Pío Moa

« La política de Felipe III y de Lerma | Principal | Los años 30 del siglo XVII / Concomitancias »

La pax hispanica se agrieta

30 de Julio de 2009 - 08:58:28 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

En 1616 se agrietó la paz por el norte de Italia, por el ataque de Saboya y de Venecia, que cogía en tenaza el Milanesado. Los nacionalistas italianos creían al “monstruoso cíclope español” “tísico por el largo ocio de Italia y por la fiebre ética de Flandes, un elefante que tiene el ánimo de un pollito”. Para 1618 Saboya y Venecia estaban vencidas y exhaustas. Madrid, conciliador, impuso condiciones suaves y consintió a Venecia el control del Adriático, para indignación de Osuna.

Y ese mismo 1618 echaba a rodar en la lejana Bohemia una bola de nieve que se haría gigantesca, dañaría a toda Europa y en tres décadas acabaría con la hegemonía hispana: el 23 de mayo unos delegados calvinistas tiraron por la ventana del castillo de Praga a tres políticos católicos (segunda Defenestración de Praga: se salvaron por caer sobre estiércol) y reclutaron un ejército contra el emperador Matías, sucesor del débil Rodolfo II. El golpe complicaba a Madrid, por su alianza con Viena. Rodolfo y Matías habían sido tolerantes hacia los protestantes pero la lucha se generalizó por Bohemia y Alemania El nuevo emperador Fernando II pidió ayuda a Madrid, los protestantes a una variedad de príncipes e incluso buscaron la colaboración turca. Spínola ocupó parte de Renania y el embajador español en Viena, Íñigo de Oñate, explotó las divisiones entre los protestantes. La batalla de la Montaña Blanca, en 1620, dio un triunfo decisivo a los imperiales católicos, y las tropas protestantes entraron en progresiva descomposición hasta 1624.

Pero en 1625 Dinamarca, con dinero de Francia, intervino en ayuda de los protestantes pensando en ocupar zonas del norte de Alemania. Aunque católico, Richelieu perseguía ante todo quebrar al Imperio y a España. La acción danesa duró hasta 1629, cuando el general católico Wallenstein la derrotó y ocupó Jutlandia, aunque no pudo tomar Copenhague. El rey danés Cristián IV, renunció a la lucha a cambio de conservar su reino. Así terminaba la primera década de guerra.

De momento, este conflicto solo había costado dinero y pocos hombres a España. Al pasar el trono a Felipe IV, el nuevo valido, Olivares, hubo de encarar el fin de la tregua con Holanda, el embrollo alemán y la agresividad francesa. A su vez adoptó una línea más agresiva que la de Lerma. La contienda de Flandes se enconó contra una Holanda muy reforzaba que, no solo replicaba con eficacia a las acciones españolas, sino que golpeaba en las posesiones portuguesas y a Filipinas. En 1624 tomaba San Salvador de Bahía, en Brasil, aunque España la recuperó al año siguiente, como también capturó Spónola la estratégica plaza fuerte de Breda, hecho inmortalizado por el célebre cuadro de Velázquez. Pero la toma de Breda no fue decisiva, y en 1628 la armada holandesa sorprendió y capturó en Cuba a parte de la flota de Indias, con cuyo botín financió Holanda nuevas campañas. Terminaba la década con malos augurios para España.

Mientras, la política francesa se tornaba más peligrosa. En 1624 Luis XIII dio su confianza al cardenal Richelieu, tras sufrir a varios favoritos ineptos. Richelieu era corrupto, refinado, sin escrúpulos, protector de las artes y buen organizador: un príncipe del Renacimiento inspirado por Maquiavelo. Ansiaba engrandecer a Francia y hundir en lo posible el poder hispano-imperial, pero antes debían poner orden en casa afianzando la autoridad regia sobre los nobles, eterna pugna francesa nunca resuelta. Y debió afrontar nuevas rebeliones calvinistas, hasta que sometió su plaza fuerte de La Rochela, en 1628, poniendo fin a la anomalía de un estado dentro del estado. Entre tanto, dio grandes sumas de dinero a Dinamarca, para que atacase al Sacro Imperio y amenazó las comunicaciones españolas ocupando el valle de Valtelina entre Italia y Suiza.

En Inglaterra, Jacobo I, mal administrador, chocaba con el Parlamento, por lo que apenas lo convocó, y recurrió a la venta de cargos y monopolios. Trató de casar al heredero, Carlos, con la infanta española María Ana, y como el proyecto aseguraba la paz, Madrid y Londres lo prolongaron. Los protestantes se oponían, y en 1623 Carlos hizo un romántico viaje de incógnito a España, para obtener por fin la mano de la princesa; pero se le exigió hacerse católico, la boda se frustró y se agrió la relación entre los dos países. El Parlamento deseaba fervientemente la guerra con España, por motivos religiosos y para saquear las Indias.

Jacobo murió en 1625, y le sucedió Carlos, que se casó con la francesa Enriqueta María, hija de Enrique IV y de María de Médicis. Los protestantes la rechazaban por católica, y la relación conyugal, pésima al principio, mejoraría tras el asesinato, en 1628, del duque de Buckingham favorito del rey. Carlos I, emparentado con un príncipe protestante expulsado del Palatinado por los españoles, declaró la guerra a España en 1625, y mandó una expedición conjunta con Holanda para apoderarse de Cádiz y de la flota de Indias, y financiarse con ella. Pero esta vez agentes de Madrid en Londres dieron aviso, impidiendo el factor sorpresa. La resistencia en Cádiz y las tormentas infligieron a los atacantes una dolorosa pérdida de hombres, barcos, dinero y prestigio en aquel año en que España también tomó Breda, recuperó Bahía en Brasil, y tuvo otros éxitos importantes. El duro revés enfrió los ánimos de Londres, y no hubo nuevas acciones de relieve hasta la firma de la paz en 1630. Carlos firmó también la paz con Francia, después de haber fracasado en 1627 su socorro a los hugonotes de La Rochela. Estas desgracias harían al rey impopular entre sus belicosos súbditos protestantes.

**** Blog: “Las dos líneas de conversos que habían detectado, treinta o cuarenta años antes, se llamaban Franco y Bahamonde. El apellido paterno y el apellido materno del Caudillo”. Son seudoexplicaciones algo pueriles, que se encuentran también entre los buenos autores. La conducta de Franco en relación con Hitler no tiene la menor relación con su supuesto origen judío, ni esos apellidos eran judíos. Los judíos cristianizados adoptaban apellidos cristianos convencionales, algunos con más frecuencia que otros, pero que no se convertían por eso  en apellidos  judíos. Es como cuando se oye decir que “Ortega” o “Jiménez” son apellidos gitanos: “El Caudillo acogió al embajador correctamente, pero sin efusión, y Hoare le cobró inmediata antipatía: “Su voz era muy distinta de los incontrolados y desapacibles gritos de Hitler o de los modulados y teatrales bajos de Mussolini. Era la voz de un médico de cabecera, con buenos modales (…) Me llevó a pensar cómo pudo llegar a ser el joven y brillante oficial en Marruecos y luego el comandante en jefe en una salvaje guerra civil”. Su voz, al igual que su calma, exasperaban al embajador: “¿Había algo más en él que no pudiera ser percibido fácilmente, o de qué modo este joven oficial de origen judío, de escasa influencia política y de personalidad nada impresionante, pudo llegar a la más alta magistratura del estado?” No se ha descubierto, por más que se ha investigado, origen judío en Franco; y sin una acusada personalidad parece difícil que se hubiera impuesto una y otra vez a sus muchos, empeñados y peligrosos enemigos (Años de hierro).

Por lo demás, el resto de la especulación de Dumont es aquí ilusoria. A Franco no le gustaban los hebreos, pero tampoco pensó en ensañarse con ellos ni compartía la obsesiva persecución nacionalsocialista. Algunos rabinos defendieron a Franco, pero muchos más lo atacaron, incluso ferozmente, e Israel le jugó la mala pasada de votar contra su admisión en la ONU.

----------------------------

**** Dice el grotesco niñato, “No es una cuestión de lo que Obama puede hacer por nosotros, sino de lo que nosotros podemos hacer por Obama”.  Solo le faltó añadir: “Obama,  mein Führer”. Creo que jamás habíamos visto una muestra de adulación y servilismo tal, por parte del cómplice del terrorismo que mangonea el país. Pero así es: el descenso a la basura no conoce límites.

 Habló también el fulano de "la diversidad y complejidad del mundo en términos de culturas, de formas de vida, de religiones o de las diferentes perspectivas en el orden mundial". Él entiende muy bien la diversidad y se lleva perfectamente con muchas de sus manifestaciones: la cultura del asesinato como forma de hacer política, la religión de los totalitarismos como el cubano, las formas de vida tiránicas como la marroquí,  las perspectivas del terrorismo musulmán o de Gibraltar como colonia inglesa, la cultura del aborto como un derecho fundamental, el socavamiento de la familia como forma de vida, la corrosión de la independencia judicial como perspectiva de la diversidad… Zapo es un sujeto de mentalidad abierta, no cabe duda. Y Obama también.

**** Chaves: "ETA no ha pensado en mujeres, embarazadas, en niños, en personas"

Este corrupto proetarra y abortista enseña la pata sin querer. ¿No son personas las mujeres, las embarazadas y los niños? Por lo demás, lo del embarazo, para él se resuelve pronto con un aborto: se trata de un derecho, dice, y los derechos conviene practicarlos, no vayan a oxidarse.

**** Rubalcaba: "Había 41 niños durmiendo que podrían haber muerto"

El colaborador de los asesinos preocupándose por los niños, ¿no es enternecedor? El país de la desvergüenza ilimitada.

**** Nos informa el ministro Gabilondo: "Me gusta la carne en casi todos los sentidos de esa noble palabra". ¡Qué poco noble en su boca, dicho sea también en todos los sentidos! 

Comentarios (40)
1 Hegemon1, día 30 de Julio de 2009 a las 11:08
Sería interesante analizar que hubiera ocurrido si el principe inglés Carlos se hubiera casado con la Infanta de España. Dos religiones diferentes pero sobretodo dos paises rivales uno buscando el mercado americano, impermeable para ellos y dominado por España y esta quitándose o garantizando una posible alianza de un rival picajoso, molesto y alentador de multiples enemigos de España.

Para mi hubiera sido mucho más beneficioso para Inglaterra porque pretendía abrir nuevas vías comerciales tan necesarias para los reivindicativos comerciantes ingleses, pero no hubiera sido garantía para nostros de que los anglos no siguieran financiando empresas a terceros para combatir a España.
2 Hegemon1, día 30 de Julio de 2009 a las 11:11
Me da la impresión de que Moa no se moja respecto al papel de Olivares y su gestión, personaje que ha suscitado aquí algunas polémicas. Puede que lo deje para un futuro post. Pero parece dejar entrever que en algunas decisiones España (Olivares) no pudo hacer otra cosa más que dejarse llevar por los acontecimientos y hacerlo lo mejor que pudo. ¿Qué podría haber sido menos impulsivo y evitar algunas sangrías a España?...puede que si...o no.
3 manuelp, día 30 de Julio de 2009 a las 11:41
Dice Moa:

De momento, este conflicto solo había costado dinero y pocos hombres a España.

Cierto, en la batalla de la Montaña Blanca el orden de batalla del ejército católico sólo incluía a dos unidades que podian denominarse vagamente españolas, el Tercio valon de Verdugo y el Tercio napolitano de Spinelli.

http://www.armchairgeneral.com/forums/showthread.p...

Y en la fase danesa de la guerra de los treinta años, fue Wallenstein el que llevó el peso de combatir a los daneses.

Pero en dinero, ya era otro cantar, según el libro de Elliott citado estos dias y que ya he empezado a leer, mantener el ejército de Flandes costaba tres millones de ducados anuales y el emperador Fernando II hizo oidos sordos a la petición de España de ayuda en Flandes en justa correspondencia a la ayuda española en Alemania.

El momento clave fue 1621, cuando hubo que decidir si se rompia la tregua con Holanda ó se le concedía la independencia, optándose por la guerra a instancias de la facción dominante del valido Baltasar de Zuñiga, tio de Olivares, el cual le sucedería al año siguiente.
4 Perieimi, día 30 de Julio de 2009 a las 12:08
”[...] Richelieu era corrupto, refinado, sin escrúpulos, protector de las artes y buen organizador: un príncipe del Renacimiento inspirado por Maquiavelo. [...]” (P. Moa en el hilo de hoy)

MAQUIAVELISMO Y MAQUIAVELIANISMO, por Dalmacio Negro, en “La Razón”, 24/09/02.

Maquiavelo, sabiamente representado por Gregorio Robles, ha venido con su autoridad (LA RAZÓN, 20-IX-2002) en apoyo de la crítica al contractualismo político expuesta en esta columna (LA RAZÓN, 18-IX-2002). Es elemental cortesía aplazar eI examen de algunas consecuencias de esa doctrina sutilmente corruptora como todo lo que es falso, para corresponder a Maquiavelo defendiéndole de la sempiterna acusación de maquiavelismo de que se queja. Si Carlos Marx dijo, frente a los divulgadores de su doctrina, je ne suis pas marxiste (yo no soy marxista), Maquiavelo podría haber dicho, de haber vivido lo suficiente, io non sono macchiavelista (yo no soy maquiavélico). Su obra inmortal El príncipe ha sido objeto en todas las épocas de muchas interpretaciones; pero entre las calificaciones siempre han prevalecido las descalificadoras y condenatorias, nutriéndose de ellas la opinión corriente. Maquiavelo ha irritado, irrita e irritará a todo espíritu bien pensante, que, por cuestión de principios, hace caso omiso de la máxima de Montaigne divulgada por Pascal y traducida aquí algo libremente: “El hombre no es ni ángel ni bestia pero, con frecuencia cuando quiere hacerse el ángel se comporta como una bestia”. El espíritu bien pensante, angelista, suele perderse por eso en abstracciones con las que se evade de la realidad distorsionándola, de modo que, si tiene influencia puede llegar a provocar desastres, especialmente cuando se trata de política. Eso ocurrió precisamente con Rousseau, cuyo influjo desvió el curso inicial de la revolución francesa, que se orientaba inicialmente según las ideas de Montesquieu, hacia su abstracta doctrina de la voluntad general.
Las cosas son como son y la política es como es (incluida la influencia de los bien pensantes y los espíritus cándidos, del “angelismo”, hoy patrimonio del pacifismo), no como “debiera” ser o gustaría que fuera. En realidad, si fuese como debiera ser no sería política; es decir, la política no existiría. Y Maquiavelo, en tanto pensador político se atiene a la realidad, no a la irrealidad de lo que no es. En el puesto que ocupó largo tiempo en la política Florencia algo así como el de ministro de Asuntos Exteriores de la república florentina conoció a fondo la ciertamente muy agitada vida política de su época en la que, además, pugnaba por instaurarse el Estado como nueva forma de lo Político, manifestándose sin tapujos como Estado de Poder en su mayor pureza. La descripción franca y directa por Maquiavelo de lo que era entonces la política que en sustancia no difiere mucho de la política práctica de todos los tiempos, era susceptible de suscitar la animadversión de todos los que desearían que las cosas fuesen de otra manera, valiéndole la acusación de hombre malvado y perverso. Animadversión que podía apoyarse también en su visión de la naturaleza humana desde el el punto de vista político: no se recataba en afirmar que los hombres son malvados, cobardes, ladinos, simuladores, mentirosos, corruptos. Visión que es la que corresponde a ese punto de vista, el de la política de poder, igual que el economista ve al hombre como un ser movido por el egoísmo o el teólogo como un ser pecaminoso etcétera, aun cuando el ser humano como tal no sea reductible a cualquiera de esos puntos de vista particulares. El hecho es que ha prevalecido la opinión negativa sobre Maquiavelo v el maquiavelismo, aunque se practique.

Uno de los príncipes más maquiavélicos que hayan existido jamás, Federico el Grande de Prusia se sintió obligado, quizá como descargo de conciencia, a escribir un Antimaquiavelo. El reconocimiento de la realidad política tal como es y de Maquiavelo como un pensador puramente político, ha llevado a distinguir entre maquiavelismo y maquiavelianismo, palabra esta última cuya finalidad es prescindir de la carga de antimoralismo de la primera y poner a Maquiavelo en su sitio. Lo ha hecho sobre todo Julien Freund, uno de los escritores políticos más importantes, interesantes y sugestivos del pasado siglo. Pero, significativamente, como prueba del peso que tiene la tradición de condenar a Maquiavelo en tanto maquiavelista, la traducción al español de su obra más importante, La esencia de político, no conserva el decisivo matiz que introduce Freund con la palabra maquiaveliano en contraposición a maquiavélico.

5 Hegemon1, día 30 de Julio de 2009 a las 12:19
3# Coincide entonces con el número de españoles en el orden de batalla de esos tiempos. Generalmente el máximo de tercios en el ejército era de dos, como mucho 3. Si por cada tercio había unos 3 mil hombres, en la batalla del Monte Blanco hay dos tercios pues unos 6 mil españoles. Concuerda con el número habitual de españoles. Eso, y como ya hemos comentado, las tropas de elite, las de calidad, las que, si fuera necesario, desequilibraban la balanza.
6 Hegemon1, día 30 de Julio de 2009 a las 12:22
33#

Una cosa es cierta, En 1621 se optó por la línea dura, la del orgullo y el "honor" español, de Zuñiga, como hemos dicho. Tendríamos que haber sido más práctico e inteligentes. Una de las razones de Zuñiga era que si se concedía la independencia de Holanda se despertarían muchos más nacionalismos y reivindicaciones iguales de territorios bajo dominio español y España daría imagen de debilidad.
7 LeonAnto, día 30 de Julio de 2009 a las 13:20
#1: Entiendo que en aquellos momentos entre el anglicanismo y el catolicismo no había grandes diferencias, salvo en lo tocante a la autoridad del Papa. Otra cuestión eran las razones de Estado, en lo que respecta a Inglaterra y España.
8 manuelp, día 30 de Julio de 2009 a las 13:29
Lead

Como he dicho, he empezado a leer el libro recomendado por usted "España y su mundo" de Elliott y habiendo visto que el autor se doctoró en Cambridge, ya me he empezado a mosquear, bien es verdad que tambien fue profesor en Oxford, lo cual está mejor.

Me he ido al capitulo 10 "La decadencia de España" y, a primera vista, me encuentro que atribuye esta a tres causas, la bajada de la población en Castilla, la bajada de la productividad y la bajada de los beneficios de las Indias.
Lo que me produce cierta estupefacción es que se pone a echar la culpa de la baja productividad de la economia de Castilla a la Mesta, que según él arruinaba a la agricultura. Me gustaría que todos estos guiris tan listos, se pusiesen a vivir en un pueblo de Castilla la Vieja, como el de mi padre, de la agricultura exclusivamente y cuando el pedrisco les arruinase la cosecha se fuesen a pedir limosna por los caminos, como lo vio mi padre en fecha tan tardía como la década de 1920.
Se podia haber enterado Elliott del descubrimiento de su compatriota David Ricardo de la "Ley de la ventaja comparativa".

http://es.wikipedia.org/wiki/Ventaja_comparativa

Y darse cuenta que la ganaderia trashumante en un pais de suelo y clima como el de Castilla la Vieja no sólo no era perjudicial, sino que era la forma económica más ventajosa posible.

9 manuelp, día 30 de Julio de 2009 a las 13:33
# 5

No siempre era así. En Rocroi fueron cinco los Tercios españoles y en muchas otras batallas la mayoria de las fuerzas fueron españolas.
10 Sorel, día 30 de Julio de 2009 a las 13:38
Buenas tardes.

Veo que el señor Moa rebate, sin paliativos, la teoría sobre la posible ascendencia judía del Caudillo, tachándola de pseudoexplicación.

No obstante, la obra de Jean Dumont, Juicio a la Inquisición española, si exceptuamos este tropiezo del autor, me parece muy aprovechable y recomendable.
11 Hegemon1, día 30 de Julio de 2009 a las 13:57
9#

En Rocroi se exterminio a unos 3.000 españoles de un tercio y aún así la campaña quedó en tablas porque las tropas españolas estaban compuestas por muchas otras nacionalidades. La desgracia de Rocroi es que se diezmaron a los ultimos tercios viejos de gran calidad y experiencia y que jamás se recuperaron. Esa fué la verdadera derrota de Rocroi.

Y con respecto a la Mesta, yo estoy de acuerdo con Elliott. El sistema productivo esapñol o de Catsilla se basaba en la lana y no en la agricultura, precisamente proque Castilla estaba más dspoblada que Francia por ejemplo. Estamos hablando de los siglos XVI y XVII y la agricultura tiene su explosión en España en siglos posteriores.

En casi todas las campañas, las tropas esapñolas eran las menos numerosas por obvias razones y siempre se esperaba al último momento o a situciones deseperadas para que entraran en acción porque eran las de élite y las de garantías. En muchas cartas de capitanes de tercio aparecen las lamentaciones porque estas tropas no fueran más numerosas dejando claro la despoblación que sufría, no sólo Castilla,sino España entera.
12 bacon, día 30 de Julio de 2009 a las 14:12
acerca de las especulaciones del origen judío de Franco
-------------------
Aquí lo más sustantivo es que cuando el embajador Whore (sé que su apellido no se escribe así, pero en inglés suena igual y es más descriptivo) alude a ese posible origen lo hace con intención denigratoria.
Inglaterra había tenido, sí, a Benjamin Disraeli como primer ministro, pero el antisemitismo seguía siendo allí, como en casi toda Europa, muy fuerte.
Queriendo hablarnos de Franco, Whore se retrata a sí mismo, y el cuadro que aparece no es hermoso.
Es como cuando cualquier "intelectual" al uso nos dice que Franco era bajo, que tenía voz aguda, etc. Parece ser que debajo del buenismo y la corrección política de nuestra progresía se oculta un gran desprecio por el que sufre algún defecto físico o por el que no tiene una voz tonante o una "personalidad impresionante".
No parecerse a Hitler o Mussolini ¿es bueno o malo?. Parece ser que para nuestros progres, malo.
A lo mejor los españoles han tenido mejor sentido que otros pueblos y no se han dejado llevar tanto por la apariencia, las voces tonantes, los uniformes inventados, las estéticas postizas.
No hay nada que me haga apreciar tanto la figura del Caudillo como las críticas absurdas que recibe. El resentimiento es muy mal guía para quien quiera ser historiador.
-------------
Dice Whore "Me llevó a pensar cómo pudo llegar a ser el joven y brillante oficial en Marruecos y luego el comandante en jefe en una salvaje guerra civil”.
Y estoy seguro de que también se planteó cómo pudo Franco llegar a ello sin ser noble, algo impensable o al menos francamente difícil en la supuestamente tan democrática Inglaterra.
13 bacon, día 30 de Julio de 2009 a las 14:14
Hegemon1 11
También fue importante el golpe moral. Los enemigos de España habían llegado a creer que los tercios españoles eran invencibles.
14 bacon, día 30 de Julio de 2009 a las 14:22
LeonAnto 7
Incluso ahora, parece ser que el anglicanismo puede estar más próximo al catolicismo que al protestantismo, al menos según algunas opiniones

http://infocatolica.com/blog/coradcor.php/roma_pid...
15 ArrowEco, día 30 de Julio de 2009 a las 14:25
VV

Buenos días nos dé Dios...

Impresionante documento...

http://www.youtube.com/watch?v=VHI2TtCNVD8&e
16 Hegemon1, día 30 de Julio de 2009 a las 14:29
Bacon:

Cierto, eso es verdad. La decadencia de los tercios y del ejército español viene porque no supieron adaptar la caballería a los tercios. Si la infantería era la mejro, la caballeria era digan de vergüenza. Los franceses en Rocroi, y otros eércitos ya la estaban incorporando con gran efectividad pero los españoles, antes la vanguardia militar de dos siglos antes, se habían anquilosado en sus viejas tácticas que les habían hecho invencibles hasta la fecha. Fué una falta de visión, de inteligencia, exceso de confianza y algo de soberbia. Ningún español veía bien servir en la caballería.
17 ArrowEco, día 30 de Julio de 2009 a las 14:30
VV

Otro atentado contra la Guardia Civil en Calvía-Mallorca.
18 bacon, día 30 de Julio de 2009 a las 14:33
19 ArrowEco, día 30 de Julio de 2009 a las 14:35
VV

elmundo.es habla de al menos dos agentes muertos.
20 manuelp, día 30 de Julio de 2009 a las 15:06
# 11

Los tercios españoles eran los de Velandia, Castellví, Garcíes, Mercader (ex -Alburquerque) y Villalba.
.................................................
Enghien, después de derrotar a Alburquerque, arroja a sus jinetes contra los tercios que forman a la izquierda de la vanguardia española. Son los del Conde de Villalba y Don Antonio de Velandia. El combate debió de ser encarnizado. La prueba es que los dos maestres de campo citados anteriormente perdieron la vida en este lance. Es posible que también La Fontaine muriera en ese momento. En cualquier caso los tercios se mantuvieron firmes y no cedieron la posición.
................................................
Cinco tercios es el único escollo que le queda por salvar a Enghien para certificar su victoria. Pronto son rodeados por todo el ejército francés, que se ceba en ellos diezmándolos poco a poco. Haciendo un frente de picas la vieja infantería resiste con valor y entereza. Durante dos largas horas los hombres se agrupan en torno a sus banderas sabiendo que están solos en el campo de batalla. Rechazan hasta tres cargas. La última resistencia es la del tercio de Mercader, en esos momentos prisionero, mandado por su tambor mayor y que ha recogido a los maestres de campo Garcíes y Casteví. Los franceses, ante la tenacidad española, les ofrecen una rendición digna, que finalmente es aceptada a cambio de que se respete la vida al puñado de supervivientes y derecho de paso hasta Fuenterrabía. La única forma que tuvo Enghien de sacar a los tercios del campo de batalla fue ofreciéndoles una capitulación como si se tratara de una fortaleza, tal era la determinación y coraje de aquellos hombres, a pesar de que muchos de ellos estaban heridos, exhaustos y sin munición.


http://es.geocities.com/capitancontreras/rocroi.ht...

Pues no sé como entonces los momentos de mayor auge económico de Castilla coincidieron con los de mayor auge de la Mesta.

http://portal.civila.com/foros/miguel-caxa-de-leru...
21 olasarep, día 30 de Julio de 2009 a las 15:10

Cassinello, jefe del CESID, jefe del estado mayor y del servicio de información de la guardia civil:

"El terrorismo es una forma de expresión"

http://www.elpais.com/articulo/espana/CASSINELLO/_...

¿Quíén daba de comer caliente a Galindo? Los etarras en el bar Faisan.

Las cosas no son como quieren hacerlas parecer, ¿verdad? Los refinados asesinos hacen que parezcan lo contrario de lo que son.

¿Está claro quién se expresa asesinando guardias civiles? ¿no será el mismo que "paradójicamente" se expresa haciendo apología del terrorismo?

22 manuelp, día 30 de Julio de 2009 a las 15:29
# 16

Aunque la antigüa tactica de la caballeria española basada en escuadrones profundos que avanzaban hacia los cuadros de piqueros y disparaban sus pistolas para retroceder a retaguardia y recargar habia sido abandonada en los tiempos de Rocroi por la nueva inventada por Gustavo Adolfo de Suecia que mezclaba fuertes destacamentos de mosqueteros entre los escuadrones de jinetes.

También para apoyar a su caballería, Gustavus introdujo (nota: bueno, al final del siglo XVI, los protestantes franceses de Enrique IV utilizaban una táctica parecida para apoyar su caballería...) destacamentos de 50 a 200 mosqueteros, el "comando" de mosqueteros, para trabajar en cooperación estrecha con los escuadrones de caballería. Esos mosqueteros dispararían una salva a quemarropa, en un intento de romper la carga enemiga.

La razón principal de lo éxitos del "modelo" táctico sueco- empleado por los franceses en Rocroi- era el poder de las piezas artilleras.

Durante la época de Gustavo Adolfo, los 1/2 regimientos estaban reagrupados en brigadas de 3 o 4 unidades. En combate cada brigada estaba apoyada por algunas piezas (3 o 4) de 3 libras que solían disparar cartuchos de balas (efectividad 100 metros). Este sistema presentaba una potencia de fuegos importantes. Una de las principales influencias de Gustavus en el arte de la guerra, fue la importancia y el uso de la potencia de fuego. Su infantería estaba entrenada para fuego por salvas (la descarga de una unidad entera de mosqueteros en una o dos salvas para producir un muro de balas) esperando hasta al ultimo momento (30 - 65 m) y entonces atacar al enemigo con las picas y las espadas.

http://www.geocities.com/es1617/tactica.html#P54

En la pelicula "Alatriste" está muy bien explicada la batalla, ataques sucesivos de artilleria, caballeria e infanteria contra la inmóvil formación española.


23 Hegemon1, día 30 de Julio de 2009 a las 15:46
Como bien dice Manuelp, quedaron un puñado de soldados españoles después de la batalla de Rocroi. Generalmente y por regla general, después de un encuentro los tercios sufrían menos bajas que las de su enemigo. Incluso en las retiradas, que las hacian en perfecto orden y disciplina, nunca a la desbandada, pudieron diezmar de una manera determinante a los tercios españoles. En Rocroi la lucha fué encomiable pero la sangría irrecuperable para aquellos tercios que habían ido desde Pavía hasta Rocroi de victoria en victoria.

El caso de la caballería en los esspañoles es que fué un arma que no evolucionó, seguramente por el expléndido rendimiento de la infanteria. En otros paises si, y en otros ejércitos que ya no se limitaban a descargar e irse sino a atacar por los flancos al enemigo directamente y no ha distancia como antes.
La utilización de la caballeria además, de atosigar e intentar romper la formación, era para enfrentarse a la caballeria contraria en enfrentamiento directo. En Rocroi, la española, huyó del escenario de la batalla dejando a los tercios en formación sin cobertura y sin poder contrarestar las cargas de la caballeria contraria ni anular la artilleria.
24 Hegemon1, día 30 de Julio de 2009 a las 16:11
Excelente relato de la batalla de Rocroi. Pero como dice el autor, es escasa la documentación y las obras al respecto. Aquí no deja mal a la caballeria, pero califica su utilización de "anarquica". La utiliza mucho mejor Enghien. El caso es que los tercios se quedan solos y sin cobertura. La calidad de los espqñoles, como hablabamos hace días, residia en su mentalidad, el orgullo y la dignidad. En los tercios un soldado y un noble estaban a la misma altura, la que ponía su valentia, su coráje, gallardía y comportameinto ante el enemigo.
Los nobles o caballeros iban siempre a caballo, como muestra de su origen y posición pero muchos de ellos, en los tercios españoles, preferían ir a pie, con los "soldados españoles porque es un honor, prestigio y reconocimiento", renunciando a su privilegio de ir montado.
25 lead, día 30 de Julio de 2009 a las 17:22
[Decadencia española...en la Europa en crisis del XVII]

manuelp #8

Aparte la cuestión Mesta vs. Agricultura, de la que no tengo opinión, creo que lo más importante de ese Capítulo 10 del repetidamente citado libro de Ellott (que me parece magnífio, en términos generales) es el enfoque comparado frente al "tratamiento excesivamente 'interiorista' de la historia de Epaña en la época moderna..." que han tendido a "ocultar las numerosas coincidencias entre el desarrollo de España y otras Monarquías europeas en estos siglos de intensa participación española en la vida europea" (pgs. 99 y 100).

Añade Elliott en la pág. 275 del citado Capítulo 10, refiriéndose a los trabajos de historiadores españoles y extranjeros:

"La amplitud de la documentación y la agudeza crítica de los comentaristas tendía de suyo a alentar la hipótesis de que la desgracia de España era única en ciertos aspectos; y esto, a su vez, ha movido a buscar los orígenes de esta desgracia en circunstancias específicamente españolas y en el dudoso campo de las supuestas e inalterables características nacionales"
(...)
"Gran parte de este siglo está considerado como un período de crisis económica en Europa -de contracción comercial y estancamiento demográfico tras los espectaculares progresos del siglo XVI- y ciertos rasgos que antes parecían ser exclusivos de España han tendido a asumir un carácter más universal"


Creo que éste es el gran mérito de Elliott y de otros modernos historiadores (habitualmente extranjeros): poner la historia de España en el contexto comparado de la historia europea. Entonces se viene abajo el "interiorismo" de tantos historiadores e intelectuales españoles, entre ellos los muy buenos literatos y pensadores pero bastante provincianos, por "interioristas", intelectuales de las generaciones del 98 y el 27 (quizá con la excepción de hispano-británico Ramiro de Maeztu y Whitney y algo, no tanto, el pensador de formación alemana Ortega y Gasset; los demás, de casino de ciudad provinciana).
26 lead, día 30 de Julio de 2009 a las 17:30
[Ramiro de Maeztu y Whitney]

Un apunte biográfico de este vitoriano, destacado miembro de la "generación del 98" (el tercer vasco de ella, junto al bilbaíno Miguel de Unamuno y al donostiarra Pío Baroja):

http://es.wikipedia.org/wiki/Ramiro_de_Maeztu



27 manuelp, día 30 de Julio de 2009 a las 17:55
# 25 lead

No me coinciden las citas de las paginas, el libro mio es la edicion de 1990 de Alianza Editorial con 352 páginas.

De todas formas le encuentro a Elliott un como mirar por encima del hombro y un tanto simplificado, por ejemplo la primera parte del libro "El mundo americano" (capitulos 1,2 y 3) lo despacha con un analisis de la mentalidad de Hernan Cortes que no le llega ni a la suela del zapato del que hizo Salvador de Madariaga sobre el personaje.
Una cosa es no caer en el "interiorismo" y otra caer en el "papanatismo" de creernos que todo lo estranjero es lo mejor, por el mero hecho de serlo.
Seguiré leyendo y ya le comentaré la impresión definitiva.
28 manuelp, día 30 de Julio de 2009 a las 17:56
# 27

extranjero, claro.
29 egarense, día 30 de Julio de 2009 a las 18:08
Publicado en el blog "Comentarios políticos y sociales" el 30/VII/2009

Bochorno antes de la tempestad (IX)
Más de una vez he reflexionado acerca del hecho de que una banda de delincuentes puedan tener en jaque a un estado (dos si contamos al francés, pero este, a menudo, ha sido perezoso y ha permitido que los reptiles correteasen por su territorio). Las conclusiones eran muy inquietantes, tanto, que las acallaba diciéndome que no podía ser posible lo que se intuía. Desde marzo de 2004 ya me puedo creer cualquier cosa porque estoy convencido de que la realidad supera a la ficción (http://blogs.libertaddigital.com/enigmas-del-11-m/...). Para peor, obviamente, porque “nada es casual”.

Frente a los reptiles, contundencia y claridad. Son delincuentes y la ley debe tratarles como delincuentes, encerrándoles en la cárcel y tirando la llave al mar. Cadena perpetua con trabajos forzados. Ya que mis convicciones descartan la pena de muerte, deben expiar sus delitos durante toda la vida en prisión, prestando algún servicio a la sociedad contra la que atentan. No pienso usar su jerga: no son “comandos” porque no son soldados sino asesinos; no son “militantes” porque son asesinos; no son vascos porque los vascos son españoles, sino asesinos renegados; ni siquiera usaré el término “etarra” porque esa terminación entraña un gentilicio y son asesinos que odian a su Patria, España, por la que tantos vascongados han entregado su vida con generosidad y abnegación a lo largo de los siglos. Y no hay “lucha armada” porque los únicos que matan son ellos: son asesinos. Hasta los reptiles se podrían ofender por emplear ese nombre para referirme a estos asesinos. Atacaron una casa-cuartel en Burgos y de milagro no causaron una masacre. Desgraciadamente los milagros son escasos, escribo estas líneas cuando vuelven a matar en Mallorca (http://www.libertaddigital.com/nacional/fuerte-exp...). No se indignen gratuitamente: vuelvan la mirada y guarden su ira hacia quienes posibilitan la existencia de estos reptiles, por sus obras (http://www.libertaddigital.com/nacional/pedraz-ins...) y palabras los conocerán…

También pueden reconocerlos por la chulería frentepopulista que tienen (http://www.elsemanaldigital.com/articulos.asp?idar... y http://www.libertaddigital.tv/ldtv.php/beta/videop...); o la que gastan para irse de vacaciones “a lo grande” (http://www.elconfidencialdigital.com/Articulo.aspx...) cuando muchos españoles reciben notificaciones de despido. Si con esto no les basta, aquí tienen otro ejemplo con claro espíritu de gremio y cerrando filas (http://www.libertaddigital.com/nacional/la-vicepre...), están ante la casta política en estado puro.

Al enemigo, ni agua. Me gustaría referirme a los siniestros como “rivales”, así sería en cualquier país medianamente normal, pero son ellos los que han optado por traicionar a la Nación que han jurado defender. Al enemigo ni agua, por eso no comprendo que un día se llame “piquetero” al principal de ellos, y al otro se entone el “cumpleaños feliz” (http://www.libertaddigital.tv/ldtv.php/beta/videop...) a uno de sus subordinados, que tuvo destacado papel en el gobierno de los gal y entre los días 11 y 14 de marzo de 2004. Neurosis experimentales, las mínimas, mensajes concisos y sin debilidades: en medio del combate uno no puede tomarse licencias florales. Menos con bobadas monumentales como esta (http://www.libertaddigital.com/sociedad/euskal-her...).

Algunos periodistas (o algo similar) dicen que Honduras está al borde de la guerra civil. Más bien creo que la están poniendo en la guerra civil, directamente (http://www.libertaddigital.com/mundo/zelaya-podria...), con la ayuda de esa mala copia de stalin que es chávez. Pero el petrobananero no está solo. Le arropan los carceleros comunistas de Cuba, el iletrado que padece Bolivia, el amiguete de asesinos que sufre Ecuador y el tonto útil que escarnece Nicaragua. Sin contar la cooperación necesaria de los progres de turno de ambas riberas del Atlántico, alguno tan deslumbrado como para modificar la magnífica frase de Kennedy (http://www.libertaddigital.com/mundo/zapatero-emul...) y dejarla como ejemplo del servilismo y de la adulación más obscena. El panorama es este: Colombia está yugulada entre chávez, correa y el tumor de las farc; ortega permite que un ejército se forme en su territorio para invadir Honduras y reponer a su facineroso ex – presidente (esperemos que futuro “presidiario”); y Bolivia como un estratégico y peligroso polvorín en medio del cono sudamericano, fronterizo con Perú, Brasil, Paraguay, Argentina y Chile. Que Dios guarde a la América Española.

Que Dios nos guarde a todos porque los fondos (del erario) que el malgobierno ha regalado a las entidades financieras lo están utilizando para esto (http://www.cotizalia.com/cache/2009/07/28/noticias...). Es que lo suyo es ganar dinero con el del prójimo, ya sea vía depósitos de los clientes (que no es suyo) o vía dadivosa del malgobierno (menos suyo todavía). No sólo gestionan mal (por denominarlo de alguna forma), sino que además nos toman por estúpidos. Bueno, con los jaujeños no es una sospecha sino una certeza.

Es deplorable que estén dejando en la calle a familias que no pueden hacerse cargo de su hipoteca. Sobre todo teniendo en cuenta que son buenos pagadores si tienen trabajo, y por tanto ingresos. Ahora se les condena a una muerte civil (eso es no tener techo) para que las entidades financieras especulen con sus propiedades embargadas (http://www.cotizalia.com/cache/2009/07/28/noticias...), como Robin Hood, sólo que al revés y siendo Robin Hood un banquero. No busquen a liberados sindicales movilizándose, ni a poderes públicos alarmados iniciando investigaciones, ni a partidos políticos con representación parlamentaria exigiendo soluciones, ni a personalidades denunciándolo: están todos de vacaciones con nuestro dinero. A algunos les da para estar todo el año de vacaciones…

Otros seguiremos predicando en el desierto. Muy concurrido, por cierto.

Honor y Patria, por la Refundación de España.

Para mayor información sobre La Aplicación Española, pueden dirigirse a http://www.aplicacion-espanola.org/ y la dirección del blog es http://aplicacionespanola.blogspot.com.
Este correo no es spam. Si desea darse de baja de estos artículos, responda a este e-mail escribiendo "baja" en el texto y no se le volverá a incluir en las listas de correo. Gracias.
If you want to get our "Comentarios" in English, please, send me an e-mail with the word "English" in "Subject". Thank you.
--
Angelos
30 bacon, día 30 de Julio de 2009 a las 18:37
Las posibilidades de empleo de la caballería siempre habían dependido del estado de las otras armas.
En Azincourt el empleo del arco largo por los ingleses fue muy eficaz contra la caballería francesa. Antes ya había arcos "normales" (arcos cortos), pero éstos no eran eficaces contra las armaduras y su alcance era mucho menor. También había ballestas, cuyos virotes atravesaban las armaduras todavía mejor que las flechas de los arcos largos, y cuya precisión era también, probablemente, mejor que la de éstos. Además, un ballestero no necesitaba ua instrucción tan larga y exigente como la del arquero de arco largo, que se tenía que formar desde joven para ser capaz de tensar el arco y disparar a la cadencia adecuada. La ballesta, por el contrario, basada en un arco metálico (no de madera, como los arcos corto o largo) no se tensaba (no se podía tensar) a mano, sino que requería el concurso de un artilugio llamado crick o gato cornaqui.
La ventaja del arco largo frente a la ballesta era que, manejado por un arquero entrenado, podía disparar una flecha cada pocos segundos, mientras que la cadencia era muchísmo menor para la ballesta. Así, en Azincourt, los franceses recibieron con sorpresa varias salvas de flechas con una potencia comparable a la de una ballesta antes de poder acercarse a las líneas inglesas.
Para evitar un desatre como el de Azincourt, los franceses modificaron las tácticas de carga de la caballería.
Cuando la infantería dispuso de arcabuces, una combinación de piqueros y arcabuceros -como la que constituía los Tercios españoles- mostró ser capaz de desbaratar cualquier carga de caballería.
Ésta volvió a ser eficaz cuando fueron los propios jinetes quienes ahora portaban armas de fuego, que ahora habían llegado a ser más ligeras y con la suficiente potencia de fuego, tal como se detalla en algunos de los textos que se han puesto. Las pistolas para este uso se llamaron de arzón, ya que tras dispararse quedaban atadas al arzón del caballo. La evolución de la técnica de los dispositivos de disparo (de rueda, de chispa, etc.) era crucial para permitir un disparo suficientemente cómodo como para poder ser efectuado por un jinete a la carrera.
Aparte del armamento y su empleo en combinación con la infantería, una limitación de la caballería es el mucho mayor gasto derivado del mantenimiento de los caballos y el coste de caballos y aparejos, aparte de que la instrución del jinete es más exigente que la del infante.
En fecha tan tardía como en nuestra guerra civil esta arma fue protagonista en la batalla de Alfambra, en la que la caballería nacional del coronel Monasterio contribuyó a infligir una sonora derrota a los rojos. En aquel tiempo tal cosa era ya un imposible táctico, ya que desde que existían las ametralladoras (el arma protagonista en nuestra guerra civil), una sola de éstas podía, en principio, con tal de que la distancia inicial fuese suficiente, frenar cualquier carga de caballería. En Alfambra la superioridad nacional y la sorpresa de los rojos hicieron posible el anacronismo.
31 bacon, día 30 de Julio de 2009 a las 18:42
"¿Por qué Zapatero utiliza dos asientos cuando viaja?- Porque cree que su estupidez es pasajera."

http://micatapulta.blogspot.com/
32 manuelp, día 30 de Julio de 2009 a las 18:49
# 30

Del pasaje de la Batalla de Alfambra, hay que recordar al coronel don Joaquín Cebollino von Lindemann, (laureado en las Campañas de Marruecos por R.O. de 1 de agosto de 1927, D.O. nº 168 por sus acciones en el socorro de la posición de Igueriben), donde como segundo jefe de la Primera División de Caballería con sus jinetes ataca y persigue al enemigo en las llanuras de Alfambra, durante la batalla de Teruel.

Según el cronista, parecía invulnerable al fuego enemigo. Jamás había sido herido, aunque los proyectiles segaron muchas vidas a su alrededor (¿baraka?) pero el sábado 2 de abril de 1938, en la acción de Fayón, una bala atravesó su pierna izquierda, rompiendo el fémur y ocasionando grandes destrozos. Evacuado a Caspe y posteriormente al hospital de Burgos, tras la amputación de la pierna, muere el día 18 del mismo mes.


http://www.elgrancapitan.org/foro/viewtopic.php?t=...

Por esta acción habia ganado la Laureada.

http://www.geocities.com/annual_1921/personajes/ce...
33 jlh, día 30 de Julio de 2009 a las 20:00
Todo mi respeto y agradecimiento para estos dos héroes que han dado su vida por España: Carlos Saenz de Tejada García y Diego Salva Lezaun

La muerte no es el final

“Lo demandó el honor y obedecieron,
lo requirió el deber y lo acataron.
Con su sangre la empresa rubricaron,
con su esfuerzo la Patria redimieron.

Fueron grandes y fuertes,
porque fueron fieles al juramento que empeñaron.
Por eso como valientes lucharon
y como héroes murieron
.

Por la patria morir fue su destino.
Querer a España, su pasión eterna,
servir en los Ejércitos su vocación y sino.
No quisieron servir a otra bandera,
no quisieron andar otro camino,
no supieron morir de otra manera
”.

Cuando la pena nos alcanza
por el hermano perdido,
cuando el adiós dolorido
busca en la fe su esperanza.

En tu palabra confiamos
con la certeza de que Tú
ya lo has devuelto a la vida,
ya lo has llevado a la luz.
Ya lo has devuelto a la vida,
ya lo has llevado a la luz

34 manuelp, día 30 de Julio de 2009 a las 20:10
He recibido este correo:


La Plataforma Voces Contra el Terrorismo quiere expresar su más sentido pésame y solidaridad con los familiares y compañeros de los dos Guardias Civiles asesinados en Mallorca. La banda de asesinos de ETA ha vuelto de nuevo a atentar contra la Guardia Civil, unos de los objetivos prioritarios de ETA. No en vano durante el mal llamado proceso de paz, en las negociaciones con el Gobierno de Zapatero, ETA hizo referencia a este cuerpo de Seguridad del Estado como un obstáculo debido a su eficacia y ardua labor frente a los terroristas. ETA debe de recibir como respuesta un mensaje contundente, las condolencias y las palabras de solidaridad ya no son suficientes para mitigar el dolor y abrir las esperanzas a los españoles que no cederemos al chantaje del terrorismo. Desde Voces Contra el Terrorismo pedimos a los grupos parlamentarios que esa “unidad” la utilicen para revocar la resolución del Congreso que concede permiso al Gobierno para negociar con ETA. Este gesto sería contundente y arrebataría las esperanzas a los asesinos. Es urgente que el Gobierno proceda a aplicar las medidas legales de las que sólo él tiene competencias para ello para desalojar de los ayuntamientos a los proetarras de ANV.
Basta ya de condolencias y buenas palabras como única forma de hacer frente a ETA desde las instituciones; mientras que no se de un paso adelante en las medidas anteriormente apuntadas, ETA seguirá intentando amedrentar a la sociedad española con atentados como los de estos días, sin recibir una respuesta contundente y eficaz por parte del Gobierno.
35 Sorel, día 30 de Julio de 2009 a las 20:47
Siento rabia, dolor, desesperación...

Dos compatriotas míos han sido salvaje y cobardemente asesinados. Dos Guardias Civiles, cuyo trabajo, al cual dedican todo esfuerzo, es la protección y seguridad de todos los españoles.

Mientras, los políticos de mier.da, fuertemente escoltados y protegidos, dirán las mismas fruslerías de siempre.

Dos familias más destrozadas por el terrorismo izquierdista separatista, y van...

Los miserables del PNV-ETA tienen razón: están en guerra contra España. Hagámosles caso de una puñetera vez. Que España, que el Rey, comandante en jefe de las FF.AA., en un ataque inaudito de hombría y honradez, declare que todo el peso del ejército español caerá sobre los asesinos, que serán perseguidos y eliminados. Enemigos de España, enemigos de todos nosotros.

¡Viva España, viva la Guardia Civil!
36 Perieimi, día 30 de Julio de 2009 a las 21:31
I/II

Sobre la agricultura en Castilla vs. ganado trashumante de La Mesta. Ni de Oxford ni de Cambridge, de Murcia y de Sevilla. , ”Carlos V y sus banqueros", edit. Crítica, Barcelona (primera edic. rústica: mayo 2000); págs. 44-48.

“Y porque viene a propósito, no quiero dejar de decir a V. M. que la comparación que hace del servicio que el reino de Francia ha hecho ahora a su Rey, estar do consumido de amigos y enemigos, no es igual para en todos los reinos, porque demás que la fertilidad de aquel reino es tan grande que lo puede sufrir y lleva la esterilidad de estos reinos es la que V. M. sabe, y de un año contrario queda la gente tan pobre, de manera que no pueden alzar cabeza en otros muchos [...] La gente común, a quien toca pagar los servicios, está reducida a tan extrema calamidad y miseria que muchos de ellos andan desnudos, sin tener con qué se cubrir, y i tan universal el daño que no sólo se extiende esta pobreza a los vasallos de V. M., pero aún es mayor en los de los señores, que ni les pueden pagar sus rentas ni tienen con qué, y las cárceles están llenas y todos se van a perder.”

El Príncipe Felipe al Emperador
, Valladolid, 25 de marzo de 1545.

Tema reiterado ha sido el de la pugna secular entre la agricultura y la ganadería trashumante. Con la mesta, con el uso y abuso de sus privilegios, se pretendió explicar, la decadencia de la labranza con tal exclusivismo que en la reordenación jurídica de agricultura, luminosamente concebida, pero que apenas tuvieron tiempo para iniciar los reformadores, a fines del siglo XVIII, fue la mesta el flanco de ataque más extenso. Muchas veces, al tratar de enjuiciar su efectiva influencia, se ha prescindido de señalar las transformaciones experimentadas por aquella institución a medida que el poder público languideciera, cuando ya había perdido la mesta parte de sus objetivos, dejando olvidadas funciones previstas por monarcas anteriores. Es, por otra parte, evidente, incluso en el período inicial de la mesta, que ni ella, ni sus promotores, pusieron empeño alguno en el propósito de armonizar los intereses de la labranza y la crianza, con lo cual padecieron los unos y los otros. No enfocaron los problemas concernientes a la agricultura de manera que les permitiera sorprender la íntima solidaridad de intereses del arado y de la cabaña trashumante.

LA AGRICULTURA, LAS GUERRAS Y LAS OPERACIONES DE CRÉDITO PÚBLICO
Tenía que ser fácil reclutar soldados sobre el ámbito de una agricultura de exiguos rendimientos y de labores que pidiesen pocos brazos; la falta de trabajo y de ingresos en la campiña favorecía la tendencia a desligarse del suelo, estimulada por la pobreza de los campesinos. Si a los reyes católicos les llevó a trazar su política de fomento de la ganadería un criterio comercial, el nieto bien pudo tener presente, al proseguir la misma trayectoria, que el pastoreo, mejor que la labranza, le brindaría soldados españoles por los que pronto siente explicable predilección. Si Fernando de Aragón contaba con el trigo de Sicilia para abastecer a sus súbditos, con aquél otros graneros, ajenos y distantes, pondría al alcance de Carlos V la conexión de sus dominios, cerca y lejos del Mediterráneo. Las bajas que en la población de Castilla determinaran, de una parte, las levas, reiteradas y copiosas, y, de otra, simultáneamente, las exploraciones y la colonización ultramarinas con andanzas, aventuras y contiendas, las invoca a menudo, aunque no las cifre, la documentación. No habría de proporcionar únicamente el pastoreo aquel plantel de trotamundos o de guerreros; tanto la política imperial como los señores territoriales pusieron mucho de su parte para que los campos de Castilla se despoblaran, porque si bien es cierto que Carlos V no habría de aumentar el número de los impuestos tradicionales, fueron inmensas las lesiones de los ingresos públicos más onerosos llamados a cubrir, con tremendo efecto, el aumento extraordinario del gasto público acarreado por las empresas del césar. Los servicios de las cortes crecen y se multiplican y conservan el régimen de exenciones, con la obligación de contribuir exclusiva de los pecheros. Los servicios ordinarios y extraordinarios concedidos por las cortes de Castilla son la carga abrumadora que habrían de soportar quienes menos fuerzas tenían para sobrellevarlo, y que, siendo labradores, eran también las víctimas de las requisas o de la tasa, cuando vendían su cosecha, y de los expolios de cualquier género de recaudadores: arrendatarios, agentes ejecutivos, bulderos, etc. Si los campamentos y las Indias atrajeron a españoles que en la labranza no encontraron estímulos bastantes para permanecer sobre el terruño, no serían pocos, dadas las numerosas bandas de vagos y maleantes citadas por los textos, los que bajo la acción del fisco, o cediendo a otras tentaciones, las nutrieran, ya que, en su mayor parte, las formaban campesinos desarraigados.

PROPIETARIOS Y LABRADORES
Las quejas recogidas en las actas de cortes durante años que fueron prósperos para otras manifestaciones de la economía, y aun para la misma agricultura, dentro de zonas en que imperaba cultivos más remuneradores que el de los cereales, denuncian la penuria campesina con manifestaciones impresionantes. A partir de 1535, sobre todo, y por espacio no menor de treinta años, llegarían a afincarse nuevos terratenientes, merced a la afluencia de metales preciosos y la consiguiente formación de capitales, y con ellos acontecería alguna rectificación en el número y calidad de los titulares de la riqueza inmobiliaria; las inversiones más numerosas mejoran tierras que pasan con preferencia al cultivo de la vid y del olivo, cuya demanda experimenta, con atractivos precios, sensible incremento. Mas no siempre se establecen en las fincas los nuevos propietarios ni las cultivan directamente. Son éstos rentistas ociosos cuando las actividades mercantiles no acaparan su tiempo. El floreciente comercio de exportación, las operaciones de crédito público, las contratas de abastecimiento de ejército y armada, el arriendo de rentas de la corona, las sinecuras de la administración pública, dan origen a nuevos patrimonios territoriales; el cultivo medra, entre otras cosas, con la producción de frutos exportables del campo. En cambio, muchos campesinos viven a base de préstamos constituyendo censos cuando no cuentan entre los afortunados receptores de alguna remesa indiana. Pesa así la deuda sobre los productos de la tierra y es un capítulo más a sumar a los innumerables agravios de los labradores, tales como alojamientos, requisas, cargas de justicia, diezmeros, bulderos, entregadores y pastores de la mesta, etc., huéspedes ingratos que nos descubren famosas páginas de los novelistas de la época.
La concentración de la mayor parte de las tierras de un país en manos de grandes propietarios, exentos de tributos, repercute gravemente sobre la situación de la agricultura. En nuestro caso, el régimen jurídico de la propiedad territorial en la edad media perdura con mayor arraigo y persistencia que en otros pueblos, y está caracterizado por la acumulación de vínculos y latifundios que prevalecen a raíz de las victorias de la reconquista a consecuencia de la atribución de tierras a los señores, premiando así la corona sus servicios con las mercedes de los repartimientos, o, cuando al rey no le queda otro remedio, confirmando explícita o implícitamente situaciones de hecho impuestas por los colaboradores en las victorias.
De los tres inmensos lotes de tierra así reunidos, cuyos titulares son el rey, la gran nobleza y. con las órdenes militares, altas jerarquías del clero secular, el realengo mengua continuamente con la asignación de patrimonios municipales y con el progresivo endeudamiento de la corona, que llegó a disponer arbitrariamente de la dotación que administraba de los maestrazgos, durante el reinado de Carlos V, después de haberlos recibido por bula de Adriano VI en usufructo; crece, en cambio, más y más, en virtud de incesantes donaciones de los fieles, el patrimonio territorial de la iglesia, conservado aquí más tiempo que en cualquier otro país.
A la extensión de los dominios señoriales de los grandes terratenientes corresponde una mayor abstención de éstos en la explotación del suelo; sus dueños viven lejos, y, en los casos en que llegan a asumir la explotación directa, prefieren el pastoreo, que en¬cuentra en los latifundistas un defensor más. Entre la población campesina son arrendatarios la mayoría de los labradores; así lo imponen aquellas dos características: gran concentración de la propiedad y absentismo. Faltan a los agricultores tierras, así como falta población en los campos, y a la mayoría de los pequeños labradores les falta capital de explotación.

37 Perieimi, día 30 de Julio de 2009 a las 21:41
y II

LAS ROTURACIONES DE RAPIÑA

Otra causa de la escasa producción de grano la encontramos en las formas del cultivo. En dos hojas (cereales y leguminosas o, acaso, barbecho en blanco) se llevaban, con predilección, los cultivos, y esta rotación constituía, en cierto modo, un progreso sobre el de tres practicado por la necesidad de buscar, en el posío, durante uno o varios años, descanso para las tierras pobres y esquilmadas. Labores muy superficiales y carencia de rebaños afectaron a los cultivos de labradores humildes que apenas disponían de estiércol, a no ser que sus senaras albergaran las majadas de la mesta en el estío. Un fenómeno sobradamente conocido en el cultivo cereal, expresivo y desconcertante mientras la población española no excediera del número de habitantes señalado en páginas anteriores, ni se repusiera con capitales y labores la fertilidad del suelo, es la sed insaciable de roturaciones. Para remediar los fallos de una producción insuficiente fue trazando surcos el arado en los campos baldíos, dehesas y montes. Se obtenían, si acaso, cosechas remuneradoras durante las primeras siembras, pero el rendimiento no alcanzaba, por lo regular, al de las tierras puestas ocasionalmente en cultivo, y aunque determinase un incremento de la producción absoluta acusaba simultáneamente un descenso en la media obtenida por unidad de superficie. La ampliación del agro sometido a cultivo aspiraba a remediar lo que por otros caminos, costosos y descartados para agricultores pobres, pudiera conseguir una técnica esmerada y una intensificación del trabajo. Si se recuerda, además, el clima y el suelo de las altiplanicies de la península, secas y extremosas, el fenómeno no requiere ulterior explicación, ni lo reclama el hecho de que la mesta accediera con desgana a las peticiones que, engendradas en este propósito, no esclarecían el horizonte y contrariaban los criterios de la fiscalidad, los mismos que impondrían a los acreedores de la corona el arrendamiento de las hierbas de los maestrazgos.

PRODUCCIÓN INSUFICIENTE

Existen testimonios indirectos de que la agricultura nacional ordinariamente noabasteció de granos a todos los reinos peninsulares. En Castilla, el reino de más extenso cultivo de cereal y el más poblado de la península, las vicisitudes de las cosechas, con años muy frecuentes de poca producción, comprometieron el abastecimiento del país. Si es cierto que en algunos, a fines del siglo XV y en la primera mitad del XVI, hubo bastantes cereales para que la población se alimentase, no faltan referencias que comprueban la insuficiencia de las cosechas, una y otra vez. En ocasiones, antes de la conquista de Granada, los reyes católicos tuvieron que autorizar la salida de granos de Castilla hacia los reinos de Levante. Se conoce después alguna exportación de trigo a Portugal, e incluso, en 1529, a determinadas plazas italianas. Mas el caso contrario, el de penuria, hay que considerarlo predominante. Fue necesario implantar un régimen de libertad aduanera de para los granos que pasaban los puertos interiores, o fronteras existentes entre Aragón y Castilla. Unas veces porque salía grano castellano, otras porque entraba en Castilla el que Aragón recibía de fuera. En alguno de los reinos aragoneses la escasez fue permanente; la importación de granos de otras tierras, constante. En efecto, el granero de los reinos mediterráneos fue entonces, como en el mundo antiguo, la tierra europea clásica del trigo: Sicilia.

Por otra parte, el mismo trigo de Castilla no llega a algunas comarcas del reino: la zona cantábrica y, sobre todo, las tierras de Galicia. En el texto de la tasa de granos de 1502, y en sus reiteraciones posteriores, quedan siempre exceptuadas de la tasa las tierras de la costa de Galicia y Cantabria, en una zona de diez leguas hacia el interior, y su aprovisionamiento queda confiado a la importación. El transporte resultaba más económico por mar, y los granos recibidos corrientemente no procedían de la cosecha peninsular.
La política desplegada por las cortes valencianas revela, a menudo, la penuria de cereales y, también, que para remediarla contaba de ordinario Valencia con los granos de Sicilia, y, excepcionalmente tan sólo, lograba recibir importaciones de Castilla. La actitud, que pudiera denominarse sistemática, en las cortes castellanas, denegando grano que piden otros reinos, confirma la insuficiencia de la producción. El material referente al comercio de granos de Valencia revela el origen de los cereales recibidos. Se repiten estos nombres de mercados abastecedores: Sicilia, Cataluña y Córcega; en algún caso Rumania y Turquía. Aquella insuficiencia y la que a continuación se indica, referida a Castilla, amenaza una y otra vez, a lo largo del reinado; después no deja de agudizarse.

LA AGRICULTURA Y LA POLÍTICA EXTERIOR

Si ya la política italiana de Femando de Aragón cuidó el mercado siciliano, pensan¬do en las necesidades peninsulares, el monarca hizo también de aquellos abastecimientos arma diplomática eficacísima para lograr concesiones de pueblos veleidosos y necesitados de cereales. La política de Carlos V, sobre aquel modelo, repercute en los problemas propios de la agricultura española. A medida que la hegemonía política del emperador se extiende, otros dominios suyos van asegurando el abastecimiento cereal de Castilla. En ocasiones, estos granos habían sido previamente adquiridos en otras tie¬rras sometidas a la soberanía de Carlos; tal fue el caso de Flandes con Dinamarca y algunos territorios de Alemania. Gracias a estos suministros pudo, a su vez, Carlos V encontrar los soldados que necesitaba, separando del cultivo a muchos campesinos castellanos Entre las tierras que abastecieron de granos la despensa castellana descuellan los Países Bajos. Testimonios de fechas diferentes, registros de importaciones y exportaciones de varios puertos de los Países Bajos, repiten que el trigo salía a menudo, y en cantidad, con rumbo a Vizcaya para abastecer el mercado. Mas no tan sólo fueron los Países Bajos proveedores de Castilla; Francia, no obstante sus guerras crónicas con el emperador siguió exportando a España trigo, como antes lo había hecho. La zona francesa más exportadora y con granos de mejor nota fue Bretaña, y por su litoral, especialmente por Nantes, salieron para España abundantes cargamentos. Vinieron asimismo trigos del Languedoc y de la Provenza para abastecer Castilla y Aragón.
En Castilla, entonces como después, fueron frecuentes las cosechas deficitarias. Vizcaya, Guipúzcoa. Galicia, Asturias, parte de León y Canarias vivieron gracias a la importación. En ocasiones excepcionales, el mismo campo andaluz no logró abastecer su propio mercado. No hay datos coetáneos referentes a las cantidades de trigo importadas de Francia, o de otras tierras. Para años posteriores hay autor que calcula el valor de la exportación anual de trigo francés a España en cuatro millones de escudos.


38 sigoempe, día 30 de Julio de 2009 a las 23:41
El PSOE con la colaboracion del PP vuelve a asesinar a dos Españoles honrados.

Si digo bien el psoe, porque los explosivos han sido financiados con nuestros impuestos , y ello gracias al PSOE con la colaboración del PP.

Hay que llamar a las cosas por su nombre.

El PSOE vuelve a matar. ¿Cuantos guardias civiles piensas asesinar este verano ZP?

Hijos de put..a
39 sigoempe, día 30 de Julio de 2009 a las 23:47
Cecilia : Mi querida España.

Pobre España , siempre gobernada por traidores , pobre España siempre enfrentada , siempre ciega. ¿Cuando vas a abrir los ojos España?
¿Quien te venda los ojos?

¿Son acaso los borbones?




http://www.facebook.com/ext/share.php?sid=21417117...
40 DeElea, día 30 de Julio de 2009 a las 23:55
4#
Pieriemi.

En mi humilde opinión el señor Dalmacio, puesto que trata sutilezas, debiera no mezclarlas con bastedades como esta:


“Visión que es la que corresponde a ese punto de vista, el de la política de poder, igual que el economista ve al hombre como un ser movido por el egoísmo o el teólogo como un ser pecaminoso etcétera”

En este ejemplo desde luego parece un salvaje al que después de llevarle a un banquete le han dado cubiertos para comer langosta. En lo demás podría estar en lo cierto…. o no, porque para ser sincero todavía no he leído nada de Maquiavelo ni he podido conocerle en persona por causas que no es necesario explicar. Si sé lo que significa maquiavelismo y lo puedo hacer abstrayéndome de Maquiavelo, el hombre, e incluso de la obra que no he leído. Entre todos hemos decidido que ha “esa” “cosa” brumosa la llamemos maquiavelismo. Poco importa entonces para el caso que Maquiavelo, el hombre, lo fuese o solamente lo señalase. Al final maquiavélico fue el que lo predicase como “doctrina provechosa” ¿pues que provecho puede sacarse de semejante doctrina? ¡¡Ah!! El material. Cuando el mayor provecho al que puede aspirar un hombre, el hombre, es solamente el material el mundo se trastoca, se quiebra como un cristal y el materialismo pare a sus hijos naturales y es tan evidente que no hace falta señalar, todos los afectados, se darán irremediablemente por aludidos.

Ciertamente en teología se puede decir que el hombre es un ser pecaminoso, pero se puede decir siempre y cuando no olvidemos que el hombre es un ser caído….
En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899