto , allí donde hay una minoría u oligarquía audaz, para exigir que a la nacionalidad corresponda un Estado. El independentismo, justificado o no, tiene su lógica particular.

Como la Constitución seguramente no la leen más ciudadanos que los que están interesados por alguna razón práctica, no está de más recordar que no acaba ahí la cosa, aunque ya es bastante: según su artículo 143 , pueden constituirse en Comunidad Autónoma “las provincias limítrofes con características históricas, culturales y económicas comunes, los territorios insulares y las provincias con entidad regional histórica”. O sea, si se comprende bien, se está diciendo previsoramente que España no es una realidad sino un proyecto de futuro; que España está por hacer. ¿Se tratará de una aplicación de la idea orteguiana, tal vez mal digerida, de la nación como un proyecto en común?

Los equívocos y ambigüedades constitucionales ayudan a explicarse el disculpable estado de confusión permanente del Sr. Zapatero y sus amigos. Pero resulta muy difícil entender la imprudencia de introducir la palabra nacionalidad en el texto constitucional. Tanto más cuanto, según este último aunque no se diga expresamente así, el lazo de unión, tal como se ha sugerido parece ser, el Estado, un aparato, una maquina -”el Estado español” al que hacen siempre alusión los separatistas en lugar de referirse a España, sustitución que se ha introducido en el lenguaje periodístico-, no la nación misma, cuya soberanía reside, se afirma constitucionalmente, en el pueblo español. Pues, aunque se diga en el preámbulo de la Constitución que es la nación española, que por cierto, si se trata del pueblo, este último no fue convocado que se sepa, o salvo error u omisión, para elegir alguna asamblea constituyente según es sólito en estos casos, la que proclama su voluntad de ... etcétera, la nación española, el pueblo, no pinta nada en estas cosas, pues son las nacionalidades o provincias históricas etcétera, las que deben decidir si son autónomas, una especie de pre o para Estados. Lo que parece significar que la nación española aunque sea una “indisoluble unidad” se excluye generosamente de opinar sobre qué son naciones dentro de ella, aspecto reservado al oportunismo político.


71 lead, día 30 de Julio de 2009 a las 00:11
[Influentials o líderes de opinión informales]

Hace unos pocos meses, tras la lectura del número 39 de La Ilustración Liberal, puse un post sobre los influentials (los influyentes) o líderes informales de opinión:

En 1955 los norteamericanos Elihu Katz y Paul F. Lazarsfeld publican Personal Influence, una obra cuyo influjo ha sido decisivo en la investigación del papel que desempeñan los medios de comunicación en conformación de la opinión pública. Para los investigadores americanos, la influencia de los medios está mediatizada por líderes de opinión informales que recogen la información, la interpretan y la comparten con sus amistades y compañeros de trabajo. Estos líderes de opinión informales son los que posteriormente Ed Keller y Jon Berry denominarán influentials. Se trata de personas corrientes pero cuya actitud vital les hace participar muy activamente en asociaciones, medios, discusiones locales... Los influentials consumen medios de comunicación y trasladan esa realidad, ya interpretada, a su círculo de influencia, es decir, a sus familiares, amigos, compañeros de trabajo...

El artículo, aquí (pinchar arriba el nº 39; poner "influentials" en la ventana de búsqueda):

http://www.lailustracionliberal.com/

« 1 2 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899