Pío Moa

« Perspectivas | Principal | El PP de Rajoy »

La enseñanza de Monipodio

30 de Septiembre de 2007 - 11:47:21 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

Algo obvio es que un partido como el PSOE, con su historial totalitario y extremadamente corrupto, solo puede educar para algo semejante a lo que él es. Aducen algunos que no hay por qué armar tanto escándalo por su "ciudadanía" porque, de todas formas, esa educación ya se viene impartiendo desde hace muchos años. Y es cierto: basta hojear los textos escolares, especialmente en geografía, historia, ¡en la misma religión!, para notar la difusión sistemática de las doctrinas progres, sin que durante decenios hayan chocado con una denuncia y oposición firmes. Por otra parte, argumentan, la iniciativa sociata no tendrá mejor suerte que la FEN del franquismo, que apenas era tenida en cuenta. No creo que sea así. Gran parte de la juventud y de la sociedad está hoy moldeada por la telebasura, trasunto de la ideología progre. Ahora han dado un paso más adelante, tratando de sistematizar las enseñanzas de Monipodio bajo un disfraz virtuoso. Pues bien, ese paso es la ocasión de recuperar el terreno perdido, de explicar amplica y convincentemente por qué esa "educación" es falsa y contraproducente, y no puede producir ciudadanos, sino botelloneros, pro terroristas, pro separatistas y ladrones de los fondos públicos. He aquí el reto.

---------

Me ha escrito  D. Javier Esparza, autor del libro sobre el terror rojo comentado el otro día:

"Después me he demorado leyendo las intervenciones de los "foreros", 
(...) Entre esas intervenciones hay una que me gustaría aclararte: aquella
según la cual yo fui miembro e incluso dirigente del grupo neonazi
CEDADE. Es curioso, porque yo jamás he estado en CEDADE, ni en
Falange ni en nada parecido. Mi única afiliación fue a AP en
septiembre de 1982, donde entré de la mano de Verstrynge, y me di de
baja pocos años después, cuando Fraga aplaudió la intervención de los
aviones de Reagan contra Gadafi en el golfo de Cidra (ya ha llovido
desde entonces); después, como es notorio, he seguido vinculado al
PP, pero sin pertenencia asociativa. Cuando dirigí Hespérides, entre
1992 y 2000, publiqué colaboraciones de alguno que había militado en
CEDADE, pero es que yo nunca he pedido pedigrí a nadie. Lo que me
llama la atención de ese asunto de CEDADE es que "alguien" lo saca
siempre que yo hago algo notable, sea un libro, sea un puesto en la
Administración, sea mi nuevo programa en la COPE (de madrugada, de
1,30 a 3,00). Es una acusación recurrente al menos desde 1994;
siempre surge igual, a modo de rumor y, por supuesto, sin que nadie
haya sido capaz de enseñar ni la menor prueba, una ficha de
afiliación, un acta de la asociación, nada -porque es mentira. Da la
impresión de que hay una fuente oculta de expedientes de limpieza de
sangre ideológica dispuesta a mostrar que uno es "judío" en cuanto
asoma demasiado la cabeza. Hace unas pocas semanas llegaron al
extremo de liar a un conocido abogado de Madrid, ex colaborador de
ABC y hermano de un filósofo, para que me acusara por haber negado el
Holocausto. Pero, claro, yo nunca he negado el Holocausto. En fin,
cosas singulares de España. De todas maneras, quería que supieras la
verdad sobre esta historia".

En fin, muy aclaratorio para entender cómo las  gastan esos que quieren educar a la juventud para "la ciudadanía".

-------

"La decisión del alcalde de Madrid de otorgar a Jesús Polanco una calle en Madrid ha recibido duras críticas por parte del secretario general del PP de la región. Francisco Granados ha calificado la medida de "inoportuna" y ha dicho que no está "en absoluto de acuerdo" con ella. La propuesta de Gallardón tampoco convenció a parte de los populares del consistorio pero finalmente sólo se ausentó del pleno uno de los concejales. Según el número dos de Aguirre, "no había ninguna necesidad" de otorgarle la calle "con estas prisas"."

Bueno, Gallardón siempre ha sido el hombre de PRISA en el PP, y es natural que demuestre agradecimiento a su patrón. Al fascistoide Polanco.

------

El próximo martes, 02 de octubre, a las 20 h. en el salón de actos del Casino de La Coruña, c/ Real, 83, tendrá lugar la presentación de nuestra asociación, que se honrará con la presencia de D. Ignacio Sánchez Cámara, catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad de La Coruña, y a la que invitamos a todos los que quepan en la sala.

Visite www.corunaliberal.es  

Comentarios (57)

« 1 2 »

1 TheFlash, día 30 de Septiembre de 2007 a las 12:26

Si, tienen a buena parte del país en listas negras.
Cada uno con su relación de maledicencias bien acotadas en la ficha y prestas a rodar en cuanto el sujeto en cuestión asoma en los asuntos públicos.
La izquierda deja a la inquisición como un grupo de aficionados.
2 Ronin, día 30 de Septiembre de 2007 a las 12:48
Esto empieza a parecerse a la URSS.
3 corintio, día 30 de Septiembre de 2007 a las 12:54
Espero que incluyan en su asignatura de Ciudadanía el respeto a la bandera, a los resultados electorales, a la constitución, a los reyes, a los castellanoparlantes e incluso a los creyentes...

A estos nazionalsocialistas se les verá pronto el plumero.
4 Gorucho, día 30 de Septiembre de 2007 a las 13:20
Qué pretenden lograr con educación para la ciudadanía.

Lo de conseguir botelloneros no es el objetivo. El objetivo es conseguir súbditos y, para ello, tienen que logar que la gente piense poco o, mejor, nada; para lo que les viene muy bien que, en lugar de hacer algo que les pueda abrir los ojos, como leer, estudiar, trabajar... la gente se dedique al botellón.

En cuanto a lo de conseguir proterroristas y proseparatistas, sucede algo igual. No quieren eso, quieren que la gente admita como buena cualquier cosa, con tal que eso sea lo que le conviene al que manda. Por esto nunca dirán que el terrorismo es bueno, ya que nadie, por muy idiotizado que esté, lo admitiría, dirán, de hecho ya lo dicen, que no se puede luchar contra las ideas de otros, que hay que convencerlos (la gran aportación de María Teresa, no se ha de imponer la ley, sino que se ha de convencer a la gente para que la cumpla); que, visto (no sé cómo se ve, pero alguien lo debe de ver) que no se puede derrotar a los terroristas, hay que negociar con ellos;que hay que comprender la situación en la que se encuentran los separatistas (lo que dijo ZP del honor de los otros), etc. El caso es que, si al que manda le interesa que España se rompa, la gente lo ha de admitir y, del mismo modo, si le interesara lo contrario, también tendría que admitirlo (recordad lo sucedido en la URSS con las repúblicas “hermanas”)

Y ¿para qué quieren que nos comportemos como súbditos? Para lograr la mayor y más hipócrita de las aspiraciones de todos los déspotas: Todo para el pueblo, pero sin el pueblo, no vaya a ser que el pueblo nos arruine la fiesta.

Saludos.
5 Gorucho, día 30 de Septiembre de 2007 a las 13:25
Corolario:

No hay nadie más carca que un progre. O lo que es lo mismo, estos progres han olvidado el objetivo de su lucha, que se supone que debería de ser la liberación de la humanidad, para pasar a luchar por quien dice defenderla, aunque lo que realmente esté haciendo sea cargarla de cadenas.

Saludos.

Saludos.
6 Ronin, día 30 de Septiembre de 2007 a las 13:25
Por lo demás no se qué de malo tiene pertenecer o simpatizar con Falange. Al menos esta formación no quiere cargarse España. Los hay que pertenecen a ERC por ejemplo, odian España, son antiespañoles confesos y los hacen vicepresidentes autonómicos, son intocables. ¿No les resulta extraño?
7 Sherme, día 30 de Septiembre de 2007 a las 13:34
El "Movimiento" sectario PRISOE es stalinista en su fuero interno (y hasta en la superficie) por definición, y el adoctrinamiento en los "principios de la secta" es una parte de ese stalinismo interno. Han convertido los periódicos adictos, los intelectuales adictos, las televisiones adictas y hasta TODA la Universidad en una nueva hidra de la STASI de la nueva "Repúvlika Demokrátika hispaniola".

Nuevas "masas hobreras" sin formación y con ideología de "klase progre" es lo que quieren instaurarnos para conseguir el "Partido Hobrero Húniko" (grafía actual, como se ve en los SMSs de las TVs) que les permita un Reich zETAperiense "de mil años", pues, como todos estos chupópteros no sabrían hacer fuera ninguna cosa productiva, deben mantenerse en el Poder por los siglos de los siglos, so pena de morirse de hambre y "frío" (sin poltrona ni coche oficial) a poco que el "dichoso pueblo" le diera por PENSAR Y QUERER VER (media "Ex-paña" está por auto-cegarse y seguir sesteando después de la "otra de gambas"), y hay que mantenerla en ese letargo como sea... montando si hace falta cualquiera "manifestación espontánea" de quema de retratos del Rey, mientras se ataca-defiende poor los mismos para formar HUMO por doquier que haga que se pase de rondón los verdaderos problemas y la INCOMPETENCIAS de estos memos "burócratas digitales".
8 tlindez, día 30 de Septiembre de 2007 a las 13:37
Creo que puede ser oportuno en este momento dar a conocer un Congreso Educativo que se celebra próximamente. Me gustaría que me dieran su opinión sobre el mismo.

II ENCUENTRO INTERNACIONAL DE EDUCACIÓN EN VALORES

El Centro de Estudios de Ciencias de la Educación Enrique José Varona
de
la Universidad de Camagüey, Cuba, la Universidad Autónoma de Madrid y
la
Universidad de Granada, España, convocan como organizadores al II
Encuentro Internacional de Educación en Valores, del 5 al 9 de
noviembre
de 2007, a desarrollarse en Camagüey.

Toda la información está disponible en la web del evento
www.ugr.es/local/cubavalores/index.html
Para más información, se puede contactar con la Organización en
cubavalores@ugr.es
9 Ronin, día 30 de Septiembre de 2007 a las 13:58
Uf que escándalo, destacados líderes falangistas. Esto no pasaba con Stalin.
Si hubieran estado destacados líderes de la extrema izquierda o separatistas hubiera estado muy bien, Esparza sería un santo y mesca no diría ni pío.
10 Sherme, día 30 de Septiembre de 2007 a las 13:59
Al hilo de este "adoctrinamiento" que no es nuevo y está en el "corazón stalinista" de esta Psoe, os pongo unos párrafos del libro CAUSAS SAGRADAS (para estos serían "Causas laico-sagradas", naturalmente) de Michael Burleig:

"La Unión Soviética no era inmune a lo que estaba aflorando como un culto global a la celebridad o la notoriedad, centrado en atletas, aviadores, o boxeadores, estrellas de cine, gánsteres, alpinistas y, como hemos visto, dictadores. El comisario de la industria pesada, Sergo Ordzhonikidze, había puesto en marcha la búsqueda de «gente nueva» diciendo: «En los países capitalistas, nada puede compararse con la popularidad de gánsteres como Al Capone.( TELEBASURA ACTUAL?, Gran Hermano, OTs etc? comentario mío) En nuestro país, bajo el socialismo, los héroes del trabajo, nuestros Izotov, deben convertirse en los más famosos», una alusión a Nikita Izotov, un minero al que sus colegas describen bastante agriamente como «la máquina de picar humana». Pero Izotov estaba destinado a que le eclipsaran como al nuevo híbrido de Marx, Aristóteles y Goethe.

En 1931 Pravda publicó artículos bajo la consigna «El país necesita conocer a sus héroes», con fotografías de aviadores, miembros de granjas colectivas, trabajadores de choque y cosas parecidas. El concepto de la élite ejemplar estaba asociado primordialmente con Alexéi Stajanov, un minero de la cuenca carbonífera del Don, que en agosto de 1935 consiguió picar 102 toneladas de carbón (o catorce veces su cuota) en un solo turno, además con la ayuda de un fiel martillo picador neumático de fabricación soviética. Stajanov había emigrado de una aldea de Orel y había trabajado como guardafrenos y como peón con una pala manual antes de tener entre sus manos el martillo neumático que le proporcionó fama y fortuna. El trabajo se hacía, por supuesto, de noche, lo que permitía a Stajanov maximizar su rendimiento, ya que el aire comprimido sólo iba a su martillo, y su periodo de seis horas sin interrupción estaba facilitado por una larga cadena logística que empezaba con los operarios que iban instalando tras él el entibado de madera, pero sin embargo los batallones anónimos de trabajadores de choque pasaron a quedar eclipsados por un Hércules soviético con rostro humano. La «recordmanía» se propagó como una enfermedad febril, con directivos y capataces sudando también para evitar que se les denunciase como «gerifaltes», «charlatanes», «rutinarios», «destructores», «saboteadores» por no ser capaces de hacer factibles aquellas hazañas «estajanovistas», lo que les acarrearía ser «enderezados» o que les diesen «un toquecito en la mandíbula», según las siniestras expresiones del propio Al Capone del Kremlin. No importaba que estos episodios épicos tendiesen a destrozar la maquinaria y a dejar destrozados a los «estajanovistas», ni que a algunos trabajadores les fastidiase la desviación de recursos, el incremento subsiguiente de sus propias cuotas o las ricas recompensas que obtenían aquellos héroes prometeicos.

Schadenfreude describe a los que decían de una joven estajanovista que había sido recompensada con una selección de las obras de Lenin: « ¡Es lo que se merece esa puta! ». El resentimiento hacia los estajanovistas que se pavoneaban en el lugar de trabajo «como dioses» aumentó cuando se convirtieron en parte integrante de los «tribunales de camaradas de producción» de fábrica.

Las estrellas del estajanovismo se pasaban cada vez más tiempo de gira, visitando el Kremlin, discurseando a otros trabajadores o aventurándose muy seguros de sí en lugares como la ópera o el teatro en los que los trabajadores ya no se sentían cómodos. Los ecos de sociedad de los periódicos contenían perlas como ésta:
El brigadier-soldador VI. Baranov (28), el mejor estajanovista de Elektrozavod se deslizó a través del salón en un lento tango con Shura Ovchinnovka (20), la mejor estajanovista de TSAGI [Instituto Central de Aerohidrodinámica]. Él vestía un elegante traje negro que acentuaba plenamente la sólida constitución de su figura; ella llevaba un vestido de crepé de China y unos zapatos negros con un ribete blanco.

En otras palabras, aunque hablaban sin cesar sobre el trabajo, los estajanovistas trabajaban cada vez menos, lo recordaban, lo mismo que las estrellas pop o los futbolistas millonarios de origen humilde, como algo que adquiría tonalidades rosadas en la evocación de cosas pasadas. Tenían, por supuesto; su papel dentro de un mito en elaboración más amplio. Como una sociedad explícitamente jerárquica sustituía a otra supuestamente basada en la fraternidad, tenían que reconocer el papel rector crucial de la figura paterna de la nación, cuyos discursos les había aportado presuntamente la inspiración necesaria en principio para romper barreras artificiales utilizando al mismo tiempo la tecnología casi como una prolongación de su propio cerebro. Los estajanovistas, que con frecuencia no eran miembros del Partido, eran también ciudadanos modelo no sólo en el aspecto de hijos e hijas fieles y diligentes del patriarca primordial, sino que se suponía que su estilo de vida ejemplificaba el tema de que «la vida es gozosa, camaradas», y dado que llovía sobre ellos la magnificencia oficial y que disfrutaban al mismo tiempo de salarios muy altos, la vida gozosa parecía como una idílica orgía de compras, ropa, relojes, muebles, motos, perfumes, fonógrafos, etcétera. Engalanados y equipados así, los estajanovistas aparecían disfrutando de tranquilos desayunos, leyendo la prensa, comiendo con los amigos, jugando un poco al voleibol, tomando el té y jugando una partida de damas, mientras sus esposas realizaban obras benéficas como «amas de casa militantes» y exhortaban a sus hijos para que hicieran heroicidades en la escuela.

La Unión Soviética, como las otras dictaduras totalitarias, estaba especialmente interesada en moldear a las nuevas generaciones, a las que se integraba en organizaciones juveniles como los Jóvenes Pioneros, y a las que se adoctrinaba políticamente y se las educaba oficialmente al mismo tiempo en parvularios y escuelas. Además de la promoción del aprendizaje de las letras y los números, el partido procuraba que los niños estuviesen expuestos a una «nueva moralidad», o más bien, a nuevas formas de conducta social, dado que no había mucho que fuese moral en el asunto. Que esto era así se puede ver en el juicio de Shajú, cuando el hijo de uno de los supuestos «destructores» de la industria del carbón escribió a Pravda pidiendo que se castigase a su padre como correspondía:
Como hijo de uno de los conspiradores, Andréi Kolodub, y al mismo tiempo un joven comunista [...] no puedo reaccionar con calma ante los actos de traición de mi padre [...] Sabiendo que mi padre es un enemigo confirmado de la clase obrera y que la odia, añado mi voz a la petición de todos los trabajadores para decir que los contrarrevolucionarios deberían ser severamente castigados [...] Dado que considero vergonzoso seguir llevando más el apellido Kolodub, voy a cambiarlo por Shajún.

Un cuadro de Nikolái Chebakov celebra uno de los ejemplos clave utilizados para ilustrar la penetración del Partido en la familia. Un joven rubio y envarado con el uniforme de pionero mira acusador a dos hombres de aire furtivo que están divirtiéndose sentados a la mesa en una cabaña de los Urales, con sus esposas tan imprecisas como el icono que aparece al fondo. El joven era Pavlik Morozov que, en septiembre de 1932, como miembro de un grupo de pioneros que actuaban como auxiliares en la campaña de colectivización, «desenmascaró» a su propio padre, que había sido presidente del soviet de la aldea de Gerasimovka, culpable de «caer bajo la influencia de relaciones kulaks». Poco después de que el padre fuera fusilado, su abuelo y un tío asesinaron a Morozov en venganza. Ellos y sus cómplices campesinos también fueron fusilados. A la abuela la enviaron, por si acaso, a un campo prisión, dejando a la madre de Pavlik sola para mantener la llama de su recuerdo. Y allí estaba Máximo Gorki para explicar los nuevos principios morales: «Si un pariente de "sangre" resulta ser enemigo del pueblo, entonces ya no es un pariente sino simplemente un enemigo y no hay ya razón alguna para perdonarle». Los pioneros que acudieron al primer Congreso de Escritores para alabar a estos «ingenieros del alma humana» anunciaron orgullosos algo muy preocupante, que había entre ellos «miles como Pavlik».

----
(Creo que Girauta ha relatado esta semana en la COPE algo sobre un nuevo "heroe independentista" catalufo en los libros de texto de la EpC en "Catalunya", y qye resulta ser un nuevo scamot de esos r"esistentes" ante "las leyes opresoras espanyolas". O sea, vamos por el "buen camino" de la izmierda...)
----

El objetivo de un hombre o una mujer soviéticos «nuevos» moralmente reorganizados no se limitaba a albergar la esperanza de que la gente se comportase como Morozov o trabajase como Stajanov. Diarios personales recientemente descubiertos de ese periodo muestran cómo la gente se esforzaba por sustituir su «viejo» yo por una «nueva» personalidad soviética, una actividad que san Ignacio de Loyola había expuesto ya en sus Ejercicios espirituales. Esos diarios nos permiten seguir el proceso de autorreconstrucción, siendo parte el propio diario de esta «autoterapia» política, más que la crónica de un mundo privado o las cavilaciones de un individuo. (sigo...
11 vstavai, día 30 de Septiembre de 2007 a las 14:06
El mesca es claramente un calumniador profesional. Esto sí que no podrá desmentirlo él nunca. Es el estilo de la cheka, siempre presente entre nuestros progres, como estamos viendo.
12 Sherme, día 30 de Septiembre de 2007 a las 14:07
(y 2)
Stepan Podlubnyi nació en una familia campesina acomodada de Vinnitsa, Ucrania, en vísperas de la Gran Guerra. Aunque la mayor parte de la propiedad de su familia fue confiscada durante la Revolución, los recuerdos persistían y los resentidos miembros de su propia aldea les consideraban «kulaks». En 1929 la familia fue «deskulakizada», es decir, se lo quitaron todo y el padre fue condenado a tres años de destierro administrativo y deportado. El muchacho y su madre, provistos de documentos falsificados que les describían como «obreros», encontraron trabajo en una imprenta. Él se incorporó al movimiento juvenil del Komsomol y, después de la enseñanza media, en 1935, pasó al Instituto Médico de Moscú como estudiante. Estaba subiendo, de una forma modesta.
El diario probablemente se inició como una tarea del Komsomol, un método objetivo de calibrar la conciencia interior de la gente. Este de Podlubnyi abarca el periodo de 1931-1939. Él lo consideraba parte del proceso de reeducarse a sí mismo; un «montón de basura» al que arrojar toda la suciedad que el pasado «kulak» que estaba ocultando había dejado en su «alma». Sus orígenes de clase «foráneos» le llevaron a construir su propio yo como un campo de batalla entre lo «viejo» y lo «nuevo», mientras intentaba librarse de lo que él llamaba su «psicología enferma». Se deshizo también de su padre no reconstruido: «Un viejo a medio camino, sin utilidad para nadie y completamente superfluo [...] La débil voluntad de este viejo puede destruirnos lo mismo que a él, tenemos que ayudarle en muchas cosas. Debemos forzarle a trabajar consigo mismo [...] Le miré como a un desconocido. Fríamente. No puedo ver en él más que cualidades negativas para mí [...] Tiene el carácter de un viejo condenado. La verdad es que no es un viejo en realidad». Esta división de la humanidad en los reconstruidos y los reprobados se extendía a los conocidos, que se consideraban «cultos» en un nuevo sentido soviético en vez de parecerse a los tragones, bebedores y bailarines del régimen anterior. La vasta transformación social que Stalin estaba llevando a cabo se reproducía literalmente en la visión del mundo de Podlubnyi: había seres «viejos» y «nuevos», modos de comportarse «viejos» y «nuevos».

El desenlace de esta batalla entre su pasado y su presente no era una cuestión académica porque a la gente que tenía unos antecedentes de clase erróneos se la expulsaba de las ciudades, con la ayuda de un sistema de pasaportes internos, y volvía a las colectividades rurales, donde podía morirse de hambre. El yo reconstruido de Podlubnyi acabó asegurándole un pasaporte en 1933, debido a que ese yo reconstruido (por absolutamente sintético que pudiera ser) tenía más sustancia que sus orígenes «kulaks». Empezó a leer a Marx y a Lenin con la finalidad de cambiar su conciencia. A finales de 1932 se convirtió en informador secreto de la GPU, precursora del NKVD a la que informaba sobre sus compañeros de clase y de trabajo. Claramente agobiado por la idea de que llegasen a «descubrirse» sus orígenes de clase o por el terror que le inspiraba la GPU, pensaba a veces en el mundo de fuera de Moscú: «¡Quiero ser libre! ¡Viviré en el fin del mundo! ¡En Arkangel! ¡En la tundra! No me importa, sólo quiero ser libre, para que nadie pueda hacerme ya reproches: ¡Ahí, así que tú eres uno de ésos. Sabemos quién eres tú, etcétera». Podlubnyi fue pasando gradualmente del arribismo a la creencia. Cuando su madre le informó sobre la situación de hambre que atravesaba Ucrania a mediados de 1933, escribió:

Por cierto, sobre las noticias de las que mama informó, se está pasando allí por una situación de hambre increíble. La mitad de la gente ha muerto de hambre. Ahora están comiendo hojas de remolacha hervidas. Hay muchos casos de canibalismo [...] Todo ello resulta aterrador. No sé por qué, pero no siento ninguna lástima por esto. Tiene que ser así, porque luego será más fácil rehacer la psicología de pequeño propietario de los campesinos convirtiéndola en la psicología proletaria que necesitamos. Y a los que mueren de hambre, hay que dejarlos morir. Si no son capaces de defenderse de la muerte por hambre significa que tienen una voluntad débil ¿qué pueden aportar ellos a la sociedad?
---
Zapo dice que a ÉL (con mayúsculas, dado su EGO hiperbólico, no se vaya a cabrear) la "derecha" no le "ha enseñado nada"...
---

En marzo de 1933 visitó a un grafólogo para que le analizase la caligrafía. Se trataba de una ambición de toda la vida que al fin podía satisfacer. El resultado le gustó:
Una personalidad llena de iniciativa, que capta fácilmente la esencia de una cuestión. Visión del mundo materialista. Políticamente orientado. A una etapa temprana escapó a la influencia ideológica de su familia. Tiene un don para la observación. Puede distinguir las mentiras de la sinceridad en la voz de otro. Sociable y agradable; amable, incluso bondadoso, en compañía de otros; pero cuando se necesita una acción decisiva, o cuando hay que cumplir una obligación o satisfacer un deseo fuerte, ni los amigos íntimos ni ninguna otra clase de tentación puede desviarle del objetivo que se ha marcado [...] Muestra poca confianza y es receloso, ha desarrollado una cautela profesional. Tiende al razonamiento formal y lógico, muestra talento para tratar asuntos con una metodología científica, adecuada para actividades relacionadas con el derecho y la administración, también tiene talento para la mecánica.

De hecho, como indican estos valores, Podlubnyi era un hombre soviético «nuevo». Incluso cuando sucedieron cosas que perturbaban ese modo de pensar, como las purgas que se produjeron después del asesinato de Kirov, no fue capaz de considerar estos acontecimientos más que de acuerdo con categorías soviéticas prefabricadas. Hasta cuando fue detenida su madre en 1937 como una presunta «trotskista», él lo consideró un error («incluir a mamá, una mujer medio analfabeta, entre los trotskistas, eso nunca me habría pasado a mí») en una economía del terror esencialmente racional. Mediante aquel «eso nunca me habría pasado a mí» orwelliano, podemos calibrar lo mucho que habían logrado los soviéticos en la consecución de su objetivo.
13 vstavai, día 30 de Septiembre de 2007 a las 14:08
No me extrañaría que el mesca fuera un profesor de la educación para (hundir) la ciudadanía. Él puede explicar muy bien a los niños cómo calumniar y cómo los que tendrían que estar en el banquillo se ponen en plan de fiscales.
14 vstavai, día 30 de Septiembre de 2007 a las 14:10
El mesca nos está dando una lección práctica del espíritu de Monipodio y la Cheka. Impagable, no se puede pedir más.
15 Sherme, día 30 de Septiembre de 2007 a las 14:15
9# Mesca... ¿Tú también BRUTO? no te digo... el "progreta" ... si es que ... calumnia que algo queda, "hermoso"...
16 Ronin, día 30 de Septiembre de 2007 a las 14:26
Todas estas calumnias vienen porque Esparza ha escrito un libro bastante detallado sobre los asesinatos y matanzas de los rojos en España antes y durante la guerra civil. Eso les pica, se les cae la careta.

http://www.elmanifiesto.com/video.asp

17 Gorucho, día 30 de Septiembre de 2007 a las 14:51
Del capítulo primero del libro de Esparza, que puede leerse si se pulsa en el enlace que aparece en la página http://www.elmanifiesto.com/video.asp

…Casares sacó adelante el estatuto de autonomía de Galicia, y no sin sospechas de fraude. Hizo poco más. Sectario y beligerante, demostró una debilidad pasmosa a la hora de atajar las enormes violencias que sacudieron el país durante la trágica primavera de 1936. Él fue quien amenazó al dirigente de la oposición de derechas, José Calvo Sotelo, el 16 de junio en las Cortes; él dirigía el Gobierno el 13 de julio, cuando Calvo Sotelo fue secuestrado y asesinado por un comando policial socialista. Pero en esos días previos a la guerra, Casares se negó a «armar al pueblo».

¿Por qué se negaba Casares? Los socialistas estaban pidiendo armas para sus milicianos desde el mismo 13 de julio: todos pensaban que el asesinato de Calvo Sotelo iba a provocar una insurrección militar. No les faltaba razón. La misma advertencia estaban
haciendo los militares de la Unión Militar Republicana Antifascista, la UMRA, dominada por el PSOE y cuya mano, por cierto, aparece claramente tras el complot contra Calvo Sotelo. Pero Casares se resistía. Pensaba tenerlo todo bajo control. De hecho, en los meses anteriores había reestructurado a fondo las fuerzas de orden público, para garantizarse su fidelidad….


¿Qué sucede si sustituimos dos palabras: Casares y Galicia y en su lugar ponemos ZP y Cataluña?

Saludos.
18 Gorucho, día 30 de Septiembre de 2007 a las 15:07
No conozco a Esparza y, por tanto, puedo creerme todo lo que digan de él. Así es que, haciendo un experimento mental, de los que le gustaban a Don Alberto Einstein, imaginemos que ha sido jefe supremo de CEDADE, grupo del que tampoco creo haber oído mucho, la preguntas claves del experimento son: ¿Lo que dice en su libro es verdad, en todo o en parte? ¿Si hay algo verdadero/fals qué es y por qué?

Lo demás sería igual que, por ejemplo, decir que Picasso era un mal pintor porque maltrataba a las mujeres que tuvieron la desgracia de toparse con él.

Saludos.
19 Gorucho, día 30 de Septiembre de 2007 a las 15:17
La telebasura y el capitalismo.

Cierto que la telebasura se programa porque dicen que da dinero a las cadenas. No tengo nada que objetar a esa afirmación que puede ser cierta, ya que si bien creo que la telebasura no genera grandes ingresos, es muy barata producirla, y si la gente la ve es porque no le queda más remedio que distraerse con lo que le pongan.

Lo que pregunto es que piensa ZP de ella, ¿no han prohibido el fumar? ¿Qué esperan para prohibir la telebasura? Que el PP no diga nada sobre este asunto concuerda con su lógica, dejan hacer, pero que el PSOE, que se mete hasta en los charcos, no haga nada para evitarla quiere decir que, o no le molesta o le gusta.


Saludos.

20 Sherme, día 30 de Septiembre de 2007 a las 15:20
Gorucho .. dejemos aparte a Picasso... que a mí, por lo menos, me parece tan mal pintor como persona... ;-) bueno ... y como "comunista" no digamos .. jejej
21 Ronin, día 30 de Septiembre de 2007 a las 15:21
mesca, Esparza ha desmentido su relación con estos partidos.
En segundo lugar Falange Española es un partido legalizado, cualquier español puede pertenecer a él o simpatizar o votarle.
Hay partidos mucho más peligrosos y radicales para la democracia española que Falange. Por ejemplo los que propugnan la escisión de España y los que simpatizan con grupos terroristas.
¿Quiere algunas siglas?, ERC, ANV, batasunos en general y otros que bajo cuerda dialogan y les dan alas a estos impresentables.
Es preocupante que mientras se persigue mediáticamente y sin cuartel desde hace 30 años a un partido político como Falange se mime y cuide a otros partidos que se están demostrando mucho más peligrosos para la democracia y para España e incluso se pretenda legalizar y darle papel político a una rama de Eta como es batasuna (ANV). En España están pasando cosas muy raras desde hace 30 años.
22 Sherme, día 30 de Septiembre de 2007 a las 15:24
23# .. o que en un "negocio privado" que cada cual "programe lo que le parezca... ¿no? eso es "liberal", amigo Gorucho ... y aunque nos fastidie, es lo que hay que dejar hacer... servidumbres de la LIBERTAD (que no de la "Democracia" como bien ilustra Thomas Sowell en este artículo en LD de hoy : http://www.libertaddigital.com/opiniones/opinion_3... )
23 Sherme, día 30 de Septiembre de 2007 a las 15:42
23# es decir ..que en una "Democracia" nominal, esas en las que "se vota"... como en Cuba, por ejemplo, o en la Venezuela chavista por poner otro... un iluminado líder (a la derecha o al izquierda del espectro (un "fantasma" como él solo ..o como un Ibarreche cualquiera) político.. puede "proponer" un referéndum sobre si se prohíbe la "telebasura", o el aborto (si se permite o si no), o la independencia de determinado territorio porque sí .. porque me lo pide el cuerpo y Zapo lo ha despenalizao... o la expulsión de los judíos o lo que quieras... y, confundiendo lo "legal" con lo "legítimo" ... pues figúrate lo que se puede dar... no, amigo, Gorucho la "Democracia sin LIBERTAD" es aún más dictatorial que las dictaduras bananeras... bien lo vieron los "Padres de Patria" (NORTE-americana, of course. Por cierto, Mesca, casi todos de "MI" "secta".)
24 Gorucho, día 30 de Septiembre de 2007 a las 16:54
Sherme:

Estoy de acuerdo con lo que dices en el 27. Yo no soy capaz de ver telebasura (algunas veces he intentado ver algo y no he podido ver más de un minuto), pero eso no quiere decir que pida que se suprima por orden de la superioridad.

Creo que las cadenas dejarán de programar telebasura (que no es un fenómeno nuevo ya que en los setenta había programas en la televisión única que así los califico) cuando se den cuenta que otro tipo de programas puede darles ventajas competitivas. Así es.

Saludos.
25 Ronin, día 30 de Septiembre de 2007 a las 17:01
mesca, supongamos que Esparza hubiera afirmado que era de la Falange, una de las cuatro o cinco que existen.
¿Por qué le iban a meter en el talego?. Tal vez tú lo meterias en la checa. Pero te recuerdo que Falange es un partido legal y que cumple la ley de partidos. Se presenta a las elecciones sin ningún problema. No apoya a bandas de asesinos ni proclama la separación de España.

Por otra parte sobre asesinatos, paseos, checas y masacres no caben "interpretaciones". Los datos están ahí, los muertos también. Otra cosa es que a los izquierdistas como tú no les interese que la gente lo sepa.
Y antes de comentar un libro procura leértelo.
26 Gorucho, día 30 de Septiembre de 2007 a las 17:03
Mescalero:

Pues la verdad es única(¿matemática?). Viriato fue traicionado, o no lo fue, pero lo que no cabe es que fuera traicionado y no traicionado, por ejemplo.

En cuanto a las interpretaciones, sólo cabe decir que son posibles cuando no se conoce con exactitud lo sucedido y, en esos casos, lógicamente hay que tratar de aproximarse a los hechos de alguna manera.

En cuanto a la imparcialidad de los historiadores, pues cabe decir algo por el estilo. Todos tienen una idea u otra. Lo que sí hay que exigirles es honradez, es decir, que contrasten los datos y los expongan de acuerdo con lo que ellos piensen, pero mostrando en qué se basan para decir lo que dicen, de modo que puedan discutir sus argumentos. Si hacen eso, para mí hacen bien las cosas. Si me ocultan intencionadamente información, porque lo que saben va contra lo que piensan, los considero unos sinvergüenzas.

Saludos.
27 Ronin, día 30 de Septiembre de 2007 a las 17:49
mesca usa la misma táctica que los negadores del holocausto, de los que niegan los gulags y las purgas soviéticas, los que niegan la persecución política y los fusilamientos castristas, las masacres de Pol Pot en Camboya, los genocidios maoistas en China, etc.
"Bueno, es posible, pero no me creo nada, mejor no darle mayor publicidad al asunto..."

Cinismo se llama a eso. El dia que comunistas, socialistas y separatistas asuman todos los asesinatos que han cometido y pidan perdón podrá empezarse a hablar de democracia en España. Lo que aquí hubo no fue una transición verdaderamente democrática porque el bando de los totalitarios nunca han admitido su parte de culpa en el fracaso de la república ni sus asesinatos. Lo que hubo fue un mirar para otro lado, el mentir sobre esos años y el hacerse las víctimas en exclusiva, como si ellos nunca hubieran asesinado a nadie.
Y encima decir con toda la caradura del mundo que luchaban por la democracia cuando por lo que luchaban era para establecer un régimen al estilo soviético, ayudados por Stalin como se demostró en la zona republicana que controlaron. Ya está bien de engañar al pueblo español.
28 Incognit, día 30 de Septiembre de 2007 a las 18:00
Veo que hay acto en La Coruña, don Pío. Pues aprovecho para comentar una noticia de actualidad en la provincia coruñesa.

El ayuntamiento de Órdenes, en gallego Ordes, acaba de aprobar el cambio de nombres "franquistas" de ciertas calles.

Uso las mayúsculas porque entre esos nombres está el de la calle Calvo Sotelo. Y digo yo, ¿no llegó con que un centenar de socialistas lo secuestraran, con que el PSOE se justificara y vanagloriara de ello con luz y taquígrafos en el Parlamento, con que ordenaran disparar contra la multitud en el entierro causando cinco muertos e impidieran la investigación judicial? Ahora lo tachan de nombre franquista.

¿Y nadie en el PP aprovechó la ocasión en el pleno para recordarle al PSOE "a ese demócrata lo asesinó su partido, habrá que ponerle una estatua para mantener memoria histórica"?. Todo lo contrario, participan animosamente en la búsqueda de nuevos nombres.

A cada nombre de Calvo Sotelo retirado vendría bien recordar quienes fueron los asesinos y quienes son ahora los farsantes de la historia de su propio partido.

Calvo Sotelo debería ser uno de los mitos de nuestra democracia, un demócrata digno en muerto en manos de asesinos. Tal como eran la época y los rojos, mito y héroe. Para mi lo es.


Y de paso otro comentario de actualidad por Galicia: el camillero, perdón, Anxo Quintana aseguraba estos días que la batalla ideológica la tienen ganada. Se lo tienen así de creído y a este paso se convertirá en cierto porque nadie les responde, igual que con lo de Calvo Sotelo: manipulación permanente por unos e inacción acomplejada por los otros.

Enlace a la noticia sobre Calvo Sotelo.

Calvo Sotelo insultado tras asesinado

29 Ronin, día 30 de Septiembre de 2007 a las 18:10
mesca, y los otros también, Carrillo por ejemplo, la starlette de Paracuellos y de las checas de Madrid.
Así que no te quejes.
Y te vuelvo a recordar, cabezón, que Esparza nunca ha pertenecido a ninguna organización neonazi. Eso se llama calumnia y está contemplado en el código penal. O aportas alguna PRUEBA y no solo rumores infundados o dejas de calumniar.
Es como si yo dijera ahora que tu perteneces a la Eta porque lo he oido o lo he leido por ahí, en alguna página web.
30 Ronin, día 30 de Septiembre de 2007 a las 18:25
Por lo demás hay gentuza que pertenece a organizaciones peores que las de los neonazis (al fin y al cabo estos ya ni pinchan ni cortan y están totálmente desterrados del sistema) son los de las organizaciones violentas proetarras y separatistas. Los que apoyan los asesinatos, los que gritan Eta mátalos, o tots morts, los que envían fotitos con balas a representantes políticos.
Es con esos con los que hay que acabar y caer sobre ellos con todo el peso de la ley. Y con los que les apoyan y comparten sus ideas.
Ese es el peligro real hoy en España y no cuatro neonazis que os son muy útiles para distraer la atención de lo realmente grave en España. El peligro hoy en España para la democracia lo representa la extrema izquierda y los separatistas. Les han estado mimando durante 30 años y ahora se empiezan a ver las consecuencias.
31 Ronin, día 30 de Septiembre de 2007 a las 18:56
mesca es el típico ejemplo de lo que ha creado esta democracia, dándoles todo el control de la educación y de los medios a unos irresponsables. La típica criatura progre y radical de culturilla basura, que llenan los espacios televisivos y que están llevando a España a las cloacas de la historia. Luego la gente se pregunta como hemos podido llegar a esto. Que se lo pregunten a los que controlan la educación y los medios de comunicación. Son algunos de los principales responsables.
32 Sherme, día 30 de Septiembre de 2007 a las 19:03
31# No hace falta irse a la sede de nadie (donde dudo que encima lo distribuyan) Mescalero. Basta con irse a cualquier BUENA librería (el C Inglés p.ej.) o pedirlo por internet...
33 Sherme, día 30 de Septiembre de 2007 a las 19:35
Del libro de Esparza "El terror rojo en España. Epílogo: El Terror blanco"

Citas:

Matar... matar, seguir matando hasta que el cansancio
impida matar más... Después... Después construir el socialismo.

ENRIQUE CASTRO DELGADO,
comunista, creador del Quinto Regimiento


Todo régimen muere por el suicidio en que remata y expía sus culpas. Húndense las monarquías por los reyes y sus cortesanos, como hacen perecer las repúblicas sus partidarios más fanáticos.
NICETO ALCALÁ ZAMORA,
presidente de la II República (1931-1936)


El Gobierno republicano se hundió en septiembre del 36, agotado
por los esfuerzos estériles de restablecer la unidad de dirección,
descorazonado por la obra homicida —y suicida— que estaban
cumpliendo, so capa de destruir al fascismo, los más desaforados
enemigos de la República.

MANUEL AZAÑA,
presidente del Gobierno (1931-1933 y 1936),
presidente de la II República (1936-1939)


A Catalunya i a Espanya s'havia caigut en aquesta bestialitat.
Les vides humanes han estar imolades de la mateixa manera que,
a la selva, son imolades les vides deis animals impotente [...].
Afirmo amb plena responsabilitat que tots els sectors antifeixistes,
començant per Estat Catalá i acabant pel POUM, passant
per Esquerra Republicana i pel PSUC, han donat un contingent
de lladres i assassins igual, almenys, al que han donat
la CNT i la FAI.

JOAN PEIRÓ,
anarquista, vicepresidente
del Comité Central de Milicias Antifascistas
de Cataluña (1936), ministro de Industria (1937).


PRÓLOGO

DESDE las primeras semanas de la guerra civil, las represiones en ambos lados se destacaron como el aspecto más horroroso y una de las facetas más importantes de la contienda. En seguida empezaron a captar la atención de los corresponsales extranjeros, y las noticias al respecto constituyeron una parte significativa de las impresiones en el extranjero sobre la guerra española. Puesto que los corresponsales dedicaban más atención a las grandes ciudades, la represión en la zona republicana recibió la mayor parte de la publicidad durante los primeros meses, aunque ésta se equilibraría más en el porvenir. Ambos lados proyectaban estadísticas exageradas durante el conflicto, como las de imputar medio millón de fusilamientos al bando opuesto, exagerados cálculos que se mantendrían durante muchos años.

La investigación seria empezó después de la muerte de Franco, y ya hay una abundante historiografía de muchos aspectos de la represión, aunque de una calidad muy desigual y relativa principalmente a la represión franquista. En los últimos años, la nueva industria propagandística de la «memoria histórica» ha recalcado exclusivamente esta última, porque una perspectiva equilibrada sería mucho menos rentable en términos políticos. Por eso es especialmente importante llegar a un entendimiento más empírico y objetivo de lo que se ha presentado en estos últimos años, y de ahí la importancia de este libro de José Javier Esparza.

La moderna represión política, con el terrorismo en masa por parte del Estado o de grupos organizados, empezó con la Revolución francesa. Volvió en las revoluciones francesas de 1848 y 1871, aunque de una forma más limitada, y se extendió con los nuevos movimientos revolucionarios, como el anarquismo y los diversos grupos revolucionarios rusos. Luego, con los intentos revolucionarios y las guerras civiles revolucionarias del siglo XX, se extendió a muchas partes del mundo.

La extraordinaria violencia y el altísimo índice de asesinatos de las luchas revolucionarias se derivan en primera instancia de las propias doctrinas de los revolucionarios, que insisten en la «eliminación» «exterminio» o purga drástica del enemigo «de clase» o de ideología, constituyendo éste un aspecto esencial del totalitarismo de los revolucionarios. Empezando con la feroz represión de la Comuna de París en 1871, las fuerzas o gobiernos contrarrevolucionarios no les iban a la zaga, y hasta superaron a los revolucionarios en el número de ejecuciones, como en los casos de Francia, de Finlandia en 1918 y de España, aunque en todos estos casos se trata de contrarrevoluciones totalmente victoriosas que tenían mucho más tiempo y oportunidades para llevar a cabo sus represiones. Una posible excepción a esta generalización sería la represión zarista de la primera revolución rusa de 1905-06, en la que resultó menos mortífera que la organizada por la revolución, aunque también es posible que las estadísticas rusas sean incompletas.

¿Cuántos murieron a manos de las represiones en la guerra española y después? Es algo que nunca sabremos de forma absolutamente fidedigna y detallada, a causa de la dificultad en obtener datos objetivos y completos. Sin embargo, lo sabemos bastante bien en los casos más cuidadosa y objetivamente estudiados, como, por ejemplo, los de Cataluña, Levante y Ciudad Real. Aunque a veces se ha dicho que el número de ejecutados igualó o superó a la cantidad total de muertes militares, esto no parece cierto. Descontando la participación militar extranjera, los datos macrodemográficos indican un total de 130.000 muertes militares, o tal vez un poco más, mientras que el número total de ejecutados (en ambas zonas combinadas) probablemente no llegaría a más que 120.000. Durante la guerra no había tanta diferencia entre las estadísticas para ambas zonas (aunque es posible que los franquistas ejecutasen algunos más), aunque con las aproximadamente treinta mil ejecuciones que tuvieron lugar después del fin de la contienda, no hay duda de que los franquistas, como vencedores, fusilaron en total a bastantes más personas. Tal resultado es similar a los casos de Francia y Finlandia, y de la Rusia soviética después de 1918.

La violencia política (distinta de la actuación militar) en la guerra de España fue una continuación y una intensificación de la violencia política que empezó en las primeras semanas de la II República, con el asesinato de aproximadamente dos docenas de personas en Barcelona a manos de los anarquistas. Luego continuó a lo largo de la historia de este régimen, con la muerte violenta de aproximadamente dos mil quinientas personas en asesinatos políticos, insurrecciones y manifestaciones violentas, llegando a su apogeo en la guerra civil.

En este sentido, el Terror rojo fue anterior al Terror blanco, aunque la verdad es que durante la guerra misma los dos terrores fueron esencialmente simultáneos. Aproximadamente la misma brutalidad se encontraba en ambos lados, por lo cual es inútil intentar definir «los buenos» contra «los malos». Por lo general, hubo dos bandos igualmente «malos», aunque los partidarios de la República han intentado explicar de varios modos algo que se puede llamar la «menor culpabilidad» de las izquierdas. Uno es el de imputarlo casi todo a unos «incontrolados» que poco o nada tenían que ver con los partidos izquierdistas o el gobierno republicano. Otro es el absurdo argumento de que fue un terror a favor del «progreso», en vez de la «reacción», razón por la cual sería menos reprensible. Una variante de esto último es la noción de que consistió en acciones por parte de los oprimidos o más ignorantes, por lo cual también serían menos censurables. Había ciertamente características algo diferentes cuando se comparan las dos represiones, aunque es dudoso que se pueda definirlas en términos tan sencillos y categóricos como estos.

El libro de José Javier Esparza no es una obra de investigación original, sino de síntesis y divulgación, y ofrece la ventaja de salir al paso de los simplismos y justificaciones que acabo de enumerar.

Presenta la narración más completa hasta este momento del Terror en la zona republicana, y demuestra que éste fue casi siempre el producto de grupos políticos organizados, y en muchas ocasiones autorizados por el mismo gobierno republicano. Además demuestra el grado de sadismo revelado por muchos de estos actos en la zona republicana, una característica que revela un contraste parcial con el carácter de las ejecuciones en la zona nacional. Aunque en ésta también se registraron actos sádicos —razón por la cual sería un error tratar de establecer una diferencia total con lo sucedido en la zona republicana—, sí cabe caracterizar la represión nacional por una mayor sistematización y profilaxis, acentuando la eficiencia y reduciendo los excesos individuales.

Otro rasgo señalado por Esparza es la «otra represión» contra los sectores disidentes de las izquierdas mismas, menos mortífera que la ejercida contra otros sectores, pero que constituye una característica que no se encontraba en el otro bando. Demuestra igualmente que el argumento usado muchas veces por las izquierdas de que el Terror rojo se terminó después de los seis primeros meses no es válido, porque el terror continuó, aunque a un ritmo menor, durante toda la contienda (más o menos como en la zona nacional), y constituyó un rasgo notable de cualquier pequeño avance geográfico logrado por el ejército republicano durante la segunda mitad de la guerra.

Igualmente, cuando las izquierdas entraron en acción militar otra vez, a partir de 1944, las ejecuciones formaron parte de las actividades de los maquis comunistas y anarquistas.
En conclusión, no es justificable ningún intento de identificar en estas cosas a «buenos» o «malos», pero en vista de la desproporción mostrada por la literatura reciente, una nueva narración de la represión en la zona republicana es una contribución importante para una visión más equilibrada de lo que pasó, de su verdadera historia, fuera de cualquier «memoria» subjetiva o falaz. Tal es el empeño de este nuevo estudio de Esparza, que ayudará a entender mejor los aspectos más sanguinarios de esa guerra tan desastrosa.

STANLEY G. PAYNE


34 Sherme, día 30 de Septiembre de 2007 a las 19:43
del mismo libro:

(...)
La zona de España gobernada por el Frente Popular vivirá un proceso de Terror político que terminará cobrándose 60.000 vidas. Primero será la caza del enemigo, con la coartada de la espontaneidad incontrolada de las masas. Las víctimas de esa caza, sin embargo, no son aleatorias ni fortuitas, sino muy concretas desde el punto de vista revolucionario. Son los «enemigos de clase»: religiosos de cualquier condición, políticos de la derecha, propietarios e industriales, militares sospechosos... Pero en muy poco tiempo, en un vértigo de sangre, la lista se amplía: ya no sólo los religiosos consagrados, sino también los ciudadanos de fe manifiesta; ya no sólo los políticos de la derecha, sino también sus votantes; ya no sólo los grandes propietarios, sino también el labrador, el comerciante, el profesional liberal; ya no sólo los militares de quienes pueda pensarse que simpatizan con el alzamiento, sino cualesquiera otros que se convierten en culpables simplemente por llevar uniforme. A sólo un mes de estallar la guerra civil, el Terror de las milicias armadas —armadas por el Gobierno, convertidas por el Gobierno en fuerzas paramilitares y parapoliciales— se cierne sobre todo aquel que sea sospechoso de no comulgar con la revolución que se anuncia.

En esa atmósfera se desencadena una persecución religiosa sin precedentes en la España moderna que elevará el número de clérigos asesinados—sacerdotes, monjas, frailes— hasta cerca de los 7.000, sin contar la elevadísima cifra de seglares que son asesinados por sus convicciones cristianas. Con el derecho arruinado, aparecen casos siniestros de venganzas personales, asesinatos y robos cometidos bajo la coartada de una razón política rebajada al rango del crimen.

El «paseo» se convierte en escena cotidiana: el enemigo es cazado, transportado al matadero, asesinado impunemente. El miedo cierra algunas bocas; otras, el odio.

No hay nadie que esté a salvo. Las cárceles, donde los presos políticos han sustituido a los comunes, son asaltadas, y asesinados los reclusos. Al compás de la guerra, que ya ha incendiado los frentes, las autoridades militares o civiles consienten —cuando no ordenan—sangrientas represalias cuyas víctimas se cuentan por miles. Las cárceles comienzan a vivir el siniestro ritual de las «sacas» llegan los milicianos, sacan a unos presos, la autoridad los entrega, se los asesina sin la menor posibilidad de defensa. Las «sacas» se intensifican sin mengua hasta bien entrada la guerra civil. No cesarán hasta que ya apenas quede nadie a quien «sacar».

Con el pretexto de la guerra, de la cercana amenaza del enemigo, se procede a ejecutar matanzas masivas que aún hoy sorprenden por su cuantía. No hay pretextos ni excusas políticas para una carnicería que los propios republicanos juzgarán como su mayor vergüenza. Pero quizá la mayor vergüenza no sea esa, sino el hecho de que la carnicería continuará. No con cifras tan masivas, pero sí con un sistema depurado de Terror cuyo mejor exponente son las checas. En torno a las checas se desencadenan la tortura, la humillación, la muerte. Cuando el Gobierno interviene para controlar el Terror, no lo atenúa, sino que lo intensifica. Ninguna medida de orden es capaz de neutralizar la dinámica revolucionaria que el propio Gobierno del Frente Popular ha abierto. Así, serán las propias instituciones las que terminen enviscadas en el mundo tétrico de los asesinatos, los saqueos, el tráfico de bienes robados a víctimas inermes, la evasión masiva del tesoro nacional. Los tribunales no correrán mejor suerte: atrapados en la disyuntiva entre mantener el orden o legalizar la revolución, se dejarán llevar por la corriente hasta convertir la Justicia en una parodia que demasiadas veces se limitará a avalar formalmente el crimen. Hacia la primavera de 1937, cuando aún no se ha cumplido un año de contienda, la mayor parte de la represión ha sido ya consumada. Hablamos de una cifra que podría rondar las 50.000 víctimas en diez meses.

Las matanzas de población civil, aun ejecutadas en distintas condiciones, fueron cosa común en los dos bandos: en ambos se hizo acopio de presos políticos, en ambos se cazó al contrincante, en ambos se ejecutó a detenidos, en ambos hubo represalias de guerra. El Terror rojo tuvo, sin embargo, ciertos aspectos peculiares que no encontramos en el «terror blanco». Uno es la programación de matanzas masivas, exterminadoras, como la que en pocos meses llenó las fosas de Paracuellos. Otro es el sistema de los centros de tortura y asesinato denominados «checas», dependientes unas veces de las autoridades del Estado republicano y otras veces de los partidos políticos del Frente Popular. Un tercer elemento singular es el ensañamiento sobre las víctimas, tanto sobre los detenidos como sobre los cadáveres, practicado de forma tan abundante en la zona republicana que puede hablarse de una suerte de macabro ritual. Por último, el Terror rojo tendrá una importante dimensión económica, con redes bien organizadas de despojo y saqueo que incluso llegarán a ocupar las páginas de los propios periódicos republicanos, como en el caso García Atadell.

Las matanzas masivas y el sistema de checas son un golpe de muerte para la idílica imagen de una República democrática y virtuosa, ese espejismo de la propaganda que suele expresarse con el concepto «legalidad republicana». Del mismo modo, los numerosísimos casos de ensañamiento y salvajismo sobre las víctimas, de los que aquí sólo ofreceremos unos pocos ejemplos, arruinan por completo la idea propagandística de que el Frente Popular encarnaba la ilustración, la libertad, la modernidad. Cuando el Gobierno republicano intente «humanizar» la represión a través de los campos de trabajo, el resultado será —cierto que no en todos los casos— un universo concentracionario demasiado parecido al Gulag. Detrás del Terror rojo hubo mucho odio, expresado de la manera más atávica y elemental. El ensañamiento sobre las víctimas es la demostración más clara. Y es, por cierto, un capítulo sobre el cual la izquierda española ha eludido cualquier reflexión en profundidad.
35 TheFlash, día 30 de Septiembre de 2007 a las 19:58

Sherme

Interesantes comentarios.
Y no, no es Flash Gordon, es Flash: luz dura para iluminar cuartos oscuros…
Ya sabes, lo que llevan las cámaras encima.
;-)

Y el tuyo? a qué responde?

36 Sherme, día 30 de Septiembre de 2007 a las 19:59
Por cierto en sus libro Esparza señala un enlace en internet muy interesante es:
http://platea.pntic.mec.es/anilo/abuelos/indiceG.h...

En 1995 Aurelio Mena Hornero, profesor de secundaria del IES de Madrid «Mariano José de Larra», tuvo la excelente idea de organizar con alumnos de 3.° de BUP un amplio trabajo titulado «La guerra de nuestros abuelos». El trabajo destaca por su honestidad, porque incorpora testimonios de todos los campos, y también por su sencillez; es una fuente excelente para conocer cómo se vivió la guerra desde abajo, desde la posición de los españoles de a pie.
37 Sherme, día 30 de Septiembre de 2007 a las 20:07
35# jejej ... vale, amigo Flash ... también deslumbra .. jejej ;-)

El mío es por la iglesia que estaba cerca de donde nací, San Hermenegildo. Lo usaba antes del 11-M como nick en otros sitios, por ejemplo en Periodistadigital.com, cuando dejaban poner comentarios... así estuve, como he dicho alguna vez, casi 72 horas sin dormir cuando estos sinvergüenzas ASALTARON EL PODER en aquellos días.

Por cierto, comenta hoy en su blog LdP que ha habido una entrevista en El Mundo donde algunas víctimas expresaban su temor a que la gente olvidara aquello. Estoy con LdP, NO. Más de media España no olvidará aquello NUNCA, como NO OLVIDAMOS AQUELLA FECHA y lo que hicieron algunos. SEGUIREMOS QUERIENDO SABER QUIÉN LOS MATÓ Y EL PORQUÉ.
38 Sherme, día 30 de Septiembre de 2007 a las 20:29
otra...
(...)
"En otras ocasiones, los testigos oculares, por su relevancia, constituyen una fuente de información excepcional no sólo sobre los hechos, sino también sobre los entresijos políticos del Terror. Un caso eminente es el del cónsul de la legación noruega en el Madrid de la Guerra, Felix Schlayer, cuyo testimonio sobre las matanzas de la capital es decisivo *. Schlayer no sólo habla como testigo, sino también como protagonista de una singular odisea para tratar de salvar a miles de personas amenazadas por la represión republicana. En su relato saltan, además, las evidentes responsabilidades de la Junta de Defensa de Madrid y de su consejero de Orden Público, Santiago Carrillo.
*. Félix Schlayer: Matanzas en el Madrid republicano, Áltera, Barcelona, 2005.

Si hay una evidencia poco discutible acerca del Terror rojo, esa es la que proporcionan los propios cadáveres. Desde el mismo 19 de julio empiezan a aparecer por toda España—y en lo que concierne a nuestro estudio, en la España controlada por el Frente Popular—centenares de cadáveres en las puertas de los cementerios, en las cunetas de las carreteras, pronto en fosas masivas a medida que se recrudece la represión.

Algunas de estas fosas se convertirán en depósito permanente de cadáveres durante toda la guerra, como el pozo de la mina de Camuñas, donde los milicianos irán arrojando a lo largo de tres años a sus víctimas de Ciudad Real y Toledo. Otras fosas, como las de Paracuellos, son fehaciente prueba de exterminios masivos con un alto grado de organización. Y en el mismo capítulo hay que mencionar el testimonio forense: los informes oficiales de las instituciones policiales o judiciales, aún no controladas por los comités del Frente Popular, que en las primeras semanas del Terror rojo proceden al levantamiento de los cadáveres y a su examen y registro fotográfico. Son especialmente abundantes las imágenes procedentes de Madrid, que es también la ciudad con mayor número de víctimas del Terror. Las fotografías hablan de tiros en la nuca, pero también de cabezas aplastadas con piedras de gran tamaño, antes o después de la muerte; los informes forenses detallan asimismo violaciones y torturas, así como miembros amputados. Esta fuente gráfica se cegará cuando el aparato institucional quede definitivamente bajo el poder de los partidos revolucionarios. En Gijón, por ejemplo, el 14 de agosto de 1936 los milicianos prohíben al médico forense del juzgado de instrucción del distrito de Oriente seguir identificando cadáveres mediante retratos fotográficos. Se trataba de borrar pistas. Lo mismo ocurrirá en el resto de España. Las muertes continuarán, pero ya nadie guardará la imagen de los cadáveres.

Otra fuente nada desdeñable que confirma la realidad del Terror rojo es la que proporcionan las propias autoridades republicanas del Frente Popular, ya sea porque lo denuncian, ya porque lo estimulan. Un testimonio de valor decisivo es el de Manuel Azaña, presidente de la República, que en La revolución abortada reconoce los asesinatos masivos de «frailes, curas, patronos, militares sospechosos de fascismo, políticos de significación derechista». Azaña —que hará mención de estos hechos en otros muchos lugares de sus escritos durante la guerra— precisa en tono exculpatorio que todo esto ocurría «contra la voluntad del Gobierno de la República y a favor del colapso en que habían caído todos los resortes del mando» **.
**. Azaña, Manuel: «La revolución abortada», incluido en Causas de la guerra de España, Crítica, Barcelona, 1986.

Simultáneamente, anarquistas, comunistas y socialistas no dejarán de echarse en cara unos a otros el desencadenamiento del terror. El anarquista Peiró se muestra horrorizado por los desmanes de las milicias en Barcelona: «Las vidas humanas —escribe— han sido inmoladas de la misma manera que, en la selva, se inmolan las vidas de los animales impotentes», y afirmará que «todos los sectores antifascistas, comenzando por Estat Catalá y acabando por el POUM, pasando por Esquerra Republicana y por el PSUC, han dado un contingente de ladrones y asesinos igual, cuando menos, al que han dado la CNT y la FAI» ***.
*** Peiró, Joan: Perill a la retaguarda, Edicions Llibertat, Mataró, 1936.

Más tarde, en la primavera de 1937, tras la caída de Largo Caballero, los comunistas intentarán culpar a los anarquistas de la oleada de asesinatos; entonces el ex ministro de Justicia, el líder anarquista García Oliver, amenazará con «implicar a todos los integrantes de las checas, empezando por Margarita Nelken y sus jóvenes socialistas unificados», y dar a conocer los crímenes ante la prensa extranjera. El ministro que sustituyó a García Oliver en Justicia, el nacionalista vasco Manuel de Irujo, presentará poco después de acceder al cargo un memorándum donde denuncia, entre otros crímenes, que «sacerdotes y religiosos han sido detenidos, sometidos a prisión y fusilados sin formación de causa por miles, hechos que, si bien amenguados, continúan aún, no tan sólo en la población rural, donde se les ha dado caza y muerte de modo salvaje. [...] Madrid y Barcelona y las restantes grandes ciudades suman por cientos los presos en sus cárceles sin otra causa conocida que su carácter de sacerdote o religioso». Desde mediados de 1937, los anarquistas, fuertemente represaliados por los comunistas, denunciarán en la prensa internacional «el terror comunista en España».

Es una denuncia que reiterará, ya después de la guerra, el socialista Araquistáin. Pero no hace falta acudir a la prensa internacional: los propios periódicos del Frente Popular abundan en informaciones referentes a las checas, y no precisamente para denunciarlas, sino para ensalzar su labor. Del mismo modo se hallan numerosos ejemplos de incitaciones al asesinato en la prensa frentepopulista. También aquí, en fin, los testimonios son innumerables: orales y escritos, diarios de la época y libros de memorias. Y todos esos testimonios demuestran no sólo que el Terror rojo existió, sino que se ejecutó con el conocimiento y, muy frecuentemente, la connivencia de las autoridades del Frente Popular, como más adelante veremos.

39 denebola, día 30 de Septiembre de 2007 a las 20:39
Buenas noches,

veo muchos comentarios sobre mesca, a propósito del desmentido de Esparza. Yo no conozco ni a mesca ni a Esparza, pero eso no es del todo cierto: he leído mucho de lo que ha escrito Esparza y alguna de las tonterías de mesca. No hay color. Es más, hace algunos meses expliqué aquí el porqué mesca es como es y el porqué puede irritar tanto a otros. Entenderlo puede ayudar a ignorarlo. Yo recomiendo algo a lo que en adelante voy a aplicarme. Cuando tenga la tentación o de leer o de contestar a mesca abriré "ElManifiesto" y leeré algo de Esparza; o Debate21 para ver la opinión de Joan Valls. O mejor, saltaré a lecturas más sustanciosas, como las cosas que pueden encontrarse de Gustavo Bueno o algunos artículos interesantes del sitio arvo.net. Luego la paja es más evidentemente paja, insustancial.

En los últimos días algunas de mis intervenciones han sido, como compruebo al releerlas, bastante agrias. Pido disculpas.

Saludos.
40 El_Criti, día 30 de Septiembre de 2007 a las 20:44
"Vidal Quadras achaca el auge de los nacionalistas al "buenismo tontilón" de Zapatero "

¿ Cómo ? Menuda decepción. Ahora resulta ser que Zapo se equivoca siendo tan bueno con los separatistas y la ETA. Zapo no se equivoca, ni es un buenista tontilón, sr. Vidal Quadras. Zapo lleva negociando con la ETA , aupando las espectativas de los separatistas vascos y catalanes desde hace mucho tiempo. No se trata de errores por un buenismo político respecto de los separatistas, se trata del plan conjunto de enterrar la transición española y sustituirla por un pacto para integrar a los que no se sumaron a la constitución, principalmente la ETA y ERC. Así que señores del PP dejen de engañar a la sociedad y de ser cómplices de este cambio de régimen y expliquen claramente a la sociedad de lo que está pasando, si ceden, será peor. Cuanta más presión se haga aunque no se consigan los objetivos será mejor que actuar omisivamente ante este cambio de régimen.

Sobre la educación para la ciudadanía, es la guinda del PSOE para crear una sociedad de descerebrados, analfabetos y borregos, por si no hiciera bastante la telebasura que lanzan las cadenas de televisión amigas de la izquierda, ahora se adoctrinará en la memez desde pequeñitos a las nuevas generaciones.

Y mientras tanto Vidal Quadras, diciendo que todo es porque Zapo es un buenista tontilón, no señores del PP, Zapo está iniciando un cambio de régimen a nivel de televisiones, a nivel de educación en las escuelas, a nivel de sociedad ( matrimonio homosexual ) , a nivel territorial ( estatuto y negociación con ETA ) , etc.

Y lo que ustedes están obligados señoritos del PP es ya que han dejado que España llegara a esta situación tras 8 años de gobierno donde en vez de favorecer la libertad de información y la pluralidad de medios de comunicación en la sociedad de la información y televisiones se dedicaron a favorecer a PRISA y a que hoy tengamos la situación que tenemos en los grandes medios de comunicación, especialmente televisiones, ya que ustedes por su tontera han ayudado a llegar a donde estamos llegando, al menos denuncien alto y claro las verdaderas pretensiones del gobierno.
41 asturovi, día 30 de Septiembre de 2007 a las 21:21
Ronin 28. De Calvo Sotelo se podrán decir muchas cosas, buenas y malas. Se lamentará su asesinato.
Pero sin duda, lo que no se puede decir es que Calvo Sotelo fuera un demócrata.
El propio Calvo Sotelo se removería en su tumba si lo escuchara.
Sería más bien partidario de lo que en la Epoca se llamaba el "Estado Corporativo" no democrático, autoritario, sino ya dictatorial, al estilo del Portugal de Salazar, la Austria de Dollfus, la Eslovaquia de Tiszo, la Hungria de Horthy, la Croacia de la 2gm... Incluso el régimen de Franco.
No creo que ninguno de estos pueda ser considerado como una democracia, ni en el más laxo de los sentidos.
42 olasarep, día 30 de Septiembre de 2007 a las 21:31
A Xluis, con bastante retraso, porque hasta ahora no te había leído. Y porque no vaya a ser que algún tercero se quede con una copla mal cantada.

¡Quién te ha visto y quién te ve por estos blogs!

Hay gigantes, y hay otros que poniéndose el dedo cerca del ojo se impiden ver a los gigantes.

Para poder ayudar es imprescindible que el que necesita ayuda se deje ayudar. De otra forma no hay manera. Por supuesto, es muy conveniente que el supuesto puente entre el que ayuda y el ayudado haga de puente, y no ponga su garita fiscal para satisfacerse.

Esa es la cuestión, que el puente haga de puente y no de obstructor.

Cuando se ha podido ayudar se ha hecho y mucho. Por ejemplo, ahí está el escrito final. Cientos de personas ayudando, con sus frutos. Si ha alguno le ha dolido su falta de protagonismo, qué le vamos a hacer.

Hay un abogado, dos abogados y tres abogados. Y cualquiera comprende que cada uno es cada uno y no se puede meter a todos en el mismo saco. Sobre todo, si alguno tira en otro sentido o se distrae. El que no quiere enterarse, pues no se entera.

Cuando hay muchos dispuestos a ayudar y el que está ahí para canalizar la ayuda se erige en obstáculo y aguador único y universal de doscientos mil folios no tiene nada de lo que presumir y sí mucho de lo que disculparse.

El asunto es demasiado grande e importante para que alguno vaya dándoselas de estrella y de enterado. Sobre todo, si ha entorpecido la colaboración de muchos. Los chismes inoportunos sobre los asuntos de otros son sólo chismes.

Cualquiera sabe quién es el que más ha hecho, y con mucho, por la verdad y la justicia del 11-M. No hace falta ser un lince.

Otros hay que enredan, y repiten la vieja historia del que se cree importante por tener su foro. Esperemos que sea sólo eso.

De todos modos, poco importan las chinitas en el camino de los protagonismos sin fundamento y excesivos. Hay mucha tarea y el que quiera colaborar puede hacerlo, sin tratar de entorpecer vanamente lo que hacen otros.
43 Sherme, día 30 de Septiembre de 2007 a las 21:38
42# Asturovi... si por "Democracia" entiendes el que se vote... aquí "se votaba" y se decía que era "DEMOCRACIA ORGÁNICA" (de los "organismos" representativos, "Familia, Ayuntamiento y Sindicatos (verticales y gremiales, evidentemente NO "de clase"). Claro que a lo mejor tu definirías como "Democracia" (sin conmoverte, quizás) a la Cuba de Castro o en la Rumanía de Ceaucescu... "Democracias de "nuevo estilo" que dirían José Díaz y su "patroncito" Stalin. O mejor aún, como tú lo que estás es por "el comunismo libertario" (y no por la "Democracia" sin ningún calificativo complementario), quizás nos pudieras "ilustrar" sobre cómo es tal entelequia a tu ilustrado y anárquico parecer...
44 Sherme, día 30 de Septiembre de 2007 a las 21:44
42# y por cierto, quizás Calvo Sotelo se revolviera más en su tumba por lo "progra" que le ha salido una descendiente suya ... la Merceditas Cabrera CALVO SOTELO y su FEN sociata...

Evidentemente Calvo no era "un demócrata" si únicamente desde "la siniestra" se reparten carnets de "demócrata de toda la vida" y hasta se elaboran definiciones sobre "verdaderas democracias" y "fascismos ajenos"...
45 Ronin, día 30 de Septiembre de 2007 a las 21:46
Mire Asturovi, usted puede no estar de acuerdo con las ideas de Calvo Sotelo, está en su derecho.
Yo no estoy de acuerdo con las ideas de Largo Caballero, Pablo Iglesias, Lenin, Marx, etc.
Pero es preocupante la tendencia de la izquierda a excomulgar directamente a los que no tienen sus ideas políticas. Usted dice, "Calvo Sotelo no era un demócrata". Bueno y yo digo que la inmensa mayoría de dirigentes que ha tenido la izquierda en España ni son ni han sido verdaderos demócratas.
Así que menos buscar la paja en el ojo ajeno y más ver la viga en el propio.

Doy por sentado que usted condena el asesinato de Calvo Sotelo. Pero por favor dejen ese estilillo de maestrillos ante alumnado, de superioridad ideológica que en absoluto la tienen. Porque si vamos a buscar en la historia de España a políticos totalitarios la izquierda se lleva la palma.
46 Sherme, día 30 de Septiembre de 2007 a las 22:30
Quizás Asturovi, que se declara "anarquista" nos "explique" esta parte del libro de Esparza, o tal vez no tenga "memoria histórica" de ello...:

"El control de los «incontrolados»

Cuando se escribe el relato de estos hechos es norma aludir a su carácter «incontrolado». La propia Causa General recurre al término «anárquico» para calificar esta primera etapa del Terror rojo. Pero son expresiones ambiguas, porque connotan una cierta ausencia de responsabilidad política, cuando la realidad —y en esto no le falta razón a la Causa General—es que el exterminio indiscriminado del enemigo fue consecuencia directa de una decisión del Gobierno: la de armar a las milicias, decisión ejecutada inmediatamente por líderes políticos provistos de autoridad formal. Líderes y autoridades a los que después veremos, en no pocos casos, dando las órdenes de ejecución.

¿Qué está ocurriendo? En líneas generales, lo que ha ocurrido es que la decisión de armar a las milicias ha creado un nuevo poder. Las autoridades formales de la República que se avengan a la nueva situación podrán mantener su liderazgo; las que no, serán desplazadas por la presión revolucionaria y sustituidas por otras.

A este respecto es ejemplar el caso de Cataluña.

Quien sofocó aquí la sublevación militar no fueron los milicianos armados, sino la Guardia Civil, obediente a la autoridad formal de la Generalitat, el gobierno autónomo catalán. Las milicias anarquistas actuaron, frecuentemente, como simple acompañamiento de las fuerzas de orden público; ello no les ahorrará bajas sensibles, como la del sindicalista Ascaso, pero su participación distó de ser decisiva*. Sin embargo, acto seguido el consejero de Orden Público de la Generalitat, Federico Escofet, cumplió la orden de armar a los milicianos, acción que incluía el libre saqueo de las armerías de Barcelona. Resultado: los anarquistas, así armados, desplazan inmediatamente a Escofet, acusado de haber protegido a personalidades moderadas y a algunas congregaciones religiosas**; los milicianos de la CNT/FAI se hacen con todo el poder y desatan una política deliberada de Terror.
*. Francisco Ascaso (1901-1936) era uno de los más célebres pistoleros anarquistas desde los años veinte. Cofundador de la FAI y, después, del aún más radical grupo «Nosotros», se exilió durante la dictadura de Primo de Rivera y fue detenido dos veces bajo los gobiernos del primer bienio de Azaña. En 1934 fue elegido secretario general del Comité Regional de la CNT en Cataluña. Murió el 20 de julio de 1936, durante el asalto al cuartel de las Atarazanas. Una de las columnas anarquistas que partieron al frente aragonés llevó su nombre. No hay que confundirlo con el también cenetista Joaquín Ascaso, primo suyo, que durante la guerra presidió el consejo anarcosindicalista de Aragón.

**. Federico Escofet Alsina (1898-1987) era capitán de Caballería. Nacionalista radical de la órbita de Esquerra, participó en la revolución de 1934 y fue condenado a muerte por ello, pero la pena no se ejecutó y resultó indultado cuando el Frente Popular se hizo con el poder en febrero de 1936. Cuando estalló la guerra era el responsable de Orden Público del gobierno autónomo catalán, y a él hay que atribuir el haber sofocado la rebelión en Barcelona. Pero como no desconocía las intenciones de los anarquistas, ayudó a algunos religiosos a huir al extranjero. Los anarquistas de la CNT/FAI le acusaron por ello de traicionar a la República y fue cesado de su cargo. La Generalitat, temiendo por su vida, le envió a Francia. Volvió en 1937 y, tras combatir en diversas operaciones, fue nombrado ayudante del presidente Companys. Tras la guerra se exilió en Bélgica. Volvió a España con la restauración de la monarquía.

La represión anarquista en Cataluña será brutal: 50 asesinatos diarios —sin causa— en la primera semana, hasta 511 asesinados en fecha 5 de agosto. Las milicias actuarán con una arbitrariedad inconcebible, como atestigua el caso de unos novios que fueron detenidos mientras contraían matrimonio; en el mismo acto fueron asesinados los novios y el sacerdote.

La cifra de iglesias saqueadas e incendiadas sólo en Barcelona asciende a 268. El número de sacerdotes y religiosos asesinados en Cataluña, en las primeras semanas de la guerra, suma 651 víctimas; después habrá más. En Lérida, a partir del 20 julio, fecha en la que son asesinados cinco sacerdotes y tres jóvenes en la vía pública, circulará permanentemente una camioneta para recoger los cadáveres de las calles. Las posibles víctimas, cuando pueden, escapan en masa: nadie ignora lo que puede esperar del régimen. La atmósfera de represión generalizada no es un secreto para nadie, y tampoco para el poder republicano: Azaña da crédito a la información de que el número de personas fugadas de Cataluña asciende a 40.000 ***. Pero no puede considerarse «incontrolado» a un Terror que gozaba de plena cobertura institucional.
***. Obras Completas, IV, p. 640, nota del 29 de junio de 1937.


47 Gorucho, día 30 de Septiembre de 2007 a las 23:01
Afirmo amb plena responsabilitat que tots els sectors antifeixistes,
començant per Estat Catalá i acabant pel POUM, passant
per Esquerra Republicana
(conio, conio, qué aparece por aquí, el partit del Carod) i pel PSUC, han donat un contingent
de lladres i assassins igual, almenys, al que han donat
la CNT i la FAI.


¿Esto que decía Joan Peiró, según puede verse en el mensaje 33, también se va a contar en lo de la memoria histórica? Lo digo porque creo que sería de justicia ya que fue dicho por un ministro de la que dicen, ZP y los suyos, que es la única etapa democrática de España.

No le vamos a quitar nosotros la razón a un ministro de la república y mucho menos a uno de sus presidentes, el que, según él, le tocó bailar con la más fea, Don Manuel Azaña, que también "raja" lo suyo en la cita que ha puesto Sherme. U sease, como diría un madrileño de Arniches, que Franco no fue el que se cargó a la república, sino que otros enemigos más desaforados, superfascistas supongo, ya habían acabado con ella en septiembre del 36. Vaya vaya, y hay gente que insulta a Pío por decir esto. Se ve que no han bebido en buenas fuentes históricas.

En cuanto a lo de Enrique Castro, sólo cabe comentar que lo que dice lo retrata, fue un buen caballo de vapor, u horsepower in English.

Saludos.
48 Zafiro, día 1 de Octubre de 2007 a las 00:24
El ideario liberal-conservador se basa en la defensa de la libertad individual en todas sus formas, la limitación del poder del Gobierno, la firme creencia en el libre mercado, el respeto a la independencia de los poderes del Estado, la igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos y el cuidado y defensa de la seguridad nacional e internacional. Ésos son los principios sobre los que se fue levantando hasta hoy la Constitución norteamericana, la misma que plantó el modelo de todas las democracias posteriores en el mundo.

Para el liberalismo conservador, la libertad individual emana del permanente respeto a la Constitución surgida de la ciudadanía soberana, salvaguarda de todas las libertades y fuente de los límites del Gobierno. La libertad individual sólo existe en el respeto común y nunca como fuente de perjuicios para los demás. Así, el único fin por el cual es justificable que la Humanidad se entremeta en la libertad de acción de uno cualquiera de sus miembros, es la propia protección. Desde esta premisa, la derecha pone coto a los liberticidas, a los terroristas que quebrantan la ley a golpe de pistola o de bomba y a cuantos intentan subvertir la legalidad constitucional.

El liberalismo conservador considera que todo individuo avanza más en libertad sin las ataduras y controles del Gran Gobierno, sin la burocracia y la excesiva carga fiscal. Se juzga así que es el mismo individuo quien mejor sabe organizar su dinero y su propia vida. De ahí que resulte necesario el fin del intervencionismo abusivo gubernamental. Winston Churchill ironizaba afirmando que si el vicio inherente del capitalismo era el desigual reparto de bienes, la virtud inherente del socialismo era, y sigue siendo, el equitativo reparto de la miseria. Es así como la derecha liberal conservadora defiende la verdadera democracia como el sistema político menos malo de los conocidos hasta hoy: el único que, sobre el Estado de Derecho, intenta garantizar la justicia, el avance material, cultural y espiritual de todos los ciudadanos en el marco de la paz mundial y la defensa de los derechos humanos.

No hay economía libre sin un sistema político democrático que garantice la independencia y la eficacia de los poderes del Estado. No hay democracia sin la directa participación ciudadana en los asuntos de la nación. De ahí la importancia, en el caso de España, de defender las instituciones y explicar a la ciudadanía el actual asalto a la democracia española y a la unidad de España como nación más antigua de Europa. Por eso la derecha española debe hacerse fuerte sobre el ejemplo del ideario liberal conservador norteamericano, el mismo que está haciendo frente junto a sus aliados al terrorismo internacional y al intento de exterminar nuestras libertades y nuestra civilización occidental. Pero no, la derecha epañola es cagona, cobarde, cínica, miope, estúpida y hasta masónica, siempre lo ha sido; menos el general Franco, que en realidad no era de derechas, y que ha sido el mejor gobernante español de los últimos dos siglos.

En el sano debate de las ideas, la derecha española tiene mucho que ganar, pero también mucho que perder si no actúa pronto. Debe definir con claridad sus posiciones, explicarlas sin complejos en el marco de la siempre necesaria moderación política, pero sin concesiones a la tergiversación de la Constitución. El pueblo español es mucho más sabio de lo que creen sus políticos.
49 asturovi, día 1 de Octubre de 2007 a las 00:57
Peiro no fue vicepresidente del Comité Central de Milicias Antifascistas, cargo que ni siquiera existió.
Francisco Ascaso no fue cofundador de la FAI. De hecho, no militó en ella (como el resto de Los Solidarios o Nosotros: Durruti, García Oliver, Ascaso), hasta 1936.
Difícilmente pudo fundar la FAI, en 1927, en Valencia, cuando se pasó toda la Dictadura de Primo de Rivera exiliado, y no volvió a España hasta 1931.
Pues no estaría mal que la Memoria Histórica rehabilitase la figura de Joan Peiró, ominosamente fusilado por los franquistas, tras negarse a aceptar la oferta de organizar los sindicatos verticales. Prefirió morir a traicionar sus ideales. Y desde luego, no tenía las "manos manchadas de sangre"
Sin duda el texto citado pertenece a su obra "Peligro en la Retaguardia" (en catalán), donde en el mismo 1936, y recogiendo diversos artículos que había publicado en la Prensa, denunciaba la represión en la retaguardia y sus excesos.
¿Alguna obra similar en la España franquista?
50 kabardin, día 1 de Octubre de 2007 a las 01:11
La hipertrófia y la multiplicación de las administraciones es el sumidero por el que desaparecen los recursos que podrian mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.
La partitocracia opaca y despótica convierte a la democracia en una caricatura de si misma,eliminando incluso el consuelo de tener un enemigo definido al que enfrentarse.
A más poder más clientela,más deudas,más concesiones para conseguir más poder para tener más clientela...dá vertigo.

« 1 2 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899