Pío Moa

« Franco, explicado por el psicoanálisis | Principal | Los fanáticos y los manipuladores »

La decadencia española y sus límites

24 de Agosto de 2009 - 08:21:11 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

Calibrar la decadencia española exige compararla con los países exitosos, pero no menos con su propia "edad de oro" entre los Reyes Católicos y Carlos II. Podemos resumir así el contraste: durante su auge, España no cesó de producir un alto número de personajes de gran talla en la política, las artes, el pensamiento, la milicia, la literatura, la religión, las exploraciones y conquistas..., a los que aquí hemos hecho muy somera alusión; desde finales del siglo XVII, y durante dos siglos más, descuellan muy pocas figuras de primera fila. El nivel general, sin ser desdeñable, resulta mediocre, y el país solo en pequeña medida se sumó al desarrollo científico y tecnológico.

Decadencia, a pesar de que las condiciones materiales mejoraron notablemente. A principios del siglo XVIII España contaba con unos 7,5 millones de habitantes, y al final con 10,5, lo que se debió a medidas racionalizadoras de origen francés, a una menor incidencia de las epidemias y a un mayor conocimiento de las normas de la economía, pues la riqueza del país también aumentó. Durante milenios, los saberes económicos fueron menores que la inquietud por las razones de la escasez y por las alternancias, duras de explicar, entre prosperidad y miseria; pero a lo largo del siglo XVIII diversos misterios de la economía se irán desvelando, hasta dar lugar a una nueva ciencia, aun si no muy exacta. Mas, como vemos, explicar la historia por la economía viene a ser como explicar a Cervantes por las curvas de sus ingresos a lo largo de su vida, o por sus querellas "de clase": el siglo XVIII español se parecería al XVI en el aumento demográfico y económico, y se diferenciaría en que no fue acompañado de una eclosión cultural ni de lejos semejante.

Un decaimiento tan sorprendente como el español, ha suscitado mucha discusión. Stanley Payne ha señalado en su libro sobre el catolicismo español: "Los que se adhieren a la tesis de Weber referente a la relación entre el protestantismo y el capitalismo afirman que un país tan católico como España era inevitablemente incapaz de llevar a cabo, en el siglo XVII, las drásticas transformaciones de su estructura económica y de su marco sociocultural. Esto es sin duda cierto, pero no solo a causa del catolicismo español. La católica Francia (...), padeció la misma incapacidad, y en el siglo XVII desarrolló una de las economías más avanzadas del mundo, dejando a España en una posición por completo dependiente. La católica Bélgica fue, más tarde, el único país que se industrializó con tanta rapidez como Inglaterra. El obstáculo a un nuevo desarrollo en España no radicaba en la religión como tal, sino en la cultura española, en la cual estaba encajada la religión".

Como indica Payne, el decaimiento de la católica España no puede oponerse a un esplendor protestante general, pues ni todos los países protestantes ni todos los católicos experimentaron auge y declive respectivamente. Inglaterra y partes de la Alemania protestante se hicieron ricas y productivas en casi todos los terrenos, pero otras zonas alemanas permanecieron pobres, así como Escandinavia o Escocia, y Holanda decayó notablemente. En conjunto, el desfase entre países protestantes y católicos no fue demasiado grande; y, políticamente, la división religiosa de Alemania contribuyó a mantener a esta como un conglomerado de pequeños estados impotentes.

Se han dado muchas descripciones de los retrasos españoles, como el rutinarismo y retracción de la enseñanza superior y media –acentuada, pero no causada, en 1767 por la expulsión de los jesuitas–; del aumento de la vida marginal, de la prostitución, de la baja calidad del clero –aunque la Inquisición tuvo poca actividad en el siglo XVIII–, de un tipo de caridad que fomentaba la vagancia, puesto por Calderón en labios de un labrador ante un pedigüeño en El gran teatro del mundo: "Decid: ¿no tenéis vergüenza / que un hombrazo como vos / pida? ¡Servid, noramala! / No os andéis hecho bribón. / Y si os falta que comer, / tomad aqueste azadón / con que lo podéis ganar... En otros países se buscaban remedios más prácticos, si bien a veces brutales. Hay mil indicios más de degradación social, como una obsesión enfermiza por el honor, cada vez más convertido en afán incluso delictivo de aparentar, la corrupción del poder, la ostentación parasitaria de los poderosos en contraste con la (relativa) vieja sobriedad, etc.

Al principio de este libro he expuesto la hipótesis de que entre los elementos que conforman las culturas, el religioso es el focal, en contra de la opinión corriente que atribuye ese carácter a la economía, o a versiones eclécticas que valoran por igual a economía, religión, arte, política, etc. Tal hipótesis considera al hombre condicionado por su peculiar posición en la naturaleza y la incertidumbre (excepto la muerte) introducida por el tiempo; el ser humano se halla "acuciado no solo por las necesidades, la enfermedad y mil desgracias, al igual que los animales, sino también por una inquietud espiritual acerca del sentido de su vida y de la vida y el mundo en general, de su origen y destino. La calma de esa inquietud nace de las explicaciones religiosas, básicamente imaginativas pero hemos de suponer que verídicas de algún modo, pues en otro caso habrían conducido a un fracaso esencial de las culturas humanas". Cierto que no es fácil concretar de qué modo preciso la religiosidad crea valores y moral, y condiciona la variada actividad de la gente.

Podría objetarse que el siglo XVIII, precisamente, marcará un progresivo alejamiento de la fe hacia la razón y la ciencia, una progresiva relegación del clero y secularización de la cultura y de la vida común. Sin embargo cabría contraargüir que la relevancia otorgada a la razón y la ciencia nace del cristianismo, y que ni una ni otra chocan o se apartan de la religión salvo cuando se convierten, a su vez, en fes sustitutorias. Sin entrar en más disquisiciones, me inclino a pensar que la eclosión de personajes brillantes durante la edad dorada española tiene mucho que ver con aquel espíritu religioso que produjo las disputas y especulaciones de la escuela de Salamanca, la poesía mística, la reforma de Trento o una vida universitaria inquieta; mientras que la decadencia reflejaría una religiosidad ritualista y formal, anquilosada y a la defensiva, cada vez más milagrera, "popular" hasta extremos grotescos, con acentuado contraste entre el estilo más rigurosamente cristiano y la superstición, la popularidad de la blasfemia y las conductas inmorales. No hubo, desde luego, un cambio radical entre las dos épocas, y los mismos fenómenos de religiosidad degradada se daban en el siglo XVI; solo que en menor proporción y contrarrestados por el impulso reformista eclesiástico, lo que fue dejando de ocurrir en el siglo XVII.

Surge la pregunta de a qué obedeció este constatable anquilosamiento religioso. No parece que se explique por la economía ni por la cantidad. Los clérigos abundaban a finales del siglo XVI, quizá el 1,2% de la población; pero a mediados del siglo XVIII pudo llegar al 1,5 (no el 3, o hasta el 10% como a veces se lee); y la economía empeoró durante el siglo XVII, cuando se aprecian esos factores de degradación, mientras que mejoró en el XVIII, sin que dichos factores desaparecieran. No encuentro una respuesta clara, pero el hecho parece indudable.  

Debe matizarse, finalmente, que la decadencia no supuso una quiebra. La nación conservaba un imperio que por sí solo la convertía en gran potencia, aunque ya no de primera línea, y sería capaz de sacudirse en buena medida la presión satelizante francesa, de reconstruir una marina poderosa tiempo después del desastre de Vigo-Rande, de ampliar el imperio, explorar nuevas tierras, e infligir una humillante derrota a Gran Bretaña cuando esta creyó, prematuramente, que la América hispana estaba lista para caer en sus manos. Su infraestructura educativa, aunque en muy mal estado intelectual, seguía existiendo y nunca dejó de haber una élite instruida e inquieta, surgió algún pensador y divulgador como Feijoo o un genio como Goya. La Iglesia, pese a su semiparálisis intelectual, conservó su impulso evangelizador. La abolición de los fueros catalanes y valencianos liberó un impulso de iniciativa comercial y productiva que contrarrestó algo la abulia prevaleciente en otras regiones...

Comentarios (113)

« 1 2 3 »

1 escade1, día 24 de Agosto de 2009 a las 09:07
Aunque parezca imposible vivimos una nueva época de decadencia en España, que surge a partir de la mal llamada libertad de la democracia, en concreto desde los últimos años del anterior régimen.

Digo mal llamada libertad de la democracia porque se ha confundido con el libertinaje y con el todo vale. La inmoralidad promovida por las televisiones, la prensa y las revistas, la vida fácil que nos muestran los políticos vividores, los deportistas millonarios y los nuevos ricos de la farándula, han conseguido sacar de la conciencia popular las auténticas virtudes humanas y los valores, como el mérito, el esfurzo, la capacidad, la palabra dada, el compromiso personal.

Esta nueva decadencia moral se traslada a todos los aspectos de la vida común y nos hace retroceder como sociedad y nación, haciendo cada día más difícil el porvenir de nuestros descendientes. En esto tiene mucho que ver la marginalidad a la que se intenta llevar la religiosidad, la fe, objetivo prioritario de los gobernantes actuales, progres todos, de todos los partidos, que están consiguiendo sustituír la auténtica religión católica por la nueva religión de la ideología política a la carta, donde todo el que se someta al trapicheo del poder obtiene su parte del pastel.

No tenemos casi ningún personaje relevante a nivel intelectual, salvo contadas excepciones que son sistemáticamente silenciadas, amenazadas y marginadas por los defensores de lo políticamente correcto.

Todo esto ocurre desde finales de los años setenta, cuando empezó a retroceder la influencia de la Iglesia sobre la sociedad en favor del destape, la libertad y la igualdad, pero concebidas desde el punto de vista inmoral de la progresía, vendiendo la idea de que lo de fuera es mejor que lo nuestro, lo tradicional y lo que nos ha identificado como sociedad desde el inicio de la Reconquista. Esta situación casi pasa desapercibida para la mayoría de la gente, que lleva demasiado tiempo instalada en la comodidad de la exigencia de derechos y la negación de las obligaciones personales.

Se echa en falta un líder que nos devuelva nuestro verdadero carácter, nos haga volver a ser conscientes de nuestro potencial y nuestro papel, a nivel personal y colectivo, en el mundo y en la vida. Alguien sin miedo a ser tachado de retrógrado o de trasnochado. Pero nadie ha dicho que fuera fácil esta tarea. Los grandes retos requieren de grandes personas que los acometan y los consigan realizar.
2 manuelp, día 24 de Agosto de 2009 a las 09:12
Dice hoy Moa:

Al principio de este libro he expuesto la hipótesis de que entre los elementos que conforman las culturas, el religioso es el focal, en contra de la opinión corriente que atribuye ese carácter a la economía, o a versiones eclécticas que valoran por igual a economía, religión, arte, política, etc.

Supongo que habla de algún libro que estará preparando, pero respecto a la hipótesis expuesta yo no estoy tan convencido de que sea así. La religión en la vida de las personas me parece que es, en muchos casos, un elemento de tardía y circunstancial aparición, como decía en la novela de Hemingway "Adiós a las armas", el cirujano militar amigo del protagonista "...es cuando nos derrotan cuando nos volvemos cristianos".
A mi me parece que tiene más importancia el elemento "politica", entendido en el amplio sentido de la palabra, es decir como las instituciones políticas de la sociedad que son, al vez, causa y efecto de los otros elementos e instituciones.
Por ello, me parece que el elemento focal de la decadencia española de los siglos XVII y XVIII fue la evolución "degenerativa" del sistema político español que se habia puesto en marcha con los Reyes Católicos y que habia nacido del enorme potencial "moral" acumulado en ocho siglos de Reconquista.
3 jjvr, día 24 de Agosto de 2009 a las 09:57

La religión, ¿de tardía y circunstancial aparición en las personas o en la humanidad?. Creo que, guste o no, la religión es algo inherente al hombre, con una función social, y que ha evolucionado con él a través de los tiempos.

Un saludo

Religión(DRAE):

Conjunto de creencias o dogmas acerca de la divinidad, de sentimientos de veneración y temor hacia ella, de normas morales para la conducta individual y social y de prácticas rituales, principalmente la oración y el sacrificio para darle culto.

4 Hegemon1, día 24 de Agosto de 2009 a las 10:11
No creo que por ser católicos sea la causa principal de nuestra decadencia. Si no hay un grupo dirigente que lidere la recuperación, que no sea mediocre, que convierta una sociedad dormida en dinámica, que cambie la mentalidad de fracaso y de derrota en otra de recuperación y de volver a ser algo, poco se puede hacer. Todo eso conlleva sufrir una sociedad más pendiente de acomodarse que de prosperar, de conseguir el funcionariado que de aplicar imaginación y riesgo.

Bien es cierto que España y su economía dejan muy poco para l psoperidad. Se reducen las oportunidades, se multiplican los trámites burocráticos y casi se prohíbe la iniciativa personal. En los siglos de deadencia se abandonan muchos poryectos que podrían haber significado la prosperidad del país, como ahora. No había una política dirigida a levantar al país sino en afianzarse en el poder incentivando al populacho con la demagogia. Es como ahora, vamos al desastre económico, no salimos a la calle, los sindicatos no protestan sino aplauden ante la situación, se lleva al país al suicidio energético cerrando nucleares, no se hacen las reformas necesarias apelando a uan supuesta proetcción del trabajador pero es el que más sufre la situación con más de 4 millones de parados y todo esto se junta con la posibilidad de que nos ecehn del euro lo que podría significar un desastre sin precedentes para España.
5 alruga, día 24 de Agosto de 2009 a las 10:12
Qué poco cambian los tiempos!

x Martin Garitano
Miro atrás -con ira, porque no estamos en tiempo de disimulos- y repaso la lista de mandamases de la Policía que han jalonado las últimas décadas en estas tierras
Recuerdo a Ibáñez Freire, un general que parecía enloquecer ante los micrófonos y embestía contra las ikastolas mientras aseguraba a quien le quisiera creer que perseguiría a los etarras hasta el centro mismo de la Tierra. Supongo que en ello anda.
También Rodolfo Martín Villa dejó frases para la posteridad: «Dos a uno a nuestro favor», «Lo nuestro son errores, lo suyo son crímenes»... Han pasado muchos años y el partido sigue sin inclinarse a favor de su Ministerio y Martín Villa seguirá en el asiento de atrás de algún coche oficial. No ha conocido otra cosa.
A Rosón le quedó aparente la jugada con Onaindía y Bandrés. Logró la autodisolución de ETA p-m y que la mayor parte de sus militantes engrosaran las filas de los «milis».
A Barrionuevo se le murió José Arregi en comisaría, víctima del síndrome de aplastamiento (policial), y en su mandato se organizó el GAL. Otro sangriento fracaso. Muy sangriento, pero fracaso. Y por ahí anda, como la Zarzamora, llorando las traiciones e ingratitudes de quienes le jaleaban.
A Corcuera, que bautizó una ley especial para emprenderla a patadas con las puertas ajenas, le hicieron salir por la puerta de atrás por un asuntillo con los fondos reservados y lo enclaustraron en una canonjía de AHV.
Hubo más: Asunción, Acebes, Rajoy... y consejeros como Atutxa, aquél al que paseaban a hombros como a un torero por esas tierras de España y a quien, al final, quisieron emplumar por... colaboración con banda armada o similar. ¡Vivir para ver!
No crean que he olvidado a Fraga. Lo dejo para el final por el sorprendente parecido de sus más célebres sentencias («La calle es mía» y «Antes de poner la ikurriña tendrán que pasar por encima de mi cadáver») con los dichos y hechos más recientes de Patxi López y Rodolfo Ares.
López proclamó hace unos días que la calle es de ellos, de los «demócratas», y Ares sigue empeñado en una estéril trifulca contra los símbolos. A estas alturas, de Fraga sólo esperamos sus memorias -mejor póstumas- con la verdad sobre la matanza de Gasteiz o los crímenes de Montejurra. De López y Ares me conformo con que reflexionen sobre todo lo anterior. ¿Es mucho pedir?
Gara
6 Hegemon1, día 24 de Agosto de 2009 a las 10:27
Estéril trifulca con los símbolos no lo creo. Aplicar la ley no es estéril y menos si unos quieren jalonar a asesinos y etarras y otros, los de ahora, aplicar la Ley que obliga a todos.

Es demagogía pura y desfachatez descomunal protestar por ver la bandera de todos los españoles como ordena la Ley, ondeando en los balcones de los ayuntamientos e instituciones del Estado porque "se hieren sensibilidades" cuando esos que dicen sentirse "heridos" empuñan un arma y sin tener en cuenta sensibilidades ni respeto alguno por la vida ajena, asesinan a gente inocente.
7 jjvr, día 24 de Agosto de 2009 a las 10:35
Campaña de kaosenlared para la recuperación de la memoria histórica del estalinismo

Respondamos masivamente y con firmeza contra el anticomunismo en todas sus expresiones

Primer listado de firmas recogidas internacionalmente contra el intento de equiparar comunismo y nazifascismo.

http://www.kaosenlared.net/noticia/respondamos-mas...

********
...
Tratan de ocultar el carácter imperialista y de clase del nazifascismo.

Tratan de ocultar el hecho de que la Victoria de los Pueblos lleva el sello indeleble de la Unión Soviética, del Ejército Rojo y de los movimientos partisanos, en los que los comunistas estuvieron en primera línea en todo el mundo.

Tratan de lavar la cara al imperialismo, que alumbró al fascismo y hoy, 20 años después de la contrarrevolución, sigue masacrando a los pueblos en todo el mundo.

En esta línea, aspiran a golpear política e ideológicamente a quienes continúan la lucha contra la explotación de clase y la injusticia, que resisten el bárbaro ataque contra todos los derechos sociales, laborales y democráticos del pueblo, desatado en las condiciones de crisis económica global del capitalismo.
...
********

Obsérvense los saltos en los números de los comentarios, que indican a las claras la vitalidad y pujanza de los nuevos émulos de Stalin.

Un saludo
8 Hegemon1, día 24 de Agosto de 2009 a las 10:42
¿Qué posibilidades habría para mantener a tanto asalariado del partido si nos echan del euro? ¿Cómo daríamos subvenciones para seguir manteniendo a nuestro mediocre y poltizado cine?

"Perspectivas
¿Y si nos echan del euro?
Emilio J. González
Lo primero que tendría lugar es una huida masiva de inversores, que hundiría nuestra moneda post-euro, lo cual dificultaría enormemente el conseguir financiación tanto para el déficit público como para la economía privada"

Subiremos impuestos.
9 jjvr, día 24 de Agosto de 2009 a las 10:45
....ha nacido una estrella.
10 Hegemon1, día 24 de Agosto de 2009 a las 10:47
Y por supuesto que hay síntomas claros de la decadencia actual. Ayer mismo, los padres de uno de los guardias civiles asesinados por la ETA en Mallorca, exponían claramente estos síntomas, producidos por la falta de fondos. Los pocos que aún tenemos se desvían para pagar las letras del PSOE con los de la ceja, apañar unos presupuestos nefastos con los nazionalistas, los primeros que buscan la ruina del conjunto del país para buscar la excusa de la secesión.
11 jjvr, día 24 de Agosto de 2009 a las 11:03
Siete recomendaciones claves para corregir las groserías y pataletas en los niños

http://www.nuevotiempo.org/mundoactual/?p=669

********
...
¿Por qué son groseros?

La principal causa de las groserías en los pequeños es porque las escuchan de niños más grandes o de los adultos. Se debe tener en cuenta que cuando se pronuncian, siempre se está en un momento de alteración y es frecuente que los niños las digan para ver si ellos pueden obtener el mismo resultado y llamar la atención de los adultos.
Para demostrar independencia. Los niños están tratando de probar que ellos son seres independientes de sus padres, y que éstos no pueden controlar todo lo que ellos dicen, quieren y hacen.
Para imitar lo que ven en la televisión o en el cine. Los niños son fácilmente afectados por el ambiente. Si ellos tienen este ‘modelo’, lo más seguro es que tiendan a imitarlo.

Cómo corregirlos

1. Averiguar las razones por las cuales utiliza las groserías o actúa de manera grosera.

2. Converse con el pequeño. “Hable del por qué la gente dice groserías, defina cuáles son las malas palabras, y explíquele por qué no son aceptadas en su familia. Aclárele cuáles serán las consecuencias por decirlas y aplíquelas la próxima vez”, aconseja la sicóloga Paula Bernal.

3. Cuando tengan pataletas o digan groserías, no hay por qué agredirlos, pues ellos pueden desarrollar una serie de comportamientos negativos. El sicólogo Luis Alberto Rengifo explica que “si los padres son buenos modelos, no necesitan castigar. Si los niños se comportan dependiendo de la actitud de papá o mamá, entonces por qué castigar algo que ellos mismos han generado”. Tampoco los discrimine, pues se pueden mostrar aislados o inhibidos al hablar. Y nunca festeje o tome en chiste la grosería, pues ellos lo tomarán del mismo modo.

4. Se deben fijar límites. Explíquele al niño que hay palabras que no deben usar los niños, existen otras que pueden sustituir a las vulgares y que hay algunas que son bastante desagradables de escuchar.

5. Además de conversar, sobre todo en los niños más pequeños, se debe actuar. Háblele y luego actúe de acuerdo con lo dialogado. Bernal resalta que “lo más importante es reconocer las emociones del niño y validar el que todos podemos sentirnos molestos o tristes, pero que existen formas socialmente aceptadas para expresarse”.

6. Aplique algunos costos de acuerdo con la conducta del menor. Es decir, fije controles y castigos, sin necesidad de maltratarlo, pues él entenderá que un acto negativo lo lleva a perder un tiempo de diversión, alguna actividad favorita, etc.

7. Refuerce el buen comportamiento. Cuando un niño responda a la ira de una forma apropiada, asegúrese de reconocérselo.
...
********

Un saludo y hasta la tarde
12 manuelp, día 24 de Agosto de 2009 a las 11:20
# 3

He dicho en la vida de las personas en muchos casos. Es decir que la conciencia religiosa se despierta bastante tardíamente en general y cuando el entorno cultural personal está ya bastante definido.
El que el ámbito cultural de las sociedades sea determinado principalmente por la religión depende de la acepción que se dé al término religión, porque, claro, si llamamos religión al "conjunto de normas morales para la conducta individual y social", evidentemente todo está definido por la religión.
13 punkcela, día 24 de Agosto de 2009 a las 11:22
14 manuelp, día 24 de Agosto de 2009 a las 11:40
# 20

Hombre, lo del pacto germano-soviético de 1939 marcó un hito en los anales del comulgar con ruedas de molino. Pero no es que sea excepcional en politica, sin ir más lejos, un partido español reciente que surgió con la bandera de la defensa de la unidad de la nación española y la regeneración democrática propone en la ponencia politica para su próximo congreso un estado federal y la elección de su máximo órgano mediante lista cerrada y bloqueada.
15 Hegemon1, día 24 de Agosto de 2009 a las 12:21
¿Carrillo?...Ahhh!!!...si, el que habla de ética en la SER.
16 Hegemon1, día 24 de Agosto de 2009 a las 12:32
Hay varios testimonios de comunistas españoles sobre las andanzas de Santiago Carrillo durante y después de la guerra civil. Mientras muchos camaradas se "refugiaban" en la Unión Soviética después de la Guerra en España y posteriormente sufrían la "hospitalidad" de los bolcheviques, él se paseaba por París con ropas caras y eludió exiliarse en la URSS con el pretexto de reconstruir el exiliado comunismo español en México, país mucho menos riguroso para vivir que Rusia. Tagüeña da testimonio de esto, el Campesino califica al contertulio de ética de la SER con aún peores calificativos y muchos más.

Recordemos que son los de IU en el Páis Vasco los que defienden que se permita formar partidos de ideología nazi en España y que no están de acuerdo con que se prohiban en Alemania. ¿Cómo no van a estar en concordancia y apoyo con los nazis batasunos?
17 ArrowEco, día 24 de Agosto de 2009 a las 12:33
VV

Buenos días nos dé Dios.

ya veo que algunos bermejos han comido lengua en lugar de su sustento habitual (eso que rima con olla). Absténgase de irritar al personal por la buena marcha del negocio de Moa.
18 ArrowEco, día 24 de Agosto de 2009 a las 12:42
VV

"Iluminada por la luz del mensaje bíblico, la Iglesia considera la familia como la primera sociedad natural, titular de derechos propios y originarios, y la sitúa en el centro de la vida social: relegar la familia « a un papel subalterno y secundario, excluyéndola del lugar que le compete en la sociedad, significa causar un grave daño al auténtico crecimiento de todo el cuerpo social ».

La familia, ciertamente, nacida de la íntima comunión de vida y de amor conyugal fundada sobre el matrimonio entre un hombre y una mujer, posee una específica y original dimensión social, en cuanto lugar primario de relaciones interpersonales, célula primera y vital de la sociedad: es una institución divina, fundamento de la vida de las personas y prototipo de toda organización social.

La familia es importante y central en relación a la persona. En esta cuna de la vida y del amor, el hombre nace y crece. Cuando nace un niño, la sociedad recibe el regalo de una nueva persona, que está « llamada, desde lo más íntimo de sí a la comunión con los demás y a la entrega a los demás ». En la familia, por tanto, la entrega recíproca del hombre y de la mujer unidos en matrimonio, crea un ambiente de vida en el cual el niño puede « desarrollar sus potencialidades, hacerse consciente de su dignidad y prepararse a afrontar su destino único e irrepetible ».

En el clima de afecto natural que une a los miembros de una comunidad familiar, las personas son reconocidas y responsabilizadas en su integridad: « La primera estructura fundamental a favor de la “ecología humana” es la familia, en cuyo seno el hombre recibe las primeras nociones sobre la verdad y el bien; aprende qué quiere decir amar y ser amado y, por consiguiente, qué quiere decir en concreto ser una persona ». Las obligaciones de sus miembros no están limitadas por los términos de un contrato, sino que derivan de la esencia misma de la familia, fundada sobre un pacto conyugal irrevocable y estructurada por las relaciones que derivan de la generación o adopción de los hijos.

La familia, comunidad natural en donde se experimenta la sociabilidad humana, contribuye en modo único e insustituible al bien de la sociedad. La comunidad familiar nace de la comunión de las personas: « La “comunión” se refiere a la relación personal entre el “yo” y el “tú”. La “comunidad”, en cambio, supera este esquema apuntando hacia una “sociedad”, un “nosotros”. La familia, comunidad de personas, es por consiguiente la primera “sociedad” humana».

Una sociedad a medida de la familia es la mejor garantía contra toda tendencia de tipo individualista o colectivista, porque en ella la persona es siempre el centro de la atención en cuanto fin y nunca como medio. Es evidente que el bien de las personas y el buen funcionamiento de la sociedad están estrechamente relacionados con « la prosperidad de la comunidad conyugal y familiar ». Sin familias fuertes en la comunión y estables en el compromiso, los pueblos se debilitan. En la familia se inculcan desde los primeros años de vida los valores morales, se transmite el patrimonio espiritual de la comunidad religiosa y el patrimonio cultural de la Nación. En ella se aprenden las responsabilidades sociales y la solidaridad.470

Ha de afirmarse la prioridad de la familia respecto a la sociedad y al Estado. La familia, al menos en su función procreativa, es la condición misma de la existencia de aquéllos. En las demás funciones en pro de cada uno de sus miembros, la familia precede, por su importancia y valor, a las funciones que la sociedad y el Estado deben desempeñar. La familia, sujeto titular de derechos inviolables, encuentra su legitimación en la naturaleza humana y no en el reconocimiento del Estado. La familia no está, por lo tanto, en función de la sociedad y del Estado, sino que la sociedad y el Estado están en función de la familia.

Todo modelo social que busque el bien del hombre no puede prescindir de la centralidad y de la responsabilidad social de la familia. La sociedad y el Estado, en sus relaciones con la familia, tienen la obligación de atenerse al principio de subsidiaridad. En virtud de este principio, las autoridades públicas no deben sustraer a la familia las tareas que puede desempeñar sola o libremente asociada con otras familias; por otra parte, las mismas autoridades tienen el deber de auxiliar a la familia, asegurándole las ayudas que necesita para asumir de forma adecuada todas sus responsabilidades.

(Compendio de la DSI)
19 Sorel, día 24 de Agosto de 2009 a las 12:50
Buenos días señores.

Decía el maestro Marcelino Menéndez Pelayo:

"La llamada tolerancia es virtud fácil: digámoslo más claro, es enfermedad de épocas de escepticismo o de nula fe. El que nada cree, ni espera en nada, ni se afana y acongoja por la salvación o perdición de las almas, fácilmente puede ser tolerante. Pero tal mansedumbre no depende sino de una debilidad o eunuquismo del entendimiento".

Actualmente, España atraviesa una de esas épocas caracterizadas por el escepticismo y el relativismo.

La Iglesia Católica ha sido a lo largo de los siglos la argamasa que ha unido a los españoles. Ni lealtad a la Monarquía, ni a los Austrias ni a los Borbones, ¡ni gaitas!

En el momento que esa unidad espiritual que nos hizo fuertes y orgullosos se fue diluyendo poco a poco, España dejó de ser lo que era y se convirtió en otra cosa.

Antaño se decía: "España, país de teólogos".

Hogaño, ¿qué somos?
20 Hegemon1, día 24 de Agosto de 2009 a las 13:12
Una imagen de lo que solemos ser los españoles la podemos encontrar en la famosa reunión de los capitanes españoles con el almirante francés antes de Trafalgar. La campaña famosa no empieza en Cádiz sino muchos meses antes de la batalla. Pero llegados a ese punto cuando los franceses insinúan que somos unos "gallinas" nos encrespamos, sacamos los espolones y auqnue seamos gallos nos enfrentamos con un tigre. Nos faltó, en ese momento, un poco de flema inglesa y nos sobró orgullo y estupidez.

Una cosa parecida pasa ahora. Queremos ser los más "sociales" en época de crisis y somos los más clasistas, los más ecológicos y los más de todo, tanto que somos los más ineptos y mediocres.
21 kufisto, día 24 de Agosto de 2009 a las 13:31
BB

buenos días señores
22 Hegemon1, día 24 de Agosto de 2009 a las 13:45
La monarquía confederal, a toda máquina

Redacción. Tienen razón quienes hablan de “Ex-paña” desde hace tiempo. Las reformas del Estatuto catalán, el valenciano y el andaluz, así como todas las que se proyecta aprobar, dan la puntilla, de rondón, a los débiles resortes unitarios que contempla el ordenamiento legal vigente. Pero esta dinámica centrífuga no resulta de violentar ese orden, que algunos piensan que podría ser restituido a algún momento anterior, sino que es consustancial al mismo: la estructura del estado autonómico que corona el Borbón es dinámica, no estática. El proceso autonómico que se inauguró bajo el lema de “café para todos” hace 30 años desemboca de modo inexorable, jalón tras jalón, en la actual monarquía confederal de estados autonómicos, algunos de los cuales son, además, enclaves etno-lingüísticos antiespañoles. Al contrario de lo que opinan algunos, la irrupción de la crisis económica no interrumpe este curso disgregador que, en los últimos tiempos, empuja el gobierno de Rodríguez Zapatero con la colaboración del PP, sino que lo acelera vertiginosamente.

Artículo de opinión del PNR
23 Hegemon1, día 24 de Agosto de 2009 a las 13:46
Hablando claro sobre ETA:

ETA

El separatismo armado de ETA sirvió también de justificación para la adopción de las autonomías en la medida que la banda armada y su base social pudieran ver colmadas parte de sus reivindicaciones en el nuevo marco autonómico.

La organización criminal, infiltrada desde hace décadas por los servicios secretos del régimen, desempeña un papel fundamental en la imposición continua del debate independentista: su violencia resulta funcional a la conocida fórmula del “árbol y las nueces”, cuyos beneficiarios se extienden más allá de Vascongadas; sus atentados y coacción son instrumento de limpieza étnica y desistimiento de compatriotas.

En los últimos tiempos actúa como una sofisticada herramienta demoscópica que ofrece réditos a los partidarios de la “paz” y práctica el asesinato selectivo en vísperas de elecciones: el asesinato de Isaías Carrasco, militante del PSE, ayudó a ganar las pasadas elecciones a ZP al propiciar la movilización de votantes.

Aertículo de opinión del PNR
24 ArrowEco, día 24 de Agosto de 2009 a las 13:48
VV

#28 Falta un destino hacia el que poner rumbo. En el 722 teníamos una empresa que llevar a cabo: la Reconquista (Unidad territorial, administrativa y religiosa). Concidiendo con su conclusión, surgió la oportunidad de dar comienzo a una de las más grandes gestas de la humanidad: La Conquista de América (Ampliación con territorios de ultramar y evangelización de la Nueva España). Posteriormente, con gran ilusión asumimos el gran reto de convertir Europa entera al catolicismo y adquirir más territorios para la corona. En el siglo XVII empieza el declive, pero somos tan chulos que en pleno proceso decadente somos capaces de producier el Siglo de Oro de nuestro arte. El mal gobierno nos llevó a la lona. Aún hoy seguimos con la misma tónica.
25 ArrowEco, día 24 de Agosto de 2009 a las 14:02
VV

Pero sería injusto sostener que solamente el mal gobierno fue el culpable de nuestra caída. Hubo conspiraciones entonces como las hay ahora; de caracter interno y exógenas. Unas, interesadas en nuestro fin como potencia militar y política; otras, con el deseo puesto en apartarnos de nuestra Fe. El primer objetivo tuvo éxito a medio plazo; el otro ha requerido más tiempo, pero está próximo a verse cumplido.
26 Hegemon1, día 24 de Agosto de 2009 a las 14:05
Reorientaciones

Sólo ha cambiado una cosa: que el PP, que ya había metido sus patitas en ese proceso (políticas de inmersión lingüística en Galicia y Baleares, “realidad nacional andaluza”, cláusula de arrastre del Estatuto valenciano…) se ha zambullido completamente en el mismo. Mariano Rajoy ha mostrado su acuerdo con la deriva territorial de Zapatero y ha dicho que éste había rectificado en la política antiterrorista. Por su parte, para gobernar, lanza los tejos a CiU e incluso al PNV.

Respecto al posicionamiento del PP sobre el nuevo modelo de financiación, algunos de sus voceros manifestaron inicialmente una oposición “rotunda”. Pero al final Rajoy ha impuesto la consigna de abstención, con lo que el modelo ha sido aprobado sin ningún voto en contra.

Artículo de opinión del PNR
27 Hegemon1, día 24 de Agosto de 2009 a las 14:08
37# Arrow

Esta última es más interna que exógena, me parece a mi.
28 Vendeano, día 24 de Agosto de 2009 a las 14:12
#4 Hegemon1, #2 manuelp

Muy de acuerdo con Hegemon1 en no ver en el catolicismo la causa de la decadencia española. En cuanto a sus esplendores, seguramente su papel fué positivo, como defiende don Pío.

Acerca de la constitución de las élites y la ideología dominante, creo también que lo importante (pero no sólo para la economía estricta, sino para la "economía" o régimen interno institucional de una sociedad) es que no haya un monopolio del poder. Eso significa no sólo que haya distintas legitimidades concurrentes (política, religiosa, moral...), sino que en cada una de ellas no haya un poder absoluto o irresponsable.

Hace un par de dias comentaba con manuelp y DeElea del porqué no pudo surgir esa élite:

"El espíritu liberal era aún fuerte en la España de principios del XVI, pero ya no en la de Carlos II. Quiero decir que, como dice DeElea, ese espíritu, además de en el pueblo, se encarnaba en una élite consciente de él, como sí pasó en Inglaterra. No sé si eso fué efecto de las distintas éticas, protestante y católica (tesis weberiana extendida), o resultado azaroso de duras guerras civiles internas, como pasó en Francia pero con distinto resultado (aristocrático vs. monárquico). Quizá en España un conflicto breve y temprano como el de las Comunidades cortó la raiz liberal que podría haber retoñado despues, y la matriz institucional fué desbordada por la dinámica imperial.

¿Qué enriquecedor juego de poderes diversos quedaba a partir de ese momento, cuando la monarquía ya no necesitó tanto del apoyo de las ciudades, los parlamentos y municipios, la pequeña nobleza? La monarquía se convirtió en la dispensadora monopolística de puestos en una Administración imperial inflacionada; ya no tenía que contar tanto con los demás poderes o con las Cortes (parlamentos) disponiendo del oro americano. Cierto que de ese oro no retuvo nada, todo lo quemó en sus guerras, pero lo importante fué que se convirtió en la controladora única de ese flujo. Las antigüas instituciones quedaron como cascarones vacios, las élites degeneraron en partidos en el peor sentido, banderías buscando cada una el reparto de los empleos, y el ESPÍRITU protoliberal del pueblo no pudo alimentar ningún CUERPO institucional.

Aún sobrevivía mucho espíritu popular libertario, como se demostró, en la época en que nos invadió Napoleón, pero por lo visto seguía sin cuajar una nueva élite, aunque se intentó en Cádiz. No la animaba un espíritu único que enlazara con nuestras tradiciones, se abonó demasiado a modas francesas centralizadoras (manuelp), fueron demasiado "utópicos" en el sentido de perder pié de la realidad española, y eso continuó con los "republicanos" del siglo XIX (1868) y del XX (1931)."

Es decir, con el oro americano y la dialéctica imperial, la monarquía dispuso de un monopolio efectivo del poder, que se tradujo en la ANULACIÓN DEL MECANISMO DE ADAPTACIÓN de una sociedad sana, que sólo puede proporcionar el LIBRE JUEGO DE SUS INSTITUCIONES ORGÁNICAS (evolutivamente surgidas del seno de la sociedad, no planificadas). Esa falla generó mutaciones deletéreas que fueron acumulándose en el organismo social, y que se manifestaron de una forma cada vez más acusada con el tiempo, acabando con la vitalidad y la creatividad en todos los campos.

La ilustración borbónica sólo impostó un INJERTO ESTATISTA FRANCÉS, ajeno a la raiz libertaria propia del pueblo español, y que además no arraigó quizá por el sentimiento de rechazo que tuvo por la violencia de la invasión napoleónica.
29 ArrowEco, día 24 de Agosto de 2009 a las 14:18
VV

#39 Hegemon

Me inclino por una ofensiva de caracter mixto, si bien el elemento pérfido casero conlleva mayor dosis de nocividad.
30 manuelp, día 24 de Agosto de 2009 a las 14:53
# 41 Vendeano

Estoy de acuerdo en que la causa de la decadenia de España en esos siglos fue el cercenamiento por los monarcas de la casa de Austria del posible desarrollo de las instituciones politicas genuinamente españolas que habian ido madurando a lo largo de la Reconquista.
Quizá si eso no se hubiese producido se habría desarrollado un conflicto politico-social del tipo que se desarrolló en Inglaterra, pero posiblemente también el resultado hubiese sido una nación poderosa con sólidas raices institucionales y económicas que hubiese podido mantener una posición de predominio en el mundo.
32 DeElea, día 24 de Agosto de 2009 a las 15:03
Estoy de acuerdo Arrow, pero en lo de la decadencia ando barruntando algo difícil de encuadrar y definir pero no por ello falto de claras señales y evidencias.

El brumoso periodo que abarca la crisis del XVII (no es exclusivo exactamente de ese siglo) y pongamos los peros que se quieran a esa Crisis de carácter general (en cuanto que se dejo notar en todas las naciones) que se cernía sobre Europa, no podemos dejar de aceptar que el movimiento reformista o protestante con sus lógicas consecuencias políticas y sociales solo podía agravarlo.

El triunfo en las naciones protestantes de la ideología de Calvino, promovido especial y esencialmente por las elites aristocráticas y comerciales supuso respecto a las sociedades moralmente católicas la utilización de un golpe de juego sucio difícil de igualar, pues en el plazo corto, y mas en esa difícil época de crisis, la única solución hubiese sido convertirse al protestantismo para poder así crear una aristoligocracia en detrimento de los campesinos (ganaderos), el pueblo, pues efectivamente el pueblo era por lo general campesino y soporte junto con la Iglesia del Monarca en contra de los “poderes” aristocráticos” u “oligárquicos”, o dejar que se fuese imponiendo sibilinamente según se imponía el prestigio de los éxitos económicos del “enemigo” en las “elites” propias de las naciones catolicas .

Es importante observar que en la “democracia” aristocrática el “Primus inter pares” para poder liberarse de las presiones de los “pares” poderosos (que siempre los habrá mientras no se abandone esa esfera) necesita del pueblo, los campesinos, representados por su Iglesia, la cristiana, la católica. Con lo que la aceptación del credo protestante no supone un golpe contra el Rey propiamente sino contra los campesinos.

Lo que tiene su conexión con esto que vengo diciendo, que no es seguir la tesis de Weber sino utilizarla como fuente:


http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado...

Y que explica la represión de los campesinos, no solo por los aristo-oligocratas de aquel siglo sino incluso por sus descendientes con el titulo de “esclavos rebelados”: los bolcheviques, siempre tan crueles y siniestros contra los campesinos.
33 Sorel, día 24 de Agosto de 2009 a las 15:13
Luego sería necesario saber cuáles fueron las causas de esa "degradación" de la religión.

Algo debió suceder durante los reinados de Felipe IV y Carlos II que precipitase tal degradación.

Excluyó a Felipe III y su más que acertada decisión de expulsar a la morisma quintacolumnista.
34 Hegemon1, día 24 de Agosto de 2009 a las 15:15
A mio parece más bien que el orden no es degradación de la religión por tanto degracación social, sino al revés...Se degrada España y con ella la religión. La religión siempre va muy ceñida a las costumbres populares y la primera se ve acentuada por las segundas.
35 manuelp, día 24 de Agosto de 2009 a las 15:17
Me parece que no hace falta para nada el elemento religioso para fundamentar las explotaciones y abusos de la nobleza sobre los campesinos. En 1358 no habia ninguna Reforma religiosa y se produjo el gran conflicto de la Jacquerie.

http://es.wikipedia.org/wiki/Jacquerie

Y en la guerra de los campesinos de la epoca de la Reforma muchas de las sublevaciones campesinas estaban apoyadas por el bajo clero y sin embargo el emperador Carlos y el papa Clemente VII agradecieron a los nobles de la Liga Suaba el aplastamiento de los campesinos.

http://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_de_los_campesi...
36 Hegemon1, día 24 de Agosto de 2009 a las 15:18
¿DEMOCRACIA EN ESPAÑA?

Redacción.- Se da por sentado que en España rige una democracia, por la mera contraposición entre el régimen de Franco y el vigente de 1978. Sin embargo, una más atenta aproximación a nuestra realidad política nos conduce a otra conclusión. Las más elementales exigencias democráticas son burladas por el actual régimen de monarquía parlamentaria, territorialmente estructurado como “sistema de las Autonomías”, que supone la amalgama de diversos ingredientes oligárquicos:

Monarquía

La última restauración borbónica había sido prevista por Franco como un capítulo de su Estado “orgánico”. Posteriormente, la oposición “civilizada” al franquismo, tan aterrorizada como éste ante el peligro de una explosión democrática, se avino a adosar al juancarlismo un mecanismo liberal parlamentario. Pero pese a ese tenderete representativo, la propia institución monárquica supone la quiebra del principio esencial de igualdad ciudadana al quedar reservada la Jefatura del Estado a un miembro de la dinastía Borbón.

Por otra parte, tampoco es esa monarquía un parapeto de la unidad de España, ni salvaguarda de la convivencia armónica en su seno. So­brevuela un "Estado" que, tras servir de cucaña a los partidos mayoritarios del Régimen, es objeto de distri­bución entre los "nacionalismos históricos", unas fuerzas que ocultaron bajo la capa del anti­franquismo el nervio esencial de su movilización: su hostilidad mortal hacia todo lo que evoque el nombre de Es­paña.

El Partido Nacional Republicano afirma en el primer punto de su Programa: “República española única e indivisible. La soberanía nacional residirá en el conjunto del pueblo español: ningún territorio, grupo o individuo podrá usurpar facultades inherentes a su ejercicio. Igualdad de los españoles ante la ley y en cuanto a condiciones sociales de desarrollo, con independencia de la región en que hayan nacido"
37 Hegemon1, día 24 de Agosto de 2009 a las 15:27
Para antes y para ahora lo que dice Cosidó es una verdad como una catedral...

"...Es más que probable que la etapa de Zapatero sea juzgada en una perspectiva histórica como un gran desastre nacional. Un gobierno que empujó a España a su ruina económica, que puso en riesgo la cohesión de la Nación y que fomentó la decadencia moral de la sociedad. Sin embargo, España ha sabido a lo largo de los siglos sobreponerse a las más graves crisis y a los gobiernos más nefastos con proyectos de recuperación económica, regeneración política y fortalecimiento de los valores que atesora nuestra sociedad. No es el momento por tanto para caer en ningún determinismo histórico, sino de trabajar por una alternativa capaz de devolver al país a la senda del crecimiento, la estabilidad y la regeneración manteniendo plena confianza en una sociedad cada vez más consciente de la necesidad de un cambio de rumbo...."

38 DeElea, día 24 de Agosto de 2009 a las 15:30

El hecho de que la aristocracia tuviese impulsos “comerciales” conflictivos arbitraria y espaciadamente, nada tiene que ver con que se pretenda sentar como fundamento lo venturosos de comportarse de semejante manera.

O lo que es lo mismo, no es igual un cúmulo de casos aislados de un comportamiento que el convertir ese comportamiento en norma de comportamiento.

Esa es una gran diferencia la que media entre la anecdota y la norma "institucional".


39 Hegemon1, día 24 de Agosto de 2009 a las 15:36
Hace unos días estuvimos hablando de la ciencia. Una de las formas de demostrar las teorías científicas eran ponerlas a prueba por la práctica y error.

¡¡¡Tolón, tolón, tolón!!!!
40 DeElea, día 24 de Agosto de 2009 a las 15:41
48#

Por cierto su segundo enlace a la Wiki demuestra el por qué la Wiki puede ser más una tribuna de propaganda que una fuente histórica. Le aconsejo que se busque al menos alguna otra fuente alternativa un poco más seria y fiable en cuanto a análisis histórico...

41 Hegemon1, día 24 de Agosto de 2009 a las 15:43
Efectivamente...¡¡comprobado!!...

Como demsotro Paulov y su famosos perro, una vez que tocaba una campana (yo el post), el perro (keats en este caso) babeaba y se excitaba porque la campana (mi post) le hacía creer al perro (keats=mescalero) que se iba a abrir una puerta donde podría disfrutar de un suculento filete. Todo esto por la fuerza de la costumbre.

Sólo me falta saber que espera el perro en este caso cuando suena la campana y en vez de babaear me insulta y me descalifica.

Supongo que el trozo de carne es que yo salte y degrade, a us vez, el blog. Espero que el autor ponga orden y borre a semejante perro.

Pero queda demsotrado lo de Paulov y su perro (keats=mescalero)
42 ArrowEco, día 24 de Agosto de 2009 a las 15:46
VV

De rabiosa actualidad a pesar del tiempo transcurrido...

"LA ESPAÑA IRREVOCABLE


LA UNIDAD DE DESTINO

Nadie podrá reprochamos de estrechez ante el problema catalán. En estas columnas antes que en ningún otro sitio, y, fuera de aquí, por los más autorizados de los nuestros, se ha formulado la tesis de España como unidad de destino. Es decir, aquí no concebimos cicateramente a España como entidad física, como conjunto de atributos nativos (tierra, lengua, raza) en pugna vidriosa con cada hecho nativo local. Aquí no nos burlamos de la bella lengua catalana ni ofendemos con sospechas de mira mercantil los movimientos sentimentales –equivocados gravísimamente, pero sentimentales– de Cataluña. Lo que sostenemos aquí es que nada de eso puede justificar un nacionalismo, porque la nación no es una entidad física individualizada por sus accidentes orogáficos, étnicos o lingüísticos, sino una entidad histórica, diferenciada de las demás en lo universal por una propia unidad de destino.

España es la portadora de la unidad de destino, y no ninguno de los pueblos que la integran. España es pues, la nación, y no ninguno de los pueblos que la integran. Cuando esos pueblos se reunieron, hallaron en lo universal la justificación histórica de su propia existencia. Por eso España, el conjunto, fue la nación.

LA IRREVOCABILIDAD DE ESPAÑA

Hace falta que las peores deformaciones se hayan adueñado de las mentes para que personas que se tienen, de buena fe, por patriotas, admitan la posibilidad, dados ciertos requisitos, de la desmembración de España. Unos niegan licitud al separatismo porque suponen que no cuenta con la aquiescencia de la mayoría de los catalanes. Otros afirman que no es admisible una situación semiseparatista, sino que hay que optar –¡qué optar!– entre la solidaridad completa o la independencia. "O hermanos o extranjeros", dice "ABC", y aún afirma recibir centenares de telegramas que le felicitan por decirlo. Es prodigioso –y espeluznante– que periódico como "ABC", en el que la menor tibieza antiespañola no ha tenido jamás asilo, piense que cumple con su deber al acuñar semejante blasfemia: "Hermanos o extranjeros"; es decir, hay una opción: se puede ser una de las dos cosas. ¡No! La elección de la extranjería es absolutamente ilícita, pase lo que pase, renuncien o no renuncien al arancel, quiéranlo pocos catalanes, muchos o todos. Más aún terminantemente: aunque todos los españoles estuvieran conformes en convertir a Cataluña en país extranjero, seria el hacerlo un crimen merecedor de la cólera celeste.

España es irrevocable. Los españoles podrán decidir acerca de cosas secundarias; pero acerca de la esencia misma de España no tienen nada que decidir. España no es nuestra, como objeto patrimonial; nuestra generación no es dueña absoluta de España; la ha recibido del esfuerzo de Generaciones y generaciones anteriores, y ha de entregarla, como depósito sagrado, a las que la sucedan. Si aprovechara este momento de su paso por la continuidad de los siglos para dividir a España en pedazos, nuestra generación cometería para con las siguientes el más abusivo fraude, la más alevosa traición que es posible imaginar.

Las naciones no son contratos, rescindibles por la voluntad de quienes los otorgan: son fundaciones, con sustantividad propia, no dependientes de la voluntad de pocos ni muchos.

MAYORÍA DE EDAD

Algunos han formulado la siguiente doctrina respecto de los Estatutos regionales: no se puede dar un Estatuto a una región mientras no es mayor de edad. El ser mayor de edad se le nota en los indicios de haber adquirido una convicción suficientemente fuerte de su personalidad propia.

He aquí otra monstruosidad ideológica: se debe, con arreglo a esa teoría, conceder su Estatuto a una región –es decir, aflojar los resortes de la vigilancia unitaria– cuando esa región ha adquirido suficiente conciencia de sí misma; es decir, cuando se siente suficientemente desligada de la personalidad del conjunto. No es fácil, tampoco ahora, concebir más grave aberración. También corre prisa perfilar una tesis acerca de qué es la mayoría de edad regional acerca de cuándo deja de ser lícito conceder a una región su Estatuto.

Y esa mayoría de edad se nota, cabalmente, en lo contrario de la afirmación de la personalidad propia. Una región es mayor de edad cuando ha adquirido tan fuertemente la conciencia de su unidad de destino en la patria común, que esa unidad ya no corre ningún riesgo por el hecho de que se aflojen las ligaduras administrativas.

Cuando la conciencia de la unidad de destino ha penetrado hasta el fondo del alma de una región, ya no hay peligro en darle Estatuto de autonomía. La región andaluza, la región leonesa, pueden gozar de regímenes autónomos, en la seguridad de que ninguna solapada intención se propone aprovechar las ventajas del Estatuto para maquinar contra la integridad de España. Pero entregar Estatutos a regiones minadas de separatismo; multiplicar con los instrumentos del Estatuto las fuerzas operantes contra la unidad de España; dimitir la función estatal de vigilar sin descanso el desarrollo de toda la tendencia a la secesión es, ni más ni menos, un crimen.

SÍNTOMAS

Todos los síntomas confirman nuestra tesis. Cataluña autónoma asiste al crecimiento de un separatismo que nadie refrena: el Estado, porque se ha inhibido de la vida catalana en las funciones primordiales: la formación espiritual de las generaciones nuevas, el orden público, la administración de justicia.... y la Generalidad, porque esa tendencia separatista, lejos de repugnarle, le resulta sumamente simpática.

Así, el germen destructor de España, de esta unidad de España lograda tan difícilmente, crece a sus anchas. Es como un incendio para cuya voracidad no sólo se ha acumulado combustible, sino que se ha trazado a los bomberos una barrera que les impide intervenir. ¿Qué quedará, en muy pocos años, de lo que fue bella arquitectura de España?

¡Y mientras tanto, a nosotros, a los que queremos salir por los confines de España gritando estas cosas, denunciando estas cosas, se nos encarcela, se nos cierran los centros, se nos impide la propaganda! Y la insolencia separatista crece. Y el Gobierno busca fórmulas jurídicas. Pero piense el Gobierno que si España se le va de entre las manos, no podrá escudarse tras de una excusable negligencia. Cuando la negligencia llega a ciertos límites y compromete ciertas cosas sagradas, ya se llama traición.

(F.E., núm. 15, 19 de julio de 1934)"

43 DeElea, día 24 de Agosto de 2009 a las 15:57
Una pregunta interesante seria La siguiente: ¿Cuál era el numero o cantidad de tierras comunales en Europa antes de la crisis de XVII, y quien las administraba? administración que parece evidente contrariaba a las Aristo-oligocracias o a buena parte de ellas muy protestonas.
44 DeElea, día 24 de Agosto de 2009 a las 15:59
“****Blog.- Ayer puse un comentario, esbozo de un capítulo de un libro, que esperaba provocase comentarios, críticas o aportaciones inteligentes (otras veces ha ocurrido), pero cuatro provocaciones ridículas llevaron la discusión a olvidar por completo el tema y a un cruce de insultos infantil. Si los comentaristas mejor preparados se dejan arrastrar por esas tonterías, la sección de comentarios se vuelve aburrida e innecesaria, porque pueden ustedes imaginar que un lector normal pasa por completo de ella, y tendría que acabar por cerrarla. Por desgracia, en la mayoría de los blogs que conozco, los comentarios suelen mostrar una especie de estupidez furiosa, que dice mucho de la situación intelectual del país. Recomiendo a los participantes del blog un esfuerzo por responder a los argumentos con otros argumentos y datos, y tener la sangre fría de pasar de las sandeces irritantes. Las provocaciones reflejan a los personajes y está bien que quede en el blog rastro de ellas; pero se repiten demasiado, son casi siempre iguales y la muestra es ya más que suficiente.”

Lo cierto, en mi opinión, don pío, es que la culpa es más suya que nuestra, principalmente en su obstinación de confundir la libre expresión de ideas, con el mero acto de decir cualquier cosa, por no decir estupidez. Usted mismo lo reconoce son: “provocaciones ridículas” o “sandeces irritantes” que nunca, nunca van acompañadas de ideas o argumentos, por los que nunca su “baneo” podrá ser un acto de censura intelectual, al carecer los personajes de intelectualidad alguna como ha quedado sobradamente demostrado. Por que como dice usted: “la muestra es ya más que suficiente.”

Por otro lado así me descojono. Un rato observando los nuevos Nicks que se ponen, especialmente el Borja Maryrojo que ti
45 DeElea, día 24 de Agosto de 2009 a las 16:01
Por otro lado así me descojono. Un rato observando los nuevos Nicks que se ponen, especialmente el Borja Maryrojo que tiene varios el tontolaba...

46 jjvr, día 24 de Agosto de 2009 a las 16:12
.....su día de gloria. ¡Pobrecillo!

Hasta más tarde
47 Hegemon1, día 24 de Agosto de 2009 a las 16:14
DeElea:

Ya no se trata de salvaguardar la libertad de expresión. En este caso no existe. No hay caso. Se trata de amparar el insulto y la degradación de los participantes del blog. Moa debería poner freno a esto.
48 Sorel, día 24 de Agosto de 2009 a las 16:15
A algunos de los participantes de este blog puede parecerles reaccionario o ultramontano. De lo que no hay duda es de la altura intelectual del personaje y de un cierto carácter profético en sus escritos.

España, evangelizadora de la mitad del orbe; España martillo de herejes, luz de Trento, espada de Roma, cuna de San Ignacio...; ésa es nuestra grandeza y nuestra unidad; no tenemos otra. El día en que acabe de perderse, España volverá al cantonalismo de los arévacos y de los vectores o de los reyes de taifas.

A este término vamos caminando más o menos apresuradamente, y ciego será quien no lo vea. Dos siglos de incesante y sistemática labor para producir artificialmente la revolución, aquí donde nunca podía ser orgánica, han conseguido no renovar el modo de ser nacional, sino viciarle, desconcertarle y pervertirle. Todo lo malo, todo lo anárquico, todo lo desbocado de nuestro carácter se conserva ileso, y sale a la superficie cada día con más pujanza. Todo elemento de fuerza intelectual se pierde en infecunda soledad o sólo aprovecha para el mal. No nos queda ni ciencia indígena, ni política nacional, ni, a duras penas, arte y literatura propia. Cuanto hacemos es remedo y trasunto débil de lo que en otras partes vemos aclamado. Somos incrédulos por moda y por parecer hombres de mucha fortaleza intelectual. Cuando nos ponemos a racionalistas o a positivistas, lo hacemos pésimamente, sin originalidad alguna, como no sea en lo estrafalario y en lo grotesco. No hay doctrina que arraigue aquí; todas nacen y mueren entre cuatro paredes, sin más efecto que avivar estériles y enervadoras vanidades y servir de pábulo a dos o tres discusiones pedantescas. Con la continua propaganda irreligiosa, el espíritu católico, vivo aún en la muchedumbre de los campos, ha ido desfalleciendo en las ciudades; y, aunque no sean muchos los librepensadores españoles, bien puede afirmarse de ellos que son de la peor casta de impíos que se conocen en el mundo, porque, a no estar dementado como los sofitas de cátedra, el español que ha dejado de ser católico es incapaz de creer en cosa ninguna, como no sea en la omnipotencia de un cierto sentido común y práctico, las más veces burdo, egoísta y groserísimo. De esta escuela utilitaria suelen salir los aventureros políticos y económicos, los arbitristas y regeneradores de la Hacienda y los salteadores literarios de la baja prensa, que, en España como en todas partes, es un cenagal fétido y pestilente. Sólo algún aumento de riqueza, algún adelanto material, nos indica a veces que estamos en Europa y que seguimos, aunque a remolque, el movimiento general.

-------------------------------------------------

¡Sencillamente, excelente! Análisis que bien podría adecuarse a la situación actual de España.

M. MENÉNDEZ PELAYO 7 de junio de 1882.

49 Hegemon1, día 24 de Agosto de 2009 a las 16:18
¡¡mucho mejor así!!....no hay color.

Muchas gracias.
50 Hegemon1, día 24 de Agosto de 2009 a las 16:26
Por otra parte, si que es cierto que una religión puede degradar a toda una sociedad. Sino mirar con quién nos queiren aliar con eso de las Alianza de Civilizaciones.

http://blogs.periodistadigital.com/tizas.php/2009/...

¿Cuales son las causas de la degradación y retraso del mundo árabe?

« 1 2 3 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899