Pío Moa

« Tercera respuesta a César Vidal (I) / El colmo de la abyección política | Principal | (y III) Errores de hecho de César Vidal / ¿Años perdidos, los 40 y 50? »

(II) Errores metodológicos de César Vidal / Opiniones de liberales sobre Franco

29 de Junio de 2011 - 09:01:31 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

 

 

 Dicho de otro modo, cuando uno oye a ciertos liberales o que se dicen liberales, parece que ellos hubieran vencido a la revolución o hubieran sido feroces enemigos que hacían temblar a Franco, un poco al modo como los monárquicos de Ansón. Esto no es serio y hay que atenerse a los hechos y no a las declamaciones ideológicas. Si la democracia viene del franquismo, está claro a quien debemos agradecerla.

 

   Pero si César Vidal equivoca el verdadero problema planteado, también parece entender el liberalismo de un modo por así decir metafísico.  Si uno se pone estupendo verá que no existe ni ha existido ningún régimen totalmente liberal en el mundo, y si considera un conjunto de rasgos liberales como la base de la legitimidad, ninguno sería legítimo tampoco. Ahora bien, el régimen de Franco no fue liberal,  pero tenía rasgos liberales muy importantes; o el régimen hegemonizado durante largos decenios por la socialdemocracia sueca tenía fuertes rasgos antiliberales, pero no dejaba de ser una democracia liberal.

  

Creo que este error del señor Vidal tiene que ver con un fallo metodológico de manejo defectuoso de las fuentes, en este caso de las citas, error muy frecuente (lo he señalado en Preston y su escuela, entre otros) y no solo entre historiadores inexpertos.

  

El análisis histórico no puede tomar las citas sin más. Lo he explicado, por ejemplo, en relación con las abundantes de Largo Caballero sobre la guerra civil que yo mismo he expuesto y que denotaban bien a las claras sus intenciones. Sin embargo es propio del hombre, y casi diría aun más del político, contradecirse y sostener en un momento una cosa y en otro otra. Largo hablaba de democracia lo mismo que de dictadura del “proletariado”.  Y aun tienen más importancia las contradicciones entre las declaraciones y los hechos. Ciertamente, en política las palabras son fundamentales, pero solo podemos darles su verdadero sentido contrastándolas con los actos, que muy a menudo no son consecuentes con ellas.  Es decir, ¿en qué habrían quedado las citas de Largo si no hubiera organizado, efectivamente, la guerra civil? Habrían quedado en poco más que peligrosos  pintoresquismos. Cosas así ocurren bastante a menudo en la historia, lo mismo que invocaciones virtuosas  materializadas luego en actos brutales.

  

Así, en relación con las citas de Franco: ¿fue consecuente Franco con sus declaraciones antiliberales? Solo parcialmente. Él salvó la propiedad privada de la mayor amenaza que haya sufrido nunca en España, y este es un punto básico que un liberal debe valorar en el más alto grado. Creó un estado pequeño, también en los años 40, y lo mantuvo así durante toda la historia de su régimen, y esto también debe apreciarlo un liberal, porque tiene amplias consecuencias económicas y políticas. Ese estado no se inmiscuía demasiado en los asuntos personales de los individuos (al revés que ahora, por cierto), y permitía, por ello y por su poco tamaño, una muy considerable libertad personal, aunque restringiera la política. Si no tenemos en cuenta hechos como estos y nos dejamos llevar solo por las palabras, nuestras conclusiones serán inevitablemente erróneas o dogmáticas.

 

   Al citar debe aclararse también lo que  entiende el citado por los conceptos que usa. Así, ¿qué quería decir en concreto Largo Caballero cuando hablaba de democracia, o Franco cuando exige un estado totalitario? Algo bastante distinto de lo que entendemos hoy por tales cosas. Franco quería decir, en lo esencial, que el estado debía intervenir en las relaciones entre obreros y empresarios, para lo cual creó los sindicatos llamados verticales (que solo tienen semejanzas muy lejanas con los sindicatos actuales, aunque a menudo se acusa a estos de una especie de verticalismo) y aplicar una censura previa de prensa (debe entenderse que la censura existe en todo tiempo y lugar, pero en un estado liberal queda al arbitrio de las empresas particulares, lo cual permite una libertad mucho mayor: cada medio de masas aplica la suya muy claramente, y ni en LD se permitirían proclamas comunistas ni en El País se permite siquiera el derecho de réplica. Por no hablar de la muy extensa censura impuesta por la “corrección política”). Aquí sí puede decirse que este concepto de Franco no es liberal pero, desde luego, tampoco totalitario tal como hoy entendemos el concepto: tendencia  del estado a ocupar o usurpar todo el espacio social; algo que se produjo en los países comunistas pero ni de lejos en el franquismo en ninguna de sus etapas.  Si el historiador no atiende al significado de los conceptos según quien los use, corre serios riesgos de confundirse y confundir a sus lectores.

 

   Ni siquiera la Falange era totalitaria: su componente católico la alejaba de los fascismos, incluso del mussoliniano (aunque tomara bastante de él), y muchísimo más del nacionalsocialismo, que este sí tenía mucho más de totalitario. En los años 40 hubo numerosos roces entre la Falange, la Iglesia y gran parte del ejército. En todos o casi todos los casos la Falange  salió perdiendo. Un historiador debe tomar estos hechos muy en consideración. El estado franquista fue, desde el mismo principio, meramente autoritario, y a él se aplican, en los mismos años 40, los requisitos con que  el sociólogo Juan Linz distingue este tipo de régimen. Como ya observó también Julián Marías, por ejemplo.

 

   Lo mismo ocurre con el término “liberal”: ¿Qué entendía Franco por tal cosa? Un régimen sin ningún principio político o moral claro, que por ello mismo abría el camino a la revolución, al comunismo, que era su verdadero enemigo y al que realmente venció. Franco tuvo una formación liberal, y en vísperas de la república era partidario de una democratización en orden. La experiencia de la república le llevó a caracterizar el liberalismo como hemos dicho, pues en España ocurrió algo de lo que él decía. Aunque tal vez se objetará que ni Ortega, ni Marañón ni Pérez de Ayala, ni Azaña ni los líderes republicanos en general eran liberales genuinos: quizá pero en cualquier caso eran lo más parecido al liberalismo que había entonces, y su república abrió paso a la revolución o se mostró incapaz de contenerla. Fue una experiencia histórica real, de la que Franco y muchos otros sacaron conclusiones sin duda excesivas y confusas, pero bastante comprensibles, dadas las circunstancias. Y en todo caso siguió sin haber en España una fuerza realmente demoliberal, e incluso actualmente esta es pequeña, véase si no, la involución que ahora mismo sufre el régimen.  

 

En la próxima y final entrega, veré algunos otros errores concretos en que incurre César Vidal por su modo de tratar las fuentes.

 

-------------------------------

 

   Algunas opiniones de liberales sobre Franco:

*** Paul Johnson, en entrevista de Arcadi Espada:

 A Reagan y a Thatcher hay que añadir Wojtyla. Los tres ayudaron, junto con Gorbachov. Aunque Gorbachov falló porque pensaba que el comunismo podía reformarse. No se puede. El comunismo es hasta tal punto una totalidad que cualquier intento de reforma lo destruye. Hubo revolución en Polonia, porque los polacos son muy buenos revolucionarios. Pero no puede decirse que el 1989 haya sido una revolución en el sentido al que estamos acostumbrados. Tampoco hubo una revolución en España. Aunque eso fue gracias a Franco, que preparó con mucha inteligencia la sucesión, a partir de la creación de una clase media muy sólida. Franco fue un hombre extraordinario.

P. Sí, eso dicen.

P. Uno de los hombres más inteligentes del siglo XX. Algún día la población española colocará a Franco en el lugar que merece.

***Salvador de Madariaga: Me llamó la atención por su inteligencia concreta y exacta más que original y deslumbrante, así como su tendencia natural a pensar en términos de espíritu público sin ostentación de hacerlo.

***Vernon Walters: El general Franco se levantó para indicar que la reunión había terminado (…)  (Me aseguró que) no habría una segunda guerra civil (…) Al irme me estrechó la mano y me dijo, casi en un susurro: “Mi verdadero monumento no será la cruz del Guadarrama. Mi verdadero monumento será lo que no encontré cuando me encargué del Gobierno de España, la clase media española (…) Fue la última vez que vi a Francisco Franco Bahamonde, Caudillo de España y Generalísimo de los Ejércitos. Según volvía a Madrid en coche me preguntaba cuántos estadistas serían capaces de discutir sobre su propia muerte de modo tan desapasionado como él. Su carácter no correspondía al del español excitable y gárrulo imaginado por tantos noreuropeos y norteamericanos”

***Carlton Hayes: “Pronto me di cuenta de que ningún parecido guardaba el general con las caricaturas que de él corrían en la prensa izquierdista de los Estados Unidos

***Winston Churchill: “Hay que elogiar la decisión española de mantenerse fuera de la guerra (…) Debo decir que yo considero que entonces España rindió un servicio, no solo al Reino Unido, al Imperio británico y a la Commonwealth, sino a la causa de las Naciones Unidas. Por ello no simpatizo con quienes creen inteligente, e incluso gracioso, insultar y ofender al Gobierno de España en cualquier ocasión”.

***Diego Hidalgo: Capacidad de trabajo (…) Clara inteligencia (…), comprensión y cultura (…) De sus virtudes, la más alta es la ponderación al examinar, analizar, inquirir y desarrollar los problemas (…) Es exigente a la vez que comprensivo, tranquilo, decidido (…) Uno de los pocos hombres de cuantos conozco que no divaga jamás (…) Nunca lo vi jubiloso ni deprimido.

 --------------------------------------

 

****La juez Murillo: "¿Un tiro en la nuca a seres inocentes es violencia política?" En España sí. Y además, recompensado políticamente por un gobierno mafioso.

 

****Los Tous tendrán que pagar 310.000 euros a la familia del ladrón fallecido. ¿No es esto vulnerar el más elemental sentido de la justicia? ¿No es atacar brutalmente a las víctimas?  ¿No es prevaricación en gran escala? Si un ladrón amenaza tu vida y tu hacienda, no tienes derecho a oponerte, y si te opones tienes que indemnizar al asaltante.  Tanto magistrado proetarra y pro delicuente... Siguen en ello a los políticos.

Comentarios (176)

« 1 2 3 4 »

1 Apolinar, día 29 de Junio de 2011 a las 09:17
Plas, plas, plas,...

Claro y diáfano, D. Pío. En esta y en su anterior intervención. Es obvio que D. César, intelectualmente hablando, no sabía dónde se metía con sus «acotaciones».

Enhorabuena, D. Pío. Siga escribiendo más libros.
2 Escali, día 29 de Junio de 2011 a las 09:26

La frase de Franco sobre la clase media es fundamental. Ese fué su gran triunfo, como él sabía perfectamente. Dejó un país con una clase media amplísima que acorchaba cualquier intento de extravagancia política.

¡Es la economía, imbécil! es una frase perfecta que resume la estrategia social de Franco. Nivel de ingresos suficientes para la gran mayoría de la población, mas Seguridad Social y Seguro de Desempleo, y que vengan los rojos a montar revoluciones. Lo tenía clarísimo.

3 lannes18, día 29 de Junio de 2011 a las 09:39
Brillante, D. Pio, a un nivel tan alto que sin quererlo deberia avergonzar a CV, si tuviera esa capacidad. Me temo que en cambio lo que provocara sera la envidia.

Solo un pero, una apreciacion personal que por descontado es discutible. Yo si creo que la Falange estaba cerca del totalitarismo, quiza no al nivel que los nazis, pero si como el fascismo italiano. Otra cosa es que por descontado Franco NUNCA permitio que tuivieran apenas poder y sus ideales apenas influyeron en las idea que tenia en mente Franco para España. Como persona inteligente que era hizo un minimo de concesiones para satisfacerlos, sobre todo mientras la situacion politica internacional era favorable a Alemania, pero siempre bien atados y por tantos sus tintes totalitarios no se extendieron apenas al regimen Franquista.
4 Askari, día 29 de Junio de 2011 a las 09:42
Demostrado queda que Franco tenia un concepto diferente de "liberal" que Cesar Vidal.

Asi que hacemos bien en aclarar primero que entiende cada uno por liberal , antes de postularle como anti- o pro- .

Tambien hay que preguntarse si el posicionamiento anti- o pro- hay que basarlo en citas y discursos , o mejor en los hechos de cada uno.

5 lannes18, día 29 de Junio de 2011 a las 09:45
El concepto que tenia Franco de liberal esta mas o menos claro... el que tiene CV me temo , por el rumbo que esta tomando ultimamente, que no esta nada claro... ¿para el sera acaso necesario ser un radical protestante anticatolico para ser liberal?

6 Askari, día 29 de Junio de 2011 a las 09:49
lannes18

Cesar Vidal es marginalmente mas liberal que Luis XIV , el rey sol borbonico.
7 manuelp, día 29 de Junio de 2011 a las 10:03
# 3 lannes18

Yo si creo que la Falange estaba cerca del totalitarismo, quiza no al nivel que los nazis, pero si como el fascismo italiano.

En la Falange el único personaje importante que se acercaba un poco al totalitarismo era Ramiro Ledesma y fue apartado y apartándose pronto al punto de que en julio de 1936 estaba fuera de ella. La Falange de después de la guerra tenía aún menos de totalitaria que la de antes de ella.
Y el fascismo italiano cae de lleno en lo que hoy llama la atención el sr. Moa de contradicción entre palabras y hechos. Basta leer las "Conversaciones con Mussolini" de Emil Ludwing de 1934 para ver que la ideología de Mussolini no era demasiado totalitaria en esas fechas, su época más totalitaria fue la última, la de la república de Saló, cuando ya todo estaba perdido para él.
El dirigente de Falange más influido por el fascismo italiano, Rafael Sanchez Mazas, tomó el aspecto sobre todo estético-renacentista de él igual que el más influido por el nazismo alemán, Onésimo Redondo, no tenía absolutamente nada en común con el supremacismo racista nazi y era un católico ferviente y practicante.
8 nacaital, día 29 de Junio de 2011 a las 10:05
El problema reside en qué consideramos liberal. Los redactores de la Constitución de 1812, ¿eran liberales? ¿Y los que protagonizaron la Restauración? Durante la II República, ¿había liberales en España? Hombre, agarrarnos a Marañón y a Ortega como a un clavo ardiendo ya son ganas...Como bien apunta lannes (5), durante mucho tiempo, para obtener patente de liberal era condición sine qua non declararse anticlerical. Convendría aclarar previamente una serie de conceptos y, en primer lugar, discernir entre liberal y conservador, como tan magistralmente lo hizo Hayek.
En definitiva, este hilo iniciado por la absurda polémica provocada por CV es muy interesante. Si dispusiéramos de más tiempo...
http://blogdenachodiazdelgado.blogspot.com
9 alonso_4, día 29 de Junio de 2011 a las 10:06
Oposición

Como muy acertadamente se apunta en los comentarios anteriores, puede citarse a La Falange como uno de los elementos que podemos considerar como "la oposición" a Franco. Impotente, como otras, pero oposición real al fin y al cabo.

Aunque las declaraciones, escritos, etc, del Régimen, glorifican a La Falange, cosa que D. César Vidal y demás sabihondos despistados parecen aceptar a pies juntillas, pues resulta que sólo fué a efectos folclóricos. La Falange como tal fue desactivada y disuelta ¡¡en 1937!!, mediante el sencillo expediente de fusionarla con otras muchas organizaciones y partidos.

Los restos falangistas que quedaron, estuvieron presentes por ejemplo en las algaradas estudiantiles del 56, y más adelante

apoyaron a las nacientes CCOO. Fue gracioso cuando al entrar Franco en El Escorial, un grupito de falangistas le mostraron visiblemente su oposición y desprecio en pleno Patio de Los Reyes.

Para bien o para mal, una vez terminada la guerra, La falange y los restos del fascismo se usaron como un objeto de "usar y tirar" y más bien como esto último.

Si sólo nos fijamos en escritos y declaraciones, pero no en los hechos, sacaremos unas conclusiones tan descabelladas y alejadas de la realidad como las que mantiene D. César Vidal. Que mejor se dedique a otra cosa.
10 pablocj, día 29 de Junio de 2011 a las 10:06
Esta es la diferencia entre realizar un análisis utilizando el sentido común y otro utilizando el dogma.
Por eso yo no me declaro liberal, por muy a favor que esté de la economía de mercado.
Como mucho, si tengo que declararme algo, conservador (estilo americano), es decir el sentido común, está por encima de cualquier teoría política.
Nunca seré tan inconsciente como para anteponer el dogma teórico al sentido común, como hacen los liberaloides cuando hablan alegremente de legalizar (legitimar) las drogas o eliminar los ejércitos.

Por cierto, ya que menciona lo de la falange (no soy yo muy fan de ésta) y los sindicatos verticales.
A ver si tiene tiempo y cuelga un artículo señalando diferencias y parecidos entre los sindicatos franquistas y su función e influencia(téorica y real) y los actuales.
11 Hegemon1, día 29 de Junio de 2011 a las 10:08
Efectivamente, habría que aclarar lo que Franco entendía por liberalismo. Si sólo aglutinaba lo que ahora nosotros defendemos o a muchas más cosas. El propio Mises dijo que jamás había existido un Estado totalmente liberal. El acercarse a él lo más que se pueda era ya de por sí un logro. El Estado liberal, muy al contrario de lo que muchos piensan, no es utópico ni se deben basar sus críticas a su imposibilidad. La racionalidad no puede ser imposible.

Es como algunos liberales que pensamos que el liberalismo puro y dogmático, en algunos aspectos, no se puede aplicar en España, como en la Educación o en la Sanidad. En la primera porque aún no tenemos las bases para que los entes privados se encarguen de ofrecer una educación de calidad y competitiva en la que cualquier español pueda elegir libremente su centro de enseñanza. Seria lo ideal como también sería ideal que el Estado ofreciera una educación pública libre y de calidad que compita con las ofertas educativas privadas ¿Por qué? porque no todos los españoles pueden optar a una enseñanza de calidad si esta no es pública. El pilar fundamental de un Estado liberal es la educación y el Estado bien podría ser una agente que ofreciera esa educación cumpliendo perfectamente con los principios liberales.

En la Sanidad, al contrario que en USA, por la mentalidad de los propios españoles creada por el franquismo, no se entiende otra cosa que la Sanidad Pública. El sisetma privado de sanidad es muy básico, marginal. No es lo más idóneo, puede ser, pero es lo mejor que se tiene. No existen un sistema de aseguradoras que puedan sustituir ahora mismo el sistema público por el privado. ¿Soy antiliberal por ello? No, sólo constato unos hechos de forma racional. Si los afrontamos así y queremos cambiarlo, dentro de lo posible, se puede crear otro sistema que incluso compita con el público, sea privado y mejore la calidad. Ahora mismo no es el caso. ¿Soy antiliberal por expresar esta opinión razonada?

Creo que el problema de algunos liberales, esto es opinión personal, es que quieren asemejar España con los paises anglosajones, los que ellos consideran liberales "fetén", obviando la propia cultura española y su historia, en la que de alguna manera, algunos reniegan. El propio Cesar Vidal creo yo.
12 lannes18, día 29 de Junio de 2011 a las 10:11
Por descontado yo no pongo al mismo nivel el totalitarismo del fascismo italiano, ni de la falange, con el de los nazis o los socialistas que son expresiones maximas... quiza es solo una diferencia de apreciacion o semantica. El fascismo de italia y españa si queria un control totalitario de muchos aspectos de la nacion,(por ejemplo la educacion) y en este sentido son totalitarios, pero no un control total y absolutamente totalitario como los otros mencionados, y en este sentido no serian totalitarios, en el sentido de totalitarismo nazi y socialista.
13 lannes18, día 29 de Junio de 2011 a las 10:22
Hegemon,

algunas apreciaciones... EN EEUU existen tanto colegios publicos, y algunos muy buenos, como sanidad publica, que no tiene tampoco mucho que envidiar a la sandiad publica española, por ejemplo en tiempos de espera. Eso si, lo que existe es LIBERTAD, esa es al diferencia entre un estado liberal como EEUU y une stado socialista como España.

Hay libertad tanto en los centro publicos como privados, hay libertad para enseñar lo que ceran conveniente y los padres para elegir lo que quiera hay tantas diferencias de libertad que necesitaria muccho timepo exponerlas... y en la sanidad lo mismo, hay libertad, libertad que se quiere cargar Obama y por lo mismo, al menos en EEUU, no se lo van a perdonar.

Comparto contigo que se debe tener en mente las tradiciones de la nacion, y que no se pueden hacer cambios radicales si no se tienen las bases para poder hacerlos, pero esto no puede ser una excusa para ir poco a poco tendiendo a un regimen mas libre , liberal viene de libre, es lo que cuando se tenga dudas sobre liberalismo se debe recordar siempre y no se equivocara uno. Y en España actualmente tenemos MUY POCAS libertades individuales y cada vez menos.... y si, muchas menos que en epoca de Franco.
14 Percy, día 29 de Junio de 2011 a las 10:22
En Pío Moa se puede seguir un argumentación clara, apoyada con documentos y con referencia a hechos no controvertidos, al menos cuando habla de temas que conoce muy bien. Es cierto que cuando trata de otros temas es fácil discrepar porque no son fruto de una reflexión sólida, pero es no es significativo, porque todos en un blog o en el bar tenemos tendencia a opinar con demasiada facilidad y autoindulgencia. En César Vidal veo -por el contrario- claramente la frustración de quien se cree superior y no comprende cómo el mundo académico no se lo premia. Es obvia su falta de originalidad, su aplicación de esquemas previos a la realidad que pretende comprender , su mal tono, su oportunismo y su soberbia. Moa no ha sido aceptado por muchos miembros de la historiografía académica pero no lo necesita: en el fondo todo estudio sobre la guerra civil y la república debera partir de él so pena de no decir nada interesante si no lo hace. La obra de Vidal es del todo prescindible, en el mejor de los casos divulgación sin la que uno puede pasarse tranquilamente. No en vano creo que la fuente de esta polémica es, aparte de contentar a determinado público (eso que en catalán se llama jugar a la p u t a y a la Ramoneta) la envidia. Algo pasa en esta casa de liberales cuando todos los comentarios que he intentado introducir en la absurda perorata de ayer y me han sido censurados.
15 Apolinar, día 29 de Junio de 2011 a las 10:24
Creo que era Federico Suárez quien muy atinadamente decía que a un político u hombre de gobierno hay que juzgarlo históricamente por lo que hizo y, muy secundariamente, por lo que dijo. Si no recuerdo mal, se refería a Azaña: si hubiera que hacerse una idea de quién fue Azaña leyendo sus escritos, bien se podría pensar, al margen de ideologías, que el alcalaíno era un genio político. Sin embargo, atendiendo a lo que hizo, decía Suárez, Azaña fue un desastre. Buen escritor y agudo observador, pero un desastre como político.

También en este aspecto, D. Pío ha procedido con mucho más rigor que D. César: si uno quiere acercarse históricamente a una época o un personaje, tiene mucho menos valor el contenido de sus discursos o declaraciones de ocasión que los hechos que protagonizó, o en los que participó, o provocó, etc.
16 Percy, día 29 de Junio de 2011 a las 10:25
hegemon1, tienes toda la razón en que el liberalismo puro no se puede aplicar a España. Yo diría más: ningún modelo ideal se puede aplicar a la realidad. Por eso el 'pensamiento`de Vidal me parece una simple transposición de esquemas generales a la realidad, no un análisis de ella. Me resulta algo demasiado elemental y chapucero. Tal vez por eso es capaz de creerse las estupideces de teólogos de tres al cuarto que no saben nni seguir un silogismo. Es sintomático que venga de los testigos de jehová. Nadie con dos dedos de frente caería en eso.
17 Percy, día 29 de Junio de 2011 a las 10:29
iannes 18: eres muy optimista al pensar que Vidal puede tener el mínimo atrisbo de vergüenza... Si lo tuviera no hbiera empezado atacando a un especialista en un tema que domina. Yo nunca lo haría. Si no fuera por falta de tiempo sería conveniente reunir un grupo de compañeros y, cada uno en su especialidad, dedicarse a entresacar gazapor en los centenares de libros de César. Yo en mi especialidad he encontrado algunos muy divertidos. Aparte de falta de tiempo, no lo hago por no alegrar a otra gente que aún es peor que él, si cabe...
18 xing, día 29 de Junio de 2011 a las 10:41
La frase de Franco a Walters sobre la clase media española se suele citar incompleta, pues Walters afirmaba que Franco también le dijo que España "irá lejos en el camino que desean ustedes, los ingleses y los franceses: Democracia, pornografía, droga y qué sé yo."

Eso implica que Franco conocía los planes del Rey, y si no los aprobaba, al menos era consciente de que tenía que tomar su camino como él tomó el suyo. Y que no era un obtuso e intransigente católico que pretendiera ser azote de herejes y subir a los altares como ejemplo para los fieles.

Se desprecia a Franco como militar (que hace falta ser burro). Pero probablemente por ser militar sabía que hay tantas maneras de ejercer el poder, de mandar, como personas, y uno no puede honestamente comportarse de forma continua de una manera opuesta a lo que dicta la conciencia.

En ese sentido, Franco fue mucho más liberal que muchos gobernantes de hoy en día, que hipotecan el futuro de los ciudadanos, y de los bisnietos de los ciudadanos de hoy, por su propia ideología. Franco era lo que era, un militar bastante más culto que la media de su época (primer tercio del S. XX) que por circunstancias de la vida se vio en el brete de tener que hacerse cargo del país que juró defender hasta la última gota de su sangre. Se cargó de la legitimidad que él creyó conveniente (hoy nos puede parecer que esa legitimidad era insuficiente, o incluso que no era tal, pero entonces el 90% de la nación sí lo creía así) y gobernó con más o menos acierto, según rachas. Pero no se le puede achacar, en ningún caso, búsqueda de provecho personal ni ansia de poder omnímodo, aún habiendo tenido la ocasión.

No se le puede achacar ignorancia acerca de que la libertad económica trae libertad política, porque lo sabía de sobra, e incluso se dieron pasos en ese sentido. Ahora podemos decir que fue obligado por las circunstancias, o que se le impuso desde fuera, pero ni se trata de eso ni importa: A todos nos empujan las circunstancias y se nos imponen externamente algunos comportamientos. Lo esencial es que, en vez de enrocarse y convertir España en una especie de Albania de Hoxha, se plegó a lo que convenía.

¿Que no era liberal, como Ron Paul? Toma, claro. ¿Que si hubiera querido impedir la democracia en España tras él lo hubiera tenido fácil? También. Y el caso es que no sólo no la impidió, sino que la favoreció, nombrando sucesor a quien sabía que la iba a implantar.
19 gfcordob, día 29 de Junio de 2011 a las 10:49
Menudo repaso. A CV esto le va a escocer
20 Profeseu, día 29 de Junio de 2011 a las 10:55
Aquí lo que parece es que el "staff" ideológico, o "think tank" de Libertad Digital tiene ya asumido, interiorizado y hasta somatizado el rollo viejo y superado de los Max Weber de la vida, según el cual los puritanos protestantes norte y centroeuropeos con su proverbial laboriosidad y su laxitud de escrúpulos en lo económico-social alumbraron la prosperidad y fueron los verdaderos inventores de la economía libre de mercado. Lo que viene a ser una actualización laica de aquel dogma reformado de la predeterminación que propugnaba que Dios señala a unos hombres para la salvación y a otros para la condena eterna; y que el más evidente signo exterior de que tú estabas salvado y eras un elegido era que te enriquecías con los negocios; mientras que el pobre y el desgraciado llevan la señal indeleble en la frente de sus futuras e inacabables postrimerías a remojo en las calderas de Pedro Botero...
Así que desconfíen cuando en la propia Libertad Digital les vuelvan a contar las glorias proto-liberales de los buenos curas y frailes de la Escuela de Salamanca y aledaños. Al final, si no llevas una estampa en la cartera del liberalísimo Calvino(sí, el mismo que hacía cortar las descocadas trenzas a las niñas que jugaban al aro en Ginebra) y no enmarcas en tu despacho la efigie indómita del adalid de los derechos humanos Oliver Cromwell (que lo primero que hizo al llegar al poder fue cerrar los teatros de Londres), nunca serás un liberal fetén y acabarás trapicheando con bulas por las indignadas riberas del Elba...
21 manuelp, día 29 de Junio de 2011 a las 11:02
Quizá la Falange quisiese el control totalitario de la educación, pero lo dudo mucho. Uno de los profesores más "liberales" que yo tuve fue el de Formación del Espiritu Nacional, que era designado por los órganos correspondientes del Movimiento.
En cuanto a las figuras literarias de Falange, ¿alguien puede sostener que Agustin de Foxá, Pedro Mourlane Michelena, Pedro Laín Entralgo, incluso Rafael García Serrano, hicieron una literatura "totalitaria"?.
22 atwater, día 29 de Junio de 2011 a las 11:02
A la hora de tratar con citas y declaraciones, importa siempre el "contexto" en que se dice, esta perogrullada ya la dejó trillada Wittgenstein. A veces quienes presumen de gran erudición desactivan su cultura y desconectan su sentido común.

De todas formas se echa en falta libros sobre el Franquismo en sí mismo. Muchos hay ya sobre la Guerra Civil, algunos sobre Posguerra y Transición, etc., pero no tantos sobre el "parlamentarismo franquista", que lo hubo, aún con democracia orgánica (sirva la anécdota de los "egabrenses y no otra cosa" como un jocoso botón de muestra), aunque requeriría un tratamiento extenso, profundo, y serio, junto con las interioridades de los Consejos de Ministros y las diversas pugnas, etc.

Sería un lujo que Pío Moa (o alguien de su rigor intelectual) diera un repaso al "parlamentarismo franquista" en algunas obras, y junto a eso, un estudio sobre la "vida del día a día" durante las diferentes etapas del Franquismo, ya que los que somos más jóvenes no conocemos de ese periodo más que los que nos muestran en "Cuéntame" y diversas manipulaciones varias. Cuando Pío Moa habla del respeto a las "libertades personales" durante el Franquismo a muchos jóvenes que no lo hemos vivido nos resulta a priori una ocurrencia extravagante. No es sino después de hablar con nuestros abuelos y padres, o viendo programas como el de Arteseros en Intereconomía, que, mediante anécdotas y testimonios, nos damos cuenta de que realmente fue así.

Hace falta desmitificar y aclarar algunos lugares comunes del Franquismo, parlamentario y sociológico, los dos, con alguna serie de obras jalonadas de anécdotas, testimonios y comentarios del día a día de su momento, o de lo contrario hay riesgo de que olvidemos la Historia. La Guerra Civil está bastante aclarada bibliográficamente, el Franquismo en sí no tanto, quizá porque aún hay mucha gente que lo vivió de primera mano y se dan cosas por supuestas, pero las generaciones de "logseros" agradeceríamos un anáĺisis prolijo del periodo.
23 hjhjhjhj, día 29 de Junio de 2011 a las 11:14
Allí está, allí está, muy bien dicho. No comento más ya que el artículo entero es la respuesta correcta.
24 Hegemon1, día 29 de Junio de 2011 a las 11:22
¡¡Nada menos que Velarde!!..este profesor también "desconoce" las fuentes y se atreve a opinar y decir cosas que "se salen de su conocimeinto". Esto lo digo porque a Moa se le acusa de no conocer las fuentes y mira por donde, Velarde, también menciona y dice lo mismo que Moa en su "Nueva Historia de España" y que muy pocos españoles conocen:

De todo esto, claro que hay antecedentes españoles importantes. Acabo de leer en el volumen I de ese libro tan apasionante de Adrián O. Ravier, La Escuela Austriaca desde dentro. Historia e ideas de sus pensadores (Unión Editorial), estas declaraciones del profesor Huerta de Soto: "Obra en mi poder una carta que nos escribió Hayek el 7 de enero de 1959, en la que nos indicaba que debemos leer tanto el artículo de Rothbard como los trabajos de Marjorie Grice-Hutchison porque, ‘juntos demuestran que los principios básicos de la teoría del mercado competitivo fueron desarrolladas por los escolásticos españoles del siglo XVI y que el liberalismo económico fue diseñado, más que por los calvinistas, por los jesuitas españoles’".

Todos estos antecedentes hispanos, e inmediatos aplausos, desde España son bien conocidos, pero he aquí que me he encontrado con otro. Un célebre filósofo, el famoso sefardí Baruch Spinoza, en su obra fundamental, llena de influencia de Euclides, Etica, demostrada según el orden geométrico señaló que "cuanto más busca cada uno de los hombres lo que a él le es útil, tanto más útiles son los unos para los otros". No había oído comentar –es posible que se me rectifique– este otro antecedente de la defensa de la economía libre de mercado. Por eso me apetece proclamarlo desde un órgano de expresión que se llama Libre Mercado en el conjunto de Libertad Digital.


25 manuelp, día 29 de Junio de 2011 a las 11:32
#22 atwater

Fijese lo que le pasa a Pio Moa en la España actual. Hasta sus supuestos "correligionarios" menosprecian su cualificación como historiador.
Una persona antifranquista hasta la médula como Carlos Castilla del Pino, ya en 1949 obtuvo la dirección del dispensario de psiquiatría y la jefatura de los servicios provinciales de psiquiatria e higiene mental de Córdoba y se mantuvo en ellos durante todo el resto del régimen a pesar de su notoria afiliación al PCE.
Igual que su maestro- del que luego renegó- Juan José López Ibor, antifranquista seguidor de don Juan y que obtuvo la primera cátedra de Psiquiatria en Salamanca y luego en Madrid.
Naturalmente que estos y otros personajes tuvieron más dificultades que otros más afines al régimen para obtener puestos de importancia, pero nunca se les sometió a la marginación y persecución excluyente que se supone que existen en los regímenes totalitarios.
26 manuelp, día 29 de Junio de 2011 a las 11:37
# 24

En la Escuela de Salamanca, existia también una linea menos defensora del mercado libre, como muy bien explica Huerta de Soto en "Dinero, crédito bancario y ciclos económicos".
La más importante aportación de la Escuela de Salamanca es la definición de la "teoría subjetiva del valor" que es lo que define el antagonismo radical entre los sistemas económicos intervencionistas y los liberales.
27 catlo, día 29 de Junio de 2011 a las 11:41
Magnífica lección sobre el importante asunto de las fuentes.
28 manuelp, día 29 de Junio de 2011 a las 11:47
# 24

Por otra parte, Huerta de Soto, en la obra citada quita importancia a la aportación- en lo económico- de los jesuitas a la Escuela de Salamanca.

97 Es muy significativo que diversos autores, y entre ellos Marjorie Grice-Hutchinson, duden a la hora de encuadrar a Luis de Molina entre los teóricos de la Escuela de Salamanca: «The inclusion of Molina in the School seems to me now to be more dubious.» Marjorie Grice-Hutchinson, «The Concept of the School of Salamanca: Its Origins and Development», cap. 2 de Economic Thought in Spain: Selected Essays of Marjorie Grice- Hutchinson, ob. cit., p. 25. Este artículo se encuentra publicado en castellano con el título de «El concepto de la Escuela de Salamanca: sus orígenes y desarrollo», Revista de historia económica, VII (2), primavera-verano de 1989. En mi opinión, el corazón de la Escuela de Salamanca es netamente dominico y, al menos en materias bancarias, es preciso diferenciarlo del grupo, desviacionista y mucho menos riguroso, de teólogos jesuitas.

OC, pagina 78, nota 97.
29 Profeseu, día 29 de Junio de 2011 a las 11:52
Hombre, a ver si ahora va a resultar que el Padre Mariana no era liberal a fuer de jesuita...
30 lannes18, día 29 de Junio de 2011 a las 11:55
No nos equivoquemos tampoco, la Escuela de Salamanca ha tenido muy poca influencia practica en España...en concreto la iglesia española siempre ha estado mas cerca de la postura social cristiana que la de la liberal cristiana, que por descontado tambien la hay en la iglesia catolica, y su influencia en la sociedad española es muy notable.

Hoy en dia la mayor parte del votante de derechas esta mucho mas cerca de la concepcion social cristiana que de la liberal, y esto es asi por la tradicion que hemos tenido. Para dejarlo ams claro, la mayor parte de los votantes de derechas, estan a favor de la libertad y por supuesto en contra del socialismo, pero opinan que el bien comun 8sin tampoco saber que es esto ni que implica) esta por encima de la libertad individual. En mi opinion esto es un error, pero es asi.

Muchos sabemos que ese supuesto "bien comun" es precisamente lo que conduce al utopico socialista, utopico imposible evidentemente, y que degenera en el totalitarismo socialista. pero la tradicion social cristiana es tan fuerte en España que la gente de derechas no se da cuenta de esto.
31 gaudiosa, día 29 de Junio de 2011 a las 11:58
Magnífico d.Pío!, esperamos su 3ª entrega, y le agradeceríamos, aún sin ser réplicas a don César Vidal, que ampliara sus exposiciones sobre este período de la Historia de España en aspectos como los sindicatos verticales, la justicia. el funcionamiento de las Cortes franquistas, como solicita atwater, a quien me atrevo recomendar para conocer algo el "parlamentarismo franquista" como él lo denomina, ´las crónicas parlamentarias de Joaquín Aguirre Bellver, recogidas en su libro "Por los pasillos de las Cortes" y que lea además sus libros "Así se hizo la Constitución" crónicas parlamentarias de aquel período y el reflejo del Congreso de los Diputados en la era felipista "Y se inventó el rodillo", y la verdad es que se aprende mucho contrastándolos.

Me voy a permitir, además, adjuntar unos textos de Franco, extraídos de un magnífico artículo de Enrique de Aguinaga que complementan los expuestos por César Vidal en su 3ª acotación al sr. Moa:

"La “dictadura franquista” no se propone su perduración sino la calma. Estudiando seriamente los textos, examinando seriamente los hechos, se ve que la “dictadura” establece su propio término y hacia él se dirige por sucesivas reducciones.

Dice el “dictador”, en 1958, en “Le Figaro” de París:

“La democracia consiste en averiguar cual es la voluntad del pueblo y en servir dicha voluntad. ¿Y si el pueblo eligiese el régimen de los partidos? En verdad que dentro de cada nación incumbe al pueblo elegir su régimen político e incluso su destino. ¡Qué se haga la voluntad popular, pero cada uno en su casa!”.

Dice el “dictador”, en 1966, en la conmemoración de la batalla del Ebro:

“Conforme los años pasan, se hace necesario preparar el campo nacional a que discurra y viva por sí mismo. Yo no puedo hacer más que agotar mi vida en vuestro servicio; que sean los españoles y el propio esfuerzo nacional el que se defienda. Las leyes pueden establecer y abrir nuevos cauces, pero la acción tiene que ser eminentemente popular” .

Dice el “dictador”, en 1966, a las Cortes Españolas:

“Desde el momento que España puso sobre nuestros hombros la intrincada tarea de resolver la penosa contienda, fue una de nuestras preocupaciones más apremiantes el establecer un orden político embrionario, apto a acoger en su seno cuantas ideologías y fórmulas tuvieran la propensión a un bien común, para lograr un orden político de verdadera libertad y de justicia social, construyendo un Estado, realización del orden del Derecho e instrumento para la transformación y el desarrollo del pueblo español”.

Dice el “dictador”, en 1974, en su última declaración periodística:

“Nunca se encontró un pueblo en mejores condiciones para entrar en el futuro. Tienen ustedes los medios. Lo demás está por hacer. De ustedes es ya toda la responsabilidad” .

http://www.vistazoalaprensa.com/firmas_art.asp?Id=...


32 atwater, día 29 de Junio de 2011 a las 11:59
#25 manuelp

Ciertamente. Pero datos como estos que comparte con nosotros sería ideal que fueran recopilados y organizados en una estructura argumentativa sólida (¿un libro o una serie de libros sobre el tema?), en vez de dispersos como me da la impresión que están hasta ahora. Y sí, diría que hasta algunos de sus "correligionarios" necesitan una desmitificación de la vida durante el Franquismo, no sólo los "logseros" como yo. :)
33 manuelp, día 29 de Junio de 2011 a las 12:00
# 29

Huerta de Soto no nombra al padre Mariana entre los autores en materia económica de la Escuela de Salamanca.

102 Después de Molina, el principal escolástico que mantiene una postura análoga sobre la banca es el también jesuita Juan de Lugo, lo que en nuestra opinión autoriza a considerar que, en materia bancaria, existían dos corrientes dentro de la Escuela de Salamanca, una «monetaria», doctrinalmente sólida y correcta, a la que pertenecerían Saravia de la Calle, Martín de Azpilcueta y Tomás de Mercado; y otra «bancaria», más proclive a caer en las veleidades de la doctrina inflacionista y en el coeficiente de reserva fraccionaria, representada por Luis de Molina, Juan de Lugo y, en mucha menor medida, Domingo de Soto. En el capítulo VIII tendremos la oportunidad de exponer con más detalle esta tesis.
Ahora sólo nos resta señalar que Juan de Lugo siguió a pies juntillas a Luis de Molina, siendo especialmente clara su advertencia a los banqueros: «Qui bene advertit, eivsmodi bancarios depositarios peccare graviter, & damno subsequuto, cum obligatione restituendi pro damno, quoties ex pecuniis apud se depositis tantam summam ad suas negotiationes exponunt, ut inhabiles maneant ad solvendum deposentibus, quando suo tempore exigent. Et idem est, si negotiationes tales aggrediantur, ex quibus periculum sit, ne postea ad paupertatem redacti pecunias acceptas reddere non possint, v.g. si euenrus ex navigatione periculosa dependeat, in qua navis hostium, vel naufragij periculo exposita sit, qua iactura sequunta, ne ex propio quidem patrimonio solvere possint, sed in creditorum, vel fideiussorum damnum cedere debet.». R.P. Joannis de Lugo Hispalensis, S.I., Disputationum de iustitia et iure tomus secundus, Sumptibus Petri Prost, Lyon 1642, Disp. XXVIII, sec. V, pp. 406-407.


ob. cit. pagina 80. nota 102
34 Profeseu, día 29 de Junio de 2011 a las 12:03
Es que el Padre Mariana no se ubicaba en Salamanca, sino en Toledo y desde allí escribía (y allí está enterrado). Pero qué duda cabe que la relación intelectual como corriente es estrecha entre ellos, a pesar de los posteriores desarrollos particulares de cada tratadista.
35 Hegemon1, día 29 de Junio de 2011 a las 12:05
¡¡Ya estamos con la etiquetas de purismo ideológico!!

Fijenese qué dice Velarde de todo un liberal como Smith:

Pocas piezas de los planteamientos económicos han tenido tanta fuerza como el teorema de la mano invisible de Adam Smith. Sabido es que en el capítulo II del libro IV de La riqueza de las naciones, por cierto en un contexto evidentemente impregnado del nacionalismo mercantilista triunfante en el siglo XVIII, se lee:

Es cierto que, por lo general, nadie se propone fomentar el interés público, ni sobre hasta qué punto lo está fomentando (...) Busca únicamente su propia ganancia, y en éste, como en otros muchos casos, una mano invisible le lleva a fomentar una finalidad que no entraba en sus propósitos (...) Buscando su propio interés, fomenta frecuentemente el de la sociedad con mayor eficacia que cuando se lo propone realmente. Yo nunca he visto que quienes pretendían promover como sus actividades el bien público hayan hecho muchas cosas buenas.


No se le puede pedir a los que iniciaron un estudio económico y presentaron los principios liberales mercantiles que sean igual que los liberales del siglo XXI. Es como comparar a los cristianos del siglo I con los de ahora. Nadie duda de que las primeras aportaciones a las ideas liberales vienen de la escolástica española de Salamanca, sean jesuitas o dominicos, y que Moa es uno que ha venido a rescatar desterrando la idea de muchos que en España no hubo pensamiento en contra de lo que ocurrió en la Europa protestante.

Desde luego, yo, no voy a desdeñar la visión, la innovación intelectual y la labor de los escolásticos españoles al pensamiento económico, por muchos matices que existan.
36 Hegemon1, día 29 de Junio de 2011 a las 12:11
30# lannes18:

Ese es otro tema a tratar. Teiens razón.

atwater:

http://www.elbueymudo.com/cream/?page=1&codigo...

Y fijate en sus dos primeos capítulos:

CAPÍTULO 1. LA ESCOLÁSTICA TARDÍA
Orígenes e influencias
La escolástica hispana
CAPÍTULO 2. EL ENFOQUE ECONÓMICO DE LOS ESCOLÁSTICOS
La naturaleza de la ética
La naturaleza de la economía. Política económica
La economía como ciencia
Las relaciones entre economía y moral
La importancia de las doctrinas de la ley natural
37 doiraje, día 29 de Junio de 2011 a las 12:11
Excelente respuesta, D. Pío, llena de sentido común, equilibrio, moderación y acierto para ubicarse ante el hecho histórico y su estudio.

De ahí que Vd. sea uno de los mejores historiadores de la España del siglo XX, si no el mejor. Sólo le falta una cosa por lograr todavía en este sentido: crear escuela. Transmita con la claridad y el rigor que le caracteriza a las nuevas generaciones de historiadores en formación esta filosofía de estudio de la Historia, más aún dada la actual marginación que padece en los ambientes académicos.

Bueno, en cualquier caso, ahí queda y quedará su obra. Quien quiera aprender que observe su proceder, que lo estudie y, en definitiva, que se atreva a comprometerse con el rigor antes que con los afanes de los reconocimientos académicos o meramente mundanos, tantas veces alejados de aquél.
38 escade1, día 29 de Junio de 2011 a las 12:12
Le felicito por la forma de tratar este asunto de las "acotaciones". El mismo Vidal debiera agradecerle el trato tan respetuoso y falto de descalificaciones personales con que le descabalga de sus tres ridículos. Exactamente al contrario de la manera en que él ha tratado de desprestigiarle a usted, yendo a la crítica personal, en lugar de criticar sólo sus métodos.

No me cabe ninguna duda de que el peso que tiene usted en los foros y en este digital será mayor, aún, después de esta polémica. Lo contrario que le ocurrirá a Vidal, me temo.

Personalmente le agradezco, una vez más, su trabajo permanente por explicar, fuera de los falsos mitos y de la correción de la mediocridad de hoy, la vida y obra del Generalísimo, a quien, personalmente siempre agradeceré haber salvado mi, nuestra, Patria de las garras del izquierdismo antinacional, ateo y anticlerical. Desde mi punto de vista, sin negar sus errores, el balance global de aquellos años fue digno de admiración y respeto. Cuando pasen estos años de infamia socialista y secesionista, y vivamos una normalidad real en España, la figura, la obra y el recuerdo del Caudillo brillarán con mérito propio, afeando aún más la miseria moral y la degeneración personal y colectiva de todos estos malnacidos que hoy tratan de manipular y ensuciar la Verdad y la Historia con mayúsculas.
39 Profeseu, día 29 de Junio de 2011 a las 12:13
"Nadie duda de que las primeras aportaciones a las ideas liberales vienen de la escolástica española de Salamanca, sean jesuitas o dominicos..." (Hegemon1)

Pues hay economistas de gran renombre como Schumpeter que, sin dejar de rastrear las raíces de la economía libre de mercado en el corazón del pensamiento católico, se remontan hasta la Baja Edad Media italiana: San Bernardino de Siena...
40 manuelp, día 29 de Junio de 2011 a las 12:16
# 34

Cierto, y no sólo el padre Mariana, como dice Huerta de Soto.

Buena prueba de ello es que otro pensador español y católico fue capaz de resolver la «paradoja del valor» y de enunciar muy claramente la teoría de la utilidad marginal veintisiete años antes que el propio
Carl Menger. Nos estamos refiriendo a Jaime Balmes, nacido en Cataluña en 1810 y fallecido en 1848. Durante su corta vida, Balmes fue sin
duda alguna el más importante de los filósofos tomistas españoles de su tiempo. Pocos años antes de su muerte, el siete de septiembre de 1844, publicó un artículo titulado «Verdadera idea del valor o reflexiones sobre el origen, naturaleza y variedad de los precios», en el cual fue capaz de resolver la paradoja del valor y enunciar claramente la teoría de la utilidad
marginal. En efecto, Balmes se pregunta «¿Cómo es que vale más una piedra preciosa que un pedazo de pan?» Y contesta: «No es difícil
explicarlo; siendo el valor de una cosa su utilidad ... si el número de unidades de los medios aumenta, se disminuya la necesidad de cualquiera de ellos en particular; porque pudiéndose escoger entre muchos no es indispensable ninguno. Y he aquí por qué hay una dependencia necesaria entre el aumento y disminución del valor, y la carestía y abundancia
de una cosa.»31 De esta manera, Jaime Balmes fue capaz de cerrar el círculo de la tradición continental, y dejarlo preparado para que,
pocos años después, Carl Menger y sus seguidores de las sucesivas generaciones de la Escuela Austriaca de economía, fueran capaces de impulsarlo y completarlo hasta la plenitud.
.

http://www.jesushuertadesoto.com/pdf_nuevosestudio...
41 pablocj, día 29 de Junio de 2011 a las 12:21
@gaudiosa

Buenas aportaciones. Es lo que tienen los discursos y las palabras. Que son sólo eso, palabras, que se las lleva el viento. Los hechos, sin embargo, perduran y es lo que cuentan. Eso se le olvida a CV.
Y como bien demuestras, hay discursos para todos los gustos.
Bien podrías colgar esas citas en el artículo de CV.

@Hegemon

Por eso yo no me etiquetaré liberal. No soy un purista ni un dogmático. Es un error usar el mismo manual para todo, obviando el contexto y las circunstancias.
Yo es que soy de ciencias, y en ciencias se marca claramente cuando hablamos de "condiciones ideales". Los puristas teóricos, sin embargo aplican las condiciones ideales constantemente.
La única ideología que sigo a pies juntillas es el sentido común.
42 freewind, día 29 de Junio de 2011 a las 12:22
Don César Vidal no es infalible, y en esta polémica con don Pío se está equivocando de parte a parte. Sin mencionar que debería de reflexionar sobre el favor que les está haciendo a los progres. Esos que andan empeñados en desmantelar la Cruz de los Caídos; porque el otro "monumento" que legó Franco, las clases medias, ya están en la ruina.
43 alef, día 29 de Junio de 2011 a las 12:37
En el libro reciente de Stanley Payne, "¿Por qué la república perdió la guerra?", podemos leer en la contraportada: "Ya en 1931, coincidiendo con la proclamación de la Segunda República, se inicia en España un proceso revolucionario de izquierdas que, lejos de trabajar por la implantación de la democracia en un país que no la conocía, combate denodadamente por hacerse con el poder y rechazar frontalmente las expectativas de otras facciones ideológicas. Se instauró así una "democracia poco democrática" que lleva a afirmar a Payne que la revuelta militar del 18 de julio de 1936 no fue una rebelión contra la democracia porque como tal ya no existía en España."

Paralelamente, en esta reflexión, leo una declaración de Franco en la que se dice: "Ahora se habla de democracia. Nosotros, los españoles, ya la hemos conocido. Y no nos dio resultado. Cuando otros van hacia la democracia, nosotros ya estamos de vuelta. Estamos dispuestos a sentarnos en la meta y esperar a que los otros regresen también."

La reflexión es si cuando Franco habla de antiliberalismo (como de democracia), se está refiriendo a la idea exclusiva de libre mercado o, por el contrario, si en el mismo saco está metiendo la experiencia "democrática" y, aparentemente, como dice Cesar Vidal, con algún rasgo liberal, de aquellos años; asociando, por tanto, al concepto una supuesta anarquía económica e ideológica, más temiendo ésta última por lo vivido en aquellos trágicos años. Al fin y al cabo, sin ser Franco un garrulo, tampoco es cuestión de atribuirle una formación económica, filosófica y política capaz de precisar si lo que él entendía por liberalismo era lo mismo que pudiera entender, pongamos por caso, Karl R. Popper, o el propio Cesar Vidal.

No pocas discusiones y erróneas interpretaciones se han producido por el sentido que las palabras, incluso los conceptos, han tenido en una u otra persona, en una época u otra y, en un contexto u otro.

44 Areta0, día 29 de Junio de 2011 a las 12:41
En primer lugar la Falange era un partido fascista al estilo mussoliano impregnado de un nacional-sindicalismo y de un socialismo nacional.
Los sindicatos actuales deben mucho a los franquistas ya que el sistema es el mismo con un verticalismo radical de complacencia con el Gobierno. En segundo lugar los condicionantes que llevaron a cada uno de los liberales que opinaron sobre Franco son variados y muy diferentes.En el caso de Winston Churchill es evidente que le importaba muy poco si había democracia y libertad en España siempre y cuando esta se alineara a favor de los países enemigos del comunismo. Lo que habría que pensar es porqué se desplazó de la escena internacional a España si verdaderamente era un aliado para combatir el comunismo. Por tanto las opiniones de esos supuestos liberales no dejan de ser eso, opiniones. Las palabras se las lleva el viento como se suele decir, pero no dejan de constatar las opiniones de la persona, su parecer respecto a cualquier asunto. Es decir si Zapatero dijera que odia a los mercados y los quiere destruir es evidente que tal hazaña sería imposible de realizarla y creo que el defenestrado presidente no se atrevería a hacerla, pero estaría dejando claro que no los quiere. Por tanto si Franco estuvo en contra del liberalismo es un hecho ya que sus opiniones así lo confirmaban aunque diversas acciones pudieran pensar en una mayor libertad personal, y otras muchas en sentido contrario, y no política ( dicho sea de paso parece ser que para Pío Moa esta es menor, igual que la religiosa que la omite).
45 gaditano, día 29 de Junio de 2011 a las 12:42
Tenga cuidado Moa con esas citas de "liberales" juzgando positivamente a franco. De entrada porque algunos, como Churchill eran más bien conservadores que liberales. Pero sobre todo, porque podría encontrar citas igualmente positivas de esos mismos liberales sobre personajes tan poco afines a Franco como Stalin, o muchos otros políticos no ya comunistas sino socialistas.
A mí lo que me chirría es que se aproxime esta absolución histórica del franquismo hasta una supuesta voluntad democratizadora y liberal del regimen.
Eso es falso. Franco pudo, como he escrito hace días,haber traido la democracia en épocas mucho más tranquilas como los finales de los cincuenta o los sesenta. ¿por qué "esperó" a morirse?
Otros dicen que no tenía afán de poder...a la vez que afirman correctamente que hay que juzgar a las personas por lo que hacen más que por lo que dicen- con la salvedad de que lo que las personas decimos ES UNA PARTE NO MENOR DE LO QUE HACEMOS.
Y lo que hizo Franco fue detentar un poder personal como no la ha tenido nadie en España desde hace siglos y, si me apuran, nunca.Y morirse en el poder.
Eso son hechos imposibles de compaginar con ninguna voluntad democratizadora. Se murió cuando seguía prohibiendo cualquier propuesta de partidos políticos, libertad de prensa y reunión, elecciones libres y demás.
Y con sus policíasmetidos en las mismas aulas de la Universidad para impedir los debates estudiantiles.
¿De qué cuento de hadas están hablando?
Yo, que no fui ningún "héroe" del antifranquismo, ni menos afín al terrorismo, por motivos morales tanto como de cobardía personal,no tengo el menor reparo en afirmarlo, recuerdo el kmiedo que se sentía cuando uno, haciendo acopio de valor, llevaba bajo el jersei escondido un cartel modestamente reclamando el derecho de huelga de los trabajadores, por ejemplo, para colgarlo en una pared de la Facultad.
Veo a más de un jovencito por aquí deseando escuchar lo libres que éramos los españoles según el guión de Moa, que, no sé si lo admitirá, debió pasar mucho más miedo que yo como terrorista que era.
Sí, había libertad siempre que uno, para decirlo con la frase del propio dictador,"no se metiese en política".
46 ertri, día 29 de Junio de 2011 a las 12:43
El resultado tan claro de opinión de los lectores a favor de D. Pío, creo ha cogido por sorpresa a todo el grupo de LD, quizás pensaron que tras las acotaciones del poseedor de la VERDAD en España, les iba a resultar de lo más fácil prescindir de Moa, porque todo el mundo iba a rendir pleitesía a los artículos de CV.
Requiere una respuesta inmediata de LD, si es posible a través de Federico, el cual había tomado partido antes de ver el resultado, característica que tienen en común los fanáticos de cualquier índole.
A mi admirado Federico Jiménez Losantos, el cual no se ha parado a pensar, al igual que cuando hace sus comentarios deportivos dejándose llevar por su "madriditis" sin tener en cuenta que somos miles de oyentes que "amamos" a otros equipos, le ha salido el tiro por la culata, y esta vez hay que bajarse al albero y lidiar este morlaco que le ha tocado en suerte.
47 Hegemon1, día 29 de Junio de 2011 a las 12:45
Pues según Lucas Beltrán, a la conclusión de su ensayo sobre el Padre Mariana, dice esto:

Este orden económico no ha sido comprendido hasta fechas recientes. Los griegos y los
romanos no tuvieron idea de él. Los filósofos y moralistas medievales y renacentistas
elaboraron gradualmente su concepto. Fueron guiados en su búsqueda por las consultas de
comerciantes y los banqueros sobre la moralidad de sus actividades: sobre si era lícito cobrar
intereses de los depósitos bancarios; intercambiar la moneda de un país por la de otro y
obtener con ello un beneficio; vender las mercancías a unos determinados precios; sobre cuál
era el precio justo, etc.
Varios autores que podemos considerar inclusos en la Escuela de Salamanca creyeron que la
solución de estos problemas podía encontrarse en el mercado. Consideraron al mercado como
un orden natural. Figuran entre ellos Pedro de Valencia, Domingo de Soto, Martín González
de Cellorigo, Francisco Martínez de la Mata. Sus ideas no son sistemáticas y en ellas surgen
con frecuencia puntos de vista mercantilistas y opiniones que reflejan su fe en el poder del
príncipe.
En 1755 se publicó el Essai sur la nature du commerce en general, de Richard Cantillon, en
el cual el orden económico natural aparece descrito con más precisión que en los autores de la
Escuela de Salamanca. Con mayor precisión todavía fue expuesto por los fisiócratas y, sobre
todo, en 1776 por Adam Smith.
No sabemos que nadie haya incluido al Padre Mariana en la Escuela de Salamanca, cuyas
fronteras son borrosas. Hemos visto cómo Diego Mateo del Peral trata de hacerle jefe de una
escuela de Toledo de límites más borrosos todavía. Pero el Padre Mariana se movía en la
atmósfera de su tiempo, y ésta era, gracias a la Escuela de Salamanca, un poco más liberal de
lo que generalmente se supone. Este incipiente e indeciso liberalismo pudo tener influencia
sobre el jesuita de Toledo.
48 pablocj, día 29 de Junio de 2011 a las 12:51
@Areta0

Empezando por lo de los sindicatos. Que yo sepa la UGT la inventó Pablo Iglesias en el XIX, no Franco.

En segundo lugar, ya has visto que opiniones hay para todos los gustos y colores. Si Churchill daba una opinión favorable a Franco movido por las circunstancias, Franco también podía hacer declaraciones movido por las circunstancias.
Y como alguien ha aportado anteriormente, hay otras declaraciones de Franco que van en otro sentido (quizás movido por las circunstancias? quizás) Lo que importan son los hechos.
Y por último, hay que interpretar el significado de las palabras. Evidentemente Vidal lo interpreta de manera dogmática y fundamentalista.
Cuando no es lo mismo liberal (como esos de los que dicen que hay que eliminar los ejércitos y legalizar las drogas) que un liberal del 36.
En la primera mitad del siglo XX, se utilizaba mucho la palabra raza para determinar pueblos, regiones o determinadas culturas. Eso no quiere decir que exista la raza palentina.
49 AntiMarx, día 29 de Junio de 2011 a las 12:57
¡Menudo baño les ha dado Vd., D. Pío!

Centrado en el tema (sin salirse a la historia personal del contrario) y exponiendo la actitud de Franco ante el liberalismo.

Después de esto, si le echan será por envidia en el tratamiento de los debates, no por resurrecciones franquistas.

Ya en términos más jocosos, sé que al tardofarlopista del blog (el que sólo sabe colgar enlaces a su gorrino-blog para hacerse publicidad gratuita) le habrá encantado la siguiente afirmación (totalmente exacta, por lo que yo sé o he leído del tema):'...En los años 40 hubo numerosos roces entre la Falange, la Iglesia y gran parte del ejército. En todos o casi todos los casos la Falange salió perdiendo...'

Un saludo.
50 clavius, día 29 de Junio de 2011 a las 12:59
Ey, anti...

pero qué salao eres

« 1 2 3 4 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899