Pío Moa

« La Iglesia y los políticos | Principal | Franco y la guerra mundial: ante un necesario debate »

¿Juventud desarraigada?

26 de Marzo de 2008 - 11:44:22 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti
 
Ayer, conferencia (ya la publicaré en el blog) “La falsificación del pasado envenena el futuro”, en el salón grande de Ibercaja de Zaragoza, prácticamente completo (cerca de 400 personas). Ausencia total de los medios de masas (ni una entrevista), seguramente tenían mil cosas más importantes en que entretenerse.
 
También escasez de jóvenes, como en otras ocasiones: no llegaban al 10% de los asistentes, lo cual revela a su vez  una situación. Que sería preciso remediar. ¿O  prefieren los jóvenes  despreocuparse de su historia y cultura y dedicarse al dinero y a aprender inglés, como quiere Rajoy? Espero que no. Entre los jóvenes, “El_criti”,  a quien tuve el gusto de saludar y cuyas observaciones suelen enriquecer el blog.
 
--------
 
Una digresión en la conferencia: “Guarda alguna relación con lo dicho. Con motivo del segundo centenario de la invasión francesa  presenciamos una tendencia a ensalzar a los afrancesados. Es ya vieja, y certera, la constatación de que los afrancesados constituían una élite quizá no muy brillante, pero sí preparada y capaz, cuya contribución a la reconstrucción de España habría sido muy deseable. Menos aceptable resulta pintarlos como los españoles más ilustrados y lúcidos, víctimas del fanatismo y la incomprensión. Si de algo fueron víctimas fue de sí mismos.
 
Los afrancesados, recuerda Cuenca Toribio, optaron por apoyar un régimen impuesto por las bayonetas de los invasores, aceptando, aun si a regañadientes, la desmembración del país en beneficio de Francia. No lo hacían por nada, claro está, sino por dos razones esenciales: creían en la invencibilidad de los ejércitos napoleónicos, lo cual haría inútil la resistencia; y esperaban, lógicamente, que aquellos presuntos triunfadores les pagasen sus servicios otorgándoles posición, riqueza y poder sobre los demás españoles. De otro modo, claro está, no habrían colaborado con el invasor. Practicaban lo que en todos los idiomas se llama traición.
 
Bastante a menudo tiene su recompensa la cínica lucidez de este tipo de gente, pero en este caso, como sabemos, se pasaron de listos. España se convirtió en un infierno para Napoleón, cuyas tropas terminaron batidas por las fuerzas combinadas del resto de Europa. En consecuencia, los colaboracionistas españoles encontraron, en lugar de las recompensas que esperaban, el destierro y la persecución: el destino reservado a los patriotas si hubieran ganado los afrancesados y sus patronos.
 
Paralelamente se denigra la resistencia del pueblo atribuyendo a los ingleses el papel estelar. Pero cuando Napoleón o Talleyrand mencionaban el grave error de haber entrado en España no se referían ante todo a los ingleses, sino a la lucha popular española, la que había convertido el país en un “infierno” para sus tropas, única resistencia realmente popular que encontraron en Europa, aparte de la rusa, y que inspiró a los alemanes y otras naciones.
 
La invasión francesa truncó la evolución normal de la sociedad española, introdujo el mito, también nefasto, de que España debía imitar a la revolución francesa para modernizarse (la famosa “revolución burguesa” clave de tantas seudoexplicaciones históricas y justificadora de tantas brutalidades). Y debilitó el desarrollo del liberalismo, tan engarzado en la tradición intelectual española desde el siglo XVI, al quedar confusamente identificado, para grandes masas de la población, con los ejércitos foráneos que de tal modo habían pisoteado sus sentimientos religiosos y patrióticos, y dejado un reguero de saqueos, matanzas y destrucciones. 
 
Napoleón, desde luego, cometió un error que le sería funesto, pero la inestabilidad española del siglo XIX debe mucho a ese error.
 
--------
 
La extrema derecha reniega de la democracia. No se da cuenta de que este sistema le permite expresarse y organizarse, con lo que sus quejas revelan su ineptitud para una cosa y la otra. Y algo peor: deja la bandera de la libertad en manos de quienes enarbolan las del Gulag y la banderilla de la república. Magnífico servicio les hace a esas izquierdas. Ninguno de esos dos bandos desea las libertades políticas, pero la izquierda y los separatistas saben fingir lo contrario y saben acusar y asustar al conjunto de la derecha de perfil bajo. Por eso van ganando, no por la democracia.
 
--------
  
Un adelantado a su tiempo
 
El separatista catalán Fontserè, cuyas interesantes memorias, Un exiliado de tercera, comentaré en más ocasiones, tenía una mentalidad avanzada, sin duda:
 
“Fue una relación sin promesas ni compromisos, basada en el placer del día a día (…) Los pocos amigos catalanes que en el azar de un encuentro conocieron a Josette quedaron impresionados por su discreta simpatía. Un día ella me confesó que era prostituta. Ángelo ya lo había imaginado. La amiga morena y sexy que alguna vez la había acompañado a Le Chianti también lo era. Las dos trabajaban en un prostíbulo –en el 13 rue Saint Augustin– próximo al Palacio de la Bolsa. Josette lamentó que me hubiera enterado por medio de otro, aunque yo preferí que fuera prostituta, es decir, mujer libre y libre de prejuicios, antes que empleada en un establecimiento comercial cualquiera”.  
 
Muy acertado el buen Fontserè, qué padre no desearía esa libertad y superación de prejuicios para una hija suya. Qué padre progresista.
Comentarios (204)

« 1 2 3 4 5 »

201 lluisv, día 27 de Marzo de 2008 a las 14:05
#164:

Te sugiero un repaso a la propia Constitución española, no hace falta ir más lejos. En ella se OBLIGA a todos los españoles al conocimiento de ese idioma. Si eso no es imposición, que baje Dios y lo vea.

A XLuis:
Como decían, he escrito en catalán a petición de un forista. Los españoles con un mínimo de cultura pueden comprender un texto escrito en catalán o gallego. Otra cosa es que tú no te encuentres entre ellos.

Por lo demás, yo no he visto por ninguna parte las normas de este blog, con el idioma oficial del mismo. Yo escribo desde Catalunya, donde el catalán es oficial.

Veo que encuentras ofensivo que te escriban en catalán. Ese es tu problema, no el mío. Te podré una frase que creo que te define (tranquilo, la traduzco al español):

"Hay gente a la molesta que se piense, se hable y se escribe en catalán. Acostumbra a ser la misma gente a la que molesta que se piense, se hable y se escriba".

Te reconoces, ¿verdad?
202 lluisv, día 27 de Marzo de 2008 a las 14:07
#197:

Evidentemente, las leyes de comercio estatales obligan al etiquetado y rotulado en español. Es más, si encuentras en el super una lata de bacalao de Islandia etiquetada únicamente en inglés y francés, puedes denunciarlo porque están incumpliendo la ley vigente. Otra cosa es que nadie se moleste en hacerla cumplir, costumbre bastante típica en España y Catalunya.
203 lluisv, día 27 de Marzo de 2008 a las 14:19
#167:

Es que poner "Burger King" no es sancionable, se supone que es la razón comercial. Lo que si que es sancionable es no incluir el catalán en la carta o el libro de reclamaciones. Y ya puestos, tampoco sancionan si, en la carta, el castellano está en tamño de fuente 14 y el catalán en tamaño 8.

El italiano es una lengua minoritaria en Suiza. Como el francés en Canadá. Simplemente, depende de la tolerancia del estado de turno, ahora y en el presente. En Francia nunca se han caracterizado por el respeto a las minorías.

Respecto a la política de inmersión lingüística, en su día ya fue avalada por el Constitucional. No me seas ahora más papista que el papa. Por lo demás, la lengua natural de Catalunya sigue siendo el catalán, y no creo que se haga ningún daño a nadie escolarizando en esa lengua. Evidentemente, estoy dispuesto a retractarme públicamente si dentro de unos años me sacas a alumnos de Cornellá que, al finalizar la ESO, desconozcan la lengua de Cervantes.

Luego se quejarían porque les obligan a tener el nivel C para acceder a un puesto de funcionario.

Y lamentablemente, no disponemos de suficiente dinero para mantener dos líneas paralelas en la educación pública. Si tuviésemos concierto económico, como otros, se podría discutir. Mientras, hay que ir a lo que parece que cuenta con aceptación mayoritaria. Porque los partidos que hacen bandera de los derechos de los castellanoparlantes sacan pocos votos aquí.
204 Oswald, día 28 de Marzo de 2008 a las 11:15
Lluisv: la obligación de conocer (que no de usar) el castellano que proclama la constitución es más retórica que jurídica y por tanto "impositiva": a un campesino gallego que apenas sabe chapurrear el castellano nadie la va a sancionar penal o administrativamente porque no hay ninguna norma sancionadora penal o administrativa que castigue el desconocimiento del castellano. Pero aunque así fuera, que ya digo que no es así: ¿es que el Estado no nos impone que paguemos impuestos o que coticemos a la Seguridad Social o que respetemos las normas de tráfico?
En cuanto a lo de Burguer King: si la razón comercial de un comerciante catalán está sólo en castellano, como la de burguer king está sólo en inglés, ¿la Generalidad no le sanciona?...no me lo creo.Al nacionalismo catalán no le preocupa la defensa de lo catalán sino el odio a todo lo que identifican con España, empezando por la lengua común de los españoles.

« 1 2 3 4 5 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899