Pío Moa

« Las declaraciones de Stephen Hawking | Principal | Moral y ciencia »

La amistad de Newman

26 de Septiembre de 2008 - 10:21:30 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

La amistad es una forma de amor, claro está, y puede llegar a ser muy intensa. La homosexualidad puede implicar amor o no, pero a los homosexuales militantes y los enemigos de la Iglesia les gusta identificar amistad y homosexualidad. Así con el cardenal Newman. Uno de esos zampabollos pregunta a quienes niegan que la expresión de la amistad implique homosexualidad en este caso: «¿Cómo pueden estar tan seguros? ¿Acaso hubo espías en la habitación de Newman todos los días de su vida?». El zampabollos, por lo visto, sí estuvo espiándolo todo el tiempo y sabe bien lo que pasó. Si Newman fue homosexual no lo sabemos ni probablemente lo sabremos. Si tuvo tales inclinaciones y las llevó a la práctica, tampoco. La fuerte oposición de la Iglesia, sobre todo en su tiempo, a las prácticas homosexuales, hace poco probable que cayera en ellas, aun si tuvo tales inclinaciones. Muchos tienen tendencias pedófilas o cleptómanas y sin embargo las dominan. Y muchos de los considerados santos por la Iglesia cometieron actos digamos reprobables, de lo más variado, pero se supone que los superaron en el espíritu de la religión.

Queda la necesidad de alguna gente de compartir su tara lo más ampliamente posible, pensando que ello les permitirá, quizá, sentirse orgullosos. Y de paso atacar a la Iglesia, lo cual sería aceptable si no lo hicieran con argucias tan retorcidas e hipócritas.

----------------

Don Matías Crevillente, Matty para los amigos, distinguido intelectual, psiquiatra y pensador progresista, engoló un poco la voz ante el auditorio de El País, al cual iba a exponer sus últimos descubrimientos, alcanzados en investigación conjunta con Arturito Tury Tinajas, ausente a la sazón por una gripe.

"Lo que voy a decir no es ninguna improvisación, sino fruto de un trabajo y reflexiones de muchos años. Una plaga de hoy en día es, como ustedes saben, la gran cantidad de personas neurotizadas, más cada día, que gastan un dineral y tiempo infinito en libros de autoayuda completamente equivocados, en servicios psicológicos que la mitad de las veces son pura charlatanería reaccionaria, y rollos de esos, como cuando el psicoanálisis, que descanse en paz. Tury y yo nos preguntábamos dónde estaba el fallo, y finalmente hemos podido cantar eureka.

Si ustedes se fijan, todos esos sistemas vienen de dos principios absurdos, y es increíble que nadie se haya dado cuenta hasta ahora: el cuento ese del "conócete a ti mismo", que ya lo decía no sé qué griego, y su corolario "acéptate como eres". ¡Qué error más absoluto! Te conoces a ti mismo y ¿qué sacas en claro, tío? Un montón de verdades que te hunden la moral, que fastidian a tu ego, que hunden tu autoestima y te vuelven medio loco. ¿Para qué sirve esa burrada?, nos preguntamos Tury y yo.  Además, ¿quién tiene la culpa de que seas como eres? Y, colmo del sadismo, te piden, qué te piden, ¡te exigen! que lo aceptes. Pero vamos a ver, ¿por qué tendrías que aceptarte tal como eres? ¿Quién te obliga? ¿El PP? ¿Rajoy? ¿Rouco? No, amigos, nuestra consigna, nuestro grito revolucionario y liberador es justamente lo contrario: ¡No te aceptes, coño, rebélate! ¿Cómo? Pues para eso hemos diseñado una terapia: cuando te levantes, mírate al espejo, grita con fuerza: "¡Me rebelo! ¡Me rebelo! ¡Me rebelo!", y adminístrate una buena tanda de hostias en plena jeta. Misma receta al acostarte. Si no tienes valor y te atizas suavemente, no dudes en recurrir a tu psiquiatra, de momento a Tury y a mí –mientras nuestra escuela terapéutica no esté debidamente formada y haya producido los especialistas necesarios–, que estamos entrenados para superar tales flaquezas y cumplir la salutífera labor. Se opondrán mentes estrechas, retrógradas y rutinarias, no lo dudo, pero os puedo asegurar que la terapia obra maravillas, más aún combinada con sesiones de canutos o de rayitas de coca en los casos más rebeldes... ¿Que sales con la cara como si tuvieras paperas? No importa, porque a las tres o cuatro semanas estarás curado, dejas de preocuparse de esas patochadas metafísicas, cesas en tus absurdos esfuerzos por conocerte y en la crueldad de aceptarte, y entras en un estado de felicidad, desinhibición, sana rebeldía contra el sistema. En una palabra empiezas a vivir de verdad, como ser autónomo y progresista, lleno de autoestima, hedonista y sin preocupaciones, ¡rojo, en una palabra!

----------------

No cabe duda de que entre las Maleni, Soraya, Cabrera, Cospedal, Vicevogue, etc. etc., convierten el prejuicio llamado machista en postjuicio considerablemente sólido.

----------------

Interior: "Estamos ganando la batalla a ETA", la banda "está más débil que nunca".

Se ha trabucado. ¿No era el diálogo? ¿Están ganando el diálogo a la ETA?

----------------

El fascistoide y proetarra Cebrián, ah, el fascistoide y proetarra Cebrián... En fin... 

----------------

Orgullo de tara

Pio Moa

Cuenta Jesús Pardo en sus memorias el caso de un homosexual de la época de Franco, que, cogido in fraganti, recibió una paliza por parte de los “grises”, a pesar de sus buenas influencias políticas. Y él les rogó: “¿No veis que sólo soy un pobre maricón que no puede contenerse?”. Entonces los guardias le sentaron, le sirvieron café y se pusieron a darle consejos para que cambiara de hábitos. Los guardias, por lo visto, creían la homosexualidad un vicio susceptible de corrección mediante un tratamiento enérgico. Algo parecido, en el fondo, sugieren ahora quienes la califican de “opción sexual” libremente elegida aunque, desde luego, no punible. Algún caso habrá, pero en general el homosexual no puede evitar serlo, y su libertad de “optar” no existe, o apenas.

Parece bastante claro que la homosexualidad es una tara, es decir, una desviación de la sexualidad normal, demasiado evidente para precisar muchas explicaciones. Por ello no puede castigarse, y como los humanos tenemos siempre alguna o unas cuantas taras, y la vida consiste en buena medida en bregar con ellas y salir del paso lo mejor posible, la cosa no es en principio para rasgarse las vestiduras. Pero ocurre que no sólo la quieren presentar como una “opción”, sino como un motivo de orgullo. Ello no pueden creerlo ni quienes lo sostienen. Un cartel de un “colectivo de gays y lesbianas” decía: “¿Corrientes eléctricas para curar la homosexualidad? No, gracias”. Y alguien sacaba a la luz la verdad, escribiendo debajo: “Eso no tiene cura, hombre”. De una novela de Gide en que éste elogiaba la sodomía, comentaba Baroja: “lo mismo podía elogiar la tos ferina o las almorranas”.

Una tentación de la persona tarada –es decir, de todas, en mayor o menor medida– consiste en no admitir su defecto, y presentarlo como la normalidad o como algo tan bueno como la ausencia de él. Esta es también la forma más sutil de otra reacción típica: el intento de descargar sobre la sociedad el sufrimiento por un mal particular. Un caso extremo salió en la prensa: dos lesbianas sordas querían tener un hijo haciéndose inseminar una de ellas por un varón también sordo, a fin de transmitir la sordera como un rasgo “cultural”. Supongo que si pudieran decidir que la víctima fuera niña y lesbiana, también la culturizarían de esa forma. Orgullo de la tara.

Los desfiles del “orgullo gay” reflejan a la perfección el carácter grotesco de todo el invento, y lo que muchos vienen loando como una deseable “inversión de valores”. Es una inversión en todos los sentidos, y una pérdida social del sentido de la realidad. Las consecuencias las venimos experimentando desde hace mucho, pero la sociedad acobardada finge no darse cuenta. 

Comentarios (282)

« 1 2 3 4 5 6 »

51 DeElea, día 26 de Septiembre de 2008 a las 12:24
Comparto lo dicho por Ordelca. En #47
52 mescaler, día 26 de Septiembre de 2008 a las 12:26
Una cosa o función creada para Generar que no genera, sufre una tara, quien sufre una tara es que ha degenerado y un degenerado es un tarado pues no realiza (por lo que sea) su natural función o fin.

O sea, dele, que los curas y las monjas que cumplen el voto de castidad son unos tarados y unos degenerados.
53 silmo, día 26 de Septiembre de 2008 a las 12:26

mescaler:

Pero sorprende que algunos partidos políticos tradicionalmente machistas no sólo rentabilicen el voto homosexual sino que se hagan promotores del orgullo gay frente a la sexualidad "tradicional" ¿De dónde les viene tanta pasión homosexualista sino del resentimiento?
54 Goblin77, día 26 de Septiembre de 2008 a las 12:27
Mescaler, una pareja homosexual (ya sea de varones o de hembras) no puede tener hijos de forma natural. Dices que eso no es una tara ni un defecto. Bueno, pues llámalo como quieras, ponlo en una lista o quítalo. La realidad no va a cambiar por ello y el homosexual tendrá que afrontar esta realidad, le guste o no.
55 ArrowEco, día 26 de Septiembre de 2008 a las 12:27
56 jaritos, día 26 de Septiembre de 2008 a las 12:31
#52 Mescalero,

¿De verdad no ve vd. la diferencia entre una cosa y otra?
57 Ordelca, día 26 de Septiembre de 2008 a las 12:31
Pues sí, mescaler, son unos tarados... desde el punto de vista "natural". Lo único que puede salvarlos de ser unos tarados es la espiritualidad, la creencia en una trascendencia más allá de la naturalidad de este mundo. Desde ese punto de vista no son unos tarados, porque no son unos seres "determinados" naturalmente, sino que poseen una esencia superior que justifica lo "antinatural"




58 jaritos, día 26 de Septiembre de 2008 a las 12:33
#57 Ordelca

Por favor, no haga caso de mescalero y no diga barbaridades.
59 Ordelca, día 26 de Septiembre de 2008 a las 12:35
Jaritos... ¿Puede especificar qué barbaridades? Gracias.
60 IdeA, día 26 de Septiembre de 2008 a las 12:36
Entre los trastornos psicopatológicos más frecuentes en personas con conducta homosexual, cabe citar la depresión grave -hay numerosísimos trabajos al respecto, por ejemplo el de Ferguson del año 1999- o el trastorno obsesivo compulsivo, que casi alcanza a un 45 por ciento de la población estudiada. También hay un aumento de la idea de suicidio -ahí están los trabajos de (?)Herrer entre 1999 y el 2003-, crisis de ansiedad generalizada, una mayor propensión al consumo de drogas, aparición de trastornos de conducta, especialmente durante la adolescencia, o trastornos de personalidad graves como anuncian los trabajos de Parry de 1993 y de (?)Cruenco entre los años 1987 y 2001. Algún autor como (?)Gosiork ha enunciado como posible comorbilidad la aparición de esquizofrenia.
...
Por último, dentro de ese segundo bloque de trastorno psicopatológico hay que hablar del narcisismo patológico, sobre el que hay muchos trabajos; es quizá el tipo de trastorno de personalidad más frecuente y común en estas personas.

INTERVENCIÓN DE AQUILINO POLAINO EN EL SENADO
61 jaritos, día 26 de Septiembre de 2008 a las 12:37
Sí, se lo aclaro. Para mí, decir que los que cumplen el voto de castidad son unos tarados, es una barbaridad. Por mucho que lo quiera vd. vestir con una explicación más o menos razonada.
Una tara no es voluntaria y el voto de castidad, sí.
62 zimmie, día 26 de Septiembre de 2008 a las 12:38
Curioso,he leído algunas de las diatribas contra la homosexualidad de algunos ilustres amiguetes del blog y ninguno de ellos ha dicho que es "anti-natural"...

Es una "tara psíquica",es una "disfunción",es una "patología","anomalía","enfermedad","problema de salud"..

! Pero nadie dice que es "anti-natural" !

! con lo sencillo que és !

¿ Será porque se han observado conductas homosexuales en innumerebles especies animales,y pretender que no se diera dicha conducta en la especia humana (la que tiene una sexualidad más compleja) es sencillamente absurdo ?

En cuanto al argumento,de que los homosexuales son "tarados" ,entre otras cosas, porque no pueden procrear..

¿Los miembros de una pareja heterosexual esteril también son "tarados" ?

Saludos a todos majos.
63 Momia, día 26 de Septiembre de 2008 a las 12:39
Están los homosexuales, los pedófilos, los transexuales, los travestis, los "drag queen", y luego los gaditanos.
64 jaritos, día 26 de Septiembre de 2008 a las 12:42
Momia, ¿se puede saber qué le han hecho a vd. los gaditanos para que diga semejante cosa?
65 Goblin77, día 26 de Septiembre de 2008 a las 12:45
El voto de castidad es un tema interesante a discutir. De la misma forma que la homosexualidad, la castidad no puede ser la regla general por el mismo motivo: la desaparición de la especie. En mi opinión, la Iglesia Católica tiene en este precepto un gran problema y creo que es responsable en gran medida de la falta de vocaciones.

La sociedad ha cambiado y formar parte del clero ya no es algo que las familias busquen para sus hijos ni tiene los privilegios de antaño. No es raro encontrar curas que pierden su vocación por el deseo de tener hijos y, la verdad, me parece ridículo que esto tenga que ser así.
66 jaritos, día 26 de Septiembre de 2008 a las 12:46
#62 zimmie

pues mire vd., si la pareja de heterosexuales no quiere tener hijos, no me parece que sean tarados. Sin embargo, si no pueden tenerlos porque unos de los dos, o ambos, son estériles, algún defecto o tara sí que tienen, ¿o no?
67 Ordelca, día 26 de Septiembre de 2008 a las 12:48
¡¡Jaritos!! ¡Esto es inadmisible! Con el tiempo que llevo yo en este blog (éste es ya mi tercer mensaje)debería usted saber que yo no escribo barbaridades. En fin, lo tomaré como un desliz...

Insisto y me repito.Si el mundo sólo tiene sentido en sí, si el hombre no es un ser trascendente, si la Naturaleza es un ingente mecanismo absurdo cuya finalidad es perpetuarse, la castidad es evidentemente una tara, voluntaria si quieres, como lo sería la esterelidad de una pareja.. o la homosexualidad.
68 Momia, día 26 de Septiembre de 2008 a las 12:49
Polanco también era homosexual, lo que no tiene nada de malo al decir de los ideólogos de los golpistas del 11-M, incluso tuvo relaciones íntimas con Janli al que luego promocionó dentro del grupo PRISA; también tuvo relaciones íntimas con Don Gregorio, eso sí, utilizaban preservativos de marca, y desde su alcoba decidieron impulsar el laicsmo homosexual en España; y un largo etcéterai, porque los homosexuales de hoy día son muy promiscuos.
69 mescaler, día 26 de Septiembre de 2008 a las 12:49
¿Todas las actividades sexuales que no van dirigidas a la procreación son antinaturales? ¿La masturbación (individual o mutua), el sexo oral, el sexo anal heterosexual, la utilización de preservativos u otros medios anticonceptivos, son comportamientos antinaturales?

Me ha dado tanta risa el comentario de Momia que me he caído al suelo y me he hecho daño en un brazo. Momia, eres un crack.
70 zimmie, día 26 de Septiembre de 2008 a las 12:51
Por cierto..

En cuanto a la utilización del término "tarado"en relación a los homosexuales,desde el punto de vista que defienden algunos aquí,los disminuídos psíquicos y físicos también son,propiamente,"tarados" ¿no?

¿ Por qué nos escandalizaríamos todos si algún medio de comunicación se refiriera a esos colectivos como "tarados",y algunos defienden aquí que utilizarlo con los homosexuales es lo más normal ?

Saludos majos.
71 IdeA, día 26 de Septiembre de 2008 a las 12:54
zimistrajo

Yo, modestamente, he dicho "Son contrarios a a ley natural".
Y hablando de homosexualidad, bichos y "contra natura", me acuerdo de Schopenhauer:

"El excesivo predominio del cerebro explica cómo hay en el hombre menos instintos que en los animales, y cómo sus instintos se pueden extraviar algunas veces. así, por ejemplo, el sentido de la belleza, qu dirige la selección al ir en busca del amor (para procrear), se extravía cuando degenera en vicio contra natura. asimismo, cierta mosca (musca vomitoria), en lugar de poner sus huevos, conforme a su instinto, en una carne en descomposición, los deposita en el arum draeumulus, extraviada por el olor cadavérico de esta planta."
72 Sherme, día 26 de Septiembre de 2008 a las 12:57
La homosexualidad no es lo que era (1)

Por César Vidal

En 1973, en contra de una extendida opinión psiquiátrica, la Asociación psiquiátrica americana (APA) excluyó la homosexualidad de los trastornos psicológicos contemplados en el DSM-III. La decisión fue calurosamente aplaudida por los grupos de presión gays como la liberación de un estigma e incluso como un acto de justicia histórico. En apariencia, la psiquiatría abandonaba un error de años.

¿Cómo dejó de ser considerada la homosexualidad un trastorno psicológico?

El juicio sobre la homosexualidad ha experimentado diversas variaciones a lo largo de la Historia. En general, las culturas de la Antigüedad generalmente la juzgaron moralmente reprobable. Egipcios y mesopotámicos la contemplaron con desdén mientras que para el pueblo de Israel se hallaba incluida en el listado de una serie de conductas indignas del pueblo de Dios que se extendían del adulterio a la zoofilia pasando por el robo o la idolatría (Levítico 18, 22). No en vano, el Antiguo Testamento incluía entre los relatos más cargados de dramatismo el de la destrucción de Sodoma y Gomorra (Génesis 13, 14, 18 y 19), cuyos habitantes habían sido castigados por Dios por practicar la homosexualidad. Durante el período clásico, la visión fue menos uniforme. En Grecia, por ejemplo, alguna formas de conducta homosexual —masculina y sin penetración— era tolerable mientras que en Roma fue duramente fustigada por autores como Tácito o Suetonio como un signo de degeneración moral e incluso de decadencia cívica. El cristianismo —que, a fin de cuentas, había nacido del judaísmo— también condenó expresamente la práctica de la homosexualidad. No sólo Jesús legitimó lo enseñado por la ley de Moisés sin hacer excepción con los actos homosexuales (Mateo 5, 17-20) sino que el Nuevo Testamento en general condenó la práctica de la homosexualidad considerándola contraria a la ley de Dios y a la Naturaleza (Romanos 1, 26-27) y afirmando que quienes incurrieran en ella, al igual que los que practicaran otro tipo de pecados, no entrarían en el Reino de los cielos (I Corintios 6, 9).

La condena de la práctica homosexual fue común en los Padres de la iglesia y en los documentos más antiguos de disciplina eclesial aparece como uno de los pecados que se penan con la excomunión. Partiendo de esta base no resulta extraño que el mundo medieval —tanto judeo y cristiano como musulmán— condenara las prácticas homosexuales e incluso las penara legalmente aunque luego en la vida cotidiana fuera tan tolerante —o tan intolerante— con esta conducta como con otras consideradas pecado. Esta actitud fue aplastantemente mayoritaria en occidente —y en buena parte del resto del globo— durante los siglos siguientes. Esencialmente, la visión negativa de la homosexualidad estaba relacionada con patrones religiosos y morales y no con una calificación médica o psiquiátrica. El homosexual podía cometer actos censurables —no más por otra parte que otros condenados por la ley de Dios— que incluso se calificaban de contrarios a la Naturaleza y de perversión. No obstante, no se identificaba su conducta con un trastorno mental o con un desarreglo físico. En realidad, para llegar a ese juicio habría que esperar a la consolidación de la psiquiatría como ciencia.

Partiendo de una visión que consideraba como natural el comportamiento heterosexual —que meramente en términos estadísticos es de una incidencia muy superior— la psiquiatría incluiría desde el principio la inclinación homosexual —y no sólo los actos como sucedía con los juicios teológicos— entre las enfermedades que podían y debían ser tratadas. Richard von Kraft-Ebing, uno de los padres de la moderna psiquiatría del que Freud se reconocía tributario, la consideró incluso como una enfermedad degenerativa en su Psychopatia Sexualis. De manera no tan difícil de comprender, ni siquiera la llegada del psicoanálisis variaría ese juicio. Es cierto que Freud escribiría en 1935 una compasiva carta a la madre norteamericana de un homosexual en la que le aseguraba que “la homosexualidad con seguridad no es una ventaja, pero tampoco es algo de lo que avergonzarse, ni un vicio, ni una degradación, ni puede ser clasificado como una enfermedad”. Sin embargo, sus trabajos científicos resultan menos halagüeños no sólo para las prácticas sino incluso para la mera condición de homosexual. Por ejemplo, en sus Tres ensayos sobre la teoría de la sexualidad, Freud incluyó la homosexualidad entre las “perversiones” o “aberraciones sexuales”, por usar sus términos, de la misma manera que el fetichismo del cabello y el pie o las prácticas sádicas o masoquistas. A juicio de Freud, la homosexualidad era una manifestación de falta de desarrollo sexual y psicológico que se traducía en fijar a la persona en un comportamiento previo a la madurez heterosexual.

En un sentido similar, e incluso con matices de mayor dureza, se pronunciaron también los otros grandes popes del psicoanálisis, Adler y Jung. Los psicoanalistas posteriores no sólo no modificaron estos juicios sino que incluso los acentuaron a la vez que aplicaban tratamientos considerados curativos contra la inclinación homosexual. En los años cuarenta del siglo XX, por ejemplo, Sandor Rado sostuvo que la homosexualidad era un trastorno fóbico hacia las personas del sexo contrario, lo que la convertía en susceptible de ser tratada como otras fobias. Bieber y otros psiquiatras, ya en los años sesenta, partiendo del análisis derivado de trabajar con un considerable número de pacientes homosexuales, afirmaron que la homosexualidad era un trastorno psicológico derivado de relaciones familiares patológicas durante el período edípico. Charles Socarides en esa misma década y en la siguiente —de hecho hasta el día de hoy— defendía, por el contrario, la tesis de que la homosexualidad se originaba en una época pre-edípica y que por lo tanto resultaba mucho más patológica de lo que se había pensado hasta entonces. Socarides es una especie de bestia negra del movimiento gay hasta el día de hoy pero resulta difícil pensar en alguien que en el campo de la psiquiatría haya estudiado más minuciosa y exhaustivamente la cuestión homosexual. Curiosamente, la relativización de esos juicios médicos procedió no del campo de la psiquiatría sino de personajes procedentes de ciencias como la zoología (Alfred C. Kinsey) cuyas tesis fueron frontalmente negadas por la ciencia psiquiátrica.

De manera comprensible y partiendo de estos antecedentes, el DSM (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders) incluía la homosexualidad en el listado de desórdenes mentales. Sin embargo, en 1973 la homosexualidad fue extraída del DSM en medio de lo que el congresista norteamericano W. Dannemeyer denominaría “una de las narraciones más deprimentes en los anales de la medicina moderna”. El episodio ha sido relatado ampliamente por uno de sus protagonistas, Ronald Bayer, conocido simpatizante de la causa gay, y ciertamente constituye un ejemplo notable de cómo la militancia política puede interferir en el discurso científico modelándolo y alterándolo. Según el testimonio de Bayer, dado que la convención de la Asociación psiquiátrica americana (APA) de 1970 iba a celebrarse en San Francisco, distintos dirigentes homosexuales acordaron realizar un ataque concertado contra esta entidad. Se iba a llevar así a cabo “el primer esfuerzo sistemático para trastornar las reuniones anuales de la APA”. Cuando Irving Bieber, una famosa autoridad en transexualismo y homosexualidad, estaba realizando un seminario sobre el tema, un grupo de activistas gays irrumpió en el recinto para oponerse a su exposición. Mientras se reían de sus palabras y se burlaban de su exposición, uno de los militantes gays le gritó: “He leído tu libro, Dr. Bieber, y si ese libro hablara de los negros de la manera que habla de los homosexuales, te arrastrarían y te machacarían y te lo merecerías”. Igualar el racismo con el diagnóstico médico era pura demagogia y no resulta por ello extraño que los presentes manifestaran su desagrado ante aquella manifestación de fuerza.
73 Hegemon1, día 26 de Septiembre de 2008 a las 12:57
62# zimmie pregunta:

¿Los miembros de una pareja heterosexual esteril también son "tarados" ?


Pues según el significado de "tara" SI.
74 Hegemon1, día 26 de Septiembre de 2008 a las 13:01
En su día la palbra "subnormal" era considerada como un insulto auqnue el términos médiocs era utiolizad ade forma habitual. Los familias que tenían un miembro con esa enfermedad eran las primeras que utilizaban esa palabra desarraigándola de la costumbre del insulto. Las connotaciones peyorativas siguen ahí pero subnormal significa lo mismo que deficiente mental. Lo mismo ocurre con "tara" o "tarado" para algunos estrechos mentales es un insulto "lago despctio" "discriminatoriao" porque no han llegado más allá de su limitada intelectualidad.
75 Sherme, día 26 de Septiembre de 2008 a las 13:03
La homosexualidad no es lo que era (y 2)

Sin embargo, el obstruccionismo gay a las exposiciones de los psiquiatras tan sólo acababa de empezar. Cuando el psiquiatra australiano Nathaniel McConaghy se refería al uso de “técnicas condicionantes aversivas” para tratar la homosexualidad, los activistas gays comenzaron a lanzar gritos llamándole “sádico” y calificando semejante acción de “tortura”. Incluso uno se levantó y le dijo: “¿Dónde resides, en Auchswitz?”. A continuación los manifestantes indicaron su deseo de intervenir diciendo que habían esperado cinco mil años mientras uno de ellos comenzaba a leer una lista de “demandas gays”. Mientras los militantes acusaban a los psiquiatras de que su profesión era “un instrumento de opresión y tortura”, la mayoría de los médicos abandonaron indignados la sala. Sin embargo, no todos pensaban así. De hecho, algunos psiquiatras encontraron en las presiones gays alicientes inesperados. El Dr. Kent Robinson, por ejemplo, se entrevistó con Larry Littlejohn, uno de los dirigentes gays, y le confesó que creía que ese tipo de tácticas eran necesarias, ya que la APA se negaba sistemáticamente a dejar que los militantes gays aparecieran en el programa oficial. A continuación se dirigió a John Ewing, presidente del comité de programación, y le dijo que sería conveniente ceder a las pretensiones de los gays porque de lo contrario “no iban solamente a acabar con una parte” de la reunión anual de la APA. Según el testimonio de Bayer, “notando los términos coercitivos de la petición, Ewing aceptó rápidamente estipulando sólo que, de acuerdo con las reglas de la convención de la APA, un psiquiatra tenía que presidir la sesión propuesta”. Que la APA se sospechaba con quien se enfrentaba se desprende del hecho de que contratara a unos expertos en seguridad para que evitaran más manifestaciones de violencia gay. No sirvió de nada.

El 3 de mayo de 1971, un grupo de activistas gays irrumpió en la reunión de psiquiatras del año y su dirigente, tras apoderarse del micrófono, les espetó que no tenían ningún derecho a discutir el tema de la homosexualidad y añadió: “podéis tomar esto como una declaración de guerra contra vosotros”. Según refiere Bayer, los gays se sirvieron a continuación de credenciales falsas para anegar el recinto y amenazaron a los que estaban a cargo de la exposición sobre tratamientos de la homosexualidad con destruir todo el material si no procedían a retirarlo inmediatamente. A continuación se inició un panel desarrollado por cinco militantes gays en el que defendieron la homosexualidad como un estilo de vida y atacaron a la psiquiatría como “el enemigo más peligroso de los homosexuales en la sociedad contemporánea”. Dado que la inmensa mayoría de los psiquiatras podía ser más o menos competente, pero desde luego ni estaba acostumbrada a que sus pacientes les dijeran lo que debían hacer ni se caracterizaba por el dominio de las tácticas de presión violenta de grupos organizados, la victoria del lobby gay fue clamorosa. De hecho, para 1972, había logrado imponerse como una presencia obligada en la reunión anual de la APA. El año siguiente fue el de la gran ofensiva encaminada a que la APA borrara del DSM la mención de la homosexualidad. Las ponencias de psiquiatras especializados en el tema como Spitzer, Socarides, Bieber o McDevitt fueron ahogadas reduciendo su tiempo de exposición a un ridículo cuarto de hora mientras los dirigentes gays y algún psiquiatra políticamente correcto realizaban declaraciones ante la prensa en las que se anunciaba que “los médicos deciden que los homosexuales no son anormales”.

Finalmente, la alianza de Kent Robinson, el lobby gay y Judd Marmor, que ambicionaba ser elegido presidente de la APA, sometió a discusión un documento cuya finalidad era eliminar la mención de la homosexualidad del DSM. Su aprobación, a pesar de la propaganda y de las presiones, no obtuvo más que el 58 por ciento de los votos. Se trataba, sin duda, de una mayoría cualificada para una decisión política pero un tanto sobrecogedora para un análisis científico de un problema médico. No obstante, buena parte de los miembros de la APA no estaban dispuestos a rendirse ante lo que consideraban una intromisión intolerable y violenta de la militancia gay. En 1980, el DSM incluyó entre los trastornos mentales una nueva dolencia de carácter homosexual conocida como ego-distónico. Con el término se había referencia a aquella homosexualidad que, a la vez, causaba un pesar persistente al que la padecía. En realidad, se trataba de una solución de compromiso para apaciguar a los psiquiatras —en su mayoría psicoanalistas— que seguían considerando la homosexualidad una dolencia psíquica y que consideraban una obligación médica y moral ofrecer tratamiento adecuado a los que la padecían. Se trató de un triunfo meramente temporal frente a la influencia gay. En 1986, los activistas gays lograban expulsar aquella dolencia del nuevo DSM e incluso obtendrían un nuevo triunfo al lograr que también se excluyera la paidofilia de la lista de los trastornos psicológicos. En Estados Unidos, al menos estatutariamente, la homosexualidad —y la paidofilia— había dejado de ser una dolencia susceptible de tratamiento psiquiátrico.

Cuestión aparte es que millares de psiquiatras aceptaran aquel paso porque la realidad es que hasta la fecha han seguido insistiendo en que la ideología política —en este caso la del movimiento gay— no puede marcar sus decisiones a la ciencia y en que, al haber consentido en ello la APA, tal comportamiento sólo ha servido para privar a los enfermos del tratamiento que necesitaban. Se piense lo que se piense al respecto —y la falta de unanimidad médica debería ser una buena razón para optar por la prudencia en cuanto a las opiniones tajantes— la verdad era que la decisión final que afirmaba que la homosexualidad no era un trastorno psicológico había estado más basada en la acción política —y no de la mejor especie— que en una consideración científica de la evidencia. Por ello, ética y científicamente no se diferenciaba mucho, por lo tanto, de aberraciones históricas como el proceso de Galileo o las purgas realizadas por Lysenko.
76 jaritos, día 26 de Septiembre de 2008 a las 13:03
#67 Ordelca

Perdone si le he ofendido con lo de la barbaridad, pero es que a mí me lo ha parecido. De todas formas, sigo sin estar de acuerdo con vd. en que los que cumplir el voto de castidad sea una tara.
77 jaritos, día 26 de Septiembre de 2008 a las 13:05
Ufff
'en que los que cumplir'...quería decir 'en que lo de cumplir...'
78 zimmie, día 26 de Septiembre de 2008 a las 13:09
#66 amiguete jaritos y #73 amiguete Hegemon1:

Ahhhhh !

Y a partir de ahi ya podemos llamarles todos "tarados" que no tienen porqué ofenderse,¿no?

Saludos majos.

#68 amiguete Momio:

¿Acaso hubo espías en la habitación de Polanco todos los días de su vida?». El Momio, por lo visto, sí estuvo espiándolo todo el tiempo y sabe bien lo que pasó...

!! Incluso que utilizaron preservativos de marca !!

#69 amiguete mescaler:

Por supuesto que sí amiguete mescaler,y se te olvida añadir que sacudírsela más de dos veces después de mear,ya es "paja",o sea actividad sexual antinatural.

Saludos majo.

#71 amigute ni-IdeA:

"Yo, modestamente, he dicho "Son contrarios a a ley natural".


No conozco ninguna "ley natural" que forme parte de nuestro ordenamiento legal.

Saludos majo.



79 DeElea, día 26 de Septiembre de 2008 a las 13:10
En el fondo (tú no creo que lo entiendas) ese acto contranatura de los curas y las monjas es puro espiritualismo y antimaterialismo. El “conceto” que diría tu maestro consiste en el desprecio a todo lo material hasta lo mas animal e irracional. Es pura y simplemente un sacrificio, un símbolo de la rotura de las cadenas de la materia por amor a Dios. Lo espiritual. Es en definitiva el mismo proceso que supone el ser virtuoso, o sea un sacrificio. La virtud es sacrificio de nuestro instinto animal, hedonista e irracional de la materia a favor de lo trascendente y espiritual.

Lo contrario de las virtudes son los vicios, el hedonismo, la carne y las bajas pasiones animales. Luchar en contra de ellas que son nuestra propia naturaleza animal es un sacrificio. Al que no esta dispuesta mucha gente. Y cada vez menos serán si se pone como ejemplo de virtud para nuestros hijos y nuestra sociedad, lo que no es más que vicio y sumisión hedonista a la carne y los placeres Por encima de todo lo demás.

Pero en el fondo la gente de corazón limpio, sabía que en ese hombre o en esa mujer, en ese cura o en esa monja, en su interior, en su alma, se estaba produciendo una sublime y brutal contienda.

Y ante lo sublime y excelente y duro y sacrificado de ese acto, de esa lucha, de esa agonía la gente decente se admira de la excelencia de ese acto y se avergonzaba de su debilidad con simple y tierna piedad.

Antes, cuando la gente era mas limpia de corazón y no unos mescas cualesquiera, se les llamaba padre y madre con respeto y a su vez eran correspondidos con la palabra hijo.


Hoy la vergüenza piadosa de la propia debilidad que sentían los hombres de corazón limpio se ha tornado en el odio de los mescas. Y los odian por que con sus actos dejan en sucia evidencia las miserias vergonzosas de los mescas.

¿Has entendido algo mesca?


¿Ah? Sí, había hombres y mujeres que se decían curas y monjas, padres y madres y eran unos auténticos golfos, sí, es verdad, pero a estos imagino que los comprenderás, en el fondo eran y son como tú.

La trola, el choriceo, el golferío……la izquierda pa que me entiendas
80 jaritos, día 26 de Septiembre de 2008 a las 13:10
Pío Moa utliza la palabra zampabollos para nombrar a los enemigos de la Iglesia que identifican amistad y homosexualidad. ¿Cómo sabe que a estos individuos les gustan los bollos y comen muchos? Qué poco rigor documental, por alá.
81 jaritos, día 26 de Septiembre de 2008 a las 13:12
zimmie, le agradecería que no vuelva a dirigirse a mí. Yo le aseguro que no volveré a dirigirme a vd.
82 zimmie, día 26 de Septiembre de 2008 a las 13:22
#79 amiguete DeElea:

Pues en este tema que cada uno haga lo que quiera..¿eh?,pero en mi opinión defender la castidad es algo tan absurdo como defender el estreñimiento !

Puestos a despreciar todo lo "material hasta lo más animal e irracional", sería más "heavy" abstenerse de defecar,orinar o sudar que no de eyacular o orgasmar !

Vamos,digo yo...

83 Hegemon1, día 26 de Septiembre de 2008 a las 13:24
78# zmmie..te remito a mi post 74#. Te indico que algunas palabras, aqunue su significado real y admitido por la RAE no sea ofensiva, si lo es por el pueblo, por las personas y depende de la zona región y cpstumbres. Por ejemplo:

En Asturias es algo habitual decir palabras malsonantes e incluso insultantes a la madre de tú amigo, al que aprecias. En otras regiones eso es una ofensa grave. No es lo mismo decir algunos tacos en Asturias que en Aragíon y lo digo con concimiento de causa. Lo mismo con necio. muchas personas lo consideran un insulto y no lo es..¿lo entiendes amiguín?
84 Hegemon1, día 26 de Septiembre de 2008 a las 13:28
78# zimmie dijo:

#69 amiguete mescaler:

Por supuesto que sí amiguete mescaler,y se te olvida añadir que sacudírsela más de dos veces después de mear,ya es "paja",o sea actividad sexual antinatural.


Esto lo encuentro soez, maleducado e inculto. Te creía con más nivel (mari bel), pero ya veo que me equivoqué.
85 bacon, día 26 de Septiembre de 2008 a las 13:28
mescaler 44
lo primero: que no se trata de "presionar" en abstracto , sino re reventar actos de modo violento y de amenazar a quien no está de acuerdo con las ideas de uno.

lo segundo (y más importante) : lo que dice jaritos en 45.
(es como lo que sucede en vascongadas: primero se impone una situación por la violencia y cuando esa situación está impuesta, se pretende partir de ella como un hecho que hay que aceptar)

La asociación psiquiátrica americana debería haber actuado con criterios científicos, no presionada, ni con criterios de oportunidad política, ya que es una asociación profesional de los psiquiatras, no un partido.
86 bacon, día 26 de Septiembre de 2008 a las 13:32
DeElea 79
Si se tratase de unos monjes orientales lo entenderían perfectamente, no digásemos si hiciesen más llevadera su castidad con unos porritos o unas rayitas. Con tal de insultar la fe de sus padres y de su patria (mal que les pese) defenderán lo que sea.
87 Eresjule, día 26 de Septiembre de 2008 a las 13:36
#79 DeElea

Pensar que los curas son "antimaterialistas" es de una candidez tal que no puede por menos que asombrarme. Y te lo digo yo, que he hecho la declaración de la renta a unos cuantos.

De las monjas no puedo decir nada, por que con las unicas que he tratado, son lo contrario. Se dedican a regalar sus bienes, si bien a quien no deberían
88 DeElea, día 26 de Septiembre de 2008 a las 13:44
Eresjule. ¿Y que co-no tiene que ver eso con las personas de las que yo hablaba? A alguno le harás tú la declaración de hacienda, lógico el estado les obliga, son hombres. , también podría haber escrito una tal Eresjuli y haberme dicho que ella les hace felaciones a unos cuantos, y otras muchas Eresjuliadas más, ¿pero y eso afecta en una sola coma a los hombres y mujeres de los que hablaba yo?
89 bacon, día 26 de Septiembre de 2008 a las 13:46
Leo comentarios que no entiendo, porque pareece que se refieran a otro texto difrente del que escribió D. Pío.
Así, éste dice:
"Algo parecido, en el fondo, sugieren ahora quienes la califican de “opción sexual” libremente elegida aunque, desde luego, no punible. Algún caso habrá, pero en general el homosexual no puede evitar serlo, y su libertad de “optar” no existe, o apenas."

Por lo que he leído, esto concuerda con las ideas más "avanzadas" sobre la homosexualidad, es decir, las que propugnan los propios homosexuales.
Hay otra postura, la de los que dicen que la homosexualidad tienen cura y tratan de facilitar que se curen los supuestos enfermos. Esta postura es bastante visible ne los países anglosajones; a veces está defendida por alguna de sus iglesias protestantes.
-------

"Parece bastante claro que la homosexualidad es una tara, es decir, una desviación de la sexualidad normal, demasiado evidente para precisar muchas explicaciones."

Con la aposición postpuesta "es decir", el autor explica lo que entiende por tara. Y "normal" es lo que constituye la norma, el comportamiento más abundante o frecuente.
No sé dónde está el problema.
---------
En cuanto a "zampabollos", es un hallazgo; para las lesbianas vale en su literalidad; para los mari.cones lo justifica (perdonen quienes se ofendan porque use aquí el español), la proximidad fonética de "bollos" a lo (presuntamente) zampado.

Por cierto, recuérdese que la también presunta defensa que la izquierda hace de la homosexualidad es de hace cuatro días; durante la república, políticos rojos excluyeron a algún compañero por su "tara", y las acusaciones de "poco viril" no eran raras en el lenguaje de los políticos. Dígasenos también por qué la salida del armario de Mendiluce determina su desaparición de la escena política. Y por qué se inventó el bulo contra Borrell para quitarlo de en medio frente al pretendiente sociata del gusto de miennmano.
90 opq5, día 26 de Septiembre de 2008 a las 13:49
En mi opinión cada cual puede satisfacer su opción sexual como quiera, siempre que lo haga con consenso y no a la fuerza.

Sin embargo no estoy de acuerdo con el mito de que por ejemplo la homosexualidad es una compulsión irresistible, sino que solo es un impulso que a la vez comparten con todos los heterosexuales y que cuando les conviene lo dominan.

Para mi el dato que mas salta a la vista en un homosexual en general y sin entrar en detalles escabrosos o no, es que su hormona dominante no es la testosterona como sería lo natural en un hombre sino los estrógenos que son las hormonas femeninas por excelencia, sea por un efecto constitutivo o porque la enzima "aromatasa" que es la que convierte la testosterona en estrógenos suele ser muy activa en algunos casos.

Hoy en día los inhibidores de la aromatasa suelen ser casi de dominio común "over the counter", aunque no en España, pues por ejemplo los atletas o culturistas cuando terminan sus ciclos de entrenamiento la necesitan para devolver su sistema hormonal a la normalidad.

En este mundo, si uno quiere, se puede cambiar todo o casi todo, pues ya sabemos que: "Todo cambia menos la ley de los cambios". Sin embargo se necesitan muchas ganas de cambiar y mucho esfuerzo y por supuesto siempre de la mano de un médico.
91 DeElea, día 26 de Septiembre de 2008 a las 13:51
Yo amo a muchos hombres……

Eso no quiere decir que quiera apretarles el ojete.

pero yo realmente los amo

pero los amo a ellos en su esencia no a su ano.

¿entonces zimmie Yo amo o no amo?
92 bacon, día 26 de Septiembre de 2008 a las 13:53
opq5,
eso que dice Vd. debería ser un argumento tan respetable como cualquier otro, es decir, susceptible de ser apoyado o refutado con argumentos. Sin embargo, en el estado de cosas a que hemos llegado, si alguien defiende eso públicamente se le tachará de homófobo con no menos furor que se acusará de fascista quien exhiba la bandera de España.
93 Yo2, día 26 de Septiembre de 2008 a las 14:21
43# Mescaler, hermoso, en España tener labio leporino, una malformación cardíaca o una madre depresiva está penado con la pena de muerte... 100.000 abortos al año lo demuestran.
Si me quieres decir que por ser homosexual se les discrimina te diré que a los feos también, y no veo que haya ningún día del orgullo feo.
La situación no es normal porque se pretende dar carta de normalidad (incluso de bien)a algo que no lo es.
Yo puedo elegir alimentarme de madera, pero eso no es normal verdad? Entonces por qué utilizar el sexo para comer madera?
94 Hegemon1, día 26 de Septiembre de 2008 a las 14:31
93# Yo2 Brillante observación. Es cierto. Tanto miramiento con los homosexuales y las palabras que utilizamos y ninguna consideración por los "tarados" no natos que son carne de abortista.
95 zimmie, día 26 de Septiembre de 2008 a las 14:34
#83 amiguete Hegemon1:

Yo entiendo todo lo que me dices amiguete hegemon.

Entonces..si tú tienes una pareja de amigos que son estériles les dices algo como:

"No os preocupeís,que aunque seaís unos tarados yo os quiero igual"

¿No?

#84

Perdón,quise decir "onanismo"..

¿Mejor así?

Vaya mojigatos victorianos que estais hechos..por favor!

Saludos majo.

#91 amiguete DeElea:

Y si amaras a su ano además de a su esencia a mi no me importaría lo más mínimo.

Saludos majo.

96 DeElea, día 26 de Septiembre de 2008 a las 14:39
Zimmie ¿Cuántos añitos tienes mono? ¿Sabe tu mamá que estas en el ordenador?
97 alruga, día 26 de Septiembre de 2008 a las 14:42
hola a todossssssss

vaya, vaya liados con el sexo .... ¿esta por ahi Momia? es para dedicarle cositas que abran su mente ... open your mind, my friend
98 Hegemon1, día 26 de Septiembre de 2008 a las 14:43
95# zimmie dijo:

#83 amiguete Hegemon1:

Yo entiendo todo lo que me dices amiguete hegemon.

Entonces..si tú tienes una pareja de amigos que son estériles les dices algo como:

"No os preocupeís,que aunque seaís unos tarados yo os quiero igual"

¿No?


Lo siento zimmie, no soy tan estúpido, ni tan mentecato, ni tan gili para decir eso a unos amigos.

Si tú tienes a una amiga que está embarazada y quiere abortar o no porque no está segura ¿Qué la dirías que lo que tiene en el vuientre no vale para nada y que es un obstáculo para que se realice como mujer y que es un estorbo para ella y que es un engendro del que puede prescindir?

Osea que para los homosexuales hay discrminación, para los no natos No ¿verdad? ¡¡Cuanta hipocresia y cinismo en este mundo progresista!!
99 alruga, día 26 de Septiembre de 2008 a las 14:44
De Elea ..a proposito de amar los anos : hay que empezar amando tu propio ano ... los hombres tienes por ahi su pinto G ¿has ido ya al urologo a que te haga una prospeccion? .... disfrutalo ..de verdad
100 alruga, día 26 de Septiembre de 2008 a las 14:45
98# Hegemon1 ..dices que no se lo dirias a tus amigos ...pero ¿lo pensarias? ...ya sabes : de palabra, obra u omision......

« 1 2 3 4 5 6 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899