Pío Moa

« Zapo, apóstol de la violencia / Katyn y Ágora | Principal | El siglo de las ideologías »

Industria e ideologías

17 de Octubre de 2009 - 07:35:58 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

Los avances técnicos y científicos de los siglos XVII y XVIII se aceleraron en el XIX en una catarata de invenciones, nuevas fuentes de energía y descubrimientos: hierro y acero, petróleo y electricidad, máquinas herramientas e industria química, telégrafo y teléfono, fotografía y finalmente cine, barcos de vapor con casco de hierro, el automóvil, el avión o el submarino (este con participación relevante de inventores españoles)... Los avances en medicina y sanidad no fueron menos espectaculares y aseguraron, junto con la mayor riqueza, un ritmo de aumento demográfico nunca antes visto en la historia (Europa pasó durante el siglo de 180 a 420 millones de habitantes, con masivas emigraciones, sobre todo a América). La industria creció por regiones de Gran Bretaña, Bélgica, Francia, Alemania, y norte de Italia, así como de Usa, por lo común con tarifas proteccionistas, menos la primera, que disfrutaba de ventaja inicial. Junto a estos adelantos, que dieron a Europa occidental una ventaja técnica abrumadora sobre el resto del mundo, se produjo una eclosión no menor de la alta cultura: filosofía, ciencia, arte y literatura, así como de un debilitamiento del influjo religioso.

Las principales potencias eurooccidentales crearon nuevos imperios. África, antes defendida por selvas, desiertos y pésimas comunicaciones, fue explorada a fondo y repartida entre Inglaterra, Francia y, secundariamente, Bélgica, Portugal y Alemania (a España le tocarían pequeñas zonas en el golfo de Guinea y en la costa sahariana). Alemania mostró durante un tiempo escaso interés, pues se dudaba de que las colonias fueran rentables. En Asia se consolidó y amplió el poder inglés en La India y otras zonas, Francia se hizo con Indochina, y Holanda fortaleció su dominio de las islas de la Sonda, posterior Indonesia. En América, las posesiones europeas eran pequeñas, excepto la gigantesca del Canadá. En el Pacífico también los británicos tenían la mejor parte, con Australia, Nueva Zelanda y bastantes islas más; Francia ocupó otras islas y a España le quedaron hasta finales de siglo las Filipinas y varios archipiélagos descubiertos en el siglo XVI. El Imperio británico abarcaba una extensión más de tres veces superior a Europa.

Consecuencia de esta expansión fue el acoso y casi exterminio, a menudo deliberado, de los pueblos pre civilizados de Usa, Canadá, Argentina y Australia. Por otra parte, Inglaterra se convirtió, de la mayor potencia esclavista en la mayor perseguidora de ese negocio. Gracias a su iniciativa la mayoría de las potencias europeas lo abolieron, aunque en África los traficantes árabes y algunos europeos lo mantuvieron largo tiempo.

Las civilizaciones china e islámica sufrieron asimismo la presión de Europa. A mediados de siglo China prohibió el tráfico de opio, que, organizado desde la India, causaba estragos entre los chinos y grandes fortunas entre los negociantes británicos y useños. Inglaterra, en nombre del libre comercio, reimpuso por las armas el narcotráfico en dos guerras llamadas "del opio", y ocupó Hong Kong como base comercial. Las derrotas chinas provocarían revueltas contra la dinastía Qing, de origen manchú, que gobernaba el país desde mediados del siglo XVII. Nuevas derrotas a finales de siglo ante Japón, terminarían llevando a la caída de la dinastía.

El islam, durante siglos el más peligroso enemigo de la Europa cristiana, se había estancado y tuvo que aceptar la subordinación y a veces ocupación de países por Gran Bretaña y Francia. El Imperio otomano acentuó su decadencia, y en sus posesiones europeas cundían los movimientos nacionalistas.

Caso distinto fue el de Japón. Obligado por Usa, a mediados de siglo, a abrirse al comercio, lo que provocó la crisis final del shogunato Tokugawa y una guerra civil, tendría un éxito único en imitar la tecnología occidental, para convertirse a final de siglo en una potencia capaz de doblegar a China, arrebatándole la isla de Formosa y el control de Corea, y de preocupar a Rusia.

En América, los nuevos países hispanoamericanos permanecieron estancados, en contraste con el dinamismo useño. Hacia 1812, Usa intentó hacerse con el Canadá, pero los ingleses desbarataron a sus tropas y quemaron Washington, bloqueando aquella vía expansiva, que se desvió hacia el oeste. Los perdedores de esta expansión fueron los indios y los mejicanos. En la década de los 20, colonos useños se instalaron en Tejas, importando de paso la esclavitud, ya abolida en Méjico, y terminaron imponiendo en 1836 una independencia ficticia para integrarse en la Unión. En 1848, tras otra guerra, Méjico perdió a manos de Usa más de la mitad de su territorio, débilmente poblado.

Esta expansión se hacía bajo la doctrina, de raíz calvinista, de una especie de predestinación. El presidente John Quincy Adams había concluido a principios de siglo que todo el continente norteamericano estaba "destinado por la Divina Providencia a ser poblado por una nación con un idioma y un sistema general de principios religiosos y políticos y habituado a unos usos y costumbres sociales semejantes"; en palabras del influyente periodista John O´Sullivan un destino manifiesto daba a Usa "el derecho de poseer todo el continente que nos ha otorgado la providencia para aplicar nuestro gran designio de libertad". Los ideólogos consideraban a Usa un mundo nuevo y original desde tiempos de Noé. Tras la guerra de 1848 con Méjico hubo la tentación de anexionarse este país entero, pero fue resistida porque "más de la mitad de los mejicanos son indios, y el resto se compone sobre todo de razas mezcladas. (...) Nuestro gobierno es de la raza blanca" y solo quería dentro de sus fronteras a esa "libre raza". Conseguida la expansión desde el Atlántico al Pacífico, el destino manifiesto se orientó a finales de siglo hacia Cuba, Puerto Rico y el Caribe.

Antes, en 1861, se produjo en Usa una crisis cuando los estados del sur, perjudicados por la política económica del gobierno, intentaron separarse de la Unión. El resultado fue la Guerra de Secesión, extremadamente dura, que causó 600.000 muertos, parte de ellos en los infernales campos de prisioneros, y condujo a la abolición de la esclavitud y al esplendor de los negocios y la industria, que hicieron del país la primera potencia económica del mundo dos décadas antes del final del siglo.

***

Dentro de Europa, la restauración monárquica tras las guerras napoleónicas, se mantuvo un tiempo, con cambios considerables. En Francia, hasta la revolución de 1848, de la que salió la II República. Fue un año de revoluciones entre obreristas, republicanas y nacionalistas también por Alemania, Italia, Austria y otros países centroeuropeos, que no triunfaron, pero obligaron a los gobiernos a concesiones y reformas. La república francesa duró solo tres desordenados años hasta que Napoleón III, sobrino del primero, instauró el II Imperio mediante un golpe respaldado por la mayoría de la población. El nuevo imperio fue una época de rápido desarrollo económico, en que París se convirtió en modelo urbanístico tras la reforma de Haussmann, y en el mayor centro de la cultura europea. En 1870, Francia y Prusia entraron en guerra, indirectamente a causa de la sucesión monárquica en España, y Napoleón III fue derrotado en Sedán. Esta guerra produjo el nacimiento del Imperio alemán y el hundimiento del francés, que fue sustituido por la III República y originó la revolución, entre anarquista y socialista, de la Commune de París. Esta revolución fue implacablemente triturada por los republicanos, que fusilaron entre 20.000 y 50.000 communards, según versiones. La III República fue mucho más estable que la segunda –gracias a esa represión, según algunos– y evolucionó a un militante anticlericalismo, al paso que construía un vasto imperio colonial en África y Asia (Indochina).

Gran Bretaña vivió la mayor parte del siglo (1831-1901) bajo la reina Victoria, como el país más estable, rico y poderoso no ya de Europa, sino del mundo, con una cultura brillante en todos sus aspectos, un moralismo y clasismo estrictos y un problema social causado por la pobreza y por las pésimas condiciones obreras, que fue mejorando paulatinamente, con menos convulsiones que en el continente. Sus guerras fueron externas, coloniales como las guerras del opio y otras en la India, Afganistán, Canadá o África, en especial las Guerras de los boers en Suráfrica. Mayor relieve tuvo la Guerra de Crimea, de 1853 a 1856, en pro del equilibrio europeo. Rusia, que dominaba el mar Negro, proyectaba sus aspiraciones sobre el Mediterráneo, para lo cual encontraba la barrera turca. Suscitada la contienda entre ambos imperios, Inglaterra y Francia, temerosos de un expansionismo ruso que se proyectaba hacia Asia y Europa, resolvieron contenerlo defendiendo al más débil, el otomano, consiguiendo una costosa victoria sobre Rusia.

A principios de siglo se habían completado las Highland clearances (limpiezas de las Highlands), iniciadas en el siglo anterior, consistentes en expulsar a los campesinos, en gran parte católicos, para dedicar las tierras a la cría de ovejas, más rentable. La expulsión se realizó con auténtica brutalidad, quemando aldeas y matando a gente de forma indiscriminada. La mayoría tuvo que emigrar y quienes se quedaron debían aceptar salarios de absoluta miseria. En 1846, la población, que subsistía básicamente de patatas, fue reducida aún más por el hambre y la emigración, al sobrevenir una plaga que pudría el tubérculo. El efecto de la plaga fue mucho peor en la mucho más poblada Irlanda. Las más y mejores tierras irlandesas habían sido repartidas entre nobles y terratenientes ingleses y escoceses, dejando a los naturales en la pobreza, dependiendo su nutrición de las patatas. La plaga causó la muerte por hambre de hasta un millón de irlandeses y otros tantos tuvieron que emigrar. Era una catástrofe increíble en la Europa rica, y la política de Londres la agravó al extremo, impidiendo prevenirla y luego manteniendo la exportación alimentos desde la isla, protegidos con guardia armada frente a los hambrientos que no podían comprarlos.

La Alemania reunificada –aunque no plenamente– por el prusiano Bismarck, el Canciller de hierro, venció a Francia en 1871, anexionándose Alsacia y Lorena, y se convirtió en la primera potencia continental bajo el emperador Guillermo I. Bismarck, receloso del revanchismo francés, trató de asentar una paz conveniente en Europa aislando a Francia mediante acuerdos con Austria, Rusia e Italia, sin entrar al principio en la carrera por los nuevos imperios extraeuropeos y evitando el avispero balcánico, donde confluían peligrosamente intereses de Viena, Estambul y Moscú, complicados con los nacionalismos emergentes. Terminó enfrentado al emperador Guillermo II, más ansioso de aventuras exteriores, y, al ser despedido de su cargo, en 1890, profetizó con sorprendente acierto que no tardaría veinte años en estallar, por "alguna maldita estupidez en los Balcanes", una conflagración europea de final imprevisible, a cuyo término apenas se recordaría la causa inicial. En política interior combatió en vano a los católicos mediante la Kulturkampf (lucha por la cultura) y al ascendente movimiento marxista , prohibiéndolo también en vano y atrayéndose a los obreros mediante el primer sistema de seguridad social europeo. El régimen alemán venía a ser un parlamentarismo autoritario, con amplios poderes del emperador y sufragio universal.

Rusia se extendía por el este hasta el Pacífico norte, con Alaska –que vendió a Usa en 1867–, y por el oeste se había abierto a los mares Báltico y Negro. Había hecho retroceder a los turcos, causado en primer lugar la caída de Napoleón, y buscaba introducirse en los Balcanes y abrirse al Mediterráneo. El contraste entre el despliegue occidental y el atraso de Rusia (donde continuaba una dura servidumbre campesina –abolida en Prusia y Polonia tan tarde como 1807), incubó una triple división de actitudes entre los liberales occidentalistas, los revolucionarios anarquistas y socialistas, y los tradicionalistas o eslavófilos, que criticaba a un occidente a su juicio corrompido y sin espíritu. La división social e ideológica recordaba a la de España, salvo que en Rusia la autocracia tradicional prevaleció, si bien con políticas cada vez más liberales y un desarrollo industrial, a base de capital extranjero, que a finales del siglo alcanzaba ritmos superiores a los occidentales, sumidos entonces una depresión cíclica. En 1861 el zar Alejandro II abolió la servidumbre, pero los revolucionarios nihilistas del partido Naródnaia Volia (Voluntad del Pueblo) emprendieron campañas de atentados que costaron la vida al zar y a numerosos funcionarios y personajes del gobierno.

Con toda esta efervescencia, Rusia produjo una de las mejores literaturas del mundo. Los grandes relatos de Dostoiefski, Gógol, Chéjof, Tolstoi, etc., reflejan la situación social, al modo de Dickens en Inglaterra o de Balzac en Francia, pero con un carácter muy distinto de estos. En Dostoiefski y en Gogol se encuentran descripciones realmente proféticas de los movimientos revolucionarios de entonces. La tensión entre el impulso del liberalismo y el de las ideologías revolucionarias no hizo sino crecer en toda Europa, con menos violencia en Gran Bretaña, e iba a condicionar de forma radical el siglo XX.

La Ilustración había justificado y corroído al mismo tiempo el absolutismo. No halló mucha réplica mientras se ciñó a la crítica y la especulación, a veces profunda, a veces irresponsable, sobre la naturaleza y mejora del ser humano, el poder ilimitado de su razón, la paz perpetua y un progreso sin fin. Mas la aparente inocencia de sus ejercicios mentales quedó rota por la revolución y las convulsiones napoleónicas, que revelaron efectos impensados de aquellas prédicas, cómo la razón podía orientar y justificar atrocidades que, a su turno, ponían en duda la intrínseca bondad humana. Y el ideal del progreso tenía la molesta consecuencia de privar a cada generación de valor propio, excepto como peldaño para la generación siguiente, en una marcha sin fin. Una generación entera podía ser sacrificada si se empeñaba en obstaculizar el progreso tal como lo concebían los apóstoles de este. 

Volvía a comprobarse cómo de una idea no se siguen consecuencias lógicas e inapelables more geometrico, sino interpretaciones y conclusiones variadas. De las tesis ilustradas brotaron pronto ideologías como el nacionalismo, el liberalismo, el racismo, el socialismo, el anarquismo o el feminismo, que desplegarían sus potencias hasta hoy. 

Debemos aclarar qué entendemos aquí por ideología. Inicialmente fue una propuesta de estudio científico de las ideas, como el nombre indica, pero Carlos Marx le dio un significado distinto, que tuvo el mayor éxito: ideología como sistema de ideas con pretensiones universales pero basado en una falsa conciencia de la realidad, y cuya función auténtica consistía en justificar el dominio de las "clases explotadoras" y embaucar a los oprimidos para resignarlos a su miseria. La ideología por excelencia sería la religión, "opio del pueblo", a la cual opuso Marx, con optimismo, la ciencia social que él mismo ofrecía. Aquí, ideología es cualquier sistema de ideas que, apelando en exclusiva a la razón, aspira a dar solución a los problemas sociales y sentido a la vida humana. Así, la religión no es ideología, y lo es el marxismo y las antes citadas, una de cuyas claves consiste, por ello, en el ataque o la indiferencia a la religión.

Las ideologías suponen la bondad natural del hombre, a quien, en una especie de mesianismo al revés, aspiran a salvar de los las trabas institucionales, costumbres, creencias, etc., que le "alienan" y le impiden desarrollarse con plenitud. No existiría lo que la tradición cristiana y otras simbolizan en el "pecado original" y mitos afines, en apariencia contrarios a la razón y que, por eso, se convierten en la mayor barrera a la libertad y autenticidad humanas (aunque el pecado original puede interpretarse no solo como fuente de la culpa, sino también de la libertad y la responsabilidad). El efecto psicológico más seductor de las ideologías consiste en liberar al individuo de la culpa y proyectarla con plena fuerza sobre el exterior (las instituciones, las "clases explotadoras", "el poder", el país contrario, el varón, los viejos, el clero, etc.), cifrando en la lucha contra esos enemigos un peculiar sentido de la vida. La responsabilidad se vuelve convencional, derivada de unas leyes a su vez convencionales.

----------------------------------

**** http://blogs.periodistadigital.com/bokabulario.php/2009/10/15/felipe-gonzalez-paladin-de-la-dictadura

**** Un grupo de guardias civiles llamado UGC ha recogido la propuesta de la pandilla subvencionada de la memoria "histórica", para que se cambie el lema "Todo por la patria" por el de "Todo por la democracia", porque, aduce esa gente, "el valor supremo del sistema que nos hemos dado todos los españoles es la democracia".

Ocurre que ni la democracia es el valor supremo, ni nos la hemos dado todos los españoles, ni deja de estar siendo conculcada todos los días por los políticos, por bastantes periodistas, policías y por quienes más se llenan la boca con esa palabra.¿Van a arrestar a toda esa gente esos guardias civiles? Los de la memoria "histórica" atribuyen la democracia al Frente Popular de comunistas, socialistas revolucionarios, anarquistas, racistas y golpistas: esa es su democracia. ¿Y cuál será la de esos guardias civiles? Claramente, la que se opone a la patria, como la de la anterior. Quieren añadir, además, "por la libertad y la justicia". Se ve que les encanta la retórica y la complicación ¿Y por qué no también "por la fraternidad, la felicidad y los buenos sueldos", pongamos por caso?

¿No deben contribuir los guardias civiles a fomentar tales valores?

Diríamos que se trata de simples botarates y botaratadas, si no fuera porque tienen una intención demasiado clara. Con tales demócratas, la servidumbre totalitaria está garantizada.

El propio nombre UGC, Unión de Guardias Civiles, es ya un camelo antidemocrático, como el de las asociaciones de "laicos", etc. ¿Para qué es esa unión? ¿Para jugar al parchís, para promover la homosexualidad en el cuerpo, para hacer deporte, para pedir aumentos salariales...? No hace falta que lo aclaren: para atacar a la democracia y a la patria.

Comentarios (105)

« 1 2 3 »

1 TheFlash, día 17 de Octubre de 2009 a las 09:33

Es usted muy generoso D Pío con la Guerra del Opio, un genocidio de bestiales proporciones, suficiente por su amplitud para montar 10 leyendas negras…los anglos, tan sensibles con la historia de los demás, con la avaricia de los demás, tan aficionados a deplorar la crueldad caracterológica y racial de los demás, ven en la Guerra del Opio un capítulo cumbre por la libertad de comercio. No se cortan.

Respecto a la mortandad semi inducida del 20% de la población irlandesa, agravada por las exportaciones de alimentos a Inglaterra, señalar que su graciosa majestad la reina Victoria en concepto de caridad ofreció 2 mil libras esterlinas, teniendo en cuenta que los Choctaws, una tribu india de Usa donó cerca de 800 libras, o que el Sultán otomano fue requerido para no enviar 10 mil libras con las que se había comprometido y evitar dejar en evidencia la mezquindad de su graciosísima majestad, o que incluso los tribunales británicos trataron de bloquear el socorro de tres buques llenos de alimentos de aquella misma procedencia, todo fue de un preciso cálculo de limpieza por hambre comparable a las que practicó más tarde Stalin en Ucrania.

Y ahora cantemos todos juntos….amazing grace…que nos ponen la peli ya mismo.

2 tigrita, día 17 de Octubre de 2009 a las 10:23
AL POETA NO SE LE IDENTIFICARÁ
Hallan 6 fosas, entre ellas la supuesta de Lorca, que se excavarán de "inmediato"

Veis lo que tigrita os decía chicos ultras, se empieza por Katyn y se continúa en españa y esto no ha hecho más que empezar sobre todo si hay subvenciones de por medio. Nunca escarmentareis.
3 tigrita, día 17 de Octubre de 2009 a las 10:28
¿No os dais cuenta que la guerra de la propaganda con la izquierda la teneis perdida? Lo que os he dicho: nunca escarmentareis.
4 jjvr, día 17 de Octubre de 2009 a las 10:38
tigrita, déjate de perogrulladas y cuéntanos si Stalin se cayo de bruces o de culo del caballo que fue incapaz de montar en el desfile de la victoria de 1945.

Un saludo

P.S. Por cierto eso de no identificar al poeta parece que resulta un poco difícil. ¿Como se hará si está enterrado con otros también no identificados?
5 tigrita, día 17 de Octubre de 2009 a las 10:41
Si sacais a relucir lo del hambre en la época de Stalin, os sacarán el racionamiento y el straperlo en la posguerra de Franco, las jornadas de trabajo agotadoras incluídos los niños famélicos que iban a los comedores de auxilio social y a trabajar también con diez o doce años, o el pobre que los ricos, (sí con franco había ricos), solían sentar a la mesa por navidad, y así se ganaban su pedacito de cielo. En fin son cosas para olvidar pero estais insistiendo tanto...
6 jjvr, día 17 de Octubre de 2009 a las 10:45
...no te cortes, tus "recuerdos" son muy graciosos.
7 tigrita, día 17 de Octubre de 2009 a las 10:59
Sí ya se que ahora os ayudan algunos mediáticos que antes os habían apuñalado. ¿Y sabeis por qué? Porque ellos estan viendo también las orejas al lobo con eso de las subidas de impuestos. Un liberal, (y aquí esto de ser liberal se había convertido en una pandemia), lo que más odia es que le suban el impuesto. Así que aprovechad la coyuntura que la ocasión la pintan calva al menos eso dicen.
8 pedromar, día 17 de Octubre de 2009 a las 11:09

Cuánto se agradecen estos artículos, tan sintéticos y tan densos. No pueden sustituir el conocimiento de la historia que tratan, pero animan a conocerla, y eso es lo que pretenden.

Afortunadamente el conocimiento riguroso ya está fuera de las universidades. Salvo las ciencias todo el saber humanístico se está desplazando fuera de ellas, o en el mejor de los casos divulgándose al exterior desde las aulas si el academicismo (en muchos casos burócratas desvergonzados y pesebreros)no quiere perder más influencia social de la que ya ha perdido.

Volvemos a los tiempos del ágora, como en Atenas; la diferencia está en que ahora se usa el teclado en lugar de la oratoria.

9 pedromar, día 17 de Octubre de 2009 a las 11:29

Si desde hace casi cien años no tuviésemos está derecha endémicamente idiota ella misma estaría movilizando a los suyos para excavar ‘sus’ fosas. De estar yo ahí empezaría precisamente por excavar donde están los cuerpos de comunistas y anarquistas fusilados por el Frente Popular.

¿Dónde fusilaba Líster? ¿Y el Campesino? Pues por ahí empezaba. Y por supuesto Paracuellos, para saber cuantos hay realmente, porque muchos familiares suponen que los suyos están allí, pero no lo saben con certeza. En Paracuellos hay gente de muchas sitios fuera de Madrid. Y además las fosas de Aravaca. Creo que solo en Madrid hubo unos dieciséis mil fusilados.

Vamos, que se iban a enterar de lo que es un peine. Solo en Paracuellos en la primera semana se iban a extraer más restos que todos los que lleva la Memoria del Niño de las Discípulas de Jesús desde que empezó con la añoranza del abuelito que nunca conoció y del posterior trajín de huesos.

Creo que en la Transición tendrían que haberse levantado monumentos conjuntos. Algo así como “a todos los españoles caídos por la revolución o la tradición”. Probablemente así se hubiese yugulado toda esta arqueología en busca de exvotos para colgar en el templo del Dios Progresista.

10 kufisto, día 17 de Octubre de 2009 a las 11:49
Comentario eliminado por los moderadores.
11 jjvr, día 17 de Octubre de 2009 a las 12:03
#9 pedromar

Hombre, en este tema de las fosas, creo que lo mejor que se puede hacer es estar enterado, y no dejar ocasión de exponer las razones que uno tenga. El otro día dejé aquí este enlace que da una idea de la dimensión económica del asunto:

http://www.elmundo.es/papel/2009/06/18/espana/1617...

6,5 millones para la memoria histórica

se refiere a Cataluña pero que creo que es bastante significativo.

Un saludo
12 LaPiedra, día 17 de Octubre de 2009 a las 12:20

estupendos comentarios en esRadio, la involución permanente.
13 sinrocom, día 17 de Octubre de 2009 a las 12:32
3
tigrita.
La guerra de la propaganda, no es tal. Solo se trata de un continuo abuso de los medios de difusion, desde que comenzo la llamada transicion. Mentir para ganar unas elecciones y para mantener a la ciudadania atolondrada, podiamos decir que efectivamente se trata de una guerra sucia antidemocratica, declarada para romper por completo las normas del juego democratico. Por lo tanto, tigri, tu lo has dicho... Ahora falta por saber, quienes son los ganadores y quienes son los perdedores y que es lo que se gana y que es lo que se pierde.
Con sespecto a lo del hambre en la epoca de Franco podiamos decir que era hambre para el pan de mañana, al contrario de nuestros dias...pan de hoy y hambre para mañana. En cuanto a los ricos. Aquellos ricos no hacian tanto daño como estos nuevos ricos de la izquierda, aquellos daban trabajo y estos te lo quitan.
14 Perieimi, día 17 de Octubre de 2009 a las 13:10
Levante-EMV.com », 12.10.09

La apertura de la fosa de Lorca reabre tesis sobre otros enclaves

El padre del poeta pudo haber pagado 300.000 pesetas de la época para que no fusilaran a su hijo

EFE GRANADA
La inminente apertura de la fosa donde se supone que está enterrado Federico García Lorca -que podría producirse una vez que se estudien las alegaciones y que se firme el convenio correspondiente el 14 de octubre- ha reabierto tesis que plantean otras posibilidades sobre la ubicación de sus restos.

El periodista e investigador Fernando Guijarro defendió ayer su teoría, que sostiene que aunque Lorca fue enterrado en un primer momento en unos terrenos de Alfacar (Granada), donde hay ahora un parque dedicado al poeta, "su cadáver ya no está allí".

Guijarro se muestra convencido de que la apertura de la fosa demostrará que los restos del poeta no se encuentran en ese lugar, ya que, según su versión, fueron trasladados por la familia Lorca pocos días después de que fuera fusilado y enterrado.Según este investigador, el padre del poeta pagó "300.000 pesetas de la época" para evitar que mataran a su hijo, pese a lo cual se llevó a cabo el fusilamiento.

Después de esto, según Guijarro, la madre de Lorca "se dirigió al despacho del Gobierno Militar para decir que quería el cadáver de su hijo".

El investigador, que se apoya en los testimonios de vecinos de la zona, defiende que finalmente los militares acompañaron a la madre a la fosa y se desenterró el cuerpo, lo cual, a su juicio, explica la postura actual de la familia Lorca, contraria a la exhumación de los restos.

Un equipo del Instituto Andaluz de Geofísica comenzó hace unas semanas la exploración con georradares de los terrenos del parque público de Alfacar donde se piensa que está enterrado Lorca.

Las zonas donde se centra la búsqueda son el área próxima al monolito en memoria del poeta, donde el historiador Ian Gibson marca la ubicación de la fosa, y el paraje del Calacolar, donde la sitúan otras investigaciones.
15 mescaler, día 17 de Octubre de 2009 a las 13:52
EFE - Madrid - 17/10/2009 13:31

La Agencia Efe ofrecerá datos precisos del número de asistentes a manifestaciones gracias al acuerdo alcanzado con Lynce, una empresa que, mediante el estudio informático de imágenes fijas y en movimiento, contabiliza a los participantes de forma fiable.

Esta misma tarde, Efe ofrecerá los datos obtenidos por Lynce sobre el número de asistentes a la manifestación contra el aborto convocada en Madrid por diversos colectivos sociales.

El sistema tecnológico de cómputo de participantes en aglomeraciones con que cuenta el Proyecto LYNCE (www.lynce.es) contabiliza "persona a persona", por lo que su resultado "no es una cifra estimativa sino una medición en toda regla", explica su director, Juan Manuel Gutiérrez.

"Ésta es la principal mejora que aporta el presente proyecto por encima de otras aproximaciones anteriores", añade.

Hasta ahora la única herramienta con la que contaban los medios de comunicación para calcular la cantidad de personas que asistían a una manifestación era la estimación, ya fuera a "ojo de experto" o por medio del cálculo a partir de la superficie ocupada por la multitud y su densidad aproximada.

Las estimaciones logradas de esta manera acostumbraban a ser más ajustadas que las de los organizadores, quienes a menudo y para lograr mayor impacto mediático "se dejan llevar por verdaderas quimeras, como computar a seis o más personas por metro cuadrado", explica Gutiérrez.

Los cómputos efectuados hasta ahora por Lynce han dado como resultado cifras muy diferentes a las que habían publicitado los organizadores e incluso las fuerzas de seguridad.

Así, en la manifestación convocada por UGT y CCOO en Barcelona el pasado 14 de marzo con el lema "plantemos cara a la crisis", los convocantes cifraron el número de asistentes en 50.000 y la Guardia Urbana en unas 12.000. Lynce contabilizó 3.254 personas en esa manifestación.

En el caso de la marcha del orgullo gay, que recorrió Madrid el pasado 30 de junio, y en la que los convocantes dieron la cifra de un millón y medio de participantes, Lynce contó 57.171 participantes.

Efe ya incluyó datos de Lynce sobre el número de asistentes a la manifestación convocada por UGT y CCOO contra la crisis el pasado 19 de abril. En aquella ocasión la cifra de manifestantes fue de 5.156.

Lynce cuenta como socio tecnológico con Vaxtor Systems (www.vaxtor.es), que aporta su experiencia en el ámbito de la ingeniería de programas y en la simulación de multitudes humanas en situaciones de emergencia.

El proyecto utiliza una tecnología informática basada en la detección y cómputo automático de individualidades.

"Por supuesto que en ningún caso pretendemos identificar a las personas" confirma Gutiérrez, "y es por ello que las tomas, ya sean fotografías o vídeo de alta resolución, se realizan en un plano sagital (de perfil) o cenital (desde arriba). Con ello certificamos nuestro compromiso con la objetividad científica".

Juan Manuel Gutiérrez, experto en psicología social, explica que "el Proyecto LYNCE nace de la necesidad de contar con datos veraces en todos los aspectos de la vida social".

"Específicamente, LYNCE quiere ser un referente en lo que a contabilidad física de personas en aglomeraciones urbanas se refiere. Nuestra intención es proporcionar a los medios de comunicación una metodología científica que haga un recuento veraz y no sesgado de la realidad", añade.

De ese modo se evitarán, según Gutiérrez, "datos inventados, recuentos de ciencia-ficción exclusivamente basados en los deseos de los promotores de tal o cual acto público".

El director del proyecto aclara que su objetivo es "hacer recuentos de masas de forma objetiva, sin el sesgo que subyace en la ideología o el partidismo".

"Nuestra única ideología es la aplicación del método científico allí donde éste tenga aplicación", añade y asegura que nunca se prestará a que sus servicios se utilicen "en aquellas situaciones en las que el fin del cómputo sea precisamente 'inflar' la cifra de asistencia o, incluso, ocultarla".
16 jjvr, día 17 de Octubre de 2009 a las 13:58
#14

.... pues los necro-progres se van a poner de los nervios como no encuentren nada. Y Gibson va a tener que escribir otro libro.

Ver comentarios para palpar el sentir popular:

http://www.publico.es/espana/261159/hallan/fosas/p...

Por cierto, ¿cuanto va a costar todo ésto?, ¿quien lo va apagar?, ¿se adjudicaron las obras con transparencia?.

A mi todo ésto cada vez me huele peor.

Un saludo
17 kufisto, día 17 de Octubre de 2009 a las 14:23
BB

es igual mesca.

en la manifa de esta tarde dirán que hay 3 millones de personas, aún cuando sean los mismos que vayan a ver un Madrí-Algeciras de copa del rey bribón
18 pedromar, día 17 de Octubre de 2009 a las 14:30


#11 jjvr

Te ahogas tú solo. ¿Qué impide que la Comunidad de Madrid financie la excavación de una fosa? O un ayuntamiento, o una agrupación independiente con financiación popular. ¿Que no deja el Gobierno? Pues ponlo en evidencia: protestas en la calle y en los medios: “Zapatero nos prohíbe recuperar a nuestros muertos”
19 mescaler, día 17 de Octubre de 2009 a las 14:41
#17 Tres millones no, pero van a decir que han ido DOS MILLONES. Admito apuestas.
20 kufisto, día 17 de Octubre de 2009 a las 14:53
Comentario eliminado por los moderadores.
21 riesgo, día 17 de Octubre de 2009 a las 15:02
Que viva la muerte de los no nacidos, tal como kufisto y mesca defienden, y dirán que apoyan la vida, la libertad, y la paz
22 kufisto, día 17 de Octubre de 2009 a las 15:10
Comentario eliminado por los moderadores.
23 lead, día 17 de Octubre de 2009 a las 15:11
[PrevariGarzón: Paracuellos era la clave]

Acerté: Paracuellos es la clave de la prevaricación de Garzón (asunto este en el que es un experto, hasta haber dado lugar al neologismo de "prevarigarzón" como sinónimo de "prevaricación", es decir, "Prevaricar: lo que hace sistemáticamente el juez Garzón").

Dice el editorial de hoy de Libertad Digital:

Y, por último, Garzón sólo podría justificar que no prevaricó por haber obiviado la Ley de Amnistía del 1977 alegando que desconocía esa ley. Ahora bien, como ya sostuvimos en Libertad Digital y como muy apropiadamente recordó ayer el Tribunal Supremo al rechazar el recurso de Garzón que pedía el archivo del proceso, el juez se valió hace unos 10 años de la Ley de Amnistía para rechazar una querella interpuesta por los familiares de los fusilados en Paracuellos contra Santiago Carrillo. La decisión del magistrado no sólo demuestra su doble vara de medir y su marcado sesgo ideológico, sino que sí conocía la Ley de Amnistía [*] –como por otro lado cabía esperar de un jurista– y que la inaplicó.

http://libertaddigital.com/opinion/editorial/carri...

Ya lo adelanté yo en una de mis respuestaa a tigrita:

68lead dijo el día 15 de Octubre de 2009 a las 22:12:

[Más sobre Katyn. ¿Y Paracuellos?]

tigrita #33 dice:

Continúan los paralelismos: los franquistas con lo de Katyn están más que felices, y los progres ahora que han averiguado que los franquistas eran antisemitas están salidos.

Acerca del "antisemitismo franquista" que, más allá de las palabras y la propaganda, le llevó extrañamente a salvar a unos 50.000 judíos de morir asesinados en las cámaras de gas, ya se ha comentado en abundancia en el blog.

Respecto a "lo de Katyn", supongo que los franquistas, sobre todo los familiares de los 2.000 ó 3.000 asesinados junto a las fosas de Paracuellos, agradecerían que un exitoso e internacionamente reconocido director español de cine (¿Almodóvar? ¿Amenábar?) hiciera una recreación cinematográfica de esa matanza perpetrada por los frentepopulistas , al igual que Wajda ha hecho la de los 22.500 polacos asesinados por los soviéticos, en los comienzos de 1940, en las fosas del bosque ruso de Katyn, junto a la ciudad de Smolensk:

http://es.wikipedia.org/wiki/Matanzas_de_Paracuell....

Un día después de este post el juez Velasco empura al tal Garzón por presunta prevaricación.


[*] Además., hay un principio del Derecho romano, que Garzón, que aprobó la carrera de Derecho, conoce desde el primer trimestre del primer curso de la carrera: "La ignorancia de la Ley no exculpa de su cumplimiento". Si nadie puede invocar desconocer la Ley, mucho menos un juez, y muchísimo menos un juez con un patrimonio de 2.000 millones de pesetas (12 millones de €).

24 lead, día 17 de Octubre de 2009 a las 15:15
[Manifestación de hoy: a por los 2 millones]

Me voy a la manifestación, junto con mi mujer y otros 4 matrimonios amigos: ya somos 10 más para contribuir a alcanzar la cota de los 2 millones que nos adelanta mescaler.
25 lead, día 17 de Octubre de 2009 a las 15:18
[Enlace a Paracuellos en #23]

Vuelvo a poner el enlace:

http://es.wikipedia.org/wiki/Matanzas_de_Paracuell...
26 DeElea, día 17 de Octubre de 2009 a las 15:19
Es evidente para las “Autoridades” que la manifestación va a ser un existo. De ahí la patética actitud de los Borjamaryrojos negando de antemano algo que no ha sido pero que saben que va a ser.

Pobre esbirros, gentecilla absurda y lamentable.
27 kufisto, día 17 de Octubre de 2009 a las 15:21
Comentario eliminado por los moderadores.
28 DeElea, día 17 de Octubre de 2009 a las 15:25
Los borjamaryrojos entienden mucho de té con pastas pero poco de trabajo y honradez, de verdad y honor o de picos y palas…. son asín los Borjamaryrojos….
29 kufisto, día 17 de Octubre de 2009 a las 15:28
Comentario eliminado por los moderadores.
30 riesgo, día 17 de Octubre de 2009 a las 15:38
Usease que van a la mani por un bocadillo y no por que defiendan algo en lo que creen, naturalmente el tal kusfito defiende algo en lo que cree y no lo hace por que le den un bocadillo
31 kufisto, día 17 de Octubre de 2009 a las 15:41
BB

querido kamikaze:

ustedes vosotros creéis
yo compruebo. y obro en consecuencia
32 riesgo, día 17 de Octubre de 2009 a las 15:43
tu compruebas, oh, gran juez que puedes supervisar y obrar consecuentemente
33 riesgo, día 17 de Octubre de 2009 a las 15:46
Me da que lo que haces es comprobar el sabor de los bocadillos que te dan por obrar consecuentemente
34 riesgo, día 17 de Octubre de 2009 a las 15:50
Estamos por el buen rollito entre profes y alumnos que se pueden traumatizar si se le exige algo, y defendemos que si molestan a sus mamas antes de nacer se les elimine, coherencia comprobada y evidente
35 jjvr, día 17 de Octubre de 2009 a las 15:55
#18 pedromar

Es que lo que creo que hay que hacer es dejar de buscar muertos. En algún sitio leí el otro día que alguien se preguntaba si la gente no sabía a donde iban los huesos de los difuntos tras expirar el periodo de alquiler de los nichos, a una fosa común por supuesto. Y es que estamos hablando de gente que murió hace ya más de 70 años.

Un saludo
36 lead, día 17 de Octubre de 2009 a las 15:56
[Industrialización de Rusia a finales del XIX]

Moa se refiere, acertadamente, a la impresionante industrialización de la Rusia zarista a finales del siglo XIX (lo que continuó en la primera década del XX).

Recordemos este desarrollo, para contrarrestar un tanto el mito de la supuesta primera industrialización bajo Stalin, con sus Planes Quinquenales a partir de 1929, después de haber perdido 10 años (aunque quizá los recuperó un tanto al realizarse la industrialización soviñetica durante la Gran Depresión del mundo occidental; en cualquier caso fue un desarrollo desordenado y desigual, pues la agricultura se hundió por la política del gobierno soviético):

El régimen tenía buenas razones para pensar que aquélla era la política adecuada. La reafirmación de la autocracia zarista restableció el orden: la primera década del reinado de Alejandro III fue particularmente estable y tranquila. Y coincidió, además, con el primer despegue de la economía rusa, impulsada desde arriba por los ministros de Hacienda Bunge (1881-87), Vyshnegradskii (1887-92) y Sergei Witte (1892-1903). Bunge y Vyshnegradskii equilibraron el gasto público y estimularon las inversiones extranjeras, especialmente francesas. Witte (1849-1915), un alto funcionario de origen alemán que había mostrado energía y capacidad excepcionales en la dirección de los ferrocarriles provinciales, reforzó aquella política e hizo de la industrialización y del crecimiento económico -proyectos vistos con recelo y hasta oposición por agraristas, populistas y eslavófilos- la clave de la política zarista y del mantenimiento de Rusia como gran potencia militar y colonial (algo en lo que llevaba razón: con Alejandro III, continuó la ocupación de Asia Central y la colonización del Turkestán, facilitadas por la terminación de los ferrocarriles de Krasnovodsk, en el Caspio, a Samarkanda y de Moscú a Tashkent. La construcción del Transiberiano, 1891-1904, ya bajo Nicolás II, hizo bascular la política exterior rusa hacia Manchuria y China).
La industrialización de la cuenca del Donetz, empresa de dimensiones colosales, hizo de Rusia, ya para 1899, la cuarta potencia en producción de hierro y acero; su red de ferrocarriles era a principios de siglo la más extensa de Europa. La producción textil, centrada en torno a Moscú, creció espectacularmente; Bakú se convirtió en el primer centro petrolero del mundo. Crecieron igualmente, y de forma notable, las ciudades y la población urbana y con ellos, los servicios, las profesiones liberales, las Universidades, las escuelas e institutos técnicos y especializados y también, la clase obrera industrial.
En 1900, Rusia no era un país moderno, industrial y urbano. Además, la fragilidad de su desarrollo era palmaria, y así se vio, primero, en 1891 cuando la sequía y el hambre azotaron la cuenca del Volga, luego, en 1898-99, cuando de nuevo el hambre se extendió por esa región y en 1900-02, cuando el país resultó afectado por la crisis económica internacional y sacudido por graves revueltas agrarias en Ucrania. Pero existían ya importantes enclaves de modernidad y el ritmo y amplitud de las transformaciones que se habían producido, especialmente desde 1885, eran notables.
Precisamente, la modernización del país y la apertura exterior que ello trajo consigo -simbolizada en la alianza con Francia de 1894- ponían todavía más de relieve la contradicción existente entre los principios sobre los que descansaba el Imperio ruso y los valores de la civilización liberal occidental. El hambre de 1891 sacudió la conciencia pública; la ineptitud que las autoridades mostraron en aquella ocasión provocó numerosos disturbios y desórdenes. El desarrollo industrial supuso la aparición de la conflictividad laboral que, no obstante las duras medidas de control y represión existentes, aumentó desde 1890: en 1897, tras una amplia huelga textil, el gobierno tuvo que limitar la jornada de trabajo a 10 horas. Reapareció, igualmente, la agitación universitaria, expresión significativa de la conciencia democrática y revolucionaria de los estudiantes (por más que numéricamente no fueran muchos: unos 40.000 hacia 1914). En febrero de 1899, hubo una huelga general que se extendió por las 11 Universidades del país.
La paz política de los años ochenta terminó. El hambre de 1891 convenció a algunos moderados y liberales del propio régimen -los más de ellos, miembros electos de los "zemstvos" provinciales- de la necesidad de proceder a reformas políticas y pareció dar la razón, y legitimidad política, a los argumentos y opiniones de la oposición semi-tolerada de constitucionalistas, liberales y occidentalistas (por lo general, pequeños círculos de personalidades vinculadas a la vida intelectual y académica y a las profesiones liberales de las ciudades). La actividad clandestina renació. Algunos intelectuales influidos por el marxismo, como Plekhanov, Struve o Akxelrod, crearon en 1898 el Partido Social Demócrata Ruso, cuya actividad principal se desarrollaría en el exilio pero al que en el interior se afiliaron trabajadores y estudiantes radicales como Martov, Lenin y Trotsky. Intelectuales neopopulistas como Víctor Chernov, que seguían viendo en el campesinado y no en los trabajadores industriales la verdadera clase revolucionaria rusa, crearon a fines de 1901 el Partido Social-Revolucionario que, enlazando con la tradición terrorista y anarquista rusa, recurrió a la violencia como forma de acción política: el ministro de Educación Bogolepov fue asesinado en un atentado en febrero de 1901; los de Interior Sipiagin y Plehve, en 1902 y 1904, respectivamente; el propio tío del Zar, el gobernador-general de Moscú, Gran Duque Sergei Aleksandrovich, en 1905.
El estallido revolucionario de 1905 puso de manifiesto la debilidad institucional que existía detrás de aquel aparentemente formidable entramado político -mitad, rituales imponentes; mitad, represión policial- que era la autocracia zarista. Fue precedido por el recrudecimiento de la conflictividad social: conflictos agrarios en Ucrania entre 1900 y 1904, huelgas y disturbios obreros en toda Rusia en 1902, huelga general en Bakú en julio de 1903, desórdenes de carácter antisemita (como el "pogrom" de Kishinev), nuevas huelgas en 1903 y 1904. Pero fue precipitado por las derrotas que el Ejército ruso sufrió en la guerra con Japón.
(...)
Restablecido el orden público y garantizada la mayoría de la derecha tradicional y conservadora en la nueva Duma, Stolypin, que al llegar al gobierno había dicho que el retorno del absolutismo era imposible, inició resueltamente el plan de reformas que se había impuesto: establecimiento de un sistema moderno de gobierno por consejo de ministros, reforma en profundidad de la educación primaria y secundaria, creación de un sistema de seguros de enfermedad para los trabajadores, mejoras en el Ejército y la Marina (lo que haría que Rusia, pese a la derrota ante Japón en 1905, tuviera en 1914 uno de los más grandes ejércitos de Europa), extensión del ya gigantesco sistema ferroviario y sobre todo, la reforma agraria.
Esta última, anunciada en noviembre de 1906, era la gran apuesta de Stolypin y la iniciativa más importante que se tomaba en el país desde las reformas de Alejandro II a mediados del siglo XIX. Stolypin sabía que los problemas de la agricultura -excedentes de población rural, carencia de capitales e inversión, gigantesca extensión de las tierras comunales explotadas a través de parcelas individuales dispersas de bajísima o nula productividad y técnicas de trabajo primitivas- eran el gran problema de Rusia. Su reforma -venta de tierras comunales, abolición de las tasas de redención que los campesinos debían pagar por abandonar la comuna y de los impuestos de capitación sobre éstas, creación de bancos de crédito rural- aspiraba a introducir la economía de mercado en el sector, desarrollar una especie de capitalismo rural sobre la base de propietarios medios y crear, así, un nuevo campo ruso competitivo, moderno y volcado a la exportación.
Los resultados no fueron escasos. Entre 1907 y 1915, unos 2,4 millones de campesinos adquirieron derechos de propiedad sobre sus tierras; en 1915, había en torno a 6 millones de propiedades de tipo medio en manos privadas; la tierra arable aumentó en un 10 por 100; entre 1905 y 1914, las propiedades de la nobleza disminuyeron en un 12,6 por 100 (por lo que más del 50 por 100 del total de la tierra arable del país pertenecía, en 1914, a los campesinos). Pero no se logró la gran transformación ambicionada. En 1914, todavía un 80 por 100 de la tierra se explotaba en diminutas parcelas dispersas y por sistemas de rotación anticuadísimos y sin animales de carga. La reforma de Stolypin habría necesitado, según él, unos veinte años para ser efectiva. La Guerra Mundial y luego, la revolución de octubre de 1917 la interrumpieron.

37 kufisto, día 17 de Octubre de 2009 a las 15:57
Comentario eliminado por los moderadores.
38 lead, día 17 de Octubre de 2009 a las 15:58
[Industrialización de Rusia a finales del XIX](II)

(Sigue del anterior)

Pero la reforma era una indicación de las inmensas posibilidades modernizadoras que se abrían ante el país. El progreso que Rusia había experimentado durante el reinado de Nicolás II y sobre todo, entre 1905 y 1914, era impresionante. En veinte años, la población había crecido en un 40 por 100. La producción de grano (centeno, trigo, cebada) pasó de unos 36 millones de toneladas en 1895 a unos 74 millones en 1913-14. Las reservas de oro del Estado, de 648 millones de rublos (1894), a 1.604 millones (1914); los depósitos en los bancos de ahorro, de 300 millones a 2 billones, en las mismas fechas. La producción de carbón y acero se cuadruplicó y la de petróleo aumentó en un 60 por 100 en el mismo tiempo (ya quedó dicho que la producción industrial creció entre 1880 y 1913 a una tasa anual del 5,72 por 100).
Maurice Baring, el escritor inglés que vivió años en Rusia, escribió en 1914 que "quizás, nunca ha habido un periodo en que Rusia fuese materialmente más próspera que ahora, o en que la gran mayoría del pueblo pareciese tener menos razones para el descontento". El resurgimiento cultural de Rusia parecía ratificarlo así
. La contribución de sus escritores y artistas -Chejov, Gorky, Bely, Blok, Kandinsky, Chagall, Malevich, Scriabin, Stravinsky, Mandelstham, Akhmatova, Fokine, el coreógrafo de los ballets de Diaghilev, Nijinsky, la figura de éstos, Stanislavsky, el director del Teatro del Arte de Moscú- a las vanguardias antes de 1914 fue decisiva. El hombre que sustituyó a Stolypin -asesinado el 1 de septiembre de 1911 en la ópera de Kiev- al frente del gobierno, W. N. Kokovtsov, pensaba en 1913 que Rusia sólo necesitaba buen gobierno y una economía saludable (exiliado tras la revolución de 1917, siempre dijo que, sin la guerra mundial, Rusia habría prosperado espectacularmente).


http://www.artehistoria.jcyl.es/historia/contextos...
39 kufisto, día 17 de Octubre de 2009 a las 16:04
Comentario eliminado por los moderadores.
40 riesgo, día 17 de Octubre de 2009 a las 16:08
Desde luego sobra personal en el mundo, así que comencemos a eliminarnos, es lo más ecológico y sostenible
41 lead, día 17 de Octubre de 2009 a las 16:08
[Rusia se desarrolla antes de la Revolución de 1917]

Destaquemos estas frases en mi post #36:

La industrialización de la cuenca del Donetz, empresa de dimensiones colosales, hizo de Rusia, ya para 1899, la cuarta potencia en producción de hierro y acero; su red de ferrocarriles era a principios de siglo la más extensa de Europa. La producción textil, centrada en torno a Moscú, creció espectacularmente; Bakú se convirtió en el primer centro petrolero del mundo. Crecieron igualmente, y de forma notable, las ciudades y la población urbana y con ellos, los servicios, las profesiones liberales, las Universidades, las escuelas e institutos técnicos y especializados y también, la clase obrera industrial.

Según el economista americano (de familia rusa) Rostow, para antes de la Revolución de 1917, Rusia ya había alcanzado la fase de "despegue" (take off) en su desarrollo (momento en que, al igual que un avión, que no hace sino subir, el desarrollo es acumulativo).

Lenin y su desastrosa Revolución bolchevique, tanto social como económicamente, interrumpió todo este proceso. Científicos e ingenieros, como Sikorsky y Timoshenko, se largaron ( a los EEUU) en cuanto pudieron. Otros que se quedaron, como el economista Kondratiev, acabaron en el Gulag, donde murieron.
42 jjvr, día 17 de Octubre de 2009 a las 16:13
.....a mescalero se le ve poco entusiasmado con su nuevo amigo. Y eso que hoy estaba sobrio.
43 kufisto, día 17 de Octubre de 2009 a las 16:17
Comentario eliminado por los moderadores.
44 jjvr, día 17 de Octubre de 2009 a las 16:20
....pobrecillo, lo único que busca es algo de aceptación y, al no recibirlo en la medida que cree merecer, reacciona irracionalmente con un atroz despecho.
45 mescaler, día 17 de Octubre de 2009 a las 16:22
Seis nuevos insultos:

mesca
esbirro
gentecilla absurda y lamentable
borjamaryrojo
poco trabajador
poco honesto
46 jjvr, día 17 de Octubre de 2009 a las 16:25
lead, muy interesante sus posts resaltando el hecho de que, las revoluciones comunistas tampoco produjeron una modernización de la industria de los países que las padecieron.
47 kufisto, día 17 de Octubre de 2009 a las 16:27
BB

estás en forma hoy chaval. no te hace sombra ni georgie dann versioneando la 9ª de Ludwig Van.
nivelazo.
ya llegó mr.typex
48 DeElea, día 17 de Octubre de 2009 a las 16:27
“En resumen, el bien general ha sido usado, y sigue siendo usado, como excusa para la auto-promoción de un círculo elitista que predica la paz mundial y la decencia humana. Pero mientras el lector considere a la Historia mundial como un conflicto marxista inexorable entre el capitalismo y el comunismo, los objetivos de la alianza entre la finanza internacional y la revolución internacional permanecerán fuera de su comprensión. Del mismo modo en que no comprenderá la absurda promoción del bien general por parte de los saqueadores. Si el lector sigue dudando de estas alianzas, pues entonces debería ponderar el hecho obvio que estos mismos intereses internacionales y sus promotores están siempre dispuestos a determinar lo que otras personas deberían hacer pero se muestran notoriamente reticentes a ser los primeros en renunciar a sus propias fortunas y a su propio poder. Sus bocas están siempre abiertas pero sus bolsillos se mantienen permanentemente cerrados.

Esta técnica, utilizada por los monopolistas para modelar a la sociedad, fue revelada a principios del Siglo XX por Frederick C. Howe en The Confessions of a Monopolist (Confesiones de un Monopolista). {[15]} Primero, dice Howe, la política es una parte necesaria de los negocios. Para controlar a las industrias es necesario controlar al Congreso y a los reguladores y hacer que, de esta manera, la sociedad trabaje para Usted, el monopolista. De modo que, de acuerdo a Howe, los dos principios de un monopolista exitoso son: “Primero, deje que la sociedad trabaje para Usted; y segundo, convierta a la política en negocio.” {[16]} Éstas, escribió Howe, son las “reglas básicas de los grandes negocios”.

¿Existe alguna evidencia que demuestre que este ambicioso y amplio objetivo fue conocido también por el Congreso y por el mundo académico? Por cierto que la posibilidad fue conocida y hasta públicamente admitida. Por ejemplo, véase el testimonio de Albert Rhys Williams, un astuto comentador de la revolución, ante el Comité Overman del Senado:

SR. WILLIAMS: ... probablemente sea cierto que bajo el gobierno soviético la vida industrial quizás tenga un desarrollo mucho más lento que bajo el usual sistema capitalista. Pero ¿por qué habría un gran país industrial como los EE.UU. desear la creación y la consiguiente competencia de otro gran rival industrial? ¿Acaso no están los intereses de los EE.UU. en este sentido alineados con el lento ritmo de desarrollo que la Rusia soviética ha proyectado para si misma?


SENADOR WOLCOTT: ¿Entonces su argumento es que sería de interés para los EE.UU. el tener a Rusia reprimida?


SR. WILLIAMS: Reprimida no...


SENADOR WOLCOTT: Dice Usted: ¿Por qué habrían de desear los EE.UU. que Rusia se convierta en su competidora industrial?


SR.WILLIAMS: Esto es hablando desde un punto de vista capitalista. El interés general de los EE.UU. no es, pienso yo, tener otro gran rival industrial como Alemania, Inglaterra, Francia e Italia, echado al mercado en competencia. Pienso que otro gobierno allá del otro lado, distinto del gobierno soviético, podría quizás aumentar el ritmo de desarrollo de Rusia y, en ese caso, tendríamos otro rival. Por supuesto que esto significa argumentar desde el punto de vista capitalista.


SENADOR WOLCOTT: De modo que ¿está Usted presentando aquí un argumento del cual cree que puede agradar al pueblo norteamericano, siendo que su tesis es que, si reconocemos al gobierno soviético en Rusia tal como está constituido, estaremos reconociendo a un gobierno que no puede competir con nosotros por una gran cantidad de años?


SR. WILLIAMS: Ése es un hecho.


SENADOR WOLCOTT: ¿Es ése un argumento de que, bajo el gobierno soviético, Rusia no está en posición, al menos por una gran cantidad de años, de acercarse a los EE.UU. industrialmente?


SR. WILLIAMS: Absolutamente. {[17]}

Y en esa declaración directa de Albert Rhys Williams reside la clave básica para la interpretación revisionista de la Historia rusa del pasado medio siglo.

Wall Street, o más bien el complejo Morgan-Rockefeller representando en el 120 de Broadway y en el 14 de Wall Street tenía en mente algo muy cercano al argumento de Williams. Wall Street salió a la arena en Washington en defensa de los bolcheviques. Tuvo éxito. El régimen totalitario soviético sobrevivió. Durante los años 1930 firmas extranjeras, mayormente del grupo Morgan-Rockefeller, construyeron los planes quinquenales. Han continuado construyendo a Rusia económica y militarmente. {[18]} Por el otro lado, Wall Street probablemente no previó la guerra de Corea ni la de Vietnam – en las cuales 100.000 norteamericanos e innumerables aliados perdieron la vida ante un armamento soviético construido con la misma tecnología importada de los EE.UU. Lo que a un grupo de Wall Street le pareció una política de largo alcance e indudablemente lucrativa, se convirtió en la pesadilla de millones de personas ubicadas fuera del círculo de poder elitista y de la clase gobernante.”

Antony Sutton
49 jjvr, día 17 de Octubre de 2009 a las 16:46

http://www.libertaddigital.com/sociedad/el-psoe-ca...

Las reacciones tan furibundas que se producen en contra de la marcha contra la ley del aborto, los intentos de ridiculizarla y minimizar el numero de asistentes, solo indican la debilidad de los argumentos de los pro-abortistas y que son conscientes de ello.
50 mescaler, día 17 de Octubre de 2009 a las 17:13
Si continúa el aburrimiento en el blog, creo que me voy a pasar a esta página:

http://www.esnpe.org/

« 1 2 3 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899