Pío Moa

« ¡El pastor Fabricio rebate a Von Mises! | Principal | Fabricio insiste en refutar a Mises »

Falsedad e historia

28 de Abril de 2009 - 09:14:39 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

Hoy, en El economista

Cuando investigaba sobre los mitos de la guerra civil, pude sorprenderme de la enorme cantidad de falsedades divulgadas en estos años sobre aquel pasado. Muchas de ellas no precisaban investigación, pues contradecían el sentido común más elemental. Por ejemplo la pretensión de que el Frente Popular o Stalin defendían la libertad, aserto no menos absurdo que hacer de Hitler un protector de los judíos. Y sin embargo ese absurdo fundamenta el discurso histórico hoy prevaleciente en España al respecto.

He tenido la misma experiencia al preparar Franco para antifranquistas. Casi todas las acusaciones a Franco pueden refutarse con datos y sin mucha dificultad: o son falsedades o, en el mejor de los casos, exageraciones y distorsiones. Se insiste mucho sobre la brutal represión de postguerra, como si fuera el único aspecto significativo de su régimen. Pero no se puede juzgar al personaje solo por eso, como no se puede juzgar a Churchill o a Roosevelt solo por los espeluznantes bombardeos sobre la población civil alemana o japonesa. Como es fácil observar, Franco resulta, por comparación, muchísimo menos cruel que los dos políticos anglosajones. Y resulta grotesco que quienes más juzgan de ese modo sean personas influidas por la propaganda comunista, es decir, defensoras directas o indirectas de crímenes mucho mayores. Dejo aparte a esa mezcla de vanidosos e ingenuos que juzgan con dureza olvidando las circunstancias históricas, según principios abstractos que ellos mismos, desde luego, no cumplen.

El liberal Marañón dijo: "lo más irritante de los rojos es esa constante mentira". Y Besteiro se refirió al "Himalaya de embustes" de la propaganda del Frente Popular. Hoy vuelve ese irritante Himalaya, pagado con dinero de todos por un gobierno que se identifica, y no es casual, con aquel Frente al que imperdonablemente derrotó Franco. No les falta osadía. Ni corrupción.

----------------------------------

Diálogos pastoriles

FELICIO.- Pero en tan amena conversación, mis dilectos amigos, la tarde ha cumplido su amigable tarea y se despide. Tendremos que imitarla nosotros, recoger los ganados y dejarlos estabulados cual conviene. ¿Nos vemos luego en la taberna del Bauprés, como de costumbre?

MAURICIO.- Por supuesto, faltaría más. Pero tú, ¡oh Salicio!, haz el favor de no traerte la zambomba o te la romperé en la cabeza. No soy violento, bien lo sabéis, pero todo tiene un límite.

***

FELICIO.- En verdad que no sé si habrá fuera de nuestro Porriño, en el mundo entero, otra taberna con tales méritos como esta. Amplia, con una penumbra que no impide, sin embargo, leer, con estas vigas de noble maderamen, dice el dueño, don Picio, que están hechas con baupreses de barcos antiguos...

SULPICIO.- Y yo lo creo, Felicio, lo mismo si me dice que son de baupreses que de palos de mesana o de cedros del Líbano del templo de Salomón. Decía un personaje de nuestro añorado Cunqueiro: "Créeme, Paquiño, tienes que creerme, total ¿qué te cuesta?". A mí no me cuesta nada, y en cambio salgo ganando: el dueño, Picio, se esponja de satisfacción cuando le felicito por sus vigas de bauprés, y me da alegría verle a su vez contento, aparte de que, a cambio de ese elogio nos trata mejor, nos da buenos vinos y no nos cobra más de lo conveniente, aunque alguna rara vez hayamos terminado borrachos como cubas y él habría podido saquearnos a placer... Hago un bien con mi credulidad, y recibo otro bien, ¿Qué más hay que rascar? Pero he aquí que se acerca nuestro bravo tabernero. No le aduléis más de la cuenta.

PICIO.- Hola, camaradas, como veis, hoy solo por clientes tengo a aquel par de labriegos que cabe aquella retirada mesa sus posaderas asientan, y con la lluvia que ha empezado a caer, seguro que no vienen más. Discutir a voces, pues, podéis libremente, y cantar destempladamente cual soléis, aunque otras veces haya tenido que regañaros, no porque me disguste, voto a bríos, sino por las de la clientela protestas, pues, como sabéis, el negocio he de cuidar.

MAURICIO.- Descuida, Picio, poético tabernero, que somos pastores cultivados y de honor, y cuando alguna vez nos pasamos de rosca, sabemos rectificar. Pero estábamos diciendo que esta es la taberna más espléndida que existe en todo el ancho mundo. No es que yo conozca todo el mundo, claro está, pero es que no concibo ninguna mejor. Estuve hace poco en una realmente maravillosa en Lübeck, donde fui por un negocio lanero, una taberna marinera que dicen viene de tiempos de la Liga Hanseática, pero, sin quitarle méritos, la encontré algo recargada. Y esa de Bayona, ¿cómo lle chaman? Non macordo agora, está moi ben, pero é algo cativa, no tiene esta amplitud espacial...

FABRICIO.- Pero esas grandes telarañas que adornan los rincones, ese hollín que tapiza las paredes, esta oscuridad que el fuego de la chimenea a disipar no alcanza... Las mujeres no entrarán aquí, Picio.

SULPICIO.- ¡Coño, mira a Fabricio, el ligón! ¡Cómo si alguna mujer fuera a fijarse en ti, hombre excepcional!

PICIO.- As mulleres e as tabernas non fan boa mistura, Fabricio. Pra elas inventáronse as cafeterías.

FABRICIO.- A una mujer tonta le gustarán los tontos como tú, bellaco Sulpi. Estoy seguro de que ligas muchísimo, pues de esas hay muchas. Pero a una inteligente le gustará un hombre inteligente, a pesar de ... de excepcionalidades como las mías. Cierto que no he conocido a ninguna de mi agrado, pero estoy seguro de que algún día...

PICIO.- Esas querellas a un lado dejemos, rapaces, ¿Qué queredes?

MAURICIO.- Lo de siempre: queso, chorizo, jamón, aceitunas, buen vino...¡Ah, y filloas, que es la temporada!

PICIO.- ¿Filloas con mermelada?

SULPICIO.- ¡Qué mermelada ni qué...! Filloas de sangre y de las otras, sin más caralladas. Y luego ven a sentarte con nosotros, que disfrutemos de tu conversación amena. ¡Picio! En verdad los tópicos mienten a menudo, porque eres hermoso como un dios griego, y no menos ocurrente.

FABRICIO.- Me siento solidario de Picio. Es, en efecto, como un dios griego bizco, de nariz como un bauprés, dientes mellados, panzudo, calvo a la Anasagasti...

MAURICIO.- La belleza es según quién la contempla, Fabricio. Por cierto, de paso para aquí, entré un momento en la peña pastorácea, y me dieron otro mensaje de manuelp, que vuelve a atacarte con el ariete de Von Mises, y esta vez me parece que entre todos haremos pedazos el muro de sofismas y falacias tras el cual parapetas tus dislates.  

Comentarios (265)

« 1 2 3 4 5 6 »

1 ignapas, día 28 de Abril de 2009 a las 09:47
Lo que resulta ser un verdadero crimen no es solo la constante mentira que da origen a la supuesta "legitimidad" de la izquierda actual, sino el hecho de que esa mentira ha vuelto a resucitar el enfrentamiento entre españoles, algo que parecia (aunque solo en parte) si no olvidado, al menos adormecido. Volver a enfrentar hermano con hermano por intereses politicos si que es un verdadero crimen.
2 Sorel, día 28 de Abril de 2009 a las 10:47
Buenos días caballeros.

PRIMEROS RESULTADOS DEL STREESS TEST
Bank of America y Citi precisan "miles de millones" en capital
Los test de esfuerzo del Gobierno de EEUU a los 19 bancos más importantes del país comienzan a salir a la luz. Bank of America y Citigroup precisan recaudar "miles de millones" de dólares en nuevo capital para evitar la quiebra. No se desacarta que hay más entidades en problemas.

http://www.libertaddigital.com/economia/bank-of-am...

¿Se hara cargo el Tesoro useño de la deuda de ambos bancos al igual que ha hecho con General Motors, Fannie Mae y Freddie Mac?

En principio no debería ya que el mercado se regula solo, pero me da en la nariz que el estado useño intervendrá de nuevo para rescatar a los bancos mencionados.
3 albazan, día 28 de Abril de 2009 a las 10:59
Corruptio optimi pessima est.

Yo creo que casi todos los que escribimos aquí amamos a España. La mentira, desde luego, es lo que más daño nos está haciendo en las últimas décadas y es, sin duda, la mayor fuente de corrupción. Corrupción y descomposición de nuestra nación. La mentira y la falta de oposición contundente a la misma.

Sabemos que España fue grande y por eso su corrupción es la peor de todas y nos duele. Hoy D. Pío nos habla de las mentiras vertidas sobre nuestro pasado, pero lo peor es que a la gente le da igual. Estoy de acuerdo con Pizarro "con este tipo de opinión pública no puedes tomar el país en serio".

La semana pasada estuve con un amigo italiano que me comentaba lo desengañada que estaba la izquierda italiana con Zapatero... Al principio no hablaban más que de Zapatero y la riqueza que iba a traer al país... Pero, como no son ciegos y la distancia parece ser que les permite ver más claro, ya no confían en él. Mis amigos italianos... Me decían que ellos han votado a Berlusconi (muy a pesar suyo) no para que salga Berlusconi, sino para echar a Prodi...
¿Por qué no pasa lo mismo en España?

Corruptio optimi pessima est.
4 Sorel, día 28 de Abril de 2009 a las 11:00
A RÍO REVUELTO, GANANCIA DE PESCADORES

Los gigantes empresariales nacen en tiempos de crisis

Siete de los principales iconos empresariales de Estados Unidos nacieron en tiempos de crisis. La historia de compañías tan míticas como Procter&Gamble, IBM, General Electric o General Motors comenzaron en momentos que no se distinguen mucho de los actuales, cuando una profunda crisis económica azotaba el país. Dicen que en tiempos difíciles se forjan las grandes fortunas, aunque también caen imperios. Eso es precisamente lo que le está ocurriendo a dos de los emblemas del orgullo patrio: General Motors y Ford.

A principios del siglo XX, los avances tecnológicos contrastaban con la complicada situación que atravesaba Estados Unidos. En aquellos días del presidente Theodore Roosvelt, antes de la creación del Banco Central, las instituciones de crédito dependían única y exclusivamente de sus mecanismos de estabilidad. Ello supuso un problema en 1907, cuando numerosos bancos trataron de mantener las acciones de la United Copper Company. El intento fracasó, el pánico se extendió entre los ciudadanos que acudieron en masa a sacar su dinero de los bancos y se colapsó el sistema.

Pero el éxito es la recompensa de los valientes y este contratiempo no amedrentó a dos de los hombres de negocios que se han hecho un hueco en las páginas de la historia de EEUU. Se trata de Henry Ford -que puso en funcionamiento la fábrica de automóviles que su propio nombre indica con 28.000 dólares y el apoyo de doce inversores- y de William Durant, un artesano de coches de caballos que quiso probar suerte con una nueva tecnología llamada ‘automóvil’.

Durant fundó General Motors el 16 de septiembre de 1908 para convertirse ese mismo año en el holding de Buick and Oldsmobile. La crisis de 1907, más conocida como “el pánico de los banqueros”, terminó en junio de 1908. Sin embargo, no fue hasta un año después cuando se lograron recuperar los niveles previos al estallido de las turbulencias financieras. Un tiempo que corrió a favor de General Motors, que se dedicó a comprar varias compañías en pleno proceso de recuperación.

Ahora, el gigante de Detroit ha visto como el Gobierno de Estados Unidos ha tenido que intervenir con 13.400 millones de dólares para evitar la desaparición de la compañía. Y ni siquiera eso parece suficiente para que el emblema del país sea una víctima más de la peor crisis desde la Gran Depresión.

Salir victorioso de una crisis

Mejor realidad es la que viven otras empresas que también vieron la luz en un mal momento. Aunque no son ajenas a las dificultades provocadas por la recesión que amenaza a la economía global, parece que están logrando capear el temporal, o al menos si tienen paraguas para no mojarse mucho.

Procter&Gamble es el resultado del trabajo de un modesto fabricante de velas, William Procter, y de otro de jabón, James Gamble, que unieron sus fuerzas para crear un pequeño negocio de bienes domésticos en Cincinnati. Eran tiempos difíciles. En 1837 la economía de Estados Unidos tenía 6 años por delante de crisis financiera. La masiva migración hacia el Oeste provocó un fuerte repunte del precio del suelo al que pronto siguió una fuerte subida de la inflación. Los bancos cayeron y el país se enfrentaba a la primera crisis económica desde su nacimiento como tal. Sin embargo, P&G logró sobrevivir y consiguió seguir adelante tras convertirse en el proveedor oficial de las necesidades del ejército de la Unión durante la Guerra Civil.

A día de hoy, la compañía cuenta con un beneficio de 83.500 millones en 2008 y ha construido un imperio con las marcas más reconocidas tanto dentro como fuera de las fronteras de Estados Unidos. Oral-B, Pantene, Duracell o Pringles son algunos de los productos que componen su amplia cartera. Además, aunque ha sufrido la embestida de la fuerte caída del consumo, P&G ha consolidado su hegemonía gracias al mayor deterioro de sus competidores y sus productos prevalecen independientemente de los ciclos.

También IBM vio la luz durante una larga depresión, la de finales del siglo XIX, cuando cayó la bolsa de Viena, el acta de 1873 demolió la plata y los inversores huyeron de los préstamos a largo plazo. Dos fechas fueron clave para el sistema financiero de aquel entonces: en 1873 y en 1893 se colapsaron los bancos.

Pero tres compañías, Tabulating Machine Company, Time Recording Company y Computing Scale Corporation, se unieron en pro del desarrollo tecnológico. En 1911 se unificaron bajo un nombre común, Computing-Tabulating-Recording Company, que años después cambiaría a IBM. Por esas mismas fechas, General Electric también nadó a contracorriente para convertirse en lo que es hoy.

La edad de oro de la aviación

La Gran Depresión fue el escenario perfecto para que United Technologies Corp levantara el vuelo. El mismo año del mayor crash bursátil de la historia, 1929, el gigante aeroespacial nacía del matrimonio de United Aircraft y Transport Corporation. Muchas industrias surgieron durante la crisis financiera más profunda que se recuerda, pero sin duda, los años ’30 fueron la edad de oro de la aviación, que ha dejado firmas como Boeing o United Airlines.

Más cercano en el tiempo es el nacimiento de FedEx. Durante la crisis del petróleo de 1973, el olfato empresarial del intrépido Frederick W. Smith le permitió reconocer las necesidades latentes en el mundo empresarial. Las compañías precisaban que los documentos llegaran a su destino con un día, como mucho dos, de demora. El mundo iba cada vez más deprisa y los medios de transporte tradicionales se habían quedado obsoletos en ese sentido. En junio de 1973, Federal Express comenzó a operar desde el aeropuerto internacional de Memphis. Aquella primera noche entregó 186 paquetes en 25 ciudades distintas de Estados Unidos. Todo un éxito.

Las cosas no iban bien para las relaciones internacionales. Numerosos países árabes cortaron las exportaciones de petróleo a Estados Unidos, algo que en principio es desastroso para una empresa que depende profundamente del precio crudo. Pero FedEx sobrevivió y salió reforzada del bache una vez que se estabilizaron los precios.

http://www.cotizalia.com/cache/2009/03/03/noticias...

5 Perieimi, día 28 de Abril de 2009 a las 11:00
Nuevas profesiones, o de la necesidad de montar una peluquería en Porriño. La amenaza rusa.

Una peluquera rusa de Kaluga convirtió a un ladrón de su establecimiento en esclavo sexual. La historia es tan rocambolesca como cierta.
Todo comienza cuando un ladrón, de 32 años, irrumpió salón de belleza con una pistola y pidiendo el dinero a todo el mundo.
Olga, la peluquera de 28 años con conocimientos de artes marciales le dio un puñetazo al asaltante y lo tumbó. K.O. Lo ató con el cable del secador, lo amordazó y se lo llevó al trastero.
Los clientes y el resto de empleados se marcharon y como la policía no hizo acto de presencia, Olga volvió al trastero. Le ordenó al ladrón que se quitara la ropa interior e hiciera todo lo que ella le pedía o llamaría a la Policía.
Le ató a un radiador y le dio Viagra y según cuenta el portal Life.ru, cuando Olga decidió liberar al atracador dos días después, éste estaba más “exprimido que un limón”. El ‘pobre’ ladrón tenía los genitales con bastantes daños tras el ‘encuentro’ y no tuvo otra ocurrencia que demandar a Olga en comisaría.
La peluquera confesó que “sí, lo hicimos algunas veces, pero le compré unos pantalones nuevos, le di de comer y de beber y luego, cuando se marchó, le regalé 1.000 rublos (unos 23 euros, vamos)”.
Por su parte, Olga también presentó denuncia contra el ladrón y ahora es la policía quien tiene un problema.
6 Sherme, día 28 de Abril de 2009 a las 11:16
Tal cúmulo de barbaridades, y mentiras muchas veces es desesperante. En concreto me refiero el libro de Beevor "LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA"... es que las suelta con tal "kredibilidaZ" que desespera. Por lo visto para él los dos bandos eran... los curas y militares contra ¡los obreros! y así una y otra vez... y qué decir de las cifras... enormidades sin más. "Infla" lo que le conviene. Y el "tono" en general es de los más sectario. Pongo un ejemplo:

La enseñanza universitaria quedó, como hemos visto, en manos de la Falange, pero dado el carácter público de la Universidad española, «difícilmente podía enseñar doctrinas contrarias a la Iglesia». Entre los profesores universitarios el castigo afectó al 33 por 100, pero llegó, en el caso de Barcelona, hasta el 44 por 100, y fueron depurados en total unos 1.100. Los pocos intelectuales que no se exiliaron fueron perseguidos con la cárcel o con sanciones ejemplares, aunque poco podían hacer en un país que había recuperado como guías del pensamiento a Jaime Balmes, a Donoso Cortés, al peor Menéndez Pelayo o al beato Diego José de Cádiz. El Consejo Superior de Investigaciones Científicas creado por Franco se proponía «la restauración de la clásica y cristiana unidad de las ciencias, destruida en el siglo XVIII».

En la cruzadilla por entroncar con el pasado imperial, se reivindicó el siglo de oro, la arquitectura herreriana, los imagineros barrocos, el paisaje castellano, la música sacra, Velázquez, El Greco, los místicos, y se abjuró de todo vanguardismo estético, que vino a ser el enfúrtete Kunst del franquismo. El expurgo de libros, la sotanización de la enseñanza y la represión contra catedráticos, maestros e intelectuales trataba de erradicar la tradición republicana y liquidarla como espuria y antiespañola. Sobre todo en cuanto era deudora de la Institución Libre de Enseñanza, hete noire del catolicismo integrista, para quien la Institución era hija de la masonería y del judaismo. Ya lo había dicho Pemán: «El Estado ... reservaría toda su dureza depuradora a todos los intelectuales que habían optado por lo antinacional, lo masónico, lo judío o lo marxista». Para ello podía contar con la ardorosa colaboración de gentes como Enrique Súñez, que se proponía a sí mismo como chivato y verdugo: «Busco señalarlos con el dedo [a los hombres de la Institución] delatando con todo valor, duramente, sin eufemismos ni atenuaciones, sus turbias actividades».

Desde marzo de 1937, cuando se había creado la Junta Nacional de Censura Cinematográfica, las películas vinieron a añadirse al control que, supervisado por militares, ejercían los sacerdotes sobre libros, revistas y obras de teatro desde la Ley de Prensa de 1938. Los censores eclesiásticos y militares desmontaron bibliotecas, requisaron libros de particulares con los que hicieron hogueras y prohibieron la difusión de una buena parte de la cultura universal. El expurgo de libros se hizo a conciencia. Como no se trataba sólo de quitar de en medio los textos marxistas, ácratas o liberales que tantas desgracias habían traído a España, sino que había que arrancar el mal de allí donde había anidado y crecido como un cáncer, se prohibieron prácticamente todos los libros menos los religiosos.


Vamos que al leerlo uno se cree que está describiendo una España que jamás vivió de puro exagerada. Sectarismo falaz en estado puro... histori_jeta progre 100%.
7 ignapas, día 28 de Abril de 2009 a las 11:22
#3 Albazan

En España no pasa lo mismo porque aqui el virus progre ya ha desintegrado multitud de neuronas y engordado muchos estomagos. La realidad no cuenta, los datos no importan, lo que importa es seguir viviendo virtualmente, tanto del pasado como en el presente.
8 bacon, día 28 de Abril de 2009 a las 11:22
Lead, 213 de ayer
En relación con las energías renovables, creo que la mayoría de la gente no sabe que están subvencionadas, primadas, es decir, por cada kilowatio.hora de energía que se produce es necesario que el estado ponga unos cuantos céntimos de euro que salen del dinero de los impuestos de todos. Aprovechándose de que la gente lo ignora, todavía hay quien pretende proponer las energías renovables como solución para la crisis. ¡Pero si son ruinosas!.
España produce menos energía que la que necesita y como consecuencia se ve obligada a comprarla al extranjero. Así, Francia, que produce una parte importante de su energía mediante centrales nucleares, hace un muy buen negocio vendiendo parte de la misma a España.
Estamos pagando todos, y pagarán nuestros hijos y nietos, la decisión socialista de no construir más centrales nucleares, una decisión puramente ideológica (dirigida a un electorado intoxicado por los ecolojetas) sin ningún fundamento racional.
¿O será que los franceses son los tontos y el listo es zp? Me temo que tiene razón Sarkozy.
9 Sherme, día 28 de Abril de 2009 a las 11:24
Otro ejemplo del mismo libro de Beevor:

Pero fueron seguramente las atrocidades de significación religiosa las que más se difundieron fuera de España y también las que más se manipularon. Actos de violencia que se presentaban en los periódicos extranjeros como una reedición de la guerra de los Treinta Años o de las persecuciones religiosas de la época medieval y que hacían estremecer de horror a los lectores ante esa «nueva barbarie»: «rojos» que degollaban sacerdotes y desenterraban las momias de los conventos (se llegó a decir que Dolores Ibárruri había seccionado de un mordisco la yugular de un cura), o requetés que obligaban a los republicanos a tumbarse en el suelo con los brazos en cruz y les cortaban los miembros al grito de «¡Viva Cristo Rey!».

Los extranjeros no podían comprender cómo un país tan fanáticamente religioso como España, patria de la Inquisición y de los autos de fe, arremetía brutalmente contra la Iglesia. No conocían, por supuesto, el poderoso papel político que desde hacía siglos había jugado la Iglesia de España, corazón de las fuerzas más conservadoras del país y baluarte de lo que la derecha definía como «civilización española». Para los anarquistas la Iglesia venía a ser algo así como el ejecutor de la represión psicológica del Estado, la cómplice de ricos y poderosos que prometía a los pobres que algún día, si se portaban bien, heredarían la tierra. Era para ellos, por tanto, un objetivo por lo menos tan legítimo como la Guardia Civil.

Durante la propaganda de guerra los nacionales afirmaron que habían sido asesinados unos 20.000 sacerdotes en la zona republicana y, al terminar la contienda, bajaron la cifra a 7.937. Esta segunda cifra aún estaba algo inflada. Hoy sabemos con certeza que, al terminar la contienda, de una comunidad total de alrededor de 115.000 personas habían muerto asesinados 13 obispos, 4.184 sacerdotes diocesanos, 2.365 religiosos y 283 monjas, la inmensa mayoría durante el verano de 1936. «La magnitud del ataque contra la Iglesia ha sido bien documentada. Nadie discute su escala ni su intensidad.»1 En cualquier caso, cifras tremendas, sobrecogedoras, aunque los católicos liberales de otros países tendrían que enfrentarse, con estupor, al hecho de que la matanza de sacerdotes era muy inferior a los asesinatos de izquierdistas que la derecha llevaba a cabo en nombre de Dios.

La jerarquía de la Iglesia católica española montó en cólera por la difusión de estas noticias, pero no abrió la boca cuando los nacionales fusilaron a 16 sacerdotes vascos, incluido el coadjutor de Mondragón José Markiegi, acusados de ser nacionalistas radicales. Las informaciones más sensacionalistas de la prensa mundial se recreaban en detallar las violaciones de monjas, que fueron totalmente inexistentes, al punto que la Causa general no aporta ninguna prueba de tales procesos y sólo menciona un posible caso. Lo más probable es que el verdadero alcance de las atrocidades no se pareciera a lo que diariamente proclamaba la propaganda de uno y otro lado, «aunque tal propaganda, a su vez, sea un capítulo de esa historia por su valor demostrativo, ya que no probatorio», como escribe Azaña.


Vamos... y todo así... desesperante.
10 ignapas, día 28 de Abril de 2009 a las 11:25
#8 Bacon

Y muchos estan haciendo el negocio de su vida cobrando mensualmente una pasta por permitir la instalacion de varios molinos de viento en sus propiedades. Y despues de todo, la energia eolica no puede cubrir las necesidades de energia, con lo cual tenemos que seguir comprandola al extranjero, al precio que ellos quieran.
11 Sorel, día 28 de Abril de 2009 a las 11:30
#6 Sherme

El "tocho" de casi 1000 páginas al que usted hace referencia, me fue regalado hace unos años y he de confesar que fue apartado ipso facto a las mazmorras de mi humilde biblioteca.

En mi opinión, las mejores obras sobre nuestra guerra es la trilogía del señor Moa en la Editorial Encuentro (especialmente, el imprescindible libro "Los personajes de la República vistos por ellos mismos) y la obra de don Ricardo de la Cierva en la Editorial Fénix (debo decir que con frecuentes erratas tipográficas).
12 Sherme, día 28 de Abril de 2009 a las 11:48
11# Por no mencionar a Stanley Payne... magníficos sus libros.

He de decir que con el de Beevor solo se pueden hacer "catas", o como los jamones malos "calas", y soltarlo. No consigo "tragarmelo" entero. Como aquel de Moradiellos, que vendió por las banderola en la que pretendía "desmontar" las "falacias" de Moa y que prácticamente titulaba el libro como el de él, con la consiguiente confusión. Intragable.

José María Zavala tampoco está mal. Aunque sus libros son más "episódicos". Relata "episodios" de la guerra civil, no "una visión general". Ahora estoy con uno de los últimos "1939. La cara oculta de los últimos días de la guerra civil".
13 ignapas, día 28 de Abril de 2009 a las 11:54
#12 Sherme

El de "El colapso de la Republica" de Payne esta muy bien. ¿Has leido "los gangsters de la Guerra Civil" de J.M. Zavala?
14 Sorel, día 28 de Abril de 2009 a las 11:59
#Sherme

Tiene usted toda la razón.

No debemos olvidar a Burnett Bolloten. En la Casa del Libro tienen una obra suya LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA: REVOLUCION Y CONTRARREVOLUCION, pero el precio es prohibitivo: 90.70 euros
15 Sherme, día 28 de Abril de 2009 a las 12:06
13# Sí, sí lo he leído. Muy bueno.
16 ignapas, día 28 de Abril de 2009 a las 12:09
#15 Sherme

Ahora tengo empezado (uno de varios) el de "El terror rojo en España", de J.J. Esparza. Ya veremos.
17 Sherme, día 28 de Abril de 2009 a las 12:13
Otro ejemplo de "inventos"... es que ya llegan hasta meterse en las mentes de los personajes para intentar sacar lo que les convenga:

Ángel Viñas: «Stalin no quería una república popular en España»
http://www.abc.es/20081211/cultura-libros/angel-vi...

(...)
Ésta es una de las grandes novedades que Viñas dice haber documentado. «Stalin tenía miedo a una conflagración con Alemania y que la URSS se quedara sola. Esa soledad le atormenta porque sabe que no es fuerte. Necesita el apoyo de las potencias occidentales y lo cree encontrar en Francia, pero ésta le esquiva. Luego, lo busca en Gran Bretaña, y también le esquiva. En esto hay que distinguir muy bien entre las gestiones serias de los gobiernos y la propaganda. Stalin lo tenía claro: para no levantar suspicacias dice que la revolución que predica la propaganda está «en un futuro muy lejano...» Creo que mi libro desvela las dificultades que tenían los gobiernos para interpretar la realidad. Los servicios diplomáticos tenían datos pero nadie se enteraba de nada».
18 lead, día 28 de Abril de 2009 a las 12:13
[Subvención a las energías renovables]

bacon#8

En efecto, las energía renovables están subvencionadas porque por sus propios méritos no son competitivas con las otras energías. Por eso, como dije anoche, malamente pueden ser el nuevo paradigma técnológico que le han vendido a Zapatero (y que él repite a diestro y siniestro; este domingo, la última vez, en el mitin de presentación de candidatos a las europeas): un nuevo paradigma tecnológico se basa en tecnologías nuevas o en otras más eficientes y baratas que sustituyen a las existentes (por ejemplo, la electrónica actual de estado sólido y digitalizada, que comenzó con el invento del transistor, mucho más pequeña, más versátil y más eficiente que aquella de las válvulas de vacío de nuestros aparatos de radio antiguos.

La subvención a los productores de las energías renovables es, actualmente, lo que se denomina "subvención cruzada", es decir, procede de todos los consumidores de energía eléctrica. Su importe total es de 4.000 millones de €, es decir, el 20% del coste total de producir y distribuir la electricidad.

Los consumidores de electricidad es todo el país mientras que la parte de la población con menos ingresos paga pocos impuestos (concretamente, ninguno directo por IRPF); la fórmula del Ministro Sebastián sería que las eléctricas se harían cargo de la subvención al consumo de esa parte de la población económicamente más débil.

Tras el nombramiento de los nuevos Ministros, en la primera reunión de la Vicepresidenta Salgado con el Ministro de Industria y Energía Sebastián éste parece que obtuvo una respuesta positiva a pasar esos 4.000 millones a los Presuuestos del Estado para que, así, sean todos los contribuyentes y no los consumidores eléctricos los que pagen esa subvención a las renovables.

(Todo esto de la reunión de ambos Ministros no es ningún secreto: lo ha leído hace unas semanas en Libertad Digital, este periódico).

19 ArrowEco, día 28 de Abril de 2009 a las 12:16
VV

Buenos días nos dé Dios

VV

#199

Decía manolito...

”Suponga que contrata usted a un pintor para que le pinte su casa por 1.000 euros, precio que considera justo dada la utilidad que usted obtiene y el pintor entiende que va a ganar un salario tambien justo por el tiempo empleado en hacer el trabajo.
¿Estimaria usted justo pagarle al pintor 10.000 euros, debido a que por no disponer de una pistola neumatica, debe de pintarle su casa con una brocha y va a tardar diez veces más en hacerlo?.”


Mire, con los contratos privados verbales hay que tener mucho cuidado porque puede darse la circunstancia de que dé con un liberal demasiado espabilao que subcontrate la obra a otro colega del ramo, pudiendo encontrarse con que el día de comienzo le aparezcan media docena de ecuatorianos, de otra empresa diferente, que no saben ni lo que es una brocha gorda. Entonces, con un cabreo de coyones toma la determinación de rescindir el contrato por su cuenta y riesgo, teniendo que moverse de nuevo para conseguir un pintor como Dios manda. Esto supone inversión de tiempo y dinero. Lo ideal sería firmar un documento en el que ambas partes describan las características de la obra, con las clausulas correspondientes, se fije un tiempo máximo de ejecución y un precio cerrado. Lo demás son historietas para no dormir.
Y se estarán diciendo ¿no es el contrato algo muy liberal? Pues no, oiga, es más viejo que la rueda. Se han hecho contratos toda
20 bacon, día 28 de Abril de 2009 a las 12:20
Lead 18
Una de las consecuencias que tiene el que las renovables estén fuertemente subvencionadas es que ello va a hacer difícil que podamos hacer esos grandes negocios que se han sugerido hace semanas vendiendo nuestra tecnología a EEUU: allí hace poca gracia eso de comprar una energía que no sale rentable.
21 ArrowEco, día 28 de Abril de 2009 a las 12:20
VV

decía que...

Se han hecho contatos toda la vida, la mayor parte de ellos verbales, y allí no hacía falta ningún Von Miseria, ni ningún Hayek, para dar e visto bueno a la operación.
22 ignapas, día 28 de Abril de 2009 a las 12:23
#21

Ojo, que para hacer contratos tampoco hace falta nada mas. Ni Keynes, ni Franco, ni la Iglesia, etc etc ... no solo Von Mises.
23 ArrowEco, día 28 de Abril de 2009 a las 12:23
VV

¿Qué eran los tratados que se firmaban después de todo armisticio más que contratos?
24 ArrowEco, día 28 de Abril de 2009 a las 12:25
VV

Parte contratante y parte contratada. Los demás están para garantizar que se cumpla. Y esos demás, son el ESTADO.
25 ignapas, día 28 de Abril de 2009 a las 12:25
#23

Y en Grecia, y en Roma, y antes de antes ...
26 ignapas, día 28 de Abril de 2009 a las 12:26
#24

Lo que pasa es que hacen falta 200 para asegurar que se cumpla un contrato entre 2. ¿No podriamos utilizar tan solo a 1?
27 ArrowEco, día 28 de Abril de 2009 a las 12:28
VV

El liberalismo viene a ser como un escritor que decida narrar hogaño las aventuras de un hidalgo trastornado por tierras de la Mancha en comapañía de un escudero bonachón.
28 ignapas, día 28 de Abril de 2009 a las 12:28
Es decir, algo genial.
29 ArrowEco, día 28 de Abril de 2009 a las 12:30
VV

Si no fuera porque se celebran millnes de contratos anuales...Mira ignapas, te guste o no, el ESTADO (Sherme lo reconocío no hace mucho) ha de ser fuerte, y añado yo, con suficiente capacidad de resolución de expedientes administrativos y judiciales. Para que no se detenga la bola, como diría el carafrontón hijolagrazorra.
30 ArrowEco, día 28 de Abril de 2009 a las 12:32
VV

No, una idea plagiada.
31 ignapas, día 28 de Abril de 2009 a las 12:32
#29

Nunca he dicho que el Estado no deba ser fuerte, siempre he defendido que el Estado deba ser fuerte. Con lo que no estoy de acuerdo es con que deba ser GRANDE e inmiscuirse en todos los aspectos de nuestras vidas.

Ahora mismo, el Estado es ENORME, y el atasco judicial es de pais tercermundista, y ademas hay dos millones de leyes que se cumplen o no segun sople el viento.

Mas fuerte, mas pequeño, mas eficiente.
32 ignapas, día 28 de Abril de 2009 a las 12:34
#30

Mientras funcione, poco me importa el copyright.
33 lead, día 28 de Abril de 2009 a las 12:34
[¿Renovables en USA?]

bacon #20

Sin embargo, Obama ha hablado muy positivamente de las renovables y, concretamente, del caso español. No sé si alguien le ha vendido esta burra ciega o lo hace por electoralismo, para contentar a la parte progre de su electorado que se cree eso de la "energía verde" (electorado que vuelve a las urnas en menos de dos años, en la renovacion parcial de las Cámaras del Congreso).

Sea por la razón que sea, si los EEUU se decidieran por tener un cierto componente renovable en su cesta energética, ahí las empresas españolas tendrían una oportunidad (así, Iberdrola ya está en los EEUU, donde tiene una eléctrica).
34 Sherme, día 28 de Abril de 2009 a las 12:35
16# También muy buen libro. El prólogo se lo hace Stanley Payne:

PRÓLOGO


DESDE las primeras semanas de la guerra civil, las represiones en ambos lados se destacaron como el aspecto más horroroso y una de las facetas más importantes de la contienda. En seguida empezaron a captar la atención de los corresponsales extranjeros, y las noticias al respecto constituyeron una parte significativa de las impresiones en el extranjero sobre la guerra española. Puesto que los corresponsales dedicaban más atención a las grandes ciudades, la represión en la zona republicana recibió la mayor parte de la publicidad durante los primeros meses, aunque ésta se equilibraría más en el porvenir. Ambos lados proyectaban estadísticas exageradas durante el conflicto, como las de imputar medio millón de fusilamientos al bando opuesto, exagerados cálculos que se mantendrían durante muchos años.
La investigación seria empezó después de la muerte de Franco, y ya hay una abundante historiografía de muchos aspectos de la represión, aunque de una calidad muy desigual y relativa principalmente a la represión franquista. En los últimos años, la nueva industria propagandística de la «memoria histórica» ha recalcado exclusivamente esta última, porque una perspectiva equilibrada sería mucho menos rentable en términos políticos. Por eso es especialmente impor¬tante llegar a un entendimiento más empírico y objetivo de lo que se ha presentado en estos últimos años, y de ahí la importancia de este libro de José Javier Esparza.

La moderna represión política, con el terrorismo en masa por parte del Estado o de grupos organizados, empezó con la Revolución francesa. Volvió en las revoluciones francesas de 1848 y 1871, aunque de una forma más limitada, y se extendió con los nuevos movimientos revolucionarios, como el anarquismo y los diversos grupos revolucionarios rusos. Luego, con los intentos revolucionarios y las guerras civiles revolucionarias del siglo XX, se extendió a muchas partes del mundo.

La extraordinaria violencia y el altísimo índice de asesinatos de las luchas revolucionarias se derivan en primera instancia de las propias doctrinas de los revolucionarios, que insisten en la «eliminación» «exterminio» o purga drástica del enemigo «de clase» o de ideología, constituyendo éste un aspecto esencial del totalitarismo de los revolucionarios. Empezando con la feroz represión de la Comuna de París en 1871, las fuerzas o gobiernos contrarrevolucionarios no les iban a la zaga, y hasta superaron a los revolucionarios en el número de ejecuciones, como en los casos de Francia, de Finlandia en 1918 y de España, aunque en todos estos casos se trata de contrarrevoluciones totalmente victoriosas que tenían mucho más tiempo y oportunidades para llevar a cabo sus represiones. Una posible excepción a esta generalización sería la represión zarista de la primera revolución rusa de 1905-06, en la que resultó menos mortífera que la organizada por la revolución, aunque también es posible que las estadísticas rusas sean incompletas.

¿Cuántos murieron a manos de las represiones en la guerra española y después? Es algo que nunca sabremos de forma absolutamente fidedigna y detallada, a causa de la dificultad en obtener datos objetivos y completos. Sin embargo, lo sabemos bastante bien en los casos más cuidadosa y objetivamente estudiados, como, por ejemplo, los de Cataluña, Levante y Ciudad Real. Aunque a veces se ha dicho que el número de ejecutados igualó o superó a la cantidad total de muertes militares, esto no parece cierto. Descontando la participación militar extranjera, los datos macrodemográficos indican un total de 130.000 muertes militares, o tal vez un poco más, mientras que el número total de ejecutados (en ambas zonas combinadas) probablemente no llegaría a más que 120.000. Durante la guerra no había tanta diferencia entre las estadísticas para ambas zonas (aunque es posible que los franquistas ejecutasen algunos más), aunque con las aproximadamente treinta mil ejecuciones que tuvieron lugar después del fin de la contienda, no hay duda de que los franquistas, como vencedores, fusilaron en total a bastantes más personas. Tal resultado es similar a los casos de Francia y Finlandia, y de la Rusia soviética después de 1918.

La violencia política (distinta de la actuación militar) en la guerra de España fue una continuación y una intensificación de la violencia política que empezó en las primeras semanas de la II República, con el asesinato de aproximadamente dos docenas de personas en Barcelona a manos de los anarquistas. Luego continuó a lo largo de la historia de este régimen, con la muerte violenta de aproximadamente dos mil quinientas personas en asesinatos políticos, insurrecciones y manifestaciones violentas, llegando a su apogeo en la guerra civil.

En este sentido, el Terror rojo fue anterior al Terror blanco, aun¬que la verdad es que durante la guerra misma los dos terrores fueron esencialmente simultáneos. Aproximadamente la misma brutalidad se encontraba en ambos lados, por lo cual es inútil intentar definir «los buenos» contra «los malos». Por lo general, hubo dos bandos igualmente «malos», aunque los partidarios de la República han intentado explicar de varios modos algo que se puede llamar la «menor culpabilidad» de las izquierdas. Uno es el de imputarlo casi todo a unos «incontrolados» que poco o nada tenían que ver con los partidos izquierdistas o el gobierno republicano. Otro es el absurdo argumento de que fue un terror a favor del «progreso», en vez de la «reacción», razón por la cual sería menos reprensible. Una variante de esto último es la noción de que consistió en acciones por parte de los oprimidos o más ignorantes, por lo cual también serían menos censurables. Había ciertamente características algo diferentes cuando se comparan las dos represiones, aunque es dudoso que se pueda definirlas en términos tan sencillos y categóricos como estos.

El libro de José Javier Esparza no es una obra de investigación original, sino de síntesis y divulgación, y ofrece la ventaja de salir al paso de los simplismos y justificaciones que acabo de enumerar.

Presenta la narración más completa hasta este momento del Terror en la zona republicana, y demuestra que éste fue casi siempre el producto de grupos políticos organizados, y en muchas ocasiones autorizados por el mismo gobierno republicano. Además demuestra el grado de sadismo revelado por muchos de estos actos en la zona republicana, una característica que revela un contraste parcial con el carácter de las ejecuciones en la zona nacional. Aunque en ésta también se registraron actos sádicos —razón por la cual sería un error tratar de establecer una diferencia total con lo sucedido en la zona republicana—, sí cabe caracterizar la represión nacional por una mayor sistematización y profilaxis, acentuando la eficiencia y reduciendo los excesos individuales.

Otro rasgo señalado por Esparza es la «otra represión» contra los sectores disidentes de las izquierdas mismas, menos mortífera que la ejercida contra otros sectores, pero que constituye una característica que no se encontraba en el otro bando. Demuestra igualmente que el argumento usado muchas veces por las izquierdas de que el Terror rojo se terminó después de los seis primeros meses no es válido, porque el terror continuó, aunque a un ritmo menor, durante toda la contienda (más o menos como en la zona nacional), y constituyó un rasgo notable de cualquier pequeño avance geográfico logrado por el ejército republicano durante la segunda mitad de la guerra. Igualmente, cuando las izquierdas entraron en acción militar otra vez, a partir de 1944, las ejecuciones formaron parte de las actividades de los maquis comunistas y anarquistas.

En conclusión, no es justificable ningún intento de identificar en estas cosas a «buenos» o «malos», pero en vista de la desproporción mostrada por la literatura reciente, una nueva narración de la represión en la zona republicana es una contribución importante para una visión más equilibrada de lo que pasó, de su verdadera historia, fuera de cualquier «memoria» subjetiva o falaz. Tal es el empeño de este nuevo estudio de Esparza, que ayudará a entender mejor los aspectos más sanguinarios de esa guerra tan desastrosa.


STANLEY G. PAYNE

35 bacon, día 28 de Abril de 2009 a las 12:35
Sherme 17
Había leído esa entrevista a Ángel Viñas, pero lo he vuelto a hacer ahora, porque es una joya de la manipulación.
A veces la elección de las palabras lo dice todo. Escribe Angelito "Eso es algo que sí advirtieron los soviéticos y los nazis». No dice los soviéticos y los alemanes, ni los comunistas y los nazis, que sería lo justo.
Tiene también sus frases graciosas, como esa de "la verdad es que la URSS es la que salva a la República»
¿Se habrá enterado Angelito de quién ganó la guerra?.
L0 principal es, sin embargo, lo que señala Vd.; Angelito nos habla directamente desde la mente de Stalin; haceuso del mismo superpoder que emplea Preston, quien pretende conocer todos los pensamientos de Franco.
36 ignapas, día 28 de Abril de 2009 a las 12:37
#34 Sherme

No lo recordaba, lo tengo empezado y algo aparcado, porque no doy abasto. En realidad, deberia comenzar a releer el de "Los mitos de la guerra civil" de Moa.
37 lead, día 28 de Abril de 2009 a las 12:39
[Repito para público conocimiento mi post #216 de esta madrugada]

216 lead dijo el día 28 de Abril de 2009 a las 02:30:

[La Gran Burbuja] [Reactivación: "no se trata de abrir y cerrar zanjas", Keynes]

egarense #214

La crisis es profunda, sin duda, porque la creación de riqueza en estas últimas décadas, animada por un dinero barato, ha sido inmensa en todo el mundo...con un tremendo desajuste de los activos financieros, que ha dado lugar a LA GRAN BURBUJA.

La crisis se resolverá a medida que se vaya encontrando el verdadero valor de mercado de la riqueza creada...y que las ineficiencias de las industrias que lo tenían todo vendido (sobre el papel) -por lo que seguían produciendo con sus ineficientes sistemas- se vayan superando (debería haber sido con la quiebra de esas industrias ineficientes, pero los Gobiernos de las industrias ineficientes han decidido subvencionar esas ineficiencias con cargo a los contribuyentes, actuales y futuros, a través de Deuda y mayores impuestos). Eso hipotecará el futuro...pero se saldrá de la crisis.

El hecho es que la planta industrial de los países está ahí, aunque ahora infrautilizada. Es decir, no es un problema de la economía real, aunque sí es un problema de competitividad relativa (las plantas japonesas de automóviles en los EEUU no tienen el problema de la General Motors, la Ford o la Chrysler; ellas son capaces de producir coches de forma competitiva).

O el caso español que he mencionado, en que durante años no se han desarrollado tecnologías con las que competir internacionalmente; por eso Zapatero se aferra a las energías renovables, porque los "brujos visitadores de la Moncloa" le han vendido que la capacidad técnica española para hacer plantas eólicas, termosolares o fotovoltáicas nos sitúan en la punta de la flecha de un nuevo paradigma tecnólógico...cuando Francia, Italia, el Reino Unido, Finlandia, Rusia, Europa del Este, China, India, etc. y hasta los mismos EEUU están relanzando la más competitiva de las energías tradicionales: la nuclear (tipo de energía en la que las empresas españolas están especialmente bien situadas en el mercado internacional; además,en una central nuclear que ahora se construyera en España, la aportación nacional sería de un 85% aportación: hacer ahora un plan de varias centrales nucleares, eso sí que sería un plan de estímulo real para la economía española, haciendo infraestructuras productivas, no "abriendo y cerrando zanjas" como es el Plan E de Zapatero, un tipo de iniciativas contra las que avisó Keynes con esa frase que acabo de citar).
38 Sorel, día 28 de Abril de 2009 a las 12:41
El liberalismo es una peligrosa herejía moderna que proclama la libertad y toma su nombre de ella.

La libertad es un gran bien que, como todos los grandes bienes, sólo Dios puede dar; y el liberalismo lo busca fuera de Dios; y de ese modo sólo llega a falsificaciones de la libertad.

Liberales fueron los que en el pasado siglo rompieron con la Iglesia, maltrataron al Papa y quisieron edificar naciones sin contar con Cristo. Son hombres que desconocen la perversidad profunda del corazón humano, la necesidad de una redención, y en el fondo, el dominio universal de Dios sobre todas las cosas, como Principio y como Fin de todas ellas, incluso las sociedades humanas.

Ellos son los que dicen: “Hay que dejar libres a todos”, sin ver que el que deja libre a un malhechor es cómplice del malhechor; “Hay que respetar todas las opiniones”, sin ver que el que respeta las opiniones falsas es un falsario; “La religión es un asunto privado”, sin ver que, siendo el hombre naturalmente social, si la religión no tiene nada que ver con lo social, entonces no sirve para nada, ni siquiera para lo privado.


Leonardo Castellani

39 manuelp, día 28 de Abril de 2009 a las 12:41
Se ve que el troglodita se ha desayunado un filete de dinosaurio tierno y se ha puesto a aullar con ganas.

Se pone a contestar a un post- que no iba dirigido a él-, y que trataba de la formación de los precios, con una gili.pollez sobre los contratos.

Pues , tambien hay respuesta para eso en liberalismo.org.

En definitiva, podríamos considerar el surgimiento y la extensión de la nueva Lex Mercatoria como una faceta más de la teoría del desprendimiento. Los comerciantes internacionales de la era de la globalización, a pesar de pagar impuestos a uno o más Estados y cumplir con un sinfín de regulaciones, prefieren prescindir de su asistencia para resolver sus importantes asuntos de comercio internacional privado.

http://www.liberalismo.org/articulo/423/258/lex/me...


Y a ver si se le mete en el melón de una vez, que la condición "sine qua non", para que la economia de mercado funciones es el Imperio de la Ley.

40 Sherme, día 28 de Abril de 2009 a las 12:43
35# Efectivamente, es que se inventan hasta los pensamientos de los personajes... o el gusto y regusto por la sangre... para hacer "relatos"... "novelas" históricas... y las pretenden hacer pasar por "Historia".

Lo decía Jorge Semprún (el hermano mentiroso del pobre Carlos Semprún Maura, q.e.p.d.) en una entrevista en la TVE que le vi ... "hacen falta más autores que hagan "ficción" sobre los campos nazis" (se estaba en aquella entrevista refiriendo a su "experiencia" como Kapo. Y pretendía que salieran "nuevos autores" que "relatasen" aquello noveladamente). Pues etso hacen lo mismo con la guerra civil. CUENTOS inventados.
41 Sherme, día 28 de Abril de 2009 a las 12:48
36# Yo tengo ahí para releer, después de "Franco para antifranquistas" que ya he terminado, el de "Franco, un balance histórico" también de Moa, que leí hace unos años... cuando salió.

Tienes razón... se acumula "el trabajo". Lo cierto es que no para. La GC sigue estando "de moda". Parece, como dice Zavala, que hay hasta más títulos publicados que de la IIGM...
42 ignapas, día 28 de Abril de 2009 a las 12:50
#41 Sherme

El ultimo de Moa lo termine hace un mes, y tambien deberia releerlo. Pero es que hay material "a capazos", y tambien me gusta leer otras cosas. No doy abasto.
43 manuelp, día 28 de Abril de 2009 a las 12:50
# 38 Sorel

Oiga, a ver si se decide pronto entre teocracia, estatismo totalitario ó lo que sea, para tener las cosas medianamente claras.
44 Perieimi, día 28 de Abril de 2009 a las 12:53
Vds. parece que no han firmado muchos encargos de obra en su vida, tampoco los Von. Yo que me he informado por las gestiones para montar una peluquería rusa en Porriño. Les puedo decir, para la contratación de obra menor:

1. Si “cierra” un precio, éste tenderá a no cumplirse, y la obra a retrasarse Ad calendas graecas. Contando con un mínimo (en eso se convierte el precio cerrado, ya se inventará excusas el contratista para no cumplirlo), el contratado distribuye a su manera el tiempo de realización, lo normal es que entre dos o tres obras más, pues tiene poco personal y quiere abarcar todo el trabajo que le “sale”.
2. Si pone tiempo de realización, asociado a un precio cerrado, y penalización por su incumplimiento, se incumplirán ambos: precio y tiempo de realización. Sucede todos los días con los contratos del Estado, donde están “autorizadas” modificaciones de precios de hasta un 20% sin gran papeleo; cosa con la que cuentan los contratantes para tirara sus precios en las subastas o contratos de obras. Pasará como en el sector privado, ni se cumplen precio ni plazo.
3. Si después de estas constantes broncas con el constructor, según lo avanzado de la obra, ya no le compensará rescindir, por los costes que implicaría. Por eso, todos tienden a trabajar intensamente la primera semana, para que el incumplimiento que se prevé no compense ya la rescisión.
4. Si, no obstante, por cuestión “testicular” y harto de broncas, se lía la manta a la cabeza y le da la obra a otro para que la acabe, tendrá a la puerta de su casa al primer contratado reclamando algo, unido a los problemas que le ocasionará el nuevo.
5. Normalmente, no se va a los tribunales por: a) se ha pagado casi todo en negro y no se pueden acreditar pagos; b) si ha pagado con el correspondiente IVA –todo en orden-, entonces se dará cuenta que hay procesos de trabajo que no se han incluido en el encargo cerrado, que tienen coste aparte y que habían quedado fuera, dando por supuesto que el que contrata es también especialista y debía conocerlos, con lo que la razón jurídica la tendrá el farsante con el que se ha contratado y ha cerrado un precio en falso.
6. El que el contrato sea verbal o por escrito, la realidad de las cosas hace que sea secundario.
7. Si supera los obstáculos, y la obra se acaba en tiempo y precio, por aproximación, no quiero ni pensar, si se da el caso de tener que reclamar por algo que se ha hecho mal. Sí, sí, ahora van y me citan los artículos de la responsabilidad contractual del Código Civil, que hasta son capaces.

8. Moraleja: si puede evitar contratar, hágalo; mejor se lo hace uno con ayuda de algún primo.

Que, ¿dónde queda el pacta sunt servanda y el cumplimiento obligacional de los contratos? -¡Y, yo qué sé!
45 ArrowEco, día 28 de Abril de 2009 a las 12:57
VV

Pues a ver si haces lo propio, manuelito, y te metes en el tuyo que Ley ha habido siempre. El liberalismo es un cuento chino, una copia burda de lo que ya existía durante el mercantilismo.
46 bacon, día 28 de Abril de 2009 a las 12:58
Lead 33
Sí, ojalá podamos venderles todo lo que sea, que muy bien nos vendría, pero soy excéptico por lo que le decía; allí, a pesar de que hay un electorado progre, y muy influyente, la mayoría no está por tirar el dinero de los impuestos. Y si un día quieren apostar por reducir más las emisiones (que ya han hecho muchas cosas en ese sentido, aunque aquí los medios pretendan lo contrario), les bastaría con renovar el parque móvil un poco y empezar a usar coches pequeños y eficientes como los europeos.
47 Perieimi, día 28 de Abril de 2009 a las 13:00
Lo que es un cuento chino, en primer lugar, es la Economía como ciencia, vicario.
48 ArrowEco, día 28 de Abril de 2009 a las 13:00
VV

"8. Moraleja: si puede evitar contratar, hágalo; mejor se lo hace uno con ayuda de algún primo."

Completamente de acuerdo. Es más, procuraré entre mis primos el menos avezado a la siesta y contrataré verbalmente con el mi pago por los servicios prestados, en especie, que el dinero lo corrompe todo.

49 ArrowEco, día 28 de Abril de 2009 a las 13:05
VV

Pirelli

Si economía es administrar, eso, de por sí, no constituye cuento chino alguno. Es inevitable la tarea. Lo que es un timo es el sistema de mercado intervenido que nos quieren vender como libre.
50 Perieimi, día 28 de Abril de 2009 a las 13:06
Se admiten grados de consanguinidad o afinidad, más allá del cuarto, que hay que reforzar los vínculos familiares. Lo de "pago especie" va a ser más difícil dado lo extendido que está el caduco monetarismo.

No obstante, si paga en especie, no se va a poder engrandecer con impuestos su Estado de misión. No sé, no sé...

« 1 2 3 4 5 6 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899