Los enigmas del 11-M

« Ganando tiempo | Principal | El sistema Corleone »

La cabeza de Luis XVI

2 de Octubre de 2010 - 20:28:49 - Luis del Pino

Compartir:
Menéame Tuenti

 

Editorial del programa Sin Complejos del 2 de octubre de 2010

Cuando Luis XVI subió al cadalso construido en lo que hoy es la Plaza de la Concordia de París, el encargado de accionar la guillotina fue Charles Henri Sanson.

Sanson - que era hijo, nieto y bisnieto de verdugos reales - había estado trabajando quince años como verdugo real con la Monarquía y siguió luego actuando como verdugo oficial con la República, al igual que lo harían su hijo y su nieto. Resulta curioso cómo, a veces, los regímenes cambian, pero los verdugos permanecen.

La muerte de Luis XVI tuvo lugar el 21 de enero de 1793. Pero, en realidad, la cabeza del último rey de los franceses había empezado a rodar muchas décadas atrás, años antes de que Luis XVI naciera.

La Monarquía francesa estaba destinada a morir. Y la razón estriba en la diferencia entre dos palabras que muchas veces se confunden: legalidad y legitimidad. El de Luis XVI es un buen ejemplo de que los gobiernos, los regímenes o las instituciones pueden ser perfectamente legales y, sin embargo, completamente ilegítimos.

Todos tenemos claro cuándo una institución es legal: cuando está constituida y opera de acuerdo con las leyes vigentes. Sin embargo, la "legitimidad" de una institución es un concepto difuso y hasta cierto punto tautológico, es decir, perogrullesco: un gobierno, un régimen o una institución son legítimos sólo cuando la ciudadanía los considera legítimos. Y dejan de ser legítimos en el mismo momento en que comienza a cuestionarse el derecho a existir de ese gobierno, de ese régimen o de esa institución.

En ese sentido, la guillotina comenzó a prepararse para Luis XVI cuarenta años antes de su muerte, en el mismo momento en que los filósofos enciclopedistas franceses comenzaron a cuestionar el Derecho Divino de los reyes a gobernar. Es decir, desde el mismo momento en que comenzó a cuestionarse la legitimidad de origen del régimen monárquico. La Monarquía francesa cayó porque el rey era legal, pero había dejado de ser legítimo a ojos de sus súbditos.

Si Luis XVI fue guillotinado es, en definitiva, porque a alguien, años antes de la Revolución Francesa, se le ocurrió preguntarse por qué narices tenían los ciudadanos que aguantar y financiar a una nobleza y a una monarquía que no sólo no tenían ninguna utilidad social, sino que mantenían al pueblo sumido en la miseria.

El pasado miércoles tuvo lugar la huelga convocada por UGT y Comisiones Obreras. La jornada se saldó con un enorme fracaso: tan sólo entre un 5% y un 10% de los trabajadores secundó una huelga que era percibida por la inmensa mayoría de los ciudadanos como un burdo paripé: un obsceno intento de los sindicatos por aparentar que hacen algo ante una gestión gubernamental desastrosa, que ha llevado a nuestro país a los cinco millones de parados y a un recorte sin precedentes en las pensiones y en los sueldos de los funcionarios.

La jornada de huelga general, plagada de incidentes violentos, se vio coronada por una manifestación en Madrid en la que los dos autodenominados "sindicatos mayoritarios" sólo consiguieron reunir a la friolera de 19.000 personas. Ni siquiera la totalidad de los propios liberados sindicales acudió a la manifestación.

Si la cosa se hubiera quedado ahí, no tendríamos en realidad noticia. Nos limitaríamos a consignar que la ciudadanía había respondido a la llamada sindical con la misma indiferencia que ha mostrado a lo largo de los últimos años, en los que el número de asistentes a las manifestaciones del primero de mayo ha ido siendo cada vez más ridículo.

Pero los ciudadanos no se limitaron, en la jornada de huelga, a mostrar su indiferencia hacia los sindicatos, sino que fueron mucho más allá.

Muchos ciudadanos mostraron su indignación ante la convocatoria sindical. Muchos comerciantes plantaron cara a esas pandillas de delincuentes denominadas "piquetes informativos". Muchos vecinos colgaron pancartas en sus ventanas tildando de vagos a los sindicalistas o incluso se atrevieron a llamarles ladrones a la cara. Las pancartas y los gritos contra los sindicatos apesebrados pudieron verse y oírse incluso en la manifestación de cierre de la huelga convocada por los propios sindicatos.

En ese sentido, la jornada de huelga general constituyó mucho más que un fracaso de los sindicatos: fue una auténtica demostración de que los dos sindicatos mayoritarios han perdido definitivamente, de cara a la ciudadanía, cualquier resto de legitimidad que les pudiera quedar.

CCOO y UGT son dos sindicatos legales, qué duda cabe. Pero hace ya mucho tiempo que los españoles hemos empezado a preguntarnos para qué demonios sirven esos sindicatos. A preguntarnos por qué narices tenemos que aguantar que vivan a nuestra costa esos sindicatos, si no nos dan nada a cambio del dinero que les entregamos. A preguntarnos por qué tenemos que permitir que nos saqueen los bolsillos si no sólo carecen de cualquier utilidad social, sino que encima se permiten insultarnos, amenazarnos, agredirnos y coartar nuestra libertad de trabajar cuando y donde nos de la gana.

Al igual que pasó con Luis XVI y la monarquía francesa, los ciudadanos nos hemos dado cuenta, por fin, de que no tenemos por qué aguantar que nos tiranice quien vive a nuestra costa. Y esa sola constatación hace que cualquier rastro de legitimidad de la institución sindical se diluya como un azucarillo en agua caliente.

A partir de ahora, es ya sólo cuestión de tiempo que los ciudadanos terminemos derribando una institución caduca y obsoleta. Es ya sólo cuestión de tiempo que pongamos a los actuales líderes sindicales en su sitio y les mandemos a trabajar honradamente para ganarse el sueldo, en lugar de vivir como pachás a costa de nuestros impuestos. Es ya sólo cuestión de tiempo que terminemos aplicando la guillotina a las partidas presupuestarias destinadas a financiar a unas organizaciones sindicales carentes de cualquier tipo de sentido y de cualquier asomo de legitimidad.

El pasado miércoles 29 de septiembre, la cabeza de la institución sindical comenzó a rodar de manera inexorable, de la misma forma inexorable que comenzó a rodar la de Luis XVI aquel día de 1751 en que empezó a publicarse la Enciclopedia Francesa.

Comentarios (54)

« 1 2 »

51 marceloa, día 4 de Octubre de 2010 a las 10:49
sobre ordenadores 2

Sin embargo al revisar lo que dice el auto de este ordenador intervenido en la calle Villalobos nº 51, (pág. 403 y siguientes) se encuentran una cantidad de cosas curiosas en las que no había caído.

Al inicio del análisis del disco duro y sobre el primer subdirectorio se dice lo siguiente

Resultan trascendentes aquellos ficheros que estén escritos en árabe y sean
de matiz jihadista, así como las fechas y horas de bajada de tales archivos, ya que
podemos determinar, en principio, que esos días y horas, JAMAL AHMIDAN se
encontraba en el domicilio de la calle Villalobos n° 51.
Las fechas de interés fundamental son las inmediatas a los atentados y las
fechas posteriores y especialmente las que aparecen subsiguientes al día 19, que
según la declaración de la Testigo Protegido S 20-04 R-22, no volvió a verle, cuando
hay accesos a Internet de fechas 20 y 21 de marzo del 2004, fechas en las que,
según la misma declaración, ya estaba establecida vigilancia policial permanente
junto al domicilio. (...)


Ósea que según la instrucción solo son “trascendentes” los escritos en árabe y de matiz jihadista.

Esto de por sí es curioso, pero más lo es la referencia a la utilización del ordenador los días 20 y 21 de marzo cuando estaba establecida la “vigilancia policial permanente junto al domicilio”, aunque no queda claro si este dato viene de la testigo protegido o está comprobado por la propia policía. En plan conspiranoico uno diría que alguien quiere mandar un aviso a alguien.
52 Vendeano, día 4 de Octubre de 2010 a las 10:49
Más que ilegitimidad, Luis XVI sufrió la emergencia de una legitimidad nueva. Parece que fué su renuncia a defender la suya, la del Antiguo Régimen, la que provocó el colapso. La nueva legitimidad, minoritaria entre el pueblo, arrasÓ precisamente entre la clase dirigente, que se rindió sin lucha.

Aquello se pareció más a la renuncia a la legitimidad del bando franquista durante la Transición, o de la derecha actualmente. Ese abandono deja incontrastada la legitimidad alternativa, la de la izquierda y los nacionalismos. El resultado de esa falta de equilibrio es el desastre.

El Antiguo Régimen retuvo su legitimidad mientras sus clases dirigentes fueron conscientes de sus funciones tradicionales y de las virtudes de sus antiguas instituciones. Para la época, desempeñó razonablemente bien su papel, y puede decirse que no fué demasiado mala para el pueblo, sino más bien todo lo contrario.

El problema vino cuando siguieron disfrutando sus privilegios pero rehusaron soportar las cargas anexas. Las nuevas ideas tuvieron ahí su parte en su desarme moral. Sin contrapeso, los reformistas llegaron a revolucionarios, y estos fueron pronto desbordados por los exaltados: la revolución devorando a sus hijos.

Los sindicatos forman parte de la nueva legitimidad surgida de la Transición. Es la renuncia a defender la suya por parte de la derecha la que les deja el campo libre, campo que sólo pueden ocupar con un discurso extremista, temerosos de aparecer desnudos, más ilegítimos que quienes desplazan.

El problema pues no son ellos, sino su discurso exaltado anticapitalista. El peligro es precisamente que ellos sean barridos, pero no precisamente por una sana reacción "liberal" de la sociedad española, sino por un desborde ya no retórico, sino realmente revolucionario. El que esto ocurra o no dependerá sólo de la profundidad y duración de la crisis, y del caos social que suframos. ¡No cantemos victoria!
53 marceloa, día 4 de Octubre de 2010 a las 10:49
sobre ordenadores 3


A continuación viene la lista de los ficheros.

Respecto a las búsquedas en Internet, puede comprobarse que hay una
secuencia desde las 23:34 horas del día 18/03/2004 hasta las 10:17 horas del día
19/03/2004 (23:34 a 23:44 del 18/03/2004; 00:14 a 00:54, 03:48, 06:50 a 10:17, del
19/03/2004). Los ficheros recogidos son los siguientes


En cuanto a las fechas de los que indican unos 49 de lo 942 que tiene el subdirectorio, solo aparece la fecha de unos 7 principalmente 5 del 19 de marzo, pero sin hora.

En el segundo subdirectorio dan la siguiente estructura

21/03/2004 (22:01 a 22:05)
20/03/2004 (19:41 a 20:23)
19/03/2004 (00:13 a 00:54; 03:48; 06:50 a 10:17)
18/03/2004 (23:33 a 23.44)
12/03/2004 (15:54)
10/03/2004 (03:11 a 03:49)
14/01/2004 (10:36)
8/01/2004 (13:20 a 13:29)
5/11/2003(06:15)


Pero de los 96 que destacan solo 25 tienen fecha que va del 15 al 19 de marzo. Aquí si tienen hora 16 ficheros del día 19 de marzo entre las 9:00 y las 10:16 pero lo más curioso es que en un solo minuto, a las 10:12 consulta un total de 7 ficheros, todos ellos fotografías como lo son el resto de ficheros de señalados con esta fecha. Esto ya choca un poco 7 consultas en un minuto denota una cierta rapidez.

Sin embargo aun es mas chocante el siguiente subdirectorio descrito, que tiene como estructura:

21/03/2004 (22:01 a 22:03)
20/03/2004 (19:40 a 20:23)
19/03/2004 (00:13 a 00:54; 03:48; 06:50 a 10:15)
18/03/2004 (23:33 a 23.44)
10/03/2004 (03:08 a 03:49)
14/01/2004 (10:36)
8/01/2004 (13:20 a 13:29)
5/11/2003(06:15)


Los 25 ficheros descritos en este caso son todos del día 19 y todos tienen la hora de uso. Aquí lo curioso es que entre las 10:10 y las 10:15 consulta cinco foros, y uno de ellos a las 10:12, a las 10:10 consulta una fotografía , y un foro, y desde las 0:15 y las 10:10 , consulta 6 fotos, pero en este caso el intervalo de tiempo es más amplio.



54 marceloa, día 4 de Octubre de 2010 a las 10:49
sobre ordenadores

Todos los ficheros que se resaltan 32 tienen fecha y hora. Desde las 0:17 hasta las 10:12 observa un total de 16 fotografías, pero curiosamente tres de ellas a a las 10:12. Y en tres ocasiones que consulta foros lo hace de dos en dos con un intervalo cada vez de un minuto.

Los ficheros que consultaste los días 20 y 21 no etan especificados a excepción de un correo en Outlook.

No sé si esto quedara claro, pero intentaré resumirlo. Se dice en el auto que el Sr. Chino estuvo trasteando en tres intervalos con el ordenador desde las 23:33 del 18 hasta las 10:16 tiempo en el que observa hasta 35 fotos, que van desde Milosevich a Binn Laden pasando por Blair, pero lo mas raro es que en el minuto 10:12 consulta 9 fotos que no están todas en el mismo directorio y entra en un foro, en los tres minutos siguientes vuelve a entrar en otros foros. Parece que a partir de las 10:16 es cuando se marcha a la finca de Morata a celebrar el día de San José.

Tampoco sé si esto puede significar un orden normal en la utilización de un ordenador o en la descripción de la utilización del mismo, pero choca enormemente la importancia que se le da al día 19, con entradas que podrían estar metidas con calzador.

Si alguno de vosotros es experto en estos temas a lo mejor podría sacar de estos ordenadores mas tajada que yo.

Un dato chusco que aparece en este ordenador es que en un directorio de ficheros “recuperados” con fecha de 17/5/2004 aparecen hasta un total de 11065 fotos de orientales haciendo deporte, 369 documentos en su mayoría en coreano. La policía dice que podría pertenecer al anterior propietario del ordenador.

No me digáis que no es una coincidencia que en el ordenador del Sr. Chino aparezcan 110 65 fotos en su mayoría de deportistas con rasgos orientales.

Perdonad por el rollo.

« 1 2 »

Sindicación

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899