Pío Moa

« El comienzo de la guerra mundial | Principal | Derecha antifranquista »

Ilustrados en España

2 de Septiembre de 2009 - 08:43:06 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

(Sería de desear que los comentarios no se perdiesen por las cuestiones más variopintas)

Con Carlos III, que entró a reinar en 1759, se abre una etapa de mayor densidad ilustrada, orientada sobre todo al campo de las reformas administrativas y en menor medida educativas. En este campo se produjo un tremendo retroceso cuando Carlos III, en 1767, expulsó a los jesuitas, que regentaban la única enseñanza media realmente valiosa, y los bienes de la orden fueron confiscados y en gran medida dilapidados. La expulsión, , creó un bache educativo, fatal también para la enseñanza superior, que solo se superaría –a medias– casi un siglo más tarde. El daño repercutió en toda la monarquía hispánica o Imperio español, hasta las Filipinas, siendo un factor de descrédito para el poder de Madrid. Carlos III lo decidió, en estilo típicamente absolutista, "por razones que guardaba en su real pecho", fórmula semejante a la del absolutismo francés "porque así bien me place". El ministro conde de Campomanes había acusado a los jesuitas, sin base real, de conspirar contra el rey, y se les achacaban, también arbitrariamente, los desórdenes conocidos como "motín de Esquilache". Sin oír a los acusados, en un estilo que recuerda la gran operación contra los templarios en Francia siglos atrás, se llevó a cabo dicha expulsión, que mereció los plácemes de Voltaire; y siguieron presiones diplomáticas sobre Roma hasta conseguir la disolución de la orden. Los jesuitas representaron para gran parte de la opinión ilustrada y de los protestantes, un papel psicológico similar al de la masonería para muchos católicos, como grupo secreto autor o promotor de todas las conjuras políticas.

El encargado de cumplir la orden regia fue el conde de Aranda, ministro reformista y eficaz en otros terrenos, como lo fue su enemigo Floridablanca. Aranda sería acusado de masón, pero no parece haberlo sido, aunque tenía relación con masones franceses, como otros muchos ilustrados. Campomanes, a su vez, era un típico servidor del despotismo ilustrado, capaz y culto, promotor de la "industria popular" y de una enseñanza exclusivamente profesional y artesana para las clases bajas, que, dentro de su limitación, ampliaría el personal cualificado del país. En el espíritu de reforma, de construcción de obras públicas y manufacturas, recuperación naval y militar, contención de la influencia eclesiástica y depuración de usos sociales degradados y supersticiones acentuadas en la época de decadencia, se le parecieron Patiño, Carvajal, Floridablanca, Aranda, el marqués de la Ensenada y otros ministros en general patriotas, honrados y eficaces, aunque no siempre amistados entre sí.

También son de este siglo, con propósito de impulsar la ciencia, la construcción de un observatorio astronómico, un gabinete de máquinas y un jardín botánico en Madrid, un laboratorio de química en Segovia, junto a instituciones culturales de otro orden, como el Museo del Prado, la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona, la Biblioteca Nacional o la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. La Real Academia de la Lengua compuso el primer diccionario, llamado después de Autoridades, y todavía útil. Hubo éxitos científicos reseñables, como el descubrimiento del platino y el tungsteno o volframio. En lo que descolló la ciencia española, al nivel de las primeras de Europa, fue en la botánica. Sin embargo, un escollo permanente al desarrollo científico fue el mínimo interés por él en la enseñanza superior, el golpe asestado a la enseñanza media y el escaso número de matemáticos y científicos, aun ellos restringidos a la aplicación práctica de sus saberes y sin afición teórica. De matemáticas y física apenas entendían más que los militares, por exigencias de su oficio; de química, los farmacéuticos, etc. Destacaron los marinos militares Antonio de Ulloa y Jorge Juan. Ulloa fue miembro de la Royal Society inglesa y de las academias científicas sueca, francesa y prusiana; fundó un laboratorio metalúrgico y un observatorio astronómico en Cádiz y el Museo de ciencias naturales de Madrid. Descubrió, con Jorge Juan, el platino, y dirigió con él una expedición científica por América, y la medición de un grado de meridiano por encargo de la Academia de Ciencias francesa. Jorge Juan estudió los avances técnicos de la armada británica, con tal éxito que los británicos, a su vez, estudiarían sus mejoras.

La permanencia de la Inquisición dificultó el despliegue de nuevas ideas –no en el terreno científico–, pero en pequeña medida. Salvo un violento repunte con Felipe V, su actividad fue escasa, como revela el caso de Pablo de Olavide, intelectual de origen peruano, anticlerical, colaborador de Aranda y ferviente seguidor de los ilustrados franceses, que presentó un plan de renovación universitaria y dirigió la colonización de Sierra Morena con alemanes y flamencos. Acusado de herejía en 1778, fue desterrado de Madrid por ocho años y confinado en un convento de La Mancha. Pidió permiso, que obtuvo, para tomar unas aguas medicinales próximas; pero se quejó de que no eran lo bastante buenas y demandó el traslado a un balneario catalán próximo a la frontera, de donde se evadió tranquilamente a Francia. Su poco férreo confinamiento había durado dos años. Voltaire y los enciclopedistas lo acogieron como un mártir, víctima del terror inquisitorial, y Diderot le dedicó una elogiosa semblanza. En París vivió a todo lujo, pese a haberle confiscado la Inquisición sus bienes, teóricamente. Al triunfar la Revolución francesa presenció el Terror, él mismo fue encarcelado, y la experiencia le volvió más religioso. Luego parece haberse implicado en las maniobras inglesas para independizar la América española y sujetarla a su influencia. En 1798 volvió a España, donde hizo, sin más problemas, una buena carrera como novelista.

En aquel siglo España se vio desbordada por la efervescencia de ideas, ciencia y técnica procedentes de Italia, Inglaterra y, muy ante todo, de Francia, donde, como ya quedó indicado, una activa propaganda denigraba cuanto España había hecho en el pasado, tema visible incluso en Montesquieu, que retoma a Las Casas. Tan fuerte resurgir de la leyenda negra tiene algo de chocante cuando España había perdido su hegemonía, que en cierto modo explicaba aquella propaganda. Frente a ello se observa en los intelectuales hispanos una doble reacción: la de quienes, como Juan Pablo Forner, reivindicaban las antiguas glorias y relativizaban los logros foráneos; y la de quienes aceptaban sin mayor crítica ni estudio las invectivas francesas, actitud más extendida entre los ilustrados. Lo último se explica porque el pensamiento hispano de antaño estaba olvidado y porque la inferioridad intelectual, económica y técnica española con respecto a Francia saltaba demasiado a la vista, e incitaba a explicarla, a los más superficiales, como legado de un pasado poco apreciable.

Por un tiempo se distinguió entre la brillantez del siglo XVI y la decadencia (exagerada y generalizada) del XVII, pero pronto un desdén acrítico se extendió a ambos, y no por adulación a los Borbones, que tenían una gran parte de sangre de los Habsburgos. Hasta Feijoo escribió cosas como que los conquistadores "llenaron a España de riquezas después de inundar América de sangre", mostrando una información tan deficiente como su lógica: poca riqueza puede producir un país "inundado de sangre", salvo el botín del primer momento. Otro autor notable, José Cadalso, que empezó a escribir en Defensa de la nación española contra las injurias de Montesquieu, concluyó en la seudo idea de que los Austrias habían dilapidado "los tesoros, talento y sangre de los españoles" en empresas carentes de interés para España. Como si las actuaciones de los países (o de las personas), fueran producto exclusivo de unos intereses bien definidos e incambiables al margen de las circunstancias. La queja, gratuita y algo pueril, había de tener enorme éxito en el futuro, reflejando un inconsciente deseo de justificar la propia mediocridad en el legado recibido (recuérdese, por contraste, el desastroso legado encontrado por los Reyes Católicos, los cuales no perdieron el tiempo en justificarse con los males del pasado).

Forner, por su parte, tenía verdadero talento, pero desperdició mucho de él por su carácter pugnaz, que le llevó a perderse en polémicas menores. Y pese a su incisiva argumentación, su encomio de las mejores tradiciones españolas no llegaba a enriquecerlas con nuevas ideas y perspectivas: seguía siendo una posición defensiva. Resumiendo el panorama intelectual español del siglo XVIII, encontramos ausencia de un pensamiento original, aunque existan divulgadores, alguno de gran talla, como Feijoo; apenas hay verdaderos científicos, ni afición por la ciencia pura, aunque sí algunos prácticos y buenos especialistas en ciencia aplicada. En literatura encontramos asimismo figuras de talento apreciable como el citado Cadalso, los hermanos Nicolás y Leandro Fernández de Moratín, Tomás de Iriarte, Ramón de la Cruz, Félix María Samaniego o Juan Meléndez Valdés. La impresión general, no obstante, es de una cultura que ha perdido por así decir su propia savia, falta de empuje, en la órbita psicológica e intelectual francesa, como pálido reflejo de esta: en torno a ella giran tanto los imitadores como los contradictores. El tradicionalismo no produjo un solo teólogo de mediana importancia.

Hubo, con todo, una excepción, Francisco de Goya, uno de los máximos genios de la pintura, al nivel de Rembrandt y Velázquez, a quienes consideró sus verdaderos maestros. Su talento le permitió vivir con desahogo, ya que era solicitado tanto por la Iglesia como por particulares y por la corte, en torno a la cual vivió gran parte de su vida. Católico, como casi toda la población, fue al mismo tiempo un ilustrado, y en su evolución artística cabe percibir la de la sociedad de aquellos años cruciales. En conjunto, la segunda mitad del siglo XVIII, en la cual vive Goya, hasta dentro del siguiente, fue de recuperación de la vitalidad española después de sus retrocesos culturales, políticos y militares desde finales del siglo XVII; recuperación que iba a despeñarse a principios del XIX. Probablemente nada mejor que la pintura de Goya refleja esa evolución y la premonición del desastre.

Las pinturas de su primera época, de las décadas 70 y 80, reflejan una sociedad tranquila y con alegría de vivir, quizá a un nivel no muy elevado, pero optimista: juegos de sociedad, toros, romerías, galantería..., con un trato y contacto entre las diversas clases sociales poco imaginable en Francia o en Inglaterra. Muestra Goya cierto interés por los trabajadores. No son escenas convencionales, sino que respiran un robusto realismo, aunque sigan las normas del arte neoclásico, luego rococó, propio de la Ilustración. Sus pinturas religiosas, de técnica depurada, pueden dar impresión de mayor convencionalidad, acaso porque la religión misma se había hecho más convencional. Pero ya en los años 80 pinta escenas menos risueñas, como el asalto a una diligencia.

Por los años 90, el artista se desliza hacia pinturas en las que se advierte inquietud espiritual y un fondo más sombrío. Para este disponía del doble paisaje madrileño, que muchos años más tarde describiría Pío Baroja: "Las afueras de Madrid constituyen una serie de paisajes de los más sugestivos de España. La zona del norte y el oeste, con su muralla del Guadarrama, es noble y majestuosa. La parte este y sur es el páramo castellano, con sus cerros monótonos en el horizonte y el cielo ardoroso y desolado". Aparecen cada vez más temas de violencias, la presencia de la muerte, la desgracia, lo grotesco, la locura, la brujería, la fealdad de la vida. Puede atribuirse esta evolución a un efecto de la sordera que le afectó desde 1793, pero eso es lo de menos. Su reacción psíquica encierra una lógica, no consciente, de la Ilustración, sus limitaciones y quizá su agotamiento. Una de sus obras, hoy perdida, se inspira agoreramente en el título de una versión del Don Juan Tenorio: "No hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague". Su retrato de Jovellanos (1798), intelectual-político ilustrado por excelencia del último cuarto de siglo y amigo suyo, lo muestra en actitud melancólica o algo desalentada, pese a la protección de Minerva. Goya siguió compartiendo la ideología ilustrada, pero su pintura adquiere ya otro carácter, ajeno al optimismo anterior. Desde 1792 –casualmente tercer centenario del descubrimiento de América–, rompió con la estricta preceptiva neoclásica, y seguramente compartía la preferencia, expuesta por Jovellanos años antes, del realismo de Velázquez sobre la belleza neoclásica ilustrada, convencionalmente inspirada en Grecia: la vida real no podía captarse con aquellas normas, o al menos no solo con ellas.

Por más que las escenas inquietantes de muchos de sus cuadros no eran ni podían ser una deliberada descripción del curso de la historia, las obras que llamamos maestras escapan a la intención del autor. No se trata de banales denuncias de tipo social o similares, que tanto abundarían desde entonces; son pinturas objetivas no destinadas a provocar una fácil indignación, y que causan angustia, tienen algo de profético. Consideremos el aguafuerte El sueño de la razón produce monstruos. La postura del personaje, con la cabeza boca abajo entre los brazos sobre una mesa, parece indicar a alguien dormido, pero su posición, forzada, sin el abandono corporal del sueño, sugiere más bien a quien se tapa la cara para no ver la monstruosidad que le rodea. Una de sus explicaciones sobre el cuadro es que la fantasía desprovista de razón tiene esos efectos (con lo cual viene a describir corrientes artísticas futuras); pero la escena va más allá de un posible designio moralizante tipo "la alternativa a la razón es la monstruosidad", pues también cabe entenderla de otro modo: "La razón es un sueño que produce monstruos". Idea premonitoria: muchos optimismos ilustrados tendrían inesperadas consecuencias, como le había ocurrido a Prometeo. El tono profético, sin el cual el cuadro queda en moralina roma, nace de una visión de la lógica profunda de las cosas, como ocurre con los mitos, difícil de expresar racionalmente.

Algo parecido podría verse en el Retrato de la familia de Carlos IV. Se lo ha interpretado a menudo como una caricatura sarcástica de la familia real y hasta de la institución monárquica, pero se trata de una versión muy forzada; desde luego, la broma no le habría salido gratis a Goya. Por el contrario, los reyes acogieron bastante bien la pintura, viéndola como lo que probablemente quería ser: una escena familiar y doméstica, casi popular si exceptuamos los trajes, sin apenas símbolos del poder. La idea queda realzada por la presencia central de la reina, María Luisa de Parma, que abraza a una hija y tiene de la mano de un hijo menor, con el rey a su izquierda, aunque más en primer plano. La disposición puede sugerir tanto el tono familiar como el protagonismo político de la reina, que arrebata el centro a su marido. En todo caso, ofrece una visión de conjunto poco esperanzadora. El rey, de aspecto vulgar, tiene la mirada perdida y carece de majestad, la reina, ciertamente fea, dirige la vista en dirección contraria a la del rey, con una vaga expresión altanera que desdice del gesto afectuoso hacia sus hijos. En algún otro personaje resalta la fealdad, aunque no en la mayoría. La composición se inspira en Las Meninas, cuadro muy apreciado por Goya y de los más admirados de la pintura mundial; pero, al revés que este, carece de profundidad, cerrada por una pared con otros cuadros, lo que aumenta la trivialidad de la escena. Casi exigiría las palabras del festín de Baltasar. Fue pintado en 1800, un año después de El sueño de la razón y cuando faltaba ya poco para que se hiciera añicos, por la invasión francesa, la labor recuperadora de la Ilustración española, no espléndida, pero sí prometedora.

Comentarios (201)

« 1 2 3 4 5 »

1 Criti, día 2 de Septiembre de 2009 a las 09:33
Don Pío, hace mucho tiempo que no le puedo seguir su blog, por motivos de trabajo y estudio no tengo el tiempo que tenía antes de reflexionar sobre sus artículos.

Quería ante todo, darle la enhorabuena si es cierta esa noticia que ha trascendido a algún medio de comunicación de que usted tendrá un hueco en algún programa de EsRadio. Sería una muy buena noticia que Federico Jiménez Losantos, para mantener o intentar mantener la audiencia y sobre todo la calidad de sus programas en la radio, cuente con los mejores.

Y no cabe ninguna duda de que usted es uno de ellos.

Ya sólo falta que nos digan si podremos esucharles por todos los territorios de la nación y de qué modo...

Espero poder escucharle en el nuevo proyecto de Federico... y me gustaría sobre todo que además de que nos instruya con sus conocimientos de historiografía, tuviera un papel de analista o de comentarista sobre las noticias de la actualidad, bien en formato tertulia, debate, etc.

Lo dicho, enhorabuena y ahora que se muevan los de ahí arriba para que se os pueda escuchar también desde Aragón.
2 bacon, día 2 de Septiembre de 2009 a las 09:58
D, Pío,
Excelente artículo; dos pequeños detalles:
hay otro elemento químico cuyo descubrimiento se debe a España -y así lo entiende la comunidad de químicos españoles-: el vanadio, descubierto en minerales mejicanos por el madrileño Andrés Manuel del Río. Sucedió que no consiguió convencer a la comunidad científica de que lo que había descubierto era un elemento nuevo, por lo que suele atribuirse -en la bibliografía no española- el mérito a un sueco que sí consiguió hacerlo unas décadas más tarde.
Los químicos españoles recomiendan usar el nombre volframio o wolframio, no tungsteno, que consideran anglicismo, y que, sin embargo se usa mucho, sobre todo en la bibliografía ingenieril.

En cuanto a la afirmación "el tradicionalismo no produjo un solo teólogo de mediana importancia", no sé si la restringe el s. XVIII; si incluye el XIX, creo que Balmes sí lo fue, al menos entendiendo teólogo en un sentido amplio.
3 CCURIOSO, día 2 de Septiembre de 2009 a las 10:06
CAMARADAS QUE MATAN.
El hijo del lider del PC en Galicia en la clandestinidad,el asturiano Victor Garcia,descubrio hace un año las investigaciones que apuntan a los compañeros de partido como causantes del asesinato.
Tras 60 años Victor Garcia encontro el lugar donde yacen los restos de su padre.El otro descubrimiento aun no logro asimilarlo:"No murio por un tiro de la Guardia Civil.Fue Carrillo quien dio la orden de asesinarlo".
http://www.laopinioncoruna.es/galicia/2009/08/23/c...
Sino saliese la direccion,el articulo se puede leer en la hemeroteca de La opinion de A Coruña de 23-8-2009 seccion Galicia.
El 4 de mayo don Victor Garcia le mando una carta al secretario general del PC,Francisco Frutos.No hubo respuesta.
Como Don Pio ha escrito sobre estos asuntos del maquis y la historiografia izquierdista lo tacha de mentiroso,me parece interesante traer este articulo que confirma lo expuesto por don Pio.
4 jjvr, día 2 de Septiembre de 2009 a las 10:46
...al hilo del artículo del Sr.Moa:

http://www.libertaddigital.com/opinion/pio-moa/a-a...

a ver si va a resultar de que el Sr. Ángel Viñas se está tratando de "labrar" un porvenir en la "Nueva Rusia":

El Kremlin revisa la historia

El Gobierno ruso impulsa la rehabilitación de los valores soviéticos P Un libro escolar encubre los crímenes de Stalin

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Kreml...

********
Rusia suele llevar muy mal las críticas, y ahora que ha recuperado su papel de potencia y su orgullo de gran Estado —y que por eso mismo el patriotismo, o nacionalismo a secas, está en auge—, peor todavía. Eso hace que los gobernantes rusos traten de justificar todos los momentos de su historia, tengan razón o no. De ahí la institución, por orden del presidente Dmitri Medvédev, de una comisión para impedir lo que el Kremlin considera tergiversaciones de la historia. De ahí también que los dirigentes rusos se irriten cuando alguien compara el comunismo de la época estalinista con el nazismo alemán, aunque Joseph Stalin matara a más personas que Adolf Hitler.
Esta actitud, según algunos expertos, simboliza los planes del Kremlin para restaurar los valores soviéticos. Esta defensa a ultranza de lo suyo provoca que, a veces, Moscú trate de justificar lo injustificable.

Se llega al extremo de que el Servicio Federal de Espionaje Exterior publique documentos secretos que en teoría demuestran que había motivos para alabar a Stalin por firmar en 1939 el pacto Mólotov-Ribbentrop —por el que Alemania y Rusia se dividieron Polonia, y Moscú obtuvo luz verde para apoderarse de los países bálticos—, porque era “la única medida accesible de autodefensa”. Especialistas como Alexandr Shubin argumentan que se trata de una mentira, puesto que en 1939 Alemania no pensaba atacar a la URSS.

Otro ejemplo es el documental emitido en la televisión estatal hace unos días, en el marco del 70º aniversario de la invasión de Polonia por Alemania, en el que se afirmaba que Varsovia se había aliado con Hitler para atacar a la Unión Soviética. Este programa de televisión fue objeto de una queja formal por parte del Gobierno polaco. Un libro de texto oficial que se estudiará en los colegios este curso también se enmarca en la tendencia de encubrir los crímenes de Stalin y describe la Unión Soviética como “el mejor ejemplo de una sociedad justa para millones de personas”.
...
********

Un saludo
5 Perieimi, día 2 de Septiembre de 2009 a las 10:46
Echo en falta en estos comentarios de La Ilustración:

Alguna referencia a Melchor Rafael de Macanaz: por la relevancia del personaje, por víctima de la Inquisición, y por la obra de Carmen Martín Gaite sobre él.

http://es.wikipedia.org/wiki/Macanaz

El cambio de concepción de la nobleza, que pasará a reforzarse en los Grandes con la idea de mérito y servicio; concesión de nuevos títulos…, en detrimento de los arruinados hidalgos…La obra de algunos Grandes en Señoríos y Mayorazgos (Aranda)…

Sería también de mencionar el cambio que empieza a originarse en la consideración social de la mujer y su acceso a la educación (por ende, de la infancia y familia). Aunque muy escondido (“fealdad de María Luisa”), el cuerpo femenino adquiere una nueva consideración preludio de la consideración de hoy día, un prefeminismo, con el establecimiento progresivo de la libertad de elección de marido, aun si muy restringida y cierto mercado marital competitivo al respecto no solo a base de elementos de cuna.

Apunte: Goya, y muchos de su época, debían estar hechos de otra pasta. Con más de ochenta años trasladarse de Madrid a Zaragoza (3 días en coche de caballos), después a Burdeos, y después a ver a la Chinchón hasta París...y volver a Burdeos sin morir en el intento.

Por último, una pregunta ¿qué desdoro o demérito -deducible del tono del hilo-, supone el final de Olavide tras tan azarosa biografía?
6 bacon, día 2 de Septiembre de 2009 a las 10:56
perieimi 6
"Goya, y muchos de su época, debían estar hechos de otra pasta. Con más de ochenta años trasladarse de Madrid a Zaragoza..."

Piense en los viajes transatlánticos en barco de vela, o en el camino de Santiago a pie en la edad media. Los de ahora estamos hechos de mantequilla; mejor dicho, de margarina.
7 bacon, día 2 de Septiembre de 2009 a las 11:00
jjvr 4

angelito viñas, que nadó y guardó la ropa:

"Comenzó su carrera durante la dictadura franquista como técnico comercial y economista del Estado (desde 1968), y tras unos meses en el Ministerio de Comercio, como jefe de sección de las zonas de librecambio, pasó al Fondo Monetario Internacional (1969-70) y como agregado comercial a la embajada en Bonn (1971-3). Este último año defendió su tesis doctoral, premio extraordinario en la Universidad Complutense. Enrique Fuentes Quintana, director del Instituto de Estudios Fiscales, le encargó el estudio del asunto del Oro de Moscú."

De wikipedia
8 jjvr, día 2 de Septiembre de 2009 a las 11:05
....cuando empiece a dar conferencias en Rusia, cobrando claro, ya verá usted que de tonto no tiene un pelo "el angelito" :))
9 manuelp, día 2 de Septiembre de 2009 a las 11:09
Dice Moa:

Otro autor notable, José Cadalso, que empezó a escribir en Defensa de la nación española contra las injurias de Montesquieu, concluyó en la seudo idea de que los Austrias habían dilapidado "los tesoros, talento y sangre de los españoles" en empresas carentes de interés para España.

Me gustaría saber porqué es una "pseudoidea" ese juicio del coronel Cadalso, muerto en acto de servicio frente a Gibraltar.

http://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Cadalso

Me parece que confunde Moa lo que es un juicio histórico con una justificación ante la inacción, que en el caso de Cadalso es totalmente errónea, pues él no "perdió el tiempo en justificarse", sino que perdió la vida combatiendo por España.
10 jjvr, día 2 de Septiembre de 2009 a las 11:40
...no va al hilo de hoy, pero cada vez resulta más preocupante la clase de monstruos que está despertando Zapatero con su cultivo selectivo de la memoria histórica. Estos monstruos, aderezados con paro y crisis económica, nos pueden acabar llevando a malos lugares. Como ejemplo, basta echar un vistazo a los comentarios de cualquier noticia de Publico relacionada con memoria histórica:

http://www.publico.es/internacional/247626/chile/p...

Un saludo

P.S. Sobre el hilo de hoy del Sr. Moa, no tengo nada que decir salvo esperar la aparición de su anunciado libro (¿Navidades tal vez?)
11 manuelp, día 2 de Septiembre de 2009 a las 11:50
Y, ya puestos, para hablar del ejército de España en la época de la Ilustración.

El reclutamiento era de tres maneras: Por alistamiento (casi siempre forzoso-sobre todo para la Marina), los compromisos voluntarios y las quintas. Las quintas nutrían la Milicia Provincial, cuyo servicio duraba diez años y sólo se reclutaban en las dos Castillas, Andalucia y Galicia. Habia 28 regimientos de Milicias provinciales creados en 1734 y otros 14 creados en 1766.
Existian tambien 240 compañias de Milicia Urbana ( 114 para la guardia de las costas de Galicia y Andalucia y la frontera de Portugal, 41 de inválidos para la policia de los pueblos y 85 para la guardia de las diversas fortificaciones).
Los oficiales eran reclutados en los regimientos, un tercio eran a propuesta de sus coroneles, los otros procedian de la nobleza y los ricos.
En la Infanteria formaban La Guardia (guardias de corps, guardias alabarderos, reales guardias españolas y reales guardias walonas), los regimientos extranjeros (seis suizos, tres irlandeses y uno napolitano), la infanteria de linea ( 36 regimientos) y la milicia provincial anteriormente citada. Asimismo existían 12 regimientos de infanteria ligera y 4 tercios de Tejas.
La Artilleria estaba formada pòr cuatro regimientos y cuatro unidades de Tren.
La caballeria se componia de la Guardia(guardias reales a caballo y carabineros reales), y la caballeria de linea (12 regimientos de linea, 8 de dragones, 2 de cazadores y 2 de húsares).

http://empire.histofig.com/-Espagne-.html
12 manuelp, día 2 de Septiembre de 2009 a las 12:00
Observo que Moa sigue sin decir palabra de las sociedades económicas de amigos del pais, ni de la Enciclopedia, cosas ambas de gran importancia en la Ilustración española.
Luego, si puedo, pondré algún comentario sobre estos temas.
13 ArrowEco, día 2 de Septiembre de 2009 a las 12:13
VV

Buenos días nos dé Dios.

"No respetaron los jueces a los sacerdotes, sino que con sus crímenes violaron atrevidamente la inmunidad eclesiástica. Encerraron a muchos en las cárceles con los criminales. Desde allí los llevaron al destierro y confiscaron los bienes de los que abandonaban la ciudad."

J. M. MIÑANA, De bello rustico valentino, 1752
14 ArrowEco, día 2 de Septiembre de 2009 a las 12:16
VV

Y el resultado obtenido:

"Su Santidad acuerda a la Majestad del rey Católico y a los reyes sus sucesores perpetuamente el derecho universal de nombrar y presentar indistintamente en todas las iglesias metropolitanas, catedrales y diócesis
e los reinos de las Españas... dando a Su Majestad el derecho universal de presentar dichos beneficios."


Concordato de 1753 - SS Benedicto XIV
15 crowley, día 2 de Septiembre de 2009 a las 12:24
Bueno, ya sé que la reflexión que adjunto quizás no cuadre mucho en un blog que más bien mira al pasado (reciente) que al futuro, pero creo que la clave principal de la decadencia de nuestra sociedad es la incapacidad de emprender proyectos a gran escala. El egoísmo y, si se me permite, el miedo al progreso, nos provocan una profunda miopía que seguro nos conduce a darnos una piña monumental como sociedad y especie...

"Nuestro futuro está en las estrellas, pero no será (sólo) la tecnología la que nos llevará a ellas (bastará poner a punto la fusión nuclear); para soportar un vacío desconocido hasta ahora para la humanidad, habremos de remodelar nuestras mentes y adaptarnos a unas escalas de espacio y tiempo completamente diferentes de las fijadas por nuestra herencia como homínidos. Debemos comenzar a pensar de forma muy distinta, a buscar nuevos horizontes mentales, y dejar de mirarnos los pies como miserables australopitecos. Me parece absolutamente vital para nuestra supervivencia a corto plazo que se reactive la carrera espacial y nos pongamos manos a la obra para conquistar Marte."

Un saludo y disculpen el excursum.
16 bacon, día 2 de Septiembre de 2009 a las 12:25
manuelp 9
personaje muy interesante, Cadalso, y eso que sólo vivió 40 años. El subtítulo de su Eruditos a la Violeta, «Curso completo de todas las ciencias, dividido en siete lecciones, para los siete días de la semana, publicado en obsequio de los que pretenden saber mucho estudiando poco», recuerda al presidente que aprendió economía en dos tardes.
Aunque para qué se va a estudiar, si con el bachiller se llega a ministro (pepiño, bermejo...) o virrey (montilla).

Sobre lo que dice Moa de que "apenas hay verdaderos científicos, ni afición por la ciencia pura...", viene bien la frase de Cadalso «En España en este siglo no hay quien no sepa que se ha de morir de hambre como se entregue a las ciencias».
17 ArrowEco, día 2 de Septiembre de 2009 a las 12:29
VV

Menos pensar en los marcianos y más progreso en la lucha contra el aborto.
18 ArrowEco, día 2 de Septiembre de 2009 a las 12:31
VV

Cuatro millones de parados...haber si "progresamos" en la creación de empleo.
19 bacon, día 2 de Septiembre de 2009 a las 12:33
Con Septiembre llegan los exámenes, señores.
Pregunta: ¿De quién son las siguientes frases antisemitas?.
Pista: Citado en el hilo de hoy.
------------
«¿Por qué los judíos no habrían sido antropófagos? Hubiese sido la única cosa que hubiera faltado al pueblo de Dios para ser el más abominable de la Tierra».

Refiriéndose a los judíos: «...una horda de ladrones y de usureros...».

«Me ordena hacerle un cuadro fiel del espíritu de los judíos, y de su historia; y, sin entrar en los caminos inefables de la Providencia busqué en las costumbres de este pueblo la cadena de acontecimientos que esta Providencia ha preparado».
«Son el último de todos los pueblos entre los musulmanes y los cristianos, y se creen el primero. Este orgullo en su descenso se justifica por una razón sin contrapartida; es que ellos son realmente los padres de los cristianos y de los musulmanes. Las religiones cristiana y musulmana reconocen a la judía como a su madre; y, por una contradicción singular, sienten por esta madre respeto y horror».

«Se desprende de este cuadro resumen que los hebreos casi siempre han sido o errantes, o tunantes o esclavos o sediciosos: aún hoy son vagabundos sobre la tierra, y para horror de los hombres, garantizando que el cielo y la tierra, y todos los hombres, se crearon para ellos solos».
20 ArrowEco, día 2 de Septiembre de 2009 a las 12:35
VV

"Nuestros tiempos son ya bastantemente ilustrados para que se dude de los verdaderos términos de la autoridad del sucesor de Pedro... un siglo en el que, por la gracia de Dios, ya no somos tan pollinos como antes."

Conde de Campomanes
21 bacon, día 2 de Septiembre de 2009 a las 12:37
17
Pues sí, que hasta mescalero encontraba hace pocos días en el aborto un equivalente de los antiguos sacrificios humanos.
22 Sorel, día 2 de Septiembre de 2009 a las 12:40
Buenos días.

Es menester citar en este caso a don Marcelino:

[...] ¿Y quién duda hoy que la expulsión de los jesuitas contribuyó a acelerar la pérdida de las colonias americanas? ¿Qué autoridad moral ni material habían de tener sobre los indígenas del Paraguay ni sobre los colonos de Buenos Aires los rapaces agentes que sustituyeron al evangélico gobierno de los Padres, llevando allí la depredación y la inmoralidad más cínica y desenfrenada? ¿Cómo no habían de relajarse los vínculos de autoridad, cuando los gobernantes de la metrópoli daban señal de despojo, mucho más violento en aquellas regiones que en éstas, y soltaban todos los diques a la codicia de ávidos logreros e incautadores sin conciencia, a quienes la lejanía daba alas y quitaba escrúpulos la propia miseria? Mucha luz ha comenzado a derramar sobre estas oscuridades una preciosa y no bastante leída colección de documentos que hace algunos años se dio a la estampa con propósito más bien hostil que favorable a la Compañía. Allí se ve claro cuán espantoso desorden, en lo civil y en lo eclesiástico, siguió en la América meridional al extrañamiento de los jesuitas; cuán innumerables almas debieron de perderse por falta de alimento espiritual; cómo fue de ruina en ruina la instrucción pública y de qué manera se disiparon como la espuma, en manos de los encargados del secuestro, los cuantiosos bienes embargados, y cuán larga serie de fraudes, concusiones, malversaciones, torpezas y delitos de todo jaez, mezclados con abandono y ceguedad increíbles, trajeron en breves años la pérdida de aquel imperio colonial, el primero y más envidiado del mundo. Voy a emprender la conquista de los pueblos de misiones (escribía a Aranda el gobernador de Buenos Aires, D. Francisco Bucareli) y a sacar a los indios de la esclavitud y de la ignorancia en que viven. Las misiones fueron, si no conquistadas, por lo menos saqueadas, y váyase lo uno por lo otro. En cuanto a la ignorancia, entonces sí que de veras cayó sobre aquella pobre gente. "No sé qué hemos de hacer con la niñez y juventud de estos países. ¿Quién ha de enseñar las primeras letras? ¿Quién hará misiones? ¿En dónde se han de formar tantos clérigos?", dice el obispo de Tucumán, enemigo jurado de los expulsados. "Señor excelentísimo", añade en otra carta a Aranda: No se puede vivir en estas partes; no hay maldad que no se piense, y pensada, no se ejecute. En teniendo el agresor veinte mil pesos, se burla de todo el mundo. ¡Delicioso estado social! ¡Y los que esto veían y esto habían traído, todavía hablaban del insoportable peso del poder jesuítico en América! [...]

23 ArrowEco, día 2 de Septiembre de 2009 a las 12:41
VV

#21 Lo comentaba ayer, para el que solo busca la felicidad e interés propio (objetivismo randiano liberal), el embarazo es considerado un impedimento, como cualquier otro, que hay que salvar.
24 crowley, día 2 de Septiembre de 2009 a las 12:44
Querido Arroweco

El comienzo de la victoria en la guerra fría de EEUU contra el "demonio rojo" no lo provocaron los antiabortistas con sus campañas, sino el proyecto APOLO rematado por Reagan con su "guerra de las galaxias"

Algunos no habrían dejado inventar el avión por miedo a los accidentes aéreos.
25 ArrowEco, día 2 de Septiembre de 2009 a las 12:45
VV

""El hombre, -cada hombre-, es un fin en sí mismo, no el medio para los fines de otros. Debe existir por sí mismo y para sí mismo, sin sacrificarse por los demás ni sacrificando a otros para sí mismo. La búsqueda de su propio interés, propio racional y su propia felicidad es el más alto propósito moral de su vida".

Ayn Rand
26 bacon, día 2 de Septiembre de 2009 a las 12:51
19
se terminó el tiempo.
Las citas son de Voltaire, tan anticatólico.
27 Sorel, día 2 de Septiembre de 2009 a las 12:51
En relación a la farsa que supuso el proceso contra la Compañia de Jesús ejecutado por el fatuo de Carlos III y para no abusar del corta y pega, recomiendo la lectura del Capítulo III, Expulsión de los jesuitas de España, de la obra de don Marcelino Historia de los heterodoxos españoles; para lo cual facilito el enlace al contenido del citado libro.

http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras...
28 kufisto, día 2 de Septiembre de 2009 a las 12:59
BB


por una vez estoy de acuerdo con el pater

el aborto es un crimen

ponte condón, pastillitas, d.i.u., o coitus interruptus, pero si haces diana...afróntalo
29 ArrowEco, día 2 de Septiembre de 2009 a las 12:59
VV

#24 Cuando dos demonios luchan, lo ideal es que ambos perezcan. Por desgracia la satisfación de los católicos no pudo ser completa.
30 bacon, día 2 de Septiembre de 2009 a las 13:02
25
"Ayn Rand defendía el derecho absoluto a las mujeres a abortar si así lo deseasen, ya que cada individuo tiene un derecho absoluto sobre su vida y su cuerpo"
de wikipedia
¿Qué más se puede decir?
31 ArrowEco, día 2 de Septiembre de 2009 a las 13:03
VV

#28 ¡No sabes la alegría que me reporta tu comentario!
32 ArrowEco, día 2 de Septiembre de 2009 a las 13:05
VV

#30 ¿Qué más podemos decir?

Pues podemos decir que "Por intermediación de Henry Hazlitt (periodista económico autor del librito clásico La economía en una lección), Ludwig von Mises conoció a la célebre filósofa y escritora objetivista Ayn Rand, de quien ya había leído El manantial, habiéndole gustado mucho. Ayn Rand, que ya tenía una cierta notoriedad pública en Estados Unidos, comenzó una campaña concertada para dar a conocer la obra de Von Mises: publicó recensiones de sus libros, lo citó en sus artículos y discursos, asistió a varias conferencias de Mises y, en fin, recomendó su lectura a sus seguidores. Varios economistas han afirmado que es en parte gracias a los esfuerzos de Ayn Rand el que la obra de Mises haya llegado a su audiencia."

(Fuente: The Passion of Ayn Rand, de Barbara Branden)"


33 ArrowEco, día 2 de Septiembre de 2009 a las 13:12
VV

En 1943, se publica El Manantial, de Rand. Y en 1949, Von Mises publica "La Acción Humana". Y yo me pregunto ¿cuánto habrá de influencia de Rand en el libro de Mises?
34 malagost, día 2 de Septiembre de 2009 a las 13:13
Buenos días, Don Pío: Solo unas palabras de ánimo en este nuevo curso que empieza. Que no nos rinda este calor mediocre y resentido que parece no tener fin. Por España siempre.
35 Sorel, día 2 de Septiembre de 2009 a las 13:21
Juan Pablo Forner y Segarra. Destaca entre su producción intelectual Oración apologética por la España y su mérito literario (1786) como respuesta a Nicolas Masson de Morvilliers y su Encyclopédie Méthodique, en la cual tiene el descaro y la desvergüenza de preguntarse lo siguiente: "¿Qué se debe a España? Desde hace dos, cuatro, diez siglos, ¿Qué ha hecho España por Europa?"

Contenido íntegro de su libro Oración apologética por la España y su mérito literario:

http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras...
36 manuelp, día 2 de Septiembre de 2009 a las 13:38
(Sería de desear que los comentarios no se perdiesen por las cuestiones más variopintas)

Ya salió la "conexión luciferina" entre Ayn Rand y von Mises. Pues de Ayn Rand sólo he leido "Los que vivimos" y me gustó bastante, si bien mi personaje preferido no es Kira Argounova, sino Andrei Taganov, el comunista que se suicida desencantado de la dirección que toma el comunismo y de que Kira siga viviendo con Lev Kovalensky, el chulo aristocrático amoral.
El objetivismo me parece un poco ingenuo, porque igual medida puede aplicarle la gente a uno y no sacrificarse en nada para nadie lo que conduciría evidentemente a la disolución de la sociedad.
"El manantial" no la he leido, pero he visto la pelicula, protagonizada por Gary Cooper, es buena, pero igual que el objetivismo, ingenua e irreal.
37 bacon, día 2 de Septiembre de 2009 a las 13:47
[A Pablo de Olavide] "Voltaire y los enciclopedistas lo acogieron como un mártir, víctima del terror inquisitorial"
----------------------
¡Pero la verdad es que Voltaire sufrió persecución no menos dura que la que sufrió Olavide!:

"A la muerte de Luis XIV en 1715, el Duque de Orleáns asumió la regencia y el joven Arouet escribió una sátira contra el mismo Duque que le valió la reclusión por un año en la Bastilla (1717), tiempo que dedicó a estudiar literatura. Una vez liberado, fue desterrado a Châtenay, donde adoptó el seudónimo de Voltaire (...) Sin embargo, como producto de una disputa con el noble De Rohan, fue encarcelado de nuevo en la Bastilla y al cabo de cinco meses, fue liberado y desterrado a Gran Bretaña (1726–1729) (...) En 1731 escribió la Historia de Carlos XII, obra en la que esbozó los problemas y tópicos que, más tarde, aparecieron en su famosa obra Cartas filosóficas, publicada en 1734 donde defendió la tolerancia religiosa y la libertad ideológica, tomando como modelo la permisividad inglesa y acusando al cristianismo de ser la raíz de todo fanatismo dogmático. Por este motivo, en el mes de mayo se ordenó su detención (...) En 1742 su Mahoma o el fanatismo es prohibida (...) Producto de algunas disputas con este monarca se le expulsó nuevamente de Alemania y debido a la negativa de Francia de aceptar su residencia, Voltaire se refugió en Ginebra, Suiza, lugar en el que chocó con la mentalidad calvinista (...) Fruto de esta época fueron el Poema sobre el desastre de Lisboa (1756) y la novela corta Cándido o el optimismo (1759), obra que será inmediatamente condenada en Ginebra por sus irónicas críticas a la filosofía leibnitziana y su sátira contra clérigos, nobles, reyes y militares."

http://es.wikipedia.org/wiki/Voltaire
38 kufisto, día 2 de Septiembre de 2009 a las 13:49
BB

pues ese "los que vivimos" parece ser un plagio de los "demonios" de dostoievski: esa Kira sería la coja, el comunista suicida sería Shatov (creo que se llama así en la novela) y el chulo aristócrata sería Stavroguin.

por otra parte, me parece la mejor novela de Dostoievski
39 bacon, día 2 de Septiembre de 2009 a las 13:51
37
Y lo mismo puede decirse de tantos otros: Kant vio prohibida una obra por Federico II, sin Inquisición ni catolicismo por ninguna parte.
40 manuelp, día 2 de Septiembre de 2009 a las 13:54
"Los que vivimos" se parece a "Los Demonios" como un huevo a una castaña. Lo poco que he leido de la obra de Dostoyevski, plantea como casi toda su obra el dilema moral entre el bien y el mal, mientras que la obra de Rand es cuasiautobiográfica y fue de las primeras en dar a conocer la gran mentira de la URSS.
41 bacon, día 2 de Septiembre de 2009 a las 13:57
La verdad es que lo despreciable de la filosofía de Rand es que su propuesta de egoísmo total ha calado enormemente en la mayor parte de nosotros. Naturalmente, para propugnar tal egoísmo radical, Rand, necesariamente, necesita del ateísmo.
Es el deseo de vivir sin atender más que los propios deseos lo que da alas hoy al ateismo y al ataque a la religión. Es llamativo cómo filósofos coetáneos de biografías con bastantes puntos en común han dado lugar a posturas tan contrarias: habiendo huído del nazismo a Estados Unidos, la de Eric Voegelin es opuesta a la de Rand y al liberalismo.
42 manuelp, día 2 de Septiembre de 2009 a las 14:02
# 41

Por lo poco que sé de él, me parece que despachar el objetivismo de Rand con el calificativo de "egoismo total" es un poco superficial. Si bien no admite sacrificarse por nadie, tampoco exige que se sacrifique nadie por ella.
No se puede salir de un dogmatismo para caer en otro igual ó peor.
43 bacon, día 2 de Septiembre de 2009 a las 14:05
"Salvo un violento repunte con Felipe V, su actividad fue escasa, como revela el caso de Pablo de Olavide, intelectual de origen peruano..."

¡Anda! ¿a esos no los "habíamos" exterminado a todos?.
44 tigrita, día 2 de Septiembre de 2009 a las 14:14
10--jjvr, Se dice que en la movida que protagonizaron los comunards de Paris a finales de 1800, para averiguar quienes habían participado en ella, a los sospechosos bastaba con mirarles las manos, y si las tenían callosas, entonces eran culpables y al paredón. Con el capitalismo liberal ocurren estas cosas, a veces cansados de comer carne proletaria, toman gusto por amor al cambio en comer de la propia. Esto explica lo de Chile. Anda con cuidado jjvr, que tu eres un bocado apetitoso.
45 Vendeano, día 2 de Septiembre de 2009 a las 14:26
#12 manuel p

Supongo que don Pío aún tiene mucho que contar acerca de la ilustración en España. ¿No te parece suficiente para el post de hoy?

Me encanta el rapapolvo a Carlos III. La tentación de arreglar los problemas expulsando o acabando con un grupo de población, o también la necesidad perversa del poder de afirmarse aplastando de vez en cuando a otros poderes menores que contrapesan saludablemente el suyo. No debemos esperar que el poder se autolimite, sino que se expanda si no hay contrapeso.

Otro acontecimiento fué el intento de expulsión de los gitanos en 1749, bajo Fernando VI y el Marqués de la Ensenada. En esto Carlos III fué más positivo que con los jesuítas, dando la pragmática sanción de 1783, que buscaba su integración.

En general, el XVIII español parece un intento de refundación basado en principios franceses estatistas y centralizadores (como #manuelp ha repetido en muchas ocasiones), de relativo éxito como dice don Pío, pero de poco fuelle por desconectar de tradiciones más propias (inoperantes por otra parte al faltar una élite que las representase en instituciones). La guerra de la Independencia liberó las fuerzas populares sin darles una forma positiva que pudiese dar vida a una nueva constitución de la nación, un nuevo pacto que renovase las formas manteniendo el espíritu propio, tan liberal en el fondo, del pueblo español. Informe, devino factor negativo y reaccionario del siglo XIX, mientras que la tendencia modernizadora degeneraría en la locura de 1868 y el "republicanismo" utópico de 1931.

Me ha dado que pensar la reinterpretación del grabado de Goya "El sueño de la razón produce monstruos". No me parece, como a don Pío, que el personaje esté despierto y se tape la cara. Creo que Goya representó a un hombre dormido, que ha abandonado la vigilia ("la vigilancia" de su conciencia). Parece, por su situación en la mesa, en esa etapa de "ensueño" previa al auténtico sueño (REM), fase de ensueño en la que mezclamos (¡peligrosamente!) realidad y fantasía. Es posible que el sujeto haya sacado sus monstruos (que, en efecto, llenan el espacio real de su habitación) de su reciente lectura, en ese momento en el que el lector insomne apoya la cabeza sobre el libro y se abandona.

Es esa razón frontera entre sueño y realidad, esa razón con la guardia baja y pervertida por los deseos ("Razonar: sopesar probabilidades en la balanza del deseo" - Ambrose Bierce) la que pudo representar Goya, aun sin saberlo (y si non è vero è ben trobato). Como gran artista, no anuló la enorme fuerza de algo tan equívoco y sugerente. Mejor, pues hoy, "escaldados" de "los sueños de la razón" (es decir, de las utopías constructivistas bienintencionadas... y asesinas), vemos muy bien (algunos) el peligro de una razón servidora del deseo en general y de la supervivencia del bicho humano en particular, "racionalizadora" (disimuladora) de nuestras debilidades y caprichos. Como no podemos renunciar a ella, deberíamos atarla corto por medio de esas instituciones reguladoras tradicionales que hemos elaborado evolutivamente, entre ellas la religión.

Excelente también el análisis del resto de las obras de Goya. Por si acaso, copio los post de don Pío, a la espera de su libro.
46 bacon, día 2 de Septiembre de 2009 a las 14:40
manuelp 42
lo que digo es que la filosofía de Rand es una defensa del individualismo egoísta extremo, y a mi eso no me gusta y me parece inmoral.

Cuando se habla del "liberalismo salvaje" yo siempre digo que tal cosa no existe en la práctica, que en todos los estados reales, incluyendo, por supuesto, los EEUU, hay un grado considerable de intervención del estado, protección de los menos desfavorecidos, etc.

Pues Rand sería la representante de ese liberalismo egoísta a ultranza.

Lo que ocurre es que además de liberal era libertaria, de ahí que caiga bien a unos cuantos (y no me refiero a Vd., hablo en general): partidaria de libertad para abortar, producir, vender y consumir drogas, pornografía, propaganda nazi, contraria al servicio militar obligatorio, etc.
47 bacon, día 2 de Septiembre de 2009 a las 14:50
decir que "el sueño de la razón produce monstruos" es incurrir en anfibología, de la que se escribía recientemente en el blog: ¿quiere decir que los monstruos los produce la ausencia de razón, como el sueño es la ausencia de vigilia, o que es la propia la razón, como parte de su actividad -soñar- la que los produce?.

Hoy se sabe que, para el hombre, soñar es necesario. Si también lo fuese para "la razón" -como si ésta fuese externa al hombre-, es decir, si admitimos que ésta puede extraviarse -abandonar la vigilia-, entonces ambas interpretaciones coincidirían.
La razón es un instrumento útil y válido, pero ¿alguien cree que no puede extraviarse?. A quien pueda creerlo le aplico el dictum de manuelp:
"No se puede salir de un dogmatismo para caer en otro igual ó peor".
48 manuelp, día 2 de Septiembre de 2009 a las 15:01
# 45 Vendeano

Muy ajustado y profundo este párrafo suyo:

En general, el XVIII español parece un intento de refundación basado en principios franceses estatistas y centralizadores (como #manuelp ha repetido en muchas ocasiones), de relativo éxito como dice don Pío, pero de poco fuelle por desconectar de tradiciones más propias (inoperantes por otra parte al faltar una élite que las representase en instituciones).

En efecto, ya que la catástrofe de la época de los Austrias se habia consumado, tocaba empezar de nuevo. Lo que ocurre es que con nuestros queridos amigos los franceses se cumple lo que dice la canción: "Ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio".

Lo del hilo de hoy es más que suficiente pero es que creo que Moa está dando de lado temas que son capitales en la Ilustración, como esos que menciono.

49 manuelp, día 2 de Septiembre de 2009 a las 15:04
# 47 bacon

La razón claro que se extravia, porque no es algo ajeno al hombre, es la forma que tiene el hombre de conocer, nada más.
Las catástrofes enormes que se han visto en el siglo XX y XIX no eran producto de la razón, sino de los adelantos tecnológicos. ¿Se imagina usted a Gengis Khan disponiendo, en lugar de arqueros a caballo, de baterias de misiles y divisiones acorazadas?.
50 Contable, día 2 de Septiembre de 2009 a las 15:06

70 aniversario del comienzo de la 2ª Guerra Mundial.

Los socialistas rusos invaden Polonia, y se comen la mitad oriental de la misma. Dirigidos por Stalin, y de acuerdo con los alemanes.

Tras 70 años, y tras la desaparición de la URSS, Rusia todavía NO HA DEVUELTO estos territorios a los polacos.

---

Ah, por cierto, también los socialistas alemanes de Adolfo Hitler invadieron Polonia y se zamparon la mitad occidental de la misma.

« 1 2 3 4 5 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899