Pío Moa

« La falsificación del ayer envenena el mañana | Principal | El lado abyecto de la transición »

Hispania y la Edad de Plata

29 de Marzo de 2008 - 10:28:05 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti
 
La eminencia y abundancia de autores de origen hispano en la Edad de plata romana ha nutrido diversas polémicas sobre la posible españolidad de aquellos. Américo Castro, resuelto a comenzar España en la Edad Media y en relación con musulmanes y judíos, decidió que antes de la invasión árabe apenas existía nada parecido a una “forma de vida española”. Al igual que otros muchos estudiosos, Castro entiende que Marcial, Séneca, etc., pertenecen en exclusiva a la cultura romana, sin relación real de alguna densidad  con lo que hemos llegado a conocer como España. Esa idea ha sido rebatida por Sánchez Albornoz con buenos argumentos, pero el debate se ha centrado en conceptos tales como “formas de vida”, “vividura”, “herencia temperamental”, “contextura vital”, etc., un tanto difíciles de asir. Albornoz acepta algunos rasgos distinguidos por Castro en la forma de ser de los españoles “auténticos”: el carácter personalista, visible también en sus escritores y artistas, “el estar inmerso y presente de continuo en su obra y con todo su ser. La vida y el mundo son en ella inseparables del proceso de vivirlos, como dice Castro”. Pero, al revés que este, Albornoz encuentra esas notas, una de ellas el gusto por lo soez o indecente, en los hispanorromanos de la Edad de plata. Así, “Séneca escribía en primera persona, refería obscenidades y porquerías y hablaba de sí mismo”; “Ningún filósofo romano sintió tan clara inclinación como Séneca hacia los relatos sucios y hasta malolientes, y Marcial superó en gusto por lo rahez a los otros líricos romanos de la época augustea y del primer siglo del Imperio; notas todas que caracterizaron luego a los peninsulares”.
 
Pero esos rasgos –junto con otros, incluida una mayor delicadeza– se encuentran también muy claramente definidos en los romanos, y las expresiones y relatos “sucios y hasta malolientes” aparecen en el mismo Horacio, por no hablar de Catulo, Petronio, etc… y es difícil decidir si son más o menos raheces. En conjunto, las características del espíritu romano, pragmático y combativo, con mucho genio para la normativa y escaso para la especulación y la metafísica, fueron acogidas con gran facilidad en la cultura hispana posterior, y seguramente también en la de entonces, debido acaso a afinidades preexistentes. Otros historiadores, como Brenan, distinguen entre el carácter español de Marcial o Quintiliano y el netamente latino de Séneca o Lucano.
 
Pisamos terreno más firme, a mi juicio, si dejamos la consideración, no creo que falsa pero sí nebulosa, sobre el carácter nacional y buscamos otras evidencias. Todos ellos sienten el orgullo de Roma, bien expreso en Séneca, por ejemplo: “Has prestado un inmenso servicio a la ciencia romana (…); inmenso a la posteridad, a la que la verdad de los hechos, que tan cara costó a su autor, llegará incontaminada; inmenso él mismo, cuyo recuerdo se mantiene y se mantendrá mientras se valore el conocimiento de lo romano, mientras haya quien quiera (…) saber qué es un varón romano, insumiso cuando todas las cabezas estaban rendidas al yugo (…), qué es un hombre independiente por su forma de ser, por sus ideas, por sus obras”, dice a la hija de Aulo Cremucio Cordo, de memoria hoy perdida. En Marcial observamos la reivindicación de su cuna hispana (sin dejar de sentirse inmerso en la cultura latina): “Varón digno de no ser silenciado por los pueblos de la Celtiberia y gloria de nuestra Hispania, verás, Liciniano, la alta Bílbilis, famosa por sus caballos y sus armas, y el viejo Cayo con sus nieves y el sagrado Vadaverón con sus agrestes cimas y el agradable bosque del delicioso Boterdo que la fecunda Pomona ama (…) Pero cuando el blanco diciembre y el invierno destemplado rujan con el soplo del ronco Aquilón, volverás a las soleadas costas de Tarragona y a tu Laletania (Barcelona)…”. “Lucio, gloria de tu tiempo, que no consientes que el cano Cayo y nuestro Tajo cedan ante el elocuente Arpino, deja al poeta nacido en Grecia cantar a Tebas o Micenas o al puro cielo de Rodas o a los desvergonzados gimnasios de Lacedemonia, amada por Leda: nosotros, nacidos de celtas y de íberos, no nos avergonzamos de introducir en nuestros versos los nombres algo duros de nuestra tierra”. “Gloriándote tú, Carmenio, de haber nacido en Corinto –y nadie te lo niega– ¿por qué me llamas hermano si desciendo de los íberos y de los celtas y soy ciudadano del Tajo? ¿Será que nos parecemos? Pero tú paseas tus ondulados cabellos llenos de perfume mientras que los míos de hispano son hirsutos; tienes los miembros lisos por depilarlos cada día; yo, en cambio, tengo piernas y rodillas llenos de pelos; tu lengua balbucea y no tiene vigor: mi vientre, si fuera preciso, hablaría con voz más viril; no hay tanta diferencia entre la paloma y el águila ni entre la tímida gacela y el rudo león. Deja, pues, de llamarme hermano, Carmenio, o tendré que llamarte yo hermana”.
 
Estas efusiones no las encontramos en la obra conocida de los demás autores, pero es muy probable que las gentes de origen hispano formasen en Roma un grupo de afinidad y solidaridad mutua, como suele ocurrir en las grandes metrópolis y lo formaban los judíos, y seguramente también los griegos, los galos, los egipcios y tantos otros. Los hispanos eran reconocidos como tales por lo demás, incluso por su forma de hablar el latín. Cuando Marcial llegó a Roma buscó la protección de los hispanos Séneca y Lucano, y después del trágico fin de estos se dirigió a Quintiliano (así como a Plinio el Joven). Pese a la insistencia de Marcial en íberos y celtas, estos y sus viejas diferencias se iban diluyendo no ya en la cultura romana general, sino en la misma Hispania, donde, recuerda Julián Marías, existían centros como Tarragona, sedes comerciales y artísticas de gran parte de la península por encima de las antiguas divisiones tribales.
 
La tesis de Américo Castro resulta en extremo llamativa si tenemos en cuenta la evidencia de que el latín llegó a ser el español, y que la cultura y la religión transmitidas por Roma se convirtieron en la base misma de la cultura española posterior. Sin ellas, precisamente no podría entenderse cómo llegaría a existir una confrontación entre cristianos y musulmanes en la península ibérica. Podría discutirse interminablemente sobre la “contextura vital” española de Averroes o Maimónides (como la de Séneca o Quintiliano) olvidando la clarísima verdad de que los dos primeros ni se expresaron en una lengua latina ni pertenecieron en absoluto a la cultura española conocida por la historia, sino, precisamente, a aquella que aspiraba a destruirla y reemplazarla por otra de carácter oriental.
 
 
****
 
 
Dice J. A. Marina que la Iglesia se refugia en la objeción de conciencia a la "educación para la ciudadanía" porque está en declive (la Iglesia, claro). Argumento de alta calidad  moral. Él, en cambio, se siente en auge, protegido por la banda de Filesa, el GAL, la colaboración con la ETA o la utilización de la justicia a conveniencia del poder (Garzón o Bermúdez, por caso). La moral y la educación para la "ciudadanía" en autorretrato.
Comentarios (65)

« 1 2 »

51 riesgo, día 30 de Marzo de 2008 a las 00:42
Ayer Alicia Castro, la candidata a presidir el PP puso fino a FJL, o trato de hacerlo, a pesar de compartir con él el análisis de la realidad que nos rodea, dice que su compromiso viene del 11m, tengo que deducír que sí quiere saber, por las calificaciones que realizaba sobre su persona analizando una entrevista publicada de ésta señora
Lo que no pudo explicar por su enfado, el de Alicia, es que propone como medidas alternativas a las que presentará Mariano, aunque JFL insistió en que algo dijera, no pudo ser
52 riesgo, día 30 de Marzo de 2008 a las 00:48
Creo que las cosas rebotan, y los que quisieron hacer un cordón sanitario contra el PP se han encontrado con el cordón sanitario de los que le votamos, y Almodovar tiene para mí un cordón y de los gordos, es decir, paso totalmente de él y de toda su movida, cuando hubo un tiempo que no me parecia tan malo, aunque la última época cinematográfica con ser la más convencional es la que menos me gusta

Tambien hoy la entrevista con Sirera en LDtv y estoy seguro que estará a la altura de aquí a las próximas de volver a poner al PP en el mapa de Cataluña, lo suficiente para que en las próximas sea posible la victoria del PP, por otro lado gente como Garcia Albiac tambien me parecen gente con atractivo suficiente para poner en marcha el partido en el cinturón de Barcelona que és donde más problema tiene el PP hoy
En Sevilla no lo tengo tan claro, será por que no tengo referencias de gente de allí que defiendan bien las ideas básicas del PP, como sí lo hacen Garcia Albiac, y espero que Mariano desde ya
53 riesgo, día 30 de Marzo de 2008 a las 00:49
tambien OÍ,
54 DeElea, día 30 de Marzo de 2008 a las 01:52
Yo creo D. Pío, que el sustrato y la gran masa de la población efectivamente eran celtiberas pues a excepción de la de los celtas que fue una invasión demográfica y populosa todas las de más fueron guerreras y llevadas a cabo a veces incluso por un número ridículo de unidades en comparación con la gran masa de población autóctona. Roma efectivamente nos “civilizo” pero no nos convirtió en romanos sino en Hispano Romanos. A partir de ahí todas las invasiones fueron absorbidas culturalmente, (por inferiores), por la cultura Hispana.

Alguno objetará que los árabes eran mas civilizados, si pero mas civilizados que los Godos o que los nórdicos en general, pero no que los hispanos. Pues la cultura de los árabes no es suya propiamente sino que era el resultado de la culturización de los pueblos Romanos mediterráneos sobre a la horda de arrieros semíticos fanáticos.

Estos los árabes de Mahoma, semíticos y de carácter mas “oriental”, absorbieron primeramente y con mucha mas fina digestión el saber del mundo antiguo, que las bárbaras tribus del norte de Europa ¡los nuevos señores!

Así el apogeo de la cultura islámica comienza con la conquista de las ruinas del imperio romano y declina cuando la vitalidad de los pueblos nórdicos ha sido absorbida por la cultura superior de los pueblos sometidos (Españoles Franceses Italianos…) y estos los bárbaros se civilizan…..o socializan.

Ese sustrato es lo que en el fondo como pueblo llamamos España, la de la casta que decía Unamuno.
55 El_Criti, día 30 de Marzo de 2008 a las 04:15
51 riesgo

No se quien es esa tal Alicia, ni de donde ha salido, lo cierto es que en la entrevista con FJL esa señora demostro no ser lo suficientemente comedida para presidir ni la asociacion de vecinos de su barrio.

No presento ningun proyecto para el PP ni para España, no explico cual era su equipo, ni explico en que empresas privadas habia trabajado al mismo tiempo que se las aireaba de tener una larga trayectoria en la empresa privada. En definitiva, lo maximo que dijo en la radio es que habia tenido un supuesto apoyo de muchos emails -ese es todo el apoyo que dice tener para presidir el PP- que le habian llegado.

A mi todo esto me resulta muy extraño, que una persona totalmente desconocida, que no tiene ningun proyecto, ni ningun respaldo de consideracion salga del dia a la noche vociferando en la radio contra Federico Jimenez Losantos.

En fin, yo estoy a favor de que salgan mas candidatos para la presidencia del PP, pero por favor, lo que no se puede hacer es que una señora que dice presentarse para presidir el PP, en una entrevista publica en un medio de la entidad de la COPE no sepa explicar cual es su proyecto politico, en que consiste y que apoyos tiene ( mas alla de unos supuestos cuantos e-mails ).

Ademas lo unico que hacia esta señora era decir que tenia apoyos de mucha gente que se habian borrado del PP, de gente que le decia que las cosas no estaban haciendose bien, etc. Es decir, lo unico que hacia esta señora era criticar. Pero de lo que se trata no es de criticar, sino de presentar un proyecto y un equipo.

Ademas segun lo dicho por FJL esta señora en un congreso salto de espontanea interrumpiendo a Rajoy en plena exposicion de este, con unas formas vociferantes de muy mal gusto.

Pero bueno, la chica ya ha tenido su minuto de gloria, que era lo que realmente buscaba. O simplemente ha sido instrumento de alguien para pretender desestabilizar el PP, todos sabemos la cantidad de gente que quiere cargarse el PP, desde fuera y desde dentro.
56 riesgo, día 30 de Marzo de 2008 a las 05:24
Criti yo tampoco sé de donde sale, quizá nos enteremos más adelante, y he cometido un error se llama Marian Cristina Castro, lo de Alicia no se de donde lo saque yo, un saludo
57 riesgo, día 30 de Marzo de 2008 a las 05:26
Y lo cierto es que no fué llamada a la COPE para entrevistarla, sino más bien llamó ella cabreada por como la calificaba FJL ,al que creo tiene aprecio en su linea editorial, por lo que le dolieron más las críticas y mofas típicas de FJL
58 riesgo, día 30 de Marzo de 2008 a las 05:27
Y según explicó ella misma, no interrumpió vociferando en un congreso, sino más bien quiso intervenir, pensando que cualquiera podía hablar y la echaron de la sala, luego le pidieron disculpas e incluso se entrevistó con Acebes en privado, o eso ha dicho ella
59 El_Criti, día 30 de Marzo de 2008 a las 05:29
Yo lo poco que escuche a esa tia fue vociferar en la radio y si encima vociferaba en los congresos del PP... En fin, ya tiene su minuto de gloria... Marcho al sobre
60 lluisv, día 30 de Marzo de 2008 a las 10:39
#38:

Con la unión, Catalunya no perdía nada. Los "usatges de Barcelona" seguían siendo ley, mientras que Aragón seguía funcionando con las suyas. Básicamente, se trataba de una unión personal, de las que se hacían en la época, al recaer en una misma persona (en ese caso, Alfonso el Casto) el reino de Aragón, la mayoría de los condados catalanes y algunos en Occitania y la soberanía feudal del resto de Catalunya.

No era la primera vez que se unían reinos cristinos ibéricos. Por ejemplo, Navarra y Aragón se habían unido y vuelto a separar en un par de ocasiones. Castilla y Navarra también estuvieron unidas (y hasta entonces, Castilla era un conjunto de condados regidos por la misma persona, como Catalunya). Castilla y León también anduvieron juntas y separados en varias ocasiones. Con Alfonso el Batallador y Urraca se intentó la unión entre Castilla y Aragón, que no cuajó. Incluso Galicia llegó a ser un reino independiente...


La unión aguantó, al principio, por suerte, no fue hasta el reinado de Alfonso el Benigno (hacia 1340) que no se declaró la indisolubulidad de los reinos. Era costumbra hasta entonces tratar los países compo algo patrimonial, repartiéndolos entre los distintos herederos. La muerte prematura del primogénito de Jaime I impidió que Catalunya fuera para un hijo y Aragón para otro, y aún así separó Baleares, el Rosellón y Montpellier para otro hijo. Pedro el Grande, al morir, los estados peninsulares a Alfonso III y Sicilia a un hijo menor. Murió Alfonso sin descendencia y Jaime pasó a regir Aragón/Valencia/Catalunya, y tras ciertas reyertas (finalizadas en la paz de Caltabellota), Federico, un hermano menor, fue aceptado como rey de Sicilia.

Simplemente, hay que ser conscientes que en la Edad Media la mentalidad era otra y, hasta el redescubrimiento del derecho romano, el concepto de Estado era muy distinto del actual.
61 Sherme, día 30 de Marzo de 2008 a las 11:35
http://findesemana.libertaddigital.com/articulo.ph...

Cómo convertirse en un icono progre

La caída del muro de Berlín debió simbolizar y comportar una caída, la del monstruoso sistema de ideas que durante décadas había inoculado en el pensamiento occidental virus totalitarios incompatibles con algunos valores definitorios de nuestro sistema, valores que se resumen en uno: la libertad. En concreto, la libertad de pensamiento, de opinión, de expresión.

Siendo cierto que, a finales del siglo XX, eso que genéricamente llamamos democracia liberal ganó la guerra fría y la de los valores, y siendo más cierto aún que los liberticidas de izquierdas se vieron obligados a renovar precipitadamente sus ropajes ideológicos y su arsenal argumental, las lamentables secuelas de la contienda no lo son menos.

(...) hay un autor capaz de combinar la energía del combatiente ideológico, la eficacia expositiva y el más extraordinario sentido del humor.

(...) aceptar de forma liminar las categorías que presiden la visión progre del mundo, aunque sea para discrepar, ya significa haber perdido.

(...)la gran masa social que en España favorece a la izquierda dejó de considerar necesario dotarse de ideas y comprendió que resultaba mucho más cómodo guiarse por una fácil intuición. Bastaba con tener identificado a un enemigo con el que hay que ser implacable en cualquier caso y bajo cualquier circunstancia; el "enemigo" es el capitalismo (del que disfrutan), los Estados Unidos (cuya salvaguarda mundial de las libertades les protege), la globalización (que no logran definir), Israel (país del que nada saben), la Iglesia (que reza por ellos), la llamada derecha española (que tantas ventajas les ha dado). Bastaba con sumarse ciega y acríticamente a las causas con las que la descolocada izquierda ha sustituido sus nocivas propuestas de antaño: el calentamiento global, la multiculturalidad, la "España plural", los papeles para todos, el matrimonio homosexual, la canonización del terrorismo palestino, la beatificación de la delincuencia okupa y la justificación de la yihad. La lista, por supuesto, no es exhaustiva. (...) las ideas se han sustituido por prejuicios, con lo que el progre evita la discusión cabal, que siempre exige un esfuerzo de formación e información, y recurre sistemáticamente al etiquetaje del contrario (...) cualquier articulación de ideas que admita la aberrante superioridad de ese pastiche analfabeto de chantajistas morales (...) apuntando desde el principio contra los prejuicios hegemónicos, señalarlos insistentemente con el dedo, ponerlos en evidencia, llamarlos por su nombre, mantener sobre ellos el foco de la lucidez y demolerlos sin abandonar la cuchufleta.

(...) Media España es ajena al sistema de prejuicios progres, por mucho que los medios de comunicación se resistan a reflejar equilibradamente esa realidad. Sin internet, el panorama sería pavoroso.

(...) ha optado por dotar a sus escritos de mofa, befa, chanza, refocile burlesco, pirueta guasona y zumba de nivel.

(...) columnismo alegre, de una tradición a la que, por edad, habrá alcanzado en el último Campmany y en el Ussía de siempre. Hay un yacimiento impagable, muy difícil de practicar, en ese periodismo político de altura y carcajada.
62 DeElea, día 30 de Marzo de 2008 a las 12:25
Lluisito hijo te lo voy a requete explicar, pero ahora desde otra perspectiva haber si lo vas cogiendo. Tras la caída del imperio romano el poder de facto es tomado por los Godos y por los Francos, como ya te explique el otro día, y de entre estos a los hombres mas prominentes, o sea, los nobles. Este es el origen de esas familias que sometieron a los autóctonos hispanos (incluyendo los de la zona catalana por supuesto) es la época de los nobles y de los hombres y familias fuertes, no la de los reyes y sociedades fuertes o la estatales del imperio destruido, es una época de individualidades y no de sociedades.

Ya ves ni los Godos ni los Francos ni los Suevos y los Vándalos eran ni catalanes ni españoles en general y, siendo unos pocos cientos de miles se hicieron señores de unos millones de españoles. Solo después con el paso del tiempo como las olas del mar con las duras rocas, fue la predominante cultura de la población mayoritaria españolizando a los invasores y no al revés.

Y mientras mas se van españolizando más evidentes se hace el sentimiento de unidad hispánica del poder, pues el pueblo (la población autóctona no lo había perdido nunca).

Tú como Don Quijote con los libros de caballerías, ves las cosas bajo tu propio apetito y paranoia y donde habían “nuevos señores” Godos o Francos sobre la masa hispana, ves Lluisfreditos vilosos de pura cepa hortelano catalana defendiendo las peculiaridades de la raza.

Mientras las personas sin prejuicios ven en esto los procesos históricos y culturales que han ido fijando nuestro carácter histórico como pueblo. Los paletos y cejijuntos estrechos de miras de los racistas nacionalistas, son incapaces de quitarse el étnico prejuicio de que no son una especie de arios catalufus. Y en vez de reconocer que unos pueblos nórdicos se hicieron señores de una masa como hoy, aborregada, les hacen catalanes de pura cepa.

Con lo que demuestran que son una banco de sectarios y razistas, merluzos.
63 mescaler, día 30 de Marzo de 2008 a las 12:45
La Nación Española existe desde el Paleolítico, como muy bien dicen Moa y DeElea. La prueba es que uno de los rasgos más distintivos de la Españolidad, la afición a las corridas de toros, ya aparece reflejado en las pinturas rupestres de Altamira. Por eso los nazis catalufos han prohibido las corridas en Catalufia. También encontramos alusiones a la tortilla en algunos poemas de Marcial, aunque por falta de patatas tenía que hacerla con otros productos.
64 XLuis, día 30 de Marzo de 2008 a las 13:37
El_criti:

"Quien es Enrique de Diego?" :)

Este fulano es un elemento que en su foro permite que se diga que la Guardia Civil tortura.

Este fulano es un elemento que se cabreó conmigo porque le solicité que donara los derechos de su libro a las víctimas del terrorismo. El argumento que utilicé en mi favor es que el va diciendo que algunos han ganado dinero publicando libros sobre el 11M :)

Y alguna cosilla más te podría contar pero el seboso barbudo no merece muchas más atención.

Ahhh, se me olvidaba. El seboso barbudo, amante de la libertad de expresión, banea en su foro a todo aquel que le lleve la contraria :) Igualito, igualito que otro que yo me sé.
65 totemkof, día 11 de Abril de 2008 a las 08:27
¡Que reazón tenías Pío Moa de que estos tios no eran trigo limpio y que para la idea de España son tan funestos como los sociatas!
Han perdido las elecciones y ya reculan, no digamos lo que hubieran hecho si las hubiesen ganado y tuviesen que hacer frente de manera efectiva a sus propios compromisos.
Estos tontolines se están jugando un cisma.

« 1 2 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899