Pío Moa

« Algunas curiosidades de la historia | Principal | La expulsión de los judíos »

La divagación, el amor y la práctica

2 de Mayo de 2009 - 08:32:19 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

Diálogos pastoriles (anterior, 29-IV)

FABRICIO.- He aquí un buen problema, amigo Sulpicio, pero afortunadamente de solución no muy complicada. Mises dice dos cosas que no veo por ninguna parte: que el ahorro es un sacrificio voluntario y que gracias al sacrificio de generaciones pasadas pueden vivir mejor las siguientes, debido a que ese ahorro se canaliza a la inversión de bienes de capital. Ahora, piensa un poco: tú ahorras de tus ganancias una cantidad y la metes en el banco. Pero en realidad no sacrificas nada. Ahorras lo que te parece superfluo, no les quitas el pan a tus hijos para ahorrar. Claro que ese ahorro significa una posibilidad de consumo de bienes que ya existen en el mercado y que tú no compras, pues si no existieran esos bienes del llamado consumo, ¿qué mérito tendría el ahorrar su compra? ¿Qué pasa con esos bienes? Pues que se echan a perder, en su mayoría. Y al año siguiente igual, etc., y nuevos bienes perdidos.

MAURICIO.- O sea, gran hombre, que el ahorro perjudica la economía.

FABRICIO.- La perjudicaría, magnífico Mauricio, si todo el mundo ahorrase. Pero es preciso que esos bienes se consuman, es decir, que se paguen, para que no haya quiebras en cadena. Y ya te expliqué cómo ocurre en realidad: lo que los ahorradores dejan de consumir, otros desahorradores lo consumen a crédito. Porque es una falacia que el dinero ahorrado se transforme exclusivamente en los llamados bienes de inversión. Muchas empresas no recurren al crédito, o solo parcialmente, sino que reinvierten sus beneficios. Y una parte importante del crédito se va a bienes de los llamados de consumo. Una casa ¿qué es? ¿Inversión o consumo? ¿Y un coche? ¿Y el que pide un crédito para llegar a fin de mes? ¡Hasta el que roba aumenta el consumo, porque obliga a otros a consumir más de lo que tenían previsto!

MAURICIO.- Pe...pe...pero, ¡qué burradas hay que oír!

FABRICIO.- Venga, Mauri, que es lo de Robinsón elevado a nivel social: Robinsón dedica tiempo a cazar pajaritos a pedradas, pero le queda tiempo de sobra para construir también un arco y cazar con más eficacia. En la sociedad, unos cazan los pajaritos, por así decir, y otros hacen los arcos, y dedican el tiempo libre a distraerse. Y, por cierto, todos comen. Por eso te digo que el análisis basado en el ahorro, el consumo y la inversión juega con conceptos equivocados y no puede tener buen resultado. Ni hay sacrificio en el ahorro ni una generación vive del sacrificio de la precedente. Por cierto, eso de sacrificar a una generación era lo que decía Stalin. Recuerda cómo empezó la discusión: muy pocos economistas la vieron venir, y casi ninguno en toda su amplitud, por tanto hay que plantearse si el análisis está bien fundado. Y recuerda también que han dado el premio Nobel a economistas que sostenían una teoría y a otros que sostenían la contraria.

SULPICIO.- ¡Y tú vas a solucionar ese problema, pastor ensoberbecido y cojitranco!

PATRICIO.- Hola, camaradas, ¡salud pública! Está cayendo tal chaparrón que no habría venido si no estuviera seguro de encontraros aquí, pase lo que pase. Vengo oyéndoos desde la puerta y, si queréis que os diga la verdad, Salicio tiene una cabeza bien amueblada, siempre lo he dicho y aquí vuelvo a comprobarlo: mientras vosotros parloteáis, divagáis sobre abstrusos misterios, él se dedica a las cosas prácticas. ¡Tres veces ha vaciado el vaso en su gaznate mientras yo caminaba despacio desde la puerta, observándoos!

SULPICIO.- ¡Salud, Patricio, bravo zapatero remendón y poeta!..

FELICIO.- ¡Claro, Salicio está a lo suyo y por eso no dice esta boca es mía! El tío bebe para olvidar los desdenes de su Amartilis. Está enamorado, qué le vamos a hacer.

SULPICIO.- Y como es hombre práctico, aprovecha para comer a dos carrillos, ¡nos está dejando sin nada!

FABRICIO.- Es que es un filósofo y sabe muy bien que las penas con pan son menos.

SALICIO.- Con vuestras chorradas me limpio lo que yo sé.

PATRICIO.- ¿También te has vuelto zerolo, Salicio? ¡Por las musas, que me espanta modernidad tanta!

MAURICIO.- Qué suerte, tener aquí a nuestros dos poetas, Picio el tabernero y Patricio el remendón. Ya nos soltaréis algunas de vuestras inspiradas composiciones, vates... Pero explícanos, Fabricio, ¿qué está haciendo ahora Salicio? ¿Consume? ¿Invierte? ¿Ahorra? ¿O ninguna de esas cosas? Porque según tú son conceptos equivocados...

----------------------------

**** Los sociatas son afrancesados, es decir, partidarios de liquidar España, eso sí, a base de modernizarla... en el espíritu de la trola, el choriceo y el puterío. Y Esperanza Aguirre es patriota useña. Y ahí están unos y otros a la greña, ¡por el 2 de mayo!

**** Nunca fueron tan mafias los sindicatos. Sobornados por el gobierno, defienden el paro con uñas y dientes. Tiene su lógica: sus liberados no dan golpe. Aunque cobran.

**** ¡Qué mezquinos resultan los que se creen inspirados por Dios, y con tanta seguridad identifican el origen de todos los males!

Comentarios (154)

« 1 2 3 4 »

1 manuelp, día 2 de Mayo de 2009 a las 09:46
Dice Fabricio:

muy pocos economistas la vieron venir, y casi ninguno en toda su amplitud,

Muy cierto, pero, recordarle a Fabricio, que la teoria austriaca del ciclo economico, no solo vio venir esta crisis, sino tambien las anteriores.

A pesar de que no pretende ser una teoría predictiva, sino explicativa, algunos economistas de la escuela austríaca ganaron renombre gracias a sus acertadas predicciones de las crisis de 1929 (Mises), 1987 (Hayek), 2001 (Huerta de Soto) y 2008 (Moreno de la Cova, Peter Schiff) entre otras.


http://es.wikipedia.org/wiki/Teor%C3%ADa_austr%C3%...

Por demás, como hoy Fabricio se destapa ya completamente como Keynesiano, procederé a refutar los presupuestos de Keynes, en el supuesto de que así queda refutado Fabricio.

A grandes rasgos, existen dos teorías explicativas del proceso económico. Las llamaremos teoría del equilibrio de la producción y teoría del poder adquisitivo. La primera sostiene que la producción precede lógica y necesariamente al consumo y que éste es consecuencia de aquélla. No se puede consumir lo que no ha sido previamente producido. Tampoco se puede incrementar la capacidad productiva consumiendo más. Desde luego, se produce para consumir, bien en el presente, o bien en el futuro, siendo esos deseos de consumo los que guían la producción. Luego, dado que las necesidades de los seres humanos son ilimitadas y que los recursos para satisfacerlas escasean -no vivimos, por desgracia, en Jauja ni en el Paraíso Terrenal, y no basta con desear una cosa para obtenerla-, no existe la posibilidad de una superproducción generalizada. Antes al contrario, es precisamente la escasez de recursos y la jerarquía en el orden de las necesidades que se desean satisfacer, lo que obliga a orientar y equilibrar la producción. Desde este punto de vista puede ser posible que, temporalmente, una superproducción parcial en algunos sectores coexista con una producción insuficiente en otros.

La teoría del poder adquisitivo, por su parte, vincula la producción a las ventas. Si no hay compradores, no hay producción. Por tanto, se puede aumentar la producción, bien obligando a comprar bajo la amenaza de confiscación en caso de no hacerlo (Silvio Gesell), bien arrebatándole a la gente su dinero para gastarlo en su lugar (John Maynard Keynes), o bien fabricando dinero para aumentar la capacidad conjunta de compra de la sociedad (John Law y también Keynes).

La teoría del poder adquisitivo, también conocida como inflacionismo, está plagada de innumerables incoherencias que intentaremos mostrar en este ensayo. Su popularidad -la etapa mercantilista, el keynesianismo- se ha debido a una serie de causas: la falta de preparación y la ausencia de profundidad y rigor en el pensamiento de muchísima gente, incluidos profesores y estudiosos del tema económico, el anhelo de recetas rápidas, mágicas e indoloras para salir de las crisis que periódicamente han afectado a la economía, y finalmente la explotación de algunas omisiones que los teóricos del equilibrio en sus diversas escuelas han podido cometer.


http://www.liberalismo.org/articulo/56/40/refutaci...

Está claro que Fabricio se decanta por la teoria del poder adquisitivo.

Ahora me voy, luego podemos seguir detalladamente la exposición de la refutación de Keynes del enlace expuesto.


2 manuelp, día 2 de Mayo de 2009 a las 11:21
Bien, siguiendo con la exposición anti Keynes-Fabricio, vemos que este nos dice hoy:

Claro que ese ahorro significa una posibilidad de consumo de bienes que ya existen en el mercado y que tú no compras, pues si no existieran esos bienes del llamado consumo, ¿qué mérito tendría el ahorrar su compra? ¿Qué pasa con esos bienes? Pues que se echan a perder, en su mayoría. Y al año siguiente igual, etc., y nuevos bienes perdidos.

Veamos lo que se dice al respecto en la refutación:

Con la publicación en 1776 de La Riqueza de las Naciones, el escocés Adam Smith asestó un devastador golpe a las falacias mercantilistas. Desde entonces, sus defensores se vieron obligados a transitar por los "bajos fondos" del pensamiento económico. Hubieron de transcurrir 150 años para que este ideario volviese a introducirse en el mundo académico, merced sobre todo a la nueva presentación pseudo-científica a cargo de John Maynard Keynes.

Adam Smith ridiculizó a aquellos comerciantes que, incapaces de colocar su producción, se quejaban siempre de la falta de dinero. Como diría el especialista en banca húngaro Melchior Palyi siglo y medio después al criticar el keynesianismo, no parece serio exigir que el consumidor lo compre todo, no importa el precio que se le pida, la calidad que se le ofrezca, la cantidad de cada bien que se produzca, o los costes en que se incurran.

Smith también estableció los primeros fundamentos teóricos del librecambismo, si bien su teoría de la ventaja absoluta habría de ser mejorada y ampliada con la ley de la asociación de Ricardo.

Finalmente, al desarrollar la teoría de la liquidez del crédito comercial, conocida popularmente como doctrina de las real bills, demostró que el mercado no tiene problemas para crear los instrumentos monetarios necesarios para facilitar el comercio, siempre y cuando las mercancías que se trasmitan sean las más urgente e intensamente demandadas por los consumidores.


http://www.liberalismo.org/articulo/56/40/refutaci...

Es decir, que no por el hecho de que existan bienes en el mercado, es razonable comprarlos sin ton ni son. A no ser en las economias socialistas, en las que, al no funcionar el mercado, las personas - que no consumidores-, salen a la calle provistos de una bolsa, dispuestos a echar en ella lo que encuentren a la venta, pues no tienen opción ninguna. Es decir , la Libertad no existe.

3 ArrowEco, día 2 de Mayo de 2009 a las 11:27
VV

Buenos días nos dé Dios.

Una peli de terror useña que no se puede dejar de ver...

http://video.google.es/videoplay?docid=-2129966933...


4 manuelp, día 2 de Mayo de 2009 a las 11:30
Sigue diciendonos Fabricio:

Pero es preciso que esos bienes se consuman, es decir, que se paguen, para que no haya quiebras en cadena.

A lo que leemos en la refutación:

El economista francés Jean Baptiste Say (1776-1832), alcanzó fama universal al establecer lógicamente la imposibilidad de una superproducción generalizada. En su formulación original, la ley establecía que "la producción se compra con producción". La teoría fue reformulada por Keynes: "la oferta genera su propia demanda", para así poder ser mal interpretada. De este modo, su "refutación" pasa por ser uno de los méritos atribuidos a Keynes. Si bien es cierto que Say no trató adecuadamente el supuesto de un incremento del atesoramiento deseado (cosa que sí hizo, por cierto, John Stuart Mill, y que trató con maestría el banquero y economista francés Jacques Rueff, como luego veremos), sostener que Say ignoró la posibilidad de que existiesen crisis periódicas a causa de desequilibrios en la producción, es algo infundado. De hecho, Say escribió sobre la posibilidad de una superproducción parcial, cuando los bienes producidos no fuesen aquéllos más urgentemente demandados por los consumidores. Say sencillamente, incidió en algunas verdades irrefutables:
Es la producción, y no el consumo, la que genera las rentas y, por tanto, el poder de compra.
Los productores producen para poder comprar; la venta sólo es un paso intermedio.
Cuanto más próspera sea la comunidad en que se viva, mejores mercados se tendrán para colocar la producción.
No hay nada que ganar comerciando con gente que no tiene nada que entregar a cambio.
Confundir circulación monetaria con prosperidad es invertir causa y efecto: la producción precede lógicamente al intercambio.


http://www.liberalismo.org/articulo/56/40/refutaci...

Vamos, que seguimos con razonamientos de mero sentido común y no a lo "baron de Munchaüsen", que cuando se caia en un pozo, salia de él tirándose de su propia coleta.
5 manuelp, día 2 de Mayo de 2009 a las 11:44
Tambien dice Fabricio:

¡Hasta el que roba aumenta el consumo, porque obliga a otros a consumir más de lo que tenían previsto!

Bien, sobre esto, la refutación dice:

La teoría del subconsumo: Malthus, Sismondi, Marx

El final de las guerras napoleónicas y la reanudación de los pagos en oro en Inglaterra, que volvió a declarar la convertibilidad de la libra, trajo consigo los habituales efectos derivados de detener una inflación: liquidaciones forzosas, caídas de precios, desempleo, retraimiento del gasto y estancamiento en el comercio. Fue en este contexto en el que Thomas Robert Malthus, que se había hecho popular dos décadas antes por decir exactamente lo contrario, (es decir que la producción era incapaz de mantener el suficiente ritmo de crecimiento para atender todo el consumo derivado de los incrementos de población), recupero las viejas tesis de Mandeville: Las crisis tienen su origen en el consumo insuficiente, y para evitarlas es conveniente promover el lujo y el despilfarro.

Sin embargo, Malthus fue incapaz de superar las objeciones de Ricardo y del propio Say. Era absurdo decir que la causa de la pobreza durante una crisis era el exceso de riqueza, esto es, que la gente no se podía comprar una casa o un traje porque se habían producido demasiados. También ofendía al sentido común atacar al previsor y enaltecer al derrochador.

La teoría del subconsumo, por tanto, debía ser reformulada, y a esta tarea se dedicaron Sismondi y Marx. En su nueva presentación, el énfasis recayó en la distribución de la renta. Las crisis se producían a causa de la insuficiente retribución de los trabajadores. El remedio era, pues, pagar más a los trabajadores, lo suficiente para que fuesen capaces de comprar toda la producción. Que llegasen a ser populares en ciertos ambientes, debe atribuirse al hecho de que tales ideas si no ciertas, al menos eran complacientes. Pero elevar a teoría científica el burdo timo del borracho, que solicita dinero al posadero con la promesa de gastarlo todo en su establecimiento, no parece muy riguroso. Henry Hazlitt se preguntaba socarronamente si la teoría de "una retribución suficiente para adquirir lo producido", incluía a los mineros que, supuestamente, deberían comprar todo el mineral por ellos extraído o, a los metalúrgicos de un alto horno, quienes tendrían que llevarse a casa las toneladas de acero fabricadas para consumirlas. En realidad, el empresario produce con el fin de obtener beneficios. No parece que aumentar sus costes sea lo que más le convenga. Para incrementar sus ventas, deberá centrarse en rebajar el precio, no en incrementar los costes.


http://www.liberalismo.org/articulo/56/40/refutaci...
6 ArrowEco, día 2 de Mayo de 2009 a las 11:50
VV

Todo lo que pone manolito es inválido a lavista de esto...

http://video.google.es/videoplay?docid=-2129966933...
7 Cthulhu, día 2 de Mayo de 2009 a las 11:51
#3, ArrowEco

Supongo que todos son judios y masones. Aparte de filocomunistas y ateos.

¿Usted no era de los que gustaban de unos impuestos poderosos para fortalecer el estado? Por otra parte, ¿como leches haría el estado todas esas cosas necesarias sin un mísero penique en su bolsillo? ¿sólo las empresas deben pagar toda la inversión estatal?

Usted es la contradicción personalizada, una mente delirante embarrancada en una espiral de ideas cada vez mas trastornadas. Su idea de un estado teista era ya preocupante, pero ahora se desentiende de cualquier pensamiento mínimanente racional para presentarnos una vez mas sus desvaríos febriles.

Discutir con usted es como querer tirar un muro a cabezazos.

Muy atentamente.

Cthulhu (y no chu-chu, ni todas esas tonterías que algunos por aquí han tenido la amabilidad de escribir)
8 Perieimi, día 2 de Mayo de 2009 a las 11:52
manuelp

Los feligreses de La Iglesia del Ciclo se desplazan en sus rezos hacia el Este en 1935:

http://www.eumed.net/cursecon/textos/kondra/index....
9 manuelp, día 2 de Mayo de 2009 a las 11:53
Pero Fabricio pasa por alto que no todos los bienes son iguales en cuanto a una caracteristica fundamental: su liquidez. Bien es verdad, que hasta hace 140 años, nadie se habia dado cuenta de ello tampoco.

El Dinero. Carl Menger y la teoría de la liquidez de los bienes

En 1871, el austriaco Carl Menger (1840-1920), revolucionó la ciencia económica con la publicación de sus Principios de Economía Política. No sólo fue capaz de construir una teoría del precio y del valor partiendo de la utilidad de las mercancías, de acuerdo con la subjetiva apreciación de cada individuo, sino que también estudio la cuestión de la liquidez para dar una respuesta satisfactoria a los problemas del origen y naturaleza del dinero.
.............................................
La observación fundamental de Menger fue que en el mercado no se cotizaba un solo precio, sino dos. El precio que pedía el mercado era siempre superior al que ofrecía. Quien desease deshacerse de sus mercancías sin regatear, debía aceptar el precio ofrecido. Mientras tanto que para adquirir bienes en el mercado había que satisfacer el precio pedido. Pero, el margen entre el precio pedido y el precio ofrecido, que crecía conforme se incrementaban las cantidades llevadas al mercado, no aumentaba de forma uniforme para todas las mercancías. Quien haya tratado de deshacerse de mil libros usados iguales de una vez, en vez de hacerlo de uno en uno, comprenderá bien de lo que estamos hablando y del sacrificio en el precio que el primer proceder representa.
.................................................
La teoría de Menger nos muestra además los fundamentos teóricos de la soberanía del consumidor y su contrapartida, la posición subordinada del productor. El consumidor, gracias al poder que le proporciona la moneda de oro, puede elegir y rechazar. Puede comprar o no comprar. El productor, sin embargo, posee algo menos líquido y no tiene elección. Tiene que vender o si no, abandonar el negocio. Ninguna producción puede ser mantenida si no proporciona los bienes de la mayor calidad al menor precio y más urgentemente demandados por los consumidores. "El fin de toda la actividad económica es la mejor y más abundante satisfacción de las necesidades al menor coste posible". Menger fue el primero en mostrar las fuerzas económicas que daban contenido a estas ideas.
10 ArrowEco, día 2 de Mayo de 2009 a las 11:58
VV

Tulú

Los impuestos tienen que ir a aquello para lo que han sido creados, no para devolver intereses a la banca privada. No sé si me mariconprendes...
11 manuelp, día 2 de Mayo de 2009 a las 12:00
Perieimi

Ya sabe como acabó Kondratieff.

http://es.wikipedia.org/wiki/Ciclo_de_Kondratiev
12 Perieimi, día 2 de Mayo de 2009 a las 12:03
La "Iglesia Auténtica" nunca consintió la herejía.
13 manuelp, día 2 de Mayo de 2009 a las 12:12
Evidentemente, Fabricio, no fue el primero en sufrir de ansia consumista.

Los arbitristas monetarios: Silvio Gesell


Gessel resumió sus ideas en el libro publicado en 1891, Die Verstaatlichung des Geldes (La nacionalización del dinero). En él, Gessel proponía la idea de un dinero que se desvaneciese (Schwundgeld) en caso de no ser gastado en el plazo prefijado. El papel moneda habría de ser sellado al final de cada mes, costando dicho sello una determinada cantidad que se detraería del valor del propio dinero. Gessel proponía pues, una especie de "interés negativo del dinero". Había que pagar por ¡el "derecho a no gastar"! Desde luego, la idea de que se podían posponer las crisis de forma indefinida, manteniendo la circulación del dinero a través del miedo a su depreciación, en lugar de corregir los desajustes en la producción, parecía demasiado absurda para ser tenida en cuenta.

Menger había demostrado que, el mercado elegía como dinero el bien más líquido. Gessel proponía instaurar coactivamente el régimen inverso: un dinero que en vez de conservar el valor, se autodestruyese. En realidad, proponía sustituir la soberanía del consumidor por la indolencia y la ineptitud del productor ineficiente. No fue casualidad que en 1918, la recién creada República Bolchevique de Baviera, eligiese como Ministro de Economía al propio ¡Silvio Gesell! Tampoco ha sido casualidad que durante decenios, los habitantes de los países comunistas hayan tenido que vagar por las calles y aguantar colas interminables, intentando deshacerse de su "dinero" y adquirir algo de valor.


http://www.liberalismo.org/articulo/56/40/refutaci...

Aunque algunos no se lo crean, recientemente, el amiguete de Zapatero y premio Nobel Krugman, han propuesto hacer lo mismo, es decir robar directamente a la gente.

http://www.libertaddigital.com/economia/mankiw-y-k...
14 manuelp, día 2 de Mayo de 2009 a las 12:19
Entonces llegó von Mises, para explicar por qué se producían las crisis, precisamente por no ahorrar lo suficiente para financiar las "alegrias" inversoras.

La teoría austríaca del ciclo económico

A partir de estas tres ideas, Mises elaboró su teoría del ciclo económico: Los bancos al aumentar la oferta de crédito y colocar en el mercado una masa de dinero de nueva creación, disminuían el interés por debajo de su tipo "normal", es decir, de la tasa de interés que efectivamente reflejaba los deseos del mercado en cuanto a consumo e inversión. Al rebajarse el tipo de interés, los empresarios se endeudaban y ampliaban las estructuras productivas con procesos más dilatados, invirtiendo en maquinaria, investigación y desarrollo, etc. Por otra parte, el dinero de nueva creación elevaba los salarios y el resto de costes. De esta forma, trabajadores y recursos productivos eran desviados desde la producción de bienes de consumo a las industrias de bienes de capital. Dado que la gente no había variado sus preferencias, una vez recibido el nuevo dinero por asalariados, empresarios y capitalistas, éstos incrementaban su consumo. La gente pues, no ahorraba lo suficiente para financiar las nuevas inversiones, lo que acababa provocando la quiebra de las nuevas inversiones expandidas. La recesión era el inevitable proceso de reajuste, en la que se "liquidaban" las inversiones indebidas.


http://www.liberalismo.org/articulo/56/40/refutaci...
15 manuelp, día 2 de Mayo de 2009 a las 12:24
Pero los Fabricios de la epoca contraatacaron, como él lo hace hoy, para denigrar el ahorro.

De nuevo los inflacionistas: Foster y Catchings y "la paradoja del ahorro".

Los autores sostenían en Profits, que "el dinero gastado en los bienes de consumo, es la fuerza que pone en movimiento todas las ruedas de la industria. (…) Para mover las mercancías año tras año sin perturbar la marcha de los negocios, los consumidores tienen que gastar la suficiente cantidad de dinero (…), al objeto de igualar todas las mercancías ofrecidas dólar a dólar". Por tanto, concluían que: "Lo que antes que cualquier otra cosa se necesita para sostener la buena marcha de los negocios es dinero suficiente en manos de los consumidores".
................................................
Foster y Catchings formularon pues su "paradoja del ahorro: "Desde el punto de vista de la sociedad, por lo tanto, es imposible ahorrar inteligentemente sin resolver el problema de la adecuada renta del consumidor [para absorber la producción] (…) La sociedad en su conjunto no puede ahorrar a costa de los consumidores en su conjunto." La solución que ofrecieron fue la conocida combinación de inflación y redistribución que, más tarde Keynes acabaría elevando al estatus de principio rector de la política económica gubernamental.

http://www.liberalismo.org/articulo/56/40/refutaci...
16 Altisido, día 2 de Mayo de 2009 a las 12:26
Hola a todos.Soy la tía Altisidora.
Arrow.Es usted mariconprendido perfectamente.
Defiende a los nazis y tiene una empanada mental de tomo y lomo. Dese una ducha fría y lea un poco de lo que le escribe manuelp que le sacará a usted de su marasmo cerebral.
Manuelp
Peter Schiff no lo vio en 2008. Vea este video.

http://www.youtube.com/watch?v=6G3Qefbt0n4

Es curioso como se rien los bankeros cuando les dicen, en 2006, lo que les va a pasar dentro de dos años.
Saludos.
17 manuelp, día 2 de Mayo de 2009 a las 12:30
Pero el fantasma reencarnado de von Mises, estaba presente.

La refutación de la "paradoja del ahorro": F. A. Hayek escribe Precios y Producción


Provisto del arsenal teórico proporcionado por la teoría del ciclo de Mises, uno de sus alumnos, el también austríaco F.A. Hayek (1899-1990) procedió a refutar la "paradoja del ahorro". Para ello publicó primero un artículo precisamente con este título y más tarde pronunció, y editó cuatro conferencias sobre el tema, bajo el título Precios y Producción.
................................................
Foster y Catchings habían omitido que, si bien el dinero que no se dedicaba al consumo deprimía el precio y las ventas de bienes de consumo, también abarataba el coste en intereses de las empresas. El dinero que se destinaba nuevamente a demandar bienes de inversión hacía subir el precio de éstos, elevando así el margen de beneficio de sus fabricantes. De este modo, los factores productivos antes dedicados a producir bienes de consumo, se veían ahora atraídos a la fabricación de bienes de equipo y maquinaria.
...............................................
Hayek volvió a insistir en la idea de Menger. Los bienes se ordenaban según su mayor o menor distancia del consumo final. Es bien conocido que las empresas tienen en cartera y valoran infinidad de proyectos. Existen proyectos que tardan decenas de años en amortizarse y otros que concluyen en el mismo periodo de inicio. En algunos proyectos, no se empiezan a tener ventas hasta transcurridos varios años. No es el consumo presente, sino el coste de la financiación el aspecto crítico, en todo este tipo de inversiones, que podemos llamar capitalistas. La producción para el consumo de un año, no es más que una fracción del total de bienes producidos y vendidos durante ese periodo. Hayek proporcionó el marco teórico que explicaba todas esas realidades.

Desgraciadamente Hayek utilizó en su exposición un modelo en el cual, el dinero era simple medio de intercambio, no susceptible de atesoramiento. Por esa vía contraatacó el más conspicuo de todos los inflacionistas: John Maynard Keynes.

http://www.liberalismo.org/articulo/56/40/refutaci...

Bueno, como estoy monopolizando abusivamente el blog, me voy a tomar un descanso y luego seguiré.

18 manuelp, día 2 de Mayo de 2009 a las 12:34
# 16 Altisido

Hola. Gracias por el enlace, pero me temo que no entiendo nada, mi nivel de inglés es paupérrimo en lectura y nulo en comprensión auditiva.
19 ArrowEco, día 2 de Mayo de 2009 a las 12:48
VV

Tía puñetas

Defiendo lo que considero justo. A los nazis, nunca los he defendidos aquí, salvo que entienda por defensa la crítica que hago a otras potencias por haber hecho matanzas de calibre mayúsculo siendo como eran el paradigma de la democracia.

Cacao mental, Deo gratias, no tengo, al contrario que muchos liberaluchos que hace cuatro días eran marxistas convencidos.

De todas formas, le diré, que liberalismo.org, esos teóricos de la trola y la venta de humo en los que manolito se basa habitualmente para demostrar su vasta pedantería; no han visto aplicadas sus recetas en ninguna parte del mundo. Está por demostrar su validez en la praxis económica. Pero si usted quiere hacer profesión de fe de esa corriente tirolesa de pensamiento económico no seré yo quien se lo impida, no soy tan "nazi".
20 ArrowEco, día 2 de Mayo de 2009 a las 12:51
VV

Y aprovecho para lanzar una pregunta indiscreta ¿Es Israel una teocracia?
21 Altisido, día 2 de Mayo de 2009 a las 13:02
Casi todos los que hoy atacan a Israel estuvieron en la IIGM del ladp de los nazis. Los que hoy hacen lo mismo se supone que también hubieran estado. lo que pasa es que reconocerlo le deja a uno a la altura de Hitler y hoy esto no tiene buena prensa.
Claro que esas teorías no se han puesto en práctica en ningún pais. A todos nos gusta que nos prometan dinero por la cara. Pero en las épocas en que algunos paises se han acercado a ello han tenido un desarrollo espectacular como por ejemplo la revolución industrial inglesa. la segunda mitad del siglo XIX en EEUU y la España de FRanco a partir de los años 60
Saludos
22 mescaler, día 2 de Mayo de 2009 a las 13:03
#20 La wiki (supongo que no es sospechosa de judeofobia) incluye a Israel entre los "estados actuales con aspectos teocráticos", junto con Andorra, la República Islámica de Irán, el Reino de Arabia Saudí y la Santa Sede.

http://en.wikipedia.org/wiki/Theocracy
23 Altisido, día 2 de Mayo de 2009 a las 13:04
Israel NO es una teocracia. Lo es Iran y parece que a usted le gusta.
Saludos
24 Sorel, día 2 de Mayo de 2009 a las 13:04
Buenos días.

Hoy en ABC Juan Manuel De Prada escribe:

[...] El Papa, en una carta reciente a los obispos transida de dolor, constataba que «la fe está en peligro de apagarse como una llama que no encuentra ya su alimento»; y añadía: «El auténtico problema en este momento actual de la historia es que Dios desaparece del horizonte de los hombres y, con el apagarse de la luz que proviene de Dios, la humanidad se ve afectada por la falta de orientación, cuyos efectos destructivos se ponen cada vez más de manifiesto». En la reacción furibunda del Mátrix progre ante las declaraciones de Benedicto XVI sobre la humanización de la sexualidad descubrimos la falta de orientación de un mundo que ya no se esfuerza por entender sus palabras, que ya ni siquiera las puede entender, porque le falta la luz que viene de lo alto. Es un signo escatológico clarísimo; y aceptando convertirse en diana del escarnio y la calumnia furiosa -en este contexto debemos situar este intento chusco de reprobación de los ignaros-, Benedicto XVI, varón de dolores, está preparando a los cristianos para afrontar la Cruz. Así de duro y así de simple: «Ecce Homo».

http://www.abc.es/20090502/opinion-firmas/reproban...

Partiendo de mi admiración a JMP como escritor hombre de vasta cultura, observo últimamente cierto dogmatismo en sus artículos.
Se olvida el articulista de un hecho fundamental: la parte de culpa que pueda tener la Iglesia en el proceso que se describe. La excusa del relativismo, el hedonismo, etc, de la sociedad actual, aunque real, no tapa el "anquilosamiento" que sufre la Iglesia.

En cuanto al denominado "Gran Capital" y su poder e influencia, creo que un poco de doctrina "Robespierre" no vendría nada mal.

25 Altisido, día 2 de Mayo de 2009 a las 13:18
Sorel.
JMP es un meapilas antiliberal de padre y muy seño mío. Es de los que defienden la salida de Federico de la Cope un poco como Arow sin el componente moruno. En la Ilustración liberal lo pusieron en el rincón de los seviles hace tiempo.
Saludos
26 ArrowEco, día 2 de Mayo de 2009 a las 13:19
VV

Tía puñetas

Ya sé que es difícil negarles la teocracia a otros cuando nosotros defendemos con uñas y dientes a una teocracia como Israel. De ahí que se niege la evidencia ad infinitum. Pero, como comprenderás, aquí el que más o el que menos sabe reconocer las diferentes formas de gobierno posibles, y la de Israel es la teocracia, mal que te pese.
27 Sorel, día 2 de Mayo de 2009 a las 13:28
#Altisido

A mí me parece uno de los novelistas en español más importantes de finales del s.XX e inicios del XXI. Cuestión de gustos.

Al hilo de Israel, destaca la ausencia de una Constitución que rija los poderes del estado.
Es interesante el siguiente enlace:
La Base Legal en Israel: Un País sin Constitución

http://www.wzo.org.il/es/recursos/view.asp?id=1086
28 Perieimi, día 2 de Mayo de 2009 a las 13:35
Acotaciones a la obra de Moa. La economía no lo es todo pero algo es: Sobre el racionamiento del crédito en la II República.

“(…) La fuerte caída del componente de inversión de la demanda agregada durante la coyuntura española que abarca la primera mitad de la década de 1930. Siguiendo un modelo teórico que empieza a conseguir buenos resultados, se argumenta que la
evolución del multiplicador del crédito fue mucho más negativa que la del multiplicador monetario, por lo que deberemos estudiar con cierto cuidado las variables crediticias si queremos caracterizar adecuadamente el comportamiento global de los factores monetarios.
Hemos encontrado que tras la feliz intervención del Banco de España como prestamista de último recurso en 1931, la situación monetaria entre 1932 y 1935 estuvo marcada por la ortodoxia monetaria, y no parece correcto generalizar sobre todo el período a partir de aquel primer episodio. En este
sentido, hemos probado que los tipos de interés reales resultaron en términos internacionales muy elevados desde 1932.
Los altos tipos de interés no se manifestaron en una mayor oferta de crédito, pues los bancos percibieron el empeoramiento de la coyuntura económica y aumentaron los Costes de Intermediación Crediticia (CIC), que en España, dado el atraso operativo del sistema financiero, eran presumiblemente muy
elevados. De este modo, se acortó el plazo de vencimiento de las operaciones crediticias (cayó menos el descuento comercial que el préstamo), y activos de riesgo reducido (aunque no exentos) como los fondos públicos fueron más demandados
por la banca privada. Todo ello tiende a señalar la presencia de la restricción o el racionamiento en la oferta de crédito, aunque hay que advertir que los instrumentos utilizados (los indicadores indirectos de Jaffee) sólo constituyen una primera aproximación.
En definitiva, hemos encontrado nuevas razones para estar de acuerdo con los análisis pioneros de Sarda y sus seguidores, que ya resaltaron el carácter depresivo y procíclico de los factores monetarios durante la Segunda República, aunque no dudamos en advertir que toda la investigación requiere una mayor profundización que sólo será posible con la esperada apertura de los archivos de la banca privada española.”

(José Luis García Ruíz, “Banca y crisis económica en España, 1930-1935: Un nuevo enfoque”, en Revista de Historia Económica, 1993-XI-3.)

29 ArrowEco, día 2 de Mayo de 2009 a las 13:47
VV

Habla la tía ponzoñera de la revolución industrial de Inglaterra con palabras de elogio, pero si se defiende que el consumo es la base de la economía capitalista, lo que tendrían que haber practicado aquellos pretéritos burgueses era haber dado un salario digno a los obreros para que pudieran dinamizarla con el gasto ¿no? ¿por qué no lo hicieron si seguían los patrones liberales de manolito?

Cuando el asalariado se organizó en demanda de mejores condiciones laborales y económicas, los amigos del capital no se lo pensaron dos veces y se cebaron con la infancia. Recurdo lo que les dijo a los empresarios William Pitt en el parlamento: "Coged a los niños. La experiencia ha demostrado lo que puede hacer producir el trabajo de los niños y las ventajas que se pueden obtener empleándolos desde pequeños en los trabajos que pueden hacer. Si alguien se tomase la molestia de calcular el valor total de lo que ganana ahora los niños educados según este métodos, se sorpnederían al considerar la carga de la cual su trabajo libera al país, y lo que sus esfuerzos laboriosos y las costumbres en las que se les ha formado viene a añadirse a la riqueza nacional".

Vaya a la literatura de la época y descubra cómo eran las agotadoras jornadas de trabajo de niños, mujeres y mayores, y después vuelva aquí a defender a esos energúmenos carentes de sentimientos que se las daban de humanistas en sus reuniones sociales.
30 denebola, día 2 de Mayo de 2009 a las 13:50
¿Qué significa "anquilosamiento" de la Iglesia? ¿Que no va "con los tiempos"?

A ver si entendemos algo: la doctrina de la Iglesia no se produce en los sótanos del Vaticano: es la doctrina de Dios y la Iglesia no es su propietaria sino su conservadora. Desde hace XX siglos, los tiempos han cambiado unas cien veces, en cada uno de los rincones de la cristiandad. De haber estado "con los tiempos", la Iglesia se hubiese disuelto no mucho más allá del siglo II.

Si acaso hay algo que reprocharle a la Iglesia, o a sectores dentro de ella, es el haber buscado el acomodo de los tiempos.

Seamos conscientes de que el mundo vive hoy un estado de confusión moral espantoso, como quizás nunca antes se había vivido en la Historia. Desde hace unos 4000 años, algunos hombres en cada época, de mirada más penetrante, han descubierto aspectos, formas a las que la vida del hombre tenía que conformarse. Una doctrina completa de la vida buena del hombre se elaboró en la cristiandad alimentándose de las Escrituras: se clarificó la relación del hombre con Dios, del hombre con otros hombres, de cada hombre con el Estado y del Estado con cada uno y finalmente del hombre consigo mismo, y se vió la relación entre las virtudes teologales y las virtudes cardinales: prudencia, justicia, fortaleza y templanza.

Hoy, muy poca gente podría definir el término virtud, mucho menos enumerar las virtudes que hacen la vida del hombre plena. Es más, se mira con desprecio al hombre virtuoso ("meapilas" se le suele llamar), y se le pide que ajuste su vida a toda esta m¡erda moderna que empezó negando la metafísica, siguió con dos (o tres) guerras mundiales y continúa en las últimas décadas produciendo generaciones entregadas al subjetivismo, incapaces por tanto de ver objetivamente la realidad, incapaces por tanto de identificar siquiera cual es el fin de la vida humana.

¿Tendrá la Iglesia que "acomodarse" a estos tiempos donde en cada ciudad mediana o grande hemos instalado trituradoras de niños? ¿Donde se ha alumbrado a esa masa desgraciada que es el proletariado urbano? ¿Donde la vida de esa masa se hace soportable mediante dosis aberrantes de televisión, entretenimientos insustanciales, hedonismo y una exaltación feroz del egoísmo?

Quiera Dios que la Iglesia siga "anquilosada" para siempre.


31 ArrowEco, día 2 de Mayo de 2009 a las 13:51
VV

#30 DeEla

Amén.
32 ArrowEco, día 2 de Mayo de 2009 a las 13:58
VV

Dies Irae ("Día de la ira") es un famoso himno latino del siglo XIII atribuido al franciscano Tomás de Celano (1200-1260), amigo y biógrafo de San Francisco de Asís. También se han considerado como posibles autores al Papa Gregorio Magno, San Bernardo de Claraval o los monjes dominicos Umbertus y Frangipani. Suele considerarse el mejor poema en latín medieval, y difiere del latín clásico tanto por su acentuación (no cuantitativa) como por sus líneas en rima. El metro es trocaico. El poema describe el día del juicio, con la última trompeta llamando a los muertos ante el trono divino, donde los elegidos se salvarán y los condenados serán arrojados a las llamas eternas. Este himno se usó como secuencia en la Misa de Réquiem católico-romana hasta la revisión del Misal Romano de 1970.

Versión de Karl Jenkins

http://www.youtube.com/watch?v=7RirEqehfsg&fea...
33 berdonio, día 2 de Mayo de 2009 a las 14:01
Veo que Moa continúa deleitándonos con las falacias económicas de Fabricio. Aunque supongo que tales disparates ya habrán sido debidamente refutados (la mayor parte de los días no tengo tiempo de leer los comentarios), dada la porfía del tal Fabricio en el tema, me gustaría apostillar algo al respecto.

Viene a decir Fabricio que el ahorro es destructor de empleos porque arruina a los proveedores cuyas mercancías se echan a perder al no encontrar salida. Menuda burrada. Los productos no se pierden por el ahorro sobrevenido, sino que bajan de precio hasta que la producción se acomode a la nueva demanda. En un libre mercado no existe desempleo, sino cambio de actividad. Los trabajadores liberados de las superfluas demandas consumistas dispondrán de valioso tiempo para dedicarlo a industrias más provechosas o bien simplemente para tumbarse a la bartola viviendo -temporalmente, eso sí- a expensas de los ahorradores. Esto es fácil de entender si desbrozamos la cuestión reduciéndola a las dos entidades en juego: la clase de los ahorradores (clase A) y la clase de los exonerados (provisionalmente) de trabajar (clase B). Está claro que los primeros continuarán surtiendo a los segundos de los mismos bienes y servicios que ofrecían antes de decidirse a ahorrar, ya que de lo contrario no estarían ahorrando sino vagueando. Es importante tener esto claro: ahorrar es restringir el consumo, no la producción propia, que hay que seguir colocando a la clase B. Esto sucede mediante una revalorización continua de la moneda hasta que el ahorro se incorpore de nuevo al sistema productivo. Es decir, aunque el ahorro pueda generar paro por un tiempo –tampoco necesariamente- en cierto sector de la clase B debido a la rigidez y restricción de la iniciativa de un mercado intervenido, en conjunto su poder adquisitivo aumenta provisionalmente para, una vez fructificada la inversión, dar lugar al bienestar general de un sistema productivo mejorado. Naturalmente, estoy aislando y simplificando muchísimo las cosas para resaltar la idea, pero, complicaciones aparte, creo que en esencia desentraña la virtud del ahorro.

Con ejemplos prácticos todo se ve más claro. Imaginemos dos tipos en una isla; uno caza y el otro pesca. El que pesca planea construir una barca, para lo que precisa de la colaboración del otro. Decide entonces ser más austero en su consumo y acuerda con el cazador suministrarle la misma cantidad de peces a cambio de menos caza hasta que llegue el verano, pero con la promesa de que entonces éste le ayudará en la barca. De este modo, el cazador dispondrá de los mismos peces pero más tiempo para hacer lo que le dé la gana, hasta el verano, claro. Ha habido ahorro por parte del pescador y ¿en qué se ha perjudicado el cazador? En nada, como poco, ha vivido una temporada a crédito a costa del pescador; eso sin contar con el seguro beneficio que obtendrá cuando el pescador perfeccione su técnica y le ofrezca peces más “baratos”. Y esto se puede generalizar sin pérdida de rigor a la sociedad moderna actual.

A Fabricio le convendría leerse, por ejemplo, “Economía en una lección” de Henry Hazlitt, un clásico imprescindible y fácil de entender para todo aquel que quiera introducirse en economía fetén. Seguro que dejaba de decir tonterías.


34 Perieimi, día 2 de Mayo de 2009 a las 14:04
Acotación a la obra de Moa. Resultados de las ELECCIONES 1936.-

I

Terminadas las elecciones del 16 febrero de 1936, pocos autores coinciden en el número de votos que correspondieron a cada formación política. Posiblemente es debido a que el nuevo gobierno nacido de aquellas elecciones, nunca hizo una declaración oficial del resultado de los comicios. Sólo coinciden en el número de diputados porque para tomar posesión del escaño cada diputado tenía que presentar su certificación y así al final podemos conocer la ubicación de unos y otros que han de cubrir los 473 puestos de que se compone el Congreso.
Según M. Tuñón de Lara, el censo electoral de 1936 era de 13.553.710 personas, los votantes 9.864.783 (una exacta coincidencia con J. Tusell, equivalente a una participación del 72% y 3.688.927 abstenciones, un 28%).
Siguiendo a Javier Tusell, los resultados de la primera vuelta fueron: Frente Popular: 4.654.116 votos a los que correspondieron 263 diputados. Centro-Derecha: 5.029.823 votos, con 210 diputados.
El reparto de escaños sería el siguiente: La derecha (CEDA, TyRE, agrarios y otros, con 124 diputados) habría obtenido 4.503.524 votos (de ellos 2.636.524 obtenidos en listas mixtas, con participación de candidaturas centristas). El centro político (republicanos de Maura, radicales, progresistas, Lliga, PNV, y otros, 51 diputados) con un total de 526.615 votos propios. Al Frente Popular corresponderían 4.654.116 votos (incluidos los del Front d'Esquerres) y habría obtenido 278 diputados (con 36 en Cataluña).
Según Gil Robles los escrutinios generales del día 20 de febrero, arrojaban el siguiente reparto: Bloque Antirrevolucionario, 4.187.511; Frente Popular, 3.912.086; Centristas e independientes, 325.197; Nacionalistas vascos, 141.137.
Hugh Thomas, cifra en: 4.654.116 (34,4%) para el Frente Popular. 4.503.505 (33,2%) para el Frente Nacional. 526.615 (5.4%) para el Centro, incluidos 125.714 votos para los nacionalistas vascos.
Jackson, nos dice que de la declaración de las juntas electorales el 20 de febrero se desprenden los siguientes resultados: Votos izquierdas, 4.700.000; Derechas 3.997.00; Centro 449.000 y Nacionalistas vascos 130.000. El reparto de las actas, a falta de 20 escaños que debían disputarse en la segunda vuelta, es el siguiente: Frente Popular, 257 Diputados, Derechas, 139 y Centro, 57.
En cuanto van llegando las noticias de los recuentos de los colegios electorales y estos llegan a arrojar el número mágico de 237 consignados a la coalición del Frente Popular (mayoría absoluta sobre un Parlamento de 473 diputados) ésta manifiesta, sin esperar posteriores resultados, que las izquierdas han ganado las elecciones. Esto será reconocido formalmente por la derecha, otra cosa es que estén satisfechos con los resultados y pronto aparecerán voces que denuncian posibles fraudes. La votación ha demostrado, según podemos ver por el reparto de votos, que el país está dividido en dos grandes bloques. Las izquierdas moderadas al igual que las derechas del mismo signo (lo que hoy llamaríamos Centro izquierda o derecha) se han integrado cada uno en los bloques antagónicos junto con los extremistas de cada signo y, les guste o no, van seguir la estela de los avatares a que les lleven ambas formaciones.
En realidad las elecciones no han aclarado el mapa político de España, por el número de votantes de una u otra opción, las cifran han quedado muy igualadas y el país evidentemente dividido.
El Decreto de 8 de mayo de 1931 (La Gaceta de Madrid.- Núm. 130; de 10.05.1931) modificó profundamente el reglamento electoral anteriormente en vigor para las elecciones legislativas (a Diputados de la Asamblea Constituyente). Sustituyó el escrutinio uninominal por pequeños distritos, demasiado propicio al caciquismo, por un escrutinio de lista por provincias, a razón de un escaño por cada 50.000 habitantes; formando, además, cada ciudad de más de 100.000 habitantes una circunscripción especial junto con su partido judicial, y Madrid y Barcelona, sendas circunscripciones sin sus partidos judiciales. Este escrutinio de lista, aunque no era proporcional, estaba combinado de modo que permitía una representación de la minoría más favorecida, otorgando al mismo tiempo una prima a la mayoría. Para ello, cada elector designaba a los candidatos que desease, pero no para la totalidad de los escaños vacantes, sino mediante un voto restringido por la ley (aproximadamente, el 80 por 100: de 20 escaños se podía votar a 16 en Barcelona; en Madrid, de 17, a 13, etcétera). Al partido o coalición de partidos que obtuviese la mayoría relativa de los votos se le atribuían todos los escaños reservados a la mayoría (por ejemplo, en Madrid, 13 de los 17), siempre que consiguiese por lo menos el 20 por 100 de los inscritos, mientras que la minoría, aunque se acercase mucho a dicha cifra sólo podía reivindicar los restantes escaños. Si ningún candidato minoritario obtenía el 20 por 100 de los sufragios emitidos, todos los escaños pasaban a manos de la mayoría; y, finalmente, en caso de que ninguna de las listas rivales consiguiese el porcentaje del 20 por 100, se celebraría una segunda vuelta quince días más tarde, por el sistema de mayoría simple. Por otra parte, quedaba suprimido el artículo 29 (de la Ley de 8 de agosto de 1907, Gaceta de Madrid.- Núm. 222; de 10.08.1907), que establecía la proclamación directa de diputados, sin celebrarse la elección, en aquellos distritos con un número de candidatos igual o inferior al de actas correspondientes a los mismos, se rebajó la edad electoral de veinticinco a veintitrés años, y las mujeres eran elegibles, aunque no se las otorgó el derecho de voto.

“Rota la normalidad jurídica de la vida nacional en 13 de septiembre de 1923 y proclamada la República española en fecha reciente, una de las preocupaciones más urgentes del Gobierno provisional es la de acudir a la soberanía popular para que ésta se dé a sí misma su ley fundamental.
A tal objeto, ha anunciado el Consejo de Ministros su propósito de convocar en plazo breve las elecciones para Diputados que hayan de formar la Asamblea Constituyente.
Mas para poder llegar a ese fin, el Gobierno no ha podido olvidar los graves inconvenientes que para la pureza del sufragio ofrece la vigente ley Electoral, que al establecer el sistema de mayoría por pequeños distritos unipersonales, deja abierto ancho cauce a la coacción caciquil, a la compra de votos y a todas las corruptelas conocidas.
Para evitarlo, ha parecido medida de precaución indispensable sustituir los distritos por circunscripciones provinciales, siendo interesante hacer resaltar que este sistema coloca en un plano de igualdad a todos los electores y elegibles, ya que el procedimiento de distritos unipersonales, no sólo no perjudicaría a los candidatos republicanos, sino que más bien los favorecería, por cuanto los vicios mismos del sistema hacen que muchos de los elementos que antes fueron adversos hoy se hayan puesto al lado del Gobierno.”
(Exposición de Motivos, Decreto, 8 de mayo de 1931)

35 Sherme, día 2 de Mayo de 2009 a las 14:07
¡Qué mezquinos resultan los que se creen inspirados por Dios, y con tanta seguridad identifican el origen de todos los males!
36 ArrowEco, día 2 de Mayo de 2009 a las 14:08
VV

"En un libre mercado no existe desempleo, sino cambio de actividad."

Berdonio dixit.

Lo que más me gusta de los defensores de los tiroleses es su retórica simplista.
37 Perieimi, día 2 de Mayo de 2009 a las 14:09
y/II

Este sistema, poco propicio a las individualidades, favorecía, en cambio, a los partidos organizados, e incluso les incitaba a coaligarse, a fin de conseguir la prima concedida a la lista mayoritaria. En 1933, el sistema electoral seguía favoreciendo a los partidos que se aliaban entre sí, ya que de ese modo podían obtener la prima reservada a la mayoría. En efecto, las elecciones del 19 de noviembre se llevaron a cabo con arreglo a la Ley de 27 de Julio de 1933 (Gaceta de Madrid.- Núm. 209; de 28.07.1933), que recogía, rectificándolas un poco, las disposiciones vigentes para la consulta anterior. Los cambios no afectaban a lo esencial, y consistían sobre todo en que se autorizaba la «candidatura abierta» (con posibilidad de modificaciones en la composición de las listas para la segunda vuelta) y en que uno, por lo menos, de los candidatos presentados tenía la obligación de reunir a su nombre, desde la primera vuelta, no ya el 20, sino el 40 por 100 de los sufragios emitidos. En el caso de que nadie obtuviese esa cifra, se celebraría una segunda vuelta quince días más tarde, y en ella no podían participar más que los candidatos que en la primera vuelta hubiesen obtenido más del 8 por 100 de los votos válidos escrutados. Además, para formar una circunscripción especial, las capitales habían de tener 150.000 habitantes en lugar de 100.000; es decir, que solamente cumplieron esa condición Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Málaga, Zaragoza, Bilbao y Murcia.
Pero la innovación esencial no residía ahí, sino que la introducción del voto femenino, expresamente previsto por la Constitución. Con ello quedó duplicada la importancia del cuerpo electoral, ya que las mujeres eran más numerosas que los hombres, y constituían la gran incógnita del escrutinio.
Para las elecciones de 1936 no se introdujeron modificaciones en el sistema electoral, que era por tanto:
- acorde con el Decreto de 1933;
- mayoritario y de voto limitado;
- a doble vuelta; - con voto femenino.
Debe anotarse que el sistema electoral de 1933, instaurado por las izquierdas en el poder, les causó la derrota en las elecciones de noviembre de ese mismo año, que dieron por tanto, el triunfo -un triunfo exagerado a las derechas. Satisfechas éstas con el sistema electoral, lo mantuvieron intacto; y ese mismo sistema les causó la derrota en las elecciones de febrero de 1936.
Es incomprensible que, con la experiencia anterior, la derecha no percibiera el peligro de no presentarse coligada como lo había hecho en las anteriores elecciones y pudieran más las pugnas interiores entre partidos, de igual o parecida tendencia, que el interés principal del triunfo electoral. Quizá fue un exceso de confianza lo que les hizo creer en la imposibilidad de que pudieran perder tal número de actas, pues se suponían fuertes en cuanto a número de votantes que les respaldaban, como lo demostraron las cifras de electores que acudieron a las urnas. Olvidaron o no quisieron ver, en esta ocasión, que la fuerte politización de la campaña electoral y la gran carga izquierdista del Frente Popular, hizo obviar a los anarquistas sus viejas prevenciones a las urnas y a última hora y en cantidad menor a la supuesta, pero suficiente, se decidieron a acudir a votar.
El sistema electoral podía ser perverso o injusto, pues casi obligaba a muchos partidos a coligarse, aunque fuera tapándose la nariz, con tal de conseguir la mayoría. No cabían protestas ni rasgarse las vestiduras por parte de la derecha, pues con este método ganó las elecciones en 1933 y cuando detentó el poder y la mayoría en el Congreso, no hizo ningún esfuerzo para cambiar el sistema. Tal vez, la prepotencia y un exceso de confianza les perdió.
He aquí, según Madariaga, los distintos costes, en número de votos, que tuvo cada diputado, según fuera o no coligado, de acuerdo con la ley electoral vigente en aquel momento.

PARTIDO VOTOS

Frente Popular 4.206.156

Centro 681.207

Derecha 3.783.601

DIPUTADOS

IZQUIERDA 258
CENTRO 62
DERECHA 152

VOTOS POR DIPUTADO

IZQUIERDA 16.300

CENTRO 10.987

DERECHA 24.900

La comisión de actas anuló muchos escaños a la derecha. Así, en el primer recuento la
CEDA obtuvo 101 diputados. Al final, obtuvo 88. También, se obligó a repetir las elecciones en Granada, Cuenca, etc. La estimación de actas de diputados anuladas más alta para la derecha es de 60. Otros la rebajan. Alcalá Zamora habla de poco más de 200 diputados para el Frente Popular. Eso significa obtener irregularmente en torno a 60 actas de diputado.
Hubo una gran polémica sobre el número de votos a asignar a la derecha, izquierda, centro y nacionalistas vascos. La teoría más aceptada da una ventaja de 150.000 votos de ventaja de la izquierda sobre la derecha (la derecha sumada al centro gana en sufragios según esta versión). Está también la versión de Gil-Robles que da una ventaja de 200.000 votos a la derecha, que se presentó dividida y la izquierda unida en el Frente Popular, y la ley electoral daba una gran prima de escaños al partido más votado.

3as. Elecciones generales de la República (16 de febrero de 1936).-

473 escaños en el Congreso de los Diputados. (+, -; variación respecto anteriores)

Partidos: PSOE; CEDA; IR
Escaños: 99 (+41; 88 (- 27); 87 (+ 87)
38 Altisido, día 2 de Mayo de 2009 a las 14:11
Arrow 26
¿Si?
Deme detalles y razones por las que Israel es una Teocracia. Yo se lo iré comparando con Iran y con el Vaticano Para que hasta usted lo entienda. Y a ver si puede usted ser más correcto. ¿Que le parecería que yo le llamase Arrow por el cu.lo.?
39 ArrowEco, día 2 de Mayo de 2009 a las 14:12
VV

Dies iræ, dies illa,
Solvet sæclum in favilla,
Teste David cum Sibylla !
Quantus tremor est futurus,
quando judex est venturus,
cuncta stricte discussurus !
Tuba mirum spargens sonum
per sepulcra regionum,
coget omnes ante thronum.
Mors stupebit et Natura,
cum resurget creatura,
judicanti responsura.
Liber scriptus proferetur,
in quo totum continetur,
unde Mundus judicetur.
Judex ergo cum sedebit,
quidquid latet apparebit,
nil inultum remanebit.
Quid sum miser tunc dicturus ?
Quem patronum rogaturus,
cum vix justus sit securus ?
Rex tremendæ majestatis,
qui salvandos salvas gratis,
salva me, fons pietatis.
Recordare, Jesu pie,
quod sum causa tuæ viæ ;
ne me perdas illa die.
Quærens me, sedisti lassus,
redemisti crucem passus,
tantus labor non sit cassus.
Juste Judex ultionis,
donum fac remissionis
ante diem rationis.
Ingemisco, tamquam reus,
culpa rubet vultus meus,
supplicanti parce Deus.
Qui Mariam absolvisti,
et latronem exaudisti,
mihi quoque spem dedisti.
Preces meæ non sunt dignæ,
sed tu bonus fac benigne,
ne perenni cremer igne.
Inter oves locum præsta,
et ab hædis me sequestra,
statuens in parte dextra.
Confutatis maledictis,
flammis acribus addictis,
voca me cum benedictis.
Oro supplex et acclinis,
cor contritum quasi cinis,
gere curam mei finis.
Lacrimosa dies illa,
qua resurget ex favilla
judicandus homo reus.
Huic ergo parce, Deus.
Pie Jesu Domine,
dona eis requiem. Amen.


Día de la ira; día aquel
en que los siglos se reduzcan a cenizas;
como testigos el rey David y la Sibila.
¡Cuánto terror habrá en el futuro
cuando el juez haya de venir
a juzgar todo estrictamente!
La trompeta, esparciendo un sonido admirable
por los sepulcros de todos los reinos
reunirá a todos los hombres ante el trono.
La muerte y la Naturaleza se asombrarán,
cuando resucite la criatura
para que responda ante su juez.
Aparecerá el libro escrito
en que se contiene todo
y con el que se juzgará al mundo.
Así, cuando el juez se siente
lo escondido se mostrará
y no habrá nada sin castigo.
¿Qué diré yo entonces, pobre de mí?
¿A qué protector rogaré
cuando ni los justos estén seguros?
Rey de tremenda majestad
tú que, al salvar, lo haces gratuitamente,
sálvame, fuente de piedad.
Acuérdate, piadoso Jesús
de que soy la causa de tu calvario;
no me pierdas en este día.
Buscándome, te sentaste agotado
me redimiste sufriendo en la cruz
no sean vanos tantos trabajos.
Justo juez de venganza
concédeme el regalo del perdón
antes del día del juicio.
Grito, como un reo;
la culpa enrojece mi rostro.
Perdona, señor, a este suplicante.
Tú, que absolviste a Magdalena
y escuchaste la súplica del ladrón,
me diste a mí también esperanza.
Mis plegarias no son dignas,
pero tú, al ser bueno, actúa con bondad
para que no arda en el fuego eterno.
Colócame entre tu rebaño
y sepárame de los machos cabríos
situándome a tu derecha.
Tras confundir a los malditos
arrojados a las llamas voraces
hazme llamar entre los benditos.
Te lo ruego, suplicante y de rodillas,
el corazón acongojado, casi hecho cenizas:
hazte cargo de mi destino.
Día de lágrimas será aquel día
en que resucitará, del polvo
para el jucio, el hombre culpable.
A ese, pues, perdónalo, oh Dios.
Señor de piedad, Jesús,
concédeles el descanso. Amén.
40 Perieimi, día 2 de Mayo de 2009 a las 14:15
Lo que hace el rústico, y sin embargo emprendedor Fabricio es describir la crisis del sistema por sobreproducción, lo que ningún missino tirolés estará dispuesto a aceptar.
41 denebola, día 2 de Mayo de 2009 a las 14:18

Nada más mezquino que el hombre que se priva a sí mismo de Dios. En cuanto a aquel que busca su cercanía, nada más lejos de su intención que creerse "inspirado" por él, cuando apenas puede asumir su condición de "siervo inútil".

Creemos que Dios conduce la Historia y que es un Dios personal que quiere una relación personal de cada hombre con él. Ningún católico en su sano juicio se creería "inspirado por Dios". El que tantos no católicos piensen en los católicos como abducidos que se creen inspirados no es de extrañar: no saben de qué hablan.
42 IdeA, día 2 de Mayo de 2009 a las 14:21
No es de extrañar, por cierto, que connotados marxistas, incluso de buena fe, se vuelquen al liberalismo más radical; después de todo, la concepción filosófica es idéntica, sólo cambian las banderas.

Marxismo y liberalismo: dos caras de una moneda

http://www.analitica.com/va/economia/opinion/28219...
43 ignapas, día 2 de Mayo de 2009 a las 14:24
#33 Berdonio

Muy bueno el libro de Hazlit, para todos los públicos. Lo que yo no se es cómo se puede invertir sin haber ahorrado antes. El dinero que se sustrae en un principio mediante el ahorro compensaría después con creces la supuesta pérdida de puestos de trabajo mediante la inversión. De lo cintrario, nos limitaríamos a una economía de subsistencia.
44 ArrowEco, día 2 de Mayo de 2009 a las 14:25
VV

No creo que sea Moa, ni ningún otro de los que por aquí pulula, los más indicados para sopesar asuntos de ese calado que apuntan. Por otro lado, es evidente cual es el origen de todos los males: EL PECADO ORIGINAL QUE NACE CON EL HOMBRE. San Agustín decía que el pecado de la humanidad es la causa de todos los males que hoy la oprimen.
45 Perieimi, día 2 de Mayo de 2009 a las 14:30
El nazismo y Orwell superados. ¡"la reasignación de sexos"!:

Esquerra Unida ha presentado una proposición no de ley en Les Corts Valensicnas en la que solicita la inclusión de los procesos de cambio de sexo en la sanidad pública y pide que se garantice el derecho de los transexuales a no ser discriminados en el ámbito laboral.

EFE La formación política reclama la puesta en marcha de medidas de acción positiva que faciliten el acceso al empleo de los transexuales "para impedir que la reasignación de sexo pueda ser motivo de exclusión social", según ha afirmado la diputada autonómica Marina Albiol.

Para EU es necesaria la inclusión en el sistema sanitario público del diagnóstico y tratamiento integral, psicológico, endocrinológico y quirúrgico de la reasignación de sexo y propone para ello la creación de una unidad interdisciplinar de género.

La no inclusión del tratamiento en el sistema pública condena, en su opinión, a los transexuales que no tienen recursos económicos a acudir a centros "que no tienen garantías médicas" con el consiguiente riesgo.

Albiol ha recordado que comunidades como Andalucía, Asturias y Madrid "ya cuentan con unidades de identidad de género donde se ofrece tratamiento integral dentro de la sanidad pública".
46 ArrowEco, día 2 de Mayo de 2009 a las 14:32
VV

Pero, como hombres de hoy, debemos preguntarnos: ¿Qué es el pecado original? ¿Qué enseña san Pablo? ¿Qué enseña la Iglesia? ¿Es sostenible también hoy esta doctrina? Muchos piensan que, a la luz de la historia de la evolución, no habría ya lugar para la doctrina de un primer pecado, que después se difundiría en toda la historia de la humanidad. Y, en consecuencia, también la cuestión de la Redención y del Redentor perdería su fundamento. Por tanto: ¿existe el pecado original o no?

Para poder responder debemos distinguir dos aspectos de la doctrina sobre el pecado original. Existe un aspecto empírico, es decir, una realidad concreta, visible —yo diría, tangible— para todos; y un aspecto misterioso, que concierne al fundamento ontológico de este hecho. El dato empírico es que existe una contradicción en nuestro ser. Por una parte, todo hombre sabe que debe hacer el bien e íntimamente también lo quiere hacer. Pero, al mismo tiempo, siente otro impulso a hacer lo contrario, a seguir el camino del egoísmo, de la violencia, a hacer sólo lo que le agrada, aun sabiendo que así actúa contra el bien, contra Dios y contra el prójimo.

San Pablo en su carta a los Romanos expresó esta contradicción en nuestro ser con estas palabras: "Querer el bien lo tengo a mi alcance, mas no el realizarlo, puesto que no hago el bien que quiero, sino que obro el mal que no quiero" (Rm 7, 18-19). Esta contradicción interior de nuestro ser no es una teoría. Cada uno de nosotros la experimenta todos los días. Y sobre todo vemos siempre cómo en torno a nosotros prevalece esta segunda voluntad. Basta pensar en las noticias diarias sobre injusticias, violencia, mentira, lujuria. Lo vemos cada día: es un hecho.

Como consecuencia de este poder del mal en nuestra alma, se ha desarrollado en la historia un río sucio, que envenena la geografía de la historia humana. El gran pensador francés Blaise Pascal habló de una "segunda naturaleza", que se superpone a nuestra naturaleza originaria, buena. Esta "segunda naturaleza" nos presenta el mal como algo normal para el hombre. Así también la típica expresión "esto es humano" tiene un doble significado. "Esto es humano" puede querer decir: este hombre es bueno, realmente actúa como debería actuar un hombre. Pero "esto es humano" puede también querer decir algo falso: el mal es normal, es humano. El mal parece haberse convertido en una segunda naturaleza. Esta contradicción del ser humano, de nuestra historia, debe provocar, y provoca también hoy, el deseo de redención. En realidad, el deseo de que el mundo cambie y la promesa de que se creará un mundo de justicia, de paz y de bien, está presente en todas partes: por ejemplo, en la política todos hablan de la necesidad de cambiar el mundo, de crear un mundo más justo. Y precisamente esto es expresión del deseo de que haya una liberación de la contradicción que experimentamos en nosotros mismos.

Por tanto, el hecho del poder del mal en el corazón humano y en la historia humana es innegable. La cuestión es: ¿Cómo se explica este mal? En la historia del pensamiento, prescindiendo de la fe cristiana, existe un modelo principal de explicación, con algunas variaciones. Este modelo dice: el ser mismo es contradictorio, lleva en sí tanto el bien como el mal. En la antigüedad esta idea implicaba la opinión de que existían dos principios igualmente originarios: un principio bueno y un principio malo. Este dualismo sería insuperable: los dos principios están al mismo nivel, y por ello existirá siempre, desde el origen del ser, esta contradicción. Así pues, la contradicción de nuestro ser reflejaría sólo la contrariedad de los dos principios divinos, por decirlo así.

En la versión evolucionista, atea, del mundo vuelve de un modo nuevo esa misma visión. Aunque, en esa concepción, la visión del ser es monista, se supone que el ser como tal desde el principio lleva en sí el bien y el mal. El ser mismo no es simplemente bueno, sino abierto al bien y al mal. El mal es tan originario como el bien. Y la historia humana desarrollaría solamente el modelo ya presente en toda la evolución precedente. Lo que los cristianos llaman pecado original sólo sería en realidad el carácter mixto del ser, una mezcla de bien y de mal que, según esta teoría, pertenecería a la naturaleza misma del ser. En el fondo, es una visión desesperada: si es así, el mal es invencible. Al final sólo cuenta el propio interés. Y todo progreso habría que pagarlo necesariamente con un río de mal, y quien quisiera servir al progreso debería aceptar pagar este precio. La política, en el fondo, está planteada sobre estas premisas, y vemos sus efectos. Este pensamiento moderno, al final, sólo puede crear tristeza y cinismo.

Así, preguntamos de nuevo: ¿Qué dice la fe, atestiguada por san Pablo? Como primer punto, la fe confirma el hecho de la competición entre ambas naturalezas, el hecho de este mal cuya sombra pesa sobre toda la creación. Hemos escuchado el capítulo 7 de la carta a los Romanos, pero podríamos añadir el capítulo 8. El mal existe, sencillamente. Como explicación, en contraste con los dualismos y los monismos que hemos considerado brevemente y que nos han parecido desoladores, la fe nos dice: existen dos misterios de luz y un misterio de noche, que sin embargo está rodeado por los misterios de luz. El primer misterio de luz es este: la fe nos dice que no hay dos principios, uno bueno y uno malo, sino que hay un solo principio, el Dios creador, y este principio es bueno, sólo bueno, sin sombra de mal. Por eso, tampoco el ser es una mezcla de bien y de mal; el ser como tal es bueno y por eso es un bien existir, es un bien vivir. Este es el gozoso anuncio de la fe: sólo hay una fuente buena, el Creador. Así pues, vivir es un bien; ser hombre, mujer, es algo bueno; la vida es un bien. Después sigue un misterio de oscuridad, de noche. El mal no viene de la fuente del ser mismo, no es igualmente originario. El mal viene de una libertad creada, de una libertad que abusa.

¿Cómo ha sido posible, cómo ha sucedido? Esto permanece oscuro. El mal no es lógico. Sólo Dios y el bien son lógicos, son luz. El mal permanece misterioso. Se lo representa con grandes imágenes, como lo hace el capítulo 3 del Génesis, con la visión de los dos árboles, de la serpiente, del hombre pecador. Una gran imagen que nos hace adivinar, pero que no puede explicar lo que es en sí mismo ilógico. Podemos adivinar, no explicar; ni siquiera podemos narrarlo como un hecho junto a otro, porque es una realidad más profunda. Sigue siendo un misterio de oscuridad, de noche.

Pero se le añade inmediatamente un misterio de luz. El mal viene de una fuente subordinada. Dios con su luz es más fuerte. Por eso, el mal puede ser superado. Por eso la criatura, el hombre, es curable. Las visiones dualistas, incluido el monismo del evolucionismo, no pueden decir que el hombre es curable; pero si el mal procede sólo de una fuente subordinada, es cierto que el hombre puede curarse. Y el libro de la Sabiduría dice: "Las criaturas del mundo son saludables" (Sb 1, 14).

Y finalmente, como último punto, el hombre no sólo se puede curar, de hecho está curado. Dios ha introducido la curación. Ha entrado personalmente en la historia. A la permanente fuente del mal ha opuesto una fuente de puro bien. Cristo crucificado y resucitado, nuevo Adán, opone al río sucio del mal un río de luz. Y este río está presente en la historia: son los santos, los grandes santos, pero también los santos humildes, los simples fieles. El río de luz que procede de Cristo está presente, es poderoso. "


Benedicto XVI





47 Altisido, día 2 de Mayo de 2009 a las 14:40
Arrow. Sigue usted sin darme detalles y razones por las que Israel es una Teocracia. Yo cuando hago una afirmación suelo tenerla basada en hechos y en ideas claras. Parece que usted no
Saludos
48 Sorel, día 2 de Mayo de 2009 a las 14:42
Pero hay un engendro de ese tipo que es desconocido, que únicamente lo han vislumbrado en sueños los grandes pensadores, que significa la pureza de la raza, que trae consigo la realización de todas las aspiraciones. Es un hombre de cuerpo sano, de cerebro intenso, de conciencia recta y de corazón indiferente...; es el hombre esperado, el hombre regenerador, el encauzador por perfectas sendas, el que destruya con su ingente potencialidad cerebral los castillos construidos por sus antecesores, el que inicie los cimientos para la gran obra;... y ese hombre vendrá, vendrá porque lo exigen las circunstancias, porque lo necesita el mundo, que dejará de rodar avergonzado si sobre su faz se realizan las más repugnantes piruetas. [...] El corazón quedará relegado a sus funciones fisiológicas y el cerebro, el cerebro-espíritu, caminará imperturbable, triunfador, henchido de merecidas glorias, hacia su destino. Urge encontrar el hombre, el ente sobrenatural, el revolucionario, que fundado en las teórias sentimentales ya fracasadas de aquel hombre rebelde que se llamó Jesucristo, inicie la revolución de los cerebros como él efectuó la revolución de los corazones.

El sello de la muerte

Un saludo y buenas tardes.
49 ArrowEco, día 2 de Mayo de 2009 a las 14:46
VV

A ver, tía zorra...

¿Pueden casarse un judío y una judía por lo civil en Israel?

50 egarense, día 2 de Mayo de 2009 a las 14:51
Buenos días a todos...
Felicito a manuelp, por el trabajo que está haciendo, saludos a la Tita Altisidora. Estoy de acuerdo con vosotros, pero también os digo que a pesar del liberalismo y de algunos católicos. ¡Dios existe!
Si a mí me dicen que un piso de 60 metros cuadrados, vale en Barcelona hasta 500.000 euros según donde lo compre o incluso más, yo le digo al vendedor: ¡Le voy a dar 500.000 o 300.000 o hasta 200.000 patadas en el culo!
Porque si en una ciudad donde abundan los "mileuristas", tiene que pagar cualquiera de ellos esa cantidad por un agujero, me parece un abuso o un robo. Pero aceptando que cada uno puede pedir la cantidad que quiera por vender lo que es suyo, yo sencillamente no lo compro, y a lo mejor estaría dispuesto a hacerlo, a otro precio. No es cuestión de negarse a consumir, sino de pagar lo que uno considera oportuno.
Entonces, ¿POR QUÉ TENGO QUE CONSUMIR POR NARICES A CUALQUIER PRECIO? ¿POR QUÉ TENGO QUE PAGAR EN UN PAÍS, A LA COLA DEL MUNDO, HOY EN DÍA, 25000 EUROS POR UN COCHE QUE EN USA, LO COMPRO POR 15OOO, GANANDO ELLOS COMO MÍNIMO EL DOBLE QUE NOSOTROS?
Ya nos ha respondido manuelp a todo eso, aunque he entendido lo justo. En fin. Ahora quería decir algo. Me estoy dando cuenta que normalmente las personas vemos solo un aspecto de la realidad. No aceptamos más que eso. Nos cuesta ver la realidad desde distintos puntos de vista. Me hace pensar eso, el hecho de que es extraño que ArrowEcho sea incapaz de ver lo evidente por las explicaciones que manuelp nos está brindado (a pesar que a veces cuesta de entender), pero es extraño el poco crédito que se da a ArrowEcho, en algunos temas como el del documental que nos ha puesto. Una cosa y la otra no son incompatibles y ambas tienen pinta de ser muy reales. Por último les ponga más de Du Plessis...


El islamismo balcánico: un revolver apuntando a Europa
Estados Unidos se afanó en poner una cuña (el Islam balcánico) entre Europa y Rusia para impedir cualquier acercamiento político y económico entre estos dos vecinos. Es en este cuadro geopolítico en el que se inscriben las guerras balcánicas de la década de los noventa que desembocaron en la constitución del estado islamista de Bosnia-Herzegovina, bastión del integrismo islamista en Europa, junto a Albania, que también es un foco integrista: El Islam balcánico es un revólver que apunta a Europa y a Rusia.
Para convencerse de ello, basta con examinar las ideas de Alija Izetbegovic, “liberador” de Bosnia, fundador del SDA (Stranka demokratska Akcije, Partido de Acción Democrática*), que es un partido islamista que juega un papel determinante en la vida política bosnia. Izetbegovic fue el titular de la Presidencia colectiva bosnia entre 1990 y octubre de 2000, fecha en la que se retiró de la vida política. Este político, mimado por Occidente, a quien debe su ascenso al poder, redactó y publicó en 1970 una Declaración islamista, que fue reeditada en 1990, y de la cual nunca renegó.
El objetivo de Izetbegovic era la creación de un Estado islámico pro-turco y panislamista. “No hay ni paz”, decía, “ni coexistencia pacífica entre la religión islámica y las instituciones sociales no islámicas… El Islam excluye claramente el derecho y la posibilidad de que opere en su territorio una ideología extraña. No existe un principio de gobierno laico y el Estado debe ser la expresión y el apoyo de los conceptos morales de la religión. El movimiento islámico debe y puede tomar el poder en el momento en que moral y numéricamente sea fuerte, hasta el punto que pueda no solamente destruir el poder no islámico, sino también que esté en disposición de construir el nuevo poder islámico (…) En las circunstancias actuales, la función natural del orden islámico es el acercamiento de todos los musulmanes y de todas las comunidades musulmanas del mundo. Esta tendencia implica la lucha por una gran Federación islámica, desde Marruecos hasta Indonesia y del África tropical hasta el África central…”
En 1984, Izetbegovic publicó otra obra, antes de la reedición de la primera en 1990, en la que reafirmaba claramente sus posiciones islamistas: “El Islam no puede en ningún caso coexistir con otras religiones en el mismo Estado, salvo como un recurso a corto plazo. A largo término, por el contrario, cuando los musulmanes adquieran mayor fuerza, en el país que sea, su deber consistirá en tomar el poder y crear un Estado auténticamente islámico”.
Du Plessis


*El Partido de Acción Democrática en Bosnia y Herzegovina es un partido de carácter conservador y de tendencia bosnia. Fue fundado en 1990 por Alija Izetbegović, Muhamed Filipović y Fikret Abdić. El actual alcalde de Sarajevo, Semiha Borovac, pertenece a este partido político. Este partido presenta también candidatura en las regiones con cierta población de bosnios musulmanes de Serbia y Croacia, ya que tienen bastante apoyo de los mismos. Respecto a su afiliación internacional pertenece como miembro observador al Partido Popular Europeo.

« 1 2 3 4 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899